Version classiqueVersion mobile

Diálogos compartidos en Nuestramérica

 | 
Sandra Iturrieta Olivares

Columnas “Emergencias”. Octubre 2015 – Diciembre 2018

Emergencias n° 7 mayo 2016, gt. Iiee idea-usach.

Nunca más solas

Alejandra Ruiz Tarrés

Texte intégral

1Con esta sentencia empieza una declaración hecha por historiadoras y académicas en contra del abuso sexual hacia mujeres en las Universidades chilenas, que el mes pasado (11.04.16) fuera publicada en un diario digital. En relación al destape de estos abusos históricos y ad portas de la realización de nuestras III Jornadas Internacionales de Intelectualidades Emergentes en Nuestramérica donde un día estará dedicado al pensamiento de mujeres, pretendo derramar unas breves reflexiones sobre el lugar que ocupamos las mujeres en la academia y las ideas, sin antes necesariamente destacar que mi lenguaje en jerga feminista es insuficiente.

2Sabido ampliamente es que la academia y el quehacer intelectual han sido por largos tiempos terrenos predominantemente masculinos. En sus inicios, las universidades no recibían mujeres, luego fueron incorporadas en sistemas de pensamientos en que se creyó podían ser un aporte, como eran las áreas asociadas a la educación, la salud y las artes. Hoy en día -en Chile al menos- es amplio el acceso de mujeres a la educación superior, así como también se ha ido modificando poco a poco la estructura de cargos académicos en las universidades. Según datos del INE para 2013, en Chile, del total de cargos ocupados por investigadores en instituciones de educación superior, casi el 40 % sería ocupado por mujeres. No obstante, la brecha es amplia respecto a los grados académicos que tienen (por ejemplo: tan sólo el 29 % de los investigadores que tienen doctorado son mujeres) y, por supuesto, en relación a los salarios que perciben.

3Para estos modestos avances, muchas han sido las luchas que numerosas mujeres a lo largo de la historia de los distintos países del mundo han debido dar, evidentemente no sólo en el espacio de las ideas. Gracias a esos procesos reivindicativos, denunciando autoritarismos patriarcales, generando resistencias y enarbolando proyectos de emancipación, es que podemos hoy por hoy hablar de pensamiento feminista y pensamiento de mujeres.

4Entonces, ¿cuáles podrían ser características propias del pensamiento generado por mujeres? Pienso que las mujeres tenemos cierta afinidad -no exclusiva, ni absoluta- por los márgenes y la apertura de grietas; muchas buscamos temas, problematizaciones o fenómenos que sitúan la reflexión eidética en un lugar poco habitado, quizás no relevado (por ejemplo: “cuerpos”, “sexualidad”, “el entre” o “lo inter”). Será también cierto que nuestra forma de ver e interpretar el mundo está mediada por « la experiencia personal de vivir en un cuerpo sexuado en femenino », frase de María Milagros Rivera Garretas que llena de sentido mi intención; pues, en definitiva, las epistemologías femeninas también están marcadas por la experiencia de la otredad, de aquella diferencia que comporta un elemento contrahegemónico que es capaz de remecer el sentido común, alterando “lo obvio” para reflexionar sobre los futuros caminos posibles. Estoy pensando en Chantal Mouffe con su propuesta política agonista, pero también pienso en Silvia Rivera Cusicanqui y su interpelación a la descolonización simbólica de la memoria colectiva, donde los roles mujer/hombre son elemento determinante para poder construir nuevas formas de entretejer las diferencias.

5Las realidades que habitamos actualmente exigen mucho más que el mero reconocimiento de las diferencias, más bien la intención está en realizar un esfuerzo por instalar mecanismos plurales de convivencia que integren la complementariedad, la reciprocidad y el respeto por las autonomías, bajo un ordenamiento democrático que no nos obligue a volver a repetir, siempre claro y fuerte: ¡Nunca más solas!

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search