Version classiqueVersion mobile

Diálogos compartidos en Nuestramérica

 | 
Sandra Iturrieta Olivares

Columnas “Emergencias”. Octubre 2015 – Diciembre 2018

Emergencias n° 6 abril 2016, gt. Iiee idea-usach.

Natalicio de Gabriela nuestramericana

Mónica Salinero Rates

Texte intégral

1El 7 de abril recién pasado se cumplió un año más del nacimiento de Gabriela Mistral. Se cumplió un año más de que naciera la diosa en palabras de Violeta Parra, haciendo alusión a la creadora de mundos y palabras, en la sentida canción Hoy día se llora en Chile que compuso sobre la muerte de Mistral. En esos mismos versos Parra sentencia jamás de nuestra memoria/has de borrarte, Gabriela; pues sólo una Violeta que canta la diferencia de lo verdadero a lo falso podía hacer semejante declaración sobre una poeta, pedagoga, americanista y libertaria que vivió y murió en el autoexilio de un país ingrato para con sus contribuciones. Más honda huella logró dejar en otros países de la región. Pero ¿cuál memoria es esa de la que habló Parra? ¿De qué nos acordamos? ¿Dónde está Mistral en nuestro pensamiento y territorio? Vivir en la memoria de una sociedad, ser parte de su historia social y cultural, es una difícil tarea que más les compete a los vivos que a los muertos.

2Si bien Violeta Parra tenía claridad sobre la importancia de la memoria, hoy parece que este valor no llega más allá de nombrar un edificio con su nombre, del que sólo se utiliza una sigla derivada de sus iniciales y algunas actividades conmemorativas de corto alcance. Indigesto alimento éste para la memoria y mal remedio contra el olvido y la ignorancia de las herencias que nos dejó una Grande de Chile. Lo que sucede con Gabriela Mistral, sus aportes y obra poética, prosa y postulados pedagógicos, no es sólo la expresión de un simple olvido, es por sobre todo la manifestación de unas operaciones selectivas que descartan lo sustancial de todo atisbo pasado que pueda ensuciar la asimilación de una memoria que adolece de mujeres públicas y pensantes -entre otros sujetos abyectos. Estas mujeres nos vinculan con una identidad compleja, sexuada, mestiza (Chix’i para Rivera Cusicanqui) de palabras, historias, territorios y sin duda de futuros posibles. A esta constatación le sigue la lección de que para construir y sostener la memoria en el tiempo es necesario el ejercicio de recordar y repasar, especialmente aquellas aristas menos evidentes.

3La crítica a la memoria que hemos construido no puede estar exenta de develamientos o redescubrimientos si se quiere -y en este caso, también, con el sentido de un humilde homenaje al nacimiento de la mal recordada poeta. Esto significa que el ejercicio de recordar y construir memoria requiere escudriñar en los espacios y los intersticios menos iluminados por la historia y homenaje oficiales. Hacer visible lo invisible y traer de vuelta lo descartado. Por ello, qué mejor que hacer evidente la vocación nuestramericana de la poeta, faceta poco explorada y poco enseñada que se cuela por sus distintos poemas y prosas, que se hace especialmente patente en América, de Tala. En este libro aparece “Dos Himnos”, compuesto por dos poemas, sobre el que escribe una nota que dice Suele echarse de menos [los himnos], cuando se mira a los monumentos indígenas o a la Cordillera, una voz entera que tenga el valor de allegarse a esos materiales formidables. En esta nota realiza dos declaraciones de importancia que se mezclan: la necesidad de recordar elevando elementos nuestramericanos, elementos que nos hablan de una historia común que no es solo coincidencia territorial con el pasado. Es así como en el primer himno, Sol del trópico, Mistral le escribe al sol americano, ese Dios ancestral, atractivo, purificador y dador de vida que es el mismo para nosotros que el que fue para los antiguos de esta tierra: ¡Como el maguey, como la yuca, /como el cántaro del peruano, / como la jícara del Uruapán, /como la quena de mil años, / a ti me vuelvo, a ti me entrego/en ti me abro, en ti me baño!/Tómame como los tomaste/el poro al poro, el gajo al gajo, / y ponme entre ellos a vivir, / pasmada dentro de tu pasmo.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search