Version classiqueVersion mobile

Diálogos compartidos en Nuestramérica

 | 
Sandra Iturrieta Olivares

Columnas “Emergencias”. Octubre 2015 – Diciembre 2018

Emergencias n° 5 marzo 2016, gt. Iiee idea-usach.

Emergencia y ocaso

Pedro Canales Tapia

Texte intégral

1El pensamiento emergente en Nuestramérica es una realidad hoy en día. Dependiendo de la línea de trabajo y/o discusión desplegada, esta verdadera coyuntura eidética se puede situar en sus orígenes desde los albores de la década de 1970. En dichos lustros, Nuestramérica experimentó cambios significativos en el plano de las democracias locales, los sistemas productivos, educacionales y de participación social popular. Las dictaduras militares, en este escenario, fueron el freno a dichas transformaciones.

2Permítanme detenerme en la figura de una dirigenta indígena en Centro América para caracterizar la historicidad del pensamiento emergente al que nos referimos en el párrafo precededente. Berta Cáceres, líder Lenca en Honduras, fue asesinada por sicarios el jueves 3 de marzo recién pasado. La vida de esta mujer indígena, activista defensora del medio ambiente y la pervivencia de la flora y fauna de su territorio, es un ejemplo de lo que en esta columna hemos llamado pensamiento emergente.

3Consignemos que el pueblo Lenca hoy está formado por cerca de 400 mil personas, las cuales viven entre Honduras y la zona oriente de El Salvador. La propia Berta definía a su pueblo “como custodios de la naturaleza, de la tierra, y sobre todo de los ríos", pues en estos cursos fluviales, habitan las fuerzas femeninas que dan vida al ecosistema.

4El año 2006 los Lenca y más puntualmente dirigentas como Berta, apoyaron a la comunidad del río Blanco, una vez que fue aprobada la construcción de la represa Agua Zarca, a cargo de la empresa DESA, apoyada por la compañía china Sinohydro. Más de 150 asambleas locales de comunidades Lenca rechazaron la construcción de esta hidroeléctrica. El año 2008, Cáceres denunciaba la violación del Convenio 169 de la OIT relativo a la consulta libre de los pueblos. El 2009 el golpe de estado en Honduras radicalizó la construcción de centrales hidroeléctricas. El 2010 la protesta Lenca fue llevada al Congreso en Tegucigalpa. El 2013 los Lencas llevaron a cabo la toma indefinida de la carretera. Tres líderes Lenca fueron asesinadas durante estos años. Los capitales chinos se retiraron y DESA debió paralizar las faenas. El triunfo Lenca fue notable. Lástima que Berta fue durante estos días, la cuarta víctima de esta lucha.

5Detrás de este hecho condenable de violencia contra una mujer, indígena y líder de opinión, se vislumbran los pilares que explican las emergencias del pensamiento nuestramericano. Primero vemos un escenario histórico-estructural: un continente en proceso de definición de futuro, tensionado por diferentes miradas y proyectos ideológicos. Segundo, grupos sociales subalternos que comienzan a visibilizarse en foros, libros y esferas publicas reconocidas. Grupos que, si bien no fueron pensados como parte de “la ciudad letrada” acuñada por Ángel Rama, hoy pululan en dicho espacio. Tercero, coyunturas agrietadas de un sistema de dominación de corte colonial bajo lineamientos republicanos que hicieron agua con la entronización del neoliberalismo desde la década de 1980 en adelante. Y cuarto, un diagnóstico diverso y a veces disperso, por parte de mujeres, indígenas, hombres, diversidad sexual, mestizos y afrodescendientes, de la situación de los pueblos y comunidades en los entramados nacionales. Los discursos y conductas coloniales, desde el poder y desde las sociedades, como lo discute nuestro compañero y amigo José Luis Cabrera Llancaqueo, hacen de los esfuerzos descolonizadores, el desafío intelectual más relevante de los próximos años.

6Por último, juicio y castigo a los asesinos de Berta.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search