Version classiqueVersion mobile

Diálogos compartidos en Nuestramérica

 | 
Sandra Iturrieta Olivares

Columnas “Emergencias”. Octubre 2015 – Diciembre 2018

Emergencias n° 4 enero 2016, gt. Iiee idea-usach.

La cultura de internet y las tic´s en nuestramérica: emergencia y (contra) emergencia

José Luis Cabrera Llancaqueo

Texte intégral

1Sociedad en red, cibercultura o sociedad de la información son conceptos que buscan dar cuenta de una mutación cultural de gran alcance que tiene a la red Internet y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC’S) como la metáfora del nuevo estadio de desarrollo de la modernidad. Nuestramérica no ha permanecido ajena a este cambio global, tanto así que se ha vuelto una prioridad en el diseño de políticas públicas en distintos ámbitos. Podríamos datar los inicios de este cambio hace más de cuatro décadas con el desarrollo a gran escala de la informática y los ordenadores, pero no es menos cierto que este proceso dominado por desarrollo tecnológico, ha producido cambios en las esferas de la producción y la política que constituyen un escenario emergente, creador de emergencias que se suceden de una forma tan vertiginosa como la velocidad que alcanzan los flujos de información que se dan en su interior.

2Por más que parezca que el impacto de este cambio cultural no llegara a lugares donde no existe conexión, como una comunidad campesina o una caleta de pescadores alejadas de los centros urbanos, los vínculos con el sistema aparecen tarde o temprano. Puesto que, como señala Pierre Levy, el cambio adquiere un carácter revolucionario en la medida que transforma las formas en como pensamos el mundo al consolidar un nuevo régimen de significación. Ésta es la particularidad que convierte al cambio cultural de una emergencia que irrumpió como un fenómeno nuevo, a una emergencia apremiante para las intelectualidades nuestramericanas. No es un tema que se limite a ingenieros informáticos, estadísticos u operadores de transacciones, es una necesidad de compresión de numerosos procesos sociales y psicológicos que experimentan las y los sujetos nuestramericanos.

3“Las redes sociales no tienen nada de sociales, son redes virtuales”, afirmaciones como esta son frecuentes cuando se quiere hacer una crítica a la sobrevaloración que se hace de redes como Faceboock o Twiter, sobre todo al constatar que en el almuerzo se da un silencio total y los comensales no quitan vista de la pantalla de sus teléfonos móviles y sus dedos no paran de deslizarse por el teclado del aparato electrónico. Pero más allá de aquello que nos molesta a quienes nos disgustan los celulares, la Internet y las TIC’s plantean una problemática socioeconómica que Manuel Castels llama brecha digital. Sin embargo, contrariamente a lo que se pudiera pensar, esta brecha no tiene relación directa con desigualdades de ingresos o por la falta de integración de los pobres al carecer de conexión a la red, sino con la dependencia que dicha conexión genera a “economías y culturas en las que tienen muy pocas posibilidades de encontrar su camino hacia el bienestar material y cultural”, lo que redundará en una crítica profunda a los usos que se le da a estos dispositivos y su impacto a nivel cultural.

4En el contexto de la discusión por la calidad de la educación en Chile, debate que se repite en distintos países de nuestramérica, el doctor en Filosofía Héctor Cataldo apuntó que se ha construido el imaginario de que, por calidad en educación, debe entenderse la disponibilidad de datashows, power points, computadores y acceso Internet, cuando hace cincuenta años atrás o más, el profesor con un trozo de tiza y una pizarra lograba altos estándares de calidad. Esto debe llevar a la reflexión sobre cuál es el rol que se le está adjudicando a estas herramientas comunicativas y cómo se traducen, efectivamente, en elementos que potencien el desarrollo cognitivo de los estudiantes. Claramente en la cultura del Internet vamos a encontrar a los creadores de dicha cultura, los que producen los dispositivos y soportes de una red que nació funcional a una organización de la producción capitalista que se aceleraba producto del desarrollo tecnológico. Si de esta emergencia que irrumpió sin límites para aumentar las ganancias puede generarse una contra-emergencia que dispute los espacios económicos, sociales y culturales que el paradigma de la Internet ha colonizado, es un desafío para la reflexión del pensamiento de las y los sujetos nuestramericanos que intenten llevar a cabo un proyecto emancipatorio: ¿inclusión o no a la sociedad en red?, esa es quizás la primera pregunta a despejar para consolidar la contra-emergencia.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search