Version classiqueVersion mobile

Diálogos compartidos en Nuestramérica

 | 
Sandra Iturrieta Olivares

Columnas “Emergencias”. Octubre 2015 – Diciembre 2018

Emergencias n° 3 diciembre 2015, gt. Iiee idea-usach.

Emergencia de la inclusión política de los y las jóvenes

Karla Henríquez Ojeda

Texte intégral

1Abordar a las juventudes desde la inclusión es una emergencia que actúa como reflujo, ya ha sido estudiada y debatida. De todas formas, retorna con aire oxigenado por el interés de la inclusión política en un contexto de crisis representacional. Las juventudes con más conocimiento que sus predecesores vienen a cuestionar de manera radical el quehacer de la política. En donde claro, hay algunos que heredaron la inclusión y otros que la han alcanzado con esfuerzo, pero... las juventudes periféricas, aquellas que están o son invisibilizadas, apuntadas con el dedo, relacionadas casi de manera instintiva con el peligro, la violencia, las drogas y la delincuencia, sí están representadas por otros que han decidido actuar desde la violencia o la intelectualidad para reivindicar una nueva izquierda, para hacer visible a las juventudes periféricas, incluirlas sin colonizarlas, abriendo compuertas de acceso a oportunidades, desarrollo de habilidades y destrezas para incluirlas de manera igualitaria. Es necesario reconocerlas, desde su propio quehacer, sus modos de existencia y elecciones de vida que surjan de la libertad y no por herencia de unas tantas carencias que impiden la inclusión descolonizada.

2No es novedad el posicionamiento de la juventud en el espacio de lo político como movimiento que irrumpe, desde un lugar que les pertenece y los incluye en la lucha social, reivindica e intenta imponer nuevas formas de ver el mundo, de actuar en lo político. De renovar. Para dar algunos ejemplos ya conocidos hacemos mención al movimiento estudiantil universitario y secundario.

3Es inevitable la pregunta ¿Cuál es esa inclusión política? La respuesta es incierta, sigue en construcción y esperamos que así sea para renovarse cada vez que sea necesario. Lo que sí podemos asegurar es que la política tradicional no es emergente, es una reproducción de intelectualidad importada, del hacer político añejo, conservador, impermeable, de pensamiento crítico superficial y sin praxis de base, esa política que ya se ha desgastado. La emergencia de estos nuevos aires de inclusión está más cercana del reconocimiento del otro al aceptar a quien quiere seguir actuando en la periferia, pero, eso sí, con la posibilidad de ir y venir por opción propia, no por destino heredado.

4La emergencia de la inclusión política de los y las jóvenes está más presente que nunca, a veces se torna difícil identificarla, lo más visible está vinculado a la irrupción violenta que inquieta a quienes buscan el constante orden social, pero no hay que tener un ojo clínico para identificarla porque ya está en la cultura, grupos de estudio, de investigación, colectivos, reflexiones de pasillo, en la asamblea territorial. Espacios de inclusión política cada vez más unidos y comunicados.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search