Version classiqueVersion mobile

Diálogos compartidos en Nuestramérica

 | 
Sandra Iturrieta Olivares

Emergencia y biodiversidad intelectual. Nuevas intelectualidades expresan sus palabras indígenas, mujeres, pentecostales, afrodescendientes, jóvenes y más…

Eduardo Devés Valdés

Texte intégral

¿Auto-silenciad@s?

11-Demasiadas intelectualidades lamentan haber sido silenciadas. Normalmente se trata de una de las estrategias del débil, con su doble faz: de protesta y de conformismo. Quizás, más criterioso sería señalar también que han sido poco capaces de decir su palabra y ponerla en el tapete de la discusión en los ecosistemas intelectuales locales, nacionales o globales. Este cliché ha llegado a ser una moda, donde silenciamiento y discriminación aparecen en una dupla fácil, que oculta difícilmente la incapacidad para hacerse oír. Sin duda, deben considerarse las dimensiones digamos “subjetivas” y las “objetivas”, enfatizar las subjetivas significa enfatizar simultáneamente nuestras posibilidades de agencia, en vez de dejar creer que otras personas, esas que supuestamente monopolizan la palabra, deberían regalarnos porciones de su protagonismo.

2Es importante preguntarse por las intelectualidades que se auto-silencian, por inseguridad, por falta de astucia, por no ser capaces de acceder a los canales de comunicación. Podría utilizarse un juego de palabras diciendo que todas las personas contienen infinitas expresiones posibles, aunque hay algunas con infinitamente pocas y es fácil que no se les escuche o que opten por el silencio, hasta que logren o se atrevan a articular discursos que a ellas mismas les parezca que vale la pena hacer presentes.

3A las emergencias a que se refiere este volumen les ha parecido que su discurso vale la pena sacarse a la palestra.

42-En las sociedades de alta circulación, una y otra vez, están emergiendo nuevas intelectualidades que salen a la discusión pública, intelectualidades conformadas por nuevas institucionalidades, por grupos étnicos, por cuestiones de género y sexualidad, por sectores económicos, por sub regiones, por nuevas demandas y cada cierto tiempo, por la irrupción de una nueva generación de gente joven. Estas condiciones se combinan para constituir las identidades de las intelectualidades. Las primeras décadas del siglo XXI no han sido diferentes a las anteriores, aunque se hayan advertido irrupciones más abundantes, que constituyen grupos diversos y que lo hacen a través de viejos y nuevos medios, siendo la masificación de internet el más importante.

5En Suramérica, los inicios del siglo XXI han visto saltos entre las intelectualidades femeninas e indígenas, evangélicas y por cierto nuevas irrupciones juveniles. Las intelectualidades afrodescendientes en nuestra región se han expresado con menos elocuencia, salvo en el Caribe. A diferencia de otras épocas, no han aparecido intelectualidades provinciales o estaduales que disputen el campo a aquellas de las ciudades más importantes, o no he llegado a detectarlas. En este sentido, existen heterogeneidades importantes en Suramérica: no es lo mismo Brasil que El Salvador, por ejemplo. Las voces que no provienen de las capitales, aquellas voces que representan otras miradas que las de la capital y con mayor razón si a su condición regional-provincial se asocian cuestiones económicas, étnicas u otras. Tampoco es lo mismo Brasil que Uruguay, donde la capital lo congrega prácticamente todo. La centralización de algunos países casi ha extinguido las intelectualidades provinciales. Perú tuvo una importante intelectualidad en Cuzco, Puno, Arequipa o Trujillo que contestó la limeña. Hoy las diferencias entre la capital y las provincias son tan grandes que ello es impensable. Algo parecido va ocurriendo con México, Colombia y Venezuela, aunque en menor medida. En Brasil los principales lugares intelectuales son Sao Paulo y Rio de Janeiro. Brasilia no es siquiera el tercer o cuarto emisor de pensamiento a nivel nacional. Nuestros desafíos crecen: el país, Suramérica, la cuenca del Pacífico, el ancho mundo de 5 y hasta 6 continentes. Específicamente sobre las intelectualidades indígenas Joanne Rappaport (2007, 264) sostiene que “es de igual importancia la geografía intelectual peruana en la explicación de la falta de intelectuales nativos. Mientras en el Ecuador existen tres centros intelectuales –Quito y Cuenca en la sierra y Guayaquil en la costa–, y en Colombia hay múltiples centros intelectuales en las varias ciudades grandes y medianas a lo largo del país, la centralidad de Lima en la conformación de un discurso intelectual nacional influye en la carencia de corrientes intelectuales indígenas en provincia”.

6Las intelectualidades han aumentado en número y se han diversificado y ello es casi lo mismo que decir que los ecosistemas intelectuales han crecido y se han diversificado. Las mujeres intelectuales se han hecho presentes de manera preferencial a través de la academia a diferencia de las intelectualidades indígenas que lo han hecho principalmente desde los movimientos sociales y la política, y las intelectualidades evangélicas desde su labia a través de los medios y sus iglesias, que han ido construyendo, así como como los líderes se constituían en figuras referenciales: prestigio personal y creación institucional han ido muy de la mano en estos casos.

73-Las intelectualidades emergentes provienen y/o quieren hablar desde sectores excluidos, marginados, segregados, discriminados, silenciados y así… La emergencia intelectual se enfoca siempre en la necesidad de incluir a algunos excluidos, de escucharlos y de transformar la sociedad para darles cabida e incluso para hacerles hegemónicos algún día. Las exclusiones son infinitas y cambiantes, pues nuevas hegemonías rediseñan las sociedades, generando nuevas exclusiones. Pareciera que el sol no alcanza para todos y que existen laderas privilegiadas para recibir sus rayos benéficos. Quienes no ocupan esos lugares, son las personas excluidas, que lucharán por alcanzar parcelas de privilegio, aunque normalmente pretendan hablar en nombre de los intereses de la humanidad toda, de la cual formarían la parte mayoritaria. En todo caso, lo joven y lo nuevo marcan toda irrupción, toda emergencia, así sea para restablecer las justicias ancestrales violadas por conquistadores recientes que se han enseñoreado de espacios que no les correspondían.

Viva la biodiversidad eidética y sus búsquedas de expresión

8La biodiversidad es un beneficio de los ecosistemas intelectuales: la vida trae la vida (al menos normalmente es así). La biodiversidad eidética debe entenderse como efervescencia, multiplicación, exuberancia, fiesta y peligro para las ortodoxias. No se trata de una afirmación metafísica sino una constatación acerca de la vida de los ecosistemas: encuentros más frecuentes, cruzamientos, nuevas especies, perfiles diferenciados, identidades en tensión y aparición de nuevas instituciones. Una pregunta clave consiste en ¿cómo fecundar los ecosistemas y como facilitar la expresión de las nuevas formas de la vida eidética? Incluso ¿cómo crear incubadoras intelectuales, hasta que logren afirmarse? Podrá alegarse que no se trata de hacerlas funcionar artificialmente con subvenciones para que se desarrollen, como parásitas de fundaciones internacionales al servicio de los dictámenes de las metrópolis o que se transformen en grupos funcionales al poder de los estados, los gobiernos o los partidos, como portavoces de agentes que los mantienen.

9Sin duda las intelectualidades luchan por espacios, financiamientos, manejos institucionales, protagonismo, recursos, comunicación o dígase como quiera. La dinámica del campo funciona así en relación a recursos limitados, por una parte, y manejados por fuerzas no intelectuales por otro y de modo desigual. Y todo esto no podría entenderse sin el desigual acceso a las oportunidades. Un extremo de esta posición se expresa entre quienes piensan que Europa, o el Norte global, debería abrirnos brechas para la expresión y que si no nos expresamos es porque el centro no las ha abierto. Antonio de Diego, refiriéndose a las dificultades para construir la historia de la filosofía africana señala, afirmándose en la obra de Jacques Depelchin, que “África ha sido el vivero intelectual de todas las tendencias europeas, pero aplicando la norma fundamental del colonialismo: no dejar hablar a nadie” (De Diego, 2013). Es sorprendente esta formulación porque entrega completamente la agencia a Europa, supone que Europa maneja la llave de salida de la expresión global.

10¿Debemos pedir permiso o esperar que el centro nos ofrezca los canales? ¿Que los griegos les pidieron permiso a los cartagineses o a los judíos para expresarse y los chinos antiguos a los romanos o a los griegos? Las intelectualidades y las sociedades deben preocuparse por posicionar su voz en los diversos ecosistemas y poco se gana con denunciar que los canales más poderosos de difusión de ideas no son equitativamente porcentuales y que tienen poca voluntad de transmitir lo mucho que estas intelectualidades podrían tener para decir. Sea como fuera, la biodiversidad eidética e intelectual es provechosa y permite mejor el florecimiento de las ideas y/o conocimientos.

Definiciones y diferencias

11Si se trata de caracterizar a quienes contribuyen notoriamente más que el promedio a constituir la opinión pública, veremos nociones como intelectuales, academic@s, expert@s, periodistas, profesionales del conocimiento, investigador@s, conductor@s de programas en medios de radio o tv, editorialistas y columnistas de medios, bloguer@s y gentes de la política. Otros dicen todavía comunidades epistémicas y hasta intelligentsia. Definiciones que varían para las personas a lo largo de su existencia adulta. Una persona de la academia, es o figura como experta, como intelectual según los casos y hasta como “opinóloga”, quien se banaliza al estar en todos los foros púbicos hablando de cualquier cosa, más por su hambre de figuración que por tener capacidades para hacer aportes. Esas condiciones no son fijas y si puede decirse una cosa en un momento puede decirse otra de esa misma persona, más tarde, u otras personas considerarla así, aunque haya dejado de ejercer esa función. En plural, la intelectualidad o las intelectualidades a muchas personas de un espacio y o tiempo amplio, es todavía una definición más abarcadora y difusa, que indica conglomerados más que figuras o delimitaciones. Por todo esto, tales conceptos no deben pretender definiciones muy precisas sino indicación de sectores de límites difusos y donde cada palabra representa más bien una acentuación que una exclusión entre quienes escriben y publican, que hablan y participan de la comunicación pública. Creo que este amplio sector se define destacando varias nociones que se interceptan, más que intentando una definición restrictiva y excluyente (que en el mejor de los casos fijaría tipos ideales, más que personas vivas) entre uno y otro sector, porque, aunque las funciones “ideales” son relativamente claras, no ocurre eso mismo con las personas ni menos con las maneras como son entendidas por quienes no manejan las precisiones de esta conceptualización. Cuando se habla de “redes intelectuales” se introduce todavía otra categoría donde se articulan personas de auto-definiciones diversas o de diversas denominaciones según los especialistas en estos asuntos, siendo por otra parte, una noción de extrema utilidad para pensar el futuro y las relaciones de quienes se auto-asumen como parte de tales agrupaciones.

12Luego de pedir disculpas por permitirme una definición de lo que podría llamarse una figura intelectual, señalo cuatro criterios que deben ir unidos y una reserva: que posea prestigio o capital cultural claramente mayor que la media en su ecosistema, en las letras y/o las ciencias, la investigación, el pensamiento o la literatura de ficción; que realice críticas y/o propuestas de mejoramiento para las sociedades; que sea considerad@ una figura de calidad ética: como persona privada y con independencia respecto de poderes o que así le parezca a sus seguidor@s y; que se exprese públicamente de forma frecuente. La reserva es que no se exceda y banalice como opinóloga. Junto a esto e interconectado es significativo que logre representar los intereses de algún grupo: que realce importancia, figuración, prestigio, protagonismo, institucionalidad y que canalice recursos, leyes, prebendas, exenciones y otros beneficios.

El pensamiento único y la proliferación de la vida intelectual

131-Existen versiones que pretenden refutar la existencia de variedad intelectual, repitiendo que impera o ha imperado un pensamiento único por todos los nichos intelectuales del mundo, incluida Suramérica (Borón) y que quienes sostienen esto son de las poquísimas figuras que no se han sometido a esta avasalladora ola homogeneizadora. Escribía Atilio Borón a fines del siglo XX: “Al ‘pensamiento único’ corresponde la ‘política única’; (b) este nuevo determinismo resulta altamente funcional a los intereses de la nueva coalición dominante del capitalismo internacional, que ha obtenido un rotundo triunfo al convertir al neoliberalismo en un verdadero sentido común epocal” (Borón, 1999). Me parece que esta noción recreada por Ignacio Ramonet y retomada por Borón fue algo parecido, no idéntico, al asunto del fin de la historia y que muy luego, entre otras cosas con el Foro Social Mundial mostró que no era tal. El FSM fue para la noción pensamiento único en Suramérica equivalente a los atentados del 2001 para la noción fin de la historia.

14Entre 2011 y 2012 realicé un viaje por 100 ciudades de Suramérica, entre Ushuaia y Ciudad Juárez, con el objetivo de promover el “Compromiso Intelectual en el Bicentenario de la independencia política de nuestros pueblos” y las iniciativas de la Red Internacional del Conocimiento. Visité y compartí con profes y estudiantes de más de 100 universidades o sedes de instituciones de educación superior (Ver Devés 2012). En ese momento constaté, entre muchas cosas más importantes, el reconocimiento del que gozaba Michel Foucault por muchas partes. No puede imaginarse que ello fuera fruto de la presión o de los esfuerzos del propio filósofo, ya muerto hacía muchos años, hubiera realizado, como tampoco podía atribuirse a algo así como algún Priorato de Sion, donde un grupo de sabios se confabulara para imponernos el pensamiento de este brillante intelectual francés, por muchos lados opuesto al discurso de la ortodoxia neoliberal. Todo hacía pensar que la importancia de Foucault se debía a nuestra falta de imaginación mucho más a la labor de alguna fuerza que quisiera imponernos el “pensamiento único de Foucault”. Ello se reforzaba o explicitaba con nuestra dependencia intelectual y afectiva de la cultura francesa, esa hegemonía que había ganado con su brillo, algo apoyada por el estado francés y sobre todo por las antiparras que nos gusta usar desde hace 2 siglos y más.

152-Sea como fuese, el monocultivo es nefasto para el suelo, la existencia de pocas especies y peor el pensamiento único, como apuntan las dictaduras, las ortodoxias y otras formas de autoritarismo, inhiben el desarrollo de la vida. La existencia de muchas especies eidéticas y la variedad de nichos intelectuales hace más creativos los medioambientes, Las posibilidades de creatividad, de inventiva, de nuevas expresiones y de mutaciones renovadoras, se hacen más fáciles cuando la vida intelectual florece. Ello tiene mucho que ver con que las profesiones del conocimiento sientan que poseen un papel relevante, que pueden aportar a la sociedad, que se las escucha, que van a obtener reconocimientos por lo que hacen. La llegada de inmigración intelectual suele ser muy provechosa para los ecosistemas intelectuales. Paris el más brillante ecosistema intelectual de los últimos siglos ha vivido también de sucesivas oleadas de inmigrantes de tantos lugares: desde las colonias, de las provincias francesas, de exilad@s y estudiantes provenientes de todas partes, es decir de la misma gente que su brillo, sus promesas y sus políticas logran atraer. En Paris existe inmensa creatividad debida en gran parte a su biodiversidad intelectual. Imaginemos al ecosistema intelectual parisino de las décadas de postguerra, si le quitamos las figuras venidas del norte de África, de Grecia y de la Europa del este, ¿qué quedaría? La diversificación genera un plus de posibilidades para la existencia de otras intelectualidades que crecen en su entorno, aunque esto no sea siempre así. Por otro lado, también es verdadero que las intelectualidades compiten por los recursos y por la luz del sol.

16En la selva tropical existe notoria mayor variedad de sub-nichos que, en los inmensos arenales, donde parece haber mayor “espacio” vacío y mayor cantidad de radiación solar disponible. Incluso, las pocas especies que logran existir allí, languidecen por falta de incentivos para la vida. Un km cuadrado de selva tropical tiene más variedad biótica que toda Europa. Por su parte, algunas universidades de Paris o de la costa Este de USA reúnen más intelectuales de impacto global que cualquier país completo de Suramérica y, en unos pocos casos, más que todos los países de nuestra región en conjunto.

17Algunas dictaduras producen catástrofes en los medioambientes intelectuales, especialmente cuando riegan con pesticidas y napalm el suelo nutricio, de una sociedad civil y una institucionalidad con variados recursos económicos y medios de expresión. Las intelectualidades timoratas y parapetadas tras el poder tienden a despoblar los ecosistemas de sus antagonistas, de modo que no aparezcan competidoras. Así depredan sus medioambientes, para engordar y languidecer ellas mismas, echadas en la pereza de una ortodoxia asfixiante. Matar las oposiciones intelectuales dentro del ecosistema es hacerse un lento harakiri. En los años 1950s, 60s y 70s, Paris tenía más figuras intelectuales marxistas de grandes dimensiones que todos los países socialistas en conjunto y Santiago de Chile, el DF mexicano o Buenos Aires 10 veces más que La Habana. Aunque unos y otros en gran medida existían acompañados por la importancia internacional de la URSS, no por su financiamiento. Desaparecida la URSS, desapareció también buena parte de estas figuras. Además, asumir la eido-diversidad es una expresión de mentalidad democrática, gente-crática, de tolerancia y sentido común, de reconocimiento e interculturalidad. Que no suene a ingenuidad simple, en sociedades de alta circulación, las ideas diversas representan y convocan formas de existencia diversas e incluso incompatibles. Pero las diferencias no deben ser entendidas solo como guerras a muerte, aunque quienes padecen paranoia tengan la tentación permanente de imaginar complots.

Estudios eidéticos, desarrollo intelectual y potenciación de las emergencias

18Una tarea clave para quienes nos dedicamos a los estudios eidéticos consiste en estudiar por qué se produce la eclosión de la creatividad (no a nivel cerebral, que eso compete a otras disciplinas, sino a nivel de los ecosistemas intelectuales) y cómo potenciar tales condiciones para que exista mayor desarrollo eidético. Porque además de “describir” y “analizar”, se trata de potenciar. Debe asumirse que los estudios eidéticos se realizan como disciplina básica, aunque también como disciplina aplicada, en la medida que proporcionan fórmulas para potenciar el desarrollo intelectual. Dicho más enfáticamente: los estudios eidéticos, en una de sus vertientes, se ocupan de las maneras de potenciar la eclosión de las ideas en el juego de equilibrios y desequilibrios de los ecosistemas intelectuales, así como tantas otras disciplinas que no se ocupan solo de estudiar cómo funciona su ámbito de estudio sino también de las maneras de mejorar su performatividad (Devés y Kozel, 2017). Es decir, trabajar en las fórmulas para abonar el suelo, incentivar los ecosistemas, crear incubadoras intelectuales y sugerir fórmulas que se han mostrado exitosas, son otras tantas tareas de las que deben hacernos cargo quienes nos ocupamos de las ideas, la producción académica o científica, la universidad y la investigación. Por este lado, los estudios eidéticos se encuentran con quienes se ocupan de planificación universitaria y científico-tecnológica.

19Debe resaltarse la cuestión de las “emergencias”, del potenciamiento de manifestaciones desde diversos nichos que vienen a contribuir a la vida intelectual. Se ha dicho más arriba que los inicios del siglo XXI en Suramérica han sido ricos en emergencias. Se han ido consolidando nuevos sectores intelectuales que venían desde décadas creciendo, reconociéndose, creando instancias de encuentro. Esto es particularmente verdadero para intelectualidades femeninas e indígenas. Las afrodescendientes van algo a la saga, aunque en Brasil y en el Caribe las intelectualidades afrodescendientes sean notoriamente mayores que las indígenas y en Brasil sobre todo las intelectualidades pentecostales con una relevancia mayor a la de todos los demás países de la región. Las intelectualidades jóvenes no irrumpen del mismo modo, sino que nuevas figuras aparecen por todas partes hasta que logran instalarse, reconocerse y denominarse, alcanzando cierta identidad. En Chile, la “generación del bicentenario” o “generación 2011” se ha venido nombrando.

Contrastes y cambios en las formas de lectura

20A mi juicio, el mayor contraste que se advierte en las primeras décadas del siglo XXI con respecto a emergencias anteriores es la masividad. Como nunca antes, existe una intelectualidad indígena, femenino-feminista y evangélica tan masiva; con respecto a la afrodescendiente advierto masividad solo en Brasil, no en Colombia, Venezuela u otros lugares, en el Caribe la masividad es muy anterior. Esta cantidad se convierte en diferencia cualitativa. La irrupción juvenil a mi juicio tiene diferencias respecto a otras emergencias del pasado, la pluralidad de manifestaciones en la política, las nuevas generaciones feministas, y sobre todo la irrupción de una intelectualidad indígena joven. El tema mayor es el cuerpo, no la economía ni la política, por eso esta irrupción generacional no alcanza a formularse a sí misma. Las formas de amar, de descubrirse en las hibridas formulaciones de géneros y trans. Esos cuerpos que perdieron los referentes, entre la pluralidad de las opciones. Años y más frente a la pantalla tragando monos animados y juegos electrónicos de andróginos zoomorfos fantásticos con poderes especiales de transformarse en lo inverosímil, llenando la imaginación de una juventud sedentaria y, muchas veces, de obesidad precoz. El sesentaiochismo llevado a la comedia de ser nunca-adultos-todavía y por tanto sumid@s en la eterna tragedia de preguntarse infinitamente a lo largo de los años, lustros y décadas, qué destino tomar o ni siquiera tomar alguno…

21¿Podríamos comparar las emergencias actuales con el predicador evangélico español en Chile Juan Canut le Bon, con el pensador indianista boliviano Fausto Reinaga, con el poeta, pensador y político martiniqués Aimé Cesaire o con Gabriela Mistral y a los más jóvenes con Pedro Henríquez Ureña, con Deodoro Roca o Víctor R. Haya de la Torre, en las primeras décadas del siglo XX? En términos de masividad la diferencia es demasiado grande. Se trata en la actualidad de hablar de movimientos intelectuales y de ideogestor@s más que de grandes figuras que fijaron rumbos en el pasado.

22La diferencia que compete a todas es internet. No pretendo, sin embargo, que debido a internet todo haya cambiado radicalmente, solo digo que se ofrecen algunas posibilidades para llegar más lejos, a más lugares y en menor tiempo. Que esto no nos confunda. Las posibilidades no son simplemente iguales para todos y todas. Por múltiples razones, los vozarrones de unos continúan siendo más sintonizados que las vocecillas de otros. Si han aumentado las posibilidades, se trata solo de posibilidades, pues los canales nos llevan a unos lugares mucho más fácil que a otros y aunque todos los caminos van a Roma tanto como a Chuchunco, porque el mundo es redondo, hay señales grandes que dicen “Roma” con una flecha, en cambio ni los mismos chuchunquinos se han ocupado de poner flechas en dirección a su lugarejo marginal, para facilitar que algún extraviado pudiera acercarse.

23En periodos anteriores, muy pocas intelectualidades, además de la parisina, hablaban para el mundo, aunque ellas mismas no lo imaginaran así y estuvieran hablando de algo que ocurría en un barrio como el Latino o el Montparnasse, para sus mismos vecinos, jóvenes rebeldes ahogados en ilusiones. Sus voces, sin embargo, eran escuchadas por otros de allende los mares, como si en este barrio o quizás en Harlem o en una pequeña ciudad estancada como Dublín, las cosas ocurrieran “sub specie aeternitatis”, como si estos fueran lugares epónimos de la humanidad, donde se vivía un tiempo excepcional que expresaba facetas de lo absoluto.

24Esto significa cierta democratización de las voces en el espacio público, gente-cracia en la discusión global, ampliación y reparto del derecho a la palabra.

25Pero ¿cómo serán leídas las intelectualidades emergentes? No digo coro ni concierto, pues son voces disonantes, vocinglería global, parloteo mayoritariamente de sordos, que acaso a veces se escuchan mínimamente. Muchos predican en el desierto o en una desierta calle la mañana de un domingo, por si pasa uno que vuelve de una fiesta o va en bicicleta a su casa luego de su anti-jornada de nochero en una industria química y que les mira con extrañeza mientras le increpan que se arrepienta pronto de algo, de lo que sea, porque Cristo viene de modo inminente, quizás antes del domingo próximo…

26Otros proyectos, otros énfasis, otras miradas, algunos apuntarán a cuestiones sexuales, otros a las maneras de cambiar el estado, otros a economía o energía, otros a las etnias y a los cuerpos, otros a las lenguas y la educación, otros a la naturaleza, como recursos o como lugar de existencia, Sería mezquino considerar esto exclusivamente como un campo de batalla donde se ganan posiciones. Diversas metáforas dicen miradas posibles de ese universo plural y multifacético: es un campo de batalla, es un espacio con recursos disponibles para el más apto, es un ecosistema donde proliferan y se parasitan o devoran, es un laboratorio donde estudian y piensan para resolver problemas, es un divertimento en sociedades donde existe mucho tiempo para el ocio, es una manera de buscar o construirse un destino, entre otras formas de decirlo, todas representando una posibilidad.

27Una perspectiva frecuente para hablar de las intelectualidades ha sido este de pensarlas como sectores en conflicto. La sola imagen de dos ejércitos es ridícula porque hay normalmente más de dos contendientes y este caso muchos más, aunque quienes pretenden forzar las cosas dirán que se agrupan en dos grandes bandos o dos miradas opuestas sobre una sociedad. Esto ya no es más así pues las intelectualidades incluso sin imaginarse pasan a hablar para la humanidad y sus discursos pasan mucho más rápido, que antes de la aparición de internet, a ser insumos de las discusiones globales sobre muchas cosas, incluso acerca de si habría o no debates globales. El importante historiador español Santos Juliá (1998), refiriéndose a los intelectuales españoles de 1830s y 1840s, argumenta que “a este intelectual que todavía no sabe su nombre le conviene, aunque no en exclusiva, la definición de mythmaker por su contribución imprescindible en la creación del gran mitologema populista de redención nacional. Literato o artista, abogado o periodista, creó la cultura nacional y difundió el sentimiento cívico patriótico”. Si fue así, las intelectualidades del hoy día no están construyendo solo mitos de salvación nacional, esa es una de las maneras de expresar posibilidades mayores. Numerosos temas se van abordando para la humanidad y se hilvanan y leen quiérase o no en relación con otros. Lo que se quiere decir, no es lo mismo que lo que otros quieren escuchar y quien habla de buen vivir, es leído en Europa, salvo excepciones, sin saber nada de los Andes, de las lenguas originarias ni del gobierno de turno en ese municipio, en esa provincia y ni siquiera en ese país. La lectura e interpretación del sumak kawsai es una protesta contra el calentamiento global o contra Davos, cosa que los quechuas no imaginaron y ni siquiera pudieron imaginar. ¿Por qué están leyendo eso? Porque están buscando formas alternativas, buenos salvajes con vidas buenas, originarios limpios, en el marco de mitos europeos contados y recontados mil veces. Es la nueva versión de una vuelta factible a la naturaleza, de una fuga hacia otras existencias alternativas, que se abren como ventanas que dejan ver un instante, por una rendija indiscreta, la posibilidad de una belleza radical.

28¿Para quienes hablamos? ¿Qué queremos decirles? ¿Entenderán lo que queremos transmitirles? Estas preguntas no son simplemente banales en el mundo abierto de internet. Preguntarse si nos leerán y cómo desde tantos otros ecosistemas culturales no es baladí. Las ideas en sus viajes van siendo modificadas por condiciones múltiples y nada garantiza que sean entendidas según lo que nos interesaba o creíamos haber dicho. Los viajes les quitan unas significaciones y les aportan otras, pasar por el tamiz de lecturas hechas desde ecosistemas muy diversos significa que han sufrido re-significaciones que ni siquiera podemos muy bien imaginar. Nos leerán de acuerdo a sus imaginarios, necesidades y obsesiones. ¿Pol Pot leyó y entendió a Marx? ¿Podía entenderlo? ¿Fue quien hizo la mejor interpretación del filósofo de Leipzig?

29Imaginemos un barco metálico de último modelo encallado en el estrecho de Magallanes en 1900. Huyeron o se ahogaron quienes lo navegaban y quedó allí varado, arrinconado contra la arena y unos roqueríos. Lo encuentran habitantes de la región y ciertamente no pueden, no saben, navegarlo, incluso si está intacto. Lo usan para tomar algunas piezas útiles para sus labores cotidianas y para guarecerse de las inclemencias. ¿Importa algo cual fue el designio original?

Los nuevos medios

30Las emergentes, en tanto intelectualidades (relativamente) no-reconocidas, se caracterizan por una baja presencia en los medios a través de los cuales se expresan las intelectualidades más consolidadas.

31La fundación de revistas ha sido la formula privilegiada de hacerse presentes de las generaciones jóvenes, durante los siglos XIX y XX, frecuentemente expresándose a través de manifiestos que marcaban sus novedades como ellas las imaginaban. En el caso de las intelectualidades afrodescendientes (Geler, 2008; Oliva, 2017), indígenas (Zapata, 2013; Canales Tapia, 2018) y femeninas (Santiago, Caballero y Gabriela González, 2017) ha sido también algo así. La novedad del siglo XXI es que a esto se ha sumado la expresión a través de medios electrónicos, notoriamente más económicos y fáciles de manejar y en lo cual las emergentes son más diestras que las otras ya consolidadas. Esto se ha destacado en especial respecto al zapatismo (Sagástegui, 2001; Martinez-Torres, 2001).

32Esta nueva fórmula ha cuestionado la noción de revista y periódico sin hacerles desaparecer. El blog, la página web, el facebook, han sido nuevos canales que, si bien no permiten la expresión de obras de mayor elaboración, sí contribuyen a la convocatoria y a la redificación de estas intelectualidades. La emergencia ha venido a significar también nuevas formas de expresión y ciertamente nuevas redes con nuevas conexiones internacionales, lo que antes no ocurría en el mismo grado.

33Otra novedad es la articulación a las ONGs y a los financiamientos internacionales de las tres primeras emergencias, desde las últimas décadas del XX. Las intelectualidades de épocas anteriores no funcionaron en relación a ONGs, aunque hubo antecedentes institucionales. Es el caso de las intelectualidades sudsaharianas que, desde fines del XIX, y las del Pacífico Sur que desde mediados del XX, crecieron de modo importante al alero de iglesias usamericanas y europeas, en un modelo relativamente parecido al de las ONGs de las décadas más recientes. Por cierto, la intelectualidad suramericana creció también al alero de la Iglesia Católica en los siglos XVII y XVIII, pero estas nuevas emergencias suramericanas de inicios del XXI han recibido apoyos eclesiásticos sólo marginalmente. Una excepción a esto es la emergente intelectualidad evangélica, de las iglesias no católicas en Suramérica, que se viene manifestando cada vez más fuerte, aunque muy rezagada en relación al crecimiento demográfico de estas iglesias y de su presencia política, aunque unas pocas figuras se hayan destacado ya desde tiempos del liberacionismo (Paredes y Escalante, 2010), pienso en Rubem Alves, José Míguez-Bonino o Samuel Silva-Gotay.

34La inmensa vitalidad que se advierte entre las comunidades evangélicas no ha generado una intelectualidad auto-denominada “evangélica, con una visibilidad equivalente a la presencia demográfica y política, e incluso en relación a la presencia en la institucionalidad educacional universitaria y de formación superior, particularmente en Brasil. Este caso es muy interesante de destacar, pues existe una intelectualidad de pastores, oradores, propagandistas, teólogos de la prosperidad, algunos de cuyos ejemplos son Edir Macedo, Silas Malafaia, José Joaquín Yiyé Ávila, Jimmy Morales, que tiene una influencia social considerable, con publicaciones que se venden por millones, aunque con mínimo reconocimiento entre las demás intelectualidades. Se trata de intelectualidades que corren paralelas, sin reconocerse ni citarse. Quizás haya que inventar otra palabra para designar esta nueva expresión de creador@s de opinión, de pensamiento, de mentalidad, cosa que ocurre de modo tan patente con algunas figuras evangélicas, pero que es muy típico de las emergencias intelectuales, normalmente liderizadas por gente relativamente joven con superávit de energía. Si así fuera propongo a noción “ideo-gestor”.

La noción “ideogestor/a”

35Esta figura tiene mucho de ideólogo, algo de intelectual, mucho de propagandista, algo de organizador y de portavoz, es decir una persona que ocupa una parte importante e incluso mayor del 50 % de su quehacer laboral-profesional, como gestora de su asociación y menos como lectora, investigadora y escritora. Se trata de una función muy similar a la existente en otras agrupaciones como partidos políticos, asociaciones gremiales, redes intelectuales u otras comunidades imaginadas.

36No es la de figuras como la de Emilio Zolá (así castellanizado, para evitar la vergüenza que le ocurrió a un estudiante en uno de mis cursos cuando habló de “el francés Sola” y no podíamos determinar quién era esa persona que según el estudiante era muy importante, aunque no recordaba el nombre de pila), Octavio Paz o Rabindranath Tagore. Se parece, en cambio, más a la figura de Sun Yat-sen, George Padmore o, muy anterior, Pablo de Tarso.

37Esto es particularmente válido para las intelectualidades indígenas suramericanas en las primeras décadas del XXI, que llevan militancias que no se realizan a nivel de las ideas-escritura e investigación exclusivamente, sino con organizaciones sociales o políticas. A esto alude Luz María Lepe, estudiando los casos mesoamericanos, cuando afirma que “el campo intelectual no engloba las acciones que los intelectuales realizan en las esferas sociales, de participación pública, como portavoces de las comunidades pero también defendiendo una posición propia” (2017, 11) y Claudia Zapata, estudiando los casos andinos, cuando sostiene que sería muy limitado entender “el fenómeno de la intelectualidad indígena transcurre únicamente al interior del campo intelectual, de sus instituciones y normas de validación, aun cuando su presencia en él sea cada vez mayor” (2013, 220). Se puede acentuar esta dimensión todavía con las palabras de Joanne Rappaport refiriéndose a los intelectuales que actuando con un enfoque étnico deben considerarse como activistas (2007, 618). En la noción de intelectual-intelectualidades está la idea de militar con alguna causa pública, pero frecuentemente en esa militancia está ausente la labor de organización o dirección de asociaciones que defiendan tales principios. Por cierto, como otros trazos, ello cambia a lo largo de la vida y es frecuente ver casos donde los % han variado de modo importante.

38Las intelectualidades de emergencia reciente no se han formado en primer lugar al alero del Estado, aunque las universidades públicas y muchas de las privadas reciben subvenciones estatales. Dicho de otra manera, la importancia directa de las universidades ha sido mayor que la de todos los otros organismos del Estado en conjunto. Ya se ha dicho, también han sido muy importantes las ONGs y centros alternativos, especialmente en ciertas condiciones y especialidades (Brunner y Barrios 1987).

Integración, comunicación, colaboración, emergencias y otras cosas más como la Red Internacional del Conocimiento

391-La masificación de la educación superior con su doble dimensión de una inmensamente mayor cantidad de estudiantes como también de profes que pocas décadas antes, es clave en el crecimiento y diversificación de las intelectualidades. Según el Banco Mundial, en los primeros quince años del siglo XXI, la matrícula universitaria aproximadamente se duplicó en Suramérica (Ferreyra et. al., 2017). Ello va unido a la no menor proliferación de instituciones y de carreras que se constituyen en componentes de los nuevos nichos intelectuales que se van gestando. Este es un fenómeno que crece exponencialmente desde las últimas décadas del siglo XX, con el ascenso socioeconómico de vastos sectores de las capas urbanas y sobre todo con el aumento de la legitimidad de los estudios de tercer ciclo como claves en el prestigio social.

40La Red Internacional del Conocimiento ha asumido desde sus inicios con mucha decisión esto de contribuir a la redificación y renovación de la intelectualidad suramericana y más allá, a través de múltiples iniciativas en diversos planos. Tanto la consolidación de la democracia en esta región, a pesar de sus tropiezos, como la asignación de mayores recursos para la investigación y la circulación han posibilitado desde fines del XX, de manera notoriamente mayor que antes, los viajes y contactos entre las academias de la región, masificando relaciones y mejorando sustancialmente el conocimiento mutuo de los ecosistemas intelectuales. Ello ha permitido, entre otras cosas, que las intelectualidades emergentes de inicios del XXI posean mayores contactos y conocimientos que otras emergencias en la historia de la región y el mundo, con la consecuente proliferación de las modas, una de las cuales ha sido otorgar relevancia intelectual a una brillante pléyade de figuras procedentes de la India, conduciendo, a su vez que las nuevas emergencias se piensen a sí mismas en relación a otros subalternos del Sur global: otros pueblos indígenas del mundo, otros africanos y afrodescendientes, otras mujeres de Asia y África, otras juventudes opacadas o ensombrecidas también por generaciones mayores.

41Existe poca articulación de hecho con movimientos intelectuales del Sur global pero la existencia de intelectualidades y pensamientos de tales orígenes se tiene notoriamente más en cuenta que antes, más presente incluso que en los tiempos de gloria del tercermundismo. Subalternos, que hablando y hablando, responden a la pregunta de Gayatri Spivak, con tanta elocuencia, como cuando Diógenes de Sinope se puso a caminar como refutación ante quienes afirmaban que el movimiento era lógicamente imposible, y como hizo un joven pensador chileno aplicando el “argumentum baculinum” contra sofistas y escépticos que mañosamente sostenían que no había manera en absoluto de distinguir lo deseable de lo indeseable.

422-Este volumen viene a ser un paso más en un proyecto Intelectualidades Emergentes, iniciado por la Red Internacional del Conocimiento y el Instituto de Estudios Avanzados de la U. de Santiago de Chile, al cual se asocia el Departamento de Trabajo Social de la U. Católica de Valparaíso.

43El proyecto Intelectualidades Emergentes fue puesto en marcha en 2014 por parte de un grupo de personas que nos encontrábamos en IDEA-USACH y otras cercanas que se sumaron a esta dinámica. En estos años de flujos y reflujos, se han realizado numerosas actividades, incorporando iniciativas innovadoras y gente que ha venido a contribuir con su energía. Me ha escrito Sandra Iturrieta la editora:

  • 1 Comunicación personal vía mail del 27-11-2018

“Pienso que este volumen quiere ilustrar la diversidad de ideas presentes en diferentes espacios de la vida intelectual, queriendo además mostrar que las ideas como pensamientos y acciones no son privativas de compartimentos universitarios estancos, ni tampoco son propias de grandes máquinas productoras de saberes, ligadas al capitalismo académico, sino que están presentes en la cotidianeidad de las inquietudes intelectuales de seres humanos pensantes, que seguramente convergen en más de un pensamiento que permitiría articular modo de acción congruente con las finalidades de los estudios eidéticos. Mostrar que hay pensamientos emergentes y que, expresados en columnas periódicas y con una cierta lógica editorial, pero de escritura sencilla, acotada y sin falsas pretensiones, podrían ser congruentes con las finalidades de los estudios eidéticos. Desde allí me parece que este libro cobra relevancia y podría mostrar un camino recorrido por un grupo de personas que convocan a otras a expresar sus ideas, y ello podría ser una agenda posible para aquellos que no han logrado alzar sus voces”1.

Estrategias e inserción

44Al hablar de estas emergencias es importante ocuparse de lo que Luz María Lepe (2017) llama “estrategias para visibilizarse” o que poniendo otros énfasis se ha denominado “estrategias de inserción”, en el sentido que se dice inserción laboral o inserción internacional. Podría imaginarse que las emergencias elaborarán sus propias estrategias de acceso a la palabra y que lo han ido haciendo a lo amplio del tiempo y los diversos ecosistemas intelectuales. Refiriéndose a la irrupción de la literatura afrobrasileira, Eduardo Duarte señala 4 factores de diferenciación: temática, punto de vista, lenguaje y público (2008).

45La estrategia colectiva más frecuente para posicionarse como referente ha consistido en la creación de agrupaciones con algunos medios de difusión, normalmente escritos, y con el lanzamiento de alguna proclama o manifiesto que suele darle un nombre al grupo. Esta ha ido normalmente unida a estrategias individuales consistentes en la inserción en los espacios que ofrecen las intelectualidades consolidadas o en las fracturas del discurso hegemónico, a través del aprendizaje, el discipulado, la participación en proyectos, ayudantías y la paciencia, como también el vasallaje, el servilismo, el trueque de favores y demás fórmulas como nepotismo, partidismo y amiguismo, a través de las cuales se comparten o traspasan porciones de poder en general, como también derechos dentro del ámbito de la palabra. En esta estrategia la relación meritocracia o creación de un currículum vitae y el lobby han solido ir de la mano, como caras diversas de una misma realidad.

46Las emergencias elaboran también nuevas estrategias, emplean nuevos medios, manejan nuevas destrezas, cuestionan las maneras del ascenso en las intelectualidades consolidadas. En este proceso algunas intelectualidades emergentes corren peligro de encapsularse en capillas mínimas donde se auto escuchan y auto validan, cayendo con cierta frecuencia en un discurso esquizofrénico. Existe una broma ya vieja que alude a que 3 son multitud al interior de grupillos donde se instala el personalismo, el sectarismo, el micro-caudillismo, las capillas minúsculas y otras obsesiones. Ello ha ocurrido paradigmáticamente con algunos grupos de izquierda que no pasan del 1 % del electorado y eso cuando los más pragmáticos logran presentarse a elecciones, luego de acuerdos derivados de conversaciones largas y difíciles sobre la acumulación originaria y el modo de producción asiático. Para evitar ese tipo de auto negaciones, las emergencias deben cuidarse de estudiar y pensar Suramérica solo como fragmentos y que ello impida un actuar conjunto. Conceptualizar la sociedad como protestas fragmentadoras y fragmentadas, como divisiones, discriminaciones y marginalizaciones, suele quedarse en saludos a la bandera, más que hacerse expresión o vocación de portavoces de reivindicaciones de justicia, de identidad, de libertad y vida. El énfasis desmesurado en las divisiones y segregaciones nos hace perder sentimientos básicos de comunidad. Las segregaciones son infinitas, las discriminaciones por sexualidad, enfermedades, edad, actividad laboral, regiones y creencias, etnias y nacionalidades constituyen islas infinitas incapaces de unificarse siquiera en archipiélagos, porque tender cualquier puente sería renunciar a reivindicaciones intransables, que significarían traicionar una especificidad que se afirma en la radicalidad de la diferencia. Las emergencias son versiones de caminos hacia mayor justicia, expresión, libertad, producción intelectual, que no deben transformarse en lugares para explotar todas las contradicciones posibles sino lugares de concertación de voluntades de abrir la expresión como quien piensa en el aumento de la vida y la diversidad.

47Sucesivos dualismos no dialécticos del bien contra unos u otros demonios: ateísmo, extractivismo, patriarcalismo, capitalismo, sexismo, desarrollismo, eurocentrismo y otros legionarios. La tarea de pensar mejor pasa por presentar las razonables reivindicaciones de las emergencias sin dejar de escuchar a sus pueblos y a las mayorías. Pero no se trata de las mayorías imaginarias-imaginadas sino las mayorías reales las que votan, las que dicen lo que quieren, las que consumen, las que van a iglesias y estadios, las que miran TV y juegan con sus teléfonos móviles y se hacen millones de selfies y se mandan otros miles de millones de mensajes banales sobre cualquier cosa, mientras se aburren en horas de trasporte público.

48¿Cómo lograron insertarse otras intelectualidades emergentes como los cientistas económico-sociales en los 1950s y 1960s (Devés, 2004) o los jóvenes neoliberales entre los 1960s y 1970s (Valdés, 1989)? Las emergencias deben escucharse y discutir. Las intelectualidades evangélicas, y pentecostales en particular, han sido las más exitosas entre las emergentes, si lo medimos por las adhesiones crecientes de las últimas décadas. Ponerse de espaldas a esto e imaginar como avestruces que el movimiento transexual es mayor que el movimiento pentecostal, sería meter la cabeza debajo de la tierra para imaginar que la realidad no existe. Que la población asume que la inseguridad y la poca eficiencia de los organismos de justicia en la lucha contra la delincuencia son problemas urgentes, que existe temor que los jóvenes caigan en las redes del narcotráfico o se hagan consumidores de drogas es algo decisivo. Las emergencias intelectuales deben articular su agenda, sus nuevas voces, en relación a lo que interesa a los sectores emergentes, esos que quieren consolidar sus ascensos recientemente ganados, e instalar allí sus ejes de discusión.

Bibliographie

Referencias bibliográficas

Borón, Atilio (1999) “Pensamiento único y resignación política: los límites de una falsa coartada” en Tiempos violentos. Neoliberalismo, globalización y desigualdad en América Latina, CLACSO, Buenos Aires.

Brunner, José Joaquín, Alicia Barrios (1987) Inquisición, mercado y filantropía, ciencias sociales y autoritarismo en Argentina, Brasil, Chile y Uruguay, FLACSO, Santiago.

Canales Tapia, Pedro (2018) Intelectualidades indígenas, Ariadna, Santiago.

De Diego, Antonio (2013) “Cinco dificultades para construir la historia de la filosofía africana”, Contrastes. Revista Internacional de Filosofía, vol. XVIII, 211-222.

Devés, Eduardo (2004) “La circulación de las ideas y la inserción de los cientistas económico-sociales chilenos en las redes conosureñas durante los largos 1960s”, Historia, 37 (12), 337-366.

Devés, Eduardo (2012) Informe viaje intelectual 100 ciudades, Academia.edu

Devés, Eduardo y Kozel, Andrés (2017) Estudios Eidéticos. La vida de las ideas, Teseo, Buenos Aires

Duarte, Eduardo de Assis (2008) “Literatura Afro-brasileira: um conceito em construção”, Estudos de Literatura Brasileira Contemporânea, Brasília, 31, p. 11-23.

Ferreyra, María Marta, et. al. (2017) Momento decisivo: la educación superior en América Latina y el Caribe. Resumen, Banco Mundial, Washington DC.

Geler, Lea (2008) “Marcando lentamente la obra de nuestra reorganización: intelectuales subalternos afroporteños y la construcción del estado nacional argentino a fines de siglo xix” en Martínez Mauri, Mónica (coord.) Intelectuales, mediadores y antropólogos, la traducción y la reinterpretación de lo global en lo local, 171-186

Juliá, Santos (1998) “Literatos sin pueblo: la aparición de los ‘intelectuales’ en España”, Biblid, 16, 107-121.

Lepe, Luz María (2017) “Intelectuales Indígenas y Literaturas en México. El campo literario entre los zapotecas y los mayas”, Revista de Estudios e Pesquisas sobre as Américas, VOL. 11, 2, 5- 19.

Martinez-Torres, Maria Elena (2001) “Civil Society, the Internet, and the Zapatistas”, Peace Review 13, 3, 347-355.

Oliva, Elena (2017) “Intelectuales afrodescendientes: apuntes para una genealogía en América Latina” Tabula Rasa, Bogotá, 27, 45-65.

Paredes, Alejandro y Eduardo Escalante (2010) “La visualización de ‘colegios invisibles’ en las publicaciones político-religiosas de editorial Tierra Nueva (década 1970) y su inserción en discursos de época” en revista Theoria, Vol. 19 (1), Universidad del Bio-Bio

Rappaport, Joanne (2007) “Intelectuales públicos indígenas en américa latina: una aproximación comparativa”, Revista Iberoamericana, Vol. LXXIII, 220, 615-630.

Sagástegui, Diana (2001) “Internet: herramienta y espacio de lucha zapatista” Kairos, revista de temas sociales, 8, año 5.

Santiago, Alejandra de, Edith Caballero Borja, Gabriela González Ortuño (coords) (2017) “Presentación” a Mujeres intelectuales: feminismos y liberación en América Latina y el Caribe, FLACSO, Buenos Aires.

Valdés, Juan Gabriel (1989) La escuela de Chicago: operación Chile, Grupo Editorial Zeta, Buenos Aires

Zapata, Claudia (comp.) (2013) Intelectuales indígenas en Ecuador, Bolivia y Chile: diferencia, colonialismo y anticolonialismo, Abya Yala, Quito

Notes

1 Comunicación personal vía mail del 27-11-2018

Auteur

Instituto de Estudios Avanzados, Universidad de Santiago de Chile y Red Internacional del Conocimiento

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search