Version classiqueVersion mobile

El Partido Socialista argentino, 1896-1912

 | 
Lucas Poy

Cuarta parte: La “acción política” como sinónimo de intervención electoral

La “acción política” como sinónimo de intervención electoral

Texte intégral

1La tercera parte de este libro mostró que los socialistas valoraban positivamente el avance de las luchas reivindicativas y la organización gremial de los trabajadores que caracterizaba a la Argentina de fines del siglo XIX, en tanto consideraban que ponía de manifiesto el ingreso del país en la modernidad capitalista. Esas luchas económicas, no obstante, que en ocasiones eran turbulentas y carecían de una organización apropiada, dando lugar a derrotas y retrocesos, fueron caracterizadas como un método de lucha “arcaico”, que podía y debía verse acompañado por la acción política. Si lucha económica y lucha política eran dos caras de la actividad del proletariado, ambas no se encontraban en un mismo nivel de importancia: la segunda era, en realidad, la que podía acelerar el camino hacia la emancipación. Para los socialistas, por lo tanto, se trataba de organizar a los trabajadores en un partido propio y de impulsar en la conciencia del proletariado la necesidad de dar una lucha política por el poder estatal.

2Detrás de este llamamiento a la acción política, de todos modos, se escondía una ambigüedad que no siempre se ponía de manifiesto. Por un lado, en la argumentación socialista, esa lucha política era entendida también como el camino para adueñarse del poder estatal, y así poder llegar a una emancipación real del proletariado, desplazando a la burguesía como clase dominante. Por el otro, la apelación a la lucha política implicaba una batalla para promover, desde el Poder Legislativo, una serie de mejoras para los trabajadores que serían mucho más permanentes que las obtenidas por triunfos parciales en el plano huelguístico. Para ello era clave llevar al Parlamento a representantes socialistas, a través de las disputas electorales. El punto crítico era el tránsito entre ambos aspectos, que quedaba obturado en un razonamiento de corte evolucionista que no problematizaba las dificultades para poder avanzar de las reformas parciales, capaces de ser impulsadas por los socialistas en el Parlamento, a la “toma del poder político” por parte de la clase trabajadora.

3Los socialistas se daban a esta tarea en un país cuyo régimen político garantizaba el sufragio a todos los varones argentinos adultos: en no pocas ocasiones la prensa partidaria haría referencia al contraste con otros países donde la lucha por obtener el sufragio universal constituía una tarea central para los socialdemócratas. Este amplio derecho al voto y la realización de elecciones en forma periódica y sin interrupciones, de todos modos, estaban atravesados por un complejo sistema de prácticas distintas de las que conocemos para períodos posteriores a la sanción del conjunto de leyes que establecieron una profunda reforma del sistema electoral, por iniciativa del presidente Roque Sáenz Peña, a comienzos de la década de 1910. Los episodios electorales estaban dominados por una lucha entre distintas maquinarias políticas estrechamente vinculadas a la clase dominante y se caracterizaban por la efectiva participación de un reducido número de electores, la mayor parte de los cuales pertenecía, sin embargo, a la naciente clase trabajadora. Dado que esta clase obrera estaba constituida en una proporción muy importante por inmigrantes extranjeros, para el PS la agitación en pro de la participación política de los trabajadores iba de la mano de una campaña por la naturalización de los mismos.

4Los tres capítulos siguientes analizan las prácticas concretas de esta orientación electoral del PS argentino en el período inmediatamente anterior a la sanción de la Ley Sáenz Peña.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search