Version classiqueVersion mobile

El Partido Socialista argentino, 1896-1912

 | 
Lucas Poy

Tercera parte: Socialistas y movimiento obrero: una relación conflictiva

Socialistas y movimiento obrero: una relación conflictiva

Texte intégral

1Desde el último tercio del siglo XIX, el movimiento obrero argentino desarrolló una rica historia de lucha y organización que lo convirtió en un actor destacado en la vida social y política del país. Al tiempo que se desarrollaban las primeras huelgas y se consolidaban las más tempranas sociedades gremiales de resistencia, el proletariado local desenvolvió también, por supuesto, una importante experiencia política, que dio forma a la constitución de divergentes programas y estrategias para la lucha contra el régimen capitalista. Desde estas fechas, el socialismo representó una referencia insoslayable para un amplio sector de trabajadores. No solo por la composición social de su militancia, mayoritariamente proletaria, sino también por su estrategia, el PS fue indudablemente un partido obrero, el primero de la historia argentina.

  • 1 Vorwärts, 17 de noviembre de 1888.

2Los socialistas de Argentina siempre estuvieron vinculados, de una forma u otra, con las iniciativas de organización y las acciones huelguísticas de la clase trabajadora local. Fue la intervención en la conflictividad obrera, de hecho, lo que permitió a los primeros núcleos socialdemócratas alemanes dar un primer salto organizativo y político a fines de la década de 1880. En el marco del ciclo de huelgas de 1888 y 1889, los socialistas debieron enfrentar el primer ataque abierto por parte de la prensa comercial, que abría así una lamentable tradición que continúa hasta la actualidad y atribuía la existencia de huelgas a la acción de “cabecillas extranjeros”, y en particular a los propios militantes socialistas nucleados en el Verein Vorwärts. Los socialistas salieron en ese momento al cruce de las acusaciones y argumentaron que las causas de la agitación, en realidad, debían buscarse en el agudo proceso inflacionario que atravesaba el país en el período, caracterizando a las huelgas “como un mal necesario, un producto de las circunstancias sociales actuales”: representaban “a menudo el único medio de los trabajadores para defenderse de una excesiva opresión por parte del capital”. Las huelgas existían más allá de la voluntad de los socialistas, que no tenían como tarea provocarlas e incluso a menudo las habían “desaconsejado”.1

  • 2 Vorwärts, 19 de noviembre de 1892.

3El período de edición de El Obrero —desde fines de 1890 hasta fines de 1892— coincidió con una etapa de retracción de la actividad huelguística, y es por ello que la cuestión de las huelgas no ocupó un lugar destacado en sus páginas. En uno de los pocos conflictos que tuvieron lugar durante ese período, la huelga de zapateros de la primavera de 1892, el Vorwärts volvió a evidenciar una caracterización ambivalente: los socialistas alemanes aclaraban entonces que sentían “toda la simpatía hacia los huelguistas”, pero que debían caracterizar a la huelga como “precipitada e irreflexiva”. De todas formas, los socialistas alemanes caracterizaban que aun si la huelga concluyera con un fracaso —como de hecho ocurrió— no “carecería de utilidad”, en tanto sería una “advertencia para los patrones” y para los propios obreros, que en el futuro serían “más sagaces gracias a la experiencia hecha ahora”.2

  • 3 La Vanguardia, 27 de julio de 1895.

4Como vimos en la primera parte de este libro, a partir de la aparición de La Vanguardia, en 1894, la actividad de los socialistas entró en una nueva etapa, marcada por la creciente articulación de los diferentes grupos y una serie de avances organizativos y políticos. En estos años los núcleos socialistas continuaron desarrollando un vínculo estrecho con las organizaciones obreras, que atravesaban un período de ascenso y recomposición. A diferencia del período anterior, los socialistas ya no buscaron combinar su actividad en una misma organización de carácter gremial y político, sino que distinguieron de manera clara la línea divisoria entre los grupos dedicados a la acción política y aquellos orientados a la actividad gremial. Un artículo de La Vanguardia planteaba, a mediados de 1895, que las sociedades de resistencia eran necesarias porque “sin ellas la lucha económica es un mito”, pero que al mismo tiempo era fundamental “la organización de la clase trabajadora como partido político”, en tanto “la experiencia nos enseña que la lucha de clases tiene su complemento en esta organización”. La misma editorial recordaba que se habían publicado numerosos artículos “en pro de una y otra organización” para hacer “patentes las ventajas de ambas”.3

5Tanto La Vanguardia como los diferentes centros socialistas impulsaron así una campaña de apoyo a las sociedades gremiales, en las cuales intervenían de forma activa, disputando la hegemonía política con grupos anarquistas. La apertura del local del Centro Socialista Obrero, tal como analizamos en el capítulo 2, ofreció un lugar para la realización de reuniones gremiales, en las cuales los propios militantes socialistas jugaban un papel activo. Los socialistas argumentaban sistemáticamente que el avance del desarrollo capitalista en Argentina había cerrado las posibilidades de ascenso social para los trabajadores, y por ello explicaban el desarrollo de las huelgas, que eran justas e inevitables, así como la expansión de las sociedades gremiales.

  • 4 La Vanguardia, 12 de enero y 21 de diciembre de 1895.

6Fueron así definiéndose, en fecha tan temprana como mediados de la década de 1890, una serie de caracterizaciones que constituyeron el núcleo de la postura socialista sobre las huelgas y las luchas de tipo sindical. Si, por un lado, éstas eran un producto inevitable del desarrollo capitalista, y debían ser no solo defendidas de los ataques patronales sino incluso reivindicadas como un síntoma del avance de una delimitación clasista por parte de los trabajadores, constituían al mismo tiempo, por otro lado, un método “atrasado” de la lucha de clases. Mientras las huelgas podrían traer como resultado mejoras transitorias, siempre y cuando fueran impulsadas “en el momento propicio e inteligentemente dirigidas”, la acción política era el camino que permitía alcanzar “poco a poco reformas de un orden más radical y permanente que les acercan al día tan anhelado de su emancipación económica”. La superioridad de la “acción política” se veía reforzada por el hecho de que permitía consolidar la unidad de conjunto de la clase obrera: mientras las eventuales mejoras de una huelga solo eran aprovechados por el gremio que las realizaba, las obtenidas en el terreno político favorecían “a la clase obrera en general”.4

7A mediados de 1896, una generalizada agitación huelguística conocida como “huelga grande” llevó al conflicto a decenas de gremios de la ciudad de Buenos Aires y otros puntos del país. En el caso de los socialistas, que jugaron un papel destacado en la organización de muchos de esos conflictos, fue una experiencia que marcó decisivamente sus planteos y posicionamientos. La caracterización que ya habían elaborado sobre las huelgas implicó una cerrada negativa a extender el conflicto a otros oficios, en tanto consideraban que la generalización de la huelga en todos los gremios no contribuiría a asegurar la victoria, sino que, al contrario, era un mecanismo incapaz de proveer a un triunfo de las reivindicaciones obreras y proclive a favorecer los planteamientos anarquistas. La larga extensión del conflicto y su culminación con una derrota, por otra parte, contribuyó a reforzar dicha postura.

  • 5 La Vanguardia, 3 de octubre de 1896.

8Juan B. Justo trazó un balance que resumía los posicionamientos desarrollados por el socialismo local en este período temprano. Desde su perspectiva, las huelgas eran el primer paso en la lucha del proletariado: aun cuando fracasaran, eran “en principio buenas para la clase obrera”, en la medida en que sacaban a los trabajadores de la pasividad o la inacción y contribuían a fortalecer “los sentimientos y hábitos de solidaridad” y a experimentar cómo el gobierno se ponía “servilmente al servicio de los patrones”. La huelga, sin embargo, era también para Justo “una forma de lucha rudimentaria”. En su argumentación agregaba la idea de que constituía en realidad una “acción negativa y pasiva”, porque en un conflicto huelguístico los trabajadores se reunían “para no hacer”. La lucha política — y, agregaba Justo, la asociación cooperativa— eran por el contrario un “esfuerzo activo”, a través del cual los trabajadores estarían en condiciones de adquirir “los conocimientos y la disciplina que les hacen falta para llegar a su emancipación”.5

9Los siguientes tres capítulos exploran diversos aspectos de la relación siempre compleja con el movimiento obrero que este tipo de posicionamientos le costó al socialismo local. Todos ellos están atravesados por un eje común: las discusiones y tensiones internas a través de las cuales el socialismo argentino fue delimitando sus posicionamientos respecto al modo de intervenir en las filas obreras y al tipo de consignas y formas organizativas que debían plantearse en ellas. Si bien cada capítulo aborda un nudo problemático específico —la ruptura de los “colectivistas”, el debate sobre la huelga general y las discusiones internas acerca de la relación entre partido y sindicato— están organizados también en forma cronológica, abordando en conjunto el período que va desde 1897 hasta 1904. Se trató, como veremos, de un lapso decisivo al término del cual el Partido Socialista forjó una forma de intervención en el movimiento obrero y sindical que tendría consecuencias duraderas.

Notes

1 Vorwärts, 17 de noviembre de 1888.

2 Vorwärts, 19 de noviembre de 1892.

3 La Vanguardia, 27 de julio de 1895.

4 La Vanguardia, 12 de enero y 21 de diciembre de 1895.

5 La Vanguardia, 3 de octubre de 1896.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search