Version classiqueVersion mobile

Pueblo Mapuche

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Ensayo 5. Notas sobre Neoliberalismo y Pueblo Mapuche236

Texte intégral

Introducción

  • 236 Estas “Notas” sintetizan el capítulo “Pueblo Mapuche y neo-liberalismo” del autor en conjunto con e (...)

1El pueblo mapuche en Chile llegó a retener, después de la invasión española, un territorio autónomo al sur del río Biobío, reconocido por tratados entre las dos naciones. La inclusión del Estado de Chile (formalizado en 1818) en la economía mundial, provocó políticas orientadas a ocupar ese territorio que escapaba a su control. La nueva invasión se produjo entre 1861 y 1882.

2La República asignó o remató entre ‘colonos’ chilenos o extranjeros más del 90% del territorio ancestral mapuche; no más del 6% de aquel territorio histórico lo destino a crear “reducciones” donde encerró a las familias indígenas en parcelas de superficie agrícola y fertilidad insuficiente para la mera subsistencia. Ni las formas tradicionales del poder oligárquico y ‘el desarrollo hacia afuera’, ni las políticas del desarrollismo y el modelo ISI tras la crisis de 1929, el Frente Popular, el rol industrialista del Estado y su pronta retirada (relativa) en beneficio del gran capital concentrado y asociado a la inversión imperialista, implicaron mejor trato o reconocimiento de derechos étnico-sociales de los mapuche. Predominó, con matices, el principio liberal ‘modernizador’: integrar al mapuche a los mercados de fuerza de trabajo, eliminar la propiedad comunitaria de los Lof, subdividir y desagregar mediante ‘títulos individuales’ de las ínfimas parcelas.

3La dictadura cívico-militar adelantó al 11 de septiembre del 73 su acción represora criminal (so pretexto de la ‘ley de control de armas’) en las tierras de mapuche. Inmediatamente suprimió los derechos que había otorgado a los pueblos originarios la Ley Indígena 17.729, aprobada en 1972, bajo el gobierno de Salvador Allende (y muy deformada por el Parlamento opositor).

4La dictadura cívico-militar adelantó al 11 de septiembre del 73 su acción represora criminal (so pretexto de la ‘ley de control de armas’) en las tierras de mapuche. Inmediatamente suprimió los derechos que había otorgado a los pueblos originarios la Ley Indígena 17.729, aprobada en 1972, bajo el gobierno de Salvador Allende (y muy deformada por el Parlamento opositor).

5La dictadura respaldó con la fuerza la explotación agro-industrial ‘moderna’ a cargo de empresas transnacionales de la madera (Decreto-Ley 701, de 1974). Suspendió los derechos de las organizaciones sindicales, cooperativas y asociaciones campesinas en general. Facilitó la enajenación de tierras mapuche, ahora adquiridas por el gran capital de la celulosa y madera. Finalmente, impuso por el Decreto-Ley 2.568 de 1979, la división de las tierras de las comunidades mapuche y la asignación de títulos individuales de propiedad, rompiendo el esquema comunitario histórico de uso de la tierra.

  • 237 Ver María Francisca Colipai Huanqui, Indígenas rurales y Urbanos: Realidades y Desafíos. En ¿Chile (...)

6*Según la encuesta Casen 2011, el 19,2% de los indígenas en general viven en la ‘pobreza’ y el 4,3% en la ‘extrema pobreza’, frente al 22,7% y el 2,7% correspondiente a los no indígenas. El 5% del total indígena era analfabeto y el promedio de escolaridad de ellos de 7,8 años (2,2 años menos que el de los no indígenas). “En la enseñanza media se presentan desigualdades que acrecientan enormemente el acceso a la educación superior”237

  • 238 Ver Matías Meza-Lopehandía, Racismo Ambiental. En Revista de Historia Social y de las Mentalidades, (...)

7*La aguda contaminación de las aguas en la macro región sur, quedaba en evidencia hace décadas. Así, en el 2005 el promedio nacional de cobertura de tratamiento ascendía al 81% de las aguas servidas, mientras que en La Araucanía -la más pobre a nivel nacional- alcanzaba sólo al 15%. El restante 85% “se vertía directamente en lagos, ríos y costas de la región amenazando la salud de las personas, el desarrollo de la agricultura y la biodiversidad. Si bien las Plantas de Tratamiento reducen la cantidad de coliformes fecales que se depositan en el río, generan contaminantes químicos que son más peligrosos y crean un nuevo problema con los lodos”.238

8.

  • 239 Ídem.

9*Organizaciones mapuche denunciaban que el 70% de la basura producida en la región va a parar a territorio mapuche. Gran número de basurales (Galvarino, Gorbea, Imperial, Loncoche, Melipeuco, Perquenco, Pitrufquén, Pucón, Saavedra, Teodoro Schmidt, Temuco, Vilcún, Villarrica, Ercilla, Los Sauces, Lumaco, Purén, Lautaro, fueron instalados muy cerca de Comunidades Mapuche). “A finales de 1997, unas 200 embarcaciones de pescadores artesanales de la caleta de Mehuín, impedían que un barco de la forestal CELCO iniciara los estudios requeridos para construir un ducto que evacuaría los tóxicos provenientes de la Celulosa Valdivia en construcción en las costas del poblado”.239 A pocos meses de la puesta en marcha de aquella Planta Valdivia, se hallaban cisnes de cuello negro muertos en los alrededores del humedal y Santuario de la Naturaleza Carlos Andwanter, valiosísimo para la bio-diversidad. ONG’s y colectivos de mapuche urbanos crearon la ‘Red de Acción por los Derechos Ambientales’ (RADA) y, luego, la Coordinación de Comunidades en Conflictos Ambientales. En julio de 2006, más de 80 organizaciones de todo Chile y el territorio mapuche exponían los problemas ambientales que los victimizaban y avanzaron compartiendo experiencias de organización frente a las estrategias de las empresas, que usan la prepotencia, el respaldo de instituciones públicas y, cuando lo ven necesario, las ofertas de ‘financiamientos’ a fin de dividir los movimientos sociales o ‘ablandar’ actores o instituciones y hasta ‘estudios técnicos’, y ponerlos a su favor.

10Los grupos económicos y los medios de comunicación que controlan, alientan el falso ‘sentido común’ que intenta convencer a la opinión pública de que los mapuche pretenden convertirse en ‘un Estado dentro de otro estado’. La realidad desmienta el dicho, puesto que casi la unanimidad de las propuestas de ‘autonomía como pueblo indígena’ conciben la convivencia con los no mapuche en el Estado de Chile. En contraste, los grupos del gran capital, las forestales, etc., sí constituyen un enorme poder dentro del Estado y la sociedad del país.

  • 240 FAZIO (1997), p. 70.
  • 241 FAZIO (1997), p. 71.

11La producción, distribución y consumo de alimentos, está también groseramente concentrada y controlan a su antojo las cadenas comercializadoras, los supermercados.240. Imponen las condiciones de venta, abusando de la publicidad, “actividad cuyo costo recae, desde luego, en los propios consumidores”241. Industrializan productos agrícolas, imponen las condiciones de la compraventa a los agricultores. Ese poder de las grandes cadenas de supermercados impacta sobre la capacidad de negociación de los pequeños y medianos productores y sobre el poder adquisitivo de los consumidores.

El problema forestal en territorio mapuche

  • 242 Dras. Daniela Manustrevich y Melinda Gurr, Política Forestal y cambios socio.ambientales. Le Monde (...)

12Desde 1973 a enero de 2017 la superficie de plantaciones, especialmente pino radiata y eucaliptus, creció en 727%. El enorme tamaño de esas plantaciones disminuye costos y aumenta las ganancias de las empresas gigantes. La gran concentración espacial tiene un amplio impacto en el medio ambiente. Afectados directos: familias y Comunidades mapuche.242

  • 243 Aukiñ Wallmapu Ngulam, Consejo de Todas las Tierras (1997). El Pueblo Mapuche, su territorio y sus (...)
  • 244 Consejo... (1997), p. 90. Codeff (1992), 37 y 47.

13* El Decreto Ley Nº 701, de 1974, subsidió la plantación de bosques sobre áreas previamente deforestadas y erosionadas, recursos con que las empresas aceleraron sus compras de nuevas tierras243. Por cierto, se usó también ese decreto en tierras con abundante bosque nativo244. Aquel instrumento legal dictatorial, establece altas subvenciones a la reforestación con pino radiata y eucaliptus, que llegan a financiar con fondos estatales el 75% de los costos de plantación. Las grandes empresas abaratan sus costos de producción, pagan una mano de obra barata y han adquirido muchas tierras al Estado, por debajo de su valor real. Esa realidad, que sostuvo y sostiene la ‘reforestación’, atenta contra los intereses no sólo de los pueblos originarios, sino de la sociedad entera. En similar sentido, las empresas transnacionales que se enriquecen con el bosque y presionan sobre tierras comunitarias mapuche se amparan en el Decreto Ley 2.568 de 1979.

  • 245 Consejo... (1997), p. 10.
  • 246 Ibíd, pp. 91 y 98.

“Sus actividades de introducción de especies exóticas, están destruyendo aceleradamente la biodiversidad, proceso en muchos de los casos irreversible, alterando de manera definitiva los sistemas ecológicos […] han desaparecido un sin número de variedades de especies y plantas de uso tradicional, las cuales son utilizadas para la realización de ceremonias religiosas y medicinales por las comunidades mapuche”245 [...] “Los bosques nativos sufrieron un nuevo tipo de agresión desde 1986, al permitir el Estado que las empresas los conviertan en astillas para la fabricación de papeles finos para computadoras y fax. Las propiedades con bosque nativo se han concentrado en escasas manos: el 22,48% de los propietarios posee el 88,15% de las tierras”246.

14* El Decreto Ley 2568 no sólo dividió, atomizó la tierra en las Comunidades; enemistó a las familias, a los hermanos y parientes, entre quienes vendieron y quienes no vendieron la tierra, entre quienes estaban en el campo y quienes se habían visto compelidos al ‘éxodo’ hacia las ciudades Para el economista Hugo Fazio, hubo un cambio trascendental en la agricultura desde los años 1995- 2000 (gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle), esto es la alta concentración de la propiedad silvo-agrícola:

  • 247 Hugo FAZIO, Mapa actual de la extrema riqueza en Chile (Santiago, LOM-ARCIS, 1997, p. 20.

“Un cambio significativo se ha producido, igualmente, en el control del territorio nacional. La reforma agraria desarrollada durante los gobiernos de Frei y Allende terminó, en lo fundamental, con el viejo latifundio, al tiempo que se nacionalizaban riquezas mineras. Pero en la segunda mitad de los años noventa se registra nuevamente una alta concentración de la propiedad territorial en manos de capitales radicados en el sector minero y forestal, preferentemente”247.

15Nos parece que la extrema concentración de la propiedad territorial comenzó en los ‘80, a partir de los siguientes factores.

  1. La reversión del proceso reforma agraria, bajo la dictadura de Pinochet mediante la devolución de latifundios intervenidos o expropiados legalmente a sus propietarios anteriores a la Reforma.
  2. La asignación de títulos de pequeña propiedad individual unida a la presión cultural y económica hacia los nuevos “pequeños propietarios” con el fin de que éstos vendan sus derechos y sean adquiridos por terceros (para explotación orientada a la exportación o al consumo a nacional; ejemplo, los muchos predios productores de “Nuevo Cerdo” o “Super Pollo”, etc.).

16Ese es el origen de la gran propiedad forestal. ¿El ‘espíritu patriótico neoliberal, se inquieta por la soberanía nacional en manos de empresarios asociados al capital extranjero?

  • 248 FAZIO (1997), p. 20.

“Por ejemplo, el patrimonio forestal de las cuatro principales empresas que tienen recursos boscosos propios alcanza un valor de alrededor de los US$ 2.940 millones, de acuerdo a la valoración que hacen las propias empresas de dichos activos. Además, en conjunto estas sociedades concentran cerca de dos tercios del total de las plantaciones forestales que existen en el país. Ellas son Celulosa Arauco y Forestal Cholguán, controladas por el grupo Angelini, la primera en sociedad en partes iguales con International Paper; CMPC, el principal conglomerado del grupo Matte, y Forestal Terranova, perteneciente al grupo suizo Schmidheiny. Un porcentaje apreciable del territorio nacional está en los hechos en manos de capitales extranjeros”248

17* El agua en La Araucanía

  • 249 Paz Neira Barría, El Agua en La Araucanía, Le Monde Diplomatique, noviembre 2019.

La arbitraria distribución del agua es un gran problema en el sur de chile, a pesar de que lo pensemos ‘verde y lluvioso, con grandes ríos’. Un 49% (2361 personas) de los titulares de derechos de agua, de uso consuntivo, en La Araucanía se apropia del 1% de los derechos otorgados, con un caudal de 0,5 l/s. Pero 16 titulares detentan cerca del 23% de los derechos de agua. En términos más amplios, tales concesiones especial mente para riego y favorecen a las empresas forestales.249

Grupos económicos oligopólicos

  • 250 FAZIO (1997), p. 26.

18“Al 31 de diciembre de 1996, las cuatro sociedades anónimas abiertas con patrimonios superiores al billón de pesos, eran Copec, Endesa, Celarauco y Empresas CMPC”. En Copec, la mayoría accionaria se reparte en partes iguales entre el grupo Angelini y el consorcio norteamericano International Paper, que posee el control de la empresa de origen primitivamente neozelandés Carter Holt Harvey. International Paper es la empresa forestal más grande del mundo. Celulosa Arauco y Constitución es la principal filial del conglomerado Copec. A su vez, Endesa es filial del holding Enersis, un grupo económico generado en la década de los ochenta a partir del proceso de privatización de Chilectra Metropolitana. Finalmente, Empresas CMPC es el mayor conglomerado del grupo Matte”250.

  • 251 FAZIO (1997), p. 21.

19[…] Los niveles de concentración patrimonial a nivel nacional y en los sectores económicos fundamentales son muy altos. Las posiciones hegemónicas pertenecen a un puñado de grandes grupos internos -todos los cuales se expanden no sólo en Chile, sino que además regionalmente- y capitales transnacionales, dentro de los cuales destacan los de origen norteamericano y canadiense. Frecuentemente, en sus nuevos proyectos los grupos económicos internos se asocian con capitales transnacionales y en los otros países de la región, además, con grupos locales. La historia comienza a escribirse ahora siendo necesario conocer, por ejemplo, a los principales grupos argentinos o brasileños. Ello será todavía más necesario a futuro”251.

  • 252 FAZIO (1997), p. 165.

20El grupo Luksic tiene considerable presencia en los sectores bancario y minero; en cuanto a industrias alimenticias, controla CCU, Lucchetti y Viña San Pedro. Controla Forestal Quiñenco252.

21Los grupos Angelini y Matte han aumentado su poderío desde 1978, en que figuraban respectivamente en los lugares 4° y 3° respecto al control patrimonial de sus empresas: “figuran a la cabeza en el listado de los mayores grupos económicos de origen chileno, desde los inicios de la década de los ochenta” (Fazio, p. 26).

22El grupo Yuraszeck aún no existía. El listado se alarga a empresas con patrimonios sobre el medio billón de pesos, se agregan la Compañía de Telecomunicaciones de Chile (la CTC, controlada por Telefónica de España desde abril de 1990, que desde 1999 se denominó Telefónica de Chile y desde octubre de 2009 pasó a denominarse Movistar) y Enersis, adquirida a mediados de 1997 por Endesa España. La CTC y Enersis son el fruto de la política privatizadora de empresas estatales, iniciada por Pinochet y mantenida sin grandes cambios por los gobiernos de la Concertación.

23El proceso de la expansión de los mega grupos económicos chilenos se financia en un alto porcentaje en el exterior, especialmente colocando los llamados yankee bonds en el mercado de deuda norteamericano, aprovechando sus bajas tasas de interés, su gran liquidez y que otorga los financiamientos de más largo plazo. La primera colocación de yankee bonds la hizo en el cuarto trimestre de 1995, Celulosa Arauco, filial del conglomerado Copec, controlado por el grupo Angelini y la transnacional Carter Holt Harvey. Crecieron las empresas eléctricas Chilgener, Endesa y Pehuenche (filial de la anterior).

  • 253 Fuente: http://www.nodo50.org/weftun

24La derecha y sus medios (El Mercurio, 10 de abril de 1997) presionan para que el Estado siga siendo minimizado, para ampliar el área de la empresa privada, y para que el mismo asigne mayores recursos al empresariado pagando sus deudas. El economista Hugo Fazio interroga al Estado y la opinión pública de los chilenos: ¿Hasta cuándo el conjunto de los chilenos va a continuar pagando obligaciones adquiridas por un reducido número de grandes intereses económicos? Un artículo de 2002 publica una lista de personalidades doblemente vinculadas al poder empresarial y al poder político.253.Algunos personeros políticos citados:

25Alberto Etchegaray, Ingeniero comercial (DC), ex Ministro de la Vivienda en el primer gobierno de la Concertación (1990-1994) durante el año 2000 integraba el directorio de Bosques Arauco (periodo 1999-2000); fue vicepresidente de Esval (empresa sanitaria); ha sido director del Banco del Desarrollo y, a la vez, de la Fundación Nacional para la superación de la pobreza. Eugenio Ortega, dirigente de la DC, ex Diputado, en el 2000 estaba vinculado al directorio de Bosques Arauco, y también del directorio de la Fundación Nacional para la superación de la pobreza; a la vez, coordinador de la preparación del informe sobre desarrollo humano en Chile del Programa ONU (PNUD). Sebastián Piñera Echenique, en 2001 participaba en el directorio de una gran empresa del grupo Angelini (Antarchile S.A.), además de las propias; luego fue Presidente de la República. Juan Agustín Figueroa, ex Ministro de Agricultura (1990 -1994), en su directa vinculación con el rubro forestal en las zonas de conflicto de Traiguén, propietario del predio forestal Nancahue de 1.800 hectáreas.

En la explotación del bosque

  • 254 FAZIO (1997), p. 104.
  • 255 FAZIO (1997), p. 105.

26El grupo Angelini fue fundado por Anacleto Angelini (llegado desde Italia en 1948). Hizo su fortuna creando, junto con otros inversionistas chilenos, la empresa Pinturas Tajamar, luego invirtió en la construcción y entre 1953 y 1956, en la industria pesquera. Controlaba cuatro empresas en 1970, y a fines de 1978, participaba en 26 empresas, controlando 16 de ellas, principalmente de los rubros forestal y pesquero. Según Dahse (1978), en 1970 poseía el 19,2 % de las Maderas Prensadas Cholguán, además de controlar importantes empresas pesqueras. En 1978, el grupo Angelini controlaba el 65% de las Maderas Prensadas Cholguán, con un patrimonio de 14,19 millones de dólares, el total de la Sociedad Forestal Siberia S.A. y de Forestal Cholguán S.A. con patrimonios respectivamente de 1,77 y 5,77 millones de dólares254. La sociedad holding de este grupo, recibió el nombre de Antar Chile, que agrupa en la actualidad las inversiones forestales, financieras, mineras, de combustibles, línea blanca y al holding Cholguán, que a su vez tiene tres empresas bajo su alero. A mediados de los ochenta, el grupo Angelini adquirió el conglomerado Copec, que incluía su filial, Celulosa Arauco y Constitución. De esta forma, el grupo se hizo en el más grande en el sector forestal. En Copec, el grupo Angelini se encuentra asociado en partes iguales con Carter Holt Harvey International Limited, sociedad controlada a su vez por International Paper, la mayor empresa forestal de Estados Unidos255.

  • 256 FAZIO (1997), p. 107.

27El conglomerado Copec es el mayor existente en Chile. La sociedad anónima Celarauco es una de sus filiales y el conglomerado no sólo controla combustible, como su nombre lo indica, sino participa en varios otros sectores de la economía: forestal, pesquero, eléctrico, minero y servicios. Como forestal, elabora y comercializa celulosa256, desde que en 1976 compró las empresas que, fusionadas, dieron origen a Celulosa Arauco y Constitución S.A.

  • 257 FAZIO (1997), pp. 109-110.

28Copec es encabezado por Felipe Lamarca, quien fuese funcionario de confianza de la dictadura; en 1997 asumió la presidencia de la Sociedad de Fomento Fabril. En el rubro de combustibles, Copec es la mayor empresa comercializadora del país, controlando el 51% del mercado, seguida por la transnacional angloholandesa Shell (25%), la norteamericana Esso (20%) y un 4% restante, donde destacan la empresa argentina YPF y la estadounidense Texaco257.

  • 258 FAZIO (1997), pp. 112-113.

29El grupo Angelini mantenía un conflicto con su socio, International Paper, porque esta empresa (que ya controla gran parte de los pinos radiata de Nueva Zelandia) quiere controlar el pino de Chile, para tener la mayor parte de la producción mundial de esa especie., según declaró Felipe Lamarca258. International Paper quiere tener participación directa en la gestión de Copec y sus filiales, particularmente Celulosa Arauco y Constitución. El representante en Chile de la empresa Carter Holt Harvey (la filial de International Paper) fue hasta 2013 Máximo Pacheco Matte, quien fue ministro de energía (hijo del abogado, ex embajador y ministro de Frei Montalva, Máximo Pacheco Gómez).

  • 259 FAZIO (1997), p. 114.

30Empresa gigante de la producción de celulosa de Chile es Celulosa Arauco y Constitución-Celarauco, que poseen miles de hectáreas dedicadas a las plantaciones forestales. Junto al holding Copec, está presente el grupo Matte, tradicionalmente vinculado a la Papelera (en los tiempos en que el grupo era conocido como Matte-Alessandri, al ex Presidente Jorge Alessandri se le llamaba “el papelero”). El grupo Matte está asociado con la empresa norteamericana Simpson Paper en el control, por partes iguales, de Celulosa del Pacífico (Celpac), y a la transnacional anglo-holandesa Shell, que en sociedad con Scott Paper (norteamericana) y nuevamente con el grupo Matte, dirige Celulosa Santa Fe. Por tanto, según Fazio, la concentración del sector forestal se expresa en la presencia de dos de los grandes grupos chilenos (Angelini y Matte), asociados con capitales transnacionales259.

31En diciembre de 1996, Celarauco por sí sola concentraba casi la tercera parte de la masa boscosa en el territorio nacional, valorando sus plantaciones y bosques en unos US$ 1.440 millones. Un 93,5% de su superficie plantada corresponde a pino radiata y un 5,8% a eucalipto. Organizaciones mapuche y ambientalistas, han denunciado las negativas consecuencias de la escasa diversidad de especies cultivadas por las empresas, lo que deteriora la biodiversidad.

  • 260 FAZIO (1997), p. 115.

32En cuanto a las exportaciones forestales, del total de éstas, Copec concentra el 24,5%, el grupo Matte (por intermedio de Celpac y la CMPC) controla un 20% y Santa Fe un 7,3%. Sólo estas tres empresas, concentraban más del 51% de las exportaciones del sector260.

  • 261 FAZIO (1997), p. 117.

33El grupo Angelini adquirió en 1996, a través de Celulosa Arauco y Constitución, la empresa de celulosa argentina Alto Paraná S.A. (APSA), mostrando así su determinación de transformarse en una empresa regional en el área forestal del Cono sur del subcontinente. APSA también opera en Chile, donde sus ejecutivos pretenden levantar dos plantas de celulosa: una en la X Región, Celulosa Valdivia, y otra en la VIII Región, de 550.000 toneladas cada una. La Planta Arauco, desde 1997 aumentaba su producción a fin de llegar a inicios del siglo XXI a dos millones y medio de toneladas anuales. Por su parte, el holding Copec tiene un plan de expansión muy grande en el negocio de la celulosa261.

  • 262 FAZIO (1997), p. 118.
  • 263 FAZIO (1997), pp. 118-119.

34Además, el grupo Angelini posee importantes porcentajes de participación en la propiedad de otras empresas forestales, entre las que se cuentan Forestal Arauco, Forestal Valdivia, Aserraderos Arauco, Paneles Arauco, Forestal Celco y Forestal Chile, estas dos últimas fusionadas en abril de 1997, sumando entre ambas más de 220.000 hectáreas en plantaciones262. Posee también Maderas Prensadas Cholguán, fundada en 1954, dedicada a la elaboración de maderas aglomeradas y que hasta 1978 y que, además, explotaba bosques. En noviembre de dicho año fue creada Forestal Cholguán, para especializarse en la explotación de los bosques de pino. Sus bosques están ubicados en la VIII Región, sobre todo en la provincia de Bio Bío, pero el grupo empresarial posee en otras provincias, plantas para producir madera aserrada, siendo la más moderna, la levantada en Mariquina, administrada por Sociedad Maderera Industrial Las Lumas Ltda., que procesa plantaciones de pino de Forestal Valdivia. Los ejecutivos esperan que, con las nuevas plantas, Celco llegue a exportar un millón de metros cúbicos de madera aserrada, para lo que ya ha creado dos empresas comercializadoras: Centromadera, para el mercado nacional, y Arauco Wood Products, con sede en Atlanta, E.UU., que negociará en el exterior263.

35El grupo Angelini se propuso diversificar sus actividades, hacia el sector eléctrico, adquiriendo acciones de Chilgener.

36El grupo Matte tiene gran capital en la industria maderera. No obstante, la industria de la celulosa de los años 70 fue mayoritariamente de propiedad estatal. Luego -con la dictadura- pasó a ser controlada en los 80 por capitales privados chilenos, entre ellos el grupo Matte.

  • 264 FAZIO (1997), p. 171.
  • 265 Ibíd.
  • 266 FAZIO (1997), pp. 171-172.

37Eliodoro Matte Larraín tiene gran presencia pública, como presidente del Centro de Estudios Públicos, ha sido directivo de la Corporación de la Madera y de la SOFOFA264. (Su hermano Bernardo Matte fue uno de los pilares de la carrera política del senador derechista Andrés Allamand, y su hermana Patricia Matte trabajó con el político Miguel Kast cuando éste fue director de ODEPLAN en el período de la dictadura). El principal conglomerado del grupo es la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC), “levantada como bandera en los años del gobierno de Salvador Allende, en contra de la ampliación del área de propiedad social”265. La presidencia del directorio de la “Papelera” la ocupó el ingeniero Jorge Alessandri Rodríguez, salvo en los años en que éste fue Presidente de la República. Alessandri era hermano de Rosa Ester Alessandri, casada con Arturo Matte Larraín; éste y su hermano Luis Matte Larraín, primos de Eliodoro Matte Ossa (padre de Eliodoro Matte Larraín), fueron dos de los más importantes fundadores de la Papelera. Por estas vinculaciones familiares y políticas, se trata de un grupo que por largos años ha tenido una fuerte influencia en la derecha política266. Entre 1970 y 1978, este grupo había crecido, de 26 a 35 empresas, entre las que se encontraron, en el Mapa de la Extrema Riqueza de Dahse, además de la CMPC, Muelles y Bosques S.A. (en asociación con los grupos Cruzat-Larraín y Vial), Financiera de Papeles y Cartones S.A., Forestal Mininco S.A. y Aserraderos San Pedro S.A. (también en sociedad con los Cruzat-Larraín y con los Vial).

  • 267 FAZIO (1997), p. 176. Cita diario de 27-V-1996.
  • 268 Ibíd.

38La CMPC, en 1979 traspasó sus activos forestales a Forestal Mininco, siendo así, ésta, una empresa totalmente dependiente del grupo Matte, si bien luego éste controló el 55,40% de dicha empresa. El grupo Matte ha entrado en el negocio de la celulosa obtenida del eucalipto, asociándose con la estadounidense Simpson Paper en Celpac, y como socio minoritario en Sanfa Fe –controlada por la Shell. Eliodoro Matte267 dijo que su empresa tenía 50.000 hectáreas de plantaciones de eucalipto, que estarían madurando a inicios de la década de 2000; esta celulosa se usa para producir papeles finos blancos, a diferencia de la celulosa que hasta entonces producía el grupo, que es más dura y se usa para envases, sacos, cajas de cartón, formularios continuos o papel periódico. El grupo se ha expandido a Argentina, para acceder a nuevas tierras para plantaciones forestales, ya que, según Eliodoro Matte, “no hay donde plantar más en Chile. Hoy día se está plantando en áreas agrícolas, donde antiguamente se sembraba trigo o se criaba ganado”, por eso se alistaban a comprar tierras en el norte de Argentina268.

  • 269 FAZIO (1997), p. 178.

39Cuando remeció a Chile el gran delito de “colusión” monopolista de las dos grandes empresas que producen papel de masivo consumo popular, (las ganancias ilícitas de ellas derivan también del papel higiénico y de las toallas higiénicas) se destaca la nefasta realidad del monopolio de la celulosa y el papel. Otras empresas forestales del holding encabezado por Empresas CMPC, son Aserraderos Mininco S.A., Servicios Forestales Escuadrón Ltda., Inmobiliaria Pinares Ltda., Sociedad Forestal Crecex S.A., Forestal Río Vergara S.A., Forestal y Agrícola Monte Águila S.A., Agrícola y Ganadera Monteverde S.A.269

  • 270 FAZIO (1997), p. 180.

40Otros grupos, como Cruzat-Larraín y Vial, también entraron en el negocio, y después de su quiebra en los 80, el Estado intervino para después reprivatizar las empresas de celulosa. Fue el grupo Matte el que más aprovechó la reprivatización270. Este grupo en 1992 poseía más de 300.000 hectáreas, de las cuales más de 230.000 eran de pino radiata.

  • 271 FAZIO (1997), p. 187.

41Inforsa (Industrias Forestales S.A.) fue una de las empresas productoras de celulosa que se financiaron con participación estatal y privada. En 1963 era su presidente, Julio Durán Neumann, senador radical, quien ese año lanzó su candidatura presidencial con apoyo de la derecha política y económica; era hermano de Domingo Durán Neumann, uno de los empresarios que han adquirido vastos predios de propiedad mapuche, incluso mediante el uso de mecanismos de usurpación. Inforsa fue adquirida por el grupo Matte en el último trimestre de 1986, en la reprivatización lograda bajo dictadura. Este acto adquirió el carácter de escándalo; en diciembre de 1996, las empresas CMPC poseían el 81,95% de Inforsa. El Grupo Matte se vio favorecido por el subsidio establecido en el Decreto Ley 701, promulgado por la Dictadura en 1974. El subsidio alcanzó al 75% de los costos de forestación, más rebajas tributarias y líneas crediticias preferentes. Según el ex ministro de Agricultura, Emiliano Ortega, desde la vigencia del D.L. 701, el Estado pagó 170 millones de dólares de los cuales el 60% benefició a las más grandes empresas forestales como la Papelera y una mínima cantidad por propietarios de menos de 10 hectáreas271.

42El grupo Said tiene holdings principales en el Banco BHIF, Embotelladora Andina, Envases del Pacífico y Parque Arauco. También está presente en el sector forestal, a través del control del 50% de la empresa Inversiones Forestales Ltda.

  • 272 FAZIO (1997), pp. 283-286.

43La lista de empresas con patrimonios entre cien mil millones y 250 mil millones de pesos, incluye también a Forestal Terranova, con un patrimonio de $158.350,60. Terranova en propiedad del grupo suizo encabezado por Stefan Schmidheiny, quien fue hasta 1994 el accionista mayoritario individual del holding CAP, el que en ese año se dividió en tres sociedades: CAP, Invercap y Forestal Terranova, la cual posee, además, 7.200 hectáreas de pinos en Brasil y 60.000 hás. de pino en Venezuela y el 99,99% de Terranova Argentina. Sus otras empresas filiales son: Fibranova (tableros MDF), Forestal Millalemu (bosques), Andinos (aserraderos) e Innova (puertas)272.

  • 273 FAZIO (1997), pp. 295-297.

44El grupo Briones es encabezado por Hernán Briones, quien fue presidente de la SOFOFA en la primera mitad de la década de los 90, y se originó en la explotación de Cementos Bío Bío, empresa creada en diciembre de 1957 y beneficiada por las privatizaciones hechas en dictadura, ya que en 1978 compró casi todas las acciones de la Industria Nacional de Cemento S.A., empresa creada por el Estado. Durante 1980, sin duda aprovechando los beneficios a la industria maderera y el proceso de destrucción de la comunidad indígena, la empresa Cementos Bío Bío creó su División Maderas. En 1989 formó la sociedad de responsabilidad limitada Forestal Cementos Bío Bío Ltda., para la explotación de pino radiata en la VII, VIII y IX regiones273.

45Inversiones Pathfinder es otro grupo mediano. Desde mediados de 1992, es controlado por Marco Cariola, Juan Obach y Félix Bacigalupo y se expresa a través de dos conglomerados: Masisa (Maderas y Sintéticos Sociedad Anónima) y Empresas Iansa. Masisa fue constituida en Valdivia en 1964. El conglomerado incluye Forestal Tornagaleones S.A. (54%), Forestal Río Calle Calle S.A. y Forestal Argentina S.A.

  • 274 FAZIO (1997), pp. 333-334.

46El grupo empresarial encabezado por Francisco Javier Errázuriz Talavera, tiene como empresa matriz a Inverraz, con filiales en diversas áreas económicas, entre otras, minera, agrícola, forestal, pesquera y una cadena de supermercados. Por cierto, posee silvo-agrícolas: Ganadera y Forestal Nacional, Frutícola Nacional y Pesquera Nacional274.

El oligopolio de la electricidad

47El control de la producción de electricidad incide triplemente en la vida de los pueblos indígenas y de la población de Chile:

  • imponiendo precios a toda la población;
  • adueñándose de terrenos ocupados por poblaciones de asentamiento inmemorial, que son obligadas a desplazarse de sectores inundados por las aguas de las centrales hidroeléctricas. A la vez, ello genera impacto ambiental gravísimo.

48La energía eléctrica privilegia claramente al consumo de grandes complejos mineros La minería genera sus grandes rentabilidades a costa de los recursos hídricos, dejando sin aguas de riego a los habitantes (caso emblemático de Pascua Lama y de incontables comunidades altiplánicas y cordilleranas aymara, quechua, colla, lickan antai y diaguitas). La minería contamina el aire (caso de Andacollo y de Huasco).

  • 275 FAZIO (1997), p. 264.
  • 276 FAZIO (1997), pp. 266-268.

49El llamado grupo Hurtado Vicuña está liderado por Juan Hurtado Vicuña.275 Chilquinta es un holding eléctrico, surgido de la división y privatización de Chilectra. Desde 1996, tiene un pacto con el consorcio italiano Stet para el control de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones S.A., Entel, la segunda empresa en el rubro, después de CTC. El quinto director del pacto fue Carlos Hurtado, quien fuese ministro de Obras Públicas del gobierno de Aylwin276. La familia Hurtado hasta comienzos de los 80 tenía presencia en el sector agrícola.

  • 277 FAZIO (1997), pp. 197-239.

50El grupo Yuraszeck, que constituyó el Holding Enersis, surgió bajo la dictadura, manipulando recursos tanto de los que fueron del Estado y se privatizaron, aprovechando los mecanismos del llamado “capitalismo popular”. La privatización de la energía eléctrica, ha culminado con el traspaso del control de las empresas eléctricas a transnacionales españolas277.

51En 2004, ENERSIS puso en operación la Central hidroeléctrica Ralco, ubicada en la VIII Región de Biobío, con importante de mayor concentración de población mapuche. Su aporte era de 690 MW. En 2007 se constituyó la sociedad Centrales Hidroeléctricas de Aysén S.A., cuyo objeto es el desarrollo y explotación del proyecto hidroeléctrico en la Región de Aysén, que significará 2.750 MW de nueva capacidad instalada.

52En noviembre y diciembre de 2013 se presentaron, respectivamente, la Adenda N° 4 al EIA del proyecto de generación y, también, la Adenda N° 4 del proyecto de transmisión para el proyecto Central Hidroeléctrica Neltume, en territorio ancestral mapuche, Región de Los Ríos, Provincia de Valdivia, Comuna de Panguipulli. Se planea la construcción de una central ‘de pasada’ de 490 MW de potencia instalada, con una generación media anual de 1.885 GWh, afectando el potencial energético existente entre los lagos Pirehueico y Neltume.

El sector pesquero

53Una de las actividades de supervivencia de los pescadores pertenecientes a comunidades mapuche situadas a orillas del mar, ha sido la pesca artesanal. Bajo las leyes neoliberales, el problema de los pescadores es más grave. La Ley de Pesca conocida como “Ley Lafkenche” permitió inicialmente generar cierta protección a los intereses de los pescadores mapuche, pero la nueva “Ley Longueira” (ex parlamentario de la UDI), dejó otra vez a los pescadores en la desprotección.

  • 278 Mayumy Matujara, “Las empresas de la tortura”, en The Clinic Nº 124, pp. 18-19.

54El problema se inicia con la colaboración de empresarios de la pesca en las labores represivas y genocidas de la dictadura militar. Un artículo publicado en The Clinic el 18 de marzo de 2004278 denunciaba que, entre otras empresas, la Pesquera Arauco puso a disposición de los militares todos sus vehículos, para el golpe de estado de 1973, sirviendo para el traslado de personal de la Armada y de prisioneros, en una operación que terminaría con la muerte y desaparición de muchos de éstos. Asimismo, fue denunciada la colaboración con los golpistas, que tuvo la empresa Elecmetal, propiedad de Ricardo Claro. Al respecto, relata Mario Fernández -ex trabajador y hermano de otros dos trabajadores asesinados en 1973- que el gerente Gustavo Ross y el director, Fernán Gazmuri, junto con el interventor militar Patricio Altamirano, hicieron concurrir a la gerencia a los miembros del sindicato, quienes fueron entregados a carabineros; no se les volvió a ver con vida. Meses antes Juan Fernández, sindicalista, había sido amenazado por Ross: “si no dejaba libre a la empresa, sufrirían las consecuencias”. Quien desmiente las declaraciones de Mario Fernández no es sino el político antes citado – abogado y latifundista-, Juan Agustín Figueroa, quien intentó negar esos hechos. Él formaba parte del directorio de la compañía cuando ocurrieron esos asesinatos y declaró: “A nadie se le pasó por la mente que los detenidos iban a parar a una patrulla militar y que iban a aparecer baleados”. Figueroa en 1973 era miembro del partido Democracia Radical y reconocido aliado de la derecha golpista. Tan curioso o, mejor dicho, poco esperable, pero ‘natural’ en la transición chilena, resulta que en 1990 fuera nombrado Ministro de Agricultura por Patricio Aylwin. Algunos hasta lo consideraron un ‘hombre de la cultura’, pues había logrado hacerse presidente de la Fundación Neruda. Latifundista de la Araucanía fue protagonista de la puesta en prisión de dos longko, tras un juicio de dudosa legalidad. El señor Figueroa del presente, concertacionista y hombre de negocios, tiene aún más poder que en 1973).

  • 279 FAZIO (1997), p. 120. Cita Estrategia de 14-X-1996.
  • 280 FAZIO (1997), p. 122.

55El grupo Angelini es el de mayor presencia en el sector pesquero, poseyendo “el complejo industrial pesquero más grande de Sudamérica”279. Esta constatación nos remite a un problema que afecta a todos los pescadores artesanales, entre los que se cuentan los mapuche lafkenche: la desigual competencia que pone a los pescadores artesanales en condiciones cada vez más difíciles para obtener los recursos pesqueros que se van limitando constantemente, en la medida en que la depredación que realiza la pesca industrial va reduciendo los recursos. De esta situación son responsables todos los grupos económicos con intereses pesqueros, en mayor o menor medida de acuerdo a su área de operación: Las pesqueras del grupo Angelini operan en el norte, a excepción de Igemar que lo hace en la zona sur; además, a través de Pesquera MarAzul, el grupo operó en la pesca en Argentina. Con el fin de reducir costos, en la década de los 90 el grupo Angelini despidió trabajadores y fusionó empresas280.

56La llamada “privatización del mar”, promulgada el último día de la primera administración de Michelle Bachelet (marzo de 2010), dejó con increíbles ventajas sobre los recursos pesqueros a las llamadas “siete familias” que lideran el sector mega empresarial. Hoy los pescadores artesanales orientan las movilizaciones para obtener la derogación de la “Ley Longueira”, aspecto especialmente relevante de la ilegal e inmoral práctica de vincular la gran empresa y los políticos: recordemos que notables grupos económicos financiaron la aprobación de dicha Ley de pesca mediante el cohecho a los políticos de ambas vertientes del sistema binominal.

Conflictos entre las comunidades mapuche y las empresas transnacionales.

57En el contexto de la información reseñada, conflictos emblemáticos han sido:

58La Construcción de central hidroeléctrica en Pangue, comunidad pewenche de la VIII Región del Biobío.

59Ralco, comunidades pewenche de la VIII Región del Biobío. Ha sido uno de los conflictos de mayor alcance y difusión en la opinión pública desde el anuncio a principios del gobierno de Aylwin, 1990-1994, de la construcción de centrales hidroeléctricas con inundación de terrenos poseídos ancestralmente por comunidades mapuche pewenche.

60Proyecto de planta de celulosa con vertido de líquidos contaminantes en el mar, afectando a comunidades y a pescadores mapuche y chilenos en Mehuín, XIV Región de los Ríos. Empresa Celco, del grupo Angelini. Pese a que la planta no se construyó en Mehuín, se levantó a pocos kilómetros, en San José de la Mariquina.

61Ley de pesca, afectando los derechos de los pescadores artesanales. Equivale a la privatización del mar de Chile, virtualmente concedido a siete grandes grupos empresariales.

62Proyecto hidroeléctrico en el río Pilmaiquén.

  • 281 Darío Zambra B. “La misteriosa enfermedad que inquieta a las compañías forestales. La otra plaga de (...)

63Como ejemplo de desastre ambiental bajo la gran empresa transnacional, se destaca el daño foliar del pino, plaga que afectó a las plantaciones de pino insigne desde 2003 y que se intensificó desde el verano de 2007, en especial en las plantaciones de Celulosa Arauco y Constitución (Celco), del grupo Angelini, situadas en las comunas de Arauco y Tirúa. En julio de 2007, “Un alto ejecutivo de Forestal Arauco asegura que en total son cerca de 100 mil las hectáreas afectadas por el daño foliar del pino –como hasta ahora se ha denominado a esta enfermedad– y que la mitad de ellas pertenece al grupo Arauco. Sin embargo, fuentes de otras firmas del sector sostienen que este porcentaje se acerca al 90%”. También afectó a unas 100 hectáreas de la Forestal Mininco, del grupo Matte. No se conoce la causa exacta, pero se puede atribuir a un tipo de hongo. Ello afecta el crecimiento de la madera. El problema es que se puede extender a los bosques en general. El artículo mencionado cita que el remedio de la fumigación habría causado daños a la población de sectores cercanos a las plantaciones fumigadas desde aviones, en las comunas de Lebu, Los Álamos y Curanilahue281.

El control de los medios de comunicación

64Las mega empresas que bajo el modelo neoliberal se apropiaron de las tierras ancestralmente mapuche, son dueñas, a la vez y en cadena de los árboles, de la celulosa, del papel, de los periódicos y de las noticias. También del gran volumen de ideas e ‘información’ que el papel que ellas producen y venden difunde masivamente.

65*Dos grandes grupos periodísticos controlan la mayoría de esa industria. Tienen incontables e innegables vínculos con las poderosas transnacionales. El “clan” Edwards, encabezado por Agustín, controla la mayor parte de la prensa escrita y ello le permite generar opinión pública. El poder del grupo Matte (aliado a los Alessandri), que controlaba “la Papelera” de Puente Alto, todo el complejo industrial de la CMPC), creció enormemente cuando su ex Director, Jorge Alessandri Rodríguez, llegó a Presidente de Chile (1958-64) y también durante la dictadura, de la cual el mismo político-gran gerente fue miembro del llamado ‘Consejo de Estado’. Hoy el duopolio de Edwards y grupo Copesa mantienen un cerco informativo ante la opinión pública en Chile, dificultando que se sepa la realidad por la que pasa el pueblo mapuche, las causas del conflicto y la actitud misma de las y los mapuche, estigmatizados como terroristas, merced a la política mediática de estos consorcios.

66Aunque esta propia prensa ha admitido que, según encuestas de opinión pública, las demandas del pueblo mapuche encuentran gran aceptación en la ciudadanía, a la vez ha acrecentado los prejuicios racistas de otra parte de la población, dificultando la comprensión recíproca que permitiría generar los consensos necesarios para solucionar el conflicto en forma no violenta. Ello ha alimentado y mantenido en el tiempo el racismo y los prejuicios ante los mapuche

67Medios de comunicación alternativos, buscan vencer el “cerco informativo” de la prensa predominante. Un documento anónimo denuncia lo siguiente:

  • 282 “Medios de comunicación al servicio de los grupos económicos y en contra del pueblo mapuche” (novie (...)

“No resulta extraño, entonces, observar cómo se discute en el Parlamento el conflicto mapuche, en donde prima la visión de estas estrategias llevadas por los medios de comunicación ideológicas del sistema y que sirven directamente a las clases dominantes, logrando con ello una postura parcial y, por ende, funcional a los intereses económicos y políticos de una elite empresarial en Chile, y que como consecuencia de los logros políticos más inmediatos, trae consigo la desaparición física e ideológica de las comunidades mapuche.
Estas estrategias comunicacionales que tienen como trasfondo la devastación de nuestra historia como Pueblo y la negación de nuestras demandas; persigue además alinear en la opinión publica una postura y actitud hostil hacia los mapuche y sus reivindicaciones, tratando de aislar al movimiento mapuche, y de paso, justificar la represión que en la actualidad es una fuerte herramienta utilizada por los poderosos en colusión con el gobierno actual”282.

El neoliberalismo en la educación

68No está bien establecida una política pública de la educación intercultural (a la que se le agrega el apellido de bilingüe: E.I.B.). Las normativas de los gobiernos concertacionistas al respecto sólo serían aplicables en comunas donde el promedio de la población mapuche supere el 30% de la población total, lo que hace casi imposible su aplicación concreta. La EIB, entonces, queda a merced de la voluntad y el afán de los directores de establecimientos educacionales, si llegan a concitar apoyo en la burocracia superior. Y, por lo general, reducida a la difusión de elementos culturales que se tienden a folklorizar. La enseñanza acerca de las culturas originarias por lo general no incluye la difusión de los valores, de la llamada cosmovisión de los pueblos, ni de la realidad actual.

69En las regiones donde se desarrolla el conflicto entre comunidades mapuche y empresas forestales, se cuenta con el ejemplo de Forestal Arauco, la cual ha emprendido un tipo de soborno legal hacia el sistema estatal, en su cara municipal, cuál es financiar en parte la educación municipalizada.

70En todo caso, hoy -en medio de la crisis nacional de la educación, y a pesar del discurso sobre ‘educación de calidad y con equidad’-, no se ha expuesto ni aplicado procedimientos para evaluar y avanzar con la E.IB.

71Acerca de las estrategias mediáticas, dicen los autores del artículo “Grupos económicos, empresas forestales y el pueblo mapuche”, publicado en 2002:

  • 283 Fuente: http://www.nodo50.org/weftun

“Es por ello que las forestales desde hace muchos años han hecho y continúan haciendo grandes esfuerzos por incorporar diversas estrategias en los sectores locales, principalmente zona de concentración de población mapuche. Los presupuestos para este ítem son importantes e incluyen recursos humanos y económicos, ejemplo de ello son los programas especiales que a través de la Fundación Educacional Arauco ha tomado toda la educación municipalizada de las principales comunas donde mantienen sus actividades forestales. Estos esfuerzos apuntan a un solo objetivo: integrar a los mapuche al sistema económico (estamos hablando de recolonizar), de lo contrario la extinción sería la única alternativa, y la lucha sería algo así como el suicidio”283.

Transición: gobiernos de la Concertación, la Derecha y la Nueva mayoría

72En una apretada síntesis del trayecto político e ideológico, desde 1990, es posible destacar rasgos de la acción de los gobiernos frente a la demanda mapuche; y con ello abrir una evaluación del ya largo tiempo de la recuperación democrática.

- El primer gobierno de la ‘transición’: Patricio Aylwin

73Desde la campaña electoral, mediante el conocido como Pacto de Nueva Imperial de 1989, la Concertación comprometió con numerosas organizaciones mapuche una nueva Ley Indígena. En 1990, se creó la Comisión Especial de Pueblos Indígenas (CEPI). Temas principales eran la situación y específicas demandas de tierras y de ‘derechos indígenas’. Se promulgó la ley 19.253 recién en 1993, luego de una áspera resistencia de la derecha pinochetista, ampliada a la gama amplia de parlamentarios imbuidos de la ideología liberal; convencidos de que no se debe poner en discusión la existencia del Estado uni-nacional, monolingüe. Afirmando, desde su poder y como si fuese un hecho de la ‘naturaleza’, que la modernidad nos obliga a ‘integrar’ a los sujetos individuales indígenas a la común condición de ‘todos chilenos’ dentro de la sociedad de mercado, la globalización, la concentración del capital, del sistema político y la menor variación posible de las formas ’representativas’ del ejercicio del poder.

74Se creó la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI) en 1994; también el Fondo de Tierras y Aguas Indígenas (FTAI), que no incorporó nuevas tierras y se limitó sólo a cierta regulación. El acuerdo entre organizaciones mapuche y el candidato de la democracia, enfrentada a la dictadura (1989), Patricio Aylwin, fue construir relaciones y trato justo, reconocimiento y soluciones sostenidas a la necesidad de tierra y otras condiciones de existencia digna. Ese acuerdo esencial se vio seriamente golpeado en el primer año de ese primer gobierno democrático. Luego de una ‘toma’ simbólica de tierras usurpadas a Comunidades, un tribunal falló sobre el desalojo por la policía de los manifestantes. El Ministro del Interior, Enrique Krauss, decidió proceder con tal medida de fuerza. El Presidente de la República instruyó que se apresurase una iniciativa de compra de esas tierras para ser entregadas a la comunidad indígena. Con ello se inicia la ‘solución’ de compra de predios privados por el Estado, a fin de aplacar conflictos declarados y locales. No obstante, aquel hecho, llamado “crisis de Quinquén”, quebró la confianza mapuche en la capacidad y la voluntad de las dirigencias de la Concertación para mantener y avanzar con los fines trazados en el inicial Pacto de Nueva Imperial

- El gobierno de Frei Ruiz Tagle.

75Las tensiones estuvieron actuantes desde el comienzo de ese sexenio. Ningún indígena formó parte de la cúpula gobernante. En el parlamento sólo estaba el diputado DC Francisco Huenchumilla. Los presupuestos para implementar políticas en el ‘espíritu de Nueva Imperial’ fueron escuálidos (fondos para la CONADI, por ejemplo). Se insistía desde el gobierno y el alto empresariado en la gravedad de ‘la crisis energética’.

  • 284 Christian Martínez Neira, Por qué llegamos a estos niveles de violencia. Apuntes para repensar la c (...)

76Emergió la crisis con el proceso de aprobación y construcción de la represa hidroeléctrica Ralco y con la actividad de las mega empresas Forestales. En 1993, se había iniciado la construcción de la primera represa, Pangue. En los meses finales del ´Presidente’ Pinochet (1989) se había ultimado la privatización de la gran empresa generadora creada por el Estado, ENDESA, y ésta pertenecía ahora a capitales españoles. En la segunda etapa y mayor, RALCO, inundaría tierras en que vivían 92 familias Pehuenche, esto es más de 500 personas. “Ralco fue el punto de quiebre… de la legitimidad de las políticas indígenas para una gran parte de la sociedad mapuche. Esta legislación fue vista como incapaz de proteger sus intereses”284

77Frente a las crecientes tensiones, esa administración buscaba iniciativas para generar consensos y gobernabilidad con organizaciones ético-sociales mapuche mediante los llamados “Diálogos Comunales” (1999). Varias sedes de la Conadi fueron ocupadas por mapuche que rechazaron las políticas en curso o la ausencia de ellas. Ese organismo estatal ‘para los indígenas’ tuvo, en 1999, una crisis general. El gobierno impuso la aprobación definitiva del Proyecto Ralco con el voto del Presidente (no indígena) designado en ese organismo, y contra la voluntad expresada por los 8 consejeros indígenas.

78En esa fase se ve que no basta con la ‘compra de tierras’ para Comunidades y, así, aminorar la demanda. Desde entonces las compras de tierra a privados - a fin de ‘restituir’ parte de lo expoliado a Comunidades en conflicto- no han considerado para sus planes de ‘desarrollo’ ni créditos, capacitación, ni políticas reales para paliar las inefables leyes de mercado.

- El gobierno de Ricardo Lagos E.

79Se instaló la Comisión Verdad Histórica y Nuevo Trato. El documento evacuado luego de un largo trabajo de especialistas reconocía oficialmente el colonialismo interno y sus consecuencias oprobiosas para los pueblos originarios “… porque quien conozca la verdad, sabe que la identidad y la cultura de los pueblos indígenas no fueron debidamente resguardados tras la conquista y la conformación de la República…”, dice el Informe.

  • 285 Domingo Namuncura, Dilemas, Desafíos y Oportunidades para la Política Indígena de Nuevo Trato, 7 a  (...)

80Con ese texto el Estado y gobierno reconocía los procesos históricos verdaderos y fijaban la urgencia de una nueva relación con los pueblos indígenas. No obstante, la demanda mapuche no obtuvo una consecuente política de diálogo para debatir soluciones y vías de superación atendiendo a los argumentos de las víctimas constituidas como sujeto colectivo, actores organizados de un pueblo. A poco andar, el Ejecutivo, sólo supo responder mediante la aplicación de la Ley Antiterrorista, por vez primera, seguida de juicios a los indígenas acusados. La escalada del ‘conflicto mapuche’ se alimentaba en buena medida de la acción policial y judicial acumulando casos de presunción de terrorismo; de represión a familias, comunidades. Muertes de comuneros que, en casos nunca fueron esclarecidas; otras víctimas directas de’ balas de agentes estatales’, crímenes en las mismas prisiones, atropellos mortales en carreteras, etc. Domingo Namuncura, ex Presidente de Conadi, consigna 8 casos entre 2002 y 2009.285

81El gobierno buscó desplazar el centro de su acción desde la otorgación de tierras hacia la prioridad de la ‘focalización’ de inversiones contra la pobreza y en favor de la productividad, la educación. El Programa Orígenes fue instalado con un préstamo del BID; no se abordó el negocio y las ganancias, la acumulación de capital de las empresas forestales y otra. Siguió adelante la acción de judicialización de las demandas mapuche y continuaron exponiéndose criterios de ‘criminalización’ de acciones reivindicativas.

- El primer gobierno de Michele Bachelet

82Expresó sus propósitos en el Acuerdo de Nueva Imperial II; se marcó cierto énfasis en la consideración de demandas de mapuche urbanos. En 2008 se emitió el documento Re-conocer: Pacto Social por la Multiculturalidad. El hito mayor fue la (muy arrastrada y difícil) promulgación del Convenio 169 de la OIT, siendo Chile uno de los últimos países latinoamericanos en ‘ratificarlo’. Hubo inversión en el programa de Educación Intercultural Bilingüe. Bachelet instaló un Reglamento de Consulta (N° 124 de 2009) que fracasó, puesto que concitó observaciones por no satisfacer los estándares internacionales.

83Cobró relieve la ausencia de implementación del sistema de consultas para aprobar proyectos invasivos en territorio indígena.

- El gobierno de la derecha, con Sebastián Piñera

84Con el retorno de la derecha al Poder Ejecutivo se instaló el “Plan Araucanía”; fue un programa de intervención regional, ‘contra la pobreza mapuche’ (IX Región) con ejes en salud, educación, economía, desarrollo productivo e infraestructura, habitabilidad. El eje declarado ha sido ‘el apoyo productivo’; abandonó el énfasis en la restitución de tierras. Buscó dar relevancia al ‘emprendimiento’ de mapuches bregando por acceder al mercado, hablando a la vez de la ‘valorización de la cultura mapuche’ en términos de mostrar tradiciones entendidas como sinónimo de identidad y multiculturalismo. La aplicación de la ley antiterrorista a acciones de hostigamiento a empresas forestales o de recuperación de tierras, desde Comunidades, se intensificó.

85Al final del gobierno de Piñera se decretó (15 de noviembre de 2013) un reglamento para aplicar la Consulta a pueblos indígenas de acuerdo al Convenio 169 de OIT, de forma impositiva y presurosa. Con ello, ha crecido el rechazo a aquella institucionalidad que está lejos de estándares y los objetivos del derecho internacional sobre pueblos indígenas. Otro tanto sucede con el Reglamento del Sistema de evaluación de Impacto Ambiental del 2012 que incluye un régimen de ‘Consulta indígena’.

- El segundo gobierno de Michelle Bachelet

86Se inició en 2014 y enfrenta un contexto agudo de violencia; necesidad de voluntad e iniciativas para abrir camino a la reparación moral, a la creación de otra institucionalidad de la relación Estado-pueblos indígenas y sustento económico y político para dar credibilidad, existencia a la doctrina anunciada en términos de ‘Estado multicultural’ (discursivamente); para responder a las hoy resurgidas propuestas de ‘Estado plurinacional’.

87La candidata Bachelet, dijo en 2008: “[…] Algunos dicen que el problema de los pueblos indígenas es solo la pobreza y que una buena focalización de subsidios sería lo adecuado. Nosotros, en cambio, sostenemos que éste es un asunto de derechos, de una identidad colectiva que busca expresarse en una sociedad multicultural. No se puede superar la pobreza si no se aborda estructuralmente el problema de la identidad…” En su candidatura del 2013, estableció compromisos de gran alcance: “reconocer constitucionalmente a los Pueblos Indígenas en el marco de la discusión de una Nueva Constitución para Chile, y debatir ahí un nuevo modo de convivencia como sociedad multicultural”.

  • 286 Ver Domingo Namuncura, op. cit.

88Efectivamente, ello supone reconocer a esos pueblos como interlocutores con plenos derechos en los acuerdos para un nuevo Estado. Hacer efectivos sus derechos colectivos en la refundación de una profunda y eficaz institucionalidad democrática, particularmente mediante la concreción de una nueva Constitución. El Programa de Gobierno de la Nueva Mayoría incorporó, junto al compromiso de crear el Ministerio de Asuntos Indígenas, un “Consejo o Parlamento Nacional de los Pueblos”286

89El Programa de la Nueva Mayoría que sustenta a Bachelet compromete nuevas leyes, con Consulta a los pueblos originarios: la creación del Ministerio de Asuntos Indígenas (en reemplazo de la CONADI) y la instalación de un Consejo Nacional de Pueblos Indígenas representativo, autónomo y con “facultades resolutivas”, como lo estipula el Convenio 169 de la OIT (artículo 7). Sobre esto último no se ha vuelto a hablar.

  • 287 La Tercera, 31 de octubre de 2015

90En las coyunturas políticas donde han aflorado los ‘excesos’ o, más bien, evidencias escandalosas de los vínculos entre grupos oligopólicos o de capitales mayores y los políticos, y específicamente la ‘colusión’ de grandes empresas papeleras bajo la egida del clan Matte (CMPC), los diputados del PC junto a Sergio Aguiló propusieron el término del subsidio estatal para el “fomento forestal”; esto es, del Decreto-Ley 701 que beneficia a las empresas que efectúen reforestación. El proyecto de Ley del Presupuesto 2016 contempla 326.979 millones de pesos a ese efecto. En mayo de 2015, el gobierno presentó un proyecto de ley para prorrogar tal subsidio. Así, el diputado Daniel Núñez señaló: “esto depende del gobierno. Esperamos que dada la inequidad del beneficio se les retire a las grandes empresas”.287

91La Presidenta Bachelet señaló que las Consultas se implementarían en un plazo de seis meses; el desafío sigue siendo que esos procesos cumplan con los estándares internacionales. Permanece sin definiciones la ‘consulta’ indígena sobre la creación del Ministerio de Asuntos indígenas. La política para reparar las tierras históricamente usurpadas a Comunidades y el imprescindible apoyo para hacerlas productivas comprometió mecanismos nuevos para avanzar en la compra de tierras por el Estado destinadas a mapuche. Los conflictos agudos con propietarios chilenos actuales de predios usurpados hace mucho tiempo, y en especial los mega latifundios propiedad hoy de empresas forestales, plantean la posibilidad de utilizar leyes de expropiación. Es ese un desafío político mayor (ligado también al fantasma de la ley de Reforma Agraria bajo los gobiernos de Frei Montalva y Salvador Allende, entre 1964 y 1973).

92El Programa de gobierno abordó la demanda vital sobre reconocimiento de Territorios mapuche y recursos naturales asociados. Se debe definir, “en conjunto, la mejor forma de emplear los recursos naturales en beneficio del país y con respeto a los derechos de los pueblos indígenas”. Pero, el gobierno no aclaró ningún criterio específico para la protección de recursos naturales en definidos territorios indígenas (por ejemplo, en los ‘anuncios’ hechos el 24 de abril 2014).

93Cabe señalar que el Intendente Huenchumilla, ha sorprendido a la ‘clase política’ y a la opinión general con intervenciones de resonancia: pidió perdón al pueblo mapuche por el dramático trato histórico con plena responsabilidad del Estado de Chile. Reiteró la ‘deuda histórica’ con el mundo mapuche. Podía entenderse que lo hacía en concordancia con el gobierno, reiterando el deber de dar consistencia por parte del Estado al ‘reconocimiento y reparación’. Por vez primera, Huenchumilla habló, desde su función gubernamental, de la perspectiva de que Chile llegue a ser un Estado plurinacional. El programa de Bachelet prefirió hablar de una ‘sociedad multicultural’. Al final de este episodio ilustrativo, el dirigente mapuche, ex diputado, ex alcalde de Temuco por la Democracia Cristiana, seleccionado por la Presidenta para impactar desde su función de Intendente de la Región de La Araucanía, fue destituido.

94El ex Intendente, luego Senador, insistió en ideas proyectuales (definidas por su autor como ‘moderadas’) para construir, en un tiempo social y político útil, formas de autodeterminación -dentro del Estado-, pero que llevan a demandar un Estado realmente inclusivo para chilenos y pueblos indígenas: reconocimiento político-institucional de pueblos originarios en un Estado Plurinacional.

Mapuche urbanos

95Se estima que los mapuche viviendo en ciudades por generaciones representan entre el 70% y el 80% de la población auto identificada como miembro de ese pueblo. Son quienes se vieron forzados a migrar, o nuevas generaciones que nacieron en ciudades mayores, especialmente en Santiago. Muchas veces sienten cortados sus lazos vivenciales con la comunidad agraria de origen, generalmente desde varias generaciones atrás.

96*A la vez, es importante el porcentaje de Comunidades (reconocidas como tales conforme a la ley) en que la convivencia de acuerdo a formas de la tradición han casi desaparecido; tal vez, bajo el peso esencial de la ‘subdivisión’ de la tierra común, de los títulos de dominio sobre hijuelas de propiedad privada y variadas otras presiones socio-económicas que las envuelven desde el mercado en que están insertas; esa situación genera trabas serias a un proyecto de naturaleza etno-nacionalista que se proponga como fundamento de la reconstitución identitaria de aquellos mapuche que no cuentan con real vida comunitaria, aun viviendo en el campo, en la tierra: mapu, que evoca el Lof. Dicho brevemente, las subjetividades, las percepciones individuales/familiares, en aquellos casos, no logran asumir el sentido del discurso y las acciones que propician ‘derechos colectivos’, autogestión comunitaria. Y aún más: autonomías de alcance político, horizonte ‘utópico’ de formas de autodeterminación, por ejemplo, mediante un hipotético Estado chileno multinacional.

97*Cobra relieve, entonces, el gran desafío de conocer mejor la subjetividad, experiencia social extendida, contradictoria en las heterogéneas realidades para ‘ser mapuche’, para rearmar identidad. Desafío crucial para traducir discursos relativos a los derechos étnico-sociales en una efectiva convocatoria, cuya eficacia considere la dialéctica entre la propuesta política y el estado real, contradictorio, de las diversas formas de la ‘conciencia étnico-social’. A fin de que la propuesta política pueda superar la expresión de un abstracto ‘deber ser’ es necesario conocer, captar, reelaborar subjetividades no visibles y adelantar su transformación en objetividad: esto es, la construcción de un movimiento étnico social de superior capacidad de articulación.

¿Por qué la violencia bajo el neoliberalismo?

98Finalmente, y sin pretender agotar el examen de una realidad apremiante y de suyo compleja: ¿por qué la escalada de acciones violentas intensificadas durante los 2000 y la urgencia de políticas justas para frenarla? En el debate social, político (en menor medida) y desde la academia se marcan, al menos, factores tales como:

  • La pobreza concentrada en áreas da las provincias de Malleco y Arauco dan como resultado (encuesta oficial Casen) que allí se encuentra la máxima pobreza a nivel nacional. Una razón principal de ello es la presencia de mega latifundios madereros de empresas gigantes (monocultivo de eucaliptus y pino radiata).
  • La frustración de los sujetos y comunidades mapuche por las políticas públicas relativas a sus demandas de tierras, reconocimiento político de derechos autonómicos y eficientes programas de desarrollo.
  • La represión policial y criminalización jurídica de las movilizaciones. Desde el primer gobierno democrático, con Patricio Aylwin, se aplicó la Ley de Seguridad Interior del Estado al Consejo de todas las tierras, posteriormente se persiguió casi masivamente mediante la aplicación de la Ley antiterrorista.288
  • Paralelamente, es del caso considerar también la crisis comunitaria, que envuelve a la sociedad mapuche y complejiza o frena procesos de unidad de acción, convergencias para desarrollar un proyecto relativo a sus derechos de pueblo ante el Estado uni-nacional y la acumulación de frustraciones, políticas evasivas o directamente reproductoras del ‘colonialismo interno’.

Conclusión: sobre la trayectoria que hemos presentado

99*Ni la ley 19.253, ni menos aún la Constitución, reconocen la existencia de Pueblos originarios. Eufemísticamente se usa el vocablo ‘etnias’. Un escenario fundamental del conflicto alimentado por el Estado neoliberal se refiere hoy a las indefiniciones y trabas que se oponen a la sana y consecuente aplicación del Convenio 169 de OIT, en correspondencia -además- con la Declaración aprobada en su Asamblea General por las Naciones Unidas- sobre Derechos de los Pueblos Indígenas.

100*Las empresas impactan el desarrollo cultural y las condiciones de vida de las personas indígenas y no indígenas, del agro y las ciudades. La producción silvo-agrícola se interrelaciona con la generación de energía. La pesca, la minería, etc. en la lógica de sus intereses empresariales de lucro y el desprecio a las condiciones de vida actuales y de generaciones futuras. Golpean directamente a Comunidades indígenas.

101*La “ley indígena”, no tiene mecanismos efectivos en favor de la recuperación de las tierras usurpadas a los pueblos originarios. Además de permitir y fomentar el divisionismo entre mapuche, ha dejado fuera de la legalidad el derecho de las Comunidades a confederarse en organizaciones unitarias (a diferencia del status del sindicalismo chileno o de otros movimientos sociales).

  • 289 Amnesty International, Homan Wrights Watch, Relator de la ONU Rodolfo Stavenhagen, Asociación Ameri (...)

102*La ONU y organismos internacionales de derechos humanos han hecho llamados reiterados al gobierno chileno, para atender las demandas mapuche y para no hacer uso de la violencia estatal en contra de comunidades y personeros mapuche que reivindican tierras y derechos asociados, entre los cuales se cuentan numerosos prisioneros de conciencia289. Desde el 2007, ha habido recomendaciones de la ONU, en el sentido de que el Estado chileno debe acoger las demandas de las comunidades a las “tierras antiguas” usurpadas por la conquista militar.

  • 290 CTT (1997), pp. 71-72.

103*En ocasiones, la CONADI ha sido instrumento estatal para cooptar y a gran parte de la dirigencia mapuche. En los hechos la participación de mapuche (y de miembros de los otros 8 pueblos originarios reconocidos) -en términos absolutos y porcentuales- ha sido extraordinariamente baja en las elecciones de Consejeros de ese aparato público. El Consejo de Todas las Tierras, ha subrayado que los cambios institucionales relativos a la relación mapuche/Estado, deben consensuarse “en el marco de la libre determinación, y en la medida en que se produzcan cambios en la propia estructura del Estado. De no ser así, no será más que un reacomodo jurídico de su propia institucionalidad pero que no restituye facultades propias a un grupo humano que se define como Pueblo, [pero no es reconocido así constitucionalmente] a pesar de que cuenta con los requisitos esenciales de orden lingüístico, territorial y normativo para ser considerado como tal”290.

104*Se ha abordado la compra de tierras para paliar necesidades de las Comunidades, pero en beneficio del mercado. No se ‘reconoció’, se esquivó o se negó la perspectiva de proceso político hacia formas de autonomía, reconocimiento constitucional de derechos colectivos de Pueblo, a pesar de la ratificación - tan costosa- del 169 de OIT. La aplicación de ese Convenio internacional (de rango jurídico superior) quedó pendiente, abriendo nuevas aristas de conflicto. El giro a ‘lo urbano’ difícilmente se sustrae a las políticas ‘asistencialistas’ y de un débil ‘desarrollismo’. Y, en casos, se confunde con criterios folclorizantes de la identidad indígena, o favorece las prácticas ‘culturalistas’ que omiten el contenido étnico-social y político de los movimientos mapuche.

105*Las políticas del neoliberalismo no consideran la realidad y las soluciones a la condición de ‘pobres’, pero con identidad indígena -y, por ello con ‘derechos colectivos étnicos’- de la población mapuche (y de otros pueblos indígenas) que habitan las urbes. La práctica política del tiempo post-dictadura, ha tratado de evitar que más mapuche organizados en las ciudades articulen sus demandas y proyectos con las movilizaciones y organizaciones que actúan desde o con las Comunidades del sur.

Notes

236 Estas “Notas” sintetizan el capítulo “Pueblo Mapuche y neo-liberalismo” del autor en conjunto con el Dr.. Carlos Ruiz Rodríguez en el libro Democracia versus Neoliberalismo. Fundación Rosa Luxemburgo/ICAL, Santiago de Chle, 2015.

237 Ver María Francisca Colipai Huanqui, Indígenas rurales y Urbanos: Realidades y Desafíos. En ¿Chile Indígna? Desafíos y oportunidades para un nuevo trato, Ediciones y Publicaciones El Buen Aire S.A. Fundación Chile 21, Santiago, 2014

238 Ver Matías Meza-Lopehandía, Racismo Ambiental. En Revista de Historia Social y de las Mentalidades, N° 11, USACH, 2007

239 Ídem.

240 FAZIO (1997), p. 70.

241 FAZIO (1997), p. 71.

242 Dras. Daniela Manustrevich y Melinda Gurr, Política Forestal y cambios socio.ambientales. Le Monde Diplomatique, noviembre 2019.

243 Aukiñ Wallmapu Ngulam, Consejo de Todas las Tierras (1997). El Pueblo Mapuche, su territorio y sus derechos. Temuco, p. 90. Cita estudio de Codeff (1992), El futuro del bosque nativo chileno: un desafío hoy, Santiago, pp. 19, 37 y 50.

244 Consejo... (1997), p. 90. Codeff (1992), 37 y 47.

245 Consejo... (1997), p. 10.

246 Ibíd, pp. 91 y 98.

247 Hugo FAZIO, Mapa actual de la extrema riqueza en Chile (Santiago, LOM-ARCIS, 1997, p. 20.

248 FAZIO (1997), p. 20.

249 Paz Neira Barría, El Agua en La Araucanía, Le Monde Diplomatique, noviembre 2019.

250 FAZIO (1997), p. 26.

251 FAZIO (1997), p. 21.

252 FAZIO (1997), p. 165.

253 Fuente: http://www.nodo50.org/weftun

254 FAZIO (1997), p. 104.

255 FAZIO (1997), p. 105.

256 FAZIO (1997), p. 107.

257 FAZIO (1997), pp. 109-110.

258 FAZIO (1997), pp. 112-113.

259 FAZIO (1997), p. 114.

260 FAZIO (1997), p. 115.

261 FAZIO (1997), p. 117.

262 FAZIO (1997), p. 118.

263 FAZIO (1997), pp. 118-119.

264 FAZIO (1997), p. 171.

265 Ibíd.

266 FAZIO (1997), pp. 171-172.

267 FAZIO (1997), p. 176. Cita diario de 27-V-1996.

268 Ibíd.

269 FAZIO (1997), p. 178.

270 FAZIO (1997), p. 180.

271 FAZIO (1997), p. 187.

272 FAZIO (1997), pp. 283-286.

273 FAZIO (1997), pp. 295-297.

274 FAZIO (1997), pp. 333-334.

275 FAZIO (1997), p. 264.

276 FAZIO (1997), pp. 266-268.

277 FAZIO (1997), pp. 197-239.

278 Mayumy Matujara, “Las empresas de la tortura”, en The Clinic Nº 124, pp. 18-19.

279 FAZIO (1997), p. 120. Cita Estrategia de 14-X-1996.

280 FAZIO (1997), p. 122.

281 Darío Zambra B. “La misteriosa enfermedad que inquieta a las compañías forestales. La otra plaga de Arauco”. En: Nación Domingo. 9 de julio de 2007.
http://ln.fica.cl/muestra_noticia.php?id=3010

282 “Medios de comunicación al servicio de los grupos económicos y en contra del pueblo mapuche” (noviembre de 2003) En:
https://www.nodo50.org/weftun/publicacion/kom6.htm [Visitado en 21.10.2015]. Ver también Augusto Samaniego Mesías, “Periodismo y pueblo mapuche. En el Tiempo del Bi-Centenario”. En libro Cien años de prensa en Chile, Círculo de Periodistas de Santiago-Universidad Diego Portales, Santiago, noviembre 2008.

283 Fuente: http://www.nodo50.org/weftun

284 Christian Martínez Neira, Por qué llegamos a estos niveles de violencia. Apuntes para repensar la cuestión mapuche - doc. Electrónico, 2012, USACH.

285 Domingo Namuncura, Dilemas, Desafíos y Oportunidades para la Política Indígena de Nuevo Trato, 7 a 36. En ¿Chile Indígena? Desafíos y oportunidades para un nuevo trato. Ediciones y Publicaciones El Buen Aire S.A. – Fundación Chile 21, Santiago, 2014.

286 Ver Domingo Namuncura, op. cit.

287 La Tercera, 31 de octubre de 2015

288 Ver en Revista MENSAJE, agosto 2014 N° 631. Vol LXIII: Juan Jorge Faundes Peñafiel, Reconocimiento, Conflicto e Incertidumbres: Michelle Bachelet y su “nueva” política para los pueblos indígena, pags. 8 – 12.

289 Amnesty International, Homan Wrights Watch, Relator de la ONU Rodolfo Stavenhagen, Asociación Americana de Juristas, etc. Se agrega un llamado de José Saramago en 2007 a la Presidenta Michelle Bachelet.

290 CTT (1997), pp. 71-72.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search