Version classiqueVersion mobile

La política exterior de Chile ante Argentina, Bolivia y Perú en el marco del multilateralismo: ¿amenaza u oportunidad? (1900-1930)

 | 
Jorge Alfaro Martínez

Conclusión general

Texte intégral

1El cambio de la política exterior de los Estados, si bien, no es nuevo como objeto de estudio para las Relaciones Internacionales, no ha logrado ser abordado con suficiencia por la historiografía chilena. En este sentido, desde un enfoque de Historia de Política Exterior, hemos excedido el horizonte del bilateralismo y del sello limítrofe que ha caracterizado a este tipo de estudios, habiendo abordado un invisibilizado proceso de redefinición de la política externa en un marco de mutaciones experimentadas, finalizando el siglo XIX, por el escenario mundial y regional. Una de esas transformaciones, fue el incipiente multilateralismo de inicios del siglo XX, instancias en las que se promovieron las controversias territoriales por los vecinos en contra de Chile, asunto que terminó por emplazar su política exterior. ¿Eran las nuevas tribunas multilaterales una potencial amenaza u oportunidad para sus intereses fundamentales?

2El nivel internacional, tal como lo indicara Putnam, sería el espacio en donde Chile podría maximizar sus capacidades de poder o encontrar otras fuentes del mismo, así como minimizar los riesgos que los acontecimientos externos podrían tener para el país. En efecto, el multilateralismo devino en ese espacio, señalando, además, un rasgo esencial de la inserción internacional de los países.

3Ahora bien, el tratamiento historiográfico de la política exterior chilena, preferentemente bilateral, ha levantado ciertas dificultades a la presente investigación. Así, a la ausencia o escasez de trabajos sobre la problemática en estudio, se debe considerar, sin duda, como la más relevante, la que refiere a las fuentes, las que, si bien existentes, resultan escasas. Ello, obligó a hurgar en la masa documental sobre relaciones bilaterales y, a veces, nos obligó a conformarnos con lo tratado en las Memorias del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. De igual manera, las Sesiones Secretas de las Comisiones de Relaciones Exteriores del Senado, podrían ser fundamentales para futuras investigaciones, no obstante, a más de un siglo de distancia desde el momento que se escriben estas líneas, esta documentación sigue manteniendo ese carácter.

4 Lo expuesto, junto a la propia miopía del autor, ha dejado abiertas múltiples interrogantes que futuros esfuerzos investigativos podrían ayudar a dilucidar, enriqueciendo la explicación y profundizando la comprensión de la historicidad de la política exterior de Chile. Empero, la investigación presentada, reconociendo sus propias insuficiencias, ha querido aportar un ladrillo al conocimiento de: la política exterior de los Estados; de los procesos de redefinición de la misma; de las relaciones vecinales; de la historia de un periodo insuficientemente tratado, como la república parlamentaria en Chile; en definitiva, de un capítulo de la historia del Hemisferio Occidental.

5Ahora bien, si en un estudio histórico es difícil hablar de conclusiones, podemos al menos señalar que la investigación permite mostrar que:

61.- La transición de la política hegemónica desde Gran Bretaña a los Estados Unidos, fue en América Latina un proceso casi imperceptible. Gran Bretaña, el sostenedor de un imperio informal en la región, paulatinamente, al ritmo de su declive internacional, fue aceptando la expansión económico-política estadounidense, concibiendo que éste tenía en la región una natural zona de influencia. Gran Bretaña, por su parte, apostó por una política de acercamiento a Estados Unidos y por una focalización en la denominada pelea por África. Estados Unidos, consciente de su rol hemisférico, subyacente en la lógica del Destino Manifiesto, fue expandiendo cada vez más su poder económico en un área de la que se había declarado su protector, ocupando para ello, desde el siglo XIX, una combinación de poder blando y duro, la diplomacia del dólar y de las cañoneras. Esta transición, tuvo su corolario en la política del Gran Garrote y en la propiedad sobre el Canal de Panamá, asunto que le permitió al coloso del norte consolidar su influencia económica y política, en tanto, ser la potencia regional.

72.- En el decurso del siglo XIX, las relaciones chileno-estadounidenses fueron forjando percepciones nacionales incompatibles, en cuanto ambos estados reconocieron en el otro, ciertas voluntades de predominio sobre la región o el continente. Ahora bien, Washington que siempre buscó intervenir en la política hemisférica, lo pudo hacer con mayor fuerza en la medida que su naciente imperialismo se robustecía y el británico debilitaba. De ahí, su intervencionismo durante la Guerra del Pacífico, específicamente, para evitar que Chile resolviera el conflicto contemplando compensaciones territoriales, afectando sus propios intereses. El Departamento de Estado, intervino mediante una especie de multilateralización no institucionalizada, expresada en las Conferencias de Arica, la Misión Trescott y el Protocolo de Viña del Mar. La política exterior de La Moneda, si bien, logró bloquear diplomáticamente esos intentos, no pudo desechar la mediación ofrecida por Washington, dada su relevancia hemisférica. Chile, a pesar de ello, logró articular una victoria diplomática sobre Perú, Bolivia y Estados Unidos, que consolidaría la victoria armada.

8Tras la guerra, Chile fue percibido como una amenaza a los intereses expansivos de Estados Unidos, no obstante, estar éste en pleno proceso de fortalecimiento de sus capacidades de poder. En efecto, la relación entre ambas naciones se fue tornando cada vez más asimétrica, asunto demostrado en 1891 tras el incidente Baltimore. Este último episodio, implicó para Chile evidenciar: 1) la soledad internacional, al no estar dispuesta ninguna potencia a enemistarse con Estados Unidos por intervenir en su zona de influencia; 2) la posibilidad de una guerra funesta y; 3) la necesidad de reconocer la posición hegemónica norteamericana en el Hemisferio Occidental. Por otra parte, Estados Unidos, desde fin de siglo, continuó expandiendo sus intereses económicos en Chile, profundizando, cada vez más, su dependencia económica, e incrementando, en consecuencia, su poder político. Lo anterior, explica de suyo, la desconfianza chilena ante las iniciativas multilaterales emprendidas por Estados Unidos.

93.- El desenlace de la Guerra del Pacífico, le permitió a Chile emerger como una verdadera potencia regional, en base a unas renovadas capacidades de poder económico, militar-naval y autopercepción positiva.

10El poder económico, derivó de la incorporación de la industria del salitre y de territorios ricos en minerales, atributos que le permitieron proyectar un futuro promisorio. Tal fue la expectativa que generó, que la renta del salitre se convirtió en el patrón dominante de los ingresos del Estado, subordinando o aboliendo cualquier otra fuente de ingreso. No obstante, el Estado, dueño de una potencialidad económica sin precedentes, olvidó que la renta del salitre dependía de la fluctuante economía internacional, tensando con la definición de su estructura de gastos, alta y fija. De igual manera, la abundancia real o aparente, permitió que la oligarquía, tendiera a beneficiarse, directa o indirectamente, de las rentas del Estado, olvidando su imprescindible función productiva. Por su parte, la práctica de las combinaciones no permitió ni la competencia ni la innovación tecnológica, siendo incapaz la industria salitrera de mantener una productividad adecuada. En definitiva, el salitre no pudo o no supo proyectar externalidades positivas a otras ramas de la economía. Desde esta perspectiva, el salitre no permitió una transformación radical de la estructura económica, un desarrollo sostenible, por el contrario, fue una economía de enclave que permitió crecimiento económico, pero no desarrollo.

11En consecuencia, todo devino inestable: 1) El PIB real se mostró ralentizado e inestable; 2) los diversos sectores económicos no tuvieron un crecimiento ni desarrollo sostenible; 3) los periodos de auge de la industria no implicaron un proceso de industrialización; 4) los bancos, inclinados a lo especulativo, no estuvieron al servicio del crecimiento productivo del conjunto de la economía; 5) la inflación devino en una constante, al igual que el deterioro cambiario; 6) las emisiones de dinero permitieron un aparente optimismo económico que ocultó la situación real; 7) la inversión extranjera fue asimétrica respecto a países vecinos y; 8) la estructura de gastos, olvidando la variabilidad del ingreso, obligó a un permanente déficit fiscal que el Estado cubrió con remates de oficinas, nuevas emisiones o con empréstitos, que por la misma variabilidad, a veces, resultaron impagables. En síntesis, un verdadero círculo vicioso que, a fin de cuentas, terminó por debilitar al Estado.

124.- Garantizar la nueva estructura fronteriza, demandó a Chile un esfuerzo por mantener una fuerza militar y naval lo suficientemente preparada para disuadir o enfrentar eventuales conflictos armados. De ahí, que profesionalización y modernización devinieran en verdaderos objetivos estratégicos.

13 El ejército, a pesar de buscar la profesionalización en la contratación de la misión prusiana de Emil Körner, siguió mostrando una serie de debilidades, tales como: 1) la no cesación de funciones de la improvisada oficialidad que había reemplazado a la alta oficialidad desmantelada en 1891; 2) la existencia de comandos divisionarios que dificultaban la unidad de mando o; 3) la no superación de su carácter preindustrial. Por su parte, la armada, considerada la fuerza fundamental para mantener la integridad territorial, impelió una serie de reformas que privilegiaron en su formación una impronta más técnica que teórica, invirtiendo, además, ingentes recursos que le permitieron posicionarse entre las armadas más poderosas del mundo.

14Empero, el poder siempre es en referencia a otros, el poder, siempre es relativo. De ahí, que las alianzas que los ejércitos argentino y brasileño establecieran con sus respectivos sectores industriales, terminaron por anquilosar al ejército chileno, verdadera fuerza de carácter preindustrial. Los Estados Unidos, habiendo demostrado hacia 1891 tener la fuerza necesaria para respaldar su paternalismo hegemónico, eclipsó la posibilidad chilena de mantener cierta hegemonía en el Pacífico Sur, posibilidad cerrada con candado tras la I Guerra Mundial, cuando Washington ya no tuvo rival. De igual manera, el expansionismo argentino que, desde 1895 hasta 1902, sostuvo una declarada carrera armamentista contra Chile, terminó por debilitar sus arcas fiscales y por tensionar sus relaciones bilaterales. Los Pactos de Mayo, que consideraron el primer acuerdo de desarme en el mundo, y que aparentemente acabaron con la tensión, fijaron un equilibrio en favor de Argentina, el cual se quebraría en 1905 cuando ésta decidiera responder a la política armamentista de Brasil. Chile, intentó responder al rezago, pero no lo logró, debilitándose aún más su poder militar y naval.

15Expresión del rezago de su fuerza militar, fue su interés por constituir el Pacto del ABC, que le permitiría, ante la imposibilidad de rivalizar por sí mismo con Estados Unidos, constituir un balance a su poder junto a Argentina y Brasil. Así también, adherirse a los dos poderosos de América del Sur, le permitiría seguir manteniendo una situación de poder regional, proyectando cierto nivel de igualdad con éstos. No obstante, el Pacto nunca se ratificó.

16 5.- La autopercepción siempre se encuentra en la base de la política y acción exterior de los Estados. En este sentido, la clase alta chilena construyó durante el siglo XIX un discurso que posicionó a su país en un sitial bastante alejado de la situación de inestabilidad o naufragio que caracterizaba al resto del continente. Así, atributos como la estabilidad institucional; la prosperidad de su economía; su identidad guerrera; su raza laboriosa o; su carácter disciplinado y apegado al orden; les permitieron concebir una república modelo, superior y excepcional.

17Esta idea, que emerge una y otra vez a la superficie, tuvo un contrapunto iniciado el siglo XX, cuando una serie de voces denunciaron a un Chile bastante alejado de aquella situación imaginada. Así, ante el progreso defendido por el grueso de la clase política, se denunció: 1) el falso crecimiento económico, oculto tras las rentas del salitre; 2) la grandeza ficticia permitida por el dinero público; 3) una crisis moral que detrás de la aparente bonanza había perdido bienes como la mayor tranquilidad o seguridad nacional, sustrato de todo real crecimiento y progreso; 4) una nueva conquista de Chile por la vía del trabajo y el capital; 5) una patente inferioridad económica, explicada por múltiples factores, tales como, una agricultura extendida sobre suelos pobres, una minería agotada, una educación no adecuada a los requerimientos de su tiempo, el descenso de la producción salitrera y/o el desvío de sus utilidades a Londres; 5) una política exterior, que había permitido que el país perdiera su posición preferente en el continente, privándose del andamiaje necesario para su defensa, perdiendo territorios o manteniendo sobre los del norte una débil posesión, por todos cuestionada. Chile, no estaba preparado para ser un buen enemigo, pues era débil.

186.- Al compás del declive en la escala de poder internacional y de la transición de un mundo hobbesiano a uno grociano, la política exterior de Chile comenzó a observar en su discurso y acción internacional una constante adecuación a la nueva distribución del poder regional y mundial. De ahí, que reorientara su actividad diplomática hacia una diplomacia civil-pragmática, y relevara una nueva valoración del derecho internacional, sistema de normas considerado garantía de civilización, pues, ningún fin internacional de un Estado cualquiera, sería alcanzado sin el concurso de los otros. Chile, abandonando de manera definitiva las demostraciones de fuerza, tan características durante el siglo XIX, acudió para resguardar sus intereses a los mecanismos que le prohijó la diplomacia y el derecho internacional.

197.- Laberinto, ha sido la idea que mejor nos ha permitido retratar las complejas relaciones que Chile sostuvo con sus países vecinos, a inicios del siglo XX. En esta compleja y densa red, Argentina, el vecino más poderoso, fue el gran factor a considerar a la hora de definir los caminos a seguir con Perú y Bolivia. En efecto, la relación chileno-argentina, como bien fuera descrito por el representante británico en Chile, era vidriosa, es decir, cualquier controversia podría haber derivado en un conflicto armado. La Cancillería, entonces, debió considerar la fragilidad de esa relación, al situar al país en una situación desmedrada a nivel regional.

20Así, en el marco de la espera por el fallo arbitral de Gran Bretaña, un nuevo periodo de alarmas vino a tensar aún más las relaciones. Chile, denunció agresión militar ante la internación de policías argentinas en el territorio de Última Esperanza, y Argentina, la construcción de caminos por la comisión de límites de Chile en territorios sujetos a delimitación. No obstante, la desestimación de la acusación chilena por Buenos Aires, insistiendo en la relevancia de la suya, puso en entredicho la relación de igualdad entre ambos Estados. Por otra parte, la opinión pública argentina no cesó de ahondar en los conflictos, denunciando de parte Chile agresividad, expansión, amenaza para los débiles, en síntesis, real fuerza perturbadora en América. Argentina, por su parte, arrogándose la responsabilidad de detenerlo, se preparó para una eventual guerra e intentó vincular a Perú y Bolivia, las víctimas de Chile, a la civilización del Atlántico. En el mismo tenor, no dejó de culpar a Chile por las alarmas, por la carrera armamentista, por las incertidumbres comerciales, por la pérdida de prestigio y de territorios, de ahí, la necesidad de desbaratar su plan expansionista que, a su juicio, los Pactos de Mayo no habían detenido.

21Chile, acusó evidente hostilidad argentina, no correspondiendo ésta a la especial consideración que siempre le demostró. Por ejemplo, jamás había pensado en la guerra, pero estaba obligado a precaverse. En cambio, denunció la insistencia argentina por intervenir en la solución de los problemas que dejó pendiente la Guerra del Pacífico, y el apoyo que prestó a Perú y a Bolivia en sus demandas en su contra, cada vez que requirió obtener una buena posición para negociar con éste. Esta tensión fue suavizada por la firma de los Pactos de Mayo, específicamente, al eliminar el factor más relevante de perturbaciones entre ambos países, determinando que ni Chile ni Argentina intervendrían en los asuntos del Pacífico y el Atlántico, respectivamente, abriendo ello una era de aparente confianza y cordialidad. Empero, se ha invisibilizado el condicionamiento que los Pactos dieron a la política chilena respecto a Bolivia y a Perú, pasando Argentina a ser un factor estructural de la política exterior chilena con los vecinos del norte.

228.- Bolivia, se convirtió en un factor de constante intranquilidad para Chile, cada vez, que revitalizó y revitaliza sus reivindicaciones territoriales. El reivindicacionismo, por su parte, se reactivó cada vez que Argentina se acercó y se prospectó como la vengadora de todos los agravios padecidos por la guerra. De ahí, que la fragilidad de la relación chileno-argentina, hiciera perentorio acordar la paz con Bolivia, jugando en ello un rol fundamental, la controvertida misión König, ampliamente difundida por Bolivia a la hora de buscar amparo internacional a su causa.

23La política exterior de Chile tuvo que abordar una serie de dificultades con el país altiplánico. Entre ellas, la más importante, enfrentar el doble juego de la diplomacia boliviana, observada con suficiente claridad desde 1884. Particular responsabilidad en ello, les correspondió a las interesadas pretensiones argentinas, que lograron activar pendularmente los anhelos portuarios bolivianos. Si bien, Chile esbozó ceder territorio para alejar a Bolivia de Argentina en 1895, la medida terminó por fracasar, en parte, por la entrega incondicional que Bolivia hizo a Argentina de la Puna de Atacama, territorio bajo ocupación y gobierno chileno desde la Guerra del Pacífico. Si Argentina, hubiese decidido defender ese territorio por las armas, Bolivia hubiese marchado a su lado con la expectativa de recuperar todo el litoral.

24En segundo lugar, Bolivia tergiversó los hechos al ocultar que fue ella la verdadera causa del conflicto, al violar sistemáticamente los tratados suscritos con Chile. Olvidó, en tercer lugar, que donde acusaba anexión en virtud del principio de la victoria, solo hubo reivindicación, constituyendo en falsa la difundida agresión e imperialismo chileno. En cuarto lugar, olvidó también el país altiplánico, que no pagó indemnización alguna a Chile, de ahí, que la pequeña franja de tierra que le daba continuidad al territorio chileno, fue la única indemnización que pagó. En definitiva, intencionadamente falsificó la Historia. En quinto lugar, Bolivia nunca correspondió a la liberalidad y justicia demostrada por Chile, cuya máxima expresión fueron los protocolos de 1895. En sexto, el pensamiento irreflexivo de las Cancillerías boliviana y peruana, también, fue responsable de la inefectividad de las negociaciones, en cuanto se obstaculizaron mutuamente en la resolución de las controversias sostenidas con Chile. En efecto, Perú resistía toda transferencia de territorios considerados peruanos a Bolivia, suspendiendo toda discusión sobre el protocolo plebiscitario hasta que ello no se zanjara, mientras Bolivia aplazaba la discusión de un tratado de paz hasta que Chile no acordase con Perú dicho protocolo.

25Por último, la dureza de la nota König, los problemas limítrofes que sostuvo con otros vecinos, así como, la soledad que implicó los Pactos de Mayo, empujó a Bolivia a buscar la paz, abandonando toda pretensión de un puerto en el Pacífico. Fue el Tratado de Paz, Amistad y Comercio de 1904. Ahora bien, la buena inteligencia tras la firma de la paz, no fue suficiente para traer reconciliación verdadera, siendo la pérdida de su capacidad marítima, consecuencia del imperialismo chileno, la bandera que constantemente sería enarbolada en las instancias multilaterales, asunto vigente hasta hoy.

269.- Perú, el actor más activo a la hora de erosionar la posición internacional e integridad territorial de Chile, utilizó para ello, en primer lugar, el descrédito internacional. Chile, a su juicio, a costa de obtener el dominio definitivo sobre Tacna y Arica, fue capaz de atropellar los derechos peruanos y pasar por encima de los compromisos convenidos, básicamente, al haber desestimado el protocolo Billinghurst-Latorre de 1898. Dicho protocolo, fue convenido para evitar una posible alianza peruano-argentina en una eventual guerra, que le hubiese permitido a Perú recuperar no solo Tacna y Arica, sino también, Tarapacá. Chile, tras los acuerdos con Argentina, dilató su despacho y reivindicó sus intereses y expectativas sobre las provincias.

27En la estrategia del descrédito, también censuró el que Chile aplicara en las cautivas una serie de medidas incompatibles con la mera ocupación temporal, que había cesado en 1894, (clausura de escuelas, negación de permisos a peruanos para ejercer docencia, concesión de yacimientos de borato, concentración de fuerzas militares para inhibir el sufragio libre, o prohibiciones para celebrar el aniversario de la independencia peruana); así como, de lesionar la soberanía peruana en los territorios en disputa con las disposiciones del Tratado de Paz suscrito en 1904 con Bolivia.

28Para Chile, no había incompatibilidad y, tampoco, lesión de derechos, pues la soberanía ejercida sobre Tacna y Arica, desde el Tratado de Ancón, era absoluta, mientras Perú, solo poseía una expectativa de recuperación. De igual manera, justificó sus medidas como expresión del progreso que debía extender a las provincias bajo su amparo, siendo éste, el factor diferenciador respecto al dominio peruano. En 1905, Chile inició un proceso de acercamiento a Perú, proponiendo una serie de tratados que excedían la mera organización del plebiscito. En efecto, flexibilizaba su posición, al desestimar la fórmula que entendía que un plebiscito era una cesión simulada, ofreciendo asumir la decisión popular. Perú, no obstante, lo desechó, considerando imperioso zanjar el asunto del plebiscito, luego vendrían los otros acuerdos. El arribo de Augusto Leguía a la primera magistratura, frustró el intento de acercamiento, iniciando el denominado periodo de belicización de la política exterior, que explica: el desaire a José Miguel Echenique; la responsabilización del Cónsul Paut Vergara, de haber ocultado el escudo nacional de su propio Consulado en el Callao; las denuncias contra las medidas chilenas en las provincias; o la falaz expulsión del Cónsul peruano de Iquique en 1918.

29En el mismo sentido, Chile tuvo que enfrentar los embates de una nueva falsificación de la Historia. Chile, a juicio peruano, obtuvo los territorios del norte en virtud de la conquista, de la agresión a la integridad territorial peruana y boliviana, arrastrados por Chile a una guerra desigual. Chile, defendiendo su posición, consideró que la cesión absoluta de Tarapacá fue una justa indemnización a sus sacrificios, mientras la posesión de Tacna y Arica, devino en garantía a la indemnización en dinero que demandaba. Por otra parte, jamás hubo una guerra de conquista, pues solo respondió a una combinación internacional preparada en su contra, cuya expresión fue el Tratado Secreto de 1873. De igual manera, no fue cierto que estaba preparado para la guerra o que era una amenaza para el continente, siendo, en definitiva, arrastrado a una guerra desigual. En cuanto a las medidas aplicadas en las cautivas, siempre refrendó su legalidad.

30Esta dinámica fue la norma, hasta que, el desenlace de la Gran Guerra empujó a Chile a resolver la dilatada controversia, antes que Perú forzara una intervención de Estados Unidos que le favorecería, dada su situación de aliado en el conflicto mundial, y que perjudicaría a Chile dada su condición de neutral. La Moneda, consideró la necesidad e importancia de someter la controversia a los buenos oficios y arbitraje de los Estados Unidos, expresando ello, un reconocimiento explícito, sin reservas, a la nueva distribución del poder internacional. Chile y Perú, promoviendo uno el arbitraje restringido y amplio el otro, iniciaron el camino que llevaría a la negociación de 1922 en Washington y, pronto, a la solución bilateral de 1929. El telón de fondo internacional, nuevamente, vino a condicionar la política exterior de Chile.

3110.- Los intentos de solución bilateral a las controversias con los países vecinos, necesariamente, debieron tensionar con la creciente multilateralización. A nuestro entender, la política exterior chilena, en virtud de su pragmatismo, acudió a las nuevas instancias internacionales para obtener o resguardar los intereses que no podía obtener o resguardar desde la bilateralidad. En este sentido, las instancias multilaterales se alzaron, inicialmente, como una amenaza a la soberanía de los Estados, en un tiempo en donde no existía la plena conciencia de los beneficios y costos del multilateralismo. No obstante, éstas debieron ser parte de las lecturas de la realidad internacional, reconociendo la creciente interdependencia entre naciones en un estado de igualdad, así como, el que la fuerza ya no constituía el medio para la defensa de sus intereses, sino el derecho internacional. Se reconocía, a su vez, una especie de sociedad internacional, de la cual Chile no se podría marginar. De ahí, que, a pesar de la desconfianza, del temor al intervencionismo o a las amplias amenazas a la soberanía nacional que representaban los congresos o conferencias multilaterales, Chile debía participar de éstas, siendo la inserción y no la exclusión la única defensa de su soberanía y de la bilateralidad de sus dificultades.

3211.- Chile, en el primer sentido dado al multilateralismo, fue sometido a un peligroso asedio internacional por Argentina, Perú y Bolivia. Estos Estados se ocuparon de denunciar y responsabilizar a la agresiva e imperialista política exterior chilena por las deplorables condiciones en las que vivían, particularmente, Bolivia y Perú.

33Las Conferencias Panamericanas fueron el espacio idóneo para emprender el asedio. En México, en 1902, buscaron el apoyo y el concurso de las demás naciones para fijar el arbitraje obligatorio y retroactivo, asunto que, de haberse asumido como mecanismo de derecho internacional americano, hubiese obligado a Chile a someter sus problemáticas a dicho mecanismo, de ahí, que había que resistir o ver sometidas sus dificultades a la competencia de terceros. La Delegación chilena en México, inició un tránsito desde una defensa expectante a otra activa. Ante la amenaza del arbitraje obligatorio y retroactivo, propuso un sistema de arbitraje que no atentara contra los intereses fundamentales y dignidad de los Estados, adscribiéndose, para ello, a un arbitraje facultativo, como el propuesto por los rusos en la Haya, que permitiera a los mismos Estados determinar cuándo sentían lesionados sus intereses y dignidad, pudiendo decidir acudir o no al arbitraje. Para ello, apeló a la influencia que podía ejercer sobre otros, a saber, Ecuador, Venezuela y Colombia; y esperó a que Estados Unidos se opusiera a la obligatoriedad de un arbitraje como el propuesto, en cuanto era adscrito a las resoluciones de la Haya. Si lo proyectado se realizaba, el triunfo de la línea política de Chile no tardaría en llegar. En definitiva, parte de las Delegaciones aceptaron adscribir a las resoluciones de la Haya, autorizando, además, a las naciones que así lo determinasen, concertar un acuerdo de arbitraje obligatorio. No obstante, ninguna de las dos propuestas recibió la consagración de un acto oficial de la Conferencia, no siendo aprobada ninguna por la Delegación de Chile.

34 12.- Chile, ante la amenaza del bloque de naciones americanas, recurrió a una instancia de carácter mundial como la Haya, considerada una conquista universal de las naciones mayormente civilizadas, encontrando en ella una circunstancial protección a sus intereses. En las Conferencias de 1906, 1910 y 1923, nuevamente apareció la amenaza del arbitraje, sin embargo, esta vez, desde una posición activa y propositiva, las Delegaciones de Chile se encargaron de frustrarlas, asunto que le valió alcanzar una situación de prestigio e influencia en el continente. Chile, se encargó de evitar toda discusión de índole política, específicamente sobre el arbitraje, que pudiese erosionar la armonía entre los Estados. Ello, lo hizo orientando sus esfuerzos para canalizar las discusiones hacia los aspectos técnico-económicos que pudiesen contribuir a mejorar las relaciones hemisféricas, en base al crecimiento y progreso de todas las naciones. Las instancias panamericanas devinieron en el espacio ideal para su promoción, así lo indicó el Presidente Arturo Alessandri en el discurso inaugural de la Conferencia de 1923. En este tenor, fue relevante el particular protagonismo chileno en la promoción del establecimiento de un derecho internacional americano, que buscaba elevar a norma jurídica aquellos mecanismos que propendieran a dar garantías a su seguridad. En síntesis, una remozada retórica americanista, particularmente desde la guerra contra España, se dispuso al servicio de sus intereses nacionales.

3513.- En el proceso de inserción internacional, Chile evitó cualquier posibilidad de aislamiento continental que afectara sus intereses, valiéndose para ello del prestigio e influencia que había conseguido en el concierto americano. Ello, permite explicar la articulación diplomática para hacer fracasar el Congreso Bolivariano de 1911, oponiéndose a la suscripción de un pacto de arbitraje y asistencia mutua acordado ad-referéndum por los países libertados por Bolívar. Gracias a la capacidad diplomática y estratégica de los Delegados de Chile ante Venezuela, Ecuador y Colombia, el mentado Congreso fracasó, dando, particularmente el apoyo ecuatoriano, una nueva victoria a la línea política de la república del sur.

36 En el mismo tenor, también dispuso sus esfuerzos para evitar ser enclaustrado por alguna política continental. De ahí, la resistencia al Plan Wilson, que, si bien, no pudo desestimar de manera inmediata, al ser Estados Unidos el proponente, se dispuso articular su fracaso. El Plan, al ser una doctrina que podría condicionar su política exterior, erosionando sus espacios de soberanía, fue objeto de dilaciones para su aprobación y de variadas enmiendas al proyecto original, ello con el propósito de hacerlo morir o de obtener el tiempo suficiente para aprobar un proyecto favorable a sus intereses, es decir, que propendiese a solucionar la dilatada controversia con Perú. También, buscaba conseguir el apoyo de Brasil y Argentina para bloquear la propuesta de Wilson. Si por momentos, Chile pareció quedar solo en su lucha, ello ante las supuestas adhesiones de Brasil y Argentina al Plan, éste no renunció a su objetivo último. La Cancillería esperó el momento del anuncio del Plan, por el mismo Wilson, en la inauguración del Congreso Científico Panamericano, sin conseguir el acuerdo previo de los países del ABC, tal como se les había presentado, para descolgarse y renunciar definitivamente a su discusión. El Plan Wilson no fructificó.

3714.- Hacia 1920, las demandas que elevara Perú y Bolivia ante la Sociedad de las Naciones para que ésta revisara los tratados de 1883 y 1904, respectivamente, fueron enfrentadas por un Chile pre-activo y pragmático en el escenario internacional. En este sentido, debe prestarse atención a la controversia por la estrategia que seguiría Chile en la Sociedad, es decir, esperar que la inercia, específicamente, la renuencia de Estados Unidos a adherir a la Liga le otorgasen la protección requerida, ó, asumir la conducción de su propia defensa. La Cancillería se inclinó por la segunda vía, determinando que resguardar su soberanía implicaba una articulación de su defensa desde dentro, teniendo como herramientas el derecho internacional y la influencia que pudiese ejercer sobre otros actores.

38La oposición a la competencia de la Asamblea, para conocer y examinar aquellos tratados no cumplidos a cabalidad por uno de los contratantes, y que, por ello, amenazaban la paz mundial, fue tenaz. Chile, en base a una interpretación realista de los artículos invocados por Perú y Bolivia, estableció que, de dedicarse la Asamblea a ello, tendría que revisar un sinnúmero de tratados internacionales suscritos por los Estados en el pasado, cuestión que devendría en una verdadera anarquía. De igual manera, se ocupó en refutar punto por punto las demandas peruana y boliviana, que básicamente elevaban el mismo discurso observado en las complejidades de sus relaciones bilaterales. En definitiva, la posición chilena, en cuanto a lo contraproducente de una política revisionista de los tratados, terminó por ser refrendada por la Comisión Especial de Juristas que debía revisar la admisión de la demanda boliviana. Chile, como corolario, esta vez, abogó por un derecho internacional americano que tuviera competencia en este tipo de casos, expresión de un movimiento pendular, cada vez que una amenaza americana o, como ahora, mundial, afectara sus intereses. Recurrir a lo continental, de paso, legitimó la hegemónica posición hemisférica de Estados Unidos.

39Ahora bien, el triunfo de su línea política, también se debe explicar en los apoyos encontrados en Argentina o Brasil, los poderosos de América del Sur, o en Gran Bretaña, Francia o Japón. De hecho, sería la Delegación brasileña la que lograría el retiro provisional de las demandas en 1920, o la adhesión chilena a la política francesa, en cuanto a que la admisión alemana estuviera circunscrita al cumplimiento de los tratados, la que le reportaría importantes réditos. Así, por gestiones directas o relevantes adhesiones, Chile logró inclinar a los poderosos a su favor. Si bien, su política externa buscó obtener beneficios en todos los actores posibles, también buscó no contrariarse con nadie, recibiendo y pensando muy bien hasta donde dar.

40Por último, debemos señalar que Chile transitó con suficiente claridad desde una posición reactiva a una pre-activa ante el diálogo multilateral, logrando compensar su declive en la escala de poder internacional y, desde ahí, evitar la lógica erosión de su seguridad e intereses. La inserción multilateral le permitió desarrollar otros atributos del poder, logrando mantener las controversias con los vecinos en el marco de la bilateralidad y, desde ahí, defender y consolidar el factor territorial. La reorientación de la política exterior de Chile en un marco de incertidumbre y de amenazas como el que hemos revisado, derivó en una evidente compensación al declive de su poder, al rezago de su posición en la escala de poder regional, es decir, logró convertir al multilateralismo en una verdadera oportunidad.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search