Version classiqueVersion mobile

La política exterior de Chile ante Argentina, Bolivia y Perú en el marco del multilateralismo: ¿amenaza u oportunidad? (1900-1930)

 | 
Jorge Alfaro Martínez

Capítulo II: Chile y el deterioro de su posición relativa en la escala de poder internacional

Texte intégral

2.1 Introducción

  • 153 Mario Artaza y César Ross (Ed.), La Política Exterior de Chile, 1990-2009: desde el aislamiento a l (...)

1La política exterior de un Estado se haya inexorablemente unida a la compleja categoría de poder nacional, entendiendo por ésta la capacidad o aptitud que un Estado puede utilizar para alcanzar o satisfacer un interés nacional, influyendo y/o convenciendo las decisiones de otros o utilizando la fuerza militar para obligar153.

  • 154 Walter Jones, The Logic and International Relations, New York, Harper Collins Publishers Inc., 1991 (...)
  • 155 Morgenthau, op. cit, 21.

2Así, aproximarse al concepto del poder reviste cierta complejidad, pues el espacio que separa a la influencia de la obligación permite establecer diversas formas de ejercerlo, ello, según sus fuentes, atributos o instituciones154. No obstante, parece prudente asumir como punto de partida que el poder es primariamente un fenómeno psicológico, que consiste, a juicio de Hans Morgenthau, “en cualquier cosa que establezca y mantenga el control del hombre sobre el hombre. El poder cubre todas las relaciones sociales que sirven a tal fin: desde la violencia física hasta los lazos psicológicos más sutiles por los que una mente humana controla a otras”155.

  • 156 Waltz, op. cit., 144.
  • 157 Cristian Faundes, “Balance de las Capacidades de Poder entre Chile y Argentina: Análisis Comparativ (...)

3En este sentido, resulta valiosa la reflexión de Kenneth Waltz, en cuanto a que el poder es un elemento fundamental para los Estados que pretendan cuidar su soberanía, cuestión que los homogeniza en cuanto a las tareas que enfrentan, pero nunca en cuanto a “sus capacidades de desarrollar esas tareas”, en efecto, las “diferencias son de capacidad, no de función”156. En definitiva, el poder es relativo en cuanto que a que un Estado “no es poderoso en sí mismo, sino que lo es en relación a otro”157, de ahí, la necesidad de aproximarnos a las capacidades del poder y a sus percepciones.

4En este marco, se evalúa la situación de las capacidades de poder de Chile tras finalizar la Guerra del Pacífico, en el entendido de que el país salió de la conflagración con unas determinadas capacidades de poder que le permitieron ostentar tempranamente una situación de potencia regional.

5En este capítulo, en primer lugar, se realiza una aproximación al poder económico, en virtud de haber obtenido, junto a las anexiones territoriales, la industria del salitre, la cual se convirtió para bien o para mal en el verdadero eje económico del periodo. Luego, se aborda la situación militar y naval en el escenario de las amenazas erguidas durante el periodo, a saber, la rivalidad con Estados Unidos y la carrera armamentista con Argentina. Por último, se revisa la percepción que se tuvo del poder nacional o de algunas de sus dimensiones, fijando para ello una especie de contrapunto entre la construcción de imagen país durante el siglo XIX y la apreciación que se tuvo de la misma iniciado el nuevo siglo.

2.2. Una aproximación al Poder Económico de Chile tras la Guerra del Pacífico

  • 158 E. H. Carr, La Crisis de los Veinte Años (1919-1939). Una Introducción al estudio de las Relaciones (...)
  • 159 Ibid., 178-180.

6Una de las variables más importantes del poder de un Estado es el poder económico, pues éste deviene en el soporte de las otras dimensiones del poder y de su necesaria proyección internacional. En este sentido, E.H. Carr, en una obra pionera para la disciplina de las relaciones internacionales, indicó que “la fuerza económica siempre ha sido un instrumento del poder político, aunque sea sólo por su asociación con el instrumento militar”158. En efecto, si la riqueza constituye fuente del poder político, el Estado tiene la responsabilidad de promoverla, al permitirle alcanzar cierto grado de independencia y seguridad económica frente a otros, así como adquirir poder e influencia en el extranjero159.

7De ahí, se pudiese aludir a una evidente necesidad económica de una parte de la elite chilena durante el siglo XIX, que explica, por ejemplo, que la búsqueda de riqueza surja como una causa decisiva, junto a las político-legales tradicionalmente referidas, de la Guerra del Pacífico.

  • 160 Este periodo, que tuvo lugar junto al establecimiento y consolidación de la República Conservadora (...)

8Hacia 1875, Chile inició un periodo complejo como resultado de una crisis internacional que condicionó los precios de las materias primas y de los alimentos a un declive histórico, que, por consecuencia, afectó severamente al sector exportador, haciendo caer los precios de la plata, el cobre, el trigo y la harina, bases de un primer ciclo de expansión económica160.

  • 161 Luis Ortega Martínez, Empresarios, la Política y los Orígenes de la Guerra del Pacífico, Santiago, (...)

9Los efectos no se hicieron esperar, pues a la regresión de la tendencia positiva de la balanza comercial, observada desde 1832, siguió el éxodo de la moneda metálica que, ocasionalmente, servía de manera natural a la cobertura de los déficits de la balanza de pagos. En el plano interno, la tasa de interés siguió una tendencia al alza, lo que se tradujo en una seria crisis del sistema financiero, afectando directamente al sistema productivo. En definitiva, hacia 1878 colapsó la primera fase de ‘crecimiento hacia fuera’161.

  • 162 Para Chile, durante el periodo 1860-69 el ingreso fue de 6,3 % y el egreso de 6,8 %; durante el per (...)

10Perú, también afectado por la crisis, experimentó un retroceso notable, de la misma manera que Chile, de su sector exportador, basado preferentemente en la riqueza del guano. En definitiva, ambos debieron soportar un fuerte impacto negativo en su comercio internacional, no obstante, vivir esta coyuntura con más contundencia el Perú162.

  • 163 Rafael Sotomayor, Ministro de Hacienda en 1878, aconsejaba no implementar la reforma dado que “Aten (...)

11En Chile, para mermar los efectos de la crisis, el Presidente Aníbal Pinto intentó aplicar una reforma tributaria que gravaría los capitales de las personas y de las empresas, proyecto que recibió la oposición de la oligarquía al sentir que se lesionaban sus intereses. No obstante, la moción concluyó con la aprobación, en abril de 1879, de una versión reducida, en cuanto a sus alcances, del proyecto original. De igual manera, fracasó un préstamo en Gran Bretaña, dada su abultada deuda externa y la declaración de inconvertibilidad de los billetes de banco163.

12En este escenario, sobrevino la Guerra del Pacífico, desenlace de una extensa fricción diplomática, extendida por más de treinta años entre Chile y Bolivia, por reclamaciones territoriales sobre la rica zona del desierto de Atacama. Éstas, fueron reguladas por tratados bilaterales, el último de los cuales, en 1874, fue transgredido por Bolivia. En este tenor, Ortega señala que,

  • 164 Ortega, 1984, op. cit., 14-15.

“Existieron factores económicos y sociales que tal vez fueron más decisivos que los estrictamente legales. Desde esa perspectiva analítica se destaca el quehacer de un segmento de la oligarquía vinculada a los salitreros y al mundo de la política, que desarrolló una fuerte presión sobre el gobierno en los meses previos al rompimiento de las hostilidades (…) Fue, como fruto de esa campaña que la incorporación de la totalidad de los territorios salitreros al patrimonio nacional pasó a formar parte de la disputa y, a la larga, a convertirse en el factor decisivo durante el desarrollo de la guerra”164.

  • 165 Cariola y Sunkel, op. cit., 67.

13El triunfo chileno permitió la incorporación de una riqueza inconmensurable, pues no solo incorporó territorios de abundante riqueza mineral y pesquera, sino también, la floreciente industria del salitre. Es así, que, a mediados de 1880, la riqueza salitrera permitió iniciar a la economía chilena un segundo ciclo de expansión liderado por ella misma, relegando a un segundo plano “las exportaciones de trigo y harina provenientes de las regiones agropecuarias del Núcleo Central y de Concepción… [y]… también las de los minerales de cobre, plata y oro, provenientes del Norte Chico”165.

14En cuanto a la propiedad, terminó por primar la idea, en virtud del liberalismo imperante, de vender los títulos a capitales privados, recibiendo el Estado tan solo los gravámenes a la exportación, los que terminaron por desplazar a los de importación como la variable más importante del ingreso nacional. Lo anterior, bastó para iniciar un periodo de amplia expectativa económica, en cuanto, que la floreciente industria y la expansión de sus mercados, le convirtió en el principal exportador del orbe. De ahí, que, en virtud del mayor dinamismo de su comercio exterior, Chile aumentó sus ingresos y sus gastos, relación que expresa el siguiente cuadro:

Tabla 1: INGRESOS DE ADUANA CHILE (Promedios Anuales en miles de libras esterlinas)

Tabla 1: INGRESOS DE ADUANA CHILE (Promedios Anuales en miles de libras esterlinas)

Fuente: Legación de Chile en Londres, Resumen de la Hacienda Pública de Chile desde 1833 hasta 1914, Londres, 1915. Fernández, 18.

  • 166 Por ejemplo, las tres vertientes que se han instalado respecto a la supuesta caída constante y gene (...)

15La historiografía del Ciclo del Salitre (1880-1930), no ha cuestionado la gravitación fundamental que esta riqueza en plena producción tuvo sobre todos los aspectos de la vida chilena, tanto a corto, como, sobre todo, a largo plazo. Empero, lo que sí ha sido objeto de controversia ha sido la magnitud y el carácter de esa gravitación en la economía nacional166.

  • 167 Patricio Bernedo, Pablo Camus y Ricardo Couyoumdjian, 200 Años del Ministerio de Hacienda de la Rep (...)

16En general, existe una interpretación que ha gozado de cierta resistencia al tiempo y que refiere a que el salitre fue el eje dinamizador del resto de la economía del país. Ello se desprende de las palabras de Ricardo Cruzat Hurtado, Ministro de Hacienda del Presidente Germán Riesco (1901-1906), quien indicó que el salitre “contribuye hoy con 76,4 % a nuestra exportación de productos, consume cerca de 30.000.000 de pesos en frutos y mercadería de origen nacional y proporciona al Fisco 48.500.000 pesos por impuesto directo y no menos de 10.000.000 indirectamente por las internaciones que ella alimenta”167. Por su parte, Cariola y Sunkel, sostienen que el notable auge del sector exportador entre 1880 y 1930, principalmente sobre la base del salitre, logró dinamizar al conjunto de la economía chilena, implicando,

  • 168 Cariola y Sunkel, op. cit., 69.

“un fuerte proceso de inversión de capitales, el desplazamiento de importantes masas de población hacia el Norte Grande, la creación de una amplia infraestructura de ferrocarriles, telégrafos, servicios urbanos y puertos; la creación y/o expansión de asentamientos urbanos en la Pampa salitrera y en las costas; la organización de la producción y exportación de grandes volúmenes de mineral; la obtención de insumos corrientes y de capital necesario para ello; la obtención de los bienes de consumo para la población del Norte Grande, la región desértica en que la producción agropecuaria es escasísima; y la organización de los correspondientes servicios públicos, comerciales, financieros y otros”168.

  • 169 Markos Mamalakis, “The Role of Government in the Resource Transfer and Resource Allocation Process: (...)
  • 170 Cariola y Sunkel, op. cit., 71.

17En el mismo tenor, Markos Mamalakis señala que “en el interior de Chile, el salitre permitió una transformación masiva de la estructura económica a través de sus ingresos sin paralelo y sus proyecciones extensivas”169. Así, la industria salitrera, aun explotada mayoritariamente por capitales extranjeros, en opinión de Cariola y Sunkel, “estuvo lejos de constituir un enclave aislado que inhibió el desarrollo del capitalismo en Chile [si no que], habría sido (…) un factor fundamental en su expansión y florecimiento”170.

  • 171 Albert Hirschman, Estudios sobre Política Económica en América Latina (En Ruta hacia el Progreso), (...)
  • 172 Fernández, op. cit., 7.

18Los enfoques menos optimistas, han partido por cuestionar que el Estado desechara la posibilidad de ser el explotador de su propia riqueza, imputando a economistas liberales, como Zorobabel Rodríguez y Marcial González, la peor fechoría que pudieron perpetrar contra su país, a saber, “la entrega a intereses extranjeros de las minas de salitre de Tarapacá”171. Por su parte, el historiador Manuel Fernández ha logrado catalizar las críticas al supuesto rol dinamizador de la industria salitrera, relativizando la idea de que ésta forjó proyecciones favorables y significativas para el conjunto de la economía, en efecto, cuestiona el por qué un país con tal riqueza de transformaciones económicas, de modernización o de urbanización, previo a 1930, aún era un país subdesarrollado172.

  • 173 Para 1885 la población del Norte Grande, provincias de Tarapacá y Antofagasta, alcanzaba el 3,13 % (...)
  • 174 En referencia a un informe sobre el salario medio se indica que éste “escasamente llega a dos pesos (...)

19En primer lugar, resulta interesante la referencia al Norte Grande como centro de atracción de población, variable que explicaría la mayoría de las transformaciones. Ahora bien, si la población se incrementó, ésta no alcanzó un volumen realmente significativo que permita explicar esas transformaciones. De hecho, según Fernández, la población del Norte Grande “siempre se mantuvo dentro de una magnitud inferior al 7 % de la población total”, tratándose de una zona escasamente poblada173, que estuvo lejos de alterar la distribución del país. El autor, también relativizó el que esta población constituyera un mercado de calidad, dada su capacidad adquisitiva, la que no era lo “suficientemente alta como para constituir un incentivo para la producción industrial”174. En este sentido, resulta explicativa la relación entre el incremento demográfico y el aparente impacto positivo en el mercado agrícola y de las manufacturas, asunto que muestra el siguiente cuadro:

Tabla 2: Índice de Mercancías ‘Importadas’ por el Norte Grande desde otras Regiones Chilenas comparadas con el Índice de Crecimiento de Población en la misma Región (Por volumen. Promedios Anuales)

Tabla 2: Índice de Mercancías ‘Importadas’ por el Norte Grande desde otras Regiones Chilenas comparadas con el Índice de Crecimiento de Población en la misma Región (Por volumen. Promedios Anuales)

Fuente: Fernández, 6.

  • 175 El cónsul británico, Hudson, recalcaba el hecho de la preponderancia de los capitales británicos in (...)
  • 176 Ibid., 10.

20Los datos indican que no hubo una correlación directa con el incremento de las mercancías importadas desde otras regiones del país, habiendo constituido tan solo un estímulo moderado para la producción agropecuaria. Fernández, señala que a los distritos salitreros, relativamente aislados del resto del país, les resultó “más fácil obtener bienes agropecuarios desde países vecinos tales como Perú y Bolivia e incluso, en el caso de vacunos, Argentina”, provisión complementada con la internación de alimentos envasados desde Europa175. De la misma manera, la demanda de manufacturas intermedias y finales, como maquinarias o repuestos, se orientó “con mayor énfasis hacia el consumo de importaciones antes de que bienes manufacturados en el país”176.

  • 177 Matus, op. cit., 277.
  • 178 Ross, 2003, op. cit., 98.

21Por otra parte, al desplazar los derechos de importación como la variable más importante en el ingreso aduanero, la renta salitrera se convirtió en el patrón dominante de los ingresos del Estado, pasando a depender del impuesto a la exportación del nitrato, pues dada la expectativa generada por inconmensurable riqueza, fueron abolidas otras fuentes de ingreso, como los impuestos directos e indirectos177. César Ross, indica que el incremento de la renta fiscal provocó, de alguna manera, que la oligarquía local se vinculara “cada vez más con el Estado, a objeto de que éste asumiera – siempre como gasto fiscal- el costo de alguna, parte del proceso económico privado. De manera indirecta, como podía ser la exención de impuestos y la dotación de infraestructura, entre otras; o en forma directa, como podía ser los subsidios”178.

  • 179 La república parlamentaria “hace alusión a un periodo atípico en el desarrollo político chileno, en (...)
  • 180 Fernández, op. cit., 21.
  • 181 Matus, op. cit., 278.

22En definitiva, el salitre transformó al Estado en el elemento de mayor potencialidad económica para la implementación de cualquier modelo de desarrollo, no obstante, la política chilena del parlamentarismo179 no pudo o no supo capitalizar dicha potencialidad, pues “no fue aprovechada en toda su extensión y el estado devino simplemente en un munificiente dispensador de bienes, servicios y exenciones tributarias que obviamente favorecían a los sectores dominantes”180. Matus, por su parte, alude a una combinación de inexperiencia económica con “una cuota importante de desidia y abuso de poder por parte de la oligarquía chilena”181.

  • 182 Las combinaciones salitreras (1884-85; 1891-93; 1896-97; 1901-04 y 1905-07), permitieron fijar cuot (...)

23Desde otra perspectiva, la industria salitrera fue incapaz, a pesar de contar con cierta capacidad de producción a escala y aplicación intensiva de capitales, de traspasar a otras ramas las respectivas condiciones tecnológicas, estimulando un proceso interno de desarrollo industrial. Lo anterior, pudo tener cierta explicación en las denominadas combinaciones, organizaciones del empresariado salitrero para reducir el volumen de producción182 y mejorar los precios, pero sin aumentar la productividad.

  • 183 Sergio González Miranda, Matamunqui. El Ciclo de expansión del nitrato de Chile. La Sociedad pampin (...)

24No obstante, no siempre aseguraron altos precios, y, por el contrario, permitieron el surgimiento de otras fuentes alternativas de fertilizantes mucho antes de que apareciera el salitre sintético, erosionando la idea de una especie de monopolio natural. Al decir de Sergio González, las combinaciones estuvieron lejos de constituir una palanca de desarrollo, de hecho “evitaron la competencia y la innovación tecnológica y, por lo mismo, acortaron el ciclo de expansión”183.

25En definitiva, la industria del salitre se constituyó en una mera economía de enclave, que potencialmente pudo aportar al crecimiento orgánico de la economía, empero, en su debilidad interna, no lo hizo, terminando por reflejar esa misma debilidad, en la capacidad económica del Estado.

  • 184 Markos Mamalakis (Comp.), (1978-1989). Historical Statistics of Chile. National Accounts (Vols. 1-6 (...)
  • 185 José Díaz, Rolf Lüders y Gert Wagner, Chile 1810-2010. La República en Cifras. Historical Statistic (...)

26Ahora bien, en virtud de obtener un panorama general sobre el crecimiento y desarrollo del país, dinámica que ocurre bajo la preeminencia del salitre, conviene referir a ciertos indicadores de comportamiento económico. Para ello, si bien existen clásicos, como, por ejemplo, la prolífica obra de Markos Mamalakis184, hemos optado por recurrir a la reciente obra de José Díaz, Rolf Lüders y Gert Wagner185, básicamente, por revestir actualidad metodológica. En primer lugar, resulta interesante observar el dinamismo de la economía chilena en el largo plazo, cuestión que expresa la siguiente tabla:

Tabla 3: PIB Total. Tasa de Crecimiento Anual (%)

Tabla 3: PIB Total. Tasa de Crecimiento Anual (%)

PIB obtenido usando la serie de Producción industrial de Ducoing y Badia-Miró (2013) y el procedimiento de estimación Díaz, Lüders y Wagner (2007). Esta estimación se agrega para que el lector pondere la implicación global de utilizar una u otra serie de producto industrial. Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 67.

Tabla 4: PIB Real Total y Sectorial. Tasas de Crecimiento

Tabla 4: PIB Real Total y Sectorial. Tasas de Crecimiento

Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 112-116

27Llama la atención, que el promedio de la tasa de crecimiento anual para los periodos indicados, muestren una economía con tendencia a la ralentización, a pesar de considerar un recurso que desde la expectativa económica fue concebido como el gran eje dinamizador. Ahora bien, se podría argumentar que el promedio más bajo durante el segundo periodo responde a los efectos de la Gran Guerra o a las crisis económicas de 1921 o 1929, lo cual conviene contrastar con el comportamiento total del PIB, según años y sectores económicos (Ver tabla 4)

28Según los datos, el PIB Real no observó un crecimiento significativo, su movimiento resultó lento y considerablemente inestable, dinámica que demuestra que los problemas fueron anteriores a 1914.

29Por su parte, exceptuando a la minería, que fue el sector de mayor crecimiento, el resto muestra una dinámica irregular. Tal fue el caso de la agricultura, que resultó ser el sector con mayores dificultades. Por otra parte, los servicios gubernativos devinieron inestables, mientras el crecimiento de la construcción se ralentizó hacia 1912, para luego comportarse inestable, al igual que la mayoría de los sectores. En cuanto a la minería, el principal aporte al crecimiento lo hizo, indiscutiblemente, el salitre. El resto de los sectores, excepto la producción de azufre, también devino inestable:

Tabla 5: Producción Minera

Tabla 5: Producción Minera

Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 147-148.

30Volviendo sobre el PIB sectorial, observamos que la manufactura tuvo dos momentos de crecimiento constante, a saber, 1902-1911 y 1915-1925:

Tabla 6: Industria Manufacturera

Tabla 6: Industria Manufacturera

Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 160-162.

  • 186 La industrialización se entiende “en cuanto la actividad industrial se convierte en la fuerza dinám (...)
  • 187 Ibid., 25.

31Lo anterior, si bien expresa crecimiento, también muestra ralentización, cuestión que ha sido objeto de estudio por la historiografía. En efecto, se ha problematizado el por qué al final del día, habiéndose perfilado una actitud empresarial, no hubo un proceso de industrialización186, sobre todo, cuando se difundía la idea de que la consolidación industrial era la mejor expresión de soberanía económica, de la independencia verdadera187. Las posibles respuestas han abordado: la falta de capital circulante y físico; las carencias tecnológicas; la escasa capacitación de la mano de obra; hasta la ausencia de una política de Estado referente a industrialización.

  • 188 Ibid., 19.
  • 189 Ross, 2003, op. cit., 139.

32No obstante, a pesar de que, en 1860, 1880, 1900 o 1920, hubo capitalistas que invirtieron buscando modernizar procesos productivos básicos, tendió a predominar el que los principales dueños del capital definieron “sus intereses a través de otras opciones y, en lo general, la movilización de capitales surgidos en la minería y el comercio de exportación se bifurcó más masivamente a través de un sector financiero bastante moderno (…) y de adscripciones a la agricultura”188. Desde ahí, se puede desprender, según Ross, que al ser los bancos el sector económico más rentable de la economía, éstos no contribuyeron al crecimiento sostenible de ésta, pues vivieron alejados “del proceso de formación de capital y de la convergencia económica, y se consolidaron como un sector eminentemente especulativo, con un impacto negativo de difusión horizontal y vertical”189. En definitiva, las manufacturas no fueron un mecanismo de desarrollo económico, creciendo lentamente, al alero de las exportaciones mineras.

33Así, desde la perspectiva de la riqueza producida por los diversos sectores económicos, durante el primer tercio del siglo XX, se observa en el crecimiento una evidente ralentización y, por momentos, estancamiento de la actividad, asunto que se establece como contrapunto a la potencialidad económica vislumbrada una vez terminada la Guerra del Pacífico. En efecto, si por momentos hubo crecimiento, no hubo un desarrollo sostenible de la economía nacional.

  • 190 Hirschman, op. cit., 183.
  • 191 “Se concedió a bancos privados el derecho a emitir moneda con la única limitación de que no podrían (...)
  • 192 Ibid., 191.
  • 193 Riveros y Ferraro, op. cit., 67.

34El aumento del índice de precios y coste de la vida, por su parte, fue otro indicador de debilidad económica. Hisrschman, señala que “para el decenio 1900-1910 el aumento porcentual fue de un 109 %; para 1910-1920 de un 74 %; mientras que para el periodo 1920-1930 disminuyó a un 30 %”190, de lo cual se responsabilizó a ley de banca de 1860, que estableció el principio de la banca libre o casi anárquica191, o al sector de los hacendados, quienes fueron “los que más provecho obtenían de ella”192. No obstante, cualquiera fuera la causa, la inflación se instaló desde que las necesidades de la guerra demandaron acudir al crédito interno, triplicando el circulante193. La historiografía económica reciente, a pesar de la diversidad en cifras, ha confirmado el fenómeno inflacionario, tal cual se presenta en la siguiente tabla:

Tabla 7: Precios. Tasas de Crecimiento

Tabla 7: Precios. Tasas de Crecimiento

Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 370-374.

  • 194 Vial, 1983, Volumen II, op. cit., 130.

35Junto a este fenómeno, se produjo el deterioro cambiario, es decir, el continuo descenso en el valor de la moneda nacional. En el marco de la crisis financiera de 1878, fue aprobada una ley, de carácter temporal, que suspendió la convertibilidad de los billetes de banco que estaban en circulación, es decir, la moneda no podría ser redimida en moneda de oro o plata, aún más, también se decretó su curso forzoso. Señala Gonzalo Vial, que al momento de “establecerse la inconvertibilidad el peso valía 44 ó 45 peniques” y que, desde ahí, “su desmoronamiento tendría altibajos, pero una continua línea progresiva”. En este escenario, señala el mismo autor, que tanto gobernantes, congresistas y economistas en su mayor proporción, pensaban que volver a la conversión, nunca aplicando un cambio inferior, era una cuestión de honor nacional194.

  • 195 Ibid., 124.

36Ahora, la única manera de volver era con el arribo de moneda oro a las arcas fiscales, proceso que se “hubiera visto favorecido (…) con exportaciones boyantes y una economía inglesa de prosperidad. Más no hubo tal”195. Las exportaciones no fueron de gran magnitud y los compradores, también padecían los trastornos de la crisis. No obstante, aun en un escenario doblemente depresivo, se intentó volver, así lo estipuló una ley de 1895, basando el nuevo sistema monetario en el peso oro de 18 peniques, paridad artificialmente baja que contrastaba con la verdadera expectativa.

  • 196 $50.000.000 en 1898 con el compromiso de ser rescatados el 1° de enero de 1902, creando un Fondo de (...)

37El contraste con la prosperidad pasada fue evidente, asunto que las necesidades del Estado y el rumor del retorno al papel moneda ayudaron a profundizar, provocándose una corrida del oro de los bancos, lo que, a su vez, condujo a la moratoria y nuevamente a la inconvertibilidad, empujando al Estado a nuevas emisiones de papel moneda196.

  • 197 Idem. Otros autores indican que hasta 1907 la “emisión total alcanzó a 150 millones de pesos, 70 de (...)
  • 198 Señala el autor que “Las alzas de precios afectaban a amplios sectores de la población y fueron una (...)

38Las emisiones, por su parte, contribuyeron a generar un aparente optimismo general, llevando al Congreso a postergar el retorno a la conversión varias veces, mientras el periodo de prosperidad que resultó, fue seguido por una especulación desenfrenada. Señala Couyoumdjian que, “cuando vino el colapso en 1906, el remedio prescrito fue una nueva emisión de $40.000.000, seguida por otra dosis de $30.000.000 al año siguiente”197, ambas, bajo promesa de restitución de la convertibilidad, que no llegaría. En definitiva, para el mismo autor, el “papel moneda tuvo tan poco éxito como el oro en lograr una prosperidad continuada”198, mientras, el único resultado fue la continua alza de precios. A manera de síntesis, se puede indicar que el peso experimentó continuamente una pérdida de su valor, aproximadamente en un 44,5 % a partir de la segunda inconvertibilidad (1898) hasta la década de 1920.

  • 199 Guillermo Guajardo Soto, “Cambios Tecnológicos y Proyectos Económicos en las Fuerzas Armadas de Chi (...)

39Otra variable del rezago económico, fue el flujo de inversión extranjera, fundamental en el desarrollo de la economía chilena. Para una mejor comprensión, conviene situar el fenómeno de la inversión en un marco comparativo, así, para el año 1914 del total de la inversión extranjera en América Latina, el 42 % se posicionó en Argentina, el 15 % en México y, solo, el 6,5 % en Chile199. La evidente asimetría chileno-argentina, contribuyó poderosamente a postergar al primero en la región.

  • 200 Los mayores presupuestos de gastos fueron asignados a las secretarías de Interior, Instrucción Públ (...)

40Ahora, si miramos al Estado, específicamente, sus indicadores de ingreso y gasto fiscal, lo primero que se observa es el fuerte desequilibrio a favor del gasto200, a excepción de algunos periodos (1916-1918 y 1923-1925). Ello, expresa la siguiente tabla:

Tabla 8: Indicadores Fiscales. Pesos 2003 y Porcentaje del PIB

Tabla 8: Indicadores Fiscales. Pesos 2003 y Porcentaje del PIB

Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 300-302.

  • 201 Matus, op. cit., 277.
  • 202 Enrique Mac Iver, ministro de Hacienda hacia 1892, observó que “Chile era uno de los países que pag (...)

41Tomando en cuenta que el principal ingreso de la hacienda pública, que a su vez alentó una estructura de gasto agregado relativamente rígida201, no alcanzaba a cubrir los gastos, fue obligado un permanente déficit fiscal. La diferencia debió ser necesariamente cubierta por otros medios, ya por ingresos extraordinarios derivados de remates de oficinas o terrenos salitreros; de nuevas emisiones; o mediante la contratación de empréstitos. Lo anterior, explica la necesidad que tuvo el Estado por aumentar sus ingresos, particularmente, desde la crisis que comenzó a experimentar desde la primera mitad de 1890202, cuestión que, a su vez, no redujo el gasto fiscal.

  • 203 Ibid., 72-74.
  • 204 Matus, op. cit., 277.

42Así, el sostener obras públicas, ferrocarriles, puertos, gastos militares y navales, o la ampliación de la administración pública, demandó soluciones, como, por ejemplo: el incremento al impuesto de exportación del nitrato; impuestos sobre vicios innecesarios y nocivos, como el alcohol y el tabaco; reforma a las tarifas aduaneras, promulgada en 1897; o el impuesto a las compañías de seguros, aprobado en 1905203. No obstante, entre ellas, cobró relevancia el endeudamiento, tanto externo como interno, profundizando la dependencia del país respecto al sistema financiero internacional, por ende, su debilidad económica, sobre todo, cuando una salida brusca de capitales o un alza abrupta en el tipo de cambio, los tornaron impagables204. La magnitud de la deuda total en relación al PIB, alcanzó en promedio para el periodo el 40 %:

Tabla 9: Deuda Interna y Externa. Millones de Pesos 2003

Tabla 9: Deuda Interna y Externa. Millones de Pesos 2003

.

Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 565-566

  • 205 Gabriel Salazar y Julio Pinto, Historia Contemporánea de Chile I. Estado, Legitimidad, Ciudadanía, (...)

43Por último, a manera de síntesis, no podríamos dejar de coincidir con los historiadores Gabriel Salazar y Julio Pinto, en cuanto a que, si bien el Estado experimentó un ensanchamiento, su costo “resultó mayor que la suma de los ingresos recaudados por el salitre y los empréstitos externos”. En consecuencia, dirán que, “El Estado, claro, era dócil y flexible, pero a la larga frágil”205.

2.3 La dimensión político-militar de la Potencia Regional

  • 206 Se haya en la visión de Diego Portales “la elaboración de un pensamiento que, de alguna manera, sen (...)

44La victoria obtenida por Chile en la Guerra del Pacífico le permitió incrementar de manera considerable su territorio, adquiriendo éste un nuevo dinamismo para la política nacional, asunto que vino a complementar, o desplazar, la centralidad que tenía el control del Pacífico Sur en el pensamiento geopolítico de la Cancillería del Mapocho206. En cuanto, que el territorio anexado, rico en minerales, devino en un importante potencial económico para el país.

  • 207 Simon Collier, “From Independence to the War of the Pacific”, Leslie Bethell (Ed.), Chile since Ind (...)

45Por otra parte, la victoria, también, le entregó un sustancial prestigio internacional, permitiendo, en palabras de Simon Collier, “que se recuperase el espíritu chileno que, en las décadas previas a la Guerra estaba alicaído y pesimista”. De ahí, que se le diera un gran valor a figura militar, de hecho, “parecía que en cada chileno había un soldado”207.

  • 208 Mauricio Rubilar Luengo, La Política Exterior de Chile durante la Guerra y Post-Guerra del Pacífico (...)
  • 209 Barros Van Buren, 1970, op. cit., 461.
  • 210 Fermandois, op. cit., 38.

46En definitiva, Chile emergió como “la potencia dominante en Sudamérica de la mano de un poderoso ejército y una marina de guerra que controló y ejerció una efectiva hegemonía en las extensas costas del Pacífico”208. En palabras de Barros, la marina chilena “era la más poderosa de América del Sur y el salitre había financiado una flota mercante capaz de competir con las mejores del mundo”209. Pero, por otra parte, la guerra le forjó una imagen que tuvo una “influencia negativa en la región en las primeras décadas del siglo XX, y fue un factor de relativo aislamiento”210.

47De ahí, que el escenario internacional para Chile devino complejo, cobrando importancia el despliegue de su aparato diplomático. En efecto, al decir de Gonzalo Vial, Chile habría de enfrentar un verdadero asedio, puesto que,

  • 211 Vial, 1983, Volumen II, op. cit., 158.

“Perú y Bolivia pretendían recuperar mediante la diplomacia algo del territorio que perdieron por las armas. Argentina buscaba liquidar sus cuestiones limítrofes con Chile en forma favorable para ella, y sabía ser esto tanto más posible cuanto mayores dificultades nos agobiasen en otros frentes internacionales. Diversos Estados americanos –el coloso yanqui, el primero- resentían las hazañas chilenas del 79, considerándolas indicio de ambiciones expansionistas, o de rivalidad con ellos por una hegemonía continental que ni siquiera soñábamos”211.

  • 212 Carr, op. cit., 164-165. Por su parte, para Van Klaveren (2010) “El siglo XIX, en que se construyó (...)

48Lo expuesto, no solo alertó a su diplomacia, sino que le demandó mantener unas fuerzas armadas que le permitieran asegurar las nuevas fronteras, ello, en virtud de que la guerra, la última ratio del poder en las relaciones internacionales, fue una sombra en el devenir de la política vecinal. Por otra parte, no fue menos importante la premisa de que la proporción de fortaleza militar respecto a otros países, era el factor que permitía ocupar a las potencias un determinado lugar en la escala de poder internacional212.

  • 213 La causa del nuevo rumbo que tomó el Ejército no debe considerar tan solo los problemas internacion (...)
  • 214 Enrique Brahm García, “Del Soldado Romántico al Soldado Profesional. Revolución en el Pensamiento M (...)

49La potencialidad de la guerra en tres frentes, permitió que surgiera la necesidad de un ejército con competencia militar, nuevo y moderno213, asunto que, también, respondió a la serie de críticas a la conducción, organización y funcionamiento del ejército en la Guerra del Pacífico, pues se consideró que la victoria se alcanzó, antes por patriotismo, valentía y arrojo del soldado chileno, que por virtudes militares de tipo profesional214.

  • 215 Tras la guerra franco-prusiana de 1870, siendo la victoria favorable a Prusia, ésta pasó de “ser la (...)
  • 216 “Podemos decir que lo que se inició por parte alemana con Körner en 1885 en forma de "experimento", (...)

50Para ello, se hubo de acudir a Prusia215. La eficacia demostrada en la Guerra Franco-Prusiana impulsó a contratar una misión militar con el objetivo de reformar la institución castrense. De ahí, que en 1885 se contratara al capitán de artillería Emil Körner, quien estaría llamado a ejercer, sobre todo después de 1891, un rol de privilegio, pues tras servir a las fuerzas congresistas y ser nombrado general de brigada y, en 1896, general de división, “logró prácticamente el verdadero papel dirigente sobre el ejército chileno y con ello todas las posibilidades de organizar [lo] (…) de acuerdo al modelo prusiano-alemán”216.

  • 217 Enrique Brahm García, “La Impronta Prusiana en la Academia de Guerra del Ejército (1885-1914), Alej (...)
  • 218 Claudio Ortiz, “Chilenos a los Cuarteles. Historia de la Ley de Servicio Militar Obligatorio”, Estu (...)
  • 219 Fisher, op. cit., 138.

51En este sentido, una serie de reformas dinamizaron la formación militar, específicamente, un cambio de orientación desde una educación enciclopédica a otra práctica. Lo anterior, se expresó en la transformación de la Escuela Militar y en la creación de la Academia de Guerra217. El objetivo fue obtener un ejército mejor preparado, técnica y físicamente, desarrollando “el convencimiento de que la defensa y la paz descansarían sobre un Ejército constituido por un pueblo instruido, listo para acudir a la protección de la soberanía nacional ante cualquier amenaza”218. En este marco, Chile fue el primero en establecer el servicio militar obligatorio en 1900, seguido por Perú y Argentina en 1901, y por Bolivia en 1907. Para Ferenc Fisher, el servicio militar obligatorio y la formación de base prusiana, “trajo como resultado el que en la primera década del nuevo siglo Chile contara con el ejército más poderoso, el mejor instruido de América Latina, así como uno de los mejores pertrechados”. En la base de este poderío, también estaba el número de efectivos, alto, considerando las dimensiones de Sudamérica y el volumen poblacional del país, mucho menor que el de Argentina. Así, indica el autor, que “el número del ejército chileno aumentaba en 57 mil efectivos en un par de días tras su movilización”, de hecho, en caso de guerra hacia 1900, “Chile podía contar con unos 100.000 reservistas instruidos”219.

  • 220 René Millar, Significado y Antecedentes del Movimiento Militar de 1924, Santiago, S/N, 2002, 37.
  • 221 Vial indica que tras finalizar la guerra civil “la oficialidad balmacedista fue lanzada implacablem (...)

52René Millar, tomando distancia de lo indicado, señala que la guerra civil de 1891 sepultó en parte el pasado glorioso del ejército, proyectando una serie de insuficiencias que relativizarían la idea de poderío. En este sentido, mediante dos decretos del 14 de septiembre de 1891, el ejército que combatió junto a Balmaceda fue desmantelado de sus superiores. Éstos, fueron reemplazados por los que apoyaron a las fuerzas victoriosas del Congreso, de ahí, que la “oficialidad en su mayor parte sería (…) improvisada y heterogénea”, siendo pocos los que habían “pasado por un establecimiento de instrucción militar”220. Para Vial, la guerra destruyó las familias que componían la oficialidad del ejército, una determinada aristocracia que fue reemplazada por una franca clase media221.

  • 222 Millar, op. cit., 55.

53Tras el conflicto, la nueva oficialidad no cesó en sus funciones, incubando desconfianza y desprestigio a su función que, a fin de cuentas, terminó por debilitar su autoridad, sobre todo, frente a los oficiales inferiores que habían comenzado su formación con la reorganización de Körner222.

  • 223 Ibid., 40.

54Desde otra perspectiva, Millar alude a la ausencia o debilidad de la unidad de mando, cuestión distinta a lo sucedido en la armada que estaba bajo una Dirección Superior. El ejército, se caracterizó por una serie de comandos divisionarios, con un carácter relativamente autónomo, y por la amplia capacidad de iniciativa otorgada al Estado Mayor, lo que tuvo como resultado debilitar el Comando Superior, responsable de la marcha general de la institución223.

  • 224 Guajardo, op. cit., 393.
  • 225 Ibid., 372.
  • 226 Ibid., 386-387.

55En cuanto a modernización, el énfasis estuvo en la rama de la infantería, dejando de lado ramas importantes como la artillería, la telegrafía, ferrocarriles, ingeniería en puentes, soporte de industrias y armas técnicas, atraso que no le permitió al ejército salir de una condición de fuerza preindustrial, teniendo, a diferencia de la armada, un proceso de tecnificación más lento y opaco224. De ahí, que, durante las primeras décadas del siglo XX, surgió entre los militares la idea de establecer industrias y participar en ciertas áreas estratégicas como los ferrocarriles, sin embargo, ni los militares ni su concepción nacionalista “lograron generar una alianza de intereses estatales y empresariales capaz de establecer un posible complejo militar-industrial nacional”225. Siguiendo al mismo autor, el ejército quedó rezagado, pues, a diferencia de Argentina, Brasil, Ecuador y Perú, involucrados en industrias para la defensa y en el control estatal de recursos naturales, “los militares chilenos no desarrollaron la ingeniería ni la infraestructura necesaria para llevar adelante un proyecto de alcance mayor”226.

  • 227 No existía normativa que fijara un retiro forzoso por límite de edad, cuestión que produjo un caos (...)
  • 228 Ibid., 47-50.

56Por otra parte, la constante preocupación por la modernización de las fuerzas armadas, sobre todo, estando en latencia la posibilidad de un conflicto con Argentina, implicó una serie de expectativas que tensaron con un fuerte sentimiento de inseguridad en la oficialidad joven, que llegó inclusive a la insubordinación. Así, junto a lo expuesto, hay que considerar los problemas relacionados con la escasa posibilidad de promoción227 y el bajo nivel de remuneraciones, insuficiente para satisfacer medianamente las condiciones que imponía la profesión, cuestión agravada ante la constante pérdida de valor adquisitivo de la moneda228. La situación profesional y económica no tendría mayor variación hasta después de 1924.

  • 229 Pablo Lacoste, La Imagen del Otro en las Relaciones de la Argentina con Brasil y Chile (1534-2000), (...)

57Por su parte, tras la Guerra del Pacífico, el factor naval fue considerado un valor inherente a la seguridad del Estado, siendo ésta directamente proporcional a su flota de guerra. Pablo Lacoste, señala que la “disponibilidad de una armada poderosa era, sin duda, un tema clave de la época”229, sobre todo para Chile, que emergió como una potencia marítima. Las lecciones que dejó la guerra y la constante visión geopolítica sobre el Pacífico, impelió al Estado a mantener una fuerza suficientemente capaz de garantizar la integridad territorial, el desarrollo económico y la exclusión de potenciales amenazas a sus intereses en la región, tal como, el expansionismo estadounidense o las pretensiones argentinas sobre la zona austral.

  • 230 Emilio Meneses, El Factor Naval en las Relaciones entre Chile y los Estados Unidos (1881-1951), San (...)

58En el capítulo anterior, se expuso que Estados Unidos devino en un actor a considerar por la política externa de Chile, pues en el transcurso de su intromisión durante la Guerra del Pacífico hasta el incidente Baltimore, quedó demostrada su voluntad de hegemonía. Durante la guerra, específicamente hacia 1881, Blaine expresó que no estaba en el interés de su república la existencia de una potencia dominante en América del Sur, ello en clara alusión a Chile. Sin embargo, el “paternalismo hegemónico norteamericano carecía de un importante ingrediente para hacerlo efectivo: la fuerza militar”230. Por el contrario, la armada de Chile se erguía poderosa y en ocupación preferente de los sucesivos gobiernos. Por ejemplo, la administración de Jorge Montt (1891- 1896),

  • 231 Cecilia Morán, Jorge Montt (1846-1922). Del Curso de los Héroes a Presidente de la República, Santi (...)

“tuvo que prestar especial atención al Poder Naval y sostener una estrategia nacional en un escenario eminentemente marítimo. Reorganizada la marina, había que procurar la preparación de la fuerza naval, ya que, si hacia 1891 la flota de Chile causaba preocupaciones a Estados Unidos, ahora se encontraba disminuida y con Argentina empeñada en un vasto plan de modernización e incremento del Poder Naval”231.

59El mismo Montt, terminado su gobierno, fue comisionado para proponer, tras el estudio de fuerzas navales y militares europeas y americanas, reformas a la institución, asunto que terminó en las reformas a los servicios superiores de la armada y en la fuerte impronta dada a las ingenierías en la recién fundada Escuela Naval, en función de atender las nuevas necesidades tecnológicas.

  • 232 Meneses, op. cit., 17.
  • 233 En la base de este proyecto se pueden encontrar las ideas de Alfred Thayer Mahan, quien desde el es (...)
  • 234 La importancia de la Armada, es parte de las conclusiones que hubo de sacar Chile de la política de (...)

60Sin embargo, el esfuerzo no sería suficiente. La relación de poder naval entre Chile y Estados Unidos comenzó a cambiar de manera evidente a inicios del siglo XX. Chile, a juicio de Meneses, comenzó a “disminuir progresivamente el empleo internacional de ese poder [mientras que], a contar de 1891, los conductores políticos norteamericanos recurrieron crecientemente al empleo del poder naval para promover los intereses de su país”232, asunto crucial dada la condición de gran potencia233. Hacia 1890, Estados Unidos contaba con una armada que le permitiría respaldar ese paternalismo hegemónico que Chile había experimentado en 1891. Si bien, el país evitó una guerra innecesaria y desastrosa, hubo de aceptar, en contrapartida, el nuevo poder. La lección aprendida, fue que “la marina de guerra no era (…) solo un arma de combate, sino un imperativo de supervivencia”234.

  • 235 Meneses, op. cit., 89.

61Luego, la guerra hispano-norteamericana, dio un fuerte golpe a la, aún, no renunciada hegemonía chilena en el Pacífico Sur, pues “ningún poder europeo pareció dispuesto a disputar la hegemonía estadounidense en los asuntos del hemisferio americano”235. En definitiva, la relación de fuerzas que durante un tiempo fue favorable a Chile, se invirtió, tal como lo expresa el siguiente cuadro:

Tabla N° 10: Unidades Navales y Personal Uniformado de Chile y Estados Unidos entre 1880 y 1930

Tabla N° 10: Unidades Navales y Personal Uniformado de Chile y Estados Unidos entre 1880 y 1930

Fuente: Meneses, 24.

  • 236 Ibid., 95-96.
  • 237 Ibid., 98-99.

62Estados Unidos, haría sentir varias veces su poder sobre Chile. Por ejemplo, cuando el Departamento de Estado le negó la venta de dos acorazados, evitando ayudar a la única potencia opositora a su preeminencia en el Pacífico Sur y, de paso, evitando enemistarse con Argentina y Perú236. En el mismo tenor, consideramos el envío a Chile, en 1903, de ocho unidades de guerra a proteger la seguridad de sus conciudadanos, a instancias de que en Valparaíso y puertos del Norte habían estallado una serie de revueltas callejeras, alarmando a las colonias residentes. Por su parte, Chile reaccionó mediante “un llamado para buscar la unidad sudamericana en estas materias y oponerse colectivamente a este tipo de proyectos agresivos de parte de las grandes potencias”237.

  • 238 Ibid., 114.

63De la misma manera, atentaban contra las pretensiones chilenas los supuestos intereses norteamericanos por establecerse fuera de su territorio. Desde 1902, se conoció de sus intenciones sobre el Canal en Panamá o sobre potenciales bases en las islas Galápagos, Chimbote o Bahía de Brasil, reforzando su presencia omnipresente en el Hemisferio. En definitiva, no había más camino que reconocer la preeminencia, ocurriendo ello, simbólicamente, en 1907, cuando la Gran Flota Blanca, “que daba la vuelta al mundo mostrando el nuevo poder de EE. UU.”, pasando por Valparaíso sin recalar, fue saludada por los fuertes del puerto238.

  • 239 Ibid., 142-143.
  • 240 Sater, 1990, op.cit., 69-91.

64La Gran Guerra, asestó el golpe mortal a la pretendida posición internacional de Chile, en primer lugar, porque profundizó su dependencia económica respecto a Estados Unidos y, en segundo, porque en la defensa de su neutralidad, Bertrand Mathieu, hubo de reconocer el formidable poder de la nación del norte, así como la debilidad de su propio país, “incapaz de agregar algún peso apreciable a la causa aliada”239. De alguna manera, ello era expresión del largo declive de Chile240.

  • 241 Germán Riesco, Presidencia de Riesco 1901-1906, Santiago, Imprenta Nacimiento, 1950, 172-173.

65La segunda amenaza que apareció en el horizonte chileno fue el expansionismo argentino. Al respecto, hay que indicar que Argentina siempre tuvo especial consideración en la política chilena, estando en ésta siempre la disposición a cultivar una relación ajena al conflicto con el país vecino. Tempranamente, en 1855, fue suscrito un tratado que concertaba la “paz inalterable y amistad perpetua entre los Gobiernos y los ciudadanos de ambas Repúblicas”. En cuanto a asuntos limítrofes, se “reservaron para más tarde el discutirlos pacífica y amigablemente, sin recurrir jamás a medidas violentas y, en caso de no arribar a un completo arreglo, someter la decisión al arbitraje de una Nación amiga”241. Lo anterior, fue confirmado por los sucesivos tratados y/o protocolos de 1881, 1895, 1899 y los Pactos de Mayo de 1902.

  • 242 En virtud de ello, señala el autor, que Chile terminó por desperdiciar una oportunidad única que pu (...)
  • 243 Ibid., 520.

66Si bien, esa serie de documentos aclaratorios, a juicio de Barros, respondía a que Chile tras la guerra “tronaba con voz ronca en el concierto americano”242, nosotros creemos que la voluntad de establecer el arbitraje como principio regulador de sus relaciones, respondió a una pertinente lectura de las potencialidades de la política rioplatense en el cono sur. De hecho, el mismo Barros indica que la diferencia entre Chile y Argentina hacia 1876 era estrecha, pero esta última “tenía por delante el inmenso futuro de su Pampa triguera y ganadera, y Europa se enfrentaba con su primera crisis alimenticia por exceso de población… [también]… había de comenzar a recibir el brazo fuerte del inmigrante y entregar el oro de su trigo. La riqueza golpeaba (…) a sus puertas”243. Argentina, se convertiría en una amenaza cada vez que debiera forzar decisiones a su favor o, al menos, en un factor que profundizaba una especie de amenaza colectiva al apoyar a Perú y Bolivia en sus demandas contra Chile.

  • 244 Lacoste, 2003 1, op. cit., 308.

67De hecho, la misma Guerra del Pacífico fue objeto de divergencias en la política argentina. Por una parte, un bando belicista optó por aconsejar al país ingresar a la conflagración, “antes de que Chile consolidase sus posiciones para luego continuar su expansión hacia la Argentina”. Por otra parte, estaban los partidarios de la paz, quienes aconsejaron “terminar cuanto antes la cuestión de límites para cerrar el potencial conflicto con el país vecino”244.

  • 245 Pablo Lacoste, “Estanislao Zaballos y la Política Exterior Argentina con Brasil y Chile”, Revista C (...)
  • 246 Por una parte, Argentina, declaró a Chile que esperaba “un arreglo amistoso y satisfactorio de esa (...)
  • 247 Lacoste, 2003 1, op. cit., 296.

68En este escenario, Estanislao Zeballos, influyente político y principal exponente del expansionismo argentino, “se opuso enérgicamente a los tratados que firmaron Argentina y Chile entre fines del siglo XIX y principios del siglo XX para resolver pacíficamente sus límites territoriales”245. Desde 1881, Zeballos estuvo en abierta campaña para profundizar las controversias con Chile, de ahí, que impulsara la ayuda a Estados Unidos durante el incidente Baltimore246; que promoviera el tratado argentino-boliviano por la cesión de la Puna de Atacama; que criticara severamente como debilidad de la política argentina el arbitraje de la Puna o los Pactos de Mayo. Argentina, el coloso sudamericano, debía, a su juicio, alcanzar ahí un papel rector, incrementar su fuerza militar y emprender la carrera armamentista, único respaldo a su misión247.

  • 248 Cristian Garay. “Las Carreras Armamentistas Navales entre Argentina, Chile y Brasil (1891-1923), Hi (...)

69La hostilidad era evidente y los vientos de guerra, a fines del siglo XIX, arreciaron fuerte. El escenario fue complejo para la política exterior chilena, debiendo el Estado recorrer dos caminos complementarios. Por un lado, para ocuparse con cierta libertad de los problemas con los países del norte, debió necesariamente buscar entendimientos con Buenos Aires. Por otra parte, no dejó de prepararse para una eventual guerra, dando origen a una verdadera carrera armamentista248, ello de manera evidente, entre 1895 y 1902.

  • 249 Ibid., 40.

70Cristian Garay, observando el fenómeno desde una perspectiva regional, establece que la competencia por desequilibrar el equilibrio militar, fue considerada por los Estados como “un instrumento de ascenso internacional”, de ahí, que, para comprender el desfase de la situación chilena, en el marco de la carrera armamentista, no se deba dejar de considerar a otro actor que podía bregar por la superioridad militar, Brasil249.

71Lacoste, abordando la carrera armamentista, logró visualizar cuantitativa y longitudinalmente su comportamiento, no dejando de indicar que se trata de cifras que solo se aproximan al fenómeno. Por ejemplo, citando a Espinoza Moraga, entrega una correlación de fuerzas navales entre ambos Estados, la cual indica que Chile hacia 1893 poseía una clara ventaja sobre la flota argentina, tal como se indica en el siguiente cuadro:

Tabla 11: Correlación de Fuerzas Navales entre Chile y Argentina (1893 – Toneladas)

Tabla 11: Correlación de Fuerzas Navales entre Chile y Argentina (1893 – Toneladas)

Fuente: Espinoza Moraga citado en Lacoste, 2003 1, 320.

  • 250 Lacoste, 2003 1, op. cit., 321.
  • 251 Así, para 1900 alcanzó a un 18, 4 %, en 1905 a un 18, 8 %, en 1910 a un 19,0 %, en 1915 a un 18,7 % (...)

72Desde ahí, un ir y venir de respuestas y contra-respuestas, terminaron con una “acumulación de armamento totalmente desproporcionada a su población y tradición histórica”250, de lo cual, se debe correlacionar el fuerte peso que ejercieron sobre el gasto fiscal, que para Chile, consideró aproximadamente un quinto de éste251.

  • 252 Lacoste, 2003 1, op. cit., 324.

73El excesivo gasto por la supremacía naval, llevó a que tanto Chile como Argentina se posicionaran entre las diez armadas más poderosas del mundo, detrás de países como Gran Bretaña, Francia, Rusia, Estados Unidos o Alemania, claro que, carentes de la necesaria base tecnológica y económica propia de las grandes potencias o del suficiente recurso humano capaz de maniobrar los nuevos equipos. De ahí, que Lacoste señale que lo de Chile y Argentina fue una “demostración de poder más aparente que real, pues era poco probable que ambos países fueran capaces de mantener en buenas condiciones operativas a estos costosos buques”252.

  • 253 Vial, 1983 Volumen II, op. cit., 153.

74La carrera, necesariamente hubo de afectar financieramente, pero tal parece, que ello fue más grave para Chile. En este sentido, fue que ciertos círculos políticos reconocieron la efectividad de la estrategia argentina: no hacer la guerra, pero obligar a prepararla, en el conocimiento que el aliento financiero trasandino era mucho más largo que el chileno. Hacia 1896, el Canciller Guerrero, escribía que si bien Argentina teme la guerra, la crisis chilena era profunda y demandaba evitar el excesivo gasto en defensa, pues “En la puja de armamentos y de gastos [Argentina] sabe que reventará primero a Chile”, opinión que coincidía con la sostenida por la embajada británica en Chile: “Una guerra sería ruinosa para Chile (…), por su debilidad económica; se halla ‘sin aliados y amigos, y política y financieramente más débil que el año pasado”253.

  • 254 Garay, op. cit., 43.

75Por otra parte, si bien Chile siempre compensó el esfuerzo de Argentina, siempre lo hizo a “destiempo y con adquisiciones que minaron su capacidad de competir con el vecino254.

76Pues bien, si hacia 1893 la ventaja era chilena, hacia 1896, Argentina, habiendo recibido el apoyo de Italia, ordenó construir cruceros de más de 7.000 toneladas, además de los acorazados Pueyrredón y Belgrano, los que se adicionaron a los acorazados Garibaldi y Varese, situación que, a juicio de ciertos historiadores, permitió anular la supremacía naval chilena. Tal parece, que hacia 1898 había quedado consignada la paridad de ambas escuadras, no obstante, para 1902 se había roto nuevamente el equilibrio militar, pero ahora, en favor de Argentina, tal como se advierte en el siguiente cuadro:

Tabla 12: Acorazados y Cruceros de Chile y Argentina (situación vigente de mayo de 1902. Cifras en toneladas)

Tabla 12: Acorazados y Cruceros de Chile y Argentina (situación vigente de mayo de 1902. Cifras en toneladas)

Nota: Los cruceros Moreno y Rivadavia se terminaron de construir en octubre de 1902 y los acorazados Constitución y Libertad, hacia fines de 1903.

Fuente: Lacoste (2003 1, p. 323).

  • 255 Ibid., 44.

77Ante el sobreesfuerzo financiero de ambas repúblicas, también se advirtió el propio cansancio de la banca, Baring y Rothschild, la que fue decisiva en presionar al gobierno británico para que detuviera la compra de buques, de ahí, que se indique que sin crédito y sin el apoyo de Gran Bretaña, los Pactos de Mayo devinieron en la normal respuesta, eso sí, consagrando “la superioridad naval argentina”255.

  • 256 Francisco Orrego Vicuña, La Participación de Chile en el Sistema Internacional, Santiago, Editora G (...)
  • 257 Riesco, op. cit., 218-219.

78La historiografía chilena, ha hecho responsable de las gestiones de paz a la política pacifista de Federico Errázuriz (1896-1901) y Germán Riesco (1901-1906), que, a sabiendas de no poder mantener su hegemonía en el Pacífico por sus propias fuerzas, debieron evitar la construcción de un potencial enemigo. Así, los Pactos de Mayo, sirvieron a determinar “una distribución de influencias en el sentido de que Argentina será el país hegemónico en el Atlántico y Chile será el país hegemónico en el Pacífico (…) verdadero encerramiento de Chile por parte de los países latinoamericanos”256. En síntesis, Chile alejaba el temor de la expansión que tanto preocupaba a Argentina, comprometiéndose a respetar “la independencia e integridad de los demás Estados”, no abrigando “propósitos de expansiones territoriales, salvas las que resultaren del cumplimiento de los Tratados vigentes o que más tarde se celebraren; y que perseveraría en esa política”257, y de paso, dejaba las pretensiones peruanas y bolivianas sin su principal apoyo.

  • 258 Ibid., 231-232.

79Por otra parte, reconoce Riesco en los acuerdos con Argentina una explícita renuncia de soberanía, puesto que La Moneda “no podrá tener sino la expansión territorial que le dé el cumplimiento de los ‘Tratados vigentes’, o que más tarde se celebren”, es decir, “Si Bolivia denuncia el Pacto de tregua y se niega a firmar uno nuevo, Chile tendría que devolverle los terrenos ganados (…), porque no podríamos ganarlos en virtud de los ‘Tratados vigentes’”258.

  • 259 Barros, 1970, op. cit., 561.
  • 260 Guajardo, op. cit., 391.

80Los Pactos consideraron la primera convención sobre limitación de armamentos navales, comprometiéndose ambos países a cesar las compras; desartillar los buques necesarios para igualar las fuerzas; paralizar obras de construcción, movimientos y adiestramientos extraordinarios de fuerzas de tierra; cancelar compras de combustible que excedieran el uso ordinario; así como una moratoria de cinco años en la compra de armamentos259. Cabe insistir, que al momento de la moratoria el balance de armamentos fue desfavorable para Chile, “tanto financiera como militarmente (…) las compras no habían seguido un fin estratégico y táctico claro, por lo que se adquirió un material heterogéneo sin una infraestructura de muelles, depósitos y arsenales que lo respaldara”260.

  • 261 Sater, 1990, op. cit., 71.
  • 262 En definitiva, los Pactos permitieron que el instrumento naval dejara de ser una herramienta primor (...)

81Los Pactos, a juicio de Sater, permitieron a Argentina demostrar los límites del poder de Chile, pues aun viéndose éste liberado para abordar sus problemas con las naciones del norte, dirá respecto a Bolivia y al Tratado de Paz de 1904, que éste extrajo concesiones económicas que La Moneda nunca concedió en décadas anteriores261. Desde otra perspectiva, resulta evidente que a Chile se le “hizo políticamente difícil y estratégicamente imposible el desafío a la supremacía naval estadounidense”262.

  • 263 “En 1904 Brasil encargó tres acorazados del tipo Dreadnoughts de 12.000 a 15.000 toneladas, tres cr (...)
  • 264 Fermandois, op. cit., 61.
  • 265 Guajardo, op. cit., 402.

82Hay que agregar, que Argentina en 1905, aun no venciendo el plazo de limitación de armamentos con Chile, decidió responder con el rearme a la política de fortalecimiento naval de Brasil263. De esta manera, inició, en 1906, una segunda carrera armamentista, asunto que desfasaría aún más la posición naval de Chile. El país, tratando de contrarrestar en algo el desfase y buscando no ser borrado como potencia sudamericana, respondió con el Plan Centenario, que dotaría al país de una poderosa escuadra en función de la llegada de dos acorazados ingleses. No obstante, los impactos económicos de la Gran Guerra terminaron por reducir sus ambiciones264. Chile, de haber ocupado el primer lugar como potencia marítima hacia 1893, estaba en tránsito a ocupar el tercero tras el incremento de Brasil, “en tanto que Perú había adquirido dos cruceros, en un momento en que todavía no se definían (…) los límites de Tacna y Arica”265.

  • 266 Idem.

83En lo que respecta al ejército, la reorganización de 1906 aumentó el número de unidades, no obstante, el número de efectivos tendió a disminuir. Por su parte, la disolución del mando centralizado hizo dependiente directamente del Ministro de Guerra la Inspección General del Ejército, el Estado Mayor General, los Comandos de Divisiones, la dirección material de guerra, los abastecimientos de división y los establecimientos militares. Cada comandante podía relacionarse directamente con el Ministro, rompiendo la disciplina, situación agravada por los constantes cambios de gabinete266.

  • 267 Francis Stronge, ministro británico en Santiago, informaba a su país, hacia 1914, de una alianza an (...)
  • 268 Fermandois, op. cit., 55.

84Tal parece, que Chile asumió tempranamente su desfase respecto a Brasil y Argentina, de ahí, que desde 1907 buscó establecer una colaboración tripartita con esos Estados. Tras el conocido Pacto ABC, firmado en 1915, pero nunca ratificado, explicitó el reconocimiento de dos debilidades. La primera, ante Estados Unidos, pues se entiende que la equivalencia de los tres países pudiese ser un factor disuasivo para éste267. La segunda, frente a Argentina y Brasil, pues para Chile consistió, según Fermandois, en la “manera de seguir aspirando a un cierto nivel de igualdad con los dos grandes de América del Sur”268.

  • 269 Meneses, op. cit., 135-136.

85En el mismo tenor, Meneses indica que la necesidad de Chile, radicaba en su estancamiento ante el crecimiento de los países de América, de ahí, que el Pacto “podía ser su tabla de salvación” para “mantener la dignidad de nuestra situación”, cuestión “que le hiciera creer que aún era alguien importante y que su credibilidad internacional era inagotable”269.

  • 270 Ibid., 158.
  • 271 Garay, op. cit., 47.

86Por último, cabe indicar que la llegada de Arturo Alessandri a la primera magistratura (1920-1924), insufló a la política exterior una mayor sintonía con los mecanismos del derecho internacional en la resolución de conflictos, implicando ello una reducción en el presupuesto y personal de las fuerzas armadas, en el supuesto “de que la calidad de la política exterior (…) supliría los costos de una defensa proporcional a la realizada por los potenciales adversarios”270. En este marco, Bertrand Matthieu reflotó en la región la idea del desarme que, de paso, vendría a aliviar la deuda externa de Chile271. Empero, la moción no tuvo respuesta favorable en Argentina ni en Brasil. Alessandri, por su parte, redujo el presupuesto de defensa en un 40 %, consolidando la pérdida del equilibrio militar.

2.4. Una aproximación a la percepción del poder a inicios del siglo XX. El ocaso de la ‘Piedra Preciosa’ de Hispanoamérica.

  • 272 Mario Barros Van Buren, Realismo e Idealismo en la Política Exterior de Chile, Santiago de Chile, I (...)

87La política exterior de los Estados no se elabora solo sobre aquellas dimensiones del poder con mayor posibilidad de mensura, sino también, sobre aquellas dimensiones perceptivas que se tienen del mismo y que, necesariamente, no intervienen de forma consciente en su diseño y ejecución. De ahí, que Barros señale que la política internacional de un país es en gran medida “el grado de conciencia que esa colectividad tiene del lugar que le corresponde en el concierto de las naciones”272.

  • 273 Jorge Larraín Ibáñez, Identidad Chilena, Santiago, Editorial LOM, 2001, 29.

88Ahora bien, en gran parte, ese grado de conciencia descansa sobre una particular visión de sí mismo y de los otros. En definitiva, la construcción del sí mismo responde a la pregunta ¿quién soy yo a los ojos de los otros? o ¿cómo me gustaría ser considerado en los juicios que los otros significativos tienen de mí?273.

89Pues bien, hacia 1910 se observa un explícito contraste en ese grado de conciencia que la clase política, en su gran mayoría, tenía sobre el valor y posición internacional de Chile. El contrapunto fue sostenido, por una parte, por la idea de un país, que jactancioso de la celebración de su Centenario y de la continuidad de su régimen político, se consideraba exitoso y triunfador; y por otra, por una serie de actores que, en oposición al clima elitista, se ocuparon en denunciar varias falencias que en nada referían a un país excepcional.

  • 274 Collier y Sater, op. cit., 74.

90En favor de una mejor comprensión, conviene abordar sucintamente la autoimagen que la clase educada construyó sobre su país durante el siglo XIX, imagen signada por un cierto ‘excepcionalismo’ o ‘complejo de superioridad’, cuestión que estriba, sin duda, en la temprana consolidación de sus instituciones políticas, en el desarrollo de una tradición política de clase alta274 y en un acompasado proceso de modernización, dada la notable expansión comercial de mediados de siglo.

91Al respecto, la obra de Jorge Larraín permite identificar a unos otros significativos, que son aquellos que de alguna manera fueron objeto de cierta admiración. En este sentido, fijados como horizonte de expectativa, fueron Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos, las naciones forjadoras de la ‘política moderna’ y del progreso económico y tecnológico del orbe. No obstante, ser esos otros significativos, Chile procuró siempre mantener la suficiente prudencia para no aceptar servilmente los patrones que éstos pudiesen imponer. Por otra parte, la clase dirigente también miró hacia aquellas sociedades vinculantes histórica y geográficamente, particularmente, Perú, Bolivia y Argentina. Eran los otros, objetos de admiración, pero negativa.

  • 275 Alejandro San Francisco, “‘La Excepción Honrosa de Paz y Estabilidad, de Orden, y Libertad’, La Aut (...)

92En cuanto a los últimos, comparación y exaltación de ciertos factores irán forjando un complejo de superioridad sobre sus vecinos hispanoamericanos. Para Alejandro San Francisco, la visión comparativa como manifestación de autoafirmación nacional y fortalecimiento de la imagen política, “se desarrolló con más fuerza y consistencia después de la guerra contra la Confederación Perú-Boliviana y, con seguridad, en la década de 1840”, tiempo en que la “continuidad gubernamental y el éxito bélico, en contraste con la realidad de los demás países, consolidó la imagen de una república exitosa”275.

  • 276 Simon Collier, La Construcción de una República 1830-1865. Política e Ideas, Santiago, Editorial Un (...)
  • 277 Benedict Anderson, Comunidades Imaginadas. Reflexiones sobre el Origen y la Difusión del Nacionalis (...)

93En este sentido, la realidad política de la región, hacia 1841, fue descrita como un “naufragio universal (…) desde México hasta Buenos Aires”, un vecindario que Chile debía compartir, a juicio de Collier, con unos “semisalvajes”276. El reverso de ello, se registró el 5 de junio de 1858, en una publicación del periódico El Copiapino, que señaló que, “se grita que Chile es de Suramérica la república modelo”, cuyo régimen conservador pasó a ser concebido como una especie de lumbrera a seguir por aquellos ‘desgraciados pueblos’ del concierto hispanoamericano. Chile, se constituyó en una comunidad imaginada277 puesta al servicio de las demás.

  • 278 “La victoria chilena en la guerra contra Perú y Bolivia entre 1879 y 1883 demostró que las instituc (...)
  • 279 A manera de ejemplo, y considerando Constituciones y Rupturas Políticas, se considera para la Argen (...)

94Para los grupos dirigentes, finalizando el siglo XIX, resultaba motivo de jactancia el que entre 1830 y 1890 ningún gobierno fuera derrocado por la fuerza, así también, el contar con solo la Constitución Política de 1833 como norma fundamental vigente, o el contar con una perfecta sucesión presidencial, inclusive en tiempos de guerra278. Era lo anterior, una visión optimista y un tanto idealizada de su devenir que, si bien invisibilizaba sus propios grises, sirvió para diferenciarse en la región, afectada por “crisis políticas, quiebres institucionales y cambios de cartas fundamentales”279.

  • 280 Collier, 2005, op. cit., 225-226.

95En este marco, a Perú y Bolivia se les percibió desde la compasión, de ahí, que Victorino Garrido considerara al Perú “un país desgraciado”, mientras José Joaquín Vallejo, diplomático chileno en la Paz, al dejar Bolivia en 1853, expresó que “estaría otra vez en el mundo civilizado”, alejado de “esos cholos y esos indios infinitamente más corrompidos, más malvados y feroces que nuestros peores rotos”. En el mismo tenor, México, en el momento que libraba una guerra contra Estados Unidos, fue considerado como la tierra del “despotismo, de la anarquía, de la riqueza inexplotada (…) inmenso festín de sangre, de pillaje y de barbarie”, no extrañando el que los chilenos educados estuviesen con los conquistadores, llegando a desear incluso la anexión, dada “la incapacidad incurable para gobernarse” de los mexicanos280.

  • 281 Para los primeros fue objeto de profunda animadversión, y para los segundos de burla. Respecto a lo (...)
  • 282 Ibid., 223.

96Argentina, por otra parte, bajo la dictadura de Juan Manuel de Rosas (1835-1852) fue tema frecuente en la política chilena y motivo de discordia entre liberales y conservadores281. No obstante, el derrocamiento de Rosas por el General Justo José Urquiza en 1852 fue saludado con deleite, publicando ciertos medios que Argentina aún no estaba borrada de la lista de las naciones cultas, pudiendo reconstruirse siguiendo la “elevada situación de Chile”, dejando atrás “más de 20 años de espantosa dictadura”282.

97Orden y prosperidad, por una parte, y barbarie y naufragio, por la otra. Ese fue el contrapunto que en 1845 expuso el periódico bonaerense El Tiempo. Así,

  • 283 San Francisco, op. cit., 71.

“En los varios libros que últimamente se han publicado sobre la América, Chile ocupa un lugar preferente, tanto por su crédito mercantil y financiero como por la marcha estable y juiciosa de su política y prosperidad creciente de sus varios ramos de industria. Las disensiones consiguientes a un trastorno completo de instituciones; las guerras civiles que han devastado, por muchos años, a las más de las repúblicas americanas; la distancia inmensa que nos separa de la Europa, donde sólo llegan las noticias de nuestros desastres, abultadas, por supuesto, con toda la animosidad de pacotilleros que han sido perjudicados en sus intereses, han sido causa del descrédito de los Estados Americanos”283.

98La misma idea se expresó, hacia 1890, en el penúltimo mensaje anual que el Presidente Balmaceda dirigió al Congreso Nacional. En esa oportunidad indicó que,

  • 284 Ibid., 68.

“Chile ha sido en el periodo de su organización una excepción entre las Repúblicas fundadas en el siglo XIX; y en los últimos treinta años ofrece un ejemplo sin igual en los continentes de ambas Américas, y acaso sin paralelo en el resto del mundo. Mientras las naciones han sufrido graves agitaciones sociales y políticas, cambios imprevistos de gobiernos y profundas revoluciones, la República de Chile no ha sufrido, a pesar de la situación extraordinaria creada por una formidable guerra exterior, ni un solo trastorno político, ni un solo motín militar”284.

  • 285 Ibid., 73.
  • 286 Se extendía la creencia de una política generalizada en Europa para ocupar y dominar América, al me (...)
  • 287 Collier, 2005, op. cit, 229.

99La idea de superioridad o excepcionalismo, aún es posible encontrarla en pleno apogeo del sentimiento americanista. Para algunos, como Abraham König, Chile carecía de interés por la situación del resto del continente, cuyo origen “no puede ser otro que nuestro encumbrado orgullo nacional”285. Por otra parte, mientras se predicaba la constitución de la ‘gran familia’ americana ante el potencial peligro que representaba Europa286, Juan Manuel Carrasco Albano, en 1856, abogó por un Congreso Sudamericano que ayudara a crear la ‘nacionalidad sudamericana’, cuyas manifestaciones, entre otras, fueran la comunidad de sistemas educativos y de comunicaciones, asumiendo el liderazgo natural de tamaño proyecto la república modelo, Chile. Por su parte, Antonio Varas, hacia 1860, se regocijaba a instancias del Tratado de 1856 entre Chile, Ecuador y Perú, en la “gloria de haber iniciado la Unión de las Repúblicas Americanas”287.

  • 288 Ibid., 229-230.
  • 289 En efecto, Chile es el que más pierde en la Guerra contra España, la Armada recibió un duro golpe y (...)

100Tal parece, que el americanismo no logró eclipsar la visión realista de la política exterior chilena. En este tenor, Ambrosio Montt, escéptico ante la unión, indicó que la “idea, el interés, las pasiones locales prevalecerán siempre contra toda tentativa de asimilación”. La idea alcanzó su máxima expresión en la Guerra contra España (1865-1866), y aún ahí, un americanista como Antonio Varas, expresó tener una “tan pobre idea de los gobiernos de las repúblicas hermanas, que sentía mucho que Chile tuviera que hacer causa común con ellas”288, insuflando al americanismo en boga una cuota del más sincero realismo político289.

  • 290 Así, el Quinto Ministro de Despacho, denominado de Relaciones Exteriores, se estableció por decreto (...)

101La guerra, permitió a un grupo de hombres clarividentes, entre ellos, Abdón Cifuentes, impulsar la creación de un nuevo Ministerio que permitiera separar el manejo de la política externa de las pasiones propias de la interna. José Victorino Lastarria, inspirador americanista, señaló en 1865, año de euforia universalista, a Miguel Luis Amunátegui que, es “una vergüenza que el Perú, la Argentina y cualquiera otra republiquita tengan un Ministerio de Relaciones Exteriores y que Chile, que es el que más lo necesita, no lo tenga”290.

  • 291 “Primeramente, la ofensiva lanzada en 1813 por el Virrey del Perú desencadenó las guerras de la Ind (...)
  • 292 César Ross, “La Política Chilena hacia Bolivia, 1900-1930: la Constitución de un Discurso Estructur (...)
  • 293 Góngora, op. cit., 67.
  • 294 William Sater, La Imagen Heroica en Chile: Arturo Prat, Santo Secular, Santiago de Chile, Ediciones (...)

102Por otra parte, la guerra también fue un factor modelador de la imagen país, definiendo para el siglo XIX un marcado rasgo guerrero. Para Mario Góngora, la guerra ha pasado a ser en el siglo XIX un factor histórico capital, pues, cada generación ha debido vivir una291. No obstante, fue la Guerra del Pacífico la que se “constituyó en el acontecimiento histórico clave para catalizar los procesos de construcción” de las naciones involucradas. En cuanto a Chile, fue el factor crítico “en la formación de la nación en términos de delinear una identidad patriótica, heroica, guerrera, disciplinada al orden, al respeto a la ley, a la defensa del territorio y a una serie de atributos que antes habían tenido un carácter más bien temporal y superficial”292. En adición, esa guerra tuvo en Arturo Prat, al decir de Góngora, un ‘símbolo patriótico por excelencia’293, un héroe catapultado a ‘santo secular’294 dirá William Sater, que, si bien fue un marino caído en un combate perdido, sirvió para elevar a toda esa generación a un nivel moral superior.

103Durante la guerra, también se expresó la preferencia divina por el triunfador. Carmen Mc Evoy, citando el semanario católico El Mensajero del Pueblo, señala que la,

  • 295 Carmen Mc Evoy, “‘De la Mano de Dios’. El Nacionalismo Católico Chileno y la Guerra del Pacífico, 1 (...)

“Iglesia en Chile había hecho oír sus ruegos fervorosos al Dios de las Batallas para que su soberana justicia decidiera a quien debía de pertenecer el triunfo en la contienda, si al noble pueblo chileno, honrado y laborioso, o al enemigo venal y holgazán quien había malgastado miserablemente los cuantiosos dones que Dios le otorgó”295.

  • 296 La apelación al favor divino rememoró “el apoyo que la Virgen del Carmen prestó a la causa de la in (...)
  • 297 Ibid., 219.

104En definitiva, para Mc Evoy, el triunfo de Chile fue legitimado y santificado, al igual que el origen de la república296, por la Divina Providencia, que depuró la guerra “de sus impurezas materiales y asumió una justificación eterna y sagrada”297.

  • 298 San Francisco, op. cit., 79.
  • 299 Se adicionaba a este débil patriotismo una visión peyorativa del enemigo, a manera de ejemplo, un d (...)
  • 300 Un editorial precisaba que desde muchas décadas atrás habían florecido en Chile el orden y la liber (...)

105El desenlace, permitió exaltar las virtudes chilenas y configurar la imagen del enemigo. En este tenor, se exaltó el “valor castrense de la raza chilena y la superioridad de su ejército”, que dio pruebas inalcanzables de “valor, disciplina, moralidad y sufrimiento”298. Fue la heroificación, por parte de la elite y del pueblo, del roto chileno, sujeto “indomable e irresistible cuando se trata de la defensa de la patria”. En cambio, peruanos y bolivianos “tenían una conciencia nacional menos consolidada, pues no conocían a la patria más que de nombre”299. Por último, no dejó de contribuir a la victoria la “mejor forma de organización republicana y la solidez de su sistema de gobierno”300.

  • 301 Rubilar, 2012, op. cit., 28.
  • 302 Orrego, op. cit., 27.

106La victoria, transformó a Chile en una potencia regional, que, al proyectar sus objetivos a la región, insufló aún más fuerza a la idea de superioridad. De ahí, que su política exterior buscó “neutralizar las acciones de otros estados sudamericanos en contra de sus intereses y, en especial, los intentos de injerencia de los Estados Unidos en Sudamérica”, en base a “una sociedad homogénea, políticamente ordenada, un poder militar relevante en la región que se sustentó en una sólida base económica-productiva y en el desarrollo de una opinión pública activa y crítica de los objetivos y acciones de Chile en el campo internacional”301. Lo anterior, devino en una especie de matriz sicológica del chileno, que le permitió sentir la capacidad de enfrentar “las más adversas circunstancias y de acometer acciones llenas de audacia”302.

  • 303 Manuel Vicuña Urrutia, La Belle Epoqué Chilena, Santiago, Editorial Sudamericana, 2001, 38.

107Desde otra perspectiva, el triunfo militar abrió los flujos del dinero hacia las arcas fiscales y, por ende, también las posibilidades de realizar acciones de beneficio nacional. Lo anterior, fue un paso, sin duda el más significativo, hacia la modernización, no dejando de mirar como patrón a Europa, a las sociedades de su horizonte de expectativa. De ahí, que la sociedad chilena, particularmente la oligarquía, adoptara “con el menor retraso posible, las modas consagradas por las clases privilegiadas de Francia e Inglaterra, y asimilar corrientes intelectuales, arquitectónicas y urbanas en boga en las metrópolis europeas”303.

  • 304 De ahí, que el silabario utilizado en el ejército desde 1907 indicara que “Chile es hoy un país lib (...)

108Por su parte, la prusianización del Ejército y la irrupción intelectual y cultural germana en la educación, vino a reforzar la idea de superioridad, permeando incluso a los sectores populares, permitiéndoles sentirse modernos y superiores frente a Perú y Bolivia. La idea penetró vía Servicio Militar Obligatorio, confluyendo en la formación de un soldado la instrucción militar y la educación cívica, esta última, como fuente del sentimiento de amor a la patria304.

109Pues bien, hacia 1910, desde las principales instituciones gubernamentales se continuaba reforzando la imagen nacional, la idea de un Chile en progreso. Así, a instancias de la celebración del Centenario, y como síntesis de lo expuesto, se expresaba que,

  • 305 Discurso del Diputado argentino Adrián Escobar en la reunión Parlamentaria celebrada el 17 de septi (...)

“La fecha que conmemoramos (…), sorprende a Chile en plena evolución intelectual y material, con la conciencia del propio valor arraigado, con instituciones políticas que resisten las mas duras pruebas, con ancho campo incitando energías, iniciativas e ideas, con tradiciones respetables y prestigios indiscutidos, con su suelo rasgado por profundos surcos regados con sudores, el cual germinan doradas mieses y explotan riquezas inagotables, con una raza nueva vigorizada por la labor fecunda que levanta su altar al trabajo que dignifica y ennoblece, una raza nueva que vitorea en una hosanna colosal y magnífico sus cien años de vida libre” (Cámara de Senadores, 1910, p. 19)305

  • 306 Correa (et al), op. cit., 44.

110Ahora bien, también hacia 1910 se levantó una serie de voces críticas a este imaginario de país exitoso, ordenado, triunfador y en progreso, cuestión que fue generando y difundiendo en el ambiente nacional un cierto sentimiento de crisis. Estas voces denunciaron la otra cara del país, a un Chile que, a su juicio, se encontraba en medio de una crisis “imposible de ocultar tras la fachada de utilería del discurso oficial, autocomplaciente que, ensoberbecido con los logros pasados y oropeles de la leyenda patriótica, desatendía las apremiantes y arduas realidades del presente”306.

  • 307 El autor refiere a factores tales como el no aumento de la población correspondiente a una sociedad (...)

111La crítica, se inició, tempranamente, cuando Enrique Mac Iver puso en entredicho el mentado progreso, denunciando una serie de males que iban nublando esa posibilidad, aludiendo antes que a una evidente y extendida crisis económica, a una verdadera crisis moral, a una falta de moralidad pública, signada por la obsesión de la política partidista que ha hecho perder eficacia y eficiencia a la función de los poderes públicos307.

  • 308 Ibid., 6.

112De esta manera, viviendo en la percepción de una época de holgura económica y de ebullición de expectativas, Mac Iver reconocía que si bien “tenemos mas naves de guerra, mas soldados, mas jueces, mas guardianes, mas oficinas, mas empleados i mas rentas públicas que en otros tiempos”, ello no significaba “mayor seguridad i tranquilidad nacional, superiores garantías de los bienes, de la vida i del honor (…) ideales mas perfectos i aspiraciones mas nobles, mejores servicios, mas poblacion i mas riqueza i mayor bienestar”308. Era una real contradicción entre la expectativa y la percepción de su realidad.

  • 309 Ibid., 11.
  • 310 J. Valdés Cange, Chile Íntimo en 1910, Santiago, Imprenta Universitaria, 1910, XI-XII.

113En cuanto a lo económico, base del poder de un Estado, a su entender, se ha devenido en un falso crecimiento ocultado tras las rentas del salitre, pues si no fuera por ellas podría decirse que la producción disminuye, de hecho, “en realidad no aumenta desde hace años… [así]… la agricultura vejeta, la minería, aun en estos días de grandes precios, permanece estacionaria, la incipiente manufactura galvanizada con el dinero público i con el sacrificio de todos, no prospera; el comercio i el tráfico son siempre los mismos i el capital acumulado es menor”309. La misma idea sugiere el Dr. Valdés Cange (1910), Alejandro Venegas, quien denunció el pregón de una mentida grandeza e indicó que “Con nuestra abyección, hemos estado representando en lo económico, el papel de esos magnates arruinados, cuyos malos negocios aun no transpiran al público i para alejar las sospechas de su falencia, tratan de hacer creer que se encuentran en la cumbre de la prosperidad”310.

  • 311 En efecto, el autor responsabiliza al papel moneda inconvertible de una serie de situaciones en el (...)
  • 312 Ibid., 4.

114Para Venegas, coincidiendo con Mac Iver, Chile atravesaba por una crisis moral que hizo residir en el papel moneda inconvertible fijado tras la crisis de 1878311, y que una vez pasadas las necesidades y estando el fisco en condiciones para retirar sus billetes, no fue reemplazado por el convertible en oro, puesto que el “billete depreciado favoreció al agricultor rico, al hacendado, al magnate”, quien dominaba en el Congreso, haciendo subsistir la medida con doloso perjuicio para el resto del país312.

  • 313 Tancredo Pinochet Le-Brun, La Conquista de Chile en el Siglo XX, Santiago, Imp., Lit. i Encuadernac (...)

115Desde otra perspectiva, se acusó una nueva conquista de Chile, una que lo había hecho débil. Tancredo Pinochet Le-Brun, evocando la diferencia entre la conquista española y la nueva, señaló que, mientras España, en ese momento el primer país de Europa, conquistó con “arcabuces, lanzas i culebrinas”, los nuevos países que la han sucedido en el poderío, lo han hecho mediante “trabajo y capital, las armas de ahora”. La causa, no se debía “a flojedad, cobardía o raquitismo de las tropas sino a falta de patriotismo i a la traicion de sus jenerales”313, que han sucumbido a los intereses y ambiciones extranjeras.

  • 314 Francisco Antonio Encina, Nuestra Inferioridad Económica: sus causas, sus consecuencias, Santiago, (...)
  • 315 Ibid., 16.

116Por su parte, Francisco Antonio Encina refirió a una patente inferioridad económica, situación incomprensible cuando observa que, en el trayecto 1810-1875, Chile llegó a ser, “a pesar de su aislamiento, la primera de las naciones hispanoamericanas, después de haber sido la más pobre y la más atrasada de las colonias”314. No obstante, las bases de ese desarrollo comenzaban a languidecer, por ejemplo, la agricultura dejó de extenderse sobre terrenos fértiles, y cuando lo hizo, fue sobre suelos pobres en el sur y de complejo y costoso regadío en el centro, cuestión, que, a su vez, vino a quebrar un cierto concepto idílico del territorio. Las minas abundantes se agotaron y su explotación requirió, entonces, un mayor caudal de capitales, de competencia técnica y administrativa, además de perseverancia. Si a lo expuesto se adiciona la ineptitud económica de la población, que el sistema educacional no ha revertido en función de los requerimientos de la vida actual, el menor rendimiento económico era la evidente consecuencia. Por otra parte, el descenso de los precios internacionales y la producción salitrera, en su mayoría en poder de capitalistas ingleses radicados en Londres, permitió que las utilidades en su mayor parte no dejaran huella en el país, consolidándose un antiguo proceso de desplazamiento nacional “en el dominio de los negocios y en la posesión de riqueza”315. Todo profundizaba la inferioridad.

  • 316 Carmagnani, op. cit., 119.

117Para otros, Chile, al igual que toda América Latina, había perdido la lucha económica que se vivía a nivel internacional, no por falta de energía o voluntad, “sino por no haber defendido desde el principio –como había hecho en cambio Estados Unidoslas industrias nacionales de la competencia extranjera”316, ineptitud que consolidó la dependencia de los bienes de capital y finales traídos desde Europa.

  • 317 Millar, 2002, op. cit., 21.

118En definitiva, se fue asentando la idea de que Chile había perdido el rumbo económico o el control sobre sus recursos y, en consecuencia, la autonomía necesaria para dar satisfacción a sus intereses nacionales. En efecto, la Unión Nacionalista surgida en 1913, de la cual el mismo Encina formó parte, pretendió ser la respuesta natural a la ‘crisis’, de ahí, que estableciera en sus estatutos que “el factor económico de la producción es el metro con el cual se mide el poderío de un estado (…) no llegaremos a ser grandes sino llegamos a ser ricos”317.

  • 318 Mac Iver, op. cit., 12.

119La debilidad económica, irremediablemente, trasuntaría a la política exterior. Al respecto, Mac Iver indagó sobre el lugar que ocupaba Chile en el concierto internacional. De esta manera, afirma que, en cuanto a progreso, el país marchaba delante de varios y a la par de otros, así, se preguntaba “ ¿Qué éramos comparados con los paises nuevos como el Brasil, la Arjentina, Méjico, la Australia, el Canadá?”, a lo que responde, “Ninguno de ellos nos superaba”. Pero en el momento en que escribe, no tiene mejor repuesta que el silencio, ese adalid del progreso había dejado de existir. Aún, advierte que “seria bien triste (…) que nos consoláramos de la pérdida de nuestro puesto preferente, con el poder militar”318, asunto que deja entrever una cierta ampliación del concepto de poder, una superación de la política de poder.

  • 319 Pinochet Le-Brun, op. cit., 8.
  • 320 Ibid., 17.

120Ahora, desde una mirada más próxima a esta última, Pinochet Le-Brun reconviene la debilidad del país desde un supuesto dogma de todos los tiempos, a saber, que el mundo progresa “por el triunfo de los mas fuertes en el combate de la vida”319. Desde esta perspectiva, le resulta inconcebible que una nación carezca del andamiaje necesario para la defensa, pues solo ella le puede granjear seguridad y grandeza, por ende, protección y satisfacción de sus intereses, pues son ellos los que rigen la vida de los Estados en la sociedad internacional. De ahí, que evoque el uso antojadizo que el Departamento de Estado hace de la Doctrina Monroe, para reconocer que “por encima de la lójica están los intereses supremos de su nacion”, en efecto, ésta “seguirá evolucionando tanto i en tal forma como sea necesario a los intereses de los Estados Unidos”320.

  • 321 Ibid., 66.
  • 322 Ibid., 67.
  • 323 Ibid., 68.

121Chile, también parece haber perdido esa batalla, pues sus intereses e ideales nacionales han sido suplantados por intereses e ideales extranjeros321. Para el autor, la política exterior ha sido débil, cuestión que expresa la entrega de territorios a países vecinos. Chile, tras la conquista del norte, “habria sabido defender sus tierras australes que un vecino reclamaba sin tener la fuerza y el derecho”322. Ante Argentina, el Presidente Santa María “se negó terminantemente a ceder a… [sus]… imposiciones (…) i se aprontó a la guerra con el Plata, ántes de entregar la Patagonia”. No obstante, luego de la victoria sobre los aliados, se decidió ceder los derechos sobre la Patagonia, a su entender, “grave error que ha abierto el camino a muchos otros i que hoy solo nos toca lamentar”323.

  • 324 Ibid., 69.
  • 325 Ibid., 188.
  • 326 Ibid., 18.

122La conquista de los territorios del norte también ha sido débil, pues, al parecer, no ha sido consciente de que los adquirió en cruenta guerra, faltando “el civismo necesario para concluir pronto con una situación desdorosa para el sentimiento nacional. Tacna i Arica son pedazos de Chile, que en vez de enviar sus representantes al Congreso chileno los envían al Congreso del Perú”324. Pues bien, Chile debe comprender que debe actuar en función de defender y conservar, y no “haciendo jirones nuestro territorio nacional”325. Para ello, también debe comprender que solo debe descansar en “su propia potencia porque en cuestiones internacionales imperan mas las imposiciones de la fuerza que los principios de justicia”326.

  • 327 Ibid., 190-191.

123En definitiva, el objetivo de Le-Brun fue concientizar sobre la necesidad que tiene Chile, más que ninguna otra nación americana, de “estar bien armado, listo para la batalla a cada hora del dia i de la noche; debe tener una flota i un ejército poderoso que ha de desarrollar a la par que desarrolle sus industrias i comercio”. En efecto, no cree en las ideas del desarme y la paz, no cree en la superposición de las escuelas o la formación de la juventud ante la defensa, dada la inestable situación regional que enfrenta el país, de ahí, que señale en referencia a Perú, que “estamos prontos a ser sus amigos, como lo somos de Bolivia; pero si pretende levantar nuevas banderas contra nosotros, debemos tambien demostrar que estamos listos para ser buenos enemigos”327.

  • 328 Valdés Cange, op. cit., 244.
  • 329 Ibid., 245.

124Para Venegas, había un claro contraste con el Chile anterior a la Guerra del Pacífico, dada la presencia en ese anhelado tiempo de “lejiones entusiastas i sinceras que no llevaban en sus banderas otra palabra que ‘Patria’ i no tenían otro ideal que el bien de sus conciudadanos”328. En su opinión, la guerra le hizo un mal inmenso a Chile, pues de alguna manera, torció el camino que lo alejó de un buen porvenir, por ejemplo, le hizo creer que como país estaba destinado a ser una gran potencia militar, “i que, siéndolo, seremos tambien prósperos i felices, i nuestro nombre será respetado por todos los pueblos de la tierra”. Para Venegas, el triunfo terminó por reducir el poder a solo un factor, subordinando los restantes, de ahí, que indique que la elite se lanzó a formar “desatentadamente (…) ejércitos i escuadras, cuyo mantenimiento nos obliga a dedicar a esas ramas una cantidad de savia tal, que el resto del árbol languidece i tendrá que desarrollarse débil y raquítico”329.

  • 330 Ibid., 246. En el mismo sentido, pero claramente con otro objetivo, Le Brun indicó que “Despreciar (...)

125La elite, erradamente, entendió que la fuerza militar era la causa de una nación próspera, desconociendo que países como Alemania, Gran Bretaña o Japón, que hacían gala de su buena preparación para la guerra, antes habían “alcanzado un gran progreso en todos los órdenes de la vida humana”. Chile, torciendo ese camino, se había entregado a “remedar la militarizacion (…), para tener tambien prosperidad en todo”, olvidando que “una nacion para ser de gran poder militar, necesita primero desarrollar todas sus fuerzas vitales, necesita ser mui próspera”330.

  • 331 Valdés Cange, op. cit., 246.

126En este mismo sentido, a los Estados Unidos, cuyas fuerzas armadas hace veinticinco años atrás no eran consideradas por ninguna estadística universal, le bastó que los vértigos del imperialismo se hicieran sentir para que se dieran a la tarea de formar ejércitos y armadas poderosas. De hecho, el día que se les ocurra “la aberracion de organizar el primer poder militar del mundo, lo tendrán, porque su progreso les ha asegurado fuentes de riquezas inagotables”331.

  • 332 En efecto, dirá Venegas que “En ninguna rama de los servicios gubernativos nos ha estraviado mas el (...)
  • 333 Ibid., 246-247.

127La hegemonía de Sudamérica ha sido el sueño cegador por más de treinta años para la elite chilena, no obstante, el poderío de Estados Unidos no ha sido el único que ha contribuido a desvanecerlo, puesto que, dirá Venegas, “hasta los mas obcecados ven ya que por el lado del Atlántico se levantan dos colosos ante quienes somos la rana de la fábula. No se necesita ser un vidente para augurar la distancia enorme a que estarán de nosotros dentro de un cuarto de siglo, la República Arjentina i el Brasil”332, de hecho, “Hoi mismo todos los que viajan por aquellos países tienen que confesar nuestra inferioridad, mal que pese a nuestro orgullo nacional”333.

  • 334 Encina, 1911, op. cit., 107-108.
  • 335 Ibid., 20.
  • 336 Ibid., 22.

128En el mismo tenor, pero desde una perspectiva económica, llama la atención en la obra de Encina, que, entre los otros factores de inferioridad, considere la vecindad argentina, que para el periodo de 1860 y 1911, “ha sido (…) a la vez sangría que nos ha debilitado y árbol que nos ha hecho sombra”, ello, dada las bondades del territorio argentino, en donde “la riqueza brotaba sin otro esfuerzo que colocar toros y vacas en campos gratuitos”334. Chile, por ejemplo, superaba hacia 1854 a la Argentina en cuanto a hectáreas de cultivo, no obstante, en 1909 Argentina casi doblaba la cantidad de tierra cultivable, a saber, para ese año Chile tenía 3.329.030 h. y la Argentina 6.490.000 h335. Chile, había quedado rezagado en esa competencia, pero aún más determinante, fue el adormecimiento del “deseo de ser grandes, la voluntad de dominar y absorber los elementos extraños que se ponen en contacto nuestro”336, proceso inverso en Argentina, que veía crecer su sentimiento de nacionalidad y utilizaba el aporte externo para el crecimiento de sus fuerzas.

  • 337 Valdés Cange, op. cit., 342-343.
  • 338 Concepto acuñado por Joseph Nye hacia 1990 y que refiere a “‘aptitud para obtener lo que se quiere (...)

129Para Venegas, esa competencia resultaba un imposible e hizo un llamado a reconocer como locura el mantenerla. A la vez, arrojó luces sobre una aparente complejización en las dimensiones del poder, pues Chile al no tener ya posibilidades en el desarrollo de la fuerza armada, debía indagar en otras maneras que le llevarían a ser grande, como, por ejemplo, educar al pueblo, haciendo de él “un organismo sano, fuerte, valeroso en las lides del progreso”. Chile, se deja entrever, podría llegar a un nuevo sitial preferente en el sistema internacional, si en vez de ejércitos fratricidas envía a las naciones hermanas menos favorecidas “educadores i sabios (…), que derramando la simiente salvadora, vayan a hacer querido i respetado por todas partes el nombre de Chile; que nuestra Universidad sea la columna luminosa de la leyenda bíblica, que muestre a los pueblos el camino del verdadero engrandecimiento, i entónces los países ricos en oro i fuertes en cañones, celebrarán nuestros triunfos, envidiarán nuestra gloria”337. Era ello, un prolegómeno de lo que se denominaría, en el marco de la teoría de las relaciones internacionales, poder blando338.

  • 339 La política exterior forma parte de esa herencia caótica junto al “ambiente político corrompido, lo (...)

130En definitiva, el ambiente de crisis, también constató el declive internacional de Chile ante Estados Unidos, Argentina y Brasil. De la misma manera, como resultado de lo anterior, se percibió un comportamiento inefectivo de su política exterior en la definición de sus problemas territoriales, problemas que siguieron estando latentes durante todo el periodo en estudio. De ahí, que cuando Carlos Keller señale que la revolución de 1924 en Chile tuvo que hacerse cargo de un verdadero caos político, los problemas de la política exterior, fueron parte relevante de esa herencia339.

Notes

153 Mario Artaza y César Ross (Ed.), La Política Exterior de Chile, 1990-2009: desde el aislamiento a la integración global, Santiago, RIL Editores, 26.

154 Walter Jones, The Logic and International Relations, New York, Harper Collins Publishers Inc., 1991. John Kenneth Galbraith, La Anatomía del Poder, España, Ariel Economía, 2013.

155 Morgenthau, op. cit, 21.

156 Waltz, op. cit., 144.

157 Cristian Faundes, “Balance de las Capacidades de Poder entre Chile y Argentina: Análisis Comparativo 1978-2003, UNISCI Discussion Papers, N° 14 (mayo/may), 2007, 179.

158 E. H. Carr, La Crisis de los Veinte Años (1919-1939). Una Introducción al estudio de las Relaciones Internacionales, Madrid, Catarata, 2004, 169.

159 Ibid., 178-180.

160 Este periodo, que tuvo lugar junto al establecimiento y consolidación de la República Conservadora (1831-1861), se materializó en “las tasas aceleradas de crecimiento y en una mayor diversificación de producto y el comercio exterior. El periodo se caracterizó también por el marcado crecimiento del mercado interno, un incipiente desarrollo fabril al amparo de distintas medidas proteccionistas, pese a la política general de apertura, y una gran expansión del comercio, las comunicaciones y el transporte”. Luis Riveros y Rodrigo Ferraro, “La Historia Económica del siglo XIX a la Luz de la Evolución de los Precios”, Estudios de Economía, Vol. 12, N° 1 Primer Trimestre, 1985, 59.

161 Luis Ortega Martínez, Empresarios, la Política y los Orígenes de la Guerra del Pacífico, Santiago, FLACSO, N° 24, 1984, 6. En este marco, se afirma que “Especialmente durante la década de 1870, en que el sector primario exportador estaba en recesión, el capital pagado de los bancos llegó a superar con creces el ingreso fiscal de todo Chile. Ello, por cierto, le confirió al sector un poder desmesurado frente al mercado y frente al Estado”. César Ross, Poder, Mercado y Estado. Los Bancos en Chile en el siglo XIX, Santiago, LOM Ediciones, 2003, 58.

162 Para Chile, durante el periodo 1860-69 el ingreso fue de 6,3 % y el egreso de 6,8 %; durante el periodo 1869-78 el ingreso bajó a un 2,1 % y el egreso a un 2,0 %; por último, para el periodo 1878-90 el ingreso, si bien creció, siguió siendo bajo con un 4,8 %, mientras que el egreso fue de un 6,8 %. En cuanto a Perú, para el periodo 1860-69 el ingreso fue de 3,3 y el egreso de 7,5; para el periodo 1869-78 el ingreso fue de -0,4 y el egreso de -4,1; mientras que para el periodo 1878-90 el ingreso fue de -12,2 y el egreso de -12,5. Juan Cáceres Muñoz, “Guerra y Finanzas Públicas en Chile y Perú, 1860-1890”, Revista de Humanidades, N° 7, 2000, 147.

163 Rafael Sotomayor, Ministro de Hacienda en 1878, aconsejaba no implementar la reforma dado que “Atendida las condiciones económicas que el país atraviesa y que afectan a todas las industrias y al capital, sería agregar un nuevo motivo de perturbación el emprender la sustitución o modificación en extenso de nuestro sistema tributario. Es prudente (…) dejar que el país vuelva a su estado normal, a su anterior prosperidad por el trabajo, y en tranquila posesión de sus fuerzas productoras podrá esperar con menos alarma la modificación radical de sus contribuciones”. Ibid., 149-150.

164 Ortega, 1984, op. cit., 14-15.

165 Cariola y Sunkel, op. cit., 67.

166 Por ejemplo, las tres vertientes que se han instalado respecto a la supuesta caída constante y generalizada del valor de los salarios reales de los trabajadores chilenos. Gabriel Salazar, quien ha referido indirectamente a la constante inflacionaria del periodo, ha señalado que ésta es una condición de la mantención de la acumulación capitalista. En una segunda vertiente, están los historiadores, como Gonzalo Vial, que han historiado de modo más específico la época, no obstante, careciendo de un aparato cuantitativo suficientemente sólido, se han ajustado bastante a las causas y efectos ampliados de la inflación. En una tercera vertiente, están los autores que abordaron directamente el punto en base a información cuantitativa, pero no completa, como Albert Hirschman o Marcello Carmagnani, que hacen una lectura más matizada del fenómeno. Alejandro Matus González, Crecimiento sin Desarrollo. Precios y salarios reales durante el Ciclo del Salitrero en Chile (1880-1930), Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 2012.

167 Patricio Bernedo, Pablo Camus y Ricardo Couyoumdjian, 200 Años del Ministerio de Hacienda de la República de Chile, Santiago, Ministerio de Hacienda, 2014, 70.

168 Cariola y Sunkel, op. cit., 69.

169 Markos Mamalakis, “The Role of Government in the Resource Transfer and Resource Allocation Process: The Chilean Nitrate Sector, 1880-1930”, Gustav Ranis (Ed.), New Haven, Government and Economic Development, 1971, 193.

170 Cariola y Sunkel, op. cit., 71.

171 Albert Hirschman, Estudios sobre Política Económica en América Latina (En Ruta hacia el Progreso), Biblioteca de Ciencias Sociales, Economía, 1964, 160.

172 Fernández, op. cit., 7.

173 Para 1885 la población del Norte Grande, provincias de Tarapacá y Antofagasta, alcanzaba el 3,13 % de la población total, mientras que para 1907 alcanzó el 6,86 %. Ibid., 9.

174 En referencia a un informe sobre el salario medio se indica que éste “escasamente llega a dos pesos diarios, sin contar con que este mezquino salario es cercenado en las pulperías, tanto por los altos precios, como por la defraudación y engaño en los pesos y medidas”. Ibid., 10.

175 El cónsul británico, Hudson, recalcaba el hecho de la preponderancia de los capitales británicos invertidos en el salitre colocaba al Reino Unido: “en una posición muy ventajosa con respecto al comercio con este puerto (Iquique), particularmente cuando se toma en consideración el hecho de que cada artículo del comercio debe ser importado por vía marítima, puesto que las áreas circundantes son paridas y no producen otra cosa sino salitre”. Ibid., 14-15.

176 Ibid., 10.

177 Matus, op. cit., 277.

178 Ross, 2003, op. cit., 98.

179 La república parlamentaria “hace alusión a un periodo atípico en el desarrollo político chileno, en particular por la reducción de autoridad que experimentó la figura presidencial –antaño el gran elector-, potestad que fue transferida al Congreso (…) en esos años la oligarquía, que se formó en la medianía del siglo XIX, desplegó su poder, dando origen a un sistema político y a una forma de hacer política oligárquica. Es el periodo en el cual se experimentó la emergencia de los nuevos sectores sociales, el proletariado y los sectores medios, que son el fruto del proceso de modernización”. Fernanda Álvarez Hernández, “La República Parlamentaria de Chile: Perspectivas Historiográficas”, UNIVERSUM, N° 27, Vol. 1, Universidad de Talca, 2012, 209.

180 Fernández, op. cit., 21.

181 Matus, op. cit., 278.

182 Las combinaciones salitreras (1884-85; 1891-93; 1896-97; 1901-04 y 1905-07), permitieron fijar cuotas de producción por oficinas, apartándose de los intereses del Estado, a quien solo le interesaba maximizar las exportaciones.

183 Sergio González Miranda, Matamunqui. El Ciclo de expansión del nitrato de Chile. La Sociedad pampina y su industria, Santiago de Chile, RIL Editores, 2016, 376.

184 Markos Mamalakis (Comp.), (1978-1989). Historical Statistics of Chile. National Accounts (Vols. 1-6). Connecticut, US; Greenwood Press.

185 José Díaz, Rolf Lüders y Gert Wagner, Chile 1810-2010. La República en Cifras. Historical Statistics, Santiago, Ediciones Universidad Católica de Chile, 2016.

186 La industrialización se entiende “en cuanto la actividad industrial se convierte en la fuerza dinámica capaz de generar eslabonamientos con las otras producciones. La industrialización acontece en la medida que se generan transformaciones a nivel del contexto económico e institucional, modificando los preexistentes derechos de propiedad y laborales. Carmagnani, op. cit., 32.

187 Ibid., 25.

188 Ibid., 19.

189 Ross, 2003, op. cit., 139.

190 Hirschman, op. cit., 183.

191 “Se concedió a bancos privados el derecho a emitir moneda con la única limitación de que no podrían emitir más del 150 por 100 de su capital. La ley no fijó mínimo de capital obligatorio, ni límite al tipo y vencimiento de los préstamos, no reserva obligatoria para cubrir las cuentas corrientes y los giros, ni ninguna forma de fiscalización o inspección por parte del gobierno”. Ibid., 187.

192 Ibid., 191.

193 Riveros y Ferraro, op. cit., 67.

194 Vial, 1983, Volumen II, op. cit., 130.

195 Ibid., 124.

196 $50.000.000 en 1898 con el compromiso de ser rescatados el 1° de enero de 1902, creando un Fondo de Conversión formado con un aporte anual de 10 millones de pesos oro derivados de los derechos de aduana, que eran cobrados en oro. $30.000.000 en 1904. Couyoumdjian. 1986, op. cit., 17.

197 Idem. Otros autores indican que hasta 1907 la “emisión total alcanzó a 150 millones de pesos, 70 de los cuales debían ser invertidos en bonos hipotecarios, en tanto que el resto sería concedido en préstamo a los bancos particulares”. Sofía Correa Sutil (et al), Historia del siglo XX chileno, Santiago, Editorial Sudamericana Chilena, 2001, 50.

198 Señala el autor que “Las alzas de precios afectaban a amplios sectores de la población y fueron una de las principales causas del malestar obrero”. Vial, Volumen II, op. cit., 18.

199 Guillermo Guajardo Soto, “Cambios Tecnológicos y Proyectos Económicos en las Fuerzas Armadas de Chile”, Historia, N° 41, Vol. II, julio-diciembre, 2008, 376.

200 Los mayores presupuestos de gastos fueron asignados a las secretarías de Interior, Instrucción Pública, Guerra y Marina e Industria y Obras Públicas. Bernedo, Camus y Couyoumdjian, op. cit., 71.

201 Matus, op. cit., 277.

202 Enrique Mac Iver, ministro de Hacienda hacia 1892, observó que “Chile era uno de los países que pagaban menos impuestos verdaderos, y si bien era beneficioso aquello, estimaba que era preferible la existencia de contribuciones públicas moderadas para ser invertidas en obras y servicios que aumenten las seguridades de la vida y de la propiedad de los habitantes, desarrollen su estado moral e intelectual y fomenten la riqueza”. Bernedo, Camus y Couyoumdjian, op. cit., 72.

203 Ibid., 72-74.

204 Matus, op. cit., 277.

205 Gabriel Salazar y Julio Pinto, Historia Contemporánea de Chile I. Estado, Legitimidad, Ciudadanía, Santiago, LOM Ediciones, 2012, 38.

206 Se haya en la visión de Diego Portales “la elaboración de un pensamiento que, de alguna manera, sentaría las bases de un ‘destino manifiesto para su país’ (…) el control del Pacífico Sur”. Myriam Colacrai y María Elena Lorenzini, “La Política Exterior de Chile: ¿excepcionalidad o continuidad? Una lectura combinada de ‘Fuerzas Profundas’ y Tendencias”, Enfoques, agosto-diciembre, 2005, 51.

207 Simon Collier, “From Independence to the War of the Pacific”, Leslie Bethell (Ed.), Chile since Independence, Cambridge, Cambridge Press, 1993, 31.

208 Mauricio Rubilar Luengo, La Política Exterior de Chile durante la Guerra y Post-Guerra del Pacífico (1879-1881): Las Relaciones con Estados Unidos y Colombia. Diplomacia, Opinión Pública y Poder Naval, Tesis Doctoral, Universidad de Valladolid, 2012, 467.

209 Barros Van Buren, 1970, op. cit., 461.

210 Fermandois, op. cit., 38.

211 Vial, 1983, Volumen II, op. cit., 158.

212 Carr, op. cit., 164-165. Por su parte, para Van Klaveren (2010) “El siglo XIX, en que se construyó el Estado, se forjó la identidad nacional y se consolidó el territorio nacional, estuvo marcado por las reglas del sistema internacional de la época. Se trató de un período que podría identificarse como hobbesiano, en que los grupos gobernantes concebían la escena internacional como un espacio de competencia y de lucha por la sobrevivencia, en que la ganancia de un Estado era vista como la pérdida de otro, en que los conflictos podían incluir el uso de la fuerza como ultima ratio para dirimirlos, en que las guerras estaban permitidas, en que los Estados luchaban por la hegemonía en los ámbitos que creían corresponderle, en que las relaciones entre los Estados eran vista en términos de alianzas y contraalianzas, de rivales y de aliados, en un juego suma cero. Alberto Van Klaveren Stork, “200 Años de Política Exterior de Chile: de Hobbes a Grocio”, Revista Política y Estrategia, Anexo a la Edición N° 116, Seminario Bicentenario ‘Chile desde la perspectiva de la Seguridad y la Defensa’, Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE), 2010, 20.

213 La causa del nuevo rumbo que tomó el Ejército no debe considerar tan solo los problemas internacionales con Argentina, Perú o Bolivia, sino que también “los problemas derivados de la ‘cuestión social’, las exigencias de la penetración y conquista de la Araucanía, las relaciones diplomáticas con Inglaterra y Estados Unidos (…) y la defensa interna del enclave salitrero”. Patricio Quiroga y Carlos Maldonado, El Prusianismo en las Fuerzas Armadas Chilenas, Un estudio histórico 1885- 1945, Chile, Ediciones Documentas, 1988, 36.

214 Enrique Brahm García, “Del Soldado Romántico al Soldado Profesional. Revolución en el Pensamiento Militar Chileno 1885-1940, Historia, Vol. 25, 1990, 5-6.

215 Tras la guerra franco-prusiana de 1870, siendo la victoria favorable a Prusia, ésta pasó de “ser la potencia europea de menor importancia (…) a dominar la totalidad del territorio alemán, lo que la transformaría en modelo en asuntos militares para todo el mundo. Había surgido un nuevo paradigma, el modelo de una ciencia militar forjado o personificado en la figura del Jefe del Estado Mayor prusiano Helmuth van Moltke.

216 “Podemos decir que lo que se inició por parte alemana con Körner en 1885 en forma de "experimento", pasada una década, en 1895 continuaba en el marco de una política alemana mucho más determinada. En 1895 tuvo lugar por primera vez en América Latina el arribo desde Europa de una gran misión militar oficial compuesta de 37 miembros. Actuaban ya con anterioridad especialistas militares en el subcontinente, pero la mayoría de ellos laboraban en base a acuerdos particulares. Sin embargo, la misión alemana de 1895 arribó a Chile en el marco de un acuerdo interestatal. La misión militar alemana de 1895 contribuyó en gran medida al mantenimiento de la tensión entre los países andinos, incluso a su aumento. El ejemplo de Chile fue un signo para que sus vecinos crearan ejércitos modernos con la ayuda europea”. Ferenc Fisher, “La Expansión (1885-1918) del Modelo Militar Alemán y su Pervivencia (1919-1933) en América Latina”, Revista del CESLA, N° 11, 2008, 136-137.

217 Enrique Brahm García, “La Impronta Prusiana en la Academia de Guerra del Ejército (1885-1914), Alejandro San Francisco (Ed.), La Academia de Guerra del Ejército de Chile 1886-2006. Ciento Veinte Años de Historia, Santiago, Centro de Estudios Bicentenario, 2006.

218 Claudio Ortiz, “Chilenos a los Cuarteles. Historia de la Ley de Servicio Militar Obligatorio”, Estudios de Defensa, PUC, Documentos de Trabajo N° 10, 2004, 4.

219 Fisher, op. cit., 138.

220 René Millar, Significado y Antecedentes del Movimiento Militar de 1924, Santiago, S/N, 2002, 37.

221 Vial indica que tras finalizar la guerra civil “la oficialidad balmacedista fue lanzada implacablemente a la calle por centenares y procesada. Lo más extraordinario de todo, procesada como si hubieran cometido algún delito. Perdieron sus carreras. Muchos, la mayor parte de ellos, cayeron en la pobreza, o aún en la miseria. Otros se exiliaron, ya sea para escapa de estas persecuciones o para encontrar trabajo afuera, especialmente en Argentina, y muy pocos, algunos sí, fueron reincorporados”. Gonzalo Vial, “El Ejército en la Guerra Civil de 1891”, Primera Jornada de Historia Militar Siglos XVII-XIX, Santiago, Centro de Estudios e Investigaciones Militares, Departamento de Historia Militar del Ejército, 2004, 186-189.

222 Millar, op. cit., 55.

223 Ibid., 40.

224 Guajardo, op. cit., 393.

225 Ibid., 372.

226 Ibid., 386-387.

227 No existía normativa que fijara un retiro forzoso por límite de edad, cuestión que produjo un caos en la promoción de la oficialidad. Señala Millar que “Una vacante sólo podía producirse por defunción, calificación de servicio o retiro voluntario. El resultado fue la permanencia de oficiales en determinado grado por un número de años que muchas veces triplicaban los necesarios para ascender”. Millar, op. cit., 42.

228 Ibid., 47-50.

229 Pablo Lacoste, La Imagen del Otro en las Relaciones de la Argentina con Brasil y Chile (1534-2000), Argentina, Editorial Fondo de Cultura Económica, 2003 1, 315.

230 Emilio Meneses, El Factor Naval en las Relaciones entre Chile y los Estados Unidos (1881-1951), Santiago, Ediciones Pedagógicas Chilenas, 34. En el mismo sentido, otro autor plantea que los congresistas norteamericanos periódicamente hilaron historia de terror, haciendo predicciones, que, con su Armada superior, Chile, puede si así lo desea, en este momento, comandar la costa del Pacífico de Estados Unidos. Sater, 1990, op. cit., 51-52.

231 Cecilia Morán, Jorge Montt (1846-1922). Del Curso de los Héroes a Presidente de la República, Santiago, Ediciones Centro de Estudios Bicentenario, 2015, 145-146.

232 Meneses, op. cit., 17.

233 En la base de este proyecto se pueden encontrar las ideas de Alfred Thayer Mahan, quien desde el estudio de la historia marítima logró concluir que “el control de los mares y especialmente de los cursos de agua estrechos, estratégicamente importantes, era crucial para la condición de gran potencia”. Mahan escribió en el marco de la última oleada de expansión europea y del surgimiento de Estados Unidos como potencia mundial, de ahí, que influenciara en gran medida a Theodore Roosevelt, ya fuera como Secretario de Marina o, posteriormente como Presidente de Estados Unidos. James Dougherty y Robert Pfaltzgraff, Teorías en Pugna en las Relaciones Internacionales, Buenos Aires, Grupo Editor Latinoamericano, 1993, 70.

234 La importancia de la Armada, es parte de las conclusiones que hubo de sacar Chile de la política del Big Stick, considerando también otras tres, a saber, “una desconfianza instintiva en todo organismo internacional en que tomara parte Washington (…) la conciencia íntima de que, en caso de conflicto continental, nuestro país no podía contar más que con sus propias fuerzas (…) [y] la necesidad de poseer uno o dos amigos poderosos en Europa. Barros, 1970, op. cit., 513.

235 Meneses, op. cit., 89.

236 Ibid., 95-96.

237 Ibid., 98-99.

238 Ibid., 114.

239 Ibid., 142-143.

240 Sater, 1990, op.cit., 69-91.

241 Germán Riesco, Presidencia de Riesco 1901-1906, Santiago, Imprenta Nacimiento, 1950, 172-173.

242 En virtud de ello, señala el autor, que Chile terminó por desperdiciar una oportunidad única que pudo evitar los sucesivos problemas con Argentina, pues reconoce el interés de Buenos Aires por resolver los conflictos con su vecino, mientras éste último descuidó su política, en parte, por “el convencimiento de que el oro salitrero no tendría fin y de que ahora en adelante, ‘a Chile no lo paraba nadie’”. Barros, 1970, op. cit., 473.

243 Ibid., 520.

244 Lacoste, 2003 1, op. cit., 308.

245 Pablo Lacoste, “Estanislao Zaballos y la Política Exterior Argentina con Brasil y Chile”, Revista Confluencia, Año 1, N° 3, Mendoza, Argentina, 2003 2, 115.

246 Por una parte, Argentina, declaró a Chile que esperaba “un arreglo amistoso y satisfactorio de esa situación violenta; en ella Argentina nos había acompañado con sus simpatías”. No obstante, paralelamente, realizaba gestiones ante la Casa Blanca, comprometiendo su ayuda a cambio de territorios australes, así señalaba a Blaine, que “si estallara la guerra chileno-norteamericana (…) podría ayudar con carbón para la flota yanki y, aún permitir que eventuales ejércitos estadounidenses cruzaran territorio trasandino y nos atacaran”. Vial, 1983, Volumen II, op. cit., 175.

247 Lacoste, 2003 1, op. cit., 296.

248 Cristian Garay. “Las Carreras Armamentistas Navales entre Argentina, Chile y Brasil (1891-1923), Historia Crítica, N° 48, Universidad de Los Andes, Colombia, Septiembre-Diciembre, 2012.

249 Ibid., 40.

250 Lacoste, 2003 1, op. cit., 321.

251 Así, para 1900 alcanzó a un 18, 4 %, en 1905 a un 18, 8 %, en 1910 a un 19,0 %, en 1915 a un 18,7 % y en 1920 un 19, 5 %. Mariana Aylwin, et. al., Chile en el Siglo XX, Santiago, Editorial Planeta Chilena S.A., 2002, 54.

252 Lacoste, 2003 1, op. cit., 324.

253 Vial, 1983 Volumen II, op. cit., 153.

254 Garay, op. cit., 43.

255 Ibid., 44.

256 Francisco Orrego Vicuña, La Participación de Chile en el Sistema Internacional, Santiago, Editora Gabriela Mistral Ltda., 1974, 41.

257 Riesco, op. cit., 218-219.

258 Ibid., 231-232.

259 Barros, 1970, op. cit., 561.

260 Guajardo, op. cit., 391.

261 Sater, 1990, op. cit., 71.

262 En definitiva, los Pactos permitieron que el instrumento naval dejara de ser una herramienta primordial de la política exterior, de ahí, que se indicara que “El plan de expansión de la Armada se vio perturbado por la firma de los Pactos de Mayo con Argentina en 1902”. Meneses, op. cit., 24.

263 “En 1904 Brasil encargó tres acorazados del tipo Dreadnoughts de 12.000 a 15.000 toneladas, tres cruceros, seis cazatorpederos, tres submarinos, y navíos auxiliares”. Garay, op. cit., 47.

264 Fermandois, op. cit., 61.

265 Guajardo, op. cit., 402.

266 Idem.

267 Francis Stronge, ministro británico en Santiago, informaba a su país, hacia 1914, de una alianza antinorteamericana, indicando que “he sabido confidencialmente y de muy buena fuente, que existe un pacto escrito entre Chile, Argentina y Brasil, para mantenerse suficientemente fuertes en tierra y mar, para estar en situación de hacer pensar dos veces a los Estados Unidos, en caso que adopte una posición agresiva o despótica hacia cualquiera de ellos, y ésa es la principal consideración detrás de las dudas (de la venta) de los acorazados en construcción”. Meneses, op. cit., 132.

268 Fermandois, op. cit., 55.

269 Meneses, op. cit., 135-136.

270 Ibid., 158.

271 Garay, op. cit., 47.

272 Mario Barros Van Buren, Realismo e Idealismo en la Política Exterior de Chile, Santiago de Chile, Instituto de Ciencia Política de la Universidad de Chile, 1984, 7.

273 Jorge Larraín Ibáñez, Identidad Chilena, Santiago, Editorial LOM, 2001, 29.

274 Collier y Sater, op. cit., 74.

275 Alejandro San Francisco, “‘La Excepción Honrosa de Paz y Estabilidad, de Orden, y Libertad’, La Autoimagen Política de Chile en el siglo XIX”, Gabriel Cid y Alejandro San Francisco (Ed.), Nación y Nacionalismo en Chile. Siglo XIX, Volumen I, Chile, Centro de Estudios Bicentenarios, 2009, 70.

276 Simon Collier, La Construcción de una República 1830-1865. Política e Ideas, Santiago, Editorial Universidad Católica de Chile, 2005, 221.

277 Benedict Anderson, Comunidades Imaginadas. Reflexiones sobre el Origen y la Difusión del Nacionalismo, México, Fondo de Cultura Económica, 2007, 23.

278 “La victoria chilena en la guerra contra Perú y Bolivia entre 1879 y 1883 demostró que las instituciones del país habían alcanzado un alto grado de consolidación y madurez. La renovación normal de las cámaras legislativas, la elección presidencial de 1881 y el funcionamiento interrumpido de estas instituciones a lo largo del conflicto fueron una prueba de ello, como también lo fue el que la práctica habitual del enfrentamiento político entre gobierno y oposición haya continuado sin alteración o tregua alguna”. Ortega, 1984, op. cit., 1.

279 A manera de ejemplo, y considerando Constituciones y Rupturas Políticas, se considera para la Argentina tres Constituciones, -1819, 1826 y 1853- y siete rupturas políticas -1832, 1851, 1859, 1874, 1880, 1890 y 1893. Para Bolivia considera once Constituciones -1826, 1831, 1834, 1839, 1843, 1851, 1861, 1868, 1871, 1878 y 1880- y diez rupturas políticas -1828, 1839, 1849, 1857, 1865, 1870, 1884, 1888, 1892 y 1898. Para Perú considera ocho Constituciones -1823, 1826, 1828, 1834, 1839, 1856, 1860 y 1867- y seis quiebre políticos -1827, 1834, 1840- 1844, 1857, 1865 y 1868-. Para Venezuela considera diez Constituciones -1811, 1819, 1830, 1857, 1858, 1864, 1874, 1881, 1891 y 1893- y seis rupturas políticas - 1835, 1846, 1859, 1863, 1868 y 1870-. San Francisco, op. cit., 69.

280 Collier, 2005, op. cit., 225-226.

281 Para los primeros fue objeto de profunda animadversión, y para los segundos de burla. Respecto a lo último, y en el marco de los bloqueos anglo-franceses, el Mercurio objetaba a los propagandistas de Rosas que la defensa del verdadero americanismo constituía una literal defensa de la libertad, y de esa manera se anulaba una potencial solidaridad con la república del este. En este mismo marco, la clase ‘burguesa’ o comercial reconoce en Rosas ciertos rasgos de heroísmo, en el sentido de su resistencia a los bloqueos navales, aún, reconociendo la existencia de una tiranía.

282 Ibid., 223.

283 San Francisco, op. cit., 71.

284 Ibid., 68.

285 Ibid., 73.

286 Se extendía la creencia de una política generalizada en Europa para ocupar y dominar América, al menos eso se desprendía de las “Maniobras de recolonización de Santo Domingo por España y la ocupación de México por Francia”. Walter Sánchez, “Las Tendencias sobresalientes de la Política Exterior Chilena”, Walter Sánchez y Teresa Pereira (Ed.), 150 Años de la Política Exterior Chilena, Santiago, Editorial Universitaria, 1977, 380.

287 Collier, 2005, op. cit, 229.

288 Ibid., 229-230.

289 En efecto, Chile es el que más pierde en la Guerra contra España, la Armada recibió un duro golpe y Valparaíso fue brutalmente bombardeado. En ello, no existió gobierno americano que se condoliese oficialmente de la tragedia chilena y tampoco se tuvo conocimiento de protesta alguna que el Departamento de Estado, legítimo vocero de la Doctrina Monroe, hiciera llegar a España. En este marco, Mario Barros señala que, “entre los escombros humeantes de Valparaíso iba a surgir una gran lección: el americanismo, como ideal no podía bastarse a sí mismo”. Barros, 1984, op. cit., 29.

290 Así, el Quinto Ministro de Despacho, denominado de Relaciones Exteriores, se estableció por decreto el 2 de diciembre de 1871. Mario Barros Van Buren, El Ministerio de Relaciones Exteriores. Apuntes para una Historia Administrativa, Santiago, Ministerio de Relaciones Exteriores, 1973, 53.

291 “Primeramente, la ofensiva lanzada en 1813 por el Virrey del Perú desencadenó las guerras de la Independencia, que trajeron como consecuencia la creación del nuevo Estado y que se prolongaron en la ‘guerra a muerte’ contra los realistas del Sur y en la campaña para la liberación del Perú, bajo el mando de San Martín. Más tarde se suceden, a lo largo del siglo, la guerra de 1836-1839 contra la Confederación Perú-Boliviana de Santa Cruz, la guerra naval contra España (1864-1866), la Guerra del Pacífico (1879-1883), vivida como guerra nacional, y por último la guerra civil de 1891”. Góngora, op. cit., 66.

292 César Ross, “La Política Chilena hacia Bolivia, 1900-1930: la Constitución de un Discurso Estructural”, Si Somos Americanos. Revista de Estudios Transfronterizos, Vol. XVI, N° 1, enero-junio, 2016, 184.

293 Góngora, op. cit., 67.

294 William Sater, La Imagen Heroica en Chile: Arturo Prat, Santo Secular, Santiago de Chile, Ediciones Centro de Estudios Bicentenario, 2005.

295 Carmen Mc Evoy, “‘De la Mano de Dios’. El Nacionalismo Católico Chileno y la Guerra del Pacífico, 1879-1881”, Gabriel Cid y Alejandro San Francisco (Ed.), Nación y Nacionalismo en Chile. Siglo XIX. Volumen I, Chile, Centro de Estudios Bicentenario, 2009, 186.

296 La apelación al favor divino rememoró “el apoyo que la Virgen del Carmen prestó a la causa de la independencia nacional. Cuando el 14 de marzo de 1818 la expedición española avanzaba amenazadoramente sobre la frágil república, sus ciudadanos, al igual que el pueblo de Israel, se reunieron en la Catedral metropolitana para ‘implorar por la protección divina por la mediación de la Reina del Cielo’. En esa ocasión las plegarias surtieron efecto y los enemigos de Chile fueron totalmente derrotados”. Ibid., 187.

297 Ibid., 219.

298 San Francisco, op. cit., 79.

299 Se adicionaba a este débil patriotismo una visión peyorativa del enemigo, a manera de ejemplo, un diario señalaba “que el soldado peruano acostumbrado al ocio, débil por naturaleza, apocado de ánimo, es de escasa resistencia y siempre ha sido vencido en cuanto campo se ha atrevido a presentarse con las armas en la mano, a pesar de su mayor número” (p. 242). Retazos de esa idea de superioridad racial, a inicios del siglo XX, se pueden constatar en las obras de Nicolás Palacios y Francisco Antonio Encina. Gabriel Cid, “Un Ícono Funcional: la invención del Roto como Símbolo nacional, 1870-1888”, Gabriel Cid y Alejandro San Francisco (Ed.), Nación y Nacionalismo en Chile. Siglo XIX. Volumen I, Chile, Centro de Estudios Bicentenario, 2009, 237-238.

300 Un editorial precisaba que desde muchas décadas atrás habían florecido en Chile el orden y la libertad, mientras “la Dictadura es el estado normal de la administración de Bolivia”, y en Perú “cuarenta años de anarquía militar no interrumpida han relajado allí los resortes de la máquina administrativa”. San Francisco, op. cit.,

301 Rubilar, 2012, op. cit., 28.

302 Orrego, op. cit., 27.

303 Manuel Vicuña Urrutia, La Belle Epoqué Chilena, Santiago, Editorial Sudamericana, 2001, 38.

304 De ahí, que el silabario utilizado en el ejército desde 1907 indicara que “Chile es hoy un país libre, próspero y respetado por las demás naciones”, e hiciera un llamado a los chilenos a “trabajar por el engrandecimiento de la patria”. Francisco Quevedo, Silabario para la Instrucción del Ejército y la Marina, Imprenta y Litografia Barcelona, 1907, 63.

305 Discurso del Diputado argentino Adrián Escobar en la reunión Parlamentaria celebrada el 17 de septiembre de 1910 con motivo del Centenario de la Independencia Nacional. Imprenta Nacional.

306 Correa (et al), op. cit., 44.

307 El autor refiere a factores tales como el no aumento de la población correspondiente a una sociedad que prospera; al incremento de los crímenes y el bandolerismo; a la disminución de la población escolar; y al decaimiento del trabajo y espíritu de empresa. Enrique Mac Iver, Crisis Moral de la República, Santiago, Imprenta Moderna, 1900, 7-11.

308 Ibid., 6.

309 Ibid., 11.

310 J. Valdés Cange, Chile Íntimo en 1910, Santiago, Imprenta Universitaria, 1910, XI-XII.

311 En efecto, el autor responsabiliza al papel moneda inconvertible de una serie de situaciones en el país, tales como: la ruina de la agricultura, el alejamiento de los capitales extranjeros, la decadencia de la minería, el descuido de la región salitrera, la desmoralización de los servicios administrativos, el decaimiento de la educación primaria, secundaria y especial.

312 Ibid., 4.

313 Tancredo Pinochet Le-Brun, La Conquista de Chile en el Siglo XX, Santiago, Imp., Lit. i Encuadernación La Ilustración, 1909, 140.

314 Francisco Antonio Encina, Nuestra Inferioridad Económica: sus causas, sus consecuencias, Santiago, Editorial Universitaria, 1911, 122.

315 Ibid., 16.

316 Carmagnani, op. cit., 119.

317 Millar, 2002, op. cit., 21.

318 Mac Iver, op. cit., 12.

319 Pinochet Le-Brun, op. cit., 8.

320 Ibid., 17.

321 Ibid., 66.

322 Ibid., 67.

323 Ibid., 68.

324 Ibid., 69.

325 Ibid., 188.

326 Ibid., 18.

327 Ibid., 190-191.

328 Valdés Cange, op. cit., 244.

329 Ibid., 245.

330 Ibid., 246. En el mismo sentido, pero claramente con otro objetivo, Le Brun indicó que “Despreciar el dinero, despreciar las luchas económicas, es estar con los ojos cerrados en plena luz del siglo XX, es no saber o no querer ver que el eje de la educación moderna es preparar a la juventud para las contiendas económicas de la vida”. Pinochet Le Brun, op cit., 159.

331 Valdés Cange, op. cit., 246.

332 En efecto, dirá Venegas que “En ninguna rama de los servicios gubernativos nos ha estraviado mas el espíritu de imitacion que en el Ejército y la Marina. Deslumbrados por la militarizacion de los pueblos europeos que luchan por la hejemonía universal, hemos organizado un ejército, equipado una escuadra i nos hemos dado a delirar con el predominio sudamericano. Durante un decenio estuvimos haciendo el maton; luego se alarmó nuestro vecino allende los Andes i se puso en guardia; las precauciones de este despertaron recelos en el Brasil, que también se armó. Se produjo entonces la paz armada, con gran contentamiento de nuestros hábiles políticos que ya pudieron imitar en todo a los europeos. Las consecuencias no necesito mostrarlas; todos los pueblos de América nos están contemplando, corridos y agotados en presencia de nuestros poderosos rivales que nos han dejado a una distancia enorme”. Ibid., 342-343.

333 Ibid., 246-247.

334 Encina, 1911, op. cit., 107-108.

335 Ibid., 20.

336 Ibid., 22.

337 Valdés Cange, op. cit., 342-343.

338 Concepto acuñado por Joseph Nye hacia 1990 y que refiere a “‘aptitud para obtener lo que se quiere o se desea mediante el poder de la atracción y la seducción en lugar de mediante la fuerza o el dinero”. Según el catedrático de Harvard ‘la seducción es siempre más eficaz que la coerción… . Si la fuerza y la capacidad de coerción crecen en el suelo abonado del poderío militar y económico de un país, el poder blando –en cuanto a capacidad de penetración ideológica y forma de persuasión- brota del atractivo de la cultura, de los ideales y valores políticos y de la legitimidad y autoridad moral de la política exterior; en suma el poder blando de un país se basa en el atractivo de la cultura y sus valores políticos y sociales y el estilo y la sustancia de su política exterior. Pereira, 2013, op. cit., 776.

339 La política exterior forma parte de esa herencia caótica junto al “ambiente político corrompido, los partidos desprestigiados, la administración pública desorganizada, el peligro comunista (…), las finanzas públicas desequilibradas”, todo lo cual reclamaba una solución definitiva. Carlos Keller, La Eterna Crisis Chilena, Santiago, Editorial Nascimento, 1931, 31.

Table des illustrations

Titre Tabla 1: INGRESOS DE ADUANA CHILE (Promedios Anuales en miles de libras esterlinas)
Crédits Fuente: Legación de Chile en Londres, Resumen de la Hacienda Pública de Chile desde 1833 hasta 1914, Londres, 1915. Fernández, 18.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 35k
Titre Tabla 2: Índice de Mercancías ‘Importadas’ por el Norte Grande desde otras Regiones Chilenas comparadas con el Índice de Crecimiento de Población en la misma Región (Por volumen. Promedios Anuales)
Crédits Fuente: Fernández, 6.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Titre Tabla 3: PIB Total. Tasa de Crecimiento Anual (%)
Légende PIB obtenido usando la serie de Producción industrial de Ducoing y Badia-Miró (2013) y el procedimiento de estimación Díaz, Lüders y Wagner (2007). Esta estimación se agrega para que el lector pondere la implicación global de utilizar una u otra serie de producto industrial. Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 67.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 12k
Titre Tabla 4: PIB Real Total y Sectorial. Tasas de Crecimiento
Crédits Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 112-116
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 75k
Titre Tabla 5: Producción Minera
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 84k
Crédits Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 147-148.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 54k
Titre Tabla 6: Industria Manufacturera
Crédits Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 160-162.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 46k
Titre Tabla 7: Precios. Tasas de Crecimiento
Crédits Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 370-374.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 46k
Titre Tabla 8: Indicadores Fiscales. Pesos 2003 y Porcentaje del PIB
Crédits Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 300-302.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 138k
Titre Tabla 9: Deuda Interna y Externa. Millones de Pesos 2003
Légende .
Crédits Fuente: Díaz, Lüders y Wagner, 565-566
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 121k
Titre Tabla N° 10: Unidades Navales y Personal Uniformado de Chile y Estados Unidos entre 1880 y 1930
Crédits Fuente: Meneses, 24.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 19k
Titre Tabla 11: Correlación de Fuerzas Navales entre Chile y Argentina (1893 – Toneladas)
Crédits Fuente: Espinoza Moraga citado en Lacoste, 2003 1, 320.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 29k
Titre Tabla 12: Acorazados y Cruceros de Chile y Argentina (situación vigente de mayo de 1902. Cifras en toneladas)
Légende Nota: Los cruceros Moreno y Rivadavia se terminaron de construir en octubre de 1902 y los acorazados Constitución y Libertad, hacia fines de 1903.
Crédits Fuente: Lacoste (2003 1, p. 323).
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6679/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 37k

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search