Version classiqueVersion mobile

La política exterior de Chile ante Argentina, Bolivia y Perú en el marco del multilateralismo: ¿amenaza u oportunidad? (1900-1930)

 | 
Jorge Alfaro Martínez

Capítulo I. La transición de la política hegemónica en el escenario internacional: el declive de gran bretaña y el ascenso de estados unidos

Texte intégral

1.1 Introducción

  • 15 Martin Hollis y Steve Smith, Explaning and Understanding International Relations, Oxford-UK, Oxford (...)

1Explicar y comprender15 la reorientación de la política exterior de un Estado, implica referir a una serie de factores internos y externos que inciden en la mutación de sus capacidades de poder, entendiendo que, desde ahí, se diseña la política exterior de éste. Sin embargo, para el periodo bajo estudio, entendemos que un país como Chile fue más vulnerable a los estímulos del contexto internacional, debiendo abordar desde ahí, el declive de sus capacidades relativas de poder, proceso que motivaría la reorientación de su política exterior hacia la consideración del incipiente multilateralismo.

  • 16 Haracleo Bonilla, La Emergencia del Control Norteamericano sobre la Economía Peruana: 1850-1930, Do (...)

2En este sentido, el primer factor que contribuye a explicar el cambio de posición en la escala de poder internacional de Chile, fue la transición en el balance de poder mundial entre Gran Bretaña y los Estados Unidos, proceso que, sin duda, alteró la lógica de las influencias políticas y económicas en América Latina16. Estados Unidos, por su parte, devino en una potencia con ánimo de hegemonía en la región, asunto no baladí para Chile dada las sucesivas tensiones geopolíticas que sostuvo con Washington, particularmente, desde la Guerra del Pacífico en adelante. Este proceso, fue el gran telón de fondo de la reorientación de la política exterior chilena.

  • 17 Robert Putnam, “Diplomacy and Domestic Politics: The Logic of Two-Level Games, International Organi (...)

3En definitiva, el nuevo y gran desafío de Chile fue adaptarse a un escenario internacional con un alto grado de incertidumbre, en función de obtener en éste cierto control que le permitiera proteger y dar satisfacción a sus particulares intereses. En este sentido, según Robert Putnam y su modelo de juego de doble nivel, sería el nivel internacional el espacio en donde los Estados buscarían maximizar sus propias capacidades, en virtud de dar satisfacción a sus presiones internas, así como, minimizar las adversas consecuencias de los acontecimientos externos17. Ello, esbozaba la relevancia del multilateralismo.

4El presente capítulo, aborda la presencia de Gran Bretaña en América Latina y Chile, e indaga en su fuerte preeminencia económica y política durante gran parte del siglo XIX. También, indaga en las causas de su declive en la escala de poder internacional, así como, en aquellas que explican el correspondiente ascenso de los Estados Unidos y su impacto en la región y en Chile.

1.2 La Transición de la Política Hegemónica en el Hemisferio Occidental

  • 18 La competencia política deviene necesariamente en una guerra global, así, en el marco de los ciclos (...)
  • 19 Este corresponde al modelo de los ciclos de hegemonía y rivalidad asociado al análisis de sistemas- (...)

5La continua lucha entre las potencias por conseguir una posición de preponderancia mundial, ha sido la gran característica del sistema internacional, derivando ello en una constante de auge y decadencia de diversas potencias en el devenir de la Historia. Para explicar esta dinámica cíclica de la hegemonía interestatal, se han esgrimido diversos modelos teóricos, fundando el factor gatillante en el poder militar18 o en la respectiva capacidad económica19 de un Estado.

  • 20 Pereira, 2013, op. cit., 456

6Sin embargo, por su mayor potencial explicativo, creemos que conviene observar el proceso de transición desde el concepto de hegemonía acuñado por Antonio Gramsci, desde aquella capacidad que tiene un Estado de imponer en la vida internacional una serie de principios que terminan siendo compartidos por todos los actores, independientemente de su ubicación geográfica, pues rutinizan una serie de prácticas y explicaciones como un verdadero sentido común. Así, las grandes potencias de cada tiempo “han sido capaces de inscribir sus particulares imaginaciones geopolíticas en el conjunto del mundo”, tales como, el “Reino Unido en el periodo 1815-1875 y Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial”. Ahora bien, nuestro problema de análisis se sitúa en un periodo de rivalidad interimperial, lo que no obsta a que existiera hegemonía, aun no habiendo un claro hegemón territorial20.

  • 21 Idem.

7Por su parte, el proceso de declive del imperio británico y el reemplazo del mismo por los Estados Unidos, no estuvo vinculado a ninguna guerra global, quizá porque su poder no residía fundamentalmente en “el poder de coerción sino en el poder ‘blando’ de convicción”, de ahí, que sus condiciones económicas y tecnológicas fueran las que les permitieron alcanzar la supremacía interestatal, en particular en esta parte del mundo, convirtiéndose en “los principales fijadores de normas en la política mundial”21.

  • 22 Niall Ferguson, El Imperio Británico. Cómo Gran Bretaña forjó el orden mundial, Barcelona, Random H (...)

8Durante el siglo XIX, Gran Bretaña pudo coronar la supremacía comercial y financiera que había sostenido durante los siglos XVII y XVIII, con la fase madura de su industrialización, asunto que le permitió alcanzar un lugar de predominio internacional, y a su imperio, ser lo más parecido a un gobierno mundial. Niall Ferguson, aun considerando que el historial del imperio no resultaba del todo intachable, estima que éste contribuyó de sobre manera al bienestar global, mediante la promoción del libre comercio, del libre movimiento de capital y, tras abolir la esclavitud, del trabajo libre, invirtiendo “inmensas sumas de dinero en desarrollar una red global de comunicaciones modernas”, propagando y haciendo acatar “la ley británica en vastas áreas del planeta”. De hecho, aun involucrándose en algunas guerras pequeñas, “el imperio mantuvo una paz global que no se ha igualado desde entonces”. Para Ferguson, el imperio británico justificó en el siglo XX de sobra su existencia, “pues las alternativas de dominio británico representados por el imperio alemán y el japonés eran a todas luces mucho peores”22.

  • 23 En cuanto a su potencia industrial, se señala que, “El Reino Unido era, con gran diferencia, el may (...)
  • 24 Gran Bretaña durante el siglo XIX tuvo la posesión preponderante de las denominadas “herramientas d (...)

9Desde otra perspectiva, de aquellas que consideran que los costes del imperio fueron mayores que sus beneficios, se refrenda que Gran Bretaña se convirtió en la potencia industrial mercantil más fuerte del orbe, posición que requirió tanto de su expansión comercial como territorial23. De ahí, que su política exterior trazara como objetivo blindar esa posición con una densa combinación de superioridad naval y militar, de crédito financiero, pericia comercial y diplomacia, todas, herramientas que forjaron su preeminencia frente a las demás naciones24.

  • 25 Paul Garner, “El ‘Imperio Informal’ Británico en América Latina: ¿Realidad o Ficción?”, HMex, LXV: (...)

10Empero, Gran Bretaña no solo impulsó e impuso su nuevo concepto de economía de libre mercado, el imperio de la ley o la protección al inversor en aproximadamente la cuarta parte del mundo, en su ‘imperio formal’, sino también, lo hizo en aquellos lugares que estuvieron bajo su influencia económica, por ejemplo, América Latina, la que fue sometida, antes que, por el padrón clásico de la expansión imperial (territorial, militar y burocrática); por la vía de las influencias, de la presión o intimidación menos directa, tácticas “más flexibles, más informales”. Fue éste, el denominado imperialismo informal, el imperialismo de libre comercio de Gallagher y Robinson, “menos costoso… [e]… igualmente efectivo o eficaz al asegurar la preeminencia británica por medio de alianzas con élites colaboradoras en la periferia semi-colonial”25.

  • 26 Oscar Granados, “De la Hegemonía Británica a la Hegemonía Estadounidense. Una Transición Económica (...)
  • 27 En el mismo tenor, como expresión del imperialismo de libre comercio, hacia 1824 la elite política (...)

11De manera temprana, en los albores de la emancipación e independencia de los países de América Latina, se comenzó a difundir la presencia e influencia del capitalismo británico. Éste, a pesar del vacío de poder que generó la retirada portuguesa y española, y a pesar de su preeminente posición internacional, solo se ocupó en consolidar una suerte de estrategia de puertas abiertas, que le permitiera enlazar “su fortaleza económica con los avances políticos y económicos de los Estados nacientes”26. Así, a juicio de Hobsbawm, Gran Bretaña “no requirió ocupación directa, por lo menos en ausencia de otro competidor occidental”27.

  • 28 Granados, op. cit., 22.
  • 29 Garner, op. cit., 554.
  • 30 E. N. Tate, “Gran Bretaña y Latinoamérica en el siglo XIX: el caso de Paraguay, 1811-1870”, Contrib (...)

12De esta manera, numerosos comerciantes-aventureros se esparcieron por un mercado, antes teóricamente cerrado, iniciando la pacífica invasión de Hispanoamérica, expansión que alcanzó de manera preferente a Brasil y Argentina, y en menor medida a países como Chile, Uruguay y Perú, lugares que fueron considerados propicios para su abastecimiento comercial y avance de sus negocios28. Aquí, conviene indicar una precaución contra la indiferenciación de la región, como, por ejemplo, el aislamiento mexicano de los capitales europeos29, o el escaso interés británico por establecer relaciones políticas y económicas, al menos hasta 1852, con Paraguay30.

  • 31 Tulio Halperin Donghi, “Economía y Sociedad”, Leslie Bethell (ed.), Historia de la América Latina. (...)
  • 32 Cabe indicar que “los británicos llegados a Sudamérica actuaron bajo su propia y particular iniciat (...)
  • 33 Un informe inglés de 1824 indicaba que “todo el comercio con Europa está en nuestras manos, y ellos (...)

13No obstante, América Latina se convirtió para el imperialismo británico en un mercado significativo, de hecho, sus exportaciones entre 1820 y 1850 alcanzaron un promedio anual de “cerca de cinco millones de libras esterlinas”, de las cuales casi la mitad “iba a Hispanoamérica y la otra mitad a Brasil”31, incrementando por varias veces lo conseguido durante el siglo XVIII. Ello, a nuestro entender, explica la demanda que comerciantes e inversionistas hicieran a su gobierno por respaldo oficial32, pues desde su perspectiva, los nuevos mercados no solo fueron un real incentivo para ellos, sino también, para la expansión mercantil de toda la nación33. De este modo, demandaron reconocer oficialmente a las nuevas naciones y garantir políticamente la defensa de sus intereses y la ampliación de sus negocios.

  • 34 Thomas Skidmore y Peter Smith, Historia Contemporánea de América Latina. América Latina en el siglo (...)
  • 35 Con respecto a inversiones directas, de cuarenta y seis o más sociedades anónimas organizadas en Lo (...)
  • 36 Granados, op. cit., 15.

14Entre 1820 y 1850, los británicos impusieron indiscutiblemente su superioridad, pasando a controlar “los servicios comerciales y financieros de los países principales”, a concertar “créditos para los gobiernos”, a establecer numerosas compañías en los nuevos países34, muchas de las cuales invirtieron en el sector primario35, así como, a acompañar, en ocasiones, en decisiones políticas en la llamada periferia imperial36. Ahora bien, dicho proceso no estuvo ajeno a amenazas, pues se comenzaba a vislumbrar la incipiente influencia económica francesa, alemana y estadounidense, empero, ninguna produjo una real alarma ni en Londres ni en Liverpool, pues ninguno podía competir con los precios más bajos que permitía sostener el desarrollo industrial británico.

  • 37 Durante los años 1840 y comienzos de 1850, “Inglaterra firmó contratos comerciales con Bolivia, Gua (...)
  • 38 Entre estos rasgos se consideran: 1. la lengua inglesa; 2. las formas inglesas de tenencia de la ti (...)
  • 39 Garner, op. cit., 553.

15En definitiva, el poder económico-político que predominó durante gran parte de la centuria decimonónica fue el de Gran Bretaña. Fue ella, la preeminente exportadora a América Latina, y su mercado, el más importante receptor de sus exportaciones, vínculo refrendado por una serie de acuerdos o tratados comerciales con los nuevos Estados37. Ello, permitió que, de manera lenta pero persistente, se instalara la presencia oficial de Gran Bretaña, institucionalizando su influencia sobre los gobiernos y difundiendo rasgos distintivos de su propia sociedad38. De alguna forma, los particulares intereses comerciales se mezclaron con su fuerza política, llegando a jugar el principal papel en la formación de las nuevas economías. Por ejemplo, hacia 1914, Brasil, Argentina y Chile, aun concentraban el 85 % del comercio británico con América Latina, y el 69 % de las inversiones británicas en la región39. Por contraparte, dada esta dinámica de las relaciones, no resulta extraño que los nuevos Estados buscaran una mayor vinculación con la potencia hegemónica, a modo de garantir la protección de sus intereses.

  • 40 Skidmore y Smith, op.cit., 383.
  • 41 Geoffrey Bruun, La Europa del siglo XIX 1815-1914, México D. F., Fondo de Cultura Económica, 1964, (...)
  • 42 Hobsbawm, 2009, op. cit., 54.

16Skidmore y Smith, señalan que entre 1880 y 1914, Gran Bretaña perdió su posición de supremacía en América Latina, pues otras “potencias europeas, sobre todo Francia y Alemania, aumentaron sus vínculos económicos, compitiendo con los inversores y comerciantes ingleses”, sin embargo, “el desafío más importante provino de Estados Unidos”40. En consecuencia, la indiscutida hegemonía británica comenzó a eclipsar finalizando la centuria, al aminorar Alemania y Estados Unidos la ventaja inglesa en cuanto a la posesión de recursos y equipo industrial, asunto que los situaba, junto a Gran Bretaña, en una categoría especial41. De esta forma, se iniciaba la transición de la política hegemónica en el escenario internacional: el declive del imperio británico y el ascenso de los Estados Unidos. Dicho proceso, al decir de Hobsbawm, daría inicio a “un periodo nuevo y duradero de extraordinario progreso capitalista”42.

  • 43 Ibid., 55.

17Para Hobsbawm, el ascenso de Estados Unidos y Alemania no resultó sorprendente, al observar, por ejemplo, su crecimiento demográfico. Así, la población alemana se elevó de 45 a 65 millones y la estadounidense de 50 a 92 millones, superando a Gran Bretaña con un territorio más pequeño y menos poblado. Por otra parte, en treinta años, desde la década de 1890 hasta 1913, las exportaciones industriales alemanas “pasaron de menos de la mitad de las exportaciones británicas a superarlas”43.

  • 44 Miguel Ángel Bringas, “Declive de Gran Bretaña y Ascenso de Estados Unidos”, Historia Económica Mun (...)

18Para el profesor de historia económica, Miguel Ángel Bringas, el declive de Gran Bretaña se explica por una serie de factores, entre ellos, el inicio precoz de su proceso de industrialización, que hizo que otras naciones aprovecharan las ventajas del atraso, es decir, sus máquinas e infraestructura pronto alcanzaron un nivel de obsolescencia que fue superado por la industria norteamericana y alemana, restando competitividad a su economía. También, la rigidez institucional no le permitió adecuar su estructura en función de hacer más eficientes los comportamientos económicos, por ejemplo, en cuanto a las finanzas no consiguió hacer eficiente ni su bolsa ni introducir bancos más ligados a la financiación industrial, careciendo de un apoyo financiero eficaz. En cuanto a la bolsa, “la necesaria transparencia informativa no estaba a la disposición del público, que padeció serias pérdidas en emisiones de acciones de nuevas industrias, y que, por lo tanto, prefirió invertir en títulos más seguros”. En educación, no se enfatizó la dimensión técnica, a diferencia de Japón o Alemania, conservando una impronta preferentemente clásica. Desde la evolución organizativa, la gran empresa fue más lenta que la norteamericana y alemana, predominando en su sistema productivo una relación personal maestro-aprendiz, mientras Estados Unidos aplicaba una organización científica del trabajo. Por último, el autor refiere al peso del liderazgo, asunto que implicó asumir costos militares y administrativos en las colonias, sostener una política monetaria de apoyo al patrón oro en función de mantener la estabilidad internacional antes que la propia, así como involucrarse en una serie de guerras a fin de mantener el equilibrio de poderes en Europa. Todo ello terminó por desgastarla44.

  • 45 Jordi Casassas, “La Crisis de la Europa Mundo (1890-1914), Jordi Casassas (Coord.), El Mundo desde  (...)

19Estados Unidos, por su parte, una vez finalizada la Guerra Civil (1861-1865), entró en su denominada Edad de Oro (1865-1898), caracterizada por un gran crecimiento en los más variados campos. Por ejemplo, desde 1866 el Atlántico y el Pacífico fueron conectados por vías férreas; las ciudades no pararon de crecer; la población aumentó de manera incesante; y se inició un gran desarrollo comercial e industrial, ascendente hasta la crisis de 1929. La libre iniciativa, unida al mantenimiento de una política económica de claro signo proteccionista, el aumento de su producción y ampliación de sus mercados, le permitirían ascender al primer plano mundial45.

  • 46 Bringas, op. cit., 6-7.

20En este sentido, no resulta sorprendente que hacia 1880 los Estados Unidos superaran el PIB de Gran Bretaña. De la misma manera, el PIB per cápita de Estados Unidos, próximo al británico en la década referida, vino a superarlo en el lustro 1905-1910. Bringas, indica que el valor absoluto de la economía norteamericana se convirtió a fines del siglo XIX en el más grande y potente del mundo, aun cuando Europa no debió competir con el comercio exterior norteamericano, bastante más replegado sobre sí mismo46.

  • 47 Hernán Ramírez Necochea, Historia del Imperialismo en Chile, La Habana, Editorial Revolucionaria, 1 (...)
  • 48 Se indica que, “las relaciones entre el mundo desarrollado y el sector subdesarrollado eran también (...)

21En el mismo tenor, Hernán Ramírez Necochea, señala que entre 1890 y 1914, Inglaterra dejó de ser el taller del mundo, supremacía arrebatada por las industrias pesadas de Estados Unidos y Alemania, de ahí, que hacia 1890 Estados Unidos se convirtió en el primer productor de hierro y acero47. Hobsbawm, por su parte, considerando para el año 1913 a las cuatro economías más importantes del mundo, en cuanto a participación en el conjunto de la producción industrial y minera, evidenció que los Estados Unidos ya aportaban con el 46 % del total de la producción, mientras Alemania aportaba con el 23,5 %, el Reino Unido con el 19,5 % y Francia con el 11 %. En efecto, si la economía internacional devino más plural, también, se hizo evidente la ascendente gravitación norteamericana48.

  • 49 Thomas Bender, Historia de los Estados Unidos. Una Nación entre Naciones, Buenos Aires, Siglo Veint (...)
  • 50 George Atkins Pope, Latin America in the International Political System, USA, Westview Press, 1989, (...)
  • 51 “El mensaje articulaba principios que ya venían rigiendo la política exterior estadounidense desde  (...)
  • 52 Consuelo León Wöppke, “Hemisferio Occidental: Un Concepto Mítico Relevante de las Relaciones Intera (...)

22El declive británico en la región, terminó por beneficiar por sobre Alemania a los Estados Unidos, nación que tempranamente mostró interés por ir más allá del territorio que había independizado del imperio británico. Así, desde George Washington y Thomas Jefferson, “los líderes estadounidenses han sido conscientes de la posición global de su nación y constantemente han procurado expandir su poderío comercial y cultural”49. El Presidente James Monroe (1817-1825), indicó en 1823 que las tierras del Hemisferio Occidental recientemente independizadas, quedaban fuera del alcance de cualquier potencia europea, declarándose su ‘protector’50. El mensaje lo dirigió tanto a la Santa Alianza como a Rusia, pues temía que existiese un esfuerzo concertado por la primera para intimidar a las nuevas naciones51. Estados Unidos, prestaba auxilio a América Latina, en cuanto el ‘Hemisferio Occidental’ comprendía tanto una extensión geográfica como una comunidad de intereses, una suerte de relación especial nacida de su distancia geográfica y política con Europa52.

  • 53 Robert Freeman Smith, “América Latina, los Estados Unidos y las Potencias Europeas, 1830-1930”, Les (...)
  • 54 No obstante, “conforme aumentaba su poderío” se dio lugar a “sucesivas ampliaciones en su interpret (...)

23Lo anterior, de manera alguna implicó una constante injerencia en los asuntos hemisféricos, pues en el horizonte, aun amenazaba la posibilidad de una guerra contra británicos o franceses, la cual no le sería favorable dada “las preocupaciones y conflictos de [su] política interior y por [su] limitada capacidad militar”53. Ello explica, a nuestro entender, la ambigüedad hacia la región, rayando, a veces, en la indiferencia, como, por ejemplo: cuando México fue ocupado por Francia; cuando las islas Malvinas fueron ocupadas por los británicos o; cuando Chile y Perú se batieron en armas contra España. En definitiva, era el uso antojadizo, según intereses y capacidad de respuesta, de la Doctrina Monroe54.

  • 55 Skidmore y Smith, op. cit., 384.

24Habría que esperar hasta el desenlace de la guerra entre Estados Unidos y México (1846-1848), para que la rivalidad estadounidense-británica emergiera a la superficie. Estados Unidos, tras consolidar su expansión hacia el oeste, extendió su influencia hacia el sur, penetrando con mayor intensidad en los lugares que le resultaban próximos: el Caribe, México y Cuba. De hecho, previo al estallido de la guerra hispano-estadounidense por el control sobre Cuba, en 1898, Estados Unidos ya había eclipsado la preeminencia económica de España en la isla55.

  • 56 “En 1839 un agente de la corona británica se había apoderado de la isla de Roatán (frente la costa (...)
  • 57 Freeman, op. cit., 76.
  • 58 Hilton, op. cit., 99.

25El Caribe, por su parte, se convirtió en un verdadero crisol de tensiones, que solo alcanzó calma hacia la década de 186056. Así, el rápido avance norteamericano en el fortalecimiento de su hegemonía, implicó que Gran Bretaña fuese aceptando, primero, extraoficial y nominalmente, que “llegaría un día en que los Estados Unidos serían la potencia en la región”57. Expresión de ello, a nuestro juicio, fue el Tratado de Washington de 1871, que dio lugar al arbitraje internacional sobre todas las disputas pendientes entre ambas naciones, dando un paso firme en el acercamiento anglo-norteamericano, que, de base, tendió a respetar determinadas zonas de influencia58.

  • 59 Casassas, op. cit., 107.
  • 60 Luis Maira Aguirre, “Las Relaciones entre América Latina y Estados Unidos: balance y perspectivas”, (...)
  • 61 Bender, op. cit., 225.

26Mientras, la búsqueda norteamericana por un lugar idóneo para construir un canal transcontinental, revelaría con más fuerza su ánimo por hacer prevalecer sus intereses económicos y geopolíticos en el Hemisferio. Casassas, señala que el “expansionismo americano era cada vez mayor y más agresivo, reflejo del gran crecimiento económico interior59. Por su parte, el arribo de Theodore Roosevelt (1901-1909) a la Casa Blanca, inauguró una nueva etapa, mucho más intensa, que le permitió consolidar el potencial norteamericano y su influencia sobre la región. Sería la política del ‘Gran Garrote’. En este sentido, Luis Maira, dirá que a la “virtual anexión de Puerto Rico le siguió la intervención de Cuba a través de la Enmienda Platt y luego la activa presencia de los marines que desembarcaron en República Dominicana, Haití y Nicaragua en abierto respaldo a las inversiones norteamericanas”60. En palabras de Thomas Bender, Estados Unidos no se abstuvo en “utilizar su poder para negociar tratados comerciales favorables ni tampoco de emplear la fuerza para proteger sus intereses comerciales en el exterior61. Era ello, la combinación de la diplomacia del dólar con la diplomacia de las cañoneras.

  • 62 “En 1857 Nicaragua firmó un tratado en este sentido (…), y al menos en tres ocasiones entre 1868 y  (...)

27Ahora bien, la pretensión por ejercer un rol más activo en América Latina, no se expresó tan solo por la vía de la imposición forzosa, sino también, por medio de la solicitud de protección o mediación ante potencias europeas, que los mismos países latinoamericanos hicieron a los Estados Unidos62.

  • 63 Skidmore y Smith, op. cit., 385.
  • 64 Ramírez, op. cit., 189.

28Por otra parte, desde 1880, Washington quiso crear una nueva alianza hemisférica de naciones63, de ahí, la iniciativa de una conferencia americana en 1881, que según el Secretario de Estado, James Blaine, contribuiría a crear un sistema que propendería a la paz y a la estabilidad continental, asunto que ayudaría a su país a rivalizar con las potencias europeas, pues mientras éstas estaban afanadas por “extender su dominación colonial en América y África”, Estados Unidos creía que era su obligación “mejorar y expandir su comercio con las naciones de América”. De hecho, a juicio de Ramírez, Blaine declaró que “Nuestra política extranjera debería ser una política americana en su sentido más amplio y comprensivo”64.

29Pues bien, en este escenario fue que los capitales norteamericanos comenzaron a fluir hacia el continente en gran escala a fines del siglo XIX, en función de la convicción de reorientar la política exterior para adecuarse a las nuevas condiciones imperantes en el mundo y poder enfrentar con eficacia las complejidades generadas por las rivalidades imperiales.

  • 65 Hilton, op. cit., 100.
  • 66 William Spence Roberston, Hispanic-American Relations with the United States, Nueva York, Oxford Pr (...)

30Para Blaine, “las relaciones pacíficas, la mediación en conflictos, la reducción de la influencia europea y el incremento del comercio de exportación norteamericano eran factores que iban ligados unos a los otros de forma inextricable”, de ahí, el valor de la Primera Conferencia Americana de 1889, para promover su influencia e intereses comerciales en el Hemisferio65. En efecto, a ello respondió un proyecto de unión aduanera y una fórmula de arbitraje para la resolución de controversias, siendo éste un primer intento para lograr la armonía americana bajo su preeminencia66. Sin embargo, la iniciativa no obtuvo el respaldo necesario.

31Lo anterior, no fue motivo para abandonar la idea de preeminencia en la región. En 1895, intervino en la disputa entre Gran Bretaña y Venezuela por los límites de la Guyana Inglesa, asunto que el Departamento de Estado consideró, por parte de Gran Bretaña, un verdadero desafío a la Doctrina Monroe. Así, Richard Olney, Secretario de Estado, defendiendo lo que creía ser su zona de influencia, expresó que,

  • 67 Cristián Guerrero Yoacham y Cristián Guerrero Lira, Breve Historia de los Estados Unidos de América(...)

“En la actualidad Estados Unidos es prácticamente soberano en este continente y sus órdenes son ley para los súbditos a los que limita su intervención. ¿Por qué? (...) Porque además de todas las otras razones, sus infinitos recursos unidos a su posición aislada hacen que domine la situación y que sea prácticamente invulnerable contra las demás potencias”67.

  • 68 Garner, op. cit., 546.

32Gran Bretaña no respondió, probablemente, porque asumía el expansionismo estadounidense en la región como una realidad concreta. Al respecto, dirá Garner, que después de 1870, cuando el poder británico había comenzado a padecer la competencia internacional de otras potencias industrializadas, éste vio como necesario volver a una “intervención imperial más clásica y vigorosa, basada en la fuerza militar, para proteger [sus] intereses imperiales”, de ahí, su entusiasta participación en la denominada ‘Pelea por África’68.

  • 69 Con ello “se puso los cimientos del definitivo acercamiento anglo-norteamericano, que fue temido po (...)

33Gran Bretaña y Venezuela, mediando los buenos oficios del Departamento de Estado, terminaron por firmar un tratado de arbitraje en febrero de 1897, consolidándose la opción británica por cultivar la amistad norteamericana, dando sus respetos “hacia los intereses especiales de Estados Unidos en el hemisferio americano”69.

  • 70 Bender, op. cit., 219.
  • 71 Ibid., 222.

34En este tenor, el mismo Olney, en 1898, en una conferencia dictada en el Harvard College, propuso que Estados Unidos debía tener una participación más activa en el mundo, asegurando a su audiencia que, “nuestros intereses materiales solo apuntan en la misma dirección que las consideraciones de un carácter más elevado y menos egoísta”. Lo anterior, correspondía a una retórica de su estilo de imperio, en donde, a juicio de Bender, el interés propio y el humanitarismo parecían converger70. Según el autor, esto sería expresión de su Destino Manifiesto, concepto “tanto racial como político sobre los derechos (y también las responsabilidades, según se creía) de las naciones civilizadas de gobernar a los pueblos menores, incivilizados”71.

  • 72 Granados, op. cit., 28.

35En definitiva, tras avanzar en territorios aledaños, Estados Unidos comenzó progresivamente a consolidar sus inversiones. Después de haber arrebatado a España el control sobre Cuba y convertirla en su lugar más importante de inversión, se ocupó en fortalecer su posición en el mercado de México y Chile72. Pronto, conseguiría el dominio sobre la ruta interoceánica que se abría en Panamá, territorio que desde 1903 fue impulsado a separarse de Colombia. Ahora bien, una vez impuesto el Tratado del Canal e iniciada su construcción, se reforzaría la idea del control sobre el Hemisferio. En este sentido, la relevancia económica que le dio el control sobre el Canal, permitió que se intensificara su mayor influencia política, dada su condición de poder regional.

  • 73 Freeman, op. cit., 90.

36La mayor influencia estadounidense, expresada desde 1898 en “un volumen creciente de capital norteamericano hacia el sur”, permitió que el Presidente William Howard Taft (1909-1913), planteara la sustitución de las balas por los dólares, alentando desde la administración “a los banqueros norteamericanos a refinanciar los bonos de diversos países, con el fin de eliminar la causa de una posible intervención europea”73.

  • 74 En este tenor, el Kaiser “se negó siempre a reconocer la doctrina Monroe y defendió con decisión el (...)
  • 75 Hobsbwam, 1998, op. cit., 6.
  • 76 Bender, op. cit., 204.

37En este proceso, Washington no solo tuvo que lidiar con los intereses británicos, sino también, con los alemanes, que aparte de avanzar en el terreno económico, también lo hicieron en el demográfico y militar74. No obstante, su peso fue más fuerte, más consistente en buscar una suerte de acatamiento o subordinación a sus intereses, ello, en base a su “poderío abrumador, tanto económico como técnico militar”75. Estados Unidos, a juicio de Bender, ingresó al siglo XX como “una potencia experimentada en adueñarse de territorios y capaz de actuar como un imperio”, el país estaba preparado “para buscar y proteger mercados donde colocar sus materias primas, sus bienes industrializados y su capital, sobre todo en Latinoamérica y Asia”76.

  • 77 Fernand Braudel, La Historia y las Ciencias Sociales, Madrid, Alianza Editorial, 1970.
  • 78 Juan Ricardo Couyoumdjian, Chile y Gran Bretaña durante la Primera Guerra Mundial y la Postguerra, (...)

38Por último, conviene advertir que la transición de la política hegemónica en el escenario internacional, necesariamente, se debe explicar y comprender desde una temporalidad más amplia, en el tiempo largo77, pues ahí, residen sus verdaderas razones. La transición hegemónica, no se puede explicar desde el punto de inflexión que representó la I Guerra Mundial (1914-1918), pues ésta no ocurrió solo cuando Gran Bretaña, destrozada por el esfuerzo emprendido, terminó por perder su poderío78. La Gran Guerra, solo aceleró un proceso que ya se había iniciado.

1.3 Chile en la Transición de la Política Hegemónica

1.3.1 Chile y Gran Bretaña

  • 79 Los ingleses fueron determinantes en la formación de la primera marina chilena durante el proceso d (...)

39La conexión entre Chile y Gran Bretaña durante el siglo XIX, desde todo punto de vista, fue notoria y relevante, no pudiendo desconocer una serie de vinculaciones amistosas, como, por ejemplo, el modelamiento de la marina chilena79. No obstante, la vinculación más relevante fue la económica, al permitirle a Chile insertarse en los flujos de la economía internacional.

  • 80 Juan Ricardo Couyoumdjian, “El Alto Comercio de Valparaíso y las Grandes Casas Extranjeras, 1880-19 (...)

40Los británicos establecidos en Chile, en su mayoría fueron comerciantes o representantes de casas de comercio que se instalaron en los principales puertos del país, particularmente en Valparaíso80, para luego, desde ahí, ir tomando el control, paulatinamente, del comercio externo y de las áreas más dinámicas de la economía nacional.

  • 81 Luis Ortega, “De la Construcción del Estado-Nación y la Política Económica 1817-1890”, Gabriel Cid (...)
  • 82 Señala el autor que, “estudios comparativos de la historia de las economías del tercer mundo siguen (...)

41En este sentido, se puede afirmar que Gran Bretaña acompañó el proceso de transformación y apertura económica del país, casi desde el albor de la república. La economía chilena, a juicio de Luis Ortega, era de ‘antiguo régimen’, debilitada por las consecuencias directas e indirectas de las guerras de la independencia81, de ahí, que careciera de modernas técnicas comerciales, de un sistema bancario, de instrumentos de crédito regulares y que no fuera puerto de grandes inversiones. Habría que esperar, según Cavieres, a que la estabilidad política alcanzada hacia 1830 y la apertura de los mercados nor-atlánticos, especialmente Gran Bretaña, confluyeran, para posibilitar los “drásticos, profundos y rápidos cambios que hicieron disfrutar a Chile de una posición comercial bastante favorable entre los países latinoamericanos”82.

  • 83 Ortega, 2009, op. cit., 149.
  • 84 Couyoumdjian, 2000, op. cit.

42Ahora bien, parte de esos cambios pasaron por la transformación de Valparaíso en centro de distribución del comercio internacional del Pacífico sur-occidental, puerto que se convertiría “en una de las piedras angulares no sólo de las finanzas públicas, sino también de gran parte del aparato productivo”83. Su radio alcanzaba desde Panamá hasta el Cabo de Hornos, área que los británicos llamaban la West Coast84.

  • 85 “Era el caso de Williamson, Balfour & Cía., establecida en Valparaíso en 1852 por Stephen Williamso (...)
  • 86 Cavieres, op. cit., 30.

43Valparaíso, fue lugar de reunión de empresas extranjeras85 y de empresarios y comerciantes chilenos, concentrando capitales que, posteriormente, fueron reinvertidos, por la vía del crédito o la inversión directa, en sectores productivos, particularmente, en la minería del Norte Chico. Esta fue la base, para que, a mediados de siglo, mientras avanzaba el liberalismo, se instalase en el país “un sistema bancario y modernas instituciones financieras”86, estructura de una serie de sociedades anónimas surgidas durante el periodo 1850-1880.

  • 87 Raúl Bernal Meza, “Evolución Histórica de las Relaciones Políticas y Económicas de Chile con las Po (...)

44Por otra parte, al igual que en América Latina, la presencia oficial británica fue tardía. El reconocimiento como república llegó recién en 1841, regularizando relaciones que la actividad comercial británica había iniciado con antelación. Hacia 1854, vino un Tratado de Amistad, Comercio y Navegación, y en 1872 el nombramiento del representante británico como Ministro Residente y Cónsul General. Lo anterior, permite indicar que, si bien, Chile era un mercado pequeño, logró cierta relevancia, de ahí, que “la Cámara de Comercio de Manchester fuera uno de los sectores que más presionara al gobierno inglés para que éste nombrara cónsules en las poblaciones más importantes de Chile”87.

  • 88 Cavieres, op. cit., 30.

45De esta forma, los británicos, antes que los mismos chilenos, contribuyeron a dinamizar la economía con su mayor experiencia en las inversiones especulativas, su mejor posibilidad de acceso a capitales y uso de modernos sistemas de cambio. Todo ello, les permitió alcanzar un predominio efectivo sobre un importante sector financiero de Valparaíso, sobre la minería cuprífera y, terminada la Guerra del Pacífico, sobre la importante industria del salitre88.

  • 89 Ramírez, op. cit., 75. Simon Collier, “Chile”, Leslie Bethell (Ed.), Historia de América Latina. Am (...)
  • 90 Cavieres, op. cit., 21.
  • 91 Collier, 1991, op. cit., 247.

46Era la lógica del imperialismo informal. De hecho, desde ella explicamos el que Gran Bretaña no interviniera directamente en los conflictos que Chile sostuvo con sus vecinos. En efecto, la guerra contra la Confederación Perú-boliviana (1836-1839), si bien concitó el rechazo británico y francés en virtud de sus intereses en territorio peruano, no dio pie a una intervención por la fuerza, lo que de alguna manera, permitió la victoria chilena sobre el ejército de Santa Cruz89. Empero, las influencias de los comerciantes británicos o del Foreign Office en la política económica del país no se pueden desconocer. Por ejemplo, Cavieres problematiza la cuestión de la Reforma Aduanera de 1864, que tendió a extender el libre comercio, en tanto que la comisión de elaboración y de reparo fue integrada por comerciantes extranjeros y en su minoría por chilenos90, defendiendo la idea de que incrementar el comercio exterior fundía los intereses exportadores y locales, pues si bien, la medida beneficiaba directamente los intereses de los primeros, el Estado era el principal beneficiario, al depender preponderantemente de los ingresos aduaneros91.

  • 92 Para demostrar lo indicado el historiador indica que las exportaciones a Inglaterra crecieron un 55 (...)
  • 93 Collier, 1991, op. cit., 254.

47La importancia británica durante el primer ciclo de crecimiento económico chileno fue indiscutible. Indica Ramírez, que, entre 1845 y 1875, “el comercio de Chile con Inglaterra creció con un ritmo más rápido que nuestro comercio internacional en su conjunto”92. Collier, por su parte, apunta que entre todos los extranjeros o sucursales de firmas que residían en el país, “los británicos estaban a la cabeza”, concentrando sus inversiones “en los bonos del Estado –por una suma de 7 millones de libras esterlinas hacia 1880”, siendo, a su vez, Gran Bretaña “la destinataria de entre uno y dos tercios del total de las exportaciones de Chile y la fuente de un tercio y la mitad de todas sus importaciones en cualquier año”93.

  • 94 Harold Blakemore, “Chile desde la Guerra del Pacífico hasta la Depresión Mundial, 1880-1930, Leslie (...)
  • 95 Paradójicamente a lo sostenido por los enemigos de Chile, también en función del estrechamiento de (...)
  • 96 Se indica que “la absorción británica ha sido siempre objeto de controversia, principalmente porque (...)
  • 97 Unos datos presentados por Ramírez, revelan con elocuencia la importancia de Gran Bretaña para Chil (...)

48Tras la Guerra del Pacífico, Chile anexó una superficie de territorio, rica en minerales, no inferior a un tercio de su extensión original, que supondría, según Blakemore, la mitad de los ingresos gubernamentales para los próximos cuarenta años94. La nueva situación permitió estrechar la relación entre Chile y Gran Bretaña95, ello, en virtud de las fuertes inversiones que el segundo hizo en la industria del salitre. Así, si en 1875 sus capitales tenían el 15 % de participación, en 1890 pasaron a controlar el 70%96. La preeminencia británica, le permitió controlar la actividad productora fundamental del país, pues no solo fue la base del comercio internacional, sino también, el centro dinamizador del conjunto de la economía que, a su vez, abrió nuevas posibilidades a los intereses británicos97. En definitiva, dado que Chile recibió parte fundamental de sus ingresos por la vía de los aranceles sobre las exportaciones, siendo el salitre el principal recurso, no cuesta comprender el aumento del peso e influencia británica en la política chilena.

  • 98 Ramírez alude a un supuesto sentimiento anti-imperialista que sostenía la incipiente burguesía indu (...)
  • 99 R. L Thompson –periodista del Times y hombre vinculado a los círculos salitreros de Londres- en car (...)

49El peso británico se expresó con fuerza finalizando el siglo, en el apoyo que prestó a la revolución o contra-revolución contra el Presidente José Manuel Balmaceda (1886-1891), cuyo programa económico amenazaba la posición hegemónica de éstos en la economía nacional98. De ahí, que el triunfo que obtuvo la oposición sobre las fuerzas del Ejecutivo, viniera a garantizar, en palabras de Ramírez, “no sólo (…) la continuación de su preponderancia en Chile, sino también sobre el lado occidental de América Latina”, además de constituir “una barrera que se alzaba contra la expansión norteamericana que era guiada políticamente por (…) James G. Blaine”99.

  • 100 “En 1898, el comisionado británico T. Worthington escribía desde Valparaíso informando a las autori (...)
  • 101 Couyoumdjian, 1986, op. cit., 26-27.
  • 102 Skidmore y Smith, op. cit., 387.

50Ahora, si tras la guerra civil de 1891 las inversiones británicas aumentaron con cierto vigor100, la competencia estadounidense por los mercados hemisféricos ya estaba expuesta. Así, según Couyoumdjian, la importancia de Gran Bretaña en el comercio exterior chileno comenzó a disminuir desde finales del siglo, al ritmo del crecimiento espectacular del comercio con los Estados Unidos, que en 1914 llegó a ser uno de los principales proveedores y clientes de Chile101. La Gran Guerra, vino a posicionar en primera línea a la dinámica economía norteamericana, “basada en un continente lleno de recursos y (…) lo suficientemente madura como para convertirse en un exportador de capital neto”102. Estados Unidos, terminó por desplazar a Gran Bretaña como el principal socio económico de Chile.

1.3.2 Chile y Estados Unidos

51Fijar la atención en el punto de inflexión que fue la Gran Guerra para la transición del poder hegemónico, implica invisibilizar el que Estados Unidos se constituyó en un actor relevante para la política exterior de Chile bastante tiempo antes del desenlace del conflicto. Ello, en cuanto la política de Washington, en clara rivalidad con la hegemonía británica, siempre buscó los espacios para intervenir en la política americana, de ahí, también en la chilena.

  • 103 Cristián Guerrero Yoacham, “Chile y Estados Unidos: Relaciones y Problemas, 1812-1916, Walter Sánch (...)
  • 104 Consuelo León Wöppke, “Chile y Estados Unidos a inicios del siglo XX: Aproximación a un Estudio sob (...)

52En este sentido, Chile y Estados Unidos establecieron relaciones desde la misma emancipación chilena103, no obstante, en el transcurso del siglo XIX, éstas fueron forjando percepciones nacionales mutuas que devinieron incompatibles. Consuelo León, indica que desde Chile “se miraba con creciente preocupación sus afanes panamericanistas”, mientras que, desde Estados Unidos, Chile resultaba un país al que se “percibía como contestatario y muy vinculado a los intereses alemanes y británicos… [asunto que no]… despertaba simpatías ni menos el apoyo de Washington”104.

  • 105 Robert Burr, By Reason or Force: Chile and the Balancing of Power in South America 1830-1905, Los Á (...)
  • 106 Frederick Pike, The United States and Latin American. Myths and Stereotypes of Civilization and Nat (...)
  • 107 Bernal, op. cit., 35.

53De alguna manera, en ambos anidó la percepción de un ‘otro’ que anhelaba imponer su voluntad política y predominar en América Latina o en parte de ella. De ahí, que Robert Burr, abordara la preocupación que despertó en Estados Unidos la política nacionalista y expansiva que Chile manifestó desde tiempos de Diego Portales, la cual tuvo su corolario en la Guerra del Pacífico, y que hubiese continuado de no ser detenida, a inicios de la nueva centuria, por la hegemonía norteamericana105. En el mismo tenor, Frederick Pike abordó la amenaza que implicó para Estados Unidos la consolidación del carácter expansionista de Chile, proceso internacional que se inició con la guerra contra la Confederación peruano-boliviana106. En definitiva, durante el siglo XIX y hasta la Segunda Guerra Mundial, las controversias giraron en torno a las “relaciones políticas interestatales [y a] la rivalidad de ambos por la hegemonía del Pacífico Sur”107.

54Sin embargo, fue durante la Guerra del Pacífico que las relaciones entre ambos revistieron mayor complejidad, alcanzando un rango interamericano. En efecto, durante el conflicto la presión del Departamento de Estado se dejó sentir, por veces sutil y otras explícita, para que Chile diese término a la guerra firmando la paz bajo condiciones que contrariaban sus intereses.

  • 108 Eduardo Cavieres y Cristóbal Aljovín de Lozada (Comp.), Chile-Perú; Perú-Chile en el siglo XIX, Val (...)
  • 109 Joaquín Fermandois, Mundo y Fin de Mundo. Chile en la Política Mundial 1900- 2004, Santiago, Edicio (...)
  • 110 El Tratado de 1874 mantenía el límite entre Chile y Bolivia en el paralelo 24° Lat. Sur, abandonand (...)
  • 111 Juan José Fernández Valdés, Chile y Perú. Historia de sus Relaciones Diplomáticas entre 1879 y 1929(...)

55La Guerra del Pacífico, ha sido el hito más importante de las relaciones internacionales para Chile, Perú y Bolivia, pues ha operado redefiniendo sus identidades108, y ha sido considerada por Chile como su “último acto fundacional (…) como nación”109. En este sentido, se comprende la posición que este último sostuvo ante el conflicto, a saber: restablecer el imperio del tratado de 1874110, resarcir los esfuerzos invertidos y garantizar la seguridad territorial inmediata y futura; pues no hacerlo hubiese sido “una imprevisión injustificable y una falta absoluta del conocimiento que suponen las cuestiones de Estado”111.

  • 112 “Los europeos habían prestado caudalosas sumas de dinero al Perú, garantizadas por la venta y la hi (...)
  • 113 Ibid., 51.

56Lo anterior, necesariamente, inquietó a las potencias europeas, al preveer una lesión a sus intereses en los territorios en disputa, ricos en guano y salitre112. Las potencias, lideradas por Francia, Italia o Gran Bretaña, delinearon algunas intervenciones que terminaron por fracasar, debido a que no supieron atraer a la cruzada a Alemania, la que rechazó la posibilidad de intervenir en el conflicto por considerar la sugerencia hostil a los Estados Unidos, cuya influencia juzgaba predominante en toda América113.

  • 114 Guerrero, op. cit., 74.

57Ahora bien, la amenaza de intervención europea, junto al prestigio político alcanzado por Chile y a la posibilidad de que se convirtiera en una verdadera potencia en la América del Sur114, copularon como razones suficientes para la oposición que levantó el Departamento de Estado a la política exterior chilena, durante y después del conflicto.

  • 115 Osborn a Secretario de Estado, Oficio N° 89, 10 abril 1879, Informes Inéditos de Diplomáticos Extra (...)
  • 116 Osborn a Secretario de Estado, Oficio N° 133, 5 marzo 1880, Informes Inéditos de Diplomáticos Extra (...)
  • 117 (Osborn a Secretario de Estado, Oficio N° 156, 12 agosto 1880; Informes Inéditos de Diplomáticos Ex (...)

58Iniciadas las hostilidades, el sentir chileno, a su juicio, progresivamente fue aclamando una política más agresiva, específicamente, contra Perú, proyectando que, dada la riqueza en guano y salitre en Tarapacá, Chile iba a insistir en conservarla115. Así, una vez ocupada, Chile apeló al resarcimiento de daños y gastos de guerra, acusando “injusticia (…) si se creía que su finalidad era la conquista”116. En este contexto, Thomas Osborn, Plenipotenciario norteamericano en Santiago, le indicó al Presidente Aníbal Pinto (1876-1881) la conveniencia de que las naciones beligerantes recurrieran a los esfuerzos amistosos de su gobierno, asunto que Pinto consideró una “manifestación de generosidad y amistad (…), pero se refirió a la distancia y a la dificultad de comunicación entre Santiago y Washington como serios obstáculos para dicha mediación”117. No obstante, hubo de aceptar en virtud de quien lo solicitaba y del principio que indica que la promoción de relaciones amistosas constituye un canal estable de comunicación entre Estados, lo que permite promover intereses nacionales.

  • 118 Se observaba una explícita dicotomía entre el discurso y lo que se hacía, pues “se hablaba de paz, (...)
  • 119 Las Conferencias fueron celebradas en tres jornadas, desde el 22 de octubre de 1880, a bordo del bu (...)
  • 120 Idem.
  • 121 Pinto a Lillo, “Las bases para la paz serian por parte de Bolivia: renuncia de sus derechos a Antof (...)
  • 122 Mario Barros Van Buren, Historia Diplomática de Chile 1541-1938, Barcelona, Ediciones Ariel, 1970, (...)

59Por otra parte, los buenos oficios, aparentemente, fueron aceptados no en función de la paz118, en la que en todo caso muy poco se creía. Los Delegados de Chile a las Conferencias de Arica119, Srs. Vergara, Lillo y Altamirano, asistieron por deferencia a Pinto, sin fe en la reunión y resueltos de antemano a no transigir en nada. El mismo Pinto, en carta a Altamirano expresaba que, “No solamente creo que no haremos la paz ahora, sino que no la haremos después de la ocupación de Lima”120. Empero, era ésta una instancia única para la diplomacia chilena, pues le permitiría reeditar la ‘política boliviana’121 y alcanzar un acuerdo bilateral122.

60En definitiva, Chile impuso sus criterios sin posibilidad de objeción: cesión definitiva de Tarapacá y Antofagasta; entrega de un puerto a Bolivia; y una justa compensación de los gastos de guerra y sacrificios por los aliados a Chile. Perú y Bolivia, no aceptaron y demandaron el arbitraje total de Estados Unidos, a lo cual la Delegación chilena, en una expresión de autonomía y de necesidad de fijar toda problemática en el estricto marco de la bilateralidad, indicó que,

  • 123 Ibid., 1970, 366-367.

“La paz, señores, la negociará Chile directamente con sus adversarios cuando éstos acepten las condiciones que mi país estime necesarias a su seguridad, y no habrá motivo ninguno que lo obligue a entregar a otras manos, por muy honorables y seguras que sean, la decisión de sus destinos”123.

  • 124 Kilpatrick a Secretario de Estado, Oficio N° 3, 15 agosto 1881, Informes Inéditos de Diplomáticos E (...)

61La desestimación de las propuestas de Washington y de los aliados, dio por finalizadas las Conferencias, no quedando “esperanzas de paz hasta que el Perú o Chile reconozca su derrota y pida término de la guerra”124.

  • 125 Bulnes, op. cit., 113.
  • 126 Fernández Valdés, op. cit., 78-79.

62Otro intento de intervención fue la Misión Trescott. Ello, como gestión del ya referido Secretario de Estado James Blaine, cuyo propósito inmediato fue: pedir el restablecimiento del depuesto Presidente Calderón, so pena de cortar inmediatamente relaciones con Chile por considerarlo una especie de reto a los Estados Unidos; no aceptar que Chile intentara resolver por sí mismo la guerra; no aceptar la anexión de Tarapacá; amparar el supuesto derecho de Landreau a su reclamación por 300 millones de dólares; todos asuntos que su sola aceptación hubiesen dejado a Chile en la condición de vencido125. Ahora, si Chile rehusaba los buenos oficios e insistiese en adquirir Tarapacá, Washington se encontraría en libertad para solicitar el concurso de las demás repúblicas americanas a fin de evitar tal desmembramiento126.

  • 127 James Blaine, junto a su familia, estaba relacionado con el negocio salitrero, dada las inversiones (...)
  • 128 Bernal, op. cit., 44.

63Lo anterior, no solo respondió a los particulares intereses de Blaine en la región127, sino también, a la idea de que la “victoria chilena fortalecería el poder de los ingleses”128, siendo Chile, en definitiva, un mero agente de Gran Bretaña.

  • 129 Fernández Valdés, op. cit., 81.

64Por su parte, el Presidente Domingo Santa María (1881-1886) y su Ministro de Relaciones Exteriores, José Manuel Balmaceda, fijaron la posición oficial en una célebre circular dirigida a todos sus agentes en el extranjero, en la cual recordaba las causas del conflicto, a saber: el origen del gobierno de García Calderón y como éste torció su camino impulsado por Estados Unidos, y el derecho de Chile a indemnizarse con Tarapacá, en defensa de su seguridad futura y “como medio inevitable del pago”. En tanto, Blaine, destituido, fue reemplazado por Frederick Frelinghuysen, quien dio nuevas instrucciones a Trescott: “los buenos oficios del Presidente (…) se ofrecen imparcialmente, tanto a Chile como a Perú (…) la influencia estadounidense es de carácter pacífico”129.

  • 130 Trescott a Secretario de Estado, Oficio N° 5, 27 enero 1882, Informes Inéditos de Diplomáticos Extr (...)
  • 131 Trescott a Secretario de Estado, Oficio N° 12, 24 febrero 1882, Informes Inéditos de Diplomáticos E (...)

65Ese fue el escenario adecuado para que Chile reafirmara su política ante Perú. La paz sería solo bajo las siguientes condiciones: “cesión absoluta de Tarapacá (…) una indemnización de veinte millones pagadera en diez años; ocupar Arica totalmente durante diez años; si la indemnización no se paga, cesión a Chile; apropiación del guano en Lobos. Si Perú rehúsa, no más mediación de Estados Unidos”. Trescott, consideró que las condiciones eran duras, informando a Washington que, “No estoy del todo seguro de que alguna representación de los Estados Unidos incit [e] a que Perú las acepte”, sin embargo, de no intervenir, “Chile puede y forzará a Perú a aceptar cualquier condición que desee imponer, y definir su ocupación militar para favorecer sus planes de anexión y abandonar el resto del Perú a la anarquía”. Estados Unidos protestó y pidió moderación130, previendo que Chile no cedería ante una persuasión puramente amistosa131.

  • 132 Trescott a Secretario de Estado, Confidencial N° 19, 5 abril 1882, Informes Inéditos de Diplomático (...)

66La Misión Trescott, concluyó el 11 de febrero de 1882 con el Protocolo de Viña del Mar, el cual abordó el asunto Calderón, dando por descontado que se hubiese hecho pensando en ofender a Estados Unidos. Se solicitó que la cesión territorial no fuese una cláusula impositiva, sino cuando se hubiese comprobado que Perú no podía pagar la indemnización pecuniaria, ante lo cual Balmaceda defendió los derechos de su país a establecer las necesarias condiciones de paz. Balmaceda, intransigente, fijó en dicho Protocolo que, “en testimonio de mutua amistad y confianza”, aceptaría los buenos oficios de los Estados Unidos en la contienda con el Perú, “siempre que aquellos acepten para el ejercicio de los buenos oficios las condiciones de paz que Chile estaría dispuesto a otorgar al enemigo”132.

  • 133 Francisco Antonio Encina, Historia de Chile, Santiago, Editorial Nascimento, 1970, 34.

67El Presidente Arthur (1881-1885), insatisfecho por la terquedad chilena, se excusó de ofrecer los buenos oficios sobre la base de la cesión de Tarapacá, dando por concluida la Misión. De esta forma, aunque Chile terminó por flexibilizar algunos aspectos poco fundamentales, el 28 de enero de 1882, el Presidente Santa María señaló que, “el negocio se ha manejado de modo que el honor nuestro quedó siempre a salvo. Creo, sin embargo, que a pesar de cuanto se ha avanzado, puede haber algún entripado, porque no comprendo que para esto solo se haya constituido una legación con tanto ruido”133.

  • 134 Heise, op. cit., 101.

68Santa María tenía razón. La guerra no acabó para Chile con el triunfo de las armas, sino que fue necesario desplegar su actividad diplomática para obtener lo que las fuentes denominan ‘una justa indemnización’ por los sacrificios hechos durante la guerra. De ahí, que en palabras de Julio Heise, la complejidad no residió tan solo en “determinar en forma definitiva los límites de los tres países”, sino también, en “conjurar las maquinaciones diplomáticas tejidas en contra de Chile, en Europa y América para hacerle renunciar a sus legítimos derechos”, juzgados por el Departamento de Estado como “las extravagantes pretensiones de Chile”134.

  • 135 James Blaine declara al The New Herald, a instancias de la fracasada Misión Trescott que, “Chile qu (...)
  • 136 William Sater, Chile and the United States: Empires in Conflict, Georgia, University of Georgia Pre (...)

69Este conflicto diplomático, fue coincidente con la etapa de naciente imperialismo norteamericano, el que seguiría robusteciéndose en lo que restaba de siglo. De ahí, que, si bien, Chile pudo lidiar estratégicamente con su política intervencionista y hubo cierta ostentación en haberla bloqueado o utilizado en su beneficio135, ello no volvería a ocurrir. En efecto, dirá William Sater, que la próxima vez que Santiago y Washington chocaran, sería Chile quien se retiraría136. Estados Unidos, mientras, se iría convirtiendo en un actor cada vez más relevante para la política hemisférica y, en particular, para la chilena.

  • 137 Mauricio Rubilar Luengo, “Guerra y Diplomacia: las relaciones chileno-colombianas durante la Guerra (...)

70Tras la Guerra del Pacífico, Estados Unidos sostuvo ante Chile una especie de rivalidad, en virtud de su evidente aptitud militar, de su poder naval y de la gran potencialidad económica que abrió la incorporación del salitre. A manera de ejemplo, Mauricio Rubilar alude a la presión que estaba ejerciendo Estados Unidos sobre Colombia en función de lograr la desvinculación de Panamá, ante lo cual, Chile respondió con el envío, en abril de 1885, de su crucero Esmeralda. El objetivo de la política exterior chilena fue claro, detener “la constante amenaza a los intereses colombianos y latinoamericanos, por la proyección de los objetivos expansionistas de los Estados Unidos y las potencias europeas, en el territorio de Panamá”137.

  • 138 Sater, 1990, op. cit., 51-52.

71El poder naval chileno, finalizada la guerra, generó en Washington una clara percepción de peligro, dada su superioridad en el Pacífico Sur. En este sentido, percibió a Chile como un potencial rival para sus objetivos de expansión e influencia política y económica en América Latina, y una posible limitante para su lento, pero inexorable avance en la Cuenca del Pacífico. En este marco, el Departamento de Estado, según Sater, señalaba que cualquiera de los tres acorazados chilenos “puede hundir cualquier buque de madera de nuestra armada desdichada, y el contraste entre su habilidad y nuestra impotencia es un recurso diario de vergüenza para todo ciudadano de nuestro país”. De hecho, si Chile trabajase junto a Inglaterra o Francia, “podría frustrar el interés de Washington de controlar el istmo (…), amenazando con eclipsar a los Estados Unidos como la fuerza predominante del Pacífico”138.

  • 139 Ramírez, op. cit., 208.

72Sin embargo, el poder norteamericano se robustecía, siendo relevante en ello la victoria que obtuvo sobre España en 1898, la que, a su vez, le permitió intentar alinear a las repúblicas americanas tras un proyecto continental. Desde esta perspectiva, resulta comprensible la reticencia chilena ante las convocatorias del Departamento de Estado para realizar, en 1881 y 1889, Conferencias Internacionales de Estados Americanos. Éstas, a juicio de Ramírez, fueron sendos esfuerzos diplomáticos destinados “a dar consistencia política a los conceptos del panamericanismo que manejaban los sectores más briosos del imperialismo norteamericano”139.

  • 140 El Baltimore fue una nave norteamericana surta en Valparaíso tras la guerra civil de 1891. Su misió (...)
  • 141 Sater, 1990, op. cit., 63-64.

73La relación chileno-norteamericana se hizo asimétrica, siendo expresión y punto de inflexión el segundo enfrentamiento que sostuvieron ambos Estados. Las investigaciones paralelas que se llevaron a cabo sobre el controversial incidente del Baltimore en 1891140, el cual terminó con dos marineros norteamericanos muertos en Valparaíso, dieron el espacio para una escalada diplomática que llegó a plantear la amenaza de guerra. El Presidente Benjamín Harrison (1889-1893), amenazó con la ruptura de relaciones diplomáticas si Chile: no hacía retiro de un telegrama remitido por el Canciller Manuel Matta –que a juicio del Departamento de Estado insultaba a la primera magistratura-; si no pedía disculpas por el incidente en Valparaíso; y si no pagaba reparaciones. Tras no recibir respuesta por dos días, Harrison consideró el problema como un tema de prestigio americano, pidiendo al Congreso estar preparado para tomar las acciones apropiadas141.

  • 142 Gonzalo Vial, Historia de Chile (1891-1973) Triunfo y Decadencia de la Oligarquía (1891-1920), Volu (...)
  • 143 Sater, 1990, op. cit., 65.

74La controversia, no solo implicó para Chile la posibilidad de una guerra, sino también, evidenció la soledad internacional en la que se encontraba. La Cancillería conocía que en Europa se consideraba inminente el conflicto, pero, también sabía que sus “’amigos’ del Viejo Mundo (…) no moverían un dedo para defendernos. Artículos periodísticos, sí; gestiones amistosas, las que quisiésemos; actos elegantes, todos los factibles y prudentes (…), pero arriesgar un disgusto con los Estados Unidos por Chile (…), nadie”142. Dirá Sater, que Inglaterra se alió con Washington, que Alemania se mostró fría ante el dilema, e inclusive, ni los países vecinos evidenciaron empatía. Por el contrario, se temió que Perú y Bolivia utilizaran la disputa para lanzar una guerra de revancha, mientras Argentina evidenciaba una duplicidad poco fraternal, al ofrecer a Washington el uso de sus bases si se concretaba el ataque a Chile143.

  • 144 Vial, Volumen II, op cit., 167.
  • 145 Carlos Escudé, Principios de Realismo Periférico. Una teoría argentina y su vigencia ante el ascens (...)

75En este complejo escenario, Chile reconoció la nueva posición de los Estados Unidos en la estructura de poder internacional. La ecuación de poder había cambiado, de ahí, que la Cancillería terminó expresando sobre los incidentes en Valparaíso que, “Chile los deploraba cordialmente, por ser las víctimas servidores de una nación amiga, más, de una para la cual abrigábamos francos deseos de cordialidad americana”144. En efecto, Chile ya no tenía capacidad para enfrentar la presión norteamericana, cada vez más densa en la orientación de la política hemisférica. Esa fue la forma en que la política exterior del país logró evitar uno de los conflictos más graves que pudo tener en toda su historia, es decir, asumiendo una especie de realismo periférico145.

  • 146 Ramírez, op. cit., 223-224.

76Cabe indicar, a juicio de Ramírez, que, durante las últimas décadas del siglo, Estados Unidos buscó “en la acción política y en la intimidación el camino para realizar su penetración en Chile”. En este sentido, Patrick Egan, representante norteamericano en Santiago, gestionó con insistencia la posibilidad de un tratado de comercio que permitiera incrementar el intercambio comercial, abogando siempre “por las ventajas de una más estrecha unión comercial con los Estados Unidos”. Por su parte, Henry Wilson, ministro norteamericano, señaló en un informe sobre el estado económico de la relación, que consideraba que “los créditos al gobierno de Chile… [son]… la más excelente inversión para el capital americano”. Consideración respaldada por la visita a Chile en 1906 del Secretario de Estado Elihu Root146.

  • 147 “Las demandas que permanecieron sin resolver fueron devueltas a los respectivos gobiernos para reso (...)

77Una serie de demandas zanjadas a su favor fueron evidenciando la amplitud de la asimetría entre Estados Unidos y Chile. Ello, fue posible gracias a la gestión que Egan realizó en 1893 y que concluyó en un tratado que permitiría resolver las cuestiones pendientes entre ambos Estados, específicamente, pronunciarse sobre las quejas que las corporaciones, compañías y ciudadanos particulares de Estados Unidos levantaran contra el gobierno de Chile, lo mismo se le permitiría a éste respecto a Estados Unidos. De esta manera, se reunió una comisión tripartita - representantes de Estados Unidos, Chile y Suiza-, que sesionó por un periodo de seis meses. De un total de 46 demandas solo 25 lograron ser presentadas a la comisión, luego de lo cual “seis recibieron dinero por orden judicial agregando $240,563.35 sin interés a favor de los Estados Unidos”. Por su parte, dos de las tres demandas chilenas “permanecieron sin resolver y la tercera fue rechazada”147.

  • 148 Sater, 1990, op. cit., 73.

78En el mismo sentido, se entiende el fallo sobre el bullado caso Alsop, que, aunque Chile sostuvo que se trataba de una empresa chilena y que Washington no tenía cabida en el caso, terminó por recibir su presión, debiendo Chile pagar un millón de dólares a la firma, una suma tres veces mayor de la cual Santiago había ofrecido originalmente. De no hacerlo, se hubiesen cortado las relaciones diplomáticas. La demanda, finalmente fue zanjada por Inglaterra, quien ordenó a Chile pagar una compensación, aunque menor de lo que estipuló Estados Unidos. No obstante, al decir de Sater, los chilenos creían que los americanos fastidiaron a Santiago148.

  • 149 Granados, op. cit., 28.
  • 150 Ramírez, op. cit., 225-228.

79En este escenario, la presencia norteamericana en la economía chilena, entre la década de 1880 y la víspera de la Gran Guerra, se hizo cada vez más relevante. Así, si la inversión de Estados Unidos en Chile alcanzaba en 1897 los 2,0 millones de dólares, en 1914 se elevaba por sobre los 180 millones, solo detrás de México y Cuba149. De esta manera, comenzaron a cobrar relevancia ciertas empresas comerciales, las compañías de seguros y la inversión en las actividades mineras, específicamente, las cupríferas. Las empresas que conformaron parte de esos rubros, para el periodo 1900-1914, “representaron en conjunto un capital que se aproximaba a los 200 millones de dólares”, aumentando las colocaciones americanas en la economía chilena cuarenta veces150. No obstante, aún se encontraba detrás de Gran Bretaña, situación que cambiaría en 1915 dada las perturbadoras repercusiones de la guerra.

  • 151 Sherman, op. cit., 208-212.

80Así, el norteamericano William Sherman, señalaba que, la “cantidad total de importaciones chilenas en 1915 fueron de $55,922,218, por lo que un tercio provinieron de nuestro país, menos de un cuarto de Inglaterra y un sexto de Alemania”. Respecto a las exportaciones, Chile exportó para el mismo año un total de $117,606,365, de los cuales “cerca de la mitad fue tomada por compradores americanos y más de un tercio por ingleses (…) Alemania fue totalmente eliminada”151.

  • 152 “Después de la guerra civil nuestro capitalismo industrial comenzó a aparecer en la costa oeste, in (...)

81La dependencia se profundizaría aún más, sumándose a los efectos de la Gran Guerra, la apertura del Canal de Panamá, al acortar las distancias y al disminuir los costos entre la costa poniente de Estados Unidos y los países de la costa Pacífico, así como la Ley Federal de Bancos en el mismo año, que autorizó a los bancos norteamericanos a abrir sucursales en el extranjero, cuestión que permitió a los empresarios de esa nacionalidad iniciar sus operaciones en Chile y, con ello, el arribo de las grandes inversiones a la minería del cobre. La importancia económica y política de Estados Unidos en Chile se incrementaba, sin duda, al ritmo de los objetivos de la política exterior norteamericana, a saber, buscar el ensanchamiento del mercado extranjero que le permitiera absorber el incremento de su producción industrial, asunto que, a juicio de Sherman, ha sido el factor que más ha influenciado la política hacia Chile152.

Notes

15 Martin Hollis y Steve Smith, Explaning and Understanding International Relations, Oxford-UK, Oxford University Press, 1990.

16 Haracleo Bonilla, La Emergencia del Control Norteamericano sobre la Economía Peruana: 1850-1930, Documentos de Trabajo N° 28, Pontificia Universidad Católica del Perú, 1975. Eric Hobsbawm, Las Hegemonías de Gran Bretaña y Estados Unidos, y el Tercer Mundo, Conferencia dictada en el New School for Social Research, Nueva York, 1998.

17 Robert Putnam, “Diplomacy and Domestic Politics: The Logic of Two-Level Games, International Organization, Vol. 42, N° 3 (Summer), 1988, 434.

18 La competencia política deviene necesariamente en una guerra global, así, en el marco de los ciclos largos de George Modelski, se consideran cinco guerras de este tipo que marcaron los cambios de ciclo hegemónico: Portugal en el siglo XVI; Países Bajos en el XVII; Reino Unido en el XVIII y en el XIX; y Estados Unidos en el XX.

19 Este corresponde al modelo de los ciclos de hegemonía y rivalidad asociado al análisis de sistemas-mundo, propuesto por Emmanuel Wallerstein. Según este autor solo hay tres ciclos hegemónicos: Países Bajos en el siglo XVII; Reino Unido en el XIX y Estados Unidos en el XX. Si bien, las guerras globales tienen un papel trascendente, se hace mayor énfasis en la capacidad económica para lograr la hegemonía.

20 Pereira, 2013, op. cit., 456

21 Idem.

22 Niall Ferguson, El Imperio Británico. Cómo Gran Bretaña forjó el orden mundial, Barcelona, Random House Mondadori S.A., 2006, 411.

23 En cuanto a su potencia industrial, se señala que, “El Reino Unido era, con gran diferencia, el mayor exportador de capital, de servicios « invisibles » financieros y comerciales y de servicios de transporte. Conforme la competencia extranjera penetró en la industria británica, lo cierto es que Londres y la flota británica adquirieron aún más importancia que antes en la economía mundial. Por otra parte, aunque esto se olvida muchas veces, el Reino Unido era el mayor receptor de exportaciones de productos primarios del mundo y dominaba— casi podría decirse constituía— el mercado mundial de algunos de ellos, como la caña de azúcar, el té y el trigo, del que compró en 1880 casi la mitad del total que se comercializó internacionalmente. En 1881, los británicos compraron casi la mitad de las exportaciones mundiales de carne y mucho mayor cantidad de lana y algodón (el 55 por 100 de las importaciones europeas) que ningún otro país”. Eric Hobsbawm, La Era del Imperio 1875-1914, Buenos Aires, Editorial Crítica, 2009, 47. Por su parte, el historiador chileno Cavieres, indica en cuanto a su potencial expansivo que, “El imperio británico está en plena expansión (…) como lo demuestran episodios tales como la consolidación del Raj Británico de la India (la “joya más brillante de la Corona”), la anexión de Nueva Zelanda (1840), y la ocupación de numerosos islotes poco atractivos (las Malvinas, por ejemplo). Eduardo Cavieres, Comercio Chileno y Comerciantes Ingleses 1820-1880. Un Ciclo de Historia Económica, Chile, Editorial Universitaria, 1988, 16.

24 Gran Bretaña durante el siglo XIX tuvo la posesión preponderante de las denominadas “herramientas del imperio –cañoneras, ametralladoras, artillería mejorada-… [e]… infraestructura mundial de apoyo a la supremacía marítima”. Hobsbawm, 1998, op. cit., 1.

25 Paul Garner, “El ‘Imperio Informal’ Británico en América Latina: ¿Realidad o Ficción?”, HMex, LXV: 2, 2015, 456.

26 Oscar Granados, “De la Hegemonía Británica a la Hegemonía Estadounidense. Una Transición Económica en Argentina y Brasil, 1870-1930”, Revista de Relaciones Internacionales, Estrategia y Seguridad, N° 5 (29, Bogotá, 2010, 15.

27 En el mismo tenor, como expresión del imperialismo de libre comercio, hacia 1824 la elite política y económica del Uruguay llegó a sugerir la transformación de la Banda Oriental en una colonia británica, solicitud que fue declinada cortés y diplomáticamente por la Foreign Office. Hobsbawm, 1998, op. cit., 3.

28 Granados, op. cit., 22.

29 Garner, op. cit., 554.

30 E. N. Tate, “Gran Bretaña y Latinoamérica en el siglo XIX: el caso de Paraguay, 1811-1870”, Contribuciones desde Coatepec, N° 5 (julio-diciembre), Universidad Autónoma del Estado de México, Toluca, 2003, 96.

31 Tulio Halperin Donghi, “Economía y Sociedad”, Leslie Bethell (ed.), Historia de la América Latina. América Latina Independiente, 1820-1870, Volumen 6, Barcelona, Editorial Crítica, 1991, 6-7.

32 Cabe indicar que “los británicos llegados a Sudamérica actuaron bajo su propia y particular iniciativa y que, aun cuando el carácter del comercio internacional dominado por Inglaterra facilitaba su influencia y el logro de importantes beneficios, no hubo una abierta y decidida relación entre los intereses públicos y privados de las metrópolis. De hecho, gracias a la acción y al beneficio económico captado por particulares, el gobierno británico no necesitó de una abierta intervención política en las nuevas repúblicas”. Era esto, lo que se ha denominado la política de una benevolente neutralidad, es decir, “tendiente a permitir que los países latinoamericanos el recibir ayuda y apoyo privado sin que mediara una directa intervención del gobierno inglés”. Cavieres, op. cit., 40.

33 Un informe inglés de 1824 indicaba que “todo el comercio con Europa está en nuestras manos, y ellos gustan de nuestras manufacturas. Actualmente un inmenso tráfico mercantil se realiza entre Chile y Perú y en su casi totalidad es de nuestro algodón. Durante los años 1824-1825, Colombia, México, Perú, Chile, Buenos Aires y Montevideo recibieron el 4, 25 y el 6, 50 % del total de exportaciones británicas”. Ibid., 42-43.

34 Thomas Skidmore y Peter Smith, Historia Contemporánea de América Latina. América Latina en el siglo XX, Barcelona, Editorial Crítica, 1996, 38.

35 Con respecto a inversiones directas, de cuarenta y seis o más sociedades anónimas organizadas en Londres para especular en América del Sur, veintiséis se formaron para actuar en operaciones mineras. El capital nominal total reunido fue de 24.190.000, del cual sólo 3.508.500 fueron realmente pagadas. Desde los años 1820 hasta las inversiones en ferrocarriles de los años 1850, los yacimientos mineros recibieron el mayor interés de las principales empresas británicas en Centro y Sudamérica. Cavieres, op. cit., 43.

36 Granados, op. cit., 15.

37 Durante los años 1840 y comienzos de 1850, “Inglaterra firmó contratos comerciales con Bolivia, Guatemala, Costa Rica, Perú, Ecuador y Chile de modo que, habiendo firmado previamente similares protocolos con Argentina, Brasil y Uruguay, se puede concluir que a mediados de siglo existía de hecho una presencia diplomática a lo largo de casi todo el continente. Todos estos tratados, además de contemplar situaciones muy generales, tenían un propósito inicial: se trataba de salvaguardar derechos muy precisos para los ciudadanos británicos en los países signantes, derechos entre los cuales se contaban la exención del servicio militar, la tolerancia religiosa, la libertad de comercio en los mismos términos que los comerciantes locales y las garantías emanadas del trato a la nación más favorecida, principio contrario a la discriminación en favor de un tercero”. Cavieres, op. cit., 46-47.

38 Entre estos rasgos se consideran: 1. la lengua inglesa; 2. las formas inglesas de tenencia de la tierra; 3. la banca escocesa e inglesa; 4. el derecho consuetudinario; 5. el protestantismo; 6. los quipos deportivos; 7. el Estado limitado o ‘guardián’; 8. las asambleas representativas; 9. la idea de libertad. Siendo, a juicio del autor, los últimos tres, probablemente, los más importantes, pues lo diferencia de sus rivales europeos continentales. Ferguson, op. cit., 30.

39 Garner, op. cit., 553.

40 Skidmore y Smith, op.cit., 383.

41 Geoffrey Bruun, La Europa del siglo XIX 1815-1914, México D. F., Fondo de Cultura Económica, 1964, 151.

42 Hobsbawm, 2009, op. cit., 54.

43 Ibid., 55.

44 Miguel Ángel Bringas, “Declive de Gran Bretaña y Ascenso de Estados Unidos”, Historia Económica Mundial. Bloque Segundo. De la Revolución Industrial a la Primera Globalización 1760/80-1913, MC-F-010, Universidad de Cantabria, http://ocw.unicam.es/ciencias-sociales-y-jurídicas/historia-económica-mundialvisto21-07-2016 3.09., 1-2.

45 Jordi Casassas, “La Crisis de la Europa Mundo (1890-1914), Jordi Casassas (Coord.), El Mundo desde 1848 hasta nuestros días. La Construcción del Presente, Barcelona, Editorial Ariel, 2005, 105-106.

46 Bringas, op. cit., 6-7.

47 Hernán Ramírez Necochea, Historia del Imperialismo en Chile, La Habana, Editorial Revolucionaria, 1966, 171-172.

48 Se indica que, “las relaciones entre el mundo desarrollado y el sector subdesarrollado eran también más variadas y complejas que en 1860, cuando la mitad de todas las exportaciones de África, Asia y América Latina convergían en un solo país, Gran Bretaña. En 1900 ese porcentaje había disminuido hasta el 25 por 100 y las exportaciones del tercer mundo a otros países de la Europa occidental eran ya más importantes que las que confluían en el Reino Unido (el 31 por 100)”. Para el autor, la ‘era del imperio’ había dejado de ser monocéntrica”. Hobsbawm, 2009, op.cit., 59.

49 Thomas Bender, Historia de los Estados Unidos. Una Nación entre Naciones, Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores, 2011, 224.

50 George Atkins Pope, Latin America in the International Political System, USA, Westview Press, 1989, 270.

51 “El mensaje articulaba principios que ya venían rigiendo la política exterior estadounidense desde 1783: Estados Unidos respetaría las colonias existentes, pero no toleraría ninguna nueva colonización europea en América; se comprometía a no intervenir en los asuntos propiamente europeos, pero reconocía los gobiernos de facto, por lo que consideraría cualquier intervención en los asuntos internos americanos, para extender el sistema político europeo, como un atentado contra la seguridad del hemisferio y por ende de la suya propia”. Sylvia Hilton, “América en el Sistema Internacional, 1783-1895”, Juan Carlos Pereira (Coord.), Historia de las Relaciones Internacionales Contemporáneas, Barcelona, Editorial Ariel S.A., 2008, 92.

52 Consuelo León Wöppke, “Hemisferio Occidental: Un Concepto Mítico Relevante de las Relaciones Interamericanas 1939-1940”, Revista Diplomacia (mayo-junio), 1997.

53 Robert Freeman Smith, “América Latina, los Estados Unidos y las Potencias Europeas, 1830-1930”, Leslie Bethell (Ed.), Historia de América Latina: Economía y Sociedad, 1870-1930, Volumen 7, Barcelona, Editorial Crítica, 1991, 75.

54 No obstante, “conforme aumentaba su poderío” se dio lugar a “sucesivas ampliaciones en su interpretación –notablemente por los presidentes Polk (1844-1845), Grant (1867-1869), Cleveland (1895) y Roosevelt (1902-1904)”. Hilton, op. cit., 92-93.

55 Skidmore y Smith, op. cit., 384.

56 “En 1839 un agente de la corona británica se había apoderado de la isla de Roatán (frente la costa septentrional de Honduras), y en 1843 el gobierno de Gran Bretaña había restablecido el protectorado sobre los indios misquitos en la costa oriental de Nicaragua y Honduras”.

57 Freeman, op. cit., 76.

58 Hilton, op. cit., 99.

59 Casassas, op. cit., 107.

60 Luis Maira Aguirre, “Las Relaciones entre América Latina y Estados Unidos: balance y perspectivas”, Atilio Boron y Gladys Lechini, Política y Movimientos Sociales en un Mundo Hegemónico. Lecciones desde África, Asia y América Latina, Buenos Aires, CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, 2006, 39.

61 Bender, op. cit., 225.

62 “En 1857 Nicaragua firmó un tratado en este sentido (…), y al menos en tres ocasiones entre 1868 y 1892 Santo Domingo se brindó a arrendar o ceder una base naval (en incluso el mismo país) a los estadounidenses”. Freeman, op. cit., 76.

63 Skidmore y Smith, op. cit., 385.

64 Ramírez, op. cit., 189.

65 Hilton, op. cit., 100.

66 William Spence Roberston, Hispanic-American Relations with the United States, Nueva York, Oxford Press University, 1969, 158.

67 Cristián Guerrero Yoacham y Cristián Guerrero Lira, Breve Historia de los Estados Unidos de América, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1998, 175.

68 Garner, op. cit., 546.

69 Con ello “se puso los cimientos del definitivo acercamiento anglo-norteamericano, que fue temido por otras potencias europeas como el inicio de un hegemonismo anglosajón en todo el mundo, y que daría sus frutos en la crisis colonial española de 1895-1899, y después en la Primera Guerra Mundial”. Hilton, op. cit., 105.

70 Bender, op. cit., 219.

71 Ibid., 222.

72 Granados, op. cit., 28.

73 Freeman, op. cit., 90.

74 En este tenor, el Kaiser “se negó siempre a reconocer la doctrina Monroe y defendió con decisión el derecho de las naciones europeas a intervenir en el hemisferio”. Desde 1903 Alemania se preparó para una eventual guerra con Estados Unidos, al que la nación del norte respondió en 1913, formulando su propio plan de guerra. Estados Unidos percibía que cuando Alemania “fuese lo bastante fuerte (…) insistirá en la ocupación de territorio del hemisferio occidental bajo la bandera alemana, y entonces los Estados Unidos tendrán que defender su política por medio de la fuerza o aceptar la ocupación”. Ibid., 88.

75 Hobsbwam, 1998, op. cit., 6.

76 Bender, op. cit., 204.

77 Fernand Braudel, La Historia y las Ciencias Sociales, Madrid, Alianza Editorial, 1970.

78 Juan Ricardo Couyoumdjian, Chile y Gran Bretaña durante la Primera Guerra Mundial y la Postguerra, 1914-1921, Chile, Editorial Andrés Bello, 1986.

79 Los ingleses fueron determinantes en la formación de la primera marina chilena durante el proceso de las guerras de independencia. Es importante connotar que, a Lord Cochrane, comandante de la marina, se le considerase uno de los Fundadores de la República. R. A. Humphereys, Liberation in South America, 1806-1827 : The Career of James Paroissien, Londres, University of London Athlone Press, 1952, 74-76.

80 Juan Ricardo Couyoumdjian, “El Alto Comercio de Valparaíso y las Grandes Casas Extranjeras, 1880-1930: una aproximación”, Historia, Santiago, N° 33, Universidad Católica de Chile, 2000.

81 Luis Ortega, “De la Construcción del Estado-Nación y la Política Económica 1817-1890”, Gabriel Cid y Alejandro San Francisco (Ed.), Nación y Nacionalismo en Chile. Siglo XIX, Volumen I, Chile, Centro de Estudios Bicentenarios, 2009, 148.

82 Señala el autor que, “estudios comparativos de la historia de las economías del tercer mundo siguen observando a Chile como el primer país latinoamericano en alcanzar una etapa de crecimiento económico intensivo, crecimiento que aún continuaba a comienzos de 1870”. Cavieres, op. cit., 29.

83 Ortega, 2009, op. cit., 149.

84 Couyoumdjian, 2000, op. cit.

85 “Era el caso de Williamson, Balfour & Cía., establecida en Valparaíso en 1852 por Stephen Williamson y David Duncan, y cuya contraparte en Liverpool era Balfour Williamson & Co., a cargo de Alexander Balfour. Por entonces ya operaba en Chile la casa Ravenscroft, que también se había organizado para dedicarse al comercio entre Liverpool y Valparaíso y que, más tarde, tomaría el nombre de Duncan, Fox & Cía. Esta última abrió oficinas en Lima en 1863. En cambio, la casa Gibbs, una de las más antiguas y poderosas firmas británicas en la West Coast, había llegado primero a Lima, poco antes de instalarse en Valparaíso en 1826; la aventajaba en permanencia, Huth y Cía., firma de origen anglo-germano, que se había instalado dos años antes. Graham Rowe & Co. otra de las firmas antiguas, fundada en 1842, también tenía oficinas en Perú y Bolivia a comienzos del siglo XX”. Idem.

86 Cavieres, op. cit., 30.

87 Raúl Bernal Meza, “Evolución Histórica de las Relaciones Políticas y Económicas de Chile con las Potencias Hegemónicas: Gran Bretaña y Estados Unidos”, Estudios Internacionales, Instituto de Estudios Internacionales, Universidad de Chile, Vol. 29, N° 113, 1996, 28.

88 Cavieres, op. cit., 30.

89 Ramírez, op. cit., 75. Simon Collier, “Chile”, Leslie Bethell (Ed.), Historia de América Latina. América Latina Independiente 1820-1870, Volumen 6, Barcelona, Editorial Crítica, 1991, 243.

90 Cavieres, op. cit., 21.

91 Collier, 1991, op. cit., 247.

92 Para demostrar lo indicado el historiador indica que las exportaciones a Inglaterra crecieron un 553 % por sobre el 372 % del total de exportaciones; las importaciones un 395 % por sobre el 318 % del total de las importaciones; mientras que el volumen total del comercio internacional creció en un 343 %, el volumen total del comercio con Inglaterra lo hizo en un 474 %. Desde una perspectiva comparativa el autor indica que para el periodo 1836-1844 “las exportaciones de Inglaterra a nuestro país totalizaron 7.160.441 libras esterlinas, en tanto que las enviadas a Argentina tuvieron un valor de 6.146.583 libras”. No obstante, hacia 1860 “las exportaciones inglesas a Chile llegaron a 1.702.800 libras esterlinas; sólo (…) superadas por las que se enviaron a Brasil y, muy levemente, por las que adquirió Argentina”. Ramírez, op. cit., 58-59.

93 Collier, 1991, op. cit., 254.

94 Harold Blakemore, “Chile desde la Guerra del Pacífico hasta la Depresión Mundial, 1880-1930, Leslie Bethell (Ed.), Historia de América Latina. América del Sur, 1870-1930, Volumen 10, Barcelona, Editorial Crítica, 1992, 160.

95 Paradójicamente a lo sostenido por los enemigos de Chile, también en función del estrechamiento de esa relación, Gran Bretaña no intervino en el conflicto a favor de éste. En efecto “Durante la Guerra del Pacífico, Inglaterra, junto a Alemania y Francia, buscaron la intervención de las potencias en el conflicto, en favor del Perú. Trataban de propiciar un armisticio que volviera las cosas al statu quo anterior. Esta política fue rechazada por Estados Unidos, no porque Washington apoyara a Chile, sino porque ello afectaba su pretendida posición de hegemonía en una zona que ya consideraban de su esfera de influencia. Esta intervención inglesa en favor del Perú fue, al parecer, un intento de recuperar sus inversiones en la industria salitrera en territorios peruanos que, con el desenlace del conflicto, estaban ahora en manos chilenas”. Bernal, op. cit, 29.

96 Se indica que “la absorción británica ha sido siempre objeto de controversia, principalmente porque se considera que el gobierno chileno de aquel momento perdió una oportunidad de oro de adquirir la industria para el Estado, permitiendo así que la mayor fuente de ingresos del gobierno para los próximos cuarenta años cayera en manos extranjeras”. Blakemore, 1992, op. cit., 164.

97 Unos datos presentados por Ramírez, revelan con elocuencia la importancia de Gran Bretaña para Chile: “hasta 1890, los capitales británicos invertidos en Chile, ascendían a unos 8.000.000 de libras esterlinas aproximadamente, de las cuales 6.000.000 más o menos correspondían a la deuda pública contratada en Londres y unos 2.000.000 a inversiones directas en ferrocarriles, minas y otras actividades. En 1889, las inversiones de esa misma nacionalidad se aproximaban a los 26.000.000 de libras; de esta suma, casi 18.000.000 eran inversiones directas (salitreras, minas de cobre, ferrocarriles, empresas comerciales, bancos, etc.) y el resto 8.000.000 más o menos, eran empréstitos colocados en Inglaterra”. Ramírez, op. cit, 125.

98 Ramírez alude a un supuesto sentimiento anti-imperialista que sostenía la incipiente burguesía industrial y del cual era parte Balmaceda, que hacia 1888 “proclamó la necesidad de industrializar a Chile con recursos que deberían obtenerse de la explotación por chilenos de las riquezas que encerraba Tarapacá, … [así]… el extranjero explota estas riquezas y toma el beneficio del valor nativo para que vayan a dar a otros pueblos y a personas desconocidas los bienes de esta tierra, nuestros propios bienes y las riquezas que necesitamos”. Ibid., 138.

99 R. L Thompson –periodista del Times y hombre vinculado a los círculos salitreros de Londres- en carta a Stewart, funcionario del Foreign Office, le expresaba que “a través de Chile, nosotros podemos dominar toda la costa occidental de Sudamérica… Sería una lástima que Chile, que hasta ahora ha sido en aquella costa el baluarte contra la interpretación de la Doctrina Monroe hecha por Blaine, llegara a ser blainista a pesar de nosotros”.

100 “En 1898, el comisionado británico T. Worthington escribía desde Valparaíso informando a las autoridades del Board of Trade –el Ministerio de Comercio de Inglaterra– sobre la situación de las manufacturas británicas en Chile. Le llamaba la atención que el comercio exterior estuviera dominado por las grandes empresas mercantiles "aquí establecidas que tienen sus propias casas o agencias en Europa", y que eran las piezas claves del comercio chileno. Estas casas actuaban con bastante autonomía respecto a los intereses de sus países de origen. Aunque podía existir alguna preferencia hacia sus connacionales, Worthington observaba que, a la hora de colocar los pedidos, sus compras "se hacían en los lugares donde se puede obtener lo que se quiere al precio más bajo y con las menores molestias". Ibid., 159-160.

101 Couyoumdjian, 1986, op. cit., 26-27.

102 Skidmore y Smith, op. cit., 387.

103 Cristián Guerrero Yoacham, “Chile y Estados Unidos: Relaciones y Problemas, 1812-1916, Walter Sánchez y Teresa Pereira (Ed.), 150 Años de Política Exterior Chilena, Santiago, Editorial Universitaria, 1977.

104 Consuelo León Wöppke, “Chile y Estados Unidos a inicios del siglo XX: Aproximación a un Estudio sobre Percepciones Nacionales Mutuas”, Estudios Norteamericanos, N° 15, primer semestre, Asociación Chilena de Estudios Norteamericanos, 2007, 86.

105 Robert Burr, By Reason or Force: Chile and the Balancing of Power in South America 1830-1905, Los Ángeles, University of California Press, 1967, 245.

106 Frederick Pike, The United States and Latin American. Myths and Stereotypes of Civilization and Nature, Austin, University of Texas, 1993, 31-32.

107 Bernal, op. cit., 35.

108 Eduardo Cavieres y Cristóbal Aljovín de Lozada (Comp.), Chile-Perú; Perú-Chile en el siglo XIX, Valparaíso, Ediciones Universitarias de Valparaíso, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, 2005, 14.

109 Joaquín Fermandois, Mundo y Fin de Mundo. Chile en la Política Mundial 1900- 2004, Santiago, Ediciones Universidad Católica de Chile, 2004, 37.

110 El Tratado de 1874 mantenía el límite entre Chile y Bolivia en el paralelo 24° Lat. Sur, abandonando el primero el condominio económico en la zona disputada y reclamada por éste, todo ello dispuesto por el Tratado de 1866. Bolivia, se comprometía por 25 años a que las “personas, industrias y capitales chilenos” situados en la zona renunciada al norte del paralelo 24°, no quedarían “sujetas a más contribuciones de cualquiera clase que sean, que a las que al presente existen”. Debemos recordar que el detonante inmediato de la guerra fue la imposición por parte de Bolivia de un impuesto extraordinario de 10 centavos al quintal de salitre exportado en la región de Antofagasta, afectando a compañías chilenas e inglesas, violando con ello lo pactado en 1874 entre Chile y Bolivia: en no cobro de mayores impuestos a los ya existentes a las compañías chilenas.

111 Juan José Fernández Valdés, Chile y Perú. Historia de sus Relaciones Diplomáticas entre 1879 y 1929, Santiago, RIL Editores, 2004, 28.

112 “Los europeos habían prestado caudalosas sumas de dinero al Perú, garantizadas por la venta y la hipoteca de guano y salitre”. Peter Shelinger, “Las Armas Diplomáticas de Inversionistas Internacionales durante la Guerra del Pacífico”, Walter Sánchez y Teresa Pereira (Ed.), 150 Años de Política Exterior Chilena, Santiago, Editorial Universitaria, 1977, 44.

113 Ibid., 51.

114 Guerrero, op. cit., 74.

115 Osborn a Secretario de Estado, Oficio N° 89, 10 abril 1879, Informes Inéditos de Diplomáticos Extranjeros durante la Guerra del Pacífico, 1980, 149.

116 Osborn a Secretario de Estado, Oficio N° 133, 5 marzo 1880, Informes Inéditos de Diplomáticos Extranjeros durante la Guerra del Pacífico, 1980, 165

117 (Osborn a Secretario de Estado, Oficio N° 156, 12 agosto 1880; Informes Inéditos de Diplomáticos Extranjeros durante la Guerra del Pacífico, 1980, 172.

118 Se observaba una explícita dicotomía entre el discurso y lo que se hacía, pues “se hablaba de paz, cuando la guerra desplegaba su mayor rigor”, y mientras, la mediación de Osborn se desarrollaba al mismo tiempo también lo hacía la marcha de Lynch por los valles azucareros. No obstante, “Pinto no se resolvía a desdeñar la mediación amistosa de los Estados Unidos y a abandonar una probabilidad, por débil que fuera, que hiciera innecesaria una campaña a la cual resistía porfiadamente”. Gonzalo Bulnes, Guerra del Pacífico, Tomo II, Santiago, Editorial Pacífico S.A., 1955, 248.

119 Las Conferencias fueron celebradas en tres jornadas, desde el 22 de octubre de 1880, a bordo del buque de guerra norteamericano Lackawanna. Los representantes de Perú fueron Antonio Arenas y Aurelio García y García. Por parte de Bolivia Baptista y el Canciller Carrillo. En nombre de la Unión Americana concurrieron los ministros estadounidenses Thomas Osborn, Christiancy y Adams.

120 Idem.

121 Pinto a Lillo, “Las bases para la paz serian por parte de Bolivia: renuncia de sus derechos a Antofagasta y litoral hasta el Loa, y en compensación cederíamos los derechos que las armas nos han dado sobre los departamentos de Tacna y Moquegua. El comercio de Bolivia, tanto de internación como de exportación por los puertos del litoral desde Antofagasta hasta Camarones, sería libre en la forma que lo concedemos a la República de Argentina. Estas bases solo pueden decirse a los bolivianos extraoficialmente y con reserva”. Ibid., 247.

122 Mario Barros Van Buren, Historia Diplomática de Chile 1541-1938, Barcelona, Ediciones Ariel, 1970, 366.

123 Ibid., 1970, 366-367.

124 Kilpatrick a Secretario de Estado, Oficio N° 3, 15 agosto 1881, Informes Inéditos de Diplomáticos Extranjeros durante la Guerra del Pacífico, 1980, 177.

125 Bulnes, op. cit., 113.

126 Fernández Valdés, op. cit., 78-79.

127 James Blaine, junto a su familia, estaba relacionado con el negocio salitrero, dada las inversiones que habían realizado en Perú antes que estallara el conflicto armado.

128 Bernal, op. cit., 44.

129 Fernández Valdés, op. cit., 81.

130 Trescott a Secretario de Estado, Oficio N° 5, 27 enero 1882, Informes Inéditos de Diplomáticos Extranjeros durante la Guerra del Pacífico, 1980, 198-199.

131 Trescott a Secretario de Estado, Oficio N° 12, 24 febrero 1882, Informes Inéditos de Diplomáticos Extranjeros durante la Guerra del Pacífico, 1980, 208.

132 Trescott a Secretario de Estado, Confidencial N° 19, 5 abril 1882, Informes Inéditos de Diplomáticos Extranjeros durante la Guerra del Pacífico, 1980, 217.

133 Francisco Antonio Encina, Historia de Chile, Santiago, Editorial Nascimento, 1970, 34.

134 Heise, op. cit., 101.

135 James Blaine declara al The New Herald, a instancias de la fracasada Misión Trescott que, “Chile quiere y acepta la mediación de los Estados Unidos si ella puede emplearse para inducir al Perú a someterse tranquilamente a su destrucción; pero si el enviado especial de los Estados Unidos no hace eso, Chile no tiene nada más que ver con él, y este puede hacer sus maletas y venirse a su país con toda la humildad propia de tal regreso”. Fernández Valdés, op. cit., 85-86.

136 William Sater, Chile and the United States: Empires in Conflict, Georgia, University of Georgia Press, 1990, 53.

137 Mauricio Rubilar Luengo, “Guerra y Diplomacia: las relaciones chileno-colombianas durante la Guerra y Postguerra del Pacífico (1879-1886)”, Revista Universum, N° 19, Vol. 1, 2004, 174.

138 Sater, 1990, op. cit., 51-52.

139 Ramírez, op. cit., 208.

140 El Baltimore fue una nave norteamericana surta en Valparaíso tras la guerra civil de 1891. Su misión era proteger a las personas e intereses de Estados Unidos. El 17 de octubre el capitán del Baltimore permitió que su tripulación desembarcara en el puerto, a sabiendas que el clima respecto a su país era hostil, de ahí, que una reyerta entre chilenos y norteamericanos dejara dos marineros del Baltimore muertos y una treintena de heridos. Estados Unidos reclamó diplomáticamente, pidiendo castigos, indemnizaciones, excusas y el retiro de una nota chilena que consideraba ofensiva. Desde ahí, una secuencia de acontecimientos tuvo a Chile al borde la de guerra con Estados Unidos.

141 Sater, 1990, op. cit., 63-64.

142 Gonzalo Vial, Historia de Chile (1891-1973) Triunfo y Decadencia de la Oligarquía (1891-1920), Volumen II, Santiago, Editorial Santillana, 1983, 166-167.

143 Sater, 1990, op. cit., 65.

144 Vial, Volumen II, op cit., 167.

145 Carlos Escudé, Principios de Realismo Periférico. Una teoría argentina y su vigencia ante el ascenso de China, Buenos Aires, Lumiere.

146 Ramírez, op. cit., 223-224.

147 “Las demandas que permanecieron sin resolver fueron devueltas a los respectivos gobiernos para resolverlas de otra manera (…) Los casos no dispuestos fueron reclamados por una cantidad de $ 232,240 contra los Estados Unidos y $ 9,130,620 contra Chile”. William Sherman, The Diplomatic and Commercial Relations of the United States and Chile, 1820-1914, New York, Russell & Russell, 1926, 194-198.

148 Sater, 1990, op. cit., 73.

149 Granados, op. cit., 28.

150 Ramírez, op. cit., 225-228.

151 Sherman, op. cit., 208-212.

152 “Después de la guerra civil nuestro capitalismo industrial comenzó a aparecer en la costa oeste, influenciando nuestra política durante la guerra chileno-peruana y dieron vida a muchas de las demandas presentadas a la comisión de 1893”. Ibid., 213-214.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search