Version classiqueVersion mobile

La política exterior de Chile ante Argentina, Bolivia y Perú en el marco del multilateralismo: ¿amenaza u oportunidad? (1900-1930)

 | 
Jorge Alfaro Martínez

Prólogo

César Ross

Texte intégral

1En los últimos años, he comenzado a reseñar o presentar obras, tarea que eludí por mucho tiempo, debido a que implica un compromiso difícil de satisfacer, en tanto pone a quien comenta en la difícil disyuntiva de mentir flagrantemente, o decir lo que se piensa y perder amistades, o caminar por la calculada ambigüedad que deriva en elaborar un texto para decir algo muy cercano a nada. En pocas ocasiones, como en esta, presentar un libro resulta en la grata tarea de abordar una obra bien elaborada que propone una novedad y la desarrolla con solvencia.

2Desde luego, no se trata solo de abordar libros que afirmen exactamente lo que pienso, sino que de comentar obras que haya disfrutado leer, que me propongan un desafío intelectual, que planteen una novedad, que se atrevan con cuestiones de análisis relevantes, que demuestren que detrás existe una mente dispuesta a correr riesgos. A mi juicio ahí está la clave, no solo el resultado final de la idea y su expresión narrativa.

3En el marco de mi trabajo en el Instituto de Estudios Avanzados (IDEA, USACH), he tenido la fortuna de encontrarme e interactuar con nuevas generaciones de investigadoras e investigadores, cuya energía y creatividad me ha llevado a tomar el desafío de comentar obras, no solo por el placer que su lectura me produce, sino que, por constituir un deber, en el sentido más tradicional de la actividad académica, como es presentar a nuevas y nuevos investigadores y sus obras. Para mí es un deber y un privilegio.

4El libro de Jorge Alfaro, titulado La política exterior de Chile ante Argentina, Bolivia y Perú en el marco del multilateralismo: ¿amenaza u oportunidad? (1900-1930), un día fue una tesis doctoral que tuve el honor de dirigir. Estoy convencido que, a partir de su publicación como libro, se convertirá en una obra de referencia.

5Jorge Alfaro estudió Licenciatura y Pedagogía en Historia en la Universidad de Playa Ancha, posteriormente cursó una maestría en Historia en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y posteriormente se graduó en el Doctorado en Estudios Americanos de la Universidad de Santiago de Chile, donde se especializó en Estudios Internacionales.

6 Como muchos investigadores, Jorge Alfaro es en apariencia tímido y callado, pero en verdad es así solo en apariencia. Jorge es un observador agudo y un defensor tenaz de sus puntos de vista. En los seminarios doctorales, cuando había que discutir un detalle, solía replegarse y tomar distancia, pero cuando aparecían las cuestiones de fondo, Jorge corregía su postura corporal, se inclinaba levemente hacia delante en la mesa, miraba fijo a quienes debatían y llegado su momento intervenía con claridad y con aplomo, sin retroceder, pero sin negarse a revisar sus planteamientos, aunque lo hiciera a la sesión siguiente.

7Este comportamiento es, a mi juicio, el que describe el tipo de intelectual que es Jorge Alfaro y su libro refleja a plenitud esta forma entender el oficio. Apegado a las fuentes, de cara a la bibliografía y sin miedo de buscar y proponer puntos de vista.

8El profesor Alfaro se formó en una disciplina más inclinada hacia a los archivos que a la teoría, lo digo con la autoridad de quien ha bebido de la misma fuente. Por lo mismo, en sus estudios doctorales, donde debió ir en el sentido opuesto, tuvo que enfrentarse a la dura tarea redefinir su forma de trabajo y de pensar. El resultado final ha sido ver emerger a un historiador de las relaciones internacionales, con mucho dominio de los archivos y con gran capacidad de abstracción.

9El libro que prologamos entra a un campo de estudio ampliamente abordado por las historias nacionales y por las historias de las relaciones internacionales, sobre todo de los países colindantes en esta cuádruple frontera en conflicto: Argentina, Bolivia, Chile y Perú. ¿Qué podría decirse de nuevo?, pues mucho. Desde una perspectiva general de Historia de las Relaciones Internaciones y desde una óptica específica de Historia de la Política Exterior, este libro nos invita a revisitar un período tan fascinante como escasamente estudiado desde la perspectiva de la política exterior de Chile y nos plantea un problema de análisis y unos resultados verdaderamente originales. A partir de este trabajo, quienes entren al mismo campo les corresponderá la tarea, de abordar esta investigación como camino obligado para preguntarse si tienen algo nuevo que decir.

10Jorge Alfaro toma una temporalidad mayor, comenzado su contexto con la Guerra del Pacífico (1879-1883), para situar longitudinalmente su objeto de estudio y plantear que la política exterior de Chile pasó conscientemente de un énfasis bilateral a uno multilateral, como parte de una estrategia mayor, cuyo propósito central fue compensar su propia y gradual pérdida de poder regional, así como la declinación de la potencia mundial, Gran Bretaña, que había sido su gran aliada internacional.

11En este sentido, la tesis desafía las opiniones de quienes vieron en el bilateralismo de la política exterior de Chile, un patrón estructural.

12El autor nos recuerda que, una vez concluida la Guerra del Pacífico, en términos reales y simbólicos, el país se erigió como una potencia regional emergente, tanto por la anexión de ricos territorios salitreros, cuanto porque la guerra fue un conflicto que le permitió a Chile no solo demostrar sus méritos en el campo de batalla frente a otros dos Estados beligerantes, sino que su capacidad de gestión de la guerra y su acción internacional. Todo como reflejo de la estabilidad política e institucional del país. Cabe recordar que, en medio de la guerra, Chile tuvo campañas y elecciones presidenciales, así como el correspondiente cambio de gobierno derivado de lo anterior.

13Por cierto, estos logros fueron una satisfacción para un país que, además, vio la guerra como un catalizador de su identidad nacional y en su máximo héroe y mártir, Arturo Prat, el “símbolo de los ideales nacionales”, como apuntó en su momento William Sater.

14Sin embargo, para los derrotados en la guerra (Bolivia y Perú) estos logros no hicieron más que confirmar su encono, y para el vecino no beligerante (Argentina), este nuevo estatus de Chile no hizo más que incrementar las dudas. ¿Hasta dónde podría llegar la expansión de este vecino?

15Se configuró así un complejo escenario, para varios países de la región, especialmente para quienes tenían delimitaciones de fronteras pendientes con Chile, una cuestión que venía friccionando las relaciones desde la post Independencia y a pesar del Uti Posidettis Juris de 1810.

16A este escenario regional, se agregó el movimiento doble al que ya me he referido, descrito por el gradual y sólido de ascenso de Estados Unidos y por el gradual y sostenido descenso de Gran Bretaña. Esta transición es clave, sobre todo por la cercanía entre Washington y Lima durante estos años.

17 Para precisar la complejidad del momento, el autor sitúa este proceso en el período en que Chile debía negociar y suscribir tratados de límites con sus tres vecinos, constituyéndose en un “país asediado”, como apuntó Gonzalo Vial en su Historia de Chile. En efecto, se firmaron los Pactos de Mayo en 1902, el tratado con Bolivia en 1904 y el tratado con Perú en 1929.

18¿Cómo sortear este complejo escenario vecinal, teniendo a la nueva potencia mundial (EE. UU.) de parte de nuestros vecinos y teniendo a la vieja potencia mundial (G.B.) en fase de repliegue?

19El autor nos muestra que la gran estrategia de Chile fue inclinar sus acciones internacionales hacia el naciente multilateralismo, donde era más viable encontrar una estructura multipolar de intereses, apoyos y balances. En la post Primera Guerra Mundial, y aún sin la conciencia de que un nuevo conflicto mundial podía producirse, los vientos de la historia empujaron a los países hacia la búsqueda de un nuevo trato, donde el idealismo buscaba encontrar su lugar como principio rector de la nueva arquitectura multilateral. Todo esto, ayudó a la estrategia de Chile que sorteó el proceso con éxito. Más tarde, la crisis financiera de Wall Street, detonada el 29 de octubre de 1929 abrió camino a la llamada Gran Depresión, que movilizó los intereses nacionales hacia la supervivencia de cada economía, iniciándose una nueva etapa en la historia de las relaciones internacionales de todos los directamente involucrados en esta historia.

20Como puede colegirse, la investigación y el relato de este libro va abriendo pasajes desconocidos dentro de capítulos muy conocidos de nuestra historia, a la que, sin embargo, no se le habían formulado estas preguntas.

21Santiago de Chile, mayo de 2020

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search