Version classiqueVersion mobile

Historia del Socialismo Internacional

 | 
Daniel Gaido
, 
Manuel Quiroga
, 
Velia Luparello

IV. La izquierda latinoamericana

Gregorio Flores y el clasismo en la Argentina. Su militancia en el Partido Obrero (1980-1994)

José Barraza

Résumé

El presente artículo propone un recorte de la trayectoria de vida de Gregorio Flores. Especialmente, abordamos su militancia en el Partido Obrero durante la década de los ‘80. El análisis de la constitución de Gregorio Flores en un dirigente obrero clasista, se realiza en torno a una serie dimensiones que se puede rastrear en su trayectoria de vida. El pensamiento de Gregorio Flores en el Partido Obrero adquirió una nueva proyección cuando fue candidato en las elecciones (1983, 1985, 1987, 1989). En esa instancia aplicó sus conocimientos y estableció una relación dialéctica entre la teoría y la práctica. Podría afirmarse que, bajo este contexto las restricciones organizacionales podrían haber encuadrado sus acciones políticas, y contribuido a la dinámica de militancia adoptada por nuestro personaje. En el caso de Gregorio Flores, pudimos establecer a través de la lectura de sus artículos publicados en Prensa Obrera y el documento presentado en 1992, que gozaba de autonomía de pensamiento y de libertad para expresar sus posiciones políticas.

Texte intégral

Introducción

1Gregorio Flores nació en 1934, en Puesto de Cejas, un pueblo ubicado en el departamento Tulumba al norte de la provincia de Córdoba, casi en los límites con la provincia de Santiago del Estero. El 21 de junio de 1959 ingresó a la planta de Concord, perteneciente a la empresa Fiat, donde comenzó su primera etapa como activista gremial y entabló relaciones con compañeros pertenecientes a otras corrientes políticas como los socialcristianos y los comunistas.

2En 1970, luego del Cordobazo, Gregorio Flores participó de la ocupación y recuperación de los sindicatos de Fiat. En este proceso, se volcó hacia las ideas del marxismo y fue uno de los participantes de la conformación de los sindicatos clasistas en Fiat. El 15 de marzo de 1971, luego de su participación en el Viborazo, Flores fue detenido por la policía y confinado al Penal de Rawson donde estuvo preso un año y cinco meses. Allí estableció relaciones y debates con Agustín Tosco y especialmente con Roberto Santucho acercándose a la perspectiva del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). En 1972, se incorporó a este último y comenzó a participar en la dirección de sus principales agrupamientos como el Movimiento Sindical de Base (MSB) y el Frente Antiimperialista por el Socialismo (FAS).

  • 376 “Entrevista a Susana Fiorito”, Biblioteca Popular Bella Vista, Córdoba, 2 de abril de 2018. Realiza (...)

3El presente artículo pretende reconstruir la trayectoria de vida de Gregorio Flores a partir de su militancia en el Partido Obrero (1980-1994). En esta primera aproximación nos surgen los siguientes interrogantes: ¿Cómo un delegado sindical se convirtió en figura pública y luego en candidato electoral, y vocero político de la organización marxista, el Partido Obrero? ¿Cómo una persona que ingresó a la fábrica con escasos estudios escolares se transformó en un lector apasionado y en escritor, es decir en “la condensación perfecta del obrero que se forma intelectualmente”376? Por último, ¿cómo un trabajador católico y nacionalista se convirtió en un defensor de la causa del socialismo y un luchador a favor de la construcción de un partido propio de la clase trabajadora?

4Indagar y reconstruir la trayectoria de un dirigente clasista nos obliga a abordar a la clase obrera desde su praxis, tanto en torno a sus necesidades concretas, como en torno a los diversos debates que tuvieron lugar, y que buscaban ofrecer una alternativa estratégica al régimen político imperante. En el caso de Flores, esto es particularmente importante ya que a lo largo de su vida encontramos una cierta cantidad de tensiones que pusieron a prueba sus posicionamientos ideológicos.

  • 377 En el año 2009 Gregorio Flores vuelve a acercarse al PO, afiliándose a la organización a comienzos (...)

5El artículo estará estructurado de la siguiente forma: su participación en la clandestinidad durante la dictadura militar y la incorporación al Partido Obrero (PO) en el marco del tercer congreso del partido (1976-1983); su militancia en el partido como candidato a presidente (1983), diputado nacional (1985, 186, 1987) y vicepresidente (1989); su participación en los debates con las otras organizaciones de izquierda; su militancia en el frente sindical y su participación como miembro en el Comité Nacional (1983-1987); por último su alejamiento del PO y su etapa como escritor (1992-2009)377. El análisis de la trayectoria de Flores se centrará en la relación dialéctica entre la acción individual y la acción colectiva dentro de las instituciones que constituyen el marco de su trabajo. En pocas palabras, elaboraremos la trayectoria de vida de un trabajador cuyo principal propósito fue transformar a su clase de objeto a sujeto de la historia.

Alejamiento del PRT-FAS y el acercamiento al Partido Obrero

6El 24 de marzo de 1976, las fuerzas militares llevaron a cabo un golpe de Estado en la Argentina. La Junta militar nacional, encabezada por Jorge Rafael Videla llamó a su gobierno ‘proceso de reorganización nacional’. Los métodos utilizados por la Junta Militar para reprimir a las organizaciones políticas opositoras incluían la desaparición física y la tortura, acciones que generaron un rápido desmembramiento del activismo obrero. El golpe militar y el posterior gobierno de la Junta no habría sido efectivo de no haber contado con el apoyo del empresariado nacional y las cúpulas sindicales.

  • 378 “Tapa central”, El Combatiente, N° 210, (1976), p. 1.

7Días después del golpe de Estado, Gregorio Flores recuerda haber participado de una reunión de los frentes obreros que se hizo en Capital Federal. En ese encuentro: “estuvo Menna y el Tatu Oropel, de los que yo más recuerdo. Y también mi responsable, Luis, delegado de la Eaton” (Flores, 2006: 99). En esa reunión hubo un debate sobre la situación política, un grupo de militantes provenientes de la provincia de Córdoba “se resistía a creer que no podría soportar la presión represiva manteniendo la legalidad” (Mattini, 2007: 226). Luego del debate, el partido lanzó, como consigna central, “Argentinos a las armas”378.

8Tanto el PRT, como el FAS y, particularmente, Gregorio Flores, sostenían en ese momento que el golpe militar propiciaría un nuevo levantamiento popular allanando el camino hacia la revolución en la Argentina. El 28 de marzo de 1976, se organizó una reunión del Comité Central del PRT, en el partido de Moreno, Provincia de Buenos Aires. La reunión no pudo realizarse porque culminó en una redada de las fuerzas militares. En el repliegue, cayeron muertos o detenidos alrededor de doce miembros de la dirección del partido, entre ellos el Jefe de Inteligencia del ERP. El resultado de la represión para el PRT fue muy cruento. En los primeros tres meses de gobierno, las fuerzas militares lograron desarticular las regionales más importantes, además de secuestrar imprentas y documentación de la organización. La estructura de la organización logró sobrevivir gracias a la intervención de sus dirigentes de mediana jerarquía. En medio del despliegue militar sobre la organización, Flores alcanzó a tener una reunión con su responsable político, Luis. En una entrevista en el año 2001, Gregorio Flores comentó sobre el carácter de este encuentro: “la última vez que lo vi, me dijo: “mira loco, nosotros tenemos que tener algún infiltrado. Las cosas vienen muy malas, muy malas” (Sartelli y Camera, 2001: 17). Tiempo más tarde, Luis fue capturado, lo que generó temor y zozobra en Flores, dado que su responsable tenía información sobre su paradero. Según Luis Mattini: “el golpe militar estaba `cantado´ para marzo, era vox populi y la dirección del PRT tenía la certeza de que sería entre el 20 y el 25 de marzo” (2007: 336). Entonces ¿por qué el partido demoró las medidas para garantizar la seguridad de sus militantes? Tiempo más adelante, y a modo de balance, Flores adjudicó aquel criterio a una “mala caracterización de la etapa” por parte de la organización. Según él:

Ellos caracterizaban que estábamos en “una etapa de guerra” (…) entonces ellos decían por ejemplo en las reuniones del FAS: ¿cómo está el estado de ánimo de las masas? ¿La época de la represión? Y todos los informes eran (…) que eran un estado óptimo (…) porque los trabajadores seguían laburando como si tal cosa, pero bueno los negros seguían laburando y hablando de futbol (…) Pero eso no quería decir a mi modo de ver que hubiera un estado de ánimo capaz de salir a movilizarse o abandonar la fábrica o hacer una huelga contra la dictadura militar. Parece que ahí se balanceaba mal, se caracterizaba mal la situación (Pozzi, 1994: 17-18).

  • 379 Entrevista a Daniel Blanco, dirigente del Partido Obrero. 5 de marzo de 2018, Tucumán. Entrevista r (...)

9El 19 de julio de 1976, en un departamento ubicado en Villa Martelli, Buenos Aires, los militares dieron con el escondite de lo que quedaba de la dirección nacional del PRT. En el tiroteo murieron sus principales dirigentes: Roberto Santucho, Domingo Menna y Benito Urteaga. Luego de la eliminación física de prácticamente la totalidad de la dirección nacional del partido - especialmente Domingo Menna y Roberto Santucho-, sumada la de su responsable político y con su vida bajo amenaza, Gregorio Flores perdió contacto directo con la organización y decidió renunciar a la mesa directiva del FAS y alejarse del PRT. En una entrevista, Daniel Blanco, en ese momento militante de Política Obrera, comenta que Flores ingresó en una etapa de desmoralización y escepticismo producto de la derrota que sufrió la clase obrera durante la dictadura militar379.

10Entre el año 1977 y 1978, Gregorio Flores vivió un tiempo en la ciudad de Mar del Plata, donde trabajo en un aserradero. Para proteger su integridad física, tomaba importantes medidas de seguridad como la de permanecer en su domicilio. Solamente se permitía salir para comprar algunos víveres o ir al trabajo. A mediados de 1978, comenzó a trabajar en la fábrica de tractores Deutz, ubicada en el partido de Morón en la provincia de Buenos Aires. Su lugar de trabajo se encontraba cerca de la casa de uno de sus hermanos, donde Flores permaneció en la clandestinidad durante todo el período de la dictadura.

11La fábrica Deutz, era una autopartista cuyo colectivo obrero estaba encuadrado en el SMATA y había participado en las movilizaciones organizadas por la coordinadora interfabril de la zona oeste del Gran Buenos Aires, durante las jornadas de mayo-junio de 1975, como así también en la movilización contra el encuadramiento en el sindicato metalúrgico en noviembre de ese mismo año. Cuando ingresó Flores, los militares habían secuestrado a los principales activistas de la fábrica. Al mismo tiempo, habían descabezado a la comisión interna dirigida por la JTP. La acción de las fuerzas militares contó con el visto bueno del secretario general del gremio mecánico, José Rodríguez, siguiendo la lógica represiva que se dio en Mercedes Benz y Ford con la desaparición de sus respectivas comisiones internas.

12En 1979, en un viaje en subte por la entonces Capital Federal, Gregorio Flores se encontró con Christian “Colo” Rath, militante de Política Obrera. Ambos ya se conocían de Córdoba, y durante esa breve charla Gregorio recibe el periódico partidista (Política Obrera) y comienza así un contacto con la organización. En el año 1980, Flores estableció una relación política más sólida con militantes de Política Obrera. Principalmente con Emilio Martin y Daniel Blanco quienes atendían toda la zona oeste del Conurbano, entre ellas Hurlingham donde residía Flores.

13Las primeras reuniones que sostuvieron los militantes de Política Obrera con Flores, fueron a nivel personal, escuetas y sobre todo, en el domicilio de Blanco o Martin. La atención era individual para preservar y garantizar la seguridad de la organización. Pero, sobre todo, porque Flores mantenía una rigurosa clandestinidad. Paralelamente, en la escena nacional, la dictadura comenzaba a avizorar las circunstancias que produjeron su caída. Por un lado, el plan económico llevado a cabo por el ministro Martínez de Hoz había fracasado y generado un endeudamiento del Estado, cuyo resultado sería la quiebra de empresas y bancos. Por el otro, a pesar del operativo represivo, el activismo obrero que había quedado prácticamente atomizado, logró perdurar y comenzó a organizar acciones reivindicativas de acuerdo a sus posibilidades. En la misma época, comenzó a tomar impulso la Comisión de Familiares de Presos y Desaparecidos que, junto a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, se movilizaron para pedirla aparición con vida de los familiares secuestrados por el gobierno de facto. Por lo tanto, el debate con Flores buscaba encontrar nuevas formas de luchar contra el régimen militar para propiciar su caída. Gregorio tenía una posición pesimista sobre la potencialidad revolucionaria que podría alcanzar una irrupción de las masas en esta coyuntura. Su pesimismo partía justamente de su experiencia en los frentes dirigidos por el PRT que confiaron en el estado de ánimo de las masas y fueron prácticamente diezmados por la dictadura militar.

  • 380 En “La revolución política” en Política Obrera N° 314, 30 de agosto de 1980, p. 5.

14Alrededor del mes de junio de 1980, el proletariado polaco impulsó una huelga general contra su gobierno, un Estado que giraba bajo la órbita de Moscú. El detonante de la huelga fue el rechazo al aumento de los alimentos básicos y el incremento de los índices de productividad en las fábricas. Los obreros se organizaron votando comités fabriles y formando una especie de `Comité de Huelga Interfábrica´. Flores obtuvo aquella información de un periódico de Política Obrera380. Este hecho marcó un punto de inflexión en su estado anímico, generando, además, un cambio en su pensamiento político. En sus memorias, puso énfasis a este hecho:

En esa época había que andar con un cuidado de puta madre. Y yo me veía con otro negro de Córdoba que también era hincha de Talleres, que es la gran debilidad que tengo en mi vida, y nos juntamos para ir a la cancha a ver Talleres-Huracán. Y había sucedido lo de Polonia. Cuando yo me entero digo: “la puta que lo parió, resulta que los obreros le hacen huelga a su propio Estado” ¿Cómo Estado Obrero entonces? ¿Yo le voy a hacer huelga a mi propio Estado, a mi propio gobierno? Esto no encaja. Entonces me junté con el negro este para ir a la cancha y le digo: “che, loco ¿será que los troskos tienen razón?” (Sartelli y Camera, 2001: 12)

  • 381 “Documento político de base”, Revista Política Obrera, N° 1, Año 1976, p. 7.
  • 382 Entrevista a Daniel Blanco, dirigente del Partido Obrero. Tucumán, 5 de marzo de 2018. Entrevistado (...)

15En 1981, Gregorio Flores comenzó a participar en reuniones y plenarios sindicales más amplios. En uno de ellos, Gregorio se comprometió a militar en aquellos lugares donde se podría establecer un desarrollo, el Frente Único Clasista (FUC). Política Obrera fue una de las pocas organizaciones que se preparó para el golpe militar de 1976, Su dirección entendía que el propósito del golpe militar era “liquidar el régimen de libertades democráticas y de ilegalización del movimiento obrero”381. A partir de esa caracterización del golpe, se decidió el traslado de la dirección nacional de la organización a Brasil que se articulaba con un comité de enlace desde la Argentina. En los frentes obreros se había logrado mantener algunos núcleos o promover la incorporación de militantes en las fábricas a través de un método selectivo y clandestino. En el año 1981, había células militantes en Chrysler, Carpentier, ferrocarril Mitre, Siam, Ford y en algunos talleres gráficos, además de una agrupación en el frente docente. La idea de impulsar el FUC atendía a la búsqueda de una estructuración mayor del trabajo en las fábricas, tomando como ejes la amplificación de las relaciones y de los frentes sindicales como el medio para la preparación del partido para una irrupción del movimiento obrero en el escenario político. Según Daniel Blanco, las intervenciones de Flores en los plenarios sindicales, -que por cuestiones de seguridad se realizaban en una iglesia o un club-, giraban tanto a favor de “la unidad e independencia de los trabajadores” como de la “(…) delimitación con las direcciones burocráticas”382.

  • 383 Entrevista a Rafael Santos, dirigente nacional del Partido Obrero. Buenos Aires, 12 de julio de 201 (...)

16Gregorio Flores contribuyó, también, en la sección sindical en el del periódico Política Obrera. Su acercamiento cada vez mayor a la organización le va a permitir trabajar en torno a algunos puntos que consideraba primordiales, por ejemplo, la necesidad de construir un partido revolucionario de la clase obrera. En este aspecto, existía un eje programático de la agrupación por el cual Flores presentaba una cierta diferencia: la cuestión de la unidad de toda la izquierda. Tanto Daniel Blanco como Emilio Martin se encargaron de establecer citas o incorporar a Gregorio a los cursos de formación política. Este tipo de debates con activistas obreros fue lo que posibilitó la elaboración de un curso donde se desarrollaban la historia y las posiciones programáticas de los diferentes grupos de izquierda, su papel en relación con el nacionalismo burgués y la diferencia entre la estrategia por impulsar el frente único o un frente popular. Los conceptos aprendidos durante el curso fueron puestos en práctica con la conformación de la Multipartidaria el 14 de julio de 1981. La iniciativa de esta formación fue tomada por Ricardo Balbín de la UCR, en conjunto con el Partido Justicialista (PJ), también adhirieron organizaciones de izquierda como el Partido Comunista y el PST. La Multipartidaria pretendía la transición de la dictadura militar hacia un régimen democrático. Gregorio Flores consideraba la adhesión de las organizaciones de izquierda a la Multipartidaria como una “adaptación al régimen burgués”383. Pero, a la vez expresaba que el movimiento obrero había puesto en un dilema a las Fuerzas Armadas sobre cómo continuar en el gobierno.

17Flores también colaboró con Política Obrera en las campañas a favor de la aparición con vida de los desaparecidos y la liberación de los presos políticos. Daniel Blanco cuenta una anécdota al respecto:

  • 384 Entrevista a Daniel Blanco, dirigente del Partido Obrero. Tucumán, 5 de marzo de 2018. Entrevistado (...)

A principios del 82, con el Goyo fuimos a un festival a una suerte de peña en la localidad de Hurlingham, solidario con los presos y desaparecidos. Estaba todo montado, la gente ubicada en las mesas, el escenario y el sonido. Lo único que faltaba era el grupo musical que se había comprometido animar la fiesta. Pasaban los minutos y crecía la impaciencia. Fue en esa circunstancia que lo convencí al Goyo que salvara el festival, que subiera al escenario y lo animara contando cuentos. Así pasó, y durante un buen rato nadie extrañó la ausencia del grupo musical384

18Durante el verano de 1981, el Partido Obrero realizó su segundo campamento de formación para los militantes y contactos de la organización en las playas de Brasil. Para los segundos se realizaba el curso sobre `la teoría marxista del Estado´, como modo de acercamiento al programa de la organización. Luego se dictó un curso central donde se debatieron las características de la época y algunas resoluciones fueron sometidas a votación. Los temas del curso central fueron la dictadura y la situación latinoamericana.

19El 30 de marzo de 1982, Gregorio Flores participó con sus compañeros de fábrica de la manifestación convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT) en oposición a la dictadura militar. La multitud de manifestantes, cuya cantidad se estima en 200 mil trabajadores, logró ingresar a la Plaza de Mayo desbordando a la propia conducción de la central obrera y el vallado del ejército. Al día siguiente, la cúpula sindical, lejos de profundizar la lucha hasta que renuncie el gabinete militar, sacó una declaración para reclamar “un gobierno de transición cívico-militar hacia la democracia”. La irrupción masiva de la clase trabajadora revirtió de forma definitiva el pesimismo que tenía Flores hasta ese momento. Para él constituyó una de las movilizaciones obreras más grandes después del Cordobazo, aunque sin el mismo de grado de conciencia (Flores, 1994: 39).

  • 385 “Malvinas: para luchar contra el imperialismo ningún apoyo a la dictadura”, Política Obrera N° 328, (...)

20Días después de la movilización a Plaza de Mayo, el 2 de abril se inició el desembarco del ejército argentino en las Islas Malvinas y la guerra con Gran Bretaña. La dictadura militar pretendía extender su agonía y no sucumbir frente a la reacción obrera. El planteo de Política Obrera fue: “en un guerra podemos golpear juntos al enemigo extranjero, pero apoyaremos la política con que la dictadura antinacional puede conducir esa guerra, lucharemos para convencer a los trabajadores que es necesaria una conducción revolucionaria”385. Posteriormente, Flores relató en sus memorias que coincidía con aquella postura expresando: “un frente invasor puede ser lícito en cuanto el enemigo visible es el invasor y los trabajadores pueden apuntar los cañones contra el mismo enemigo de la clase patronal, pero sin ningún apoyo de la burguesía” (Flores, 2006: 94). La derrota de Malvinas aceleraría la tendencia hacia la apertura democrática. Este proceso sería supervisado por los Estados Unidos, dado que no estaba a favor que el gobierno militar capitule frente a una movilización obrera.

21El 17 de octubre de 1982, Gregorio Flores fue invitado a participar del 3er Congreso de Política Obrera. El informe político del Congreso estuvo a cargo de Jorge Altamira, quien comenzó su exposición afirmando que los presentes en el congreso eran testigos del “agotamiento del régimen dictatorial” argentino. En ese sentido, se asistía a un período de transición que se iba a caracterizar por una apertura democrática que se iba a efectivizar a través de las elecciones. No obstante, remarcó que la presente etapa de transición poseía una contradicción: el nuevo gobierno iba a heredar la situación económica de la dictadura militar. Por lo tanto, debía ser “el encargado de aplicar los planes de ‘austeridad’ dictados por el FMI y dará lugar a una nueva fase de grandes luchas”. Entonces, el Partido Obrero tenía por delante la batalla por su reconocimiento legal. Dado que era el primer paso de la organización para “orientar al proletariado para estructurar un ascenso obrero”. El informe concluía de la siguiente manera:

Mañana, un sector de la burguesía puede apelar a la construcción de un “frente de izquierda”, es decir un frente de colaboración de clases bajo dirección burguesa. El Partido Intransigente, el PC, los focos, pueden constituir la base de una maniobra de este tipo. Contra esta perspectiva debemos plantear el Partido Obrero, la necesidad de una posición independiente de clase y la construcción de un Frente Revolucionario Antiimperialista que haga prevalecer las posiciones revolucionarias (Crespo, 1983: 4-6)

22Al finalizar el congreso, Gregorio Flores quedó oficialmente incorporado a las filas de Política Obrera.

La militancia en el Partido Obrero

  • 386 “Candidatos del Partido Obrero”, Prensa Obrera, N° 29,1983, p. 5, Archivo Prensa Obrera, Subarchivo (...)

23El proceso de ‘institucionalización’ en la Argentina expresaba el apoyo de la clase capitalista a la conformación de un gobierno de `tipo constitucional´ pero preservando el orden económico y la estructura jurídica heredada del régimen militar. Para el PO, el próximo gobierno constitucional tendría como función, “aplicar los planes que la dictadura no ha podido imponer. Pagar la deuda externa, rescatar a los grandes capitales en bancarrota, aplicar los acuerdos con el FMI”386. Entonces, ante la inminencia de las elecciones como efectivización de la apertura democrática, Política Obrera se planteó como objetivo principal, la conquista de su legalidad para intervenir en el nuevo escenario.

24La primera medida que tomó la organización ante el nuevo escenario político que se presentaba fue la de luchar para obtener la personería electoral. Política Obrera resolvió presentarse a elecciones bajo el nombre de Partido Obrero (PO). Primero, porque pretendían expresar que pudieron superar la represión y la ilegalización a la que fueron sometidos durante la última dictadura militar. Segundo, porque se presentaban como `partido´ entendiendo que seguían la tradición de los bolcheviques en lo que refiere a la construcción de una organización revolucionaria.

25A mediados de 1982, el gobierno de facto a través de su presidente, Reynaldo Bignone, promulgó una ley de reforma electoral. Según esa ley, el principal requisito para la obtención de la legalidad de un partido, era la presentación de 40 mil afiliaciones en todo el país en un plazo de 90 días, la fecha límite para esa presentación era el 30 de marzo de 1983. Era evidente que esta nueva ley pretendía proscribir a aquellas organizaciones que no contaban con una amplia presencia territorial y mucho menos con una estructura de recursos materiales y humanos, para garantizar ese objetivo. Se trataba de una resolución política tendiente a concentrar los comicios, y el voto de los trabajadores entre los candidatos de las principales fuerzas políticas tradicionales: Raúl Alfonsín por la Unión Cívica Radical (UCR) e Ítalo Luder por el Partido Justicialista (PJ).

26En cuanto a la campaña por las afiliaciones, el primer requisito para obtener la personería legal, fue un trabajo intenso para el Partido Obrero. Se establecieron objetivos de afiliaciones principalmente en los lugares de trabajo y estudio de los militantes, donde a su vez se establecía la agitación propagandística del partido. De acuerdo a los recursos y la capacidad de organización, se abrieron locales en provincias y ciudades como Córdoba, Tucumán, Rosario o distritos como Avellaneda, General Pacheco, entre otros. En las últimas semanas a vencerse el plazo fijado por la Justicia Electoral, y viendo que no se alcanzaban con los objetivos propuestos, se profundizó la búsqueda de afiliaciones a como dé lugar. Podemos resumir el tramo final de la campaña con la siguiente anécdota:

  • 387 Entrevista a Manuel, ex militante del Partido Obrero 1983-2013. Entrevista realizada el 14 de dicie (...)

Fue una campaña muy dura. Porque tuvimos que ir a todos lados porque no llegábamos: guardia de hospitales, poníamos mesa un sábado de invierno a las ocho de la noche ¿Quién carajo se iba a afiliar a esa hora y con ese frio? [se rie] el goyo siempre contaba en charlas una anécdota en la que una noche en una estación de trenes en Morón, dos pandillas se “re cagaron a palos”. Luego del “kilombo”, él y Norberto, que hacía las campañas de afiliaciones con el “goyo”, sacaron fichas de afiliación y le dijeron a uno de los pibes: “flaquito no te querés afiliar al PO” y terminaron afiliando a varios. Siempre el “goyo” contaba esta anécdota no solamente para “romper el hielo” sino para comentar el valor de las campañas que realizaba el partido387

  • 388 “Nos presentamos en Capital Federal, Tucumán Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, Río Negro y Neuquén”, (...)
  • 389 “Correo Interno N° 4” Boletín Interno del Partido Obrero, 12 de julio de 1983, p. 3. En Archivo Pre (...)

27El resultado de la campaña fue la obtención de 70 mil afiliaciones, superando el objetivo impuesto por la Justicia Electoral. El PO caracterizó esa receptividad como “una tendencia de los trabajadores a favor de la independencia de clase”388. De todos modos, para evitar una apreciación exitista o autorreferencial de la campaña se detallaba que si bien “el partido obrero está en una curva de gran ascenso político y organizativo” debía abordarse las diversas “sinuosidades (algunas veces profundas)” producto de los ritmos y bloqueos de las masas laboriosas389. Para incrementar este acercamiento de los trabajadores, el órgano de prensa del partido publicó una entrevista a Gregorio Flores. En esa entrevista, él afirmó:

  • 390 “Gregorio Flores: Vanguardia del SiTraC-SiTraM, constructor del Partido Obrero” en Prensa Obrera(...)

Una última conclusión es que nuestra lucha no fue estéril, por el contrario, caló muy hondo en la conciencia de los trabajadores y después de la disolución del SiTraC-SiTraM, otros trabajadores continuaron la lucha por la recuperación de los sindicatos: Perkins, SMATA Córdoba, Sindicato del Caucho, Villa Constitución, las Coordinadoras, etc. Fueron la continuación natural de nuestra experiencia (…) La clase obrera argentina a pesar de tener una rica experiencia no ha logrado todavía organizarse independientemente de la burguesía (…) La falta de un partido obrero se lo puede percibir cuando se producen estallidos sociales de la magnitud del Cordobazo o en menor escala en los distintos conflictos, la clase obrera da a la luz a numerosos activistas que son los dirigentes naturales del movimiento obrero, que tienen una destacada participación, pero que una vez finalizado el conflicto se pierden en el anonimato porque no hay un Partido Obrero capaz de nuclearlos en su seno y darles una perspectiva de continuidad en la lucha (…) En definitiva luchar por un partido independiente de los patrones es luchar por la emancipación de la clase obrera y el pueblo390.

28Otro requisito que imponía la Reforma Electoral era la presentación de una Junta Promotora a nivel nacional y distrital. Estas, eran organismos donde se hacía oficial la dirección de la organización ante la Justicia Electoral, lo que servía para obtener la legalidad. El Partido Obrero presentó como miembros de la Junta Promotora Nacional a Catalina Guagnini, Christian Rath, Jorge Altamira, Julio Magri, Gregorio Flores, entre otros. Este dato no es menor, ya que, a pesar de tratarse de un trámite administrativo, Flores quedaba presentado públicamente como miembro de la dirección nacional del PO.

  • 391 “Esto fue el gran acto de nuestro partido” en Prensa Obrera N° 15, 6 de mayo de 1983, pp. 8-10. En (...)
  • 392 “Correo Interno N° 4” Boletín Interno del Partido Obrero, 12 de julio de 1983, pp. 6-7. En Archivo (...)

29El 29 de abril, en el marco de los festejos por el Día del Trabajador, se realizó el primer acto público a nivel nacional del Partido Obrero en la Federación de Box en la ciudad de Buenos Aires. La concurrencia fue de alrededor de 4000 personas y los principales oradores fueron: Ricardo Corvalán (delegado del Ingenio San Pablo de Tucumán), Claudio Kohan (de la comisión interna de Volksvagen, Monte Chingolo), Crhstian Rath y Gregorio Flores por la Junta Promotora Nacional. En su intervención, Flores señaló: “la necesidad de recuperar los sindicatos para los trabajadores. Para enfrentar a la trilogía Estado-patronales-burocracia sindical (…) pero que le falta algo decisivo: la necesidad de construir un Partido Obrero, de una dirección política de la clase que la arme para enfrentar en todos los terrenos al enemigo de clase centralizado en el Estado”. El cierre del acto estuvo a cargo de Christian Rath, que ante la situación nacional hizo un llamado a impulsar una “asamblea constituyente” que constituya “un gran foro donde las masas discutan democráticamente el conjunto de las medidas para sacar al país del marasmo”391. A pesar de la importante concurrencia al acto, el saldo de la actividad no fue el esperado por el partido. Principalmente porque no se logró capitalizar en un crecimiento de las filas partidarias, lo cual podría expresar un déficit en la asimilación de los métodos por parte de los militantes de la organización. Ante ello, se resolvió impulsar un plan político de conjunto partiendo de la idea que las presentes elecciones presentaban la oportunidad “para disputar a la burguesía la influencia política de los trabajadores”392.

  • 393 El Movimiento al Socialismo (MAS) presentó su programa e inmediatamente fue aceptado por la Justici (...)
  • 394 Sobre la lucha por el reconocimiento del programa, Jorge Altamira afirmaba: “luego se presentó otro (...)

30El último requisito para la obtención de la legalidad, fue la presentación del programa que exigía la Junta Electoral. Este no era un mero trámite judicial o electoral, dado que, si la Justicia Electoral no aceptaba el programa, por motivos ideológicos, la organización no podía obtener la legalidad. A diferencia de otras organizaciones de izquierda393, el Juzgado rechazo en una primera instancia el documento presentado por el Partido Obrero. De este modo, se dio comienzo a una campaña en favor de su reconocimiento legal394. El 10 de agosto se realizó un acto en Tribunales donde hablaron Christian Rath, Juan Capurro (apoderado nacional del partido) y Gregorio Flores. A su turno, Flores señaló:

  • 395 “Vibrante acto contra la proscripción al Partido Obrero” en Prensa Obrera N° 28, 12 de agosto de 19 (...)

Así como la dictadura pisoteó durante siete años a las organizaciones obreras, hoy quiere impedir que los trabajadores nos organicemos en forma políticamente independiente, al margen de las salidas patronales. Por eso, hoy tratan de proscribir al Partido Obrero con medidas administrativas (…) Pero, ¿Qué autoridad pueden arrogarse para proscribir a nadie quienes han secuestrado impunemente a más de 30 mil personas? Es por nuestra lucha por la democracia irrestricta, por la investigación y castigo a los culpables de las desapariciones, por nuestro programa de ataque enérgico al gran capital, que esta dictadura quiere proscribirnos. No lo lograrán, nuestra presencia nacional demuestra que la lucha por un partido de clase comienza a calar hondo entre los trabajadores argentinos395.

31El 26 agosto de 1983, a través de Prensa Obrera se presentó la fórmula de candidatos para las elecciones presidenciales: Gregorio Flores-Catalina Guagnini. ¿Por qué el Partido Obrero presentó esta fórmula? ¿Cómo impactó en el propio Flores, quien venía de una experiencia con el PRT y en menos de un año de militancia pasó a convertirse en ‘candidato’ o, mejor dicho, en un tribuno político del partido? La candidatura de Flores estaba intrínsecamente relacionada con la tesis, sostenida por el Partido Obrero, de que el movimiento obrero argentino para alcanzar el gobierno debía superar al peronismo, y esto se hacía a través de la construcción de un partido. El objetivo político de presentar esta fórmula partía de la necesidad de reflejar una continuidad del SiTraC-SiTraM (Gregorio Flores), y de la lucha por los derechos humanos (Catalina Guagnini), que la dictadura había tratado de eliminar.

32En 1971, Gregorio Flores consideraba un grave error la participación electoral ya que consideraba a las elecciones como una farsa de la burguesía frente a los trabajadores. Doce años después, se presenta como candidato para representar a la clase trabajadora con la pretensión de polarizar con los representantes de la clase capitalista. Para Flores: “la tarea de la hora es poner en pie un partido, para que el proletariado pueda dirigir la lucha por la emancipación nacional y social (Flores, 1983a: 6-7).

Su participación como candidato en las listas del Partido Obrero

33Para el Partido Obrero, las elecciones eran un escenario que les permitiría agrupar políticamente a los trabajadores a través de una confrontación programática con los candidatos que expresaban los intereses patronales. En una entrevista para el periódico La Gaceta, Gregorio Flores manifestó:

  • 396 “Gregorio Flores: no se puede plantear liberación o dependencia y votar a los candidatos que pagará (...)

Para nuestro partido la caracterización del momento actual es que no hay base de sustentación para la vigencia de la vía democrática porque uno de los prerrequisitos es romper con el imperialismo. Por eso las elecciones no son un fin en sí mismo. Participamos porque se presentan falsas opciones, intentos de confundir y nosotros entendemos que es necesario hacer conocer nuestras ideas396.

  • 397 “Contundentes definiciones de Gregorio Flores” en Prensa Obrera N° 32, 22 de setiembre de 1983 s/p. (...)

34A través de su desenvolvimiento como candidato, el pensamiento político de Gregorio Flores fue reelaborándose al adquirir nuevos conceptos teóricos, tender un puente con sus conocimientos ya adquiridos y, a su vez, corregir aquellos que él consideraba equivocados durante su trayectoria personal. Flores consideraba que la campaña electoral permitiría proyectar al clasismo como una alternativa nacional, algo que quedó truncado en su experiencia durante la década de los setenta, en las elecciones de 1973. Su caracterización acerca del peronismo, como un movimiento `policlasista´ que perdió vigencia histórica en cuanto a su programa a favor del nacionalismo burgués y que, además, se había convertido en una fuerza política `proimperialista´ ante los anuncios de su candidato, Ítalo Luder, de pagar los intereses de la deuda externa. Por lo tanto, reflexionaba: “está planteada una alternativa de hierro, o nos hundimos dentro de la propuesta capitalista o salimos adelante con la conducción de la clase obrera en un proceso de liberación nacional y social”397. Entonces, el principal postulado de su partido se encontraba en la ‘‘concepción clasista de la sociedad”:

  • 398 “Gregorio Flores: no se puede platear liberación o dependencia y votar a los candidatos que pagarán (...)

El Partido Obrero es la confluencia de corrientes socialistas revolucionarias que parten de la concepción de que la clase obrera como tal, debe estar organizada independientemente de las otras clases sociales (…) Nosotros tomamos la vieja idea de la división de clases de oprimidos y opresores interpretando que justamente los obreros son los agentes históricos llamados a romper este sistema (…) por eso es fundamental darle una fisonomía de partido obrero a nuestro movimiento, porque ponemos el acento en que quienes debemos dirigir nuestras luchas es la clase obrera, porque es la única capaz de acaudillar e incorporar bajo su dirección a los sectores oprimidos y explotados de la sociedad398.

35Gregorio Flores coincidía con la línea general del PO en que las elecciones presidenciales constituían un medio por el cual la burguesía nacional y el imperialismo pretendían establecer una ‘transición pacífica´ como salvoconducto a la dictadura militar, la cual se encontraba en agonía por la derrota en Malvinas y el ascenso de las luchas obreras y democráticas que se desarrollaban en ese momento en el país. Pero su diferencia estriba en relación a que candidato iba a ser el representante de los intereses de la burguesía para la etapa que se abría.

36Para el PO, la denuncia del candidato de la UCR, Raúl Alfonsín, sobre la connivencia entre la Junta Militar con la dirigencia sindical peronista no era un slogan electoral. Sino que expresaba su pretensión para capitalizar el rechazo por parte de los trabajadores a la dictadura. Como parte del operativo de `institucionalización´ a nivel continental, existía la intención de conducir a la clase obrera por el camino de las urnas con el objetivo de evitar el derrocamiento del gobierno militar por parte de los trabajadores.

  • 399 “Gregorio Flores: trabajador vote trabajadores. Mensaje por la cadena nacional de radiodifusión”, P (...)

37Para Flores, en cambio, el peronismo, por su historia e influencia sobre la clase obrera, iba a obtener el triunfo en los comicios. Esta hipótesis la dejó en claro en su mensaje por la cadena nacional de radiodifusión, cuando afirmó: “votar por el radicalismo para los trabajadores sería regresivo. Frente a esta falta de alternativas, los obreros argentinos en su gran mayoría volverán a votar por el peronismo. Es allí donde nosotros, les queremos advertir. Quienes van a gobernar, si gana el peronismo, son los mismos que ya gobernaron en el año 1973 hasta 1976”399.

38Las elecciones presidenciales transcurrieron el 30 de octubre de 1983. La lista de la UCR, encabezada por Raúl Alfonsín obtuvo el 51.7 % de los votos, frente al 40.2 % del Partido Justicialista, quien tuvo a Ítalo Luder como candidato. Ahora bien, ¿cómo le fue a la izquierda en los comicios? El Partido Intransigente obtuvo el 2.33 %; el MAS 0.28 %; y el Partido Obrero el 0.09 %. Aunque sumáramos todos los porcentajes, la izquierda tuvo un resultado marginal. Entonces cabe preguntarnos: ¿qué balance hizo el PO acerca de las elecciones? ¿No se había propuesto, durante la campaña de afiliaciones, como una tendencia de los explotados por la independencia de clase? En una nota, publicada en Prensa Obrera, titulada “Balance político de las elecciones del 30 de octubre” se cuestionaba el triunfo de Raúl Alfonsín. Su motivo, radicaba en que el candidato de la UCR cuestionó el `pacto sindico-militar´ del período de la última dictadura. El apoyo directo de las corrientes sindicales peronistas en la intervención de los gremios y la desaparición de activistas obreros generó una caída en el caudal habitual de votos del PJ, pero esto no favoreció un ascenso electoral de la izquierda como se pensaba. Los votos de las masas laboriosas se volcaron por las aspiraciones democráticas encarnadas en la candidatura de Raúl Alfonsín. En cuanto al Partido Obrero, los escasos 13 mil votos obtenidos, se valoraban en función de tratarse de una fuerza política que hacía su debut electoral. Pero, también se afirmaba:

  • 400 “Balance político de las elecciones del 30 de octubre” en Prensa Obrera N° 38, 3 de noviembre de 19 (...)

Organizativamente ha dejado un saldo muy importante en términos de afiliados activos y de penetración de las masas, y en nuevas zonas geográficas. Pero el balance es aún más positivo desde el punto de vista del desarrollo político (…) Con el planteo de construir un Partido Obrero dimos una salida política a muchos activistas, cuya experiencia ya había madurado lo suficiente como para comprender la importancia de la independencia obrera política (…) Por más clara que haya sido la intervención del partido, la marginalidad de la votación puede provocar desilusiones (…) Pero el aspecto más positivo y saludable que podría generar una crisis relacionada con la escasa votación obtenida es el de destacar que la conquista de las masas no es un proceso fácil (…) en el curso de la crisis que esta situación abre, el Partido Obrero debe luchar por la conquista de los trabajadores, teniendo en cuenta sus nuevas experiencias (…) El Partido Obrero no sostiene ninguna ilusión respecto al próximo gobierno pues, por su condición capitalista, terminará como agente del capitalismo400.

39El 17 y 18 de diciembre de 1983 se realizó la Conferencia Nacional del Partido Obrero. Allí participaron alrededor de 80 delegados provenientes de los diferentes distritos y provincias del país. La presidencia honoraria fue ocupada por los militantes de la organización caídos durante la dictadura militar. La mesa de la conferencia estuvo presidida por Jorge Altamira, Christian Rath y Gregorio Flores durante el primer día. Luego fueron remplazados por Julio Magri, Catalina Guagnini y Rafael Santos. La conferencia tuvo como objetivo debatir acerca del balance electoral y así preparar al conjunto del partido para la etapa que se abría.

  • 401 “Formemos un frente del movimiento obrero y de la izquierda para expulsar al imperialismo y por un (...)
  • 402 “En Morón, habló Gregorio Flores” Prensa Obrera N° 95, 9 de mayo de 1985, pág. 10. En Archivo Prens (...)

40En el año 1985, se desarrollaron las elecciones legislativas nacionales. En una reunión del comité nacional del Partido Obrero, que contó con la participación de Gregorio Flores, se resolvió impulsar un llamado a formar “un frente del movimiento obrero y de la izquierda para expulsar al imperialismo y por un gobierno de los trabajadores”401. Esta consigna se planteó públicamente para aprovechar los actos en conmemoración por el 1° de mayo, lo que convertía a los asistentes en una tribuna política. En el caso de Gregorio Flores, participó de un acto en el distrito de Morón, que además contó con la participación de un integrante de la comisión interna de la fábrica metalúrgica Scholnik, una delegada de una fábrica del vidrio y un dirigente del Partido de los Trabajadores de Uruguay. La intervención de Flores, quien cerró la actividad, puso el énfasis en “demostrar la falsedad del principio de la `defensa de la democracia´ que hoy paraliza el combate obrero y popular y demostró la necesidad y la posibilidad de trabajar por la perspectiva del gobierno propio de los trabajadores, única posibilidad de salvar la sociedad de las lacras del capitalismo”402.

  • 403 “Acta de constitución de un frente electoral entre el MAS y el PO”, Prensa Obrera N° 112, 8 de seti (...)

41El 30 de agosto de 1985, una comitiva de la dirección nacional encabezada por Julio Magri, Christian Rath y Gregorio Flores por el Partido Obrero se reunión con representantes del MAS para concretar la formación del `frente de los trabajadores´. El 1 de setiembre se elaboró un acta donde quedaba constituido un frente electoral denominado “Frente de los Trabajadores y de la Izquierda”. En el acta se establecía una serie de resoluciones como parte de un acuerdo programático. Por ejemplo, en el caso de la constitución de las candidaturas, “el compañero Gregorio Flores, sea el segundo candidato a diputado nacional por la provincia de Córdoba”403. Sin embargo, unos días más tarde, el MAS rompió el acuerdo y presentó la constitución de una alianza con el Partido Comunista y dirigentes provenientes de un sector del Partido Justicialista denominada Frente Para la Liberación (FrePaLi), luego convertida en Frente del Pueblo (FrePu).

42El 13 de setiembre de 1985, el Partido Obrero lanzó sus candidaturas legislativas. Entre sus principales candidatos estaban: Jorge Altamira por Capital Federal, Christian Rath por la provincia de Buenos Aires y Gregorio Flores por Córdoba. En ese mismo período, Flores fue enviado por el Comité Central de su partido para apoyar a la dirección del Comité Regional de Córdoba. La campaña del PO se centró en denunciar al régimen político y el conjunto de los bloques políticos que no pueden resolver las reivindicaciones antiimperialistas y elementales de los trabajadores. Por lo tanto, la principal tarea del partido era separar a los trabajadores de las variantes burguesas y pequeño burguesas que se presentaban en el escenario electoral, convirtiendo el voto al Partido Obrero en un voto consciente.

43Las elecciones se desarrollaron el 3 de noviembre de 1985. El Partido Obrero obtuvo 47 mil votos (0.30 %) frente a los 353 mil del FrePu (2.30 %) y 930 mil del Partido Intransigente (6.10 %). Mientras que entre la Unión Cívica Radical y el Partido Justicialista, acumularon alrededor del 78 %, es decir, una disminución considerable con respecto a la cantidad de votos obtenida por estos partidos en las elecciones presidenciales de 1983. El dato relevante de la elección, a los fines de nuestro análisis, es el crecimiento de la cantidad de votos obtenidos por las organizaciones de izquierda.

  • 404 “Declaración del Frente del Pueblo ante las recientes elecciones” 6 de noviembre de 1985, p. 2.
  • 405 “Se confirma la tendencia a la polarización política”, Prensa Obrera N° 120, 7 de noviembre de 1985 (...)

44En la provincia de Córdoba, el Partido Obrero con la candidatura de Gregorio Flores obtuvo alrededor de 3700 votos, cuadruplicando los obtenidos en la elección anterior. Las conclusiones a que arribó el FrePu respecto del resultado de los comicios, contrastan con las elaboradas por el Partido Obrero. Para los primeros, las elecciones debían servir para llamar a “todas las fuerzas que se reivindican de la izquierda y del movimiento obrero y popular, a entablar inmediatamente conversaciones a fin de constituir un gran frente unido de toda la izquierda y los luchadores peronistas que rechazan tanto al peronismo pituco como al patotero o burocrático”404. En cambio, para el PO: “las elecciones han probado, entonces, que la izquierda solo puede moverse por la siguiente opción: o ser alternativa de poder de los trabajadores, o servir como frente contrarrevolucionario, que frena la evolución de los explotados”405.

45El gobierno de Eduardo Angeloz en la provincia de Córdoba, convocó a una asamblea constituyente para fines de 1986. El propósito era reformar la Constitución Provincial. Según Gregorio Flores, las elecciones constituyentes en Córdoba escondían una medida reaccionaria por parte del gobierno radical, con el apoyo del justicialismo, para:

  • 406 “Contra la Reforma de Angeloz, Menéndez y los capitanes de la industria: Los hombres del Cordobazo (...)

Liquidar por completo la independencia de nuestras organizaciones sindicales frente al Estado, exigiéndoles que obedezcan las directivas de un “Consejo Económico y Social” que será establecido en la constitución. Lo que tampoco dicen es que quieren meter al clero reaccionario en la dirección estatal de la educación mediante un Consejo con hombres de la Universidad privada y confesional. Si Angeloz, el “amigo del 3er cuerpo” logra mayoría, los Alfonsín van a usar la victoria ¡para meter el punto final sobre la represión militar! Por todo esto decimos: ¡abajo la reforma totalitaria! Contra los candidatos de Menéndez, Primatesta y del hambre de los estatales, VOTE TRABAJADORES. Contra los hombres de la patronal de la Honda y la Fiat. Vote por un hombre del SiTraC y del Cordobazo. Vote a GREGORIO FLORES, que encabeza una lista sindical, juvenil y vecinalista del PARTIDO OBRERO406.

46En una carta abierta, Gregorio Flores propuso que la Constituyente, dirigida por los trabajadores, se convirtiese en la dirección de la provincia de Córdoba:

Por eso el PO compromete a los constituyentes que haga elegir a que concurran a las puertas de fábricas para recoger el mandato de los trabajadores y organizar con ese mandato una acción en la constituyente y en la calle. Mediante esta participación lograremos defender nuestro derecho de huelga, imponer que los jueces, los altos funcionarios y los jefes de unidades militares, sean elegidos por el ‘sufragio universal’, que los diputados que no cumplen con lo que prometieron sean revocados por el pueblo, que el poder no esté en manos de un gobernador autoritario sino de una asamblea única; y que el pueblo pueda deliberar proponiendo leyes y vetando las que son injustas por medio del voto. Este es nuestro compromiso como hombres de la clase obrera y del Cordobazo (Flores, 1986d: 16).

47El resultado de las elecciones a Constituyentes fue la obtención de alrededor de 6700 votos a favor del Partido Obrero, duplicando los conseguidos en 1985. El Partido Obrero cordobés publicó su balance en Prensa Obrera estableciendo como principal conclusión:

  • 407 “Balance de Córdoba” Prensa Obrera N° 166, 10 de diciembre de 1986, p. 5.

El alto porcentaje de aumento de los votos del PO importa en sí y como expresión de una tendencia; continúa el ascenso iniciado en 1985 y se cristaliza aún contra un retroceso de todos los otros partidos de izquierda. Esto quiere decir que crecemos con capital propio: nuestro programa (…) todos los partidos de izquierda tienen hombres que dirigieron el “Cordobazo”, pero si no lo ponen al frente es porque quieren disimular la fisonomía clasista y revolucionaria y disfrazarse de oportunistas. Gregorio Flores desarrolló una gran campaña electoral y se transformó en un líder natural de la izquierda y de la vanguardia obrera, acompañado por todo el PO de Córdoba407.

  • 408 La Fundación Mediterránea es una asociación que agrupa a las principales empresas y corporaciones i (...)
  • 409 “Comisión Córdoba: los justicialistas renovadores representan al clero, al `Navarrazo´, y a los pul (...)

48El 20 de junio de 1987, se realizó la conferencia nacional del Partido Obrero con el objetivo de discutir, entre otras cuestiones, la intervención de la organización en el próximo escenario electoral. En una de las comisiones se abordó la problemática de la provincia de Córdoba. Allí se resolvió impulsar una campaña política destinada a desarrollar un planteo de independencia obrera frente a lo que se consideraba ‘los candidatos de la Fundación Mediterránea’408 encabezados por Eduardo Angeloz en la UCR y José Manuel De la Sota por el Partido Justicialista respectivamente. La Conferencia Nacional candidateaba a Gregorio Flores, por tratarse de una “candidatura obrera genuina e independiente”409. En una carta abierta, Gregorio Flores expuso los principales conceptos y resoluciones de la última reunión nacional y de la campaña electoral:

En estos cuatro años de gobierno hambreador y de miseria, los radicales no estuvieron solos: en todas las cuestiones decisivas, el peronismo respaldó al gobierno, colaboró con el Plan Austral (…) Ahora bien: ¿representan los dirigentes actuales del peronismo un programa de liberación nacional y de recuperación de las conquistas sociales? Decididamente No (…) nos agredieron con el Rodrigazo, una especie de Martínez de Hoz peronista (…) Desde el gobierno peronista se organizó la Triple A, se intervino a gobiernos libremente elegidos como sucedió en Córdoba y quienes colaboraron como funcionarios del interventor Laccabane, como en el caso de José M. De la Sota, y hoy se presentan como “renovadores” (…) La reflexión es muy sencilla. En Fundación Mediterránea se agrupan empresas de los quilates de Sevel, Arcor, Sancor, Estructuras Astori y muchas otras. Cavallo es su hombre de confianza (…) Entonces preguntamos: Cuándo estén en su función de gobierno –De la Sota y Cavallo- ¿para quiénes van a gobernar, para los trabajadores o para los capitalistas? La respuesta está muy clara (…) Por otro lado, tenemos que destacar que junto a todos estos se encuentran siniestros personajes como Elpidio Torres, un viejo entregador de las luchas obreras. Justamente en el momento en que dirigentes obreros como René Salamanca, Adrián Machado, Mario Sánchez y tantos otros, eran secuestrados y se los hacía desaparecer, el inefable Elpidio Torres colaboraba con la dictadura militar “normalizando el sindicato” (…) Si se quiere destruir al alfonsinismo y a su demagogia democrática, hay que romper con los Cafiero y los De la Sota y abrir una alternativa, un partido de la clase obrera que sea el caudillo de la mayoría explotada del país. La clase obrera y los explotados solo podrán determinar su propio futuro el día que tengan su propio partido. Luchamos por conseguir los votos de los trabajadores porque entendemos que ellos son la vanguardia de la lucha por la emancipación nacional (Flores, 1987c: 5).

  • 410 “Balance y perspectivas del Partido Obrero”, Prensa Obrera N° 198, 16 de setiembre de 1987, p. 8.

49Las elecciones legislativas de 1987 se desarrollaron el 6 de setiembre. El resultado fue la derrota de la UCR a manos del Partido Justicialista lo que propició un cambio en el gabinete de gobierno de Raúl Alfonsín, marcando un claro síntoma de agotamiento político. Los resultados del Partido Obrero fueron similares a los de 1985, lo que evidenciaría una consolidación del voto en una franja de trabajadores. Sin embargo, el balance trazado por la organización fue más minucioso, revelando que el estancamiento del voto se debió a una etapa de reflujo en el movimiento obrero. Este sería el dato significativo, ya que expresaría un atraso a la hora de formar una vanguardia política de la clase obrera. Lo mismo ocurrió en el caso de Córdoba, donde hubo una reducción de los votos en relación con las elecciones a constituyentes del año anterior. Según el PO, el electorado se había volcado al justicialismo en “la búsqueda desesperada de soluciones inmediatas a su situación, en una expectativa que la llevará a corto plazo a un callejón sin salida”410.

50Para las elecciones presidenciales de 1989, la fórmula del Partido Obrero fue Jorge Altamira como candidato a presidente y Gregorio Flores a vicepresidente. La campaña del Partido Obrero giró en torno a denunciar el agotamiento del alfonsinismo y la intención de recambio por un gobierno controlado por los grandes grupos capitalistas. Por eso criticaban la candidatura de Saúl Menem (PJ) como una impostura de esos grupos. La crítica a esa candidatura puede resumirse en la siguiente consigna: “si votas por Menem te sale un Alsogaray”. En el mismo sentido, Flores denunció la consigna política “salariazo y revolución productiva” del candidato del PJ como una farsa que será convertida en una “contrarrevolución política y social” (Flores, 1989b: 5). Esto porque dentro de la lista del peronismo estaba Carlos Ruckauf quien tuvo participación en la represión sobre los trabajadores en 1975. También estableció una delimitación a la candidatura de la UCR, expresada en Eduardo Angeloz quien a través de la “libertad y democracia interna” pretendía la represión y regimentación del movimiento obrero (Flores, 1989a: 8).

51El 1 de mayo se realizó un acto del Partido Obrero en el que participó Gregorio Flores. Su intervención se sitúa en el marco de la campaña electoral y la transcribimos de manera resumida a continuación:

El movimiento obrero necesita como el pez al agua construir una dirección revolucionaria y tener una organización política capaz de dirigirla hasta la victoria. No hay ninguna posibilidad si los trabajadores siguen encolumnados detrás del Partido Justicialista (…) Cuando una clase social que gobierna no es capaz de alimentar a los propios trabajadores, quiere decir que está terminada, hay que desplazarla, hay que arrebatarle el poder y hay que sustituirla, por la única clase social capaz de emancipar a la nación que es la clase obrera. Pero para ello, para que la clase obrera argentina pueda transformarse en caudillo, transformarse en líder y aglutinar al conjunto de la población oprimida y explotada tiene que tener su propio partido. Este es el mensaje del Partido Obrero (Flores, 1989b: 4-5).

52Las elecciones se desarrollaron el 14 de mayo que resultaron en el triunfo del Partido Justicialista de Carlos Menem, con un 47 % de los votos frente al 37 % de la UCR encabezada por Eduardo Angeloz. La votación hacia el peronismo se debía en gran parte al agotamiento del gobierno radical que se encontraba agobiado por el creciente endeudamiento y la hiperinflación. El frente Izquierda Unida obtuvo 400 mil votos (2.34 %), lo que permitió el ingreso de un diputado nacional por la Capital Federal. La fórmula Altamira-Flores obtuvo 46 mil votos (0.27 %), manteniendo los resultados con relación a elecciones anteriores. Pero, logró una mayor extensión nacional al incorporar militantes de provincias como Jujuy y San Luis, además de demostrar una consolidación de la masa de votantes en las provincias donde ya estaba asentado el partido.

53En junio de 1989, la hiperinflación y el incremento de la pobreza derivó en una serie de saqueos a los comercios por parte de la población. El Ministro del Interior del gobierno, Juan Carlos Pugliese, culpó de los saqueos y disturbios en supermercados a militantes del Partido Obrero. Luego, el presidente Raúl Alfonsín, declaró el Estado de Sitio. El 8 de junio, una delegación de la dirección nacional del Partido Obrero: integrada por Jorge Altamira, Christian Rath y Jorge Capurro, se hizo presente en la Casa Rosada para interpelar al Poder Ejecutivo y denunciar la campaña represiva por parte del gobierno alfonsinista hacia su organización mientras se ocultaba la situación de carestía en la población. Los locales centrales del partido fueron allanados y se llevaron detenidos a Pablo Rieznik, Catalina Guagnini y Gregorio Flores. Los militantes del partido realizaron una serie de movilizaciones, exigiendo por la liberación de los detenidos, lo que ocurrió dos días después. Este episodio expresaba los movimientos de un gobierno en agonía. Finalmente, Raúl Alfonsín renunció a la presidencia el 30 de junio de 1989.

Gregorio Flores y el debate con las organizaciones de izquierda

54El 14 de julio de 1983, el Partido Obrero, través de una carta, se dirigió al conjunto de la izquierda argentina para impulsar un “frente antiimperialista de toda la izquierda” aprovechando las elecciones. Para ello se elaboró una plataforma programática y un llamado a la formación de comités de base y de acción en todo el país con el objetivo de impulsar una movilización política más allá del episodio electoral. Ahora bien, ¿cuál fue el alcance del Frente Antiimperialista de la Izquierda? ¿Pudo efectivizarse? ¿Qué diferenciaría al Frente Antiimperialista de otras experiencias frentistas que atravesaron la historia de nuestro país? Según el Partido Obrero:

  • 411 “Carta a los partidos y corrientes de izquierda”, Buenos Aires, 14 de julio de 1983. En Archivo Pre (...)

El frente antiimperialista no es un frente uni-clasista, sino que agrupa a diversas clases oprimidas, en primer lugar, al proletariado y a la pequeña burguesía en sus diversos matices, más próximas a él. Su carácter policlasista es común a muchos tipos de frentes políticos que, sin embargo, no sirven para la lucha consecuente contra el imperialismo. En nuestro planteo, un frente antiimperialista debe destacarse por su función política como dirección de un gran levantamiento nacional contra el imperialismo, es decir, como factor de movilización independiente de todos los explotados. Debe defender la más mínima conquista democrática y el régimen constitucional contra el golpismo, pero no por eso debe subordinarse a la gran burguesía que concilia, y a veces conspira, con el golpismo. Debe defender la más pequeña conquista nacional y la independencia política del país, pero no debe someterse a la dirección de los partidos burgueses que buscan un compromiso con el imperialismo, descargando el peso principal de la crisis sobre los trabajadores411.

  • 412 En su documento electoral expresa: “en nuestra agitación electoral, tenemos que decirle al trabajad (...)

55El llamado a un frente de izquierda antiimperialista constituyó un fracaso. Consideramos tres aspectos fundamentales para explicar las causas de este fracaso. El primero hace referencia a la disposición de casi todas las fuerzas de izquierda que apoyaron de manera directa o indirecta la candidatura de Ítalo Luder, del Partido Justicialista. Esta era la posición, principalmente, del Partido Comunista y el Partido Intransigente. En el caso del Movimiento al Socialismo (MAS), el planteo del “no pago de la deuda externa” era una consigna que posibilitaba el acercamiento a sus filas de los trabajadores que tributaban ideológicamente al peronismo. Para esta organización, aquella consigna debía permitir que el obrero reflexione sobre el carácter “proimperialista” de Ítalo Luder, que no representaba la tradición de un “gobierno peronista” sino más bien “isabelista” reflejado en su ataque a las masas trabajadoras durante el Rodrigazo412. Se podría decir que la utilización de la consigna poseía una función meramente electoral.

  • 413 “Carta a la dirección, congresales, afiliados y simpatizantes del MAS” 3 de setiembre de 1983, pág. (...)
  • 414 “Gregorio Flores: no se puede plantear liberación o dependencia y votar a los candidatos que pagará (...)
  • 415 “La situación de la izquierda” en Prensa Obrera N° 24, 14 de julio de 1983, pág 6. En Archivo Prens (...)

56Para el PO, la campaña electoral debía permitir tender un puente para que se ligue la lucha por las reivindicaciones más sentidas del movimiento obrero como salario y educación con el no pago de la deuda externa. Esto se debía a que para el Partido Obrero el “frente antiimperialista” no pretendía constituirse en un mero frente ideológico, sino que debería “tener como punto de partida los intereses o tendencias comunes transitorias entre diversas clases, y formularse de una manera revolucionaria”413. Es decir, debía propiciar que la clase trabajadora avance con una conciencia propia. Cuando Gregorio Flores fue consultado acerca del fracaso del frente electoral, enfatizó: “hicimos un llamado sobre la base de un frente electoral era el primer escalón para constituir un frente antiimperialista con posibilidades de triunfo o al menos de ser una alternativa cierta de serlo. Frente a esto nos encontramos con que la mayoría de la izquierda se encolumna detrás del peronismo414. De hecho, el PO advertía acerca del peligro de ir detrás de la lista peronista, ya que podría ocasionar un “aplastamiento electoral de la izquierda” al concurrir a elecciones de manera atomizada y/o apoyando a aquellos “partidos comprometidos con el imperialismo”415.

57En cuanto al peronismo, podría decirse que Flores distinguía dos concepciones antagónicas en su interior. Sobre ello, afirmaba:

Los trabajadores sabemos que el movimiento obrero argentino no tiene una dirección representativa, pero en este aspecto hay que ser muy claros; nosotros, debemos distinguir con claridad. Una cosa es el peronismo de los Luder, el peronismo de los Lorenzo Miguel, el peronismo de los Herminio Iglesias, y otra cosa muy distinta es el peronismo que anida en las bases obreras. Con esos compañeros peronistas obreros, hemos estado juntos en los Cordobazos, junto en los Viborazos, hemos estado juntos en las luchas contra la patronal, hemos ido juntos, por resistir a la dictadura militar, a la cárcel. Con ellos al margen de las diferencias que nos separan, hay unidad de clase. Con esos compañeros, como con todos los otros compañeros que también tenemos diferencias, pero que conforman la izquierda en la Argentina, superando las diferencias, superando rencillas, vamos a ir construyendo, una herramienta indispensable para que los trabajadores, para que el pueblo argentino bajo la dirección de la clase obrera, comience a llevar hacia adelante esa tarea emancipadora (…) en esta oportunidad vamos a ser un punto de referencia para los trabajadores. Pero estamos convencidos que esos trabajadores peronistas que han hecho su experiencia dentro de ese partido, van a comprender que todos aquellos esquemas que fueron válidos en el año 1943 han dejado de tener vigencia en el año 1983. (…) el peronismo como proyecto político está agotado (Flores, 1983a: 6-7).

  • 416 Felipe González, del Partido Socialista Español (PSOE), obtuvo la presidencia en el año 1982 a trav (...)
  • 417 En una solicitada titulada “Por un partido socialista a lo Mitterrand y Felipe González” el MAS exp (...)

58La segunda causa del fracaso que podemos señalar es la importancia que el MAS le otorgaba a la necesidad de impulsar “frentes socialistas” en esta etapa, siguiendo el ejemplo de Felipe González en España y François Mitterrand en Francia416 que fueron alianzas de organizaciones de izquierda con sectores de la pequeña burguesía417. Aparentemente, existía una confusión en pregonar por la formación de un ‘frente socialista’ en conexión a un ‘frente’ con gobiernos latinoamericanos, cuando en algunos de ellos, como en Chile, todavía regía la dictadura militar.

59En cambio, para el PO, el ‘frente antiimperialista´ tenía como objetivo el reagrupamiento de los miembros de los sectores oprimidos por la burguesía nacional y el imperialismo, encabezados por la clase obrera. Pero también, pretendía organizar un frente común con algunas organizaciones latinoamericanas como el Frente de Liberación Nacional en Nicaragua que, si bien estaba encabezado por sectores provenientes de la pequeña burguesía, se encontraban en ese momento enfrentados a los Estados Unidos. En una entrevista efectuada por Prensa Obrera, Gregorio Flores explicaba:

  • 418 “Gregorio Flores: Construyamos un frente antiimperialista de toda la izquierda” en Prensa Obrera(...)

Si para las próximas elecciones no se logra conformar un frente electoral que aglutine a toda esta fuerza se corre el serio peligro de ser aplastada por los candidatos de los partidos mayoritarios (…) De conformarse este frente electoral, no significa de ninguna manera que su finalidad sea sólo participar en las elecciones sino que por el contrario debe ser un eje de movilización que nos permita mañana mismo ganar la calle para arrancarle a las dos CGT un plan de lucha para imponer el salario mínimo equivalente al costo de la canasta familiar. Esta sería la base para un gran frente antiimperialista que también mañana salga a la calle en solidaridad con Nicaragua, El Salvador y en defensa de toda la revolución centroamericana (…) El gran desafío de hoy es construir este frente independiente de los partidos patronales (…) Los llamo a todos aquellos compañeros que comprendan la necesidad de luchar contra la dictadura y el imperialismo a que se organicen y se pronuncien por la construcción del frente418

  • 419 Ídem ant.
  • 420 “Carta a la dirección, congresales, afiliados y simpatizantes del MAS” 3 de setiembre de 1983, pág. (...)

60Por último, se planteó una divergencia en cuanto a “las candidaturas obreras”. Según Flores, esta metodología debía “llevar candidatos a aquellos obreros y sectores de oprimidos de la sociedad que hayan demostrado con su lucha, fidelidad incondicional en la defensa de los reclamos democráticos y sociales de las masas trabajadoras”419. Para el PO, las candidaturas obreras eran la fusión entre un reagrupamiento de lo más avanzado de la clase trabajadora y un planteo antiimperialista que “opone al proletariado de la burguesía nacional”420.

  • 421 “Gregorio Flores: construyamos un frente antiimperialista de toda la izquierda” en Prensa Obrera(...)

61En cuanto a su formación política y teórica, la campaña por el Frente Antiimperialista de Izquierda fue importante para Gregorio Flores. Porque le permitía asociar la importancia de un programa de transición para una determinada etapa histórica con el conjunto de consignas reivindicativas como la recuperación de los sindicatos, la nacionalización de la banca y del comercio exterior y la suspensión del pago de la deuda externa. De este modo, Flores resumiría la campaña política por un Frente Antiimperialista como “una herramienta de lucha para avanzar en la tarea de emancipación”421. Es decir, hacia un gobierno de trabajadores.

  • 422 “Desvirtúan el Cordobazo” en Prensa Obrera N° 59 7 de junio de 1984, p. 4. En Archivo Prensa Obrera (...)

62Gregorio Flores volvió a trazar esta perspectiva en un acto en conmemoración por los 15 años del Cordobazo. Concurrió al acto en representación de la comisión de cesantes del SMATA, que había sido creada en 1972. Su intervención polemizó con la de Sergio Correa, secretario de la CGT local, quien manifestó “que no se realice otro Cordobazo” sino era necesario defender la justicia social de los trabajadores en la legalidad de los sindicatos. Flores, en cambio, planteó: “el Cordobazo fue una monumental intervención independiente de la clase obrera y que mostró una tendencia objetiva de ésta a liderar la lucha antiimperialista y anticapitalista” y impulsó una convocatoria a “la formación de un frente antiimperialista para enfrentar la miseria y el sometimiento al imperialismo”422. La posición del frente antiimperialista iba en consonancia con el llamado a formar `frentes antiburocráticos´ en los sindicatos para transformarlos en canales de lucha y agrupar a todas las tendencias de izquierda bajo un solo programa.

  • 423 “Correo Interno N° 4” Boletín Interno del Partido Obrero, 12 de julio de 1983, pp. 6-7. En Archivo (...)

63Por último, y como tercer aspecto, el fracaso de un frente compuesto por las organizaciones de izquierda no solamente debemos remitirnos a factores externos al Partido Obrero. Luego de la dictadura militar, la composición de la organización no llegaba a 300 militantes. Si bien tenía una participación en algunos frentes gremiales o de los derechos humanos, pero no se manifestaba en el crecimiento de las filas de militantes. Su intervención y autoridad política debía desenvolverse en un escenario marcado por las presiones del régimen político y de las organizaciones de izquierda, como el MAS o el Partido Comunista que contaban con una mayor capacidad numérica y de recursos. En un boletín interno con fecha del 12 de julio de 1983, la dirección nacional del PO acusa esta contradicción cuando afirma: “si el resultado fue una intensa y sistemática vinculación con la población. Sin embargo, no se crece”423. Este cuestionamiento reflejaba la tensión entre la línea política de una organización -cuya meta es la de convertirse en un partido de masas como un instrumento para la revolución social- con el contexto histórico donde se desenvolvían sus militantes. Por ejemplo, durante los primeros años del gobierno de Raúl Alfonsín, el Partido Obrero sufrió una merma entre sus filas. Militantes como Ricardo Falcón y Juan Gelman, decidieron alejarse de la organización como el resultado de las ilusiones que generaba la `apertura democrática´ especialmente en un sector proveniente del ámbito intelectual como fueron los casos de Hilda Sábato y José Arico.

  • 424 “Después de lo ocurrido en Plaza de Mayo: Formemos un frente antiimperialista de toda la izquierda” (...)
  • 425 En el mes de abril, el Comité Ejecutivo del MAS envió una carta al Partido Comunista en los siguien (...)
  • 426 “ ¡Viva el Frente PO-MAS! ¡Abajo el frente burgués con el estalinismo!” Carta abierta a los compañe (...)

64A comienzos del año 1985, el PO lanzó, nuevamente, una campaña por la formación de un frente de izquierda. El comité nacional del partido elaboró una declaración que concluyó en un llamado al conjunto de las organizaciones de izquierda a formar un frente revolucionario que “se estructure como dirección de las luchas de las masas, y como consecuencia de ello, una vía hacia un gobierno de los trabajadores”424. Como ya expresamos, al igual que en las elecciones de 1983, la conformación de un Frente Antiimperialista de Izquierda fue un fracaso. El motivo principal de dicho fracaso fue que el programa del Frente del Pueblo (FrePu) colisionaba con el del Partido Obrero al presentarse como un frente popular cuya dirección no era clasista, sino un conglomerado de fuerzas políticas que incluía a un sector del Partido Justicialista425. La respuesta del Partido Obrero ante la conformación de esta coalición fue: “Vuestra dirección y la estalinista han sacado de la galera a justicialistas que no representan a nadie (…) a gente ligada con el peronismo revolucionario, un grupo sin representatividad que en su congreso de hace dos semanas (…) planteó la `reconciliación nacional´ con los milicos”426. Para Gregorio Flores:

Cuando los dirigentes sindicales o políticos se desgañitan reclamando unidad sin especificar en función de un programa o proyecto, para qué política y qué objetivos, lo que se busca es el amontonamiento sin principios, que puede tener algún éxito en lo inmediato pero que indefectiblemente desembocará en una nueva frustración (…) la izquierda que no alerta sobre estas cuestiones y que con el fin de ganar un voto se mimetiza en el tan remanido campo popular con el cuento del pluralismo político, no ayuda a los trabajadores a comprender el fenómeno social y político, por lo menos a la vanguardia natural no se la educa sobre la lucha de clases y el carácter del Estado y su función coercitiva (Flores, 2004: 41-42).

65En referencia al Partido Intransigente, Flores elaboró una profunda crítica a sus ex compañeros del SiTraC y del PRT-ERP quienes llamaron a votarlo o directamente pasaron a militar a sus filas, como fueron los casos de Carlos Massera y Domingo Bizzi respectivamente. Según su opinión:

Para una cantidad de militantes de izquierda (en especial los que habían militado en el ERP), el Partido Intransigente del Dr. Alende, resultó ser el “albergue transitorio” para la nueva etapa. De nada valía que se les dijera que el PI, por sus objetivos y por su programa defendía la propiedad privada, institución madre del capitalismo. “Bueno, no sigamos en la misma de antes porque así nos fue”, me dijeron. A muchos compañeros de la vieja guardia, en charlas fraternales intenté hacerles ver la contradicción entre su lucha anterior y la de ahora. “Hay que dejarse de joder, Negro”, me dijeron; veamos también las cosas positivas del PI, más allá de la figura “emblemática” del doctor Alende. Emblemática o no –le respondí a mis amigos del PI- el Dr. Alende era comando civil en 1955 asaltando sindicatos. En 1956, junto con Arturo Frondizi, Alende reivindicó los asesinatos de los basurales de León Suarez, donde fueron fusilados militantes peronistas. Casi me achuran. Hago estos señalamientos tratando de encontrar algunas de las razones que los llevaron a muchos ex compañeros a renegar de las ideas por las que antes habían ido a la lucha. Muchos entrañables compañeros y amigos, (…) adhirieron al PI, un partido en esencia patronal hasta la médula; por una deficiente formación clasista y porque no estaban estructurados en un partido que, por su programa, tuviera como propósito la toma del poder (Flores, 2004: 72).

66A través de las intervenciones y polémicas suscitadas por Gregorio Flores con el resto de las fuerzas de izquierda, podemos visualizar un debate de alcance estratégico en donde, según su criterio, en ellas impera la estrategia del frente popular. Para que la clase obrera la supere es importante la calidad y profundidad en la intervención del Partido Obrero. La formación del FrePu fue motivo de una campaña política por parte del PO destinada a denunciar los límites políticos y programáticos de un amplio sector de la izquierda. Esta polémica, a través de la publicación del intercambio de documentos, fue acompañada por la agitación de Prensa Obrera sobre la base militante y periférica del MAS. En este sentido, se lograron algunos avances significativos que culminaron con la incorporación al partido. Pero tomado el problema de conjunto, el desenvolvimiento de la organización todavía se encontraba, en palabras de Jorge Altamira, “en una fase embrionaria” (Altamira, 1985: 17).

67La tensión entre la acción del partido sobre el régimen político, incluyendo las polémicas suscitadas con la izquierda democratizante, no concluía en un reclutamiento masivo hacia la organización. En el informe de actividades al IV Congreso del Partido Obrero se volvía a colocar esta tensión cuando afirma:

Los dos años y medios desde nuestro congreso anterior son testigos de una notable confirmación de nuestros pronósticos políticos; en la escuela de la experiencia del democratismo burgués la autoridad política del PO ha quedado fortalecida. Sin embargo, de un modo general el partido no crece y este hecho es el objeto de preocupación de toda la organización. Con todo, esta falta de crecimiento no es un hecho general y permanente: nuestra actividad penetra entre los trabajadores y luego se diluyen se registra en ciertos lugares y para nada en otros, y hasta llegan a invertirse las zonas que crecen y que retroceden. Es evidente que, apoyados en un sólido programa político, el partido no domina los métodos de intervención; impresiona por sus aciertos políticos, pero no tiene el mismo éxito organizativo. Se puede observar en la opinión pública, que se nos interroga sobre esta contradicción. Decididamente, se deberá abrir en el partido, a partir del congreso, un debate fundado sobre la cuestión de táctica y de organización, frente a lo que la dirección está en deuda desde la conferencia nacional de 1983 (…) existe una incapacidad para ganar a la actividad a numerosos trabajadores, que no pueden en un principio, moverse y agitarse como profesionales pero que son siempre capaces de un efectivo trabajo mínimo que prestigia al partido y amplía su influencia (…) la falta de obreros en el partido que participen en forma mínima pero regular de la actividad partidaria; el hecho de que el afiliado del partido está compuesto abrumadoramente por hombres y mujeres que dedican una elevada cantidad de su tiempo a la militancia, nos parece una prueba de que no hay trabajo dirigido a la conquista de los trabajadores, en términos estructurales y estables (Altamira, 1985: 22-23).
Este informe, implacable en cuanto al análisis interno y el desenvolvimiento del partido, va a estar presente en Gregorio Flores. Porque constituirá uno de los motivos por los cuales decidió elaborar su documento político en 1992.

La militancia en el frente sindical del Partido Obrero

  • 427 “Resolución sobre el trabajo sindical” en Conferencia Nacional del Partido Obrero, 17 y 18 de dicie (...)

68La principal actividad de Gregorio Flores en el Partido Obrero estuvo centrada en la actividad sindical. Luego del Congreso de 1983, comenzó a participar en la comisión sindical del Partido Obrero. En ese momento, la organización consideraba que el nuevo gobierno constitucional no iba a modificar el régimen de explotación del trabajo que había heredado de la dictadura militar. Seguido a ello, iba a impulsar todo un plan para los sindicatos: la normalización de las organizaciones gremiales y el consiguiente realineamiento de la vieja dirección sindical, donde gran parte de ella estaba vinculada en la colaboración con el gobierno dictatorial. En esta etapa, el PO caracterizaba que las aspiraciones sociales de los trabajadores no iban a ser resueltas, y por lo tanto se avecinaría una situación conflictiva. Para intervenir en aquella etapa era necesario impulsar “frentes únicos antiburocráticos sobre la base de la lucha contra la patronal y la independencia de clase al Estado y el gobierno”427.

69El 17 de diciembre de 1983, el gobierno envió un proyecto de ley titulado “Reordenamiento Sindical”. El espíritu de la ley se identificaba con la necesidad de renovar las conducciones de los sindicatos, ante la denuncia de Alfonsín del pacto cívico-militar durante la campaña electoral. Es decir, el proyecto formaba parte de una preocupación de un sector del empresariado por el agotamiento de la relación entre la dirigencia sindical y sus afiliados que, como explicamos anteriormente, se encontraba acentuada por la derrota electoral del peronismo. Entre sus cláusulas más importantes, se establecía un control por parte del Estado de los fondos provenientes de las obras sociales; la renovación de las elecciones y la reducción de la duración de los cargos gremiales; por último, el proyecto mantenía la injerencia y tutela por parte de los organismos estatales en cuestiones como el relevo de las conducciones sindicales, negociación salarial, entre otras.

70En una nota publicada en la prensa partidaria, Gregorio Flores estableció una crítica a la ley en los siguientes términos:

El envío para su sanción de la llamada ley sindical ha causado un verdadero revuelo entre la burocracia sindical a tal punto que no pueden disimular el pánico que sienten ante la posibilidad de que los trabajadores en una elección democrática puedan elegir una dirección honesta y representativa (…) Por esta razón, no he escuchado a ninguno de estos dirigentes decir que esta ley como las anteriores dejan en manos de los gobiernos burgueses todas las facultades para que desde el Ministerio de Trabajo se intervenga a los sindicatos, se declaren ilegales las huelgas, es decir que lo que se debe cuestionar ayer, ahora y siempre, es la intromisión del Estado en los sindicatos. Otra cosa que llama poderosamente la atención es como, a pesar de que estos siete años de represión significaron la eliminación de toda una vanguardia del movimiento obrero, la burocracia aún tiembla frente a la mínima posibilidad de que la participación de los trabajadores los barra de los sindicatos (Flores, 1983c: 2).

71Como conclusión a su artículo, Flores expuso las resoluciones sindicales de la última conferencia nacional como la respuesta que debe impulsar en los trabajadores el proyecto de ley de “Reordenamiento sindical”:

Es por todo esto que es importante construir poderosos frentes antiburocráticos en cada fábrica y sindicato que impulse la elección de cuerpos de delegados y comisiones internas, y la formación de listas unitarias antiburocráticas elegidas en asambleas para participar en elecciones sindicales. La lucha por la recuperación de los sindicatos y una sola CGT independiente y combativa no puede ser ajena a la lucha por la reincorporación de los despedidos y por un salario equivalente al costo de la canasta familiar (Flores, 1983c: 2).

72La Ley de “Reordenamiento sindical” despertó un debate en las organizaciones obreras. Entonces, surgieron tres posturas en torno al proyecto de ley. La primera, la oficialista expresada en aquellas direcciones gremiales que dieron su aval al proyecto, por ejemplo: los miembros de la lista marrón metalúrgica en Villa Constitución, encabezada por Alberto Piccinini, hizo un llamado para impulsar comisiones de apoyo al proyecto de ley. La segunda, la de la dirigencia sindical peronista, reflejada en la cúpula de la CGT, que planteaba mantener sus prerrogativas en la Ley de Asociaciones Profesionales. Por último, estaba la postura de las agrupaciones impulsadas por las organizaciones de izquierda. En un artículo, Gregorio Flores expuso las distintas apreciaciones en torno a la ley:

Existen a mi entender tres posturas nítidamente diferenciadas que se podrían exponer de la siguiente manera: la primera es la de la dirigencia peronista que condena con virulencia el proyecto de ley, fundamentalmente en lo que se refiere al punto sobre la no exigencia de antigüedad para ser elegido delegado o dirigente (…) Reclama, por lo tanto, que sea derogada y que en su lugar se restablezca la Ley 20.165 que sancionó el Congreso del último gobierno peronista (…) Es oportuno acotar que esta ley, es tan nefasta como la de la dictadura y que fue la que se utilizó en 1974 y 1975 para intervenir en el SMATA y Luz y Fuerza de Córdoba, como así también la UOM de Villa Constitución. La segunda postura es la del oficialismo (…) Desde las corrientes sindicales, donde hay caracterizados dirigentes como Alberto Piccinini, Julio Guillán, entre otros, se han pronunciado a favor de la ley porque sostienen que ésta tiene algunos aspectos positivos (…) no puede escapárseles el detalle que cuando la ley sea sancionada lo será también como todos los aspectos negativos. Pero, además, la adhesión a esta ley es el apoyo a una política de un gobierno burgués, históricamente antiobrero (…) Cualquiera que sea el pretexto que se utilice, y más allá de las buenas intenciones que tengan estos compañeros, la adhesión al proyecto de reordenamiento sindical, es objetivamente, el apoyo al más crudo intervencionismo estatal en la vida interna de los sindicatos. Eso es lo que aquí está en juego, si debemos oponernos a que sea el Estado quien reglamente el funcionamiento de los sindicatos o si luchamos como lo hizo siempre el movimiento obrero desde sus albores por el derecho a organizarnos independientemente de los patrones y del Estado. Esta es la tercera postura, y es la que sostiene el Partido Obrero. No haremos ningún frente con la burocracia ni tampoco apoyaremos ni siquiera parcialmente ninguna ley que dé pie para que mañana el Ministerio de Trabajo, suspenda personerías, intervenga sindicatos o declare ilegales a las tomas de fábricas (Flores, 1984a: 6).

73El 25 de enero de 1984 se unificó la CGT y se proclamó como secretarios generales a Saúl Ubaldini (por el sindicato de trabajadores cerveceros), Jorge Triaca (plásticos), Osvaldo Borda (caucho) y Ramón Baldassini (empleados de correos). La central se declaró en alerta y movilización en rechazo a la ley. El 14 de marzo, el Senado rechazó el proyecto de ley oficialista que había sido aprobado en la Cámara de Diputados el 10 de febrero pasado. El fracaso en el intento de aprobación de la ley produjo un viraje en la forma de actuar del gobierno de Alfonsín que se decidió a pactar con la cúpula sindical la regularización de la vida interna de los sindicatos. Para ello se crearon ‘comisiones transitorias’ formadas por los dirigentes peronistas y a espaldas de los trabajadores, ya que no fueron votadas por ellos. Estas comisiones debían convocar a elecciones en su respectivo gremio para garantizar la normalización de los sindicatos. La posición del Partido Obrero y, particularmente la de Gregorio Flores, fue expresada en los siguientes términos:

El Partido Obrero participará activamente en la elección de delegados comisiones internas y en la lucha por la recuperación de los sindicatos, impulsando listas unitarias antiburocráticas y por la independencia y democracia sindical (…) Está fuera de toda duda que en la lucha por expulsar a la burocracia de los sindicatos hay que bregar por unir todo lo que sea susceptible de unión, pero no creo de ninguna manera que para ello haya que emparentarse con la política del radicalismo que, en el movimiento obrero se refiere, ha tenido una muy poco edificante tarea (Flores, 1984a: 6)

74Para el Partido Obrero la presente etapa se caracterizaba por el proceso de reestructuración de la CGT, especialmente bajo la figura de Saúl Ubaldini, que tenía el objetivo de integrar al movimiento obrero argentino a los designios de la burguesía nacional. Pero, también, se iba a manifestar una tendencia al margen de la dirigencia tradicional en los gremios cuya principal expresión sería el surgimiento de una camada de activistas combativos y antiburocráticos. Esta caracterización se evidenció en la recuperación de una serie de seccionales, comisiones internas y cuerpos de delegados. El 22 de noviembre de 1983, Gregorio Flores viajó como corresponsal a la ciudad de Río Grande, en la provincia de Tierra del Fuego. Allí se desarrollaba una huelga de los trabajadores metalúrgicos de la fábrica Sony en la que reclamaban aumento de salarios y la reincorporación de trece obreros despedidos. La patronal accedió al reclamo generando un rotundo triunfo y celebración por parte de los trabajadores. En su crónica, Flores comentaba que un obrero se le acercó y afirmó: “en la región más austral del país, los trabajadores metalúrgicos han marcado el camino que necesariamente deberán seguir los obreros que desean mejores condiciones de vida” (Flores, 1983b: 3). En la conclusión de su artículo, Gregorio enfatizaba:

¿Cuáles son los secretos para este triunfo categórico? Muy simple. Una dirección elegida democráticamente, un poderoso cuerpo de delegados, movilizaciones y asambleas permanentes, huelga y ollas populares. Y sus protagonistas saben que es este el camino que debe ser imitado. Al salir del recinto se me ocurrió la siguiente reflexión. Esta dictadura militar que llegó para aplastar a la clase obrera, se va totalmente derrotada, sin pena y sin gloria. En cambio, la clase obrera sale fortalecida (Flores, 1983b: 3).

  • 428 “Cumplamos masivamente el paro y exijamos una asamblea general posterior del SMATA” volante firmado (...)

75En el mes de enero de 1984, la seccional de la UOM en Villa Constitución fue recuperada por una lista opositora a la conducción del gremio (afín a Lorenzo Miguel, secretario nacional del gremio metalúrgico), y encabezada por Alberto Piccinini. La lista marrón obtuvo el 84 % de los votos lo cual expresaba una suerte de continuidad con la experiencia de los trabajadores metalúrgicos en 1974, que fue frustrada por la represión del gobierno peronista en 1975 y luego por la dictadura militar. El 30 de enero, se llevaron a cabo las elecciones en la fábrica de Ford, un agrupamiento compuesto por activistas orientados por el Partido de los Trabajadores del Pueblo (PTP-PCR) y una fracción gremial que rompió con la conducción de José Rodríguez obtuvo la mayoría del cuerpo de delegados de la fábrica Ford. El 22 de marzo, la comisión sindical del Partido Obrero, particularmente el frente obrero metalúrgico-mecánico donde participaba Gregorio Flores, elaboró una declaración. Básicamente el documento planteaba que se debía integrar la lucha de los trabajadores por el aumento salarial con el reconocimiento de los cuerpos de delegados en aquellas fábricas donde el activismo logró conquistar su dirección. Esta situación podría ser la antesala para la conformación de una lista opositora a la conducción del sindicato428. El 23, se realizó un acto en la puerta de Volkswagen en Monte Chingolo en memoria de los 14 obreros desaparecidos durante la última dictadura militar. En representación del Partido Obrero, habló Gregorio Flores. Un corresponsal de Prensa Obrera resumió su intervención:

  • 429 “ ¡Marcelo Arias presente!” en Prensa Obrera N° 50, 29 de marzo de 1984, p. 5. En Archivo Prensa Ob (...)

Quien destacó la necesidad de que los trabajadores tomen en sus manos la bandera de los desaparecidos ya que la mayoría de ellos pertenecen a lo mejor del movimiento obrero y del SMATA. Flores llamó a adherir al paro convocado por el SMATA con independencia del sector que lo convoca, dado que el reclamo salarial es justo y puesto que se enmarca en el camino de la lucha por la recuperación del gremio429.

  • 430 “Gran acto clasista convocado por la interna de CEPA” en Prensa Obrera N° 54 3 de mayo de 1984, p.  (...)

76El 28 de abril de 1984, Gregorio Flores participó de un acto en conmemoración por el 1° de mayo en la plaza de Pontevedra, en el distrito de Merlo. El evento fue organizado por los trabajadores del frigorífico CEPA que se encontraban en huelga, los cuales pedían por la reincorporación de 80 trabajadores despedidos y fueron reprimidos por la policía. El acto contó con la presencia de organizaciones de izquierda, Madres de Plaza de Mayo y trabajadores representantes de fábricas provenientes de Merlo y La Matanza. La intervención de Flores giró alrededor de “destacar la relevancia del frente único de lucha conquistado en la zona en apoyo al conflicto y su consolidación en una fecha fundamental para la clase”430. Este hecho fue significativo ya que la lucha culminó con la reincorporación de casi la totalidad de los despedidos y fue electo el cuerpo de delegados, el 14 de junio, con la presencia de los activistas participantes de la huelga.

  • 431 La táctica frentista generó un debate en torno a realizar una alianza con un sector burocrático del (...)

77Gregorio Flores, junto a la comisión sindical del partido, debía seguir y colaborar con la formación de listas en aquellos gremios donde existían posibilidades de un mayor desarrollo y estructuración para la organización. A mediados de junio de 1984, se concretó el Frente Antiburocrático en el gremio gráfico en un plenario al que concurrieron activistas de alrededor de 50 talleres. Allí se votó un programa de intervención para el conjunto del sindicato y se observó la necesidad de desplazar a la conducción ligada a la última dictadura militar. La alianza se concretó entre el sector cercano a Raymundo Ongaro (Lista Verde) y la agrupación sindical del Partido Obrero (Lista Naranja)431. En el caso del SMATA, el Partido Obrero convocó a formar una lista independiente para enfrentar a la conducción que se encontraba dividida en dos bloques, uno conformado por José Rodríguez, de la actual conducción del gremio, y el otro por Roberto Cardozo. Ante ello se conformó la Lista Naranja compuesta principalmente por trabajadores orientados por el PCR, MAS y PO. El resto de las organizaciones de izquierda con peso en el sindicato se encolumnaron detrás de las listas encabezadas por Rodríguez y Cardozo. El 18 de agosto, en la planta de Acindar en Santa Rosa, distrito de La Matanza, una lista independiente obtuvo el triunfo en el cuerpo de delegados y la comisión interna de la fábrica.

78Las primeras elecciones en los sindicatos se desarrollaron entre los meses de octubre y noviembre de 1984. Gregorio Flores elaboró un análisis cuyo resultado fue un marcado contraste con su experiencia en la década del 70, cuando se conquistaron importantes seccionales y sindicatos. Para Flores, el proceso de transición en el movimiento obrero tuvo un saldo negativo, dado que los activistas en su conjunto culminaron detrás de variantes burocráticas dentro de los sindicatos. Él abordaba el ejemplo de las elecciones en el SMATA donde, en un cuadro de polarización, José Rodríguez mantuvo la conducción del gremio frente a Roberto Cardozo. Para Gregorio, el problema debía buscarse en dos causas. La primera:

El hecho de que el 70 % de los detenidos desaparecidos sean trabajadores asalariados, nos están dando la pauta que dentro de ese porcentaje están incluida toda una camada de dirigentes, delegados y activistas que estuvieron en la primera fila en la lucha por la democracia sindical y que tenían además una probada vocación antiburocrática. A esto hay que sumarle los miles de despidos durante el “proceso” (…) una segunda razón es que la camada de delegados y activistas que han surgido en la última etapa del “proceso” no posee el mismo grado de politización que el que tenía aquella vanguardia que emergió después del Cordobazo. Esto porque no es lo mismo nacer en el fragor de la lucha de las grandes movilizaciones, de las tomas de fábrica o en el calor de la trinchera, que hacerlo después de un proceso de dura represión y retroceso. Esto hace que muchos compañeros que recién se incorporan a la actividad sindical lo hagan con vacilaciones y confusiones políticas. Se explica así que muchos activistas obreros tuvieran ilusión de que de la mano del alfonsinismo iban a lograr la democracia sindical y que hoy terminen hallándose a distintas fracciones de la burocracia que tantas veces dijeron combatir (Flores, 1984e: 8).

79La segunda, se debía a la división de las corrientes de izquierda a la hora de formar una lista antiburocrática. En primer lugar, las agrupaciones orientadas por el Partido Comunista y el Partido Intransigente apoyaron a la lista oficialista. En cuanto a la lista naranja consideraba que su fisonomía clasista era muy débil, producto de las contradicciones internas en su dirección. Para Flores:

Dentro de la Naranja y más allá del resultado, los activistas mecánicos, tienen que hacer su propio balance para evitar que se disuelva ese núcleo antiburocrático que reunió detrás de ella. En ese sentido un debate profundo acerca de las posiciones políticas sustentadas por las distintas fracciones que actúan en la Naranja es algo que no puede eludirse (…) en lo que ha sucedido con el PTP [PCR] al usar la lista para difundir su caracterización de los dos imperialismos o sobre los trolebuses rusos. Esto lejos de esclarecer, ayuda a confundir al activismo, ya que cualquier trabajador sabe que las empresas automotrices son yanquis o europeas y éstos son quienes los explotan (…) otra de las falencias de la lista Naranja y que también hay que debatir es lo que se refiere a la posición de atacar a Rodríguez y hacer buenas migas con Cardozo. Con esta actitud, el PTP demostró desde el comienzo que no tenía la decisión de enfrentar al conjunto de la burocracia del SMATA. (Flores, 1984e: 8)

80Para Flores, la estrategia de seguir a la fracción burocrática, expresada en la lista Azul y Blanca, fue lo que imposibilitó una mayor estructuración de la lista Naranja en aquellas terminales donde había surgido un activismo independiente como en Ford, Mercedes Benz y Volkswagen.

  • 432 “La burocracia perdió seccionales claves” en Prensa Obrera N° 82 6 de diciembre de1984, pág. 5. En (...)

81No obstante, el artículo de Gregorio Flores quedaba limitado a la situación en el gremio mecánico y, por lo tanto, a una caracterización parcial de la situación política que se estaba desarrollando en el conjunto de los sindicatos. Por ejemplo, no abordaba el proceso electoral en la UOM. El 30 de noviembre fueron las elecciones, y la novedad fue la presentación de listas opositoras en importantes seccionales como La Plata, La Matanza y Avellaneda, entre otras. El dato que arrojó la elección fue el triunfo de las corrientes opositoras en varias seccionales estratégicas, entre ellas las del cordón siderúrgico en Campana, La Matanza y otros distritos. Este resultado mostraba que en el sindicato metalúrgico “había un situación explosiva”432 como resultado de una experiencia por parte de los activistas en relación con la conducción gremial. En los primeros días de diciembre, la lista encabezada por Raymundo Ongaro y Néstor Pitrola obtuvo el 60 % de los votos y el triunfo en la Federación Gráfica Bonaerense. Este proceso no era lineal, si bien expresaba una evolución de una camada de dirigentes en varios gremios, se debía realizar un seguimiento minucioso en cuanto a su formación y desenvolvimiento.

82Si abordamos la situación en su conjunto, se podría afirmar que la transición en el movimiento obrero fue un proceso desigual y combinado. La intervención en una etapa marcada, por un lado, por la normalización de los gremios a manos de las conducciones tradicionales y, por el otro, por los avances y retrocesos del activismo que se encontraba atravesando una nueva experiencia luego de la dictadura militar. Para Gregorio Flores, la burocracia no tenía raíces en el movimiento obrero y más tarde o más temprano se iba a enfrentar con la lucha de los trabajadores, donde: “mucho depende de nosotros que en ese enfrentamiento salgan victoriosos” (Flores, 1984g: 8).

83En una serie de artículos publicados en Prensa Obrera, Gregorio Flores comenzó a posicionarse a favor de las conclusiones elaboradas por la dirección del Partido Obrero. En primer lugar, expresaba que “para luchar contra la burocracia sindical hay que denunciar sus fechorías” (Flores, 1985b: 4). Es decir, se trataba de una dirigencia en cuyo prontuario figuraba haber colaborado con la represión llevada a cabo por el gobierno peronista en 1974-1975, a través de la intervención de las seccionales sindicales clasistas y combativas. En segundo lugar, a partir de un caso particular como el caso del movimiento obrero en Quilmes, Flores abordó la situación de la clase trabajadora a comienzos del año 1985:

En esta zona se ha producido un ascenso antiburocrático de significativa importancia, que se manifestó en el apabullante triunfo de la lista naranja de Gutiérrez en la UOM (sacó el 65 % de los votos). Otros sindicatos como el de Cerveceros, Sanidad, la lista antiburocrática de Rigolleau; los docentes de Berazategui y de Varela y la lista antiburocrática (Morada) en la construcción: todos estos ejemplos son la expresión viva de la búsqueda que están haciendo una nueva dirección. Pero a pesar de que las ollas populares pululan por doquier, los trabajadores siguen sin encontrar una organización que canalice sus protestas y que les dé una forma organizada a sus luchas (…) Están dadas todas las condiciones objetivas para que todos estos gremios se constituyan efectivamente en una dirección unitaria y combativa (Flores, 1985c: 4)

84Por último, a partir del caso de las elecciones en la Federación Obrera Cervecera Argentina (FOCA), explica cómo los estatutos se encuentran al servicio de garantizar el enquistamiento de una casta sindical y burocrática en la dirección de los sindicatos. Enumera una cantidad de requisitos para presentar candidaturas y una lista para disputar tanto una seccional como la federación gremial. Gregorio Flores enfatiza: “esta aberración es la que explica que Ubaldini, que pertenece a un minúsculo sindicato donde votaron 67 trabajadores en las últimas elecciones, sea secretario general de la FOCA y uno de los máximos dirigentes de la CGT”. Seguido a ello, concluye su nota:

Por eso la historia del movimiento obrero está preñada de muestras donde la burocracia no trepida en negociar con las patronales el despido de los activistas opositores para seguir conservando el control del aparato. Por eso la clase obrera necesita para cumplir su misión histórica, una nueva dirección (…) No siempre –eso es histórico- la dirección de un sindicato se gana a través de una elección; muchas veces una dirección emerge en el fragor del combate. Como cuando se eligen las comisiones de lucha o cuando en una asamblea o toma de fábrica se expulsa a la burocracia y se elige una nueva dirección (Flores, 1985d: 7).

85Para Flores, el componente político debía prevalecer sobre el moral en la lucha contra la burocracia en los sindicatos. Es decir, no se trataba de remplazar dirigentes y que luego se conviertan en buenos administradores de la obra social o de algún trámite sin cuestionar el papel del Estado y la política de colaboración de la cúpula sindical con las patronales. También destaca los límites de impulsar alianzas con fracciones de la burocracia sindical para desplazar a otro sector, sin explicitar o clarificar el carácter de la alianza. Para ejemplificar el último punto, cita el caso de la Ford donde la alianza entre el PTP y un sector que había roto con la conducción del sindicato, posibilitó la desorganización y dispersión de la dirección dentro de la planta. Entonces, para construir una nueva dirección debía ponderarse el principio de la independencia obrera así sea “de los patrones, el Estado y sus gobiernos de turno. El Partido Obrero planteaba que para terminar con la burocracia había que barrerla de los sindicatos y no hacer alianzas con ella” (Flores, 1985a: 4).

  • 433 “Lo que quedó en limpio de la entrevista del PO con la CGT” Prensa Obrera N° 97, 24 de mayo de 1985 (...)

86El 20 de mayo de 1985, una comitiva del Comité Central del Partido Obrero encabezada por Christian Rath, Juan Ferro, Jorge Altamira y Gregorio Flores, concurrió a una reunión a la que la CGT Nacional. La misma fue convocada por motivo del enfrentamiento entre la central obrera con el gobierno de Raúl Alfonsín. La delegación del PO expuso la necesidad de impulsar un plan de lucha para derrotar el plan de austeridad del gobierno nacional y el FMI. Para ello propuso una plataforma con consignas precisas como el salario, contra la carestía de vida, no pago de la deuda externa, entre otras. La respuesta de la CGT al planteo fue: “que habían realizado todos los esfuerzos posibles para llegar a una medida de esta naturaleza, pero que la profundidad de la crisis económica y social no había dejado otra alternativa (…) y la continuidad de la lucha se verá en la próxima reunión confederal”.433

  • 434 “Abajo las cesantías, ocupar toda fábrica que cierre o despida” Volante firmado por la Comisión Sin (...)

87En junio de 1985, el gobierno de Alfonsín, con el apoyo de los organismos de crédito internacionales, decretó el Plan Austral, diseñado por el ministro de economía Juan Sourrouille. Básicamente, el programa pretendía solucionar el déficit fiscal y el enorme endeudamiento a partir de un ajuste sobre los trabajadores que acarrearía la pérdida de su poder adquisitivo y el incremento de los despidos. El empresariado, a su vez, reclamaba la introducción de una nueva dinámica en las relaciones de trabajo, es decir una reforma laboral. La comisión sindical del Partido Obrero elaboró un volante con la consigna de “ocupar toda fábrica que cierre o despida”434, realizado con el objetivo de establecer una agitación sobre los trabajadores para responder al plan económico impulsado por el gobierno nacional.

88Entre los meses de junio y julio, la empresa Ford despidió a 33 operarios, lo que desencadenó la resistencia del colectivo obrero. En una asamblea de alrededor de 3800 trabajadores votaron el rechazo a los despidos y la ocupación de la fábrica. En un artículo para Prensa Obrera, Gregorio saludó la ocupación de la fábrica considerándola “un método genuino de lucha de la clase obrera” y producto de “la maduración” en un sector del activismo en cuanto a la organización de la toma de la planta. Por último, escribe:

Las tomas de fábricas son una de las mejores escuelas en la que los obreros pueden aprender el carácter de clase que tiene el Estado (…) De este modo aparece ante los ojos de los trabajadores la Santísima Trinidad compuesta por la patronal, el Estado y la burocracia sindical, con una sola finalidad: aplastar al movimiento obrero. Esta acción entre los que quieren aplastar a los trabajadores, y éstos que luchan por no dejarse aplastar, se llama Lucha de Clases. Como nos decía un compañero de la interna: “hasta ahora yo no entendía muy bien esto de la lucha de clases, ahora no puedo estar más de acuerdo” (Flores, 1985e: 12).

89La ocupación de la fábrica fue rechazada por la conducción del SMATA mientras que la CGT mantuvo un total silencio ante la medida. Los operarios pusieron a producir la fábrica, demostrando que la maquinaria se encontraba en perfectas condiciones. Incluso los trabajadores aducían que a partir del control obrero se podría reducir tanto los accidentes laborales como la ausencia de insumos. La empresa recrudeció su postura decretando 338 despidos, entre los que se encontraba la totalidad de la comisión interna y delegados. El 14 de julio, alrededor de 2000 efectivos policiales desalojaron la planta y luego se firmó un acta entre el Ministro de Trabajo, la empresa y la conducción del SMATA, dando por cerrado el conflicto con un saldo de 371 despidos. Con respecto a la lucha de Ford, Gregorio Flores opinaba:

Es indudable que todo el movimiento obrero que tuvo los ojos puestos en la lucha de Ford ha hecho, de distintas maneras, un aprendizaje en la lucha de clases (…) la toma de los obreros de Ford ha puesto en el primer plano la necesidad de construir una nueva dirección en el movimiento obrero, para expulsar definitivamente de los sindicatos a los Rodríguez (…) para terminar con este ciclo de gobiernos militares y gobiernos burgueses hay que seguir luchando por el gobierno obrero y de los trabajadores (Flores, 1985f: 2).

90El año 1985 cerraba con dos triunfos del activismo obrero en dos sindicatos estratégicos. El primero, en las elecciones del gremio de la sanidad en Capital Federal realizadas en el mes de agosto, la lista naranja obtuvo el triunfo sobre la lista oficialista apoyada por Lorenzo Miguel y Miguel West Ocampo (secretario general del sindicato de la sanidad). El segundo triunfo, transcurrió durante los primeros días del mes de diciembre, en las elecciones para el cuerpo de delegados en la fábrica de Ford. Luego de la derrota de la ocupación, la fábrica se encontraba militarizada con la presencia de efectivos policiales y miembros afines a la conducción del sindicato mecánico. Así y todo, el resultado de la elección arrojó la coronación de la mitad del cuerpo de delegados que no respondían a las listas burocráticas de la Verde y la Azul y Blanca. En una nota publicada en Prensa Obrera, Gregorio Flores resaltaba:

Por todo esto creo que lo que corresponde es seguir bregando tesoneramente para construir agrupaciones unitarias antiburocráticas, cuerpos de delegados y comisiones internas en la perspectiva de construir una nueva dirección y un partido obrero de masas. Existe en los gremios (metalúrgicos y textiles) una tremenda bronca contra la burocracia que se manifiesta en muchos casos en que no quieren acatar los paros que ésta declara por considerar que los conduce al fracaso; hay planteos de desafiliaciones para desconocer a estas direcciones. Debemos ser extremadamente cuidadosos en no quebrar la unidad frente a la patronal y tampoco en renunciar a nuestro sindicato; la tarea fue, y sigue siéndolo, expulsar de los sindicatos a la burocracia traidora; así lo están indicando las recientes elecciones en bancarios, ATSA y en el SMATA (Flores, 1985g: 12).

91Teniendo en cuenta la última cita, podemos afirmar que para Gregorio Flores la formación de un partido de la clase obrera tiene una relación causa-efecto con la recuperación de los sindicatos. Esta argumentación también era sostenida por un sector de los militantes en frentes gremiales de la organización. En respuesta a esta tendencia ‘gremialista’ al interior del partido, Jorge Altamira expuso:

Ni en Gran Bretaña a fines del siglo XIX; ni en Estados Unidos en la década del 30; ni en Brasil recientemente, la burocracia establecida en los sindicatos jugó un papel impulsor de las tentativas para construir un partido obrero independiente. Fueron nuevas direcciones e incluso nuevos sindicatos, los que se presentaron como candidatos a esa tarea. Estos sectores podían tener considerables limitaciones burocráticas, e incluso manifestarlas tempranamente, pero reflejaban una nueva etapa del movimiento obrero, no la vieja encarnada por la burocracia sindical. Estas limitaciones fueron históricamente decisivas, esto porque en el mejor de los casos dieron pie a partidos obreros-burgueses (Labour Party) o a partidos pequeño burgueses con base en la izquierda democratizante y en una parte de los activistas obreros (PT, Brasil). (…) Los Piccinini, los Guillán, los Ongaro han renunciado a ser los Lulas argentinos, esto porque se han pasado al gobierno (…) El deber del Partido Obrero es preparar, mediante la propaganda, la agitación y organización, (…) la estructuración de un partido propio de la clase obrera (…) El bolchevismo construyó un partido obrero, no un partido que hablaba en nombre de los obreros (…) La independencia de clase, la lucha contra el colaboracionismo, debe darse en todos los terrenos: los sindicatos, las elecciones nacionales, los movimientos estudiantiles y populares, en el campo parlamentario como en la huelga general (Altamira, 1985: 13-15).

92La postura de Gregorio Flores sobre la relación entre la recuperación de los sindicatos y la creación de un partido de la clase obrera no debe soslayarse porque a partir de diferentes matices fue constituyéndose en una diferencia política hasta consumarse en su documento político de 1992.

93En febrero del año 1986, el gobierno de Raúl Alfonsín anunció la privatización de las empresas estatales relacionadas con el rubro metalúrgico. Entre las fábricas privatizadas se encontraban las de Siam en Avellaneda y Somisa en San Nicolás. Las privatizaciones de las empresas estatales respondían a las exigencias del FMI. Porque implicaba mantener el plan de austeridad a partir de la reducción del personal y la aplicación de un nuevo régimen de trabajo basado en la flexibilización e incremento de la explotación laboral. A fines del mes de febrero, se realizó un acto en un teatro en la ciudad de San Nicolás ante la situación de la planta de acero de Somisa y su posible privatización. Gregorio Flores estuvo entre los oradores e intervino de la siguiente manera:

  • 435 “San Nicolás de pie contra la privatización. Excepcional recepción a los planteos de Gregorio Flore (...)

El gobierno argumenta que la privatización de Somisa se realiza para disminuir el déficit fiscal, pero esto es totalmente falso porque Somisa se maneja con total independencia del Tesoro Nacional. Tampoco es cierto que Somisa no sea rentable: desde 1947 hasta la fecha el Estado ha invertido en Somisa 700 millones de dólares y hoy la planta vale 5 mil millones de dólares. Ese superávit lo han logrado ustedes, los obreros de Somisa. (…) A principios de 1984, cuando miles de jóvenes estaban embriagados con la democracia, el gobierno de Alfonsín tomó una de las medidas más antipopulares de toda la historia y que la prensa oficial se encargó de silenciar. Ese día el gobierno estatizó la deuda privada de los capitalistas para que la pague el conjunto de la población de forma despótica. ¿Quiénes eran esos capitalistas endeudados? Bridas, Acindar, Siderca, Pérez Companc, Bunge y Born, etc. Cuando se privatiza la empresa estatal Siam ¿saben ustedes quién concurre a comprarla? Bridas. Con la plata de la deuda que nosotros pagamos, ella compra Siam, pero solo desembolsa dos millones de australes y el resto lo paga en cómodas cuotas cada seis meses. (…) Compañeros: si nosotros no sacamos algunas conclusiones elementales esto no sirve para nada. Por ejemplo: ¿A quién favorece el gobierno de Alfonsín, a los obreros o a los capitalistas? Por supuesto que a los capitalistas y por eso tenemos que decir que este es un gobierno burgués, antiobrero y proimperialista, pero además compañeros, nosotros tenemos que discutir qué clase social que gobernar en la Argentina (…) También tenemos que tener en claro que nuestro país está sumido en una profunda crisis y para salir de ella la tarea principal es romper con el imperialismo, romper con el FMI; no pagar la deuda externa, nacionalizar la banca y el comercio exterior y lograr nuestra independencia nacional; pero para eso aquí no puede gobernar más la burguesía que está estrechamente atada al imperialismo435.

94En su intervención, sostenía principalmente que el triunfo de la lucha de los obreros de Somisa radicaba en el impulso de una movilización de masas similar a la del pueblo de Villa Constitución en 1974. Además, polemizaba con la dirección del conflicto, a cargo de Naldo Brunelli, secretario general de la UOM San Nicolás quien confiaba en que el Congreso nacional debía tomar las cartas en el asunto sobre el problema de las privatizaciones.

  • 436 “El Partido Obrero ante el Congreso de Unidad Nacional y el programa de los 26 puntos de la CGT” de (...)

95El 22 de febrero de 1986, Gregorio Flores y el comité nacional del Partido obrero elaboraron una declaración programática como respuesta al “Programa de los 26 puntos” presentado por la conducción nacional de la CGT. El PO saludó la elaboración de un programa por parte de la central gremial, cuyo alcance sería nacional y podría debatirse con el conjunto de los trabajadores. Sin embargo, realizó una serie de cuestionamientos al programa de la CGT. Por ejemplo la ausencia de un plan de lucha para defender las empresas estatales o la propiedad nacional industrial ante su posible privatización; la moratoria del pago de la deuda externa lo cual le estaría otorgando legitimidad a un método de exfoliación por parte del capital financiero sobre la nación argentina; y, por último, la no convocatoria a una intervención del conjunto de los trabajadores para discutir y corregir el programa de la CGT en un Congreso con delegados electos por asamblea436. La CGT pretendía subordinar al movimiento obrero detrás de un programa cuyo contenido ideológico era nacionalista burgués.

96Para el Partido Obrero, el problema principal en el movimiento obrero argentino era la ausencia de una dirección clasista. Dicha problemática fue recogida por Gregorio Flores en su visita a la ciudad de Piedra del Águila en Neuquén, para acompañar la huelga y una marcha de 250km hacia la capital organizada por los obreros de la construcción y sus familias. En su crónica, concluyó: “hacer un balance y sacar todas las enseñanzas de este conflicto es una obligación de todas las tendencias para ayudar a los trabajadores a su propia evolución política” (Flores, 1986b: 4). El 26 de setiembre de 1986 se realizaron elecciones en la principal contratista de la ciudad. La lista naranja que nucleaba a los activistas de la huelga y militantes del Partido Obrero obtuvo el 60 % de los votos y la comisión interna.

97No obstante los avances en algunas comisiones internas y seccionales gremiales bajo la dirección de las organizaciones de izquierda no era un proceso lineal. Por ejemplo, en la seccional de ATSA, el activismo antiburocrático que había logrado recuperar el sindicato fue derrotado por la antigua conducción encabezada por West Ocampo. Flores reconoció que las causas detrás de esta derrota - y de los reveses gremiales sufridos por sectores clasistas y antiburocráticos a lo largo de la década del 80´- debía buscarse en la estrategia por establecer alianzas con sectores cuyos intereses eran ajenos al del conjunto de los trabajadores. En sus memorias afirmó:

Desde 1983 a la fecha se han realizado varias experiencias sindicales. Allí en aras de la unidad, se conformaron listas pluralistas que con el afán de agrupar a la mayoría de los trabajadores contra la burocracia eludían las disensiones programáticas o las cuestiones de principios. En muchos casos se logró desplazar a la burocracia y recuperar el sindicato. Sin embargo, la falta de objetivos claros, la no caracterización del gobierno “para no dividir”, llevó a que al poco tiempo las listas pluralistas terminaran en la práctica tan burocrática como las anteriores, llevando a las bases a una tremenda frustración y posibilitando en algunos casos que la derrotada burocracia recuperara de nuevo el sindicato. El caso de ATSA Capital es todo un ejemplo en ese sentido (Flores, 1994: 44).

98Esta unidad sin claridad en el programa, culminaba en la involución política por parte de los activistas y en prácticas similares a la conducción sindical antecesora.

  • 437 “Se realizó la conferencia sindical del Partido Obrero”, Prensa Obrera N° 175, 1 de abril de 1987, (...)

99Gregorio Flores participó de la conferencia sindical nacional del Partido Obrero que se realizó el 28 de marzo de 1987. El propósito de la instancia era estructurar el trabajo sindical del partido a nivel nacional a partir de la creación de fracciones compuestas por militantes y activistas que actuasen en los gremios. Las principales resoluciones de la jornada fueron la aprobación de un programa para intervenir en los frentes sindicales, el llamado a la conformación de agrupaciones clasistas en los sindicatos y, por último, realizar una campaña de “candidaturas obreras independientes” para las próximas elecciones a diputados y senadores nacionales437.

100Entre los meses de abril y mayo de 1987, presenció la huelga de los choferes de colectivo en reclamo por el reconocimiento del cuerpo de delegados electo y la reincorporación de dos trabajadores. La huelga de los choferes había propiciado una división de clase: por un lado, el gobierno municipal de Córdoba, la empresa concesionaria del transporte y la CGT cordobesa (incluida la UTA); por el otro, los choferes y los usuarios del transporte público. Según Flores, la derrota del conflicto se explicaba a partir del accionar de la burocracia sindical que se encargó de aislar a los choferes de los trabajadores de otros gremios. En ese sentido, describió cómo la prensa local se ensañó “por enfrentar a los choferes con la población por la ausencia del servicio de transporte” (Flores 1987a: 6).

101La cuestión de la conformación de agrupaciones clasistas en los gremios era un asunto muy importante. Para Gregorio Flores, la constitución de una agrupación clasista debía estar orientada por un programa con la perspectiva de un gobierno de los trabajadores. Pero, en su tránsito hacia un gobierno obrero, un programa debía contener una serie de consignas transitorias que permita a los trabajadores una evolución política y consciente hacia ese objetivo. Abordando el caso de las elecciones en el sindicato petrolero en setiembre de 1988, elaboró un análisis crítico de la lista opositora a la conducción del gremio. El Frente Nacional de Trabajadores Petroleros había elaborado un llamamiento cuya principal consigna era el monopolio integral por parte de YPF en todas las ramas de la industria. Esta postura era similar a la que sostenía José Guillán en el gremio telefónico con el caso de la empresa estatal ENTEL. Para Flores, la lista opositora debía partir de la crítica al carácter capitalista del monopolio de YPF y denunciar el rol del Estado en las empresas que controla. Esto último a partir de la apertura de los libros contables para visualizar todas las operaciones económicas. En este sentido denunciaba los límites de las nacionalizaciones cuya progresividad dependía de otorgarles el control de la empresa y/o rama industrial a los trabajadores. En este punto, concluyó:

la estatización y la privatización no son antagónicas bajo el capitalismo sino dos formas de explotación y acumulación de riquezas (…) Los “capitanes de la industria” no son otra cosa que la “patria contratista” que saquea los fondos estatales a través de las concesiones de obras públicas (…) la política de oposición nacionalista ha fracasado en toda América Latina. Ahí están los bancos nacionales y los ferrocarriles uruguayos, las minas bolivianas y peruanas, parte de las empresas estatales de México fue desmantelada o pasó a manos del Citibank o de sus colegas (Flores, 1988c: 4).

Otras intervenciones de relevancia de Gregorio Flores

102A continuación, expondremos una serie de artículos e intervenciones de Gregorio Flores sobre diversos temas. El primero, hace alusión a la cuestión de la mujer. Durante la campaña electoral de 1983, Gregorio Flores expuso la defensa de las condiciones de las mujeres desde la perspectiva programática de la organización. En una entrevista con el diario La Nación, declaró lo siguiente:

  • 438 “Reportaje a los candidatos a presidente” La Nación, 17 de octubre de 1983, p. 6.

En tanto partido de carácter socialista, el Partido Obrero inscribe en sus banderas un derecho social superior, irrealizable en una sociedad basada en la explotación del hombre por el hombre. Nos referimos a la protección social completa de maternidad mediante la elevación del nivel de vida de los trabajadores, el cese del problema de la vivienda y la salud, la dotación masiva de guarderías, la licencia por maternidad por un año con goce de sueldo, el desarrollo social de los servicios domésticos (lavandería y comedores), es decir la asunción por la sociedad de las funciones que en el régimen presente constituyen una carga suplementaria y discriminatoria sobre la mujer438.

  • 439 “Lo que La Nación no publicó del reportaje a Gregorio Flores” en Prensa Obrera N° 36, 20 de octubre (...)
  • 440 “El derecho a la vida y el derecho al aborto” en Prensa Obrera N° 29, 26 de agosto de 1983, p. 10. (...)

103En cuanto a la problemática del aborto, Gregorio Flores coincidía con la posición pública del Partido Obrero: “la defensa del derecho al aborto y de la anticoncepción”439. Consideraba que el aborto es una medida defensiva de la mujer trabajadora frente al capitalismo evitando su destrucción física y mental. Pero también, explicaba que la ausencia de este derecho significaba un negociado en torno a las prácticas clandestinas en clínicas privadas o las curanderas en los barrios más pobres440. Es importante destacar que el pensamiento de Flores en relación a la maternidad y el aborto marcó un quiebre con relación a su formación cristiana durante su juventud porque implicaba una ruptura con la Iglesia Católica, cuyo posicionamiento ideológico se expresaba en el rechazo a la anticoncepción y el aborto. A su vez, generó una tensión con su familia, especialmente con sus hermanas, quienes estaban congregadas en una agrupación religiosa.

104El 20 de abril de 1988 salió publicado en Prensa Obrera un artículo firmado por Gregorio Flores titulado “La lucha por la liberación de la mujer”. El motivo del artículo giraba en torno al crimen de Alicia Muñiz, la esposa del boxeador Carlos Monzón, el 14 de febrero de 1988. La nota en sí contiene una serie de errores en perspectiva histórica que son importantes remarcarlos. Principalmente confunde el origen del 8 de marzo, día internacional de la mujer. Para Flores, la conmemoración se hacía en alusión al incendio en la fábrica textil donde fallecieron 129 obreras textiles norteamericanas el 25 de marzo de 1911. Al confundir el hecho histórico lo mismo ocurría con la propia consigna de la celebración. En realidad, el día internacional de la mujer se conmemoró bajo la consigna del sufragio universal femenino como un medio en dirección al triunfo del socialismo. Recién a partir del año 1914 comenzó a celebrarse el 8 de marzo.

105Gregorio Flores, con sus escasos conocimientos del tema, pretendía elaborar un análisis clasista sobre la opresión hacia la mujer. Ahora bien ¿Cómo una nota periodística con un error histórico y político de envergadura fue pasada por alto por el órgano de redacción de Prensa Obrera?

  • 441 Según Engels: “la familia individual moderna se funda en la esclavitud doméstica franca o más o men (...)

106Creemos que la respuesta al interrogante radica en el objetivo del artículo de Gregorio Flores: explicar cómo la violencia hacia las mujeres se encuentra ligada al poder despótico y de clase del Estado. A través de la lectura de la obra de Friedrich Engels, Origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, deducía que el sometimiento de la mujer tiene su origen histórico en la división de clases en la sociedad441.. En este sentido afirmaba: “lo de Monzón es una cuenta más en el largo rosario de crímenes efectuados al amparo del Estado burgués” (Flores, 1988b: 10). En el artículo concluía lo siguiente:

La liberación de la mujer no puede ser concebida a expensa del hombre, sino en la lucha común por el derrocamiento de la burguesía y la destrucción del Estado burgués, como tránsito necesario a la abolición de los antagonismos de clase y de todos los derivados de él. La mujer revolucionaria se inspira en el legado histórico de una Juana Azurduy, una Flora Tristán, una Rosa Luxemburgo, nuestras Madres y las millones que tomaron por asalto los castillos de Versalles, los Palacios de Invierno, y los cuarteles de un Batista o un Somoza (Flores, 1988b: 10).

107De todos modos, lo interesante del artículo es que nos muestra un punto de inflexión en la trayectoria de Gregorio Flores. Debemos recordar su infancia en el monte cordobés donde las labores de la mujer, especialmente de la madre, se encontraban sujetas al hogar, las tradiciones y la subordinación al marido; su formación cristiana bajo los principios de la Iglesia Católica; su experiencia en el mundo fabril en donde tanto la violencia hacia la mujer como el alcoholismo, eran un problema recurrente en los hogares de la clase obrera. La conclusión a la que arribó Flores, fue que la lucha contra la opresión de la mujer debía entroncarse con la pelea por la emancipación de la clase obrera en su conjunto, sin distinción de sexo, religión o etnia.

  • 442 “Contundentes definiciones de Gregorio Flores” en Prensa Obrera N° 32, 22 de setiembre de 1983, s/f (...)

108Su segunda intervención relevante hacía alusión a su caracterización de la URSS. La huelga general en Polonia marcó un punto de inflexión en cómo visualizaba a la Unión Soviética. En una entrevista afirmaba que “defendía a los Estados Obreros” pero, admitía que “se ha distorsionado al socialismo con la aparición de capas burocráticas” como en el caso polaco, “donde un aparente Estado Obrero está en contra de la organización obrera (…) Los significativos progresos logrados venciendo a la miseria en la URSS y en China (…) pero que en estos países se han fortificado y se han cortado las libertades como el arte”442. Para Flores, destacar el carácter de la Unión Soviética como referencia histórica era significante sólo en cuanto a la vigencia de la revolución de Octubre de 1917. En cambio, reconocía su proceso de burocratización llevado a cabo por la camarilla encabezada por Stalin bajo la consigna del `socialismo en un solo país´. Al destacar la vigencia histórica de la revolución bolchevique, cuyos principales exponentes fueron Vladimiro Lenin y León Trotsky, lo hace por su carácter `internacional´. Este pensamiento internacionalista fue expuesto en un acto el 30 de setiembre de 1983 en el Luna Park cuando enfatizó:

Los obreros de Argentina, los obreros chilenos, los obreros uruguayos, los obreros de todo el mundo, tienen un rol histórico que cumplir, y es destruir la sociedad capitalista para, sobre sus ruinas, erigir una sociedad redentora que será mucho más humana que será mucho más justa y que posibilitará, por ese camino de transición, ir hacia una sociedad sin clases. Ese es el desafío que tiene la clase obrera (…) la clase obrera sólo le falta crear el estado mayor. Ese estado mayor que dirigirá esas luchas es el Partido Obrero (…) para finalizar este acto, podemos decir que ya hemos comenzado a crear un embrión de partido, que hoy estamos orgullosos de reivindicarnos clasistas y que hoy, con legítimo orgullo, podemos gritar con todas nuestras fuerzas: ¡Arriba los pobres del mundo! ¡De pie los obreros sin pan! (Flores, 1983a: 6-7).

109En esta última intervención podemos establecer una serie de conceptos que, fusionados, expresan el pensamiento político de Gregorio Flores. En primera instancia, cuando se refiere a “sociedad redentora” es evidente que es un término adoptado de su formación cristiana. En segunda instancia, su reivindicación del “clasismo” y la necesidad de “crear un partido” de la clase trabajadora, son dos conceptos que ha venido sosteniendo desde su experiencia en el SiTraC y su posterior confinamiento en el Penal de Rawson. Luego, los términos de “justicia” y “humanidad” como fruto de la destrucción del “sistema capitalista” visualizan los conceptos relacionados a la “Moral” y al “Hombre Nuevo” que pregonaba el PRT. Por último, cuando hace referencia a los “obreros de todo el mundo” y cuando cierra su intervención con los versos del himno de la Internacional expresa lo que está asimilando con el Partido Obrero.

110Otro acontecimiento que generó un punto de inflexión en su pensamiento internacionalista fue la revolución nicaragüense. El 6 de febrero de 1986, Gregorio Flores partió hacia Nicaragua en representación del Partido Obrero en el marco de la Conferencia contra la Agresión y por la Paz en Centroamérica. Aprovechando su estadía, Flores recorrió el país para analizar la situación que vivía el pueblo nicaragüense. En una crónica publicada en Prensa Obrera detallaba dos cuestiones centrales. La primera se refería al armamento del pueblo; pudo corroborar la existencia de milicias populares y el armamento de los trabajadores agrícolas y campesinos en las regiones fronterizas, además de los comités de defensa cuya principal característica era la elección asamblearia de sus autoridades. La segunda cuestión trataba el carácter de la propiedad:

En la realidad nicaragüense existen tres formas de propiedad: la propiedad privada, la propiedad estatal y propiedad cooperativa ¿Podrán coexistir indefinidamente estas tres formas de propiedad, y servir para resolver los problemas que plantea una transformación histórica profunda? Se me ha dicho que la experiencia nicaragüense es inédita, o que responde a cuestiones tácticas; creo, con todo, que esta situación hoy puede ser eterna y que más tarde o más temprano deberá ser resuelta (Flores 1986a: 12).

111La explotación tripartita del suelo era un claro ejemplo de que la dirección del proceso revolucionario en Nicaragua estaba encabezada por un sector de la pequeña burguesía que era la dirección del Frente de Liberación Nacional. Entonces, fuera por la movilización de los trabajadores y campesinos o por las presiones de la burguesía agraria y extranjera, el FLN tendría que definir o resolver la situación de la tierra. La posición de Gregorio Flores y del Partido Obrero era “la defensa incondicional de la revolución nicaragüense y el derecho incondicional del gobierno de Nicaragua a apelar a todos los medios para defenderse” (Flores, 1986a: 12). Además, el gobierno sandinista debía aprovechar la Conferencia para llamar a un frente antiimperialista que agrupara a todos los movimientos sociales y políticos contra la agresión norteamericana. Por ejemplo, un frente antiimperialista debía unificar la lucha de los campesinos con la de los obreros de Somisa en lucha contra la privatización y por la defensa del patrimonio nacional con un carácter anticapitalista tanto por la intromisión del capital extranjero como del apoyo de la burguesía nativa. Por lo tanto, “depende de una enérgica lucha contra el capitalismo como régimen y como clase, que tiene que estar dirigida por la clase obrera” (Flores, 1986b: 7).

112La tercera intervención giró en torno a su denuncia sobre el carácter clasista del Estado, definiéndolo como el instrumento de una clase social sobre otra. En el marco de la campaña electoral de 1983, afirmó que el Congreso de la Nación, iba a expresar la dependencia del Estado con respecto a las principales potencias capitalistas y los organismos internacionales:

El Partido Obrero dice claramente: el parlamento burgués, como institución, es un instrumento de los explotadores (…) Nosotros queremos señalar con anticipación que este proceso institucional marcha irremediablemente al fracaso. Y lo decimos porque una democracia genuina tiene su base de sustentación en la independencia nacional, y en nuestro país, si nosotros echamos un vistazo, podemos comprobar con absoluta precisión que en un pedazo de nuestro territorio está asentada una base de la OTAN (Flores, 1983a: 6-7).

113Entonces, para Flores el Congreso de la Nación iba a demostrar la incapacidad de la burguesía argentina “de resolver los problemas de fondo de las masas laboriosas” (Flores, 1984b: 12). A través de un método dialéctico, expuso los límites del Congreso conceptualizándolo como el “parlamentarismo burgués” cuyos representantes violaban las propias leyes de la Constitución Nacional:

Todo el mundo sabe que el Ministro de Economía, Grinspun, ha logrado acuerdos con la banca internacional que lesionan gravemente nuestra soberanía sin que el parlamento haya dicho esta boca es mía. Pero ¿Por qué esta actitud complaciente de los “representantes del pueblo” ante el compromiso del pago de la deuda externa que hipoteca a nuestro país ante el amo imperialista? ¿Por qué este vergonzoso mutismo de nuestro honorable Congreso? (Flores, 1984b: 12).

114También denunciaba lo que él consideraba “los irritantes privilegios” de los funcionarios de gobierno: “hasta ahora nadie ha logrado explicarme cuál es la razón para que un diputado o senador gane siete veces más que un oficial fresador, por ejemplo” (Flores, 1984b: 12). Gregorio Flores no solo pretendía abordar el problema del `parlamentarismo burgués´ como una cuestión de `clase´. Sino que también era necesario exponer las posiciones que debían adoptar los marxistas si se diera la posibilidad de ingresar a una de las Cámaras o en un gobierno obrero:

Y en un gobierno obrero y de los trabajadores ¿sería distinto el parlamento y sus legisladores? Por empezar habrá una sola cámara con carácter ejecutivo, pero, además, sus integrantes serán revocables en sus funciones y ningún diputado ni ministro podrá ganar más que lo que gana un obrero calificado, ni existirán prebendas, ni privilegios jubilatorios (Flores, 1984b: 12).

  • 443 La Comuna de París (1870-1871) fue un gobierno compuesto por los representantes de los blanquistas (...)

115En este aspecto, Flores expuso los principios de la Comuna de París443. Concluye con la idea en que, para conquistar el poder político, los trabajadores debían luchar contra aquellas tentaciones que solamente te conducen a integrarte al régimen burgués.

Sus diferencias con el Partido Obrero. La minuta política de 1992

116Para el Partido Obrero, la caída del muro de Berlín y la colonización de los territorios de la ex Unión Soviética no resolvía las contradicciones del sistema capitalista. Porque la restauración era un proceso contradictorio y convulsivo, en donde las medidas que a favor del capitalismo que asuman los Estados iban a enfrentarse con la respuesta de los trabajadores. Por lo tanto, esta etapa se encontraba lejos de cerrarse, sino que habría un nuevo episodio. A nivel nacional. el gobierno de Menem no concretó ninguna de las promesas hechas durante la campaña electoral. Todo lo contrario, comenzó una ofensiva hacia la clase trabajadora a partir de la imposición de una legislación laboral y la privatización de las empresas estatales. Esta caracterización, es lo que se aprestaba a discutir el Partido Obrero en su V Congreso Nacional. Es bajo este contexto político e histórico donde Gregorio Flores presentó una minuta que fue publicada en un Boletín Interno el 4 de abril de 1992.

117Podemos descifrar tres motivos principales por los cuales Flores decidió elaborar su documento. El primero, es que al dejarla presentada por escrito evitaría que su postura política no fuese malinterpretada por nadie. Él aducía que sus planteos “pueden ser unilaterales y mal hechos y por consiguiente entendidos de maneras muy diversas” (Flores, 1992: 1). Por lo tanto, al aceptar la lógica organizacional y presentar el documento era consciente que dejaba asentada su postura política. El segundo motivo, se refiere al contenido oculto detrás del escrito de Gregorio Flores. Al leer su minuta, el conjunto de los miembros del partido, podrían sentirse movilizados a publicar nuevos documentos. El tercer motivo, se refiere a la contradicción entre la intervención política y la ausencia de un crecimiento en las filas partidarias. Para Flores el debate en torno a la situación histórica poseía un carácter estratégico para el futuro de su organización. Afirmaba que a través de su discusión “se desprenderán las tareas de nuestro partido y tal vez nos ayude a develar, por qué no crecemos, una cuestión que nos preocupa y que aún no la tenemos resuelta” (Flores, 1992: 2).

118En su documento político, enfatizó que la clase obrera asistía a un profundo retroceso cuyo hilo histórico habría que buscarlo en el período de la dictadura militar con la eliminación física y el despido de importantes franjas de activistas. Este aspecto Gregorio Flores lo había desarrollado en 1985 cuando establecía una caracterización parcial acerca de la transición en los sindicatos mientras exponía el caso del SMATA (Flores, 1985b: 4). Su reciente documento pasaba a minimizar la experiencia de la clase obrera durante los ´80, cuando existen alrededor de 10 artículos de su autoría donde destacaba la experiencia en las fábricas del SMATA, choferes de colectivo, trabajadores de la construcción, etc. Flores asocia el retroceso en el movimiento obrero con un estancamiento en el Partido Obrero. Ante ello, establece que, ante la etapa de retroceso, el trabajo en el frente gremial se debía desarrollar de la siguiente manera:

La tarea del Partido Obrero en esta etapa es ligarse a los elementos más conscientes, a ese activismo que está en estado latente, para lo cual el partido debe alentar y ayudar a los compañeros que puedan entrar en las fábricas, orientarlos para que actúen sin salir a la superficie hasta ganar una posición sindical. Quiero decir con esto que estoy en contra de que, si un compañero entra en Ford, a los tres o seis meses esté pasando periódicos. Creo que durante un tiempo tiene que estar tapado y ni siquiera realizar actividades cerca de los lugares donde está instalada la fábrica (Flores, 1992, 4).

119Siguiendo este fragmento, Gregorio Flores expresaba una diferencia sobre cómo debe desenvolverse una organización revolucionaria en los sindicatos. Se refería a la construcción del partido de manera unilateral a la recuperación de los sindicatos. Otro aspecto que destaca en su documento es que había que hacer una serie de distinciones al interior de la dirección del movimiento obrero. En ese sentido, afirmaba:

Distinguir las diferencias entre Lorenzo Miguel y Piccinini no solo es una cuestión de matices; también es una capacidad de discernimiento que yo no advierto en muchos compañeros. Aunque Lorenzo Miguel y Piccinini tengan muchísimas cosas en común, para los trabajadores esto no es así, entonces me parece que no tenemos que meterlos en la misma bolsa; incluso más. Me atrevo a decir que, en Villa Constitución, San Nicolás, para los obreros. Piccinini ni siquiera es un burócrata ¿El partido puede o debe estar tan lejos de todo lo que piensa la gente? Aunque la respuesta fuera afirmativa, esto no invalida que el partido tenga cuadros políticos como dirigentes sindícales porqué desde una posición dirigente se puede llegar con mayor posibilidad a las bases para impugnar la conducta de Piccinini y no para adaptarse (…) Otra divergencia fundamental (…) es la que se refiere a los traidores: Christiansen, Piccinini, Brunelli, Vitale, etc. Lo primero que quiero aclarar que con mi posición no estoy tratando de defender o justificar la conducta de esos dirigentes; lo que procuro es entender como son las cosas para no repetir como los loros. Cuando uno califica de traidor a un dirigente, la gente entiende que ese dirigente está vendido, que se ha pasado a las filas del enemigo, es un entregador. Hasta donde yo conozco no es el caso de ninguno de los dirigentes que menciona el documento o que se nombraron en el plenario. Otra cosa más. Cuando uno hace una crítica seria a la conducta de un dirigente tiene que explicitar lo que hicieron y mostrar donde está la traición. Hay que decir blanco sobre negro en qué consistió la traición y mostrar que se debió haber hecho para evitarla o no caer en ella. Es decir, nosotros puestos en el lugar de los que traicionaron ¿Cómo hubiéramos actuado? ¿Qué hubiésemos hecho nosotros en lugar de Piccinini o Brunelli? (Flores, 1992: 2).

120Es decir, para Flores había que distinguir a la burocracia sindical tradicional, como la encabezada por Lorenzo Miguel, de aquellos sectores con una orientación centroizquierdista, por ejemplo, el caso de Alberto Piccinini en Villa Constitución.

121Siguiendo con su minuta, se puede dilucidar el efecto que produjo la Caída del Muro de Berlín entre los trabajadores y militantes del partido, cuando afirma lo siguiente:

¿Cómo negar la influencia que ejercía sobre la juventud y el activismo obrero la revolución cubana? En la actualidad ¿a qué activista se le va a ocurrir tomar como referencia los Estados obreros? Es indudable que en el pasado existía un activismo politizado muy superior al actual; pero lo más importante era el grado de conciencia que anidaba en las bases obreras. Esto se manifestaba en las luchas antiburocráticas y en la recuperación de los sindicatos donde se llegó a la toma de fábrica violenta con rehenes, para destituir a los burócratas (Perdriel y Concord de Fiat, por ejemplo) (Flores, 1992: 3)

122En otras palabras, para Flores la desintegración de la Unión Soviética significaba la pérdida de un punto de referencia para el proletariado internacional. Entendía con este hecho, que se iniciaba una etapa histórica de un profundo retroceso para la clase obrera a nivel mundial.

123Finalmente, podemos visualizar en su documento un punto de tensión que va más allá de una caracterización sobre la etapa en cuestión cuando afirmó: “lo que procuro es entender como son las cosas para no repetir como los loros” (Flores, 1992: 4) ¿Qué hay detrás de esta afirmación que ante nuestros a ojos puede resultar inocua? Se trata de un rechazo a un tipo de proceder, que se expresaría en desarrollar las posiciones del partido de una manera automática. Flores concebía al militante de acuerdo al grado de inserción dentro del movimiento obrero, lo cual debía desarrollar las ideas del partido entre sus compañeros de trabajo. Entonces, un cuadro político se destacaba por su capacidad de organizador y agitador al interior de su lugar de trabajo o sindicato. Hay una claro rechazo hacia la agitación política externa, porque la consideraba como contraproducente y, sobre todo, como diletante. Esta posición es reforzada a través de una cita de la obra literaria Don Quijote de la Mancha, de Miguel Cervantes de Saavedra, para afirmar: “el Partido Obrero debe diferenciarse por lo que hace, no por lo que dice” (Flores, 1992: 4). Podríamos hipotetizar, que la crítica de Flores estuvo dirigida hacia la estructura de la organización, y el grado de profesionalización de un sector de los militantes.

124El documento de Gregorio Flores fue respondido por Juan Ferro, miembro del comité nacional del PO. En un principio, existe una coincidencia en que la etapa política en ese momento no se destacaba por un ascenso obrero. Pero establecía que se trataba de un reflujo transitorio, en el que la ofensiva capitalista colisionaba con la resistencia y organización de la clase obrera. Criticaba el viraje en el pensamiento de Flores, en cuanto desconoce el proceso transicional en el movimiento obrero durante la década de los 80. Esta experiencia:

Fue capitalizada por la por sectores del centroizquierda y la izquierda democratizante que llegaron a la dirección de varios sindicatos y fracasaron estrepitosamente capitulando frente a las patronales y al Estado, dilapidando este ascenso. Experiencias como la Naranja de Sanidad, la UOCRA de Neuquén, la UOM de Villa reflejaron un ascenso que con direcciones revolucionarias hubieran generalizado estas experiencias al conjunto del movimiento obrero del país. (Ferro, 1992: 2)

125En cuanto a la cuestión de la construcción del partido de la clase obrera a partir de los sindicatos, Juan Ferro respondía la minuta de Flores expresando:

El PO se ha desarrollado en todo el país por su vigorosa acción política y no sólo por una línea sindical de adentro de los frentes, nunca hay que despreciar si le ganamos 40 militantes a otras corrientes, todos los compañeros “de algo viven” y será nuestro deber insertarlos en la lucha de clases en el lugar que puedan ocupar. El PO no sólo tiene que diferenciarse por lo que hace sino también por lo que dice y esto es fundamental en cuanto a los pronósticos políticos. Desde “adentro" y desde "afuera” de cualquier lucha, la experiencia nos indica que muchas luchas que las empezamos "desde afuera" fueron la raíz para la futura penetración del partido en el frente (Ferro, 1992: 4).

126En el año 1994, Gregorio Flores publicó su primer libro titulado SiTraC-SiTraM: del Cordobazo al Clasismo. En esta obra, Gregorio relataba sus memorias y experiencias durante la década del 70. También confrontaba su experiencia con su presente con el objetivo de destacar la vigencia del sindicalismo clasista y no como un hecho perimido. En el prólogo, Gregorio Flores establecía un viraje con relación a la minuta que presentó dos años antes. En su obra exponía lo siguiente:

Mi convicción de que una línea sindical clasista y la construcción de un partido de los trabajadores resultan indispensables para su liberación como clase, mantienen la misma firmeza que los barrotes de la celda que en aquel momento cerraban mi libertad. Todas las variantes sindicales reformistas y pseudocombativas han terminado adaptadas e integradas al Estado burgués. Las pruebas son abrumadoras y contundentes. Allí están para atestiguarlo las experiencias post-dictaduras de Piccinini en Villa Constitución, el RusoGdansky en Matanza, el Barba Gútierrez en Quilmes, Mary Sánchez en docentes, entre muchos otros. Basta darse cuenta, observar el comportamiento de estos dirigentes cuando hay un conflicto o elecciones sindicales. Sin ningún tapujo y sin sonrojarse siquiera, se protegen en las leyes del Estado y en sus estatutos proscriptivos para eliminar a las listas opositoras, o en las huelgas, para conciliar con las patronales dejando un tendal de despedidos y entregando en las mesas de negociaciones huelgas heroicas como la docente de 88 (...) La conducta de estos dirigentes de centroizquierda se opone por el vértice con la de un dirigente clasista cuya función, más allá de la lucha reivindicativa, es educar a los trabajadores en la comprensión sobre el régimen de explotación capitalista, el rol del Estado y sus instituciones y el de los partidos patronales, que aunque se definan populares, representan los intereses contrarios al de los trabajadores. (Flores, 1994: 5-6)

Conclusiones

127Consideramos, a partir de este trabajo, que el estudio de las organizaciones de izquierda y de la biografía de sus militantes debe partir más allá de toda matriz soviética. Es decir, de aquellas basadas en las diversas concepciones como el “partido de cuadros”, de la herencia del ¿Qué Hacer? de Lenin o de las resoluciones del primer congreso de la III Internacional Comunista sin tener en cuenta el contexto sociopolítico. Es necesario analizar las interacciones entre el partido con la trayectoria de los militantes, analizando cómo se reflejan en los cambios de estructura y orientación del partido de acuerdo a la situación histórica presentada; en el flujo y reflujo de militantes como parte de un movimiento permanente al interior de la organización; en las relaciones internas y las disputas de poder entre sus miembros; en la tensión entre la diversidad de posturas políticas de los militantes y los intentos de la dirección por encuadrar al conjunto de la organización bajo un determinado planteo.

128El presente artículo propuso un recorte de la trayectoria de vida de Gregorio Flores. Especialmente abordamos su ingreso y militancia en el Partido Obrero durante la década de los ´80. Gregorio Flores nunca renegó de su militancia en el PRT y sus organismos partidarios porque él consideraba que estaba trabajando a favor de un instrumento revolucionario para la clase obrera. Algunos años más adelante reconoció que la etapa de la década de los setenta estaba impregnada por los frentes populares y los organismos donde participó (PRT y FAS) no pasaron desapercibidos. Su defensa de la independencia política de la clase trabajadora se mantendrá durante el retorno de la democracia a partir de 1983, permaneciendo en una postura crítica hacia los dirigentes sindicales que se fueron integrando –incluyendo compañeros del PRT y del SiTraC- a los gobiernos sucesivos desde Ricardo Alfonsín hasta su muerte en el año 2011.

129El análisis de la constitución de Gregorio Flores en un dirigente obrero clasista se realizó en torno a una serie de dimensiones que se puede rastrear en su trayectoria. El pensamiento de Gregorio Flores en el Partido Obrero adquirió una nueva proyección cuando fue candidato en las elecciones. En esas instancias fue aplicando sus conocimientos y estableciendo una relación dialéctica entre la teoría y la práctica. Se podría decir que, bajo este contexto, las restricciones organizacionales podrían haber encuadrado su acción política, contribuyendo a la dinámica de militancia política adoptada por nuestro personaje. Pero en el caso de Gregorio Flores ocurrió todo lo contrario, pudimos establecer que tanto en sus artículos publicados en Prensa Obrera como en su documento presentado en 1992, existía una autonomía de pensamiento y libertad para expresar sus posiciones políticas.

130Justamente, el propósito de este artículo no fue solamente enumerar las acciones que realizó en el Partido Obrero durante más de una década. Sino el de ir analizando su evolución en función al desenvolvimiento de sus intervenciones y pensamientos. Evolución sometida, a su vez, a las tensiones de sus experiencias pasadas, tanto en el plano personal como en el sindical y político. La conciencia política de Flores, como de cualquier individuo constituye una praxis, es decir, es el resultado de sus avances y retrocesos que se encuentran en un constante movimiento. En este aspecto, destacamos la capacidad de Flores para elaborar un análisis crítico y propio, incluyendo una profunda reflexión sobre su experiencia sindical y política, esto último con el fin de educar a los trabajadores trascendiendo a su propia persona. Desde esta perspectiva, la acción política de Flores se desarrolló dentro de un espacio marcado por las tensiones y restricciones –propio del período histórico en cual transcurrió su vida pudiendo el actor modificarlas o apropiárselas con el objetivo de perennizar su militancia.

Bibliographie

Bibliografía

Altamira Jorge, 1985. “Informe al Congreso del Partido Obrero” Documento presentado al Comité Central del Partido Obrero, 20 de junio de 1985, 25p. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos Políticos.

Engels Friedrich, 2016. “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado”, en Marx Karl y Engels Friedrich, Obras Escogidas Vol. 2, España: Akal, pp.177 -345.

Crespo Juan Carlos [Christian Rath], 1983. “La política de los trotskistas argentinos”, Internacionalismo N° 6, enero/abril de 1983, pp. 3-8.

Ferro Juan, 1992. Respuesta al compañero Goyo Flores, minuta publicada en el Boletín Interno N° 8, 14 de mayo de 1992. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos Políticos.

Flores Gregorio, 1983a. "Hay que crear el Estado mayor de la clase obrera", Prensa ObreraN° 34, 5 de octubre de 1983, pp. 6-7. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

1983b. "Gregorio Flores con los huelguistas", Prensa Obrera N° 40, 24 de noviembre de 1983, p. 3. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

1983c. "Las bases deben decidir", Prensa Obrera N° 44, 29 de diciembre de 1983, p. 2. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

1984a. "Tres posturas sobre la “ley sindical”", Prensa Obrera N° 47, 14 de febrero de 1984, p. 6. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

1984b. “Parlamentarismo burgués y democracia obrera”, Prensa ObreraN° 52, 12 de abril de 1984, p. 12. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

1984c. “Parlamentarismo burgués y democracia obrera: Las gangas de los escribas”, Prensa Obrera N° 54, 3 de mayo de 1984, p. 12. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

1984f."Una reflexión sobre las elecciones sindicales: Un par de preguntas dirigidas al PI, al PC y al PTP", Prensa Obrera N° 75, 11 de octubre de 1984, p. 8. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

1985a. “ ¿Cómo luchar contra la burocracia sindical? La experiencia de CIDEC y de Ford”, Prensa Obrera N° 88, 14 de marzo de 1985, p. 4. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

1985b. “Lorenzo Miguel y J. Rodríguez o como la burocracia colaboró con la Triple A: Para luchar contra la burocracia debemos denunciar sus fechorías”, Prensa Obrera N° 91, 4 de abril 1985, p. 4. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

1985c. “En Quilmes hay que convertir la CGT de sello en organización de combate”, Prensa Obrera N° 91, 4 de abril 1984p. 4. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

1985d. “Así se mantiene la burocracia sindical”, Prensa Obrera N° 92, 11 de abril de 1985, p. 7. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

1985g. “El plan de lucha de la UOM y la estrategia de las “juventudes políticas””, Prensa Obrera N° 123, 26 de diciembre de 1985, p. 12. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

1985e. “La toma de Ford es una lección histórica para todos los explotados”, Prensa Obrera N° 104, 11 de julio de 1985, p. 12. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

1986a. “Gregorio a dedo por Nicaragua: con los campesinos y los milicianos”, Prensa Obrera N° 127, 6 de marzo de 1986, p. 12. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1986-1987.

1986b. “Reflexiones sobre la larga marcha”, Prensa Obrera N° 136, 8 de mayo de 1986, p. 4. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1986-1987.

1987, “Córdoba: ¿paro solidario o hundimiento del conflicto?”, Prensa Obrera N° 182, 20 de mayo de 1987, p. 6. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1986-1987.

1988a. “ ¿Justicia o inmoralidad?”, Prensa Obrera N° 213, 21 de enero de 1988, p. 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1988-1989.

1988b. “La lucha por la liberación de la mujer”, Prensa Obrera N° 220, 6 de abril de 1988, p. 10. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1988-1989.

1988c. “SUPE: una reflexión sobre el programa del Frente”, Prensa Obrera N° 239, 31 de agosto de 1988, p. 4. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1988-1989.

1989a. “Angeloz contra las libertades democráticas”, Prensa Obrera N° 260, 15 de marzo de 1989, p. 8. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1988- 1989.

1989b. “Hablemos del Pacto Social”, Prensa Obrera N° 266, 26 de abril de 1989, p. 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1988-1989.

1989c. “Cuando una clase social gobernante no es capaz de alimentar a los trabajadores, hay que desplazarla y arrebatarle el poder”, Prensa Obrera N° 265, 4 de mayo de 1989, pp. 4-5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1988-1989.

1992. Minuta, publicada en Boletín Interno N° 4, 10 de abril de 1992. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos Políticos.

1994. SITRAC-SITRAM: Del Cordobazo al clasismo, Buenos Aires Ediciones Magenta, 159 p.

2004. SITRAC-SITRAM: La lucha del clasismo contra la burocracia sindical, Córdoba: Editorial Espartaco, 256 p.

2006. Lecciones de batalla: Una historia personal de los ’70, 2ª ed., Buenos Aires: Razón y Revolución, 157 p.

Marx Karl, 2016. “El 18 Brumario de Luis Bonaparte” en Marx Karl y Engels Friedrich, Obras Escogidas Vol. 1, España: Akal, pp.250-351.

Mattini Luis, 2007. Hombres y mujeres del PRT-ERP, de Tucumán a La Tablada, 5ta edi. Buenos Aires: De la campana, 383p.

Ortiz José, 1984. “El clasismo ante la nueva normalización sindical” Prensa ObreraN° 56, 17 de mayo de 1984, pág. 7. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

Pozzi Pablo, 1994. “Entrevista a Gregorio Flores, Ex dirigente sindical del Sitrac”, Red Latinoamericana de Historia Oral (RELAHO), 21p.

Sartelli Eduardo y Camera Pablo, 2001. “Del cristianismo al trotskismo: Una entrevista a Gregorio Flores: a propósito del Cordobazo y el PRT-ERP”, Razón y Revolución, nº 8, 23p.

Notes

376 “Entrevista a Susana Fiorito”, Biblioteca Popular Bella Vista, Córdoba, 2 de abril de 2018. Realizada por el autor

377 En el año 2009 Gregorio Flores vuelve a acercarse al PO, afiliándose a la organización a comienzos del año 2011.

378 “Tapa central”, El Combatiente, N° 210, (1976), p. 1.

379 Entrevista a Daniel Blanco, dirigente del Partido Obrero. 5 de marzo de 2018, Tucumán. Entrevista realizada por el autor.

380 En “La revolución política” en Política Obrera N° 314, 30 de agosto de 1980, p. 5.

381 “Documento político de base”, Revista Política Obrera, N° 1, Año 1976, p. 7.

382 Entrevista a Daniel Blanco, dirigente del Partido Obrero. Tucumán, 5 de marzo de 2018. Entrevistado por el autor.

383 Entrevista a Rafael Santos, dirigente nacional del Partido Obrero. Buenos Aires, 12 de julio de 2018. Entrevista realizada por el autor

384 Entrevista a Daniel Blanco, dirigente del Partido Obrero. Tucumán, 5 de marzo de 2018. Entrevistado por el autor.

385 “Malvinas: para luchar contra el imperialismo ningún apoyo a la dictadura”, Política Obrera N° 328, 1982, p. 1. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

386 “Candidatos del Partido Obrero”, Prensa Obrera, N° 29,1983, p. 5, Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

387 Entrevista a Manuel, ex militante del Partido Obrero 1983-2013. Entrevista realizada el 14 de diciembre de 2018 en la Ciudad de Córdoba. Entrevistador: José Barraza.

388 “Nos presentamos en Capital Federal, Tucumán Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, Río Negro y Neuquén”, Prensa Obrera, N° 4, 1983,4. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

389 “Correo Interno N° 4” Boletín Interno del Partido Obrero, 12 de julio de 1983, p. 3. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos políticos.

390 “Gregorio Flores: Vanguardia del SiTraC-SiTraM, constructor del Partido Obrero” en Prensa Obrera N° 5, 18 de febrero de 1983, p. 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

391 “Esto fue el gran acto de nuestro partido” en Prensa Obrera N° 15, 6 de mayo de 1983, pp. 8-10. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

392 “Correo Interno N° 4” Boletín Interno del Partido Obrero, 12 de julio de 1983, pp. 6-7. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos políticos.

393 El Movimiento al Socialismo (MAS) presentó su programa e inmediatamente fue aceptado por la Justicia Electoral. De acuerdo a Carta Orgánica Nacional, el artículo N° 1 sostiene: “el MAS es una organización política nacional, que, en la orientación de su política, promueve el bien público y sostiene el régimen democrático, representativo, republicano y federal, y los fines y principios de la Constitución Nacional”. En cuanto a las “faltas graves” de los afiliados, el artículo 37 plantea: “se consideran faltas graves: (…) e) agraviar públicamente los símbolos patrios, las tradiciones o los próceres nacionales” en “Carta Orgánica del MAS” Documento presentado a la Justicia Electoral, Año 1983, pp. 1-22 [Archivo Personal del autor].

394 Sobre la lucha por el reconocimiento del programa, Jorge Altamira afirmaba: “luego se presentó otro problema, que había que presentar un programa ante la Justicia. Porque si la Justicia no te aprobaba el programa no podías ser legal. ¿Sabías eso? Entonces nosotros presentamos un programa, y la justicia lo impugnó (…) Y nosotros preocupados por asegurar la legalidad buscamos desarrollar un programa que tuviera una estructura histórica que pudiéramos reivindicar porque nunca aceptamos jugar con el tema programático”. Entrevista a Altamira Jorge. Dirigente nacional del Partido Obrero. Buenos Aires, 24 de febrero de 2018. Entrevistado por el autor.

395 “Vibrante acto contra la proscripción al Partido Obrero” en Prensa Obrera N° 28, 12 de agosto de 1983, p. 15. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

396 “Gregorio Flores: no se puede plantear liberación o dependencia y votar a los candidatos que pagarán la deuda externa” en Prensa Obrera N° 32, 29 de setiembre de 1983, p. 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

397 “Contundentes definiciones de Gregorio Flores” en Prensa Obrera N° 32, 22 de setiembre de 1983 s/p. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

398 “Gregorio Flores: no se puede platear liberación o dependencia y votar a los candidatos que pagarán la deuda externa” en Prensa Obrera N° 32, 29 de setiembre de 1983, p. 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

399 “Gregorio Flores: trabajador vote trabajadores. Mensaje por la cadena nacional de radiodifusión”, Prensa Obrera N° 37, 26 de octubre de 1983, p. 3. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

400 “Balance político de las elecciones del 30 de octubre” en Prensa Obrera N° 38, 3 de noviembre de 1983 pp. 6-7. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

401 “Formemos un frente del movimiento obrero y de la izquierda para expulsar al imperialismo y por un gobierno de los trabajadores” Declaración política del Partido Obrero, 23 de abril de 1985. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos políticos.

402 “En Morón, habló Gregorio Flores” Prensa Obrera N° 95, 9 de mayo de 1985, pág. 10. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

403 “Acta de constitución de un frente electoral entre el MAS y el PO”, Prensa Obrera N° 112, 8 de setiembre de 1985, pág. 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

404 “Declaración del Frente del Pueblo ante las recientes elecciones” 6 de noviembre de 1985, p. 2.

405 “Se confirma la tendencia a la polarización política”, Prensa Obrera N° 120, 7 de noviembre de 1985, p. 4. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

406 “Contra la Reforma de Angeloz, Menéndez y los capitanes de la industria: Los hombres del Cordobazo a la Constituyente ¡Vote a la lista que encabeza Gregorio Flores! Vote al Partido Obrero para consagrar las aspiraciones nacionales, sociales y democráticas de la población laboriosa”, Prensa Obrera N° 163, 19 de noviembre de 1986, p. 2. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1986-1987.

407 “Balance de Córdoba” Prensa Obrera N° 166, 10 de diciembre de 1986, p. 5.

408 La Fundación Mediterránea es una asociación que agrupa a las principales empresas y corporaciones industriales en la Provincia de Córdoba. Fue creada durante la dictadura militar, el 6 de julio de 1977, y ha contado con importantes cuadros económicos que luego se desempeñaron en cargos públicos. El ejemplo más notorio fue Domingo Cavallo.

409 “Comisión Córdoba: los justicialistas renovadores representan al clero, al `Navarrazo´, y a los pulpos proimperialistas. El camino del Cordobazo pasa por el Frente de los Trabajadores”, Prensa Obrera N° 187, 24 de junio de 1987, p. 7. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1986-1987.

410 “Balance y perspectivas del Partido Obrero”, Prensa Obrera N° 198, 16 de setiembre de 1987, p. 8.

411 “Carta a los partidos y corrientes de izquierda”, Buenos Aires, 14 de julio de 1983. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos políticos.

412 En su documento electoral expresa: “en nuestra agitación electoral, tenemos que decirle al trabajador peronista que tiene razón: el peronismo no es el isabelismo (…) ahora sin que ello implique salirnos de nuestros principios, debemos decirle: ¡Tiene razón compañero! ¡Perón dio todo! Pero como dice ahora el peronismo no es como el de antes. Es que el isabelismo no es peronismo”. “Documento Electoral” 12 de agosto de 1983, pág. 8. Extraído del Archivo de Fundación Pluma.

413 “Carta a la dirección, congresales, afiliados y simpatizantes del MAS” 3 de setiembre de 1983, pág. 2. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos políticos.

414 “Gregorio Flores: no se puede plantear liberación o dependencia y votar a los candidatos que pagarán la deuda externa” en Prensa Obrera N° 32, 29 de setiembre de 1983, pág. 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

415 “La situación de la izquierda” en Prensa Obrera N° 24, 14 de julio de 1983, pág 6. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

416 Felipe González, del Partido Socialista Español (PSOE), obtuvo la presidencia en el año 1982 a través de una alianza con el Partido Comunista. Las elecciones fueron el resultado de la `transición´ pactada con el régimen militar. Esto se evidenciaría años después con las medidas tendientes a proteger el aparato y los archivos del período de la dictadura franquista que impera hasta la actualidad. En el caso de François Mitterrand, del Partido Socialista Francés, fue electo presidente en Francia en 1981 a partir de una alianza de su organización con el Partido comunista, pero apoyado por el conjunto de la izquierda incluidas las organizaciones trotskistas. Una vez en el poder, el gobierno de Mitterrand se alineó junto al sector de centroderecha, encabezado por Jacques Chirac, y llevó adelante un programa de austeridad que incluía la reconversión de las minas estatales del Norte, produciendo un incremento de los despidos y una mayor flexibilidad laboral. También se endeudó de manera considerable para afrontar el déficit provocado por el gasto público.

417 En una solicitada titulada “Por un partido socialista a lo Mitterrand y Felipe González” el MAS exponía: “nuestro objetivo es claro: buscamos construir un `gran Partido Socialista´ (…) Argentina no se puede marginar de la realidad mundial que muestra que son las fuerzas socialistas las que progresan en forma arrolladora en las democracias modernas. Allí están los triunfos de los partidos socialistas de Francia y de Grecia para demostrarlo. Dentro de poco tiempo, la victoria del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) lo corroborará” en Clarín 7 de setiembre de 1982, p. 8. Extraído del Archivo de Fundación Pluma

418 “Gregorio Flores: Construyamos un frente antiimperialista de toda la izquierda” en Prensa Obrera N° 26, 28 de julio de 1983, pág. 7. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

419 Ídem ant.

420 “Carta a la dirección, congresales, afiliados y simpatizantes del MAS” 3 de setiembre de 1983, pág. 2. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: documentos políticos.

421 “Gregorio Flores: construyamos un frente antiimperialista de toda la izquierda” en Prensa Obrera N° 26, 28 de julio de 1983, p. 7. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982- 1983.

422 “Desvirtúan el Cordobazo” en Prensa Obrera N° 59 7 de junio de 1984, p. 4. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

423 “Correo Interno N° 4” Boletín Interno del Partido Obrero, 12 de julio de 1983, pp. 6-7. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos políticos.

424 “Después de lo ocurrido en Plaza de Mayo: Formemos un frente antiimperialista de toda la izquierda” Carta abierta a las organizaciones y compañeros combativos y de la izquierda, 27 de abril de 1985. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos Políticos.

425 En el mes de abril, el Comité Ejecutivo del MAS envió una carta al Partido Comunista en los siguientes términos: “El MAS se dirige al PCA y a los obreros peronistas, sin desmedro de otras corrientes menores (…) En suma, todo indica que el frente MAS-PC no constituiría una alternativa sectaria o estrecha, sino un muy fuerte polo de referencia y atracción, capaz de incorporar como dirigentes y candidatos a los mejores luchadores promovidos de la clase obrera, peronistas por su origen pero divorciados del PJ. Darían el nuevo cauce que buscan incontables activistas de las Unidades Básicas, así como también, en otro terreno, atraería a personalidades antiimperialistas e intelectuales progresistas” Carta entregada en la reunión del día 17. Al CE del PCA, abril 1985, pp. 3-4. Extraído del Archivo de Fundación Pluma.

426 “ ¡Viva el Frente PO-MAS! ¡Abajo el frente burgués con el estalinismo!” Carta abierta a los compañeros del MAS, 5 de setiembre de 1985. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

427 “Resolución sobre el trabajo sindical” en Conferencia Nacional del Partido Obrero, 17 y 18 de diciembre de 1983, pág 14. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos Políticos.

428 “Cumplamos masivamente el paro y exijamos una asamblea general posterior del SMATA” volante firmado por la Comisión Sindical del Partido Obrero en el SMATA, 22 de marzo de 1984. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos políticos.

429 “ ¡Marcelo Arias presente!” en Prensa Obrera N° 50, 29 de marzo de 1984, p. 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

430 “Gran acto clasista convocado por la interna de CEPA” en Prensa Obrera N° 54 3 de mayo de 1984, p. 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

431 La táctica frentista generó un debate en torno a realizar una alianza con un sector burocrático del gremio. La estrategia del Partido Obrero expresaba: “allí donde la alianza con una fracción burocrática (que seguramente está en crisis) reporte una clara hegemonía clasista, la maniobra no debe desecharse” (Ortiz, 1984: 7).

432 “La burocracia perdió seccionales claves” en Prensa Obrera N° 82 6 de diciembre de1984, pág. 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

433 “Lo que quedó en limpio de la entrevista del PO con la CGT” Prensa Obrera N° 97, 24 de mayo de 1985, p. 6. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1984-1985.

434 “Abajo las cesantías, ocupar toda fábrica que cierre o despida” Volante firmado por la Comisión Sindical del Partido Obrero, 2 de junio de 1983. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos Políticos.

435 “San Nicolás de pie contra la privatización. Excepcional recepción a los planteos de Gregorio Flores”, Prensa Obrera N° 127, 6 de marzo de 1986, p. 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1986-1987.

436 “El Partido Obrero ante el Congreso de Unidad Nacional y el programa de los 26 puntos de la CGT” declaración política del Comité Nacional del Partido Obrero, 22 de febrero de 1986. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: Documentos Políticos.

437 “Se realizó la conferencia sindical del Partido Obrero”, Prensa Obrera N° 175, 1 de abril de 1987, pp. 6-7. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1986-1987.

438 “Reportaje a los candidatos a presidente” La Nación, 17 de octubre de 1983, p. 6.

439 “Lo que La Nación no publicó del reportaje a Gregorio Flores” en Prensa Obrera N° 36, 20 de octubre de 1983, p 5. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

440 “El derecho a la vida y el derecho al aborto” en Prensa Obrera N° 29, 26 de agosto de 1983, p. 10. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

441 Según Engels: “la familia individual moderna se funda en la esclavitud doméstica franca o más o menos disimulada de la mujer, y la sociedad moderna es una masa cuyas moléculas son las familias individuales. Hoy, en la mayoría de los casos, el hombre tiene que ganar los medios de vida, que alimentar a la familia, por lo menos en las clases poseedoras; y esto le da una posición preponderante que no necesita ser privilegiada de un modo especial por la ley. El hombre es en la familia el burgués; la mujer representa en ella al proletario” (Engels, 2016: 244).

442 “Contundentes definiciones de Gregorio Flores” en Prensa Obrera N° 32, 22 de setiembre de 1983, s/f. En Archivo Prensa Obrera, Subarchivo: 1982-1983.

443 La Comuna de París (1870-1871) fue un gobierno compuesto por los representantes de los blanquistas y los afiliados a la Asociación Internacional de los Trabajadores, entre los que prevalecía el sector dirigido por Joseph Proudhon. Entre sus principales medidas estuvieron la abolición del servicio militar obligatorio y declaró a la Guardia Nacional como única fuerza armada; condonó los pagos de alquileres de viviendas; declaró la separación de la Iglesia y del Estado declarando propiedad nacional todas las propiedades de la primera; luego se acordó que el sueldo máximo que podría percibir un funcionario de la Comuna era de 6000 francos que era lo que percibía un obrero calificado.

Auteur

Profesor y Licenciado en Historia de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Actualmente es doctorando de historia en la UNC. Su investigación doctoral se centra en el movimiento obrero argentino, particularmente la década del setenta. Es autor de los libros Entre ejes y fundiciones: Empresarios, burocracia sindical y clase obrera en la industria automotriz argentina (Prosa, 2016) y El Villazo: Un análisis desde una perspectiva clasista 1969-1976 (Biblos, 2018).

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search