Version classiqueVersion mobile

Historia del Socialismo Internacional

 | 
Daniel Gaido
, 
Manuel Quiroga
, 
Velia Luparello

Prefacio. Historia del socialismo internacional. Ensayos marxistas

Texte intégral

1El presente libro es una recopilación de ensayos en torno a la historia internacional del socialismo. El socialismo se conformó históricamente como expresión política de un fenómeno concomitante al desarrollo del capitalismo: la generalización del trabajo asalariado. Desde sus orígenes, la parte más significativa de sus vertientes políticas se articuló explícitamente en un sentido internacionalista: inmediatamente después de la experiencia de las revoluciones de 1848-50 en Europa, que marcaron la irrupción de la clase obrera en la arena política a partir de su participación en la lucha revolucionaria, surgió un primer intento fallido de conformar una internacional obrera que dejó, sin embargo, un significativo legado programático. Este legado fue reactualizado a partir de la creación de la Asociación Internacional de los Trabajadores -más conocida como la Primera Internacional-, que operó principalmente en Europa y Estados Unidos entre 1864 y 1876 (aunque tuvo significativos contactos con algunos grupos de militantes en América Latina). Esta organización estuvo conformada por corrientes socialistas, e incluso demócratas-radicales, muy distintas entre sí (marxistas, proudhonianos, bakuninistas, lassalleanos, seguidores de Mazzini en Italia, entre otras). Si bien la organización pudo funcionar por bastante tiempo aún con estas divergencias, finalmente las disputas sobre aspectos programáticos y organizativos condujeron a su escisión luego de la caída de la Comuna de París de 1871. De esa escisión surgieron dos tendencias principales: una tendencia anarquista liderada por Bakunin, y otra liderada por Marx y a favor de la creación de partidos obreros para la disputa del poder político, es decir, para luchas por la dictadura del proletariado. Esa segunda tendencia, confluyendo con otras vertientes propias del socialismo de los distintos países europeos, dio origen a los partidos socialistas y socialdemócratas fundados a finales del siglo XIX, que se agruparon a partir de 1889 en la Segunda Internacional o Internacional Socialista. La misma tuvo un carácter principalmente europeo, pero alcanzó importantes desarrollos en EEUU y algunos países de América Latina, Asia y África.

2Aunque el marxismo devino con el tiempo en la tendencia hegemónica de la Segunda Internacional, sus organizaciones fueron partidos amplios con diversas tendencias internas. Esta importante experiencia, basada en grandes partidos de masas, con una gran implantación en la clase trabajadora y una serie de debates teórico-políticos que se destacan por su sofisticación e importancia, siguió hasta el proceso de escisión que se desencadenó a partir de 1914 entre los sectores que apoyaron a sus respectivos estados burgueses en la Primera Guerra Mundial y los que mantuvieron su oposición a la guerra por su carácter imperialista. Los primeros permanecieron en la Segunda Internacional, que existe hasta el día de hoy como la Internacional Socialista. Los segundos, galvanizados por el apoyo a la Revolución Rusa de octubre de 1917, conformaron en 1919 la Internacional Comunista o Tercera Internacional, liderados por el Partido Bolchevique, que logró aglutinar a la mayor parte de las fracciones de izquierda de la socialdemocracia. Sin embargo, el ascenso de Stalin al poder en la URSS, el proceso de “bolchevización” de los distintos partidos comunistas y las sucesivas purgas contra las tendencias opositoras a Stalin dentro de la Tercera Internacional condujeron a la creación de la Cuarta Internacional dirigida por Trotsky en 1938. Una escisión posterior, paralela a la disputa Sino-Soviética que enfrentó a los gobiernos de China y la URSS, comenzó a fines de la década de los 50 para dar lugar a una nueva corriente comunista internacional: el maoísmo.

3Estas corrientes, que dieron lugar a distintas escisiones y reunificaciones a lo largo de su historia, fueron el marco donde se establecieron las principales tendencias políticas socialistas, muchas de las cuales han sobrevivido a la vida organizativa de las Internacionales y continúan activas hasta la actualidad, en un proceso de diversificación que excede a las principales tendencias que hemos mencionado. La incorporación del análisis histórico de las formas organizativas al estudio del pensamiento socialista se torna crucial para comprender por qué y cómo el socialismo no se constituyó como una ideología homogénea, sino que estuvo atravesado por distintos debates sobre la mecánica del capitalismo, sobre la interpretación de otras relaciones de opresión y subordinación (especialmente en torno a la opresión de las mujeres, así como a la opresión nacional, racial, homosexual, etc.) y sobre el programa que debía adoptar la clase trabajadora para hacer frente a las condiciones de explotación que le impone el sistema capitalista.

  • 1 Secretaría de Ciencia y Técnica, Universidad Nacional de Córdoba (SeCyT – UNC) 2014- 2015.
  • 2 Radicado en el Centro de Investigaciones “María Saleme de Burnichon de la Facultad de Filosofía y H (...)

4Este volumen reúne 20 ensayos producidos por las y los integrantes del equipo de investigación sobre historia del socialismo del Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad (CIECS), un organismo dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina. Gran parte de las investigaciones realizadas a lo largo de estos años han sido publicadas numerosos libros y artículos en castellano, inglés y francés en países tales como Estados Unidos, Gran Bretaña, Holanda, Francia, España, China, Brasil, Chile y Argentina. Los trabajos seleccionados son producto del proyecto “Historia del socialismo en América y Europa y sus ramificaciones locales (1848-1976)”1 así como de las “Jornadas sobre historia del Socialismo” que organizamos anualmente desde el año 2015. Actualmente nos encontramos desarrollando un nuevo proyecto titulado “Hacia una Historia Internacional del Socialismo: análisis comparativos en América y Europa (1890-1973)”2 que se presenta como una continuación de las investigaciones aquí compiladas. Los trabajos reunidos en este volumen tienen en común no sólo su preocupación por rescatar la historia del socialismo y del movimiento obrero, sino su enfoque explícitamente marxista. El marxismo es mucho más que un marco teórico académico: es una guía para la acción revolucionaria. El propósito de estos ensayos, por ende, no es sólo aplicar las herramientas teóricas del materialismo histórico al análisis de distintos aspectos de la historia del socialismo y de la teoría marxista, sino ante todo contribuir a la lucha por la emancipación de los trabajadores de la explotación capitalista. A partir de esto, cada una de las secciones de este volumen intenta dar un primer acercamiento a algunos de los principales nudos problemáticos que atravesaron la historia del socialismo entre los siglos XIX y XX: la opresión de la mujer, la economía política marxista y la teoría del imperialismo, las formas organizativas y el programa, y las articulaciones con otras corrientes políticas (tomando en nuestro caso el ejemplo de América Latina).

5El volumen se divide en cuatro partes. La primera, titulada “Marxismo, emancipación de las mujeres y liberación homosexual”, comienza analizando la experiencia de la sección femenina del Partido Socialdemócrata de Alemania y de la Internacional de Mujeres Socialistas, que crearon por primera vez un movimiento de masas de mujeres trabajadores, por contraposición a las organizaciones policlasistas del feminismo. La sección continúa con un análisis de los orígenes del decreto soviético de legalización del aborto de noviembre de 1920, que no solo despenalizó la interrupción voluntaria del embarazo, sino que estipuló su práctica gratuita en los hospitales públicos. Esta historia es un ejemplo de las distintas políticas implementadas por el gobierno bolchevique en pos de la emancipación de la mujer. Un ensayo destinado a examinar las relaciones entre el marxismo y el movimiento de liberación homosexual explora las relaciones entre uno de los pioneros más tempranos de dicho movimiento, Magnus Hirschfeld, con el Partido Socialdemócrata de Alemania. Esta organización marcó un ejemplo al luchar por la despenalización de la homosexualidad masculina antes de la primera guerra mundial: el capítulo analiza estos esfuerzos y cómo los mismos, al provenir del principal partido socialista de la época, influyeron en el gobierno soviético temprano, que se basó en esta tradición para despenalizar dicha práctica en junio de 1922. El siguiente ensayo explora cómo la emancipación de las mujeres se reflejó en la sociedad soviética bajo la Nueva Política Económica (NEP) mediante un análisis de las obras de ficción de Alexandra Kollontai, la principal dirigente del movimiento socialista de mujeres en Rusia. El ensayo final de la primera sección investiga las relaciones entre el trotskismo norteamericano y la segunda ola feminista a través de un análisis de la obra de Evelyn Reed, la principal teórica de la emancipación de las mujeres del Socialist Workers Party estadounidense.

6La segunda sección, titulada “La economía política marxista y la teoría del imperialismo”, comienza con un ensayo sobre la recepción de las obras económicas de Marx por sus discípulos durante la época de la Segunda Internacional y sobre el análisis de la dialéctica de la crisis capitalista en la obra de Isaak Illich Rubin, el principal exégeta de las obras económicas de Marx, durante el gobierno soviético temprano. El ensayo siguiente analiza el desarrollo de la teoría del imperialismo por los marxistas entre 1896 y 1919, es decir, durante la época de la Segunda Internacional y de su crisis durante la Primera Guerra Mundial, culminando con las influyentes obras producidas en la socialdemocracia rusa, cuya importancia teórica es imposible de soslayar y vive hasta nuestros días. Un ensayo sobre los debates en torno al libro La Acumulación del Capital, publicado en 1913, analiza en detalle la teoría de la acumulación y el imperialismo de Rosa Luxemburg y muestra la recepción crítica de la teoría del imperialismo de Rosa Luxemburg por parte de los marxistas de la época, incluyendo figuras tales como Otto Bauer, Pannekoek y Lenin. Finalmente, el último ensayo de la segunda sección analiza las posiciones de la socialdemocracia británica (la tendencia más claramente identificada con el marxismo del variopinto movimiento obrero británico) con respecto al imperialismo. El trabajo abarca las elaboraciones y el activismo de esta organización en relación a los problemas planteados por el imperialismo entre 1896 y 1914 (es decir, desde la Primera Guerra Bóer hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial), incluyendo tanto su trabajo teórico como sus posiciones prácticas frente a los movimientos nacionalistas de algunas colonias y el creciente peligro de guerra entre las principales potencias europeas.

7La tercera sección, titulada “De la Tercera a la Cuarta Internacional”, comienza con un ensayo sobre Paul Levi, el heredero político de Rosa Luxemburg luego del asesinato de la revolucionaria polaca, y las raíces de la política de frente único en la Internacional Comunista, que surgió de la praxis de la principal sección de la Internacional Comunista fuera de Rusia, el Partido Comunista de Alemania. El siguiente ensayo analiza los orígenes del Programa de Transición en los debates que tuvieron lugar en el Tercer y Cuarto Congreso de la Internacional Comunista (1922-1923), y rastrea la continuidad de dichos debates hasta la redacción del Programa de Transición por León Trotsky en 1938. Le sigue un ensayo sobre el trotskismo francés bajo la ocupación nazi, en particular sobre los debates que tuvieron lugar en la sección francesa de la Cuarta Internacional sobre la cuestión nacional y la integración de los trotskistas a la resistencia. Otro ensayo sobre el trotskismo norteamericano y la revolución europea analiza los debates que tuvieron lugar en el Socialist Workers Party estadounidense a partir de la caída de Mussolini el 24 de julio de 1943, particularmente en torno al rol de las demandas democráticas y de transición (tales como una República Democrática, una Asamblea Constituyente, etc.) para orientar a la vanguardia de la clase obrera en una situación revolucionaria planteada por la crisis del régimen político. El ensayo final de la tercera sección trata sobre los orígenes del pablismo, es decir, sobre el rol desempeñado por Michel Pablo como dirigente de la Cuarta Internacional durante la posguerra, quien llevó adelante primero una línea ultraizquierdista y luego una política de adaptación al estalinismo en el marco de la Guerra de Corea que finalmente condujo a la escisión de la Cuarta Internacional en 1953.

8La cuarta y última sección, titulada “La izquierda latinoamericana”, comienza con un ensayo sobre el Secretariado Sudamericano de la Internacional Comunista, un organismo creado por la Comintern en 1925 con el objetivo de fortalecer los lazos de Moscú con el movimiento comunista de América Latina. Analizando la vida del organismo desde su origen hasta su disolución en 1935, se avanza en periodizar su vida política. Una primera etapa estuvo signada por las políticas de “bolchevización”, que implicaron una reorganización de los Partidos Comunistas con cambios en sus modos de funcionamiento y su dirigencia, con el objetivo de alinearlos a las directivas de Moscú en el marco de las disputas faccionales en el Partido Comunista de la Unión Soviética que terminaron con la victoria de Stalin. La segunda etapa se caracterizó por las políticas del “Tercer Período”, cuando los partidos socialistas fueron caracterizados como “socialfascistas” y se impuso en una política sectaria de aislamiento sindical y un abandono de la política del frente único por parte de los partidos de la Internacional Comunista. El trabajo analiza cómo estas políticas generales se tradujeron en una línea política para el continente que produjo distintos conflictos y contradicciones al interior del comunismo latinoamericano. Le sigue un ensayo sobre trotskismo y guevarismo en la revolución cubana entre 1959 y 1967, que muestra la conexión existente entre la represión y eventual proscripción de los trotskistas cubanos y la marginalización de los partidarios del “Che” Guevara dentro del aparato del estado como consecuencia de la creciente presión del Partido Comunista de la Unión Soviética que siguió al alineamiento de Cuba con este país en el marco de la Guerra Fría. Un tercer ensayo trata sobre Adolfo Gilly, el movimiento trotskista y la revolución socialista en América Latina, analiza la obra de este periodista y militante trotskista, que hizo contribuciones importantes al análisis de la historia y de la realidad latinoamericana en su periplo por distintos países del subcontinente. A continuación, un ensayo sobre José María Aricó y el grupo Pasado y Presente trata de la difusión y revisión del marxismo en América Latina por el grupo de “gramscianos” argentinos responsables de uno de los proyectos editoriales más importantes en lengua castellana sobre el marxismo y la historia del socialismo: los Cuadernos de Pasado y Presente y la Biblioteca del Pensamiento Socialista. El siguiente trabajo trata sobre el Partido Comunista Revolucionario y la organización Vanguardia Comunista. Su objetivo es analizar su delimitación con el Partido Comunista de Argentina en la etapa de su origen organizativo, que devino en la construcción de un corpus teórico-político “maoísta” por parte de las dos primeras organizaciones entre 1965 y 1969. Finalmente, el volumen cierra con un ensayo sobre la militancia en el Partido Obrero, entre 1980 y 1994, del dirigente obrero Gregorio Flores, uno de los líderes del Sindicato de Trabajadores de ConCord (Sitrac) y del Sindicato de Trabajadores de MaterFer (Sitram), los sindicatos clasistas que se desarrollaron en Córdoba como resultado de la huelga general insurreccional conocida como el Cordobazo, una gesta obrera cuyo quincuagésimo aniversario acabamos de conmemorar.

9En su Contribución a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel Marx señaló que el arma de la crítica no puede sustituir a la crítica de las armas y que la fuerza material debe ser derrocada mediante la fuerza material, pero también que la teoría se convierte en un poder material tan pronto como se apodera de las masas. El presente volumen pretende ser una contribución a este rescate de la historia y de la teoría revolucionaria.

Notes

1 Secretaría de Ciencia y Técnica, Universidad Nacional de Córdoba (SeCyT – UNC) 2014- 2015.

2 Radicado en el Centro de Investigaciones “María Saleme de Burnichon de la Facultad de Filosofía y Humanidades (CIFFyH) de la Universidad Nacional de Córdoba por el período 2018 -2020.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search