Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los suplementeros

 | 
Jorge Rojas Flores

27. El comienzo de una nueva etapa

Texte intégral

1Definir el fin de una época no es tarea fácil. Los cambios a veces se tornan imperceptibles o las transformaciones pueden no madurar al mismo ritmo en todos los planos. Por otra parte, puede resultar aventurado atribuir rupturas o transformaciones importantes a un momento específico.

2Sin embargo, no nos parece artificioso situar en los años 50 el comienzo de una nueva etapa en la historia de los suplementeros. Si bien la constitución de la Federación Nacional de Suplementeros en 1942 fue un hito importante, su papel se potenció (sustituyendo de alguna forma el protagonismo de los distintos sindicatos) al surgir la organización gremial patronal que terminó agrupando a las empresas periodísticas. A partir de entonces, las negociaciones se comenzaron a realizar a nivel nacional y sucesivamente se fueron creando mecanismos institucionales que cambiaron la situación económica y laboral del sector.

  • 372 La denominación precisa de esta segunda institución no es muy clara. Se la menciona como Agrupació (...)
  • 373 Más detalles, en ANP, Historia de la ANP.

3Al comienzo hubo dos organizaciones empresariales: en abril de 1951 se constituyó la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) y, probablemente por la misma época, la Agrupación Chilena de la Prensa372. Su objetivo primario era resolver problemas comunes (como el tema previsional de los periodistas, la asignación de cuotas de papel, la definición de criterios para la distribución, etc.). El problema que surgió entre ambas fue conciliar intereses opuestos, derivados de la competencia entre las empresas grandes y las pequeñas. Detrás de la ANP estuvieron las empresas más poderosas, como El Mercurio, El Diario Ilustrado y La Nación. La Agrupación Chilena de la Prensa reunía a los diarios “chicos”: Las Noticias de Ultima Hora, El Siglo, El Debate, El Imparcial, Vistazo, La Tercera de la Hora (por entonces recién creado)373. Pero esta tendencia a la dispersión se revertiría al poco tiempo. La mayoría de las empresas que habían constituido la Agrupación pasaron a integrar la ANP, como veremos más adelante.

  • 374 ANP, Historia de la ANP.

4En 1951 se estableció el primer convenio entre la ANP y la Federación Nacional de Suplementeros sobre el tema previsional. En julio las empresas asociadas a la ANP habían acordado entregar mensualmente medio centavo por ejemplar, monto que sumado a un aporte similar de los suplementeros, constituiría un fondo a disposición directa de la Federación. Tras varias reuniones, el monto varió y quedó fijado en dos centavos aportados por las empresas y un centavo por los suplementeros. La cantidad reunida sería distribuida entre los tres sindicatos. El Convenio entró en vigencia el 1° de octubre de 1951 y, al parecer, afectó únicamente a Santiago374.

  • 375 Así lo sostuvieron los empresarios en las sesiones de la ANP. Según ellos, detrás de esta influenc (...)
  • 376 Un ejemplo en este sentido fue la huelga de medio día que se produjo el 27 de octubre de 1952. Su (...)
  • 377 Una reconstrucción pormenorizada de estos conflictos no es el propósito de esta investigación. Par (...)

5La proliferación de movilizaciones locales y nacionales de los suplementeros en torno a ciertas demandas (elevar la comisión, limitar el sistema de suscripción, obtener garantías previsionales, etc.) fue una de las razones que tuvo la ANP para favorecer un acuerdo más permanente. No queda claro el origen de esta mayor capacidad de movilización. Pudo deberse a la fuerza que se venía acumulando desde la formación de la Federación, o bien al apoyo y la influencia que se recibió del gremio argentino375. Algunos conflictos tenían un carácter local y limitado a una empresa, mientras otros se extendían a nivel nacional. Ambas modalidades comenzaron a afectar la normal distribución376. Es posible que la existencia de tres sindicatos en Santiago haya puesto en riesgo estas acciones y debido a esto se produjo el proceso de unificación en esta época377.

6Los hechos de 1953 los conocemos con mayor detalle. Se desencadenaron en abril a raíz del intento de los suplementeros por elevar la comisión que recibían por las ventas. Hasta entonces el porcentaje por los diarios (incluyendo tanto los grandes como los más pequeños) era de 30% en Santiago y de 25% en provincia. En agosto del año anterior los suplementeros habían presentado un pliego, donde pedían elevar el porcentaje a 40%. La respuesta solo fue favorable en términos de ofrecer “ciertas garantías en el régimen de previsión de los suplementeros”, lo que no satisfizo las expectativas de estos.

7En un comienzo la demanda estaba dirigida a las empresas grandes, en especial El Mercurio, pero con posterioridad se amplió a toda la prensa, lo que provocó la molestia de los diarios más pequeños. Al final, se llegó a la huelga, la que se prolongó solo por un día, incluyendo Santiago, Valparaíso, Viña del Mar, Talca y Chillán, entre otras ciudades. Las empresas asociadas a la ANP imprimieron sus ediciones normalmente, aunque en tiraje menor. Los restantes diarios, que integraban la Agrupación Chilena de la Prensa, no se publicaron. No hubo incidentes (como sí había ocurrido días antes en un conflicto con el vespertino Los Tiempos), aunque los suplementeros crearon brigadas de vigilancia para que se acatara la huelga.

  • 378 El desarrollo de las negociaciones y de la huelga en El Siglo, Santiago, 2, 4, 7, 8/abril/1953.

8La movilización demostró ser efectiva. En la tarde del mismo día de la huelga, el 6 de abril, se firmó un acuerdo, que aumentó en cinco puntos el porcentaje, quedando en 35% en Santiago y 30 en provincias. Además, las empresas entregarían los diarios directamente a los suplementeros, sin intermediarios. Para efectos de la previsión, se pagarían 4 centavos por cada diario378.

  • 379 Colección de Juan Acosta, Acta de Avenimiento, 6/abril/1953, firmada en el despacho del Ministro d (...)

9En la firma final del acuerdo estuvieron presentes varios dirigentes sindicales (de provincia y de la Federación, por esta última Juan Acosta), el presidente de la ANP (Mario Olea Pizarro) y algunas autoridades de Gobierno que habían mediado, entre ellas el ministro Osvaldo Koch379.

  • 380 El Siglo, Santiago, 8/abril/1953.

10Según lo aclaró El Siglo, el aumento en los porcentajes solo era vigente para las empresas que habían suscrito el acuerdo, aquellas que conformaban la Asociación Nacional de la Prensa, es decir, las grandes empresas380. Pero esto cambiaría a los pocos años, cuando la movilización se reactivó.

  • 381 El Siglo, Santiago 28/septiembre/1953; y 6/octubre/1953; El Mercurio, Santiago, 1,2,4,6/octubre/19 (...)

11A fines de septiembre y comienzos de octubre de 1953 se hizo efectiva una nueva huelga en Santiago y Valparaíso, que se prolongó por una semana. Los incidentes llegaron al límite de que varios lugares de distribución fueron atacados. Al parecer, la convocatoria fue menor que con el anterior movimiento. Además, el ambiente no fue muy favorable a la huelga. Algunos diarios no fueron publicados, para evitar problemas, pero El Mercurio siguió circulando. En Valparaíso también lo hizo La Estrella, con la ayuda de “improvisados suplementeros” (foto N° 63). Esto comenzó a recomponer los vínculos entre la ANP y la Agrupación. Aunque no conocemos el petitorio en detalle, al parecer incluía un aumento de la comisión de venta a un 50%. El acuerdo firmado el 5 de octubre, que puso fin al conflicto, fue firmado por ambas organizaciones. Entre los términos acordados se encontraba el otorgar un 35% de porcentaje a los suplementeros, cifra que parece ser la misma que existía antes de la huelga. El Mercurio informó que las condiciones no cambiaron después de finalizar la movilización. Pero sí se acordaron cambios en el manejo de los fondos creados para la previsión, que pasaron a ser administrados por las dos agrupaciones de empresas periodísticas. Para llevar a cabo este acuerdo y para coordinar otros temas comunes, poco después, a fines de 1953, se produjo la fusión de ambas agrupaciones empresariales381.

  • 382 El Mercurio, Santiago, 6/octubre/1953. Original en mal estado.

Foto N°63: “Improvisados suplementeros resolvieron ayer, en Valparaíso, el problema creado por la huelga declarada por ese gremio.- La foto muestra un aspecto de los nuevos ‘canillitas’, mientras esperan la salida del vespertino ‘La Estrella’”382.

  • 383 ANP, Historia de la ANP.

12El acuerdo principal entre los suplementeros y las empresas se firmó un año después, el 20 de diciembre de 1954. En ese documento quedaron reguladas más integralmente las relaciones entre los suplementeros y la ANP383. El Convenio fijó condiciones laborales en la actividad, estableció un porcentaje de comisión y el compromiso de crear un sistema de medicina y ayuda financiado por las empresas. Sus efectos fueron grandes. Aunque los conflictos siguieron surgiendo (como ocurrió con la huelga de 1960), así como las propuestas para modificar la previsión de los suplementeros (lo que derivó en una larga tramitación legal que culminaría en 1970), este convenio estableció un nuevo escenario, que dio más estabilidad a las relaciones entre el gremio y las empresas.

  • 384 Así lo señalaba la ANP en una declaración publicada en El Siglo, Santiago, 7/febrero/1960
  • 385 ANP, Historia de la ANP

13A partir del Convenio se creó un Departamento de Ayuda y Socorro para los suplementeros y familiares. Este servicio debía financiarse con una cotización que harían exclusivamente las empresas de un porcentaje sobre las ventas de diarios y revistas que hicieran los suplementeros. Según lo señaló la propia ANP algunos años más tarde, este servicio se hizo efectivo y los beneficiados recibían atención médica, hospitalizaciones, subsidios por enfermedad y maternales, cuotas mortuorias, medicamentos gratis, jubilaciones, etc.384 El Comité Ejecutivo que lo administraba tenía una composición mixta385.

  • 386 El Siglo, Santiago, 4/abril/1953.

14Varias condiciones laborales permanecerían sin modificación por algún tiempo. Por ejemplo, las agencias distribuidoras surgirían, al parecer, como consecuencia de la huelga de 1960. En los años 50 el sistema de distribución seguiría siendo el tradicional, con toda su ineficiencia. Por algunos años, todavía habría suplementeros comprando diariamente grandes partidas a la salida de las imprentas. Según las empresas, eran verdaderos “capos” que ganaban sumas exorbitantes, y eran amparados por el propio sindicato. Los dirigentes lo negaban, y culpaban de toda esta situación al sistema de distribución, y no al afán especulador de los suplementeros. Pero lo interesante es que, por entonces, unos y otros planteaban su modificación. El Sindicato de Santiago, por ejemplo, afirmaba que ya existía una propuesta para crear comités de barrio que se hicieran cargo de la distribución, como se realizaba en el sector de la Estación Central, Providencia y Ñuñoa386.

15Como hemos visto, la Federación Nacional de Suplementeros concentró la capacidad de negociación del gremio a partir de los años 50, situándose como bloque bastante cerrado frente a las empresas periodísticas. El clima de efervescencia social que surgió por entonces pareció dar un contenido radical a las demandas de los suplementeros, enfrentados a poderosos consorcios empresariales. Sin embargo, en el lenguaje hubo más alarde de enfrentamiento que una real ruptura. Si bien la movilización se hizo frecuente, muchas veces se produjeron en torno a conflictos menores, que no consiguieron politizar su acción. Por ejemplo, no hubo intentos por modificar la estructura de propiedad del sector, solo ocasionalmente se hicieron distinciones entre los distintos tipos de empresas periodísticas y fue débil el vínculo de los suplementeros con las movilizaciones sindicales a nivel nacional. La militancia política de algunos dirigentes nacionales (el caso más visible fue el de Juan Acosta, reconocido comunista) no tuvo mayor incidencia en la formulación de un proyecto en este sentido, que no fuera más allá de aumentar los beneficios gremiales.

16El objetivo central del gremio fue mejorar la condición material y social de los suplementeros. Esto no siempre llevó a fortalecer una identidad popular en un sentido más amplio. O si esta surgió, no siempre contempló el cuestionamiento de su situación de subordinación. Una actitud común al interior del gremio (todavía observable) pone en evidencia este componente. En varios testimonios de antiguos suplementeros está presente el reconocimiento obtenido de algún personaje connotado. Es común escuchar referencias al contacto que se tuvo (o se tiene) con tal o cual presidente, ministro, diputado, militar, juez, abogado o actor. Esta cercanía con el poder ha sido un signo de orgullo, un logro vinculado al trabajo honrado, el esfuerzo y el sacrificio. Si bien esto no necesariamente ha negado la existencia de una fuerte identidad popular entre los suplementeros, muchas veces generó mecanismos de ascenso social individual, basados en una alta valoración del esfuerzo personal. Los logros colectivos, a partir de la acción sindical, atenuaron este componente, pero esto comenzó a variar cuando esa misma acción comenzó a limitar su efectividad, a partir de 1973.

17Los cambios en el plano social fueron más lentos que los producidos en el aspecto institucional. La extracción social de los suplementeros mantuvo algunos de sus componentes tradicionales en los años 60. Pero la transformación ya estaba en curso. En el caso de la presencia de niños en la venta callejera de diarios, su papel dejó de estar asociado a grupos de niños vagos o desarraigados, y respecto de los hijos de suplementeros, el interés de los padres por mantener a los niños en la escuela los hizo compartir este espacio con la calle.

Notes

372 La denominación precisa de esta segunda institución no es muy clara. Se la menciona como Agrupación Chilena de la Prensa en El Siglo, Santiago, 5 y 7/abril/1953. Pero en ese mismo diario, el 8/abril/1953 se publicó un aviso bajo el nombre de Agrupación Nacional de la Prensa. Quizás se trate de un error en la publicación o bien de una imprecisión derivada del carácter informal que tuvo. En el texto de la Asociación Nacional de la Prensa (en adelante ANP), Historia de la ANP se la menciona como la Agrupación de la Prensa. Este texto inédito nos fue facilitado gentilmente por su autor, Fernando Silva.

373 Más detalles, en ANP, Historia de la ANP.

374 ANP, Historia de la ANP.

375 Así lo sostuvieron los empresarios en las sesiones de la ANP. Según ellos, detrás de esta influencia estaba el peronista Napoleón Sollazo, dirigente de la CGT y de los vendedores de Buenos Aires. Entre sus victorias se encontraba la huelga contra La Prensa, de Buenos Aires, que terminó con su cierre y posterior confis-cación por el gobierno. ANP, Historia de la ANP.

376 Un ejemplo en este sentido fue la huelga de medio día que se produjo el 27 de octubre de 1952. Su objetivo era elevar el porcentaje de comisión de ciertas revistas, pero se vieron afectados también los diarios de la tarde. Ver El Siglo, Santiago, 26-28/octubre/1952.

377 Una reconstrucción pormenorizada de estos conflictos no es el propósito de esta investigación. Parte de la información disponible es confusa. Nolberto González recuerda una huelga en 1952, durante el gobierno de GonzálezVidela, que significó conseguir que las empresas periodísticas pagaran un 1% sobre las ventas. Según él, a raíz de este triunfo sindical se habría formado el Sindicato N°3, con apoyo empresarial. Con posterioridad los tres sindicatos de Santiago se fusionaron, y solo permaneció el N°2 Entrevista a Nolberto González, en La Voz del suplementero, Na8, octubre/1998, pág. 20. El origen del Sindicato N°3 según este testimonio difiere de lo señalado por Acosta, quien lo hace nacer en 1937, por iniciativa de una suplementera que distribuía revistas. Ambos coinciden en señalar que la unificación se habría logrado cuando los socios del sindicato 1 y del 3 se incorporaron al 2, para provocar una integración de hecho El testimonio de Acosta en La Voz del suplementero, N°2, abril/1993, pág. 6. Como ya lo hemos visto, en el texto de la ANP, Historia de la ANP se menciona que el Convenio que entró en vigencia el 1° de octubre de 1951 consideraba la distribución de los fondos entre los tres sindicatos.

378 El desarrollo de las negociaciones y de la huelga en El Siglo, Santiago, 2, 4, 7, 8/abril/1953.

379 Colección de Juan Acosta, Acta de Avenimiento, 6/abril/1953, firmada en el despacho del Ministro del Interior, Osvaldo Koch. En el texto Historia de la ANP se la ubica en el año 1952, aunque esto es un error.

380 El Siglo, Santiago, 8/abril/1953.

381 El Siglo, Santiago 28/septiembre/1953; y 6/octubre/1953; El Mercurio, Santiago, 1,2,4,6/octubre/1953; ANP, Historia de la ANP.

382 El Mercurio, Santiago, 6/octubre/1953. Original en mal estado.

383 ANP, Historia de la ANP.

384 Así lo señalaba la ANP en una declaración publicada en El Siglo, Santiago, 7/febrero/1960

385 ANP, Historia de la ANP

386 El Siglo, Santiago, 4/abril/1953.

Table des illustrations

Légende Foto N°63: “Improvisados suplementeros resolvieron ayer, en Valparaíso, el problema creado por la huelga declarada por ese gremio.- La foto muestra un aspecto de los nuevos ‘canillitas’, mientras esperan la salida del vespertino ‘La Estrella’”382.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/639/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 118k

Acheter

Volume papier

amazon.fr