Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los suplementeros

 | 
Jorge Rojas Flores

25. La venta de periódicos en provincias

Texte intégral

1Ya hemos mencionado, más arriba, la venta de periódicos en ciudades de provincia, desde las últimas décadas del siglo XIX. Quizás hubo cambios en la forma en que esta actividad se realizaba en estos lugares, pero de ello no tenemos una idea clara. Es probable que se haya intentado un similar proceso de regulación por parte de los municipios, aunque de menor alcance.

  • 358 Véase al respecto nuestro texto, Los niños del carbón.

2Tenemos referencias de la situación en algunos lugares a partir de los años 30, lo que podría ser una muestra de la situación de otras localidades. En Lota, en los años 30 y 40, muchos niños se dedicaban a la venta de La Opinión, periódico mensual de la empresa carbonífera de Lota; pero también se dedicaban a vocear por las calles, diarios de Concepción, como El Sur, La Crónica y La Patria, o bien de Santiago, como era El Siglo358. En el caso de los niños de la zona del carbón, muchos de ellos se dedicaban a la venta de múltiples artículos, según la estación del año o la hora del día, complementando estas actividades con la asistencia a la escuela, por lo menos a nivel primario. No se trataba de niños de la calle, ni de oficio marginal.

  • 359 Suplemento de la edición N°44 (5-11/mayo/2000) del periódico electrónico Datos Sur. Al momento de (...)

3Mientras en Santiago la venta de diarios dejaba de ser una labor realizada principalmente por niños, en provincias seguía a su cargo. Con ocasión del aniversario del Sindicato de Suplementeros de Puerto Montt en mayo del año 2000, varios fundadores recordaron la presencia de niños a fines de la década del 60. Hasta su fundación en abril de 1967, no había una organización sindical que los agrupara, aunque en otras ciudades cercanas ya existían. Ulises Aguila, su presidente al momento de la entrevista, era un niño por entonces: “aquí, en esos años, se vendía el diario en las calles, el diario local salía en la mañana, nosotros lo retirábamos, lo voceábamos y los vendíamos y después, en las tardes, llegaban las revistas y diarios de la capital. En esa época, nosotros, los actuales dirigentes, éramos niños”. En su caso había comenzado a los 12 años de edad. Otro caso similar fue el de Juan Oyarzo, dirigente del Sindicato de Suplementeros de Llanquihue. Sus inicios en la actividad laboral combinaban la venta de diarios y el estudio. Sus padres trabajaban en la misma actividad y por ello, cuando se formó el sindicato, un papel central lo cumplieron las madres, al no tener muchos de ellos la mayoría de edad exigida por la ley (21 años). Otro testimonio es coincidente en ese aspecto. Rosa Ríos Gallardo fue una de los veinticinco que constituyeron el sindicato en 1967. “El motivo de conformar este Sindicato, fue por mis hijos, que en esos años sólo tenían 9 y 7 años y ya vendían el diario local de esos años, el ‘verdadero’ diario El Llanquihue”359.

  • 360 Información proporcionada por mis papás Luis Rojas y Lucía Flores.

4Por lo menos en algunas ciudades de provincia, el voceo callejero se limitó a los periódicos locales. Los diarios nacionales llegaban por tren y de ahí se trasladaban al local de las agencias o distribuidores locales. Por tanto, los lectores debían comprarlos en la estación ferroviaria o bien en el local establecido. Los periódicos regionales, en cambio, eran vendidos en las calles, generalmente por niños. Así sucedía en el pueblo de Santa Cruz, en los años 50 y 60 con El Cóndor. En San Fernando, La Palabra, La Voz de Colchagua, La Región y El Guerrillero se distribuían de ese mismo modo360.

Notes

358 Véase al respecto nuestro texto, Los niños del carbón.

359 Suplemento de la edición N°44 (5-11/mayo/2000) del periódico electrónico Datos Sur. Al momento de redactar este texto, la página revisada se encontraba disponible en http://www.datossur.cl/suplemento/sup54/

360 Información proporcionada por mis papás Luis Rojas y Lucía Flores.

Acheter

Volume papier

amazon.fr