Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los suplementeros

 | 
Jorge Rojas Flores

22. La Escuela de suplementeros, 1933-1938

Texte intégral

  • 310 La Revista Popular, Stgo., 21/oct./1933, cit. por Manríquez, Progreso, págs. 17-20, 24-25.

1La gran obra del gremio en los años 30 fue la Escuela de Suplementeros, instalada en Santiago en 1933, por iniciativa del Sindicato Profesional que encabezaba Jesús Miño. La idea había nacido en Valparaíso, en 1925, pero allí no prosperó y vino a materializarse en la capital. La escuela se constituyó en la primera de su tipo en Chile y, según se afirmaba por entonces, de Sudamérica. Aunque recibió el apoyo del gobierno y de algunas empresas periodísticas, la iniciativa había surgido de un grupo de dirigentes. El Ministro de Educación, Domingo Durán, ofreció su respaldo y contribuyó con los profesores y los útiles escolares. Por su parte, Las Ultimas Noticias cedió el local, en calle Mapocho con Manuel Rodríguez. La matrícula tenía 180 alumnos, de un total de 3 mil miembros que conformaban el gremio (foto N°52)310.

  • 311 Manríquez, Progreso, págs. 81 y 70.

Foto N°52: Alumnos de la Escuela Suplementeros. A la izquierda, asistentes a la velada de celebración del primer aniversario. A la derecha, una clase311.

  • 312 Manríquez, Progreso, págs. 24-25, 38-40.
  • 313 Manríquez, Progreso, pág. 49. Las mayúsculas son del texto.

2El acto de inauguración, realizado el 16 de octubre, fue una buena demostración del papel que los propios suplementeros le asignaban a la educación como mecanismo de regeneración. A la actividad no sólo asistieron autoridades del Ministerio del Trabajo y de Educación, además del empresario Agustín Edwards, sino también el Director General de Investigaciones. Probablemente con ello se buscaba conseguir un mayor nivel de legitimación frente a los organismos policiales. El profesor de la escuela, Francisco Beas, planteó algunas tareas pendientes: “se luchará también, agregó, por el reconocimiento del carnet escolar del suplementero, que los acreditará como elementos sanos, de orden y respeto”312. En el mismo sentido circuló la idea de crear suplementeros-guías, que cumplieran la función de orientación a turistas nacionales y extranjeros. “El proyecto en cuestión, consulta también una insignia en forma de corazón, sin costo alguno para el suplementero que donarían las autoridades municipales y otras instituciones; esta insignia, llevaría el número del Registro de la Escuela, acreditándolo como elemento de orden, de trabajo y buenos antecedentes, previo entendimiento de las autoridades policiales y de investigacion313.

  • 314 Manríquez, Progreso, págs. 24-28. Segundo Vizcarra, 13/abril/2002.

3Pero la función más propia de esta iniciativa era la educativa, y no entendiéndola en un sentido estrecho, de una escolarización formal. El proyecto que estaba detrás era más ambicioso. De hecho, el local estaba pensado para que sirviera de foco de irradiación cultural. Allí no sólo se impartían clases, sino que también se desarrollaba una activa vida cultural. Soporte de todo esto fue, al parecer, el Departamento de Extensión Cultural del Ministerio del Trabajo, a cargo de la escritora Marta Brunet. Las veladas se sucedían cada sábado, como lo recuerda Don Memo, un regular asistente. El lugar era visitado no sólo por los niños y sus familias, sino también por escritores (Antonio Acevedo Hernández, Tomás Gatica Martínez, Fernando Matta Gandarillas) y público en general314.

  • 315 Manríquez, Progreso, págs. 70-72, 74, 83.

4Después de instalada la escuela, Miño comenzó la tarea de transformarla en hogar. Para ello contó nuevamente con el apoyo de Alessandri, a través de su Ministro de Educación, Oscar Vial. La fórmula escogida fue a través de la compra, por parte de la Caja de Seguro Obrero, del antiguo local de la empresa Zig-Zag, en Teatinos 666, el que fue cedido al sindicato315. La iniciativa se desarrolló durante algunos años, pero finalmente se produjeron problemas (no tenemos referencia de las razones), y el proyecto se extinguió, como veremos más adelante.

  • 316 Manríquez, Progreso, pág. 13

Foto N°53: El dirigente Jesús Miño, en los años 30316.

5Al parecer Jesús Miño (foto N° 53) fue el principal impulsor de esta escuela, en su afán por elevar el prestigio del gremio y asentar una ética de la honradez y el trabajo. Aunque había nacido vendiendo diarios, según lo relató en una entrevista publicada en 1933, su origen no había estado ligado a una marginalidad extrema:

  • 317 La Revista Popular, Santiago., 21/oct./1933, cit. por Manríquez, Progreso, págs. 18-20.

“En Talca, a los cuatro años, de la mano de mi hermano mayor, yo vendía periódicos. La gente, que me veía tan peneca, me favorecía comprándome a mí los diarios. Yo lo hacía con gusto. Cuando ya me di cuenta de que el hombre vale por lo que sabe, empecé a estudiar. Pronto aprendí a leer y, poco a poco, fui formándome una pequeña cultura que siempre cuido de acrecentar317.

  • 318 Manríquez, Progreso, pág. 15, citando un artículo aparecido en La Unión, de Valparaíso (sin fecha)

6En sus recuerdos, Jesús no menciona los peligros de la calle, tampoco la labor moralizante de alguna institución ni la intervención de alguna persona. Su convicción parece ser interna, quizás familiar. A diferencia de otros niños de su edad que vendían diarios, él lo hacía con su madre318. Todo su relato, y que se enlaza con esta etapa inicial, refleja una larga lucha por proyectar esa esfuerzo individual en el gremio: organizar, dignificar y educar son las tareas centrales en su vida como dirigente.

  • 319 La Voz del Suplementero, N°2, abril/1993, págs. 4-6. La información que aquí aparece no siempre coi (...)

7Juan Acosta también tuvo interés en estos proyectos. Siendo dirigente del Sindicato N°2 de Santiago logró comprar un terreno en calle Martínez de Rosas, para la construcción de un hogar que acogiera a quienes no tuvieran donde dormir, pero finalmente el proyecto se frustró. Su vida, al igual que la de Miño, también estuvo cargada de experiencias distintas al común de los suplementeros. En su caso, provenía de una familia de clase alta provinciana. Al quedar huérfano de madre (a la edad de 3 años) y de padre (a los 9) debió comenzar a trabajar muy tempranamente en varios oficios. Llegó al gremio cuando ya era un joven. Según sus recuerdos, a pesar de su escolaridad interrumpida (alcanzó la tercera Preparatoria), los buenos modales y el cuidado en su vestuario le ganaron cierto respeto en su primer trabajo como vendedor de folletos a la entrada del Teatro Municipal. Su formación autodidacta hizo el resto319.

  • 320 Testimonio de Rosa Acosta, 13/septiembre/2002

8Pero frente a la “vida ejemplar” de estos dirigentes, ya sea por infl uencia familiar o empeño personal, aquellos que se cobijaban al alero de este proyecto de educación popular representaban el lado opuesto. El propio Juan debía dejar a su pequeña hija sentada sobre los diarios recién comprados en El Mercurio para que no le fueran robados por otros suplementeros320.

  • 321 Segundo Vizcarra, 13/abril/2002.

9Tenemos referencias de estas vivencias a través de algunos testimonios. Don Memo no vivió en la Escuela-Hogar de suplementeros, pero sí conoció a algunos que se criaron allí. Eran sus mejores amigos, con quienes jugaba fútbol y salía a divertirse. Varios de ellos eran “ligeros de manos” y, con el tiempo, se “civilizaron” y pasaron a tener vidas más estables. Recuerda haber conocido allí a Abraham Lillo y Raúl Inostroza. El primero terminó convertido en un reputado tony de circo y el segundo, en un destacado atleta321.

10Abraham, conocido por entonces como “Cachetín”, había abandonado su hogar en Sierra Gorda, llegando a Santiago en 1925, aproximadamente, a los 9 años de edad. Había nacido en 1916, en el seno de una familia proletaria. Su padre era carpintero pampino y su madre laboraba, al parecer, en un despacho clandestino de licores. A través de la obra teatral Las siete vidas del Tony Caluga podemos reconstruir parte de su vida. El libreto, escrito por Andrés del Bosque, se basó en las conversaciones que el dramaturgo tuvo con Abraham y de ahí su validez como fuente documental.

  • 322 Andrés del Bosque, “Las siete vidas del Tony Caluga”, citado. Abraham Lillo Machuca falleció el 17 (...)

11Al llegar a Santiago desde el norte, el niño desarrolló varias ocupaciones: maletero, lustrabotas, cargador, copero. En 1924, Abraham calló detenido por robar unos quesos. Fue a la cárcel de menores. Así lo relató Andrés del Bosque: “Cuando salí de la cárcel/ con la venia de un buen juez/ me ayudó la providencia./ Tengo que tirar pa’elante/ valiente muere de pie./ Y encontré un derrotero/ me metí a suplementero/ y con eso me bandié”. Así llegó a la escuela hogar, al local de Teatinos 666322.

  • 323 Segundo Vizcarra, 13/abril/2002.

12Don Memo conoció a sus amigos en el primer local de la escuela, en Manuel Rodríguez con Mapocho, debido a que en ese mismo lugar se distribuía Las Ultimas Noticias. Cuando se transformó en escuela-hogar fue trasladada a Teatinos 666, como ya hemos mencionado. Casi todos sus amigos asistían a este hogar. “Como estábamos cabros en esa época, nos juntábamos sus diez cabros”. Cachetín “iba a hablar con los dueños del circo y hacíamos peleas nosotros. Hacíamos sus cinco colleras entre barrios diferentes”. Generalmente a Don Memo le correspondía enfrentarse con Cachetín, debido a que tenían similar estatura. “Nos sacábamos la murienta”, recuerda con cierto dejo de nostalgia. A través de estas peleas de box ganaban unos cien pesos, que debían repartirse entre todos. “Con cien pesos, comprábamos un chuico de vino y nos íbamos a una casa de niñas ahí en Bulnes […] La pasábamos bien toda la noche”. “Donde había algo que hacer, estábamos todos juntos. Todos [éramos] suplementeros. Todos cabros. Había que correr, corríamos. Había que pelear, peleábamos. Jugar fútbol, jugábamos”323.

  • 324 Darwin Haz, Los jóvenes asalariados (el contrato de trabajo), memoria de prueba, Talca, 1941, pág. (...)
  • 325 Al parecer el conflicto se produjo contra David Lloyd. Por lo menos éste era el director durante 1 (...)
  • 326 Mundo Nuevo, Santiago, N° 5, 2da. semana/octubre/1938.
  • 327 Mundo Nuevo, Santiago, N°13 2da. sem./diciembre/1938; 10, 3ra. sem./nov./1938. El centro de alumno (...)

13La iniciativa se desarrolló durante algunos años, pero tiempo después se produjeron problemas y el proyecto se extinguió. En 1941 se denunciaba que la Escuela de Suplementeros había sido cerrada y que ya el gremio no recibía instrucción324. En 1935 existía un enfrentamiento entre los alumnos y la dirección de la escuela, y se mencionaba el intento de politizar la institución325. Poco después se acentuó el acercamiento entre la escuela y los comunistas. En la Marcha de la Juventud, organizada por el Frente Popular en octubre de 1938, estuvo presente un grupo de suplementeros, al parecer proveniente de la Escuela326. En diciembre de ese mismo año desfilaban con el símbolo de las juventudes comunistas en el acto de inauguración del Estadio Nacional. Al parecer, la identificación política se hizo estrecha. Quizás fue el origen del cierre de la escuela327.

Notes

310 La Revista Popular, Stgo., 21/oct./1933, cit. por Manríquez, Progreso, págs. 17-20, 24-25.

311 Manríquez, Progreso, págs. 81 y 70.

312 Manríquez, Progreso, págs. 24-25, 38-40.

313 Manríquez, Progreso, pág. 49. Las mayúsculas son del texto.

314 Manríquez, Progreso, págs. 24-28. Segundo Vizcarra, 13/abril/2002.

315 Manríquez, Progreso, págs. 70-72, 74, 83.

316 Manríquez, Progreso, pág. 13

317 La Revista Popular, Santiago., 21/oct./1933, cit. por Manríquez, Progreso, págs. 18-20.

318 Manríquez, Progreso, pág. 15, citando un artículo aparecido en La Unión, de Valparaíso (sin fecha).

319 La Voz del Suplementero, N°2, abril/1993, págs. 4-6. La información que aquí aparece no siempre coincide con la que se entrega en Ulibarri, “Los suplementeros”, págs. 44, 46, 51, 52.

320 Testimonio de Rosa Acosta, 13/septiembre/2002

321 Segundo Vizcarra, 13/abril/2002.

322 Andrés del Bosque, “Las siete vidas del Tony Caluga”, citado. Abraham Lillo Machuca falleció el 17 de julio de 1997, a los 81 años de edad.

323 Segundo Vizcarra, 13/abril/2002.

324 Darwin Haz, Los jóvenes asalariados (el contrato de trabajo), memoria de prueba, Talca, 1941, pág. 81.

325 Al parecer el conflicto se produjo contra David Lloyd. Por lo menos éste era el director durante 1935. El Mercurio, Santiago, 26 y 27/octubre/1935;

326 Mundo Nuevo, Santiago, N° 5, 2da. semana/octubre/1938.

327 Mundo Nuevo, Santiago, N°13 2da. sem./diciembre/1938; 10, 3ra. sem./nov./1938. El centro de alumnos estaba encabezado por Oscar Vilches y José Baltra (padre de Mireya Baltra).

Table des illustrations

Légende Foto N°52: Alumnos de la Escuela Suplementeros. A la izquierda, asistentes a la velada de celebración del primer aniversario. A la derecha, una clase311.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/634/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 121k
Légende Foto N°53: El dirigente Jesús Miño, en los años 30316.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/634/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 142k

Acheter

Volume papier

amazon.fr