Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los suplementeros

 | 
Jorge Rojas Flores

21. Los sindicatos legales, 1929-1940

Texte intégral

  • 289 Testimonio de Segundo Vizcarra, entrevistado el 13/abril/2002.

1Don Memo comenzó a trabajar en la venta de diarios en 1930, en los momentos en que se desataba en Chile y en el Mundo la gran crisis económica. En su caso particular, la necesidad de trabajar se impuso cuando su mamá viuda no pudo sostener un pequeño negocio, ahogado por las deudas. Memo tenía por entonces 9 años. El puesto se ubicaba en la esquina de Agustinas y Teatinos, frente a la casa de don Julio Vicuña (hoy Hotel Carrera). Doña Sara, una antigua suplementera amiga de su mamá, les propuso la idea. Julio Vicuña aportó sus influencias en el Municipio para obtener la autorización289.

2Desde ese mismo momento, Don Memo y su madre comenzaron a asistir a las asambleas del recién constituido Sindicato Profesional de Suplementeros, las que se desarrollaban en calle Alameda con Cienfuegos. Este primer sindicato se había creado en 1929.

  • 290 En las dependencias de la Dirección del Trabajo sólo hay antecedentes legales del Sindicato N°2, q (...)
  • 291 Acosta señala 1927 como año de su fundación y él se incluye entre los fundadores. No encontramos s (...)

3La historia de este sindicato ha quedado un tanto velada. Por razones que desconocemos, la Dirección del Trabajo no guarda registro de su existencia290. Algunas referencias que han hecho antiguos dirigentes sobre su origen se distancian de los antecedentes escritos. Por ejemplo, a diferencia de lo que recuerda Juan Acosta, este sindicato estuvo asociado desde su nacimiento a la Sociedad Mutual de Suplementeros, que existía por entonces. No surgió en oposición a la mutual, sino que precisamente de ella (N°48)291.

  • 292 Zig-Zag, N° 1211, 5/mayo/1928.

Foto N°48: Dirigentes de la Sociedad Mutual de Suplementeros de Santiago, 1928. Al centro, sentado, se aprecia al teniente de Carabineros Armando Mandujano, director honorario292.

  • 293 La ubicación del local habría sido Delicias 1973. No sabemos si se trata de un error, ya que en ot (...)

4La Mutual de Suplementeros de Santiago surgió como una activa organización promotora del “progreso” del gremio, el patriotismo y una acción enmarcada dentro del respeto a la autoridad. En este espíritu conciliador no se diferenció de la Camilo Henríquez, aunque hubo distancia entre ambas, como se demostró más tarde. Imbuida del ambiente de esos años (durante el gobierno de Ibáñez), contó con el respaldo del teniente de Carabineros Armando Mandujano, quien fue elegido director honorario. En 1928, probablemente el año de su constitución, tenían programado dictar conferencias sobre temas deportivos, patrióticos y morales (los daños del alcoholismo), y organizar un centro deportivo para cooperar en forma eficaz en la “obra de saneamiento moral y físico”. Para ello, esperaban contar con el respaldo de Manuel Plaza, por entonces en Amsterdam, quien inauguraría a su regreso el local social293.

  • 294 Los antecedentes jurídico-institucionales de este sindicato están en el Archivo Nacional de la Adm (...)

5Aunque desconocemos su labor en detalle, la Sociedad Mutual mantenía vínculos con los vendedores de diarios de Lima, de quienes recibía correspondencia. El 7 de febrero de 1929 los socios acordaron acogerse a la ley 4057, y pasar a constituirse en sindicato. Los conflictos internos del gremio se hicieron presentes en esa ocasión. El presidente de la mutual, Carlos González, pidió que no participaran en la nueva directiva los dirigentes de la desaparecida Sociedad Camilo Henríquez, lo que provocó la réplica de algunos aludidos. El inspector del trabajo, presente en la sesión, logró calmar los ánimos, y finalmente se produjo la elección. Carlos González quedó como presidente, y Enrique Robles, como secretario. Finalmente se acordó retirar la antigua plancha de la sociedad mutual.294

6Probablemente todos los socios del nuevo Sindicato Profesional habían pertenecido a la mutual. En el caso de Enrique Robles, su vinculación al gremio se remontaba a la huelga de mayo de 1925. Entre sus antecedentes penales se encontraba un proceso donde había sido acusado por “impedir la libertad de trabajo”, del cual fue sobreseído.

7Parte de las obligaciones del directorio del sindicato eran representar a los socios en “accidentes o conflictos callejeros, que tengan relación con su oficio”. También estaban las de proponer condiciones que mejoraran la relación con las empresas periodísticas. En momentos de la fundación del sindicato, tales relaciones eran muy estrechas con la administración de La Nación, que aceptó ceder un pequeño policlínico a la recién creada organización y le obsequió una fotografía en colores del presidente Ibáñez. La constitución de este primer sindicato profesional de suplementeros fue registrada por la prensa, que incluyó una fotografía de su primer directorio provisorio (foto N°49).

  • 295 La Nación, Santiago, 9/febrero/1929. Original en mal estado.

Foto N°49: Directorio provisorio del Sindicato Profesional de Suplementeros de Santiago, en 1929. Los cinco dirigentes en la foto son: Carlos González (presidente), Enrique Robles y Gastón F. Torres (secretarios), Ismael Soto (tesorero) y Roberto Conejeros (director)295.

8El otorgamiento de la personalidad jurídica fue lento. Este primer sindicato legal de suplementeros fue reconocido recién en 1932. De esa documentación conservamos el listado de socios, que ascendía a más de un centenar. Casi un 40% correspondía a mujeres. De las direcciones registradas se puede inferir que la mayoría de los socios conformaba parejas (amigos, matrimonios, convivientes) que trabajaban en la misma actividad y compartían las mismas habitaciones. Algunos probablemente vivían en conventillos, como vimos en el caso de Rosa Cavieres.

  • 296 Al respecto puede consultarse la documentación contenida en el Archivo Nacional de la Administraci (...)

9El esfuerzo por obtener el reconocimiento legal lo siguieron los suplementeros de Valparaíso. A fines de octubre de 1933 se reunieron en los salones del diario La Unión para dar vida al Sindicato Profesional de Suplementeros de Ambos Sexos de Valparaíso. El primer directorio estuvo presidido por Luis Rojas Rojas. La personalidad jurídica la recibieron en mayo de 1934296.

  • 297 En 1934 estaba encabezado por Manuel Plaza y tenía como secretario a Manuel Sánchez. Ver Manríquez (...)
  • 298 Cámara de Diputados, Sesiones ordinarias, sesión 6/agosto/1928, págs. 764-766.

10Ese mismo año 1934, surgió una segunda organización en Santiago, el Sindicato General de Suplementeros, encabezado por Manuel Plaza, el destacado maratonista olímpico297. Plaza ya se había constituido en una figura nacional conocida en los años anteriores. Si bien entre los suplementeros se lo relacionaba con los “pulpos”, como lo veremos a continuación, su imagen pública se había agigantado a raíz de su carrera como corredor. En los homenajes que se le ofrecieron en 1928, se le destacó como el arquetipo del chileno esforzado que, a pesar de las privaciones en que creció, supo llegar lejos con disciplina diaria, sobriedad en el vivir y convicción del triunfo, poniendo en evidencia la fortaleza de la raza chilena. Incluso un diputado lo destacó como el típico exponente del pueblo que se había resistido a la influencia de doctrinas “sin patria”298.

  • 299 Así lo testimonian los actuales dirigentes y los timbres de la institución, por lo menos desde la (...)
  • 300 Testimonio de Segundo Vizcarra, 13/abril/2002.
  • 301 La Voz del suplementero, N°2, abril/1993, pág. 6.

11La fundación del Sindicato N° 2, según la tradición del gremio, fue el 27 de abril de 1934 (foto N°50)299. De ser efectiva, esta debe corresponder a su constitución de hecho. Don Memo lo recuerda como la organización que aglutinaba a los diareros más poderosos económicamente, los “palogrueso”, los “pulpos”, aquellos que tenían varios puestos fijos y el control de ciertas calles y barrios. En esa condición estaban “El Viejo Vicho”, Vicente Valenzuela, el “dueño del barrio alto”; “El Trompo”, que controlaba parte del Matadero; “El Cojo Peña”, con varios puestos en Gran Avenida; “El Cachete”, dueño de San Pablo; y Julia Aguirre, de Independencia. Todos ellos compraban grandes cuotas diarios y luego los entregaban, quedándose con una parte de la comisión300. Acosta calificada el origen de este sindicato a la intervención de una empresa periodística, la que incluso habría obsequiado un piano301.

  • 302 Fotografía de propiedad del autor.

Foto N°50: Funeral de un suplementero, probablemente en los años 40. Al fondo se ve el estandarte del Sindicato General de Suplementeros302.

  • 303 Archivo de la Dirección del Trabajo, carpeta N°160, Sindicato Profesional General N°2 de Suplement (...)

12Esta organización solo fue reconocida legalmente en 1940. Conservó parte de su nombre original y la nueva figura legal pasó a ser Sindicato Profesional General N°2 de Suplementeros de Santiago. Por entonces, entre los directores se encontraba Manuel Plaza. Su primer presidente, en esta etapa legal, fue Victorino Reyes303.

  • 304 Manríquez, Progreso, pág. 64 y 72.
  • 305 Colección de Juan Acosta, carta de Juan Acosta al Director General de los Servicios del Trabajo, 9 (...)

13Don Memo siguió perteneciendo al primer Sindicato Profesional, aquel creado en 1929. Sus dirigentes más importantes fueron apareciendo en la década del 30. En 1933 fue elegido presidente Jesús Miño304. A fines de la década, en 1938, Juan Acosta comenzó a tener presencia en la directiva del Sindicato N°2305. En un momento que es difícil precisar, ambos sindicatos, y un tercero que surgió en el camino, se fusionaron, como veremos más adelante.

  • 306 Zig-Zag, N°1211, 5/mayo/1928.

14Los sindicatos que hemos mencionado tenían una orientación que convergía en varios aspectos. Por ejemplo, todos los sectores hacían esfuerzos por elevar la escolaridad, legitimar su esfuerzo de moralización del gremio y establecer algún nivel de reconocimiento por parte de las autoridades. Pero en otros asuntos tenían posturas distintas. Jesús Miño en varias intervenciones puso el acento en el “apoliticismo” que debía guiar a las organizaciones de suplementeros. El apoyo que recibió del gobierno de Alessandri (su segunda administración) y de sus ministros para conseguir el hogar-escuela no dejó huellas de un apoyo explícito a ese gobierno. Aunque sí hubo gratitud hacia los distintos personeros que colaboraron en este proyecto común. En los años previos, durante el gobierno de Carlos Ibáñez, la situación fue distinta. La Sociedad Mutual de Suplementeros de Santiago que ya hemos mencionado, creada en 1928, fue explícita en brindar su apoyo al proyecto de “regeneración” que planteaba por entonces el presidente Carlos Ibáñez. En su organización incluso tuvo una activa intervención un oficial de Carabineros, a quien se le otorgó el cargo honorífico de director306. Su continuador, el Sindicato Profesional de Santiago fundado en 1929, tuvo un sello similar a la Sociedad Mutual.

  • 307 Justicia, Santiago, 4/noviembre/1931; 17/marzo/1932 y 24/abril/1933.

15Pero unos y otros, con mayor o menor afinidad al gobierno establecido, se apoyaban en una orientación de “orden y respeto” a la autoridad. La tradición más rupturista que se había observado en los años 20 intentó reorganizarse en torno a la FOCh desde 1931, pero solo logró atraer a un grupo de suplementeros. En 1933 eran unos 70 socios. Algunas movilizaciones espontáneas contra las empresas, como la que ocurrió en 21 de abril de 1933 contra Las Últimas Noticias y que derivó en incidentes callejeros, alentaron a la FOCh, pero no fueron una consecuencia de su influencia. Su intento por deslegitimar a los sindicatos leales fracasó claramente307.

16Sin embargo, este ambiente de radicalización política, tras la tumultuosa caída del gobierno de Ibáñez, y las consecuencias de la crisis económica, probablemente no dejaron indiferentes a todos los suplementeros. El respeto al orden y la resistencia a la politización del gremio, ideas que representaba Jesús Miño, no impidió que algunos sectores, menos comprometidos con esa postura, mostraran algún grado de participación en ese ambiente convulsionado. Una foto que data de 1931 nos revela esa otra cara. Con ocasión de la caída de la Dictadura de Ibáñez, se produjo una crisis política a raíz de la dudosa legitimidad del Congreso que había permanecido activo durante ese gobierno, sin dar muestras de autonomía. En las manifestaciones callejeras, frente al Congreso, grupos de suplementeros estuvieron presentes (foto N°51).

  • 308 Sucesos, N° 1510, 3/septiembre/1931

Foto N°51: Muchachos suplementeros protestando frente a las puertas del Congreso, en septiembre de 1931308.

  • 309 En 1979 el dirigente Juvenal Riquelme (por entonces presidente del sindicato N°2) denunció a Juan (...)

17Una mayor presencia comunista, aunque siempre minoritaria, se produjo en el gremio de los suplementeros durante el Frente Popular. Por entonces podemos encontrar a algunos dirigentes con esa militancia, como Juan Acosta y Zorobabel González. En el caso de Acosta, no faltaron quienes sobredimensionaron la influencia política del Partido Comunista confundiendo su liderazgo personal con el control partidario. La mayor parte de los dirigentes no tenía militancia comunista: Jesús Miño, Luis Rosso, Pedro Pablo Valdenegro, Miguel Basoalto, Victorino Reyes, Marcos Rojas309.

18Si tenemos que destacar a personajes que dieron un sello especial a la organización sindical de los suplementeros, tendríamos que nombrar por lo menos a tres: Jesús Miño, El Guagüita (Zorobabel González) y Juan Acosta. Cada uno enfatizó estrategias complementarias para mejorar la condición social y económica del gremio. Miño se concentró en la organización de la enseñanza. González fue un gran promotor del deporte, a pesar de ser un lisiado. Y Acosta se empeñó especialmente en la demanda sindical hacia el Estado y las empresas periodísticas.

Notes

289 Testimonio de Segundo Vizcarra, entrevistado el 13/abril/2002.

290 En las dependencias de la Dirección del Trabajo sólo hay antecedentes legales del Sindicato N°2, que veremos más adelante.

291 Acosta señala 1927 como año de su fundación y él se incluye entre los fundadores. No encontramos su nombre entre los primeros dirigentes, aunque bien pudo ser un socio solamente. Parte de la información que entrega Manríquez sobre la Sociedad Mutual de Suplementeros de Santiago es errada. Le atribuye el haber sido fundada el 7 de febrero de 1929. Esta fecha corresponde al Sindicato, como veremos. Según su información, sus dirigentes habrían sido Carlos González, Enrique Robles, Segundo Salinas, Mercedes Latorre y Laura Sepúlveda, lo que es probable. El mismo autor menciona que esta organización contaba con una sede en Delicias 1973 (coincidente con la información de Zig-Zag, N° 1211, 5/mayo/1928). La documentación de prensa indica que el local del sindicato estaba en Delicias 1867 (las referencias al sindicato, más adelante). Entrevista a Juan Acosta, publicada en La voz del suplementero, Santiago, N°2, abril/1993, págs. 4-6. Manríquez, Progreso, pág. 12.

292 Zig-Zag, N° 1211, 5/mayo/1928.

293 La ubicación del local habría sido Delicias 1973. No sabemos si se trata de un error, ya que en otros documentos se menciona Delicias 1867, un local vinculado a los suplementeros (¿consejo de la FOCh?) desde mediados de los años 20. Zig-Zag, N° 1211, 5/mayo/1928.

294 Los antecedentes jurídico-institucionales de este sindicato están en el Archivo Nacional de la Administración, Ministerio de Justicia, vol. 75, Decretos 3146-3170 (1932), Decreto 3149, 20/diciembre/1932. Entre los antecedentes se incluyen varios documentos: la solicitud para obtener personalidad jurídica, la lista de socios fundadores, la escritura pública con los estatutos, etc. Su local estaba ubicado en Delicias 1867. Las referencias de prensa de la asamblea en La Nación, Santiago, 9 y 21/febrero/1929; El Mercurio, Santiago, 9/febrero/1929.

295 La Nación, Santiago, 9/febrero/1929. Original en mal estado.

296 Al respecto puede consultarse la documentación contenida en el Archivo Nacional de la Administración, Ministerio de Justicia, vol. 26 Decretos originales 1236-1280 (1934), Decreto 1277, 11/mayo/1934. En 1943 este sindicato mantenía una escuela nocturna. Orientación, N°4,12 (1ra quinc.)/octubre/1943.

297 En 1934 estaba encabezado por Manuel Plaza y tenía como secretario a Manuel Sánchez. Ver Manríquez, Progreso, pág. 67 y 69. Nolberto González recordaba en una entrevista que los principales dirigentes de este sindicato eran Manuel Plaza y Luis Reyes. La Voz del suplementero, N°8, octubre/1998, pág. 19.

298 Cámara de Diputados, Sesiones ordinarias, sesión 6/agosto/1928, págs. 764-766.

299 Así lo testimonian los actuales dirigentes y los timbres de la institución, por lo menos desde la década de 1970. En el estandarte, visible en la fotografía N°47, también se señalaba esa fecha.

300 Testimonio de Segundo Vizcarra, 13/abril/2002.

301 La Voz del suplementero, N°2, abril/1993, pág. 6.

302 Fotografía de propiedad del autor.

303 Archivo de la Dirección del Trabajo, carpeta N°160, Sindicato Profesional General N°2 de Suplementeros de Santiago. Esta carpeta incluye, entre otros documentos: Estatutos del sindicato (25/octubre/1940), Acta de constitución y elección de directiva (7/mayo/1940); Decreto del Ministerio de Justicia, que otorga personalidad jurídica, N° 4370, del 15 de noviembre de 1940.

304 Manríquez, Progreso, pág. 64 y 72.

305 Colección de Juan Acosta, carta de Juan Acosta al Director General de los Servicios del Trabajo, 9/octubre/1979. En Ulibarri, “Los suplementeros”, pág. 51, Acosta señala que ingresó al gremio en 1934.

306 Zig-Zag, N°1211, 5/mayo/1928.

307 Justicia, Santiago, 4/noviembre/1931; 17/marzo/1932 y 24/abril/1933.

308 Sucesos, N° 1510, 3/septiembre/1931

309 En 1979 el dirigente Juvenal Riquelme (por entonces presidente del sindicato N°2) denunció a Juan Acosta por sus actividades de oposición sindical, y le enrostró el control comunista ejercido desde 1940 hasta 1971 en el sindicato. Acosta respondió a las acusaciones. Sin negar su militancia, destacó la alta presencia de dirigentes no comunistas en la directiva. Colección de Juan Acosta, carta de Juan Acosta al Director General de los Servicios del Trabajo, 9/octubre/1979. Este testimonio, que podría considerarse ajustado al momento político, es corroborado por su hija, Rosa Beatriz Acosta, quien conoció a los principales dirigentes de esos años, y no recuerda una militancia comunista importante. Según ella, el liderazgo de su padre se debió más a sus cualidades personales que a la influencia de los grupos comunistas. Testimonio del 13/septiembre/2002.

Table des illustrations

Légende Foto N°48: Dirigentes de la Sociedad Mutual de Suplementeros de Santiago, 1928. Al centro, sentado, se aprecia al teniente de Carabineros Armando Mandujano, director honorario292.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/633/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 183k
Légende Foto N°49: Directorio provisorio del Sindicato Profesional de Suplementeros de Santiago, en 1929. Los cinco dirigentes en la foto son: Carlos González (presidente), Enrique Robles y Gastón F. Torres (secretarios), Ismael Soto (tesorero) y Roberto Conejeros (director)295.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/633/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 157k
Légende Foto N°50: Funeral de un suplementero, probablemente en los años 40. Al fondo se ve el estandarte del Sindicato General de Suplementeros302.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/633/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Légende Foto N°51: Muchachos suplementeros protestando frente a las puertas del Congreso, en septiembre de 1931308.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/633/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 143k

Acheter

Volume papier

amazon.fr