Version classiqueVersion mobile

Luchas sociales, justicia contextual y dignidad de los pueblos

 | 
Ricardo Salas

Sujetos populares en el cambio de época

Eduardo J. Vior

Texte intégral

1Se ha convocado a académicos e investigadores de distintos países del Cono Sur a realizar un rápido análisis e intervención teórica sobre los procesos sociales y políticos de los últimos meses en América del Sur. Entre ellos cuentan el alzamiento del pueblo ecuatoriano contra la suba en el precio de los combustibles, el levantamiento del pueblo chileno contra el autoritarismo y por la reforma de la Constitución, el golpe de estado en Bolivia, la sublevación del pueblo colombiano contra los despojos que ha traído el neoliberalismo y las elecciones presidenciales en Argentina y Uruguay, con resultados contrapuestos.

2Vincular y analizar procesos tan disímiles con categorías teóricas que permitan interpretarlos y hacer alguna predicción sobre sus posibles desarrollos requiere, en primer lugar, colocarlos en un contexto histórico y geopolítico amplio y, segundo, ubicarlos en el contexto de las tradiciones nacionales y regionales.

3Obviamente, el texto siguiente parte del conocimiento teórico, histórico y personal que el autor tiene del proceso argentino, pero se lo compara con los procesos en curso en Bolivia y Chile. Por los eventuales errores de información y apreciación que puedan aparecer al considerarse ambos países, se presentan desde ya las correspondientes disculpas.

4A modo de introducción sea permitido colocar una extensa cita de un texto que el pasado 29 de noviembre de 2019 el periodista y ensayista argentino Jorge Giles (2019) difundió por las redes:

Cuando la flamante senadora por Salta, Nora Giménez, juró por la memoria activa de los 30 mil detenidos-desaparecidos, el recinto del congreso nacional estalló en un cálido aplauso.
Pocos sabrán cuál es la historia de esta mujer menuda, ex presa política de la dictadura, torturada y vejada como pocas, testigo en causas de lesa humanidad y que sufrió la pérdida de sus compañeros de vida y de militancia con una dignidad ejemplar.
Allí está ahora, construyendo una nueva etapa de esta democracia malherida junto a legisladores y funcionarios entrantes que tienen la misma talla y la misma entrega de aquella generación diezmada de la que hablaba Néstor Kirchner.
Y su juramento viene a cuento para alumbrar lo que viene: no es el presente el que se mueve, sino el pasado irresuelto que lo sostiene y reclama continuar y profundizar las asignaturas pendientes en la defensa de una vida digna.
Vamos a volver mejores, se prometió.
Dicen que la segunda “Operación cóndor” está sobrevolando la región. Se vale de traiciones, de embajadas poderosas, de conflictos prefabricados, de represión y muerte, de golpes de estado y de autogolpes en ciernes allende la cordillera.
Pero también se vale del desamparo ingenuo de algunas democracias del siglo 21 que fueron capaces de redistribuir el ingreso, hacer crecer el empleo, la producción y el consumo interno y no quisieron o no pudieron hacer crecer y fortificar los anillos de seguridad de las propias democracias o se creyeron un cantón suizo cuando apenas eran un espejo de la América desigual e injusta.
Se dice muy suelto de cuerpo: “lo que pasa en la región no pasará en la Argentina” ¿No leen la historia acaso? ¿No estudian los procesos sociales y su devenir político en tiempos donde las clases dominantes y el imperio del norte cada vez que ven amenazada su hegemonía, reemplazan la política por la violencia contra el pueblo?
Ya nos pasó. En 1930. En 1955. En 1976. Y no lo decimos para alimentar el miedo, sino para advertir humildemente que en estos tiempos líquidos y vertiginosos es preciso que cada acción soberana, cada plan contra el hambre y cada restitución de derechos vayan acompañados por una tarea titánica de educación, conciencia y cultura que empodere al pueblo y sus organizaciones.
Desde el presidente hasta el último funcionario deberían vestir guardapolvos de maestros enseñando a defender lo que se conquista.
Aprovechemos ahora que se está produciendo el tan soñado trasvasamiento generacional que anunciaba Perón en el siglo pasado. Allí habrá que seguir apostando. A diferencia de otras épocas, esta vez el trasvasamiento sucede con un movimiento popular unido, con el liderazgo vital de Cristina y Alberto, con jóvenes que ocuparán las más altas responsabilidades del Estado y con un proyecto de país inclusivo y organizaciones libres del pueblo que resistieron triunfales el embate de la derecha saqueadora en estos cuatro años de neoliberalismo.
Esta vez no habrá “primavera democrática”. Atacarán desde el primer minuto de la nueva gestión. Que nadie se haga los rulos. La oligarquía terrateniente, los grandes medios hegemónicos, el plan del imperio para la región, los buitres y el FMI, el asedio alrededor de nuestras fronteras, buscarán impedir el paso triunfal de un pueblo que sólo quiere ser feliz. Ni más ni menos.
Si el pueblo sigue unido y movilizado y el nuevo gobierno se muestra decidido a entrar por la puerta grande de la historia, la primavera brotará nuevamente y esta vez será para siempre.
Sólo la memoria nos salvará.
Que así sea.

5Este texto contiene todos los tópicos que interesan para situar el momento presente de la lucha continental por la unidad, la grandeza y la felicidad en la larga historia de las luchas populares latinoamericanas:

  1. La etapa actual de lucha se basa en la búsqueda de consensos culturales específicos en torno a los derechos humanos integrales como fundamento de la democracia.

  2. La denuncia, freno de y resistencia contra la nueva “Operación Cóndor” que se cierne sobre el continente.

  3. La actualización de la memoria como instrumento central de unidad y organización popular.

  4. El trasvasamiento generacional.

  5. Unidad y movilización popular permanente.

Los derechos humanos integrales como fundamento de la democracia136

  • 136 Para la fundamentación de los argumentos volcados en este apartado, v. Bonilla (2015a; 2015b); Boni (...)

6Desde el comienzo de la redemocratización de los países del Cono Sur, en la década de 1980, los derechos humanos se han convertido en un consenso fundante de la convivencia democrática interna y de las relaciones entre los países. A ello han contribuido, por una parte, la memoria del horror producido por el terrorismo de Estado y, por la otra, avances que se han dado en el Derecho Internacional Humanitario gracias a las luchas de los pueblos.

7A pesar del dispar tratamiento de los crímenes cometidos por las dictaduras de la década de 1970, la ratificación por todos los estados de los pactos internacionales de derechos humanos de 1966 (ONU, 1966a; 1966b) y del Pacto de San José de Costa Rica (OEA, 1969), así como el funcionamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la Corte Interamericana sentaron las bases de una convivencia continental fundada en los derechos humanos. En un segundo ciclo, a partir de 2002, la vigencia del Acuerdo sobre Residencia para los Nacionales de los Estados parte del Mercosur (Mercosur, 2002), firmado por los países miembros y al que se adhirieron sucesivamente los asociados (todos los países suramericanos, excepto Surinam), que reconoce explícitamente la vigencia integral de los derechos humanos, es decir, de los civiles y políticos, pero también de los económicos, sociales y culturales, pavimentó el camino para que, al fundarse Unasur (Unasur, 2008), se propusiera la construcción de la ciudadanía suramericana. Condicionados por este desarrollo, los acuerdos y pactos firmados en años sucesivos entre los países suramericanos sentaron explícita o implícitamente la vigencia integral de los derechos humanos. La reversión autoritaria desde 2015 no ha podido sustituir esta base normativa. Por consiguiente, en América del Sur la vigencia de la democracia sólo puede concebirse sobre el fundamento de los derechos humanos y éstos, únicamente en su integralidad.

La nueva ʺOperación Cóndorʺ que se cierne sobre el continente

8La “Operación Cóndor” fue el plan de persecución y exterminio sistemático de opositores considerados “subversivos” por las dictaduras militares del Cono Sur entre 1975 y 1982 (Calloni, 2006; Palummo, Rolo Benetti, Vaccotti, 2015). Tanto la Doctrina de Seguridad Nacional (DSN) que la animó como el entrenamiento y asesoramiento del personal estuvieron a cargo de fuerzas estadounidenses. Por ello resulta preocupante que, bajo el pretexto de “las nuevas amenazas” desde principios de este siglo el Comando Sur de Estados Unidos (SouthCom) haya venido entrenando y financiando a las fuerzas armadas en México, América Central y Colombia para que, bajo el pretexto del combate contra el narcotráfico, repriman a las poblaciones indígenas y campesinas, intervengan en la represión del conflicto social y conduzcan a las fuerzas de seguridad (Esquivel, 2018; Morin, 2015; Yepe, 2016).

9Los indicios y denuncias sobre la complicidad de las agencias de inteligencia norteamericanas con el narcotráfico son suficientemente abundantes (Rodríguez Gelfenstein, 2019a, 2019b; Vior, 2019). Desde la década de 1970 han usado este comercio, por un lado, para “pacificar” su propio territorio enfermando a reales o potenciales rebeldes con la droga, por el otro, para financiar operaciones encubiertas que no habrían sido financiadas por el Congreso de EE. UU. Sin embargo, la necesidad de invertir en la economía legal las ganancias habidas en este negocio complicó a sus operadores con un entramado de bancos, casas de cambio y fondos de inversión ligados a diferentes organizaciones criminales transnacionales. En los últimos veinte años se destacaron entre ellas los grupos financieros ligados a la elite sionista reunida en torno a Benyamin Netanyahu, primer ministro de Israel entre 1996 y 1999 así como continuadamente desde 2009. Este fenómeno tiene dos explicaciones: por una parte, la estrecha alianza entre Estados Unidos e Israel sugirió, como solución lógica para la introducción de las ganancias por el tráfico de drogas en el mercado legal, hacerlo a través de fondos de inversión israelíes; por la otra, estos ingentes flujos de capital financiaron el desarrollo de la industria armamentista israelí, cuyos productos, a su vez, encontraron un mercado floreciente en América Latina, tanto entre los narcotraficantes como entre sus supuestos perseguidores. Finalmente, cabría acotar que desde los años 1970 el Estado de Israel ha empeñado ingentes esfuerzos en la cooptación y control de las instituciones de la diáspora judía en Argentina (donde viven estimativamente 180.000 judíos), Brasil (100.000), Chile (80.000) y Uruguay (16.000). Esta manipulación de instituciones ricas y poderosas ayudó a la expansión de esos negocios.

10Este desarrollo extendió y afianzó la economía de la droga en toda América del Sur, desarticuló social y políticamente la región (sobre todo por la corrupción de las instituciones y por la adicción de grandes sectores populares) y la hizo dependiente del gran capital transnacional especulativo concentrado. Sin embargo, al mismo tiempo desarticuló a los servicios de inteligencia norteamericanos, que adoptaron la agenda de los intereses de negocios del narcotráfico antes que la de su Estado. Desde que hace un año asumió el nuevo jefe del Comando Sur de EE. UU., el almirante Craig Faller, está empeñado en recuperar el control sobre las relaciones entre las fuerzas a su mando y las redes de narcotráfico. Por esta razón, en las últimas semanas puede observarse en distintos países de la región (particularmente en Argentina, Brasil y Paraguay) que personeros y grupos ligados a la economía de la droga van perdiendo poder aceleradamente (Barrios Rodríguez, 2014; López Girondo, 2019).

11En resumidas cuentas, se constata que la lucha por el poder que desde hace cuatro años fractura a la elite dirigente norteamericana se ha extendido a América Latina. Por un lado, el presidente Donald Trump, buscando reducir la exposición de sus fuerzas armadas en demasiados escenarios y concentrando las fuerzas sobre la “fortaleza americana”, evita abrir nuevos frentes bélicos (por ej. Venezuela), pero apoya a sus militares en la recuperación del control sobre las redes narcos, el tráfico de armas y sus correlatos financieros (Merry, 2018; Needham, 2016; Stone, 2019). Esta política devuelve poder a los militares, el Departamento de Estado y las agencias de inteligencia a ellos vinculadas. En tercer lugar, siguen actuando la DEA, algunas iglesias pentecostales y los lobbies cubano-venezolanos de Miami empeñados en mantener el control del narcotráfico y en derrocar a todos los gobiernos reformistas y/o revolucionarios que pueda haber en el continente. Las iniciativas de estas tres corrientes pueden coincidir coyunturalmente, como en el golpe de estado en Bolivia, pero tienen objetivos diferentes y contrapuestos. Esta permanente tensión en el interior del Imperio hace su política incoherente e inconsecuente, pero muy peligrosa por lo imprevisible de sus reacciones.

La actualización de la memoria como instrumento central de unidad y organización popular137

  • 137 Sobre la cultura y la memoria v. Agoglia (1980), Bonilla (2019a; 2019b); Ricoeur (1995), Scannone ( (...)
  • 138 Sobre el concepto de comunidad política utilizado en este ensayo v. Dussel (2006); Esposito (2003), (...)

12La memoria no es un reservorio neutro de recuerdos que se puedan utilizar oportunistamente, sino un entramado de discursos que se apoyan en organizaciones de la vida comunitaria138. Las primeras de ellas son la familia, las comunidades de trabajo y de habitar. Por ello es que en las últimas cuatro décadas el neoliberalismo se ha empeñado tan vehementemente a través de los medios de comunicación masivos, primero, de las redes sociales, después, y de las nuevas iglesias pentecostales, también, por atomizar, dividir y fragmentar los mundos de la vida popular. Donde antes había comunidad, buscaron implantar el mero individuo. Esta política sistemática de destrucción de los lazos elementales de la vida en común tuvo suerte diversa: mientras que en Chile logró imponerse durante 46 años en base a una combinación entre represión y cooptación, en Bolivia nunca pudo conquistar el mundo indígena y campesino y en Argentina se mantuvo en un empate competitivo con la tradición nacionalista popular. Esto quiere decir que la cultura popular vive de la reactivación periódica de sus tradiciones a través de organizaciones libres con distintos grados de institucionalidad. En los momentos de crisis, dependiendo del grado y alcance de la organización y de la existencia o no de liderazgos contrahegemónicos, esa cultura vuelve a politizarse. Entonces recupera contenidos y símbolos de viejos discursos populares, resignifica otros y desarticula los discursos dominantes apelando, precisamente, a la memoria de los crímenes de la dominación. Los discursos de la memoria reconstruyen experiencias y sensaciones pasadas, para convertirlas en materia del presente.

13Por ello es que en Argentina entre 2015 y 2019 podía registrarse una fragmentación de la memoria: mientras que el gobierno conservador intentaba construir un polo hegemónico en oposición a los “70 años” en los que supuestamente el peronismo habría sido hegemónico y trabado el desarrollo argentino, cuando, en realidad, entre 1949 y 2019 el peronismo sólo gobernó 19 años y con políticas contrapuestas (el gobierno de Carlos Menem, entre 1989 y 1999, subió como peronista, pero realizó una política neoliberal), la memoria popular aparecía escindida. Una parte se refería inmediatamente al gobierno de Cristina Fernández (2007- 15), en tanto la mayoría recuperaba el gobierno de Néstor Kirchner (2003-07) y, quizás, el primer mandato de Cristina (2007- 11), pero no el segundo.

  • 139 En Argentina el voto es obligatorio, pero desde 2012 las y los jóvenes entre 16 y 18 años también t (...)

14Esta situación cambió radicalmente, cuando en mayo de 2019 Cristina Fernández anunció que no se presentaría como candidata a la Presidencia y propuso a Alberto Fernández. La extraordinaria maniobra táctica dejó al bloque oficialista sin imagen de enemigo para consolidar su alianza y permitió la acelerada reunificación del peronismo y sus aliados en un amplísimo frente nacional. Correlativamente, se produjo la reunificación y profundización del discurso de la memoria popular. Durante la campaña electoral, en el período de transición entre ambos gobiernos y después de la asunción de Alberto Fernández, pudo observarse un renacimiento y difusión de la simbología y los motivos peronistas no vistos desde la década de 1970. Nuevos votantes139 cantan la “marcha peronista” y agitan banderas justicialistas a la par de las más viejas generaciones que conocieron a Juan D. Perón.

15Por alguna razón que habrá que investigar, el discurso de la memoria popular argentina se ha condensado en esta etapa en el primer peronismo (1946-55), claro que, mezclando sus motivos con el feminismo, el ecologismo y la estética del fútbol y del rock nacional asociadas desde siempre a las manifestaciones populares. No obstante que el discurso de Alberto Fernández combina ideologemas peronistas con otros del radicalismo alfonsinista (por el presidente Raúl Alfonsín, 1983-89), el de la multitud que asistió a su asunción del mando el pasado 10 de diciembre rescata sin ambages la centralidad del Estado empresario, la soberanía nacional, la justicia social y la solidaridad con los más humildes en consonancia con el imaginario de Perón y Eva Perón (1946-55).

16La rebelión del pueblo chileno comenzó en noviembre con la consigna de “no son 30 pesos, sino 30 años”, con la que cuestionó las limitaciones y las promesas incumplidas de la democracia chilena desde 1989, pero, luego de semanas de movilizaciones masivas, desconocidas desde 1973, y de duras luchas callejeras contra la brutal represión gubernamental, el concierto de Inti Illimani en la Plaza de la Dignidad recuperó los motivos y la estética de la Unidad Popular (1970-73), mientras que la novedosa performance de Las Tesis puso las banderas feministas en el tope de las reivindicaciones populares. A la vez, la plataforma ciudadana se concentraba en reclamar una reforma de la Constitución de 1980, para reinstaurar la responsabilidad pública sobre el agua, la educación, la salud y las pensiones. Como en Argentina, esta gran movilización popular combinó la recuperación de motivos históricos con reivindicaciones feministas, indígenas y ecologistas, aunque en Chile es muy notoria la militancia de los más jóvenes, primeros en la lucha contra los carabineros. Esta reactivación de la memoria de la Unidad Popular junto al reclamo por la vigencia de los derechos de los pueblos originarios sienta una base democrática y social amplia, pluralista y renovada para la discusión constitucional.

17Dadas las brutales condiciones de represión en Bolivia es muy difícil saber cómo se va reconstituyendo la memoria popular después del choque del golpe de estado del 27 de noviembre. La utilización por los golpistas de motivos católicos ultramontanos y la intención explícita de someter a la población indígena y campesina han roto la solidaridad nacional que el gobierno de Evo Morales había sostenido sobre la base del Pacto de Unidad de los movimientos sociales cuya expresión electoral era el MAS hasta 2016. En un efecto especular, seguramente esta focalización discursiva va a despertar motivos de identificación indigenista, pero aún es muy temprano para saber en torno a qué motivos históricos va a cristalizarse, para servir de base a la elaboración de una nueva plataforma política de liberación.

18Los discursos de la memoria popular se articulan contingentemente y no es previsible qué motivos del pasado tomarán, para organizar nuevas configuraciones identitarias y sentidos comunitarios. Sin embargo, de los ejemplos reseñados pueden inferirse cuatro reglas para la reconstrucción de la memoria popular:

  1. No existe organización del pueblo como sujeto político sin discursos de la memoria.

  2. La activación de la memoria popular tiene como inmediata consecuencia la puesta en vigencia de lazos comunitarios y, entre éstos, la actualización de la máxima comunidad política: la nación.

  3. La selección entre los múltiples ideologemas y motivos que se ofrecen para la elaboración de estos discursos sigue criterios estratégicos: qué motivos son prioritarios, a quién se quiere interpelar y de qué modo, para qué, etc.

  4. Una vez cristalizado un discurso de la memoria, éste organiza los topoi del discurso político contrahegemónico y distribuye los roles simbólicos entre los actores reconocidos del mismo.

El ʺtrasvasamiento generacionalʺ

  • 140 De acuerdo al Diccionario de la Real Academia (RAE, 2019), el término correcto sería “trasvase”: “p (...)
  • 141 Para una revisión y discusión reciente de las concepciones sobre la Revolución v. Vior (2017: 9-12)

19El término “trasvasamiento generacional”140 fue una creación de Juan D. Perón (1895-1974) en sus últimos años de vida, para indicar el progresivo y organizado traspaso de responsabilidades hacia los más jóvenes que debía producirse dentro del Movimiento Peronista. El concepto es parte de su modo de entender la “Revolución Justicialista”141, como un proceso evolutivo de adaptación del Estado y la sociedad argentina, primero, sucesivamente también de la latinoamericana, a procesos cada vez más complejos y más abarcadores de integración de la humanidad. En el pensamiento de Perón este proceso se orienta éticamente hacia la cada vez mayor vigencia de los derechos sociales combinada con una educación de la consciencia colectiva que permita que ese disfrute de los derechos dignifique la condición vital de los individuos como parte responsable de comunidades organizadas (Perón, 1949; 1971; 1974). A partir de 1972 esta visión se integró en una perspectiva ecológica global (Perón, 2013). Desde entonces el término ha conservado su vigencia, para referir el rejuvenecimiento periódico de los liderazgos populares que es necesario, para que el proceso democrático y popular tenga permanencia.

20Tanto en la rebelión chilena comenzada el 18 de octubre de 2019 como en la movilización argentina que condujo al triunfo de Alberto Fernández y Cristina Fernández en la elección presidencial del 27 de octubre siguiente es notable el protagonismo juvenil. En ambos países hay antecedentes: los sucesivos movimientos estudiantiles chilenos desde la década pasada, el actual movimiento feminista chileno y el movimiento “Ni una menos” en Argentina junto con la intensa movilización por el derecho al aborto legal, gratuito y seguro. La diferencia que aparece en una primera comparación es que, mientras que en Chile las y los jóvenes están en la primera línea de lucha contra la represión, en Argentina la participación juvenil (sobre todo la femenina) se ha canalizado preponderantemente a través de las organizaciones políticas y sociales del Frente de Todos. No obstante, probablemente esta diferencia se nivele con la organización del movimiento popular chileno en la campaña electoral previa a la celebración del referendo constitucional.

  • 142 El creciente predicamento que tiene el joven dirigente del Sindicato de Cocaleros del Trópico de Co (...)

21Es muy temprano aún para identificar si en la resistencia boliviana a la dictadura se encuentra un rol específico para la juventud142. Por lo menos en las luchas posteriores al golpe del 27 de noviembre de 2019 no aparecía así.

Unidad y movilización popular permanente

  • 143 Una síntesis del pensamiento del autor sobre esta materia fue expuesta en la reunión final de la As (...)
  • 144 Para la definición de proyecto nacional v. Vior (2019a: 60):
    “Mientras que una imagen nacional repre
    (...)

22El pueblo es un concepto histórico y cultural determinado (Dussel, 2006; Hernández Solís, 2014; Muñiz, 2018; Scannone, 2014). No es cualquier masa ni la multitud, sino aquel sector de una comunidad política organizada en torno a un Estado nacional que se considera como sujeto de la soberanía y se arroga el derecho a legitimar democráticamente a los gobernantes143. Por consiguiente, si no hay Estado y proyecto nacional, no hay pueblo144. Del mismo modo, para existir, el pueblo requiere la vigencia del derecho a elegir a sus gobernantes y líderes. La ficción del Estado liberal erige al ciudadano en sujeto de la representación, pero desconoce las condiciones sociales, económicas y culturales en las que éste vive. Por el contrario, no existe ejercicio de los derechos ciudadanos, si no es como parte de esa comunidad cultural. Por lo tanto, puede inferirse que la existencia del Estado nacional conlleva la del pueblo. Ese sujeto de la soberanía puede ser más amplio o más estrecho, más fuerte o más débil, pero nunca deja de existir. Por esta razón es que, en un mundo de estados nacionales, el pueblo existe permanentemente, aunque su composición, sus representaciones e imaginario cambien.

23Consecuente con su principio atomizante, el neoliberalismo ha intentado sustituir al pueblo y al ciudadano por el consumidor, pero al hacerlo ha caído en una aporía: no puede justificar su ejercicio del poder soberano solamente por el procedimiento electoral. En tanto casi todos los estados del mundo mantienen la forma nacional, los gobiernos necesitan, aunque sea ficticiamente, construir pueblos que puedan legitimarlos. Si esas construcciones ficticias, empero, no encuentran ninguna equivalencia en la realidad sensible de quienes se supone las corporizan, los pueblos se constituyen contra el poder hegemónico. Por esta razón, la realidad popular inherente a los Estados nacionales siempre termina por imponerse a las ficciones de representación.

24Claro que, en situaciones de extrema violencia opresiva, como por ejemplo vive Bolivia actualmente, la unidad de las organizaciones populares puede verse amenazada, se pueden producir divisiones y su capacidad de movilización puede reducirse. Por eso la unidad en torno a un imaginario común de la nación (también de una nación de naciones) y la disposición permanente a la movilización para defender sus derechos al ejercicio de la soberanía son condiciones de la perdurabilidad del pueblo.

Conclusión provisoria

25Toda conclusión que se saque de procesos populares en marcha será provisoria. Sin embargo, algunas inferencias pueden hacerse ya de la comparación entre los procesos argentino, boliviano y chileno. En los tres puede registrarse el protagonismo de un sujeto popular unificado. Precisamente, la acelerada unificación de las fuerzas populares chilenas muestra la importancia de esa unidad como condición del protagonismo político. En segundo lugar, unificar implica siempre articular fuerzas diversas para un objetivo común, en este caso el ejercicio de la soberanía y disputar el sentido del imaginario nacional.

26En el actual contexto internacional de sustitución del Imperio único por una configuración multipolar, América del Sur se ha convertido en el escenario de una intensa lucha hegemónica entre Estados Unidos, Rusia, China y Gran Bretaña. Esta competencia entre las potencias se combina y confunde con la acción de agentes para- y extraestatales que utilizan el narcotráfico y el complementario tráfico de armas para controlar territorios y aprovecharlos para la reproducción del capital acumulado en actividades criminales. Esta rivalidad se complica con el crecimiento de las reivindicaciones de los pueblos originarios que reclaman a la vez el derecho a disponer sobre el territorio y a participar en la organización política y constitucional de los estados. Este escenario complejo amenaza fragmentar los imaginarios nacionales. De la articulación específica de los discursos de la memoria con la reconstitución de los sujetos populares dependerá la capacidad de los imaginarios nacionales para integrar y reconocer a múltiples sujetos populares.

  • 145 Conferencia dada en la Usina del Pensamiento Nacional y Popular (UPNP) en Buenos Aires el 7 de dici (...)

27La construcción de sujetos populares se fundamenta en la elaboración de discursos de la memoria orientados estratégicamente a la potenciación de los reclamos por derechos humanos integrales. Finalmente, la posibilidad de trasvasar el liderazgo a nuevas generaciones y, de ese modo, asegurar la trasmisión intergeneracional de saberes y prácticas que hacen a la reconfiguración de la cultura popular asegura la continuidad del sujeto popular y la disposición a disputar el imaginario nacional. En este sentido, tomando el ejemplo boliviano, el ensayista Rafael Bautista decía recientemente que “el pueblo boliviano no está derrotado, sino en un repliegue estratégico”145. La diferencia está dada por la continuidad de las organizaciones formales e informales que permiten la producción y circulación de los discursos, especialmente los de la memoria y el de los derechos.

28La comparación entre los procesos de movilización popular en Argentina, Bolivia y Chile en los últimos meses de 2019 permite registrar similares recuperaciones de los discursos de los derechos humanos y de procesos de reconocimiento de sujetos populares diversos, combinadas con diferentes formas de constitución del pueblo y de articulación de los imaginarios nacionales. En los tres casos los discursos de la memoria (con diferentes anclajes) cumplen un rol determinante en la recuperación de nociones de comunidad como escenario estructurante de la vida y, por consiguiente, de ejercicio de la soberanía. Del modo en que se definan estos procesos y de su capacidad para reconocerse mutuamente dependerá el destino de la región en la competencia hegemónica en curso.

Bibliographie

Bibliografía

Libros

Agoglia, Rodolfo M., 1980, La cultura como facticidad y reclamo, Otavalo: Gallocapitán.

Bonilla, Alcira B.; Cullen, Carlos A. (eds.), 2013, La ciudadanía en jaque, II. Ciudadanía, alteridad y migración, Buenos Aires: La Crujía.

Bonilla, Alcira B. (coord.), 2015a, Racismo, genocidios, memorias y justicia, Buenos Aires: Patria Grande.

Calloni, Stella, 2006, Operación Cóndor, pacto criminal, La Habana: Fondo Cultural del ALBA.

Dussel, Enrique, 2006, 20 tesis de política, México: Siglo XXI, Centro de Cooperación Regional para la Educaci6n de Adultos en América Latina y el Caribe, recuperado de
https://enriquedussel.com/txt/Textos_Libros/56.20_Tesis_de _politica.pdf

Esposito, Roberto, 2003, Communitas. Origen y destino de la comunidad, Buenos Aires: Amorrortu.

Hernández Solís, Aldo F., 2014, Clase pueblo. Subjetivación política y grupos subalternos: a partir del análisis de la noción de pueblo de Ernesto Laclau, Jacques Ranciere y Enrique Dussel, México: Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Programa de Maestría en Estudios Políticos y Sociales, recuperado de https://www.academia.edu/8134484/Clase_pueblo._Subjetivaci%C 3 % B3n_pol % C3 % ADtica_y_grupos_subalternos

Morin, Edgar, 2015, La mañ̃a: Droga, violencia y poder, Barcelona: Debate.

Palummo, Javier; Rolo Benetti, Pedro; Vaccotti, Luciana (coord.), 2015, A 40 años del Cóndor: De las coordinaciones represivas a la construcción de las políticas públicas regionales en derechos humanos, Montevideo: Instituto de Políticas Públicas en derechos Humanos del Mercosur.

Perón, Juan D., 1949, Conferencia del Excmo. Sr. Presidente de la Nación Argentina, Gral. Juan Perón, pronunciada en el acto de clausura del Primer Congreso Nacional de Filosofía, Buenos Aires: Subsecretaría de Informaciones de la Presidencia de la Nación.pdf

Perón, Juan D., 2006 [1971], Actualización política y doctrinaria para la toma del poder, versión escrita de la entrevista filmada con el mismo título, producida por Fernando Solanas y Octavio Getino para el Grupo de Cine Liberación, Madrid, junio, julio y octubre de 1971, Buenos Aires: El Ortiba, recuperado de www.elortiba.org

Perón, Juan D., 1976 [1974], Modelo Argentino para el Proyecto Nacional, Buenos Aires: Eds. del Modelo Nacional.

Stone, Roger, 2019, Myth of Russian Collusion: The Inside Story of How Donald Trump REALLY Won, New York: Skyhorse Publishing Company Incorporated.

Vior, Eduardo J., 2012, Migraciones internacionales y ciudadanía democrática: influencias de las comunidades de origen inmigrante sobre el desarrollo político en Alemania, Argentina y Brasil, Saarbrücken: Editorial Académica Española.

Capítulos de libros

López Sala, Ana M., 2006, Derechos de ciudadanía y estratificación cívica en sociedades de inmigración, en Campoy, Ignacio (ed.), Una discusión sobre la universalidad de los derechos humanos y la inmigración, Madrid: Dykinson / Universidad Carlos III, pp. 129-151.

Ricoeur, Paul, 1995, Autonomía y vulnerabilidad, en Ricoeur, Paul, Le Juste 2, Paris: Esprit, pp. 85-105)

Vior, Eduardo J., 2007, ¿Cambia la visión de los derechos humanos de una cultura a otra? en Alemián, Carlos / Lértora Mendoza, Celina A. (coord.), XIIIa Jornadas de pensamiento filosófico, Homenaje a Carlos Alemián, Evolución de las ideas filosóficas: 1980-2005, Buenos Aires: FEPAI, pp. 216-225.

Vior, Eduardo J., 2015, Fundamentaciones pragmáticas y teóricas de la ciudadanía sudamericana, en Podetti, Humberto (coord.), La construcción de la ciudadanía suramericana y latinoamericana en el mundo multipolar del siglo XXI. IIIas. Jornadas Académicas Alberto Methol Ferré, Buenos Aires: Biblos, pp. 349-370.

Artículos científicos y filosóficos

Bonilla, Alcira B., 2015b, Moralidades emergentes y ciudadanía, en CUYO. Anuario de Filosofía Argentina y Americana, Vol. 31, Nº 1, pp. 29-52.

Bonilla, Alcira B., 2019a, Memoria comunitaria y trascendencia popular, en Revista de Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales, Año XXVI (2019) n° 23, pp. 73-79.

Bonilla, Alcira B., 2019b, Apuntes filosóficos para políticas culturales nacionales y populares, en Revista de Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales, Año XXVI (2019) n° 24, pp. 26-37, recuperado de
https://asociacionfilosofialatinoamericana.files.wordpress.com/2019 /12/revista-de-filosofia-latinoamericana-3-2.pdf
Cuda, Emilce, 2019, Lógica de la constitución de identidades populares, en
Revista de Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales, Año XXVI (2019) n° 24, pp. 9-13, recuperada de https://asociacionfilosofialatinoamericana.files.wordpress.com/2019 /08/revista-de-filosofia-latinoamericana-2.pdf

Scannone, Juan C., 2014, El Papa Francisco y la Teología del Pueblo, en Selecciones de Teología, trad. C. Portabella S.J., recuperado de
http://www.seleccionesdeteologia.net/selecciones/llib/vol54/213/ 213_Scannone.pdf

Scannone, Juan C., 2019, Principios bergoglianos para avanzar en la construcción del pueblo, en Revista de Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales, Año XXVI (2019) n° 24, pp. 8-15, recuperado de
https://asociacionfilosofialatinoamericana.files.wordpress.com/2019 /12/revista-de-filosofia-latinoamericana-3-2.pdf

Vior, Eduardo J., 2017, La ciudadanía suramericana vista desde una teoría actualizada de la revolución, en Revista Política Latinoamericana, Nº4, Buenos Aires, enero-junio 2017, recuperado de https://politicalatinoamericana.org/revista

Vior, Eduardo J., 2019a, La nación: única comunidad política capaz de albergar todas las comunidades, en Revista de Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales, Año XXVI (2019) n° 24, pp. 51-62, recuperado de
https://asociacionfilosofialatinoamericana.files.wordpress.com/2019 /12/revista-de-filosofia-latinoamericana-3-2.pdf

Zagari, Ana, 2019, ¿Qué es eso de comunidad organizada?, en Revista de Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales, Año XXVI (2019) n° 24, pp. 14-19, recuperado de
https://asociacionfilosofialatinoamericana.files.wordpress.co m/2019/08/revista-de-filosofia-latinoamericana-2.pdf

Artículos periodísticos, blogs y posteos en redes sociales

Barrios Rodríguez, David, 2014, Comando Sur: Cincuenta años de ampliación del espectro de dominación, en América Latina en Movimiento, 30-05-14, recuperado de
https://www.alainet.org/es/active/75040

Esquivel, Carmen, 2018, ¿Vuela de nuevo el Plan Cóndor?, en Resumen Latinoamericano: la otra cara de las noticias de América y el Tercer Mundo, 2-05-18, recuperado de
http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/05/02/vuela-de-nuevo-el-plan-condor/

Giles, Jorge, 2019, Sólo la memoria nos salvará, en Pájaro rojo: El blog de Juan Salinas y Montserrat Mestre, 30-11-19, recuperado de http://pajarorojo.com.ar/?p=44990

López Girondo, Alberto, 2019, Sin disimulo, el Comando Sur dirige la ofensiva de EE UU sobre la región, en Tiempo Argentino, 17- 11-19, recuperado de
https://www.tiempoar.com.ar/nota/sin-disimulo-el-comando-sur-dirige-la-ofensiva-de-ee-uu-sobre-la-region

Merry, Robert, 2018, 2019: Donald Trump vs. the Elites? en The National Interest, 21-12-18, recuperado de
https://nationalinterest.org/feature/2019-donald-trump-vs-elites-39592

Muñiz, Antonio (2018), Apuntes sobre el pueblo, populismos varios y peronismo, en Revista Zoom, 28-11-18, recuperada dehttps://revistazoom.com.ar/apuntes-sobre-el-pueblo-populismos-varios-y-peronismo/

Needham, Vicki, 2016, Trump vs. the global elite, en The Hill, 7- 03-16, recuperado de
https://thehill.com/policy/finance/286334-trump-vs-the-global-elite

Rodríguez Gelfenstein, Sergio, 2019a, Narcotráfico y paramilitarismo, las herramientas políticas de Trump, en Sputniknews, 28-09-19, recuperado de
https://mundo.sputniknews.com/blogs/201909281088822104-la-ilegalidad-y-la-mentira-en-el-manejo-de-la-situacion-de-venezuela/

Rodríguez Gelfenstein, Sergio, 2019b, La alarmante ’colombianización’ de la política en América Latina, en Sputniknews, 5-12-19, recuperado de
https://mundo.sputniknews.com/blogs/201912051089535308/

Vior, Eduardo J., 2019b, El narcotráfico guía la política continental de Washington, en Infobaires24, 14-03-19, recuperado dehttps://www.infobaires24.com.ar/el-narcotrafico-guia-la-politica-continental-de-washington/

Yepe, Manuel, 2016, El nuevo Plan Cóndor neoliberal, en América Latina en Movimiento, 27-06-16, recuperado de
https://www.alainet.org/es/articulo/178388

Charlas, conferencias y mensajes

Bautista, Rafael, 2019, Geopolítica descolonial: el golpe continental iniciado en Bolivia, charla, Usina del Pensamiento Nacional y Popular (UPNP), Buenos Aires, 7-12-19, recuperado de https://www.facebook.com/pg/UsinaUPNP/posts/?ref=page_inte rnal

Perón, Juan D., 2013 [1972], Mensaje Ambiental a los Pueblos y Gobiernos del Mundo, difundido desde Madrid el 21-02-72, recuperado de https://bit.ly/2vxZanO

Vior, Eduardo J., 2016, Pueblo y nación / democracia y ciudadanía: dos pares inescindibles, exposición ante la sesión final de la Asociación de Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales (Asofil), Buenos Aires, 17 de diciembre de 2016, inédito.

Documentos internacionales

Mercado Común del Sur (Mercosur), 2002, Acuerdo sobre residencia para nacionales de los estados partes del Mercosur, Bolivia y Chile, Brasilia, 6-12-2002, recuperado de
https://www.mercosur.int/documento/acuerdo-residencia-nacionales-estados-partes-mercosur-bolivia-chile/

Organización de las Naciones Unidas (ONU), 1966a, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Adoptado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General en su resolución 2200 A (XXI), de 16 de diciembre de 1966, Entrada en vigor: 23 de marzo de 1976, de conformidad con el artículo 49, recuperado de
https://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CCP R.aspx

Organización de las Naciones Unidas (ONU), 1966b, Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Adoptado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General en su resolución 2200 A (XXI), de 16 de diciembre de 1966, Entrada en vigor: 3 de enero de 1976, de conformidad con el artículo 27, recuperado de
https://www.ohchr.org/sp/professionalinterest/pages/cescr. aspx

Organización de los Estados Americanos (OEA), 1969, Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José), San José, Costa Rica 7 al 22 de noviembre de 1969, recuperado dehttps://www.oas.org/dil/esp/tratados_B-32_Convencion_Americana_sobre_Derechos_Humanos.pdf

Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), 2008, Tratado constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas, Brasilia: CLAES.

Diccionarios y enciclopedias

Real Academia Española (RAE), 2019, Diccionario de la Lengua Española, recuperado de https://www.rae.es/

Notes

136 Para la fundamentación de los argumentos volcados en este apartado, v. Bonilla (2015a; 2015b); Bonilla/Cullen (2013); López Sala (2006); Vior (2007; 2012; 2015).

137 Sobre la cultura y la memoria v. Agoglia (1980), Bonilla (2019a; 2019b); Ricoeur (1995), Scannone (2019).

138 Sobre el concepto de comunidad política utilizado en este ensayo v. Dussel (2006); Esposito (2003), Zagari (2019).

139 En Argentina el voto es obligatorio, pero desde 2012 las y los jóvenes entre 16 y 18 años también tienen el derecho opcional al sufragio.

140 De acuerdo al Diccionario de la Real Academia (RAE, 2019), el término correcto sería “trasvase”: “pasar un líquido de un recipiente a otro”. Sin embargo, dado que en la tradición política argentina se ha enraizado el neologismo inventado por J.D. Perón, en adelante se mantendrá su uso.

141 Para una revisión y discusión reciente de las concepciones sobre la Revolución v. Vior (2017: 9-12).

142 El creciente predicamento que tiene el joven dirigente del Sindicato de Cocaleros del Trópico de Cochabamba, Andrónico Rodríguez, indicaría que allí también están surgiendo nuevas generaciones de dirigentes y militantes.

143 Una síntesis del pensamiento del autor sobre esta materia fue expuesta en la reunión final de la Asociación de Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales (Asofil) de 2016 (Vior, 2016).

144 Para la definición de proyecto nacional v. Vior (2019a: 60):
“Mientras que una imagen nacional representa la visión de una clase o grupo dominante que se presenta como representativa del conjunto de la sociedad, un proyecto de nación (o proyecto nacional) es la propuesta hacia el futuro del grupo dominante o de grupos competitivos que, tomando uno o más aspectos de la imagen de nación, le incorporan nuevos elementos, sea para alterarla o para adaptarla a circunstancias cambiantes.”.

145 Conferencia dada en la Usina del Pensamiento Nacional y Popular (UPNP) en Buenos Aires el 7 de diciembre de 2019.

Auteur

Argentino, Doctor en Ciencias Sociales, columnista en diferentes medios de prensa, especialmente internacional de InfoBaires24.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search