Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los suplementeros

 | 
Jorge Rojas Flores

17. Los años 30

Texte intégral

1El tiraje de los diarios creció considerablemente en las décadas de 1920 y 1930. El limitado escenario en que se había movido la acción política se fue ampliando en estos años, abriendo paso tanto a las ideas de cambio social como a los caudillismos populistas y la participación electoral más directa. La política de masas requería de canales de expresión acordes con públicos masivos y la prensa fue uno de ellos. La radio fue otro canal efectivo, aunque sus comienzos fueron más tardíos, ya que sus primeros pasos se dieron recién en 1922. La prensa también se vio potenciada por el gran desarrollo de la industria publicitaria, al ampliarse el consumo hacia los sectores populares. La población urbana, además, creció y con ello un estilo de vida que demandaba la expansión de la prensa.

  • 223 Anuario La Nación, 1955, pág. 407.
  • 224 Así aparece mencionado en documentos del Archivo de Impuestos Internos que hemos podido revisar pa (...)
  • 225 Tras el éxito inicial, la tirada se redujo a cifras más modestas. La información que entrega Jobet (...)

2La mayoría de los diarios tenía variadas ofertas, para satisfacer intereses diversos, desde la hípica y los espectáculos hasta la política, la literatura y la vida gremial. La Nación pasó de 16 mil ejemplares en 1917, año de su fundación, a 32 mil un año después223. De El Mercurio tenemos algunas referencias respecto de su tiraje a principios de los años 30, cuando sobrepasaba los 100 mil, los días domingo224. La oferta de revistas se amplió y diversificó considerablemente. Aparecieron nuevos títulos característicos de esta fase: Chile magazine (1921), Los sports (1923), Don Fausto (1924), Para todos (1927) y Ecran (1930). A estas se agregó la importación de revistas argentinas. La prensa obrera, por su parte, dejó de estar únicamente orientada a pequeños grupos y parte de ella se masificó. Tempranamente se intentó la circulación de diarios obreros. Uno de ellos fue Federación Obrera, a partir de 1921 (alcanzando once mil ejemplares los primeros días), el que se mantuvo en las calles hasta 1927 (aunque su nombre había cambiado a Justicia), cuando fue clausurado225.

3A partir de fines de la década de 1920, pero sobre todo de los años 30, un modelo cultural alentado por el Estado se fue imponiendo con fuerza en el país. Lo que hasta entonces había sido un esfuerzo filantrópico de privados y de la elite intelectual, pasó a ser un proyecto institucional poderoso. La acción moralizante hacia el pueblo, la salvación del desvalido, la defensa del cuerpo social frente a la acción degenerativa de los vicios, toda la ideología surgida para poner atajo a la decadencia y el caos social, político y moral de la sociedad tomó nuevo vuelo desde los años 20 y 30.

  • 226 Karin Rosemblatt, Gendered Compromises. Political Cultures & the State in Chile, 1920-1950, Chapel (...)

4El componente adicional estaba en el papel del Estado, el cual, impregnado de un deber nacional, asumía una defensa integral de la familia, la maternidad y la infancia. A la función económica y política que había asumido el Estado en los años 20, se le sumaba un ingrediente que le daba mayor consistencia: un proyecto de integración que surgía a partir de un conjunto de valores superiores compartidos por el “cuerpo social”226.

5El gran impulsor de estos cambios institucionales fue Carlos Ibáñez. Con su ascenso al gobierno en 1927, el discurso hacia la infancia popular dejó de ser únicamente retórico, para comenzar a aplicarse, por medio de instituciones bastante visibles. Una buena parte del proyecto de reformas que impulsaba el nuevo régimen buscaba fundar un Chile Nuevo sobre la base de una nueva concepción de la infancia, cumpliendo el Estado una función central, por ejemplo, en materia educacional y proteccional.

6Aunque la crisis de 1931 provocó un cambio de gobierno, las ideas centrales del proyecto ibañista fueron traspasadas a los regímenes que le sucedieron. Incluso un gobierno de tendencia izquierdista, como el Frente Popular, participó en varios aspectos del proyecto cultural gestado en los años 20, como veremos más adelante.

7Algunos cambios institucionales le dieron sustento a este esfuerzo. La promulgación de la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria (1920) y la aplicación de la Ley de Protección de Menores (1928) modificaron la situación de los niños que trabajaban en las calles. No solo se fortaleció la campaña por escolarizar a los niños pobres, también se acentuó la actitud de denuncia por los perniciosos efectos que provocaban las actividades callejeras, tanto para los niños como para la sociedad en su conjunto.

  • 227 Al respecto puede consultarse nuestro texto La Dictadura de Ibáñez y los sindicatos (1927-1931), S (...)
  • 228 Enrique Fernández, Defensa de la raza y aprovechamiento de las horas libres (las condiciones de tr (...)

8El nacimiento de los primeros sindicatos de suplementeros reconocidos por el Estado (el primero data de 1929) fue otro factor que alentó la proliferación de los nuevos ideales nacionalistas. La ley sindical se promulgó dentro de un espíritu que buscaba potenciar el cuerpo social, estableciendo un substrato mínimo de armonía entre capital y trabajo227. Los sindicatos fueron un canal privilegiado para alentar los ideales patrióticos. Por esta razón en 1932 se creó un Departamento de Extensión Cultural bajo la dependencia del Ministerio del Trabajo228. Más adelante veremos que este departamento fue el que brindó apoyo a la escuela de suplementeros fundada en 1933.

9En el caso de los suplementeros, las instituciones laborales creadas en 1924 dieron gran impulso a este gremio. Si bien su acción sindical era previa, tenía todavía un débil desarrollo, en comparación con otros sectores. La nueva legislación fortaleció los canales de integración social, lo que se tradujo en un mayor esfuerzo por regular la actividad de venta de periódicos, limitar la presencia de niños y elevar el nivel de escolaridad. Todo esto se impregnó del viejo propósito de los suplementeros de “dignificar” el oficio.

10En el campo educacional, la nueva concepción pedagógica (que quedó materializada en la reforma de 1928) buscó concentrar en la escuela gran parte de las funciones formativas. En un reportaje a los niños trabajadores, en el primer número de la Revista de Educación, se dio como ejemplo el caso de los lustrabotas y los niños vendedores de diarios, “pequeños hombrecitos entristecidos” (foto N°41).

  • 229 Revista de Educación, N° 1, diciembre/1928, pág. 10

Foto N°41: “Los niños que trabajan”, “pequeños hombrecitos entristecidos”. Niño suplementero en 1928, frente a una pizarra de El Mercurio229.

  • 230 Manríquez, Progreso, pág. 55-57.
  • 231 Citado por Manríquez, Progreso, pág. 14-16, sin indicar fecha.

11En 1935 la situación estaba en franca evolución. El cambio no se limitada únicamente a las intenciones y el discurso. Joaquín Edwards Bello enfatizaba la transformación que había experimentado el gremio: “del suplementero de hace treinta años, queda apenas el recuerdo”230. Por la misma época, La Unión de Valparaíso percibía la diferencia y hacía notar que la marginalidad era algo del pasado231. Francisco Beas publicaba en 1935 Progreso cultural de los suplementeros de Chile (Noticiario), para poner de relieve la valoración de la educación y los esfuerzos que desplegaba el gremio en esos años. La labor de los sindicatos, y anteriormente de las organizaciones mutuales, avalaban su defensa del “progreso cultural” de los suplementeros.

12No obstante este empeño, en los años 30 todavía persistía una mirada negativa hacia los niños de la calle, incluyendo entre ellos, por cierto, a los suplementeros. La visitadora social de la Casa de Menores de Santiago, Olga Mack, por ejemplo, señalaba en 1930:

  • 232 Olga Mack, “La vagancia en los niños”, en Boletín de la Dirección General de Protección de Menores (...)

“Presenciamos a diario el espectáculo de niños de todas edades que pululan vendiendo diarios, lustrando, corteando, mendigando, etc., adquiriendo así la costumbre de jugar; robar y pelear. La calle llena de inmundicias y malos ejemplos es la que perjudica grandemente a los niños y sin embargo es lo que más los atrae. Ella es la verdadera escuela de los niños vagos; allí pasan los días y reciben las primeras lecciones de delincuencia. […] Los oficios callejeros conducen a grandes pasos a la vagancia y [la] criminalidad”232.

  • 233 Mack, “La vagancia”, pág. 245-246.
  • 234 Mack, “La vagancia”, págs. 258-261.
  • 235 Mack, “La vagancia”, pág. 254.

13El fenómeno de la vagancia y la mendicidad, según esta profesional, se presentaba bajo la forma de varios oficios: como mensajeros, lustrabotas, suplementeros, corteros, o bien como mendigos y rateros. En todos ellos, sin la guía de nadie, “viven entregados a sus instintos naturales”233. Para fundamentar su diagnóstico sobre las características de estos muchachos, Mack entregaba información sobre 120 niños de la Casa de Menores de Santiago, todos implicados en el delito de vagancia. El 46,7% eran hijos ilegítimos. Un 68% se ocupaba en oficios de la calle. Todos tenían algún “vicio”: hurtar, jugar (juegos de azar) o beber, o bien todos juntos. Más de una cuarta parte de los niños tenía el hábito de beber. Solo la mitad tenía una mente “normal”, el resto se debatía entre la torpeza y la debilidad mental. También había casos de “morones” e “imbéciles”, pero minoritarios. El balance de su procedencia familiar no era más alentador: más de la mitad era “tarados” por alcoholismo, y una cuarta parte por “inmoralidad”234. En su opinión, la acción de la policía sobre los niños suplementeros, lustrabotas y mendigos era “terriblemente deficiente”. “Algunos de estos vagabundos no carecen de familia ni dejan de ir a la escuela, pero abundan en la calle porque no se les persigue”235.

  • 236 Cámara de Diputados, Sesiones ordinarias, 6/agosto/1928, págs. 772-773 (intervención del diputado (...)

14A la ilegitimidad como problema “moral”, se agregaba el obstáculo que esto producía para obtener cierta formalización de la actividad laboral. En 1928 los suplementeros todavía tenían dificultades para obtener los certificados que se les exigía, debido a que muchos no tenían padres conocidos y no habían sido inscritos legalmente236. Además, si bien los niños suplementeros no necesariamente pertenecían a los sectores más marginales (por ejemplo, ya no vestían únicamente con harapos, como en las décadas anteriores), su condición social se veía reflejada en su vestuario y en la ausencia del calzado (foto N°42).

  • 237 Enersis, Luces de modernidad, Archivo Fotográfico Chilectra, Santiago, 2001, pág. 29

Foto N°42 Suplementero descalzo en calle Compañía, cerca de Ahumada, 1931237.

15En todo este escenario también se dejaba caer el componente estético. Definitivamente los vendedores de diarios afeaban el paisaje. En un artículo publicado en El Mercurio se llamaba a crear un reformatorio para niños vagos en Viña del Mar en razón de su elevada cantidad, que contrastaba con los esfuerzos por embellecer la ciudad balneario:

  • 238 El Mercurio, Valparaíso, 8/abril/1931, citado por Nuestra Ciudad, Viña del Mar, N°7, abril-mayo/19 (...)

“Ciudad hermosa y alabada por cuantos la visitan, Viña del Mar, requiere de un hogar o reformatorio para menores, para extirpar una plaga que ya está aflorando por plazas y paseos; los muchachos vagos, disfrazados de lustrabotas, de improvisados suplementeros, de fleteros a la guerra o de simples playeros, que se procuran el alimento a fuerza de raterías, son aquí larvas de presidio y larvas que van en aumento cada día [...]”238.

  • 239 Aguirre, El trabajo, pág. 1.
  • 240 Aguirre, El trabajo, pág. 2, 9.
  • 241 Aguirre, El trabajo, pág. 10.

16La visitadora social Elena Aguirre escribía en 1935 en similar tono de crítica. En su opinión, “sólo un milagro salvaría de la corrupción y del vicio a niños y niñas de 8,10 o 14 años, que pasan su vida vagando en promiscuidad, expuestos a toda clase de males, creciendo en la más completa ignorancia y lejos de toda noble y educadora influencia”239. El problema principal de los niños de la calle era su acostumbramiento a la libertad, lo que provocaba el pronto abandono del hogar. Para confirmar su juicio mostraba el resultado de una encuesta a cien niños trabajadores ambulantes que se encontraban acogidos a la Casa de Menores de Santiago. De ese total, 64 habían sido arrestados por abandono de hogar (el resto por hurto, vagancia y mendicidad), y la mayoría de ellos se había fugado a raíz de desempeñar oficios ambulantes. La ocupación de los niños encuestados también era reveladora: 18 eran suplementeros, 23 lustrabotas y 59 se desempeñaban como vendedores ambulantes y otros oficios de la calle240. También citada el caso de los niños del Hogar Taller de Suplementeros y Lustrabotas: nueve de ellos pertenecían a la pandilla del Rucio González. “Todos, sin excepción, habían ejercido oficios en la calle, para pertenecer luego a la ‘pandilla del Rucio’ quien los hacía robar para el bien de la comunidad, burlando a la policía por los medios más increíbles”241.

  • 242 Aguirre, El trabajo, pág. 10.

17Todo esto era una prueba evidente, según Elena Aguirre, de que “los menores delincuentes se reclutan entre los niños que se ocupan o viven en la vía pública”242. Todo el esfuerzo de “rehabilitación” que se hacía (por parte de filántropos, sacerdotes y la Policía), y que llevaba un par de décadas, no lograba desplazar esta mirada pesimista.

18En estos años, la presencia de niños en las calles era considerada una amenaza hacia el “cuerpo social” en su conjunto. La noción organicista de la sociedad, muy extendida en esos años, favorecía estos enfoques. Las iniciativas en defensa de la raza fue una expresión típica de los años 20 y 30. En ella confluía una buena parte de los profesionales (médicos y educadores), portadores de un proyecto de redención social que encontraba en la infancia un punto central de preocupación. Es posible rastrear un enfoque similar sobre el tema de los niños tanto en sectores de izquierda como de derecha. La defensa de la infancia encontraba una favorable acogida en esos años, sobre la base de una común preocupación por la sociedad que se estaba construyendo, y esto implicaba asegurar un ideal de ciudadanía que integraba aspectos morales, físicos y sicológicos. Los niños que trabajaban o vivían en la calle ponían en riesgo el ideal de infancia y de ahí que se llamara a redoblar los esfuerzos por evitar esos perniciosos efectos.

  • 243 La Hora, Santiago, 4/noviembre/1937.

19En 1937, un conocido intelectual vinculado a ideas corporativistas, Oscar Álvarez, mostraba su preocupación por los efectos que tendría sobre el país la situación del niño proletario, limitado en sus capacidades mentales e intelectuales, debido a las condiciones materiales en que se criaba, su deficiente formación, las enfermedades que lo aquejaban, la degeneración moral de su familia, la precocidad de sus actos, etc243.

  • 244 Esa institución fue creada por Decreto Supremo 4157 de 18 de agosto de 1939. Tenía por misión cult (...)

20En la izquierda hubo simpatías tanto por las ideas organicistas como por la moral que propugnaba la defensa de roles sociales definidos. La creación de una institución como Defensa de la Raza y Aprovechamiento de las Horas Libres, dependiente del Presidente de la República, durante el gobierno de Aguirre Cerda, fue expresivo de tales inclinaciones244.

21En los años 30, por el avance de estas ideas y de la escolaridad, se fortaleció un concepto de “infancia normal”, excluyente de las experiencias diversas que acompañaban a ciertos segmentos sociales populares. Un periódico izquierdista como Frente Popular enarbolaba una propuesta civilizadora y progresista donde la niñez ocupaba un lugar central. En un artículo publicado en 1937 y firmado por Angel Estrada, se relataba en tono sombrío la vida de los niños que, como los suplementeros, habían perdido su infancia:

  • 245 Frente Popular, Santiago, 2/julio/1937.

“Así estás de sólo, así de ausente, así de caído como un pedazo de sombra en mitad del arroyo. Lo mismo que una piedra lanzada a cualquier parte. De la misma manera que el destino de una palabra inútil.”
“Y, sin embargo, vives. Vas arrastrando tu infancia con un desdén heroico que da miedo. Los que no te comprenden ni te conocen, no advierten el rumor de tu paso ni el calor de tu grito. Los que te llevamos en la historia conmovida de nuestra pobreza, te sentimos latir como una lágrima ardiente, en lo más hondo de nuestra experiencia. Te vemos a cada instante con tu actitud desesperante. Con un poco de polvo, con un poco de pena y de rabia en la mirada.”
“Tú sabes todo esto, canillita. Lo sabes y lo callas. Y cuántas veces, aún sin quererlo, sientes que los ojos te crecen viejos desde adentro. Unos ojos enormes y desolados. Abiertos a la orilla de tus años como una inmensa flor de luto pronta a abatirse. Yo te he visto a los ojos un momento y he sentido que los míos temblaban de espanto. No es una pena la que ocultas en ellos. Tampoco es un remordimiento. Yo sé que es tu historia, compañero. Tu vida expresada con ese dolor, con esa rara angustia, con aquel rencor que te han dado las peleas y tu miseria”.
“A pesar de haber nacido ayer, tú ya no eres un niño. Eres casi un hombre. Un hombrecito crecido de repente con una congoja antigua que no adivinas de dónde te viene. Por eso tu vida no es feliz ni risueña. Por eso llevas ese aire altanero y terrible conquistado a fuerza de golpes y de hambre”245.

22El proceso de integración, que los mismos suplementeros buscaban afanosamente, todavía no concluía. Los niños seguían siendo asociados a la delincuencia y el riesgo social. Los propios sectores populares veían con cierta preocupación la pérdida de la infancia en estos oficios callejeros. Por otra parte, los intentos de regulación eran insuficientes para contener los desbordes de la marginalidad.

Notes

223 Anuario La Nación, 1955, pág. 407.

224 Así aparece mencionado en documentos del Archivo de Impuestos Internos que hemos podido revisar para 1932-1934, cuando existían cuotas para la importación de papel y se debía justificar el tiraje.

225 Tras el éxito inicial, la tirada se redujo a cifras más modestas. La información que entrega Jobet de 20 mil ejemplares al día es claramente exagerada. Julio César Jobet, Recabarren. Los orígenes del movimiento obrero y del socialismo chilenos, Santiago, 1955, pág. 9. Al respecto véase Rojas, “La prensa obrera chilena”, citado.

226 Karin Rosemblatt, Gendered Compromises. Political Cultures & the State in Chile, 1920-1950, Chapel Hill and London, 2000

227 Al respecto puede consultarse nuestro texto La Dictadura de Ibáñez y los sindicatos (1927-1931), Santiago, 1996.

228 Enrique Fernández, Defensa de la raza y aprovechamiento de las horas libres (las condiciones de trabajo y la vida obrera), memoria de prueba, Santiago, 1941, págs. 87-89.

229 Revista de Educación, N° 1, diciembre/1928, pág. 10

230 Manríquez, Progreso, pág. 55-57.

231 Citado por Manríquez, Progreso, pág. 14-16, sin indicar fecha.

232 Olga Mack, “La vagancia en los niños”, en Boletín de la Dirección General de Protección de Menores, N° 3, enero/1930, pág. 252.

233 Mack, “La vagancia”, pág. 245-246.

234 Mack, “La vagancia”, págs. 258-261.

235 Mack, “La vagancia”, pág. 254.

236 Cámara de Diputados, Sesiones ordinarias, 6/agosto/1928, págs. 772-773 (intervención del diputado Quevedo).

237 Enersis, Luces de modernidad, Archivo Fotográfico Chilectra, Santiago, 2001, pág. 29

238 El Mercurio, Valparaíso, 8/abril/1931, citado por Nuestra Ciudad, Viña del Mar, N°7, abril-mayo/1931, págs. 56-57.

239 Aguirre, El trabajo, pág. 1.

240 Aguirre, El trabajo, pág. 2, 9.

241 Aguirre, El trabajo, pág. 10.

242 Aguirre, El trabajo, pág. 10.

243 La Hora, Santiago, 4/noviembre/1937.

244 Esa institución fue creada por Decreto Supremo 4157 de 18 de agosto de 1939. Tenía por misión cultivar la conciencia del valor nacional y el honor patrio; promover la práctica de la cultura física como medio de conservación del vigor y la aptitud para el trabajo; estimular el sentimiento de dignidad y de superación en la vida ciudadana y del hogar; aprovechar las horas libres, entre otros aspectos. Fernández, Defensa de la raza, págs. 91-97.

245 Frente Popular, Santiago, 2/julio/1937.

Table des illustrations

Légende Foto N°41: “Los niños que trabajan”, “pequeños hombrecitos entristecidos”. Niño suplementero en 1928, frente a una pizarra de El Mercurio229.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/629/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 106k
Légende Foto N°42 Suplementero descalzo en calle Compañía, cerca de Ahumada, 1931237.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/629/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 147k

Acheter

Volume papier

amazon.fr