Version classiqueVersion mobile

Luchas sociales, justicia contextual y dignidad de los pueblos

 | 
Ricardo Salas

¿Un nuevo Chile está naciendo?

María Luisa Rubinelli

Texte intégral

Adónde está la alegría del Calicanto de ayer, se dice que un presidente lo recorría de a pie, no había ningún abismo entre el pueblo y su merced, el de hoy, no sé quién es
Violeta Parra, “Mi pecho se halla de luto”

1Nuestra América, la de los pueblos sometidos, la de las “dolorosas repúblicas” (Martí, 1980: 12) protagoniza un proceso de reclamos populares masivos que parecen haber inaugurado un nuevo período de su historia. La movilización de sectores populares ecuatorianos, entre los que los pueblos indígenas han ocupado un importante lugar, seguida por el estallido en Chile, el alzamiento del pueblo boliviano ante el golpe de estado llevado a cabo por sectores pro Estados Unidos que ostentan abierta y groseramente actitudes profundamente racistas, ha sido continuada por el pronunciamiento popular colombiano contra el deterioro de sus condiciones de vida, promovido por planes de organismos internacionales como el FMI.

2Es posible identificar algunos procedimientos comunes empleados por los gobiernos de estos países ante el estallido de los reclamos populares, que pasamos a considerar.

3 Declaran la existencia de facto de una situación de “guerra”, supuestamente provocada por sectores de la población que son calificados como “peligrosos”, y que, al implicar una amenaza a la seguridad, exige que el gobierno reaccione protegiendo al resto de la población, para lo cual se suspende la vigencia de los derechos (toque de queda, estado de sitio) incurriéndose en estados de “excepción”. Pero “si las medidas excepcionales son fruto de los períodos de crisis política y, en tanto tales están comprendidas en el terreno político y no en el (…) jurídico constitucional (…) el estado de excepción se presenta como la forma legal de aquello que no puede tener forma legal” (Agamben 2005: 24) En consecuencia “el estado de excepción se presenta (…) como un umbral de indeterminación entre democracia y absolutismo” (Agamben, 2005: 26), cancelando la vigencia de todo derecho. Al decir de Benjamin, “el estado de excepción (…) ha devenido la regla” (cit. por Agamben, 2005: 32), y en nuestros días es difícil pensarlo como salvaguarda ocasional de la democracia que, en casos como los mencionados, va camino a desnudar su naturaleza y a asemejarse cada vez más a una dictadura que esgrime la seguridad nacional como prioridad a proteger. Pero para ello que se requiere la existencia de un poderoso enemigo interno, con intenciones desestabilizadoras. El presidente Piñera afirmó la presencia de ese enemigo, aunque sin identificarlo. Ese estado de excepción se constituye entonces en “una zona de anomia en la cual todas las determinaciones jurídicas (…) son desactivadas” (Agamben, 2005: 99) y la violencia del Estado se ejerce de manera desenfrenada, sin ataduras legales ni hipocresía.

El miedo a las masas y la pasión por el orden son la base de la ideología liberal, por lo que el término democracia (…) es la (…) cara falsa del despotismo mercantil y de su competencia salvaje” (Bensaid, 2010: 26)

4Así, Dolores Marcos afirma que “(…) bajo el Estado conducido según el programa neoliberal se ha corrido el eje respecto del fin para el cual el Estado actúa: de garantizar los derechos de una ciudadanía cada vez más inclusiva a la protección de intereses corporativos de sectores que monopolizan la actividad económica”. (Marcos, 2018: 56). Pensamos que situaciones de crisis como la que nos ocupa contribuye a que el velo que ocultaba ese desplazamiento se haga visible.

5Sin embargo, la característica poco común de la movilización chilena, en que los reclamos son asumidos por sectores populares que no aparecen identificados con, ni dirigidos por líderes reconocidos factibles de ser acusados de terroristas o sediciosos, desubica a quienes ejercen el poder del Estado, que aplican la represión generalizada, de manera sangrienta y con grados de crueldad que fueron habituales durante la dictadura pinochetista. Ello evidencia la afinidad ideológica de gobernantes (y parte de la sociedad chilena) con esa ideología. Pero aun suponiendo la existencia, por parte del gobierno, de una sincera disposición a dialogar no contaría con interlocutores válidos de los movimientos, en ejercicio de una representación reconocida por los mismos. Probablemente la carencia de instancias de representación dificulta que los conflictos sean procesados y mediados institucionalmente, como consecuencia de un estado fuertemente centralizado.

6 Generan enfrentamientos al interior de los sectores protestatarios, tratando de producir divisiones internas que los debiliten y anulen. Para ello suelen recurrir a la infiltración de los movimientos con agentes de servicios de inteligencia o de fuerzas de seguridad que promueven y ejercen actitudes violentas (por ejemplo, de destrucción de propiedades públicas y privadas). La aplicación de este procedimiento ha sido corriente y ha quedado ampliamente probado por las filmaciones que evidencian la autogestión de fuerzas de seguridad de saqueos, barricadas, quema de materiales e implantación de obstáculos que imposibilitaran –según las versiones oficiales- la actuación de sus fuerzas, legitimando su intervención violatoria de todo derecho humano. Por otra parte, la complejidad del movimiento chileno de protesta, la diversidad de los sectores que lo integran con sus correspondientes demandas diferenciadas, y la prolongación temporal de las acciones, al tiempo que provocan la profundización de los reclamos, suman el cansancio ante la falta de respuestas satisfactorias y potencian las expresiones violentas y los desmanes que, una vez que surgen son muy difíciles de apaciguar, aunque quienes los ejerzan sean grupos minoritarios.

7La falta de respuestas pertinentes no es un problema exclusivo del actual gobierno. La sociedad reclama por las condiciones existentes de pobreza que tienen larga data. No se trata de una cuestión coyuntural sino estructural, que partidos políticos de distinto signo que han ejercido el gobierno no han atendido lo suficiente como para transformarla. Ello ha favorecido la acumulación de frustraciones que ha ido sumando sectores: estudiantes que enfrentan los significativos costos de su formación, pero no tienen posibilidades de trabajo acorde, obreros, profesionales.

8Ante un gobierno de derecha insensible a ese panorama, el conflicto estalla, gana la calle y atraviesa a la sociedad, no siendo ya expresión solo de quienes fueron sus protagonistas de los primeros días.

Un acto de agresión contra las solidaridades y los derechos sociales, una ofensiva sin precedentes de privatización del mundo, reduc [en] el espacio público a una mínima expresión. Se confirma (…) como expresó Hanna Arendt (…) ver la política en sí como pluralidad conflictiva, desaparecer (…) del mundo, para dar lugar a una gestión prosaica de cosas y seres (Bensaid, 2010: 27)

9Un logro de la prédica constante de – entre otros- los medios de comunicación que pertenecen a partidarios del modelo acerca de “los dogmas neoliberales sobre los inviolables derechos de propiedad, las (…) virtudes del mercado, y los peligros de interferir en su lógica, constituyen en nuestros días el “sentido común” imperante en las sociedades liberal-democráticas (…) So pretexto de repensar y poner al día las exigencias (Mouffe, 2000: 23) democráticas, sus llamamientos a la “modernización”, a la “flexibilidad” y a la “responsabilidad” encubren su negativa a considerar las reivindicaciones de los sectores populares, que quedan excluidos de sus prioridades políticas y sociales” (Mouffe, 2000: 24)

10Las palabras de Mouffe parecen referidas a la actual situación latinoamericana y podrían aplicarse a las protestas en Ecuador y Colombia, así como al resultado de las recientes elecciones en Argentina, luego de cuatro años de aplicación de políticas que privilegiaron a un abstracto mercado pero que, sin embargo, favorecieron intereses de sectores económicos concentrados a nivel nacional, que actúan en alianza con capitales transnacionales. Pero en Nuestra América estas prácticas político-económico-sociales tienen larga data y su aplicación siempre ha conllevado un empeoramiento de las condiciones de vida de la mayoría de su población, la acentuación de la desigualdad y la exclusión. Estos movimientos reclaman justicia social, disminución de los niveles de desigualdad, reconocimiento de la dignidad de las personas y colectivos sociales vulnerables.

11Pero, en palabras de Badiou, “el poder de hacer daño que posee el emblema democrático, está concentrado en el tipo subjetivo que le da forma, y cuya característica fundamental es el egoísmo (…) y el deseo de los placeres menores” (Badiou, 2010: 17) Un egoísmo que promueve la desatención, debilitamiento y ruptura de los lazos sociales y de las consiguientes relaciones de solidaridad y reciprocidad que fortalecen el tejido socio-comunitario.

12 Tratan de crear confusión victimizando a victimarios y culpabilizando a las víctimas, a quienes suelen atribuir violencia, vandalismo, incapacidad, vagancia o desidia, así como intenciones contrarias a una supuesta armonía social que sería puesta en peligro sin causa atendible.

13En este contexto, se recurre a la teoría de la “meritocracia”, entendida como una supuesta capacidad (descontextualizada) de llevar a cabo “emprendimientos “personales exitosos que posibilitarían la autonomía de quienes se arriesgaran al desarrollo de iniciativas propias, y así - como sostiene Balibar coincidiendo con Lemke- “en cuanto ‘emprendedores’ individuales en todos los aspectos de la vida los sujetos se vuelven completamente responsables por su bienestar, y la ciudadanía se reduce a tener éxito en este tipo de emprendimiento” (Balibar, 2013: 171) Éxito y fracaso de individuos en competencia continua, serán índice de la propia autorrealización en un mundo en que cada uno logra su propia realización según sus capacidades y propósitos, de modo que quienes no puedan obtener resultados exitosos no solo serán considerados deficientes, sino responsables de su propio fracaso. Los “ineptos” son colocados en los márgenes, caracterizados como capaces solo de someterse a las órdenes de quienes se han mostrado “aptos”, y que se atribuirán la tarea de dirigirlos. “El racismo moderno (…) poseerá un rol clave en la administración de la vida y la naturalización de la muerte mediante la apelación a una supuesta superioridad natural de ciertos hombres y naciones, fundada en aparentes razones científicas (Murillo, 2001, cit. por Díaz, 2013: 7). El surgimiento en el siglo XIX del par normal/patológico debe entenderse, (…) como el resultado de las intervenciones producidas sobre la población en aras de convertirla en un todo sano y productivo. Para (…) [ello] será menester delimitar las conductas prefijadas dentro de los parámetros deseables para el buen funcionamiento de la sociedad (…) Será función entonces de las instituciones disciplinarias modernas (…) producir una resocialización de esas conductas con el objeto de volverlas más gobernables y adaptables a los requerimientos de una biopolítica liberal, y anular con ello la generación de conflictos sociales que afecten su óptimo funcionamiento” (Murillo, 2012, cit. por Díaz, 2013: 9), en tanto tolerar la conflictividad sería contrario a una evolución pensada en términos de la inevitable vigencia de las leyes del mercado, a lo que sería irracional ofrecer resistencia, ya que –de todos modos y en función de su supuesta necesaria vigencia- terminarían imponiéndose por sí mismas, más allá de toda otra alternativa. Así se presenta al Estado como incapacitado de actuar contra tendencias que aparecen como validadas universalmente.

14 Pero “en una organización política democrática [son] los conflictos y confrontaciones [los que] indican que la democracia está viva… y habitada por el pluralismo” (Mouffe, 2012: 50)

15La aceptación –generalmente implícita- del control biopolítico naturaliza el sometimiento y la exclusión, ejercidos durante muchos años en la sociedad chilena, en la que – aparentemente- la posibilidad del conflicto había sido suprimida, en aras de un consenso nacional. “La exclusión de la esfera política, donde se decide la legitimidad de las acciones colectivas, es una manera muy eficaz de neutralizar el conflicto, o de reprimir aquellas de sus formas que vuelven a cuestionar la distribución del poder y su utilización” (Balibar, 2013: 140). Pero “el conflicto [supuestamente] suprimido siempre resurge” (Balibar, 2013: 32) instalándose en el espacio público, como dimensión constitutiva de una democracia en que el derecho al ejercicio de la ciudadanía debe ser conquistado en proceso dinámico continuo.

16 Intentan aterrorizar por medio de distintas formas de represión, que aumentan su nivel de violencia a medida que se amplían y/o profundizan las formas de resistencia popular. Entre las denuncias de distintos tipos de violaciones de derechos humanos (apresamientos, secuestros, torturas, delitos sexuales) que han cobrado numerosas víctimas, sobresalen los casos de personas privadas de visión parcial o total por el uso de armas intencionalmente disparadas a los rostros de los manifestantes. El reciente informe sobre violaciones de derechos humanos en Chile producido por Amnistía Internacional ha forzado una declaración del presidente reconociendo la posible existencia de delitos, y comprometiendo el desarrollo de investigaciones acerca del accionar de fuerzas de seguridad que reciben órdenes de su propio gobierno, por lo que esas promesas aparecen como una nueva manifestación de la hipocresía de quienes ejercen hegemonía e intentaron, mediante la instrumentalización del terror, acallar las protestas.

17El hartazgo del sufrimiento ocasionado por privaciones continuas vinculadas al difícil acceso a la educación, la salud, la jubilación digna, que se constituyen en instancias institucionales mercantilizadas y directamente relacionadas con la vida, a las que solo es posible acceder mediante acreditación de solvencia económica, sumadas a la precariedad laboral, dibujan un contexto de desconocimiento de la dignidad humana que ha producido la emergencia de un nuevo Chile o, en términos de Arendt, el nacimiento de un Chile distinto.

  • 128 Datos extraídos de José Natanson “Alberto en la camanchaca”, en Le Monde diplomatique. Bs.As. Año X (...)

18En un Chile con cifras macroeconómicas exitosas: PBI per cápita de 30 mil dólares, disminución de la pobreza casi a la mitad respecto de 1989, desempleo de menos de 8 % (entre otros índices favorables), también existe una concentración del 33 % de la riqueza en el 1 % de la población128.

19Paradójica forma de democracia, sustentada sobre la desigualdad social que excluye a las mayorías, que han dejado de ser ciudadanía pasiva, silenciosa, para tornarse activas y dueñas de voz propia. Además, han afirmado públicamente no temer a los represores, como lo expresan numerosos manifestantes, en especial mujeres.

20La eficacia del poder represivo, a través del que un Estado totalitario planifica e implanta el terror, reside en su capacidad de lograr recluir y aislar en ámbitos privados a los ciudadanos, para que opten por “delegar” en los gobernantes el tratamiento de lo público, como afirma H. Arendt, quien también sostiene que “la rebelión popular contra gobernantes materialmente fuertes puede engendrar un poder irresistible” (Arendt, 1998: 223). En el caso de las movilizaciones populares chilenas, el poder del Estado – rémora viviente de la época pinochetista-, ha sido desafiado por la continuidad de las convocatorias a ocupar las calles, que logran participación masiva, a pesar de los riesgos que implican. Así, “lo que (…) el pueblo mantiene vivo al permanecer unido es el poder” (Arendt, 1998: 224).

21Ejemplo de un modelo neoliberal exitoso, el crecimiento de la economía chilena, no basada en la idea de reciprocidad entre ciudadanos sino en el renunciamiento a derechos a favor de la nación, para su consolidación, experimenta una profunda crisis. La estrecha relación establecida entre ciudadanía e identidad nacional se revela precaria (Balibar), mientras la idea de democracia como consenso disminuye su capacidad de transformación implícita en esa forma de organización sociopolítica. Balibar sostiene la imposibilidad de prescindir de las continuas tensiones que dan vida a toda democracia, en tanto es el conflicto el que permite la ampliación de derechos y la consiguiente profundización de la vida democrática.

22 Mouffe, en coincidencia, analiza como la democracia moderna se asienta sobre dos tradiciones que no suelen coincidir: a) la liberal, que reconoce como fundamentos el respeto a la ley, la afirmación de los derechos humanos y la libertad individual, b) la tradición democrática, que reconoce como sus bases la igualdad, la identidad entre gobernantes y gobernados, y la soberanía popular (Mouffe, 2012: 20). Pero en la democracia moderna, sostiene, se ha dejado de lado la vigencia del principio de la soberanía popular, coincidiendo en este aspecto con Foucault, aunque éste avanza en Genealogía del racismo (de sus cursos “Defender la sociedad”, 1975-1976) afirmando que, lejos de lo sostenido por la perspectiva contractualista, el estado moderno se funda y sostiene en la práctica de la guerra, lucha de razas, devenida por momentos en lucha de clases, y siempre en el sometimiento de parte de la población por el sector que ejerce el poder. La burguesía necesita contar con enemigos internos capaces de afectar el orden social. Entonces el colonizado, el indígena, el loco, el criminal, el degenerado, el perverso, el judío, son identificados como esos enemigos de la sociedad. Así, - sostiene Foucault- desde una concepción biologicista la guerra se concibe como necesidad de asegurar la supervivencia de los más fuertes, sanos, cuerdos, “puros”. Basada en la convicción de la existencia de razas inferiores, degeneradas, que infectan la sociedad y amenazan su supervivencia, se justifica la matanza de poblaciones, en una sociedad en que el respeto a la norma, la regularidad, la homogeneidad, el nucleamiento en torno a pretendidos consensos, son sus principales funciones y sustento.

23En Bolivia, por ejemplo, a partir del golpe de Estado, la exclusión de la población indígena se ha manifestado explícitamente como racismo que no repara en la práctica de exacerbadas formas de desprecio de subjetividades personales y sociales y en la explícita declaración de la pretendida supremacía o superioridad blanca.

24Mouffe afirma que la tensión entre las dos concepciones señaladas de democracia es insuperable e imposible establecer consenso entre ellas, por lo que “solo pueden existir formas hegemónicas contingentes de estabilización del conflicto (…) [Pero] cuando desaparece la propia idea de alternativa a la configuración existente de poder, (…) desaparece con ella (…) la (…) posibilidad de una forma legítima de expresión de las resistencias que se alzan contra las relaciones de poder dominantes. [Así] el statu quo queda naturalizado” (Mouffe, 2012 : 23) Ese statu quo, naturalizado durante muchos años en la sociedad chilena, parece haber hecho crisis, produciendo la emergencia de enérgicas demandas de atención de moralidades (en términos de Arturo A. Roig) que cuestionan el orden legitimado por la ética del poder.

25Roig, coincidiendo con una demanda largamente sostenida por las organizaciones indígenas de Nuestra América en sus luchas, que cobra cada vez mayor fuerza y presencia, visibiliza y denuncia formas de opresión desde los discursos político-económico dominantes, y reconoce esas luchas como expresión de moralidades emergentes que, desde posiciones y prácticas éticas alternativas, cuestionan un orden injusto que pretende instaurarse como natural. Los principios de esas moralidades emergentes, afirma, “son fruto de una praxis que (…) se ha expresado fundamentalmente como proyecto de liberación (…) [buscando nuestros pueblos] afianzar y consolidar su autonomía social, política y cultural (…) [Pero también tienen] relación directa con la concentración mundial del poder tecnológico e industrial, en medio de un proceso de irracionalidad creciente” (Roig, 2002: 78).

26Manifestación de ello es la explotación irracional y compulsiva de recursos naturales a favor de capitales transnacionales que cada vez concentran más riquezas a costa de la expansión de la pobreza a que condenan a sectores cada vez más amplios de la humanidad, a los que privan de elementos absolutamente necesarios para la vida, como el agua y la tierra. Simultáneamente un sector cada vez más concentrado de las elites nacionales dominantes, que en la práctica actúan como aliadas de los consorcios internacionales, se benefician con el aumento de su poder económico que, unido al político, los posiciona como comodines que se alternan en la función de gobernar. No causalmente los conflictos han sido promovidos en regiones que concentran riquezas mundiales minerales estratégicas (como el litio), por las que compiten potencias como EEUU y China.

27Especialmente “(…) a lo largo del último medio siglo, el monopolio de (…) diversos atributos del Estado-nación ha sido gravemente comprometido por el crecimiento de los flujos trasnacionales de capitales, poblaciones, ideas, recursos, mercadería, violencia, y lealtades político- religiosas. Estos flujos destruyen las fronteras que atraviesan y, una vez adentro, se cristalizan para crear fuerzas: de esa manera, la soberanía del Estado-nación se ve comprometida tanto en sus límites como en su interior” (Brown, 2010: 58)

28 Pero, si aceptamos un extremo debilitamiento del Estado-nación en el panorama globalizado internacional, sumado a la dispersión de ciudadanos concentrados en el cuidado sus intereses, méritos y logros individuales, el sujeto renuncia a la dimensión política de su vida con los demás.

En este contexto, el pueblo se reduce a un conjunto de pequeños accionistas pasivos en los estados que funcionan como empresas en su interior y como débiles managers del capital internacional en el exterior (59) (…) [Por lo que] tal vez la democracia al igual que la liberación, sólo se puede concretar como protestación -tal vez, particularmente hoy en día, debería quedar relegada (…) a una política de resistencia en lugar de una forma de gobierno (Brown 65)

29Retomamos la afirmación de Balibar, sobre que “la insurrección, en sus diferentes formas, es la modalidad activa de la ciudadanía (…) La insurrección se llama ‘conquista de la democracia’ o ‘derecho a tener derechos’, pero siempre tiene por contenido la búsqueda (y el riesgo) de la emancipación colectiva y de la potencia que les confiere a sus participantes, en contra del orden establecido, que tiende a reprimir esta potencia. El momento actual de la historia de las instituciones de la ciudadanía ilustra (…) la radicalidad de esta alternativa y la incertidumbre que conlleva” (Balibar, 2013: 215). “El carácter democrático de una sociedad solo puede venir dado por (…) que ningún actor limitado pueda atribuirse la representación de la totalidad y afirmar que tiene el “control” de los fundamentos”. (Mouffe, 2012: 113)

30Para Auat “de lo que se trata siempre es de construir contingentemente un orden de convivencia, no solo para vivir, sino para vivir bien (Aristóteles). Lo cual no se hace desde la pura arbitrariedad ni tampoco desde el vacío [ya que]: “hay hechos, hay verdad. Y hay criterios para validar interpretaciones y opciones”. (Auat, 2018: 54)

31Yamandú Acosta, analizando el discurso sobre los derechos humanos, en coincidencia con autores a los que hemos acudido, afirma que “la lógica generacional en una modernidad transida por la tensión dominación-emancipación (…) implica constitutivamente la coexistencia y el conflicto” (Acosta, 2012: 65). “Los llamados derechos humanos de primera generación, no son en realidad derechos de las personas en su condición de sujetos corporales de necesidades, sino derechos de los sujetos definidos al interior de las relaciones burguesas de producción como propietarios y en sus correspondientes relaciones de reproducción del orden burgués, como ciudadanos. Los llamados derechos de segunda generación, cuya reivindicación se hace manifiesta toda vez que son negados, sea por la violación o (…) por la totalización de los primeros, serían derechos humanos propiamente tales pues lo son de las personas en cuanto sujetos corporales de necesidades (…)” (Acosta, 2012: 66)

32A la contradicción señalada habría que sumar que cuando los pueblos indígenas reclaman su derecho a un territorio que encierra amplias implicancias simbólicas para la continuidad de su vida e historia como pueblo, y que –además- es codiciado por la riqueza de sus recursos, la coherencia del derecho se quiebra. Como sus reclamos quedan por fuera de aquél, esos pueblos son asimilados a terroristas, que violentan la constitucionalidad democrática. Esa caracterización - en estos días- se hace extensiva a todo sector popular que manifieste su disconformidad a someterse al desconocimiento de sus derechos, por lo que la asimilación del reclamo de derechos constitucionales a terrorismo subvierte el sentido de los documentos constitucionales y de los tratados internacionales al respecto, autoconstituyéndose en guardianes de la salvaguarda del orden constitucional precisamente quienes lo transgreden, que culpabilizan de su quebrantamiento a quienes exigen su respeto.

33Sostiene Acosta que el “universalismo abstracto (…) niega la perspectiva del universalismo concreto que hace a la construcción de una democracia sustantiva, conjuntamente con el reconocimiento y afirmación de los derechos de segunda generación” (Acosta, 2012: 69). En síntesis, está en juego la efectiva existencia de una democracia pluralista e inclusiva.

34Una “democracia radical y plural” (…) reconoce que la especificidad de la democracia pluralista moderna (…) no reside en la ausencia de predominio y de violencia, sino en el establecimiento de un conjunto de instituciones mediante las cuales se hace posible limitar e impugnar ambas cosas (…) El pensamiento liberal (…) enmascara las necesarias fronteras y formas de exclusión tras premisas de ‘neutralidad’ “(Mouffe, 2012: 39).

35Pero la peligrosidad del discurso neoliberal es que “(…) junto al relato técnico de los expertos, hay una permanente referencia a los valores democráticos, (…) como cáscara vacía que funciona como coartada de la estrategia (…)” aplicada (Auat, 2018: 46).

La narrativa liberal-republicana suele poner el acento en un efectivo funcionamiento de las instituciones que equilibre los poderes en resguardo de las libertades individuales, o de condiciones para la participación racional en decisiones adoptadas deliberativamente (…) según predomine el componente liberal o republicano (…) esta narrativa suele derivar en juicios paternalistas acerca de “la gente” cuando no en formalismos vacíos o lúdicas puestas en escena encubridoras de los lugares reales de decisión (Auat, 2018: 44)

36En las condiciones empírico- concretas en que se gesta la cotidianidad es donde se hallan las contradicciones que hacen a una historia marcada por la continua renovación de modalidades de sometimiento y exclusión de los pueblos, que son presentados como constituidos por sujetos ahistóricos y abstractos, siendo su deshistorización u ontologización una de las estrategias más fuertes y al mismo tiempo solapado fundamento de su “minorización” que, sumados a su insumisión, supuestamente justificaría su consiguiente exclusión de los derechos de ciudadanía. La pérdida de relación de los gobernantes con las condiciones fácticas de la existencia cotidiana de sus pueblos es el más patético indicio de su incomprensión de la urgencia y sentido profundo de las demandas.

La lucha política es también la lucha por la apropiación de las palabras (…) La democracia, en el sentido del poder del pueblo, del poder de aquellos que no tienen ningún título particular para ejercer el poder, es la propia base de lo que hace la política pensable (…) La democracia tiene una función crítica: es el riñón de la igualdad establecida dos veces, objetivamente y subjetivamente, en el cuerpo de la dominación, es lo que impide que la política se trasforme en una simple policía (Ranciere, 2010: 83).
En la época moderna las nociones de ciudadanía y de nacionalidad han sido prácticamente identificadas (…) ecuación fundadora del estado republicano moderno (Balibar, 2013: 58)

37Pero las visiones de fundación de ese Estado no son homogéneas, lo que se expresa en los relatos diversos acerca de la misma. Recurriendo a la propuesta de Jean- Marc Ferry, Alejandro Ahuat considera los registros: narrativo, cuyo narrador comunica con precisión acontecimientos vividos; interpretativos (que aportan un sentido, una ley, un destino a los acontecimientos narrados); argumentativos (que aportan razones y justificaciones) y reconstructivos (que se hacen cargo de la historicidad de nuestro lenguaje).

En una unidad discursiva se pasa (…) de un registro a otro sin solución de continuidad. Por lo que aun cuando hablemos de narrativa, (…) registro predominante, incluimos allí los otros registros cuyos elementos son más frecuentados en el análisis filosófico (Auat, 2018: 43).

38En nuestras repúblicas el discurso de la formación de la nación se construyó sobre el silenciamiento de las voces de los pueblos indígenas, que se dio por eliminados luego de las diversas modalidades de genocidio implementadas. Pero “en la amalgama de narraciones, memoria y celebración de luchas, se constituye un nosotros en necesaria contraposición a un ellos con otros relatos y otras opciones, y con quienes se entabla un conflicto de interpretaciones” (Auat, 2018: 52) Pero como esas interpretaciones nunca son neutras ni asépticas, será preciso explicitar criterios de validación y atender a los hechos y procesos que motivaron los reclamos y mantienen la vigilia del pueblo chileno en pro de la vigencia de sus derechos: la privatización de recursos básicos, de la educación, de la salud, de las pensiones, la constante represión de sus demandas.

39Por ello, nos parecen acertadas las expresiones de Sepúlveda: “no existe rebelión más justa y democrática que aquella que se desató en Chile. No hay represión, por más dura y criminal que sea, capaz de detener a un pueblo que está en marcha” (Sepúlveda, 2019: 10)

Bibliographie

Bibliografía

Acosta, Y. 2012. Reflexiones desde “Nuestra América”. Montevideo. Nordan.

Agamben, G. 2005. Estado de excepción. Bs. As. Adriana Hidalgo. 2a. Ed.

Arendt, H. 1998. La condición humana. Barcelona. Paidós.

Auat, A. 2018. “la ciudadanía en la grieta: populismo y neoliberalismo” en Dolores Marcos (comp.) Ciudadanía y emancipación. S. Miguel de Tucumán. Universidad Nacional de Tucumán.

Badiou, A. 2010 “El emblema democrático” en Agamben, G., Badiou, A. y otros. Democracia, ¿en qué estado? Bs.As. Prometeo.

Balibar, E. 2013. Ciudadanía. Bs.As. Adriana Hidalgo.

Bensaid, D. 2010” El escándalo permanente” en Agamben, G., Badiou, A. y otros. Ob.cit.

Brown, W. 2010” Hoy en día, somos todos demócratas” en Agamben, G., Badiou, A. y otros. Ob.cit.

Díaz, M. (2013) “Del disciplinamiento de los cuerpos al gerenciamiento de la vida. Mutaciones biopolíticas en el presente en torno a la construcción de la anormalidad” En: De Prácticas y Discursos. Cuadernos de Ciencias Sociales Año 2 no. 2. Resistencia. Universidad Nacional del Nordeste - Centro de Estudios Sociales, CLACSO.

Ferry, Jean – Marc 2001. La ética reconstructiva. Bogotá. Siglo del Hombre Ed, Universidad Nacional de Colombia, Embajada de Francia.

Foucault, M. 2000. Genealogía del racismo. La Plata. Ed. Altamira.

Marcos, D. 2018. “Estado neoliberal, soberanía y ciudadanía” en Dolores Marcos (comp.) Ob. Cit.

Martí, J. 1980. Nuestra América. Bs.As. Losada.

Mouffe, Ch.2012. La paradoja democrática. Bs.As. Gedisa.

Ranciere, J.2010. “Las democracias contra la democracia” en Agamben, G., Badiou, A. y otros. Ob.cit.

Roig, A.A. 2002. Ética del poder y moralidad de la protesta. Mendoza, Universidad Nacional de Cuyo.

Sepúlveda, L. “Chile, el oasis seco” en Le Monde diplomatique. Bs.As. Año XXI, N° 246. Dic. 2019.

https://www.youtube.com/watch?v=rIHKnFWGFns.

Última consulta: 9/12/2019.

Notes

128 Datos extraídos de José Natanson “Alberto en la camanchaca”, en Le Monde diplomatique. Bs.As. Año XXI, N° 246. Dic. 2019: 2.

Auteur

Profesora y licenciada en Filosofía (UNR). Doctora en Humanidades con orientación en Filosofía (UNSA). Filósofa de la Universidad Nacional de Jujuy.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search