Version classiqueVersion mobile

Luchas sociales, justicia contextual y dignidad de los pueblos

 | 
Ricardo Salas

Un café filosófico post-dictaduras: Con el fin de pensar otra vez lo que ya hemos pensado

Jovino Pizzi

Texte intégral

1La escritora Sarah Bakewell, en su libro En el café con los Existencialistas, narra historias donde la filosofía, la sensualidad y la rebeldía caminaban juntas. El libro no habla propiamente de soluciones a las crisis del siglo XX, pero insiste en una herencia que hoy incomoda. Entre muchos pensadores mencionados, Bakewell nombra a Merleau-Ponty quien ha introducido una expresión importante referida a la propiocepción. Aunque inconsciente de los movimientos y de la posición del cuerpo se trata de la percepción que a veces es distinta a la que ocurre de hecho. Por ejemplo, al sufrir una amputación se crea la sensación de fantasía de persistir con la parte que ya no existe más.

2El tema remite al ensayo de Merleau-Ponty, El filósofo y su sombra (1984). Entre otras cosas, el texto subraya el “pensar” como una acción para “pensar lo que aún no ha sido pensado”. No se trata de una propiocepción del individuo ante los objetos, sino de experiencias del sujeto con los demás sujetos. Por eso, las articulaciones entre lo que es percibido y los distintos aspectos de los fenómenos y vivencias solo encuentran sentido si se puede pensar otra vez las percepciones a las que uno ha hecho referencia. No hay, por tanto, una única información, ni tampoco una descripción o comprensión sobre los fenómenos y/o hechos. De ahí que la apertura al mundo esté ligada al lugar de los fenómenos y de los hechos, con lo cual es posible comprender la autenticidad de las impresiones, descripciones y de los sentidos en todas sus interpretaciones.

3Con eso, comienzo mi café filosófico volcado a pensar de nuevo lo que hemos venido pensando sobre nuestros mundos de vida. Sin duda, el momento actual nos invita a volver a pensar lo que ya hemos pensado muchas veces, pero contando con diferentes interpretaciones. Ahora bien, no se trata de olvidarlo todo ni de profundizar las polaridades. Aquí, el contexto actual nos desafía a debatir otra vez algunas cuestiones importante: 1. En primer lugar, se trata de volver a definir de lo que se ha denominado post-dictaduras; 2. En segundo lugar se trata de hablar sobre el hambre voraz de oro y la desproporcionalidad material de los bienes; 3. Un tercer aspecto refiere al intento de señalar el nuevo status de las religiones, una formula inspirada en el personaje bíblico de Jebez; 4. En cuarto lugar, la cuestión refiere al Overlaping Malicious, una especie de virus que contamina malignamente la sociedad; 5. El quinto punto trata de rediscutir el papel del intelectual frente a las idiosincrasias de una sociedad que podríamos denominar como una sociedad enferma.

Dictaduras: el post a la postre

4Cuando uno se refiere a las dictaduras en América Latina, no puede simplemente detenerse en un período específico. Un análisis más coherente indica, por ejemplo, que el período postdictaduras sigue mantenido estructuras y privilegios hasta el día de hoy. Entonces, si los militares han sustentado un supuesto aire nacionalista, este gesto ha sido fundamental para la manutención de una sociedad estratificada, lo que se encuentra estrechamente vinculado a la consolidación de políticas neoliberales.

5El libro Brasil: nunca mais (1986) ha sido uno de los primeros relatos sobre la dictadura brasileña. Una versión completa del Dossiê Ditadura: mortos e desaparecidos políticos no Brasil (1964-1985) solo aparece más tarde durante el año 2009. En la presentación del dosier, Aloysio Nunes Ferreira Filho afirma que muchos han “subestimado la violencia de la dictadura” y, por eso, hay que “recordar siempre” lo que han sido estas “historias de crueldad, heroísmo y sufrimiento”.

6Esta memoria traduce lo que han sido años de terror y exige a su vez un análisis que considere mirar el período que vendrá con posterioridad. Un estudio detallado pone en evidencia elementos o aspectos persistentes del periodo post-dictaduras. Dicho período de “terrorismo internacional del Cono Sur”, como lo relata John Dinges (2005) ha persistido hasta los años 80, cuando las dictaduras empiezan a decaer. En algunos países, el silencio sobre los crímenes se transformó en olvido e, incluso, devino la amnistía para los asesinos. En el caso de Brasil, el ala del ejército más cercana a los dictadores consigue, luego, el mando de la presidencia del país.

7Por cierto, el período post-dictadura alimentó la esperanza de días mejores. Sin embargo, los enfrentamientos generaron una especie de patología que, poco a poco, degradó esa esperanza. El optimismo frente a la redemocratización se tradujo, entonces, en apatía y descreencia general. Las incertidumbres vienen del mal estar ante las expectativas más saludables, disminuyendo la esperanza de una convivencia equitativa y de una hospitalidad garantizadora de convivialidad saludable.

8Al admitir la continuidad, es posible entender que las dictaduras siguen persistiendo hasta hoy día. A lo mejor, en el mejor de los casos, podríamos señalar que han cambiado de ropaje. Con un aire ufano, los militares han sido reemplazados del poder, pero sin, todavía, retirarse del poder. De hecho, ellos han permanecido en sectores importantes de la política, de la economía y en determinadas instituciones o instancias del poder, interviniendo en muchas decisiones que atañen al país en su conjunto. Además de mantener privilegios, siguen manteniendo bajo control sectores estratégicos, ya sea en el campo de la información, de la propaganda, de la estrategia territorial, en la economía, en algunos ministerios, entre otros sectores. En buena medida, se podría señalar que la democracia ha sido una de las características esenciales de las post-dictaduras que ha mantenido una democracia bajo control, con lo cual los militares constituirán un grupo con significativa influencia.

9La Constitución brasileña de 1988 constituye un caso emblemático. Ha sido alabada por su “carácter social”, principalmente relacionado con los derechos sociales de las personas, en la búsqueda de equidad y de la garantía del bien estar de todos los ciudadanos. De hecho, si uno analiza y estudia el texto constitucional, puede observar e identificar una serie de derechos sociales, en distintas áreas. En este sentido, no existen precedentes de una Constitución del país con tantas indicaciones de este carácter social. Además, las interpretaciones y la exaltación de sus calidades sociales han sido motivo de debates, divulgaciones, marketing y otras formas de enunciaciones públicas.

  • 121 Cf. https://bit.ly/2vrgURI con acceso en 10 de enero del 2019. Conversión de reales a dólares de oc (...)

10Los resultados de sus 30 años de vigencia indican una situación plegada de controversias. Si, por un lado, la Constitución del 1988 fue ovacionada por su carácter “social”, por otro, eso se transformó en una gran mentira pues la concentración de la riqueza y de la renta no dejó de aumentar. En otras palabras, los niveles de desigualdad se han incrementado con lo que determinados grupos han conseguido ganancias abrumadoras entre los que cabe mencionar a terratenientes, grupos inmobiliarios, ejecutivos, sindicalistas, agentes públicos de distintos niveles, profesores universitarios, militares y jueces. Sus sueldos son superiores a ocho o diez mil dólares. Entonces, si la renta media de las familias brasileñas ha sido de 1.268 reales mensuales (o sea, en torno a $310 dólares)121, ese pequeño grupo privilegiado cobra y vive con una renta 30 veces superior a la gran mayoría de las personas.

11Otro caso llamativo se relaciona a la bancada BBB. Aunque resulte peyorativo, estos grupos se encuentran ligados a la biblia, al buey (ruralistas) y a la bala (industria armamentista) y poseen una influencia importante en el Congreso nacional brasileño. De los actuales 513 diputados, 223 se declaran pertenecientes al BBB, defendiendo un programa neoconservador – lo que significa también neoliberal – e insistiendo en la utilización de la violencia y de las amenazas para sembrar el miedo. Con un discurso de carácter religioso y/o secular califican a los grupos como amigos o enemigos, considerando como enemigos a quienes se oponen a sus propios intereses. Es decir, para ellos cualquier disidencia debería ser tratada como oposición radical; en este sentido, las contiendas debieran ser resueltas a través de la amenaza, la intimidación, la fuerza y, en casos extremos, la destrucción o muerte.

12Ahora, por fuerza de los lobbies de esos grupos –y de otros también– se están cambiando los derechos laborales, las jubilaciones, entre otros aspectos relevantes para la nación. Referir al cambio significa otra forma de referir a la eliminación de esos derechos. Así, es posible comprender que estos sectores o grupos sociales siguen una tradición dictatorial, o sea, de “mano dura”.

13Aunque el carácter de la Constitución brasileña postdictadura esté presente en el texto, en la práctica, eso no pasa de una ilusión o, por lo menos, de un cuento que ha alimentado las perspectivas y esperanzas de mucha gente. Los datos indican que la concentración de la renta y de la riqueza en manos de pocos sigue incrementándose. En este sentido, han sido períodos en que se ha consolidado el necropoder, es decir, un poder que considera la dominación de pequeños grupos que comandan y se proyectan como los dueños de la vida de todos los demás.

14De este modo, sectores importantes de la sociedad y de entidades gubernamentales siguen bajo el mando de grupos influyentes, entre los cuales se encuentran los militares. En estos días una parte importante de los diputados y agentes de otras actividades administrativas – incluso el actual presidente y vicepresidente – provienen de una carrera militar, ex-militar o bien son representantes de la industria bélica. Sin duda, ellos han aprendido a manejarse en áreas claves de la economía, principalmente relacionadas con las riquezas naturales, sin olvidarse de garantizar sus propios privilegios. El control belicoso sigue siendo, pues, un instrumento importante para la manutención de una sociedad estratificada y para la determinación de las políticas del país.

Auri sacra fames: la desproporcionalidad en relación con los bienes

15La sociedad estratificada necesita de un control impositivo. Las raciones en contra del modelo significan un atentado contra los bienes, mucho más que en contra de las personas. Es decir, la manutención del status quo implica una guerra en contra de los que proponen cambios. Entonces, el hecho de alimentar un espíritu belicista supone la presencia y consideración de la existencia de enemigos por todos lados. Ese espíritu tiene como meta la defensa de la propiedad, un ideal posesivo sin límites. De ahí se entiende la pelea por garantizar la “normalidad” del sistema, pues romper con su lógica implica destruir el sistema de propiedades, algo cercano a la Auri sacra fames.

16La expresión “maldita hambre de oro” fue utilizada por Virgilio ante la desproporcional ambición en el reparto de espolios. El deseo por oro – y otras riquezas – fue también uno de los atractivos de la colonización latino-americana. Los hechos, relatos y testimonios hacen mención a “tesoros” que atrajeron la codicia de mucha gente y que alimentaron la ferocidad desmedida de los forasteros. El orden de entregar el oro (León-Portilla, 1984) era la condición de capitulación de los pueblos originarios aun cuando no representaba ninguna garantía de sobrevivencia. En esa dirección, no hubo ni hay pactos o una posible consideración moral.

17Hasta el día de hoy, el afán por riquezas pareciera haber superado las pretensiones por justicia, rompiendo cualquier contrato o consideración hacia los derechos sociales. Con esto, las investidas fortalecen el poder del dinero y de la capitalización financiera. En tiempos de capitalismo global, el espiral de la tecnocracia ha desarrollado y ampliado, de forma extraordinaria el “poder de las elites”. De este modo, la injerencia sobre la política ha reducido y, en el fondo, ha mermado las posibilidades de un Estado democrático de derecho. Las tomas de decisiones, entonces, obedecen las orientaciones de grupos relativamente restrictos que dominan “las rentas más elevadas” y, por eso, esos ricos no trabajan (Piketty, 2014).

18A través de esos medios, las clases dirigentes se basan en todas las maniobras para domar a la población y, a través de diferentes medios, pretenden justificar el statu quo. La perspectiva de una “auto-desintegración del núcleo social” revela un fenómeno vinculado al “crecimiento de sistemas mega-técnicos” y se manifiesta en la “autonomización del gobierno frente al mundo de la vida” y en la “disipación de la personalidad humana” (Honneth, 2011, p. 131). Aunque tal percepción esté ligada a un análisis infructuoso, el contexto vivencial se mueve desde antinomias contrapuestas. Por un lado, el sistema se articula y alimenta en un ideal optimista y esperanzador frente a los avances de las ciencias y en relación a las perspectivas de vida y del bien vivir, pero; por otro, el aumento de la autonomización de los poderes sistémicos, aísla aún a más la gente, individualizando los deseos y los estilos de vida.

19En este sentido, los hechos son emblemáticos. El proceso de impeachment de Dilma Rousseff (2016), tenía un lema: ¡Adiós querida! A lo que yo añadiría: democracia. En aquel momento, me di cuenta de los equívocos en los análisis, pues el proceso de redemocratización había generado un espíritu promisor para la sociedad. Este espíritu significó el abandono de los análisis más profundos del período post-dictadura. Si, por un lado, la tendencia apuntaba hacia una sociedad más justa, por otro, los ideales de la dictadura permanecían vivos a través del fortalecimiento de grupos ligados a esta mano dura. En este caso, el rol de los militares fue – y es– decisivo. Interesados en destituir a Dilma, ellos se valieron del argumento de que ella, durante el régimen militar, era perteneciente a un grupo radical de izquierda.

20Considerando los elementos mencionados suena plausible la afirmación de una posible continuidad de las dictaduras. En otras palabras, no son dos períodos distintos, porque muchos sectores e instituciones no han abandonado los procedimientos típicos del período militar-dictatorial de los años 60, 70 y 80. Sin duda, los mecanismos de control y de gobernabilidad mantienen muchas estrategias típicas de la dictadura y sus principios siguen las orientaciones del control ideológico de la sociedad, tal como eran en tiempos más sangrientos.

21Ese modelo sobrevive cuando existe una liberalización en todas las esferas de la vida social: salud, educación, servicios, recursos naturales, mercado externo, etc., es decir, cuando existe una minimización del Estado. En el caso brasileño, eso significa un desmoronamiento de los programas y derechos sociales, de las leyes laborales, etc. Al final, lo que importa es preservar el sistema privado, no solo de las propiedades, sino también de los recursos y de sus ventajas. En este sentido, la teología de la prosperidad cumplirá un rol importante.

El rol de las religiones o de la teología de la prosperidad

22Es momento, entonces, de repensar lo que hemos pensado donde el rol de las religiones e iglesias también pasa por un análisis crítico. En primer lugar, se trata de entender su desvinculación de lo sagrado y, por tanto, de religiones sin transcendencia. La perspectiva post-metafísica modifica diversos elementos de la creencia tradicional para introducir una teología de la prosperidad, con un inmediatismo sorprendente. En ese sentido, la prescripción del evangelista Mateos pone en evidencia un modo de acumulación de bienes que, hoy día, se aproxima bastante a la dinámica del capitalismo inversionista. En este caso, a los que tienen les será dado aún más y tendrán en abundancia; y los que poco tienen, le será quitado todo lo que tienen.

  • 122 Se trata del libro The Prayer of Jabez: Breaking Through to the Blessed Life, (Multnomah Books, 200 (...)

23Rachels y Rachels hacen referencia a la figura de Jabez, que se ha volcado a Dios para “ampliar sus territorios” (I Crónicas 4: 10) a lo que prontamente Dios ha hecho caso a esta solicitud. La lectura del libro The Prayer of Jabez: Breaking Through to the Blessed Life es una receta de cómo “los cristianos deben adoptar Jabez como su modelo” (Rachels y Rachels, 2013, p. 70).122

24En el fondo, se consolida de un tipo de sociedad, cercana al “principio dinástico”, dividiendo los grupos sociales en lotes. Con bases fundamentalistas estos grupos se organizan en distintas iglesias, crean o se incorporan a partidos políticos. Asimismo, utilizan espacios académicos o escolares para una catequesis sin partido. Se trata de diseminar el rechazo a cualquier intento o preocupación con el ámbito social porque la salvación, la felicidad y el bien estar, son una cuestión meramente individual. En este sentido, para ellos “lo nuevo” significa un peligro. Por eso, no existen los derechos sociales y por eso mismo lo mejor que uno puede hacer es asumir ese dogmatismo unilateral frente a las innovaciones.

25Lo expuesto sostiene un cambio en “el horizonte de la modernidad” (Habermas, 1990, p. 11). La nueva disposición de las justificativas mítico-narrativas ha dado, al sujeto coautor, una responsabilidad importante por sus acciones. Con tal responsabilidad, los recursos del pensamiento post-metafísico han dado un nuevo carácter a los contenidos semánticos de las tradiciones. De hecho, la perspectiva pluralista se basa en un tipo de fundamentación pragmático-discursiva. Por eso, no existe más lugar para “una ética confesional-religiosa o, entonces, confesional-laico” (Cortina, 1998, p. 115).

26Ese sería el ideal de la una modernidad pluralista y secular. Sin embargo, los tiempos actuales revelan otra cara de la moneda que no resulta tan optimista. Las reacciones indican que las perspectivas éticas favorables a los derechos de las gentes se enfrentan a grupos volcados apenas a intereses inmediatistas. O sea, parece que los grupos ligados a las maldades consiguen resultados más contundentes. Si la banalidad del mal ha sido una de las contribuciones de Hannah Arend, tendríamos ahora que estudiar también la banalidad del bien. Intentaremos diseñar eso a través de la noción de overlaping malicius, un retrovirus que contamina la convivialidad.

El retrovirus Overlapping Malicious

27En los últimos años, han proliferado manifestaciones preocupadas con el terrorismo, realojando, en parte, el tema de la guerra fría. Se trata de un abandono de aspectos ideológico-políticos que se da entre bloques para criminalizar los ideales de justicia social y dignidad humanas. Se trata, pues, de defender una libertad sin deberes o desembarazada de exigencias normativas. Ese discurso atrae a políticos y a líderes de diferentes países y continentes para un tipo de enclave identificado por su radicalismo extremo. Esos grupos u organizaciones salen de la penumbra para articularse a través de diferentes actividades y organizaciones.

28La diseminación de esa cultura representa una radicalización, a punto de banalizar el bien. Esa tendencia realza el peligro en torno a los derechos sociales, o sea, que las luchas por los derechos no pasan de una banalidad. De este modo, existe no solo un rechazo a las conquistas sociales, pues se trata de un movimiento que modifica la legislación con el fin de eliminar lo que representa el orden social justo y la dignidad a todas las personas. De ahí, entonces, el intento de formar pactos entre los grupos y organizaciones con características despóticas, con inclinación a la tiranía.

29El eje central está en transformar las organizaciones e instituciones en abrigo para grupos bajo la idea de un overlapping malicious. Su carácter defiende reglas o principios de una parroquialidad monolingüista, suponiendo un consensus en contra de los derechos sociales. En los últimos años, esos grupos o asociaciones se presentan públicamente, insistiendo en la criminalización de los derechos sociales, movimientos reivindicativos – sea por justicia social o por la lucha por una ecología sostenible –, excluyendo a grupos étnicos y sociales, ideológicos o políticos. Ellos defienden la proliferación de las armas a través de un Estado militarista, siempre volcados a realzar a dictadores y su modus operandi. Su creencia se basa en la idea de limpieza, o sea, de quitar la suciedad o inmundicia relacionada con los principios y valores sociales.

30Erich Fromm habla de necrofilia, manifiesta a través del síndrome de deterioración (1983, p. 39). Es decir, se trata de un proceso degenerativo asociado a una tendencia despreciativa de la vida. Al generar inseguridad y miedo, el síndrome altera la noción de normalidad, provocando cada vez más desorden; en consecuencia, se embarga la idea de convivencia social.

31Más allá de Fromm, deseamos insistir en un retrovirus que afecta la convivialidad social. En principio, se trataría de una parodia frente al Overlapping Consensus de John Rawls. Sin embargo, el pacto entre grupos mafiosos sabe formar una especie de consenso y utilizarse del Estado de Derecho y de algunas instituciones para diseminar una ética del mal. En portugués, se podría hacer mención a una confraria dos capetas (traducida al español como la hermandad de los diablos encarnados). Ese movimiento congrega, entonces, a los partidarios de una ética del mal, formando hermandades de príncipes, enemigos de los derechos sociales. Al final, ellos rechazan la felicidad y el bien estar social, diseminando el odio y la agresividad entre las personas. Sus valores nacen de una mala voluntad frente a los que luchan por justicia, hospitalidad y el bien estar social.

32Por eso, lo que parecía sostener el motor y garantizar la esperanza de un nuevo mundo necesario parece desmantelarse ante el asedio de grupos u organizaciones del mal. Aunque una ética de bien suene como necesaria, la tendencia al mal desplaza el telos de una convivencia hospitalaria y saludable. Por cierto, “el mal siempre estará con nosotros” (Ortiz-Osés, p. 124). La simbología del mal supone el factum de pensarlo ante el bien, para entonces reconocer las dos caras de una misma moneda. Mientras tanto, resulta imprescindible también discutir cuál de las dos caras asume una preeminencia que conlleve a desplazar a la otra.

33Por eso, hoy en día la forma se presenta como el retrovirus malicious. Esa inclinación maligna aparece cargada de trueques, tanto en el campo económico como en el ámbito político, académico, social, cultural, entre otros. Sus manifestaciones aparentan ventajas generando un estado mórbido hacia “honores, recompensas y favores a todos los niveles” (Cortina, p. 14). Sin embargo, se trata de una enfermedad que va degenerando los vínculos sociales y las posibilidades de una convivencia saludable.

34Las manifestaciones del retrovirus se desarrollan en distintas áreas de la vida social. Por ejemplo, en el campo de la genética, se trataría de células malignas; en el área de la computación se referirán a virus que contaminan los programas informáticos. Cuando se relacionan a la convivencia social, se vinculan a grupos y organizaciones que corrompen la convivencia y la hospitalidad entre las personas. Así, las relaciones sociales pasan a ser comandadas por “las mafias económicas y políticas, de periodistas y de jueces, de sindicatos y de académicos, de narcotraficantes y de terroristas sin entrañas, de paramilitares y gobiernos” (Cortina, 1998, p. 15). A partir de sus distintos intereses, esos grupos pasan a formar la entidad del consenso malicious en un intento despótico de contaminar negativamente la convivencia social. Al final, prolifera “un pueblo de demonios” (Cortina, 1998) o, a lo mejor, un diseminarse del retrovirus malicious con base en un hipotético consenso entre los distintos grupos y organizaciones que debilitan la convivialidad.

35Evidentemente, la recepción en los distintos países o grupos presenta diferencias significativas. En general, las confrontaciones trataban de señalar los límites y alcances de las cuestiones normativas o de la normatividad como tal. Sin embargo, nuestro tiempo exige la comprensión de nuevas versiones. O sea, el ambiente social y la cultura de la violencia han promocionado la emergencia de grupos ligados a las maldades.

36De ahí que el hecho de que contaminar la convivialidad profundice la sensación de miedo, inseguridad e incertidumbre, aislando las personas. Su poder es tan fuerte al punto de retraer las personas, rechazando todos los intentos de solución. Ante estas debilidades, el virus encuentra un campo fértil para contaminar la convivencia social, multiplicándose a través de brotes en distintas instancias de la vida social. Sus diversas ramificaciones se transforman, entonces en células malignas como si fueran una encarnación del mal. La índole está ligada siempre a la expresión patológica de maldad, una forma pasional e impetuosa de atacar todo lo que sea saludable.

El papel de los intelectuales

37Entre otros aspectos, nuestro café filosófico pone en cuestión el papel de los intelectuales. Como se ha dicho, los tiempos actuales exigen pensar de nuevo lo que ya ha sido pensado. Es decir, pensar de otra forma, de otra manera y buscar, entonces, la autenticidad de los hechos y fenómenos de hoy en día. Una nueva propiocepción podría, entonces, contribuir para comprender lo que sucede, sin perder de vista la memoria y los aspectos olvidados de los análisis. Se trata de un ejercicio colectivo y articulado donde los intelectuales no pueden hacerse de sordos.

38Ante los desafíos y los diagnósticos de nuestros tiempos, el papel del intelectual no se resume a la formación de la opinión pública pues su espíritu activo supone un compromiso frente a las patologías sociales, al tiempo que requiere también alternativas a los problemas humanos y medio ambientales que nos aquejan hoy en día. Con su labor, los intelectuales deben aportar valores o bienes extraordinariamente significativos para la sociedad. En el horizonte interno, las contribuciones van cambiando las concepciones de la ciencia misma y, por otro lado, los efectos de estas modificaciones impactan sustancialmente en la sociedad. En ese proceso, el quehacer del intelectual se enfrenta a cambios en sus roles, exigiendo un papel más activo, de modo que las investigaciones se comprometan en la presentación de resultados prácticos.

39En este sentido, la crítica social no puede vincularse a oportunistas de turno. Más detalladamente, hoy día parece que proliferan gurús de todos tipos. La idea de gurúseimas viene de la composición de palabras, del castellano gurú + golosinas; pero cambiando el substantivo ‘golo’ por gurú se consigue la palabra gurúseimas (en portugués), lo equivalente a gúrusinas en castellano. Se trata, pues, de alimentar un apetito voraz, sin criterios y relacionado a todo lo que esté ligado a la mercadotécnica, es decir, productos que seducen, pero simplemente disimulan el hambre. En el fondo, son tipos de “alimentos” sin consistencia y que seducen con halagos y mentiras. O sea, se trataría en “productos” y mercancías basadas en el engaño. Al disfrutar de la gulosidad, los individuos pierden su autonomía y se entregan a una cultura superficial. Es decir, se vuelven “estúpidos”, como dice Nicholas Carr (2011), en su análisis sobre la interferencia de internet en la vida de las personas, principalmente en relación a la optimización de la superficialidad.

40Estos gurúseimas no respetan las necesidades ni los problemas sociales. Se creen los perfectos, tratando los demás como seres manipulables. Por algunos, son considerados como héroes que luchan para obtener un protagonismo sin precedentes. Son personajes de todos tipos y áreas, seduciendo a través de recetas extravagantes pero que, al final, tratan de controlar las acciones de las gentes. El adoctrinamiento se transforma en principio en una tarea volcada a “vender” lo que sea para conseguir éxitos quiméricos.

41De ahí se entiende la cantidad de opiniones que invaden los medios y redes. A través de ellas, mentores (del tipo especialistas) dan informaciones y orientan sobre lo que podría ser mejor o peor para cada uno y para la sociedad en su conjunto. Ellos aparecen travestidos de maestros o guías con recetas para todo lo que uno puede pensar o soñar. Su argumentación se acerca a un tipo de persuasión que “impone un modelo de praxis, un esquema de necesidades o un síndrome de posturas” (Honneth, 2011, p. 202). Al final, pareciera que sus recetas no permiten otra alternativa, sino la sumisión a sus pronósticos.

42La sumisión supone neutralidad, entonces, el resultado será un saber transformado en búsqueda de ventajas individuales, de modo que los que no están de acuerdo sean tratados como nefastos. En este sentido, el intelectual no investiga, pues reduce su labor a combatir a los que se van en contra a las presuposiciones o intereses de los grupos dominantes. Al final, se trata de calificar y eliminar a los contrincantes, o sea, de transformarlos en inútiles y, así, hacerlos desaparecer.

43En el sentido auténtico, el intelectual es parte de la sociedad; y nunca una mónada solipsista. Su labor se hace parte de la sociedad y su trabajo está presente en el proceso histórico de su tiempo. En este sentido, más que crisis, el intelectual revela el diagnóstico de su tiempo, al tiempo que se preocupa con los cambios de la vida social. Al tener presente su horizonte específico – su talante de expert – él se acerca también a las exigencias de una vida social ligada a la convivialidad. Las variaciones indican también retrocesos, una idea opuesta al progreso que refiere más bien a un linear e ir hacia adelante. Por cierto, el cuadro general de las mudanzas supone el paso de un estadio al otro, pero no necesariamente a partir de una linealidad. Las oscilaciones son, por tanto, una de las características fundamentales de las transformaciones sociales.

44El diagnóstico de crisis pone en evidencia las deformaciones de la vida individual y/o social, con lo cual las neurosis y las patologías exigen también tratamientos adecuados. Entre otras cuestiones, la indagación sobre ¿cómo los intelectuales pueden confiar en encontrar alternativas saludables a las supuestas experiencias patológicamente deformadas? En otras palabras, las experiencias de sufrimiento y de mal estar son síntomas de una patología social, pero “ningún individuo puede evitar verse menoscabado o ser descrito como menoscabado por las consecuencias de la deformación de la razón” (Honneth, 2011, p. 47).

  • 123 https://wp.ufpel.edu.br/print/, acceso en marzo del 2019.

45Para Honneth, el sufrimiento social está relacionado a la patología de la razón. A partir de la noción de patología del filósofo alemán, hemos creado y estamos tratando de consolidar el Observatorio Global de Patologías Sociales. Se trata de un proyecto de la Universidad Federal de Pelotas, que se ubica al sur de Brasil, que nace con la finalidad de “calificar investigadores” de filosofía y de salud para estudiar las evidencias clínicas, epidemiológicas y manifestaciones de las patologías sociales.123 El intento exige una prospección volcada a identificar situaciones de sufrimiento, al tiempo que supone también alternativas saludables. En este caso, se suponen niveles distintos pues las patologías sociales están relacionadas no solamente al individuo como tal, sino también a un estilo de vida que no reacciona al sufrimiento o que reacciona violentamente.

46Entonces, para poder repensar nuestros días y seguir con el café filosófico, el Observatorio Global de Patologías Sociales constituye un desafío. No se trata de una novedad como tal, sino de la idea de poder sumarse a otros grupos e instituciones de investigación para, entonces, poder pesquisar no solamente las patologías sociales, sino también de poder identificar soluciones que puedan contribuir a la convivialidad social. Ese sería el mayor desafío, de modo que pueda comprenderse el futuro como una posibilidad de un convivir más saludable entre humanos, no humanos y la naturaleza.

Bibliographie

Referencias

BACKEWEL, S. No café existencialista. Traducción de Denise Bottman, Rio de Janeiro: Objetiva, 2017.

CORTINA, A. Hasta un pueblo de demonios. Ética pública y sociedad. Madrid: Taurus, 1998.

CARR, N. ¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes? Superficiales. Traducción de Pedro Cifuentes. México: Taurus, 2011.

DINGES, J. Os anos do Condor. Uma década de terrorismo internacional no Cone Sul. Traducción de Rosaura Eichenberg. São Paulo: Companhia das Letras, 2005.

DOSSIÊ DITADURA. Mortos e desaparecidos políticos no Brasil (1964-1985). 2 ed., São Paulo: Instituto de Estudos sobre violência do Estado, 2009.

FROMM, E. El corazón del hombre. Su potencia para el bien y para el mal. México: Fondo de Cultura Económica, 1983.

LEÓN-PORTILLA, Miguel. A conquista da América Latina vista pelos índios. Petrópolis: Vozes, 1984.

HABERMAS, J. Pensamiento postmetafísico, Madrid, Taurus, 1990.

HONNETH, A. La sociedad del desprecio. Madrid: Trotta, 2011.

MERLEAU-PONTY, M. O filósofo e sua sombra. In: Coleção Os Pensadores. São Paulo: Abril Cultural, 1984, p. 239-260.

ORTIZ-OSÉS, A. Ética del mal. In: ORTIZ-OSÉS, A. & LANCEROS, P. Diccionario interdisciplinar de hermenéutica. Bilbao: Universidad de Deusto, 2004, p. 124-125.

PIKETTY, T. O capital no século XXI. Rio de Janeiro: Intrínseca, 2014.

SÃO PAULO, Arquidiocese. Brasil: nunca mais. 13 ed., Petrópolis: Vozes, 1986.

Notes

121 Cf. https://bit.ly/2vrgURI con acceso en 10 de enero del 2019. Conversión de reales a dólares de octubre del 2019.

122 Se trata del libro The Prayer of Jabez: Breaking Through to the Blessed Life, (Multnomah Books, 2000). La traducción brasileña es del 2004, con el título A Oração de Jabez. Alcançando a Benção de Deus (Série Novos Horizontes).

123 https://wp.ufpel.edu.br/print/, acceso en marzo del 2019.

Auteur

Filósofo brasileño, Periodista y doctor en Filosofía por la Universidad Jaume I (España). Profesor en la Universidad Federal de Pelotas (Brasil) y actúa en los programas de post grado en Filosofía y en Educación.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search