Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los suplementeros

 | 
Jorge Rojas Flores

12. Las suplementeras

Texte intégral

  • 128 Boletín de la Policía de Santiago, N° 165-166, marzo-abril/1916, págs. 74-77.
  • 129 Pluma y lápiz, N° 9, 27/enero/1901, págs. 10-12.
  • 130 Boletín de la Policía de Santiago, N° 15, 30/junio/1903, pág. 320.

1Algunos documentos confirman la existencia de “niñas suplementeras”. Ya vimos que un decreto alcaldicio, de 1916, les asignó un uniforme especial, un delantal azul, que las diferenciaba de los niños, además de establecer condiciones distintas para conseguir autorización municipal128. Años antes, un artículo escrito en 1901 las mencionaba al pasar, haciendo notar que las suplementeras eran “admitidas sin protesta”, sin indicar si eran adultas o niñas129. Un documento policial muestra una faceta distinta, al mencionar las fricciones con los ciegos y las mujeres. Para evitarlo, en 1903 se ordenó una estricta vigilancia sobre los suplementeros, a fin de que estos “no atropellen y arrebaten sus diarios á algunos ciegos y á las mujeres que ejercen este comercio”130.

2Probablemente las mujeres no eran muy numerosas a comienzos de siglo y los varones impusieron una imagen masculina de la actividad. Pero su presencia fue en aumento, como lo revela el lugar que comenzaron a ocupar más adelante en las organizaciones sindicales. De las escasas fotografías que registran a las suplementeras una nos muestra a una mujer de avanzada edad (foto N°23).

  • 131 Zig-Zag, N°341, 2/septiembre/1911.

Foto N°23: “Una antigua vendedora de diarios” fotografiada para el Concurso de Instantáneas de Zig-Zag, 1911131.

  • 132 El Mercurio, Santiago, 10/junio/1923.

3Un hecho policial desatado en 1923 nos da algunas pistas del lugar que ocupaba una suplementera como Rosa, “una mujer que vivía entre suplementeros”, como decía un titular de prensa. Su casa (una pieza de cité, con apenas dos habitaciones) albergaba a varios vendedores (por lo menos cuatro), además de su pareja, Efraín, dueño de un puesto de periódicos. Juntos iban a las carreras y otros lugares de diversión. Sus pensionistas la protegían y ella los protegía. Cuando los tiempos eran malos para Efraín, ella trabajaba vendiendo en el barrio Providencia. La crónica señalaba: “sus protectores y protegidos se encargaban de velar porque durante su trabajo la Rosa fuera respetada por los otros suplementeros y pudiera así andar por todos los barrios de la ciudad”132.

  • 133 Fotografía reproducida en El Mercurio, Santiago, 10/junio/1923.

Foto N°24: La suplementera Rosa Cavieres Faundez133.

  • 134 Ulibarri, “Los suplementeros”, págs. 60 y 63.

4Clorinda Luna (“La Pintá”) fue una de esas primeras mujeres suplementeras ambulantes. Su hija Marina, ya anciana, la recordaba décadas más tarde. Era una “vieja terrible”. Juntas, madre e hija, salían a vender por las calles. Por entonces, principios de siglo, le tocaba dormir en la calle, entre los montones de diarios134.

5De las niñas solo conocemos referencias indirectas, a través de la reglamentación. La Policía tenía una política errática respecto a ellas, ya que, por una parte, regulaba su participación en la venta de periódicos (fijando condiciones diferenciadas de autorización), y por otra discriminaba, desconfiaba y descalificaba su presencia en las calles. En un documento fechado en marzo de 1916 y firmado por el Prefecto Guillermo Chaparro, quedó en evidencia esta última actitud. El texto partía afirmando:

  • 135 Boletín de la Policía de Santiago, N° 165-166, marzo-abril/1916, págs. 70-71.

“Es común ver en todos los barrios de la ciudad con los muchachos suplementeros, niñas de tierna edad que ejercen ó pretextan ejercer el mismo oficio ambulante, haciendo vida común con ellos.
“Esta situación, perfectamente inmoral y desquiciadora, es abiertamente contraria á la ley, y la Policía debe impedirla por todos los medios”135.

6El Prefecto argumentaba que esta presencia de niñas contravenía la Ley de Protección de Menores (de 1912), aunque no aclaraba por qué esta misma normativa no debía aplicarse a los niños, quienes estaban en una situación legal relativamente similar. La orientación institucional era poner especial cuidado con las niñas:

  • 136 Boletín de la Policía de Santiago, N° 165-166, marzo-abril/1916, págs. 70-71.

“Los señores Comisarios dispondrán una tuición constante del personal sobre esas niñas menores, harán gestiones acerca de las empresas periodísticas para que no se les vendan diarios, harán averiguaciones respecto de sus padres y sobre si les otorgan o nó su consentimiento para esa clase de vida, conminándolas con las penas de la ley, si lo hubieren otorgado, y pondrán en último caso á esas niñas a disposición del Juzgado, para los fines legales”136.

7Desconocemos qué criterio finalmente se impuso en la práctica: el que reconocía el derecho de las niñas a trabajar como suplementeras, bajo ciertas condiciones, o la política que les prohibía hacerlo, buscaba disuadirlas o dificultaba su presencia en esa actividad, bajo la sospecha de estar desarrollando actividades “inmorales”, que lindaban con la prostitución y la vagancia.

Notes

128 Boletín de la Policía de Santiago, N° 165-166, marzo-abril/1916, págs. 74-77.

129 Pluma y lápiz, N° 9, 27/enero/1901, págs. 10-12.

130 Boletín de la Policía de Santiago, N° 15, 30/junio/1903, pág. 320.

131 Zig-Zag, N°341, 2/septiembre/1911.

132 El Mercurio, Santiago, 10/junio/1923.

133 Fotografía reproducida en El Mercurio, Santiago, 10/junio/1923.

134 Ulibarri, “Los suplementeros”, págs. 60 y 63.

135 Boletín de la Policía de Santiago, N° 165-166, marzo-abril/1916, págs. 70-71.

136 Boletín de la Policía de Santiago, N° 165-166, marzo-abril/1916, págs. 70-71.

Table des illustrations

Légende Foto N°23: “Una antigua vendedora de diarios” fotografiada para el Concurso de Instantáneas de Zig-Zag, 1911131.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/624/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 147k
Légende Foto N°24: La suplementera Rosa Cavieres Faundez133.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/624/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 101k

Acheter

Volume papier

amazon.fr