Version classiqueVersion mobile

Luchas sociales, justicia contextual y dignidad de los pueblos

 | 
Ricardo Salas

Contextos y descontextos en Venezuela frente a los cambios y regresiones en América Latina36

Vladimir Aguilar Castro

Texte intégral

  • 36 Este artículo forma parte de una presentación realizada en Palma de Mallorca, Islas Baleares, Españ (...)

La esperanza es la memoria que desea…
H. Balzac

Introito

  • 37 Ver el epílogo de este trabajo escrito desde España durante nuestra estancia investigativa en la Un (...)

1América Latina asiste a nuevos escenarios de confrontación social. El continente se reinventa entre gobiernos llamados progresistas y otros más conservadores. El fantasma del estallido social permea a uno y otro, haciendo estragos en su recorrido37.

2En lo que concierne a Venezuela, el país padece de un relativo apaciguamiento si lo comparamos a lo que acontece en las fronteras vecinas. Sin embargo, ello tiene una explicación (o varias) las cuales ninguna es de confiar. Primero, el carácter (y por ende fracaso) de las protestas anteriores que ha fortalecido temporalmente al gobierno; segundo, el de una oposición que ha estafado en sus estrategias, más que al país a sus propios seguidores, estaría en el fundamento de tal argumento. No obstante, hay un elemento a tomar en cuenta característico de los estallidos en el resto de países aún ausente en Venezuela, y que podría ser el detonante de lo todavía no ocurrido. Se trata del hecho que los reclamos sociales en los llamados gobiernos progresistas han sido de una base popular que en algún rato estuvo con el partido o el gobernante de turno. En efecto, tanto en Ecuador como en Bolivia, una de las características de lo ocurrido ha sido que quienes han salido a manifestar formaron parte de la base social que se movilizaba bajo las banderas de la redención humana enarbolada por sus dirigentes.

3Frente al fracaso de lo que se quiso imponer en Argentina y Ecuador como receta neoliberal, y que constituyera un experimento bien montado en Chile, en el primero ya hubo una traducción en lo electoral. En el segundo y tercero, habrá que esperar un poco el avance de la correlación de fuerzas que pudiera marcar el viraje.

4Lo que ha sido una constante en otros países en Venezuela aún no aparece. Las bases que sustentaron al proyecto bolivariano hoy esperan aún el momento de la efervescencia definitiva. La torpeza y mala estrategia de la oposición dificulta y pospone la emergencia como tsunami de esta fuerza social. No obstante, es cuestión de tiempo.

Sobre Venicuela

5Hoy es necesario dar cuenta de Venicuela. No de aquella que los mallorquines llegados a mi país luego de la guerra civil española pronunciaban como Binisuela, en una suerte de mezcla de catalán (mallorqui) con castellano, sino de la Venezuela que hoy padece una tragedia de carácter civilizatoria, histórica, estructural y cultural lo cual la hace compleja, ultrajada a lo largo del tiempo y que, sin embargo, busca sus propios caminos para superarla.

  • 38 Martín Fernández de Enciso (1519). Suma de Geographia. Encontrado en http://www.bibliotecavirtualde (...)

6Es la Venicuela que una vez describió Martín Fernández de Enciso38 en su viaje con Alonso de Ojeda al llegar a lo que corresponde al Lago de Maracaibo, luego de cruzar el Golfo de Venezuela (Golfo de Coquibacoa). En efecto, en la Suma de Geographia señalaría:

Desde el Cabo de Sant Romá al cabo de Coquibacoa ay tres isleos en triángulo. Entre estos dos cabos se hace un golfo de mar en figura cuadrada. E al cabo de Coquibacoa entra desde este golfo otro golfo pequeño en la tierra de cuatro leguas. E al cabo del a cerca de la tierra esta una peña grande que es llana encima della. Y encima della esta un lugar d’casas de indios que se llama Veneciuela.

7Esa es la Venezuela que ha venido cambiando de rostro en estos últimos siglos. Una historia que no se reduce a sus últimos veinte años, sino que es necesario remontarla mucho más atrás. Podría ser al momento del primer contacto de los españoles en 1519 con tierras vírgenes peninsulares de mi país, 21 años después de la llegada de Colon en 1498 al Golfo de Paria, por las costas orientales del Mar Caribe venezolano cuando se intentó una “conquista pacífica” que los indios Caribes no pudieron aceptar, tal vez anticipando lo que sería la suerte que corrieron otros pueblos indígenas en otros lugares del continente, de aquello que vendría a ser el nuevo mundo para Europa.

  • 39 Los Welser fueron una familia de banqueros alemanes quienes en 1528 recibieron del Rey Carlos I de (...)

8Por ahora, preferimos remontarnos a los momentos de la Capitanía General de Venezuela en 1777 pues es la que todavía, de acuerdo a la constitución vigente, define lo que constituye el actual territorio nacional desde entonces tan saqueado. Primero, por buscadores de perlas por los lados de la Nueva Cádiz hoy territorio de Nueva Esparta (o si prefieren la otrora imperdible Isla de Margarita, la llamada perla del Caribe), y luego por comerciantes alemanes como los Welser39, quienes además de ser banqueros traficaban con esclavos e indígenas, pero, sobre todo, intercambiaban recursos minerales de los cuales la prodigiosa naciente Provincia de Venezuela luego capitanía, tenía en abundancia.

9Pasaron los tiempos de ocupación del territorio de Venicuela, hubo repliegues tácticos de los indígenas Caribe, de aquellos que no cayeron en combate o pudieron ser sometidos, hacia el sur del Soberbio Orinoco como lo describiría el francés Jules Verne en su obra Viajes Extraordinarios, o como lo confirmara el propio Humboldt en su viaje a la Capitanía General de Venezuela el primer año del siglo XIX.

10Aquí es bueno hacer otra precisión que pudiera coadyuvar a encontrar una primera explicación de lo que nos acontece como nación. Las costas venezolanas fueron enclave de la piratería que caracterizó la dinámica comercial de la época en el Mar Caribe, nuestro Mediterráneo. Los corsarios hicieron de las suyas una vez que los españoles se radicarían en el Nuevo Mundo y el contrabando vendría a dinamizar la economía del momento de las tierras que habían sido descubiertas dos siglos atrás.

  • 40 Sinónimo aquí de piratería.
  • 41 Bachaqueo es la forma de reventa de productos regulados por el gobierno nacional generalmente adqui (...)

11Este antecedente nada casual nos puede servir para entender el corsarismo40 que caracteriza la economía venezolana en estos momentos, donde el llamado bachaqueo41 a pequeña y gran escala da cuenta del estrangulamiento del aparato productivo venezolano. La dolarización actual de la economía de pronto tiene su antesala en esta realidad histórica.

La República inconclusa

12En este breve repaso histórico transitamos rápidamente a los tiempos de la República para dar cuenta no solo de la gesta libertaria hacia el sur del continente, sino para mencionar la primera gran diáspora quizás igual o peor de la que vivimos en la actualidad, que fue la de los ejércitos venezolanos que participaron en las guerras de Independencia de la otrora Nueva Granada, y que nunca más volverían a la tierra que los vio nacer.

13Desde Angostura, Venezuela, se pensó y calculó el proceso de liberación ya no solo de la Capitanía sino del propio Virreinato de la Nueva Granada, que tendría como resultado la creación de lo que algún momento se llamó la Gran Colombia.

14La diáspora de entonces tendría como objetivo el forjamiento de la libertad del continente tal como lo esbozaban las proclamas de la época. La de ahora es el resultado de una mezcla de circunstancias. Si bien, el punto de partida es económico y político la diáspora actual no es lineal. También es cultural. Hay una idea de que la solución de nuestros problemas está afuera y no adentro, en nuestras entrañas y raíces. No todos los que salen lo hacen en igualdad de condiciones. Ni todos los que se quedan les ocurre lo mismo.

  • 42 Jon Lee Anderson (Corresponsal de guerra). Diario Las Américas, 26 octubre 2015

15Visto lo anterior, si bien a decir del periodista americano y corresponsal de guerra Jon Lee Anderson42, “nunca había visto un país, sin guerra, tan destruido como Venezuela. Una nación que se despedaza sola…”, el asunto es que, afortunadamente y a pesar de todo, todavía no estamos en guerra.

16Una de las grandes fallas en los últimos tiempos en Venezuela es que se ha caracterizado muy mal el momento político que atravesamos, lo que nos ha hecho errar en las salidas y soluciones a la crisis que, insistimos, para que sea definida como humanitaria y compleja es porque se trata de una crisis civilizatoria, histórica, estructural y cultural (en ese estricto orden).

17La comunidad internacional tampoco ha sido ajena a una adecuada caracterización de lo que acontece en el país. En consecuencia, no puede seguir errando en considerar la diáspora como si se fuera (aunque lo parezca) resultado de una guerra.

18Solo una correcta precisión de lo que acontece en Venezuela podría hacer que la cooperación fuera más dirigida al empoderamiento del sin fin de experiencias de carácter local y organizativo que existen y que lleven a empoderar a las personas, organizaciones y, sobre todo a las comunidades, para superar el complejo momento que vivimos desde formas sostenibles de autoorganización social y local.

  • 43 Utilizo aquí le expresión del libro de Wendy Brown intitulado la Democracia en Suspenso.

19Lograda la independencia de Venezuela, el país comenzaría a transitar por otras calamidades que persistirán en el imaginario colectivo, algunas como tragedia otras como comedias. El atavismo político que caracterizó todo el siglo XIX aparecería en el siglo XX en forma de democracia en suspenso43, en tiempos muy cortos (la mitad del siglo fue de dictaduras la otra de formas democráticas sui generis), condimentada por una nueva realidad: el hecho de habernos acostado siendo un país agrícola despertándonos en medio de barriles de petróleo.

El largo siglo extractivista

20El siglo XX ha sido el largo siglo del extractivismo. En los casi veinte años que llevamos del siglo XXI todavía nos encontramos anclados a los inicios del siglo pasado. Son cien años de historia y de histeria. Del rentismo hemos transitado al extractivismo. Y en este último es en el que actualmente nos encontramos atascados. La característica fundamental de estos últimos cien años es que Venezuela se hizo un país petrolero sin estar preparado para ello. Con ello teníamos dos opciones: “sembrar el petróleo” de acuerdo a la maravillosa formula de Alberto Adriani o, sumidos en la llamada enfermedad holandesa, terminar ahogándonos en medio del excremento del diablo.

  • 44 Ver Centeno, Julio Cesar. Encontrado:
    https://www.aporrea.org/actualidad/a189644.html

21Y ahí estamos en este atolladero de crisis civilizatoria creada por la sobreutilización de la energía fósil que ha producido el sobrecalentamiento del Planeta. Pensemos en la enorme responsabilidad que tenemos como nación con las mayores reservas de petróleo y gas del mundo en la producción de gases de efecto invernadero. Julio Cesar Centeno44 nos da las siguientes cifras:

22Solo por el consumo de combustibles fósiles, la nación registra las más altas emisiones de CO2 por habitante de América Latina: 6.5 toneladas por habitante, muy superiores a las de Argentina (4.5), Méjico (3.8), Brasil (2.2), Perú (2.0), Colombia (1.6). Según la FAO, la CEPAL, el Banco Mundial y la Organización Internacional de la Madera Tropical (OIMT), entre el 2000 y el 2010 se deforestaron en Venezuela 280.000 hectáreas por año lo que contribuye más de 100 millones de toneladas adicionales de CO2 por año, elevando el promedio a más de 10 toneladas por habitante. Venezuela se coloca así entre los 20 países más contaminantes del planeta en emisiones de CO2 por habitante.

Venezuela. ¿Quo Vadis? ( ¿Qué futuro nos depara?)

  • 45 Los Nepman (los nuevos hombres de la economía política) sería el término acuñado por Vladimir Ilich (...)

23Al dar cuenta, primero del rentismo y luego del extractivismo en Venezuela, podemos llegar a conclusiones no definitivas. Primero, al nacer el negocio en tiempos de dictadura la democracia es instrumental a este último, en consecuencia, lo democrático ha sido un asunto accesorio en la historia política de nuestra nación. Segundo, al ser el Estado propietario del subsuelo la apropiación del recurso pasa por la apropiación del Estado, por lo que alrededor de estos dos van a emerger clases sociales: burguesías en tiempos de democracia representativa o nepman45 en tiempos de democracia bolivariana. Tercero, el modelo petrolero es en sí mismo confiscador de derechos fundamentales, ya que el “interés de la nación” que será el “interés del dirigente, clase, partido o casta burocracia” que la controla, estará por encima de cualquier derecho.

24De continuar el sistema político venezolano sujeto a una base material energética fósil difícilmente permitirá un experimento democrático lo más aproximado a la idea de justicia social. Como hasta ahora, será más proclive a ismos propios de modelos económicos cerrados. Nos referimos aquí a dictaduras, democracias presidencialistas, hiperliderazgos, mesianismos, autoritarismos, etc., que han estado presente a lo largo de los últimos cien años de historia política.

25Como en otras crisis que nos han antecedido seguramente de esta también saldremos fortalecidos. El asunto es avizorar y atinar la manera. No es sencillo cuando el fardo de la historia se trae a cuestas y pesa en demasía. Tampoco cuando el asunto es la síntesis de una crisis civilizatoria expresada de manera micro en un país que expresa el colapso de un modelo energético sin salida.

26Por otra parte, resulta aún más difícil si vemos que en la sustancia de la crisis hay aspectos que son históricos, estructurales y, sobre todo, culturales. Sobre todo, al carecer de un contrato social que nos convoque, pues el que nos dimos en el año 2000 ha sido usado al antojo de uno y otro de los bandos en pugna.

27En la actualidad, parte del problema es que la constitución nacional ha sido interpretada como mejor ha convenido. Los que la defendieron hasta el intento de Reforma Constitucional del año 2007 y quienes hasta ese entonces fueron sus enemigos, dieron un viraje en el año 2013 luego de la muerte de Chávez. De igual manera, quienes finalmente se plegaron a ella lograron ganar las elecciones parlamentarias del año 2015. A partir del 2018 y hasta el día de hoy, la constitución ha sido sometida al canibalismo de los polarizados.

28A pesar de lo anterior, nos atrevemos a dibujar algunas líneas de propuestas para el debate público nacional que más temprano que tarde tendrá que darse en el país, trascendiendo a quienes han secuestrado las formas de hacer política en los últimos años empantanándonos en una perversa polarización, prácticamente dejando sin opciones al país para llevarnos a una suerte de callejón sin salida.

¿Qué urge en estos momentos en el país?

29En la actualidad, se trata de determinar si la construcción democrática en países de economías extractivistas tiene la capacidad de hacer efectivos derechos fundamentales reconocidos en sus respectivos contratos sociales. Como ya lo advertimos, nuestra perspectiva es que ello es difícil pues el modelo en sí mismo es negador de derechos.

30El desarrollo de mecanismos que permitan viabilizar en el país un sistema de justicia que no solo reconozca derechos humanos en general, sino que los instrumentalice, plantea otro debate que deberá ser abordado en un futuro cercano. Nos referimos al tipo de Estado por construir en Venezuela. ¿Podrá darse cuenta en el corto o mediano plazo de un Estado postnacional, tal como lo defiende Celestino del Arenal, que vaya más allá de un Estado democrático, social, de justicia y de derecho? ¿Acaso la concreción de los derechos pendientes en este último nos permitirá trascender hacia una democracia que quiebre la razón de Estado y, de paso, a la razón del demos?

31Éstas y otras interrogantes deberán ser dilucidadas en los tiempos por venir ya que forman parte de una razón histórica: el fin del extractivismo. En efecto, muchos de los derechos fundamentales definitivamente riñen con el extractivismo y este cada vez más con la democracia, si partimos del hecho cierto arriba esbozado que la democracia en Venezuela es posterior al petróleo y a la dictadura como forma de gobierno. La condición extractivista nacional es por naturaleza autocrática constituyendo a su vez una disfunción de la propia democracia.

32En Venezuela urge construir instituciones. Instituciones que estén a la par de derechos reconocidos y pendientes por materializar. Urge también repensar la condición extractiva. La energía en cualquier parte del mundo cuesta mucho menos en nuestro país. Los referéndums consultivos deben ser activados para que el ciudadano opine en cuanto al destino de los fondos provenientes del pago de la energía, no solo la fósil sino la eléctrica, térmica, eólica e hídrica y, de ser posible, la geotérmica. El fin del extractivismo debe también significar el fin del facilismo.

33Como corolario de lo antes expuesto, el derecho reconocido se concreta en la política pública por instrumentar formando parte de las instituciones. La construcción de instituciones en las cuales se diseñen políticas públicas apuntará hacia el rediseño del Estado venezolano, el cual, aun siendo único e indivisible no es uniforme ni homogéneo. En la riqueza de la diversidad cultural y en la creación de condiciones para su concreción se encuentra el fundamento para el enriquecimiento del experimento democrático en construcción, pero, sobre todo, para la realización de la democracia como medio y no como un fin en sí mismo (Jean Luc Nancy). Para que esto último pueda tener efectos concretos, la gestión de lo público se convierte en el mecanismo de acción pública para materializar derechos a través de políticas públicas.

Sin conclusiones finales…

34Es mucho lo que nos falta por hacer. Es mucho todavía lo que tenemos que aprender y desaprender. Quien dijo que todo está perdido. Aún no es el fin de la historia ni mucho menos de nuestros cuentos.

Notes

36 Este artículo forma parte de una presentación realizada en Palma de Mallorca, Islas Baleares, España, en diciembre 2019, intitulada “Venezuela en un solo cuento”, en el marco del documental “Nuestro petróleo y otros cuentos”.

37 Ver el epílogo de este trabajo escrito desde España durante nuestra estancia investigativa en la Universidad Islas de Baleares entre octubre y diciembre 2019.

38 Martín Fernández de Enciso (1519). Suma de Geographia. Encontrado en http://www.bibliotecavirtualdeandalucia.es/catalogo/consulta/registro.cmd?i d=100034

39 Los Welser fueron una familia de banqueros alemanes quienes en 1528 recibieron del Rey Carlos I de España, a su vez Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico, la llamada Capitulación de Madrid, en la que se les arrendaba temporalmente la Provincia de Venezuela, luego Capitanía de Venezuela.

40 Sinónimo aquí de piratería.

41 Bachaqueo es la forma de reventa de productos regulados por el gobierno nacional generalmente adquiridos en el mercado negro, o de productos traídos desde el exterior (mayoritariamente de Colombia y Brasil) y revendidos en el país en moneda extranjera (pesos, reales, dólares o euros).

42 Jon Lee Anderson (Corresponsal de guerra). Diario Las Américas, 26 octubre 2015

43 Utilizo aquí le expresión del libro de Wendy Brown intitulado la Democracia en Suspenso.

44 Ver Centeno, Julio Cesar. Encontrado:
https://www.aporrea.org/actualidad/a189644.html

45 Los Nepman (los nuevos hombres de la economía política) sería el término acuñado por Vladimir Ilich Ulianov, para caracterizar a los nuevos ricos que emergieron de las políticas económicas impulsadas por el naciente Estado soviético, luego de la Revolución de Octubre en 1917.

Auteur

Politólogo y abogado por la Universidad de los Andes Venezuela, especialista en relaciones internacionales por la Universidad Central de Venezuela y tiene postgrados y doctorado en Política Internacional y del Desarrollo en el Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo (IUHEID), Université de Geneve, Suiza.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search