Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los suplementeros

 | 
Jorge Rojas Flores

6. Niño pobre y pícaro

Texte intégral

1Hacia 1900, existían varias percepciones respecto de los sectores populares más marginales. La nueva sensibilidad que había nacido en torno a la cuestión social se manifestaba en testimonios –muchas veces contradictorios entre sí– que combinaban el desprecio por la degeneración moral, un sentimiento de lástima y pesar por la miseria material, y muchas veces cierta admiración por los esfuerzos de superación que demostraban algunos sectores.

2Las fotografías de niños suplementeros que se reprodujeron en algunas publicaciones nos dan muestras de cierta simpatía o quizás de forzada aceptación –por parte de las empresas– hacia este sector que no dejaba de ser relevante para el buen negocio. El apoyo brindado a la organización de la “fiesta suplementeril” en 1895 tuvo, en parte, ese carácter. En Zig-Zag se publicaron varias imágenes que demuestran un interés similar. Una de ellas corresponde a un grupo de niños vendedores de Santiago (foto N° 9).

  • 47 Zig-Zag, N° 705, 24/agosto/1918.

Foto N° 9: Esperando la salida del Zig-Zag en Santiago, 191847.

3Otra imagen, esta vez de 1905, corresponde a un grabado realizado por el célebre artista Paul Dufresne donde se muestra el contraste entre la fiesta del carnaval en la clase alta (“con caretas”) y el que se realizaba en los sectores populares (“sin careta… y con harina”). En esta última se aprecia en primer plano a un niño suplementero (foto N° 10).

  • 48 Zig-Zag, N° 4, 12/marzo/1905.

Foto N°10: Suplementero en un grabado alusivo al carnaval, 190548.

4Todas estas fotografías tienen en común que registran la presencia de niños en la venta de periódicos sin connotar con ello una realidad reprochable. La búsqueda de describir una escena pintoresca o bien la necesidad de registrar la presencia de “alguien” digno de aparecer en una revista social nos habla de una mirada menos cargada de censura y asombro frente a estos niños. Hasta es probable que en esta actitud se expresara un interés empresarial por dejar atrás sus desconfianzas hacia el gremio de los suplementeros. Por ejemplo, El Diario Ilustrado, después del conflicto de 1902 –que veremos más adelante-, mostró un mayor acercamiento hacia los suplementeros. En 1925 insertó un dibujo donde reconocía en el canillita a un colaborador “indispensable” de la “prensa moderna” (foto N° 11).

  • 49 El Diario Ilustrado, Santiago, 19/marzo/1925.

Foto N°11: “La figura del día: El clásico ‘canillita’, indispensable colaborador de la prensa moderna, vocea en las calles nuestra segunda edición de ‘El Diario Ilustrado’, que por su excelente servicio informativo ya ha conquistado el favor del público y del comercio”, 1925.49

  • 50 No hemos podido descifrar este seudónimo. No aparece en Guillermo López, Indice de seudónimos, San (...)

5Algunos textos literarios nos revelan una mirada aún más compleja, que conjugaba una cierta sensibilidad social ante la injusticia con un sentimiento de admiración por un mundo que lograba, a pesar de toda su marginalidad, gozar de la vida. En 1901, la revista Pluma y Lápiz publicó un artículo firmado por “Zanetto y Muelas”50, titulado “Los suplementeros”. El texto cristalizaba esta sensibilidad a través de una idealización del roto. Como éste, el suplementero reunía:

  • 51 Pluma y lápiz, N°9, 27/enero/1901, págs. 10-12.

“todos los vicios, y algunas virtudes; como él hurta, y a veces mata; como él sacrifica su vida en beneficio de sus semejantes; como él se electriza y llora al oir los acordes del himno patrio; como él se agiganta, se hace héroe, al ver flamear la bandera de la estrella solitaria enfrente de los enemigos de la patria”51.

6La descripción del artículo dejaba en claro la marginalidad del niño suplementero, y a la vez su tendencia a disfrutar de la libertad y el juego. En resumen, se lo asociaba con una alegría de vivir que no lograba ser debilitada por los contratiempos.

7Su miserable vestimenta delataba su pobre extracción: “Con su caprichoso traje puede decirse que el suplementero no va vestido ni desnudo. La ancha camisa que lo envuelve suele dejar en descubierto el pecho en donde parece que una pluma china hubiese escrito indescifrables jeroglíficos”. “El despedazado calzón recogido hasta la rodilla deja al descubierto las robustas pantorrillas, y la ausencia de calzado los anchos pies ágiles como el viento”. Este aspecto externo se complementaba con una disposición anímica peculiar y ciertas prácticas sociales:

  • 52 Pluma y lápiz, N°9, 27/enero/1901, págs. 10-12.

“Si no hubiera juegos de azar inventados, los inventaría el suplementero. Desde las chapas de cara o sello hasta el monte, pasando por el billar, le son familiares”. “Siempre alegre, le encontramos con sus diarios bajo el brazo ofreciendo ‘¿qué diario?’”. “Así pasan el día los que vendieron su papel y los que no tienen ganas de trabajarlo, viéndose obligados en la noche a vender como pueden los cachos, dos o tres en un cinco, en la Plaza o a la puerta del Olimpo”. “Pero no se aflijen por acacharse, ni por nada. Riendo, jugando, burlándose del mundo entero, es la vida para ellos una continua diversión”52.

  • 53 Pluma y lápiz, N°9, 27/enero/1901, págs. 10-12.

8El tono general de la descripción acentuaba las características pintorescas y expresaba cierta idealización de la actividad. El niño suplementero no era asociado directamente con la delincuencia, como era común en algunos sectores. “Si es cierto que las cárceles encuentran entre ellos algunos pupilos, también lo es que sus corazones palpitan a impulsos de nobles sentimientos y muy especialmente del amor a la patria”53.

9Una mirada similar es la que se expresa en el texto de Eulogio Gutiérrez, publicado en 1909. Los calificativos que utiliza para describir al suplementero son benignos y cálidos: “simpático rapazuelo”, “pequeño industrial, honrado y laborioso” y “obrero del progreso”. El libro que incluye estos juicios está formado por pequeños artículos que se refieren a los “tipos chilenos” más característicos. Junto al roto, el huaso, el cateador, el fletero y el pije, por citar algunos, considera al suplementero. Así lo describe en su aspecto físico:

  • 54 Gutiérrez, Tipos chilenos, págs. 63-64.

“Sudoroso el rostro y harapiento el traje; la cabellera rebelde, desgreñada y sin peinar; la cara de niño malo en pugna manifiesta con el agua; y a todo esto el calamorro riéndose por la punta y por el taco, cuando no desnudo el pié, va el granuja gritando a voz en cuello su periódico y proclamando en alto la importancia de este o aquel suceso”54.

10Generalmente su espacio era la calle, por ser huérfano y no tener un hogar propio:

  • 55 Gutiérrez, Tipos chilenos, pág. 65.

“sin amparo ni auxilio de ninguna especie, su mísera condición inspira lástima cuando se le vé acurrucado en numeroso y compacto grupo para así comunicarse mejor el efecto del calor, ya bajo el reparo del balcón o bajo el pórtico del templo, rendido por el cansancio y saeteado por el frío allá en la larga y cruda noche de invierno”55.

  • 56 Gutiérrez, Tipos chilenos, págs. 64-65.

11A diferencia de otros textos de la época, el trabajo en la calle no es destacado por su cercanía con el vicio y el ocio. La única referencia es breve y le sirve para enfatizar el abandono: “Si entre ellos reina el vicio y no son para ellos cosa desconocida el vino y las chapitas, es porque no ha habido aún quien les indique la ruta del bien y del honor”. Lo interesante del texto es que, sin desconocer este ambiente, el autor valore el esfuerzo desplegado por estos niños y lamenta que este “heroe”, “teniendo su tradición y su leyenda en nuestra vida popular”, aún no haya “encontrado su cantor”56:

  • 57 Gutiérrez, Tipos chilenos, pág. 65.

“nadie se ha interesado como debiera por la suerte de este pequeñuelo que gana su vida tan leal y honradamente, dando ejemplo a muchos que hacen vida ociosa y holgazana, viviendo del bluff y la mentira”57.

  • 58 Sobre este aspecto, presente en el debate sobre el trabajo infantil, puede consultarse nuestro tra (...)
  • 59 Cámara de Senadores, Sesión ordinaria, 28/junio/1905, págs. 184-185.

12A raíz de un proyecto de ley, en 1905 el senador radical Juan Castellón dejó en evidencia la buena opinión que todavía existía por el trabajo infantil en las calles, como alternativa a la vagancia y la mendicidad, aunque este papel lo asegurara de mejor modo el trabajo fabril58. El proyecto en discusión (que se transformaría en ley en 1912) suponía el abandono en presencia de ciertas circunstancias. En opinión del senador, el espíritu original del proyecto era proteger a la infancia desvalida, es decir, eliminar el abuso de los adultos y la vagancia en las calles, pero no “impedir que trabajen en las calles muchachos de catorce años, que son ya hombres i que pueden hacerlo sin inconveniente alguno”. Hacerlo significaría “proteger la ociosidad de la infancia, impidiéndole que ejecute trabajos que puede perfectamente ejecutar, i que contribuyen a la moralidad i al desarrollo físico de los mismo impúberes”. Castellón se preguntaba: “¿Por qué no ha de permitirse a estos muchachos vender diarios, o bien frutas, legumbres i otros artículos?”. “Tomemos, por ejemplo, el llamado gremio de suplementeros, que, si es verdad que contribuye a corromper a muchos niños, en cambio sirve para la subsistencia de muchas familias para facilitar el espendio i la lectura de los diarios en el público”. En su opinión, sería un error destinar a esas labores a hombres y mujeres adultos, ocupados en actividades más importantes y proporcionadas a su condición física59.

  • 60 Sobre este debate volveremos más adelante. Tanto el proyecto de ley como la ley final (2675, de Pr (...)

13Castellón no defendía ni simpatizaba abiertamente con los niños suplementeros, pero no asociaba esa actividad directamente con la delincuencia, aunque reconocía sus riesgos. Finalmente fue aceptada su indicación de disminuir a ocho años el límite de edad para el caso de las penalizaciones contempladas en la ley. En otros aspectos se mantuvieron los rangos originales60.

  • 61 Zig-Zag, N°1136, 26/noviembre/1926.

Foto N°12: Suplementeros en un autobús o “góndola”, 192661

Notes

47 Zig-Zag, N° 705, 24/agosto/1918.

48 Zig-Zag, N° 4, 12/marzo/1905.

49 El Diario Ilustrado, Santiago, 19/marzo/1925.

50 No hemos podido descifrar este seudónimo. No aparece en Guillermo López, Indice de seudónimos, Santiago, 1939.

51 Pluma y lápiz, N°9, 27/enero/1901, págs. 10-12.

52 Pluma y lápiz, N°9, 27/enero/1901, págs. 10-12.

53 Pluma y lápiz, N°9, 27/enero/1901, págs. 10-12.

54 Gutiérrez, Tipos chilenos, págs. 63-64.

55 Gutiérrez, Tipos chilenos, pág. 65.

56 Gutiérrez, Tipos chilenos, págs. 64-65.

57 Gutiérrez, Tipos chilenos, pág. 65.

58 Sobre este aspecto, presente en el debate sobre el trabajo infantil, puede consultarse nuestro trabajo, Los niños cristaleros: trabajo infantil en la industria. Chile, 1880-1950, Santiago, 1996.

59 Cámara de Senadores, Sesión ordinaria, 28/junio/1905, págs. 184-185.

60 Sobre este debate volveremos más adelante. Tanto el proyecto de ley como la ley final (2675, de Protección a la Infancia Desvalida, de 2/agosto/1912, publicada el 4/sept./1912) resultaron bastante confusos e inoperantes al fijar rangos de edades muy disímiles en los distintos artículos, además de asimilar la vagancia a ciertas actividades callejeras y limitarse solo a restringir la patria potestad (dejando sin protección a los niños ilegítimos, por ejemplo). El proyecto original en Cámara de Senadores, Sesiones extraordinarias, 2/noviembre/1903, págs. 174-176.

61 Zig-Zag, N°1136, 26/noviembre/1926.

Table des illustrations

Légende Foto N° 9: Esperando la salida del Zig-Zag en Santiago, 191847.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/618/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Légende Foto N°10: Suplementero en un grabado alusivo al carnaval, 190548.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/618/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 233k
Légende Foto N°11: “La figura del día: El clásico ‘canillita’, indispensable colaborador de la prensa moderna, vocea en las calles nuestra segunda edición de ‘El Diario Ilustrado’, que por su excelente servicio informativo ya ha conquistado el favor del público y del comercio”, 1925.49
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/618/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 595k
Légende Foto N°12: Suplementeros en un autobús o “góndola”, 192661
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/618/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 164k

Acheter

Volume papier

amazon.fr