Version classiqueVersion mobile

Luchas sociales, justicia contextual y dignidad de los pueblos

 | 
Ricardo Salas

Hartos de sobrevivir: queremos vivir10

Sofía Reding Blase

Texte intégral

  • 10 Pancarta en Bogotá, durante la marcha del 21 de noviembre de 2019. Véase:https://www.eltiempo.com/b (...)

I

1Acusan, quienes tienen ya una pila de años encima, que los nacidos en este milenio hacen lo que les pega la gana, que carecen de valores comunitarios, que son incapaces de afrontar la frustración, que nada les llega al tuétano. Nada más injusto. En el centro de la geografía mexicana, cuando en 2017 nos azotó un sismo devastador, la movilización de jóvenes fue inmediata; se apresuraron a retirar los escombros para facilitar la labor de los equipos de salvamento, reunieron víveres y medicamentos para las poblaciones afectadas y, más tarde, acompañaron a las organizaciones en que se aglutinaron los damnificados.

  • 11 En el caso de México la corrupción le cuesta a la población un 9 % del PIB, según estima el Banco M (...)

2El derrumbe de edificios de reciente construcción, que se suponía ajustados a normativas muy severas, mostró la dimensión de una corrupción implacable que favorece a las actividades delincuenciales, y expresó las circunstancias de impunidad que la complementan. Es evidente que el Estado se había arrodillado ante las empresas constructoras e inmobiliarias, al expedir permisos para edificar sin ton ni son, a cambio de fuertes cantidades de dinero.11 Hasta ahora no ha habido una reacción ante esta situación de parte de los jóvenes, pues la articulación de sus demandas gira en torno a la escalada de feminicidios, la violencia contra las mujeres y niñas, así como la impunidad que alienta a los agresores a continuar con sus prácticas misóginas no sólo en la esfera familiar, sino también en el espacio público.

3Si bien no se detecta un movimiento organizado con demandas vinculadas con otros aspectos como el bajo presupuesto asignado a la educación y las escasas salidas laborales que dibujan un escenario desolador de inestabilidad y precarización del trabajo, el reclamo de las mujeres que gritan “nos están matando”, es aplicable a lo que ocurre en otras latitudes de Nuestra América.

4En Colombia, por ejemplo, desde el pasado 21 de noviembre en que arrancó el Paro Nacional, se han visto movilizaciones multitudinarias, muchas de ellas reprimidas por los Escuadrones Móviles Antidisturbios de la Policía Nacional (ESMAD); y que cierran filas para protestar por las reformas pensionales y laborales del Ejecutivo. Dichas reformas, conocidas como “el Paquetazo” y similares a las que impuso el FMI a Ecuador, incluyen la pretensión de reducir los sueldos a los jóvenes y a las personas entre 52 y 65 años. El paquete de reformas es un golpe contundente contra amplios sectores de la población tácitamente señalados enemigos del modo de producción imperante: el neocapitalismo que ha declarado una guerra contra quienes son víctimas de su edad.

  • 12 Fuente electrónica: https://www.valoraanalitik.com/2019/12/04/aumenta-desaprobacion-del-gobierno-du (...)
  • 13 Me refiero al movimiento que lidera Álvaro Uribe Vélez, cuyo mandato presidencial corrió de 2002 a  (...)

5Como en el caso del estallido social chileno, la rebelión ha expresado su hartazgo con sonoros cacerolazos y castigada a golpe de cartuchos de goma y proyectiles lacrimógenos, lanzados directamente contra las personas en contravención a los manuales de los propios cuerpos policíacos. El control de la multitud, tan organizada como furiosa ante las medidas de austeridad y la corrupción endémica, carece de visión política. Tanto así, que el desempeño del presidente Iván Duque, es cada vez peor evaluado.12 Como paladín de quienes se negaron a refrendar el acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC, impulsado por el entonces presidente Juan Manuel Santos y que le mereció el Nobel de la Paz, Duque es acusado de ser un títere de los sectores más conservadores del uribismo,13 por haber hecho trizas la esperanza de vivir en paz.

  • 14 Según el Instituto de Estudios Para el Desarrollo y la Paz, durante el gobierno de Duque han sido a (...)
  • 15 Fuente electrónica:
    https://www.defensoria.gov.co/es/nube/enlosmedios/2725/As%C3%AD-est%C3%A1n-dist (...)

6El desplome de la imagen que tienen los colombianos tanto del presidente como de su gabinete, también se explica por los resultados escandalosamente desastrosos de grandes proyectos, como el caso de Hidroituango, que represó y casi acabó con el río Cauca en Antioquia, así como otros más relacionados con prácticas extractivistas y agroindustriales. Además de la contaminación medioambiental que han ocasionado, son el origen de una dolorosamente larga lista de ambientalistas, activistas y líderes sociales asesinados –muchos de ellos jóvenes indígenas–14 que se suman a la tan escalofriante como indignante cifra de víctimas de la violencia. Se añade al panorama político la presencia de bandas criminales o BACRIM, que derivaron de la desmovilización de los grupos paramilitares y que, vinculadas con el tráfico de estupefacientes, operan en 27 de los 32 departamentos de Colombia, nutriendo sus filas mediante el reclutamiento forzado de menores y jóvenes.15

7Las circunstancias anteriores obligan a pensarlas críticamente, pues implican continuidades con sistemas opresivos y agendas represivas que no sólo siguen vigentes, sino que son transnacionales, es decir que se han vuelto planetarios: en puntos tan distantes como Hong Kong o Francia, la rebelión y la represión contra jóvenes, trabajadores y jubilados, marcan la pauta de un malestar generalizado que acusa el sufrimiento que ocasionan las medidas neoliberales contra una multitud que, simple y llanamente, sale sobrando de los cálculos empresariales o, en el mejor de los casos, sólo es apta para consumir planes de telefonía celular, es decir, “tiempo aire”.

II

8En esta nueva fase del capitalismo, los contestatarios son convertidos en mercancía indeseable y, por tanto, se les desecha. El targeting, estrategia de mercadotecnia que busca visionar y etiquetar a los potenciales consumidores, es también una noción que llevó a los sociólogos a comprenderla como analogía de la criminalización, es decir, de la construcción simbólica de un enemigo. En este sentido, la multitud es calificada de hostil, lo cual la hace blanco de la represión.

9En la reiterada narrativa de los represores, el contestatario es etiquetado, entre otros, como vándalo que ocasiona caos e inestabilidad, y, por tanto, se le puede tratar a las patadas, reventándole ojos y costillas: la multitud se insonoriza con el argumento de que detrás de ella, hay un “enemigo” de una maldad ilimitada. El presidente Duque, en Colombia, asegura que el enemigo es el presidente de Venezuela, mientras que policías colombianos vestidos de civil, propagan el pánico haciéndose pasar por vándalos y amenazando con introducirse a los hogares para causar destrozos. Ello, paradójicamente, se justifica desde la derecha y extrema derecha, como medidas para garantizar la seguridad, en defensa de la democracia y de las instituciones del país.

10De cara a la acusación lanzada y el castigo a la protesta social, se requiere de una defensa. A quienes protestan se les imputa la falta de serenidad, lo cual hace recordar la crítica de Marx al capitalismo, que para innovar debe destruir ( “todo lo sólido se desvanece en el aire”) y en ese contexto de caos, los seres humanos son “forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas”.

11La actual insistencia en la serenidad, como característica de quien vive el mantra de “el aquí y el ahora” proclamado desde el coaching represor, contrasta con la agitación, un estado que los médicos catalogan como resultado de la tensión o estrés. Ahora bien, ¿a qué se debe el desasosiego?, ¿qué factores provocan la agitación que se acusa a la protesta social? En primer lugar, hay que señalar que la fase contemporánea del capitalismo exige legitimar su carácter rentista y extractivista. Eso se consigue expropiando para sí las cualidades adjudicadas a la juventud, lo que lleva a deshacerse materialmente de ella: innovación, creatividad, empuje, arrojo y ambición.

  • 16 Fuente electrónica: https://www.oxfamamerica.org/explore/stories/richest-1-percent-captured-82-perc (...)
  • 17 Fuente electrónica: https://www.businessinsider.es/nueve-datos-que-muestran-como-aumenta-desigualda (...)

12Con este ideario, los ricos del mundo se han embolsado el 82 % de la riqueza mundial, dejando en la precariedad absoluta a la mitad de la población mundial: 3,7 billones de personas. La amenaza ciertamente se cierne sobre esos magnates, a quienes el alzamiento de los pobres debe parecerles lo que la Primera Dama chilena catalogó de “invasión alienígena”. Por cierto, destaquemos el llamativo dato de que, de cada 10 multimillonarios, hay 9 varones y 1 dama.16 Esto significa que la desigualdad de género sube hasta las más altas esferas del poder económico, como pesimista señal de que, en la base de la pirámide, la situación de las mujeres es francamente devastadora. Otro dato que no puede pasar desapercibido, es que esos superricos ocultan en paraísos fiscales por lo menos 7,6 billones de dólares a las autoridades, evadiendo cerca de 200,000 millones de dólares en impuestos.17

  • 18 Propuesta de Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI. Fuente electrónica:
    https://blogs.imf (...)

13La situación ha llegado a un punto tan crítico, que al interior del FMI se cocina la propuesta de hacer que los ricos paguen más impuestos para reducir la desigualdad, así como se insiste en focalizar el gasto social con perspectiva de género (gender budgeting).18 La alerta, no obstante, llega con mucho atraso y todavía falta poner acento en aquello que sostiene al neocapitalismo, tanto en su faceta económica que encarna en ajustes estructurales de corte neoliberal, como en su carácter conservador que torna más profunda la desigualdad social, al tiempo que se sostiene en pautas discriminatorias que barbarizan la cultura y el pensamiento vigentes. Una economía neoliberal sostenida por una cultura de la discriminación que, de manera esquizofrénica, enarbola al mismo tiempo los ideales de democracia y libertad individual que, en sí mismos son loables, pero que también han sido manipulados para justificar un mundo en el que el emprendedurismo se presenta como democratización de la vida empresarial, cuando se sabe que quien emprende tiene más éxitos si lo hace acompañado de cierto capital cultural y simbólico.

14El hecho de que varios sillones presidenciales sean ocupados por empresarios, nos da la nota en cuanto a los rasgos que adquiere la globalización del capital, ya desterritorializado y desnacionalizado, y que les ha permitido poner a la venta nuestros países, sin asumir riesgo alguno y atracando sin empacho los bolsillos de los contribuyentes a través de pesadas cargas fiscales, muchas veces para el rescate financiero de proyectos malogrados, cuya licitación, además, ha sido irregular. Mientras se persigue al pequeño empresario y contribuyente, la élite evade impuestos, se le permite la fuga de capitales y se justifica su desconfianza en el porvenir económico de los países, sin admitir nunca que son la causa, como diría una poetisa, de lo mismo que acusan.

  • 19 James Petras. Imperialismo y barbarie global. El lenguaje imperial, los intelectuales y las estupid (...)
  • 20 Audio filtrado de Cecilia Morel, esposa del presidente chileno, a una amiga.

15Por lo anterior es comprensible sumarse a lo que James Petras opina sobre la globalización, en el sentido de que es el nuevo rostro del imperialismo, pues los flujos de capital se sitúan “en un escenario de poder desigual entre Estados, clases y mercados en conflicto”. De hecho, explica que hay tal desigualdad entre los Estados dominantes, de trabajadores y agroexportadores – Norteamérica, Europa occidental y Japón– y los otros, de desempleados y campesinos, que no se puede más que exclamar que la globalización es a la vez un fenómeno imperial y de clase.19 Y, sin embargo, la multitud sale a la calle a protestar contra quienes devastan territorios en Chile como en Colombia, y lo hace ya sin miedo, condenando el despojo y dando por cierto lo que reza un refrán del oriente venezolano: “Quien en lo ajeno siembra, hasta la semilla pierde”. Después de todo, es a eso a lo que tienen miedo los privilegiados; un temor expresado en el “Vamos a tener que disminuir nuestros privilegios y compartir con los demás”, sin que quede claro de qué otros se hablan,20 pero poniendo contra las cuerdas a quienes detentan el poder.

III

  • 21 Fuente electrónica:
    https://www.cels.org.ar/web/wp-content/uploads/2016/12/Letalidad-encubierta.pdf

16Los disparos lanzados a los ojos de los manifestantes, en Chile como en Colombia, pero también en Hong Kong, Cachemira, Cisjordania, Francia y Venezuela, han sido deliberadamente efectuados por policías antidisturbios para desalentar la protesta, deslegitimarla y desactivarla. La represión va más allá del daño que ocasionan las armas “no letales” (proyectiles de energía cinética, agentes químicos, granadas de aturdimiento, dispositivos acústicos, camiones hidrantes).21 La función intimidatoria e inafrontable de los trajes que arropan los cuerpos de los policías antidisturbios, muestra que las fuerzas de seguridad del Estado deben ser percibidas como imperativamente crueles: se trata de justificar una protección necesaria ante quienes se manifiestan en el espacio público y que no deja lugar a dudas respecto de su peligrosidad. La imagen del enemigo es captada no únicamente a través del sujeto catalogado como hostil, sino en razón de la respuesta ostensiva: el uniforme se percibe como obligatoria consecuencia ante la protesta social y el disturbio que ocasiona, aunque la amenaza de las cucharas que golpean cacerolas, sea a todas luces nula.

  • 22 En Foucault, nos dice Biset, la biopolítica designa la politización de la vida de la población y la (...)

17La tecnología de guerra evidencia la tanatopolítica22 que ponen en práctica los Estados latinoamericanos: por un lado, se afirma la crecida de la producción y los éxitos en el mercado, y por el otro se niega la existencia a los sectores insignificantes para el cálculo del PIB. A esos que no son “útiles” y que salen sobrando, hay que exterminarlos porque no son dignos, es decir que no merecen vivir. Así las cosas, se desafilia a quien protesta.

  • 23 Fuente electrónica: https://aristeguinoticias.com/2811/mundo/manifestantes-enemigo-poderoso-e-impla (...)

18Rotos los vínculos, es posible la extirpación de la amenaza, legitimada por mostrarse como un tumor o infección que pone en riesgo al cuerpo social. Hay, por tanto, una visión doble: una suerte de diplopía, para seguir con las metáforas médicas, que llevó a la afirmación de que el enfrentamiento entre cacerolas de aluminio y policarbonato de alta resistencia, se debe a la presencia de un “enemigo poderoso e implacable”, como afirmó el presidente chileno Sebastián Piñera.23

  • 24 Adolfo Sánchez Vázquez, Filosofía de la praxis, México, Siglo XXI, 2003, p. 452.

19Para ir más lejos, hay que escuchar a Sánchez Vázquez: “La violencia persigue doblegar la conciencia, obtener su reconocimiento, y la acción que se ejerce sobre el cuerpo apunta por esta razón a ella. No interesa la alteración o destrucción del cuerpo como tal, sino como cuerpo de un ser consciente, afectado en su conciencia por la acción violenta de la que es objeto. Así, pues, la violencia que se ejerce sobre su cuerpo no se detiene en él, sino en su conciencia; su verdadero objeto no es el hombre como ser natural, físico, como mero ser corpóreo, sino como ser humano y consciente”.24

20La crueldad de la que hacen gala los cuerpos represivos queda fuera de los requisitos básicos de la razón y de lo virtuoso; al mismo tiempo contrasta con la dignidad. Entre otros elementos, puede señalarse como origen de tal contraste el innegable hecho de que la cultura hegemónica que domina en América Latina, lleva como marca de nacimiento su pasado colonial. Así pues, hay una cultura “aristocratizante” promovida y entendida como imperativo para alcanzar el éxito en los mercados internacionales.

  • 25 Marcos Kaplan, El Estado latinoamericano, México, UNAM, 1996, p. 156.

21En gran medida, como aseguraba Marcos Kaplan, los fenómenos y procesos de la dependencia cultural tienen sus propios mecanismos y agentes de producción y funcionamiento. Entre éstos destaca: 1) la transferencia tecnológica; 2) los patrones de vida y consumo; 3) las iglesias y sectas religiosas; 4) los medios de información y de comunicación de masas; y, 5) la asistencia técnica de organismos nacionales de grandes potencias o de organismos internacionales, especialmente en materia de educación, de investigación científica y de innovación tecnológica. Frente a ello, Kaplan propuso un modelo democrático en el cual la sociedad se reconstruye y se funda en el consenso, sin coacciones externas: “desde abajo hacia arriba y a la inversa, entre todos los habitantes, en todos sus aspectos, papeles y funciones (productores, consumidores, ciudadanos, gozadores del mundo y de la vida), en todas las esferas de la existencia. Ello se da a partir y a través de una gama de formas de participación, de democracia representativa y de democracia directa, que pueden contribuir a reducir o superar la contradicción entre la tendencia a la concentración del poder en grandes aparatos y el impulso participativo y democratizante”.25

  • 26 Luis Villoro. Estado plural. Pluralidad de culturas, México, Paidós/ UNAM, 1998, p. 29.

22En nuestros países, territorios y regiones, es preciso darle solidez a la participación de los diversos perfiles etnoculturales para acabar con el carácter colonial de esa criticada cultura “aristocratizante” o criolla. En Latinoamérica, los Estados no se construyeron de manera que fueran el resultado del libre diálogo y del libre acuerdo porque, según Villoro, “el Estado-Nación nace de la imposición de los intereses de un grupo sobre los múltiples pueblos y asociaciones que coexisten en un territorio. El tránsito al Estado-Nación consolida también un dominio político”.26

  • 27 Alicia Castellanos. “Nación y racismos”. En: Alicia Castellanos y J. M. Sandoval (coords.), Nación, (...)
  • 28 Esteban Krotz. “Creación cultural de raíces profundas en América Latina y el Caribe: representacion (...)

23En ese mismo sentido apunta Castellanos que la nación se concibe incluyendo, pero a condición de renunciar los grupos a sus particularidades, “o excluyendo y separando a los Otros, en cuyo caso se preservan las diferencias pero en situación de desigualdad o de una permanente negociación y conflicto con los estados nacionales”.27 Para una aproximación a la situación cultural de América Latina, opina Krotz, es necesario detectar el papel que juega la tradición, que generalmente es vista con simpatía y a la que se concede una atractividad pintoresca o romántica. Sin embargo, pocas veces es comprendida en sus propios términos: la capacidad de poder satisfacer necesidades materiales o espirituales reales. Parecería entonces que no es apta la tradición para competir con éxito en el mundo moderno por lo que debe de eliminarse cuanto antes para el bien de todos.28 Varias políticas multiculturalistas tienen ese talante: se aloja en el cuerpo social aquello que, si bien es “extranjero”, aparece como inocuo, productivo e, incluso, divertido. La convivencia es, en estos casos, una simulación y hasta una farsa.

24Lo anterior también contribuye a normalizar tanto la afiliación como la exclusión; especialmente cuando los excluidos son tachados de insensatos por no acoplarse al modelo dominante y a los que no se debería tolerar. Más temprano que tarde, la intolerancia política se transforma en fanatismo:

  • 29 Isidro H. Cisneros, Formas modernas de la intolerancia. De la discriminación al genocidio, México, (...)

El fanático no admite más verdad que la suya, por lo cual renuncia a la comunicación y a la convivencia con quien un ser diferente. Para él, cancelar la existencia de la diversidad parece ser el único camino viable para enfrentar el conflicto entre grupos. Cuando las prácticas políticas encuentran su sustento en la intolerancia, se convierten en una prolongación de los métodos de guerra […]”.29

  • 30 El campo de concentración “Tejas Verdes” estaba ubicado en la región de Valparaíso, y era parte de (...)

25En este contexto, podemos entender que del campamento de Tejas Verdes en Chile a Campo Delta en Guantánamo –lugares del horror– no parezca que las cosas hayan cambiado, pues la conciencia del valor de la condición humana ha sido opacada.30

  • 31 Arjun Appadurai, El rechazo de las minorías. Ensayo sobre la geografía de la furia, Barcelona, Tusq (...)
  • 32 Ibíd., p. 22.

26El odio al otro, al que es distinto, se ha expresado de modo cruel, sobre todo en estos los últimos meses. Parece que el reloj marca la hora de la barbarie y ésta no es sólo sustantivo, sino adjetivo. Es una modernidad bárbara la que ha llevado a la furia a multitudes. Como escribió el antropólogo indio Arjun Appadurai, la violencia que se suscitó en el mundo con posterioridad a la caída del Muro de Berlín, ha puesto al descubierto “patologías severas en las ideologías consagradas a lo nacional”.31 A una de ellas, le denominará « angustia de lo incompleto ».32 Otros contextos identitarios son tenidos como una amenaza a la plenitud y de ahí que surjan lo que Appadurai ha denominado « identidades predatorias »:

  • 33 Ibíd., pp. 69-70.

Defino como predatorias aquellas identidades cuyas construcción social y movilización requieren la extinción de otras categorías sociales próximas, definidas como una amenaza para la existencia misma de determinado grupo definido como « nosotros ». Las identidades predatorias surgen, periódicamente, de pares de identidades, a veces de conjuntos de más de dos, que poseen una larga historia de estrecho contacto, mezcla y cierto grado de formación de estereotipos mutuos. La violencia ocasional puede formar parte, o no, de esa historia, pero siempre se halla cierto grado de identificaci6n por contraste. Una de las identidades de esos pares o conjuntos a menudo se vuelve predatoria al movilizarse y concebirse a sí misma como una mayoría amenazada. Este tipo de movilización es el paso clave para la transformación de una identidad social benigna en predatoria”.33

27Así, me permito concluir que, si dejamos que sigan cometiéndose barbaridades, no nos quedará más remedio que anunciar tiempos de mediocres, pero no de héroes. Y la multitud que abarrota calles en diversos puntos del planeta, nos muestra que no hay heroicidad solitaria y trágica, sino la necesidad de un proyecto común, de una convivencia intercultural, que no puede construirse sin solidaridad. Para eso es necesaria una ética de y para la interculturalidad, en términos no sólo intrageneracionales – con nuestros contemporáneos– sino también intergeneracionales, asumiendo un compromiso ético, con coraje, con valentía y con un profundo sentido humanista.

Notes

10 Pancarta en Bogotá, durante la marcha del 21 de noviembre de 2019. Véase:https://www.eltiempo.com/bogota/las-frases-de-las-pancartas-que-deja-el-paro-21n-436056

11 En el caso de México la corrupción le cuesta a la población un 9 % del PIB, según estima el Banco Mundial. Fuente electrónica:https://www2.deloitte.com/mx/es/pages/dnoticias/articles/asi-se-mide-corrupcion-mexico.html

12 Fuente electrónica: https://www.valoraanalitik.com/2019/12/04/aumenta-desaprobacion-del-gobierno-duque-y-porcentaje-de-colombianos-que-creen-que-la-situacion-empeora-gallup/

13 Me refiero al movimiento que lidera Álvaro Uribe Vélez, cuyo mandato presidencial corrió de 2002 a 2010.

14 Según el Instituto de Estudios Para el Desarrollo y la Paz, durante el gobierno de Duque han sido asesinados 347 líderes sociales, 234 de ellos en lo corrido del 2019. Fuente electrónica: https://eln-voces.net/detener-el-sistematico-asesinato-de-los-lideres-sociales/
Apenas estrenado el 2020, la primera víctima ha sido una mujer del Putumayo, en la región amazónica. Fuente electrónica:
https://www.lahaine.org/mm_ss_mundo.php/asesinan-a-lideresa-social-en

15 Fuente electrónica:
https://www.defensoria.gov.co/es/nube/enlosmedios/2725/As%C3%AD-est%C3%A1n-distribu%C3%ADdas-las-Bacrim-en-Colombia.htm

16 Fuente electrónica: https://www.oxfamamerica.org/explore/stories/richest-1-percent-captured-82-percent-of-wealth-created-last-year-while-poorest-half-of-the-world-got-nothing-1/

17 Fuente electrónica: https://www.businessinsider.es/nueve-datos-que-muestran-como-aumenta-desigualdad-mundo-187742

18 Propuesta de Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI. Fuente electrónica:
https://blogs.imf.org/2020/01/07/reduce-inequality-to-create-opportunity/

19 James Petras. Imperialismo y barbarie global. El lenguaje imperial, los intelectuales y las estupideces globales. Bogotá, Pensamiento Crítico, 2001, pp. 15 y 23.

20 Audio filtrado de Cecilia Morel, esposa del presidente chileno, a una amiga.

21 Fuente electrónica:
https://www.cels.org.ar/web/wp-content/uploads/2016/12/Letalidad-encubierta.pdf

22 En Foucault, nos dice Biset, la biopolítica designa la politización de la vida de la población y la aborda desde la medicina, la economía, la guerra y la soberanía. En cuanto a la tanatopolítica, en especial en el pensamiento de Giorgio Agamben, ésta refiere a la vida expuesta a la muerte como elemento político originario. “La tanatopolítica nombra una práctica del biopoder según la cual la incrementación de la vida tiene como contracara una práctica de la muerte” (p. 250), en especial en el campo de exterminio. Este vínculo entre biopolítica y tanatopolítica, lleva a la formulación, en Achille Mbembe, del término de necropolítica, en que el derecho de matar que tiene el Estado y que no está sometido a ninguna regla en las colonias donde habitan salvajes (p. 252). Biset, Emmanuel, “Tanatopolítica”, Nombres (Córdoba), núm. 26, noviembre 2012, pp. 245-274.
Disponible en:
https://revistas.unc.edu.ar/index.php/NOMBRES/article/view/4764/4562

23 Fuente electrónica: https://aristeguinoticias.com/2811/mundo/manifestantes-enemigo-poderoso-e-implacable-pinera/

24 Adolfo Sánchez Vázquez, Filosofía de la praxis, México, Siglo XXI, 2003, p. 452.

25 Marcos Kaplan, El Estado latinoamericano, México, UNAM, 1996, p. 156.

26 Luis Villoro. Estado plural. Pluralidad de culturas, México, Paidós/ UNAM, 1998, p. 29.

27 Alicia Castellanos. “Nación y racismos”. En: Alicia Castellanos y J. M. Sandoval (coords.), Nación, racismo e identidad, México, Nuestro Tiempo, 1998, p. 15.

28 Esteban Krotz. “Creación cultural de raíces profundas en América Latina y el Caribe: representaciones y perspectivas”, en: Actas del Primer Congreso Internacional de Filosofía Latinoamericana, (20 al 24 de mayo de 1990), Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 1992, p. 137.

29 Isidro H. Cisneros, Formas modernas de la intolerancia. De la discriminación al genocidio, México, Océano, 2004, p. 45.

30 El campo de concentración “Tejas Verdes” estaba ubicado en la región de Valparaíso, y era parte de la infraestructura de represión del Ejército. Fue uno de los más paradigmáticos centros de tortura, relacionado directamente con la formación y centro de operaciones de la Dirección de Inteligencia Nacional, desde 1973. En este recinto de tortura también se entrenaba a agentes de los diferentes servicios de inteligencia en métodos de tortura y represión. Entre los “profesores” se encontraba Cristian Labbé, alcalde de Providencia desde 1996 y hasta 2012, condenado en 2019 por torturas contra un prisionero capturado en la Operación Peineta y la desaparición de 13 personas.
Fuente electrónica:
https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2019/10/02/condenan-al-exalcalde-de-providencia-cristian-labbe-por-torturas-en-panguipulli/

31 Arjun Appadurai, El rechazo de las minorías. Ensayo sobre la geografía de la furia, Barcelona, Tusquets, 2007, p. 13.

32 Ibíd., p. 22.

33 Ibíd., pp. 69-70.

Auteur

Antropóloga y latinoamericanista mexicana, profesora e investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México. Sus líneas de investigación son multiculturalismo y antropofagia y la construcción simbólica del enemigo.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search