Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los suplementeros

 | 
Jorge Rojas Flores

3. Los primeros conflictos: La huelga de 1888

Texte intégral

1Un temprano indicio de la presencia de niños suplementeros y de su capacidad reivindicativa se nos presenta, casi al pasar, en la prensa de la época. La visión que esta nos entrega queda bastante permeada por el conflicto existente entre El Mercurio y su oponente ideológico El Heraldo, de tendencia radical, ambos de Valparaíso.

2El hecho fue descrito así en la edición del 31 de julio de El Mercurio:

  • 19 El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/1888, pág. 2.

“Una huelga de chiquillos.-Los vendedores de diarios se presentaron ayer desde temprano frente a nuestra imprenta en actitud hostil, porque estaban decididos a declararse en huelga, si puede llamarse huelga el negarse a comprar el Mercurio como acostumbran, para salir a callejearlo y ganarse un centavo por cada número”.
“Este resultado lo estábamos esperando, no porque faltasen vendedores, pues al contrario los hai de sobra, como lo comprenderá cualquiera, viéndose obligados a desecharlos diariamente, sino porque sabíamos que ciertos individuos que especulan con los muchachos habilitándolos de dinero, se empeñaban en formar la huelga con la ridícula pretensión de que les vendiese el Mercurio por tres centavos en vez de los cuatro que hoy les cuesta”.
“Varias veces habían intentado ya dar el grito subversivo, pero se habían contenido por temor de fracasar o porque los azuzadores no habían podido ejercer presión sobre todos los muchachos. Ayer lo consiguieron al fin, valiéndose para ello de la presión, pues emplearon la amenaza con todos aquellos que se resistían”.
“Nosotros, como lo hicimos en la huelga de cajistas, sin dar importancia ninguna al hecho, los dejamos ir y empezamos a despachar a nuestros repartidores con números de mas para que pudiesen vender de paso. Pero no pasó mucho tiempo sin recibir la noticia de que los repartidores eran apedreados por las calles y plazas, viéndonos obligados a pedir por teléfono el auxilio de la policía, que en el acto nos prestó mandando algunos comisionados en persecución de los agresores, quienes fueron a refujiarse a la calle de San Agustín, frente a la oficina del Heraldo”.
“Sin embargo, ya habían sido apedreados varios repartidores, sacando uno de ellos algunas contusiones en la espalda y quedando otro con un brazo medio dislocado”.
“A pesar de todo esto, los huelguistas que no se conformaban con el centavo de ganancia por cada número del Mercurio, empezaron luego a desbandarse de su cuartel jeneral y a llegar a nuestra imprenta a comprar diarios y protestando de su inocencia y de las amenazas con que los habían obligado a entrar a la huelga”.
“De manera que la huelga no alcanzó a durar ni un día, porque ayer mismo salieron mas de veinte muchachos a vender Mercurio, y habrían salido muchos más si no los hubiéramos despedido a causa de haber sido designados como los principales de los bullangueros”.
“Este es, pues, el fruto que ha dado la obra de los promotores y azuzadores de la huelga: que han causado un grave daño a esos pobres muchachos, o mas bien, a las familias que vivían de sus recursos”.
“Es verdad que tienen otros diarios; pero ¡por qué lloran a lágrima viva cuando no se les venden Mercurios!”.19

  • 20 El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/1888, pág. 2.

3En el relato que hemos transcrito puede notarse el tono airado y ambiguo de la respuesta empresarial. Aunque consideraba la huelga como una maniobra preparada de antemano y provocada por azuzadores, finalmente la empresa no libró de responsabilidad a los propios muchachos, especialmente aquellos más “bullangueros”. Además de culpar a los intermediarios, el diario calificó ácidamente la reacción que tuvo frente al hecho El Heraldo. A diferencia de Tribuna, La Unión y La Libertad Electoral, el periódico de tendencia radical le dio mayor cobertura al hecho y, sobre todo, no ocultó sus simpatías con el movimiento, lo que desató las iras de El Mercurio. En su opinión, no era primera vez que este diario manifestaba “su gozo por las huelgas”. Ya lo había hecho con la huelga de tipógrafos20.

  • 21 El Heraldo, Valparaíso, 31/julio/1888. También transcrito en El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/188 (...)
  • 22 El Mercurio, Valparaíso, 1°/agosto/1888, pág. 2

4De hecho, fue ante las puertas de El Heraldo que unos cuarenta vendedores plantearon sus demandas, al mediodía del 30 de julio. La noticia fue presentada en forma de crónica que incluía el diálogo con los pequeños. Según el texto, los manifestantes habían prometido “correr en la calle a cuantos se presenten a vender ejemplares del colega al precio que ha fijado su editor”21. Incluso acordaron publicar un aviso en las páginas de El Heraldo. Con ironía, y en referencia a la actitud de ese diario, El Mercurio mencionó la existencia de este aviso “que de tan buena gana admitió de los niños”. El énfasis en la palabra “niños” remarcaba la idea de que detrás de todo este movimiento había una clara manipulación. Según El Heraldo, el aviso había sido pagado por los niños y con firma responsable22. El texto decía:

  • 23 El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/1888, pág. 2

Al público
“Declaramos que no compraremos el Mercurio porque nos piden cuatro centavos en vez de tres que ha dado órden el señor Agustín Edwards.”
“Ese mayor precio se lo agarran otras personas.- Los niños suplementeros23

  • 24 El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/1888, pág. 2

5Ante la referencia que se hizo respecto al centavo que se “agarraban” otras personas, El Mercurio se vió obligado a responder. “Solo diremos que ese centavo se lo agarraba antes un negociante de diarios, mientras que ahora queda en la imprenta y los muchachos no compran hoy el Mercurio de segunda mano sino en la misma oficina del diario y ganándose el mismo centavo que se han ganado siempre, lo cual les produce una utilidad nada despreciable para un muchacho y aun para un hombre”24.

  • 25 El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/1888, pág. 2

6Aunque la movilización no tuvo gran efectividad en sus objetivos inmediatos, los inconvenientes que provocó no fueron menores. El diario encargó que en dos agencias centrales se dispusiera la venta directa al público. Y, no obstante su insistencia en la disponibilidad de vendedores, no dejó de hacer llamados a que se sumaran personas a esta actividad. “Mujeres y hombres pueden comprar el Mercurio a cuatro centavos con la seguridad de hacer su negocio sin riesgo ninguno, pues se les devuelven lo que no hayan vendido, como se hace con los muchachos”25.

7En 1888, las empresas periodísticas de Valparaíso (y probablemente también de Santiago) ya utilizaban una estrategia de comercialización combinada, que integraba tanto la suscripción a domicilio como la venta callejera. Quizás la limitada expansión de esta última forma de venta permitió a la empresa, por entonces, resistir con más facilidad los efectos del movimiento de los vendedores.

  • 26 La Lei, Santiago, 18/noviembre/1896.

8En 1896, La Lei circulaba a través de suscripciones, la venta callejera por medio de suplementeros y en locales preestablecidos. En Santiago se había asentado un sistema de distribución, que tenía al “Negro Cañas” (jefe de cuadrilla) como cabeza principal. En Valparaíso, donde comenzaba a llegar La Lei, la situación era todavía inestable. No se logró que los suplementeros se llevaran suficientes ejemplares, no obstante la buena acogida del público. Según el diario de filiación radical, detrás de esto estaba la intención de elevar el precio artificialmente. “Por desgracia, la forma en que se halla aquí establecido el gremio de los suplementeros constituidos en verdadero monopolio, no ha dejado hasta ahora campo abierto a los buenos deseos de La Lei, restrinjiendo su circulación para obtener mayor ganancia con el alza del precio de venta de los periódicos”. En vez del precio normal de 5 centavos, se vendía a cincuenta, o incluso a un peso, “aprovechando la escasez”. “Inútil era exijirles que compraran mayor cantidad, en vista de los pedidos del público, porque amenazaban con declararse en huelga”. Algo similar estaba sucediendo con La Nueva República. En vista de esta circunstancia, La Lei tomó la decisión de vender directamente al público los ejemplares, al valor de cinco centavos26.

  • 27 Ver al respecto La Nueva República y La Lei, ambos de Santiago, desde fines de octubre y durante g (...)

9No solo el precio de venta al público afectó la relación entre las empresas periodísticas y los suplementeros. El contenido de las noticias, al aumentar o disminuir las ventas, también fue un tema conflictivo. El surgimiento de las noticias policiales, como principal atractivo para el aumento del tiraje, provocaba críticas sobre su moralidad. En general fue la prensa católica la que lideró esta cruzada. En noviembre de 1896 se produjo una protesta por esta razón, frente a las oficinas de El Porvenir. En el “mitin suplementeril” se hicieron llamados a no comprar el diario, debido a que éste había iniciado una campaña contra los reportajes iniciados por La Nueva República y seguidos por el resto, a raíz del bullado asesinato de Sara Bell, a manos de un “futre”, Luis Matte Pérez27. Solo esa noticia había elevado la venta de diarios, bastante deprimida hasta entonces. Como efecto de la campaña, la noticia comenzó a desaparecer, generando la ira de los suplementeros. En este conflicto en particular, un grabado de la época muestra claramente la participación de niños y jóvenes (foto N° 5).

  • 28 El Jeneral Pililo, N°109, 21/novembre/1896

Foto N°5 : Grabado que representa a un grupo de suplementeros protestando frente a las oficinas de El Porvenir, 1896. A la derecha, una fogata con enjemplares del diario28.

Notes

19 El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/1888, pág. 2.

20 El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/1888, pág. 2.

21 El Heraldo, Valparaíso, 31/julio/1888. También transcrito en El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/1888, pág. 2

22 El Mercurio, Valparaíso, 1°/agosto/1888, pág. 2

23 El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/1888, pág. 2

24 El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/1888, pág. 2

25 El Mercurio, Valparaíso, 31/julio/1888, pág. 2

26 La Lei, Santiago, 18/noviembre/1896.

27 Ver al respecto La Nueva República y La Lei, ambos de Santiago, desde fines de octubre y durante gran parte de noviembre de 1896. El Porvenir no se encuentra en la Biblioteca Nacional, aunque es mencionado por la prensa citada. Sobre la protesta, ver El Jeneral Pililo, N°109, 21/noviembre/1896.

28 El Jeneral Pililo, N°109, 21/novembre/1896

Table des illustrations

Légende Foto N°5 : Grabado que representa a un grupo de suplementeros protestando frente a las oficinas de El Porvenir, 1896. A la derecha, una fogata con enjemplares del diario28.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/615/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 356k

Acheter

Volume papier

amazon.fr