Version classiqueVersion mobile

Luchas sociales, justicia contextual y dignidad de los pueblos

 | 
Ricardo Salas

¿Democracias revolucionarias en América Latina?

Ana Luisa Guerrero

Texte intégral

1Para este libro sobre las luchas sociales en América Latina y del por qué se movilizan las personas y los pueblos indígenas, trataré de responder a tan amplias interrogantes que representan un verdadero reto político y filosófico dado la complejidad local y particular de cada pueblo y de cada país. Sin embargo, haré el intento de cuestionar y abrir el debate que nos permita la reflexión conjunta en torno a este tema en los casos de Chile y México.

2Abelardo Villegas, filósofo mexicano, en algún momento explicó (Democracia y derechos humanos, 1994, 21) que los cambios históricos pueden ser revolucionarios o, bien, democráticos. En los dos últimos años, los ejercicios democráticos impulsados en diferentes países de América Latina dieron como resultado transiciones y reacomodos políticos del poder en ambos sentidos de las orientaciones políticas de la derecha y de las izquierdas latinoamericanas.

3Así, observamos que, en Brasil, la derecha y el conservadurismo asumían la presidencia bajo el mandato de Jair Bolsonaro; en Uruguay, después de 15 años de gobiernos de izquierda, la derecha regresaba; de la misma forma Iván Duque en Colombia; en Chile, Sebastián Piñera y en Bolivia, tras un virtual golpe, Jeanine Añez ocupaba la presidencia interina, con la Biblia bajo el brazo. Pero también conocimos sobre el triunfo de Alberto Fernández en Argentina y de Andrés Manuel López Obrador en México, cuyas propuestas en conjunto están dirigidas a favor del pueblo y de los pobres. Sin embargo, a la par de estos procesos democráticos, en casi todos los países mencionados anteriormente se han gestado fuertes movilizaciones fuera de las estructuras de poder y de los partidos políticos. Es el pueblo quien se manifiesta en las calles en contra de la desigualdad económica, del capitalismo, de la corrupción, de las violaciones a los derechos humanos y de la violencia sobre la mujer.

4Los dos casos que tendré aquí como referentes de esas movilizaciones desde abajo frente al poder democrático son Chile y México.

Chile

5Chile se transformó, desde la represión dictatorial de Augusto Pinochet, en el laboratorio de los Chicago Boys y del modelo neoliberal. Privatización de la salud, la educación, las carreteras, las pensiones, el recorte del gasto gubernamental, la represión militar, una constitución que eliminó los derechos humanos, todos ellos elementos del “verdadero oasis” (Monzón, 2019). Más de 46 años han pasado y la brecha de la desigualdad entre ricos y pobres ha crecido exponencialmente, colocándolo como uno de los países más desiguales de la región latinoamericana (Cepal, 2018), a pesar de tener un crecimiento económico sostenido durante más de 30 años: “el 1 % de la población se queda con el 24 % de los ingresos mientras la mitad de los chilenos recibe solo el 2,5 %, con un sueldo promedio de 562 dólares” (El Clarín, 2019).

6El resultado del neoliberalismo aplicado abiertamente en contextos democráticos ha llevado a que diversos movimientos sociales se manifiesten, desarrollando su lucha en una sociedad cuyo estructura legal tiene como piedra fundamental una constitución redactada por la dictadura de Pinochet -y que continúa vigente aún ya con la llegada de gobiernos democráticos- y en la crítica al modelo neoliberal que se implementó desde entonces y que como resultado de todo ello están los índices de desigualdad y de violaciones de los derechos humanos.

7Recién el año pasado, Chile se levantó, salió a las calles a manifestarse. Desde diferentes trincheras el pueblo chileno gritaba su malestar: en contra de las medidas neoliberales que han profundizado la brecha de la desigualdad; la voz del mapuche que reclama su reconocimiento y sus territorios y las mujeres feministas en contra de la violencia del sistema patriarcal. Sus voces se han hecho notar a lo largo de los últimos meses reclamando y exigiendo un cambio radical y aspirar hacia una sociedad más justa e igualitaria. Diversos grupos de feministas llevan años saliendo a manifestarse a las calles en contra de la opresión patriarcal como el colectivo Las Tesis. Su performance “Un violador en tu camino” denuncia, desde Chile, al poder machista que inunda tanto a los procederes políticos conservadores como a los progresistas y de izquierda, por esto mismo ha tenido tales alcances en muchos países latinoamericanos y en Europa. También las luchas feministas se han configurado no sólo para destruir el patriarcado sino también contra el sistema capitalista como la Coordinadora Feminista 8M. Fue en noviembre cuando el feminismo se unió con otros movimientos sociales, por ejemplo, la 8M, Constanza Cifuentes de la Coordinadora Feminista habló sobre esa lucha en común:

las feministas que se articulan en esta revuelta, nos encontramos en territorios y protestas, nos reconocemos en un movimiento diverso, plural, transgeneracional y de construcción de memoria, capaz de poner en cuestión diversas formas de violencia patriarcal, racista y colonial, luchas que tienen todo que ver con las luchas populares por la dignidad en contra de un modelo capitalista y neoliberal. Lo hemos dicho mucha veces, capitalismo y patriarcado son alianza criminal (Cifuentes, 2020).

8Este grupo de feministas vio la necesidad de hacer una lucha transgeneracional y transectorial al ver que su enemigo es común.

9Otra de las luchas que se solidarizaron con otros movimientos en una lucha común, fue la realizada por una parte del pueblo mapuche. El pueblo mapuche durante todo el año se movilizó en contra del gobierno, como en mayo de 2019 por una Consulta indígena propuesta por el presidente Piñera: “El gobierno ha venido desarrollando una agenda completamente ajena a los intereses del pueblo mapuche, con su actuar solo incrementa el colonialismo, la domesticación y la promoción de odio, alejando cada vez más a la paz que tan rimbombante declara irresponsablemente por los medios” (LA IZQUIERDA RADIO 2019).

10Los principales puntos que se abordaron en la consulta tienen relación con la venta de tierras, los cuales son: la posibilidad de que las comunidades indígenas reciban o generen títulos individuales de dominio de la tierra; permitir la venta de tierras indígenas entre indígenas; entre otros. Piñera, a pesar de las manifestaciones, defendió la consulta y afirmó: “Los estudios de opinión muestran que hay un gran apoyo a los cambios que queremos introducir a la ley” (Chile News 2019). En otras palabras, a pesar del malestar de la comunidad indígena, Piñera proseguiría con su propuesta política; con lo que los indígenas en Chile siguen siendo invisibilizados por el Estado y nulificados por el gobierno actual, pero su solidaridad con otros movimientos se hizo latente asumiendo que tienen una lucha en común:

nosotros como mapuches no podemos callar esto y hoy día nos hemos visto enfrentados para poder venir acá y dar nuestra solidaridad con el pueblo que está sufriendo, con los jóvenes que levantaron esta lucha. Creo que acá no puede decir el gobierno que estamos en una guerra, no es una guerra, acá es un pronunciamiento del descontento que existe hacia el país en general (UATV NOTICIAS, 2019).

11Hay también otras luchas que se han gestado en Chile impulsadas por otras comunidades y con intereses específicos, por ejemplo, la de la Coordinadora NO+AFP, una organización social en contra de los sistemas de pensiones en Chile, los cuales reclaman por sus derechos sociales (NO+AFP, 2019); otra más, las de los estudiantes por una educación gratuita y de calidad, aunado al reclamo de condiciones dignas de vida; o también la de los trabajadores y ancianos que reclaman servicios de salud y pensión dignos.

12En nombre de la paz y la estabilidad social, las protestas han sido fuertemente reprimidas. Durante las protestas de noviembre de 2019, se liberaron miles de carabineros para resguardar “el orden público” (Piñera, La República 2019), así como el lanzamiento de los proyectos de Ley de Anti encapuchados, Anti saqueos y el proyecto Antibarricadas (La República 2019). Por la fuerte represión de los carabineros, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sentenció “en el marco del estallido social chileno “se ha producido un elevado número de violaciones graves a los derechos humanos”. “Incluyen el uso excesivo o innecesario de la fuerza que resultó en la privación arbitraria de la vida y en lesiones, la tortura, malos tratos, la violencia sexual y las detenciones arbitrarias”” (El País, 2019). El levantamiento social provocó entonces la represión policial que, en tiempos democráticos, recordaban a la misma represión en la época de la dictadura militar, ambas respuestas represivas en nombre del orden, bienestar y progreso del país.

México

13Las manifestaciones anteriormente mencionadas estallaron en un país democrático cuyos dirigentes son de derecha. Mientras todo esto sucede en Chile, en México tras las elecciones de 2018 resulta ganador Andrés Manuel López Obrador (AMLO), cuyo discurso fue siempre a favor de los pobres y en contra de la élite del poder que hasta el momento había gobernado en el país y que arrastró a la miseria a más de 50 millones de mexicanos. Uno de sus lemas fue: “Por el bien de todos, primero los pobres”. Con su llegada a la presidencia del país, se inició un proceso de austeridad en el gasto gubernamental, de reorientación del gasto público hacia diferentes programas de asistencia social y de iniciativa de megaproyectos de infraestructura, encauzados a promover el desarrollo económico del país.

14El presidente defensor del discurso de los más pobres anunció en diciembre de 2019 los resultados de la consulta ciudadana realizada en el sureste mexicano sobre el megaproyecto del Tren Maya, el cual se ubicará en territorio donde mayoritariamente están establecidos diferentes pueblos indígenas y movimientos sociales como el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). El resultado de la consulta, según información del gobierno federal, dio el visto bueno para realizar el megaproyecto, por lo que el EZLN al conocer el resultado, en su comunicado del 26 aniversario del levantamiento del movimiento anunció lo siguiente:

“Les guste o no les guste”, así dice el gobierno. Eso quiere decir “así sea con ustedes vivos o muertos, pero lo vamos a hacer”. Y nosotros los pueblos zapatistas lo tomamos como que está retando, como que está diciendo que él tiene la fuerza y el dinero y a ver quién se opone a su mandato. Está diciendo que se va a hacer lo que él diga, no lo que digan los pueblos y que no le importan las razones. Entonces nosotros los pueblos zapatistas lo tomamos la parte que nos toca de ese reto. Y lo sabemos que el actual capataz de los poderosos nos está haciendo unas preguntas. O sea que nos está preguntando esto: “ ¿Están dispuestos los pueblos zapatistas a perder todo lo que han avanzado con su autonomía?” “ ¿Están dispuestos los pueblos zapatistas a sufrir desapariciones, encarcelamientos, asesinatos, calumnias y mentiras por defender la tierra que guardan y cuidan, la tierra donde nacen, cría, crecen, viven y mueren?” y, con estas preguntas, el capataz y sus guardias nos ponen frente a la opción de “vivos o muertos, pero se tiene que obedecer”. O sea que nos pregunta si estamos dispuestos a morir como alternativa de sociedad, como organización, como pueblos originarios de raíz maya, como guardianes y guardianas de la madre tierra, como individuos e individuas zapatistas. Entonces nosotros los pueblos zapatistas seguimos nuestro modo y nuestro calendario. En nuestras montañas hicimos la ofrenda a la madre tierra. En lugar de trago, le dimos de beber la sangre de nuestros caídos en la lucha. En lugar de pollo le ofrecimos nuestra carne. En lugar de tortillas, le ofrendamos nuestros huesos, porque somos de maíz. Y la hicimos esa ofrenda no para pedirle permiso a la tierra de destruirla, o de venderla, o de traicionarla. La hicimos la ofrenda sólo para avisarle a la madre tierra que la defenderemos. La defenderemos hasta morir si es preciso (Subcomandante Insurgente Moisés, 2020)

15Ante las declaraciones del EZLN el presidente afirmó que ellos no están bien informados y que se continuará con la construcción del Tren Maya: “Les diría que no tienen toda la información, no se va a afectar a las comunidades indígenas en nada, al contrario, se está beneficiando a las comunidades indígenas como nunca se había hecho” (AMLO, 2 de enero de 2020). Más tarde continúa diciendo “las comunidades indígenas van a seguir siendo respetadas y atendidas. De todas maneras, que no esperen nuestros adversarios los conservadores de derecha y de izquierda, que no esperen que actuemos de manera autoritaria. No somos iguales” (AMLO, 2 de enero de 2020). Finalmente agregó: “Estaba leyendo que si se meten con nuestras tierras estamos dispuestos a dar hasta nuestras vidas. No es real eso, o sea no se apega a la realidad, no vamos a afectar a nadie, menos a las comunidades indígenas. O sea, es mucha propaganda, es mucha carga ideológica, pero nosotros no somos así” (AMLO 2: 1: 37: 32, 2020).

16La construcción del Tren Maya es fuertemente criticada por diferentes actores sociales y académicos, indicando su orientación neoliberal y cuestionando la seriedad del proceso de consulta en el sentido de que no cumple con el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo. Específicamente, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos considera que la consulta ciudadana no cumplió con los estándares internacionales de derechos humanos, ya que: “Los estándares internacionales de derechos humanos establecen que la consulta y el consentimiento de los pueblos y comunidades indígenas debe ser previo, libre, informado y culturalmente adecuado”. (ONU-DH, comunicado 19 de diciembre 2019). Adicionalmente, señala:

la Oficina observó que la convocatoria, el protocolo y la información presentada sólo hacían referencia a los posibles beneficios del proyecto y no a los impactos negativos que pudiera ocasionar. Durante las sesiones observadas, en diversas ocasiones las personas participantes preguntaron sobre dichos impactos sin obtener una respuesta clara y completa. La ausencia de estudios sobre los impactos o la falta de difusión de los mismos, dificulta que las personas puedan definir su posición frente al proyecto de manera plenamente informada. (ONU-DH, comunicado 19 de diciembre 2019)

17En una posición más crítica sobre el impulso que el actual gobierno de López Obrador le está dando al proyecto, investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México cuestiona las supuestas virtudes benéficas de megaproyectos como éste:

Si los megaproyectos han de ser “benéficos” para las comunidades, como se pretende y anuncia, que sean ellas mismas quienes lo definan, partiendo de su propia perspectiva, de su acceso a información objetiva y de la defensa de la dimensión integral de sus territorios. No es partiendo de una concepción desarrollista exógena que ignora y minimiza los efectos depredatorios, ya de sobra documentados a diverso nivel, esgrimido un “desarrollo” sin matices y como panacea, ni a partir de la reactualización del sometimiento colonial de los pueblos, ni de la mercantilización a ultranza de la biocultura, que se podrá coadyuvar al bienestar de las comunidades. (Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia-INAH, Pronunciamiento sobre el Tren Maya, 21 de octubre de 2019)

18Y define de forma clara que:

El Proyecto de Tren Maya no es un proyecto aislado, sino un aglutinante de diversos proyectos y una expresión más de un antiguo proceso colonial, histórico y transexenal de largo plazo, de apropiación de un territorio para la imposición de un modelo ajeno a los pueblos y comunidades originarias y no originarias, en continuidad neta con los proyectos neoliberales previos, como el “Plan Puebla Panamá” y el “Corredor Biológico Mesoamericano”. (Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia-INAH, Pronunciamiento sobre el Tren Maya, 21 de octubre de 2019)

19Comparto la preocupación de los investigadores y docentes del INAH, en el sentido de que este proyecto parece ser el inicio de una etapa de afectaciones y despojos a las comunidades indígenas de la región:

Al Tren Maya, de forma irremediable y tal como estamos atestiguando con los gobiernos del área que atravesará, le seguirán infinidad de acciones de despojo, de nuevos megaproyectos turísticos de élite y extractivistas, en su misma tónica impositiva y neocolonial, pero ahora inserta en las políticas globales de la transnacionalización de capitales. (Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia-INAH, Pronunciamiento sobre el Tren Maya, 21 de octubre de 2019)

20La aplicación de este tipo de políticas públicas por parte de un gobierno que pretende beneficiar primero a los sectores menos favorecidos de la población, y que han sido los principales afectados por la imposición de un modelo de crecimiento económico de corte neoliberal, nos llevan a cuestionar su orientación progresista y reivindicatoria de los derechos de los pueblos indígenas.

21Otra de las demandas sociales que se han hecho, pero ahora por parte de las feministas, es la del aborto. Sobre este tema, el presidente López Obrador ha decidido no comentar: “no debemos de abrir esos debates” (AMLO 8 de marzo de 2019). El motivo de no hablar sobre el tema, a pesar de diversas manifestaciones a lo largo del año y de las protestas feministas en contra de la violencia a la mujer, es su intención de “serenar al país” (AMLO 8 de marzo de 2019). Con respecto al tema de la violencia a las mujeres decidió dejarlo como un tema secundario que él no atenderá, descargándole esa tarea a Claudia Sheinbaum, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México. Sin embargo, agregó que no habrá discriminación y va a garantizar los derechos como están establecidos en la Constitución, que no habrá machismo y pidió “que se les respete a las mujeres, que se les proteja, que se detengan los asesinatos de mujeres” (AMLO 8 de marzo de 2019).

¿Existen puntos de acercamiento entre Chile y México?

22Los dos países comparten, por parte de sus poderes ejecutivos, la misma nulificación e invisibilización de los movimientos sociales, especialmente, la voz de las minorías. En ambos países, los presidentes devalúan sus palabras y las minimizan, en ambos países se habla de inclusión, de igualdad, pero en ninguno de ellos se ha logrado abrir el dialogo por parte del Estado con los movimientos sociales, ninguno de los dos ha realmente querido escuchar o propuesto un diálogo abierto, sino que descalifica y reprime.

23Todas estas manifestaciones me hacen recordar las palabras de David Harvey cuando señala: “En la izquierda hay diversas corrientes de pensamiento enfrentadas sobre cómo organizar una acción política eficaz. Algunas divergencias vienen de antiguo y siguen marcando hasta hoy el terreno en el que se mueven la izquierda tanto teórica como prácticamente” (Harvey, 2012: 209). Las izquierdas enfrentadas, los pueblos indígenas con sus propias luchas y resistencias, las mujeres viviendo la negación de su dignidad, corren el mismo riesgo de ser paralizadas, en el mejor de los casos, o exterminadas “en nombre del orden y la estabilidad” (2012, 208). El recurso de los conservadores y neoliberales llamando al orden y la estabilidad, es muy poderoso estando en manos de uno de ellos en el poder, como bien lo ilustra lo que Pinochet hizo al decretar la Ley 2.568 en 1979, con el que dio por terminada la propiedad de los indígenas y a los indígenas mismos, justificando horrores interminables hacia ellos y fortaleciendo las desigualdades sociales y culturales, que se han hecho actualmente abismales entre muy ricos y pobres. Por otro lado, bajo condiciones diferentes y democráticas se puede acudir al discurso del desarrollo para minimizar el reclamo de las minorías como sucede en el mismo Chile actualmente.

24En ambos países las manifestaciones provienen del pueblo, de la ciudadanía, de la sociedad civil sin partidos, sin imágenes políticas, sin líderes, son del pueblo reclamándole al Estado y a los partidos, tanto de derecha como de izquierda. Y esa protesta no puede ceder ante el gobierno, el pueblo no puede ceder “La democracia para salvarse tiene que ir para la calle […] si no hay presión desde abajo todo se va” (de Sousa Santos, 2019).

25La participación del pueblo chileno, el movimiento de las mujeres feministas y el EZLN son ejemplos en estos países de cómo, a través de ellos, es posible unir diferentes visiones, aunque no todas, en un mismo grito: la defensa de los derechos humanos en sus diferentes vertientes, y que no es necesario acudir a un partido político o a un dirigente para esperar el cambio. La democracia en Chile y en México y la exigencia social, económica, plurinacional y feminista se ha formado por estudiantes, padres, profesores, indígenas y feministas.

26Por ello, para relacionar el pasado y el presente de estas luchas, la realidad a la que las minorías de este milenio interpelan reclamando otro poder no patriarcal, anticolonialista y antisistémico, -que transforme a los Estados democráticos en feministas e interculturales-, tendrá que contar con la asunción de que la violencia y la negación de las minorías no son cosa de ellos sino de todos, que la negación de los pueblos indígenas es la negación para todos, que la destrucción de la naturaleza no sólo lastima a una comunidad sino a todos los sitios y los habitantes del planeta.

27De todo ello, lo inesperado de las protestas feministas en Chile, como en su momento también se calificó al Movimiento Zapatista en México, sólo lo ha sido para quienes cambian para no cambiar, para el gatopardismo democrático que deja el machismo y el neoliberalismo intactos, porque los jóvenes han detectado perfectamente dónde están los valores que los lastiman y las comunidades indígenas saben exactamente cuáles son los intereses que mueven los megaproyectos. Las preocupaciones de las minorías políticas de este milenio en América Latina son tan auténticas como las han estado en cualesquiera de los movimientos sociales que han transformado el mundo; no dejarlas sin el apoyo ético y político de otras inconformidades, luchas sociales y culturales son parte de las transformaciones que nuestra América de hoy tendrá que enfrentar.

A manera de conclusiones

28El reto consiste en cómo articular que las luchas en contra de la desigualdad económica sean también luchas en contra de la violencia a las mujeres, de la defensa de los derechos humanos y la defensa del derecho de las minorías; que no las excluyan de sus objetivos; por ello habría que afirmarlas como propias y enfilarse a organizar un cambio conjunto, ya que algunos especialistas dirán que el verdadero camino es a través de cambios radicales en sentido económico, otros dirán que es a través de reformas institucionales, otros más que es motivo de cambios existenciales de carácter ético individual y personal; el asunto es que mientras aquí no hay enlaces entre las luchas y, por ende, solamente invertebración de objetivos en lucha, el desgaste menguará los alcances de cada una de ellas para su posterior disolución, si es que no antes son arteramente acabadas por el poder del que hemos hablado y que tantas veces le ha demostrado a sus pueblos el desprecio por la justicia, por sus vidas y por su dignidad.

29La autenticidad de las protestas ciudadanas carece de respuestas satisfactorias, que generen confianza. Como señalaba anteriormente, esta ignominia diaria y sin tregua que sufren las mujeres, los indígenas y los pobres en toda la región, acaso en todo el orbe, convierten las voces de protesta en una vía de lucha por el poder. ¿Acaso el reclamo y obtención de los derechos humanos han sido sin disrupción? Estos gobiernos tanto de izquierda como de derecha están sometidos a la misma ceguera, comparten los mismos entendimientos y registros patriarcales, colonizadores y capitalistas del poder. El poder que ejercen unos y otras no ha revolucionado; la comprensión y el ejercicio del poder capitalista, colonizador y patriarcal está cimentado bajo tierra y arraigado en las estructuras políticas latinoamericanas. Se necesita y requiere un sentido del poder que no sea el de la fuerza del poderoso y del violento o con palabras de los Zapatistas, de la fuerza del dinero, que ha sido llevado por las vías de la acción de hombres y mujeres políticos, de la economía, de las leyes. ¿Cabría el entendimiento de otro tipo de poder sin cambiar el poder patriarcal, capitalista y colonizador presentes, tanto en las izquierdas como en las derechas políticas?

30El activismo feminista latinoamericano y las luchas indígenas como parte de la ciudadanía pretenden no sólo exigir y exponer su malestar sino dar respuestas concretas por parte de las democracias, respuestas que no transgredan de nueva cuenta su dignidad como mujeres, varones, gays, lesbianas, transexuales, intersexuales, indígenas y campesinos; en ello, en el respeto irrestricto a todas las personas, se encuentra una de las claves para comenzar a responder con nuevos giros éticos para un nuevo poder. Es decir, escuchando y resolviendo lo que las voces en protesta necesitan, recogiendo desde ellas cómo les afecta el arraigado poder capitalista, machista, neoliberal, patriarcal y colonizador para erradicarlo.

31Existe en toda la región latinoamericana reclamos por parte de las minorías, los pobres, los indígenas y las mujeres que no han podido ser resueltas por parte de las estructuras políticas. Y la democracia no podrá realizar ningún cambio significativo para estos estratos en tanto no escuche a los de abajo, a las luchas revolucionarias no institucionalizadas que exigen un cambio urgente y verdadero. Los cambios podrían ser democráticos y revolucionarios siempre y cuando las bases contribuyan a su transformación, porque una democracia sin el empuje de los excluidos y lastimados sólo abona a la organización y administración del mismo estado de cosas, a la continuidad de los efectos nefastos de los regímenes neoliberales.

Bibliographie

Referencias

CEPAL, (2018), Panorama Social de América Latina, visto el día 10 de enero, en

https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/443 95/11/S1900051_es.pdf

Chile News. (2019), Piñera defiende consulta indígena: “Los estudios de opinión muestran que hay un gran apoyo a los cambios que queremos introducir a la ley”, visto el 11 de enero de 2010, en http://chile.shafaqna.com/ES/AL/479565

Enlace Zapatista. (2020), Palabras del Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del EZLN, en la voz del Subcomandante Insurgente Moisés, en el 26 aniversario del inicio de la Guerra Contra el Olvido, visto el día 12 de enero de 2020, enhttp://www.txiapasenalde.org/es/palabras-del-ccri-cg-del-ezln-en-el-26-aniversario/

Harvey, D. (2012), El enigma del capital y las crisis del capitalismo, Ediciones AKAL, España.

La Izquierda Radio. (2019), Chile: amplio rechazo de los pueblos originarios a la "Consulta" que impulsa Piñera, visto enhttp://www.laizquierdadiario.com/Chile-amplio-rechazo-de-los-pueblos-originarios-a-la-Consulta-que-impulsa-Pinera

La Jornada. (2019), “Si AMLO fracasa, AL quedará en la oscuridad”: Boaventura de Sousa, visto el 11 de enero de 2020, enhttps://videos.jornada.com.mx/video/67609551/si-amlo-fracasa-al-quedara-en-la-oscuridad-boavent/

López, A. (2019), AMLO asegura que no abrirá debate sobre el aborto, visto el día 12 de enero de 2020 en

https://www.youtube.com/watch?v=Bcu2ZCJaBYA&t=15 7s

—. (2019), Por el bien de todos, primero los pobres. Primer informa de Gobierno, visto el día 3 de enero de 2020, en https://www.youtube.com/watch?v=pvWlSMmHRoE

—. (2020), Conferencia Matutina de AMLO, 02 de enero de 2020, visto el día 12 de enero del 2020, https://www.youtube.com/watch?v=YgGYNh4g0gE

Monsalve, J. (2019), Coordinadora NO+AFP, visto el día 9 de enero de 2020, en https://www.france24.com/es/20191026-quienes-demandas-protestas-chile-radiografia

Montes, R. (2019), La ONU denuncia “violaciones graves de los derechos humanos” durante el estallido social en Chile, visto el día 5 de enero de 2019, en

https://elpais.com/internacional/2019/12/13/america/1576242860 _199468.html

Monzón, C. (2019), "Nuestro país es un verdadero oasis": la frase de Piñera que es recordada por la prensa española tras estallido social, en Publimetro, visto el día 10 de enero de 2020, enhttps://www.publimetro.cl/cl/social/2019/10/20/pinera-chile-crisis-estallido-social-santiago-oasis-latinoamerica-el-pais-redes-sociales.html

Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (2019), Comunicado 19 de diciembre 2019 en

https://www.hchr.org.mx/index.php?option=com_k2&vie w=item & id=1359: onu-dh-el-proceso-de-consulta-indigena-sobre-el-tren-maya-no-ha-cumplido-con-todos-los-estandares-internacionales-de-derechos-humanos-en-la-materia&Itemid=265

Redacción Revisa Emancipa. (2020), Constanza Cifuentes: “Este es un llamado a no dejar las calles, a resistir juntas”, visto el día 11 de enero de 2010, en https://www.marcha.org.ar/constanza-cifuentes-este-es-un-llamado-no-dejar-las-calles-resistir-juntas/

Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia-INAH, Pronunciamiento sobre el Tren Maya, 21 de octubre de 2019, en

https://www.snp-inahinvestigadores.org/wp-content/uploads/2019/10/Pronunciamiento-Tren-Maya-completo-def-1.pdf

T13. (2019), “Llegó el momento de decir basta”: Presidente Piñera tras violenta jornada del martes, visto el día 6 de enero de 2020, en https://www.youtube.com/watch?v=hTTVayRFHKM

UATV Noticias. (2019), Organizaciones mapuches llaman a las comunidades a movilizarse, visto el día 12 de enero de 2020, en https://www.youtube.com/watch?v=DW_iAtZt2pE

Villegas, Abelardo et al. (1994) Democracia y Derechos Humanos, México. D.F., CECyDEL.UNAM. Miguel Ángel Porrúa.

Auteur

Filósofa mexicana, profesora titular del CIALC Universidad Autónoma de México. Es especialista en temas de filosofía política y ética de los derechos humanos, así como también en interculturalidad y ciudadanía en América Latina. Es profesora en el posgrado en Estudios Latinoamericanos.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search