Version classiqueVersion mobile

Están con nosotros o con los terroristas

 | 
Gonzalo Montaner Peralta

Capítulo 5. Chile y México contra la Guerra de Iraq en el Consejo de Seguridad de la onu

Texte intégral

1La gct impulsada por los Estados Unidos tuvo una repercusión global. Ningún país quedó indiferente, menos aún los integrantes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. En este capítulo se reconstruye el debate al interior del Consejo, que sirvió como preludio a la invasión de Iraq en el año 2003, una fase que —como hemos visto— era clave en la gct.

2En esta parte de la investigación se busca presentar las posiciones y acciones de Chile y México como miembros no permanentes del organismo, y las presiones a las que fueron sometidos sus representantes durante la negociación de la fallida resolución que la administración Bush promocionó para legitimar el ataque.

3La narración se inicia el 12 de septiembre de 2002, cuando el presidente George W. Bush presenta el problema de Iraq ante la Asamblea General y finaliza con el fracaso y el lamento de los países latinoamericanos, así como de las naciones que bregaban por una solución diplomática, tras quedar en evidencia que la invasión a Iraq se llevaría a cabo con o sin el consenso de la comunidad internacional. Tal discusión se considera un hito dentro del proceso de despliegue de la gct en el concierto internacional. Los Estados Unidos y sus aliados buscaron conciliar el apoyo a su intervención a Iraq a nivel multilateral, lo que de alguna manera legitimaría a la gct.

4Este momento comprometió en cierta medida a Latinoamérica, dado que a través de la situación especial y excepcional en la que estuvieron Chile y México, como miembros no permanentes del Consejo de Seguridad, fueron el reflejo de la posición de parte del hemisferio, que apostó decididamente por el multilateralismo y el respeto por el derecho internacional.

5Para el análisis de este hito o momento clave de la gct, se reconstruyó la discusión a partir de fuentes primarias, como actas y resoluciones, así como fuentes secundarias, entre las que destacan libros, entrevistas, papers y otros. El objetivo fue rearmar el esquema y estructura del debate, principalmente, de los actores involucrados —Chile y México—, que expresaron la posición o la tesis de la mayoría de los países latinoamericanos.

6 Chile y México, Estados miembro no permanentes del Consejo de Seguridad de la onu, se transformaron en “jugadores globales” dentro del sistema internacional. De allí que resulta de interés proponer una discusión que, pese a su relevancia, ha sido poco descrita o explicada por la academia.

7Para la reconstrucción del debate se empleó el trabajo de Sierra Bravo (2001, p. 286) sobre observación documental que distingue dos tipos análisis: uno primario y otro secundario.

8El primario plantea un estudio pormenorizado del contenido de los documentos como un todo global, con el objetivo de constatar si los datos prueban o no las hipótesis expuestas. También, busca determinar que los documentos constituyen por sí mismos hechos sociales, y como tales pueden ser objeto de diversos tipos de análisis sobre características, con intención de deducir de ellas consecuencias de interés social.

9En el caso del análisis secundario, se emplea esta técnica debido a que, posterior al estudio del conjunto de datos primarios, ofrece interpretaciones y conclusiones adicionales o en forma diferente, al presentarlo en el primer informe de investigación.

10Para ello, Sierra Bravo (2001, pp. 292 y 293) indica que es necesario un análisis posterior o reanálisis de datos obtenidos y analizados anteriormente y que el nuevo análisis no sea una repetición de los ya conocidos o realizados con los datos, sino que, “basarse en tratamientos diferentes de datos, emplear tipos de análisis diversos, ofrezca interpretaciones y conclusiones adicionales en forma diferente a las ofrecidas en el primer análisis”.

11Todo lo anterior busca establecer los alcances y acciones de la política declarada y no declarada de los intervinientes en el debate sobre la Guerra de Iraq, buscando interpretar los textos con la mayor fiabilidad posible dentro del campo de observación documental establecido.

12En este contexto, se trabajó con fuentes relevantes primarias y secundarias del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, como actas y resoluciones, lo que permitió reconstruir el debate y las dinámicas de éste.

Tabla n.° 10. Fuentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Tabla n.° 10. Fuentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Fuente: Naciones Unidas.

13Además, se utilizaron trabajos fundamentales seleccionados, como las memorias de Hans Blix, director de la Comisión de Control, Verificación e Inspección de las Naciones Unidas (unmovic) entre 2000 y 2003; de Ricardo Lagos, presidente de Chile entre 2000 y 2006; de Heraldo Muñoz, ministro secretario general del Gobierno de Chile entre enero de 2002 y marzo de 2003; y de Vicente Fox, presidente de México entre 2000 y 2006. Este acopio de fuentes, junto con otros documentos como papers, libros y notas aparecidas en la prensa, nos permite ir dando un contexto respecto de cómo se estructuró el debate.

14Asimismo, se tomaron herramientas del análisis de discurso y del análisis crítico del discurso para complejizar la reflexión y estudio sobre los speech que se presentaron en el Consejo de Seguridad y que develaron las posiciones oficiales de los intervinientes. Al respecto, se emplea una metodología cuantitativa estableciendo tres conceptos clave que podrían mostrar una tendencia con respecto al contenido de los textos pronunciados en la asamblea de la onu. Estos son:

  • Terrorismo
  • Seguridad
  • Multilateralismo

15Posteriormente, se emplea la técnica de co-textos, utilizada por Heidy Díaz Martínez (2009) para exponer las ideas eje que se dan a la hora de establecer una vinculación entre los conceptos clave y el discurso de los intervinientes. Todo lo anterior, elementos recogidos del Análisis Crítico del Discurso (1996), del lingüista Teun A. van Dijk.

16 El objetivo es mejorar el análisis y la comprensión del texto a través de la reiteración para establecer la orientación de un discurso, tal como explica la lingüista Neyla Pardo:

La reiteración es donde a expresiones o unidades léxicas se les reconocen su frecuencia y sus co-textos. Estos son, el texto que le antecede y otro que le sigue inmediatamente a las expresiones, a partir de los cuales es posible develar algunas regularidades que generan interrogantes sobre la presencia reiterada de los actores sociales, la organización y la jerarquización de la información, los recursos retóricos implicados, las formas prototípicas de expresión, entre otros.
(Citado en Díaz Martínez, 2009, p. 16)

17A partir de esta investigación, las preguntas que surgen son: ¿Cómo se instala la gct en el Consejo de Seguridad con la acción de invadir a Iraq? ¿Cuáles son los discursos públicos relevantes y los conceptos principales que se reflejan en las intervenciones de los distintos actores? ¿Cómo se da la tensión entre lo multilateral y lo unilateral en el Consejo de Naciones Unidas? ¿Cómo o qué dinámicas se dan dentro del Consejo de Seguridad que reflejan una conducta o forma de actuar de los países?

18Por último, las hipótesis que se presentan para la comprensión de los procesos y el dinamismo de las relaciones internacionales y la política exterior en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas son las siguientes:

  • Los Estados Unidos no solo pretenden validar ante la comunidad internacional o legitimar la invasión a Iraq, sino también la gct.
  • Chile y México asumen una estrategia política común en el Consejo de Seguridad, representando a la mayoría de los países de América Latina.
  • El discurso y el relato de los actores que públicamente exponen en el Consejo de Seguridad dan cuenta de la importancia de conceptos como terrorismo, seguridad, multilateralidad, entre otros.
  • Si bien entre los Estados Unidos y Chile-México existe una relación de asimetría, el rol de “jugadores globales” en el Consejo de Seguridad tendió a equilibrar la balanza.
  • La posición de no apoyar la Guerra de Iraq —al igual que otros países de América Latina— nace como una respuesta de contrahegemonía para enfrentar a los Estados Unidos.
  • La falta de una solución negociada en el Consejo de Seguridad demuestra el fracaso de lo multilateral.

19En concreto, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se transformó en un espacio donde los Estados Unidos, México y Chile se enfrentaron directamente con sus posiciones a nivel diplomático, disminuyendo en parte la asimetría de poder existente debido al estatus circunstancial de los países latinoamericanos. Sin embargo, fuera de ese foro internacional la presión fue alta, debido a que los Estados Unidos desplegaron toda su influencia para conseguir los votos para su acción militar en Iraq, aunque sin llegar a situaciones extremas o tonos amenazantes, como ocurrió durante la Guerra Fría en la relación que se dio entre ellos y la región.

1. El Consejo de Seguridad: el interés nacional versus la sociedad internacional

20Al concurrir al Consejo de Seguridad por el caso de Iraq, los Estados Unidos evidencian, desde el punto de vista de la dimensión teórica de las relaciones internacionales, el choque de las posiciones realistas o neorrealistas con las visiones del institucionalismo-neoliberal y de la Escuela Inglesa —considerada por algunos como constructivista—, sobre todo en materia de seguridad internacional. Fue un debate que se dio en lo público en esta instancia clave de la onu, pero que en lo privado ya tenía definidas las certezas por parte de los republicanos.

21Observaremos en esta investigación cómo la Casa Blanca había decretado invadir Iraq con o sin la anuencia de la comunidad internacional o sociedad internacional, haciendo uso de su poder, tal como describen Morgenthau (1948) y Carr (1939), quienes postulan que las organizaciones internacionales se encuadran dentro del pensamiento utópico, dado que los países representan en su política exterior el interés nacional. Por ello, a raíz de lo sucedido en el Consejo de Seguridad, es básico volver a preguntarnos las veces que sea necesario qué entendemos por sociedad internacional dentro del marco de Naciones Unidas. Para algunos, este espacio se presenta como una especulación sobre la sociedad de Estados y la comunidad internacional. Al respecto, la idea de Bull sobre sociedad anárquica y la crítica desde la visión de poder e interdependencia de Keohane y Nye (1988), plantean formas conexas de entender las relaciones internacionales en tiempo presente y que se reflejan en el dinamismo de la actividad diplomática en Naciones Unidas, específicamente, en el Consejo de Seguridad durante el proceso político de la invasión a Iraq.

22En este contexto, existen tres obras fundamentales de la Escuela Inglesa: La sociedad anárquica, de Hedley Bull; La crisis de los veinte años (1919-1939), de E.H. Carr; e International Theory: The Three Traditions, de Martin Wight. De estas obras surgen las claves para establecer la discusión de las tres tradiciones que permiten comprender las relaciones internacionales: realista (anarquía internacional), racionalista (intercambio internacional) y revolucionista o idealista (comunidad internacional). Bull (2005) plantea la idea del acuerdo societal en términos de relaciones internacionales —que se divide en anarquía y sociedad—, donde ambos procesos están en un constante avance y retroceso. Existe un orden internacional, que es la sociedad o la comunidad internacional, reflejada en Naciones Unidas. Morgenthau difiere de las posturas anteriores, ya que plantea al conflicto como el eje central de la relación entre los Estados:

La política interna y la internacional son, en definitiva, dos manifestaciones del mismo fenómeno, esto es, la lucha por el poder. Sus rasgos se diferencian en cada esfera porque también son diferentes las condiciones morales, políticas y sociales que predominasen cada una de estas esferas (…) La historia enseña que las naciones activas en el campo de la política internacional constantemente se preparan para sostener una violencia organizada en forma de guerra o bien se encuentran en medio de ella o bien se están recuperando de ella.
(Morgenthau, 1986, p. 63)

23Para Keohane y Nye (1988, p. 41) existen elementos fundamentales en las relaciones internacionales:

  • La existencia de múltiples canales conectando las sociedades.
  • La agenda de las relaciones interestatales consiste en múltiples problemas que no están ordenados en una jerarquía clara y consistente.
  • La fuerza militar no es utilizada por los Gobiernos.

24En este panorama, y aplicando estos conceptos a la crisis de Iraq, desde la perspectiva Keohane y Nye se puede identificar como hipótesis que la idea de sociedad anárquica de Bull, que busca tener o mantener una sociedad de Estados, construye un espacio de diálogo y de negociación, con la finalidad de resolver los conflictos interestatales. Sin embargo, el interés nacional, desde la mirada realista, es un concepto que dificulta la resolución de crisis por medios pacíficos. La instalación del problema iraquí por parte del Gobierno estadounidense en el Consejo de Seguridad respondió a la necesidad de legitimar una decisión, pero los planes y acciones militares no se detuvieron debido a que el “interés nacional” estaba definido: continuar con el proceso de consolidación de la hegemonía de los Estados Unidos a nivel global.

25Keohone y Nye (1988, p. 44) exponen la relación con el poder y lo que significan amenazas como Iraq, con la supuesta posesión de armas de destrucción masiva o la situación de la gct.

La fuerza domina otros medios de poder: si no existen limitaciones para la elección de instrumentos (situación hipotética que solo se dio aproximativamente en ambas guerras mundiales), el Estado con capacidad militar superior prevalecerá. Si el dilema de la seguridad fuese extremadamente agudo para todos los Estados, la fuerza militar, apoyada por recursos económicos y de todo otro tipo, sería claramente la fuente de poder predominante. La supervivencia es la primera meta de todos los Estados y en las peores situaciones la fuerza es el elemento final que garantiza la supervivencia. Así, la fuerza militar siempre es un componente central.

26Morgenthau insiste en que, por ejemplo, los Estados Unidos no deben estar condicionados a las ideas o intereses de países con menos peso específico o de los burócratas, que detentan cargos de autoridad en determinadas instancias internacionales. “El concepto de interés nacional, al surgir en medio de esta contienda como guía real de la política exterior, corre el riesgo de carecer de aquello que los intereses globales de los Estados Unidos pudiesen requerir de manera racional” (Citado en Vázquez, 2013, p. 168).

27Por ello, el realismo y el neorrealismo de Waltz relevan el concepto estatocéntrico y de las estructuras dentro de un sistema, en el cual las relaciones se concentran en los vínculos entre Estados. Sin embargo, lo que se produce después del 11-S es una anomalía, pues el conflicto se da entre los Estados Unidos y Al Qaeda y sus aliados, un actor no estatal con implicancias globales, lo que rompe la visión de conflictos entre Estados. Por el contrario, en el caso de Iraq, y la hipótesis de su supuesta relación con grupos terroristas y la tenencia de armas de destrucción masiva, conforman una unión —aunque sea instrumental— que podría plantear una segunda conceptualización, que relaciona a un Estado con una alianza entre un agente estatal y uno no estatal.

28En este contexto, como identificación del problema se plantea una férrea crítica a la visión estatocéntrica que le confieren los enfoques o corrientes realistas al Estado por parte de Keohane y Nye (1989), siendo uno de los debates más intensos e interesantes generados entre realismo y globalización. Salomón (2002, pp. 9- 10) afirma que en un mundo cada vez más interdependiente, el estatocentrismo fue criticado: las teorizaciones basadas en la preponderancia del Estado-nación eran juzgadas insuficientes para describir y explicar la realidad internacional. La noción de “interdependencia” y el papel de la fuerza militar en las relaciones internacionales fueron también cuestiones centrales en la controversia.

29Por eso, más que la posición estatocéntrica, que para algunos investigadores se trata de un concepto en crisis, para la perspectiva realista el interés nacional es la clave en el debate actual. Los Estados Unidos estructuran el accionar de su política exterior a través del interés nacional. En los años ochenta, Iraq fue un aliado instrumental para esa nación. La necesidad de hacer frente a su vecino Irán, país que era catalogado como parte del “imperio del mal”, dio cuenta de que su objetivo central era algo que iba mucho más allá de lo convencional, por lo que se debía cambiar de estrategia. En este cuadro, los que ayer fueron aliados o con quienes mantuvo vínculos para combatir a un adversario común, en la actualidad son los acérrimos enemigos y constituyen la principal amenaza para la defensa y la seguridad de los Estados Unidos. Mientras que contra Al Qaeda hay una lucha “sin cuartel”, Iraq, junto con Corea del Norte, Siria e Irán, fueron catalogados como Estados paria por la administración del presidente George W. Bush y situados dentro del llamado “eje del mal”.

30La estrategia para mantener el interés nacional tiene una dinámica fluctuante. Sin embargo, autores influyentes para los Estados Unidos, como Henry Kissinger, plantean que el interés nacional es clave para la política exterior de los Estados Unidos, usando conceptos como “razón de Estado” y “balance de poder”. En esta línea, Muñoz-Alonso (2006) señala que el propio Kissinger considera a Richelieu como la más acrisolada expresión de este nuevo enfoque, y cita su Testamento Político, donde, con un indisimulado cinismo, el cardenal escribe: “En materias de Estado aquel que tiene el poder a menudo tiene también el derecho y aquel que es débil puede solo con mucha dificultad evitar que se le considere equivocado en la opinión de la mayoría de la gente” (citado en Muñoz-Alonso, 2006, p. 134). En la otra vereda, Calduch (1993, p. 29) es claro al comentar cómo el interés nacional ha afectado y afecta al sistema internacional:

Pero el problema de la determinación de los fines y objetivos de toda política exterior estatal se ha visto oscurecido por el paradigma del “interés nacional”. Como ya analizó Charles Beard a comienzos de la década de los treinta, y se ha encargado de recordarnos más recientemente Sondermann, el concepto de interés nacional históricamente se identificó primero con el “interés dinástico” y más tarde con la raison d’état (razón de Estado).

31Keohane y Nye (1988, p. 21) exponen que en las relaciones internacionales existe una posición de dependencia que se refleja mediante intercambios y flujos. Es en este contexto que el poder es relativo y no solo exclusivo de lo militar, debido a que lo económico y lo político toman un rol preponderante y se habla de “ganancias relativas”.

La retórica de la interdependencia y el simbolismo de la seguridad nacional no coexisten con comodidad. En su formulación extrema, la primera sugiere que los conflictos de intereses son algo anticuados, en tanto que el segundo arguye que son, y seguirán siendo, fundamental y potencialmente violentos.

32Con todo, al identificar la problemática se puede indicar que para los realistas —Carr, Reinhold, Morgenthau— los intereses de los Estados se centran en el poder y la seguridad mediante instrumentos como lo militar y la diplomacia. En este sentido, al final del día, se infiere que lo relevante es la legitimidad del poder por sobre las relaciones internacionales, situación que se observa en el debate sobre la Guerra de Iraq.

33Por su parte, autores como Keohane y Nye promueven la democracia y la economía a escala global y consideran como actores de las relaciones internacionales a los Estados y a las diversas instancias internacionales y multinacionales. Por este motivo, estiman que los organismos e instituciones internacionales cooperarán a la solución de los conflictos, para evitar casos como la Guerra de Iraq.

34En esta línea, se puede sostener que en el proceso de negociaciones sobre la invasión a Iraq en el Consejo y otras instancias se observan las diferencias en la temática expuestas en las posiciones de Bull y Keohane-Nye con la línea realista liderada por Morgenthau. De hecho, la instalación de la gct tiene vinculaciones concretas con los elementos vertidos por Bull de una sociedad anárquica que da respuesta a esa realidad mediante el uso del poder militar, pero, en este caso, sin contrapeso, ya que de parte de los Estados Unidos se trata de una respuesta hegemónica. Desde la perspectiva de poder e interdependencia de Keohane-Nye, en tanto, la respuesta implica necesariamente las opciones de las instancias internacionales.

35Al respecto, Hedley Bull (2005, p. 279) plantea que el orden internacional que mantienen las grandes potencias, y en este caso el hegemón, no garantiza una justicia igualitaria para todos los estados. Por ello, las naciones con un menor peso específico tratan de hacer valer las normas básicas de coexistencia dentro de la sociedad internacional, como el respeto mutuo de la soberanía, el principio de que los tratados deben ser cumplidos y las normas que limitan el recurso a la violencia (p. 93). Sin embargo, situaciones como la Guerra de Iraq, dentro del contexto de la gct, despliega la posición Keohane:

La segunda fase [La guerra de Iraq] fue su mezcla distintiva de realismo más neoconservadurismo. No era realismo, en su mayoría. Era la creencia de que podrían mejorar el mundo entero atacando a Iraq. Está claro que no estaba vinculado a Afganistán; incluso ellos no creyeron eso. La historia de las armas de destrucción masiva fue exagerada dramáticamente, si no inventada. Los realistas, en realidad, se opusieron a esta guerra porque dijeron: “Las armas de destrucción masiva no son un gran problema. Muchos países las tienen. Podemos disuadir a Iraq, ¿Por qué lo están invadiendo?”
(Keohane, 2004, p. 5)

36En este contexto, en el Consejo de Seguridad de la onu, Chile y México apostaron por una política de carácter institucional y liberal, efectuando un despliegue que tuvo por objetivo contener a los Estados Unidos y sus aliados. Por ello, la realidad de la interdependencia de lo político y lo económico obligaron a la construcción de estrategias y tácticas que permitieran contrabalancear diplomáticamente el poder de los Estados Unidos, dado ese momento extraordinario para los Gobiernos chileno y mexicano como integrantes del Consejo de Seguridad. Esto coincide con la visión liberal —inclusive el enfoque de cooperación-hegemonía—, que considera a los organismos internacionales como una pieza clave del sistema, debido a que sostienen la estabilidad del sistema internacional.

2. La reconstrucción del relato: los Estados Unidos deciden jugar en el Consejo de Seguridad

37El 12 de septiembre de 2002, un año después de los atentados del 11-S, el presidente Bush llevó a Naciones Unidas la cuestión de Iraq. Los altos cargos del gabinete estadounidense habían discutido previamente la pertinencia de acudir al organismo internacional y centrar el discurso en el régimen de Sadam Husein.

38De acuerdo a Woodward (2004, pp. 186-215), si bien todos estuvieron de acuerdo en que ese debía ser el asunto principal de la alocución, les costó mucho más acordar su contenido. El vicepresidente Dick Cheney creía que acudir a la onu los metería en un proceso “pantanoso e inútil”; el secretario de Estado Colin Powell pensaba que una nueva resolución era un paso fundamental. Por su parte, los británicos también hicieron presión, pidiendo que se trabajara con la onu si es que los estadounidenses querían el apoyo del Reino Unido. Bush terminaría decantándose por la posición de Powell y de los ingleses, prometiendo a la Asamblea General que trabajarían con el Consejo de Seguridad para las resoluciones necesarias. Pero, al mismo tiempo, aquella declaración de septiembre encerraba un desafío, o tenía tono de advertencia, para la propia onu:

La historia, la lógica y los hechos llevan a una conclusión: el régimen de Sadam Husein es un grave peligro, y en aumento. ¿Las Naciones Unidas servirán al propósito de su fundación o se tornará irrelevante? Los Estados Unidos ayudaron a fundar las Naciones Unidas. Queremos que la onu sea efectiva, respetada y exitosa.
( “George Bush’s speech to the un General Assembly”, 12 de septiembre de 2002)

39A pocos días de realizado ese discurso, el Gobierno de los Estados Unidos (2002, p. 15) lanzaba la Estrategia de Seguridad Nacional. Aparte de acusar al régimen de Sadam Husein de buscar la adquisición de armas de destrucción masiva, el documento materializaba los principios de lo que luego sería conocido como “doctrina de guerra preventiva”:

Los Estados Unidos han mantenido por largo tiempo la opción de acciones preventivas para contener una amenaza suficiente a nuestra seguridad nacional. Mientras mayor es la amenaza, mayor es el riesgo que conlleva la inacción, y se hace más convincente la necesidad de tomar medidas anticipatorias para defendernos, incluso si la incertidumbre permanece en cuanto a la hora y el lugar del ataque del enemigo. Para anticiparse a esos actos hostiles por nuestros adversarios, o impedirlos, los Estados Unidos actuarán preventivamente, si es necesario.

40Junto con ello, en el capítulo iv del mismo documento se mencionaba a México, Brasil, Chile y Colombia como los países de América Latina con los cuales los Estados Unidos compartían prioridades y habían conseguido construir coaliciones flexibles. Se hacía hincapié, además, en el serio problema que el narcotráfico representaba para América Latina, y que afectaba también a los Estados Unidos. El Gobierno se comprometía, por tanto, a “desarrollar una activa estrategia que ayude a las naciones andinas a ajustar sus economías, reforzar sus leyes, derrotar organizaciones terroristas y cortar la provisión de drogas” (Gobierno de los Estados Unidos, 2002, p. 10).

41Los Estados Unidos iniciaban el camino de negociaciones en el Consejo de Seguridad de la onu, un proceso que tendría su primer — y en realidad único— fruto en la Resolución 1441 de noviembre de 2002, la llamada “última oportunidad” al régimen de Sadam Husein. Este documento acabaría con los miembros permanentes del Consejo polarizados, incapaces de llegar a un acuerdo para una nueva resolución que evitara la guerra y continuara las inspecciones, o que, en su defecto, les diera el beneplácito a los americanos para usar las armas.

42Sin la capacidad de veto, pero siendo esenciales para conseguir mayoría en las votaciones, los miembros no permanentes del Consejo se vieron en la disyuntiva de inclinarse hacia el sí o el no a la guerra, o de intentar una vía alternativa a las posturas de los estadounidenses y los británicos, por un lado, y de los franceses y los rusos, por el otro. Como veremos más adelante, México y Chile trataron de configurarse como una tercera salida a la crisis. Sin descartar la acción bélica como última opción, los países latinoamericanos se inclinaron por la búsqueda de plazos y metas fijas que pudieran ser cumplidas en el proceso de desarme de Iraq, siempre dentro de los marcos del multilateralismo. No obstante, frente a unos Estados Unidos resueltos ya desde principios de enero de 2003 a ir a la guerra (Woodward, 2004, p. 292), cualquier postura que no implicara el beneplácito automático a la acción significaba negar la perspectiva de Washington en el Consejo de Seguridad.

2.1. Análisis del discurso de George W. Bush que marcó el preludio de la Guerra de Iraq

(…) Muchas naciones representadas aquí se han unido a la guerra contra el terror global y el pueblo estadounidense lo agradece.
En células, en campamentos, los terroristas están planeando más destrucción y construyendo nuevas bases para su guerra contra la civilización. Y nuestro mayor temor es que los terroristas encuentren un atajo a sus locas ambiciones cuando un régimen fuera de la ley les brinde la tecnología para matar. En un lugar y en un régimen, hemos encontrado todos esos peligros en su forma más letal y agresiva, exactamente el tipo de amenaza por la que las Naciones Unidas nacieron para luchar.
La historia, la lógica y los hechos nos llevan a una conclusión: el régimen de Sadam Husein es un peligro grave. Sugerir lo contrario es no enfrentarse a las evidencias. Creer en la buena fe de este régimen es apostar las vidas de millones y la paz del mundo en un juego de azar, y es un riesgo que no debemos correr.
(…) La conducta del régimen iraquí es una amenaza a la autoridad de la onu y una amenaza a la paz. Iraq ha respondido a una década de peticiones de la onu con una década de desafíos. El mundo entero se enfrenta ahora a una prueba, y la onu a un momento difícil y definitivo.
Si el régimen iraquí desea la paz, acabará inmediatamente con cualquier tipo de apoyo a los actos terroristas y actuará para acabar con ellos, como el resto de los Estados a petición de las resoluciones de la onu.
Si un régimen envalentonado suministra esas armas a sus aliados terroristas, los ataques del 11 de septiembre serán el preludio de mayores horrores.
Debemos elegir entre un mundo de miedo o uno de progreso. No podemos quedarnos quietos y no hacer algo mientras los peligros acechan. Debemos actuar por nuestra propia seguridad y por los derechos y esperanzas permanentes de la humanidad.
(Bush, 2002, pp. 139-147)

Tabla n.° 11. Discurso presidente George W. Bush.

Tabla n.° 11. Discurso presidente George W. Bush.

Fuente: elaboración propia.

Tabla n.° 12. Co-textos de la reiteración terrorismo.

Tabla n.° 12. Co-textos de la reiteración terrorismo.

Fuente: elaboración propia.

Tabla n.° 13. Co-textos de la reiteración seguridad.

Tabla n.° 13. Co-textos de la reiteración seguridad.

Fuente: elaboración propia.

Tabla n.° 14. Co-textos de la reiteración multilateralismo*.

Tabla n.° 14. Co-textos de la reiteración multilateralismo*.

* En su defecto, multilateral. Fuente: elaboración propia.

43Al revisar los resultados, se observa que el concepto seguridad es el término que mayor frecuencia tiene en el discurso del presidente Bush. Esto se explica porque el relato busca enfatizar en los riegos y el nivel de amenaza que Al Qaeda y el régimen de Sadam Husein, significan para el sistema internacional. De alguna manera, la alocución de Bush es parte del proceso de securitización de la agenda, pero también, como hemos visto, de la instalación del concepto de inflación de la amenaza. Ambas instancias son amplificadas por los medios de comunicación, que sirven de caja de resonancia a nivel global del relato oficial de la administración Bush.

44A diferencia de los primeros discursos dictados por líderes del Gobierno norteamericano después del 11-S, en este texto el concepto terrorismo es nombrado solo una vez. Dicha situación denotaría que Iraq podría no ser catalogado como un Estado promotor del terrorismo; sin embargo, eso no ocurre debido a que se reemplaza por otras calificaciones como régimen “malvado”, “despiadado”, “asesino”, entre otras. El objetivo de tales acciones es posicionar a esta nación en el “eje del mal”, con el fin de legitimar la acción militar de los Estados Unidos.

45Por último, el término multilateral —una frecuencia— representa el poco interés de conseguir el respaldo de Naciones Unidas en la estrategia diplomática de la Casa Blanca, lo que viene a demostrar que los Estados Unidos irían a la guerra con Iraq más allá de las consecuencias.

46Estaba decidido.

2.2. Los principales planteamientos de Bush para sostener la invasión

47Tras un año de los ataques del 11 de septiembre a los Estados Unidos, la idea de hacer justicia y erradicar el terrorismo, en especial el proveniente del extremismo islámico, es un punto esencial en la agenda estadounidense. Por lo mismo, las autoridades intentaron persuadir a toda la comunidad internacional de unirse a su causa, en pos de abogar por los principios universales cimentados en Naciones Unidas.

48En este contexto, el discurso del presidente George W. Bush se estructuró con la finalidad de conseguir la aprobación de la comunidad internacional a las ideas planteadas, con el objetivo de que los receptores se unieran a la mencionada causa, aludiendo a valores comunes y trascedentes que declaran tener las sociedades modernas. Un recurso discursivo recurrente de Bush, basado en la emocionalidad, es convocar y exigir a través de un acto de habla expresivo, donde se pretende generar la empatía necesaria. Luego, cambia a una intención apelativa, con la finalidad de que el receptor reflexione y tome la decisión resolutiva de apoyar el trasfondo de lo postulado en el discurso que, concretamente, es tomar medidas drásticas y definitivas respecto del gobierno de Sadam Husein.

49Una desagregación más detallada del corpus surge de las tácticas emocionales llevadas a cabo por el presidente Bush. Dado el contexto del reciente ataque a los Estados Unidos, es evidente partir un discurso expresando el “dolor a mi país y a muchos ciudadanos de nuestro mundo” (Bush, 2002) a raíz de los atentados de un año atrás. Con esto se establece que el daño no fue solo para el hegemón, sino que, de alguna forma, toda la comunidad internacional fue afectada. Además, el ex mandatario invita a recordar “las vidas inocentes que se llevó esa terrible mañana”, donde se declara la perpetración de un crimen y se evidencia a las víctimas inocentes provenientes de diferentes países, identificando el sentimiento de pérdida a más de un Estado ajeno.

50Continúa refiriéndose a la campaña global impulsada desde 2001 por los Estados Unidos con adhesión de varios países alrededor del mundo, denominada guerra contra el terrorismo, agradeciendo la buena recepción internacional de la iniciativa y aprovechando de ligar la idea de este proyecto con las variadas intervenciones estadounidenses en Medio Oriente, donde declaran que han “conseguido mucho” (Bush, 2002).

51Un interesante punto en este discurso es el encauzamiento que se pretende dar al rol de las Naciones Unidas. Se trata del fundamento de lo que más adelante será planteado como la intención de iniciar una misión contra del gobierno iraquí con respaldo de esta entidad —y de todos aquellos que la integran—, pues alude a que este organismo nació “con la esperanza que sobrevivió a una guerra mundial, con la esperanza de un mundo en busca de la justicia, escapando de viejos patrones de conflictos y miedos” (Bush, 2002). Con el énfasis en la esperanza y la noción de no repetir errores del pasado y avanzar hacia un futuro mejor y justo, se deja en claro que dicho acuerdo de paz “nunca debía volver a ser destruido por la voluntad y la perversidad de ningún hombre” (Bush, 2002), alusión que, vista en el contexto ampliado del corpus, hace referencia explícita a Sadam Husein.

52El uso gramatical que evidencia George W. Bush como líder de los Estados Unidos muestra una férrea defensa de los principios universales que modelan la civilización moderna, no obstante, deja en claro también que mantiene la tendencia norteamericana — tal como ocurrió con sus operaciones realizadas durante la Guerra Fría y posterior a ella— de escudar acciones de este tipo en una suerte de cruzada para salvar a la civilización moderna — occidental, para todos los efectos—, lo que evidencia la utilización del concepto choque de civilizaciones empleado por Samuel Huntington en 1993.

53Asentadas las bases de los principios a defender y de las obligaciones deliberativas para el futuro de la civilización, se da paso al eje central del discurso: “En la actualidad, esos estándares y esa seguridad están en cuestión [dado que] en Oriente Medio no puede haber paz para ninguna de las partes si antes no hay libertad” (Bush, 2002). Los Estados Unidos se sienten responsables para intervenir y así proteger las esperanzas y principios de paz para el mundo. El compromiso es ayudar —mediante la intervención, de ser necesario— a que todas las partes cumplan con sus responsabilidades de lograr la paz y la justicia en cada conflicto de la región. Estas ideas se enmarcan en el contexto de la pax americana, que busca profundizar la hegemonía de los Estados Unidos a nivel global.

54Bush plantea que, como comunidad respetuosa de sus principios, se han agotado las instancias de sanciones y amenazas amistosas a Iraq, pues ninguna de ellas consiguió resultados. Pone así sobre la mesa la opción que resta y a la que los Estados Unidos están exhortando a los países presentes a apoyar, delimitando una encrucijada para los receptores de sus palabras: “Sadam Husein ha desafiado todos estos esfuerzos y continúa desarrollando armas de destrucción masiva” (Bush, 2002). Al final de este camino de deliberación, Bush pone énfasis sobre la conducta iraquí frente a la autoridad de Naciones Unidas: “Iraq ha respondido a una década de peticiones de la onu con una década de desafíos”, lo que ha derivado en que todo el mundo se vea enfrentado a un gran peligro. Definitivamente, según el presidente, en esta posición “el mundo entero se enfrenta ahora a una prueba, y la onu a un momento difícil y definitivo” (Bush, 2002). Los principios universales que mantienen unida a la comunidad internacional se ven cuestionados ante tanta insubordinación y poca determinación accionaria, lo mismo que la propia entidad y sus Estados miembro. Bush no utiliza vaguedades en su discurso. La advertencia está sumamente clara: si la Asamblea no toma una resolución frente a este tema, se estará condenando el futuro de esa región. No detener al gobierno de Husein es enfrentar al mundo a la posibilidad de que este tome más fuerza y destruya Medio Oriente, ya que “cada paso que el régimen iraquí da hacia la obtención y el desarrollo de las más terribles armas, nuestras opciones de enfrentarnos al régimen se estrechan” (Bush, 2002).

55El mensaje directo se traduce en que la Asamblea está a tiempo para aplacar a un Iraq, cuyo “régimen envalentonado suministra esas armas a sus aliados terroristas” (Bush, 2002), y que según los Estados Unidos se traduciría en que "los ataques del 11 de septiembre serán el preludio de mayores horrores” (Bush, 2002). Así, con un ejemplo vívido para la comunidad internacional, apremia por un fallo desde la Asamblea.

2.3. El comienzo de la crisis: la Resolución 1441

56Después del discurso del 12 de septiembre, ya hecho el anuncio de que los Estados Unidos trabajarían para una nueva resolución en el Consejo de Seguridad, Colin Powell inició las negociaciones para materializarlas. Presentó un borrador pensando si Iraq violaba alguna de las cláusulas propuestas, provocando que el Consejo de Seguridad tenía que debatir y “considerar” la situación (Woodward, 2004, p. 255-256). Para el ministro de asuntos exteriores francés, Dominique de Villepin, el asunto debía resolverse de la siguiente manera:

Primero, [aprobar] una resolución para lograr una nueva ronda de inspecciones. Cualquier violación o “infracción material” que los inspectores descubrieran tendría entonces que debatirse en el Consejo de Seguridad. Posteriormente, se aprobaría una segunda resolución para autorizar el uso de la fuerza.
(Woodward, 2004, p. 257)

57Durante las semanas en que se discutía la aprobación de la resolución, Bush visitó al presidente Fox en Los Cabos, Baja California. En la conferencia de prensa realizada después de la reunión, ambos presidentes respondieron dudas relativas a la cuestión de Iraq. Así, mientras Bush reiteraba que, si las Naciones Unidas no actuaban y Sadam no se desarmaba, su país dirigiría una coalición de los dispuestos para desarmarlo, Fox recalcaba que aún se encontraban en un proceso de discusión (Bush promueve resolución contra Iraq, 27 de octubre de 2003). El presidente mexicano había escuchado la posición del Gobierno americano, y aseguraba que seguirían dialogando, a la vez que hablaba de los propósitos de su país al interior del organismo multilateral:

Estamos en un proceso precisamente de discusión en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Lo que ahora hemos hecho es escuchar la parte del presidente Bush y del gobierno americano. Queremos buscar y hacer todo lo posible para buscar una solución fuerte, una solución que logre el propósito de que los inspectores vayan a la brevedad, de manera inmediata a Iraq. De que se cumplan los compromisos que han existido del lado de Iraq.

58La Resolución 1441 fue finalmente aprobada el 8 de noviembre de 2002 en un contexto marcado por evidentes presiones desde el bando estadounidense: la Casa Blanca había iniciado el traslado de miles de sus tropas a la región del Golfo Pérsico, y el 13 de octubre el Congreso aprobó una resolución que autorizaba al Ejecutivo a emplear la fuerza contra Iraq (Muñoz, 2005, p. 38).

59El documento de la onu entregaba un detalle de las resoluciones incumplidas por Iraq y sentenciaba dicho comportamiento como una amenaza para la paz y la seguridad internacional, en conjunto con la proliferación de armas de destrucción masiva y misiles de largo alcance. Además, acusaba a Iraq de no cooperar con los inspectores de la onu y de no realizar una declaración exacta y detallada sobre su programa de armas de destrucción masiva y misiles de largo alcance. En consecuencia, el Consejo de Seguridad resolvía concederle una última oportunidad a Iraq para que cumpliera con sus obligaciones de desarme y creaba un “régimen de inspección reforzado con el objetivo de llevar a una conclusión el proceso de desarme” (S.C. Res. 1441, 8 de noviembre de 2002, pp. 2-3). Dentro de las principales decisiones comunicadas a través de este documento se pueden contar las siguientes:

  • Le brindaba 30 días a partir de la fecha de resolución [es decir, hasta el 8 de diciembre] para que Iraq proporcionara a la Comisión de Control, Verificación e Inspección (unmovic), el Organismo Internacional de Energía Atómica (oiea) y el Consejo una declaración exhaustiva sobre su programa de armamento y sistemas de vectores de armas.
  • Decidía que cualquier incumplimiento de Iraq se consideraría como una violación grave de sus obligaciones. En ese contexto recordaba que había advertido reiteradamente a Iraq, que, de seguir infringiendo sus obligaciones, se expondría a “graves consecuencias”.

60El día de la aprobación del documento, el embajador de México ante la onu, Adolfo Aguilar Zínser, pronunció, como todos los representantes, un breve discurso:

México considera que la decisión del Consejo de Seguridad preserva la legitimidad, la eficacia y la vigencia de este órgano en el cumplimiento de su mandato de mantener la paz y la seguridad internacionales y fortalece al Consejo de Seguridad, a las Naciones Unidas, al multilateralismo y a la construcción de un sistema internacional de normas y principios. Todo ello ha sido lo que orienta, ha orientado y habrá de normar la actuación de México en el Consejo de Seguridad.
La resolución que acaba de adoptarse es el resultado de negociaciones en las que quienes abogaban por el recurso automático al uso de la fuerza aceptaron dar una última oportunidad al cumplimiento voluntario por parte de Iraq, inmediato e incondicional, de las resoluciones del Consejo de Seguridad. Iraq se encuentra obligado ante el Consejo y la comunidad internacional a cumplir cabalmente con sus obligaciones internacionales. Asimismo, esta resolución representa un avance, porque elimina el concepto de automaticidad del uso de la fuerza como resultado de una violación grave sin la sanción expresa del Consejo de Seguridad.
(U.N. SCOR, 57th Sess., 4644th mtg., 8 de noviembre de 2002, p. 6)

61El expresidente Ricardo Lagos recuerda la aprobación de la resolución de la siguiente manera:

En esencia, la 1441 pasó porque todos en el Consejo podían interpretarlo de la manera que quisieran. Para los americanos, era suficiente con prometer consecuencias para la falta de cumplimiento de Sadam (…) Para los franceses, simplemente Sadam debía cumplir; pero puesto que presentaba solo serias consecuencias y no plazos, ir a la guerra necesitaría claramente de una nueva resolución.
(Lagos, Hounshell y Dickinson, 2012, p. 312)

62En consecuencia, la Resolución 1441 fue clave en este proceso de crisis, puesto que expresó las distintas visiones y posiciones de los Estados integrantes del Consejo. En ella, se propusieron acciones y medidas concretas y también consecuencias en caso de incumplimiento. De alguna manera, esta instancia fijó el marco en el cual se trataría esta situación de emergencia, habiendo establecido los mecanismos necesarios para que las autoridades iraquíes pudieran defenderse de las graves imputaciones que recibieron en su contra. De esta forma, se trató de un triunfo para el equipo negociador estadounidense, que instaló una problemática en Naciones Unidas pese a contar con una débil evidencia e información no fiable, lo cual quedaría develado posteriormente al no encontrarse las armas de destrucción masiva ni poder establecer los vínculos de Iraq con Al Qaeda. En concreto, la resolución sirvió para alimentar la sensación de amenaza que generaba el país árabe.

2.4. La discusión interna sobre ir a la guerra

63El año 2003 se inicia para México con la renuncia de Jorge Castañeda, encargado de la Secretaría de Relaciones Exteriores (sre). El miércoles 8 de enero, el presidente Fox confirmó públicamente el petitorio de renuncia, afirmando que aún le era necesario contemplar si aceptaba o no la solicitud (Venegas, 8 de enero de 2003).

64Durante el mandato del secretario Castañeda, la sre vivió importantes tensiones. En primera instancia, el ex canciller se había opuesto al nombramiento de Adolfo Aguilar Zínser como embajador en la misión de México ante la onu, argumentando que necesitaba a una persona que supiera cumplir órdenes y no alguien que empezara a tomar decisiones dentro del Consejo, como creía iba a suceder con Aguilar Zínser. Las suposiciones de Castañeda se cumplieron, puesto que la designación había sido hecha por Fox y no por él. El nuevo embajador no aceptaba cumplir sus mandatos (Rodríguez, 2008, p. 159). La discrepancia más interesante entre los dos diplomáticos se dio, por supuesto, a nivel de cómo se iba a manejar la crisis de Iraq, en concordancia con los principios de política exterior brindados por la Carta Magna mexicana.

No intervención, solución pacífica de controversias, la proscripción de la amenaza o uso de la fuerza en las relaciones internacionales, la lucha por la paz y la seguridad internacionales. Para Castañeda, estos principios eran negociables con los Estados Unidos si, a cambio, se recibían prebendas de su agenda personal de negociación, sin embargo, para Aguilar Zínser estos eran cimientos a los cuales México debía anclarse en la guerra contra el terrorismo y que permitirían salvaguardar la soberanía, el territorio y la Seguridad Nacional en México.
(Rodríguez, 2008, p. 159)

65Castañeda también tuvo roces con otros embajadores durante su mandato, pero el desacuerdo siempre fue en torno al mismo punto: su posición cercana a los Estados Unidos o su “posible complacencia” con Colin Powell y Condoleezza Rice (Rodríguez, 2008, pp.161-162).

66De acuerdo con Aguilar Zínser, aquella discordia fue una de las razones que impulsó la renuncia de Castañeda, quien terminó dándose cuenta de que iba a ser incapaz de imponer su postura, y que la comunidad internacional no iba a aceptar la guerra si no se encontraban motivos (Citado en Rodríguez, 2008, p. 160). Castañeda, en cambio, aparte de negar los dichos, resume su postura en el caso de Iraq de la siguiente manera:

El acuerdo al que llegamos en la 1441, que sale por unanimidad en noviembre [de 2002], sale a partir de las políticas que yo tracé, que fue la que siguió Derbez, que era: nos mantenemos, seguimos todo con Francia, si Francia apoya a los Estados Unidos nosotros también, si Francia no apoya a los Estados Unidos nosotros no, punto. Tienen que ponerse de acuerdo los gringos y los franceses y ahí nos vamos. Así fue la 1441 y así fue la invasión también. Luego Francia dijo no, no la voy a votar, y en el momento que Francia dijo que no nosotros dijimos que no; cuando nosotros dijimos que no, Chile dijo que no; cuando nosotros y Chile dijimos que no, Pakistán dijo que no, y ya no tenían los votos los americanos, entonces ya no fueron. No tenían más complicación que eso, y esa política la definí yo con Fox desde mucho antes, desde antes de apec, desde septiembre [de 2002].
(Citado en Rodríguez, 2008, pp. 160-161)

67Fox terminaría aceptando la renuncia de Castañeda. Como nuevo canciller, el presidente mexicano instaló a quien, por ese entonces, se desempeñaba como secretario de Economía, Luis Ernesto Derbez. El día de la toma de posesión de su nuevo cargo, el 15 de enero, Derbez se limitaría a decir que el destino de la política exterior le correspondía al presidente Fox ( “La política exterior la decide Fox: Derbez, al asumir la ser”, 15 de enero de 2003).

68¿Pudo haber fricciones también al interior del Gobierno chileno? Aparentemente, sí. La canciller Soledad Alvear, entre otras autoridades, habría estado a favor de apoyar a los Estados Unidos en el Consejo y “habría buscado influir sin éxito sobre la posición del presidente” (Bywaters, 2015, p. 660).

Para muchos actores políticos nacionales, el no apoyar la posición de Washington atentaba contra el interés nacional chileno, toda vez que ponía en peligro la suscripción del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos países, cuyas negociaciones habían terminado exitosamente en diciembre de 2002. Tal percepción no estaba del todo alejada de la realidad: por diversos medios, el Gobierno estadounidense había insinuado a algunos integrantes del entorno más cercano del presidente que si Chile no se sumaba a su cruzada, la concreción del acuerdo fracasaría nuevamente.
(Bywaters, 2015, p. 656)

69Cuéllar (2013, pp. 122 y 124) profundizó este desencuentro en sus entrevistas realizadas a políticos chilenos. Así, el embajador de la misión chilena ante la onu, Juan Gabriel Valdés, y el ministro secretario general de la Presidencia de ese entonces, Heraldo Muñoz, afirmaron que hubo, a lo menos, reparos por parte de algunos miembros del gabinete. Las razones de por qué algunos sopesaban el apoyo a la guerra era el miedo a que los estadounidenses se negaran a firmar el tlc con Chile, punto desde el cual los norteamericanos habrían hecho presión.

70Sean o no estas informaciones ciertas, no se puede dejar de tener en cuenta que una cosa son las declaraciones públicas y otra las discusiones y posturas que en el seno de las negociaciones privadas manifestaron cada uno de los políticos que protagonizaron la crisis de Iraq. Estos datos dan cuenta de que, con alta probabilidad, la posición tanto de Chile como de México no estaba tan clara en el Ejecutivo como los comunicados de prensa y las entrevistas hacían ver.

3. ¿Existen o no armas de destrucción masiva?

71El 9 de enero de 2003, Hans Blix presentó en la onu el programa que debía entregar Iraq respecto de las tareas de desarme. Los estadounidenses hicieron estallar la controversia al negarse a aceptar una fecha para ellos demasiado remota (Blix, 2004, p. 114).

72El expresidente chileno recuerda la presión que hizo la administración Bush sobre el equipo chileno:

El embajador de los Estados Unidos, John Negroponte, planteó el problema con nuestra delegación en varias ocasiones, y explicó una y otra vez que no había tiempo para que el Consejo esperara hasta marzo para seguir adelante. Oficialmente, él solo estaba hablando de inspecciones de armas, pero era obvio que los Estados Unidos estaban empeñados en poner las botas en el suelo.
(Lagos, Hounshell y Dickinson, 2012, p. 319)

73El 27 de enero Hans Blix y Mohamed El Baradei dieron sus primeros informes oficiales al Consejo de Seguridad. El director ejecutivo de la unmovic fue el primero en hablar: se quejó, en primera instancia, de que Iraq aún no había aceptado genuinamente el desarme exigido, y puntualizó las tres interrogantes que quedaban pendientes: cuánto era lo que podía seguir sin declararse, qué se había producido o adquirido ilícitamente después de 1998, y cómo se podía prevenir en el futuro que Iraq no produjese o adquiriera armas de destrucción masiva (U.N. SCOR, 58th Sess., 4692nd mtg., 27 de enero de 2003, p. 3).

74Para Blix, el régimen de Sadam Husein había estado cooperando con los procesos y requerimientos para llevar a cabo la inspección, pero todavía existían problemas para los inspectores: aún no se habían podido realizar entrevistas privadas, por la reticencia de los potenciales entrevistados, y no se había dado permiso para el vuelo de los aviones U-2 que tomarían imágenes aéreas (U.N. SCOR, 58th Sess., 4692nd mtg., 27 de enero de 2003, p. 4). Habló también sobre las preguntas pendientes en materia de armas químicas, biológicas y misiles, y afirmó que, si bien la unmovic no estaba suponiendo que hubiese actividades y elementos prohibidos en Iraq, tampoco podía suponer lo contrario. (U.N. SCOR, 58th Sess., 4692nd mtg., 27 de enero de 2003, p. 7). Finalizaba diciendo que ya se contaba con la completa capacidad operativa para continuar las inspecciones a disposición del Consejo (U.N. SCOR, 58th Sess., 4692nd mtg., 27 de enero de 2003, p. 9).

75Con respecto al revuelo de los plazos, Blix sentía la misma urgencia del Consejo por conseguir el desarme de Iraq en un tiempo razonable, pero quedaba en manos del organismo decir qué significaba exactamente “razonable”, aunque, claro está, medir ese plazo en años no era una opción (Blix, 2004, p. 140). El Consejo también podía pedir sesiones informativas cuando lo creyera conveniente. En esa línea se habían acordado reuniones el 19 de enero y el 14 de febrero (U.N. SCOR, 58th Sess., 4692nd mtg., 27 de enero de 2003, p. 4).

76La intervención de El Baradei fue más breve y directa. Las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (oiea) hasta antes de 1998 habían sido fructíferas, y los inspectores se habían ido casi seguros de que se había neutralizado el programa de armas nucleares de Sadam (U.N. SCOR, 58th Sess., 4692nd mtg., 27 de enero de 2003, p. 10). Al igual que Blix, El Baradei se quejó de que no se habían podido realizar entrevistas privadas, y que se requería que Iraq cambiara su actitud de apoyo pasivo a una proactiva, entregando ayuda e información voluntariamente. (U.N. SCOR, 58th Sess., 4692nd mtg., 27 de enero de 2003, p. 11).

77En sus conclusiones, anotaba que hasta la fecha no se habían encontrado pruebas de la reactivación del programa de armas nucleares de Iraq, que su labor aún tenía que continuar y que, siempre que las inspecciones siguieran su curso natural y que el régimen de Sadam cooperara, en unos cuantos meses se podrían ofrecer garantías de que no había ningún programa nuclear (U.N. SCOR, 58th Sess., 4692nd mtg., 27 de enero de 2003, p. 13).

78En consecuencia, la presentación de Hans Blix y Mohamed El Baradei ante el Consejo de Seguridad era concluyente: no había armas de destrucción masiva. Dicha información entregó los fundamentos necesarios a Chile y México, y al resto de los países, para no apoyar una intervención militar contra el país árabe. La tesis estadounidense quedaba en entredicho, y así se activó todo un despliegue político y de inteligencia para intentar convencer a los miembros del Consejo que, pese a los informes técnicos, igual tenían elementos y argumentos que justificaban una guerra contra Iraq. Esta situación fue el punto de inflexión en el cual quedaría demostrado que el multilateralismo sería apartado, dando paso a una acción hegemónica dentro de la situación de poder que tenían los Estados Unidos.

4. La segunda resolución fallida para evitar la guerra

79Antes de febrero, llegó al Consejo lo que se transformaría en el punto de quiebre de las negociaciones: la necesidad —o no— de una segunda resolución que legitimara el uso de la fuerza.

80Los estadounidenses y británicos esperaban la suficiencia de la Resolución 1441 para iniciar la guerra, sin embargo, desde que empezaran las inspecciones a fines de noviembre del año anterior, los trabajos no habían encontrado pruebas de la existencia de alguna actividad o ítem prohibido (Blix, 2004, p. 111).

81En sus memorias, Hans Blix recuerda haber anotado el siguiente comentario, a propósito de las dificultades que surgirían para los Estados Unidos si no se pudiese definir alguna violación clara a la Resolución 1441:

Si nos niegan el acceso o si tropezamos con provisiones de VX o de ántrax, entonces la violación material será fácil [de establecer]. Sin embargo, si nada dramático ocurre, será difícil para los Estados Unidos recolectar apoyo para una acción armada. Dudo que los Estados Unidos, si lo intentan, consigan alguna vez la mayoría para una resolución que autorice la fuerza armada. Y si no tienen una resolución, combatiendo solos tendrán un apoyo mucho menor en la opinión pública americana, y puede que no se les permita el despliegue [de tropas] desde Turquía o Arabia Saudita.
(Blix, 2004, p. 115)

82¿Qué pensaban sobre esta situación los países latinoamericanos? Desde la opinión del presidente Lagos, se necesitaba una segunda resolución:

Chile es un país pequeño, uno que descansa sobre el sistema internacional que trata a todos sus miembros equitativamente, mientras que una nación grande, como los Estados Unidos, puede permitirse romper las reglas, o no tenerlas en primer lugar, nosotros no podíamos. La aglomeración de reglas internacionales y entendimientos informales que habían sido construidos desde la Segunda Guerra Mundial protegían a Chile y a una incontable cantidad de poderes pequeños y medianos. Si los Estados Unidos iban a la guerra sin el respaldo de las Naciones Unidas, romperían todas esas promesas y acuerdos, tanto las explícitas como las implícitas. Si cualquier país se posicionaba por encima del sistema, el resto de nosotros dejaríamos de estar protegidos.
(Lagos, Hounshell y Dickinson, 2012, pp. 318-319)

83La estrategia chilena, como vemos, se acercaba mucho más a la posición francesa que a la estadounidense. En la Casa Blanca, la idea de una segunda resolución era simplemente inaceptable, sin embargo, fue la compleja situación que vivía el primer ministro Tony Blair en Gran Bretaña lo que hizo a los estadounidenses cambiar de opinión: la autoridad británica le había prometido a su partido un segundo trámite en la ONU (Woodward, 2004, pp. 337- 338).

84El 14 de enero de 2003, el ministro secretario general de la Presidencia de Chile, Heraldo Muñoz, recibió una llamada de Condoleezza Rice, consejera de Seguridad Nacional de los Estados Unidos: “‘Heraldo’, dijo, ‘el tiempo se está acabando. Lo máximo que tenemos son dos o tres semanas antes de que iniciemos la guerra contra Sadam’”. Un nuevo borrador de resolución sería próximamente presentado al Consejo de Seguridad y Rice le pedía a Muñoz que el documento se considerase en Chile “en un sentido general, sin reaccionar inmediatamente de manera negativa” (Muñoz, 2005, p. 19). La respuesta del ministro chileno, en sus propias palabras, fue la siguiente:

A Chile le preocupaba abandonar las negociaciones diplomáticas demasiado pronto, debíamos darles más tiempo a los inspectores de la onu para que buscaran las armas de destrucción masiva, debíamos preservar la amplia coalición antiterrorista lograda después del 11/9, la cual podía erosionarse si se adoptaba una decisión apresurada y controvertida de ir a la guerra contra el régimen de Sadam Husein.
(Muñoz, 2005, p. 20)

85Al día siguiente, el 15 de enero, Ricardo Lagos recibió una llamada de Bush: el presidente norteamericano prácticamente repitió las palabras de Condoleezza Rice. Lagos consideró que la situación se veía muy mal y que probablemente habría guerra (Muñoz, 2005, p. 23).

86Con todo, queda en evidencia que los planes de invasión de los Estados Unidos a Iraq se llevarían a cabo con o sin el apoyo de Naciones Unidas. Washington apostó por lograr el apoyo de la comunidad internacional para su objetivo, sin embargo, sus cálculos fallaron debido a que sus autoridades y equipos diplomáticos pensaron que aún contaban con un irrestricto apoyo y solidaridad por los ataques del 11-S, que les permitiera tener una especie de carta blanca para llevar a cabo sus operaciones contra Al Qaeda y otros enemigos.

87Con la crisis de Iraq gran parte del mundo puso condiciones al apoyo, lo que provocó cierta contención a las pretensiones imperiales del hegemón, aunque de igual forma los Estados Unidos invadieron al país árabe.

6. El hito en el Consejo: el discurso de Powell (5 de febrero de 2003)

88La falta de una evidencia contundente, con la cual fuera imposible negar que el régimen de Sadam actuaba en contra de lo dispuesto por el Consejo de Seguridad, era un problema persistente para la administración Bush. El Informe Nacional de Inteligencia (octubre de 2002) concluía que Bagdad disponía de armas químicas y biológicas, pero esa afirmación no había sido hecha sobre la base de alguna “muestra de ántrax, ni tampoco de ninguna [alguna] arma química, a mano” (Woodward, 2004, p. 228).

89Bush y Rice solicitaron un nuevo informe, en el que la cia reuniese la mejor información disponible con alguna prueba sustancial, documento que fue recibido el 22 de enero por los altos cargos. Solo después de que Lewis Libby, jefe del staff del vicepresidente Cheney, presentara los resultados de esta última investigación, la administración Bush decidió mandar a Colin Powell al Consejo de Seguridad a presentar públicamente las conclusiones. Fue el mismo secretario de Estado quien decidió el contenido del discurso y seleccionó las evidencias dispuestas por las agencias de inteligencia (Woodward, 2004, pp. 329-338).

90El 5 de febrero de 2003, Colin Powell dio su discurso ante los miembros del Consejo de Seguridad. En aproximadamente setenta minutos, trató de argumentar las dos acusaciones que su Gobierno realizaba contra el régimen de Sadam Husein: primero, que Iraq no estaba colaborando en sus obligaciones de desarme dispuestas por la resolución 1441, y segundo, y más grave todavía, que estaba “ocultando su empeño por producir armas de destrucción en masa” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003, p. 3). Tal como queda consignado en el acta de aquel día, el secretario de Estado mostró a su audiencia un par de grabaciones interceptadas e imágenes que, a su juicio, demostraban la validez de sus acusaciones. También se refirió a la posesión de armas biológicas y a los laboratorios móviles para su fabricación, al negocio de armas químicas de Sadam y a los esfuerzos del régimen por fabricar armas nucleares (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003, pp. 3-14). Ya terminando, Powell hizo mención de los vínculos de Iraq con organizaciones terroristas, especialmente con Al Qaeda: “La ambición y el odio son suficientes para que Iraq y Al Qaeda se unan (…) El historial de cooperación de Sadam Husein con otras organizaciones terroristas islámicas es claro” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003, p. 18).

Sabemos que Sadam Husein está decidido a conservar sus armas de destrucción en masa. Está decidido a fabricar más. Considerando la historia de agresiones de Sadam Husein, considerando lo que sabemos acerca de sus grandiosos planes, considerando lo que sabemos de sus asociaciones terroristas y considerando su decisión de vengarse de aquellos que se le oponen, ¿debemos correr el riesgo de que algún día utilice esas armas en el momento, lugar y forma que él elija, un momento en que el mundo esté en una posición más débil para responderle?
Los Estados Unidos no pueden someter al pueblo americano a ese riesgo y no lo harán. Permitir que Sadam Husein posea armas de destrucción en masa durante unos cuantos meses o años más no es una opción posible, no después del 11 de septiembre.
Hace más de tres meses el Consejo reconoció que Iraq sigue representando una amenaza para la paz y la seguridad internacionales y que Iraq ha violado y sigue violando gravemente sus obligaciones de desarme. Hoy, Iraq sigue siendo una amenaza y sigue cometiendo graves violaciones. En efecto, al no aprovechar su última oportunidad para confesarlo todo y desarmarse, Iraq se ha ubicado en una posición aún peor de violación grave y se acerca cada vez más al día en que deberá enfrentar las graves consecuencias de su continuo desafío a este Consejo.
(U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003, p. 19)

91Con estos esfuerzos, los Estados Unidos pretendían convencer a los otros miembros de la acuciante necesidad de responder ante la amenaza del régimen de Husein. Sin embargo, por lo menos en lo que respectaba a los países latinoamericanos, el discurso de Powell no hizo que cambiaran de opinión. Para el presidente Lagos,

(…) la evidencia de Powell no pudo haber sido menos convincente. “Lo que van a ver es una acumulación de hechos e inquietantes patrones de comportamiento”, Powell había advertido al Consejo. Pero nunca obtuvimos ese momento clave.
(Lagos, Hounshell y Dickinson, 2012, p. 309)

92Ese mismo día, después del discurso, Bush llamó al presidente chileno para preguntarle qué le había parecido. Lagos no fue sincero (Lagos, Hounshell y Dickinson, 2012, p. 310). Por su parte, el presidente Fox recapitula:

¿Dónde está la evidencia? Nuestro equipo demandó una y otra vez desde noviembre de 2002 hasta febrero de 2003, a Colin Powell, a Condi Rice, eventualmente al presidente Bush y al primer ministro Blair, y a sus aliados de Japón y España. ¿Dónde están los mapas, las fotografías, los documentos? Aquí estaba esta superpotencia económica global con la capacidad de inteligencia más aclamada que el mundo haya conocido, con satélites que podían leer periódicos a millas de distancia en el cielo, con interceptores electrónicos, espías e informantes en el suelo de Medio Oriente. En febrero de 2003 mandaron a Colin Powell a las Naciones Unidas con un par de confusas fotografías y una presentación de PowerPoint de estudiante universitario.
(Fox y Allyn, 2008, capítulo 17)

93Después del discurso de Powell, les tocaba el turno a los ministros de Relaciones Exteriores de cada país. En el encuentro, el canciller Luis Ernesto Derbez agradeció los datos entregados por la delegación estadounidense, que servirían de insumos para las futuras decisiones que tomara el Consejo de Seguridad, además de añadir “elementos de juicio sobre el grado de cumplimiento del Iraq”. Afirmó que la posición de su país estaba orientada “inequívocamente a alcanzar el desarme de Iraq de la manera más eficaz y por la vía pacífica”. En paralelo a las gestiones de otros países, Derbez afirmaba que México había exhortado a Iraq a que colaborara con los inspectores de la ONU conforme con la Resolución 1441, y aquel día lo volvían a hacer (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003, pp. 27- 28).

94Derbez continuaba ratificando la confianza de su país en las actividades de inspección como el mejor camino para cumplir con el desarme de Iraq: estaban a favor de la profundización y reforzamiento de los trabajos de la UNMOVIC y la OIEA, y en ese sentido valoraban la presentación de Powell como insumo de gran importancia para las inspecciones. El canciller finalizaba de la siguiente manera:

El énfasis de México en la concertación multilateral responde, en efecto, al sentir y a las convicciones de la sociedad mexicana, pero responde también a un criterio pragmático para construir los consensos internacionales que reclama una tarea de repercusiones globales como es la eliminación de las armas de destrucción en masa.
Es por ello que mi país reitera su disposición a continuar brindando una contribución constructiva a las labores del Consejo de Seguridad, convencido de que la concertación y la búsqueda de soluciones multilaterales darán mayor fortaleza a las decisiones de este organismo. Quizá más importante aún, reiteramos nuestra demanda al Gobierno iraquí a que trabaje de manera permanente y con urgencia para otorgar todas las facilidades a fin de que esta inspección pueda ser bien realizada. Esto permitirá que, al concluir este proceso, no solamente hayamos logrado consolidar un sistema de las Naciones Unidas revitalizado, sino que la comunidad internacional cuente con las garantías de que las tareas de desarme se han cumplido cabalmente.
(U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003, p. 28)

95Por su parte, la ministra de Relaciones Exteriores de Chile, Soledad Alvear, manifestó preocupación ante las informaciones presentadas por los estadounidenses, que apuntaban a un “patrón de desafío y resistencia, por parte de Iraq”. Recordaba, también, que la Resolución 1441 significaba una “última oportunidad” para el régimen de Sadam, sin admitir otras interpretaciones, y que las decisiones del Consejo debían cumplirse a cabalidad. Para Chile, era la naturaleza totalitaria del régimen lo que explicaba la naturaleza del actuar de Iraq:

Mi país ha expresado la necesidad de continuar el proceso de inspecciones a fin de que estas puedan llegar, con el sentido de urgencia requerido por la Resolución 1441 (2002), a conclusiones que permitan al Consejo adoptar oportunamente las medidas apropiadas, consecuentes con esa urgencia. Por otra parte, hemos manifestado que las inspecciones solo podrán imponer su lógica de paz si se mantiene un alto grado de persuasión sobre el régimen iraquí acerca de las consecuencias que éste podría padecer frente a una actitud de incumplimiento sostenido de las resoluciones del Consejo.
(U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003, p. 33)

96Alvear hizo hincapié en la labor que tenía la UNMOVIC de informar cualquier incumplimiento de Iraq, y que la capacidad del Consejo dependía de la concreción de las inspecciones, por lo que era

(…) indispensable confrontar a Iraq con demandas de acción e información que no admitan dilación ni tergiversación alguna.
Chile entiende que el Consejo de Seguridad, al ejercer su responsabilidad en materia de seguridad colectiva, debe utilizar y promover los mecanismos de cooperación y consulta multilaterales. Por ello, respaldamos el mantenimiento de un control multilateral de la crisis en el marco de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, el derecho internacional y las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad.
La adopción de la Resolución 1441 (2002) mostró la unidad que en este órgano es posible. Por ello vemos la necesidad de perseverar en un esfuerzo por construir una posición común, lo cual constituye, a nuestro juicio, la medida del éxito de la comunidad internacional en el objetivo de conseguir el desarme de Iraq. Entramos en una etapa crucial frente a una situación que genera múltiples aprensiones para la región y la estabilidad del mundo. Como un país amante de la paz, debemos manifestar nuestra preocupación acerca de las consecuencias que una cancelación de las vías diplomáticas pueda tener para el mundo, para la región y, muy en especial, para la seguridad de la población civil iraquí, que sufre prolongadamente el efecto de sanciones con altos costos humanos.
No podemos sino reiterar que, tal como indica a menudo la historia, más que los dirigentes, cuyo comportamiento desatan las guerras, son los pueblos los que sufren directamente sus consecuencias. Si la cooperación de Iraq no sufre un cambio radical, este Consejo debe utilizar todos los medios para cautelar los principios ordenadores del sistema internacional. Chile formula, una vez más, un llamado a Iraq para que considere la responsabilidad que le incumbe frente al principal objetivo de esta Organización y de quienes integramos este Consejo: la preservación de la paz y de la seguridad internacionales (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003, p. 33).

97Como se observa, tanto Chile como México hicieron hincapié en la vía del multilateralismo para dar solución al conflicto. Ambas naciones cumplieron o plasmaron su posición dentro de la condición de “jugadores globales” y les correspondió, en ese momento histórico, enfrentarse a nivel diplomático con los Estados Unidos. Estas naciones latinoamericanas no solo representaron la posición de su política exterior, sino que fijaron la posición de la mayoría de los países de la región que veían en el multilateralismo la forma en cómo debían relacionarse los Estados en el sistema internacional. El multilateralismo y un apoyo a los Estados Unidos bajo ciertas condiciones era parte de los principios reflejados en los acuerdos y resoluciones del trabajo, principalmente, de la Organización de Estados Americanos.

6. Análisis de discurso en el Consejo: el ajedrez

6.1. Powell y los Estados Unidos

98El discurso del secretario de Estado Colin Powell está estructurado como una interpelación al gobierno iraquí, así como una insistente exhortación a los miembros del Consejo de Seguridad para tomar medidas efectivas sobre la insubordinación de Iraq respecto de su desarme. Los Estados Unidos despliegan su diplomacia con el fin de presionar al Consejo para legitimar una intervención, generándose una discusión en la que participan las potencias centrales y la periferia —idea consolidada por R. Prebisch—, dando cuenta de una interacción entre el hegemón y Estados secundarios.

Tabla n.° 15. Discurso del secretario de Estado Colin Powell.

Tabla n.° 15. Discurso del secretario de Estado Colin Powell.

Fuente: elaboración propia.

Tabla n.° 16. Co-textos de la reiteración terrorismo.

Tabla n.° 16. Co-textos de la reiteración terrorismo.

Fuente: elaboración propia.

Tabla n.° 17. Co-textos de la reiteración seguridad.

Tabla n.° 17. Co-textos de la reiteración seguridad.

Fuente: elaboración propia.

99La primera incriminación de Powell hacia Iraq evoca a la Resolución 1441 del Consejo. Dice: “El propósito de dicha resolución fue que Iraq deponga sus armas de destrucción en masa (…) Iraq ya había sido hallado culpable de una violación importante de sus obligaciones que remonta a 16 resoluciones previas y 12 años”. En este sentido interpela al Consejo, escudándose en la Resolución 1441, donde esta entidad se refiere a un “régimen que este Consejo repetidamente ha encontrado culpable a través de los años” y que le daba a Iraq una última oportunidad “de cumplir o enfrentar consecuencias serias” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003). Lo anterior define, evidentemente, un ultimátum.

100El momento clave de la exposición de Powell fue la presentación de las pruebas. La autoridad estadounidense enfatizó el hecho de que “cada una de las declaraciones que hago hoy están respaldadas por fuentes, fuentes sólidas. Estas no son aseveraciones. Lo que estamos tratando de presentarles son los hechos y las conclusiones basadas en inteligencia sólida” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003). Sin embargo, por más que existieran caudales de información, lo que se presentó fueron más bien conjeturas que evidencia concreta y específica. Se realizaron confirmaciones de intencionalidad, y no quedó claro si estaba basado en inteligencia “sólida” o no, por lo que continuaron siendo presunciones. Claramente, el proceso de toma de decisiones se complicó al no contar con información convincente o fidedigna.

101Los esfuerzos estadounidenses en materia de inteligencia les permitirían, según su visión, hablar con propiedad de las órdenes y vínculos realizadas por agentes del gobierno iraquí. De cualquier forma, cabe destacar la reiteración de la palabra ‘sabemos’ como verbo clave del párrafo, utilizada a modo de ratificación de las acusaciones. De este modo, convierte ciertas acciones, como que “el hijo de Sadam, Qusay, ordenó que se sacaran todas las armas prohibidas de los numerosos complejos de palacios de Sadam”, en hechos incriminadores porque lo “sabemos”. O “sabemos los funcionarios del Gobierno iraquí, los miembros del Partido Baath al mando y los científicos habían escondido artículos prohibidos en sus casas” y que, “otros archivos clave del establecimiento militar y del científico habían sido puestos en automóviles que los agentes de inteligencia manejaban por toda la zona rural del país para evitar la detección” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003).

102Otros argumentos se acompañan de datos que no podrían ser verificables, como que “numerosas fuentes humanas nos dicen que los iraquíes están trasladando no solo documentos y discos rígidos, sino armas de destrucción en masa para evitar que los inspectores las encuentren”. Pero no es posible ratificar estos testimonios, ya que se argumenta que esas personas “han arriesgado sus vidas para dejar que el mundo se entere qué se propone Sadam Husein realmente”, por lo que exponerlos no era una opción. Algo que, por cierto, resulta muy conveniente para los acusadores. Es interesante que Powell deba recurrir a validar sus acusaciones diciendo: “Estos son hechos corroborados por muchas fuentes, algunas de ellas fuentes de los servicios de inteligencia de otros países” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003). ¿A qué fuentes se refiere? No es posible sostener una decisión con una declaración de fe.

103Colin Powell también advirtió a Naciones Unidas de caer “en la posición de ser irrelevante si permite que Iraq continúe desafiando su voluntad sin responder de manera efectiva e inmediata”, poniendo en duda la legitimidad y credibilidad global de la institución a consecuencia de la supuesta inoperancia de llegar a buen puerto con las exigencias a Iraq. Llega así a un punto crucial en su discurso: “Cuánto tiempo más estamos dispuestos a tolerar la falta de cumplimiento por Iraq antes de que nosotros, como Consejo, como las Naciones Unidas digamos: ‘Basta. Basta’” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg.”, 5 de febrero de 2003), asumiendo que la obstrucción a los inspectores no cambiará. Con ello, realiza un emplazamiento directo al Consejo para tomar decisiones más efectivas y correctivas de la situación actual, que se justificarían con toda la evidencia recolectada gracias a la inteligencia estadounidense y de otros países. Incluso añade que

(…) la gravedad de este momento es equivalente a la gravedad de la amenaza que presentan al mundo las armas de destrucción en masa de Iraq, es decir, la comunidad internacional completa se ve amenazada por este peligro, por ello se deben tomar estas decisiones efectivas.
(U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003)

104Según Powell, existe un vínculo claro entre Iraq y la red Al Qaeda: esta nación árabe brindaría refugio a una red terrorista liderada por un asociado de Bin Laden y, por consiguiente, de Al Qaeda. Este es, sin duda, el punto neurálgico a tocar por los Estados Unidos, entendiéndose la reiterada y extensa lista de posibles riesgos que podrían implicar un mayor alcance del terrorismo albergado en territorio identificado. No obstante, las autoridades iraquíes niegan las acusaciones de vínculos con Al Qaeda.

105No es claro para todos, el vínculo entre la tiranía secular de Husein y la tiranía religiosa de Al Qaeda, excepto para los Estados Unidos. “La ambición y el odio son suficientes para juntar Iraq y Al Qaeda”, lo que se suma al historial de logros delictivos de Al Qaeda y el “historial de cooperación con otras organizaciones terroristas islámicas” de Husein, afirma Powell (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003). Sin embargo, no existe evidencia de ello. Es más, Al Qaeda y el régimen de Bagdad podrían, al menos desde el punto de vista ideológico, ser antagonistas. No obstante, cada país debió considerar este aspecto cuando adoptó la decisión final de apoyar o no una intervención militar.

106Powell en su discurso expresa que “tenemos una obligación hacia nuestros ciudadanos, tenemos una obligación hacia este organismo”, haciendo hincapié en la obligación conjunta de ejecutar y proteger los principios y fundamentos que sustentan esta coordinación internacional, donde el propósito de redactar resoluciones, como la 1441, era la preservación de la paz y “darle una última oportunidad a Iraq” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003), que no la aprovechó.

107Ante la pieza discursiva de Colin Powell, se puede colegir que los Estados Unidos en el Consejo de Seguridad solicitaron el apoyo para una empresa bélica a gran escala, sin embargo, resultara positiva o negativa dicha decisión, la Casa Blanca no echaría pie atrás con los planes de intervenir militarmente a Iraq.

108Por otra parte, uno de los aspectos más relevantes de las palabras del representante de la diplomacia estadounidense fueron las serias acusaciones sobre la falta de colaboración por parte de Iraq con la información requerida por los investigadores de la onu. La situación se complejiza cuando Powell expresa en el Consejo la posibilidad de una alianza entre Bagdad y los autores del 11-S, aumentando el nivel de amenaza que podría tener Iraq como “Estado paria”, debido a que se configuraría un escenario en el que terroristas tendrían acceso a armas de destrucción masiva dentro de un escenario global. Pero no se presentaron pruebas ni evidencias contundentes, mellando la posibilidad de un apoyo justificado por parte de Naciones Unidas a la Guerra de Iraq.

109Por último, se estima que la invasión a Iraq fue para los Estados Unidos una pieza clave en la estrategia de la gct. Es por ello, que el discurso de Powell es otro de los momentos centrales a nivel diplomático del relato de la gct, que además sirve para fortalecer la tesis de la inflación de amenaza en la crisis iraquí.

6.2. Canciller Luis Ernesto Derbez: la negativa vecinal

110El discurso del canciller Derbez se sostiene en dos ideas eje: un desarme efectivo de Iraq y la insistencia en el multilateralismo como método de resolución de conflictos.

Tabla n.° 18. Discurso del canciller Luis Ernesto Derbez.

Tabla n.° 18. Discurso del canciller Luis Ernesto Derbez.

Fuente: elaboración propia.

Tabla n.° 19. Co-textos de la reiteración terrorismo.

Tabla n.° 19. Co-textos de la reiteración terrorismo.

Fuente: elaboración propia.

Tabla n.° 20. Co-textos de la reiteración multilateralismo*.

Tabla n.° 20. Co-textos de la reiteración multilateralismo*.

* En su defecto multilateral (es). Fuente: elaboración propia.

111Un hecho reiterativo para el discurso mexicano es el recurso de afirmar ante el resto “la posición de México dentro del Consejo de Seguridad” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003), haciéndose notar como parte de la comunidad internacional y cumpliendo un rol particular en ésta. Es decir, este posicionamiento que busca tener México se vincula directamente con valores competentes a los derechos humanos, un rol progresista y propio de una comunidad civilizada, que antepone en sus decisiones y acciones los pilares del derecho internacional. Asimismo, plasma la sutil intención de este país por no intervenir a gran escala el país de Medio Oriente, sin desmedro de que se siga combatiendo el terrorismo, pero evitando todos los perjuicios mencionados.

112En este sentido, el Gobierno mexicano plantea haber efectuado ya “gestiones directas ante las autoridades iraquíes”, llamándolas a que “colaboren sin dilación en los términos que requieren los inspectores de las Naciones Unidas” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003). Esta acción que, sin duda, influyó en el resto de las naciones miembro de la Asamblea de las Naciones Unidas, sitúa a México en el bando que busca un contrapeso. Por otra parte, confirma que cree en el camino del diálogo como el medio más apropiado para persuadir a las entidades iraquíes a cumplir ante la comunidad internacional.

113De igual forma, se insta a los representantes de Iraq presentes en el Consejo de Seguridad a tomar nota de lo que se les está diciendo y pidiendo, para que hagan reflexionar a sus autoridades, que “procedan ostensiblemente, sin dilación a las exigencias y decisiones tomadas por el Consejo en la resolución 1441 del 8 de noviembre de 2002” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg.”, 5 de febrero de 2003).

114Asimismo, México le pide a Iraq una “cooperación activa y de genuina colaboración”, actitud ya sea ingenua o sencillamente orientada a demarcar aún más su postura como nación y de cómo quiere ser visto por el resto de los miembros del Consejo.

115Continuamente, es posible apreciar el uso de recursos que enfatizan el rol y posición que busca jugar México en el esquema internacional, visible en frases como “México ratifica su confianza en las actividades de inspección que se encuentran en curso” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg.”, 5 de febrero de 2003), donde se alaba el accionar del Consejo como la forma adecuada, hasta entonces, de mediar el conflicto existente:

Estamos a favor de la profundización y reforzamiento de dichas inspecciones, así como de la asistencia que los miembros de este Consejo y en general de la comunidad internacional puedan brindar a la Comisión de las Naciones Unidas de Vigilancia, Verificación e Inspección (unmovic) y al Organismo Internacional de Energía Atómica (oiea) para cumplir con éxito esta delicada tarea.
(U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg.”, 5 de febrero de 2003, p. 26)

116Asimismo, los objetivos mexicanos se transparentan al expresar el “énfasis de México en la concertación multilateral”, dado que para ellos “responde, en efecto, al sentir y a las convicciones de la sociedad mexicana” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg.”, 5 de febrero de 2003). No por nada intentan persuadir a la comunidad internacional de considerar que, al hablar de la sociedad mexicana como un miembro de activo de ésta, planteando que la no intervención es apoyada por la opinión pública mexicana.

117Sin embargo, no es solo por las aspiraciones mexicanas que se postula el multilateralismo, sino también porque responde “a un criterio pragmático para construir los consensos internacionales que reclama una tarea de repercusiones globales” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg.”, 5 de febrero de 2003) como la eliminación de armas de destrucción masiva o el terrorismo, donde todos se ven afectados.

118Ante este postulado, México “reitera su disposición a continuar brindando una contribución constructiva en las labores del Consejo de Seguridad”, es decir, está dispuesto a seguir trabajando con y para esta entidad, ya que está “convencido de que la concertación y la búsqueda de soluciones multilaterales darán mayor fortaleza a las decisiones de este organismo” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003).

119En síntesis, México es claro al expresar que las decisiones validadas de manera múltiple por distintas naciones potenciarán a este organismo internacional, legitimando aún más las resoluciones que tome y las exhortaciones que realice. Por ello, se insiste en demandar al Gobierno iraquí que “trabaje de manera permanente y con urgencia en otorgar todas las facilidades para que esta inspección pueda ser bien realizada” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003), lo que demuestra el profundo compromiso de México con las acciones multilaterales.

120Para el Gobierno mexicano la Guerra de Iraq no era “una guerra justa” y, además, cualquier acción punitiva contra Iraq debía contar con el respaldo de la comunidad internacional. Así, México marcaba distancia a la estrecha relación en materia de seguridad con los Estados Unidos, por su condición vecinal, y potenció la postura de la mayoría de los países latinoamericanos de fortalecer el multilateralismo.

6.3. La canciller Soledad Alvear: Chile y lo multilateral

121Desde la postura de Chile, es la ministra de Relaciones Exteriores Soledad Alvear, la encargada de dar a conocer la posición de su país ante Naciones Unidas. Su énfasis es la cooperación internacional y la relevancia de los canales diplomáticos que permitirían evitar una acción armada, esto, pensando en las nefastas consecuencias que tendría para la población iraquí una intervención militar.

Tabla n.° 21. Discurso de la canciller Soledad Alvear.

Tabla n.° 21. Discurso de la canciller Soledad Alvear.

Fuente: elaboración propia.

Tabla n.° 22. Co-textos de la reiteración seguridad.

Tabla n.° 22. Co-textos de la reiteración seguridad.

Fuente: elaboración propia.

Tabla n.° 23. Co-textos de la reiteración multilateralismo.

Tabla n.° 23. Co-textos de la reiteración multilateralismo.

Fuente: elaboración propia.

122De este modo, el discurso de la ministra Alvear va muy en la línea con lo expuesto por el representante mexicano en esta instancia. El enfoque general de la intervención puede entenderse con los propósitos de instar a Iraq a su propio desarme y reafirmar la convicción de la supremacía de este espacio multilateral.

123La canciller chilena concuerda con la opinión estadounidense respecto de la preocupante situación a resolver en Medio Oriente. Más aún, su discurso rescata de la presentación de Powell que las acciones iraquíes “apuntan a un patrón de desafío y resistencia (…) a cumplir las demandas que ya planteaba la Resolución 687 del 3 de abril de 1991: su desarme incondicional, inmediato y verificable”. Se trata de una declaración que no deja espacio al beneficio de la duda para el país del Medio Oriente, y que, más bien, puede ser interpretada con un tono acusatorio, similar al estadounidense. Una idea que se refuerza al plantear la “consternación” chilena ante el actuar negligente del régimen iraquí frente a las reiteradas exigencias del Consejo de Seguridad y las consecuencias para su pueblo, más aún cuando este desafío al mandato internacional pudiese significar verse enfrentado “a un nuevo y mayor sufrimiento” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003).

124Si bien podría observarse una política de alineación con los Estados Unidos, el gobierno del presidente Lagos no apoyaría la guerra y su postura apuntaba a entregar más herramientas a los inspectores de unmovic.

125En concordancia con el discurso mexicano y la posición prevaleciente en Latinoamérica, la cual favorece una mediación multilateral de asuntos de índole internacional, el gobierno chileno “reitera su convicción, como un punto fundamental, de que las resoluciones del Consejo de Seguridad deben ser cumplidas íntegramente”.

126La ministra es categórica al momento de demandar el cumplimiento de las exigencias del Consejo, y advierte que incumplir los requerimientos de esta entidad “constituyen violaciones de la resolución y desafíos abiertos a la comunidad internacional” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003), un explícito reproche a una eventual nueva negativa de Iraq ante su desarme. La ministra Alvear establece como necesario continuar con las investigaciones en el territorio iraquí para obtener “conclusiones que permitan al Consejo adoptar oportunamente las medidas apropiadas, consecuentes con esa urgencia” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg., 5 de febrero de 2003).

127A pesar del apremio por resolver la situación de Medio Oriente, Chile aboga por mantener el debido proceso para verificar las acusaciones imputadas por Powell al régimen iraquí, poniendo marcos y límites de acción.

128En línea con lo anterior, se expresa especial énfasis en que, de continuar con las inspecciones, éstas deberán realizarse bajo una “lógica de paz”, siempre y cuando se pudiese mantener un “alto grado de persuasión sobre el régimen iraquí acerca de las consecuencias que éste podría padecer frente a una actitud de incumplimiento sostenido de las resoluciones del Consejo” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg.”, 5 de febrero de 2003), lo que se entiende como que las represalias vendrán desde una posición más estricta.

129Lo más importante para Chile es que se mantenga el control de manera multilateral, conservando la supremacía de los valores de las Naciones Unidas y los estándares internacionales, por cuanto se “entiende que el Consejo de Seguridad, al ejercer su responsabilidad en materia de seguridad colectiva, debe utilizar y promover los mecanismos de cooperación y consulta multilaterales” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg.”, 5 de febrero de 2003), al momento de resolver un conflicto cuya envergadura pudiese abarcar la seguridad global.

130Es imperante desde la cancillería chilena preservar este espacio multilateral que la comunidad internacional ha logrado construir, y cuyo punto de inflexión para mantener dicho éxito debe ser el desarme de Iraq, lo que aliviaría las diversas “aprensiones para la región y la estabilidad del mundo” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg.”, 5 de febrero de 2003). De lo contrario, Chile se cuestiona y preocupa por las consecuencias que pudiese tener para la comunidad internacional “una cancelación de las vías diplomáticas”, y en especial para “la seguridad de la población civil iraquí, que sufre prolongadamente el efecto de sanciones con altos costos humanos” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg.”, 5 de febrero de 2003).

131En consecuencia, en línea con la postura multilateral de Chile, la ministra insta a Iraq a cooperar con el Consejo de Seguridad y al cumplimiento de su desarme, y deja en claro que “si la cooperación de Iraq no sufre un cambio radical, este Consejo debe utilizar todos los medios para cautelar los principios ordenadores del sistema internacional” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4701st mtg.”, 5 de febrero de 2003), una nítida advertencia al gobierno iraquí. Esto, en concordancia con el sentido de pertenencia de Chile como Estado miembro de esta organización y, por tanto, comprometido con que se cumplan y prevalezcan, a como dé lugar, los objetivos fundantes de la entidad, entendidos por Chile como la solución de conflictos por medios pacíficos. Sin embargo, lo que se observa como estrategia es que lo que realmente buscaba la posición chilena era darle tiempo a Iraq para evitar la guerra

132En definitiva, Chile, mediante una estrategia soft —sin confrontación— estructuró una respuesta negativa a los Estados Unidos, marcando un hito en las relaciones internacionales con ese país. Cuando el país se jugaba por entero por concretar un Tratado de Libre Comercio (tlc) con la potencia norteamericana, Chile le decía no a los Estados Unidos. Por esto, el gobierno de Lagos debió haber contado con información de alta calidad sobre la existencia o no de armas de destrucción masiva y, asimismo, sostuvo como principio que, siendo parte de la periferia, la cooperación no podía pasar por sobre el multilateralismo y la soberanía de los Estados.

7. La estrategia común de Chile y México para evitar la guerra

133En la reunión del Consejo del 14 de febrero, los Estados Unidos y sus aliados mantuvieron su postura tensionando la relación, principalmente, con los países europeos encabezados por Francia.

134En medio de esta diferencia, tanto Alvear como Derbez marcaron una postura que buscaba el consenso. La representante chilena marcó los tres pilares de la posición de su país en el Consejo, mientras que el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, por su parte, se alegraba por los avances de las inspecciones, pero también se quejaba de que aún la cooperación de Iraq no fuese suficiente (U.N. SCOR, 58th Sess., 4707th mtg., 14 de febrero de 2003, p. 24). Aportó con las siguientes reflexiones:

Estamos unidos en la consecución de estas metas, pero crecientemente separados en cuanto a la manera más eficaz y de más bajo costo para alcanzar este propósito. Las distintas visiones y propuestas se han discutido y ponderado en el ánimo de preservar la unidad del Consejo de Seguridad, pues en ello radica la fortaleza de un sistema de seguridad colectiva como son las Naciones Unidas. En el marco de esas deliberaciones, la aportación de México se ha orientado a preservar estos consensos y a explorar por vías pacíficas y multilaterales el desarme verificable, inmediato y efectivo del Iraq. (…) Preocupa a México muy especialmente el daño que este conflicto está generando ya en los planos político, económico y de tranquilidad social en el mundo. En muy pocas semanas se han perfilado signos de polarización política internacional, mientras que la economía mundial sufre las consecuencias del nerviosismo y la incertidumbre.
(U.N. SCOR, 58th Sess., 4707th mtg., 14 de febrero de 2003, p. 24)

135Luego de la reunión del Consejo el 14 de febrero, las posiciones de México y Chile se acercaron todavía más. Derbez y Alvear mantuvieron consultas bilaterales, donde acordaron que no votarían aún por una resolución que permitiera la guerra sin la existencia de razones contundentes. Los cancilleres intuían que los Estados Unidos entregarían pronto un nuevo borrador de resolución postulando la rebeldía de Iraq y el fin del plazo (Muñoz, 2005, p. 50). Los presidentes Lagos y Fox también comenzaron a conversar más seguido, para buscar el trabajo en conjunto de sus respectivos embajadores —Valdés y Aguilar Zínser—, quienes, por lo demás, eran amigos cercanos (Lagos, Hounshell y Dickinson, 2012, p. 327).

136La unmovic se encontraba trabajando en un documento que agrupaba las tareas pendientes para Iraq junto con sus respectivas proposiciones de solución, cuestión que sería muy útil para un hipotético trabajo del Consejo a partir de índices objetivos. El 17 de febrero, Hans Blix incluso preparó un borrador de resolución, en el que establecía el 1 de marzo como fecha en la cual la unmovic y la oiea entregarían una lista de puntos clave a resolver, con las benchmarks que Iraq debía cumplir en cada asunto (Blix, 2004, p. 188).

137Ante la inminencia del lanzamiento de la segunda resolución, el bando por la guerra comenzó a ejercer presión sobre los países latinoamericanos. Tony Blair aprovechó su buena relación personal con Lagos, y en esa línea mantuvo un contacto recurrente con él durante la crisis diplomática:

Blair se comunicó con Lagos para hacerle saber el contenido del borrador de resolución y también lo que había sucedido en la reunión de la otan, pocos días antes. Blair le dijo al presidente chileno que “el tiempo se estaba acabando”, pese a que el Reino Unido concordaba con continuar las inspecciones y que “el peso de la prueba” le correspondía a Iraq. Lagos le respondió que Iraq tenía que cumplir con la Resolución 1441, que se necesitaba más tiempo para realizar las inspecciones y, especialmente, que el Consejo de Seguridad debía actuar unido.
(Muñoz, 2005, pp. 62-63)

138Si bien Chile no estaba de acuerdo con la postura estadounidense, tampoco estaba de acuerdo con la bancada francesa, puesto que no veía en ella consecuencias de peso en caso de que Sadam no cumpliese (Lagos, Hounshell y Dickinson, 2012, p. 323). Así, Blair y Lagos, tomando en cuenta también las opiniones de Hans Blix, trabajaron secretamente en una idea propia, con los siguientes puntos:

1. Poner 30 científicos iraquíes, identificados por los inspectores, a disposición de las Naciones Unidas para ser entrevistados fuera de Iraq. Si lo deseaban, ellos podían ser acompañados por sus familias.
2. Entregar todas las armas de gas nervioso, o bombas aéreas que contengan el gas, que se habían perdido desde 1998, o si habían sido destruidos, revelar los documentos necesarios.
3. Entregar los 10.000 litros de ántrax o entregar la evidencia que prueban su destrucción.
4. Destruir todos los misiles All Samoud II y todos sus componentes.
5. Probar que todos los vehículos aéreos sin tripulación no estaban llevando sistemas de armas biológicas portables.
(Lagos, Hounshell y Dickinson, 2012, pp. 324-325)

139Sin embargo, pese a las buenas intenciones, los políticos no pudieron ponerse de acuerdo en las consecuencias que esta resolución debía contemplar en caso de que Iraq no aceptara: Blair quería el recurso automático de la fuerza y Lagos, por su parte, pensaba que esa decisión debía seguir quedando en manos del Consejo.

140En orden de tratar de convencerlo a favor del borrador de la segunda resolución, presentado el 23 de febrero, el primer ministro británico envió al día siguiente a Santiago a un par de expertos —David Manning, segundo al mando del Ministerio de Relaciones Exteriores, y John Scarlett, antiguo oficial de inteligencia— para aclarar las dudas de Lagos dejadas por la presentación de Powell. Sin embargo, el trabajo no brindó los frutos esperados y el presidente chileno quedó convencido de que el servicio de inteligencia británico, en realidad, no tenía idea de dónde exactamente se encontraban las supuestas armas de destrucción masiva de Iraq. Lagos intercambió palabras con Fox, quien también había recibido la visita de Manning y Scarlett. Llegaron a la misma conclusión: la presentación de los británicos era un fracaso y no había razones para lanzar una guerra contra Iraq (Lagos, Hounshell y Dickinson, 2012, pp. 325-327).

141El 21 de febrero, el presidente español José María Aznar hizo una parada en México antes de cruzar la frontera para un encuentro con Bush en su rancho de Texas, con el fin de intentar persuadir a Fox una vez:

A Fox le irritó esa visita, pues sentía que no necesitaba intermediarios para comunicarse con Bush. En consecuencia, un Aznar formalmente vestido fue recibido por Fox en camisa sport, sin corbata, y con una chaqueta liviana, gesto de incomodidad que no pasó desapercibido por la opinión pública.
La prensa mexicana reaccionó con enojo a la visita de Aznar (…) La mayoría de los medios de prensa y de los observadores concluyeron que, a pesar de las buenas maneras protocolares, el breve comunicado conjunto de Fox y Aznar dado a conocer al concluir su entrevista en la residencia presidencial de Los Pinos, claramente señalaba que México no había cambiado de parecer con respecto a Iraq.
(Muñoz, 2005, pp. 84-85)

142El comunicado de prensa de la visita se limitaba a decir que ambos países incrementarían los esfuerzos multilaterales para alcanzar una vía pacífica en la resolución del conflicto, y que continuarían con los esfuerzos internacionales en contra del terrorismo (Narcia, 2003).

143Al día siguiente, se afirmaba en el diario español El País que el presidente ibérico abandonaba México “sin haber conseguido modificar su actual rechazo a un ataque a Iraq sin el aval de la onu y dejando tras de sí una estela de críticas”. El periódico afirmaba también que existía temor entre los mexicanos ante posibles represalias de los Estados Unidos: Henry Kissinger ya las había insinuado en Monterrey, y en la Casa Blanca habían advertido que se sentirían muy disgustados si México no apoyaba una segunda resolución (Aznarez, 2003).

144La misma mañana del 21 de febrero, Fox también había hecho sus propias declaraciones, pronunciando un no a la guerra y al unilateralismo y reiterando su apoyo al fortalecimiento del Consejo, el multilateralismo y el consenso (Muñoz, 2005, p. 85).

145Blix observaba la disyuntiva por la que pasaban los países latinoamericanos: a la vez que los Estados Unidos los presionaban para que dieran su apoyo a la guerra, la opinión pública de sus respectivas naciones estaba en contra (Blix, 2004, p. 186).

146Al analizar los resultados de la investigación de esta parte del capítulo, se estima que existe coincidencia con el enfoque institucionalista. La Guerra de Iraq es el mejor ejemplo de cómo un país cualquiera puede tener una incidencia directa y relevante en un conflicto con implicancias globales. La participación de Chile y México en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas les dotó un espacio político-diplomático para pronunciarse sobre un conflicto dentro del sistema internacional, en aras de resolver la crisis por medios pacíficos. Como hemos observado, Chile y México se jugaron cartas importantes para evitar la guerra.

8. Las últimas negociaciones antes del inicio del conflicto

147Los países no permanentes del Consejo comenzaron a quedar atrapados en medio de la polarización que marcaban los miembros permanentes. De los diez países electos, España y Bulgaria ya se habían inclinado por el bando estadounidense-británico, mientras que Alemania y Siria por el lado francés-ruso. Quedaban, por tanto, seis países: Camerún, Pakistán, Guinea, Angola, México y Chile (Muñoz, 2005, p. 56). Eran los indecisos o Uncommitted Six (U-6) (Lagos, Hounshell y Dickinson, 2012, p. 327).

148A finales de febrero, México y Chile tenían bien alineadas sus opiniones. En una conferencia de prensa a la salida de una reunión privada del Consejo, el 27 de febrero los embajadores Valdés y Aguilar Zínser afirmaban públicamente que no votarían por ninguna resolución en tanto el Consejo no lograra un consenso y se conciliaran las posiciones. Según los representantes diplomáticos, el objetivo final era el desarme de Iraq, y las inspecciones debían continuar como un medio pacífico para conseguirlo. Valdés acusó de paso a los miembros permanentes de dejar la decisión en manos de los países electos, al tiempo que no se esforzaban por aproximar posiciones ( “Rechazan México y Chile”, 27 de febrero de 2003). Unos de días después, la bbc describía la posición de los latinoamericanos como “ambigua” ( “Iraq”, 3 de marzo de 2003). La colaboración entre Chile y México iba más allá de simples declaraciones conjuntas. A principios de marzo, Valdés y Aguilar Zínser se reunieron conjuntamente con Hans Blix, para sopesar nuevas alternativas que resolvieran la crisis diplomática. Muñoz (2005, p. 56) resume las preocupaciones que manifestaron ambos diplomáticos en esa ocasión:

Los embajadores informaron a Blix que la propuesta canadiense expresaba, en alguna medida, las preocupaciones de sus respectivos países porque tenía “referencias o benchmarks dentro de plazos fijos”, pero que el consenso no se generaría con un plazo tan inminente (…) ni con una decisión automática de ir a la guerra después de una fecha determinada. Por otra parte, agregaron, el memorando francés era atemporal y no reflejaba de manera debida la gravedad de la situación existente.

149El 4 de marzo, Aguilar Zínser se presentó en la misión permanente del Reino Unido en la onu para reunirse con un miembro del MI6, a solicitud de Jeremy Greenstock, su equivalente británico (Ekaizer, 2004). De manera semejante a como sucedió con Vicente Fox a finales de febrero, esta nueva reunión pretendía compartir con la delegación mexicana la información que ellos manejaban. El oficial de inteligencia hizo referencia a un informe llevado a cabo por la oficina del primer ministro británico: el MI6 no avalaba la solvencia del documento, pero tampoco lo refutaba.

150Ante la pregunta de Aguilar Zínser sobre la existencia de pruebas concretas que permitieran demostrar el ocultamiento de armas de destrucción masiva en Iraq, el oficial no pudo responder afirmativamente. Esto se contradecía con la firme certeza que mostraba Greenstock en público sobre la existencia de las armas (Ekaizer, 2004).

151El viernes 7 de marzo el Consejo se reunió, una vez más, a nivel de ministros de Relaciones Exteriores para escuchar los recientes informes de Blix y El Baradei. Mientras, los estadounidenses mantenían en espera 250.000 soldados en las fronteras de Iraq (Muñoz, 2005, p. 57). El momento presentaba una oportunidad especial, puesto que tanto la unmovic como la oiea tenían que entregar el primer informe semestral desde que se habían iniciado las inspecciones el 9 de noviembre de 2002, siguiendo con las disposiciones de la Resolución 1284 de 1999. En el encuentro, Blix también hizo referencia a un programa de trabajo donde se especificarían las tareas de desarme pendiente, junto con un sistema reforzado de verificación y de vigilancia, que tenía que ser presentado ese mismo mes (27 de marzo), de acuerdo con la Resolución 1284 (U.N. SCOR, 58th Sess., 4714th mtg., 7 de marzo de 2003, pp. 2 y 5).

152En sus respectivas declaraciones, tanto Blix como El Baradei destacaron el mejoramiento de la cooperación iraquí, especialmente en el transcurso de las últimas tres semanas. El director ejecutivo de la unmovic señaló que todavía no se encontraban pruebas de actividades prohibidas ni de instalaciones subterráneas para la fabricación de armas químicas y/o biológicas (“U.N. SCOR, 58th Sess., 4714th mtg.”, 7 de marzo de 2003, p. 4). Destacaba que Iraq había mejorado su disposición a colaborar con los inspectores, si bien aquello debía juzgarse “con sensatez en función de cuántas interrogantes realmente consiguen resolver” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4714th mtg., 7 de marzo de 2003, p. 5). El Baradei, por su parte, sostenía al final de su presentación que no existían indicios de que Iraq hubiese reanudado su programa nuclear ni de que hubiese intentado importar uranio o tubos de aluminio e imanes para un programa de enriquecimiento por centrifugado, y aseguraba que en un futuro cercano la oiea podría entregar al Consejo una evaluación objetiva y minuciosa (U.N. SCOR, 58th Sess., 4714th mtg., 7 de marzo de 2003, p. 9).

153Los cancilleres de Chile y México presentaron una postura semejante entre ellos. Luis Ernesto Derbez manifestó que la diplomacia multilateral seguía vigente, y que aún se buscaba en la mesa una solución común. Rogaba al Consejo no desistir en la búsqueda de un consenso amplio. Con respecto al trabajo de su país, el canciller afirmaba:

México ha explorado activamente con nuestros colegas distintas maneras de coincidir. Junto con otros Estados miembro, nos hemos acercado a los miembros del Consejo más directamente involucrados en la cuestión de Iraq para propiciar el entendimiento y no orillarnos a posiciones irreductibles (…) México desea ampliar el espectro de fórmulas para lograr el desarme efectivo en Iraq. Abrir este espacio a más opciones e ideas que preserven la vía diplomática para atender un tema como el del desarme.
(U.N. SCOR, 58th Sess., 4714th mtg., 7 de marzo de 2003, pp. 13-14)

154De acuerdo con Derbez, el multilateralismo, el apego al derecho internacional y el mantenimiento de la paz eran los principios que guiaban la participación mexicana en el Consejo: “México reitera la importancia de trabajar hacia una posición de consenso sobre las futuras acciones que habrá de tomar el Consejo de Seguridad en torno al tema del Iraq. México convoca a todos a trabajar con más creatividad en este difícil tema” (U.N. SCOR, 58th Sess., 4714th mtg., 7 de marzo de 2003, pp. 14-15).

155La canciller chilena Soledad Alvear, aparte de señalar que la colaboración iraquí era aún insuficiente, reiteraba los principios que ordenaban la posición chilena en la crisis: el multilateralismo, la búsqueda de una solución conforme al derecho internacional y la Carta fundadora de las Naciones Unidas, como también la búsqueda de todos los medios para alcanzar una solución pacífica mediante acuerdos y decisiones colectivas:

Chile ha estado haciendo todos los esfuerzos por contribuir a una decisión concertada que conduzca a un desarme pacífico de Iraq. Esta fue la razón por la cual hicimos un llamado a los cinco miembros permanentes, y a partir de ello, Chile se ha esforzado en buscar un punto de encuentro entre posiciones distantes. En este sentido, hemos promovido la continuación de inspecciones rigurosas y planteando que estas deben ser limitadas en el tiempo.
(U.N. SCOR, 58th Sess., 4714th mtg., 7 de marzo de 2003, p. 24)

156Alvear reafirma la certeza de su país en el fortalecimiento de las inspecciones como forma de brindar una última oportunidad al camino de la paz y el desarme.

157Es evidente la semejanza existente entre las palabras de ambos ministros. Los dos discursos repiten las ideas de multilateralismo y derecho internacional, pero, sobre todo, de consenso. A su vez, ninguno de ellos hace referencia explícita a la tramitación del borrador de resolución del 23 de febrero, en el sentido de ceder o negar su voto. No está demás recalcar esa ausencia.

158En la misma sesión del 7 de marzo, el representante del Reino Unido, Jack Straw, pidió entregar al final de su intervención un nuevo documento a nombre de su país, España y los Estados Unidos, que realizaba enmiendas al borrador de resolución del 24 de febrero, añadiendo

(…) un periodo adicional más allá de la aprobación de una resolución para que Iraq aproveche la oportunidad definitiva de desarmarse.
(…) Estamos sugiriendo que es perfectamente posible, realizable y necesario que Sadam Husein y el régimen de Iraq acepten cumplir. De esta manera, en vez de que tener todos que admitir, ya sea por nuestras palabras o por nuestro silencio como lo hemos hecho hoy, que Sadam no está en completa sumisión, que no ha tomado otra y final oportunidad, podamos decir lo contrario y celebrar la realización de los finos ideales de las Naciones Unidas y la defensa de uno de los puntos centrales del programa de trabajo de las Naciones Unidas; que respaldemos nuestra democracia, si es necesario, con una amenaza creíble de uso de fuerza.
(U.N. SCOR, 58th Sess., 4714th mtg., 7 de marzo de 2003, p. 29)

159La enmienda de la resolución entregaba al régimen de Sadam un plazo de diez días, hasta el 17 de marzo, para que aceptase el compromiso de cooperación incondicional en las disposiciones de la Resolución 1441 de 2002 (U.N. SCOR, Spain, United Kingdom, 7 de marzo de 2003).

160Durante la mañana de ese día, la ministra de Relaciones Exteriores de España, Ana Palacios, y Colin Powell habían intentado convencer infructuosamente a Derbez para que fuera él quien presentara este nuevo borrador (Ekaizer, 2005).

161Desde la posición chilena, el presidente Lagos pensaba que este nuevo borrador no era viable por el breve periodo que daba, y porque era humillante para Sadam aceptar todas las condiciones por televisión (Muñoz, 2005, p. 69). Su postura la manifestó también públicamente a través de los medios de comunicación. Argumentaba que la destrucción de las armas era una cuestión de meses, no de días, como ordenaba la nueva resolución, aunque entendía el esfuerzo norteamericano por entregar un plazo adicional. Mantenía, además, que la postura “equidistante” que Chile estaba manteniendo con respecto a ambos bandos —que por cierto se mostraban intransigentes— se debía a la convicción de que con ello ayudaban a la paz:

Hemos trabajado intensamente con ambos sectores. Al lado de ellos, no cobijándonos detrás de ellos, no esperando que los cinco grandes tomen una posición y nosotros apoyamos lo que ellos digan, simplemente nos parece muy grave esta ruptura que se puede producir en el Consejo de Seguridad y en donde los más perjudicados somos los países chicos.
( “Presidente Lagos afirmó”, 8 de marzo de 2003)

162Asimismo, el mandatario señaló que el día anterior se había comunicado con Bush, y que este estaba dispuesto a escuchar sus planteamientos. Fijó además posiciones comunes con México en el Consejo y descartó que la crisis afectara al Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos ( “Presidente Lagos afirmó”, 8 de marzo de 2003).

163Paralelamente, el presidente Vicente Fox también comunicaba la postura pública de su país. En una rueda de prensa, afirmaba que México se encontraba trabajando en una tercera vía para lograr el desarme de Iraq mediante procedimientos distintos a la guerra y recalcó que se mantenía en frecuente contacto con aquellos países que aún no se habían decantado por alguna de las dos posiciones enfrentadas —especialmente con Chile y Canadá—, con el fin de poder compartir información y criterios en la búsqueda de una salida intermedia. Dio también algunos detalles de su última conversación con Bush, en la cual nuevamente le planteó su punto de vista de usar la fuerza contra Iraq, y manifestó que México seguiría luchando permanentemente en la búsqueda de paz ( “México y Chile trabajan”, 7 de marzo de 2003).

164En Nueva York, las embajadas de México y Chile se encontraban trabajando en la resolución alternativa, que pudiera crear un punto medio entre las posturas de los miembros del consejo (Muñoz, 2005, p. 69; Ekaiser, 2005). El 8 de marzo, los representantes de los “6 indecisos” (Chile, México, Guinea, Camerún, Angola y Pakistán) se reunieron para discutir el contenido de un nuevo borrador presentado por Chile, que incluía la idea de las benchmarks, pero “en términos más flexibles que los del borrador del 7 de marzo”. El borrador revisado estuvo listo el 13 de marzo, e incluía algunas sugerencias levantadas de las conversaciones de Lagos con Blair (Muñoz, 2005, pp. 69 y 71).

165El intento, sin embargo, no obtuvo el resultado ansiado. El 14 de marzo, el embajador John Negroponte telefoneó a Aguilar Zínser para advertirle que, si la propuesta salía al aire, ésta iba a ser considerada como un “acto hostil” contra los Estados Unidos. Powell, paralelamente, también llamó a Soledad Alvear y a otros miembros del U-6 para que desistieran en sus actividades. Esto sucedió justo en medio de una reunión del grupo independiente a últimas horas de la mañana de ese día (Muñoz, 2005, p. 72).

166Con todo, el presidente Lagos brindó una conferencia de prensa para presentar los puntos de la propuesta. Esta constaba de cinco condiciones al régimen de Sadam:

1. Poner a disposición de la onu a treinta científicos identificados por los inspectores para ser entrevistados fuera de Iraq.
2. Poner al descubierto todo proyectil con gas mostaza o bombas con
gas mostaza no encontrados desde 1998, o la documentación que corroborara su destrucción unilateral.
3. Poner al descubierto 10.000 litros de ántrax no encontrados.
4. Destruir todos los misiles Al Samoud II y sus componentes.
5. Confirmar que los aviones a control remoto no llevaban armas químicas.
(Villarroel, 2003)

167A diferencia del borrador presentado por los Estados Unidos, España y Gran Bretaña, el documento concedería a Iraq un plazo de tres semanas para que cumpliera con las exigencias de la onu, de lo contrario, Sadam tendría que hacer frente a las consecuencias de su inacción, incluyendo, esta vez, el uso de la fuerza. Para Lagos, la idea contaba con metas verificables y plazos realistas (Villarroel, 2003).

168La propuesta fue rechazada prácticamente después de que Lagos terminara su discurso. Ari Fleischer, portavoz de Bush, declaró que no era concebible entregar más tiempo y que la idea no sería considerada. Desde la bancada francesa, a su vez, se declaró que no tenía sentido trabajar con un plazo de tres semanas ni con algo que diera automatismo al uso de la fuerza. Para ellos, el plazo realista estaría entre los dos y cuatro meses (González, 2003).

169Por su parte, México y Angola, que, como miembros del U-6 habían trabajado en el borrador revelado por el presidente Lagos, se distanciaron diciendo que era una propuesta chilena. Hasta Iraq rechazó el borrador (Muñoz, 2005, pp. 72 y 87).

170El 13 de marzo, la canciller Soledad Alvear había afirmado que, si la votación se tenía que hacer ese mismo día, Chile no apoyaría el borrador de resolución presentado el 7 de marzo (Villarroel, 14 de marzo de 2003). El objetivo de estas declaraciones era “restar el voto chileno de los cálculos estadounidenses y mantener al U-6 unido en la búsqueda de una alternativa negociada” (Muñoz, 2005, p. 78).

171Durante este periodo, el bando de la guerra intentó, por última vez, convencer a los presidentes latinoamericanos para que apoyasen la nueva resolución. A petición de Tony Blair, Bush llamó a su par mexicano el 12 de marzo.

172A continuación, dejamos la manera en que Woodward (2004, pp. 386-387) anota las últimas llamadas que realizó el presidente norteamericano para tratar de convencer a Fox y Lagos:

Bush llamó a Fox.
 — Vicente, insisto en que mañana haya una votación en la onu. ¿Podemos contar con tu voto?
 — ¿Cuáles son los términos exactos de la resolución? —preguntó Fox.
 — Vicente, ya hemos debatido bastante el asunto. Está en juego la seguridad de los Estados Unidos. Quiero tu voto.
Fox se comprometió a llamarlo más tarde. Durante la cena [Condoleezza] Rice llamó a Bush para decir que había recibido una llamada en la que le comunicaban que Luis Ernesto Derbez, el ministro de Asuntos Exteriores, estaba ahora al frente de la política mexicana porque Fox había ingresado al hospital para someterse a una operación de espalda.
“Interesante”, dijo Bush. Y llamó al presidente chileno Ricardo Lagos, que en su opinión era un líder distinguido y, por lo tanto, merecía un trato cortés. Sin amenazas.
 — ¿Podemos contar con tu voto? —preguntó Bush al líder socialista chileno, de setenta y cinco años.
 — ¿Estás seguro de que es el momento adecuado para lanzar la votación?
 — Sí, Ricardo, es el momento. Ya llevamos demasiado tiempo en este debate.
 — Pero estamos avanzando —replicó Lagos.
 — Eso es solo porque tenemos doscientos mil soldados en la zona. Si no estuvieran allí, aún habría habido menos avances diplomáticos. Y Sadam Husein estaría menos preocupado. Esos avances que dices son ilusorios.
Entonces Bush expresó claramente sus intenciones.
 — No voy a dejar nuestras tropas allí. O entran y eliminan a Sadam, o vuelven a casa, Ricardo.
Era un pensamiento aleccionador, por motivos prácticos y políticos, traer de vuelta a las tropas sin resolver el problema de Sadam; era impensable para Bush. La situación era similar a la que había vivido su padre en enero de 1991, cuando tenía 500.000 militares destacados en Oriente Medio (…) Una vez más, un presidente Bush, esta vez con 200.000 soldados en Oriente Medio, había adoptado una posición en la que tenía que ir a la guerra.
 — Ricardo, ¿cuál es tu voto?
 — No —respondió el presidente chileno.
 — Muchas gracias —replicó Bush.
Bush llamó a Blair y le puso al corriente de las conversaciones con Fox y Lagos. “Debes tener en cuenta estas dos conversaciones” —dijo Bush—. No son buenas noticias. Se acabó.

173Muñoz (2005, p. 74) también relata el detalle de esa conversación:

El contacto telefónico se estableció cuando el presidente chileno ya estaba de regreso en Santiago, aproximadamente a las siete de la tarde. En esa oportunidad, el presidente estadounidense le aseguró a Lagos que contaba con ocho votos seguros en el Consejo de Seguridad — siempre y cuando ningún miembro permanente la vetara— y que, por tanto, necesitaba el voto chileno. Lagos dudó de que Bush contara con los ocho votos que decía tener, pero no cuestionó los números de la Casa Blanca, algo que más tarde lamentaría no haber hecho. En una reunión con el comité político de su gabinete, Lagos había indicado que la coordinación con México era clave: asumiendo que no hubiera veto y se cumpliesen los requisitos planteados, Chile no sería el noveno voto para la invasión de Iraq si México se abstenía, y Chile no podía abstenerse si Bush realmente tenía nueve votos, incluido el de México.

174Bush también le preguntó a Lagos si se uniría a la coalición de los dispuestos, ante la inminente caída de la resolución. El chileno no accedió tampoco a esa petición (Lagos, Hounshell y Dickinson, 2012, p. 335).

175Fox se defiende de la narración hecha por Woodward. Según él, ésta hace parecer como si la operación de columna fuese un método para esquivar la conversación, lo cual niega. También desmiente que le haya preguntado a Bush por el contenido de una resolución que conocía. En aquella conversación, la cuestión clave para Fox era que el presidente norteamericano ya conocía su opinión: “México quería más tiempo y más evidencia y no votaría por la guerra sin ella” (Fox y Allyn, 2007, capítulo 17).

176Los últimos eventos de la crisis diplomática se sucedieron rápidamente. El 17 de marzo, en una reunión privada del Consejo, el diplomático británico Jeremy Greenstock informó que la resolución enmendada no se llevaría a votación (Muñoz, 2005, p. 90). Al día siguiente, Fox afirmaba que estaba en contra de la decisión de los Estados Unidos, Gran Bretaña y España de intervenir en Iraq. Compartía los valores y propósitos del grupo, pero discrepaba en los tiempos y procedimientos, y elegía el multilateralismo como forma para solucionar los conflictos. Dos horas después del ultimátum de Bush a Sadam el 18 de marzo, Fox reafirmaba en televisión su compromiso por la paz, y negaba que aquello contradijera exigir el desarme iraquí (Castillo, 2003).

177Como se puede ver, las declaraciones oficiales públicas del Gobierno mexicano eran bastante tajantes en cuanto a la decisión final de no apoyar la guerra, sin embargo, Velásquez y Schiavon (2008, pp. 71-94) afirman que fueron más bien razones de política interna —específicamente el alto rechazo nacional a la guerra (75 %)— las que llevaron tanto a Fox como a Aguilar Zínser a decir que no hubieran votado por la segunda resolución, ya retirada del Consejo. Asimismo, argumentan que, a la vez que Fox declaraba en público durante la crisis que el respaldo mexicano iba hacia el camino de las negociaciones diplomáticas, interesado en no perjudicar a su sector en las elecciones federales de julio de 2003, en privado consideraba un apoyo condicionado a los Estados Unidos, buscando la obtención del deseado tratado migratorio (Velásquez, 2008, pp. 93-94).

178Lagos también hizo lo suyo en un discurso pronunciado el 21 de mayo de 2003 en la cuenta pública ante el Congreso Nacional.

¡Chile es un país pequeño, pero con una dignidad inmensa! Está en el alma de Chile. Es la herencia de O’Higgins, es la herencia de los padres de la patria.
Somos un país digno, que no elude los desafíos. Chile es miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y asumió plenamente la responsabilidad que le correspondía. Desde allí hicimos todo lo posible, dialogando prácticamente con todos los líderes mundiales, para que el objetivo del desarme absoluto, efectivo y comprobado de Iraq se cumpliera sin tener que recurrir a la guerra. El Santo Padre fue fundamental en su búsqueda de preservar la paz. Pero la guerra llegó. Y con ella sus dolorosos efectos, que estuvimos empeñados en evitar.
La tragedia del 11 de septiembre de 2001 nos conmovió profundamente. Expresamos de inmediato nuestro sentimiento de horror, a la vez que apoyamos las medidas que los Estados Unidos tomaron para proteger su seguridad. Chile está en contra del terrorismo, con pleno respeto a las reglas del multilateralismo, buscando el predominio del derecho y el consenso de las naciones.
(Lagos, 2003, p. 5)

179En el contexto de su posición como miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, la decisión de Chile y México de apostar por la opción del multilateralismo y el apego al derecho internacional llevó a ambas naciones a rechazar la invasión a Iraq. Tal decisión afectó a la agenda de seguridad y a la gct, lo que tensionó la relación entre los Estados Unidos y Chile y México, siendo el Consejo de Seguridad un espacio donde se pudieron reconocer los despliegues en cuanto a política exterior y diplomacia de los actores involucrados, lo que dio como resultado —en ese momento— una disminución en la histórica asimetría de poder existente entre los Estados Unidos y los dos países latinoamericanos.

180La posición de Chile y México también representó la postura de la mayoría de los países latinoamericanos. Es por eso que se hace necesario examinar el rol de la oea, organismo que tuvo después del 11-S una activa participación en la construcción de acuerdos y resoluciones en materia de seguridad y antiterrorismo que, sumada a la conducta internacional de los países de la región a nivel bilateral con los Estados Unidos en estos asuntos, dan señales respecto a si la gct pudo instalarse en América Latina.

Table des illustrations

Titre Tabla n.° 10. Fuentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Crédits Fuente: Naciones Unidas.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 19k
Titre Tabla n.° 11. Discurso presidente George W. Bush.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 22k
Titre Tabla n.° 12. Co-textos de la reiteración terrorismo.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 23k
Titre Tabla n.° 13. Co-textos de la reiteración seguridad.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 110k
Titre Tabla n.° 14. Co-textos de la reiteración multilateralismo*.
Légende * En su defecto, multilateral. Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 14k
Titre Tabla n.° 15. Discurso del secretario de Estado Colin Powell.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 19k
Titre Tabla n.° 16. Co-textos de la reiteración terrorismo.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 102k
Titre Tabla n.° 17. Co-textos de la reiteración seguridad.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 115k
Titre Tabla n.° 18. Discurso del canciller Luis Ernesto Derbez.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 18k
Titre Tabla n.° 19. Co-textos de la reiteración terrorismo.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 37k
Titre Tabla n.° 20. Co-textos de la reiteración multilateralismo*.
Légende * En su defecto multilateral (es). Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre Tabla n.° 21. Discurso de la canciller Soledad Alvear.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Titre Tabla n.° 22. Co-textos de la reiteración seguridad.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Titre Tabla n.° 23. Co-textos de la reiteración multilateralismo.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6037/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search