Version classiqueVersion mobile

Están con nosotros o con los terroristas

 | 
Gonzalo Montaner Peralta

Capítulo 4. La guerra contra el terrorismo y su instalación en el sistema internacional

Texte intégral

1Los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington constituyeron una total sorpresa para el sistema de defensa y seguridad de los Estados Unidos, y dejaron en evidencia un fracaso en su coordinación y accionar. Pese a tener un esquema de seguridad cuestionado y debilitado, la respuesta de la administración Bush a estos actos terroristas fue contundente: la guerra contra el terrorismo (gct), un plan de acción que funcionó de guía y justificación para la conformación de una política exterior cristalizada en una serie de discursos eje y documentos como la Estrategia de Seguridad Nacional (esn) de 2002 (US Departament State, 2002). El escrito vinculaba la seguridad nacional a una política exterior que desplegaba la supremacía estadounidense en el mundo, para evitar el crecimiento y desarrollo de las amenazas vinculadas al terrorismo y a las armas de destrucción masiva.

2Los términos empleados por el equipo político de Bush para definir el conflicto hacen difícil su caracterización. En vez de declararle directamente la guerra a Al Qaeda, la red transnacional que se adjudicó la autoría del ataque que golpeó al corazón de los Estados Unidos, el gobierno republicano optó por enfrentar al terrorismo en una versión más amplia, lo que se consagró con el llamado a la guerra contra el terror o terrorismo realizado por el presidente Bush en su discurso ante el Congreso el 20 de septiembre de 2001. Para Hoffman (2006, p. 19), tal elección significó

Una lucha virtualmente abierta contra cualquiera y cualquier cosa que asustara o amenazara a los estadounidenses. El rango de posibles adversarios fue así expandido más allá de Osama bin Laden (…) para incluir a “Estados canallas”, organizados en un “eje del mal” (…) y especialmente a dictadores de Medio Oriente nefastos que se pensaban en posesión de armas de destrucción masiva.

3Una etapa que el historiador británico Eric Hobsbawm (2007, p. 13) explica o define como un periodo complejo:

La decisión que en 2001 llevó al gobierno estadounidense a imponer una hegemonía mundial unilateral, a denunciar los convenios internacionales hasta entonces aceptados, a reservarse el derecho a declarar la guerra de agresión o a emprender siempre que lo considerara oportuno otro tipo de operaciones militares, así como a poner efectivamente en práctica esas decisiones.

4La extrema abstracción en la definición del enemigo no nos debe distraer del hecho de que, tal y como sentencia Cox (2010, p. 20), “la nueva amenaza proporcionó a los Estados Unidos un punto de referencia fijo en torno al cual organizar sus asuntos internacionales”. Tal afirmación no es solamente verdadera para el país americano, puesto que la nueva política moldeó la percepción de la amenaza en otras partes del globo. Siguiendo a Buzan (2006), la macro-securitización exitosa de la gct posicionó a Al Qaeda como un reto a la civilización occidental dentro y fuera del mundo islámico, independiente de su apreciación positiva o negativa. Los gobiernos de países como China, Rusia e India también se alinearon a la visión del terrorismo como una amenaza común (pp. 1103-1104).

5El análisis que se plantea a continuación estudia la gct desde las estructuras y relaciones de poder en el sistema internacional. Como política exterior, la gct se arraiga en los cambios dentro del orden mundial gatillados por el fin de la Guerra Fría, pero involucra, además, una lectura específica de tales cambios, como la consolidación de la línea la neoconservadora —interrumpida por la administración del exmandatario Bill Clinton, que mantuvo una orientación más liberal y progresista en sus dos periodos presidenciales (1993-1997 y 1997-2001), y se proyecta como una solución para enfrentar los desafíos que el nuevo orden impone.

1. El discurso eje de la guerra contra el terrorismo

6Tras los ataques del 11-S, y luego de confirmarse la responsabilidad de Al Qaeda en estos hechos, el gobierno de George W. Bush comenzó a forjar la estrategia de la gct, que originó transformaciones drásticas en las políticas de seguridad y exterior del país, obligando a un completo cambio en el discurso y la política estadounidense.

7Prueba de lo anterior es el discurso instituido por la administración Bush a la hora de enfrentar la crisis generada por los seguidores de Osama bin Laden, con una redefinición del concepto de guerra que se refleja directamente en las políticas adoptadas luego del 11-S y en el discurso de los líderes estadounidenses (Bush, 2002). La Estrategia de Seguridad Nacional (esn) se sustentó en tres pilares:

- Defender la paz: intentar reprimir y prevenir los actos de terrorismo o regímenes fuera de la ley. Fue la piedra angular de la estrategia, puesto que recoge la posibilidad de utilizar el poder militar para prevenir ataques terroristas.
 - Preservar la paz: pretende fomentar las redes de cooperación económica con las grandes potencias mundiales. El mercado ocupa un lugar central junto a los valores de libertad, democracia y justicia. Esta relación se justifica argumentando que el concepto de libre comercio surgió como principio moral antes de que fuera un pilar de la economía.
 - Promover la paz: impulsar la libertad y prosperidad a escala mundial.
(Gamarra, 2007)

8En los primeros años, dos documentos clave reforzaron el concepto de gct. Estos fueron la Estrategia Nacional para la Seguridad del Territorio Nacional (2002) y la Estrategia Nacional para Combatir el Terrorismo (2003). Asimismo, el profesor Barrientos (2008, p. 44) estableció una serie de textos que pueden considerarse parte de la estructura discursiva de la gct: Estrategia Nacional para Combatir las Armas de Destrucción Masiva (diciembre de 2002); Estrategia Nacional para la Seguridad del Ciberespacio (febrero de 2003); Ley de Reforma de la Inteligencia y Prevención del Terrorismo (diciembre de 2004); Estrategia Nacional de Defensa (marzo de 2005); Informe de la Comisión sobre las Capacidades de la Inteligencia de Estados Unidos respecto de las Armas de Destrucción Masiva (marzo de 2005); Estrategia Nacional de Inteligencia de Estados Unidos (octubre de 2005); Estrategia Nacional para Combatir el Terrorismo II (febrero de 2006) y Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos II (septiembre de 2006).

9El discurso del expresidente ante la Fundación National Endowment for Democracy (2005), foro político creado por el exmandatario Ronald Reagan para defender los valores y principios de las democracias liberales, daba cuenta de los ejes del plan antiterrorista que llevaban a cabo los Estados Unidos:

1. Prevenir ataques terroristas.
2. Negar las armas de destrucción masiva a los regímenes ilegales y a sus aliados terroristas.
3. Negar a los grupos radicales el apoyo y el refugio de los regímenes ilegales.
4. Negar el control de los militantes de cualquier nación [país] que podría usarse como base de operaciones y plataforma de lanzamiento para el terror.
5. La guerra contra el terrorismo es negarle a los futuros militantes y reclutas el odio y el resentimiento, reemplazándolos por la democracia y la esperanza en todo el Medio Oriente.
(Bush, 2005)

10Si bien los elementos fundamentales de la estrategia de gct ya se observaban en el discurso de George W. Bush en el Capitolio, en la Sesión Conjunta de Congreso (20 de septiembre de 2001), ya existían señales que adelantaron la postura del Gobierno estadounidense: “Los ataques deliberados y mortales que se produjeron ayer contra nuestro país fueron algo más que meros actos terroristas. Fueron actos de guerra”, declaraba Bush ante la prensa el 12 de septiembre de 2001, fijando como concepto la guerra. “Estamos en una lucha monumental del bien contra el mal”, agregó. Por ello, la advertencia clara era que los estadounidenses debían prepararse para enfrentar a un nuevo enemigo y, asimismo, que se debía realizar un esfuerzo bélico en todos los sectores. La guerra fue el sello que caracterizó al gobierno de Bush y delineó la agenda no solo en política exterior, sino también en la arena interna.

11Al iniciarse las acciones en el campo de la política exterior, los primeros esfuerzos se orientaron hacia la consecución del apoyo del sistema internacional y a la formación de una coalición para enfrentar un nuevo escenario estructurado en la vía multilateral. No obstante, pese a los esfuerzos y señales mediante una política declarada de la opción multilateral, en la práctica sentaba las bases para el “anti-multilateralismo”, debido a la securitización de la agenda, a la instauración de la gct y a la idea de potencia global de los Estados Unidos sobre su rol en el mundo (Brzezinski, 1998).

12El día siguiente a los atentados, el Consejo de Seguridad de la onu sesionó de urgencia y estableció, mediante la Resolución 1368, el derecho a la legítima defensa de los Estados Unidos: “Decidido a combatir por todos los medios las amenazas a la paz y la seguridad internacionales creadas por actos de terrorismo (…) reconociendo el derecho inmanente a la legítima defensa individual o colectiva de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas” (S/RES/1368, 2001, p. 1).

13Sin embargo, en el mismo texto se instaló un freno o un marco de actuación frente a las posibles acciones que podrían llevar a cabo los Estados Unidos en el contexto de la gct. Por ende, es importante detenerse en el punto 5 de la resolución:

Expresa que está dispuesto a tomar todas las medidas que sean necesarias para responder a los ataques terroristas perpetrados el 11 de septiembre de 2001 y para combatir el terrorismo en todas sus formas, con arreglo a las funciones que le incumben en virtud de la Carta de las Naciones Unidas.
(S/RES/1368, 2001, p. 2)

14Así, el sistema internacional daba las bases para que cualquier respuesta a las acciones terroristas sufridas por los Estados Unidos, a nivel diplomático o militar, se enmarcara en ciertas normas mínimas. Aunque puede ser discutible, no se pronunciaba directamente respecto a posibles acciones unilaterales para detener a los autores de los ataques, táctica que queda en evidencia al conocer los primeros discursos de los principales personeros de la Casa Blanca tras el 11-S.

15“O están con nosotros o están con los terroristas” (Bush, 2009), afirmó el mandatario, en quizás una de las frases más iconográficas y emblemáticas de lo que sería la gct. De esta forma, el presidente Bush fijó la postura de los Estados Unidos y el inicio de lo que sería la estrategia de gct. De allí que dicho texto, presentado en el Capitolio, es de interés de análisis para observar la consagración de la visión militarista y la securitización de la agenda de la política exterior de los Estados Unidos.

16Con todo, pese a la crisis generada a nivel político e institucional producto del 11-S, los Estados Unidos también encontraron una oportunidad para consolidar su proceso de hegemonía global. Por eso, en cada discurso o intervención realizada por los líderes estadounidenses se instaló un relato elaborado sofisticadamente y con un contenido con claros tintes globalizantes e imperiales, que buscaban consolidar el poder de los Estados Unidos en momentos y contextos excepcionales. La gct era la estrategia y, si no se lograban acuerdos de cooperación, el unilateralismo era la forma de vinculación en los espacios internacionales. Una forma de exigir a los países, como se indicó más arriba en este capítulo, fidelidad o alianza sin condiciones. Sin embargo, esto generó más contención de lo esperado en diversas partes del planeta.

2. Análisis del discurso de George W. Bush sobre la guerra contra el terrorismo

17A continuación, un extracto del discurso del presidente George W. Bush en el Capitolio:

(...) Esta noche estamos en un país consciente del peligro y llamado a defender la libertad. Nuestro duelo se ha convertido en ira y la ira en resolución. Ya sea que llevemos nuestros enemigos a la justicia o la justicia a nuestros enemigos, así lo cumpliremos.
(…) No olvidaremos los momentos de silencio y los días de luto en Australia, África y América Latina. Ni olvidaremos a los ciudadanos de otras ochenta naciones que murieron juntos con los nuestros. Docenas de paquistaníes, más de ciento treinta israelíes, más de doscientos cincuenta ciudadanos de India, hombres y mujeres de El Salvador, Irán, México y Japón y cientos de ciudadanos británicos.
(…) Al Qaeda es al terror lo que la mafia es al crimen.
(…) Las directivas de los terroristas les ordenan matar a cristianos y judíos, matar a todos los estadounidenses y no hacer distinción entre militares y civiles, incluyendo mujeres y niños. Este grupo y su líder, una persona llamada Osama bin Laden, están ligados a muchas otras organizaciones en diferentes países, incluyendo la Yihad Islámica Egipcia y el Movimiento Islámico de Uzbekistán.
Hay miles de estos terroristas en más de sesenta países. Son reclutados en sus propias naciones y en las vecinas, y llevados a los campos en lugares como Afganistán, donde son entrenados en las tácticas del terror. Son enviados de regreso a sus casas o enviados a ocultarse en países alrededor del mundo para planear maldad y destrucción.
(…) Nuestra guerra contra el terror comienza con Al Qaeda, pero no termina allí. No terminará hasta que cada grupo terrorista de alcance mundial haya sido encontrado, detenido y vencido.
(…) No nos dejamos engañar por su religiosidad fingida. Hemos visto su clase antes. Ellos son los herederos de todas las ideologías asesinas del siglo xx. Al sacrificar vidas humanas para servir sus visiones radicales, al abandonar todos los valores a excepción de su deseo de poder, ellos siguen el camino del fascismo, el nazismo y el totalitarismo. Y ellos van a seguir ese camino hasta donde termina, en el sepulcro sin marcar de la historia de mentiras descartadas.
Los estadounidenses se están preguntado: ¿cómo vamos a pelear y ganar esta guerra? Dirigiremos todos los recursos a nuestra disposición —todos los medios de la diplomacia, toda herramienta de inteligencia, todo instrumento para la aplicación de la ley, toda influencia financiera y toda arma de guerra necesaria— a la destrucción y la derrota de la red global del terror.
(…) Nuestra respuesta involucra mucho más que una represalia instantánea y golpes aislados. Los estadounidenses no deben esperar una batalla, sino una larga campaña como no hemos visto ninguna otra jamás. Puede incluir golpes dramáticos visibles en la televisión y operaciones encubiertas secretas igual de exitosas.
Les quitaremos la financiación a los terroristas, los volveremos el uno contra el otro, los haremos moverse de un lugar a otro hasta que no tengan refugio o descanso.
Y perseguiremos a las naciones que proporcionen ayuda o refugio al terrorismo. Todas las naciones en todas las regiones deben tomar ahora una decisión: o están con nosotros o están con los terroristas.
(…) De este día en adelante, cualquier nación que continúe dando refugio o apoyando el terrorismo será considerada por los Estados Unidos como un régimen hostil. Nuestra nación ha sido puesta en alerta, no somos inmunes a los ataques.
(…) Esta no es, sin embargo, una lucha solo de los Estados Unidos y lo que está en juego no son solamente las libertades estadounidenses. Esta es una lucha del mundo. Esta es una lucha de la civilización. Esta es una lucha de todos los que crean en el progreso y el pluralismo, la tolerancia y la libertad.
Pedimos a todas las naciones que se unan a nosotros. Pediremos y necesitaremos la ayuda de fuerzas de policía, servicios de inteligencia y sistemas bancarios de todo el mundo. Los Estados Unidos agradecen que tantas naciones y muchas organizaciones internacionales hayan respondido ya con simpatía y apoyo: naciones de América Latina, Asia, África, Europa y el mundo islámico.
(…) Nuestra nación, esta generación, levantará la oscura amenaza de violencia que recae sobre nuestro pueblo y nuestro futuro. Fomentaremos que el mundo se una a esta causa a través de nuestros esfuerzos y de nuestra valentía. No nos vamos a cansar, no nos vamos a rendir y no vamos a fracasar.
(Bush, 2009, pp. 65-67)

18En esta declaración oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América, a través de su presidente, se plasmó de forma directa y pública la postura de guerra y de ofensiva contra el terrorismo. Fueron dichos que se transformaron en un hito en la historia de esa nación, que modelaron y condicionaron al sistema internacional.

19La estructura discursiva de Bush comienza haciendo referencia a las pérdidas y al sufrimiento de su nación, buscando generar empatía en los receptores tanto a nivel interno como externo, y recalcando de paso que son un país fuerte y unido. Asegura, además, que se repondrán del golpe, dando esperanza mediante oraciones y frases como: “[Los] Estados Unidos se sintieron emocionados la noche de la tragedia cuando vieron a demócratas y republicanos unidos en las escalinatas de este Capitolio” (Bush, 2009, p. 65).

20Tras estos recursos que apelan a lo emotivo —con un claro tinte mesiánico—, el mensaje discursivo se vuelve más político, definiendo y especificando quiénes son los enemigos, desprendiéndose de sus palabras la confirmación del proceso de instalación de un Estado de emergencia y de excepción, que incluye la afectación directa en el sistema internacional.

21Las declaraciones de enfrentamiento advierten: “Ya sea que llevemos nuestros enemigos a la justicia o la justicia a nuestros enemigos, así lo cumpliremos” (Bush, 2009, p. 65). Frases de este tipo dan a entender que la razón del enfrentamiento es conseguir justicia mediante todo tipo de instrumentos legales y, se presume, se consideran métodos excepcionales. Lo anterior, en el marco de lo que expone Olivier Roy (2002, p. 21) en su análisis sobre la gct, quien sostiene que se trata de una dimensión militar basada en un principio simple: “Hay que buscar a los terroristas dondequiera que se encuentren con o sin coalición política”.

22Continúa el presidente Bush agradeciendo a todas las naciones que brindaron su apoyo y contención a los Estados Unidos. Junto con ello, hace especial mención a las cifras de pérdidas de ciudadanos de otras nacionalidades, diferentes de la estadounidense, quienes también fueron víctimas de los atentados, una estrategia lingüística que hace partícipe a otras naciones no como un hecho ajeno, sino, más bien, como una tragedia propia al involucrar a sus compatriotas. Porque, desliza, la lucha contra el terrorismo es del mundo.

23Mediante recursos emotivos, Bush busca transformar su causa en global. El reporte para el Congreso de los Estados Unidos denominado Foreign Support of the U.S. War on Terrorism recoge las distintas iniciativas a nivel de naciones y organizaciones internacionales en materia de fortalecimiento de acciones para enfrentar el terrorismo. Sin embargo, parece ser una interpretación al menos dudosa, debido a que no se entrega un apoyo a la gct impulsada por los Estados Unidos.

24Junto con plantear una globalidad del terror, el jefe del Estado caracteriza a sus enemigos e indica que la meta de grupos como Al Qaeda es “imponer sus creencias radicales sobre la gente” (Bush, 2009, p. 66). Además, hace hincapié en ideas como que “ellos nos odian por nuestras libertades” (Bush, 2001, p. 68) o “estos terroristas no matan solo para extinguir vidas, sino para interrumpir y poner fin a una manera de vivir” (Bush, 2009, p. 68). Con ello, enfatiza el concepto de libertad que vendría a representar los estándares y normas de la forma de vida de las sociedades modernas, aludiendo a que son tales libertades las que generan reticencia a los terroristas. Por ende, todas las sociedades con dicho estilo de vida correrían riesgo, a partir de ahora, de ser atacadas. De este modo, reposiciona la obra de Samuel Huntington (1993), pues otorga al conflicto un carácter de enfrentamiento entre dos mundos o “choque de civilizaciones”.

25El mensaje de que no es a los Estados Unidos a quien se atacó, sino que, a un modo de vida, es reiterativo como estrategia para hacerlo un tema transversal, sobre todo en Occidente. Para ello se ideologiza el conflicto: “Los terroristas practican una forma marginal de extremismo islámico” (Bush, 2009, p. 66); (…) “las directivas de los terroristas les ordenan matar a cristianos y judíos, matar a todos los estadounidenses y no hacer distinción entre militares y civiles, incluyendo mujeres y niños” (Bush, 2009, p. 67). Estos anuncios no hacen más que abrir la posibilidad al resto del mundo de que dichos actos terroristas no buscaban derrocar la hegemonía de los Estados Unidos, sino derribar un mundo diferente al de su religión.

26Para entender este planteamiento es conveniente recurrir a las ideas del autor árabe Tariq Ali sobre el choque de fundamentalismos planteado en la gct. El académico tiene una visión distinta, pues en su opinión los fundamentalismos que se contraponen son uno religioso y otro imperialista, los cuales se “baten a duelo” en escenarios tan distintos como Nueva York, Londres, Iraq y Afganistán. Ali (2003, p. 282), quien se declara “un musulmán no musulmán”, señala que

(…) lo anterior es, sin lugar a dudas, el punto de vista de numerosos religiosos fundamentalistas sin importar su religión. ¿Qué otra cosa explica la reacción de los fundamentalistas evangélicos en tv en los Estados Unidos? (…) calificaron los ataques del 11 de septiembre como un castigo de Dios por la tolerancia que tenía esa nación con el aborto y la homosexualidad.

27En otro pasaje del discurso, Bush advierte: “Nuestra Guerra contra el Terror [sic] comienza con Al Qaeda, pero no termina allí. No terminará hasta que cada grupo terrorista de alcance mundial haya sido encontrado, detenido y vencido” (Bush, 2009, p. 68). La semántica del discurso se puede interpretar como una especie de lucha que los Estados Unidos están más que dispuestos a liderar por el bien, donde los terroristas representan el bando del mal, y donde se trata de una batalla en la cual estará todo permitido para obtener resultados. Por ello, Hoffman (2006, p. 20) habla de un conflicto más amplio que la violencia subnacional o el conflicto no estatal:

Así, la guerra contra el terror se transformó en la compleja decisión, de palabras del presidente Bush, de asumir una “cruzada” contra el mal. Como también en una reacción inquebrantable a la multiplicidad de nuevas amenazas a la seguridad que enfrentaba la nación; y, por tanto, da cuenta de la forma en la que el terrorismo fue redefinido a principios del siglo xxi, según el lingüista de la Universidad de Stanford, Geoffrey Nunberg, para “abarcar tanto la oscuridad como las fuerzas que amenazan la civilización y los temores que despiertan”.

28Continuando con el texto presidencial, se plasma la posibilidad de llevar a cabo operaciones encubiertas como parte de los aspectos tácticos de la gct, y se plantea públicamente la legitimidad de actuar, en algunos casos, prácticamente al margen de la ley. Este punto es relevante, debido a que la inflación de la amenaza (Thrall y Cramer, 2009) permite la consecución de poderes especiales en circunstancias también especiales. Chomsky (2007, p. 44) es crítico al señalar que este es un argumento para significarlo como, a lo menos, uno de los principales agentes del terror.

Es difícil elaborar una definición de terror que se aplique únicamente al que llevan a cabo contra nosotros y nuestra clientela, pero excluye el terror —mucho peor— que nosotros y nuestros aliados llevamos a cabo en su contra. El mismo problema surge con la agresión. Las definiciones oficiales son inutilizables porque arrojan conclusiones equivocadas.

29Junto con ello, Bush se compromete a usar todo su poder para enfrentar el terrorismo e imponer lo que éste considera como el “bien”. Al respecto, pide una definición política y ética a la comunidad internacional que delinea, como se indicó más arriba, la política exterior de su país: “Todas las naciones en todas las regiones deben tomar ahora una decisión: o están con nosotros o están con los terroristas” (Bush, 2009, p. 69).

30Como “esta es una lucha del mundo”, “de la civilización”, “de todos los que crean en el progreso, el pluralismo, la tolerancia y la libertad” (Bush, 2009, p. 70), se traspasa la responsabilidad de apoyar la causa al resto de la comunidad internacional. Los terroristas “son los herederos de todas las ideologías asesinas del siglo xx. Al sacrificar vidas humanas para servir sus visiones radicales, al abandonar todos los valores a excepción de su deseo de poder, ellos siguen el camino del fascismo, el nazismo y el totalitarismo” (Bush, 2009, p. 69). Wilkinson (2011, p. 6) explica que, en una democracia operativa, la mayor amenaza de terror es poseída por movimientos o grupos no estatales que buscan destruir o socavar los gobiernos e imponer su propia agenda mediante la intimidación coercitiva. Por ello, el presidente de los Estados Unidos convoca al mundo “civilizado” a contener la amenaza que afecta al sistema internacional por entero.

31Stohl (2008, pp. 4-5) cuestiona la lucha civilizacional de Bush y lo hace con la crítica a los expertos en los estudios de terrorismo cuando aplican dicho concepto a la represión estatal, relacionándolo con la gct iniciada por el presidente Bush:

Aunque a menudo se proclama que los acontecimientos del 11 de septiembre cambiaron “todo”, es importante subrayar que aun más que la carnicería y el impacto de ese día, ha sido la respuesta de la administración Bush y su impacto en múltiples audiencias en todo el mundo. Siendo más importante que los ataques de Al Qaeda en la configuración del mundo posterior al 11-S.

32En otro de los pasajes del discurso de Bush se devela lo que sería su primera campaña militar dentro del contexto del gct y que sería considerada una “guerra justa”, dado el apoyo obtenido de la onu. “El liderazgo de Al Qaeda tiene una gran influencia en Afganistán”, “en Afganistán vemos la visión que Al Qaeda tiene para el mundo” y “el pueblo de Afganistán ha sido tratado brutalmente” (Bush, 2009, p. 75), tienen como natural consecuencia la necesidad de ir hasta allá, apoyados por el resto del mundo, porque “los Estados Unidos respetan al pueblo de Afganistán” y solo quieren liberarlo de la amenaza del régimen talibán, la que continuará para todos sino intervienen. Evidentemente, se expone ante la amenaza la exigencia de que cada Estado cumpla el rol que le compete en el sistema internacional, pero bajo el paraguas de Washington. Si bien el ataque deshizo la mayor parte de la estructura física de Al Qaeda, “el yihadismo abrió una segunda fase: la proliferación espontánea” (Esparza, 2015, p. 324).

33Para aumentar la presión, se enumeran ciertas exigencias al régimen talibán, de las cuales ningún Estado soberano haría caso sin imposición, dejando a dicho gobierno sin opciones, ya que “estas demandas no están abiertas a negociaciones ni discusiones”. Como hegemón, el presidente se sintió con la propiedad de amenazar al régimen talibán: “Entregarán a los terroristas o compartirán su destino” (Bush, 2009, p. 68), sin dudar lugar a ser contradicho.

34Al haber sido las víctimas, en esta ocasión Bush se posiciona como el mesías que acabará con la maldad al enfrentar esta contienda contra el terrorismo, dado que “libertad y temor, justicia y crueldad, siempre han estado en guerra y sabemos que Dios no es neutral” (Bush, 2009, p. 73), entendiendo así que Dios estaría del lado del “bien”, representado, evidentemente, por los Estados Unidos, lo que implica una razón más para que el “mundo civilizado” se alinee con ellos. Se expresa el mandatario en la línea del mesianismo y maniqueísmo (el bien y el mal) para estructurar esta pieza política de la gct, más aún cuando el propio presidente y gran parte de su gabinete adscriben, al menos de cierta manera, a un fundamentalismo cristiano.

35Este tipo de discursos no es nuevo. En la década de los ochenta, Ronald Reagan utilizó una alegoría y un esquema similar para referirse a su enemigo soviético. Al respecto, Chomsky (2007, p. 44) argumenta las razones que tiene para utilizar las definiciones de los órganos institucionales de los Estados Unidos, y hace un paralelo entre las administraciones Bush y Reagan sobre la gct en distintas etapas:

He estado citando y utilizando estas definiciones en libros y artículos desde que empecé a escribir sobre el terrorismo en 1981. Tan pronto como la administración Reagan entró en la oficina declaró que una guerra contra el terrorismo —la “plaga de la era moderna”, “el retorno a la barbarie en nuestro tiempo”, etc.— sería el foco principal de su política exterior. Y continué usándolas después de que Bush II volviera a declarar la “guerra contra el terror” después del 11-S.

36Los Estados Unidos le declaran la guerra no a un Estado, sino a un agente no estatal, otorgándole a Al Qaeda una categoría extraordinaria que lo posicionó por sobre el resto de las organizaciones yihadistas como un actor global, y que le permitió una exposición sin precedentes para alcanzar dos objetivos fundamentales: lograr un triunfo en el campo de la inmediatez mediática y posicionar el concepto de una lucha civilizacional.

37En este contexto, para comprender la posición que adoptaron los Estados Unidos posterior a los ataques del 11-S, se debe entender que este discurso fue esencial para su política interna y exterior. Por ello, se hace necesario analizar cuál es el contenido o qué teorías se observan en el discurso de Bush y que determinaron su actuar en el concierto internacional.

3. La GCT en el realismo y neorrealismo: guerra preventiva y unilateralismo

38La abrupta implosión de la ex Unión Soviética a principios de los noventa marcó el fin de la Guerra Fría. De manera sucinta, esta contemplaba un sistema internacional dividido por el enfrentamiento entre dos superpotencias, patrocinadoras de sistemas sociales presentados como antagónicos: el socialismo y el capitalismo (Cox, 2010, p. 14).

39Durante casi medio siglo, la “gran estrategia” de los Estados Unidos se centró justamente en la disuasión militar de la ex Unión Soviética. No es de extrañar, por tanto, que la caída del bloque socialista significara una alteración profunda en las relaciones de poder en el plano internacional. El fin de la Guerra Fría se entendió entonces como el triunfo de los Estados Unidos sobre su rival, con la emergencia de un sistema mundial unipolar (Cox, 2010, p. 15).

40La nueva distribución de poder, no obstante, acarreó también dudas con respecto a cuál iba a ser exactamente la naturaleza del nuevo orden y el rol que la superpotencia victoriosa cumpliría en él (Quinn, 2010, p. 164). Así, antes del inicio del siglo xxi,

(…) no hubo indicios claros de que los Estados Unidos estuviesen especialmente entusiasmados en proyectar su poder con un objetivo claro (…) En un sentido muy importante, durante la década de 1990 — y obviamente, antes del 11 de septiembre de 2001— los Estados Unidos fueron una superpotencia sin una misión.
(Cox, 2010, p. 15)

41La administración de George W. Bush llegó a la Casa Blanca en este particular contexto. La campaña con la que los republicanos triunfaron se basó en el llamado a un “mayor apego al realismo, pretendiendo marcar distancias con el idealismo retórico y operativo del que [Bush] acusaba a la administración del demócrata Bill Clinton” (Guida, 2010, p. 200). Era una política prudente y poco original, que no consideraba a Oriente Medio como una prioridad y se conformaba con el statu quo regional (Frachon y Vernet, 2006, p. 119).

42Los atentados del 11-S pusieron fin a esa tendencia. Como reacción inmediata, la administración Bush declaró la gct y, antes de que se cumpliera un mes de los ataques, el 7 de octubre, invadió Afganistán. No obstante, como bien sabemos, el gobierno republicano no se conformó con ello y amplió su guerra situando a Iraq, Irán y Corea del Norte en un “eje del mal”. Este fue el primer paso para el derrocamiento del régimen de Sadam Husein, en marzo de 2003 (Cox y Kitchen, 2009, p. 242).

43La naturaleza de esta nueva política exterior norteamericana quedó institucionalizada en la Estrategia de Seguridad de 2002, de la que destacamos las siguientes características:

La visión del desenlace de la Guerra Fría como el triunfo definitivo de las fuerzas de la libertad sobre los totalitarismos; la convicción de la expansión de las libertades económicas y políticas como condición para la seguridad de los Estados Unidos y la estabilidad global; la distribución unipolar del poder y su incidencia en la estructura internacional; las amenazas representadas por la conjunción de la proliferación y el terrorismo; la guerra preventiva; y el unilateralismo en la atención de las problemáticas de seguridad.
(Guida, 2010, p. 201)

44¿De qué manera, entonces, debemos interpretar los ataques a los Estados Unidos? Una apuesta recurrente fue tratar el 11-S y la reacción política consecuente como la reafirmación de una agenda realista, con la vuelta de los temas de seguridad a la prioridad en los temas estatales, y el fin de un periodo de ausencia de conflicto internacional bajo un orden unipolar benigno (Buzan y Hansen, 2008, p. 220). En esa línea, autores críticos como Renshon (2007, pp. 2 y 16) y Jenkins (2017) observaron la política exterior de Bush como una nueva estrategia para enfrentar los problemas de seguridad nacional develados por el 11-S, a saber, la inminente amenaza que grupos hostiles en posesión de armas de destrucción masiva implicaban para la soberanía del país.

45Sin embargo, desde el lado de los tradicionalistas, la gct trajo no pocos problemas conceptuales, en tanto el nuevo conflicto daba prominencia a la amenaza de actores no estatales (redes terroristas globalizadas) que no actuaban precisamente bajo suposiciones de racionalidad. Las declaraciones de guerra contra Afganistán, y sobre todo contra Iraq, implicaron a su vez un gran desafío para una explicación conceptual (Buzan y Hansen, 2008, p. 229).

46Lo cierto es que el 11-S no alteró la distribución de poder en el orden mundial. A fin de cuentas, después de los ataques, los Estados Unidos continuaban siendo la única superpotencia del globo. Sin embargo, sí produjo un giro de mentalidad en la forma como el Gobierno concebía el escenario de la post Guerra Fría. Williams (2008, p. 11) identifica tres cambios principales:

En primer lugar, redujo significativamente el nivel de amenaza que Washington estaba dispuesto a aceptar sin participar en una respuesta activa (…) Segundo, el 11 de septiembre destacó la vulnerabilidad de las ciudades occidentales al escenario de pesadilla de una célula de Al Qaeda armada con armas de destrucción masiva (...) En tercer lugar, el 11 de septiembre reforzó el argumento de que los Estados Unidos y sus aliados estaban enfrentando un nuevo tipo de enemigo: una red globalizada de insurgentes que ignoraron las leyes de la guerra y se deleitaron tratando de causar tanto miedo y carnicería como sea posible.

47Estos cambios fueron institucionalizados a través de la esn 2002, en cuyo corazón yacen tres grandes conceptos guía: unilateralismo, derecho preferente (pre-emption) y preeminencia. La nueva estrategia dio al resto del mundo el claro mensaje de que los Estados Unidos sobrepondrían su interés nacional y, de ser necesario, ignorarían las normas, convenciones e instituciones internacionales (Williams, 2008, pp. 11-12). Era la reafirmación del poderío norteamericano en el orden mundial.

48De manera similar, Michael Cox (2007) caracteriza a los Estados Unidos en la era unilateralista y militar en términos de imperio. De acuerdo con el académico británico, el 11-S hizo intolerable para la élite política norteamericana la inercia de los años noventa. Las nuevas amenazas impuestas por la posmodernidad obligaban a dejar las viejas doctrinas de disuasión, para que América impusiera su propio orden sobre la anarquía reinante en el panorama mundial. Como todo imperio, los Estados Unidos fijaban las principales reglas de juego, pudiendo recompensar tanto como castigar a aquellos que acataran o incumplieran los marcos de comportamiento (pp. 2-5). Para Robert Jervis (2011, pp. 410-411),

(…) el posicionamiento del terrorismo como principal amenaza vendría dado no solo como producto de los ataques de la década, sino también por la falta de otras amenazas. El ambiente de seguridad benigno de la post Guerra Fría hizo más probable la necesidad de utilizar la fuerza contra terroristas y Estados patrocinadores de terror. A su vez, la situación preeminente de los Estados Unidos en el globo incidió en que la administración percibiera como bajos los riesgos de una posible intervención militar: los Estados que van ganando una situación poderosa encuentran más valores, posiciones y territorios por los que luchar.

49Ahora, el imperio americano, surgido con la caída del mundo socialista basaba su dominio no solo en términos de poder militar, sino también en el juego dentro de estructuras y normas institucionales que él mismo había ayudado a crear. Así, el quiebre que produjo la Guerra de Iraq en Occidente vino dado por la percepción —no equivocada— de que los Estados Unidos actuaban en función de sus propios intereses y no en pos de la estabilidad internacional (Cox y Kitchen, 2009, p. 248).

50Eso no quiere decir, sin embargo, que no se buscara instalar la gct al interior de las organizaciones mundiales. Al contrario, si bien la esn 2002 dejaba en claro que la administración Bush no se iba a sentir presionada por el rechazo internacional, la búsqueda de una resolución en el Consejo de Seguridad que autorizase la Guerra de Iraq es prueba de que, a lo menos, los Estados Unidos esperaban construir cierta legitimidad global sobre su política.

51Pero la búsqueda de aceptación internacional no terminó ahí. Al instalar el terrorismo como nueva prioridad en la agenda internacional, la gct tiene el potencial de solucionar el déficit de amenaza que los Estados Unidos habían experimentado desde el fin de la Guerra Fría. Se perfila, así, como una nueva estrategia que prevé legitimar el liderazgo estadounidense en la seguridad global, y la distribución de poder unilateral (Buzan, 2006, p. 1101).

52De acuerdo con Williams (2008, p. 10) el dominio de la gct en la agenda internacional trajo dos consecuencias principales:

En primer lugar, revitalizó las fortunas del realismo político como filosofía para teorizar la seguridad y dio la ventaja en los debates sobre políticas a quienes piensan que la seguridad se basa en la capacidad de ejercer el poder (generalmente militar) contra y sobre los rivales (…) En segundo lugar, ha dejado de lado una amplia gama de otros importantes desafíos de seguridad, especialmente las luchas para promover los derechos humanos, la sostenibilidad ambiental y la gobernanza humana.

53Hassan (2010, p. 450) explica que la forma en que la Unión Europea se enfrentó a la crisis del 11-S es un claro ejemplo de cómo la gct fue implantada más allá del territorio estadounidense. Aunque los Estados Unidos rechazaran buscar una estrategia de seguridad realizada dentro del marco de la otan, esto no eliminó el deseo europeo de

(…) construir la comunidad de seguridad transatlántica y demostrar su apoyo efusivo a la otan y al “Oeste” (…) Al hacerlo, la ue no solo mostró simpatía con los Estados Unidos en este momento de “crisis”, sino que se articuló discursivamente “en” la misma crisis.

54Los líderes de la Unión Europea construyeron el 11-S como un ataque contra la propia Europa, evocando no solo la noción de una comunidad de seguridad que los vinculaba a los Estados Unidos. (Hassan, 2010, p. 451).

55En suma, al menos en los primeros años post 11-S el escenario internacional para algunos analistas e investigadores se situaba más cercano a un modelo de anarquía. La amenaza global de Al Qaeda, principalmente por la posibilidad de obtener armas de destrucción masiva, constituía un peligro peor que el enemigo soviético, puesto que en la Guerra Fría existía un equilibrio de poder que nadie quería ciertamente romper. Por este motivo, se requirió en ese escenario una acción alineada con el realismo, que permitiera desplegar todo el poder de los Estados Unidos para contener la amenaza, incluso descartando el multilateralismo, con la finalidad de mantener la paz y el orden mundial bajo los principios de su interés nacional.

56Desde este punto de vista, la gct debe ser analizada, finalmente, como una estrategia que busca afianzar la hegemonía norteamericana resultante de la Guerra Fría desde dos aristas principales:

  1. El despliegue del poderío militar estadounidense.
  2. La instauración de la gct como política global dentro de las instituciones internacionales.

4. El excepcionalismo histórico y la GCT como discurso

57Los autores que veremos a continuación analizan la gct dentro de las líneas de la política exterior de los Estados Unidos, que históricamente ha puesto en práctica el excepcionalismo y un discurso.

58Autores como Jackson, Lock y Jarvis caracterizan la gct como un discurso. De forma somera, los discursos son “estructuras coherentes y significativas que constituyen y organizan a la vez a agentes sociales, instituciones, y objetos alrededor de sus similitudes y diferencias” (Jarvis, 2009, p. 7). Estas teorías hacen, por tanto, fuerte hincapié en los presupuestos sobre los cuales se fundamenta la política exterior norteamericana, que también considera elementos del liberalismo y el constructivismo, pero siendo claramente posicionada en el realismo y neorrealismo.

59Lock (2008, pp. 74-75) resalta la fuerza de las representaciones que sitúan a los Estados Unidos como un Estado excepcional, al ser la encarnación de valores universales. Tal percepción tiende a estar vinculada con la identificación de amenazas existenciales en un reino internacional anárquico. Así, la fórmula adoptada por la administración Bush para identificar la amenaza del terrorismo y los Estados canallas, oponiéndolos a la libertad que América persigue en el mundo, se vincula fácilmente con el peligro que la ex Unión Soviética representaba para la nación como antagonista de los valores norteamericanos. La excepcionalidad del Estado implica que su “seguridad [sea] de suma importancia no solo para el pueblo de los Estados Unidos, sino también para todos aquellos en el mundo que (inherentemente) valoran la libertad”.

60En este sentido, la gct implica una línea de continuidad con respecto a la Guerra Fría, que adquiere más fuerza en tanto el mismo Bush emplea a la segunda como modelo histórico, que permite asegurar “la inevitabilidad de la victoria estadounidense y representar la guerra contra el terror indeterminada e intangible como una empresa estadounidense familiar y natural” (Johnson, 2008, p. 17).

61Eliassen (2012, p. 55) da un paso más allá en esta formulación al considerar el excepcionalismo como una identidad persistente en la historia estadounidense, que “se ha utilizado en la formulación de argumentos para políticas internacionales cada vez más internacionalistas y en expansión”. Esta identidad estadounidense

es una ideología (…) Los estadounidenses siempre han supuesto que las personas en todas partes comparten ideas políticas y morales estadounidenses (…) Esto subyace a la idea de que en cada extranjero hay un estadounidense esperando para salir. Es una suposición que vincula la agrupación, por lo demás poco probable, de Woodrow Wilson, Ronald Reagan, William Jefferson Clinton y George W. Bush y su misión de reformar el mundo a imagen de los Estados Unidos.
(Eliassen, 2012, p. 70)

62Tal concepción de la política exterior norteamericana elimina parte de la singularidad de la estrategia seguida por la administración Bush luego del 11-S. Esto significa olvidar las particularidades del contexto histórico: primacía del poder norteamericano, globalización económica y la amenaza de actores no estatales para la seguridad nacional (Quinn, 2010, pp. 140-141). Lo importante es recalcar los vínculos de la política de Bush con el universalismo liberal y la insistencia en la fuerza militar: “En esto, mezcló los elementos centrales del wilsonianismo y el rooseveltianismo, siguiendo la tradición de la administración Truman de la transición ideológica de los Estados Unidos al compromiso global” (Quinn, 2010, p. 164).

63El propio concepto de gct, como se indicó anteriormente, no es exclusivo de la administración Bush: “Reagan fue el primer presidente moderno en emplear el audaz recurso de ocultar la técnica del ‘malvado azote del terrorismo’ bajo el pretexto de una ‘guerra contra el terror’” (Chomsky, 2010, p. 1). Tsui (2017, p. 166) enfatiza en el mismo punto al apuntar hacia retóricas estratégicas similares para interpretar el terrorismo que se habían utilizado desde la administración Reagan hasta Bush. Lo mismo sucedería con políticas contraterroristas coactivas basadas en el uso de la fuerza militar.

64De Graaff y Van Apeldoorn (2010, p. 410) enfatizan en un punto similar, aunque con una considerable variación al darle más protagonismo a la labor cumplida por la ideología neoconservadora en el impulso de un enfoque militar para mantener la primacía norteamericana mundial. Pero en esencia, tal “gran estrategia” de hegemonía es una política perseguida desde 1940 por los gobiernos estadounidenses. La gct permitió perseguir en una estrategia geopolítica coercitiva la acumulación neoliberal en los Estados Unidos, presentándola como una lucha por los valores democráticos.

65Finalmente, la gct como discurso implica no solo elementos ideológicos: son cruciales, también, las acciones. Jackson (2005, p. 4) identifica cuatro dimensiones en el ámbito práctico del discurso de la gct: militar, legal, de inteligencia y diplomática. El punto más controversial, sin duda, es el militar, predicado sobre un enfoque de seguridad, comúnmente conocido como la doctrina Bush.

América [sic] se reserva para sí misma el derecho de atacar un país si cree que está apoyando terroristas que pueden amenazar los intereses norteamericanos (…) Esta nueva doctrina propone permitir a los países atacarse entre ellos si sospechan que futuros ataques terroristas pueden estar siendo planeados o incluso si simplemente se les está dando santuario a los terroristas.
(Jackson, 2005, p. 11)

66En suma, desde la visión de estos autores, la gct es la reafirmación de una tendencia más antigua que ratifica la preeminencia del poder norteamericano en el globo, comportamiento que tiene sus raíces en un excepcionalismo histórico que se instala con su discurso.

67Con el 11-S, el excepcionalismo toma fuerza y se añade el neoconservadurismo como ideología, que simplemente destaca el uso del militarismo como método para reafirmar la hegemonía estadounidense dentro del contexto del sistema internacional. Por esto, la gct es una estrategia global que no solo busca destruir a Al Qaeda, sino que también pretende aprovechar esta oportunidad para estructurar el sistema internacional a través del unilateralismo.

5. El plan de la estrategia de GCT: la estructura ideológica

68El ejercicio que acabamos de realizar nos permite identificar ciertas propuestas observadas desde distintas posiciones teóricas en el campo de las relaciones internacionales. A continuación, derivados de la primera exposición, se presentan tres ejes de análisis que se plantearon como hipótesis y que permiten realizar una caracterización descriptiva del fenómeno de la gct.

5.1. Neoconservadurismo-militarismo

69La inusitada respuesta de la administración Bush a los ataques del 11-S, y sobre todo la posterior invasión a Iraq, encendió un debate en torno a las especificidades ideológicas de los líderes políticos que concibieron la gct (Buzan y Hansen, 2008, p. 230). Para Frachon y Vernet (2006, pp. 119-121),

(…) los atentados yihadistas activaron los elementos neoconservadores al interior del gobierno de Bush. La magnitud del atentado tomó por sorpresa a varias líneas académicas, pero no a los neoconservadores, quienes previamente habían hecho un diagnóstico relativo a las amenazas enfrentadas por los Estados Unidos con el fin de la Guerra Fría. Así, negaban la supuesta estabilidad estratégica de la posguerra, y reconocían la amenaza de Estados y naciones en descomposición por la globalización y la implosión soviética, que servían de tierra fértil para terroristas hostiles.

70Fukuyama (2007, p. 17) identifica los principios clave que guían la política exterior neoconservadora: “cambio de régimen, hegemonía benevolente, unipolaridad, anticipación y el excepcionalismo estadounidense; todos, conceptos que llegaron a ser señas de identidad de la política exterior de la administración Bush”.

71El documento que mejor da cuenta de la influencia del pensamiento neoconservador en la administración Bush es el texto denominado Project for the New American Century (pnac), de 1997, think tank dirigido por William Kristol y Robert Kagan y financiado por varias fundaciones conservadoras. Entre los firmantes de la declaración aparecían Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz, Dick Cheney, Elliot Abrams y Lewis Libby, quienes tomaron relevantes cargos en la administración Bush.

72La visión estratégica del mundo de este influyente centro de pensamiento se puede ver en la declaración de principios fundacionales del proyecto:

A medida que el siglo xx llega a su fin, Estados Unidos se erige como el poder más preeminente del mundo. Habiendo llevado a Occidente a la victoria en la Guerra Fría, Estados Unidos enfrenta una oportunidad y un desafío: ¿Estados Unidos tiene la visión de construir sobre el logro de décadas pasadas? ¿Tiene Estados Unidos la determinación de dar forma a un nuevo siglo favorable a los principios e intereses estadounidenses?
Lo que requerimos es un ejército que sea fuerte y esté listo para enfrentarse a los desafíos actuales y futuros; una política exterior audaz que promueva a propósito los principios estadounidenses en el extranjero; y que el liderazgo nacional acepte las responsabilidades globales de los Estados Unidos.
Por supuesto, Estados Unidos debe ser prudente en cómo ejerce su poder. Pero no podemos evitar con seguridad las responsabilidades de global liderazgo de los costos asociados con su ejercicio. América tiene un papel vital en el mantenimiento de la paz y la seguridad en Europa, Asia y el Medio Oriente. Si eludimos nuestras responsabilidades, invitamos a distintos desafíos para nuestros intereses fundamentales. La historia del siglo xx debería habernos enseñado que es importante dar forma a las circunstancias antes de que surjan las crisis, y para enfrentar las amenazas antes de que se conviertan en graves. La historia del siglo pasado debería habernos enseñado a abrazar la causa del liderazgo estadounidense.
(Kagan, Schmitt y Donelly, 2000, s/f)

  • 36 Véase http://pnac.info/RebuildingAmericasDefenses.pdf

73El año 2000, el PNAC publicó un estudio bajo el título de Rebuilding America’s Defenses: Strategy, Forces and Resources for a New Century36, donde sintetizaba las ideas para una nueva política exterior.

El liderazgo global de Estados Unidos y su papel como gran potencia actual y garante de la paz actual, se basa en la seguridad de la Patria americana; la preservación de un balance favorable de poder en Europa, el Medio Oriente y la región productora de energía circundante, y Asia Oriental; y la estabilidad general del sistema internacional de los Estados nacionales en relación con los terroristas, crimen organizado, y otros actores no estatales.
(Kagan, Schmitt y Donelly, 2000, p. 5)

74De esta forma, los Estados Unidos iba argumentativamente reforzando su posición de hegemón para conseguir la supremacía mundial a través, principalmente, de su poder militar, teniendo claramente una posición cercana al realismo y neorrealismo. El documento sostenía que “en la actualidad Estados Unidos no enfrenta a un rival global. Para América, la gran estrategia debe apuntar a preservar y extender estas ventajas para posicionarse en el futuro tan lejos [del resto de los países] como sea posible” (Kagan, Schmitt y Donelly, 2000, 2000, p. ii).

75La siguiente información sintetizaba los principales postulados:

Tabla n.° 9. Visión estratégica del pnac.

Tabla n.° 9. Visión estratégica del pnac.

Fuente: pnac, 2000, p. 2.

76Estos principios permiten explicar en gran parte la acción más polémica de la administración Bush: la ampliación de la gct para incluir a Estados “canallas” y la consecuente invasión de Iraq. Si el terrorismo nacía, como ellos postulaban, en naciones descompuestas, sería lógico promover una política dirigida hacia su reforma democrática. Esto implicaba, a su vez, aceptar la validez universal de los valores políticos estadounidenses y la acción unilateral como búsqueda de intereses comunes —es decir, estadounidenses— a todas las naciones (Quinn, 2010, p. 150).

77Desde el enfoque de los neoconservadores, Iraq era el punto de partida para emprender “la gran obra de la democratización de Oriente Próximo” (Frachon y Vernet, 2006, p. 123). El orden internacional buscado por los neoconservadores no se trataba de un balance de poder, “sino de una coalición concertada de todas las potencias principales para promover lo que pretendía ser intereses comunes y valores universales” (Quinn, 2010, p. 143). El poder estadounidense se pondría al servicio de tal empresa.

78La invasión a Iraq también representó un punto máximo de quiebre entre los académicos realistas y neoconservadores en las relaciones internacionales, con la mayoría de los primeros oponiéndose al derrocamiento del régimen de Sadam. Visto desde una crítica realista, el neoconservadurismo es un “wilsonianismo con dientes”. A la vez que pretenden promover y extender la democracia, los neoconservadores se aferran a la tremenda capacidad militar estadounidense como instrumento para liderar el mundo. “Creen en lógicas como el efecto de arrastre y el efecto dominó, que implican el uso de la fuerza para modelar y dominar las relaciones en la política exterior mundial” (Mearsheimer, 2005, pp. 1-3).

79Tanto las corrientes realistas como las constructivistas identifican el influjo neoconservador en la administración Bush, o a lo menos los rasgos característicos de su política exterior. Así, por ejemplo, el imperio americano que presenta Cox (2007) involucra el despliegue de una política exterior unilateralista y militarista ante las amenazas en el sistema internacional develadas por el 11-S. De Graaff y Van Apeldoorn (2010) mencionan directamente al neoconservadurismo y su especificidad en la persecución de una política militarista. Este último rasgo es esencial, ya que permite establecer el vínculo más fuerte entre el neoconservadurismo y la política exterior de Bush luego del 11-S. Finalmente, el elemento neoconservador imprime su máxima influencia en el contexto de la invasión a Iraq de 2003. La lógica desde la cual se justifica el ataque tiene sus raíces justamente en esta ideología:

Los neoconservadores creen en la centralidad del poder militar americano para garantizar los equilibrios de la post Guerra Fría. La superpotencia militar basa su optimismo en la capacidad de los Estados Unidos para modelar el mundo (…) Tras el 11 de septiembre, muchos responsables o expertos americanos en política exterior pensaban lo mismo: creían en la necesidad de dar forma a un orden internacional que no volviera a permitir un drama como el de las Torres Gemelas. El impulso llegó de los neoconservadores (…) en el universo neoconservador había una lógica para atacar Iraq tras los atentados de Al Qaeda; los Estados Unidos tenían los medios militares y el deber moral de hacerlo, y la onu no debía inmiscuirse.
(De Graaff y Van Apeldoorn, 2010, pp. 124-126)

80La Casa Blanca realizó un giro hacia el posicionamiento de una agenda de seguridad como una política de Estado, que buscó contener efectivamente la amenaza del terrorismo yihadista y, para ello, todos los países del planeta eran un escenario real. Tomando lo planteado por Kenneth Waltz (1988), desde el punto de vista neorrealista de las relaciones internacionales, los Estados, más que el poder, persiguen alcanzar la seguridad para asegurar su supervivencia.

81Es en este espacio donde el mundo militar o el militarismo impregna sus ideas, a tal punto que han conseguido que representantes de ese sector hayan sido presidentes de los Estados Unidos. Por ende, es evidente la influencia en la toma de decisiones y en la construcción de una posición política que, unida al neoconservadurismo, conforma una visión de un mundo que se estructura desde el realismo y el poder. Por eso, el 11-S se transformó en una oportunidad para consolidar no solo su discurso, sino que también sus objetivos políticos, que se plasman en la elaboración de la gct.

82Por ende, como consecuencia de lo anterior, la política exterior de los Estados Unidos se militarizó para lograr posicionar en una visión, como lo plantea John Ikenberry (2002), “neoimperial” con los Estados Unidos, como explica, que determinan reglas, amenazas y utilizan la fuerza.

83Al respecto, Hobsbawm (2007, p. 177) habla de la globalización de la “guerra del terror” explicando que los Estados Unidos han intentado reactivar los “temores apocalípticos” de la Guerra Fría, “inventando enemigos que legitimen la expansión y el poderío planetario. Los peligros de la guerra del terror global no proceden de los terroristas suicidas musulmanes”.

5.2. Inflación de la amenaza

84Uno de los aspectos clave de la gct es cómo se instaló en la prioridad de la agenda de seguridad internacional para solucionar el déficit de amenaza de los Estados Unidos. Es a lo que Buzan (2006) llama macro-securitización de la gct. Ahora, es menester preguntar cuál es el mecanismo específico por el cual se produce este fenómeno. Postulamos el concepto de inflación de la amenaza como marco interpretativo adecuado para describir esta operación, y que puede ser vinculado a las veredas tanto realistas como constructivistas. En términos generales, la inflación de la amenaza se define como “el intento de las élites de crear preocupación por una amenaza que va más allá del alcance y la urgencia que un análisis desinteresado justificaría” (Thrall y Cramer, 2009, p. 1).

85En la gct, esto se produce mediante la caracterización del terrorismo como una amenaza existencial al orden social representado por los Estados Unidos, en una operación que lo lleva a una clara moralización. En esa línea, Shafir y Schairer (2013) definen a la gct como un pánico moral político, distinguido por “involucrar al Estado, y ser catalizado por emprendedores políticos y morales que buscan conseguir metas que usualmente se encuentran fuera del alcance la política”. Los mayores responsables son los gobiernos, a los que provee legitimidad para llevar a cabo políticas saltándose los canales institucionales tradicionales. El discurso de la administración Bush, al enfrentar la crisis del 11-S, demuestra una clara inflación de la amenaza del terrorismo, el enemigo y la consecuente respuesta adecuada (pp. 12-16).

86Otros constructivistas, como Jackson (2005) y Croft (2006, pp. 69-72), puntualizan también sobre la responsabilidad de la administración Bush en la construcción de un discurso efectivo sobre la gct. Para que ésta y la crisis del 11-S se hayan establecido efectivamente como la estructura discursiva dominante, se realizaron ciertas operaciones como:

(1) la construcción de Al Qaeda como el enemigo absoluto esmerado en destruir la libertad, con Estados canalla como simpatizantes; (2) la inocencia del Estado, que fue víctima de los ataques por ser símbolo de libertad y apertura, y no por falencias en la estructura de seguridad; (3) la reconstrucción del yo a través de la apelación a una misión americana, que defiende la libertad y la justicia, y (4) el reclamo de liderazgo y apoyo global.

87Jervis (2009, p. 33) hace también énfasis en este punto, defendiendo que la invasión es causada por una genuina creencia de la administración Bush sobre la alta amenaza del régimen de Sadam. Según él un ambiente internacional benigno ayuda a elevar al terrorismo y los Estados patrocinadores se constituyen en los máximos problemas en seguridad. Iraq es, en definitiva, el efecto culmine de la inflación de la amenaza: tanto los estadounidenses como los británicos se encontraban realmente preocupados, no tanto por los lazos entre Al Qaeda y Sadam, sino por la posibilidad de que Sadam entregara las armas de destrucción masiva a terroristas (Jervis, 2011, p. 410).

88En consecuencia, el presidente Bush articuló un discurso mesiánico y moral que exigía la definición ideológica y la adopción de posturas para preservar el orden de unipolaridad vigente. Para ello, no dudó en catalogar a sus rivales de Estados rojos o parias, como parte del “imperio del mal”.

89Iraq cayó bajo esa categoría y sufrió las consecuencias de las actividades tendientes a consolidar la inflación de la amenaza mediante argumentos y pruebas, presentadas incluso en el Consejo de Seguridad de la onu, que denotaban una manipulación y una articulación de operaciones que buscaban establecer la presencia de armas de destrucción masiva. Sin embargo, no había ninguna ojiva y no existía ninguna relación con Al Qaeda, lo que demostró que los argumentos de los Estados Unidos y del Reino Unido eran falaces. Esto significó un duro traspié ante la comunidad internacional y marcó un punto de inflexión en el respaldo a la gct, porque el apoyo y la solidaridad de los países en favor de los Estados Unidos, luego de los ataques del 11-S, se transformó en contención de gran parte de la periferia y, principalmente, de parte importante de América Latina.

5.3. El excepcionalismo en el gobierno de Bush

90Los autores constructivistas son los que mayormente hacen referencia al excepcionalismo. Como concepto, permite anclar la política exterior de Bush a un desarrollo histórico anterior, que señala una identidad americana persistente. En política exterior, la identidad del Estado-nación es importante, puesto que moldea la forma en que los intereses nacionales son definidos (Eliassen, 2012, p. 55).

91Tal como señala Lock (2008, pp. 74-75), la construcción de los valores norteamericanos, como principios universales, se relaciona con la identificación de una amenaza existencial que surge desde el plano internacional anárquico. La unicidad de los Estados Unidos para el mundo es tal que se hace imperiosa la defensa de su soberanía. La gct, al plantearse como una lucha existencial, adquiere estas características, lo cual posee efectos tanto a nivel de la política exterior como interior de los Estados Unidos. La ubicuidad del terrorismo requiere de la implantación de nuevas políticas excepcionales para mantener seguras las fronteras de un país cuya integridad no solo es beneficiosa para él mismo, sino que para toda la comunidad de países.

92Shafir y Schairer (2013, pp. 26-28) identifican tres agendas puestas en práctica deliberadamente en función de la gct: invasión a Iraq, expansión de poderes del presidente y la securitización de la migración. Utilizaremos su marco conceptual para discutir las políticas desarrolladas por la administración Bush.

  • 37 Ver: https://bit.ly/2QrnBek

93La primera agenda, directamente vinculada con la influencia neoconservadora en la administración, atañe a la invasión de Iraq. El objetivo de enviar un mensaje tajante a Medio Oriente a través de un castigo ejemplar sobre Sadam Husein chocaba con la Carta de las Naciones Unidas. Si bien ésta admitía el derecho a la guerra defensiva, no legitimaba invasiones extranjeras para cambios de régimen. De esta forma, invadir Iraq y acabar con la posible amenaza de las armas de destrucción masiva implicaba sobrepasar el orden multilateral forjado desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Otro ejemplo en esta línea se puede encontrar en la negativa de la administración Bush de aplicar la Convención de Ginebra a los prisioneros de guerra miembros de Al Qaeda en Guantánamo37.

94La segunda agenda es la expansión de los poderes del presidente en tanto máximo responsable de la seguridad nacional. Para varios expertos, su principal consecuencia es la desinstalación de las protecciones a los derechos humanos y favorecer el accionar de los servicios y agencias de seguridad e inteligencia.

95Un caso paradigmático en los Estados Unidos es la Ley usa Patriot, la cual busca “mejorar la capacidad del Gobierno para monitorear, recopilar información y detener a personas sospechosas de apoyar activamente el terrorismo” (Zeljak, 2004, p. 69). Más aún, en tanto la gct refiere a una ideología y no a una organización definida, tiene la capacidad de extenderse a todo el mundo e involucrar a ciudadanos de otras naciones. Es el caso de la guerra de drones, iniciada por Bush en 2004, que extendió la lucha sobre territorios de países con los cuales los Estados Unidos no se encuentran en guerra declarada, como las áreas tribales pakistaníes. El asesinato selectivo en esta región ha cobrado también víctimas civiles, cuestión sumamente controversial (Houen, 2014, p. 1).

96Siguiendo la línea trazada por Shafir y Schairer (2013), la última agenda corresponde a la securitización de la migración. En el contexto del estado de crisis post 11-S, la inmigración pasa a ser una temática subordinada a las políticas contraterroristas. Medidas como la abolición del Servicio de Inmigración y Naturalización (ins en inglés) y la transferencia de gran parte de su autoridad al Departamento de Seguridad Nacional son ejemplos concretos de este movimiento.

97En síntesis, la gct se constituyó como estrategia y discurso no solo para contrarrestar a la amenaza del terrorismo internacional, sino también para fortalecer la posición hegemónica de los Estados Unidos en el sistema internacional, análisis que se constata en el actuar unilateralista de la administración Bush. La invasión a Iraq se sitúa como expresión culmine de esta estrategia, por cuanto requirió sobrepasar las disposiciones establecidas en la Carta de las Naciones Unidas, pieza fundamental del sistema internacional multilateral que no tuvo, prácticamente, consecuencia alguna.

98El militarismo exhibido es el más importante influjo del neoconservadurismo en la gestión de George W. Bush, y su principal característica dentro del giro unilateralista. Frente a esto, algunos autores conservadores han planteado la idea del “imperio americano”, no obstante, las pretensiones hegemónicas de los Estados Unidos son anteriores al 11-S, cuestión que académicos constructivistas tienden a enfatizar.

99La pretensión hegemónica estadounidense no solo se ejerció por medio de la fuerza militar. Al situar a la gct como una lucha existencial por cuanto amenazaba la civilización y la libertad, tal discurso apelaba a una reacción de todo el mundo liberal-occidental, en el cual los Estados Unidos se planteaban como líder ejemplar.

100Fue así como el terrorismo logró ser instalado como prioridad de seguridad en el orbe, principalmente en la Unión Europea, aunque también en China y Rusia. La gct, por tanto, tenía la pretensión de instalarse como una política global. Pero, aunque la administración Bush haya manifestado su disposición a actuar multilateralmente, en ningún caso esto quiere decir que abortaría sus planes militares.

Notes

36 Véase http://pnac.info/RebuildingAmericasDefenses.pdf

37 Ver: https://bit.ly/2QrnBek

Table des illustrations

Titre Tabla n.° 9. Visión estratégica del pnac.
Crédits Fuente: pnac, 2000, p. 2.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6032/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 46k
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search