Version classiqueVersion mobile

Están con nosotros o con los terroristas

 | 
Gonzalo Montaner Peralta

Capítulo 1. Agenda de estudios de seguridad en el sistema internacional

Texte intégral

1Tras el término de la Segunda Guerra Mundial, la seguridad se convirtió en una disciplina de gran interés. Aparecieron los análisis, estudios y diálogos que tomaron como base textos y autores que se remontaban a varios siglos antes, como Thomas Hobbes y su Leviatán (1651), Hugo Grocio y Del derecho de la guerra y de la paz (1625) o Emmanuel Kant y Ensayos sobre la paz, el progreso y el ideal cosmopolita (1784). Eran tiempos complejos, en los que el mundo se debatía en una bipolaridad solventada por el poder de los Estados Unidos y la ex Unión Soviética, quienes mantenían un equilibrio basado principalmente en su poder nuclear.

2Posteriormente, los nuevos estudios profundizaron hasta hoy los distintos ámbitos de la seguridad, gatillados, esencialmente, por los ataques a las Torres Gemelas y al Pentágono en 2001, y enfatizados luego por la irrupción del Estado Islámico (isis).

3El 11-S marcó un punto de inflexión en la historia reciente: fue la máxima expresión de la estrategia terrorista delineada por Al Qaeda, que afectó no solo a los Estados Unidos —víctima directa del ataque—, sino que a la seguridad del sistema internacional en su totalidad. Después de estos hechos, se llevaron a cabo centenares de operaciones terroristas ejecutadas por grupos locales y regionales en distintos países, como España, Iraq, Francia, Siria, Inglaterra, Egipto y Alemania, que dejaron miles de bajas, principalmente civiles. Esta nueva fase de la violencia religiosa representa un cambio táctico del yihadismo internacional y constituye una nueva problemática para la seguridad de carácter global.

4Lo anterior obligó a la comunidad académica a revisar sus supuestos sobre asuntos de seguridad. El resultado fue iniciar un proceso de reflexión y análisis que permitiese entregar productos e insumos académicos para la discusión de los expertos en estos tópicos, que vieron cómo la agenda era dominada por la seguridad y el terrorismo.

5En este panorama, la religión comenzó a tener una inédita presencia en los asuntos relativos a las relaciones internacionales, en especial frente a los temas de seguridad. Si bien la visión más radical de las distintas religiones que utilizan la violencia como método para alcanzar sus objetivos siempre ha sido un elemento de interés, los ataques a los Estados Unidos plantearon un desafío no solo al mundo político, sino que también a investigadores y académicos.

  • 3 Véase Ross y Montaner (2017).

6Dejamos de manifiesto que el empleo de medios extremistas violentos no es exclusivo del islam, y que el debate de estas páginas se centra en cómo Al Qaeda y sus grupos afines comenzaron a influir en el sistema internacional y lograron dominar la agenda internacional en su empeño por llevar a cabo la idea de la yihad global, relevando la importancia de la seguridad y la religión3 como dos categorías y dos fenómenos asociados.

7Para efectos de esta investigación se empleó una metodología que consiste en la reconstrucción de agendas de estudios relacionadas con asuntos de seguridad. En una primera instancia, para la selección de obras y autores, se identificaron más de cien textos clave, los que han sido publicados en libros, handbooks y papers elaborados en las principales universidades y centros de investigación del mundo —los mejor posicionados y más especializados—, como Oxford, Cambridge, Harvard, National Defense University (ndu) y London School of Economics (lse), solo por nombrar algunos.

8Siguiendo el modelo de reconstrucción de las agendas de estudio (Ross y Montaner, 2017), este trabajo reestructuró la agenda de los estudios de seguridad, identificando y sistematizando las publicaciones de 2003 a 2012, en el caso de los libros, y entre 2007 y 2013, para las revistas académicas. Con este procedimiento se logró identificar a los autores y temas que han encauzado los debates que guían la discusión. Dentro de cada tema se identificaron los significados que cada autor atribuye a determinados conceptos, las principales preguntas, sus hipótesis, los argumentos que las sostienen y las pruebas con las que los estudiosos han buscado acreditar tales argumentos como válidos.

9Por su temporalidad no mayor a diez años después del 11-S, se seleccionó a los autores más relevantes. Algunos de los ellos son Barry Buzan y Lene Hansen, Nayef R.F. Al-Rodhan, Alan Collins, Peter Hough, Edward A. Kolodziej, J. Peter Burgess, Víctor Mauer y Myriam Dunn Cavelty, Jeffrey Haynes, Chris Seiple, Dennis y R. Hoover, Pauletta Otis, Alex Schmid, Richard Jackson y Paul D. Williams. Se trata de reconocidas y reconocidos académicos y expertos en los estudios de seguridad.

10Posteriormente, se llevó a cabo la aplicación de la agenda, se procesaron las preguntas e hipótesis que estos establecieron y se determinó cuáles eran los temas relevantes de la agenda para seleccionar los ejes temáticos imperantes. Al respecto, se puede indicar que los principales lineamientos de la discusión son esencialmente cinco, que se centran en los siguientes tópicos:

  • Definición de los estudios de seguridad en las relaciones internacionales
  • Securitización
  • Seguridad global
  • El 11-S y el cambio en el paradigma de seguridad
  • Convergencia entre seguridad y religión post 11-S

11En segundo lugar, se volvió a aplicar el método de reconstrucción de agenda para los conceptos seguridad y religión, materias fundamentales de estas páginas, de lo cual se desprenden los siguientes ejes temáticos:

  • Terrorismo y Al Qaeda en el sistema internacional
  • La gct como nueva construcción del orden mundial
  • La invasión a Iraq como respuesta a la gct

1. La Agenda de Estudios en Seguridad y sus ejes temáticos

1.1. Definición de los estudios de seguridad en las relaciones internacionales

12En la discusión que efectúan investigadores y especialistas sobre los temas de seguridad que existen en la actualidad y, más aún, ante la posibilidad de una definición de los estudios de seguridad, se constata un diálogo para encontrar un consenso que permita lograr la emancipación definitiva de los estudios internacionales, con la finalidad de concretar un campo teórico dentro de las relaciones internacionales.

13En este contexto, los enfoques teóricos que predominan son múltiples. De hecho, aún juegan un rol destacado posiciones clásicas como el realismo, neorrealismo y el liberalismo. Asimismo, permanecen vigentes los estudios de paz y los estudios críticos.

14Con todo, son dos los grandes grupos que predominan en el ambiente académico de la seguridad. Por un lado, los tradicionalistas, que observan la amenaza desde un punto de vista militar y acotado a lo Estado-céntrico, y los considerados como críticos, que poseen —aunque con diferencias— una visión más integral de lo que puede ser un riesgo o una amenaza, rompiendo con lo exclusivo de lo militar y llevándolo hacia temáticas como lo financiero, ambiental, energético y seguridad humana, entre otros.

  • 4 Profesor titular de relaciones internacionales del Departamento de Política y Relaciones Internacio (...)
  • 5 Profesor de investigación en el International Peace Research Institute de Oslo y editor de la revis (...)

15Frente a los temas de seguridad, si bien Kenneth Waltz (1959) y Hans Morgenthau (1948) son citados en forma frecuente, la Escuela de Copenhague tiene un importante posicionamiento debido a destacados profesores, tales como Ole Wæver y Barry Buzan, ligado a la London School of Economics. Así también lideran esta temática Adam Collins4 y J. Peter Burgess5.

16En medio de la permanente y necesaria revisión de los enfoques teóricos, se observa que aún existe un debate sobre los cambios de la definición de los estudios internacionales, basándose en preguntas como: ¿Qué se entiende por estudios de seguridad? ¿Cuáles son las definiciones comunes sobre seguridad? ¿Qué deben considerar los estudios de seguridad? ¿Cómo se relacionan entre sí estos estudios de seguridad? Finalmente, se determina qué métodos se deben tener en cuenta para descifrar su evolución y cómo se pueden detectar las relaciones que se observan.

17Entre las hipótesis que se plantean se puede señalar que los estudios de seguridad están en un proceso de redefinición, producto de su constante evolución, y que son un subcampo de las relaciones internacionales. Además, se infiere que la opción metodológica en los asuntos de seguridad es asumir una línea restringida de seguridad u otra que contemple las nuevas amenazas y tópicos de este subcampo. Así mismo, se plantea que el 11-S cambió la realidad de los estudios de seguridad y las relaciones internacionales.

1.2. Securitización

18Luego de la discusión que llevan a cabo los llamados tradicionalistas y críticos, la securitización surge como un elemento determinante para el estudio de los asuntos ligados a la seguridad.

19Prueba de la gran influencia de la Escuela de Copenhague y de sus profesores es la instauración del concepto securitización desde una visión constructivista. A Barry Buzan se unen Ole Wæver y Lene Hansen. Además, el tema ha sido estudiado por diversos autores como Ronnie D. Lispchutz (1995), Michael C. Williams (2003), Keith Krause (1996), Peter Andreas (2003), Christopher Daase y Olivier Kessler (2007).

20En relación con la securitización, la Escuela de Copenhague creó la Teoría de los Complejos de Seguridad, basada en el estudio de los subsistemas existentes durante la Guerra Fría por sobre la bipolaridad instalada por los Estados Unidos y la ex Unión Soviética. Tiempo después esta teoría sufriría un cambio relevante con la obra de Barry Buzan, Ole Wæver y Jaap de Wilde Security. A new Framework for Analysis (1997), donde se renuncia al exclusivo tratamiento de la seguridad de la perspectiva del Estado y se consideran otros ámbitos de este —militar, político, social, económico y medio ambiental—, cuyo resultado es la construcción del concepto securitización, establecida por Wæver en 1995.

21La securitización de una determinada temática o asunto se transforma mediante una construcción intelectual y política en un tópico de seguridad. Si en el siglo pasado la pregunta rectora era cómo mantener la seguridad en el enfrentamiento entre las superpotencias, ahora las interrogantes que generan directrices son: ¿Cuáles son los nuevos problemas de seguridad? ¿Cómo es la interacción entre seguridad e identidad? ¿Cuál es el concepto de securitización? Además, se detecta interés sobre cómo la seguridad se transforma en una herramienta política y cuáles son las consecuencias de esta ampliación de la securitización en lo militar.

22Se plantea que la seguridad es una forma de hacer política y que la securitización redefine los estudios de seguridad producto de la ampliación de los objetos de análisis. Asimismo, se ha dicho que la agenda de seguridad se amplió producto de la securitización, pues esta ha permitido el uso de medios especiales para la consecución de objetivos políticos. Una tercera hipótesis corresponde a que el 11-S securitizó la agenda internacional.

1.3. Seguridad global

23La seguridad global es un área de las relaciones internacionales que tiene sus orígenes en la Segunda Guerra Mundial. Tiempo después, la discusión en torno a la Guerra Fría enfrentó a realistas e idealistas, que reflexionaban sobre si la temática comprendía asuntos estrictamente militares o se incluían otros aspectos del Estado. Asimismo, este diálogo se extendió hacia el debate entre seguridad nacional y seguridad global o internacional.

24En el presente, el término seguridad global tiene un lugar preponderante en los estudios de seguridad y, por ende, en las relaciones internacionales. No obstante, el debate conceptual sobre este término se ha ampliado en los últimos años, reformulándose en varias oportunidades debido a que no existe un consenso sobre sus alcances.

25Los principales textos y handbooks se refieren a la seguridad global directamente como una forma colectiva. Edward Kolodziej (2009) consolida el estudio sobre seguridad en las relaciones internacionales, mientras que Nayef R.F. Al-Rodhan (2007), junto con proponer los cinco principios de seguridad, rompe con la idea de un juego de suma cero en que los jugadores son netamente los Estados.

  • 6 Profesor titular y director de política internacional en la Universidad de Middlesex, Reino Unido. (...)

26En tanto, Peter Hough6, uno de los principales expertos que ha tratado esta temática, amplía la dimensión de las amenazas tradicionales —como las de origen militar o del terrorismo— a otras no bélicas, como los desastres naturales, pandemias, violación de los derechos humanos, deterioro del ambiente y crimen organizado, es decir, aquellos fenómenos que pueden afectar la supervivencia de la población en cualquier parte del planeta. Prueba de ello es que el huracán Katrina dejó más víctimas que un ataque terrorista llevado a cabo en Kabul o Beirut.

27Con respecto a los interrogantes, genera especial atención encontrar cuál es el objeto de la seguridad global y cuáles las amenazas que se enfrentan con la seguridad internacional, además de conocer cuáles son las áreas de la delimitación de la seguridad y cómo determinar las políticas que la rigen.

28Al enfocarse en las hipótesis, se plantea que la seguridad global es una nueva forma de hacer política exterior y multilateral que lidera la agenda internacional.

29Otros puntos de interés son que la unipolaridad afecta a la seguridad global debido al predominio de la superpotencia y que la seguridad global implica estar ligado a la multilateralidad.

1.4. El 11-S y el cambio de paradigma de seguridad

30Evidentemente el 11-S fue un hito que influyó en la discusión académica, provocando un cisma entre los intelectuales que analizaban los temas de seguridad, que derivó en un cambio de paradigma en esta materia. La definición de este fenómeno, los aspectos metodológicos y normativos, entre otras variables, son estudiados hasta ahora.

  • 7 Director de la Iniciativa de Investigación sobre el Terrorismo (tri), una red internacional de acad (...)

31Los enfoques teóricos dominantes acerca del terrorismo dicen relación con el constructivismo y la securitización, mientras que otros autores han planteado el resurgimiento de visiones como el realismo y el neorrealismo. En este contexto, uno de los principales investigadores actuales sobre terrorismo es Alex Schmid7. El autor escribió y editó la obra The Routledge Handbook of Terrorism Research (2011), que es considerada como uno de los trabajos más completos sobre esta materia debido a que se compilaron 260 definiciones de terrorismo a nivel académico, instituciones gubernamentales y organizaciones internacionales donde fueron convocados expertos de la talla de Martha Crenshaw, Paul Wilkinson, Walter Laqueur, Brian Jenkins y David Rapoport, entre otros. El texto destaca por el cuestionario que hizo a cien expertos en terrorismo en el mundo, donde discuten si se trata de un fenómeno histórico o psicológico. Un valor académico similar tiene The Routledge Handbook of Religion and Security (2012), coeditado por Chris Seiple, Dennis R. Hoover y Pauletta Otis, que trata en extenso el rol de la religión en la violencia contemporánea.

32¿Cómo reformó el 11-S la agenda de seguridad? ¿El terrorismo puede convertirse en una amenaza de tipo nuclear? Destacan estas preguntas y los puntos sobre si la religión juega un nuevo rol dentro de los esquemas de seguridad, si el 11-S representa un choque de civilizaciones y cuál es la incidencia de la religión en la seguridad.

33En tanto, las hipótesis en este eje temático son que el 11-S permitió el surgimiento de un nuevo terrorismo y que este potenció el concepto de securitización. A esto se suma que, luego del 11-S, terrorismo y religión se apoderaron de la agenda y los estudios de terrorismo se posicionaron como un el eje fundamental en materia de seguridad.

1.5. Convergencia entre seguridad y religión post 11-S

34La aplicación de esta agenda en el presente análisis arrojó que uno de los resultados más novedosos fue la centralidad de la religión en la cuestión de la seguridad internacional. De allí que, para efectos de nuestro trabajo, se ha querido determinar cuál es la discusión y la agenda en las relaciones internacionales sobre la temática seguridad-religión.

35Al respecto, se procedió a investigar los libros y handbooks más influyentes y que han marcado una cierta tendencia en el dominio de la discusión, a partir de las editoriales y el nivel de reconocimiento de los investigadores. En segundo lugar, se categorizaron y jerarquizaron los principales journals sobre la materia mediante varios indicadores de impacto. En ambos casos, se seleccionaron trabajos de un umbral que va desde 2009 a 2013, y los objetivos se centraron en determinar los principales autores, preguntas e hipótesis.

  • 8 Director del Centro Nacional de Estudios para la Paz y los Conflictos (ncpacs).

36En cuanto a los handbooks, existe una cantidad de autores que se han instalado en esta área de investigación, principalmente de la editorial Routledge, seleccionando los siguientes autores: Paul Cruickshank (2012), Ken McDonagh (2009), Alex Miles (2012), Trevor Thrall, Jane K. Cramer, Regina Karp, Aaron Karp, Terry Terriff, Jeffrey Kaplan, Richard Jackson8 y Samuel Justin Sinclair (2012).

37Es importante indicar que el objetivo ha sido conocer la visión de académicos de otras latitudes, orígenes y tendencias, con el fin de tener un punto de vista más amplio frente al análisis del fenómeno sobre violencia y religión, para no limitarse con una posición o tener solamente el planteamiento de una línea determinada por un Estado o grupo de interés.

38Se hizo, además, una indagación sobre los journals referidos al tema. Al respecto, es importante indicar que en relaciones internacionales y en los estudios de seguridad no se puede hablar de una subdisciplina o subcategoría referida al tema de seguridad y religión. Es por ello que puede resultar más imprecisa la búsqueda de material y textos, lo que obliga a sumergirse en el ámbito de asuntos sobre Medio Oriente, militares, religión o islámicos que se refieran al tema de la seguridad y, en específico, sobre terrorismo o insurgencia.

  • 9 Social Sciences Citation Index tiene acceso por medio de la Web of Science. Esta plataforma es un s (...)
  • 10 El Scimago Journal & Country Rank mide el índice de impacto de las principales revistas de investig (...)
  • 11 Citas de Google Académico proporcionan una forma para que los autores realicen un seguimiento de ci (...)

39En ese contexto, el objetivo fue determinar las principales investigaciones bibliométricas para establecer la producción científica relativa con este proyecto de investigación referido a religión y violencia, mediante las publicaciones periódicas de los expertos y autores. Asimismo, se identificó cuáles han sido los más influyentes, considerando elementos como el índice de impacto de Journal Citation Reports, ligado a la Web of Science9, Scimago Journal & Country Rank10 y Google Scholar11, entre otros. Todos estos centros de acopio de la actividad intelectual tienen un prestigio basado en el rigor de selección y la renovación constante de los índices sobre las revistas científicas de interés, lo cual posibilita su monitoreo y actualización inmediata.

  • 12 En este trabajo se identificó e investigó el impacto del terrorismo en las ciencias sociales. Se ut (...)

40A estos instrumentos se suma el trabajo de los profesores Daryl R. Bullis y Richard D. Irving (2013)12, que efectuó una investigación sobre los textos referidos a terrorismo después del 11-S utilizando las herramientas de Journal Citation Reports, de Thomson Reuters. Por último, dada la relevancia de sus publicaciones, también se ha hecho una selección de revistas de la editorial Taylor & Francis Group. En relación con el Scimago Journal & Country Rank, se investigó en el área de ciencias sociales, llegando a la subcategoría de relaciones internacionales para el periodo 2011, de una sumatoria de tres años, que arrojó los siguientes resultados:

Tabla n.° 1. Selección de revistas Scimago Journal & Country Rank (2011).

Tabla n.° 1. Selección de revistas Scimago Journal & Country Rank (2011).

Fuente: elaboración propia a base del Scimago Journal & Country Rank, periodo 2011.

41En la selección de revistas del consorcio Scimago Journal & Country Rank, se observa un dominio de textos ingleses y estadounidenses, lo que da cuenta de la preponderancia e interés de los centros de estudios e investigación de esas naciones en materias de política internacional y, específicamente, en seguridad. Se debe tener presente que estos textos tienen una importante influencia en círculos políticos y de especialistas, por lo cual es determinante saber lo que piensan y leen los expertos, porque de esa manera sabemos cómo se construye la agenda internacional. Uno de los sistemas más consultados, Google Scholar, recopiló los journals de dos categorías: estudios militares e islámicos y de Medio Oriente, hasta mayo de 2013, que se refieren a las materias indicadas.

Tabla n.° 2 Revistas seleccionadas: estudios militares, islámicos y de Medio Oriente (2013).

Tabla n.° 2 Revistas seleccionadas: estudios militares, islámicos y de Medio Oriente (2013).

Fuente: elaboración propia sobre la base de Google Scholar.

42En este parámetro, se entremezclan varias áreas de estudio que reflejan el interés ascendente, desde el 11-S, de temáticas como religión e islam. Sin embargo, si bien se observa un esfuerzo por incorporar expertos de los países árabes o de Asia Central en el debate —la mayoría educados en los Estados Unidos o Europa—, se hace necesario buscar fuentes de esos países para conocer el punto de vista de centros de estudios o investigación, universidades y especialistas, de naciones que se ven afectadas a diario por la realidad del terrorismo promovido por Al Qaeda y otros grupos yihadistas.

43Otra cuestión relevante es el interés, después del 11-S, de los estudios militares en temas de terrorismo, confirmando el fuerte rol de la defensa y lo militar en áreas de seguridad. Por eso, el volumen de reflexión sobre los temas expuestos creció en forma considerable, llegando incluso a reemplazar el interés por los estudios sobre asuntos chinos y rusos. Confirmando las apreciaciones presentadas anteriormente, el trabajo de los profesores Bullis e Irving (2013), que ordenó los trabajos sobre terrorismo o religión derivados después del 11-S, obtuvo la siguiente selección referida a estos textos que emplean el índice impacto de Journal Citation Reports, de Thomson Reuters.

Tabla n.° 3. Journal Citation Reports, de Thomson Reuters (2013).

Tabla n.° 3. Journal Citation Reports, de Thomson Reuters (2013).

Fuente: elaboración propia sobre la base de el índice impacto de Journal Citation Reports, de Thomson Reuters.

44Esta base de publicaciones, además, contiene los trabajos científicos más influyentes y citados a nivel internacional, los que orientan y explican el mainstream de casi todas las disciplinas. El listado resultante, que se presenta en la tabla anterior, es, en consecuencia, una muestra muy relevante de las publicaciones que han abordado la temática de la seguridad post 11-S.

45El trabajo Bullis e Irving va en la misma línea de los resultados obtenidos del análisis realizado por el consorcio académico Taylor & Francis Group —parámetro que se emplea debido al prestigio, variedad de tendencias, fuentes y grado de influencia—, que tiene una línea de trabajo conforme con relaciones internacionales. Esta editorial cuenta con capítulos específicos sobre seguridad y religión, que se han transformado en lectura obligatoria para quienes trabajan e investigan estos temas, y expone cómo ha sido el abordaje académico de la temática en materia de seguridad luego del 11-S.

Tabla n.° 4. Taylor & Francis Group journals sobre terrorismo (2013).

Tabla n.° 4. Taylor & Francis Group journals sobre terrorismo (2013).

Fuente: elaboración propia sobre la base a la aplicación del método de reconstrucción de la agenda de estudio.

46En relación con las revistas elaboradas bajo el alero de Taylor & Francis Group, las publicaciones seleccionadas estudian las estrategias y cambios a nivel global, además de sus implicancias en materia de relaciones internacionales. No obstante, destaca el desarrollo de los estudios críticos de terrorismo y el trabajo en áreas de inteligencia y contraterrorismo, dando cuenta concretamente de la importancia de los aspectos de terrorismo y religión en materia de seguridad, lo que confirma una tendencia post 11-S del mundo académico y de los centros de investigación.

47Finalmente, luego de procesar la información expuesta y de realizar un análisis cualitativo y cuantitativo se determinó, a partir de una selección de setenta y siete journals vinculados a la temática de seguridad-religión, cuáles son las principales publicaciones para efectos de este trabajo de investigación. Para ello, se consideran contenido, prestigio, reconocimiento, periodicidad, citas y difusión internacional. Los textos escogidos son los siguientes:

Tabla n.° 5. Publicaciones sobre seguridad y religión.

Tabla n.° 5. Publicaciones sobre seguridad y religión.

Fuente: Ross y Montaner (2017).

48En definitiva, tanto a los libros, handbooks como journals seleccionados, se debe sumar necesariamente una gama de autores que están en la frontera en relación con los estudios de seguridad y religión, y que se entregarán en la bibliografía del presente trabajo.

49El estudio demuestra cómo la agenda se fue securitizando no solo en el debate político, sino también en la discusión académica e intelectual, creando un aforo de reflexión inédito, con la formación de nuevos analistas y expertos y con una influencia decisiva en la toma de decisiones en el mundo público, pero también en el ámbito de privado. En ese momento, hasta una persona particular que viajaba a un determinado país requeriría información específica para determinar o establecer un índice del nivel de riesgo en materia de terrorismo.

50Más aún, luego de la investigación sobre la agenda relativa a seguridad, se puede observar que no existe un discurso único al interior de la comunidad académica, con el fin de evitar la línea de un discurso oficial o hegemónico y considerando aquellos que se puedan volver antihegemónicos.

1.6. La aplicación de la agenda al eje seguridad-religión

51¿De qué forma incide la religión en la agenda seguridad? ¿Qué rol asume dentro de los esquemas de seguridad la religión? ¿Cuál es el principal objetivo político-religioso del yihadismo internacional y de los grupos como Al Qaeda y el Estado Islámico? ¿Cuál es el alcance del proyecto político-religioso del yihadismo internacional, principalmente de grupos como Al Qaeda y el Estado Islámico, para la seguridad global? ¿Cómo el eje seguridad y religión ha influido e influirá en los estudios de seguridad? Frente a estos interrogantes, las hipótesis de trabajo en discusión son las siguientes:

  • La religión incide de manera crítica, multiplicando su presencia y transformándose en un gran desafío analítico, pues es un factor respecto del cual no había teoría ni metodología.
  • La religión sustituyó la pugna ideológica de la Guerra Fría, transformándose en un factor crítico y omnipresente dentro de los esquemas de seguridad.
  • El principal objetivo político-religioso del yihadismo es instaurar el califato a nivel global mediante diversos métodos, entre ellos, el terrorismo.
  • El alcance del proyecto político-religioso del yihadismo internacional es de carácter global, porque ha demostrado operar a esa escala.
  • Los estudios de seguridad están y seguirán adecuándose a esta nueva realidad donde la seguridad y la religión se han posicionado como factores combinados dentro de los estudios de seguridad.

52En consecuencia, estas hipótesis denotan que la religión se constituye como un eje central en el debate post 11-S. Prueba de lo expuesto es la respuesta de los Estados Unidos y sus aliados a los ataques terroristas, que contempló un aspecto ligado a lo religioso, al menos en lo discursivo. Es por ello que no basta con tener el análisis o estudiar los asuntos de seguridad y terrorismo: es imprescindible comprender y conocer la religión, lo que provoca que los estudios religiosos se reposicionen en la academia y en las relaciones internacionales.

2. Terrorismo y Al Qaeda en el sistema internacional

53Luego del 11-S Al Qaeda asumió un protagonismo indudable en el contexto de las relaciones internacionales y en los estudios de seguridad, en su rol de actor no estatal que intentó afectar la arquitectura internacional en la que los Estados Unidos tenían la condición de potencia unipolar.

54Diversos autores, representantes de los enfoques culturalistas o civilizacionales, como Edward Said y Samuel Huntington, o ligados a aspectos del fundamentalismo religioso, como la línea trabajada por Tariq Ali, han analizado este fenómeno. Se inscriben también estudiosos críticos, como Noam Chomsky y Gilbert Achcar.

55Asimismo, está la visión de la contrahegemonía, cuya base argumental radica en que esta entidad transnacional es un actor no estatal capaz de amenazar la seguridad, pero que no logra cambiar el estatus imperante. Otras visiones son el tribalismo internacional, la globalización y el terrorismo o insurgencia religiosas. En una perspectiva clásica del realismo se ubica Al Qaeda, producto de la estrategia asimétrica asumida y por ser una colectividad que utiliza la violencia como medio para la obtención de poder. Asimismo, la posición de máximo líder de Osama bin Laden podría ser considerada como una forma idealista, dado su convencimiento de un proyecto político-religioso como la consagración de un califato. Por ello, pese a que este tema se puede asumir desde distintas perspectivas teóricas, prevalecen el realismo y el neorrealismo.

  • 13 Periodista del New Yorker especializado en Al Qaeda. Es fellow alumni en el Centro de Derecho y Seg (...)

56En cuanto a la bibliografía existente, una obra clave para entender a este grupo islamista, desde el punto de vista de la seguridad, son los cincos volúmenes del trabajo compilatorio Al Qaeda, de Paul Cruickshank13, donde se exhiben los ensayos de cerca de ochenta especialistas de todo el mundo. Entre ellos, destacan Bruce Hoffman, Peter Bergen, Marc Sageman, Matthew Levitt, Michael Scheuer y Bernard Lewis.

57Otros autores que trabajan la perspectiva de seguridad sobre Al Qaeda son Brynjar Lia, Rohan Gunaratna, Mohammed M. Hafez, Hassan Abbas, Lorenzo Vidino, Assaf Moghadam, Javier Jordán, Antonio Elorza, Olivier Roy y Gilles Kepel.

58¿Cómo Al Qaeda se transformó en una real amenaza para la seguridad global? ¿Cómo esta organización se enfrenta al hegemón desde su posición de actor no estatal? ¿Es Al Qaeda un grupo terrorista y/o una entidad insurgente dotada de armas de destrucción masiva para contrabalancear el peso de los Estados Unidos? ¿Cómo este conjunto, por medio del empleo de la violencia, continuará tratando de imponer su proyecto político-religioso en el sistema internacional?

59Al Qaeda se transformó en una amenaza global que buscó y busca desestabilizar la estructura del sistema internacional para poder convertirse en un actor relevante. Asimismo, este grupo desarrolla su actuar en el contexto de contrahegemonía, pero no ha logrado apremiar la posición de los Estados Unidos o acelerar su proceso de decadencia. Además, la acción de Al Qaeda sirvió de justificación para la elaboración de la estrategia de la gct y constatar que las acciones del grupo perjudican más a los países árabes y musulmanes que a las naciones de Occidente.

60En consecuencia, Al Qaeda, pese a la espectacularidad de sus acciones terroristas en los Estados Unidos el 11-S, no pudo cambiar el orden mundial de unipolaridad existente luego de la Guerra Fría. Sin embargo, la sola posibilidad de dotarse de armas de destrucción masiva lo transformó en una seria amenaza, la cual, de haberse concretado, habría cambiado superlativamente el escenario actual, quebrado cualquier tipo de equilibrio de poder y concebido un mundo más inseguro que el precedente.

61Por último, Al Qaeda no escatimó esfuerzos por conseguir sus objetivos militares, ya sea por medio de elementos o armas sofisticadas, o por herramientas que podrían ser consideradas como poco tradicionales o sorpresivas. No obstante, el grupo islamista impulsó su lucha también en el campo ideológico, dándole positivos réditos para su causa y siendo un elemento esencial de su proyecto político-religioso.

3. La GCT como nueva construcción del orden mundial

62El 11-S fue el hito o la justificación para la construcción de una nueva doctrina cuya sigla, para el propósito de esta investigación, corresponde a gct impulsada por el ex presidente George W. Bush. Se trata de una forma de actuar con múltiples efectos, tanto a nivel interno como externo en los Estados Unidos, que remodeló la política exterior con un impacto significativo en el sistema internacional.

63Más allá de las incidencias y de los efectos de los ataques a las Torres Gemelas y al Pentágono, son varios autores los que coinciden en que se observa un regreso al realismo o, al menos, al neorrealismo. Estos elementos, junto con el constructivismo, aparecen como las tendencias dominantes. La mayoría de los investigadores señala que el 11-S no trajo grandes cambios en las relaciones internacionales, debido a que no se observó u observa una transformación radical. Varios autores indican que se mantiene el proceso de declive de los Estados Unidos como potencia hegemónica y, en este contexto, para los realistas el análisis está en si habrá un “reequilibrio” de poder o un cambio de estructura. Por eso, en esta realidad, el balance de poder y contrahegemonía son elementos que deben ser considerados.

64Prácticamente todos los autores ligados a las relaciones internacionales, más aún los que trabajan en el ámbito de los estudios de seguridad, se han referido al 11-S. Entre ellos, Barry Buzan, Fareed Zakaria, Lawrence Freedman, Fred Halliday, Kenneth Waltz, Robert Jervis, Stephen Walt, Richard Perle, Charles Krauthammer, Francis Fukuyama y Michel Foucault, entre otros.

65Una primera hipótesis plantea que el 11-S permitió la construcción de la estrategia de gct, lo que, al mismo tiempo, genera un doble planteamiento: que la estrategia de gct dominó la política exterior de los Estados Unidos y que, simultáneamente, buscó securitizar la agenda internacional, en especial la relación con la periferia.

66Otra hipótesis de investigación es que la gct buscó fortalecer la idea de visión imperial propuesta por los neoconservadores. Por último, si bien la amenaza de Al Qaeda fue y continúa estando vigente, la gct procuró instaurar un estado de excepción para cumplir con los diversos intereses de la política exterior de los Estados Unidos. De este modo, se puede inferir que la estrategia de gct fue parte de un proyecto o visión política de un grupo compuesto por sectores neoconservadores y militaristas, que vieron en la crisis provocada por Al Qaeda una oportunidad de posicionar a los Estados Unidos como el gran hegemón a través de medidas excepcionales y con el apoyo casi incondicional de la comunidad internacional. Pero la gct, más que sumar partidarios, provocó que un número importante de países fuera poco a poco limitando o acotando su cooperación y colaboración, generando una tensión con países potencias, medias potencias y Estados periféricos.

3.1. La invasión a Iraq como respuesta de la GCT

67En este punto, el objetivo es comprender el debate que se dio no solo en los Estados Unidos, sino también en la comunidad internacional con respecto a la Guerra de Iraq. Tal como en otros casos, los enfoques teóricos que pueden analizar esta tensión son variados y múltiples. En tal sentido, el institucionalismo, liberalismo o neorrealismo sirven para estudiar y revisar este caso, que puede ser considerado un hito en los estudios recientes de las relaciones internacionales respecto de la posición sobre lo multilateral y lo unilateral. Por lo mismo, existe una vasta bibliografía que refleja distintas perspectivas, entre ellas, toma de decisiones y negociación.

68Para efectos de este trabajo, se observa que en la Guerra de Iraq están presentes fuertemente dos líneas que se enfrentan teóricamente. Por un lado, los neoconservadores, que diseñaron la doctrina Bush y promovieron la invasión al país árabe, y, por el otro, los realistas, que intentaron evitar la guerra. Incluso, algunos autores como Brian C. Schmidt y Michael C. Williams, plantean directamente que el realismo fracasó en Iraq.

69Asimismo, otro grupo de autores trabaja con el concepto de “inflación” de la amenaza y con la llamada “política del miedo”, hipótesis de trabajo que se ve reflejada en el texto American Foreign Policy and The Politics of Fear Threat Inflation since 9/11, editado por Trevor Thrall y Jane K. Cramer en 2009. Dentro de este análisis destacan también Jack Snyder, Robert Jervis, David Rousseau, Rocío García-Retamero, Daniel Kahneman y Jonathan Renshon.

70Estos investigadores plantean el uso de la amenaza terrorista como una herramienta política que busca reposicionar a una élite, principalmente a través de los medios de comunicación. Para explicar el fenómeno de la “inflación” de la amenaza, estos académicos lo hacen desde cuatro puntos de vista: realismo, política interna, psicología y constructivismo. Por último, existe una tercera línea sobre la cual varios investigadores, entre ellos, Andrew W. Neal, se refieren a la “excepcionalidad” dentro del contexto de la gct y, especialmente, en el caso de la invasión de Iraq. En este último punto, el 11-S posibilitó un cambio del discurso y la práctica política, aspectos que generaron un espacio donde se enfrentan las libertades fundamentales con la seguridad.

71¿Por qué, entonces, se produce la “inflación” de la amenaza con la gct y, en especial, con el caso de Iraq? ¿Ha sido la Guerra de Iraq una empresa llevada a cabo por los neoconservadores para consolidar su poder transnacional? ¿Cómo se buscó consolidar la idea imperial de los Estados Unidos a través de esta invasión? Desde el rol de la multilateralidad, emerge como planteamiento si Iraq significó el enfrentamiento entre los Estados Unidos y el sistema internacional, y si esa conflagración refuerza la idea de decadencia por parte de ese Estado. Con la invasión de Iraq, los Estados Unidos buscaron aumentar su rol como potencia hegemónica y, asimismo, la política exterior de la Casa Blanca tuvo como objetivo limitar las acciones de multilateralidad para la resolución de conflictos del sistema internacional. Estas dos ideas son las primeras hipótesis para tratar este eje temático, a las que se les puede sumar que la campaña de Iraq significó el declive de la posición de los neoconservadores y marcó una derrota para la estrategia de la GCT. Y, además, con la Guerra de Iraq perdió legitimidad este plan de seguridad en el concierto internacional, no logrando posicionarse a nivel global. Por último, la acción bélica en el país árabe llevó a un conflicto entre los Estados Unidos y la periferia, que no estaba dispuesta, en su mayoría, a someterse al ideal imperial de ese Estado.

72En definitiva, se puede concluir que el caso iraquí marcó un enfrentamiento en el ámbito de las relaciones internacionales entre los Estados Unidos y parte de la periferia, al menos por un momento. En este lugar, donde se sitúan México y Chile, que fueron parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, América Latina se debatió en determinar si se apoyaba o no a los Estados Unidos en una acción militar sobre el país árabe.

73Se podría afirmar que, luego del 11-S, la securitización fue un concepto que se repotenció e incorporó decididamente en las dinámicas de las relaciones internacionales, al tiempo que redefinió la agenda de seguridad y sus estudios. Por ello, la securitización —junto con la promoción y desarrollo de la Escuela de Copenhague y sus representantes— ha sido acuñada por académicos y políticos para describir e identificar procesos que han transformado la forma de “hacer política” y su contenido dentro del sistema internacional. En lo sustantivo, la diversificación de la amenaza influyó en la ampliación de las áreas propias de la seguridad hacia ámbitos de interés y acción muy vastos. Este efecto también contribuyó para que este campo específico de estudio adquiriera una cierta supremacía, enfrentado a la tarea de descifrar y explicar la realidad internacional.

74La seguridad global, entendida como una acción colectiva, ha retomado fuerzas debido a que el escenario actual de las amenazas obligó a los Estados a reforzar alianzas y pactos para multilateralizar las acciones en contra de ellas. De allí que la supremacía de la seguridad en la agenda internacional se haya convertido en una condición forzosa para la reflexión académica sobre lo internacional y haya adquirido el estatus de filtro único. El paradigma de seguridad cambió tras los atentados del 11-S: el terrorismo asumió una politización conceptual y la agenda internacional se securitizó, cambiando el esquema de las relaciones internacionales que llevan a construir escenarios de conflictos globales que obligan a los Estados a asumir posiciones dentro este escenario. La política exterior de los Estados Unidos y la estrategia de la llamada gct inciden, entonces, decisivamente.

75El nuevo entorno de la arquitectura de seguridad en el sistema internacional consagra el eje seguridad-religión como un asunto de alta relevancia en las relaciones internacionales. Prueba de ello es que las acciones y el rol de organizaciones no estatales como Al Qaeda copan la agenda y han obligado a académicos e investigadores a ampliar sus áreas de estudios en seguridad para comprender dicho fenómeno.

Notes

3 Véase Ross y Montaner (2017).

4 Profesor titular de relaciones internacionales del Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Swansea.

5 Profesor de investigación en el International Peace Research Institute de Oslo y editor de la revista Diálogo de Seguridad Interdisciplinario. Además, es profesor adjunto en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, Trondheim (ntnu) e investigador en el Instituto de Estudios Europeos de Bruselas.

6 Profesor titular y director de política internacional en la Universidad de Middlesex, Reino Unido. Además de su investigación en el área de la seguridad, ha publicado libros y artículos sobre política ambiental mundial.

7 Director de la Iniciativa de Investigación sobre el Terrorismo (tri), una red internacional de académicos que tratan de mejorar la seguridad humana a través de la investigación colaborativa. Es también editor de Perspectives, línea tri sobre terrorismo. Hasta el año 2009 fue director del Centro para el Estudio del Terrorismo y la Violencia Política (cstpv) de la Universidad de Saint Andrews, en el Reino Unido, donde ocupó una cátedra de relaciones internacionales y, hasta 2005, fue oficial a cargo de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (onudd), en Viena. Actualmente es Fellow en Residencia en el Instituto Holandés de Estudios Avanzados en Humanidades y Ciencias Sociales (nias).

8 Director del Centro Nacional de Estudios para la Paz y los Conflictos (ncpacs).

9 Social Sciences Citation Index tiene acceso por medio de la Web of Science. Esta plataforma es un servicio que busca determinar tendencias y difundir, por medio de journals o revistas, el trabajo de los investigadores. Esta base de datos contiene cerca de tres mil revistas de cincuenta disciplinas en el mundo.

10 El Scimago Journal & Country Rank mide el índice de impacto de las principales revistas de investigación obtenidos de la base de datos Scopus. El indicador muestra los trabajos desde el año 1996 en adelante.

11 Citas de Google Académico proporcionan una forma para que los autores realicen un seguimiento de citas de sus artículos. En su propia declaración de interés, la empresa señala que puede comprobar quién está citando sus publicaciones y calcular varias estadísticas de citas.

12 En este trabajo se identificó e investigó el impacto del terrorismo en las ciencias sociales. Se utilizó un análisis de citas de dos revistas prominentes sobre terrorismo para identificar las treinta y siete publicaciones de ciencias sociales adicionales de importancia significativa para la investigación contra el terrorismo.

13 Periodista del New Yorker especializado en Al Qaeda. Es fellow alumni en el Centro de Derecho y Seguridad de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York.

Table des illustrations

Titre Tabla n.° 1. Selección de revistas Scimago Journal & Country Rank (2011).
Crédits Fuente: elaboración propia a base del Scimago Journal & Country Rank, periodo 2011.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6017/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 119k
Titre Tabla n.° 2 Revistas seleccionadas: estudios militares, islámicos y de Medio Oriente (2013).
Crédits Fuente: elaboración propia sobre la base de Google Scholar.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6017/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 93k
Titre Tabla n.° 3. Journal Citation Reports, de Thomson Reuters (2013).
Crédits Fuente: elaboración propia sobre la base de el índice impacto de Journal Citation Reports, de Thomson Reuters.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6017/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 98k
Titre Tabla n.° 4. Taylor & Francis Group journals sobre terrorismo (2013).
Crédits Fuente: elaboración propia sobre la base a la aplicación del método de reconstrucción de la agenda de estudio.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6017/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Titre Tabla n.° 5. Publicaciones sobre seguridad y religión.
Crédits Fuente: Ross y Montaner (2017).
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/6017/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 54k
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search