Version classiqueVersion mobile

La Liga de las Juventudes Comunistas (Komsomol) y la transformación de la Unión Soviética (1917-1932)

 | 
Matthias Neumann

Conclusión

Texte intégral

Entre rebelión y revolución: la juventud como una fuerza de cambio

  • 1211 Pilkington, Russia’s Youth, 57.

1Fue durante los años de la glasnost cuando la prensa soviética comenzó a reescribir la historia del Komsomol, retratando a la Liga como una víctima de la revolución de Stalin. En la década de los años ‘20, se afirmó, el Komsomol era tratado por el partido con respeto y como una organización autónoma cuya independencia organizacional era aceptada. Luego de llegar al poder, Stalin se dispuso a convertirlo en una institución que simplemente sirviera al partido, una organización apolítica que se convirtió más en un objeto que un sujeto del terror.1211 Como hemos visto, tal interpretación, cualquiera que sea el mérito que parezca tener, no puede hacer frente a un análisis en profundidad del desarrollo del Komsomol en estos años, uno que tenga en cuenta el complejo intercambio e interacción entre ideología, política y realidad, y de la agencia de los cuadros y militantes de base.

2El Komsomol era un hijo de la Guerra Civil, pero sus raíces se remontaban al movimiento juvenil. Esto, a su vez, significaba que era muy probable que se sometiera a los mismos procesos de centralización, bolchevización y burocratización que otras instituciones populares y revolucionarias. Sin embargo, como hemos visto, los mismos jóvenes fueron los agentes cruciales en la evolución y transformación del movimiento que, finalmente, condujo al establecimiento del Komsomol, en octubre de 1918. Sus fuertes raíces en el movimiento obrero siguieron siendo una parte importante de su patrimonio y causó conflictos continuos sobre su carácter social y rol dentro del sistema.

  • 1212 Krupskaja, Sozialistische Pädagogik, Band 4, 112-135.

3Cuando los bolcheviques llegaron al poder, un año antes de la fundación del Komsomol, no tenían un plan para crear un programa juvenil soviético. Una red cerrada, que abarcaba niños y jóvenes entre los 7 y 23 años a través de varias organizaciones, no surgió antes de mediados de la década de 1920, cuando, finalmente, se establecieron los Pequeños Octubristas. De hecho, el partido fue más reactivo que proactivo en la evolución de este sistema. Los bolcheviques se vieron obligados a enfrentar la “cuestión de la juventud” porque, en 1917, surgió un movimiento juvenil autónomo. Esto incluyó primero a las organizaciones juveniles como Trud i svet, pero, al mismo tiempo, también había organizaciones tradicionales de niños burgueses, como los Boy Scouts, que hizo fuertes incursiones en Rusia. La popularidad de este último grupo después de la Guerra Civil, y la conciencia de los bolcheviques sobre el valor de muchos de sus métodos y enfoques educativos, hicieron necesario que el nuevo régimen creara una organización comunista de niños.1212 Los bolcheviques no podían simplemente liquidar estas otras organizaciones para dejar un vacío. Tuvieron que reemplazarlos con sus propias organizaciones.

4Las organizaciones de jóvenes y niños que se formaron con el apoyo del partido se vieron como parte integral de la formación del obshchestvennost soviético enunciado por el régimen. El Komsomol, sin embargo, se convirtió en algo más que una simple organización de masas que generó apoyo para el régimen dándole legitimidad. Su papel, como escuela de cuadros y reserva del partido, le dio una posición peculiar dentro del Estado y la sociedad soviética. Se convirtió no solo en un objeto de la creación del obschestvennost soviético, sino también en una agencia de él. Esto fue particularmente claro en su papel como pilar de la obshchestvennaia nomenklatura. Una vez que terminó la Guerra Civil, el régimen comenzó a considerar al Komsomol como un potencial instrumento en su búsqueda de controlar no solo a los jóvenes, sino también, a otras organizaciones de masas.

5Durante la década de los años ‘20, el Komsomol experimentó un desarrollo desigual. Como la única organización juvenil patrocinada por el Estado, buscó hacer cumplir su monopolio, pero, a lo largo de la década, luchó para poder conseguirlo. El control y el caos total podían existir simultáneamente en diferentes niveles de la organización. Era una organización llena de contradicciones y paradojas, capa tras capa, en la que el centro luchaba por controlar el desorden que, a menudo, prevalecía en la base. A pesar de estar plenamente incorporado al Estado en el nivel de la dirección, en el terreno, mantuvo su propia vida en muchos lugares. El hecho de que muchos grupos opositores surgieron dentro o desde el Komsomol, ilustra el rigor político y la agencia de sus miembros. En los años de la NEP, el Komsomol todavía era una organización viva, política, social y culturalmente hablando. Esto solo cambió una vez que se desató la revolución de Stalin. Sin embargo, el proceso de convertir al Komsomol en una organización pseudovoluntaria, y mero agente del partido y del Estado, no fue simplemente el resultado de la naturaleza autoritaria de la revolución de Stalin. La autonomía que, inicialmente, el partido había otorgado a la Liga en 1918, no había durado mucho. Los cuadros del Komsomol que buscaban asegurar la influencia en el emergente Estado asegurando la conciencia de la fuerza revolucionaria del partido en la organización, habían llevado, desde sus primeros días, a una incorporación gradual en el aparato del partido-Estado. Esto, a su vez, causó fuertes tendencias burocratizantes dentro de la Liga. Una vez que el partido había asignado oficialmente al Komsomol el papel de ser su reserva (una escuela de cuadros de la que surgirían futuros líderes) y buscar establecer un núcleo fuerte de miembros del partido dentro de él, fue imposible aislar al Komsomol de las batallas ideo-políticas dentro del partido. Un control más estrecho se convirtió en una necesidad absoluta, porque el Komsomol era más que una simple organización social: también era una organización política. Como hemos visto, el partido buscó imponer la disciplina y el control a través de varios instrumentos y canales desde la base del Komsomol. Además, no tenía miedo de intervenir directamente en los asuntos de la Liga si lo consideraba necesario. Sin embargo, debido al desarrollo desigual de la organización durante estos años, el control del régimen sobre ella seguía siendo limitado. En su papel como representante del poder soviético, el Komsomol a menudo asumió funciones partidarias y estatales durante la década de los ‘20. En algunos lugares, incluso podía convertirse en un sustituto del partido.

6Hemos visto que la política juvenil bolchevique en la década de los años ‘20 fue extremadamente ambivalente y frecuentemente confusa, porque trató, simultáneamente, de detener el activismo revolucionario y la militancia de la Guerra Civil, a la vez de plantear a los niños y jóvenes una conciencia y visión revolucionaria del mundo. La idealización popular del pasado, especialmente del papel de la juventud durante la formación del Estado, se alimentó desde arriba a través de la propaganda, los actos conmemorativos del Estado y los intentos de remodelar la conciencia humana. Esto, a su vez, no solo dio forma a la autopercepción y conocimiento del nuevo mundo soviético, sino, también, tuvo un impacto considerable en su mentalidad. El mito de la fundación del régimen bolchevique se hizo omnipresente dentro de la ideología del Estado, porque la memoria pasada y colectiva se utilizó para legitimar el sistema actual. Sin embargo, al mismo tiempo, a medida que el mito entró en conflicto con la realidad, se convirtió en una fuerza motriz subyacente para un cambio socioeconómico y cultural mayor. En este contexto, es crucial comprender que las revoluciones de 1917 dieron lugar al mito de un Rojo Amanecer, una transformación instantánea al comunismo. Durante la lucha de la Guerra Civil, cuando todo se redujo a una clara distinción amigo-enemigo, esta noción de Rojo Amanecer se fusionó con la creencia de que el progreso social podría lograrse rápidamente a través de medios violentos. El mito viviente de la Guerra Civil expresado en las experiencias de la primera generación de los komsomol’tsy, se conservó durante la NEP a través de una variedad de discursos desde abajo y arriba. Fue transmitido a las generaciones más jóvenes de la Liga que construyeron sus expectativas y aspiraciones en base a él y se convirtieron en fuente de apoyo para el mensaje agresivamente populista que la revolución de Stalin irradió en su fase inicial. La segunda generación de los komsomol’tsy, aquellos que habían sido demasiado jóvenes para tomar parte activa en la Revolución y la Guerra Civil y se unieron a la liga durante la NEP, no iniciaron una segunda revolución, pero sí la deseaban y anticipaban. Cuando la ofensiva socialista se desencadenó en la esfera económica, intensificaron su carácter iconoclasta y antiburocrático. A medida que la historia, el mito y la memoria se entrelazaban, el Komsomol como organización se convirtió en un intermediario principal entre las fases interrumpidas de la Revolución Rusa.

  • 1213 David-Fox, “What is Cultural Revolution?”.

7Esta observación nos hace volver al argumento de Michael David-Fox de que debemos entender la revolución cultural como un proceso evolutivo de largo plazo.1213 En el Komsomol, la organización que produjo la primera generación soviética y la revolución cultural, fue vigorosamente perseguida por el régimen a lo largo de la década de los ‘20. Las prácticas y políticas promulgadas dentro del Komsomol durante la NEP (campañas, purgas, críticas y autocrítica, juicios, juicios de expulsión y humillaciones públicas) demuestran que, claramente, no fue un período de acomodamiento dentro de la Liga. Presagiaban muchos de los rituales, procedimientos y métodos de movilización que caracterizarían la ofensiva socialista de Stalin. Por lo tanto, aunque los intentos bolcheviques de revolucionar fundamentalmente las mentes y las almas de los jóvenes komsomol’tsy fracasaron durante la NEP, está claro que la organización ayudó a inculcar nuevos modos de comportamiento, nuevas formas de pensar y hablar entre los miembros del Komsomol. Esto sucedió a través de los rituales políticos y culturales, junto con las prácticas y actividades realizadas en los asuntos cotidianos de la Liga. Debido a que este desarrollo tuvo lugar en un momento en que el proyecto de gran transformación se detuvo temporalmente, no fue sorprendente que el intento de remodelar la juventud produjera muchos resultados inesperados.

  • 1214 Wheatcroft, “Population Dynamics”, 130.

8El entorno contradictorio de la NEP con sus corrientes “liberales” y autoritarias, proporcionó la base y el espacio para el surgimiento de subculturas juveniles en la Rusia soviética. Podría decirse que esta fue la primera vez que la mayoría de la población joven experimentó un período biográfico de “adolescencia” y “juventud”. Un claro indicador de este cambio fue que los jóvenes se casaron a una edad mucho más avanzada. Mientras que, en 1910, en la Rusia europea, el 30,8 % de los hombres y el 54,5 % de las mujeres menores de 20 años, estaban casados, en 1927 estas cifras se habían reducido sustancialmente a 17,7 y 33,9 %, respectivamente. En 1934, solo el 8,9 % de los hombres y el 24,3 % de las mujeres menores de 20 años tenían una relación matrimonial.1214 La “Juventud” se creó a través de la reinstitucionalización del régimen de vida de los jóvenes y los intentos proactivos de formar a la generación joven. El Komsomol mismo institucionalizó los parámetros de “juventud” a través de sus límites de edad. Podríamos decir que la construcción de una “adolescencia” y “juventud” modernas en la Rusia soviética, una fase biográfica entre la niñez y la edad adulta, y el surgimiento de culturas juveniles en las que los criterios para interpretar y articular ciertos temas podrían construirse colectivamente, fue la verdadera revolución cultural de estos años. El Komsomol y sus militantes jugaron un papel decisivo en este desarrollo. Después de haber sido empoderados durante la Revolución y la Guerra Civil, los komsomol’tsy defendieron, con éxito, su nueva libertad contra los conceptos culturales que buscaban imponer la moderación. Utilizaron, para expresarse, la posición especial de su organización en el sistema, como objeto y agente del obshchestvennost soviético, Al hacerlo, pudieron desafiar a la autoridad adulta e, incluso, a veces, a la autoridad política.

  • 1215 Zweig, The World of Yesterday, 226-227.

9Se debe ser consciente de la dimensión europea de este desarrollo. Como señaló Stefan Zweig, la Primera Guerra Mundial había aplastado la fe en la infalibilidad de la autoridad en países europeos como Alemania y Austria.1215 En Rusia, este cambio radical fue impulsado aún más por las revoluciones de 1917 y la consecuente Guerra Civil. La observación de Zweig sobre la naturaleza rebelde de la generación de posguerra en Alemania y Austria, tiene una validez más amplia. Él escribió:

  • 1216 Ibidem., 228.

La generación de la posguerra se emancipó con un giro violento del orden establecido y se rebeló contra cada tradición, decidida a moldear su propio destino, a abandonar el pasado y a remontarse hacia el futuro. Sería un mundo completamente nuevo en el que nuevas reglamentaciones regirían cada fase de la vida; y, como era de esperar, la nueva vida comenzó con grandes excesos.1216

10Habiendo estado del lado de los bolcheviques, el partido que había prometido el programa más radical en 1917, los komsomol’tsy experimentaron la NEP como una traición a la promesa igualitaria de la Revolución de Octubre. El nuevo régimen detuvo la construcción del nuevo mundo que habían acogido con entusiasmo durante la Guerra Civil. Esto creó un conflicto generacional involuntario. A medida que el régimen trató de imponer sus conceptos culturales a través de un discurso confuso y contradictorio durante la NEP, chocó con las subculturas juveniles que emergieron desde abajo. En algunos casos, los komsomol’tsy se apropiaron del discurso oficial, convirtiendo, en sus mentes, los conceptos culturales bolcheviques en las prácticas sociales de su mundo.

11En el surgimiento de estas subculturas juveniles, la construcción de la identidad social jugó un papel importante. Como hemos visto, los bolcheviques tuvieron bastante éxito al implantar la idea de la identidad de clase en los komsomol’tsy. Una vez más, sin embargo, debemos tener en cuenta que este no fue un proceso unidireccional. Por el contrario, fue un proceso dialéctico de autoidentificación y categorización externa, en el que los discursos independientes, el lenguaje, la vestimenta y el comportamiento jugaron un papel importante. La clase asumió el poder de una categoría de práctica social dentro del Komsomol. Los komsomol’tsy, como hemos visto, adoptaron fácilmente la terminología de clase del régimen, la internalizaron y, en un desarrollo no previsto por el partido, se lo apropiaron para desafiar el entorno contradictorio de la NEP, y para formular demandas dirigidas al régimen y su propia organización. Esto demostró que, aunque el concepto de obshchestvennost soviético, al igual que su predecesor, tenía fuertes connotaciones que se pretendía imponer a una población fragmentada para dar con una sociedad soviética debidamente estructurada, los komsomol’tsy lograron usar su organización para expresar sus intereses particulares al Estado. El radicalismo de clase, el ascetismo militante comunista y el vanguardismo expresados en secciones de la organización durante los debates sobre la composición social de la Liga y en las campañas antirreligiosas, fueron una reserva de descontento y de deseo reprimido de cambio a la espera de ser explotado por alguien que abogara por un salto adelante. La naturaleza contradictoria de la sociedad NEP a menudo causó dislocación, aislamiento social y exclusión. Esto dejó a muchos jóvenes, incluidos los komsomol’tsy, luchando por encontrar un lugar en el nuevo mundo. Hemos visto cómo la gente se retiró de la sociedad y el Komsomol, buscando consuelo en la literatura, la familia y la religión. Trágicamente, un número considerable de jóvenes recurrió a la forma más extrema de retirada: el suicidio. La desilusión, el pesimismo y la rebelión de parte de los komsomol’tsy, tanto en nombre como en contra del régimen, también podrían ser expresiones indirectas de los restos de un antiguo idealismo y devoción a la Revolución. Por lo tanto, la ofensiva socialista ofreció una cura para muchos komsomol’tsy que sufrieron de depresión revolucionaria durante la NEP.

  • 1217 Gorsuch, “Smashing Chairs”, 260-261.
  • 1218 En este punto yo estaría de acuerdo, en cierta medida, con el argumento principal que formuló David (...)

12Está claro que una reacción contra la realidad de la NEP ayudó a los estalinistas a movilizar fuerzas para la ofensiva socialista. El mundo contradictorio de la NEP actuó como radicalizador dentro del Komsomol. A finales de la década de 1920, incluso Bukharin y Lunacharsky vieron el entorno NEP como una causa principal de la delincuencia juvenil, el vandalismo y, en consecuencia, del fracaso parcial de la revolución cultural. Y esto, como ha argumentado Anne Gorsuch, llevó a algunas personas a apoyar las políticas autoritarias de la revolución de Stalin.1217 El fallido intento de una revolución socialista durante los años 1917 a 1921, que tuvo como resultado la implementación de la NEP y la creación de una sociedad llena de contradicciones durante la cual la revolución cultural interna fue impulsada a toda velocidad, sentó las bases para el lanzamiento de una segunda revolución a fines de la década de 1920. La ofensiva socialista de Stalin no fue tanto una ruptura dramática con prácticas anteriores en la esfera cultural, sino, más bien, una aplicación masiva de las existentes.1218 Como hemos visto, los aspectos clave de la revolución cultural de Stalin de 1928-1932 (movilidad social, utopismo iconoclasta, anti-burocratismo y conflicto generacional) estuvieron presentes y funcionaron en el microcosmos de las campañas locales del Komsomol en clubes, escuelas y universidades durante toda la década de los años ‘20.

  • 1219 (9) Gorsuch, “Smashing Chairs”, 261.

13Mientras la corriente revolucionaria de la revolución de Stalin fue la más importante, el salto hacia adelante parecía empoderar a los jóvenes nuevamente; los tomó en serio y les asignó un papel crucial en el proyecto de transformación. Para utilizar la metáfora de Gorsuch, abandonando el enfoque gradualista de la NEP y lanzando la ofensiva socialista acompañada de políticas radicales, el partido planteó la falsa esperanza de pasar de la fase de transición de la “adolescencia”, con todos sus problemas, a “la edad adulta”, a la realización del socialismo.1219 El autoritarismo y las políticas para reforzar la disciplina y la conformidad fueron una parte integral de este proceso. Sin embargo, el comienzo de la primera movilización popular piatiletka y el espíritu romántico de la construcción, eclipsó estos aspectos de la revolución de Stalin. Una vez que la corriente restauradora subyacente pasó a primer plano y se restablecieron las autoridades y jerarquías tradicionales, reforzando la autoridad parental, la revolución de Stalin falló a las aspiraciones de muchos komsomol’tsy que habían anticipado impacientemente su realización.

  • 1220 Deutscher, Stalin, 173.

14Isaac Deutscher afirmó que “cada gran revolución comienza con un estallido fenomenal de energía popular, impaciencia, ira y esperanza. Cada una termina en el cansancio, el agotamiento y la desilusión del pueblo revolucionario.”1220 Los komsomol’tsy, como hemos visto, fueron una fuerza crucial en la revolución de Stalin, pero la euforia revolucionaria para el segundo Amanecer Rojo fue seguida. Inevitablemente, de una resaca revolucionaria colectiva. No hay duda de que Stalin pudo lograr una movilización popular de grandes secciones del Komsomol a través de la retórica populista de la guerra de clases que adoptó a fines de la década de los años ‘20. Sin embargo, al mismo tiempo, la ofensiva socialista también creó divisiones dentro de la organización. El Komsomol estaba lejos de ser una fuerza homogénea en las campañas de la revolución de Stalin orientadas hacia adentro y hacia afuera. En la interacción entre purgas, la aceleración a paso forzado y las corrientes de movilidad social, la militancia de la Liga se atenuó. El radicalismo de clase de las bases, que había sido una característica de la Liga de los años ‘20, se diluyó a través de la llegada masiva de nuevos miembros. Como hemos visto, el clima político y la movilidad social resultantes de la revolución de Stalin, ayudaron a los partidarios del radicalismo de clase a ascender a nuevas responsabilidades. Las direcciones del radicalismo de clase cambiaron drásticamente del radicalismo de abajo hacia arriba, al de arriba hacia abajo.

15En general, la ofensiva socialista tuvo un gran impacto en el carácter de la organización. Mientras que muchos miembros mayores se retiraban de la actividad o abandonaban la organización por completo, el simultáneo reclutamiento masivo aceleró el cambio generacional. Trajo la ignorancia política y la indiferencia en el Komsomol a una escala hasta entonces no vista. Al mismo tiempo, la burocratización y adultización del liderazgo central y local que había comenzado durante la NEP, continuó y se aceleró. Fue la compleja interacción de numerosos procesos (estatización, burocratización, reclutamiento masivo, adultización y cumplimiento de la conformidad y pureza ideológica) lo que drenó al Komsomol de la corriente de vida independiente que había sobrevivido a lo largo de la NEP. El autoritarismo redujo gradualmente el alcance de la espontaneidad y la iniciativa, así como los espacios para expresar el descontento y la disensión dentro de la Liga. Fue solo en ese momento, a principios de la década de los años ‘30, cuando el Komsomol, finalmente, se convirtió en una organización que atendía principalmente cumplir el objetivo del régimen por el control social. Como resultado de esto, se volvió cada vez más en una organización inerte y estática, un mero agente del Estado y del partido. Durante este tiempo, el Komsomol se convirtió en una organización genuinamente de masas. Este proceso comenzó una vez que la gente comenzó a inscribirse en la Liga porque era más fácil unirse que resistir a los reclutadores en cada uno de los sitios de trabajo o en la red en constante crecimiento del kolkhozy. Ciertamente, el arribismo y el oportunismo también jugaron un papel en su crecimiento. Después de todo, la Liga era un vehículo para escapar del campo y/o para obtener capacitación técnica o educación superior. Sin embargo, se debe notar que el oportunismo y el idealismo no fueron mutuamente excluyentes.

  • 1221 Slavnyi put’, 477; Fisher, Pattern, 409
  • 1222 Pilkington, Russia’s Youth, 65.
  • 1223 Fürst, “Prisioners of the Soviet Self?”, 353.

16En enero de 1932, la Liga tenía más de 5 millones de militantes. Ese número cayó, a mediados de la década de los ’30, debido a las purgas, pero a fines de la misma tenía cerca de 10 millones de miembros. Sumando los números de la creciente organización de los Jóvenes Pioneros, cuya militancia aumentó de, aproximadamente 3,5 millones (enero de 1931), a 7 millones (1934) y a 13 millones para el final de la década, queda claro que el programa juvenil soviético proporcionó al Estado un cada vez más poderoso instrumento de control social.1221 A pesar de enfrentar problemas continuos para controlar y formar a los jóvenes, y a pesar de los sentimientos generalizados de alienación y resignación entre los jóvenes del Komsomol de los años’20 y ‘30, el régimen logró inculcar un sistema de valores fundamentalmente nuevo en muchos miembros. A través del Komsomol, los jóvenes aprendieron nuevos modos de pensar, hablar y actuar. La organización proporcionó un medio, incluso para los jóvenes de origen extranjero, para adquirir un sentido de identidad y ciudadanía soviéticas, que se complementó con un sentimiento de patriotismo y de derechos sociales. Esto, a su vez, fue una de las razones por las que millones de komsomol’tsy defendieron, de manera entusiasta, al Estado soviético durante la Gran Guerra Patria. El Komsomol actuó una vez más como un movilizador crucial para el régimen. Más de 10 millones de miembros de la Liga pelearon en la guerra.1222 Esta revitalizó al Komsomol y a la juventud soviética en general. Una vez más, los jóvenes estaban empoderados. No es de extrañar entonces que fue en el contexto de la guerra y durante el período de la posguerra cuando algunos jóvenes, incluidos los komsomol’tsy, intentaron reclamar un espacio mental e intelectual y comenzaron a formar pequeños grupos de oposición al régimen fuera del programa oficial. Sin embargo, la mayoría de estos jóvenes idealistas que anhelaban la realización de la verdadera sociedad socialista colectivista, tenían problemas para escapar del “yo soviético”. La oposición y la resistencia, como ha demostrado Juliane Fürst, estaban inextricablemente ligadas a la aceptación de la ideología soviética “por presunciones comunes, lenguaje común, valores comunes y un hábitat común”.1223

  • 1224 Ginzburg, Marschroute eines Lebens, 211.

17En muchos sentidos, la generación de los komsomol’tsy que acogió con entusiasmo la idea de la construcción socialista en la década de los años 20’ fue trágica. Su edad significaba que muchos de ellos habían perdido la experiencia revolucionaria de los años 1917-1920. Fue una generación esperanzada y radicalizada que se agrupó detrás de la ofensiva socialista pero que fue desilusionada por el estalinismo. Algunos komsomol’tsy, como hemos visto, se dieron cuenta durante la “revolución desde arriba” de que esto no se correspondía con su visión del comunismo. Apreciaron más el abismo entre sus expectativas y la realidad soviética cuando fueron absorbidos por el torbellino de las purgas partidistas. Evgeniia Ginzburg, nacida en 1904, fue una de ellas. En sus memorias, recordó cómo, en la cárcel, miraba hacia atrás con nostalgia su niñez, una infancia que ninguna generación había tenido en el mundo y que nadie volvería a tener jamás. Ella la llamó una “infancia revolucionaria”, con la emoción del cambio, las manifestaciones y la participación en el autogobierno escolar.1224 Esta infancia revolucionaria alimentó el idealismo de su generación y su apoyo al comunismo soviético en la década del ‘30. Después de su experiencia en el “archipiélago gulag”, a su manera, representó a los poetas de su juventud:

  • 1225 Aquí Ginzburg hace alusión al poema de Mayakovsky Homewards.
  • 1226 Ginzburg, Marschroute eines Lebens, 100-101.

Nosotros fuimos criaturas de nuestro tiempo, de la época de magníficas ilusiones. No estábamos haciendo nuestro camino hacia el comunismo a través de “los bajos caminos de las minas, las hoces y las horcas”. No, estábamos “arrojándonos al comunismo desde las Alturas Poéticas”.1225 En efecto, a pesar de nuestra devoción juvenil por las frías fórmulas del materialismo dialéctico, éramos absolutos idealistas. Bajo los golpes de la máquina inhumana que descendió sobre nosotros, muchas de las “verdades” que habíamos repetido todos esos años, perdieron su brillo.1226

  • 1227 Hindus, Humanity Uprooted, 201.

18Ginzburg nos devuelve al círculo completo con las “Alturas Poéticas” de Mayakovsky, y las visiones de un mundo nuevo. El marxismo ofreció una imagen convincente de cambio y progreso, pero no pudo satisfacer la necesidad de una nueva sociedad. La visión utópica y la fantasía social formaron las expectativas y aspiraciones de los jóvenes comunistas en la Rusia soviética y se convirtieron en una fuerza motriz para el cambio social. Después del despertar políticos en tiempos revolucionarios, (tiempos que llenaron de colores a la gris vida cotidiana) fueron las grandes expectativas las que proporcionaron una continua fuente al idealismo y activismo juvenil. En palabras de una estudiante universitaria de Moscú de la década de los años ’20, respondiendo a una pregunta sobre la clave de la vida espiritual de la juventud revolucionaria en la Unión Soviética, expuso: “Siempre recordamos que el mundo recién está empezando.”1227

Notes

1211 Pilkington, Russia’s Youth, 57.

1212 Krupskaja, Sozialistische Pädagogik, Band 4, 112-135.

1213 David-Fox, “What is Cultural Revolution?”.

1214 Wheatcroft, “Population Dynamics”, 130.

1215 Zweig, The World of Yesterday, 226-227.

1216 Ibidem., 228.

1217 Gorsuch, “Smashing Chairs”, 260-261.

1218 En este punto yo estaría de acuerdo, en cierta medida, con el argumento principal que formuló David Fox en su estudio sobre el aprendizaje superior del partido. David-Fox, Revolution of the Mind, 254-272.

1219 (9) Gorsuch, “Smashing Chairs”, 261.

1220 Deutscher, Stalin, 173.

1221 Slavnyi put’, 477; Fisher, Pattern, 409

1222 Pilkington, Russia’s Youth, 65.

1223 Fürst, “Prisioners of the Soviet Self?”, 353.

1224 Ginzburg, Marschroute eines Lebens, 211.

1225 Aquí Ginzburg hace alusión al poema de Mayakovsky Homewards.

1226 Ginzburg, Marschroute eines Lebens, 100-101.

1227 Hindus, Humanity Uprooted, 201.

© Ariadna Ediciones, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search