Version classiqueVersion mobile

La Liga de las Juventudes Comunistas (Komsomol) y la transformación de la Unión Soviética (1917-1932)

 | 
Matthias Neumann

Parte III. La ofensiva socialista

9. Identidad perdida

Texte intégral

Emerge una organización estática

1La “revolución desde arriba” de Stalin ha sido ampliamente vista como una época de excesivo radicalismo de la clase obrera y, de hecho, la ascendente movilización inherente a la campaña de antiburocratización y colectivización, con su trasfondo antirreligioso, ofreció un campo de batalla perfecto para ello. Sin embargo, analizando los informes y comentarios sobre el desarrollo de las purgas intraorganizacionales del Komsomol, así como el rol de la Liga en los frentes de guerra de clases dirigidos hacia afuera (especialmente las recolecciones de granos y colectivización, donde chocaron los mundos urbano y rural) emerge una imagen más compleja y ambigua del radicalismo de clase en el Komsomol. El Komsomol no solo era una fuerza en la guerra de clases sino también un campo de batalla.

  • 1128 Fürst, “Review on Soviet Youth”, 682.
  • 1129 Komsomol’skaia pravda, 28 de marzo de 1929, 2.

2Como resultado de la agitación económica, social y política, la naturaleza y la identidad social de la Liga cambiaron considerablemente entre 1928 a 1932. La primera piatiletka coincidió con un cambio claro en el enfoque del régimen hacia la juventud. Se abandonó la idea de crear un nuevo hombre soviético desde el interior y se dio paso a mecanismos de control que buscaban forzar el conformismo y el orden.1128 Esto, a su vez, implicó una supresión aún más fuerte de la iniciativa y espontaneidad independientes. Es una tarea difícil dar una descripción general de la estructura general y el carácter político de la Liga durante ese tiempo. Las contradicciones y anomalías estaban presentes en todos los niveles de ella, sin embargo, a pesar de todas las contradicciones que la caracterizaron, es posible discernir algunos patrones. En 1928, la conducción adoptó la línea dura de guerra de clases. Esta postura encontró una adhesión entusiasta en el Komsomol urbano y, gracias a la movilidad generadas por las purgas y la campaña para la proletarización de las cooperativas, una parte de los seguidores radicales alcanzó los niveles de dirección de la organización. Durante la primera ola de proverki y purgas, es decir, antes del Pleno de marzo de 1929, las organizaciones regionales y locales fueron dejadas a su suerte, sin instrucciones claras. Romshin, el representante de Arkhangel’sk, dejó esto muy claro cuando declaró en el pleno: “Hasta ahora no he visto una sola directiva del Comité Central sobre la forma en que deberíamos trabajar”.1129 Por lo tanto, en los primeros años de la revolución de Stalin, hubo margen para una guerra de clases populista desde abajo, dependiendo de si existían simpatizantes con ella en la organización local. Al menos en la fase inicial de este proceso (1928 y 1929), la dirección del Komsomol pudo explotar las tensiones existentes producto de la fragmentación de clase dentro de la Liga. Fue en el aparato del Komsomol y del Estado y, por supuesto, en las instituciones educativas, donde la movilidad ascendente producto de la ofensiva socialista, fue más tangible. En estos lugares, los derechos podían reclamarse sobre la base del origen de clase, y los privilegios tenían que ser defendidos. Por lo tanto, no fue una coincidencia que fuese exactamente en este entorno -donde las actitudes radicales antiburocráticas se mezclaron con el oportunismo y el arribismo-, que las purgas sociales a menudo tomaran un carácter espontáneo, aprovechando la iniciativa local. Sin embargo, como hemos visto, la presión para la purga social en las bases del Komsomol, no parece haber coincidido con el nivel visto en las campañas de la revolución cultural dirigidas hacia el exterior.

En el crisol de clase

3El resultado principal de las purgas en 1928 y 1929, fue que los simpatizantes del radicalismo de clase aumentaron. Este radicalismo se invirtió, en el sentido de que sus adherentes se distribuyeron gradualmente a nivel local. Por un lado, la respuesta a las violentas campañas durante la colectivización puso a prueba la conciencia política de muchos komsomol’tsy, nuevos y viejos por igual, alejándolos, en varios casos, de la Liga; por otro, trajo nuevos militantes, menos preparados ideológica y políticamente. En las campañas de reclutamiento, como hemos visto, los jóvenes a menudo se sentían presionados a unirse. Un ex komsomolets, que había ingresado 1932 mientras trabajaba como capataz en una planta de mantequilla, tiempo después recordó esta experiencia:

  • 1130 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 9, Caso 115, p. 31.

También fui llamado por el secretario del distrito del Komsomol. “ ¿Estás en el Komsomol?”, me preguntó. “No.” “Bueno, ¿no estás avergonzado de no pertenecer a él?” “Bien”, le respondí, “ ¿por qué debería estar avergonzado?” “Bueno, ¿no te has dado cuenta aun lo que es el Komsomol…? ¿No sabes qué posibilidades tendrás si te unes a él?” Respondí: “Lo sé muy bien. Pero también sé que tengo la misma oportunidad de estudiar que el resto. Y luego puedo avanzar confiando en mi conocimiento.” “Sí”, respondió. “Pero no llegarás muy alto si no estás en el Komsomol.”1130

4Fue expulsado en 1933.

5El proceso de pasar de una organización genuinamente voluntaria a una pseudovoluntaria, inevitablemente cambió la naturaleza de la base del Komsomol. Siempre había existido cierta indiferencia política entre los komsomol’tsy, pero, ahora, al convertirse en una verdadera organización de masas, la indiferencia se hizo mucho más pronunciada. En el proceso, las dudas expresadas sobre la política de guerra de clases obtuvieron un apoyo inesperado como resultado de la ignorancia política de muchos de los nuevos integrantes. Al final de este proceso, los segmentos de la Liga que abogaban por la continuación del enfoque, perdieron a sus simpatizantes. Irónicamente, al mismo tiempo que se intensificó la ideología de la guerra de clases, el crecimiento de la Liga y la mayor movilidad social, aceleraron la erosión de la fuerte identidad proletaria que la militancia urbana de los komsomol’tsy había ayudado a defender durante la NEP.

  • 1131 Kuromiya, Stalin’s Industrial Revolution, 316.

6Hiroaki Kuromiya ha enfatizado la importancia de la ideología de la industrialización de Stalin. Fue promovida como una guerra de clases. Stalin, según Kuromiya, no buscó unir a toda la nación detrás de este esfuerzo. Por el contrario, la dividió, enfrentando a simpatizantes políticos -incluido el partido- al Komsomol y trabajadores industriales, contra presuntos enemigos de clase.1131 No hay duda de que Stalin utilizó la ideología de la guerra de clases para obtener apoyo de estas agrupaciones, del Komsomol en particular, pero, en ese momento, el proceso también creó nuevas divisiones dentro de los propios partidarios del régimen.

7Las identidades pueden ser múltiples y se configuran en torno a distinciones y, a menudo, simples dicotomías en términos de clase, política, generación, experiencia, institución y localidad. No son estáticas, y están potencialmente sujetas a una transformación constante. Durante la década de los años ‘20, el Estado trató de mantener una amplia homogeneidad social entre la clase obrera, pero la rápida expansión industrial de la piatiletka redujo, hasta el absurdo, la idea de cerrar las filas. A medida que la industrialización llevó a muchos jóvenes a nuevos entornos y ocupaciones, se convirtió en un motor para el cambio de las identidades sociales.

  • 1132 Hryshko, “An Interloper”, 92-93.

8Para aquellos que estaban activos y buscando trabajo, era mucho más fácil encontrar uno. Este fue, particularmente, el caso en los lugares donde surgían nuevas industrias. W.I. Hryshko, el hijo de un campesino adinerado que, finalmente, se envolvió en el espíritu de la construcción, fue arrestado en el otoño de 1929 y encarcelado durante seis meses por la OGPU por distribuir material anticolectivista. En agosto de 1930, se fue a Kharkov sin documentos de identidad. Más tarde recordó: “En Kharkov encontré trabajo inmediatamente en la planta de tractores. La demanda de trabajadores era alta y todos fueron contratados sin inspecciones demasiado rigurosas.”1132

  • 1133 Kuromiya, Stalin’s Industrial Revolution, 87-89.
  • 1134 Komsomol’skaia pravda, 28 de octubre de 1929, 2.
  • 1135 Ibidem. En el artículo, el porcentaje dado es de 70 %, lo que es imposible dado el número total de (...)
  • 1136 Ibidem.
  • 1137 Ibidem., 88; Chase, Workers, Society and the Soviet State.
  • 1138 Ibidem., capítulo 4.

9La fuerte afluencia de campesinos a las fábricas y obras en construcción, rompió la homogeneidad social que, hasta cierto punto, había existido durante la NEP. Algunos trabajadores urbanos lo vieron como un tipo de infiltración.1133 Un informe de la región industrial de Dniepropetrovsk titulado “Disfrazado por una blusa obrera” y publicado en el Komsomol’skaia pravda (octubre de 1929), hizo eco de estos resentimientos. En el artículo se argumentó que, a través de la infiltración de los jóvenes campesinos, la ideología de la pequeña propiedad y la codicia, así como el descuido y la inactividad, habían ingresado a la mina.1134 Brindó un ejemplo: una mina empleaba a 370 jóvenes trabajadores, de los cuales 235 (64 %) eran miembros de la célula del Komsomol del lugar.1135 Solo 13 de ellos había trabajado durante más de tres años en una fábrica, 96 habían trabajado durante solo dos años y 121 solo durante un año desde que abandonaron sus aldeas. Según el autor, estos 121 miembros acumularon 140 reprimendas en unos pocos meses.1136 Por supuesto, la tensión que surgió durante la primera piatiletka fue más compleja que simplemente “viejos” contra “nuevos” trabajadores. Habilidades, experiencia, género, edad, ubicación, todos estos factores y más estaban en el trabajo.1137 El artículo en el Komsomol’skaia pravda, sin embargo, demostraba que el antagonismo de los “viejos” trabajadores contra los “nuevos” había penetrado en el Komsomol como organización. Además, destacó el sentido de identidad de los trabajadores urbanos del Komsomol, porque, conscientemente, trataron de diferenciarse de los recién llegados. Esto, sin embargo, no era sostenible en la práctica, porque el proceso que Kuromiya ha denominado “la crisis de la identidad proletaria”1138 se había apoderado simultáneamente del Komsomol urbano.

  • 1139 Kuromiya, Stalin’s Industrial Revolution, 105-106.

10Kuromiya ha planteado que los estalinistas utilizaron a los jóvenes trabajadores -y al Komsomol- para atacar a la antigua aristocracia laboral establecida, es decir, a los simpatizantes del sindicalismo, promoviendo los intereses de los trabajadores jóvenes sobre los de la generación anterior.1139 Una vez más, sin embargo, sería un error ver al Komsomol como una fuerza homogénea. Es importante tener en cuenta que, durante la aplicación de la guerra de clases entre la fuerza de trabajo, el régimen le dio prioridad a la edad por sobre el origen social. En las fábricas y minas que proliferaban en todo el país, las identidades se formaron todos los días a través del proceso continuo de autoidentificación individual y categorización externa. Fue en estos lugares que los “viejos” y “nuevos” trabajadores jóvenes, se mezclaron constantemente en brigadas, involucrándose en el trabajo de choque y la emulación socialista. Vivieron y comieron juntos y socializaron entre ellos. Desafiando la autoridad de los trabajadores mayores en las campañas de trabajo de choque y de racionalización, el cumplimiento del plan tuvo prioridad por sobre los controles exactos sobre el patrimonio social de todos y cada uno de los nuevos komsomolets.

  • 1140 En contraste, Hoffman ha argumentado que el nuevo campesino trabajador estableció nuevas identidade (...)
  • 1141 Hryshko, “An Interloper”, 96.
  • 1142 Hellbeck (ed.), Tagebuch, 75-79.

11Aunque la industrialización se promovió como una guerra de clases en un sitio de construcción o una fábrica, los jóvenes podían superar su herencia de clase y desarrollar una nueva identidad para ellos mismos, para el Estado y, en consecuencia, para su organización. Socializadas bajo el poder soviético la mayor parte de sus vidas, estos nuevos jóvenes (campesinos) eran más propensos que los trabajadores mayores de las aldeas a internalizar la identidad y caracterización que el régimen les atribuía a través de un discurso oficial que glorificaba el heroísmo de su compromiso.1140 Una razón para esto fue seguramente que los jóvenes trabajadores tendían a ser más letrados y educados que los más viejos. Involucrarse en las brigadas juveniles del Komsomol, que fueron empujadas en una atmósfera de guerra para cumplir con el plan en el frente económico, podría darles la sensación de pertenecer a un cuerpo distintivo, lo que, a su vez, creó lazos de solidaridad. Bajo estas condiciones de esfuerzo bélico, defender esta política era más importante que el origen de clase. Cuando estos nuevos trabajadores fueron admitidos en el Komsomol, aseguraron su aprobación como provenientes de una clase social aceptable, y su afiliación organizacional llevó a muchos de ellos a internalizar su nueva identidad como trabajadores soviéticos. El hijo de un kulak, Stepan Podlubnyi, y el hijo de un acomodado campesino, Hryshko, son dos muy buenos ejemplos de esta progresión. La militancia en el Komsomol jugó un papel fundamental en el proceso. Como señaló Hryshko más tarde: “Al ingresar al Komsomol, adquirí todos mis derechos como ciudadano soviético”.1141 Para Podlubnyi, unirse a la Liga marcó el comienzo de la reconstrucción de sí mismo.1142 En el crisol de la identidad social en base a las grandes obras de construcción, en fábricas o minas, el Komsomol se convirtió en un vehículo primordial, o en el ingrediente principal para el surgimiento de un Estado soviético.

  • 1143 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 26, Caso 519, pp. 38-42.

12No es sorprendente que, en la zona rural, la política de colectivización y requisición de granos haya tenido un gran impacto sobre la identidad de clase de la población rural. Como estas campañas con frecuencia terminaban en excesos violentos y arbitrarios por parte de colectivos externos, se reforzaron tanto las identidades locales como las identidades nacionales. Los komsomol’tsy rurales locales, aunque a menudo aislados del resto de la comunidad de la aldea, todavía Vivian en su entorno. No estaban tan alejados de las repercusiones del nuevo curso político, como los funcionarios de nivel medio del Komsomol pertenecientes a los raikomy y obkomy. La colectivización ciertamente no era un nivelador de clase, pero, así como podía aumentar las tensiones en la aldea, también podría cubrirlos. Deberíamos notar que, aunque algunos komsomol’tsy rurales se utilizaron con éxito para una política de “influencia social”, otros cambiaron su comprensión de la fragmentación de clases en el pueblo como consecuencia directa de ello. El enfoque se movió a aspectos de identidad. Cuando la comunidad enfrentaba una amenaza externa, la solidaridad con las aldeas prevalecía con frecuencia sobre la fragmentación y la fricción de clase. Particularmente, una vez que los seredniaki eran categorizados como kulaks y como objetivo de la deskulakización, la lealtad de los komsomol’tsy rurales e, incluso, de los jóvenes bedniaki, a menudo recaía en la comunidad local.1143 El sentido de identidad de clase ciertamente no desapareció entre los miembros rurales, pero esta identidad no era necesariamente un agente favorable para el radicalismo de clase. Incluso aquellos komsomol’tsy que aceptaron las actitudes radicales que justificaban medidas discriminatorias contra personas de origen “ajeno”, no respaldaron necesariamente lo violento y arbitrario que la lucha de clases suponía.

  • 1144 Timasheff, The Great Retreat.
  • 1145 Krylova, “Identity, Agency”, 106.
  • 1146 Ibidem., 109.

13Sin embargo, el cambio hacia la reconciliación con la vieja intelectualidad técnica, en el verano de 1931, debe haber sido una sorpresa para muchos komsomol’tsy urbanos. Con el “Gran Retiro”,1144 para usar la frase de Nicholas Timasheff, el régimen comenzó, paso a paso, a abandonar su radicalismo inicial. La ideología de la guerra de clases fue reemplazada, cada vez más, por el sentido común en las decisiones en sectores donde la discriminación social había sido la regla. Fue el comienzo de un cambio importante en el enfoque del régimen hacia la discriminación social. Este estaba relacionado con la comprensión de que, a la sombra de la ofensiva socialista, las largamente esperadas “nuevas personas”, la primera generación soviética real, totalmente socializada y educada bajo el sistema, finalmente estaban llegando a la mayoría de edad.1145 Estas personas, que crecieron lo suficiente como para unirse al Komsomol durante el primer piatiletka (muchas de ellas se unieron al Komsomol a través de la organización de los Jóvenes Pioneros) no habían tenido una experiencia revolucionaria o de clase obrera: su marca de distinción social era la “educación” y la “cultura”.1146

  • 1147 Fitzpatrick, Education and Social Mobility, 238.
  • 1148 Konecny, Builders and Deserters, 91; Ver también Slavnyi put’, 471.

14La educación se expandió rápidamente durante la primera piatiletka. Mientras que 1.834.260 personas habían cursado la educación secundaria y terciaria en el año académico 1926/27 (cifras oficiales), en 1931/32 esa cantidad había aumentado a 5.187.789.1147 Esto muestra que cada vez más jóvenes disfrutaban de una escolaridad más larga e ininterrumpida. Este desarrollo fue acompañado por una presencia creciente del Komsomol en escuelas y universidades. Por ejemplo, en las instituciones de educación superior de Leningrado, la tasa de militancia del Komsomol entre los estudiantes casi se duplicó entre los años académicos de 1927/28 y 1933/34, desde un 22 al 40,9 %.1148

  • 1149 Krylova, “Identity, Agency”, 109.
  • 1150 Ibidem., 106, 110.
  • 1151 Esta última observación ha sido atribuida a Stalin en varias ocasiones, aunque no aparece en ningun (...)
  • 1152 Fitzpatrick, Education and Social Mobility, 235.
  • 1153 Kossarew, Die Jungen Patrioten, 61.
  • 1154 Ibidem. Ver también Programm und Statut des Leninschen Kommunistischen Jugendverbandes der UdSSR, 3 (...)
  • 1155 Fisher, Pattern, 190.
  • 1156 Hellbeck, Revolution on My Mind, 221; Hryshko, “An Interloper”, 101.

15Fue la nueva marca de la educación, como ha argumentado Anna Krylova, lo que, eventualmente, “liberó (a los jóvenes) del origen de clase de sus padres y expandió sus identidades más allá de la mentalidad de clase existente”.1149 Por supuesto, esto naturalmente causó preocupaciones sobre la capacidad de adoptar una visión de mundo de la clase obrera. Sin embargo, el régimen tenía que reconocer que estas personas eran su propia creación, como resultado de sus estrategias de ingeniería social. La futura élite de graduados y estudiantes llamó la atención del régimen. Una editorial de Pravda de 1935 enfatizaba la singularidad de esta generación joven y bien educada: “En verdad, estas personas son nuevas. Están hechas de material nuevo. Son piezas del futuro comunista”.1150 El cambio en la política del régimen sobre la discriminación social, finalmente concluyó con en el comentario de Stalin: “el hijo no es responsable del padre”.1151 Fue utilizado para poner fin, formalmente, a la discriminación en la educación superior a fines de 1935. En la práctica, sin embargo, había venido disminuyendo durante varios años.1152 La observación de Stalin también fue empleada en 1936 por Kosarev en el Décimo Congreso del Komsomol, para explicar el cambio en la política de reclutamiento de la organización.1153 El nuevo programa del Komsomol permitió a todos los jóvenes, independientemente de su origen de clase, ingresar a él en igualdad de condiciones. Se afirmó que el Komsomol aceptaba a los jóvenes obreros, campesinos e intelectuales. Las regulaciones ahora hacían que la lealtad al poder soviético fuera el criterio principal.1154 Incluso a los vástagos de antiguos enemigos de clase se les permitía unirse, si habían sido capaces de demostrar ser leales al Estado.1155 Este fue el punto final de un proceso que comenzó en 1931 y se caracterizó por la suspensión gradual y la supresión de la militancia de clase, mientras que la insistencia en la pureza ideológica se mantuvo. Sin embargo, los miembros del Komsomol cuyo origen de clase desconocido salió a la luz durante este período, fueron regularmente expulsados de la organización.1156 Sin embargo, como criterio clave para la distinción amigo-enemigo, la herejía ideológica comenzó a remplazar el origen de clase.

De la guía del partido al control del partido

  • 1157 Slenzin, Molodezh’ i vlast, 35.

16En este punto es importante volver a considerar la cuestión del control y la orientación del partido. Al final de la NEP, la búsqueda por parte del partido de un control más fuerte, se reflejó en el reemplazo, en documentos oficiales, de la frase “vínculos con el Komsomol” (komsomolom de Sviaz) con “liderazgo en el partido del Komsomol” (Partniioe rukovodstvo komsomolom).1157 Los dos ejemplos de interferencia del partido citados en el capítulo 6 (el incidente de Tambov y el caso del kollektiv en la rama Moskovsko-Narvskii de Leningrado) ponen de relieve hasta qué punto se practicaba, en algunos lugares, la subordinación de la Liga al partido. Sin embargo, en las bases de la organización, y en los sitios donde el partido no había asegurado una presencia fuerte, particularmente en las áreas rurales, la orientación directa del partido no estuvo asegurada sino hasta el final de la primera piatiletka.

  • 1158 RGASPI, f. M1, op.23. d.24a, l.10, 13, 23.
  • 1159 Ibidem., l.23, 27.
  • 1160 Ibidem., l.32.

17Como hemos referido, los problemas estructurales de la organización se exacerbaron con la ofensiva socialista. El desarrollo institucional de la Liga no pudo mantenerse al ritmo de su expansión y sus múltiples tareas. A nivel local, la comunicación y la interacción entre el partido y el Komsomol, con frecuencia, fue tensa o inexistente. Además, como vimos en el Capítulo 7, incluso dentro de la jerarquía del Komsomol, recurrentemente la comunicación se rompía, dejando a las organizaciones locales sin instrucciones claras sobre cómo implementar las políticas.1158 Los artículos en la prensa regional del Komsomol podían aumentar la confusión sobre las políticas. En el oblast de Tierra Negra Central, por ejemplo, en el contexto de las campañas de recolección de granos, un periódico rememoraba lemas del estilo de la Guerra Civil: “respondamos al terror con terror”.1159 El secretario del kraikom del Cáucaso Septentrional, Sergei Andrev, argumentó, en el otoño de 1929, que las células locales necesitaban un liderazgo más firme.1160

  • 1161 KPSS o komsomole, 207.

18En febrero de 1929, el Comité Central del Partido criticó el hecho de que varios raikomy y obkomy del partido, incluidos los gorkomy en Nizhnii Novgorod y Vladimir, así como la obkomy en Pern, Sverdlovsk y Stávropol, no estaban dándole conducción al Komsomol, por lo que, de inmediato, se les instó a mejorar la orientación partidaria a las organizaciones locales del Komsomol, establecer vínculos con las células, invitarlos a reuniones y dar instrucciones y materiales para su trabajo.1161 Sin embargo, las purgas del partido durante los siguientes meses difícilmente ayudaron a mejorar la situación. El partido no solo perdió muchos miembros, sino que, naturalmente, algunos de los militantes purgados habían estado en el Komsomol.

  • 1162 Thorniley, The Rise and Fall, 200.
  • 1163 Thorniley, The Rural Communist Party, 50.
  • 1164 Fisher, Pattern, 170.

19En el curso de la reorganización del gobierno local en 1930 y 1931, cuando se abolió el nivel de uezd, el Komsomol también reorganizó su red rural. Las células ya no se organizaban sobre una base territorial sino de acuerdo con el principio de “producción”, es decir, en kolkhozy, sovkhozy y MTS. La expansión y transformación simultáneas de la red del partido rural tuvo un doble impacto en la posición del Komsomol. El rápido aumento de las células del partido rural puso fin al papel del Komsomol como uno de los principales representantes del poder soviético en un número creciente aldeas. A pesar de las purgas de 1929, la militancia del partido rural casi se triplicó entre julio de 1928 y julio de 1932, cuando el partido tenía 832.580 miembros de las zonas rurales.1162 Naturalmente, la expansión del partido rural y la formación de cuadros que lo acompañaron, mejoraron la capacidad institucional del régimen para ejercer influencia sobre la juventud del Komsomol, aumentando la presencia del Komsomol en la administración rural. El porcentaje de administradores kolkhoz en el partido o en el Komsomol, destacó este desarrollo. Por ejemplo, en 1929, en la zona clave de producción de cereales del Cáucaso septentrional, el 12,6 % habían sido miembros del partido y el 4,0 % de los komsomol’tsy, pero, dos años más tarde, el 44 % eran miembros del partido y 6,5 % komsomol’tsy.1163 La presencia de militantes del Komsomol en los soviets de aldeas y ciudades, también aumentó ligeramente durante la primera piatiletka, a pesar de que el Komsomol crecía rápidamente en este momento.1164

  • 1165 Slavnyi put’, 355.
  • 1166 Alimov, “Through the Eyes”, 82-83.

20La presencia cada vez mayor del partido en la zona rural y su creciente militancia, proporcionó al régimen la mano de obra para practicar la orientación partidista en cada vez más células del Komsomol. Además, al final de la NEP, como vimos en el Capítulo 6, el Komsomol se había convertido rápidamente en el espacio desde donde el partido reclutó a sus nuevos militantes. En 1926-1927 habían representado alrededor de un tercio de todos los nuevos reclutados.1165 Habiendo crecido a través del Komsomol, estos nuevos cuadros jóvenes estaban, naturalmente, más calificados y, a menudo, más dispuestos a trabajar entre los jóvenes. De hecho, el komsomolets Alimov, que se unió al partido en la primavera de 1932, recordó que, a pesar de que su lealtad y su corazón todavía estaban con el Komsomol, su carné partidario inevitablemente lo acercaba a la línea del partido y lo sometía a su disciplina. Habiendo sido invitado a unirse por el secretario del partido del Departamento de Educación Pública, sabía que no podía negarse sin enfrentar las consecuencias sobre su carrera. Sin embargo, reconoció que, unirse al partido, significaría perder algo de independencia en su trabajo porque tendría que poner las políticas del partido en práctica sin cuestionarlas.1166

  • 1167 Fisher, Pattern, 163.
  • 1168 RGASPI, f. M1, op.23. d.71, l.5; Slavnyi put’, 456.

21El núcleo del partido en el Komsomol se convirtió en el principal medio para hacer cumplir la política del partido. La presencia de militantes del partido en los órganos superiores de la Liga había sido un requisito durante mucho tiempo. Esto se reforzó aún más en el Noveno Congreso del Komsomol, que elevó de dos a tres el número de años de servicio al partido para los secretarios del Komsomol en los obkomy y kraikomy de trabajadores y campesinos. Los komsomol’tsy de la intelectualidad y oficinistas ahora tenían que tener un mínimo de cinco años en el partido en lugar de cuatro.1167 En los meses previos al congreso, el Comité Central del Komsomol también movilizó a 500 funcionarios propios, principalmente cuadros urbanos con credenciales de clase obrera, para enviarlos al campo a servir como secretarios en el raikomy rural. Envió 70 al norte del Cáucaso, 70 a Siberia, 40 al Bajo Volga y 40 a la región de Tierra Negra. Se esperaba que mejoraran la comunicación entre el centro y la periferia y, a su vez, ayudaran a implementar de manera más uniforme la política.1168

  • 1169 Fisher, Pattern, 163.
  • 1170 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, l.1; Slavnyi put’, 450, 457; Thorniley, The Rise and Fall, 201, 202
  • 1171 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, l.1

22Sin embargo, aunque a fines de la década de los años ’20 el control del partido sobre los niveles superiores del Komsomol estaba asegurado, en las bases de la organización la situación todavía se veía muy diferente. Al mismo tiempo que el partido mejoraba gradualmente su autoridad en el campo, el ritmo con la que creció la red del Komsomol en los kolkhozy una vez más volvió a dificultar la orientación partidista. Esto se refleja en la escala del crecimiento. Al momento del Octavo Congreso del Komsomol, en 1928, se informó que tenía 49.000 células rurales, en comparación con los 18.000 del partido.1169 En abril de 1930, había 59.770 células rurales del Komsomol, mientras que el número de células del partido y grupos de candidatos había aumentado a 29.204. Esta fue una clara mejora para el partido en proporción de células de partido en el Komsomol. Sin embargo, en 1931, el número de células de kolkhoz en el Komsomol explotó de 41.075 en enero a 92.400 en septiembre, mientras que el número de células del partido rural y grupos de candidatos se situó en 33.325, en junio de 1931.1170 El Komsomol tenía el 39,8 % de todos los kolkhozy.1171 Estas cifras revelan la notable tasa de crecimiento de la red rural del Komsomol, lo que inevitablemente limitaba la capacidad del partido para garantizar su papel de guía. En muchos kolkhozy en los que el Komsomol había formado una célula, el partido aún no había logrado establecer presencia en una organización local.

  • 1172 Ibidem., l.2.

23Esto también fue demostrado en el material del Comité Central del Komsomol sobre la red del kolkhoz de la Liga en 1931. Una encuesta a 410 células kolkhoz del Komsomol en Ucrania, el Cáucaso Norte, el Volga Medio y la región de Tierra Negra Central, reveló que el 53,4 % de ellas existían en granjas sin una célula de partido. Además, la proporción de miembros del partido en las células del Komsomol era solo del 4,8 %. En 217 de las células del kolkhoz, es decir, 52,7 %, no había komsomol’tsy con militancia en el partido.1172 A partir del informe, es evidente que el rápido crecimiento de la red del Komsomol no fue un caso de construcción institucional controlada. Incluso en los lugares donde el partido había establecido su presencia, una completa falta de atención por parte de él y del raikomy y obkomy del Komsomol había dejado a las células proliferando sin guía ni supervisión. El informe proporcionó un ejemplo de esta situación. Al parecer, el obkom Ivanovo-Vosnesensk, hasta hace poco, no sabía dónde estaban realmente todas las células locales del Komsomol. Esta situación inaceptable llevó al Comité Central del Komsomol a asignar un grupo de trabajo para desarrollar una nueva regulación sobre las células del Komsomol.

24En general, el informe concluyó que las orientaciones del partido a menudo no estaban aseguradas. De hecho, se señaló que la falta de orientación había dado lugar a distorsiones y vanguardismo. En una célula del kolkhoz en el oblast de Moscú, por ejemplo, se afirmó que durante la recolección de granos el buró de la célula había decidido que no seguiría las órdenes de las células del partido, porque habían manifestado un “oportunismo de derecha” en su trabajo. Claramente, esta fue una expresión de autoconfianza e independencia. Aunque este caso reflejaba lealtad a lo que el buró local asumió que era la línea oficial del partido, sus acciones mostraron el potencial de distorsiones cuando el partido tenía poca influencia. En resumen, el informe expuso claramente que la organización aún estaba creciendo desde abajo, y esto dificultaba la cercana conducción del partido.

  • 1173 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.28.

25Sin embargo, el liderazgo del Komsomol, lento, pero constantemente, se fortaleció a través de la preponderancia de los miembros del partido en los cuerpos dirigentes, la expansión de la autoridad del partido en todas partes del país y la formación de cuadros. En el otoño de 1928, como se señaló en el capítulo 6, el 85,0 % de los primeros piaterok eran miembros del partido; 9,3 % de candidatos; y solo el 3,9 no tenían militancia en el partido. En el okruzkomy, la situación era similar, con un 87,1 % en el piaterok como miembros del partido; 9,3 % de candidatos y 3,6 % que no eran miembros.1173 El Komsomol, que había sido una organización muy viva durante la década de los años ‘20, lentamente se convirtió en una organización estática, que tenía tareas claramente definidas como un complemento del partido. Esto no surgió tanto del resultado de una conducción más cercana del partido (de hecho, el crecimiento a menudo caótico en la zona rural demostró que todavía tenía vida propia) sino por la presencia de una general Gleichschaltung [coordinación. NT] ideológica durante la revolución de Stalin.

Pureza ideológica: disciplina y conformismo

  • 1174 Stites, Revolutionary Dreams, 227.

26Como ha argumentado convincentemente Richard Stites, la revolución de Stalin se caracterizó por dos efímeras fuerzas que fueron la base para un sistema más permanente. Él las identifica como la “euforia espontánea” y el “terror”, las cuales fueron alimentadas por la emoción y, a menudo, estuvieron unidas en la práctica.1174 Fue en estas intersecciones donde el populismo desde “abajo” y el autoritarismo desde “arriba” se encontraron y mezclaron. El autoritarismo fue ganando terreno gradualmente a medida que la atmósfera bélica generaba una necesidad urgente de mayor control, disciplina y conformidad externa. El Komsomol frecuentemente estuvo en el centro de estas fuerzas: era un agente, pero también un objetivo, tanto para el autoritarismo como para el populismo.

  • 1175 Slavnyi put’, 387.
  • 1176 Información recogida y analizada en Kuroyima, Stalin’s Industrial Revolution, 319-323.

27Un importante elemento populista de la revolución desde arriba consistió en que, inicialmente, prometió empoderar a la generación joven, darles espacio para tomar iniciativas y demostrar su valía. Por tanto, los movimientos “caballería ligera” y “trabajador de choque”, fueron particularmente atractivos para los jóvenes comunistas y trabajadores. Según cifras soviéticas, más de 250.000 jóvenes se organizaron en la “caballería ligera” en 1930.1175 Además, los datos compilados en el Congreso de Trabajadores de Choque, celebrado en Moscú en diciembre de 1929, también sugieren que la mayoría de las primeras brigadas estaban dominadas por trabajadores jóvenes afiliados al partido o al Komsomol. En el congreso, alrededor del 30 % de los trabajadores de choque tenían menos de 22 años, aunque ese grupo representaba solo el 25 % del total de la fuerza de trabajo. Casi las tres cuartas partes (73,5 %) de los delegados eran miembros o candidatos del partido o del Komsomol.1176 No obstante, la promesa de empoderamiento fue de corta duración. Detrás de la cortina de humo de la racionalización, las campañas de choque y la competencia socialista, estas instituciones en realidad se convirtieron en instrumentos primordiales para imponer la conformidad, la disciplina y el control dentro de los grupos del Komsomol que participaron en ellas.

  • 1177 Komsomol’skaia pravda, 9 de enero 1931, 1; 10 de enero de 1931, 1.

28“La línea del partido: la línea del Komsomol”; “El Komsomol es el ayudante activo del partido en todos los frentes de la ofensiva socialista”; “El poder del Komsomol, radica en su devoción desinteresada al partido. ¡Todo para el partido!”1177 Estos titulares del Komsomol’skaia pravda, de enero de 1931, ilustran cómo se hizo hincapié en la pureza ideológica y la conformidad. No fue una coincidencia que las estadísticas concernientes a la composición de clase de la Liga se volvieran menos frecuentes en la prensa del Komsomol, porque el énfasis se orientó hacia la subordinación de la organización al partido. Para cuando muchos komsomol’tsy se dieron cuenta de que la revolución de Stalin no había cumplido con sus expectativas, el control y el orden se habían obtenido a tal punto que era cada vez más difícil expresar cualquier tipo de inconformismo dentro de la Liga. Por lo tanto, no es sorprendente que, dentro de ella, fueran raras las cartas de protesta pública. Esos komsomol’tsy urbanos y rurales que estaban frustrados y desilusionados con los resultados del proceso, podían dejar la organización o retirarse pasivamente. En este contexto, cabe señalar que, durante las purgas y la renovación de carné de militantes, un porcentaje a menudo significativo fue expulsado por “enemistad al Komsomol”. Fueron rechazados por la Liga, pero, en realidad, fueron ellos quienes no desearon ser parte del Komsomol por más tiempo.

  • 1178 Lewin, “Society, State and Ideology”, 56.
  • 1179 RGASPI, f. M1, op.23. d.818, l.16; Vairich, “Youth I Was That Led Us”, 61-62.
  • 1180 Putz, Jugend und Partei, 300.

29Ciertamente, el Komsomol fue una de las organizaciones de la que surgieron los principales beneficiarios de la “revolución desde arriba”. Muchos miembros de la “nueva clase”, la nueva élite del estado soviético, la llamada vydvizhentsy, provinieron de entre los komsomol’tsy. Sin embargo, el vydvizhenstsy representaba solo una fracción de la generación Komsomol de la época. Su ascenso no debe ocultar la compleja y contradictoria transformación interna que afectó a las masas de los komsomol’tsy. Cuando la organización entró en la primera piatiletka, hasta cierto punto todavía era una organización disfuncional atrapada en dolorosos tira y afloja, que se debatía entre el vanguardismo superviviente y reemergente (con la aspiración a tener un atractivo de masas) y la dicotomía entre una identidad urbana y otra rural. Esto cambió cuando el régimen desarrolló el Komsomol como una organización de masas en un momento en que el proletariado enfrentaba una crisis de identidad causada por la “sociedad de las arenas movedizas”1178 del temprano estalinismo. Además, el creciente énfasis en la conformidad externa y la búsqueda por parte del régimen de orden y control, paralizaron la iniciativa de los activistas. Las campañas contra el “derechismo” y el “izquierdismo” crearon una atmósfera de apatía política en la que muchos de los activistas más alfabetizados ideológicamente no se atrevieron a hablar. En el Octavo Congreso del Komsomol, por ejemplo, un delegado señaló que estaba de acuerdo con algunas posiciones de la oposición, pero no dijo lo que pensaba, porque temía a la expulsión del Komsomol.1179 Para 1930 esto se había convertido en la norma. La corrección política había entrado al Komsomol, eliminado la espontaneidad y la iniciativa, mientras que los instrumentos de la crítica y autocrítica se convirtieron en el pilar de la relación entre los komsomol’tsy y el régimen. Un miembro que era atacado por una desviación ideológica durante una reunión de célula tenía dos opciones: insistir en su posición y, como resultado de esto, alejarse de la Liga, o admitir sus errores y aceptar la línea oficial del Komsomol: la línea oficial del partido.1180 Muchos eligieron esto último.

  • 1181 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, l.36ob.

30Eventualmente, la naturaleza cada vez más autoritaria de la Liga y la rápida afluencia de nuevos militantes, muchas veces bastante pasivos, crearon una situación que fue vista por un komsomolets como una “crisis de la organización, particularmente entre los aktiv”.1181 Según un informe, este komsomolets, de nombre Goladin y miembro de la célula de la fábrica de Burevestnik, en el oblast de Moscú, había reflexionado de la siguiente manera sobre la crisis del activismo (aktivnost’) en la Liga:

  • 1182 Ibidem.

Hay poco activismo aquí, la mayoría de la juventud es pasiva en cuestiones relativas a la situación interna del partido; además, esta pasividad se puede dividir en pasividad positiva y negativa. Los pasivos positivos son aquellos que simplemente no pueden encontrarle sentido y, por lo tanto, permanecen en silencio. Los pasivos negativos son aquellos que simpatizan con la derecha, pero, sabiendo que estas opiniones no están aprobadas, prefieren no expresarlas en voz alta. Hay más de los primeros que de los segundos, y eso es preferible.1182

  • 1183 Hellbeck (ed.), Tagebuch, 104-105.
  • 1184 Ibidem., 107.

31Aparte de esta extraña conclusión, su observación principal era correcta. La Liga se convirtió en una organización de masas donde muchos miembros políticamente alfabetizados tenían miedo de discutir ideología y política, mientras que la creciente masa de nuevos miembros, ideológicamente indiferentes, luchaba por hacer cualquier cosa. Aquellos komsomol’tsy que se atrevieron a expresar una opinión o puntos de vista que contradecían la postura oficial, fueron convocados a los comités, fueron reprendidos y, a menudo, expulsados del Komsomol. Si el miembro era un estudiante de un FZU, por ejemplo, podía significar que también fuera expulsado de la escuela.1183 Naturalmente, esta práctica aumentó la presión hacia la conformidad. Los militantes debían tener cuidado con lo que dijeran en las reuniones. Stepan Podlubnyi señaló en su diario, el 12 de diciembre de 1932, que le había preguntado al líder del círculo político del Komsomol: “ ¿Para qué sirven los líderes?” Aparentemente, Podlubnyi comenzó a expresar libremente sus ideas sobre el tema, lo que le hizo sospechar. En sus anotaciones registra que tuvo un mal presentimiento sobre el asunto, pensando que había atraído una atención innecesaria hacia él mismo.1184

  • 1185 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, ll.32-34.

32El proceso de alienación de los komsomol’tsy de la Liga y las consecuencias en el énfasis de la conformidad, se articularon poéticamente en el diario del komsomolets Barabanshchikov. Él fue expulsado del Komsomol por una desviación “izquierdista-derechista” en 1930. Su caso fue reportado en el archivo de “actitudes poco saludables” en el oblast de Moscú. Además de un extracto sin fecha de su diario, el informe también incluía una carta que su padre le había enviado, junto con su respuesta.1185 En esta respuesta, reconsideró el efecto de la resolución del partido sobre el ritmo de la colectivización y admitió que había sido deslumbrado por el oportunismo y se había desviado del camino político correcto. La redacción y el razonamiento en el diario son muy ambiguos y dejan mucho espacio para la interpretación. Pero, como veremos, el tono es claro. Barabanshchikov escribió:

  • 1186 Ibidem., l.32.

Es una reunión. Hay ruido, conversaciones, cantos, risas, alegría despreocupada, entusiasmo juvenil. Una escena feliz. Alguien comienza a dar un informe, luego hay preguntas y discusiones. La gente está discutiendo, en desacuerdo, enojándose, molesta, descontenta. Parece que están interesados. (O ellos) se sientan quietos. Están callados, no les importa, hablan de otros asuntos y cosas. Esto es trabajo colectivo, el trabajo de nuestra organización, movimiento, vida. No, esto no es vida. Es solo pasar el tiempo, el vacío, la estupidez, día tras día, cada reunión, cada sesión, las mismas viejas conversaciones. Es mortalmente aburrido y solo consume mucha energía de los jóvenes. Es como un desierto, monótono, frío, gris, casi plano, con pequeñas ondas en la superficie. Estamos aburridos y miserables en ese desierto.1186

33Barabanshchikov captura los cambios en la realidad de la vida de la Liga, contraponiendo el Komsomol antiguo y el nuevo. Comparado con la era NEP, el Komsomol se había convertido en un aburrido desierto con reuniones interminables en las que la línea política se propagaba, pero no se discutía, y mucho menos se debatía críticamente. La conformidad ideológica se había impuesto gradualmente y había privado a la Liga de su vida. Esto frustró particularmente a los militantes más antiguos (la vieja guardia, que había construido la organización, había sido acérrima activista y políticamente letrada con un interés genuino en la política). Querían discutir, querían debatir, estaban interesados, mientras que los miembros jóvenes que habían ingresado en gran número carecían de este espíritu. Barabanshchikov parece sugerir que habían eliminado el elemento político de la Liga y lo convirtieron en una organización donde “otras cuestiones y cosas”, y no cuestiones políticas reales, fueron debatidas. La siguiente sección del extracto muestra que Barabanshchikov pensó que la Liga había cambiado su carácter con la llegada de una nueva generación.

  • 1187 Ibidem., ll.32-32ob.

Un espejismo aparece, y todos lo miramos. Algunos imaginan que es una amenaza real, o que han llegado a algún lugar hermoso, y comienzan a entusiasmarse con ello. Otros simplemente miran por aburrimiento. Pero todos seguimos en pie en el mismo lugar, los líderes y los liderados. Tal vez los nuevos miembros admiran los espejismos, pero los viejos simplemente nos sentimos miserables en esta monotonía.1187

  • 1188 Davies, The industrialization of Soviet Russia 1, 118.

34De este pasaje resulta claro que Barabanshchikov era uno de los miembros más antiguos y políticamente maduros de la Liga. Sus “espejismos” parecen referirse a dos cosas diferentes. Primero, fue la búsqueda continua de desviacionistas y saboteadores, tanto del Komsomol como más ampliamente en la URSS. Sólo los más jóvenes, los recién llegados –argumentó- tomarían estas “amenazas” en serio. Los miembros más antiguos, que habían recorrido un largo camino, verían a través de él y temerían la uniformidad ideológica que había sustituido al debate político sobre la cuestión de cómo se podría construir el socialismo. En segundo lugar, el “bello lugar” se refiere claramente al brillante futuro que, supuestamente, se estaba construyendo como resultado de la ofensiva socialista. Barabanshchikov parece haber visto a través de la ilusión, y se dio cuenta de que la revolución de Stalin no estaba construyendo lo que él entendía como socialismo. Una vez que la Liga se había subordinado por completo al partido, una vez que perdió la autonomía y la independencia, tanto los líderes del Komsomol como la tropa se encontraron en la misma posición. La desviación de la postura oficial ya no era posible. Incluso, miembros honorarios, como el ex primer secretario del Komsomol, Lazar Shatskin, que había abogado en 1928 y principios de 1929 por acciones más enérgicas contra kulaks y los “hombres de la NEP”, fueron condenados en el Komsomol’skaia pravda de agosto de 1929 por haber instado a los komsomol’tsy a pensar de forma más independiente.1188 Más tarde, en su diario, Barabanshchikov contempló con tristeza la pérdida de pasión y espíritu entre los militantes como él:

  • 1189 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, ll.32ob.

No hay llama, ninguna fuerza que pueda movernos, que nos haga pensar o vivir. Tampoco no hay nadie que pueda proporcionarlo. O si se incendiara en alguna parte, se apagaría antes de que sus rayos nos alcanzaran. Sería puesto en una botella como un genio antes de que nos lo dieran. De cualquier manera, es inútil y falso, y las mentiras no pueden hacerte vivir, simplemente te desvían de la vida. No necesitamos una llama en una botella. No necesitamos luz fría. Necesitamos calor ardiente, un mar, un océano, luz, tormentas, huracanes para calentarnos. Desgarrarán a través del bosque, y los débiles se dispersarán, serán arrastrados. No pueden mantener el equilibrio en una tormenta o soportar el calor ardiente; morirán, desaparecerán y no se interpondrán en el camino de los fuertes.1189

35Es evidente, de esta sección, que Barabanshchikov había perdido toda la confianza en la propaganda del régimen y su visión de llevar a cabo la construcción del socialismo. Sin embargo, sus palabras muestran elementos de un superviviente vanguardismo. Parece que, como un viejo komsomolets, despreciaba a la nueva generación de militantes. Los veía como políticamente indiferentes, tímidos e ingenuos seguidores de los nuevos líderes y su propaganda. No podrían resistir una verdadera lucha revolucionaria; una lucha real por la construcción del socialismo. Esto puede apreciarse más claramente en la última parte su diario, que muestra hasta qué punto la supresión del pensamiento y el debate ya había desaparecido en el país. Barabanshchikov escribió:

  • 1190 Ibidem., l.32ob.

Gritaría esto, pero me temo que eso iría en contra de las reglas y el programa. Sería expulsado del grupo y me dejarían solo en este desierto, a pesar de que no hay personas en este grupo, solo marionetas, que pueden expresar frases comunes y dejarse impresionar por los espejismos. A veces pueden gritar y crear algún tipo de ilusión de vida o, más bien, existencia, porque no hay vida tal como la entiendo. Lo que hay lo llamaría simplemente una especie de coincidencia, en la que la especie “hombre” depende de las cosas que lo rodean: una pizarra, un poste, perros, etc. Sólo hay una pequeña chispa de esperanza de vida, incluso aunque es solo una centésima de lo que entiendo por la vida. Y sigo guardando silencio, aunque es insoportable, me muero por gritarles a “ellos” que nos estamos muriendo, que hemos quedado a medio camino y que todo lo que podemos ver son visiones a la distancia de otro país, un país que amamos. No nos torturen con espejismos, deshágase de ellos. Déjenos volver a... y a partir de allí ejerceremos toda nuestra fuerza, saltaremos y avanzaremos en una ola ascendente.1190

36Barabanshchikov era claramente un idealista atrapado en un dilema moral. Todavía podía ver los cimientos sobre los que se podría construir el socialismo en la Unión Soviética, pero no se atrevió a hablar en contra de la desviación del camino correcto por temor a terminar solo y enfrentar la represión. No se atrevió a criticar abiertamente la transformación del Komsomol y del Estado en su conjunto como un cuerpo sin vida lleno de títeres en el que la conformidad, la disciplina y la pureza ideológica, habían reemplazado al activismo positivo. En las oraciones finales, parece mirar hacia al pasado inmediato, a la verdadera revolución, a Lenin. La omisión en la frase “Déjennos volver a...” que fue censurada intencionalmente en la transcripción, podría ser completada por numerosas palabras. Teniendo en cuenta las opiniones románticas de Barabanshchikov sobre la lucha revolucionaria, su idealismo y su lealtad a la tradición de la Revolución Rusa, podría haber leído: “Volvamos a Lenin/Leninismo y desde allí ejerceremos toda nuestra fuerza, saltaremos y avanzaremos en una ola ascendente”. Sin embargo, este era un sueño que inevitablemente moriría a medida que avanzara la revolución de Stalin.

Una organización de masas para la juventud

  • 1191 Para ejemplos, ver: Lunev “Blind Faith”, 34; RGASPI, f. M1, op.23. d.945, ll.32-34.
  • 1192 Fisher, Pattern, 134, 170, 418; Slavnyie put’, 471.

37Cuando, durante la primera piatiletka, el Komsomol se convirtió en una organización pseudo-voluntaria, también se convirtió en una verdadera organización de masas. La afluencia de la primera generación soviética, aquellos que nacieron durante o justo antes de los años de la Primera Guerra Mundial, la Revolución y la Guerra Civil, fue un factor crucial en ese proceso. Los miembros más antiguos podían percibir esta sucesión generacional a su alrededor.1191 El período de la primera piatiletka fue cuando la red soviética de instituciones infantiles y juveniles, que evolucionó gradualmente en la década de los años ’20, comenzó a operar a una escala mucho mayor. La organización de los Pioneros, que se había establecido bajo la tutela del Komsomol en 1922 y organizaba niños de entre 10 y 14 años, había crecido rápidamente después de la muerte de Lenin (1924) y alcanzó una militancia de 1.682.000, en enero de 1928. Los Pequeños Octubristas, establecida a mediados de la década de los ‘20 para organizar a niños de edad inferior de los Pioneros, tenían alrededor de 200.000 miembros para el Séptimo Congreso del Komsomol, en marzo de 1926. Al igual que el Komsomol, estas organizaciones de niños crecieron rápidamente durante la primera piatiletka. En enero de 1931, el tamaño de la organización de los pioneros se había duplicado, organizando cerca de tres millones y medio de niños. Los Pequeños Octubristas tenían alrededor de 700.000 miembros.1192

  • 1193 Fisher, Pattern, 347, n. 183.
  • 1194 Kaganovich, mezhdunarodnoe I vnuntrennee polozhenie, 100-102.

38Fue durante estos años que la organización de los Pioneros se convirtió en la correa de transmisión por medio de la cual el Komsomol reclutó a muchos de sus miembros. El Komsomol, que había nacido de un movimiento juvenil espontáneo, se integraba, cada vez más, a un marco rígido de instituciones para niños y jóvenes. Para el Noveno Congreso del Komsomol (enero de 1931), más del 90 % de los líderes de los pioneros eran miembros o miembros-candidatos del Komsomol.1193 L.M. Kaganovich, hablando en ese congreso, hizo hincapié en la inmensa importancia de la organización de pioneros no solo para el futuro del Komsomol, sino también, por el destino de la revolución. Pidió al Komsomol, al partido y a otras organizaciones sociales que le prestaran más atención.1194

  • 1195 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 10, Caso 385, p. 30; Programa B, Vol. (...)
  • 1196 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 10, Caso 131, p. 36.

39El crecimiento del Komsomol se vinculó estrechamente con el reclutamiento de pioneros. Organizarlos se convirtió en una de las principales responsabilidades. Quizás para muchos casos, “reclutamiento” era una palabra incorrecta. En una entrevista con investigadores de Harvard, un ex komsomolets, que, a principios de los años 30 había trabajado en el aparato central del Komsomol ocupado en asuntos de los pioneros, describió, así, como ingresó a la Liga: “los pioneros activos no fueron aceptados sino transferidos al Komsomol. Era automático. En la organización de los pioneros se dijo: “Hemos seleccionado a nuestros mejores miembros, y nosotros, los pioneros, ahora pasamos a sus manos para un mayor desarrollo”. Así es como ingresé en el Komsomol.”1195 Otro entrevistado, que se unió al Komsomol en el aniversario de la Revolución, en 1926, confirmó que la transferencia se había convertido en la práctica general en la segunda mitad de la década de los ‘20. En su caso, el representante local del Komsomol asistió a la reunión de los pioneros, declarando que se iba a conferir un gran honor a los pioneros más activos y que el gobierno soviético tenía una gran confianza en ellos, la que, eventualmente, ellos deberían demostrar. Las recomendaciones personales no eran necesarias para estos jóvenes. Los pusieron frente a los miembros del Komsomol, les preguntaron sobre el origen social de su familia, qué notas obtenían en la escuela y por qué ingresaban en el Komsomol. Esto fue seguido por una simple votación y fueron aceptados en la Liga juvenil.1196

  • 1197 Fisher, Pattern, 347, n. 117.
  • 1198 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.28.
  • 1199 Fisher, Pattern, 156; RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.10.

40Un importante resultado de esta mecanización del reclutamiento de militantes provenientes de la organización de los pioneros, fue el crecimiento de mujeres dentro del Komsomol. Los sexos estaban casi exactamente representados en los Jóvenes Pioneros al momento del Noveno Congreso del Komsomol (1931): hombres representaban el 50,3 % del total de miembros.1197 Naturalmente, esto, a largo plazo, serviría para atraer a más mujeres al Komsomol. En mayo de 1928, solo representaban el 23 % de los militantes. Solo el 9,7 % de los delegados al Octavo Congreso del Komsomol, eran mujeres jóvenes. Según una estadística, dos meses antes, las jóvenes estaban muy poco representadas en las direcciones de los gubkomy, obkomy, kraikomy del Komsomol y en el Comité Central de las repúblicas nacionales. Solo diez de 378 (2,6 %) de los cuadros que trabajaban en estos cuerpos, eran mujeres.1198 Los dirigentes reconocieron este problema y trabajaron para mejorar la representación femenina. En el congreso de enero de 1931, la proporción de mujeres delegadas aumentó al 22,8 %. Lamentablemente, la cifra total de militancia femenina no se dio en ese momento.1199

  • 1200 Anweiler and Meyer (eds), Die Sowjetische Bildungspolitik, Doc. 51.
  • 1201 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 35, Caso 118, pp. 41-44.
  • 1202 Slavnyi put’, 464-465. Ver también Kirschenbaum, Small Comrades, 53.

41Durante los años de la ofensiva socialista, el Komsomol se convirtió en una organización que buscaba, principalmente, hacer cumplir la conformidad del Estado entre los niños. Se integró a un sistema cohesionado de organizaciones infantiles y juveniles. Esto también se demostró en los esfuerzos estatales para aumentar el número de komsomol’tsy entre los maestros de primaria. Buscando introducir la escolarización obligatoria para niños (1930-1931), se hizo un llamado al Komsomol para movilizar militantes para la profesión docente.1200 El Comité Central del Komsomol oficialmente tomó, en julio de 1930, el “mecenazgo” de la introducción de la escolaridad obligatoria. Durante los siguientes meses y años, emprendió varias movilizaciones especiales para reclutar miembros para cursos en institutos pedagógicos, donde se formarían como profesores, a menudo en cursos intensivos. Estos profesores, que iban a ayudar a organizar a los pioneros y, por lo tanto, también a los futuros komsomol’tsy, fueron formados en pedagogía, y desde 1930 en adelante se hizo un especial hincapié en su educación política. Un estudiante de una escuela de formación docente en Ucrania, que más tarde trabajaría como profesor de secundaria, recordó cómo la formación política e ideológica se hizo más prominente en 1930. En su escuela de formación y en otras en Ucrania, se introdujeron “batallas políticas”. Los estudiantes se despertaron a mitad de la noche y solicitaron asistir a una reunión en la sala del club. Luego se les hicieron preguntas políticas, que tuvieron que responder de acuerdo con la interpretación comunista correcta. Estas “batallas” fueron dirigidas y controladas por el Komsomol. Este sistema también se usó para competencias entre colegios de capacitación, cuando delegaciones de los estudiantes más activos, competirían entre sí en cuestiones políticas. Si un estudiante daba una respuesta insatisfactoria, él o ella sería considerado “herido”. Si no podía responder la siguiente pregunta, se la consideraría “asesinado”.1201 Las movilizaciones de 1930, 1931 y 1932 convirtieron a más de 50.000 jóvenes trabajadores y campesinos en maestros, fortaleciéndose masivamente la presencia del Estado en las escuelas primarias. Según datos disponibles para 1929, solo el 8,7 % de los maestros de escuela primaria eran komsomol’tsy, con un 4,6 % de militantes del partido. Para 1933, los miembros Komsomol constituían el 20 % de los maestros de primaria.1202

  • 1203 Fisher, Pattern, 412.
  • 1204 En contraste, Slenzin, a pesar de enfatizar los problemas de la dirección del partido en la década (...)

42La creciente representación del Komsomol entre los maestros, resaltó un cambio general en el carácter de la Liga. Durante la revolución de Stalin se hizo más adulto. La edad promedio de aquellos komsomol’tsy que la dirigían y los que estaban en puestos de responsabilidad, aumentaba constantemente. Muchos difícilmente podrían describirse como jóvenes por mucho tiempo. La edad y, de hecho, la profesión de maestro de 24 años y militante del Komsomol, lo hacían un adulto, no un joven. Como vimos en el capítulo 7, la edad promedio de los delegados al congreso del Komsomol aumentó constantemente después de 1918. En el Noveno Congreso, los que tenían 23 años o más constituían el 57,3 % de los delegados; para el próximo congreso, en 1936, este tramo de edad había aumentado a un asombroso 85,5 %. Ninguno de los delegados tenía menos de 22 años.1203 Esta fue la indicación más clara del proceso que transformó al Komsomol de ser una organización “de” y “para” los jóvenes, a ser simplemente “para” jóvenes dirigida por adultos.1204

43Esta masificación y “adultización”, acompañada de presiones para la conformidad y la disciplina, tuvo efectos duraderos en las prácticas cotidianas de la Liga. Muchos komsomol’tsy, como hemos visto, ya se habían quejado durante la NEP por el aburrimiento de sus asuntos cotidianos. Los procedimientos y rituales habían asumido una naturaleza obligatoria en la década de los ‘20. Durante estos años, el Komsomol se convirtió en una institución de socialización política en la Unión Soviética. Pero en ese momento, como hemos visto en el capítulo 5, los komsomol’tsy aún podían usar, de manera significativa, el espacio proporcionado por su organización para expresarse y dar forma al proceso de la revolución cultural interna. Su apropiación del discurso, expresada en interpretaciones distorsionadas de lo que era “revolucionario” y “proletario”, y manifestado en la cultura Komsomol, demostró que todavía era una organización viva. Ahora, cuando el Komsomol entró en la década de los ‘30 como una organización que hacía de la disciplina y la conformidad sus principios rectores, el ritual político vacío se convirtió en la norma.

  • 1205 Hryshko, “An Interloper”, 100.
  • 1206 Ibidem., 100-101.

44Hryshko, quien, como recordamos, se unió al Komsomol durante la “komsomolización” de su FZU, hizo eco de los sentimientos de Barabanshchikov. Después de dejar la FZU, Hryshko encontró un trabajo en un taller adjunto a la planta de tractores de Kharkov. Encontró que la vida y el trabajo en la planta de la célula del Komsomol eran “monótonos” y “poco interesantes”. Los militantes temían las reuniones en las que tenían que presentar o escuchar informes interminables sobre cifras de producción, política y el cumplimiento de tareas individuales. La forma y el contenido de estas reuniones eran, según Hryshko, “rutina repetitiva”. “Todo el mundo mostró una completa falta de interés... impacientemente esperando que las reuniones terminaran y aprovechando todas las oportunidades más convenientes para esquivarlas. No había rastro de actividad voluntaria en las reuniones”.1205 El comité del Komsomol de la planta, o un instructor del partido, dijeron al secretariado de la célula sobre qué discutir y de qué manera. Las decisiones y resoluciones se prepararon con anticipación y no había lugar para debates espontáneos. Según Hryshko, el representante del partido también participaba en la designación de militantes de la célula para puestos oficiales. Estos candidatos, elegidos desde arriba, serían presentados por un miembro de la base para la elección. Como todos conocían esta rutina, las objeciones eran poco comunes. Usualmente, el candidato sería aprobado en una reunión de célula en la que el representante del partido estaba presente.1206

45El recuento de Valentina Bogdan, una antigua estudiante del Instituto de Industria Alimenticia de Krasnodar, corrobora estas observaciones. Durante su tiempo en el instituto, ella tenía varios amigos en el Komsomol. Al asistir a las reuniones abiertas del partido y del Komsomol durante el primer paitiletka, recordaría la falta de interés mostrado por igual por la mayoría de los estudiantes komsomol’tsy y no militantes:

  • 1207 Bodgan, “Students in the First Five-Year Plan”, 256.

En reuniones -especialmente en los grandes ampliados del instituto- los estudiantes solían hacer su propio trabajo o trataban de entretenerse de maneras poco llamativas. Eso era posible porque solo un pequeño grupo de estudiantes activistas realmente tomaron parte en lo que estaba pasando. Hacían discursos, proponían resoluciones y redactaban telegramas de felicitaciones, mientras que los otros estudiantes aprovechaban la ocasión para ver amigos, conocer gente nueva o leer libros.1207

  • 1208 Hryshko, “An Interloper”, 100.
  • 1209 Kotkin, Magnetic Mountain.

46Los recuerdos de Bogdan e Hryshko destacan cómo el Komsomol se convirtió en una organización que proporcionaba una opción para aquellos que buscaban escalar posiciones en la burocracia soviética, uniéndose a los pocos miembros activos que dirigían las cosas. Otros asistían a las reuniones porque, una vez que estaban en la organización, tenían que hacerlo. Esto no quiere decir que no quedaran militantes de base que estuvieran genuinamente interesados en las actividades de la Liga. Sin embargo, les dieron menos espacio para dar forma a estas actividades. Todo se volvió más rígido; la disciplina se convirtió en el principio primordial. A principios de la década de los ‘20 se produjo un claro cambio en la política bolchevique hacia la juventud, que pasó de buscar involucrar a los jóvenes en el proyecto de formar a la nueva persona, al control social y el adoctrinamiento político. El alcance del desarrollo de una auténtica cultura juvenil dentro de la organización, estaba disminuyendo rápidamente, porque, una vez que el Komsomol se convirtió simplemente en una institución para la socialización política, los miembros ya no podían establecer colectivamente los criterios para interpretar el mundo. Aunque el papel de la juventud no se perdió, en el Komsomol hubo cada vez menos espacio para desarrollar y expresar discursos independientes desde. El Komsomol perdió su espíritu y carácter revolucionario, convirtiéndose en una organización a la que muchas personas se unieron más por necesidad que por la creencia en su tarea y causa. Prácticas como la crítica y la autocrítica, recordó Hryshko, “eran obligatorias, pero totalmente artificiales”. Los miembros aprendieron, efectivamente, cómo repetir las variaciones del discurso pronunciado por el funcionario al inicio de la sesión.1208 Millones de los komsomol’tsy de base aprendieron cómo comportarse y “hablar bolchevique”1209 sin comprometerse genuinamente con sus organizaciones. Sin embargo, las prácticas de control social, como la crítica y la autocrítica, la vergüenza pública y los juicios de expulsión, fueron utilizados e inculcados entre millones de niños y jóvenes durante estos años. Claramente el Komsomol jugó un papel importante en la creación del real Homo sovieticus.

  • 1210 Suny, “Stalin and his Stalinism”, 38.

47En la etapa inicial de la ofensiva socialista, los estalinistas pudieron utilizar el activismo popular reprimido en el Komsomol y generar apoyo para la transformación que se estaba llevando a cabo. Como en la Revolución y la Guerra Civil, la ofensiva pareció empoderar a los jóvenes. Parecía tomarlos en serio y asignarles un papel esencial en la transformación del país. Sin embargo, a medida que la revolución de Stalin se desarrollaba y las tensiones entre sus corrientes revolucionaria y conservadora salieron a primer plano, prontamente los problemas aparecieron. La cara restauradora del estalinismo implicó, gradualmente, el restablecimiento de las jerarquías y los valores tradicionales.1210 “Infantilizó” nuevamente a la juventud y reforzó la autoridad de los adultos. A medida que se aplicaron la uniformidad y la disciplina junto con la indiferencia política, la Liga fue gradualmente destruida a través de la masificación. Fue privada de su vida y se convirtió en una organización cada vez más estática, una organización para la juventud, completamente desprovista de genuina espontaneidad juvenil e iniciativa autónoma. La adultización de la Liga, así como la aplicación de la disciplina y la conformidad, significaron que, a partir de la década de los años ’30, en adelante, ella ya no podría proporcionar una salida efectiva para que los komsomol’tsy pudieran expresar sus posturas hacia el Estado y la sociedad.

Notes

1128 Fürst, “Review on Soviet Youth”, 682.

1129 Komsomol’skaia pravda, 28 de marzo de 1929, 2.

1130 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 9, Caso 115, p. 31.

1131 Kuromiya, Stalin’s Industrial Revolution, 316.

1132 Hryshko, “An Interloper”, 92-93.

1133 Kuromiya, Stalin’s Industrial Revolution, 87-89.

1134 Komsomol’skaia pravda, 28 de octubre de 1929, 2.

1135 Ibidem. En el artículo, el porcentaje dado es de 70 %, lo que es imposible dado el número total de trabajadores y miembros.

1136 Ibidem.

1137 Ibidem., 88; Chase, Workers, Society and the Soviet State.

1138 Ibidem., capítulo 4.

1139 Kuromiya, Stalin’s Industrial Revolution, 105-106.

1140 En contraste, Hoffman ha argumentado que el nuevo campesino trabajador estableció nuevas identidades sociales muy diferentes de las que el régimen intentó atribuirles y, como, resultado de esto, el régimen adoptó políticas coercitivas. Hoffman, Peasant Metropolis.

1141 Hryshko, “An Interloper”, 96.

1142 Hellbeck (ed.), Tagebuch, 75-79.

1143 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 26, Caso 519, pp. 38-42.

1144 Timasheff, The Great Retreat.

1145 Krylova, “Identity, Agency”, 106.

1146 Ibidem., 109.

1147 Fitzpatrick, Education and Social Mobility, 238.

1148 Konecny, Builders and Deserters, 91; Ver también Slavnyi put’, 471.

1149 Krylova, “Identity, Agency”, 109.

1150 Ibidem., 106, 110.

1151 Esta última observación ha sido atribuida a Stalin en varias ocasiones, aunque no aparece en ninguna obra publicada o discursos. Fitzpatrick, Education and Social Mobility, 235, 323-324, n. 1: Thurston, “The Soviet Family”, 560, 570, n. 50.

1152 Fitzpatrick, Education and Social Mobility, 235.

1153 Kossarew, Die Jungen Patrioten, 61.

1154 Ibidem. Ver también Programm und Statut des Leninschen Kommunistischen Jugendverbandes der UdSSR, 33.

1155 Fisher, Pattern, 190.

1156 Hellbeck, Revolution on My Mind, 221; Hryshko, “An Interloper”, 101.

1157 Slenzin, Molodezh’ i vlast, 35.

1158 RGASPI, f. M1, op.23. d.24a, l.10, 13, 23.

1159 Ibidem., l.23, 27.

1160 Ibidem., l.32.

1161 KPSS o komsomole, 207.

1162 Thorniley, The Rise and Fall, 200.

1163 Thorniley, The Rural Communist Party, 50.

1164 Fisher, Pattern, 170.

1165 Slavnyi put’, 355.

1166 Alimov, “Through the Eyes”, 82-83.

1167 Fisher, Pattern, 163.

1168 RGASPI, f. M1, op.23. d.71, l.5; Slavnyi put’, 456.

1169 Fisher, Pattern, 163.

1170 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, l.1; Slavnyi put’, 450, 457; Thorniley, The Rise and Fall, 201, 202

1171 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, l.1

1172 Ibidem., l.2.

1173 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.28.

1174 Stites, Revolutionary Dreams, 227.

1175 Slavnyi put’, 387.

1176 Información recogida y analizada en Kuroyima, Stalin’s Industrial Revolution, 319-323.

1177 Komsomol’skaia pravda, 9 de enero 1931, 1; 10 de enero de 1931, 1.

1178 Lewin, “Society, State and Ideology”, 56.

1179 RGASPI, f. M1, op.23. d.818, l.16; Vairich, “Youth I Was That Led Us”, 61-62.

1180 Putz, Jugend und Partei, 300.

1181 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, l.36ob.

1182 Ibidem.

1183 Hellbeck (ed.), Tagebuch, 104-105.

1184 Ibidem., 107.

1185 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, ll.32-34.

1186 Ibidem., l.32.

1187 Ibidem., ll.32-32ob.

1188 Davies, The industrialization of Soviet Russia 1, 118.

1189 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, ll.32ob.

1190 Ibidem., l.32ob.

1191 Para ejemplos, ver: Lunev “Blind Faith”, 34; RGASPI, f. M1, op.23. d.945, ll.32-34.

1192 Fisher, Pattern, 134, 170, 418; Slavnyie put’, 471.

1193 Fisher, Pattern, 347, n. 183.

1194 Kaganovich, mezhdunarodnoe I vnuntrennee polozhenie, 100-102.

1195 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 10, Caso 385, p. 30; Programa B, Vol. 2, Caso 385, 1.

1196 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 10, Caso 131, p. 36.

1197 Fisher, Pattern, 347, n. 117.

1198 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.28.

1199 Fisher, Pattern, 156; RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.10.

1200 Anweiler and Meyer (eds), Die Sowjetische Bildungspolitik, Doc. 51.

1201 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 35, Caso 118, pp. 41-44.

1202 Slavnyi put’, 464-465. Ver también Kirschenbaum, Small Comrades, 53.

1203 Fisher, Pattern, 412.

1204 En contraste, Slenzin, a pesar de enfatizar los problemas de la dirección del partido en la década de los 20’, concluyó que ya había sido una organización para la juventud no de la juventud durante la NEP.

1205 Hryshko, “An Interloper”, 100.

1206 Ibidem., 100-101.

1207 Bodgan, “Students in the First Five-Year Plan”, 256.

1208 Hryshko, “An Interloper”, 100.

1209 Kotkin, Magnetic Mountain.

1210 Suny, “Stalin and his Stalinism”, 38.

© Ariadna Ediciones, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search