Version classiqueVersion mobile

La Liga de las Juventudes Comunistas (Komsomol) y la transformación de la Unión Soviética (1917-1932)

 | 
Matthias Neumann

Parte III. La ofensiva socialista

8. El Komsomol como agente de la guerra de clases

Texte intégral

El segundo Rojo Amanecer

1En el momento en que Stalin y Bukharin estaban reuniendo a los komsomol’tsy tras el proyecto de ofensiva socialista en el Octavo Congreso del Komsomol (mayo de 1928), la Liga, en general, había dejado a muchos de sus integrantes en un estado de apatía política. Alejados de sus líderes, rodeados por la injusticia social de la NEP, habitualmente sin una clara sensación de lugar y significado en la vida, muchos se habían apartado de la participación activa en el Komsomol. Por otro lado, el activismo, que a menudo se había restringido y suprimido durante la NEP, sin duda aún sobrevivió.

  • 987 McClelland, “Utopianism versus Revolutionary Heroism”, 425.

2Las visiones son el combustible de las revoluciones. Por lo general, las visiones radicales, a menudo poco realistas, poco prácticas e incluso contradictorias, son esenciales para generar y movilizar el apoyo popular en tiempos de cambios drásticos.987 El nivel y el carácter de ese apoyo, sin embargo, están directamente vinculados a la experiencia real. La experiencia se mide de forma simultánea con las expectativas que la conforman. La revolución de Stalin desde arriba, no fue diferente: al principio parecía satisfacer la necesidad de ciertas visiones entre los jóvenes comunistas. Sin embargo, sería un error suponer que fue solo Stalin quien unió al joven detrás de la ofensiva socialista. Otros, que se convertirían en sus oponentes, también lo hicieron.

  • 988 Bukharin, k novomu pokoleniiu, 498-499; Kuhr-Kolarev, Gezähmte Helden, 50-51. Fitzpatrick ha argume (...)
  • 989 Ibidem.
  • 990 RGASPI, f. M1, op.23. d.678, ll.17-18. Numerosas cartas de ese tipo fueron recibidas por el Komsomo (...)
  • 991 Bukharin, k novomu pokoleniiu, 506.

3En el Octavo Congreso, Bukharin jugó un papel fundamental en la comunicación del nuevo curso de los komsomol’tsy. Junto con Stalin, fue uno de los arquitectos cruciales del carácter populista de la fase inicial de la revolución estalinista. Fue Bukharin quien argumentó que había llegado el momento en que las generaciones más jóvenes, que se habían perdido la Guerra Civil, pudieran satisfacer su deseo reprimido de actos heroicos.988 Continuó explicando que la clase trabajadora podía ser tanto o más heroica al participar en la construcción de una sociedad hasta ahora desconocida, que en una lucha armada en el campo de batalla.989 Tal retórica probablemente habría atraído a los komsomol’tsy, como Pavel Kuznetsov, komsomolets de Kazan, para pedir por carta enviada a Chaplin en marzo de 1927, ser enviado a China para participar en la lucha revolucionaria. Refiriéndose, directamente, al hecho de haber perdido la experiencia de la Guerra Civil, declaró: “Como éramos demasiado jóvenes para haber participado en nuestra guerra civil, dejemos que nosotros la hagamos en China”.990 Ahora, el régimen le brindaba la oportunidad de tener su propia experiencia revolucionaria. Luego, Bukharin dibujó la imagen de la “caballería ligera”. Estas pequeñas unidades de aspecto militar fueron descritas por él como una fuerza importante en las campañas de racionalización y antiburocratización. Pidió que se organizaran grupos especiales de los komsomol’tsy para llevar a cabo inspecciones no oficiales en tiendas, almacenes, instituciones, bazares, comisariatos, etc. Debían hacerse pasar por clientes normales y ver qué tratamiento les daban. Estos grupos eran, según Bukharin, una fuerza crucial para “desenterrar al adversario burocrático” ya que “atraparían al enemigo con las manos en la masa” en el acto mismo de ofender.991

  • 992 Fisher, Pattern, 157.

4La idea de la “caballería ligera”, complementada por los llamados de Chaplin para hacer un “nuevo movimiento voluntario”992 (movimiento de choque para acelerar la ofensiva socialista), creó un aufbruchstimmung, es decir, revivió un ambiente de optimismo entre los komsomol’tsy y la sensación de estar al comienzo de una aventura revolucionaria. Lo más importante, sin embargo, fue que, al mismo tiempo, pidió iniciativa y espontaneidad. Este fue el espíritu populista de la revolución de Stalin. Por lo tanto, aunque Bukharin abogó por un enfoque más gradualista de la industrialización y la revolución cultural, sus palabras apelaron a la disposición juvenil hacia la acción y el maximalismo revolucionario, es decir, el intervencionismo y el entusiasmo para la planificación teleológica. De esta manera, contribuyó a la reactivación de la euforia revolucionaria y el soñar despierto de 1917 y, con ella, de un aspecto importante del mito de la Guerra Civil: el espíritu de estar en el umbral de una transformación inminente. El segundo Amanecer Rojo había llegado.

  • 993 Matsui, “Youth Attitudes”, 65-72.

5Este capítulo tratará la interrelación entre actitudes radicales y tendencias conciliatorias al interior de las secciones del Komsomol. Estas iban desde el entusiasmo excesivo y el celo revolucionario, a la protesta abierta durante el impulso de la industrialización y la colectivización. El trabajo de Yasuhiro Matsui sobre las actitudes de los jóvenes hacia la revolución de Stalin, descubrió fuertes voces de descontento entre la juventud urbana, incluida la juventud del Komsomol, con respecto a las políticas de la “revolución desde arriba” una vez que sus repercusiones se hicieron sentir en la vida cotidiana.993 Al hacerlo, ella ha revelado una gama diversa de actitudes dentro del Komsomol. Este capítulo continuará modificando la visión convencional sobre las actitudes de los komsomol’tsy hacia la revolución desde arriba, arrojando luz adicional acerca del complejo y diverso mundo de respuestas.

6Respecto d las organizaciones rurales, parece útil recordar la política de “influencia social”. Si se enmarcaba para avivar el conflicto de clases en las zonas rurales, entonces el apoyo más entusiasta para ello debía haber provenido naturalmente de los komsomol’tsy rurales. Aquí el régimen tenía un grupo organizado de jóvenes representantes de una generación que había pasado por la educación soviética y había sido socializado dentro del modelo de clase bolchevique. Además, su participación en el Komsomol a menudo los había aislado de la comunidad de pueblos y aldeas. Ciertamente, si las lealtades primarias de los miembros rurales recaían en el Komsomol en lugar de la comunidad de la aldea, se debería exceptuar al miembro rural de ser un componente principal de la política de “influencia social”. Después de todo, la “revolución desde arriba” también ofreció un nuevo campo de batalla para librar aquellos conflictos generacionales aún presentes en la superviviente cultura aldeana patriarcal. Pero ¿los komsomol’tsy rurales realmente respondieron como el régimen lo deseaba y esperaba?

Utopía, excesos y entusiasmo

  • 994 (8) Stites, Revolutionary Dreams, 242.

7Fue la mezcla de un espíritu bélico y la creencia en una transformación inminente, lo que revivió la “psicología y visión de la utopía administrativa tradicional rusa: la combinación del uso de la influencia militar y su regimentación, con necesidades defensivas, actividades económicas y bienestar putativo”994, convirtiéndola en un elemento esencial del emergente sistema estalinista. Sin embargo, al comienzo de la primera piatiletka, el sueño revolucionario y el utopismo volvieron a ponerse de moda y a entrar en el mundo del Komsomol. Esto fue ilustrado en toda su diversidad e irracionalidad -tanto en su lado destructivo como constructivo- por el breve resurgimiento del movimiento comunal y la reaparición de la iconoclastia antirreligiosa.

8Como en 1917, los comunistas jóvenes y viejos comenzaron a visualizar a la sociedad ideal que pretendían construir. En el Octavo Congreso del Komsomol, por ejemplo, un delegado criticó la visión de Aleksei Gastev, director del Instituto Central del Trabajo. Atacó la noción de “fordismo” de Gastev por convertir al trabajador en un mero “apéndice de la máquina”. Al proporcionar su propia visión del socialismo, sin embargo, integró muchos de los elementos de la concepción de Gastov:

  • 995 Citado desde Fisher, Pattern, 159.

La producción socialista consistirá en grandes plantas, donde habrá miles de máquinas, donde tal vez habrá un piso con incrustaciones de madera, pero donde el trabajador no irá a cada máquina, sino que se parará en un lugar determinado y regulará el trabajo de toda esta fábrica, regulando y controlando el proceso de trabajo de miles de mecanismos, miles de máquinas.995

  • 996 Davies, The Industrialisation of Soviet Russia 3, 176.

9Otro ejemplo de este renacimiento del utopismo, correspondió a un joven teórico económico que, en medio del fuerte estado de ánimo de la primera piatiletka, calculó que una economía socialista, en la que el dinero desaparecería, podría construirse antes de la primavera de 1931.996 Es digno de notar que estas personas eran jóvenes comunistas en puestos de autoridad, es decir, con una relativa experiencia política. Si podían permitirse soñar despiertos de esa manera, ¿qué se podría haber esperado de un komsomolets o komsomolka común?

  • 997 Bukharin, k novomu pokoleniiu, 506.
  • 998 Ibidem.

10Ellos comenzaron a soñar también y, después de la experiencia de la NEP, la visión de una vida más fácil, mejor y más justa estuvo, naturalmente, en el corazón de sus sueños. La noción de igualdad socialista fue revivida. Las ideas de igualdad material y una “nivelación” general de la sociedad, siempre han sido populares entre los militantes de base. Ahora, había vuelto a la agenda. Una vez más fue Bukharin quien mejoró el atractivo populista de la revolución de Stalin cuando planteó el problema. En su discurso en el Octavo Congreso del Komsomol, discutiendo las diferencias sociales y económicas entre los trabajadores jóvenes, declaró que no era tarea de la Liga crear una aristocracia trabajadora, sino todo lo contrario, borrar las diferencias y contradicciones elevando los niveles inferiores de la clase trabajadora a los superiores.997 En su discurso, recordó una declaración de un komsomolets de Moscú, a quien había conocido en una reunión. El joven comunista había expresado su desilusión con la desigualdad socioeconómica entre la clase obrera diciendo que “algunos trabajadores cosechan los frutos, pero otros casi se reducen a la mendicidad”.998 Esta sensación de que había injusticia material en el Estado bolchevique, estaba muy extendida entre los miembros y las bases del Komsomol.

  • 999 Citado desde Chamberlin, Russia’s Iron Age, 270.

11El periodista estadounidense William Chamberlin recordó una conversación con un ex partisano rojo en 1930. El veterano de la Guerra Civil, ahora organizador político en una granja colectiva recién establecida, le dijo: “La liquidación de los kulaks es solo un primer paso... El próximo será que todos los empleados estatales disfruten el mismo nivel de vida”. Chamberlin le dijo medio en broma: “Entonces ganarás tanto como Stalin”, y el veterano respondió seriamente: “Ese es, sin duda, nuestro ideal último... que no debieran haber clases y que nadie debería recibir más que sus compañeros de trabajo”.999 Aunque esas esperanzas eran efímeras, es esencial examinar las actitudes y las percepciones cambiantes de los jóvenes comunistas durante el proceso. Cuando la revolución de Stalin se desarrolló y reveló su carácter autoritario, gradualmente sofocó el elemento populista impulsado desde abajo. Esto, sin embargo, no ocurrió simultáneamente en todos los frentes de la “revolución desde arriba”, sino que dependió de numerosos factores, entre los que destacaron, la posición social del militante y el lugar que ocupaban en la construcción socialista.

Celo antirreligioso

  • 1000 Peris, Storming the Heavens, 127, 164. Ver también Holmes, “Fear no Evil”, 136-138.
  • 1001 Ibidem., 127.
  • 1002 Ibidem., 127, 164.
  • 1003 Para ejemplos ver RGASPI, f. M1, op.23. d.822, ll.43-44; RGASPI, f. M1, op.23. d.921, ll.18, 20; RG (...)

12Unas de las expresiones de los ideales utópicos de los jóvenes comunistas fueron, como es lógico, las campañas iconoclastas antirreligiosas. La resolución “Medidas para Fortalecer el Trabajo Antirreligioso”, aprobada por el Comité Central del partido (24 de enero de 1929), señaló un claro cambio hacia una propagación más activa del ateísmo.1000 Argumentándose que un renacimiento religioso estaba movilizando a las fuerzas contrarrevolucionarias, se hizo de la campaña antirreligiosa en una parte integral de la revivida guerra de clases. La directiva, que era una especie de "orden de marcha" para la Sociedad de los Sin Dios,1001 también fue reconocida por el Komsomol. Su dirección adoptó rápidamente la nueva línea en marzo de 1929. Criticó los esfuerzos recientes de sus miembros y anunció una “Acción antirreligiosa de toda la Unión” que coincidiría con la próxima campaña contra la Navidad.1002 Esta crítica a la falta de esfuerzos antirreligiosos no fue infundada. Como hemos notado, a fines de la década de los años ‘20 el Komsomol había estado compitiendo, cada vez más, con una serie de organizaciones juveniles religiosas populares. Además, los informes internos destacaban que habían komsomol’tsy que no habían cortado todas sus lealtades religiosas y continuaban participando en sus rituales, contraviniendo todas las reglas de la Liga.1003

  • 1004 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, ll.29-30.
  • 1005 Ibidem., l.29.

13No obstante, una vez que el estalinismo logró legitimar efectivamente una postura dura respecto a la importancia del trabajo antirreligioso, los militantes komsomol’tsy no esperaron mucho para dar rienda suelta a su interpretación radical de la nueva política. Con fecha del 17 de marzo de 1929, en una carta cerrada a la Secretaría del Comité Central del Komsomol, el secretario del Comité Central de Azerbaiyán reflexionó sobre el éxito y los fracasos de la campaña por la “eliminación del velo” en la República.1004 Afirmando que ésta, que era parte del kul’tpokhod, en general había logrado buenos resultados, admitió que no todos los komsomol’tsy habían entendido correctamente la línea del partido y actuado de acuerdo con ella. Se mencionaron varios casos en los que komsomol’tsy excesivamente celosos, habían incurrido en acciones de vandalismo, que iban desde eliminar velos hasta agredir a mulás y clérigos musulmanes.1005

  • 1006 Ibidem., l.30.
  • 1007 Para mas ejemplos ver Fitzpatrick, Stalin’s Peasants, 59-61.
  • 1008 Ibidem., 60.
  • 1009 Peris, Storm of Heavens, 168.
  • 1010 Ibidem., 168-169.
  • 1011 La Sociedad de los Sin Dios agregó “Militante” a su nombre en junio de 1929. El nuevo nombre “La So (...)

14Según el informe,1006 tal comportamiento, junto con los ataques a los fieles y el cierre arbitrario de mezquitas, era característico de la campaña, no limitándose a áreas como Azerbaiyán, donde la tensión étnica también desempeñaba un papel. Las campañas iconoclastas antirreligiosas surgieron en toda la Unión Soviética, aunque no todas de las organizaciones regionales se involucraron en ellas.1007 Los activistas del Komsomol fueron con frecuencia los iniciadores de estos ataques contra la religión.1008 De hecho, la decisión de 1929 del Comité Central del Komsomol de cancelar, en el último minuto, el “ataque en toda la Unión contra la religión” y reemplazarlo por “un trabajo preparatorio serio que conduzca la propaganda antirreligiosa durante las vacaciones de Navidad”1009, mostró que las cosas habían ido mal en muchos lugares. Ya en mayo de 1929, el Comité Central del Partido se sintió impulsado a advertir contra el celo excesivo en las campañas mostrado por los komsomol’tsy y los activistas del partido; aunque no fue hasta mediados de marzo de 1930 que estableció que las iglesias no se cerrarían a menos que una abrumadora mayoría de la población apoyara esta medida y que hubiera sido respaldada oficialmente por el comité ejecutivo del oblast del partido.1010 Hasta ese momento, la ambigua postura del partido había permitido a los activistas ateos de la Sociedad de los (Militantes) Sin Dios1011 y del Komsomol implementar su versión iconoclasta y destructiva del asalto a la religión. Para cuando el partido asumió una posición clara sobre el carácter de la campaña, ésta se había mezclado con el impulso a la colectivización. La publicación de la directiva sobre el trabajo antirreligioso realizada en la edición de Pravda del 15 de marzo de 1930, apenas dos semanas después del artículo de Stalin “Mareado con el Éxito”, no fueron una coincidencia. Los militantes forzaron a los líderes a intervenir.

Exceso de entusiasmo e identidad

  • 1012 Chamberlin, Soviet Russia, 338.
  • 1013 Ibidem.; Kuskova, “The League”, 301-316; Mehnert, Die Jugend, 73-91; Durnaty, Duranty Reports Russi (...)
  • 1014 Chamberlin, Soviet Russia, 336.

15El mecanismo de mayor control y constructivo de los “afanes de acción”1012 de los komsomol’tsy fue, obviamente, la industrialización forzada. El papel de los komsomol’tsy tuvo un lugar prominente en la historiografía soviética y también fue reconocido por varios observadores contemporáneos.1013 Chamberlin, por ejemplo, declaró en su “registro en vivo” realizado en los primeros años de la campaña de industrialización: “La joven Rusia no ha olvidado soñar. Pero sus sueños son principalmente de cosas materiales: canales que se unen a los ríos del país y vías de irrigación al desierto . También observó la “mística fe” de esta joven generación materialista que, en palabras provenientes del extranjero, sonaban poco conocidas y poco místicas: “técnica”, “electrificación”, “racionalización”, “eficiencia”.1014 Fue esta fe en el progreso técnico y la construcción, que a menudo, aunque no siempre, estuvo unida con la destrucción, lo que entusiasmó a muchos komsomol’tsy, algunos de los cuales buscaron formar parte del experimento soviético.

  • 1015 Sin embargo, durante los primeros años de piatiletka el problema del desempleo juvenil no desaparec (...)

16De repente, el país volvió a avanzar y el ritmo y la escala de la transformación crearon una movilidad social que proporcionó a los jóvenes oportunidades de encontrar trabajo o continuar con su educación.1015 El mito de vivir en los albores del socialismo se estaba convirtiendo en una realidad, especialmente en áreas específicas de desarrollos a gran escala, como la emergente ciudad de Magnitogorsk y la planta de tractores en Kharkov, pero también en las metrópolis en crecimiento, como Moscú, donde la transformación se desarrollaba a un ritmo increíble y estaba cambiando el rostro de la ciudad cada día. Después de trabajar en las campañas de siembra de Pascua en 1930, Nikolai Lunev, por entonces un experimentado miembro del Komsomol y del partido, fue enviado a Kharkov, donde había comenzado la construcción de la planta de tractores. Con 26 años, estaba sobre el límite superior de edad para ser miembro del Komsomol. Fue un komsomolets de la primera generación, es decir, alguien que había experimentado la Guerra Civil. En su papel de militante antiguo, vio un fuerte paralelismo con el pasado cuando observó el compromiso de los militantes más jóvenes con el proceso de construcción, y recordó:

  • 1016 Lunev, “Blind Faith”, 34.

Esta era una nueva generación de jóvenes, impulsada no por el odio a los enemigos del régimen soviético, sino por el deseo de ver a su país mecanizado y el deseo de dominar los asuntos técnicos. A los ojos de estos muchachos y muchachas, uno podría ver la misma mirada de los ojos de la gente de mi edad durante la Guerra Civil. Congelaron sus dedos, se pusieron de rodillas en el barro y se mojaron con la lluvia, pero no abandonaron el trabajo. En tiempos difíciles creamos “brigadas de choque” y “brigadas intensivas”, que funcionaban de 16 a 18 horas por día…
Es cierto que no fue el deseo de honores o recompensas lo que me causó, sin dormir, dedicar toda mi energía al partido y al Komsomol. Realicé todo tipo de pequeñas y grandes tareas del Partido y el Komsomol en respuesta a alguna llamada interna. Creía que la construcción del socialismo en nuestro país cambiaría radicalmente el futuro de la nación, y que, mediante un mayor grado de mecanización de los logros laborales y científicos, se abrirían las puertas al crecimiento cultural y a una vida sin cuidados… Y fui a estar entre los jóvenes para infectarlos con mi fe, junto con mi creencia en la hora próxima de la victoria del socialismo y para llevarlos a compartir las partes más difíciles de este programa de construcción.1016

  • 1017 von Geldern and Stites (eds), Mass Culture, 172-181.

17Lunev expresa vívidamente una creencia idealista en el progreso, un ilimitado entusiasmo y fe en el propósito de la campaña de industrialización, que él vio en sí mismo y en las generaciones más jóvenes. Para muchos jóvenes, era menos un sentido claro de convicción ideológica, que la sensación de ser parte de algo más grande. Era una sensación de ser parte de un cambio milenario en el que, según se creía, las visiones poco realistas se volvían realidad de la noche a la mañana. Aunque estas reminiscencias subjetivas naturalmente reflejan solo una realidad particular, y deben ser entendidas como parte de un proceso dialéctico en el que la identidad se construye continuamente, incluso en retrospectiva, sería un error descalificarlas por completo. Libros populares, como The Story of the Great Plan publicado en 1930, ayudaron a cultivar el romanticismo del proceso de construcción que atrapó la imaginación de muchos jóvenes en estos años.1017 Por supuesto, los jóvenes tenían varios motivos para unirse a uno de estos lugares más grandes de construcción: el aventurerismo juvenil, el arribismo, la lealtad política e ideológica y las ventajas materiales. Estos motivos no son mutuamente excluyentes y, de hecho, se unieron a través de la oferta de heroísmo y gloria del régimen dentro de un sitio en construcción, de una fábrica o una mina.

  • 1018 Neutatz, Die Moskauer Metro, 249-273.
  • 1019 Ibidem., 248.
  • 1020 Hellbeck, “Fashioning the Stalinist Soul”, 371.

18En su monumental estudio sobre la construcción del Metro en Moscú, Dietmar Neutatz examinó los motivos de los jóvenes comunistas que participaron en el proyecto.1018 Su reconstrucción se basó en un análisis de cientos de entrevistas con activistas, ingenieros y funcionarios tanto jóvenes como viejos. Se realizaron, principalmente, entre 1934-1935, es decir, durante la segunda piatiletka, como parte de un proyecto para registrar la historia de la construcción del Metro. Neutatz afrontó las entrevistas con la precaución necesaria y cuestionó la imagen unidimensional de los “entusiastas” al establecer las historias de éxito junto con las revisiones críticas de los ingenieros y las estadísticas de inspecciones y despidos. Al hacerlo, pudo crear una imagen más compleja de los participantes y sus motivos. Muestra cómo las historias de vida de los entrevistados del Komsomol fueron compuestas en una especie de “Bildungsroman Socialista”, donde los detalles sobre el origen social, la repentina movilidad ascendente después de la revolución y la expresión de un excesivo entusiasmo, debían abordarse con cautela; sin embargo, en general, las historias personales son, en su mayoría, creíbles.1019 No debería sorprendernos que en una sociedad que atravesaba un período de cambio y agitación tan drástico como lo había hecho la Rusia soviética entre 1914 y 1932, esta biografía colectiva, es decir, el Bildungsroman, era una versión condensada y simplificada de una biografía colectiva que podría haberse reproducido miles de veces más. Las correlaciones entre numerosos registros y diarios autobiográficos creíbles y este Bildungsroman soviético, son muy sustanciales, aunque, por supuesto, las historias individuales describen una imagen más compleja de la vida de las personas. De hecho, ejemplos como el de Stephan Podlubnyi, el hijo de un kulak que usó una identidad de clase falsa para obtener la admisión en el Komsomol, nos revela cómo “no solo se interiorizó del sistema de clase bolchevique y del papel que se le asignó personalmente, sino que utilizó su diario... para escribir sobre sí mismo como parte activa del orden soviético, tratando de adquirir un sentido de significado y propósito personal”. En síntesis, el sistema estalinista podía inculcar un sentido de identidad soviética a un individuo.1020Es más, estos resaltaban su integración al sistema de valores dominantes, llevando a abrazar el programa soviético de modernización y civilización incluso a quienes soportaban el pesado estigma de ser enemigo de clase.

19Otro “intruso” en el Komsomol, W.I. Hryshko, hijo de un acomodado campesino nacido en 1914, era uno de los komsomol’tsy más entusiasmado con la campaña de industrialización. Recordaría, más tarde, la forma en que fue atrapado por el espíritu de la “revolución desde arriba”:

  • 1021 Hryshko, “An Interloper”, 98-99.

Los únicos momentos de vacilación que experimenté de vez en cuando, eran cuando pensaba que pasaría si se enteraban que yo era un intruso y el temor de que esto se descubriera. Poco a poco, incluso este sentimiento disminuyó; el pasado se desvanecía en mi mente y, ocasionalmente, llegaba a creer que, de alguna manera, había enderezado las cosas y me había convertido en un hombre nuevo y diferente. La continua demostración externa de ser un comunista de pura sangre, se convirtió no solo en un reflejo, sino en una parte integral de mi mente. El barniz se estaba convirtiendo en sustancia; la pose en una realidad personal. Incluso comencé a sentir que era el hombre que pretendía ser.1021

20El caso de Hryshko destaca que la movilidad social y geográfica de la industrialización y urbanización podían actuar como una especie de crisol de culturas, permitiendo a aquellos de origen “ajeno” construir una nueva identidad para sí mismos. Teniendo esto en cuenta, no es difícil imaginar el sentido de significado y propósito que daba a aquellos que tenían una verdadera herencia proletaria.

Motivaciones e incentivos

  • 1022 Ibidem., 251.

21Neutatz ha identificado una variedad de estereotipos de activistas del Komsomol a través de su análisis: los “verdaderos entusiastas y éticos”, como Lunev; los komsomol’tsy ideológicamente conscientes que vieron una obligación participar en tales proyectos por el hecho de ser parte del Komsomol, pero que fueron menos “entusiastas” que el primer grupo en lo que respecta al trabajo práctico; los arribistas, que estaban allí para aprovechar la posibilidad de ascenso social; y, finalmente, muchos “indiferentes” que se habían unido al Komsomol porque sus amigos lo habían hecho.1022 Estos estereotipos fueron en cierta medida un producto de la primera piatiletka. Lo que realmente resaltó el análisis de Neutatz es que el verdadero entusiasmo sobrevivió en la segunda piatiletka. Concluyó, sin embargo, que se trataba menos de lealtades ideológicas y políticas que de factores personales, como la autoconfianza, el interés propio, la identificación con la tarea y las dinámicas grupales que explican la continua y fuerte voluntad de lograr normas y planes ambiciosos.

22Obviamente, los incentivos materiales se volvieron más importantes una vez que Stalin rechazó, en junio de 1931, la noción de igualitarismo que, desdeñosamente, llamó uranvnilovka (nivelación), a favor de la estratificación salarial y los privilegios. Sin embargo, al comienzo de la primera piatiletka dichos incentivos no pudieron haber jugado un papel importante en la movilización de la primera ola de komsomol’tsy que formaron parte de la ofensiva socialista. En una colección autorizada de cartas y diarios de algunos “pequeños héroes” de la historia del Komsomol, el diario de Vladimir Molodtsov fue seleccionado para ilustrar el heroísmo de la época de la primera piatiletka. A pesar de su obvio valor propagandístico, los extractos del diario de Molodtsov proporcionan una visión auténtica, aunque por supuesto muy subjetiva, de las dificultades y los dilemas emocionales de un joven activista durante la industrialización.

23Molodtsov llegó a la edad de 18 años a Magnitogorsk para trabajar en la mina. Anotó en su diario, el 25 de octubre de 1930:

  • 1023 Molodtsov, “On byl shakhter, prostoi rebochii”, 51.

El primer día, de inmediato redujo la reserva de entusiasmo a cero. El trabajo pesado de un transportador de vagones agota el cuerpo. Pero tan pronto como terminé el trabajo, mi espíritu se levantó, y decidí, por todos los medios, permanecer en la mina (y) cumplir con mi deber del Komsomol.1023

  • 1024 Ibidem., 52.

24Molodtsov claramente dejaba de manifiesto que el entusiasmo no era algo ilimitado, sino que tenía que alimentarse y recrearse a diario. A menudo fue la fe casi trascendental en la lucha y la victoria, lo que mantuvo al activista en medio de todas las dificultades. Tan solo cuatro días después anotó: “Mis sentimientos ahora están en un estado más alto. El entusiasmo creció de tamaño. ¡La lucha es la base de la vida aquí! ¡Qué bueno es luchar y ganar! ¡Es algo sublime!”1024 Aunque los extractos del diario de Molodtsov sirven a un propósito obvio en la colección de documentos de “pequeños héroes del Komsomol”, todavía constituyen una voz auténtica de un entusiasta y firme partidario del régimen en ese momento. Al mismo tiempo, no ocultan los diversos problemas y las duras condiciones de vida que estos jóvenes enfrentaron. Una semana después de que Molodtsov expresara su emocionado estado mental gracias a las pequeñas victorias logradas en la mina, se quejó de los problemas salariales.

  • 1025 Ibidem., 54.

He recibido solo 9 rublos por seis turnos, mientras que debería haber recibido 30 ¿Con qué viviré más de 20 días? No perdí el espíritu, no tengo intención de huir, pero el entusiasmo se va socavado a través del trabajo. Sin embargo, es necesario luchar con persistencia. Si es verdad (y) no pagan, “lo llevaremos (el caso) a la reunión de trabajadores...”1025

25Es posible que los compañeros del Komsomol de Molodtsov no hayan sido tan firmes frente a los altibajos que vivieron. Después de todo, aunque la primera piatiletka se “cumplió” en menos de cinco años, no fue fácil para el régimen mantener en alto la motivación durante tanto tiempo. Con el tiempo, la omnipresente propaganda naturalmente perdió parte de su poder. Los éxitos y logros visibles fueron esenciales para mantener la motivación. Cuando se consolidó la rutina diaria en los lugares de construcción en el país, y el entusiasmo inicial fue reemplazado gradualmente por la gris vida cotidiana, comenzó la verdadera prueba de fuego del compromiso de los activistas. En este punto, los komsomol’tsy devotos y proactivos, como Molodtsov, lideraron los ejemplos, jugando un papel importante en el estímulo y consolidación del entusiasmo.

  • 1026 Ibidem., 56.

Es interesante cómo la psicología y la ideología no encajan entre ellas. Ideológicamente, me movilizo para ponerme al día con el plan y estoy trabajando duro, pero mi psicología me sigue arrastrando a casa, de donde vengo. Durante los últimos dos días he estado teniendo estos sueños en los que veo a mi madre, y se han vuelto más frecuentes. Pero la ideología me levantará el ánimo, esto pasará ...1026

26Molodtsov escribió lo anterior en su diario el 17 de noviembre de 1930, capturando la esencia de lo que hizo que estos creyentes más sinceros del comunismo continuasen apoyando al régimen. Era ideología, aunque no en su forma más compleja. Molodtsov, aunque estaba lejos del rostro desagradable de la revolución de Stalin en la zona rural, necesitaba una ideología comunista para sostener su compromiso a través de la difícil tarea que enfrentaba en su vida diaria. La ideología de la revolución de Stalin, sin embargo, no estaba en las complejas enseñanzas de Marx, Engels y Lenin, se redujo, en gran medida, a la noción de clase, visualizada como un requisito previo para la victoria del socialismo. Como tal, naturalmente revivió el mito de la Guerra Civil, conectando el éxito de la primera piatiletka con la supervivencia del poder soviético. Una vez más, se restableció la simplificación amigo-enemigo, aunque el enmascarado enemigo interno hizo más difícil distinguir entre ellos. Además, trajo de vuelta el mito popular de la creación de un nuevo mundo por los hombres en la Rusia soviética.

El mito como fuerza impulsora

27En un momento en que el resto del mundo se estaba hundiendo en una gran crisis económica, el veloz cambio que se expresaba frente a los ojos de estos jóvenes, les proporcionó buenas razones para creer en la superioridad del comunismo. Lev Kopelev escribió más tarde:

  • 1027 Kopelev, The Education, 253.

En el exterior, una crisis mundial se estaba desatando. Todos los días, los periódicos informaban sobre el hambre, el desempleo y la propagación de manifestaciones; informaron que los estadounidenses estaban quemando granos, vertiendo leche en zanjas, que los chinos torturaban y ejecutaban personas. Y los mismos periódicos, telegramas ... contaban sobre nuestras nuevas fábricas, altos hornos, estaciones de máquinas y tractores, nuestros nuevos éxitos y logros, nuestros más grandes y grandiosos planes. Es cierto que hubo más de unos pocos informes alarmantes, artículos acusatorios ...1027

  • 1028 Ibidem., 249-250.

28Sin embargo, estos informes alarmantes no fueron suficientes para destruir el mito y la Weltanschauung básica de tantos activistas del Komsomol. Según Kopelev, los informes y las estadísticas sobre el progreso exitoso, contenían un “poder pitagórico fascinante y cabalístico”.1028

  • 1029 Mehnert, Die Jugend, 90-91.

29Klaus Mehnert recordó la importancia de la resurrección del mito sobre la creación de un mundo nuevo en su informe sobre la juventud en la Rusia soviética. Escribió que este mito era simple y claro y ejerció una atracción fascinante porque era un momento en que el pueblo estaba hambriento de mitos. Estos, según Mehnert, crearon, a su vez, valores de luchadores, de constructores del nuevo mundo, lo que ayudó a mantener su disposición a hacer sacrificios y subordinarse a una disciplina más estricta.1029 Este fue el espíritu que debió haber estimulado a los jóvenes como la komsomolka Nadya, quien, en la cúspide de la campaña de colectivización, en el invierno de 1930, escribió a su amigo estadounidense:

  • 1030 Hindus, Red Bread, 13.

Participo en aldeas con un grupo de brigadistas organizando kolhozy. Es un trabajo tremendo, pero estamos haciendo un progreso increíble... Contrariamente a todas sus afirmaciones y profecías, nuestro muzhik está cediendo a la persuasión. Se está uniendo al kolhozy, y estoy segura de que con el tiempo un campesino no se quedará en su propia tierra. Destruiremos los últimos vestigios del capitalismo y nos desharemos de la explotación para siempre. Ven y únete a nosotros; ve con tus propios ojos lo que está sucediendo, cómo estamos reconstruyendo las aldeas rusas. Aquí, el mismo aire está encendido con un nuevo espíritu y nueva energía.1030

  • 1031 Kopelev, The Education, 235.

30Fue el mito de crear un nuevo mundo lo que hizo que los jóvenes comunistas como Kopelev y Nadya estuvieran preparados para enfrentar la angustia provocada por la política de recolección de granos en el campo, sin perder su fe en la necesidad fundamental de sus acciones. “Y me persuadí, me lo expliqué a mí mismo. No debo ceder a la compasión debilitante”, escribió Kopelev. “Nos estábamos dando cuenta de la necesidad histórica. Estábamos realizando nuestro deber revolucionario. Estábamos haciendo realidad la necesidad histórica. Estábamos realizando nuestro deber revolucionario. Obtuvimos grano para la patria socialista, para el plan quinquenal”.1031

  • 1032 Kuromiya, Stalin’s Industrial Revolution, 317-318.
  • 1033 Ibidem., 317.
  • 1034 Los informes de Duranty, a principios de la década de 1930, han sido criticados por su "recitación (...)
  • 1035 Duranty, Duranty Reports Russia, 359.

31Al mirar testimonios y recuerdos de jóvenes comunistas que participaron en la revolución de Stalin, Hiroaki Kuromiya argumentó, en su estudio sobre la campaña de industrialización, que Kopelev y sus pares, “que creían firmemente en la victoria del socialismo a través de la lucha de clases, estaban ideológicamente integrados al régimen”.1032 En este contexto, él recuerda el distingo que L.M. Kaganovish hacía entre la creencia en el socialismo y la creencia religiosa. Kaganovish, en 1933, argumentó que la creencia en el socialismo difería de la creencia religiosa debido a su base científica que probaba irrefutablemente la inevitable victoria del socialismo.1033 Fue la noción de “inevitabilidad” la que se convirtió en la esencia de la creencia de los entusiastas komsomol’tsy. De hecho, esta creencia no estaba tan lejos de la “creencia religiosa”. Para muchos komsomol’tsy, el telos justificaba los medios y, por lo tanto, los métodos empleados en la industrialización y el impulso de colectivización. Como Walter Duranty,1034 el controvertido corresponsal del The New York Times en Moscú en la época del primer piatiletka, concluyó, en un artículo que informaba sobre la purga del partido, en el verano de 1929: “El comunista tiene el estímulo de la devoción a una causa y se fortalece por el sentido de camaradería y un ánimo casi religioso”.1035 De hecho, es difícil hacer una distinción clara entre creencia religiosa y creencia en la victoria socialista. Esta última podría haberse basado en la creencia en la verdad científica, pero para la mayoría de los jóvenes komsomol’tsy, todavía era la “creencia”, la “fe” y la “convicción”, más que una comprensión de la ideología del materialismo histórico, lo que los llevó a apoyar la revolución de Stalin y pasar por alto las dificultades que causó.

32El ex komsomolets Hryshko hizo eco de esta interpretación cuando recordó cómo y por qué había quedado atrapado en la pantalla de humo de lo que él llamó “idealismo superficial” durante la construcción de la planta de tractores Kharkov:

  • 1036 Hryshko, “An Interloper”, 98.

La atmósfera de lucha inquebrantable en una causa común y la finalización de la fábrica comprometió nuestra imaginación, despertó nuestro entusiasmo y nos condujo a una especie de mundo de primera línea, donde las dificultades se pasaban por alto o se olvidaban. Por supuesto, solo éramos nosotros, la generación más joven, la que aceptó la realidad de esta manera. Nuestros padres estaban llenos de un profundo descontento.1036

  • 1037 Ehrenburg, Memories: 1921-1941, 221.
  • 1038 Para ejemplos ver Suny, “Reading Russia”, 12-16.
  • 1039 Scott, Behind the Urals.

33Como muchos de sus contemporáneos, recordó la primera piatiletka como una época que evocó con éxito el entusiasmo necesario para impulsar los esfuerzos heroicos. Ilya Ehrenburg llegó a afirmar que no había otra palabra que no fuera “entusiasmo” para captar por completo el espíritu que inspiraba a los jóvenes durante aquellos días.1037 Debe notarse que estas experiencias y observaciones fueron respaldadas por muchos relatos de contemporáneos occidentales y, por lo tanto, no pueden ser simplemente descartadas como una distorsión completa de la realidad por la propaganda y la historiografía soviética. De hecho, este romanticismo de construcción y modernización, también contagió a muchos observadores extranjeros.1038 John Scott, por ejemplo, un joven estadounidense que fue a Magnitogorsk en otoño de 1932, se vio envuelto por la emoción y el entusiasmo de formar parte de este proyecto para crear una nueva “ciudad socialista”, un núcleo del nuevo mundo.1039

  • 1040 Suny, “Stalin and his Stalinism”, 36-37. En este contexto, Suny se refiere a las entrevistas del Pr (...)

34Las transformaciones radicales de lugares como Kharkov, Magnitogorsk y Krasnouralsk, son evidencia indiscutible de los extremos niveles de esfuerzo y compromiso humanos. Como ha argumentado Ronald Suny, “la magnitud de la transformación y su construcción como una epopeya humana, engendró el amplio apoyo social que el régimen buscó durante dos décadas”.1040 El entusiasmo que era necesario para transformar el país a un ritmo tan rápido, no era una creación de la propaganda soviética, ni puede explicarse únicamente como el resultado de la manipulación deliberada y demagógica por parte del liderazgo estalinista. Tuvo sus raíces en una predisposición acrítica y a veces ingenua hacia el utopismo populista entre los jóvenes que se remontaba a la tradición revolucionaria de la Rusia del siglo XIX. La mayoría de los komsomol’tsy compartían grandes expectativas y un cierto nivel de entusiasmo por la ofensiva socialista, aunque solo fuera temporal. Esto incluía a numerosos arribistas que, a menudo, eran los activistas más entusiastas que se beneficiaron con el ascenso social.

Límites del entusiasmo: disidencia, protesta y retirada

  • 1041 RGASPI, f. M1, op.23. d.822, ll.36-48.
  • 1042 Ibidem., l.39.

35Por supuesto, no existía el entusiasmo unánime o ilimitado entre los komsomol’tsy y, mucho menos, entre los jóvenes en general. Un informe sobre “Actitudes No Saludables entre los Alumnos” de la ciudad de Taganrog, que circuló entre todos los órganos superiores de gobierno del Komsomol, planteó el problema de la falta de entusiasmo entre los estudiantes al comienzo de la primera piatiletka.1041 Una respuesta a la consulta fue: “Mi vida es inútil. ¿Realmente vamos a tener éxito por completo en la construcción del socialismo? Somos los prescindibles dentro de esta sociedad”. Según el informe, respuestas similares eran comunes, .1042 Un komsomolets hizo eco de los sentimientos citados anteriormente, declarando:

  • 1043 Ibidem., l.40.

¿Realmente podemos construir el socialismo por completo? No sé si estar en el Komsomol o no. En una ocasión he querido devolver mi tarjeta al Okruzhkom, pero luego lo pensé de nuevo. Tienes que seguir lo que está escrito, ni siquiera confío en los líderes, porque no puedes dar sentido a los eventos y la vida tal como son.1043

  • 1044 Ibidem., ll.38-40.
  • 1045 Ibidem., ll.38, 40.

36Muchos estudiantes, según el informe, se habían retirado y se habían aislado tanto de la vida pública, que no podían responder la pregunta “ ¿quién está organizando el poder soviético?” La poesía de Sergei Esenin todavía era popular. En una escuela, el poeta había sido publicado en el diario mural y los komsomol’tsy y los pedagogos no se habían dado cuenta.1044 Según el informe, no había una fuerte lucha contra estas “actitudes depresivas”. De hecho, dejaba en claro, desde el principio, que estas “actitudes insalubres” no solo se encontraban entre los alumnos de las escuelas primarias y secundarias, sino también en las FZU y las escuelas rurales.1045

  • 1046 Matsui, “Youth Attitudes”, 68-72. Lo que sigue es un breve resumen de la evidencia recolectada por (...)
  • 1047 Ibidem., 70.
  • 1048 Cita de Matsui, “Youth Attitudes”, 69.

37Aparentemente, la visión de la piatiletka no pudo superar, entre todos los komsomol’tsy, la persistente desilusión con la NEP o la absoluta indiferencia ante los cambios políticos. Yasuhiro Matsui ha demostrado que, una vez que las repercusiones de la industrialización acelerada afectaron a las ciudades, es decir, una vez que la falta de bienes de consumo y la escasez de alimentos fueron cada vez más percibidas por la clase obrera urbana, los que en el Komsomol miraban el proyecto con escepticismo -o con un abierto descontento- se expresaron más abiertamente.1046 Concluyó que la desilusión y el descontento expresados por algunos komsomol’tsy fue una consecuencia directa del fracaso de la revolución de Stalin para cumplir las expectativas de la juventud. Los resultados fueron decepcionantes y esto, a su vez, llevó a los komsomol’tsy a cuestionar su lealtad al régimen.1047 La desilusión con la forma en que se desarrolló la revolución de Stalin fue expresada en cartas privadas, como esta, escrita a fines de 1929 por un miembro del Komsomol de Leningrado, quien le contaba a su madre que: “Estaba desilusionado porque me di cuenta de que todo sucedió de una manera que, otras personas y yo, no habíamos imaginado. Si hubiera sabido de antemano que todo terminaría de esta manera, no me hubiera unido al Komsomol.... Además, este país va en una dirección que empeorará las cosas...”1048 Lo que está claro de esta carta es que, inicialmente, la visión de la revolución de Stalin le había atraído, pero a fines de 1929, había empezado a ver qué había detrás de lo que ahora entendía que era una ilusión y que estaba contemplando abandonar el Komsomol.

  • 1049 RGASPI, f. M1, op.23. d.824, ll.98-101.

38Ser testigos de los métodos utilizados y de la agonía y el sufrimiento que la política de colectivización producía en las zonas rurales, hizo que algunos colectivos urbanos cuestionasen la política del régimen. Por ejemplo, el komsomolets Itkin, de Simferópol, declaró que, después de regresar del trabajo en el campo, había cambiado su actitud hacia el campesinado. En una carta a Kalinin, explicó que él no era un opositor, pero su experiencia lo hizo simpatizar con el campesinado y ver algo de verdad en la crítica de la oposición.1049 Cabe señalar que esta carta fue escrita en 1928, mucho antes de que la colectivización radicalizada causara un grado mucho mayor de sufrimiento en la zona rural.

39En 1932, en el momento en que la primera piatiletka terminó oficialmente antes de tiempo, dos casos más de abierta disidencia entre algunos komsomol’tsy, resaltan la creciente desilusión entre los trabajadores jóvenes. En una carta a los editores del Komsomol’skaia pravda e Izvestiia, de julio de 1932, nueve trabajadores que habían asistido a la Séptima Conferencia de la Unión del Komsomol, se quejaron amargamente del estado del país. Sarcásticamente recordaron cómo Kosarev había hablado y agitado mucho en la conferencia y, citando un proverbio ruso, lo llamaron como una de esas personas bien alimentadas que no piensan en los que se mueren de hambre. Ellos escribieron:

  • 1050 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 92. Esta traducción es parcialmente sacada de Matsu (...)

Venimos de las fábricas. En ellas nuestras familias se mueren de hambre. Sí, se mueren de hambre y van desnudos. Nuestras políticas agrícolas llevaron al país a una pobreza desastrosa. “El trabajador está financieramente mejorando su posición”. Sí, mejorando el pan seco con agua, de hecho, algunas veces con repollo. Todos ustedes son parásitos, parásitos peores que los burócratas zaristas y las personas codiciosas. Ustedes llevaron a los trabajadores a esto. Nos morimos de hambre y no podemos trabajar, entonces declaramos que no trabajaremos mientras no se nos de pan, carne, alojamiento y ropa.... No trabajaremos, no podemos soportar hambre y frío por las máquinas.1050

  • 1051 Matsui, “Youth Attitudes”, 70.
  • 1052 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 133, 134. El extracto de la carta es reproducido en (...)

40Este amargo mensaje transmite la desilusión y las expectativas fallidas. La absoluta desesperación con la situación en terreno, generó un abierto desprecio por el liderazgo político del Komsomol y del partido. En la sección final de la carta, los trabajadores expresaron un gran desafío, considerando la posibilidad de una resistencia activa contra el curso político. Como Matsui afirmó correctamente, la notable redacción de “nosotros” en contra de “ellos” mostraba claramente la enorme brecha entre el liderazgo central y los activistas locales del Komsomol.1051 La revolución de Stalin claramente había agravado su distanciamiento. Una reflexión análoga sobre los resultados de la revolución de Stalin se aprecia en una carta anónima de 17 antiguos komsomol’tsy del raión Krasnaia-Presnia en Moscú, dirigida a Kosarev, en 1932.1052 Estos miembros se habían unido al Komsomol entre 1923 y 1925, y la mayoría de ellos tenían educación superior. Ellos escribieron:

  • 1053 Citado de Matsui, “Youth Attitudes”, 70

Creímos en la línea general del Partido hasta el año pasado. Pero viendo cómo nuestros hijos y trabajadores están muriendo por no comer nada más que pan negro sin leche y mantequilla, decidimos cortar nuestras relaciones con la línea de Stalin de manera decisiva y para siempre... (Nosotros) esperamos convertirnos en guerreros activos para cambiar la turbulencia actual... Los trabajadores están en un estado de ánimo contrarrevolucionario, pero guardan silencio porque no hay libertad de expresión. Los miembros del Komsomol (en particular los más viejos) están abandonando el Komsomol.1053

  • 1054 Ibidem.

41Junto a su amarga crítica hacia la situación en la zona rural, enfatizaron su compromiso con el poder soviético y el socialismo en general. Escribieron que “Stalin no era leninista”, y terminaron su carta con una declaración enfática: “Nosotros, diecisiete komsomol’tsy, hemos luchado por la construcción del socialismo durante ocho años y hemos sido leninistas y estalinistas. Pero en el presente no somos estalinistas, porque Stalin no está en la senda leninista”.1054 En esta última afirmación no solo estaba implícito que no habían roto con el ideal del socialismo, sino que también podían imaginar una alternativa a la interpretación cada vez más autoritaria que Stalin hacía del socialismo. Además, expresaban su descontento y desilusión en el “lenguaje bolchevique” y enfatizaban su compromiso con el legado de la Revolución.

  • 1055 Dune, Notes, 228.

42Estas dos cartas ilustran fuertemente cuán determinante fue la experiencia de la revolución de Stalin, producto de las repercusiones que tuvo sobre la vida cotidiana de las personas. La ubicación y la posición de los komsomol’tsy durante la primera piatiletka tuvieron un gran impacto en la configuración de sus actitudes hacia el régimen. Las notas de Eduard Dune sobre su experiencia de la Guerra Civil, vuelven a la mente en este contexto. “Desde nuestra posición en el Ejército Rojo, miramos frente a nosotros al enemigo; tuvimos pocas oportunidades de mirar detrás de nosotros y ver la amarga realidad soviética”,1055 comentó, recordando el aislamiento durante la Guerra Civil. En esta observación, ciertamente se puede encontrar una analogía con la experiencia de muchos komsomol’tsy que trabajaron en algunos de los grandes sitios de construcción que proliferaron en lugares previamente deshabitados. Su aislamiento hizo que fuera más fácil para el régimen mantener en alto su motivación, a pesar de las horrendas condiciones de vida en muchos de estos lugares. Esto no quiere decir que las noticias sobre los acontecimientos en el campo no se extendieron, sino la constante y rápida construcción y transformación del país que pasó frente a sus ojos, la constante movilización para el trabajo de choque y subbotniki, y la omnipresencia de la propaganda estalinista, ayudó a mantener vivo el sueño del amanecer de un nuevo mundo. Esta creencia no fue fácilmente alterada.

Retiro y salida

  • 1056 Vairich, “Youth It Was What Led Us”, 64.
  • 1057 Ibidem., 62-64, cita 64.
  • 1058 Ibidem., 64.

43No debemos olvidar que muchos komsomol’tsy querían creer en la rectitud de su causa. Querían sentirse entusiasmados con estos proyectos, querían verse envueltos en el espíritu de la transformación. Esto es lo que hizo que los activistas del Komsomol, como el joven Anastasyan Vairich, se preocuparan por el hecho de que se les solicitara escribir para Avantgarde, el periódico del Komsomol en la República de Armenia, para transmitir el entusiasmo de los militantes del Komsomol en la planta textil de Leninakan, “un entusiasmo que simplemente no sentimos”.1056 Muchos de ellos eran estudiantes del Colegio Tecnológico Industrial de Leninakan, cuya organización del Komsomol estaba afiliada a la planta textil. Todos los días, después de terminar los estudios, se asignaba a un grupo de 20 a 30 komsomol’tsy para ayudar con el plan industrial y financiero. Muchos komsomol’tsy sentían que este trabajo físico requería una gran parte del tiempo que necesitaban para sus estudios. “Nos cansó físicamente y no tenía recompensa espiritual”, recordó Vairich.1057 Sin embargo, aunque no sentía el entusiasmo sobre lo que tenía que escribir, Vairich admitió que, si bien la experiencia personal de la caza de trotskistas en 1927 arrojó una sombra sobre sus convicciones, la participación activa en la construcción socialista como un activista del Komsomol, ayudó gradualmente a corregir sus antiguas dudas políticas.1058

  • 1059 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.22.
  • 1060 Ibidem.

44Vairich había considerado dejar el Komsomol en 1927. Según los 17 komsomol’tsy mencionados anteriormente, a principios de la década de los años de 1930, esto se convirtió en una reacción común ante la desilusión y descontento. En ese contexto, es interesante observar los datos estadísticos de las renuncias al Komsomol para el año 1927 y la primera mitad de 1928. En primer lugar, hubo un aumento en el número de expulsiones y renuncias durante los primeros seis meses de 1928. Durante estos 18 meses, la Liga perdió 442.396 integrantes, de los cuales 287.349 salieron automáticamente, porque habían alcanzado el límite superior de edad y no eran miembros pasivos. En 1927, 283.000 militantes se habían ido o se habían visto obligados a abandonar el Komsomol, mientras que, en los primeros seis meses de 1928, solo quedaban 159.398 miembros.1059 Estas cifras por sí mismas dicen poco sobre la visión integral de la revolución de Stalin y la primera piatiletka. Sin embargo, si distinguimos el número total de renuncias del Komsomol para el período, podemos ver un patrón interesante. En 1927, 13.867 miembros habían renunciado, mientras que 30.111, lo hicieron en los primeros seis meses de 1928.1060 Esta última cifra representaba solo el 1,5 % de la militancia total, que era, por supuesto, solo una pequeña fracción de la organización. Sin embargo, no debe ser pasado por alto por completo. Las razones para la renuncia eran naturalmente múltiples, pero dejar una organización política en ese momento, también era una declaración.

  • 1061 Komsomol’skaia pravda, 21 de marzo de 1929, 2.
  • 1062 He tomado el término “escape” (exit en el original) de Matsui, “Youth Attitudes”, 65. Comprendo el (...)

45El aumento de las renuncias en un momento en que el primer mensaje de piatiletka era más poderoso, cuando su promesa de llevar al país al comunismo de la noche a la mañana parecía viable y las repercusiones de las políticas radicales del régimen aún no eran visibles, indica que algunos komsomol’tsy no estaban convencidos en absoluto por la perspectiva de un avance socialista. Un año más tarde, durante las purgas en 1929, también quedó claro que un porcentaje significativo fue expulsado debido a su “alienación del Komsomol”. En un proverka, en Smolensk, durante los primeros meses de 1929, esta categoría representaba el 22 % de las 1.476 personas que fueron expulsadas por la comisión.1061 Fueron ellos los que no mostraron interés en continuar siendo parte de la organización. La retirada voluntaria o semioficial del Komsomol durante la primera piatiletka, fue una forma de “escape”1062 de la esfera política y de la participación activa en la construcción socialista. Hay una serie de casos en que los komsomol’tsy recurrieron a la forma más radical de “abandonar”: se suicidaron.

Suicidio - rechazo de la realidad soviética

  • 1063 Lebina, Povsednevnaia zhizn’, 106; Wellmann, “Integrationsprobleme”, 108.
  • 1064 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, ll.32-36ob.

46La tasa de suicidios había aumentado constantemente después de la revolución. Durante la NEP, los suicidios a menudo habían reflejado problemas de integración y exclusión social, y esto, como es lógico, siguió siendo así hasta bien entrada la década de los ‘30. Sin embargo, dado el Aufbruchstimmung o el espíritu de optimismo generado por el lanzamiento de la primera piatiletka, se habría esperado una disminución considerable en la tasa de suicidios desde 1928 en adelante. Después de todo, la sociedad soviética se había convertido en una sociedad joven. La revolución de Stalin les prometió un futuro brillante. Sin embargo, los datos disponibles muestran que ocurrió lo contrario. Moscú y Leningrado enfrentaron aumentos en de la tasa de suicidios entre 1927 y 1928. En Leningrado, la tasa saltó a un nuevo máximo de 37,5 suicidios por cada 100.000 habitantes en 1928, antes de caer a 30,7 en 1930 y a alrededor de 23,7 en 1931, y de volver a saltar a 32,2 en 1933.1063 Cabe señalar que estos datos se referían a la población en general, pero un informe sobre las actitudes políticas y desviaciones en el Komsomol del oblast de Moscú, reveló que el fenómeno de los suicidios no había desaparecido después del inicio de la ofensiva socialista.1064

  • 1065 Ibidem., l.36ob.

47En general, el informe enumeró más de diez casos de suicidio y una serie de intentos de suicidio por parte de miembros del Komsomol y brindó algunos antecedentes breves sobre cada uno de ellos. En cuanto a las fechas, la mayoría ocurrieron en 1930. El informe expresó gran preocupación por el hecho de que el fenómeno se había vuelto más frecuente en los últimos tiempos.1065 Los casos enumerados en el informe y los antecedentes sobre ellos, ponen en relieve la particularidad de los casos. Una variedad de causas y factores desencadenantes que contribuyeron o pudieron haber contribuido a este acto desesperado, pasan a primer plano: exclusión del Komsomol; exclusión de continuar con la educación; violencia doméstica y relaciones familiares difíciles; descontento con la indiferencia y la ignorancia de los superiores del Komsomol hacia sus dificultades y problemas personales; amor no correspondido, por nombrar algunos.

  • 1066 Ibidem., ll.35-35ob.

48Uno de los casos fue el de Kostia Pavlov, un muchacho de clase obrera, komsomolets y líder de los Jóvenes Pioneros, a quien se le había quitado su trabajo en la industria y enviado a una aldea, donde le resultaba difícil encontrar trabajo y ganarse la vida. Según el informe, pidió reiteradamente algún trabajo adicional en la fábrica, pero el raikom ignoró sus súplicas y lo transfirió al asentamiento de Obukhovo, en la región de Moscú, como líder de base, sin proporcionarle ayuda material. Pavlov se deprimió con su situación y el descuido de su organización. Un día de agosto de 1930, caminando con algunos camaradas y sacó un revólver y se pegó un tiro, dejando una carta en la que atacó a la organización por no ayudarlo.1066 Por supuesto, este acto de desesperación probablemente haya tenido razones personales que no se pueden descubrir a partir de la limitada información disponible, pero la dimensión política también es clara. El suicidio fue un acto de protesta contra la forma en que la organización cuidaba a sus miembros. Pavlov, como otros komsomol’tsy en el informe, se sintió descuidado e ignorado por los líderes del Komsomol.

  • 1067 Ibidem., l.36ob.

49El informe, obviamente, tenía que tomar una línea diferente, y llegó a la conclusión de que estos casos de suicidio ponían en relieve la existencia de actitudes decadentes entre un grupo komsomol’tsy ante las dificultades que habían surgido en el camino. Culpaba al individualismo y la reticencia de haber impedido que estos komsomol’tsy desarrollaran energía en su trabajo y en la vida del Komsomol.1067 El informe concluyó que -en línea con la postura oficial sobre los suicidios- no había una causa objetiva para que los komsomol’tsy se suicidaran. Al hacerlo, caían en la negación, porque evitaban enfrentar los problemas objetivos subyacentes. El activismo y la actividad colectiva durante el piatiletka no estaban proporcionando a todos los komsomol’tsy un significado.

50La triste ironía de los casos examinados en el informe demuestra que, mientras para algunos el régimen todavía tenía un fuerte atractivo, para otros komsomol’tsy tal magnetismo había desaparecido. La desilusión que se manifestó en la mayoría de los suicidios, puso de relieve que, para no pocos comunistas jóvenes, la revolución del Komsomol y de Stalin no era capaz de proporcionar una visión de una vida mejor en el futuro inmediato, de manera que hiciera valer la pena vivir las diversas dificultades que enfrentaban. También hubo casos en que los jóvenes se suicidaron porque fueron excluidos del proyecto de construcción del comunismo. Cuando una komsomolka se envenenó porque no se le permitió seguir estudiando, o un komsomolets se ahorcó porque, después de dejar el Komsomol, se dio cuenta de que ya no había nada por lo que vivir, es evidente que a estos jóvenes se les quitó la visión de “arriba”. Sin más educación, sin ser un komsomolets, no vieron ningún futuro para ellos.

51Estuvo en la naturaleza de la revolución de Stalin que se redujera el alcance de las alternativas. Durante el primer piatiletka los komsomol’tsy tuvieron que agruparse detrás de la visión oficial, la que, gradualmente, reemplazó sus elementos inicialmente populistas por el autoritarismo “de arriba”, o, por el contrario, retirarse del Komsomol, como consecuencia de lo cual era probable que fueran acusados de oponerse al régimen.

Disciplina y conformidad

  • 1068 Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, 83.

52El ejemplo de los suicidios debido al atractivo de la visión o porque la visión había muerto, sirve como metáfora de las actitudes contradictorias de los komsomol’tsy y la difícil posición en que se encontraron durante el período. Es difícil evaluar o sopesar el nivel de descontento y desilusión con la revolución de Stalin. Corinna Kuhr-Korolev ha señalado, acertadamente, que después de 1928 apenas se encontraron algunas cartas de queja entre los enviados al Comité Central del Komsomol1068. Si bien no se puede afirmar con certeza si esto se debió al hecho de que se recibieron o recogieron menos cartas, sugiere que la revolución de Stalin encontró una gran base de apoyo entre los komsomol’tsy.

  • 1069 Fisher, Pattern, 162; Slavnyi put’, 427-443; Pilkington, Russia’s Youth, 59.

53Empero, más allá del primer piatilekta, el carácter cada vez más autoritario del régimen y el creciente énfasis en la disciplina y la conformidad, hizo más riesgoso para los jóvenes expresar abiertamente sus preocupaciones y críticas, y más aún, atacar en solitario al régimen. Por lo tanto, no debe subestimarse la relevancia de los pocos casos en los que se expresó una protesta abierta. Una prueba más de un nivel creciente de desilusión con el Komsomol y la revolución de Stalin, se puede encontrar en la evaluación crítica de los datos estadísticos recopilados y proporcionados por el régimen. En el Noveno Congreso del Komsomol, realizado en enero de 1931, se informó que, desde el último congreso, 350.000 de los mejores miembros de la Liga se habían movilizado por los diferentes sectores de la construcción. Miles de personas se desplazaron hacia la construcción de la fábrica de tractores de Stalingrado, el trabajo en las minas de carbón del Donbass y la construcción del complejo industrial Urals-Kuzbass. Sin embargo, por impresionantes que parezcan estas cifras, Ralph T. Fisher ha planteado dudas sobre la naturaleza voluntaria de estas movilizaciones: un orador en el congreso, por ejemplo, informó que entre los 15.000 miembros del Komsomol que habían sido enviados a fábricas y minas (en la Cuenca de Donets), las deserciones se habían reducido de un asombroso 54 a un 47 %.1069

  • 1070 Viola, Best Sons, 72.
  • 1071 Ibidem., 45.
  • 1072 Ibidem.

54Ciertamente, no hubo una reserva ilimitada de entusiasmo en el Komsomol. El reclutamiento de los famosos “veinticinco mil”, trabajadores urbanos enviados a trabajar en el campo después de noviembre de 1929, durante los cuales, según el estudio de Lynne Viola, la coerción y los incentivos materiales desempeñaron solo un papel mínimo,1070 no puede tomarse como representativo de la movilización del Komsomol en general. Por lo demás, solo el 8,9 % de ellos eran komsomol’tsy, mientras que el 69,9 % eran militantes del partido. Casi la mitad de ellos, el 47,1 %, tenían entre 23 y 30 años y únicamente el 9 % tenían menos de 22 años.1071 La gran mayoría fue reclutada de un grupo de trabajadores de colectivos políticamente activos, una verdadera vanguardia altamente calificada y profundamente urbanizada.1072 Al final de la primera piatiletka, el entusiasmo por tales movilizaciones había disminuido considerablemente. Esto quedó claro en las movilizaciones para las campañas internas del Komsomol.

  • 1073 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, ll.14-19.
  • 1074 Ibidem., l.18.
  • 1075 Ibidem., l.19.

55Bajo el impulso de la conducción del Komsomol para extender las redes de la organización en las zonas rurales y establecer células en cada kolkhoz, su Comité Central decidió enviar a 30.000 activistas pertenecientes a células de kolkhoz existentes. No hay una idea uniforme del éxito de este impulso de movilización, pero hay evidencia de que, en algunos lugares, la respuesta fue poco entusiasta.1073 En el krai de la región del Volga, por ejemplo, en una reunión del 19 de julio de 1931, se declaró que la aplicación de la directiva había sido “totalmente insatisfactoria” en muchos raiony. En varios de ellos, solo un 40-50 % de kolkhozy tenían una célula del Komsomol.1074 Se informó que un raikom había sido irresponsable en la designación de cuatro activistas de los komsomol’tsy “indisciplinados”, en lugar del mejor kolkhozniki del Komsomol.1075 No es descabellado concluir que estos cuatro “activistas” no eran voluntarios y habían sido nominados en contra de su voluntad.

56La coacción y la presión social ciertamente jugaron un papel cada vez más importante en las movilizaciones en todos los frentes, durante la ofensiva socialista, especialmente después de que se desvaneciera la ola de entusiasmo inicial. Incluso, el apoyo de aquellos que se identificaron con los principales objetivos del régimen, tuvo que ser ganado y fortalecido a diario. Fue exactamente en este punto que el régimen comenzó a luchar con la realidad socio-económica cambiante de la vida cotidiana. En ninguna parte esto era más visible que en la zona rural, donde la política de clase dirigida hacia el interior, y las campañas dirigidas hacia el exterior, para transformar el país, comenzaron a mezclarse. Y fue, precisamente, en las zonas rurales donde primero murieron los sueños revolucionarios de muchos komsomol’tsy.

Enfrentamientos entre el mundo urbano y el rural

57Una vez que el activismo revolucionario urbano se involucró en la transformación rural, las repercusiones del radicalismo de clase pasaron a primer plano con numerosos excesos violentos. La brecha entre la organización urbana y rural no se redujo significativamente durante la NEP. A pesar del flujo de jóvenes de las aldeas hacia las ciudades, escuelas y universidades, las organizaciones urbanas y rurales se mantuvieron bastante incomunicadas. Esta distancia, más un cierto nivel de ignorancia, fue factor crucial para comprender el tipo de percepción que hubo de la campaña de deskulakización.

  • 1076 Wellmann, Zwischen Militanz, 334-344.
  • 1077 Ibidem., 338.

58Un ejemplo del radicalismo de clase profundamente arraigado, responsable de violentas campañas de colectivización, es el dado por Mónica Wellmann, quien examinó las actitudes de los activistas hacia la descendencia de “elementos ajenos”, basándose en las minutas de la primera conferencia de la “caballería ligera” en el oblast de Moscú.1076 En la conferencia, que se celebró en abril de 1930, el delegado Aron Sol’ts provocó un debate feroz con su defensa de los hijos de clase no obreras. Sol’ts argumentó que no deberían ser tomados como rehenes del patrimonio de sus padres. Además, criticó el generalizado simplismo de que el socialismo llegaría una vez que todos los restos del viejo orden fueran purgados y destruidos. En este punto, se refirió a la noción “ingenua” de construir el socialismo, que se enfocaba, predominantemente, en el aspecto iconoclasta y destructivo de la revolución. Esta noción, sin embargo, tenía un fuerte apoyo. Esta se hizo evidente cuando la posición de Sol’ts hacia los hijos de los enemigos de clase fue, generalmente, rechazada en la conferencia.1077

  • 1078 Citado desde la traducción alemana. Wellmann, Zwischen Militanz, 339.
  • 1079 Ibidem., 340.

59El debate sobre la crítica de Sol’ts continuó al momento de discutirse cómo debían ser comprendidos lemas tales como “liquidación de los kulaks como clase”. Un participante estuvo parcialmente de acuerdo con la crítica de aquél sobre el modo ingenuo de concebir el socialismo. En su discurso, dejó en claro que la liquidación de los kulaks no debía significar disparar a los 7 millones de kulaks, pero, sin embargo, reforzó las actitudes radicales, diciendo: “Dispararemos a todos los que desafían el progreso de la revolución proletaria”1078 Recibiendo los aplausos de la audiencia, este orador ilustró la ambigua retórica de la reunión, que consolidó y evocó el radicalismo de clase, al tiempo que limitaba, tentativamente, las interpretaciones excesivamente radicales del tema. Otro orador siguió esta línea ambivalente y les hizo a los delegados la siguiente pregunta: “Ya liquidamos a todos los kulaks como clase, sobre la base de una completa colectivización, ¿de este modo, liquidamos físicamente a los kulaks?”1079 Su respuesta no fue un claro “no”, sino una larga explicación que envió mensajes mixtos. Primero, explicó que “liquidar” significaba privar a los kulaks de su base económica y liquidarlos políticamente, pero continuó comprometiéndose y la implacabilidad y la crueldad hacia ciertos enemigos calificados de terroristas y contrarrevolucionarios. Dichos enemigos, según el último orador, tenían que ser físicamente aniquilados. Solo después de esta declaración dijo que la mayoría de los kulaks, por supuesto, no serían fusilados. Sin embargo, su ambiguo razonamiento reflejaba los sentimientos y actitudes populares entre los militantes.

  • 1080 Ibidem., 342-343.
  • 1081 Ibidem., 342. Ver también Lunev, “Blind Faith”, 32-33.

60En la conferencia se afirmó repetidamente que la “liquidación” no significaba la liquidación física. Sin embargo, según Wellmann, en general, las actas de la conferencia revelan un alto nivel de disposición para usar la coacción y la violencia para aniquilar físicamente a sus enemigos durante la ofensiva socialista. Actitudes similares se escucharon entre jóvenes de la clase trabajadora que sentían que, hasta ese momento, habían salido perdiendo.1080 Ciertamente, alentaron estas actitudes el aislamiento y la falta de contacto con las zonas rurales por parte de los activistas, predominantemente urbanos, que formaban parte de la “caballería ligera”. De hecho, esto jugó un papel importante en la radicalización de la juventud urbana. La mayoría de estos activistas urbanos no habían tenido ningún contacto con los kulaks y, por lo tanto, eran receptivos a los retratos del malvado terror kulak que hacía la prensa. Muchos comenzaron a creer la idea de la existencia de una guerra de los kulaks emprendida contra el poder soviético y, obviamente, en una guerra la liquidación, necesariamente incluía la liquidación física.1081

61El hecho de que las actitudes radicales se alimentaran de la ignorancia urbana también se reflejó en un informe que recoge material sobre la respuesta de los komsomol’tsy al artículo de Stalin “Mareado con el Éxito”. Se dice que uno de los frustrados komsomolets de la región de Tomsk, escribió:

  • 1082 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.5.

Hay un estado de ánimo en una sección de los komsomol’tsy de que a los campesinos no se les podrá hacer nada (con los campesinos pobres no se puede llegar a un acuerdo). Es una lástima que ahora no sea el momento del Comunismo de Guerra, de lo contrario, los habría fusilado a todos. Es peligroso en las aldeas, [porque] ellos van a matar.1082

62Sadik Alimov, un komsomolets de origen campesino, recordó a un instructor del comité del raion que llegó a la aldea a fines de 1930 y se adaptó a este tipo de activista urbano ignorante y cegado por la propaganda del régimen:

  • 1083 Alimov, “Through the Eyes”, 80.

Era un delgado chico de la ciudad que acababa de graduarse en la escuela del Partido, donde lo habían llenado de horror al “enemigo de clase” rural. Se dirigió a los jóvenes y les advirtió que estuvieran atentos a los “enemigos de clase”. Temía salir a la calle durante la noche y de quedarse en la cama sin cambiarse de ropa.1083

63Claramente, la vida de las aldeas y pueblos, en particular, era un ambiente y una cultura ajenos para una generación que había sido completamente urbanizada. La ignorancia amplificó inevitablemente las actitudes radicales, y su visión preconcebida moldeó el carácter violento de la colectivización. De esto se deduce que, para muchos komsomol’tsy urbanos, la guerra de clases no era un subproducto del impulso colectivizador, sino una parte integral e inevitable de la misma.

Celo y oposición

64Como se ha dicho, en el Komsomol, las campañas de colectivización se mezclaron con la lucha por la transformación de las aldeas y las purgas. Esto dio a las purgas en las células rurales una dimensión adicional que no se veía en la organización urbana. Por supuesto, una vez que la colectivización se volvió contra la población rural, y que la organización urbana estuvo decidida a liderar el ataque a las aldeas, las llamadas ideas derechistas encontraron un suelo fértil en las organizaciones rurales del Komsomol.

  • 1084 No se ha escrito un estudio exhaustivo sobre el Komsomol en la colectivización. Sin embargo, su par (...)
  • 1085 Slenzin, Molodezh’ i vlast; 84-85
  • 1086 Slavnyi put’, 443-446.
  • 1087 RGASPI, f. M1, op.23. d.24a, ll.20-21.
  • 1088 Ibidem., l.5; Slenzin, Molodezh’ i vlast; 86.

65La participación de los colectivos rurales y urbanos del Komsomol en las campañas de colectivización, ha sido documentada en la historiografía soviética y occidental.1084 A.A. Slezin demostró, en su estudio sobre la juventud en la región central de Tierra Negra, que en la campaña de la primavera de 1928, los activistas del Komsomol recurrieron frecuentemente a la intimidación, e incluso, utilizaron la fuerza cuando la propaganda dirigida los campesinos cayó en oídos sordos y/o cuando la tomaron con hostilidad.1085 En los siguientes seis meses luego de que el Comité Central del Komsomol decidiera lanzar campañas de recolección y colectivización en enero de 1929, se enviaron, a las zonas rurales, 2.000 brigadas de jóvenes trabajadores pertenecientes al Komsomol.1086 Sin embargo, la respuesta a estas campañas, en las que el régimen, una vez más, intentó utilizar las tensiones de clase mediante la movilización de elementos bedniak y batrak dentro del Komsomol, distaba de ser satisfactoria. Difícilmente fueron campañas populares. En el otoño de 1929, las discusiones dentro del Komsomol mostraron una imagen mixta sobre las campañas de recolección de granos. Se informaron los éxitos, al igual que los fracasos y deficiencias. Al informar sobre los acontecimientos en Tatarstán, el komsomolets Raspivin explicó que muchas organizaciones locales habían sufrido ataques violentos contra sus integrantes por su participación en la recolección de granos, mientras que otras, como la organización Shveiashevskaia, habían decidido no participar en ellas. Las inspecciones del obkom revelaron que la mayoría de los komsomol’tsy no habían entregado su excedente de granos y lo vendieron en el mercado negro.1087 Otra reacción de muchos miembros rurales, como hemos visto, fue dejar la organización, en protesta contra la política que se estaba implementando. En Novaia Usman’, en la región de Voronezh, un komsomolets declaró: “Pueden llevarse mi carné del Komsomol, porque para mí el pan es más valioso que un carné”.1088

  • 1089 RGASPI, f. M1, op.23. d.24a, ll.24.
  • 1090 Ibidem., ll.2-3, 5-6, 10, 20, 29, 36, 41ob; Slenzin, Molodezh’ i vlast; 85-86.
  • 1091 RGASPI, f. M1, op.23. d.24a, ll.21, 23, 25, 32, 35, 38.
  • 1092 Ibidem., ll.1-42ob.

66La renuncia a la Liga, como vimos, fue una reacción generalizada. De hecho, la dirigencia estaba seriamente preocupada por el fenómeno, sobre todo porque, en ese momento, no tenían cifras confiables sobre cuántos elegían esta opción.1089 Los informes de los líderes regionales sobre las recolecciones de granos en 1929 contenían numerosas quejas acerca de la insuficiente participación de los militantes. A menudo, los que hacían todo el trabajo, eran solo unos pocos activistas de las células o aquellos que trabajaban para el Komsomol para ganarse la vida, mientras que las masas permanecían pasivas.1090 Kosarev también criticó el ritmo de la campaña, pidiendo una movilización de choque en el aniversario de la Revolución de Octubre. “Cada célula organizará un vagón rojo para la Revolución de Octubre” fue el lema de que anticipó que recaudaría entre 50.000 y 60.000 vagones, dado que existían alrededor de 60.000 células rurales en ese momento. El objetivo era movilizar masas de komsomol’tsy para este esfuerzo. Se decidió que todos ellos deberían entregar sus excedentes. Aquellos que no tomaron parte en la recolección de granos, serían eliminados de la organización.1091 Solo gradualmente esta campaña del Komsomol consiguió crecimiento e impulso.1092

  • 1093 Fitzpatrick, Stalin’s peasant, 48-59. Para más ejemplos ver RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.2ob
  • 1094 Hughes, Stalinism in a Russian Province, 164.
  • 1095 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.2ob
  • 1096 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.21; RGASPI, f. M1, op.23. d.967, ll.2-3; Fitzpatrick, Stalin’s peasa (...)
  • 1097 (112) Viola, The Best Sons, 108-112; Fitzpatrick, Stalin’s peasant, 56-57.
  • 1098 Para ataques violentos y asesinatos en contra de activistas del Komsomol ver: RGASPI, f. M1, op.23. (...)

67Las campañas de recaudación de granos y colectivización en 1929 y 1930 se caracterizaron, habitualmente, por un retorno a los “métodos de la Guerra Civil”. En lo que respecta al abuso, la malversación y el uso de la fuerza durante estas iniciativas, que se aceleraron durante 1929 y 1930, los funcionarios del Komsomol no fueron muy diferentes a sus contrapartes del partido. Estuvieron involucrados en numerosos excesos. En varias aldeas las autoridades locales aplicaron la colectivización y la deskulakización con el “revólver en la mano”.1093 En Kirgizia, algunos komsomol’tsy advirtieron a los campesinos que se unieran o “se les pondría en tierras malas y no se les daría agua”; en Armenia los activistas del Komsomol dijeron a los campesinos que los que no querían unirse, serían expulsados de la aldea. En otra ocasión, específicamente en el distrito de Barnaul, Siberia, un activista del Komsomol amenazó a los campesinos de esta manera: “Cualquiera que vote contra la comuna, será exiliado al norte o, incluso, asesinado... tienes dos caminos, uno te lleva a que te disparen, el otro a la cooperativa”.1094 En una aldea del okrug de Vladivostok, los komsomol’tsy enfurecieron a los campesinos socializando todas las propiedades, incluidas las abejas, que murieron como consecuencia de este hecho.1095 La total socialización de la propiedad, la ignorancia, la actividad exagerada y arbitraria, así como las medidas administrativas utilizadas en estas campañas, corrientemente provocaron ataques contra los activistas del Komsomol que defendían la organización de las granjas colectivas.1096 Además, los procedimientos humillantes no eran infrecuentes. Una célula local, en la región de Tomsk, por ejemplo, realizó una “demostración” en la que un kulak fue humillado al paseado semi desnudo por el pueblo.1097 Naturalmente, fue el radicalismo inherente a la política de colectivización lo que dividió al Komsomol rural y alejó a muchos militantes del campo de la organización. En estas zonas, el Komsomol era percibido claramente como un agente de la política anticampesina del régimen. La violencia engendra violencia y, en numerosos casos, los activistas del Komsomol pagaron con sus vidas por su papel en las acciones de colectivización y recolección de granos. Hubo numerosos casos de activistas del Komsomol asesinados por campesinos enfurecidos.1098

  • 1099 Berelovich, Sovotskaia derevenia, Tom 3 Kniga 1, Doc. 8, pp. 94, 96.
  • 1100 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, l.39.

68No solo se introdujo e implementó una forma de colectivización que provocó oposición, sino también la política, en sí misma, lo hizo. No obstante los directivos a cargo de la colectivización -enviados como instructores por el raion- a menudo recibían ayuda de los komsomol’tsy locales, de los trabajadores de las ciudades cercanas y los bedniaki locales para organizar la deskulakización, esto no siempre fue el caso. Al igual que la generación de sus padres, muchos jóvenes komsomol’tsy rurales que, después de todo, eran campesinos por ocupación, simplemente vieron la colectivización como una nueva forma de servidumbre: una barshchina soviética.1099 El komsomolets Elisarov declaró en la aldea de Potanov, del oblast de Moscú: “ ¿Para qué deberíamos ir a las granjas colectivas? Es como barshchina”. Su célula local expresó total indiferencia una vez que las primeras granjas colectivas se cayeron a pedazos en 1930.1100

  • 1101 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.5.
  • 1102 La kommuna era el tipo más avanzado de kolkhoz y también la expresión de la visión "utópica" de alg (...)
  • 1103 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.5.

69Un informe sobre los desarrollos en la región de Tomsk, que citó el enriquecimiento personal y los excesos de los komsomol’tsy, también destacó las protestas contra la colectivización de parte de la organización rural. En un caso, los komsomol’tsy habían entregado sus carné de militantes en protesta contra la deskulakización, porque no deseaban involucrarse en ella.1101 La colectivización puso a prueba la lealtad de los komsomol’tsy rurales hacia su organización. Muchos prefirieron abandonarla en lugar de unirse al kolkhozy, o abandonaron las aldeas para buscar trabajo en los enormes sitios de construcción industrial. Esto no fueron casos aislados. En otro raion de la región, se informaba que los komsomol’tsy simplemente se habían negado a participar en la selección de las familias que iban a ser deskulakizadas. Enmarcaron su protesta con un comentario sarcástico: “Iremos, iremos a la kommuna,1102 solo que allí tendremos que morir de hambre”.1103 Como menciona el informe, a partir de entonces, todos los komsomol’tsy que enfrentaban la posibilidad de unirse al kolkhoz devolvieron sus carné del Komsomol.

70En su estudio del Komsomol en la región de Tierra Negra, Slezin demostró que estas formas de protesta pasiva y activa, se habían convertido en un fenómeno de masas. Los militantes del Komsomol a menudo se manifestaron en contra de la colectivización en las reuniones de la célula y con los campesinos, expresando su preocupación de que los kolkhozy solo estuviesen compuestos por bednotas, que eran percibidos como lentos y perezosos. La guerra de clases no llegó a todas las aldeas. De hecho, 70 komsomol’tsy de una célula en el okrug Kursk, declararon:

  • 1104 Slezin, Molodehz’ i vlast, 86-87.

¿Por qué deberíamos crear un kolkhoz? ya tenemos tantos haraganes… No hay absolutamente ninguna lucha de clase en nuestro pueblo, apenas tenemos kulaks y, si los hay, están con nosotros, con el partido, con el poder soviético, y, por lo tanto, no necesitamos luchar. Ellos mismos se liquidan y se convierten en constructores.1104

  • 1105 Ibidem., 87.
  • 1106 Ibidem., 89.

71Sin embargo, la señal más clara de desacuerdo se vio en 1929. En el momento en que la colectivización todavía era un asunto “voluntario”, los komsomol’tsy eran reacios a unirse a las granjas colectivas. Durante ese año, en la región de Tierra Negra, solo 2.900 hogares del Komsomol entraron en el kolkhozy. Esto representó solo el 11 % de la organización.1105 En febrero de 1930, únicamente alrededor de la mitad de todos los komsomol’tsy habían ingresado al kolkhozy en algún raiony del oblast.1106

Solidaridad con la aldea

  • 1107 Fisher, Pattern, 164.
  • 1108 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.22.

72Los informes recopilados por el centro, así como las quejas constantes sobre la reticencia rural a implementar políticas de clase, la colectivización, en general, y las purgas internas, en particular, parecen indicar un aumento de las actitudes conciliatorias. Muchos komsomol’tsy rurales se alejaban de la confrontación y se acercaban a la solidaridad con las aldeas. En el Octavo Congreso del Komsomol, en 1928, antes de que comenzara la colectivización radical, la dirección había reconocido la existencia de tendencias conciliatorias en las estructuras rurales. Se pidió una campaña para luchar contra la disminución de la lucha de clases en las aldeas, declarando que cada miembro que razona que “todos los campesinos, ricos y pobres, son iguales”, se hace partidario del kulak, es decir, un enemigo del Estado.1107 Un año después, en 1929, estas tendencias no habían desaparecido. Hubo numerosos informes de komsomol’tsy locales que promovieron la vida pacífica con personas tildadas de kulaks e, incluso, recomendaron ayudarlos. En una aldea, supuestamente, cuando un “kulak enfermó, los komsomol’tsy que desearon ayudarlo, se reunieron, organizaron un subbotnik y cortaron el heno del kulak”.1108 Un “kulak subbotnik” estaba, ciertamente, entre las alternativas extremas de actos conciliadores y constituía una excepción.

  • 1109 Ibidem.
  • 1110 Slezin, Molodezh’ I vlast, 87.

73La explicación del régimen para estos actos fue simple: la organización rural continuó siendo infiltrada por enemigos de clase. En el caso de Petrovskii, por ejemplo, la célula del Komsomol presuntamente estaba encabezada por lishenets (persona privada de sus derechos por pertenecer a una clase “explotadora”) realizando un intenso trabajo para atraer kulaks al kolkhozy.1109 La prensa juvenil estaba llena de titulares denunciando la existencia de kulaks en el Komsomol.1110 Pero, de hecho, no todas las tendencias conciliatorias podían presentarse -como lo hacía el régimen- como pruebas de manipulación de las estructuras rurales por los kulaks y la “ideología menchevique”. En su análisis de los informes locales, la dirección del Komsomol reconoció la falta de conocimiento político, ideológico y de educación entre las bases rurales. Es aquí donde vuelven a destacar las tendencias a la rutinización en los procedimientos de reclutamiento, las que fueron inherentes al impulso de expandir rápidamente la Liga. Al aceptar que el factor ideológico era uno de los principales motivos de las tendencias conciliatorias, los dirigentes admitieron que esto no estaba únicamente entre los jóvenes de las “clases alienadas”, sino también, en los bedniak y batrak juveniles.

  • 1111 (127) Scholochov, Neuland untern Flug, 24.
  • 1112 (128) Slezin, Molodezh’ I vlast, 85-86.

74Fue en las violentas campañas de colectivización rural de 1929 y 1930 que las visiones utópicas radicales de las secciones del Komsomol chocaron con la tradición y la solidaridad del pueblo. Mientras algunos activistas expresaban su celo utópico tratando de socializar todas las propiedades -y los rumores de socialización a gran escala, que incluían “niños, mujeres, tazas y cucharas”1111 se extendían en las zonas rurales-, fue cuando los jóvenes que se habían unido conscientemente a la organización, comenzaron a dudar de la política del régimen. ¿Qué pasa con el principio comunista de “igualdad”, cuando se trata de personas catalogadas como kulaks? Una célula en la región de Tierra Negra Central trató exactamente este tema, argumentando que los ciudadanos no deberían ser privados de sus derechos porque el poder soviético había reconocido la igualdad.1112 Esto podía ser una comprensión ingenua del poder soviético, pero destaca el hecho de que estos komsomol’tsy rurales aún mantenían su visión de una sociedad justa, caracterizada por la igualdad.

  • 1113 Kopelev, The Education, 235.
  • 1114 Slezin, Molodezh’ I vlast, 93.

75También fue en las zonas rurales donde primero murió el atractivo de la revolución de Stalin. La guerra contra los campesinos fue una prueba para las convicciones de todos los komsomol’tsy involucrados. El entusiasmo se estaba desvaneciendo no solo entre los komsomol’tsy rurales, quienes estaban directamente afectados por esta política, sino también entre los activistas urbanos. Ser testigo del sufrimiento de la población rural causado por la política del régimen no era algo fácil de digerir. Arruinar las granjas de los kulaks o de aquellos que el régimen consideraba kulaks (es decir, a menudo simplemente seredniaki), destruir familias, ver a bebés y mujeres llorando y dejar a los campesinos sin comida para sobrevivir, no eran, en absoluto, acciones heroicas. También contradecían los sueños de aquellos komsomol’tsy que imaginaban la transformación del campo a través del progreso técnico mejorando la vida de la población. Sin embargo, muchos activistas del Komsomol la siguieron implementando, superando sus dudas y sentimientos de vergüenza, piedad y simpatía, a través de un “fanatismo racionalista” alimentado tanto por la propaganda del régimen (como recordó Kopelev) como por modelos a seguir en la forma de viejos activistas bolcheviques, que con su experiencia personal e historias, eran justificaciones vivas de esta política.1113 En este punto debemos enfatizar que, particularmente durante la última fase de la colectivización, en 1931 y 1932, cuando las cosas se organizaron más, el activismo de los komsomol’tsy urbanos podía asumir formas más constructivas y positivas. Esto tuvo mucho que ver con la realización de la mecanización de la agricultura. La creación de estaciones MTS fue un signo visible de progreso en el campo que, desesperadamente, se necesitaba para regenerar la creencia en la exactitud del curso que seguía el gobierno. Para los activistas agrícolas, las chimeneas que surgieron con las MTS fueron como un signo equivalente a la construcción del socialismo. Y, de hecho, la diligencia y altruismo con que algunos komsomol’tsy urbanos persiguieron la modernización y la mecanización de la agricultura, les valió algunas respuestas positivas de parte de la población rural.1114

  • 1115 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 26, Caso 519, p. 39.
  • 1116 Kuskova, “The League”, 309.

76Sin embargo, muchos activistas y militantes de la base no pudieron hacer frente a la angustia generada por la política del régimen en el campo y abandonaron la organización. Este era un acto que podía tener repercusiones duraderas, no solo para las oportunidades profesionales de uno, sino también, para la posición general de la persona en la sociedad soviética. Un ex activista del Komsomol, que había estado a cargo de explicar las ventajas del kolhkozy a los aldeanos, declaró, en una entrevista después de la Segunda Guerra Mundial que, aunque se desilusionó por completo en 1930 con el curso violento e injusto de la colectivización, temió abandonar la organización: “Era un poco tarde para entregar mi carné del Komsomol... No pude entregarlo. Hubiera corrido el mismo destino que los demás.”1115 Para los miembros comunes de las bases rurales era más fácil. Votaron con los pies en grandes cantidades. Muchos dejaron de asistir a las reuniones y se convirtieron en “militantes del periódico”, mientras que otros abiertamente dejaron la organización. Kosarev reconoció este hecho durante el Noveno Congreso del Komsomol en 1931, en el que afirmó que, en el momento de la campaña de colectivización radical, 1.000.000 miembros abandonaron la organización. Esto, como lo señaló correctamente en esa época la publicista rusa Katherine Kuskova, resaltó los límites de la militancia, incluso la juvenil.1116 También demostró que el Komsomol no era un arma homogénea en la campaña de colectivización, ni que podía usarse invariablemente como una herramienta en la política de “influencia social”.

“Mareado con el Éxito”: dos respuestas

  • 1117 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, ll.4-5.
  • 1118 Ibidem., l.4.
  • 1119 Ibidem., l.4.

77La revolución de Stalin finalmente no cumplió las aspiraciones de muchos komsomol’tsy, por igual: moderados y radicales. Esto quedó claro en el momento de la publicación de su discurso “Mareado con el Éxito”, en marzo de 1930. Los activistas del Komsomol que habían estado ansiosos por organizar kolkhozy rechazaban distribuirlo y hacerlo público. Algunos argumentaron que solo la kommuna kolkhozy podría ser la base de la colectivización y que la transformación en artel kolkhozy era errónea. El discurso también les dejó con la sensación de haber trabajado para nada, y muchos komsomol’tsy que se habían unido al kolkhoz bajo presión, ahora se opusieron y, en muchos casos, lo abandonaron.1117 Hubo un sentimiento generalizado de incredulidad, confusión y apatía entre los activistas que habían propagado la colectivización. Sintieron que habían sido convertidos en chivos expiatorios y, en consecuencia, muchos, en el okrug Bahrinskii, por ejemplo, abandonaron la lucha de clases, temiendo ser culpados de desviación de izquierda.1118 El discurso, del que un secretario de célula en el okrug de Syzran se quejó amargamente, había destruido su kolkhoz. Todo su trabajo había sido en vano, y solo había causado que los komsomol’tsy se enfrentaran al kolkhozy.1119

  • 1120 Vairich, “Youth it Was What Led Us”, 68.

78El sentimiento de traición de la dirigencia se hizo eco de la respuesta que la primera generación de los komsomol’tsy tuvo con la introducción de la NEP. Pero lo dicho no quedaría completo, si, la vez, no consignáramos que “Mareado con el Éxito” venía a restituir en algo la fe en el régimen entre los komsomol’tsy moderados. El joven komsomolets Vairich, que había sido testigo de excesos en el distrito de Leninakan, recordó que después de la publicación “nuestros espíritus volvieron a subir. Este artículo proporcionó una respuesta exhaustiva a todas mis dudas”.1120

  • 1121 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, ll.4-5.

79En Armenia se informó que, una vez que los kolkhoz de una aldea se habían desintegrado, los komsomol’tsy simplemente los abandonaron y se fueron a buscar trabajo a las ciudades. El informe señala que cuando los komsomol’tsy fueron los primeros en salir corriendo del kolkhozy, su éxodo fue un factor importante en el proceso de desorganización.1121 Estos Komsomol kolkhozniki obviamente no habían estado felices de unirse al kolkhoz. Muchos lo habían hecho en respuesta a la creciente presión y coacción.

  • 1122 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, l.1; RGASPI, f. M1, op.23. d.71, ll.12-13. Slavnyi put’, 455.
  • 1123 Cifras de acuerdo con Slavnyi put’, 455. Las cifras para 1 de julio de 1931 fueron publicadas en Iu (...)
  • 1124 Slavnyi put’, 455. Las cifras para mayo de 1928 fueron informadas por Saltanov en el Noveno Congres (...)
  • 1125 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, l.3.
  • 1126 Ibidem., l.1.

80Una vez que el régimen comenzó a comunicar adecuadamente su política, y presión para unirse volvió a aumentar. En enero de 1931, cuando se convirtió prácticamente en política oficial de la Liga que todos los komsomolets y komsomolka rurales debían unirse al kolkhoz o enfrentar la expulsión, aproximadamente el 50 por ciento del 1.718.00 militantes rurales (859.000 komsomol’tsy) pertenecía a uno.1122 En siete meses, hasta julio de 1931, la proporción aumentó a un 76 % (1.753.000 de 2.307.000 de todos los komsomol’tsy rurales). En algunos lugares, como Ucrania, Siberia y el Cáucaso septentrional, la proporción era de alrededor del 90 por ciento.1123 Ciertamente, dado que en mayo de 1928 solo 36.000 miembros del Komsomol pertenecían oficialmente al kolkhozy, fue un logro impresionante que, para enero de 1931, el 50 % de todos los komsomol’tsy rurales estuvieran en un kolkhozy, en momentos en que solo el 25,9 % de todos los hogares campesinos habían sido colectivizados.1124 Sin embargo, no debemos olvidar que una proporción significativa de los komsomol’tsy rurales logró permanecer fuera de ellos hasta 1931. Además, como reveló un informe de fines de 1931 sobre el estado de las células del Komsomol en el kolkhozy, en algunas de ellas no todos los miembros estaban trabajando directamente en las granjas.1125 El informe cita el ejemplo de una célula donde solo 3 de 13 komsomol’tsy trabajaban directamente en el kolkhoz. La mayoría de los nuevos kolkhoz komsomol’tsy (83,8 %), habían sido reclutados para el Komsomol entre 1930 y 1931.1126 La mayoría de ellos tenía entre 18 y 22 años, y habían nacido después de 1910. Con ellos, la cara del Komsomol rural había cambiado.

  • 1127 RGASPI, f. M1, op.23. d.1008, ll.18-21. Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 89.

81La revolución de Stalin no cumplió las aspiraciones y los sueños de los komsomol’tsy en muchos frentes. Para muchos komsomol’tsy rurales de larga data, el ataque a los pueblos fue un desastre y los alejó del régimen. De otra parte, los miembros urbanos de la Liga que esperaban mejores condiciones de trabajo y de vida, se enfrentaban a crecientes dificultades. Aquellos que habían imaginado una sociedad más igualitaria, presenciaron que la desigualdad y el favoritismo aumentaban día a día. Un caso que muestra esto es el de dos komsomol’tsy del raion Shenkurskii (en el oblast de Arkhangel’sk), que habían sido arrestados en el invierno de 1931 por haber, presuntamente, escrito panfletos “contrarrevolucionarios”.1127 Bajo interrogatorio de la OGPU, uno de los komsomol’tsy arrestados expresó su amarga desilusión con el resultado de la revolución de Stalin. Criticó la nueva desigualdad en la zona rural, donde habían surgido favoritismos y privilegios para algunos trabajadores. Explicó que podía verlos comiendo pan blanco, bebiendo té con azúcar y comprando ropa en tiendas cerradas, mientras que el resto no recibía nada a cambio de su compromiso con el país. En su opinión, el partido tenía las principales responsabilidades por este resultado, porque era el partido el que lideraba la construcción socialista.

82A medida que se desarrollaba la revolución de Stalin, gradualmente se eliminó el espacio para la iniciativa y la espontaneidad. Había comenzado como un esfuerzo populista basado en la resurrección del mito de la Guerra Civil. En su fase original, proporcionó espacio para el celo revolucionario, las visiones utópicas y la aventura heroica. Sin embargo, una vez que se reveló gradualmente la naturaleza autoritaria de la revolución, y la atmósfera bélica reforzó el control, la disciplina y el conformismo externo, la aspiración y los sueños de muchos komsomol’tsy no se cumplieron. La revolución de Stalin dejó a muchos komsomol’tsy desilusionados, tanto de radicales como de moderados. Muchos de los primeros se sintieron decepcionados una vez que fueron llamados a regresar de sus campañas iconoclastas antirreligiosas y de la colectivización a gran escala. A esto se sumaron los pésimos resultados alcanzados. El estalinismo no fue la respuesta a sus sueños de socialismo. Aunque hubo diferentes respuestas a la pregunta de cómo establecer una sociedad socialista, la mayoría de los jóvenes comunistas la imaginaron como una sociedad ideal: una sociedad justa con rostro humano. Por lo tanto, no fue una sorpresa que el fracaso de los sueños revolucionarios juveniles coincidiera con el fin del utopismo revolucionario en Rusia. Dependiendo de su ubicación, participación y convicción, tarde o temprano muchos komsomol’tsy sufrieron una “resaca” revolucionaria después de la euforia inicial.

83Este capítulo ha demostrado que el Komsomol no fue una fuerza coherente durante la revolución de Stalin, ni tampoco una militancia ilimitada cuyo apoyo era incuestionable. Hubo voces silenciosas y ruidosas de descontento y protesta; se sintieron abandonados por la sociedad y el gobierno. Muchas de estas voces de disidencia se expresaron en el lenguaje del régimen y de la tradición revolucionaria. Esto sugiere que, durante la NEP, en muchos komsomol’tsy, el Estado bolchevique había inculcado con éxito una cierta identidad soviética. El Komsomol continuó generando apoyo a la transformación socialista en la zona rural, así como en los centros urbanos e industriales. De hecho, para algunos komsomol’tsy, la revolución de Stalin les permitió ascender a través del aparato del partido-Estado. Sin embargo, la convulsión social y económica dejó su huella en la organización y sus integrantes, cambiando la naturaleza e identidad de la Liga. Esto queda por examinar en el capítulo final.

Notes

987 McClelland, “Utopianism versus Revolutionary Heroism”, 425.

988 Bukharin, k novomu pokoleniiu, 498-499; Kuhr-Kolarev, Gezähmte Helden, 50-51. Fitzpatrick ha argumentado que la posición de Bukharin era más cercana a “revolución cultural de la guerra clase que a la conciliación”. Fitzpatrick, “Cultural Revolution as Class War”, 14.

989 Ibidem.

990 RGASPI, f. M1, op.23. d.678, ll.17-18. Numerosas cartas de ese tipo fueron recibidas por el Komsomol y la dirección del partido durante los últimos años de la NEP. RGASPI, f. M1, op.23. d.677, l.139; RGASPI, f. M1, op.23. d.678, ll.1-26; RGASPI, f. M1, op.23. d.507, ll.55-57, 60, 62; RGASPI, f. M1, op.23. d.677, l.139; Ver también Kuhr-Kolarev, Gezähmte Helden, 74-76.

991 Bukharin, k novomu pokoleniiu, 506.

992 Fisher, Pattern, 157.

993 Matsui, “Youth Attitudes”, 65-72.

994 (8) Stites, Revolutionary Dreams, 242.

995 Citado desde Fisher, Pattern, 159.

996 Davies, The Industrialisation of Soviet Russia 3, 176.

997 Bukharin, k novomu pokoleniiu, 506.

998 Ibidem.

999 Citado desde Chamberlin, Russia’s Iron Age, 270.

1000 Peris, Storming the Heavens, 127, 164. Ver también Holmes, “Fear no Evil”, 136-138.

1001 Ibidem., 127.

1002 Ibidem., 127, 164.

1003 Para ejemplos ver RGASPI, f. M1, op.23. d.822, ll.43-44; RGASPI, f. M1, op.23. d.921, ll.18, 20; RGASPI, f. M1, op.23. d.945, l.34ob. Ver también Peris, Storming the Heavens, 166.

1004 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, ll.29-30.

1005 Ibidem., l.29.

1006 Ibidem., l.30.

1007 Para mas ejemplos ver Fitzpatrick, Stalin’s Peasants, 59-61.

1008 Ibidem., 60.

1009 Peris, Storm of Heavens, 168.

1010 Ibidem., 168-169.

1011 La Sociedad de los Sin Dios agregó “Militante” a su nombre en junio de 1929. El nuevo nombre “La Sociedad de los Militantes Sin Dios” (Soiuz Voienstvuiushchikh Bezbozhnikov), refleja la interpretación cada vez más militante y radical del asalto a la religión.

1012 Chamberlin, Soviet Russia, 338.

1013 Ibidem.; Kuskova, “The League”, 301-316; Mehnert, Die Jugend, 73-91; Durnaty, Duranty Reports Russia; Ehrenburg, Memoirs, 221; Slavnyi put’, 414-421, 426-443.

1014 Chamberlin, Soviet Russia, 336.

1015 Sin embargo, durante los primeros años de piatiletka el problema del desempleo juvenil no desapareció. En el primer año, el número absoluto de desempleados menores de 18 años aumentó de 168.600 (1 de octubre de 1927) a 240.300 (octubre de 1928). Sin embargo, la inscripción masiva en FZU y otras escuelas vocacionales en 1930, mejoró considerablemente la situación. Naselenie Rossie v XX veke, Tom 1, 262-264.

1016 Lunev, “Blind Faith”, 34.

1017 von Geldern and Stites (eds), Mass Culture, 172-181.

1018 Neutatz, Die Moskauer Metro, 249-273.

1019 Ibidem., 248.

1020 Hellbeck, “Fashioning the Stalinist Soul”, 371.

1021 Hryshko, “An Interloper”, 98-99.

1022 Ibidem., 251.

1023 Molodtsov, “On byl shakhter, prostoi rebochii”, 51.

1024 Ibidem., 52.

1025 Ibidem., 54.

1026 Ibidem., 56.

1027 Kopelev, The Education, 253.

1028 Ibidem., 249-250.

1029 Mehnert, Die Jugend, 90-91.

1030 Hindus, Red Bread, 13.

1031 Kopelev, The Education, 235.

1032 Kuromiya, Stalin’s Industrial Revolution, 317-318.

1033 Ibidem., 317.

1034 Los informes de Duranty, a principios de la década de 1930, han sido criticados por su "recitación casi acrítica de fuentes soviéticas" y por una "falta de equilibrio" general. Steiberg, “Times Should Lose Pulitzer from 30’s, Consultant Says”, New York Times, 23 de octubre de 2003, 29.

1035 Duranty, Duranty Reports Russia, 359.

1036 Hryshko, “An Interloper”, 98.

1037 Ehrenburg, Memories: 1921-1941, 221.

1038 Para ejemplos ver Suny, “Reading Russia”, 12-16.

1039 Scott, Behind the Urals.

1040 Suny, “Stalin and his Stalinism”, 36-37. En este contexto, Suny se refiere a las entrevistas del Proyecto Harvard realizadas a comienzos de la década de 1950 y al estudio de Donna Bahry que vuelve a enfatizar la importancia crucial de la transformación industrial para el reclamo de legitimidad del régimen.

1041 RGASPI, f. M1, op.23. d.822, ll.36-48.

1042 Ibidem., l.39.

1043 Ibidem., l.40.

1044 Ibidem., ll.38-40.

1045 Ibidem., ll.38, 40.

1046 Matsui, “Youth Attitudes”, 68-72. Lo que sigue es un breve resumen de la evidencia recolectada por Matsui.

1047 Ibidem., 70.

1048 Cita de Matsui, “Youth Attitudes”, 69.

1049 RGASPI, f. M1, op.23. d.824, ll.98-101.

1050 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 92. Esta traducción es parcialmente sacada de Matsui, “Youth Attitudes”, 69. En otro caso de disidencia del Komsomol, en 1930, un komsomolets del raion Novo-Petrovskii había pedido la organización de una huelga en el raion. RGASPI, f. M1, op.23. d.945, l.39.

1051 Matsui, “Youth Attitudes”, 70.

1052 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 133, 134. El extracto de la carta es reproducido en Matsui, “Youth Attitudes”, 70.

1053 Citado de Matsui, “Youth Attitudes”, 70

1054 Ibidem.

1055 Dune, Notes, 228.

1056 Vairich, “Youth It Was What Led Us”, 64.

1057 Ibidem., 62-64, cita 64.

1058 Ibidem., 64.

1059 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.22.

1060 Ibidem.

1061 Komsomol’skaia pravda, 21 de marzo de 1929, 2.

1062 He tomado el término “escape” (exit en el original) de Matsui, “Youth Attitudes”, 65. Comprendo el suicidio como la forma más extrema de “escape” porque expresaba la percepción del suicida de que no había escapatoria del sistema de valores del régimen, es decir, no había vida fuera de la esfera política.

1063 Lebina, Povsednevnaia zhizn’, 106; Wellmann, “Integrationsprobleme”, 108.

1064 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, ll.32-36ob.

1065 Ibidem., l.36ob.

1066 Ibidem., ll.35-35ob.

1067 Ibidem., l.36ob.

1068 Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, 83.

1069 Fisher, Pattern, 162; Slavnyi put’, 427-443; Pilkington, Russia’s Youth, 59.

1070 Viola, Best Sons, 72.

1071 Ibidem., 45.

1072 Ibidem.

1073 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, ll.14-19.

1074 Ibidem., l.18.

1075 Ibidem., l.19.

1076 Wellmann, Zwischen Militanz, 334-344.

1077 Ibidem., 338.

1078 Citado desde la traducción alemana. Wellmann, Zwischen Militanz, 339.

1079 Ibidem., 340.

1080 Ibidem., 342-343.

1081 Ibidem., 342. Ver también Lunev, “Blind Faith”, 32-33.

1082 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.5.

1083 Alimov, “Through the Eyes”, 80.

1084 No se ha escrito un estudio exhaustivo sobre el Komsomol en la colectivización. Sin embargo, su participación en campañas de colectivización, deskulakización y obtención de granos está documentada en una serie de estudios. Slenzin, Molodezh’ i vlast; 84-96; Viola, The Best Sons; Fitzpatrick, Stalin’s peasant, Chapter 2; Davies, The Industrialization of Soviet Russia 1; Fainsod, Smolensk under Soviet Rule, Chapter 21.

1085 Slenzin, Molodezh’ i vlast; 84-85

1086 Slavnyi put’, 443-446.

1087 RGASPI, f. M1, op.23. d.24a, ll.20-21.

1088 Ibidem., l.5; Slenzin, Molodezh’ i vlast; 86.

1089 RGASPI, f. M1, op.23. d.24a, ll.24.

1090 Ibidem., ll.2-3, 5-6, 10, 20, 29, 36, 41ob; Slenzin, Molodezh’ i vlast; 85-86.

1091 RGASPI, f. M1, op.23. d.24a, ll.21, 23, 25, 32, 35, 38.

1092 Ibidem., ll.1-42ob.

1093 Fitzpatrick, Stalin’s peasant, 48-59. Para más ejemplos ver RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.2ob

1094 Hughes, Stalinism in a Russian Province, 164.

1095 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.2ob

1096 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.21; RGASPI, f. M1, op.23. d.967, ll.2-3; Fitzpatrick, Stalin’s peasant, 56-57.

1097 (112) Viola, The Best Sons, 108-112; Fitzpatrick, Stalin’s peasant, 56-57.

1098 Para ataques violentos y asesinatos en contra de activistas del Komsomol ver: RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.21; RGASPI, f. M1, op.23. d.967, ll.2-3; RGASPI, f. M1, op.23. d.24a, ll.4, 12, 21; Fitzpatrick, Stalin’s peasant, 56-57; Slenzin, Molodezh’ i vlast; 89-90.

1099 Berelovich, Sovotskaia derevenia, Tom 3 Kniga 1, Doc. 8, pp. 94, 96.

1100 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, l.39.

1101 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.5.

1102 La kommuna era el tipo más avanzado de kolkhoz y también la expresión de la visión "utópica" de algunos de los activistas. Todas las propiedades se socializaron y la producción se organizó colectivamente.

1103 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.5.

1104 Slezin, Molodehz’ i vlast, 86-87.

1105 Ibidem., 87.

1106 Ibidem., 89.

1107 Fisher, Pattern, 164.

1108 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.22.

1109 Ibidem.

1110 Slezin, Molodezh’ I vlast, 87.

1111 (127) Scholochov, Neuland untern Flug, 24.

1112 (128) Slezin, Molodezh’ I vlast, 85-86.

1113 Kopelev, The Education, 235.

1114 Slezin, Molodezh’ I vlast, 93.

1115 Harvard Project on the Soviet Social System. Programa A, Vol. 26, Caso 519, p. 39.

1116 Kuskova, “The League”, 309.

1117 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, ll.4-5.

1118 Ibidem., l.4.

1119 Ibidem., l.4.

1120 Vairich, “Youth it Was What Led Us”, 68.

1121 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, ll.4-5.

1122 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, l.1; RGASPI, f. M1, op.23. d.71, ll.12-13. Slavnyi put’, 455.

1123 Cifras de acuerdo con Slavnyi put’, 455. Las cifras para 1 de julio de 1931 fueron publicadas en Iunyi kommunist, no. 10-11 (1931) 24. Los materiales del CC del Komsomol hablaban de 1.815.000 komsomol’tsy rurales a partir del 1 de julio de 1931. RGASPI, f. M1, op.23. d.997, l.1. En general, hay cifras divergentes en las distintas cuentas. Ver Fisher, Pattern, 164, 344-345, ns. 141- 144. Fisher, operando con cifras ligeramente diferentes, calculó que el 60 % de todos los komsomol’tsys rurales se habían unido al kolkhozy en enero de 1931.

1124 Slavnyi put’, 455. Las cifras para mayo de 1928 fueron informadas por Saltanov en el Noveno Congreso del Komsomol en enero de 1931; Ver Fisher, Pattern, 164. Las cifras sobre el porcentaje de edad de los hogares colectivizados son de Davies, The Industrialization of Soviet Russia 1, 442-443.

1125 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, l.3.

1126 Ibidem., l.1.

1127 RGASPI, f. M1, op.23. d.1008, ll.18-21. Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 89.

© Ariadna Ediciones, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search