Version classiqueVersion mobile

La Liga de las Juventudes Comunistas (Komsomol) y la transformación de la Unión Soviética (1917-1932)

 | 
Matthias Neumann

Parte III. La ofensiva socialista

7. El Komsomol como un objeto de la guerra de clases

Texte intégral

  • 858 (1) Wellmann, Zwischen Millitanz, 90. Para un ejemplo ver Kosarev, “Navstrechu novym trudnostiam”, (...)
  • 859 (2) La práctica de denuncia es examinada en Fitzpatrick, “Signals from Below”.
  • 860 (3) Kosarev, “Navstrechu novym trudnostiam”, 2.
  • 861 (4) Para los recursos y resoluciones del congreso ver Tovarishch komsomol, 323-333. Discursos clave (...)
  • 862 (5) Como se confirmó en la encuesta entre los delegados del congreso. RGASPI, f. M1, op.23. d.818, (...)
  • 863 (6) Stalin, Works, Vol. 11, 74.
  • 864 (7) Ibidem., 70-74.
  • 865 (8) Bukharin, K novomu pokoleniiu, 506.
  • 866 (9) Stalin, Works, Vol. 11, 75.
  • 867 (10) Ibidem., 76-78.
  • 868 Fisher, Pattern, 155-156, 341, n. 77.

1A partir de 1927, la prensa del Komsomol se vio cada vez más dominada por el tema de la “guerra de clases” y reforzó el tópico de la “educación de clase” o klassovoe vospitanie entre sus miembros, es decir, la inculcación de un fuerte enfoque de clase hacia la sociedad.858 Deshumanizando, efectivamente, a los “elementos enajenados” (chuzhdye elementy) o “antisociales” (sotsial ’nochuzhdye) y normalizando una actitud discriminadora para gran parte de la sociedad, el discurso oficial había bajado las barreras de la tolerancia. De hecho, la discriminación de clases se había arraigado profundamente en la ley soviética, permitiendo prácticas que iban desde el acoso hasta ataques violentos.859 Las declaraciones del partido y la propaganda de prensa lo hicieron evidente para todos: el período de la “paz de clases” había llegado a un fin. Tras el llamado de Aleksandr Kosarev, el 22 de abril de 1928, en la Komsomol’skaia pravda “a mostrar a los jóvenes el rostro del enemigo de clase de hoy”860, unas semanas más tarde, el Octavo Congreso del Komsomol, lanzó oficialmente al ruedo la organización de la guerra de clases.861 Consiente del resentimiento generalizado entre los komsomol’tsy contra el orden creado por la NEP y la burocratización,862 además de la disponibilidad de una base social apta para el radicalismo de clase, la dirección del partido dio el impulso final desde “arriba”. Al hacerlo, respaldó las iniciativas presentes y futuras de aquellos activistas del Komsomol que defendían la línea dura, dándole a la política un atractivo carácter populista. En sendos discursos en el congreso, Bukharin y Stalin revivieron los sentimientos de vanguardismo de la clase obrera y el mito del heroico período de la Guerra Civil, para reunir a los jóvenes detrás de la ofensiva socialista. Stalin pidió mejorar de “la fuerza de la clase obrera, su vigilancia, su espíritu revolucionario, su disposición para la acción”, y el aumento de su “disposición para la acción contra sus enemigos de clase”.863 Además, enfatizó el vínculo inmanente entre la inmensa tarea de construir el comunismo y la inevitable intensificación de la lucha de clases.864 Además de los ataques verbales a los habituales sospechosos, como los restos de la burguesía, los “elementos capitalistas rurales”, los kulaks y las organizaciones juveniles opositoras rivales, ambos oradores instaron a los delegados a desenmascarar a los “enemigos dentro de nosotros”. Bukharin instó a los komsomol’tsy a “desenterrar al adversario burocrático”865 y Stalin describió al burócrata comunista como “el más peligroso tipo de burócratas”866 y pasó a atacar la “petrificación burocrática”, el “deterioro moral” y la falta de democracia interna en ciertas organizaciones del partido. Esta retórica populista tocaba los sentimientos de muchos delegados, a pesar de que la mayoría de ellos, en su posición de funcionarios a tiempo completo, se habían convertido en agentes de la creciente alienación entre el liderazgo y la base. Stalin recordó a los delegados que “aquí y allá... hay elementos completamente corruptos” dentro del Komsomol, como resultado de lo cual, la organización necesitaba “librar una lucha despiadada contra la burocracia”, “organizando el control desde abajo”, y una “masiva crítica”.867 El mismo congreso también activó los prejuicios profundamente arraigados contra los jóvenes intelectuales, al advertir, repetidamente, la presencia del “fenómeno peligroso” entre los jóvenes estudiantes. Según el argumento, muchos jóvenes de “de cuello y corbata”, trataron de adquirir la clasificación de “trabajador” por medio de una corta estadía en una fábrica para unirse a las filas del Komsomol o del partido.868

  • 869 Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, 51.
  • 870 Fitzpatrick, “Cultural Revolution”. Ver también Fitzpatrick, “Cultural Revolution as Class War”.
  • 871 Fitzpatrick, “Cultural Revolution”, 34.

2Este fue el trasfondo teórico en base al cual los estalinistas lanzaron su campaña contra la burocratización. El papel de los jóvenes en esta campaña era ser la “caballería ligera”, un grupo de jóvenes animados a llevar a cabo inspecciones no oficiales en las fábricas para descubrir la corrupción, el robo y las ineficiencias.869 Cabe señalar que, al comienzo del primer Piatiletka (plan quinquenal), todavía habían considerables superposiciones entre los argumentos de Bukharin y Stalin, como se ejemplifica en el apoyo conjunto a la idea de la “caballería ligera” y el populista ataque contra la burocratización. El congreso, en general, vio una retórica cada vez más militante y discriminatoria a base del discurso sobre la clase. Al mismo tiempo, los conceptos, visiones e instrucciones reales permanecieron bastante vagas, dando lugar a interpretaciones radicales. La dirección del partido apeló, en el discurso de la guerra de clases, tanto a la creatividad del utopismo como al heroísmo revolucionario. De este modo, estableció el marco teórico para la “revolución cultural iconoclasta y militante como guerra de clases” de 1928- 1931/32 que, por primera vez, fue conceptualizado como tal por Sheila Fitzpatrick.870 Sin embargo, el papel del Komsomol en este “agresivo movimiento de los jóvenes, proletarios y comunistas contra el stablishment cultural”, es decir, la “alianza conservadora de Narkompros... y la intelligentsia burguesa”,871 solo comprendía una parte de la transformación socioeconómica durante la ofensiva socialista. La participación populista y ruidosa de los komsomol’tsy en la revolución de Stalin dirigida hacia el exterior -aclamada en la propaganda del momento y, más tarde, en la historiografía soviética- ha sido un tema común en los estudios que examinan el surgimiento del estalinismo. Lo que con frecuencia se ha descuidado, es que, si bien la Liga juvenil fue un agente de la revolución de Stalin, fue, ante todo, un objeto de la misma.

3Los siguientes capítulos abordarán la compleja relación entre el Komsomol como agente y como un objeto de la política de la guerra de clases. Buscamos examinar si los komsomol’tsy transmitieron con entusiasmo la política de la guerra de clases en el frente interno durante la ofensiva socialista, es decir, purgando y expandiendo a la Liga misma. Asimismo, evaluar cómo, en el frente externo o, mejor dicho, en la colectivización y la industrialización forzadas, se produjo la misma situación. Los dos frentes estaban naturalmente interconectados. Los llamados de Stalin y Bukharin para desenmascarar al “enemigo de clase interno”, trajeron los temas de la identidad social y la composición de la Liga a la cima de su agenda.

4Desde el momento del surgimiento de la Oposición de Izquierda, la cuestión de la composición e identidad de clases siempre estuvo mezclada con la lucha contra la burocratización. Ahora, en la primavera de 1928, la famosa dicotomía comunista de Lenin “ ¿Kto kogo?” ( ¿Quién va a ganarle a quién?) se llenó de una distinción amigo-enemigo más proactiva, cuando el partido lanzó un ataque, a gran escala, contra los restos del viejo orden, singularizando a los viejos intelectuales y kulaks, pero también, al burócrata comunista, como sus principales enemigos. Hubo, sin embargo, varias dimensiones en estas campañas de discriminación de clase por parte del régimen. En relación con el Komsomol, podemos identificar una red compleja de canales de participación. Los jóvenes no organizados y las bases fueron movilizados para participar en las purgas y proverki (verificaciones) internas, mientras que, al mismo tiempo, fueron llamados a participar en las unidades anti burocratización y racionalización dirigidas hacia el exterior, a través de la “caballería ligera”. Además, la política de utilizar las tensiones de clases, también afectó la relación entre las organizaciones urbanas y rurales. Cuando los activistas urbanos se unieron a las campañas de colectivización, aumentaron las tensiones entre las organizaciones rurales y urbanas, agregando esta dimensión a la lucha intraorganizacional por la identidad.

  • 872 Hughes, Stalinism in a Russia Province. Ver nota 87 en la página 234.

5Este capítulo sobre la revolución de Stalin, analiza la implementación de la política de guerra de clases dentro del Komsomol, es decir, purgas y políticas para regular la composición social y el crecimiento de la Liga. Se tratará de determinar cómo se prepararon y aplicaron estas políticas. Se buscará establecer si el Komsomol, ampliamente visto como una base de apoyo para la guerra de clase militante de la revolución de Stalin, implementó la dura línea dura de clases dentro de la organización, y si lo hizo con el entusiasmo demostrado con las orientaciones dirigidas hacia el exterior de la revolución desde arriba ¿La política de “influencia social”872, utilizando tensiones y prejuicios sociales, se aplicó con éxito para mejorar la composición social de la Liga? ¿Cómo afectó a la Liga y su identidad social, la expansión de la misma? ¿De qué manera la base de las filas en crecimiento, respondió al impulso interno de regulaciones cada vez más basadas en criterios de clases? ¿La línea dura fue sostenida continuamente a lo largo de la primera Piatiletka o las actitudes cambiaron? Junto al examen del entusiasmo por la revolución de Stalin, por la colectivización y la industrialización forzadas (capítulo 8), el actual nos permitirá evaluar hasta qué punto la ofensiva socialista afectó la identidad social, la estructura institucional y la psicología social de la Liga.

La Guerra de clases “dentro” del Komsomol: ¿un esfuerzo popular?

  • 873 Tovarishch komsomol, 365.
  • 874 Ibidem., 365-366, 379-380.
  • 875 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.8.

6Al momento del Octavo Congreso (mayo de 1928), la política de admisión a nivel local, particularmente en las zonas rurales, fue objeto de escrutinio. Una resolución criticó el hecho de que algunos seredniaki y sus hogares se estaban convirtiendo en kulaks, en vez de iniciar y organizar formas colectivas de tenencia de la tierra. En palabras de la resolución, “se convirtieron en kulaks873 y, consecuentemente, en enemigos de clase. El congreso criticó la sobre-representación de los seredniaki en la organización rural, un fenómeno que, aparentemente, fue causado por una aplicación demasiado amplia de la política de atraer al “mejor seredniaki” a la Liga. En efecto, se pidió un reclutamiento más restrictivo de estos, con cuidadosos controles individuales, teniendo en cuenta la conducta política y cultural general de los posibles miembros, además de aumentar el reclutamiento entre los jóvenes batrak y bedniak.874 El informe estadístico presentado en el pleno del Comité Central del Komsomol (octubre de 1928), concluyó que debía llevarse a cabo una verificación (Proverka) de los integrantes de las células del pueblo, para exponer su verdadera composición social, desenmascarando y expulsando a los elementos ajenos que se habían infiltrado en las filas.875

  • 876 Ibidem., ll.5-6. Curiosamente, en la víspera del ataque contra la burocracia y la vieja intelectual (...)
  • 877 Ibidem., ll.6-8; Komsomol’skaia pravda, 26 de octubre de 1928, 1; Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 94 (...)

7Las estadísticas oficiales, reunidas para el pleno de octubre, informaron que el número absoluto de miembros era de 2.042.245 en julio de 1928. La composición social se dio de la siguiente manera: 35,5 % de trabajadores industriales; 8,9 % de batraki; 44,8 % de campesinos; 1,7 % de artesanos y 9,1 % de “otros”. Según las estadísticas proporcionadas al Comité Central, a principios de 1928, el 71,9 % de los jóvenes campesinos de la organización pertenecían al grupo de bedniaki, y solo el 28,1 % al grupo de seredniaki.876 Sin embargo, una encuesta sobre el estado de la propiedad social (sotsial’no-imushchestvennyi sostav) incluida en el informe (con amplia publicidad en la prensa después del pleno de octubre), dio motivos para cuestionar esto.877

Tabla. Encuesta de la composición social del Komsomol rural, octubre de 1927

Tabla. Encuesta de la composición social del Komsomol rural, octubre de 1927

Fuente: RGASPI, f. MI, op, 23, d.817, l.8.

Infiltración omnipresente

  • 878 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.7.

8Esta encuesta se llevó a cabo en 300 células de distintos pueblos, en las que militaban 3.996 komsomol’tsy. Según las cifras reportadas por la organización local, la militancia de las células rurales era 60 % bedniaki y 40 % seredniaki. Sin embargo, los datos recopilados por el área estadística del Comité Central del Komsomol, revelaron una imagen completamente diferente. Afirmaron que de los 3.996 komsomol’tsys, solo el 28,7 % eran bedniaki y el 52,1 % seredniaki de nivel bajo, mientras que el 15,6 % eran seredniaki prósperos y un 3,6 % kulaks.878 Aparentemente, estas organizaciones locales habían entendido y anticipado lo que sería una composición social ideológicamente correcta, como se muestra en la tabla 7.1.

  • 879 Ibidem., l.8.
  • 880 Ibidem., ll.7-8; Komsomol’skaia pravda, 26 de octubre de 1928, 1; Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 94 (...)

9Por ejemplo, según las cuatro células incluidas en la encuesta de la organización de Smolensk, la composición social era la siguiente: 11,8 % de rabochie / batraki, 48,9 % de bedniaki, 30,7 % de seredniaki y 8,6 % sluzhashchie y otros. Sin embargo, después de los controles, resultó ser 5,9 % rabochie / batraki, 6,5 % bedniaki, 64,5 % seredniaki y 14,0 % sluzhashchiel / otros, con 9,1 % clasificados como campesinos acomodados y kulaks.879 Las conclusiones que los líderes sacaron de esto fueron muy inverosímiles. Tras destacar que, de acuerdo con los resultados de la encuesta, el grupo “ideológicamente ajeno a la Liga” constituía el 19,2 % de los miembros, identificaron una “contaminación” (zasorenie) en ella expresada en una exageración de la proporción bedniak y una deliberada infravaloración de los números de seredniaki. Además, la interpretación del Komsomol’skaia pravda fue que los kulaks, de hecho, se contaban como seredniaki, enfatizando una infiltración aún más peligrosa por parte de los enemigos de clase. En general, los líderes criticaron la proporción completamente insatisfactoria de bedniak y batrak juveniles, lo que se veía reflejado en la subrepresentación de ese grupo en los órganos de gobierno de las células rurales.880

  • 881 RGASPI, f. M1, op.23. d.817 l.23. Las estadísticas enlistaron seis causas para la expulsión: (1) ro (...)
  • 882 Las expulsiones cayeron desde un promedio de 6.650 por mes en 1927 a un promedio de 5.210 por mes. (...)

10Los crecientes pedidos de medidas exhaustivas y duras en el reclutamiento y manejo de los militantes, no fueron palabras vacías. Las estadísticas sobre expulsión de miembros, muestran que la línea de la política de clase se endureció gradualmente a partir de 1927. Entre las bases se observó la intensificación de las políticas discriminatorias en el aumento de expulsiones de “elementos ajenos”. De ocupar el tercer lugar entre las causas de expulsión (16,6 % en la primera mitad de 1927), se convirtió en la segunda más común (26,9 %) en la segunda mitad de 1927 y primer trimestre de 1928. Al mismo tiempo, la expulsión por actos de vandalismo, embriaguez y juegos de azar, se redujo del 28,3 al 8 %, y la expulsión sin razón específica, se incrementó del 9 al 29,5 % en dicho período.881 Ciertamente, dado que el número absoluto de expulsiones en realidad disminuyó durante el período, lo que cambió fue más el énfasis que los komsomol’tsy.882 La clase, como categoría de control social, había comenzado prevalecer en vísperas de la revolución cultural. Sin embargo, hay pocas pruebas que sugieran que el desarrollo de las purgas entre 1927 y 1929, implicó un patrón “espontáneo” de depuración social y burocrática en el aparato estatal y las instituciones educativas.

  • 883 Komsomol’skaia pravda, 9 de enero de 1929, 2.
  • 884 Komsomol’skaia pravda, 25 de diciembre de 1928, 2.
  • 885 Komsomol’skaia pravda, 12 de febrero de 1929, 3.

11En enero de 1929, en el pleno del comité de Moscú, Kosarev, que para marzo se convertiría en el nuevo secretario general, criticó el hecho de que todavía había una tendencia, en los órganos gobernantes, a ser infiltrados por miembros no proletarios, y planteó la cuestión de la proverka [control, verificación] y chistka [purga] en los rangos del Komsomol de los “elementos extraños”. En su discurso, que se publicó en Komsomol’skaia pravda, planteó el caso de una obra eléctrica, en Zamoskvorech’e, donde, si bien el 92 % de los miembros eran obreros, los elegidos para trabajos de oficina (de cuello y corbata) resultó ser el 62 %.883 Este tipo de casos “raros” fueron publicitados cada vez más en la prensa del Komsomol. La sobrerrepresentación de seredniaki y sluzhashchie adscritos a oficinas siendo parte de células rurales del Komsomol, fue atacada en un artículo a fines de diciembre de 1929.884 En un ejemplo final de esta creciente campaña, en el invierno de 1928/29, tres organizaciones del raion en Asia Central (Narinskii, Assakinkii y Serakhskii) se avergonzaron de haber admitido solo 78 batraki entre los 13.000 komsomol’tsy recién reclutados en 1928.885

  • 886 Komsomol’skaia pravda, 24 de marzo de 1929, 2.
  • 887 Ibidem.
  • 888 Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 102.

12La conclusión fue que la preminencia proletaria no estaba asegurada por igual en muchas organizaciones rurales y urbanas. Un asunto que dio motivos de preocupación en un momento en el que el Komsomol tenía un papel cada vez más importante en las campañas de colectivización y en los ataques contra los kulaks. Esto, a su vez, llevó a los dirigentes a discutir la necesidad de una purga en el pleno de marzo, que se abordó abiertamente en Komsomol’skaia pravda. Se argumentó que, después de la purga del partido, había llegado el momento de que el Komsomol purgara sus filas de elementos ajenos y poco confiables.886 Se dejó en claro que la purga tenía que ser aplicada como “campaña política de inmensa importancia que, por sobre todo, elevaría el nivel ideológico de la Liga, movilizándola para luchar contra cualquier tipo de desviación de la línea general del partido, fortaleciendo la capacidad de lucha de clases del Komsomol”.887 El pleno de marzo de 1929 ordenó una purga de elementos socialmente ajenos en 20 organizaciones del Komsomol. Sobre la base de esta decisión, 234.667 personas de origen extranjero o ajeno, fueron expulsadas en el verano de 1930.888

Sensibilidad

  • 889 RGASPI, f. M1, op.23. d.896, l.38.
  • 890 Ibidem.; RGASPI, f. M1, op.23. d.921, ll.17-19.
  • 891 RGASPI, f. M1, op.23. d.896, l.39.

13No pasó mucho tiempo antes de que el llamado de la dirección fuera escuchada. Por ejemplo, un informe del 20 de junio de 1929 sobre los preparativos para la purga en Samara, se abrió con la siguiente declaración: “La situación real en el Komsomol confirma plenamente la necesidad de verificación (proverka) de la composición de la organización y de depuración (chistka) de elementos ajenos y corruptos.”889 Enumerando varios casos de amenazas de clase a la Liga, se dio cuenta uno, en un área rural, en la que siete secretarios de la célula habían sido desenmascarados como pudientes e, incluso, se había revelado la presencia de lishentsy ( “extranjeros/ajenos” o “privados de derechos”), en los comités ejecutivos medios y bajos (onkomy y okruzhkomy, respectivamente) lo que, naturalmente llevaba al compromiso de revisar aún más a fondo a los miembros.890 El informe también afirmaba que, aunque antes del pleno del Comité Central del Komsomol (octubre de 1928) se había llevado a cabo una purga espontánea (samoochistka), se aceleró a partir de entonces. Mientras en el último trimestre de 1928, 448 komsomol’tsy habían sido expulsados de la organización del oblast’, en los primeros tres meses de 1929, la cifra ya era de 1.065, de los cuales 400 se clasificaron como de “clases extrañas”891.

  • 892 Ibidem., l.40.
  • 893 Ibidem., ll.38-39.
  • 894 Ibidem., l.41.
  • 895 Komsomol’skaia pravda, 16 de enero de 1930, 2.

14Según el mismo informe, los preparativos para las purgas estaban en pleno apogeo, y principal tarea era asegurar que el crecimiento de la Liga se produjera, principalmente, entre jóvenes proletarios, obreros y batraki.892 Todos los comités de organización se centraban en la preparación de las purgas. El okruzhkomy planeaba enviar instructores para conducir los plenarios del raikomy, mientras que, en muchos de estos, activistas del Komsomol fueron enviados a las células para el trabajo preparatorio y para explicar, a la base, la función de las purgas. El informe también pedía una mayor integración de jóvenes no organizados con antecedentes de clase aceptables para la preparación e implementación de proverka y chistka.893 El obkom de la región de Samara dio objetivos claros para las purgas y el crecimiento de la Liga. Según su pleno, celebrado en marzo, la meta era aumentar en 40 % la proporción de trabajadores en la organización regional, y de 20 % en la del batraki. Estos objetivos no se lograron. De hecho, en abril de 1929, solo el 30,7 % de los miembros de la Liga en la oblast’ se clasificaron como obreros, y el 14,4 como batraki. En el informe, numerosas organizaciones locales fueron criticadas por no alcanzar los objetivos más altos. En la ciudad de Samara, el objetivo de garantizar que el 90 % de los nuevos reclutas fueran obreros, se perdió por un 7,4 %. En Oremburgo, el propósito era 70 % de obreros o batraki, pero la cifra reportada fue solo de un 53,7 %.894 Estos datos, así como las estadísticas nacionales, muestran que la militancia aun aumentaba en todos los grupos sociales895 no obstante, los cuadros locales enfrentaran problemas o no estuvieran muy dispuestos a implementar las orientaciones superiores.

  • 896 Algunos ejemplos: Komsomol’skaia pravda, 21 de marzo de 1929, 2.; 16 de junio de 1929,4; 6 de octub (...)
  • 897 Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 96.
  • 898 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, ll.17-26.

15Los números de proverki y purgas, y el crecimiento de la organización del Komsomol en la región de Samara, no son representativos de los desarrollos en la organización nacional. Pero tampoco fue un caso aislado. A lo largo de 1929, el Komsomol’skaia pravda expuso y atacó a varias organizaciones por violar los principios de clase sobre el origen social en el reclutamiento de nuevos miembros.896 Las organizaciones del Komsomol de Smolensk, Astrakhan’, Korean, Buryat y Sochi, fueron particularmente atacadas por la deformación de clase de sus activistas.897 Además, el caso de Samara y los informes de 1929 sobre el trabajo del Komsomol en el “frente ideológico”, destacan algunas de las principales dinámicas y mecanismos que sostuvieron el dinamismo de las purgas en los siguientes tres años.898 A medida que el impulso oficial desde arriba comenzó a traducirse en políticas concretas en terreno, los informes de preparación e implementación de proverki y chitski a nivel regional, destacaron el predominio de los seredniaki y sluzhashchie en los órganos dirigentes de los niveles inferiores de la organización rural. Una vez que las organizaciones locales, estimuladas por el liderazgo central, comenzaron a desenmascarar elementos ajenos -entre sus filas y, en particular, en sus órganos de gobierno-, no dejaron de proporcionar aparentes pruebas de infiltración de enemigos de clase que amenazaban con corroer la organización. Los numerosos casos de “enemigos internos” citados en los informes, posteriormente se utilizaron para subrayar la necesidad de reforzar las políticas discriminatorias y el enfoque de clase en la educación. Es aquí donde el mecanismo de la purga adquirió fuerza. Una vez comenzada, puso en marcha una espiral ascendente de discriminación y de llamadas a la vigilancia y el desenmascaramiento, cuyo ritmo sólo podía moderase según el ánimo de los activistas locales para valer clasificaciones y dossiers.

  • 899 RGASPI, f. M1, op.23. d.896, l.40.
  • 900 Hughes, Stalinism in a Russian Province.

16Los informes también ilustran la cadena de elaboración de políticas puestas en juego para la preparación e implementación de las purgas. Después del impulso inicial por parte del Comité Central, fueron, por supuesto, los funcionarios del Komsomol a nivel de distrito los que trataron de implementar las pautas para aumentar el segmento proletario. Sin embargo, al igual que lo ocurrido en las purgas del aparato estatal de mayo de 1929, se pidió que los activistas hicieran lo posible por darles un carácter de cruzada popular. Este objetivo de modelarlas como esfuerzo popular, se refleja en una carta enviada a los editores del periódico regional Sredne-Volzhskii komsomolets (SVK). El periódico había pedido a los jóvenes no organizados y del Komsomol que dieran su opinión sobre el desarrollo de las purgas. Un joven de una fábrica escribió: “Necesitamos agitar a los jóvenes de la clase obrera en torno a las cuestiones de las purgas”. En la reunión del aktiv del Komsomol, se exigió que se estableciera una comisión para las purgas, la que debía acudir a órganos locales para controlar las que estaban en curso, además de tomar medidas para para la recepción de quejas individuales.899 Esta carta, escrita por un joven llamado Kulagin –presumiblemente activista del Komsomol y/o del partido-fue utilizada para formar la impresión de que la juventud no organizada estaba atenta a las revisiones pero no estaba suficientemente informada y preparada para ser parte de ellas. La carta buscaba movilizar a los jóvenes obreros y batrak, dentro y fuera del Komsomol, para descubrir a los elementos extraños y, al mismo tiempo, para reclutar a personas de clase aceptable. El intento de hacer cumplir las purgas como parte de una expectativa popular, fue una variante de lo que James Hughes describió como “influencia social”,900 utilizando tensiones y prejuicios para mejorar la composición social, particularmente en los órganos gobernantes. Pero ¿podría funcionar esto en el Komsomol?

“Influencia social”

  • 901 RGASPI, f. M1, op.23. d.896, l.40.

17La idea de “influencia social” fue evidente en otra carta a SVK. En ella, el emisor (no queda claro si era un komsomolets) afirmó que era necesario organizar asambleas de batraki en las que se discutieran los casos de los komsomol’tsy no confiables. La decisión final sobre si los identificados como no confiables deberían ser expulsados, fue posteriormente tomada por la comisión del partido y los representantes del Komsomol.901

  • 902 Wellmann, Zwischen Millitanz, 98-99.
  • 903 Ibidem., 319-320.
  • 904 Livshin, Pis’ma vo vlast, 1928-1939, Doc. 60.

18El hecho de que en el Komsomol existieran quienes favorecieran una política de “influencia social”, ya se vio en los capítulos sobre el Komsomol durante la NEP. La Liga había ayudado a muchos de sus miembros a desarrollar identidades de clase políticamente aceptables, y los llamados de los jóvenes comunistas a un castigo más duro a los enemigos de clase, habían quedado ya registrados en informes de 1926. Ahora, en 1928, varios informes resaltaban que, entre los adolescentes, habían aumentado las respuestas críticas al “suave” castigo recibido por los defensores de Shakhty.902 Mientras, durante la NEP, la actitud del régimen hacia los niños “de clase extraña” había sido ambivalente, ahora las posiciones discriminatorias claramente tenían la ventaja. Estas actitudes estaban teniendo efectos en las prácticas de reclutamiento del Komsomol, como lo demuestra el creciente número de cartas en que los niños y jóvenes con antecedentes familiares de “clase rara” suplicaron tener la oportunidad de probarse a sí mismos al servicio del Estado soviético.903 Por ejemplo, en diciembre de 1929, dos alumnas, niñas lishentsy (ciudadanos privados de derechos cívicos) de la ciudad de Novyi Oskol, en la región central de Tierra Negra, escribieron a Lunacharsky. Se quejaron de la política discriminatoria del régimen: “Muéstranos, ¿de qué son culpables estos niños?”904 escribieron con tono amargo. Apelando al atractivo que, a la generación joven, generaba la figura de Lenin (para que estudiaran, estudiaran y estudiaran), insistieron en que la juventud debería ser tratada por igual y tener la oportunidad de usar sus talentos para beneficio del nuevo Estado soviético. Su petición, sin embargo, encontró poca simpatía entre los activistas de las organizaciones urbanas del Komsomol.

  • 905 El debate y el discurso son examinados en profundidad en Wellmann, Zwischen Millitanz, 320- 324. El (...)
  • 906 Ibidem., 322-323.

19Esto se reflejó en un debate que se desarrolló en cuatro números de Iunyi kommunist, entre finales de 1928 y comienzos de 1929, en el que se reforzaron las visiones estereotipadas y los argumentos en contra de la integración masiva de elementos no proletarios a la Liga.905 La disputa se desencadenó por la publicación de un breve artículo de Genrich Livshits en el que había abogado por la apertura del Komsomol a jóvenes no proletarios. Argumentó que su exclusión contribuía al aumento de las actitudes y tendencias antisoviéticas entre estos estratos, y pidió, a los que estaban comprometidos con la causa comunista, que se les diera una oportunidad. Todos los comentarios impresos en los siguientes números rechazaron por unanimidad el argumento de Livshits. Algunos reconocieron la importancia del tema, pero insistieron en que el Komsomol, como reserva del partido, tenía que ser una organización claramente clasista, una organización que reuniera a proletarios, bedniaki y los mejores seredniaki. Los “otros”, de acuerdo con el contenido de las cartas publicadas, deberían poder participar en otras organizaciones sociales como la OSOAVIAKhIM, y en clubes en general. Sin embargo, se argumentó que, incluso, para participar en una de estas organizaciones, los jóvenes debían romper todos los lazos con su origen y antecedentes ajenos. Solo aquellos que demostraran ser cuadros confiables y activos en la guerra de clases, serían considerados más tarde como miembros del Komsomol.906

  • 907 Ibidem., 321.
  • 908 Ibidem., 327-328.

20Como ha dicho Mónica Wellmann en su estudio sobre la juventud en Moscú, particularmente en la organización urbana, durante los primeros años de la Piatiletka, parece haber habido un amplio consenso a favor de tomar medidas restrictivas en el reclutamiento, basadas en la perspectiva de clase. La motivación no era únicamente una fuerte noción ideológica de clases, sino también, el deseo de proteger privilegios contra un número cada vez mayor de recién llegados, particularmente de los pueblos y aldeas.907 Esta actitud hizo que cualquier tipo de participación en organizaciones como OSOAVIAKhIM y la “caballería ligera”, fuera difícil y poco atractiva para los jóvenes no organizados. Aquellos que se unieron a una de esas organizaciones, pero que no estaban en el Komsomol, eran comúnmente vistos como activistas de segunda clase por los komsomol’tsy que participaban en estas organizaciones. Fueron recibidos con desconfianza, sospecha y bajo constantes amenazas de denuncia.908 De esta manera, el interés personal se unió a la “influencia social” y los komsomol’tsy urbanos limitaron aún más las oportunidades para que los niños y adolescentes de clases sospechosas pudieran participar de alguna manera en ellas.

  • 909 RGASPI, f. M1, op.23. d.896, l.39.
  • 910 Ibidem.

21La posición de los komsomol’tsy rurales, por otro lado, siempre había sido más complicada que la de sus camaradas urbanos. Aislados, además de incomprendidos por los cuadros urbanos y, con frecuencia, también por el resto de la población del pueblo, el joven comunista rural nunca había tenido una posición fácil en la Liga. Ahora, a fines de la década de 1920, en vísperas de la campaña de colectivización a ultranza, de repente se convirtieron en el centro de interés. En la medida en que la socialización soviética de la primera generación de komsomol’tsy rurales había sido exitosa, la política de “influencia social” (para avivar el conflicto de clases en el campo) debería haber atraído a aquellos provenientes de clases aceptables. Como vimos en el capítulo 4, los niños y adolescentes que crecieron en el campo durante la década de 1920 parecen haber percibido, más que sus padres, la fragmentación social de las zonas rurales. Los jóvenes batrak y bedniak, en particular, fueron, por lo tanto, adherentes principales para la política de “influencia social”. Un informe sobre las purgas de 1929, sugirió que la política de utilizar el conflicto de clases dentro del Komsomol (y también entre el Komsomol y los jóvenes no organizados) estaba operando en organizaciones urbanas y rurales por igual. Por ejemplo, en la ciudad de Buguruslan, un grupo de adolescentes se había quejado ante el raikom de que la célula del Komsomol había perdido su carácter de clase, es decir, había sido socavada por elementos ajenos. Se lanzó una investigación que, finalmente, disolvió la célula por completo. El mismo destino sufrió otra célula en la ciudad, después de que un grupo de batraki usó la presencia de un representante de un raikom –que asistía para discutir los resultados de un pleno del Comité Central del Komsomol-, para acusar a la célula de involucrarse en vandalismo, pianstvo y vínculos con kulaks.909 Las denuncias, muy claras a partir de este y otros informes, se utilizaron con frecuencia en la lucha de clases a nivel de células locales. En una reunión abierta de una célula en la fábrica No.42 en Samara, el trabajador Brosochkin atacó a Simonova, una mujer miembro del Komsomol, por ser hija de un comerciante.910 Como suele ser cuando el acto de denuncia se fomenta desde arriba, los problemas personales, los celos y otros motivos de base, fueron factores habituales.

  • 911 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.17-26.
  • 912 Ibidem., l.19.
  • 913 Ibidem.
  • 914 Komsomol’skaia pravda, 20 de marzo de 1929, 2.

22Otro informe, de 1929, sobre el trabajo ideológico del Komsomol en la República de Armenia, ofreció más casos de denuncias de infiltración “kulak” en organizaciones rurales.911 Según el informe, los esfuerzos de exclusión de elementos extraños, ahora debían verterse en la arena de la guerra de clases.912 Se mencionaron numerosos casos donde el “enemigo interno” supuestamente había intentado evitar la implementación de la purga y el proverka. En un caso, una célula había impedido que los jóvenes batrak del pueblo asistieran a la reunión abierta del Komsomol. En otro, algunos jóvenes batraki pidieron cinco veces ser admitidos en el Komsomol pero no fueron aceptados, mientras que, supuestamente, el hijo de un emir árabe, se unió sin encontrar problemas.913 El informe utilizó estos ejemplos para enfatizar el hecho de que a los adolescentes de entornos aceptables, a menudo se les negaba el acceso a la Liga. Se afirmó que una purga estaba allanando el camino para la admisión de batraki y bedniaki.914

  • 915 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.18.
  • 916 Ibidem., l.19.

23Ciertamente, la denuncia, una de las principales armas en esta guerra de clases, fue una fuerza motriz de las purgas. Proporcionó a la dirigencia municiones para reforzar su línea dura. El enemigo, según la conclusión obvia, estaba dentro de la Liga: “los kulaks tuvieron éxito en penetrar nuestros órganos de gobierno y obtuvieron victorias aquí y allá”.915 Esto, a su vez, explicaba la falta de compromiso para hacer cumplir las purgas en la organización local y el débil crecimiento de los elementos proletarios. Se informó que, en la región, un grupo de batraki cambió su percepción del Komsomol y se unió a él una vez que fue purgado de los elementos del kulak. En una declaración común, expusieron: “Allí, donde han sido nuestros maestros, no teníamos nada que hacer, ahora entendemos que no hay lugar para kulaks en el Komsomol”.916

  • 917 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.7.
  • 918 Ibidem., ll.30-31; Komsomol’skaia pravda, 26 de octubre de 1928, 1.
  • 919 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.21.

24Las historias de infiltración kulak ciertamente no fueron completamente infundadas, si se aplica la amplia interpretación ideológica del término que el régimen propuso para muchos seredniaki. Como ya se mencionó, una encuesta realizada en 300 aldeas, reveló que el Komsomol era dominado por elementos seredniak.917 Además, estadísticas de 1928 sobre antecedentes sociales de los miembros de los órganos de gobiernos rurales (volkom y sel’raikom), dejaron en claro que, el papel de los “otros”, no podía descartarse. Entre los secretarios de estos dos órganos, un promedio del 17,1 % se clasificó como “otros”, y un 15,3 % como serdniaki, los que siempre habían sido vistos con recelos por los cuadros urbanos.918 Un ejemplo de irrealidad ideológica de esto último se dio en el informe de Armenia. En el pueblo Chekateni se organizó un kolkhoz, sin embargo, un komsomolets (también seredniak), estaba casado con la hija de un kulak. Esto lo llevó a tener que abandonar el Komsomol y el kolkhoz. Como consecuencia de ello, otros dos komsomol’tsy abandonaron la granja colectiva.919

  • 920 Viola, The Best Sons, 29.
  • 921 Fisher, Pattern, 163.

25En una clara analogía con las preocupaciones del centro respecto de la organización del partido rural, en general, en los informes recopilados se puede ver una sensación de desconfianza hacia los funcionarios rurales del Komsomol. Su sospechoso origen de clase y sus pobres calificaciones, fueron vistos como las principales causas de los problemas de implementación de las políticas. Sin embargo, como con la organización del partido rural, esto era solo la mitad de la verdad. El problema de la burocracia rural, como ha argumentado Lynne Viola, era estructural. Las líneas de comando y las responsabilidades confusas, junto con el autoritarismo y la mala comunicación, eran el corazón del problema del control.920 Durante los primeros años de la revolución de Stalin, esto se aplicaba no solo al aparato del partido y el Estado, sino aún más al Komsomol. Como hemos visto, muchas células rurales existían en aldeas y asentamientos que no tenían organización partidaria. En mayo de 1928, Bukharin informó que había 48.000 células rurales del Komsomol y solo 18.000 células del partido.921 El hecho de que muchos funcionarios del Komsomol tuvieran doble militancia, no resolvió el problema. Los reclamos y políticas superpuestas y confusas, debieron haber complicado aún más el asunto.

26La fuerte representación de los seredniaki y “otros” en los órganos del gobierno no fue sorprendente, porque representaban el estrato de adolescentes mejor educados en la comunidad de la aldea. Por lo tanto, normalmente, las tensiones sociales en los pueblos parecen haber proporcionado alguna base para una purga popular. Estaba en la naturaleza misma de la política dar cabida a los sentimientos de envidia, antipatía personal y venganza. Sin embargo, los casos registrados en los informes sugieren que se trataba, principalmente, de convertir a los jóvenes no organizados en jóvenes organizados, volviendo a los excluidos contra los incluidos. La política de “influencia social” parece haber tenido un éxito limitado en lo que respecta a la autolimpieza de la organización rural. De hecho, una vez que se aceleraron las campañas de colectivización, se informaron numerosos casos de tendencias conciliadoras de clase entre komsomol’tsy rurales, que fueron calificados como “desviaciones de derecha”. La frecuencia de estos casos, también pone en duda la opinión de que el Komsomol rural, como un todo, se movilizó exitosamente con la política de “influencia social” en el impulso de la colectivización. Sin embargo, sería simplista explicar el fracaso en crear un poderoso esfuerzo popular para las purgas sociales dentro del Komsomol, sólo en términos del impacto en la colectivización. ¿Por qué las voces partidarias de una línea dura parecían venir cada vez más de arriba y por qué no encontraron un apoyo más fuerte entre los miembros de base? La complicada interrelación entre rápido crecimiento y purgas simultáneas, parece haber sido un factor importante.

Nuevo liderazgo, nuevos cuadros: radicalismo de clase invertido

  • 922 Tovarishch Komsomol, 418.
  • 923 Ibidem.

27En la sexta Conferencia del Komsomol, en junio de 1929, se reafirmó el sentido de la urgencia de purgar a la organización de elementos “extraños”.922 Una resolución declaró que el enfoque de clase debía dominar y penetrar en todos los asuntos de la Liga. Al mismo tiempo, la conferencia condenó todos los intentos de reducir el objetivo de llegar al 100 % de los jóvenes de la clase obrera.923

  • 924 Ibidem., 456, 463, 473, 479. También Fisher, Pattern, 165.
  • 925 Tovarishch Komsomol, 463.

28El Noveno Congreso, de enero de 1931, reforzó la presión para aumentar inmediatamente la tasa de crecimiento entre los jóvenes obreros y batrak. A la vez, decidió impulsar una política para reclutar jóvenes kolkhozniki, dejando en claro que, incluso, en las regiones donde se había logrado una colectivización total, solo se admitía a los jóvenes de las granjas colectivas “avanzadas” sobre la base de una cuidadosa selección individual. Por otra parte, se expuso que se esperaba que todos los campesinos komsomol’tsy se unieran a las granjas colectivas.924 Esta limitación circunscrita a la juventud agrícola colectivizada, fue una expresión del continuo escepticismo hacia los descendientes de seredniaki. Se suponía que solo los mejores debían ser admitidos en la Liga. La idea de llegar al 100 % de la clase trabajadora y la juventud batrak, tenía como objetivo asegurar el liderazgo proletario en estas organizaciones. El congreso advirtió contra no hacer todo por la línea de clase en una búsqueda de componentes, pero, junto con el lema del “100 %”, el mensaje fue inevitablemente ambiguo y los resultados se verían dentro de algunos años.925

  • 926 Ibidem., 504.
  • 927 Ibidem.

29En la Séptima Conferencia de la Unión, en julio de 1932, se reconocieron las consecuencias negativas de la política de crecimiento y de purga social. La conferencia deploró el hecho de que las organizaciones locales se sumergieran en una búsqueda de números en lugar de reclutar a jóvenes basándose en controles cuidadosos.926 Esto se atribuyó a una falsa interpretación y adaptación del lema “100 % de la juventud de la clase obrera”. El lema, explicaba la resolución, no significaba que todos los obreros o batrak, independientemente de sus antecedentes, tenían que ser mecánicamente aceptados en las filas de la Liga.927 Esto, sin embargo, era lo que se había convertido en práctica común durante los cuatro años anteriores, particularmente cuando se trataba de los centros industriales en crecimiento. Este es otro ejemplo de cómo los cuadros locales continuaban implementando su propia interpretación de las políticas emitidas centralmente.

  • 928 Kuskova, “The League of Communist Youth”, 309; Komsomol’skaia pravda, 16 de enero de 1931, 1.
  • 929 Slavnyi put’, 382, 477; Fisher, Pattern, 409
  • 930 Fisher, Pattern, 155.

30La rotación dentro del Komsomol fue alta durante este tiempo de simultáneos procesos de crecimiento y purgas. Kosarev declaró, en el Noveno Congreso del Komsomol, celebrado en 1931, que durante el tiempo de la colectivización, un millón de miembros abandonaron la organización.928 Muchos se habían ido por su propia voluntad, otros se habían ido para unirse al partido, mientras que un gran número había sido víctima de proverki y chistki. Ciertamente, en una organización que había crecido rápidamente -de 1.960.000 miembros en mayo de 1928, a 2.897.000 en julio de 1930 y a 5.353.000 en enero de 1932929 (al mismo tiempo aumentó su núcleo proletario de trabajadores y batraki del 44,3 % a 48,8 % entre mayo de 1928 y enero de 1931930)- los mecanismos y las dinámicas del reclutamiento masivo, inevitablemente afectaron la práctica de proverki y chistki.

31La interrelación entre el crecimiento, los cambios en la atmósfera política y el cambio institucional, fue lo que llevó a un cambio de dirección del radicalismo de clase: el radicalismo de abajo hacia arriba se convirtió en radicalismo de clase de arriba hacia abajo. A partir de 1927, la línea dura de clase fue aceptada gradualmente por los líderes del partido y esto proporcionó oportunidades para que las fuerzas radicales en el Komsomol ascendieran dentro de la jerarquía del mismo. La formación de cuadros, una de las principales tareas del régimen durante la ofensiva socialista, creó una movilidad ascendente a partir de la cual se beneficiaron diversas secciones del Komsomol. Los jóvenes radicales se beneficiaron de la primera ola de purgas. Cada ola de chistki y proverki filtraba a los cuadros “confiables” de los “elementos ajenos”, dándose tiraje a más militantes hacia el radicalismo de clase y de línea dura dentro de la pirámide organizacional. Los nuevos cuadros, a su vez, a menudo inexpertos, eran más propensos a seguir a los funcionarios del Komsomol de los escalones superiores. Por lo tanto, se reforzó la dirección de arriba hacia abajo en la formulación de políticas. Sin embargo, como se demostrará, esto no necesariamente significó que los escalones más bajos estuvieron bajo el estricto control de la conducción.

Nuevo liderazgo

  • 931 Alekseev, Stroka v biografi, 39-47; Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, 332-333.
  • 932 Alekseev, Stroka v biografi, 10-15.
  • 933 Fisher, Pattern, 147.

32La ascendente movilidad de los defensores del radicalismo de clase, también se reflejó en la cúspide del Komsomol. Alrededor de Kosarev, comenzó a moverse a posiciones principales un grupo “estalinista”. Mientras que muchos de los antiguos líderes de la Liga pertenecían a pequeñas familias de artesanos y comerciantes, y habían disfrutado de una educación decente, Kosarev y muchos de otros nuevos funcionarios en la dirección, tenían vínculos más fuertes con el medio urbano de la clase trabajadora. Además, compartían la actitud anti-burocrática y anti-intelectual de muchos de los miembros de la base.931 Para dar algunos ejemplos: Lazar Shatskin había nacido en una familia de comerciantes y había estudiado en un gimnaziia; Nikolai Chaplin venía de la familia de un sacerdote y había asistido a una escuela secundaria cinco años después de completar su educación en la escuela primaria en una aldea; y el predecesor de Kosarev, Aleksandr Mil’chakov, había pasado por cuatro años de escuela parroquial y cinco años de escuela secundaria. Kosarev, por otro lado, solo había asistido a la escuela parroquial y había comenzado a trabajar en las fábricas de Moscú a la temprana edad de 10 de años.932 En 1931, dos de estos antiguos líderes (y komsomol’tsy honorarios), Shatskin y Chaplin, fueron víctimas de la caza de desviaciones. Shatskin fue acusado de haber enfrentado al Komsomol contra el partido, lo que lo convirtió en un “izquierdista”. Chaplin supuestamente había ayudado a un “bloque de derecha-izquierda” acusado de varios errores, entre ellos, cuestionar la tasa de industrialización y acusar al Estado de adoptar una actitud de “señor feudal” hacia las necesidades e intereses de los campesinos y la clase trabajadora.933

  • 934 RGASPI, f. M1, op.23, d.817, ll.24-28. 30-32, 34, 37, 39. Sin embargo, hubo grandes diferencias ent (...)

33El ascenso de los elementos proletarios, el principal constituyente de la línea dura, se reprodujo, en cierta medida, en otros comités y escalones más bajos de la Liga. Observando los cambios en la composición social de los comités del Komsomol y la posición social de los funcionarios en varios niveles -desde la fábrica y las células de las aldeas y el gubkom y obkom, hasta los Comités Centrales de las repúblicas- podemos ver en todas partes, (con la excepción de algunas células de pueblos) una cierta disminución en la proporción de “otros”, mientras que la proporción de elementos proletarios, el rabochie y el batraki, tendieron a aumentar desde 1927. Algunas estadísticas sugieren que esta tendencia continuó en 1928.934 Aunque la evidencia estadística sobre la composición social debe interpretarse con cautela, las cifras reflejaban la intención de fortalecer el liderazgo proletario en el Komsomol. Cada estadística que destacó un aumento en la proporción de "otros", se utilizó, posteriormente, para reforzar el enfoque basado en la clase.

  • 935 Fisher, Pattern, 153-154, 410, 412
  • 936 Ibidem.

34La alta rotación de personal durante los años de la ofensiva socialista, también es evidente en las estadísticas recopiladas por Ralph T. Fisher, sobre la composición de los congresos del Komsomol y su Comité Central. Más del 60 % de los miembros del Comité Central Komsomol elegidos en 1928, no habían servido antes en el cuerpo y, en 1931, esta proporción aumentó a más del 80 %, la más alta desde la formación de la Liga. Esta rotación también se sintió entre el personal administrativo del Comité Central. Entre mayo de 1928 y enero de 1931, el personal fue efectivamente cambiado dos veces. Además, un asombroso 88,9 % de los delegados al Noveno Congreso (1931) no había asistido a un congreso anteriormente, pero había estado en la Liga desde 1925; el 9,1 % había sido miembro desde 1920 o antes. El 82,2 % de los 767 delegados reclamaron paternidad de la clase obrera.935 ¡No eran recién llegados! De hecho, la edad promedio de los delegados aumentó constantemente después de 1918; en el Noveno Congreso, el 19,9 % de los delegados votantes habían alcanzado el límite superior de edad para los miembros normales, de veintitrés años, y el 37,4 % lo había excedido.936 Los miembros cuya posición política había estado en contra de la línea oficial durante la NEP, ahora se beneficiaron de la movilidad ascendente una vez que la retórica y la política del régimen habían comenzado a promover la proletarización. Pero este desarrollo, a su vez, aumentó la presión interna por las purgas que, luego, naturalmente (y no sin un toque de ironía) golpearían el aparato y los órganos gobernantes en todos los niveles del Komsomol, antes de que llegaran a la base.

  • 937 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.27.
  • 938 RGASPI, f. M1, op.23. d.659, ll.98-99.
  • 939 Alekseev, Stroka v biografii. 39-47.

35Es importante observar la estructura de edad de los dirigentes de la Liga. El cambio generacional en los escalones superiores y en los cuerpos gobernantes centrales, despegó lentamente. De acuerdo con las estadísticas sobre las edades de los miembros de la obkomía nacional y los Comités Centrales de las repúblicas nacionales, la proporción de funcionarios mayores de 23 años disminuyó del 56,7 % (1° de enero de 1927) al 31,3 % a inicios de enero del año siguiente.937 Estas cifras sugieren que el cambio generacional se estaba acelerando. Dadas las regulaciones del Komsomol, esto debería haber sido un proceso natural. Sin embargo, estas reglas no estaban teniendo un impacto en la parte superior de la pirámide institucional. Una lista de los miembros y candidatos para el Comité Central del Komsomol, a partir de enero de 1926, reveló que ni un funcionario superior del Komsomol nació después de 1905. De hecho, más del 70 % de ellos nació antes de 1903, lo que, bajo las regulaciones existentes, significaba que habían superado el límite superior de edad.938 Además, entre los 12 secretarios del Comité Central que ocuparon estos cargos entre junio de 1927 y 1932, impresionantes 8 de 11 nacieron entre 1899 y 1904 (los otros tres, entre 1905 o 1906) y los 12 habían excedido o estaban a punto de alcanzar el límite superior de edad en el momento en que fueron nombrados.939 Todos eran viejos cuadros profesionales; todos tenían años de experiencia como directivos del Komsomol. Pero lo que los distinguió de sus predecesores, fue que representaban un enfoque diferente respecto a la clase, lo que refleja la actitud hostil de los burócratas urbanos hacia los burócratas y la intelectualidad en general.

Nuevos cuadros

36Con la rápida expansión de la Liga, las bases también comenzaron a cambiar. Se estaba produciendo un cambio generacional y esto tenía un efecto directo sobre la fuerza de la línea dura de clase. A medida que la organización creció, la posición oficial (de clase), se encontró con una base de miembros cada vez más diversa, lo cual no aludía tanto a su origen social, como a sus niveles de formación ideológica, conciencia y compromiso político. Los problemas de implementación política concreta o en terreno, dejaron a los nuevos cuadros regionales y locales en la misma posición que sus predecesores, es decir, a menudo aislados de la masa de nuevos elementos.

37La línea de expulsión, por nacimiento, a los ajenos a la clase, dejó a no pocos miembros de base con sentimientos contradictorios. El estudiante tártaro Sadik Alimov era hijo de un granjero nacido en 1913. Se unió al Komsomol durante el año académico 1927/28 en la escuela intermedia Tatar-Bashkir en Tiumen’, y recordó la ola de expulsiones en el otoño de 1929:

  • 940 Alimov, “Through the Eyes”, 76

Por un lado, sabía que el movimiento para “limpiar el Komsomol de ajenos a la clase” estaba dictado por importantes consideraciones gubernamentales. Por otro, estos miembros del Komsomol a menudo eran los más activos. No vi ninguna ventaja en eliminar a los miembros del Komsomol que, por el propio acto de unirse al Komsomol, rompieron con las clases de las que provenían...940

  • 941 Ibidem.

38Utilizó esta línea de argumentación para defender al hijo de un kulak; por esta acción fue convocado al comité del Komsomol de su ciudad, y reprendido por “irresponsabilidad política”. Recordó haber abandonado la reunión con la sensación de que, debido a la ubicación aislada y periférica de los miembros del comité, los funcionarios del Komsomol habían mezclado las cosas. No habían entendido completamente la política oficial de exclusiones, por lo que pronto serían corregidos desde arriba.941

39Las cifras del crecimiento y la crítica de los dirigentes a los procedimientos, apenas crean la imagen de una organización en la que se estaba librando una generalizada guerra interna. Parece casi paradójico que, justo en el momento en que el Komsomol lanzaba la política de guerra de clases -para la cual la adhesión social había evolucionado favorablemente durante la NEP-, en el frente interno de la organización, el radicalismo se atenuó un tanto al tratar de reclutar a nuevos miembros. Como se ha dicho, el impulso de las purgas y aplicación de las regulaciones más estrictas, provino predominantemente de arriba, es decir, del centro, y de los comités regionales y de distrito en las provincias.

  • 942 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, ll.7-13.
  • 943 Ibidem., ll.7-13.
  • 944 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, ll.7-9.

40La creencia de Alimov de que los funcionarios inferiores del Komsomol a menudo implementaban su propia interpretación de la política del centro, no era algo completamente infundado. Casi dos años después del pleno de marzo de 1929, la dirección del Komsomol todavía tenía problemas para aplicar su política en los niveles inferiores. En un informe al Comité Central analizando cómo la política de reclutamiento adoptada en el Noveno Congreso (enero de 1931) se estaba ejecutando en los distritos rurales de las Tierras Negras, se pusieron en realce los problemas de comunicación, control y aplicación de políticas.942 Al comienzo, el informe identificó a una simple falta de comprensión las principales razones de no verificación de la política en las organizaciones rurales. Además, se criticó el “liderazgo no sistemático” de los organismos a nivel distrital y oblast. Como consecuencia de esto, el informe declaraba que “la tarea del crecimiento, no se ha transferido completamente a la sección local, a la célula”.943 Los informes proporcionan una serie de ejemplos que ilustran la diversa interpretación de las resoluciones del Noveno Congreso. El Russkobrodskii raikom, por ejemplo, había interpretado la resolución del congreso como una solicitud para admitir en el Komsomol al 100 % de los jóvenes de la clase obrera y batrak, además de todos los jóvenes de las granjas colectivas. Cerraba así completamente la Liga a todos los que estaban fuera de las granjas colectivas. La misma postura fue tomada por el raikom Algasovskii, que lanzó una campaña de un mes, desde el 15 de abril al 15 de mayo, para admitir a todos los jóvenes de kolkhoz en el Komsomol.944

  • 945 Ibidem., ll.8-9.

41Teniendo en cuenta los ejemplos mencionados en el informe, parece que la mayoría de los raikomy adoptaron una posición más izquierdista, es decir, una interpretación radical de la política de reclutamiento basada en la clase. El raikom Podgorenskii y el Solntsevskii, por ejemplo, advirtieron a los cuadros locales de una “seredniakización” de la liga (oseredniachivanie komsomola) y los instaron a adoptar una política de reclutamiento más rigurosa. El raikom Podgorenskii instruyó a sus células de la siguiente manera: “El RK (raikom) ordena que el crecimiento se regule categóricamente, sin permitir oportunidades para una seredniakización de la organización”. El raikom Solntsevskii también instó a sus miembros a rechazar implacablemente la idea de que los kulaks podían ser reeducados.945

  • 946 Ibidem., l.9.

42Estas fueron las órdenes dadas a nivel del distrito, pero ¿cómo se reflejaron en el desarrollo de la militancia en el oblast? No hay estadísticas para el oblast como un todo. Pero los datos sobre 92 raiony del oblast, que parecería representar el grueso de la organización, mostraron que creció de 58.271 a 71.851 para el período entre el 1° de enero al 1° de abril de 1931 (un crecimiento de casi el 19 %). Otra estadística indica un aumento de militancia aún más rápido en las células del Komsomol dentro de las granjas colectivas. En 43 raiony, el número de los komsomol’tsy en células de kolkhoz había aumentado de 6.703, en 377 células y 1.754 kolkhozy, a 10.332 en 575 células y 3.191 kolkhozy, es decir, en aproximadamente un 54 %.946

  • 947 Ibidem., l.10.
  • 948 Ibidem., l.11.

43El crecimiento, sin embargo, varió de raion en raion. Varios raikomy fueron criticados por no haber prestado atención a la cuestión del crecimiento. El raikom Liskinskii, solo había organizado una nueva célula en tres meses; el raikom Podgorenskii, ni una sola. Notablemente, estos fueron los raikomy que ordenaron que el reclutamiento fuera estrictamente controlado. En general, en la primavera de 1931, solo algunos kolkhozy en el oblast tenían su propia célula del Komsomol.947 Considerando que algunos raikomy habían promovido activamente una mayor tasa de reclutamiento, como el raikom Kalenovskii - que había ordenado una campaña de choque de diez días (udarnaia dekada rosta) para reclutar a 500 nuevos miembros y organizar 20 células de kolkhoz-, otros fueron acusados de haber reprimido la creación de nuevas células o, incluso, de destruirlas.948 Una explicación para este comportamiento obstructivo fue la permanente discordancia entre los cuadros a nivel de distrito y los activistas locales que, aparentemente, no eran completamente confiables. Además, la reticencia a llevar a cabo un reclutamiento masivo, también puede interpretarse como un remanente de vanguardismo entre los nuevos funcionarios del Komsomol. Al igual que sus predecesores, la nueva y creciente élite estaba tratando de proteger sus adelantos.

  • 949 Ibidem.

44Observando de cerca la composición social de los nuevos miembros en las estadísticas de 92 raiony, es notable advertir que casi la mitad de los nuevos miembros se clasificaron como bedniaki. Sin embargo, los seredniaki todavía representaban el segundo grupo más grande de nuevos miembros, representando alrededor del 20 %, seguidos de los trabajadores, con alrededor del 14 % y los batraki, con cerca del 11 %. Más del 2 % todavía se clasificaba como “otros” y un 2,7 % por ciento (368 miembros), simplemente no figuraban en las estadísticas.949 Solo puede especular acerca de qué grupo social podrían haber sido estos 368 miembros. Lo mismo se aplica al 2 % de “otros”, que, sin duda, es una cifra baja. Ambos grupos eran, por decir lo menos, sospechosos.

  • 950 Ibidem., l.8.

45Es difícil ver un patrón claro que surja en estas estadísticas, porque parece haber diferencias considerables entre la región del oblast. El crecimiento del Komsomol del oblast se caracterizó por la contradicción. Las campañas de reclutamiento de choque y la supresión, coexistieron simultáneamente. Sin embargo, parece ser que donde un raikom había adoptado un enfoque izquierdista, la liga crecía más lentamente. En los cuatro meses (1° de diciembre de 1930 al 1 de abril de 1931), que el raikom Podgorenskii había pedido a sus organizaciones locales controlar estrictamente el reclutamiento, se aceptaron 351 nuevos miembros, de los cuales 102 eran batraki, 208 bedniaki y 41 seredniaki. Además, en el mismo período, 115 jóvenes habían sido rechazados, entre ellos, dos batraki, tres bedniaki y una asombrosa cifra de 110 seredniaki. En este raion, el raikom al parecer logró imponer su política en el trabajo de los cuadros locales. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la mayoría de los comités a nivel de distrito parecían haber adoptado un enfoque más bien izquierdista, y que los activistas locales tenían una tendencia, a menudo deliberada, de subestimar los números de seredniaki para entregar cuadro “correcto”. El hecho mismo de que los seredniaki todavía componían más del 20 % de los nuevos reclutas, muestra el limitado control que tenía el raikomy sobre la captación real en terreno. El raikom Kalenovskii señaló que los grupos activistas involucrados en el trabajo práctico, aplicaban una política variaba. Dentro del mismo raion, algunos grupos admitieron a los seredniaki organizados en kolkhozy; otros, en tanto, no.950

  • 951 Ibidem., l.13.
  • 952 Se hizo eco en una resolución del partido CC el 1 de abril de 1931. KPSS o komsomole, 252- 253.

46En este punto, el tema del control y la comunicación entra en el análisis. En la mayoría de los raiony del oblast Tierra Negra Central, no hubo ningún esfuerzo masivo para reclutar nuevos miembros. De hecho, como el informe señaló críticamente, la política de reclutamiento delineada en el congreso de enero de 1931 no había sido discutida en el periódico Molodoi kommunar. Solo en abril, cuatro meses después del congreso, se publicó algún material sobre estos temas.951 En general, el informe concluyó que no se habían hecho suficientes esfuerzos y que no se había organizado ninguna acción masiva para aumentar la tasa de crecimiento. Las causas no fueron difíciles de encontrar. Además de la falta de comunicación entre los escalones más altos y los niveles inferiores de oblast y raikom, había una falta de comunicación entre el distrito y los niveles locales. Este problema no se limitaba a las políticas de crecimiento y clase, sino que, de hecho, afectaba a todo el trabajo político, cultural y económico.952 Respecto a esto, el oblast de Tierra Negra Central puede considerarse representativo de la mayoría de las organizaciones rurales. En términos de comunicación e interacción, el Komsomol aún era algo disfuncional a principios de la década de los años ‘30.

47La realidad dentro de la Liga sugiere que la forma en que el Komsomol se desarrolló en su base, y la manera en que su carácter social continuó evolucionando durante la revolución desde arriba–y la problemática de la clase en particular-, fueron más un reflejo de las actitudes de los cuadros locales hacia la Liga, que el resultado de la política central. La alta rotación no fue la consecuencia de una guerra de clases popular llevada a cabo en terreno, sino de una expansión tanto del ritmo de crecimiento como de las purgas forzadas, impulsadas en gran parte desde arriba.

  • 953 Komsomol’skaia pravda, 20 de enero de 1932, 2.
  • 954 Komsomol’skaia pravda, 1 de abril de 1932, 2.
  • 955 Komsomol’skaia pravda, 18 de junio de 1932, 2-3.

48El intercambio de carné de militancia en la primera mitad de 1932, es un ejemplo perfecto de este desarrollo. En enero de 1932, el Comité Central del Komsomol había anunciado el intercambio, dejando en claro que esto no sería otra purga ni, simplemente, un asunto administrativo. Nadie sería expulsado sin una buena razón, como la falta de activismo, no haber pagado las cuotas de militancia o haber excedido el límite superior de edad.953 Sin embargo, la ambigüedad de estas directivas dejó a los órganos gobernantes locales y regionales bastante confundidos acerca de qué se suponía que debían hacer exactamente. No se les dio un modelo claro a seguir. Una vez que se lanzó la campaña, no pasó mucho tiempo antes de que algunas organizaciones, que aparentemente habían adoptado una postura bastante dura, informaran que habían descubierto numerosos “elementos extraños” en la organización.954 Esto, como era de esperar, condujo a un llamado a fortalecer la vigilancia de clase. Finalmente, el 11 de mayo, en la conferencia de secretarios de la obkomy, kraikomy y el Comité Central del Komsomol, Kosarev criticó duramente el insatisfactorio liderazgo que los órganos rectores regionales habían mostrado durante el intercambio, donde se cometieron muchos errores. Algunas veces, las células adoptaron una “actitud liberal” hacia los “elementos ajenos” e intercambiaron los carné de militantes sin ningún tipo de control, por lo que no lograron desenmascarar a los enemigos de clase en la Liga.955 Aún mantenía la línea de que el intercambio de carné de militante no era una cuestión de chistka ni una actuación puramente administrativa, pero en realidad, ya se había convertido en lo primero. Durante el proceso, el círculo vicioso de la purga comenzó a acelerarse una vez más.

  • 956 Para ejemplos de esto, ver, Komsomol’skaia pravda, 1 de abril de 1932, 2. El CC del Komsomol recono (...)
  • 957 Fisher, Pattern, 180; Slavnyi put’, 480, 481.
  • 958 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, ll.66-68, 70, 77-78, 80-81.

49Como los nuevos cuadros -defensores de la línea dura-desenmascararon a los “elementos extraños”, ellos revelaron una supuesta falta de vigilancia de clase y demostraron que la Liga había sido infiltrada. Esto, a su vez, convirtió el intercambio de carné en otra purga, una lucha de clases interna que buscaba desenmascarar elementos “extraños” e ideológicamente poco confiables.956 En 1932, durante el proceso de introducción de carnés de militancia uniformes, se excluyeron 900.000 komsomol’tsy.957 La resolución del congreso y las conferencias, y los informes sobre el progreso de las purgas dentro del Komsomol y en el aparato estatal en general, sugieren que la conducción necesitaba crecientemente recordarle a las bases implementar una línea de clase.958 ¿Por qué era necesario esto? La rutinización de los procedimientos de reclutamiento masivo en los centros urbanos y en los sitios industriales, fue uno de los factores más importantes. Más allá de esto, tenemos que mirar el campo, donde las actitudes radicales urbanas chocaban con la realidad de la aldea.

Rutina, movilidad e ignorancia política: una nueva base

  • 959 Hryshko, “An Interloper”, 4.

50Si consideramos las políticas discriminatorias (de clase) de las organizaciones urbanas (de clase trabajadora) dominada por los jóvenes, podríamos esperar ver actitudes radicales reflejadas en los procedimientos de admisión. Sin embargo, fue precisamente aquí donde surgió el dilema creado por la política de reclutamiento del Komsomol de afiliar al 100 % de la clase obrera juvenil y, al mismo tiempo, expulsar a los miembros con antecedentes extraños. W.I. Hryshko, un ex miembro del Komsomol, de “origen social oscuro”959 y nacido en 1914, tocó una verdad cuando recordó el procedimiento de reclutamiento:

  • 960 Ibidem., 95.

Me dio la impresión de que los líderes del Komsomol omitieron deliberadamente el pasado de los candidatos y los aceptaron por su valor actual, porque estaban más preocupados de [alcanzar] el cien por ciento de militancia que por la pureza social de sus miembros de la base.960

51Sin embargo, estaba equivocado sobre la agenda de la conducción. Fueron, como siempre, los cuadros locales quienes implementaron su propia versión de las políticas de la dirección nacional. Y ésta, a través de sus ambiguas políticas, preparó el escenario para una rutina de procedimientos de reclutamiento que, en parte socavaron, la postura de línea dura de clase.

  • 961 Citando a una enciclopedia de la Unión Soviética, donde se afirma que más de 5.500 komsomol’tsy se (...)
  • 962 Ibidem., 94.

52Hryshko, consciente de su pasado, trabajaba en la planta de tractores de Kharkov que, según recordó, tenía una proporción inusualmente alta de miembros del Komsomol.961 En su brigada había 18 hombres, siete komsomol’tsy y otros ocho, menores de 25 años, no miembros, mientras que el resto eran más viejos y sin afiliación partidaria. Todos los que no eran militantes, recordó, “eran campesinos que habían huido de sus pueblos como resultado de la colectivización”. Tres de ellos, descubrió más tarde, eran hijos de kulaks denunciados y otros enemigos de clase. Hryshko y estos hombres, conscientes de su “estigma”, trataron de ocultar su pasado a través de un trabajo especialmente efectivo y disciplinado. Esto, sin embargo, los destacó como algunos de los mejores trabajadores de choque, lo que provocó que el líder del grupo Komsomol los instara a unirse a la organización. La razón detrás de esto era una orden que el sector de Hryshko había recibido por parte del comité del Komsomol del lugar: transformar el equipo de Hryshko en un “Equipo de Choque del Komsomol”.962

  • 963 Ibidem.

53Naturalmente, Hryshko tenía miedo de unirse al Komsomol porque temía los controles detallados sobre el origen social de los candidatos. Sin embargo, un rechazo a este “honor”, también lo habría puesto en sospecha. Durante un tiempo logró aliviar la presión, argumentando que, como ex muchacho de pueblo, sucumbía bajo la “falta de preparación”. Sin embargo, después de que la fábrica abriera una escuela de aprendizaje (FZU), en el otoño de 1930, en la que Hryshko y otros participaron, se arriesgó a unirse a la Liga, por razones obvias. Como dijo él: “la organización del Komsomol de FZU fue el centro de la vida escolar, y la educación del Komsomol, una parte integral de todo el proceso educativo”.963 Al principio, explicó Hryshko, casi la mitad de los alumnos de la escuela eran miembros del Komsomol. Sin embargo, pronto la organización local decidió buscar una “komsomolización” completa de la FZU. Se establecieron grupos especiales para preparar a los alumnos para su ingreso. Se les enseñó acerca de la constitución, el programa y la historia de la Liga. Después de un par de semanas de preparación, todos los candidatos tuvieron que completar cuestionarios y formularios de solicitud, que luego se leyeron en voz alta en la reunión del Komsomol, abriéndose la discusión. Obviamente, un origen de clase ajena fue una de las principales razones por las cuales se objetó la admisión, pero ¿este tema realmente dominó el proceso de selección y reclutamiento? Lo que narra Hryshko plantea considerables dudas. Mirando hacia atrás en su admisión, afirmó:

  • 964 Ibidem., 95.

Nadie controlaba los hechos relativos al origen social, y nadie, salvo el propio candidato, los conocía o podía conocerlos, porque la mayoría de los alumnos venían de lugares muy diferentes y, con frecuencia, distantes. Las solicitudes, que generalmente establecían solo el mínimo requerido, “hijo (o hija) de kolkhoznik (o trabajador)”, fueron aceptadas por su valor nominal.964

  • 965 Khvalynsky, “Life in the Countryside”, 114.

54Una experiencia similar fue realizada por N. Khvalynsky. Nacido en 1913 en la familia de un sacerdote de una aldea cerca de Penza, en 1931 llamó la atención de los representantes del partido por su entusiasta compromiso como instructor para la eliminación del analfabetismo entre los trabajadores. Había logrado obtener este trabajo usando un certificado falso que decía que era hijo de un trabajador. Este documento, así como una tarjeta del sindicato que registraba su ocupación como un niño pastor, lo había obtenido a cambio de un gran soborno. Al igual que Hryshko, su trabajo, disciplinado y eficaz, lo identificó como un posible miembro del Komsomol. Sin embargo, la ansiedad de que su pasado se descubriera, lo había llevado a rechazar el “honor” durante algún tiempo. La presión de sus superiores y colegas no cesó y pronto se dio cuenta de que su ingreso y falta de voluntad levantaría resquemores. Finalmente, se atrevió a postular al Komsomol contando una historia de vida inventada. Nadie cuestionó su información y fue aceptado por unanimidad.965 Estos dos ejemplos muestran una práctica de reclutamiento que pone la noción de radicalismo de clase, en una luz completamente diferente. Dada la inmensa movilidad geográfica de estos tiempos, estos casos no eran aislados, sino más bien un fenómeno común.

55No era el caso de que el origen de clase y su identidad, no importaran. De hecho, lo opuesto era lo correcto. Ambos jóvenes se vieron obligados a ocultar su origen, de otro modo, no podrían unirse a la organización. Si su verdadero origen se hubiera aclarado (a principios de los años ’30) su progreso en el sistema soviético habría terminado allí. Incluso durante la NEP, las políticas discriminatorias de clase habían asumido una calidad casi mecánica. Las personas de antecedentes “ajenos” no tenían ninguna posibilidad de unirse a la Liga sin engaños. Ahora, a principios de la década de los ‘30, la puerta de entrada estaba más firmemente cerrada que nunca, pero la movilidad geográfica y social de la ofensiva socialista brindaba la oportunidad de ingresar por la puerta trasera.

56Las prácticas de reclutamiento en un ambiente fabril o, en el caso de Khvalynsky, dentro del aparato estatal, resaltan una paradoja inherente en el desarrollo institucional del Komsomol producto del reclutamiento basado en la clase. Por un lado, el crecimiento rápido, a menudo caótico y no regulado de la organización, llevó a la Liga a un creciente número de abiertos “enemigos de clase”, lo que reforzó las prácticas discriminatorias. Por otro lado, la afluencia masiva de miembros diversificó la base. Esto, a su vez, redujo el tamaño de la circunscripción para el radicalismo de clase. La política y la clase entraron en conflicto con la política de ampliar rápidamente la red y la militancia. A medida que más y más miembros “menos” políticamente conscientes se unieron a la Liga -a menudo tan indiferentes hacia la organización, como Khvalynsky- las actitudes radicales se diluyeron. Además, el objetivo de aumentar el núcleo proletario en la Liga, permitió una rutinización de las prácticas de admisión, tal como se vio en los dos ejemplos anteriores.

  • 966 Kotkin, Magnetic Mountain, 89.
  • 967 Ibidem.
  • 968 El insatisfactorio cumplimiento de los directivos, fue criticado por el partido en abril de 1931. K (...)
  • 969 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.1.

57La rutinización del procedimiento de reclutamiento fue aún más visible en grandes lugares de construcción como Magnitogorsk. Stephen Kotkin afirmó, en su estudio sobre Magnitogorsk, que estos sitios de construcción a gran escala, fue donde el Komsomol se convirtió en una organización de masas. En estos sitios la gente se unió al Komsomol a través de verdaderas oleadas. Las cifras de militancia de Magnitogorsk ilustran esto. De 3.000 miembros, a principios de 1931, la organización creció a 14.241 en 12 meses.966 El sitio de construcción ya había sido declarado el primer sitio de toda la Unión del Komsomol en 1930 y, como resultado de esto, tomó cuerpo la rutinización de los procedimientos de reclutamiento. El gran aumento de miembros no se debió integrantes del Komsomol que llegaron a trabajar a ese lugar, sino por el reclutamiento masivo de los trabajadores que ya estaban allí.967 La política de organizar una dirección del Komsomol, en 1931, inevitablemente tuvo una consecuencia similar en términos de rutinización de los procedimientos de reclutamiento.968 La cantidad con frecuencia reemplazaba a la calidad. La rápida expansión de la red de las células del Komsomol en los kolkhozy (de 41.075, en 1° de enero de 1931, a 92.400, el 1° de septiembre de 1931), implicó muchos nuevos komsomol’tsy. De enero a septiembre, el número de los komsomol’tsy en kolkhozy saltó de 859.000 a 1.815.000. La Liga estaba creciendo gracias a la juventud de los kolkhoz, pero no gracias a la juventud kolkhoz de “avanzada”.969

La ignorancia política y la “soft-line”

58En el campo, las campañas de colectivización hicieron que la lucha por la transformación del pueblo y las purgas de clase en el Komsomol se enredaran. Y esto, a su vez, le dio a esto último una dimensión adicional, no vista en la organización urbana. Naturalmente, una vez que los términos de intercambio se volvieron contra la población rural, fue cuando la organización urbana se determinó liderar el ataque contra las aldeas y las ideas llamadas “derechistas”, encontraron suelo fértil en las organizaciones rurales del Komsomol.

  • 970 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.133.

59Al analizar los informes locales, la conducción reconoció la falta de conocimiento y educación política e ideológica entre los cuadros y militantes rurales, en otras palabras, un insuficiente sentido de identidad de clase. Un informe en 1929, antes de que comenzara la etapa más radical de la campaña de colectivización, titulada “En el Frente Cultural-Ideológico”, hablaba de un “espíritu de conciliación” basado en la “irreflexión”, es decir, la ignorancia ideológica existente en la Liga.970 También ilustró la falta de aptitud política, reproduciendo una breve entrevista con una komsomolka de la organización de Viaz’ma. Cabe destacar que la komsomolka tenía educación secundaria y había estado en la Liga desde 1925. La entrevista se reporta de la siguiente manera (las respuestas de la komsomolka están en cursiva):

  • 971 Ibidem. MIuD – Mezhdunarodnyi iunosheskii den’.

¿Tú lees el periódico?
¡No!
¿Sabes algo sobre el ataque de Lodz?
¡No!
¿Estás familiarizado con la historia del movimiento juvenil?
¡No!
¿Qué entendemos por MIuD (Día Internacional de la Juventud)?
¡No lo sé!
¿Qué cinco tipos (etapas) de economía existen?
¡No lo sé!971

  • 972 Ibidem., ll.132-133. Casos similares fueron reportados en un proverka in Smolensk in 1928 Komsomol’ (...)

60Se concluyó que estas respuestas eran un “fenómeno de masas”. Un komsomolets, por ejemplo, había pensado que el Komsomol se había establecido en 1899.972 Aún más preocupante, sin embargo, era que la mera ignorancia política expresada por los komsomol’tsy de larga data solía ir acompañada de indiferencia ideológica. En una entrevista con la comisión de verificación (proverichnaia kommissiia) en el uezd de Smolensk y el volost de Liubavichskaia, se destacó la subdesarrollada conciencia de clase de una bedniak komsomolka, cuyo padre trabajó en una fábrica:

  • 973 (117) RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.135.

Pregunta: ¿Cuál es tu opinión? ¿Por qué no aceptamos kulaks en el Komsomol? ¿Realmente no son iguales a nosotros o a usted?
Respuesta: No sé. En mi opinión, es todo lo mismo, este kulak, ese bednyi (es decir, bedniak).
Pregunta: Pero ¿cómo es esto? ¿Votarías por la admisión de un kulak en el Komsomol?
Respuesta: ¡No! porque, un kulak puede vivir sin el Komsomol.973

  • 974 Ibidem.
  • 975 Ibidem.
  • 976 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.17.
  • 977 Ibidem.
  • 978 Kriven’kii, Komsomol v bor ‘be, 95.

61Según el informe, estos comentarios no solo subrayaron fuertemente la existencia de secciones conciliatorias en los pueblos y aldeas, sino también ejemplificaron la incapacidad y la falta de voluntad de los komsomol’tsy para responder a interpretaciones incorrectas de la política de clase y la propaganda antisoviética. Esto fenómeno, tal como en las organizaciones urbanas, fue una consecuencia directa de la transición del Komsomol desde ser una organización de joven vanguardia comunista, a convertirse en una verdadera organización de masas. Los komsomolets, afirmaba el informe, y los komsomolets rurales en particular, solo tenían un conocimiento político fragmentario que escasamente habían captado en una reunión. “No pueden conectar sus nociones (a menudo deformadas) con la línea política correcta del partido y el Komsomol”.974 Prosiguió concluyendo que, “ante nosotros, la tarea inmediata y primordial no es solo apoyar a la organización en la teoría revolucionaria, sino también, armarla con la irreconciabilidad de clases”.975 Este análisis hizo eco en otros informes. Uno sin fecha, archivado entre otros documentos para el período de febrero a diciembre de 1930, indica que la célula del Komsomol del pequeño asentamiento georgiano de Kvenatkotsa, preguntó: “ ¿Las células realmente tienen el derecho a no aceptar o expulsar a los hijos de los kulaks que escalaron en el Komsomol?”976 En otro caso, los komsomol’tsy de una escuela secundaria declararon que el kulak del período zarista era diferente al kulak soviético: “este último es ideológicamente nuestro (es decir, está con nosotros), pero económicamente ajeno”.977 Según la revista Sibirskii komsomolets, algunos activistas del okrug de Minusinsk, habían ido más allá y había abogado por el reclutamiento de kulaks. Ellos habían argumentado que “atraer 50 kulaks al kolkhoz o al Komsomol, significa eliminar a 50 enemigos del poder soviético”.978

  • 979 Ibidem.
  • 980 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, ll.13-16. Aquí l.16.
  • 981 Trifonov, N. “O molodom pokolenii likvidiruemogo klassa”, Komsomol’skaia pravda, 5 de abril de 1930 (...)

62Estas manifestaciones de nociones conciliatorias, por supuesto, iban en contra de la estricta postura de la guerra de clases adoptada por la dirección desde 1928. No todos los komsomol’tsy, “particularmente en las organizaciones de pueblos y aldeas”, se enfatizó, habían entendido claramente el papel y el carácter de clase de la organización.979 Esto fue criticado aún más en relación con la movilización de organizaciones rurales en las campañas de recolección de granos de 1930. De acuerdo con una directiva para todas las organizaciones de la organización aprobadas por su Comité Central el 15 de julio de 1930, el Komsomol debía mejorar aún más su “capacidad de lucha de clases” y limpiarse de los elementos ajenos y oportunistas mientras aumenta y fortalece su influencia en la juventud.980 La nueva dirección estaba claramente preocupada por la difusión de la idea “derechista” de “reeducación” (reeducación de los jóvenes kulak en el Komsomol)981.

  • 982 Fisher, Pattern, 147. Énfasis en el original.

63Es difícil determinar, en retrospectiva, si estas tendencias conciliatorias fueron expresión de pura ignorancia política e ideológica, más que un desacuerdo político consciente. Las llamadas “ideas derechistas” y sus conductas se difundieron en varias organizaciones. La purga, sin embargo, no resolvió el problema de las tendencias conciliatorias en el Komsomol. El solo hecho de que el Noveno Congreso llamara a una lucha contra las “desviaciones izquierdistas-derechistas” dentro del partido, y la teoría de una “reeducación del joven kulak en el Komsomol”, demostraban que estas posiciones no habían desaparecido. Los derechistas del Komsomol, según el discurso de Kosarev, habían abogado por una política “que no inflamara la lucha de clases entre los jóvenes, ni cultivara este tipo de ira, sino para suavizar esta lucha y practicara el deseo de vivir en paz para todos”.982 Sus fuertes palabras reiteraron que, la interpretación oficial del conflicto de clases, continuaba viniendo desde arriba, incluso en un momento en que las desviaciones de izquierda eran condenadas oficialmente.

  • 983 RGASPI, f. M1, op.23. d.818, l.21. Ver también Slezin, Molodezh’ I vlast; 89.

64Debemos tener precaución con las etiquetas del régimen de “desviacionismo de derecha” y “extremismo de izquierda” como términos apropiados para describir actitudes y acciones en la base de la organización. Aunque hay evidencia de que muchos activistas entendieron lo que había detrás de estas etiquetas y respondieron en consecuencia, por ejemplo, al tratar de evitar cualquier acción que los colocara en uno de los dos extremos, esto no se puede generalizar. Las diferencias entre ideas derechistas e izquierdistas a menudo permanecieron bastante vagas entre los activistas urbanos y rurales y, mucho más, para las bases. La confusión era la norma más que la excepción entre los komsomol’tsy ordinarios, particularmente entre las masas de nuevos militantes. Incluso los delegados a los congresos tuvieron problemas para descifrar los desacuerdos políticos entre las facciones. En una encuesta de delegados al Octavo Congreso del Komsomol, algunos funcionarios, incluyendo un secretario de un uezdkom y uno de una célula ordinaria, admitieron que no entendían las diferencias entre las posiciones del partido y la oposición.983

  • 984 Ver Viola, Best Sons, 30.
  • 985 Ibidem.
  • 986 RGASPI, f. M1, op.23. d.24a, l.32.

65De una manera análoga a la lucha contra la oposición en el partido, estos rótulos pronto se convirtieron en poco más que una descripción de cómo los colectivos locales implementaron la política.984 El “desviacionismo derechista” se veía en todas partes donde surgían tendencias conciliatorias o cuando los colectivos locales mostraban reticencia o, incluso, oposición a la implementación de campañas de colectivización y requisición; el “extremismo izquierdista” usualmente se veía como un “estilo de guerra civil” y una forma de implementación de la campaña de ofensiva socialista.985 Dejando a un lado las etiquetas, este capítulo ha mostrado cómo el régimen no logró hacer purgas dentro del Komsomol como parte de un esfuerzo popular. La política de “influencia social” encontró sus límites en las purgas intraorganizacionales porque se mezcló con el reclutamiento a gran escala que cambió el rostro de la base militante. El impulso para construir una Liga de masas -que condujo a una creciente rutinización de los procedimientos de reclutamiento-, era incompatible con la política de pureza de clase. Actuó como un freno natural a la militancia de la organización. Sin embargo, con el respaldo de la nueva dirección del Komsomol, las purgas y el proverki ayudaron a que los partidarios de la visión más radical de clase ascendieran en las filas del Komsomol. Fue este cambio en la conducción central y media en la jerarquía del Komsomol, lo que reforzó la dirección inversa del radicalismo de clase durante el período. De hecho, como lo reconoció en el otoño de 1929 el secretario del kraikom del Cáucaso Septentrional, Sergei Andreev, se disolvieron células enteras porque estaban llenas de elementos “de clase ajenos”.986 El simple hecho de que los dirigentes del Komsomol tuvieron que recurrir a esta disolución, muestra cuánto había cambiado la Liga.

66En cuanto a la nueva base militante, deberíamos preguntarnos si el aumento de las actitudes conciliatorias en el Komsomol también fue generado por factores distintos a la indiferencia política y el analfabetismo. ¿Hasta qué punto existía una oposición política consciente a las campañas de colectivización militantes dentro del Komsomol? Dejando a un lado las etiquetas “izquierdista” y “derechista”, el próximo capítulo busca evaluar las motivaciones que explican el apoyo y el entusiasmo, las limitaciones de ellas y la razón de la oposición a la revolución de Stalin desde dentro del Komsomol.

Notes

858 (1) Wellmann, Zwischen Millitanz, 90. Para un ejemplo ver Kosarev, “Navstrechu novym trudnostiam”, 2.

859 (2) La práctica de denuncia es examinada en Fitzpatrick, “Signals from Below”.

860 (3) Kosarev, “Navstrechu novym trudnostiam”, 2.

861 (4) Para los recursos y resoluciones del congreso ver Tovarishch komsomol, 323-333. Discursos claves: Bukharin, K novomu pokoleniiu, 479-518; Stalin, Works, Vol. 11, 70-82. Ver también Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, 50-51.

862 (5) Como se confirmó en la encuesta entre los delegados del congreso. RGASPI, f. M1, op.23. d.818, l.18.

863 (6) Stalin, Works, Vol. 11, 74.

864 (7) Ibidem., 70-74.

865 (8) Bukharin, K novomu pokoleniiu, 506.

866 (9) Stalin, Works, Vol. 11, 75.

867 (10) Ibidem., 76-78.

868 Fisher, Pattern, 155-156, 341, n. 77.

869 Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, 51.

870 Fitzpatrick, “Cultural Revolution”. Ver también Fitzpatrick, “Cultural Revolution as Class War”.

871 Fitzpatrick, “Cultural Revolution”, 34.

872 Hughes, Stalinism in a Russia Province. Ver nota 87 en la página 234.

873 Tovarishch komsomol, 365.

874 Ibidem., 365-366, 379-380.

875 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.8.

876 Ibidem., ll.5-6. Curiosamente, en la víspera del ataque contra la burocracia y la vieja intelectualidad, las categorías sluzhashchie o inteligente se habían desvanecido de estas estadísticas.

877 Ibidem., ll.6-8; Komsomol’skaia pravda, 26 de octubre de 1928, 1; Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 94. Hay algunas discrepancias sobre el momento en que se realizó la encuesta. En los documentos del CC del Komsomol, la encuesta tiene fecha del 1° de octubre de 1927. Sin embargo, las cifras de la encuesta se publicaron en Komsomol’skaia pravda más de un año después, el 26 de octubre de 1928, indicando que la encuesta se había "llevado a cabo únicamente ayer". El estudio de Kriven’kii también afirma que la encuesta se realizó a finales de 1928 y hace referencia a dos publicaciones más en Komsomol’skaia pravda el 14 y el 28 de noviembre. Según Fisher, ya se presentaron figuras similares en el congreso del Komsomol en 1928. Fisher, Pattern, 163.

878 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.7.

879 Ibidem., l.8.

880 Ibidem., ll.7-8; Komsomol’skaia pravda, 26 de octubre de 1928, 1; Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 94-95. Kriven’kii se refiere a otra encuesta publicada en Komsomol’skaia pravda, la cual expuso la alta proporción de seredniaki en estos órganos y la infiltración de kulaks en los órganos gobernantes en las células rurales en el Nizhgorodskaia guberniia.

881 RGASPI, f. M1, op.23. d.817 l.23. Las estadísticas enlistaron seis causas para la expulsión: (1) rompiendo el estatuto o el programa, (2) “elementos ajenos”, (3) vandalismo, embriaguez, juegos de azar, (4) ofensas criminales (5) practica de ritos religiosos (6) “otros”.

882 Las expulsiones cayeron desde un promedio de 6.650 por mes en 1927 a un promedio de 5.210 por mes. para la primera mitad de 1928. RGASPI, f. M1, op.23. d.817 l.22.

883 Komsomol’skaia pravda, 9 de enero de 1929, 2.

884 Komsomol’skaia pravda, 25 de diciembre de 1928, 2.

885 Komsomol’skaia pravda, 12 de febrero de 1929, 3.

886 Komsomol’skaia pravda, 24 de marzo de 1929, 2.

887 Ibidem.

888 Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 102.

889 RGASPI, f. M1, op.23. d.896, l.38.

890 Ibidem.; RGASPI, f. M1, op.23. d.921, ll.17-19.

891 RGASPI, f. M1, op.23. d.896, l.39.

892 Ibidem., l.40.

893 Ibidem., ll.38-39.

894 Ibidem., l.41.

895 Komsomol’skaia pravda, 16 de enero de 1930, 2.

896 Algunos ejemplos: Komsomol’skaia pravda, 21 de marzo de 1929, 2.; 16 de junio de 1929,4; 6 de octubre de 1929, 2.

897 Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 96.

898 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, ll.17-26.

899 RGASPI, f. M1, op.23. d.896, l.40.

900 Hughes, Stalinism in a Russian Province.

901 RGASPI, f. M1, op.23. d.896, l.40.

902 Wellmann, Zwischen Millitanz, 98-99.

903 Ibidem., 319-320.

904 Livshin, Pis’ma vo vlast, 1928-1939, Doc. 60.

905 El debate y el discurso son examinados en profundidad en Wellmann, Zwischen Millitanz, 320- 324. El resumen del debate está basado en el análisis de Wellmann.

906 Ibidem., 322-323.

907 Ibidem., 321.

908 Ibidem., 327-328.

909 RGASPI, f. M1, op.23. d.896, l.39.

910 Ibidem.

911 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.17-26.

912 Ibidem., l.19.

913 Ibidem.

914 Komsomol’skaia pravda, 20 de marzo de 1929, 2.

915 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.18.

916 Ibidem., l.19.

917 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.7.

918 Ibidem., ll.30-31; Komsomol’skaia pravda, 26 de octubre de 1928, 1.

919 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.21.

920 Viola, The Best Sons, 29.

921 Fisher, Pattern, 163.

922 Tovarishch Komsomol, 418.

923 Ibidem.

924 Ibidem., 456, 463, 473, 479. También Fisher, Pattern, 165.

925 Tovarishch Komsomol, 463.

926 Ibidem., 504.

927 Ibidem.

928 Kuskova, “The League of Communist Youth”, 309; Komsomol’skaia pravda, 16 de enero de 1931, 1.

929 Slavnyi put’, 382, 477; Fisher, Pattern, 409

930 Fisher, Pattern, 155.

931 Alekseev, Stroka v biografi, 39-47; Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, 332-333.

932 Alekseev, Stroka v biografi, 10-15.

933 Fisher, Pattern, 147.

934 RGASPI, f. M1, op.23, d.817, ll.24-28. 30-32, 34, 37, 39. Sin embargo, hubo grandes diferencias entre las regiones. Por ejemplo, contra la tendencia de todos los sindicatos, la proporción de "otros" entre los miembros de la oficina de células de fábrica en Kazajstán, aumentó drásticamente del 22 al 29,3 %, entre mayo de 1927 y enero de 1928. El único otro aumento en la proporción de "Otros" en los cuerpos, había tenido lugar en Asia Central, aunque no fue tan dramático: del 21 al 22 %. RGASPI, f. M1, op, 23, d.817, ll. 31-32.

935 Fisher, Pattern, 153-154, 410, 412

936 Ibidem.

937 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.27.

938 RGASPI, f. M1, op.23. d.659, ll.98-99.

939 Alekseev, Stroka v biografii. 39-47.

940 Alimov, “Through the Eyes”, 76

941 Ibidem.

942 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, ll.7-13.

943 Ibidem., ll.7-13.

944 RGASPI, f. M1, op.23. d.997, ll.7-9.

945 Ibidem., ll.8-9.

946 Ibidem., l.9.

947 Ibidem., l.10.

948 Ibidem., l.11.

949 Ibidem.

950 Ibidem., l.8.

951 Ibidem., l.13.

952 Se hizo eco en una resolución del partido CC el 1 de abril de 1931. KPSS o komsomole, 252- 253.

953 Komsomol’skaia pravda, 20 de enero de 1932, 2.

954 Komsomol’skaia pravda, 1 de abril de 1932, 2.

955 Komsomol’skaia pravda, 18 de junio de 1932, 2-3.

956 Para ejemplos de esto, ver, Komsomol’skaia pravda, 1 de abril de 1932, 2. El CC del Komsomol reconoció el hecho de que había asumido la forma de una lucha de clases interna después del final del cambio, en junio de 1932. Komsomol’skaia pravda, 18 de junio de 1932, 1.

957 Fisher, Pattern, 180; Slavnyi put’, 480, 481.

958 RGASPI, f. M1, op.23. d.945, ll.66-68, 70, 77-78, 80-81.

959 Hryshko, “An Interloper”, 4.

960 Ibidem., 95.

961 Citando a una enciclopedia de la Unión Soviética, donde se afirma que más de 5.500 komsomol’tsy se encontraban entre los trabajadores del sitio de la construcción. Ibidem., 93.

962 Ibidem., 94.

963 Ibidem.

964 Ibidem., 95.

965 Khvalynsky, “Life in the Countryside”, 114.

966 Kotkin, Magnetic Mountain, 89.

967 Ibidem.

968 El insatisfactorio cumplimiento de los directivos, fue criticado por el partido en abril de 1931. KPSS o Komsomole, 252-253.

969 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.1.

970 RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.133.

971 Ibidem. MIuD – Mezhdunarodnyi iunosheskii den’.

972 Ibidem., ll.132-133. Casos similares fueron reportados en un proverka in Smolensk in 1928 Komsomol’skaia pravda, 10 de octubre de 1928, 3.

973 (117) RGASPI, f. M1, op.23. d.921, l.135.

974 Ibidem.

975 Ibidem.

976 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, l.17.

977 Ibidem.

978 Kriven’kii, Komsomol v bor ‘be, 95.

979 Ibidem.

980 RGASPI, f. M1, op.23. d.967, ll.13-16. Aquí l.16.

981 Trifonov, N. “O molodom pokolenii likvidiruemogo klassa”, Komsomol’skaia pravda, 5 de abril de 1930, 2.

982 Fisher, Pattern, 147. Énfasis en el original.

983 RGASPI, f. M1, op.23. d.818, l.21. Ver también Slezin, Molodezh’ I vlast; 89.

984 Ver Viola, Best Sons, 30.

985 Ibidem.

986 RGASPI, f. M1, op.23. d.24a, l.32.

Table des illustrations

Titre Tabla. Encuesta de la composición social del Komsomol rural, octubre de 1927
Crédits Fuente: RGASPI, f. MI, op, 23, d.817, l.8.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/5664/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 36k

© Ariadna Ediciones, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search