Version classiqueVersion mobile

La Liga de las Juventudes Comunistas (Komsomol) y la transformación de la Unión Soviética (1917-1932)

 | 
Matthias Neumann

Parte II. La nueva política económica

6. Una organización viviente

Texte intégral

1Los intentos bastante infructuosos de los bolcheviques de formar a la juventud comunista a través del activismo, no solo revelan un choque de conceptos culturales, identidades sociales y percepciones, sino también, dibujan la imagen de una organización con capas de contradicciones y paradojas, en las que el centro se mantenía luchando para controlar el caos en su base organizacional. Es aquí donde el estudio de la historia social y cultural, destacando la diversidad cultural y la independencia en el terreno, proporciona una base para reconsiderar y reevaluar las cuestiones de organización, control y la relación entre los miembros de la base y los líderes. Al analizar las culturas juveniles revelamos una organización llena de desorden y desobediencia, y esto desafía muchas percepciones comunes sobre la realidad organizacional del Komsomol durante la década del ‘20. Este capítulo tiene como objetivo hacer una idea de la realidad organizacional y las prácticas del Komsomol durante la NEP y su lugar en el Estado bolchevique.

El Komsomol y la construcción del obshchestvennost’ soviético

  • 747 Pilkington, Russia’s Youth, 51.
  • 748 Hellbeck, “Working, Struggling, Becoming”, 342.
  • 749 Para una breve discusión sobre el entendimiento del colectivismo entre estudiantes, ver David-Fox, (...)

2Durante la década de 1920, el Komsomol se convirtió en un pilar crucial en la concepción bolchevique del obshchestvennost’ soviético. Sin embargo, desde el principio representó un caso especial entre las numerosas nuevas organizaciones sociales y voluntarias establecidas con la ayuda del régimen. Incluso, más que otras organizaciones de masas, como la Sociedad de los Sin Dios y la OSOAVIAKhIM, el Komsomol se caracterizó como una obschestvenno-politicheskaia organizatsia (una organización social y política). La tarea principal de la Liga juvenil era educar a las generaciones futuras con una conciencia socialista, fomentar el apoyo al régimen entre los niños y adolescentes, y comprometerlos a la participación en el proyecto de transformación bolchevique. Como se mencionó, la formación social y la educación moral (vospitanie) se entendió como un proceso bidireccional que permitía la interacción constante entre los jóvenes y el sistema social.747Obshchestennaia rabota, el trabajo social y público, así como el compromiso, fueron vistos como fundamentales para este proceso de lograr una fusión de la “conciencia del individuo y los objetivos revolucionarios del Estado”.748 Sin embargo, como ha sugerido el capítulo anterior, la introducción de la NEP socavó este proceso porque la ética comunista chocaba constantemente con la realidad sociopolítica cotidiana. En el corazón de este ambicioso programa de remodelación de la mente y el alma, estaba el trabajo del Komsomol en los clubes, y el “activismo” se convirtió en uno de los instrumentos centrales. Aquí, la organización trabajó para cumplir la nueva comprensión del colectivismo. Esta nueva concepción combinaba la noción clásica de devoción al interés común con el cumplimiento de procedimientos y rituales recién establecidos dentro de la Liga que, pronto, asumieron un carácter obligatorio.749 Incluía reuniones, círculos de estudio, un código de conducta que fue ferozmente debatido en el discurso sobre la nueva ética comunista, y también las sesiones de crítica y autocrítica que se convertirían en el centro de la cultura estalinista.

  • 750 Dahlke, “Kampagnen für Gottlosigkeit”, 182.
  • 751 Il’ina, Obshchestvennye orgnizatsii, 110-111, 120.

3El “activismo” (kampaneishchina) asumió una connotación cada vez más negativa en el discurso de los bolcheviques durante la década del ’20, debido a que los cortos estallidos de propaganda no dejaron un impacto duradero en las mentes y las almas de los ciudadanos soviéticos.750 Pero había otras características de la noción de oshchestvennost soviético que definía la estructura y el trabajo de las organizaciones de masas como el Komsomol. En primer lugar, había un liderazgo del partido y una composición de clase ideológicamente aceptable. Como vimos en el capítulo 4, esta última característica trajo consigo dilemas.751 No es coincidencia que la concepción del nuevo obshchestvennost se haya hecho eco de los ingredientes clave de lo que se convertiría en la escuela del realismo socialista: partiinost’, klassovost’, narodnost’, ideinost’. El Partiinost’, “una conciencia partidaria” entre los militantes, implicaba el liderazgo y la orientación del partido. El Klassovost’, ( “contenido de la clase”), se suponía que estaba garantizado a través de una regulación proactiva de la composición de clase de la Liga. El Narodnost’, era una orientación hacia la gente a través del apoyo de misiones esclarecedoras de la civilización. Y finalmente, ideinost’, denunció el mensaje político e ideológico que impregnó el trabajo de estas organizaciones. Más allá de las importantes funciones sociales del Komsomol (que compartía con todas las demás organizaciones masivas), la Liga tenía un atributo distintivo: se designaba explícitamente como el reverso del partido. Se estableció como una escuela de cuadros, sirviendo como un conjunto de talentos de los cuales surgirían los futuros líderes del aparato partido-Estado y, de hecho, lo hicieron. Al hacerlo, el Komsomol no solo se convirtió en un objeto, un pilar en la concepción bolchevique de un nuevo obshchestvennost’, sino también, un agente activo en su construcción.

  • 752 KPSS v rezoliuziiakh, 49; Il’ina, Obshchestvennye orgnizatsii, 66.

4Usando la frase de Irina Il’ina, la creación de la obshchestvennaia nomenklatura fue fundamental para el proceso de construcción de una red de nuevas organizaciones sociales bajo la guía del régimen. Este buscó asegurar su influencia a través de la participación de los integrantes del partido y su elección en los puestos directivos de las organizaciones de masas. El Decimotercer Congreso del Partido resolvió, en 1924, que el partido debería hacer todos los esfuerzos posibles para ayudar al despliegue apropiado del trabajo en estas organizaciones. Los miembros del partido debían participar activamente en ellos. Las organizaciones partidarias tenían que ayudar a su correcto desarrollo organizacional, atrayendo a los miembros del partido -así como a los que no lo eran- a su trabajo, convertirse en sus líderes ideológicos y políticos. Todo esto requería una mayor atención por el trabajo de la facción del partido comunista en estas organizaciones.752

  • 753 Korzhikhina, “Sovetskaia nomenklatura”, 28; Il’ina, Obshchestvennye orgnizatsii, 67.

5Además, en la década de 1920, la elección de líderes dentro de estas organizaciones fue reemplazada cada vez más por nombramientos desde arriba. En la práctica, esta creciente interferencia del centro significó que, en 1925, el partido nominó a cientos de sus miembros para liderar posiciones en las organizaciones de masas. Por ejemplo, la lista nomenklatura designó a 51 miembros del partido para el Comité Central del Komsomol, 426 para el Consejo Central de Sindicatos de Toda la Unión (VTsSPS) y 100 para otras organizaciones sociopolíticas.753

  • 754 Traducción no oficial.
  • 755 Ibidem.
  • 756 Il’ina, Obshchestvennye orgnizatsii, 117.
  • 757 Dahlke, “Kampagnen für Gottlosigkeit”, 185.

6En su concepción pura, el organizado sistema de nomenklatura era un camino de ida para que el partido asegurara su orientación a otras organizaciones. Sin embargo, las cosas fueron diferentes en el caso del Komsomol. Debido a su papel como la reserva del partido, la Liga no solo estaba en el extremo receptor. No fue solo un objeto del proceso de la creación de una obshchestvennaia nomenklatura, sino que se convirtió en una fuerza motriz crucial. Muchas de las nuevas organizaciones de masas atrajeron a miembros jóvenes. Esto significaba que los komsomol’tsy y los jóvenes bolcheviques, muchos de los cuales también eran miembros del Komsomol debido a su edad, se animaron vigorosamente para unirse a otras organizaciones de masas. Una capa de miembros del partido y komsomol’tsy se consideraba esencial para garantizar un nivel de control e influencia para el régimen. De esta manera, el sistema de nomenklatura fue mucho más allá de la lista real de nombramientos a través de los cuales el partido bolchevique dominó el nivel superior de cada nueva organización social. Tomando como ejemplo la República Socialista Soviética Autónoma de Buriat-Mongol, los miembros del Komsomol superaron en número a los miembros del partido en muchas de sus organizaciones sociales y culturales en la década del ‘20. La Liga de Defensa Civil OSOAVIAKhIM, por ejemplo, tenía 12.651 miembros en 1928, el 18 % de los cuales eran miembros del partido y el 19 % por ciento, miembros del Komsomol. Las organizaciones y sociedades más pequeñas también tenían un partido y un núcleo Komsomol. En 1927, la Down with illiteracy Society754(Sociedad Abajo con el analfabetismo) de la República, tenía 364 miembros, con un 14 % de miembros del partido y un 23 % del Komsomol. Otra pequeña organización, Society of the Friends of Radio (Sociedad de Amigos de la Radio755), tenía 435 miembros en 1928, 12 % de los cuales tenían carné del partido y un 15 % del komsomol’tsy.756 No está claro en las estadísticas cómo se registraron los miembros del Komsomol con militancia partidaria, aunque probablemente la militancia del partido tuvo prioridad y fue el atributo decisivo para su clasificación. En cualquier caso, estos ejemplos subrayan cómo el régimen visualizó al Komsomol como un instrumento para imponer el control y la adhesión a la línea del partido. Esta penetración en organizaciones pequeñas y grandes se repitió en toda la Unión Soviética. Según algunas estadísticas, en 1930, el 30 % de los miembros de la Sociedad de los Sin Dios, también eran miembros del Komsomol.757

  • 758 Tirado, “The Komsomol and the Young Peasants”, 465; Zinov’ev, “K piatiletiu komsomola”, Iunyi kommu (...)
  • 759 Dahlke, “Kampagnen für Gottlosigkeit”, 185.
  • 760 Tirado, “The Komsomol and the Young Peasants”, 467.
  • 761 KPSS o kmsomole, 106.

7El Komsomol estaba destinado a estar profundamente entrelazado con la organización del partido, con otras organizaciones sociales y culturales, e, incluso, con las instituciones estatales en todos los niveles. En el campo, esto se destacó particularmente por la participación del Komsomol en los soviets de las aldeas y otras organizaciones sociopolíticas. El mensaje del partido sobre el papel del Komsomol en los órganos estatales fue ambivalente. Mientras que en el Quinto Congreso del Komsomol, realizado en octubre de 1922, se advirtió a las organizaciones rurales que no asumieran las funciones de los órganos estatales, desde 1923 el partido comenzó a alentar a las células rurales del Komsomol, en lugares sin representación del partido, a tomar un prominente papel público en la vida política de la aldea y a asumir funciones gubernamentales. Un año después, en diciembre de 1924, el partido reafirmó que el Komsomol debía trabajar activamente dentro de los órganos soviéticos, como los soviets de las aldeas, pero advirtió, al mismo tiempo, que se debía detener la tendencia de algunas células a rebasar las funciones de los órganos estatales y trabajar de manera administrativa.758 Se instó al Komsomol a convertirse en un agente de modernización en el pueblo para llevar al campesinado al lado del régimen a través de su trabajo de enriquecimiento cultural desarrollando salas de lectura, clubes y escuelas, la promoción de técnicas modernas en la producción agrícola, así como su participación en órganos estatales como los soviets de las aldeas. El objetivo, sin embargo, no era solo integrar a la población rural no confiable en la nueva estructura del Estado bolchevique y la sociedad soviética. Esa era una tarea básica de todas las organizaciones sociales respaldadas por el Estado que operaban en esta época, tanto en la ciudad como en el campo.759 Una meta central para el Komsomol era, como ha señalado Isabel Tirado, reclutar jóvenes campesinos para el servicio estatal, entrenarlos y prepararlos para trabajos en el gobierno local, sin tener que admitirlos en el partido.760 Sin embargo, esta política significaba que el Komsomol podía pasar de ser un asistente del partido, a un sustituto activo en lugares lejanos sin representación de un partido organizado. A pesar de alentar al Komsomol a participar en los órganos del poder soviético, a fines de 1924, el partido criticaba la tendencia de las células rurales a asumir las funciones de los cuerpos soviéticos.761

  • 762 Iunyi kommunist, no. 5 (marzo de 1926), 34-36.
  • 763 Traducción no oficial.
  • 764 Iunyi kommunist, no. 5 (marzo de 1926), 34-36.
  • 765 Tirado, “The Revolution”, 102; Fainsod, Smolensk under Soviet Rule, 411.
  • 766 Slavnyi put’, 324.

8En 1926, el miembro del Komsomol, N. Zhukov, publicó un largo artículo en Iunyi kommunist titulado “El Komsomol y el obshchestvennost’ soviético en el pueblo”, sobre los éxitos del primero en la creación del obshchestvennost soviético. Elogió el cercano trabajo de la Liga con los soviets de las aldeas y su papel crucial en el establecimiento de secciones y comisiones dentro de ellas.762 También afirmó que un gran número de activistas locales del Komsomol participaban en las reuniones de los soviets de las aldeas. Además, el Komsomol estaba colaborando con otras organizaciones sociales para ayudarlas a la mecanización de la producción agrícola y fue una fuerza impulsora detrás de la organización de los comités campesinos y, más específicamente, los Peasant Committees for Mutual Aid (Comités Campesinos de Ayuda Mutua763), una de las principales organizaciones sociopolíticas que operaban en la zona campesina del país. Zhukov informó que la militancia de los comités campesinos en el uezd había crecido significativamente con la ayuda del Komsomol, donde hasta el 25 % de sus 2.125 miembros eran jóvenes, estableciendo 22 nuevos comités. Además, dejó en claro que los órganos dirigentes de estos comités al nivel de volost’ y de aldea, estaban impregnados de activistas del Komsomol.764 Este artículo sobre los logros del Komsomol creando un obshchestvennost’ soviético, claramente no refleja el desempeño general de la organización en esta zona. Sin embargo, al menos destaca el papel central que algunos funcionarios del Komsomol pensaban que su Liga debía jugar en este proceso. También es bastante claro, a partir de este informe, que las fronteras entre el Estado y la sociedad se habían vuelto completamente borrosas. El Komsomol actuaba como una organización social, pero como representante del poder soviético. A menudo asumía funciones partidarias y estatales o, en palabras aún más específicas, se convirtió en un sustituto del partido. Los activistas del Komsomol regularmente terminaban en puestos administrativos del partido-Estado. También, tuvieron sus propios candidatos para la elección de los soviets de las aldeas y, a menudo, organizaron las elecciones, lo que junto con su trabajo en los Comités de Ayuda Mutua y en las cooperativas locales, colocaba a la organización en la posición de una agencia estatal.765 En 1926, los activistas del Komsomol representaron el 6.2%de los miembros de los soviets del volost’.766 El conflicto de intereses era naturalmente intrínseco a esta estructura del emergente obshchestvennost’ soviético. La subordinación del Komsomol al partido permitió a este último, al menos en teoría, ejercer su influencia a través de diferentes canales hasta la organización local del Komsomol. En la década de los años ‘20, la realidad, sin embargo, parecía muy diferente.

Inactividad y apatía

9En el capítulo anterior planteamos que el trabajo cultural sistemático apenas si tuvo un lugar en el Komsomol. Cuando los incoherentes conceptos culturales e ideológicos de los nuevos gobernantes se encontraron con la subcultura juvenil en terreno, la confusión sobre la pregunta ¿qué hacer? se intensificó. Si hasta la prensa oficial publicó información contradictoria sobre los nuevos aspectos de la vida cotidiana, entonces fue casi inevitable que las campañas se desviaran tan pronto como ellas alcanzaron los niveles más bajos de la organización. La falta de un trabajo cultural y político sistemático y significativo en el Komsomol, a su vez, causó varios procesos de alienación dentro de la organización. En primer lugar, en general, la base estuvo cada vez más distanciada de la organización, particularmente de sus líderes.

  • 767 Kenez, The Birth, 168; Fisher, Pattern, 409
  • 768 RGASPI, f. M1, op.23. d.313, l.38; RGASPI, f. M1, op.23. d.313, ll.99-100; RGASPI, f. M1, op.23. d. (...)
  • 769 RGASPI, f. M1, op.23. d.677, l.52.
  • 770 RGASPI, f. M1, op.23. d.313, ll.99-100.

10Durante la década de los años ‘20, el Komsomol se expandió rápidamente de 480.000, en octubre de 1920, a 1.960.000 miembros en mayo de 1928. Como era de esperar, su desarrollo organizativo y estructural no pudo seguir el ritmo de esta rápida expansión de su red, particularmente en las zonas rurales.767 Esto puede verse, tanto en la división entre la organización urbana y rural, discutida en el capítulo 4, como en el fracaso de las campañas de la década de 1920 para alcanzar y penetrar en las células provinciales y rurales del Komsomol, debido a la falta de instrucciones, comunicación y recursos claros. El hecho de no involucrar a los miembros antiguos y nuevos en un trabajo político interesante, llevó a la inactividad general de muchas células. Con frecuencia, y especialmente en las áreas rurales, la inicial participación entusiasta de los jóvenes en las células recién creadas, se erosionó gradualmente, dando paso, en definitiva, al letargo político, la desobediencia o simplemente una existencia en papel.768 En los medios rurales, el trabajo se vio afectado por las estaciones climáticas, ya que durante los meses de verano, cuando los jóvenes tenían que ayudar en los campos, el trabajo en las células a menudo simplemente paraba.769 En 1925, Dubov, secretario de una célula de una villa ubicada en el raion Kakhovskii, en Ucrania, describió estos problemas del trabajo en lo rural en una carta dirigida a su dirección. Señaló que la célula de la villa contaba con 46 miembros, pero solo dos o tres de ellos realmente realizaban algún trabajo. La educación política apenas se llevaba a cabo y la célula tenía un solo libro. La comunicación con el raikom del Komsomol era totalmente inadecuada porque la mayor parte del tiempo estaba cerrada e, incluso, cuando estaba abierta, solo entregaba papeles, sin dar reales instrucciones. Como también explicó Dubov, las quejas al okruzhkom sobre el problema, fueron completamente ignoradas.770

  • 771 Gorsuch, Youth, 62-63.
  • 772 RGASPI, f. M1, op.23. d.663, l.2.
  • 773 RGASPI, f. M1, op.23. d.315, ll.24-25.
  • 774 Ibidem., l.28.
  • 775 RGASPI, f. M1, op.23. d.663, l.98.

11Otro problema era la monotonía de las reuniones de células y el trabajo del club, si es que realmente se llevaban a cabo. Aquellos que querían una activa participación en política, criticaban las interminables y aburridas charlas junto con el adoctrinamiento cultural, la repetición de eslóganes y frases vacías que dominaban las reuniones.771 Naturalmente, una reacción al trabajo poco interesante del club, fue simplemente alejarse del Komsomol, pero otros expresaron sus preocupaciones en cartas y quejas a los líderes. Algunos dieron un paso más y comenzaron a buscar alternativas. Esto sucedía no solo con los de la generación anterior que había luchado en la Guerra Civil, sino también con los elementos de las generaciones más jóvenes que estaban hartos de la inactividad del Komsomol. En 1927, un grupo que se hacía llamar Jóvenes Marxistas, declaró en su manifiesto que habían decidido formar una nueva organización porque la de los Jóvenes Pioneros no había satisfecho sus deseos. Se quejaban contra los analfabetos líderes pioneros (los que eran liderados por activistas del Komsomol), clubes sucios, conversaciones políticas monótonas y vacías, y el movimiento sin espíritu de la fizkul’tura (educación física).772 Un funcionario, que en 1925 ya se había quejado a través de una carta, ahora indicaba que el estudio de la teoría marxista ayudaba a tratar las cuestiones prácticas de la vida cotidiana que el Komsomol enfrentaba en su trabajo.773 “A menos que participemos y apliquemos el marxismo en el trabajo social práctico (v obshchestvennoi praticheskoi rabote) esto no tiene vida”774, afirmó en una segunda carta. Más allá de esto, un activista del grupo oposicionista del Komsomol en la fábrica de Krasnyi Oktiabr’, en Járkov, probablemente captó los sentimientos de muchos de sus compañeros cuando, al observar el trabajo cultural en la organización, exponía que “el Komsomol había perdido su cara política”.775

  • 776 Hatch, “Hangouts and Hangovers”, 107.
  • 777 Ibidem., 101-102.
  • 778 KPSS o komsomole, 106.

12Naturalmente, como en todas las grandes organizaciones sociales, las actividades en terreno eran muy dependientes del tipo de liderazgo local y la personalidad individual de los activistas. Por lo tanto, no es sorprendente que el trabajo del club variara. Ciertamente hubo clubes donde los círculos de teatro combinaron con éxito la educación política con las actividades de ocio, midiendo cuidadosamente las conferenciase; mientras que, en otros lugares, el trabajo colaborativo de una célula local del Komsomol y su club afiliado, se cerraba después con una conferencia política. Entre las diversas actividades que los clubes podían ofrecer, los formatos dramatizados, como los dramas vivos y el teatro sociopolítico, fueron muy populares entre los jóvenes activistas del Komsomol, independientemente de lo que la audiencia haya pensado sobre ellos. Una de las razones clave de esto fue, como ha señalado John Hatch, que “vinculaban la política, el teatro y la autonomía local”.776 Los activistas solían escribir y realizar tales producciones. En el club de la fábrica metalúrgica Sickle and Hammer (Hoz y Martillo) de Moscú, 150 personas vieron en 1924 una producción teatral cuasi-judicial de agitación (agisud) llamada “Alcoholismo a prueba”. En algunos lugares, los clubes podían ser un verdadero centro de vida social de los miembros del Komsomol, proporcionándoles actividades políticas y sociales significativas o, al menos, un lugar para reunirse. De hecho, muchos trabajadores adultos se quejaban de que los clubes de trabajadores de fábricas se habían convertido en clubes juveniles, donde, como lo expresó un trabajador descontento, “jóvenes pioneros tocaban la batería y los komsomol’tsy corrían por las instalaciones del club”.777 En las áreas rurales, la situación era a menudo similar. El partido se vio obligado a dejar en claro que el trabajo del Komsomol en las salas de lectura, no debería llevarlos a convertirse en clubes juveniles.778

  • 779 Siegelbaum, “The Shaping of Soviet Worker’s Leisure”, 80; Grant, “Organising Mass Physical Culture(...)
  • 780 Gorsuch, “Smashing Chairs”, 256-257.
  • 781 Grant, “Organising Mass Physical Culture”, 96, 105, 107.

13En general, está claro que tanto los sindicatos como el trabajo de los clubes del Komsomol estuvieron llenos de problemas durante el período. Una razón de esta situación fue que, durante la década de 1920, el objetivo de estos clubes aún se estaba debatiendo. Los funcionarios trataron de encontrar un buen equilibrio entre las actividades educativas y las noches de ocio, ofreciendo entretenimiento y relajación que atraerían a los jóvenes y los manteniéndolos alejados de las calles.779 Para mediados de la década de los años ‘20, era preocupantemente para las autoridades tener que reconocer el comportamiento delincuente que estaba teniendo lugar en muchos clubes administrados por el Komsomol.780 Además, a menudo había un conflicto entre los sindicatos y el Komsomol sobre los clubes de fábricas debido a la confusión sobre su administración. Además de eso, la mayoría de los clubes tuvieron que luchar con la falta de recursos materiales que, inevitablemente, afectaron sus actividades.781 Muchos activistas del Komsomol se sintieron decepcionados por el centralismo.

  • 782 La diversidad de jóvenes organizaciones y grupos (cultural, político y religioso) es capturada de b (...)
  • 783 Bukharin, K novomu pokolenniu, 485. Fitzpatrick, “Cultural Revolution as Class War”, 20, 258, n. 34 (...)
  • 784 RGAE, f.396, op.5. d.181, l.163; RGASPI, f. M1, op.23. d.681, l.46.

14Con el activismo político todavía vivo entre muchos jóvenes comunistas y la creciente frustración política durante la NEP, tarde o temprano surgirían grupos de oposición dentro y fuera del Komsomol. Y, efectivamente, así fue a mediados de la década del ‘20.782 Bukharin explicó en detalle, en el Séptimo Congreso del Komsomol en 1928, que el monopolio del Komsomol sobre la organización de la juventud estaba lejos de estar asegurado. Estimó que las organizaciones juveniles cristianas, como la Juventud Bautista (Baptomol) y la Juventud Cristiana (Christomol) de manera conjunta, organizaban a tantos jóvenes en sus filas como lo hacía el Komsomol.783 La existencia continua de grupos de jóvenes cristianos puso en evidencia el abyecto fracaso del trabajo antirreligioso del régimen. Por otro lado, la aparición de grupos de oposición dentro del Komsomol, ejemplificó el activismo político y la sobrevivencia del idealismo entre los jóvenes comunistas que no querían ser parte de una organización cuya principal ocupación concreta, como algunos decían, era jugar fútbol.784

Anti-burocratismo y democracia organizacional

15La plataforma para muchas actividades de oposición se basó en la crítica realizada por Trotsky en su The New Course (Nuevo Curso) a las tendencias hacia la burocratización en el joven Estado bolchevique. Trotsky escribió:

  • 785 (36) Trotsky, The New Course, 69-71.

El burocratismo mata la iniciativa e impide la elevación del nivel general del partido. Ese es su defecto cardinal. Como el aparato se compone inevitablemente de los compañeros más experimentados y meritorios, el burocratismo tiene sus repercusiones más graves sobre la formación política de las jóvenes generaciones comunistas. Además, es el joven el barómetro más confiable del partido, el que reacciona más vigorosamente contra el burocratismo del partido. (...)
Y nosotros, los “ancianos”, debemos decirnos claramente que nuestra generación, que naturalmente disfruta del papel dirigente en el partido, no está absolutamente garantizada contra el gradual e imperceptible debilitamiento del espíritu revolucionario y proletario en sus filas, si el partido tolerara el mayor crecimiento y la estabilización de los métodos burocráticos que transforman a los jóvenes en el material esencial de la educación e inevitablemente crean un distanciamiento entre el aparato y la masa, entre los viejos y los jóvenes. El partido no tiene otro medio para emplear contra este peligro indudable que un cambio de rumbo serio, profundo y radical hacia la democracia partidista y el flujo cada vez más grande en medio de los elementos de la clase trabajadora. (...)
Es completamente insuficiente para nuestros jóvenes repetir nuestras fórmulas. Deben conquistar las fórmulas revolucionarias, deben asimilarlas elaborando sus propias opiniones, su propia fisonomía; deben ser capaces de luchar por sus puntos de vista con el coraje que surge de las profundidades de la convicción y la independencia de carácter!785

  • 786 Chaplin, “Ob oppozitsionnoi klevete na Komsomol”, 3-4; Khanin, “Oppozitsiia i Komsomol”, 2; RGASPI, (...)
  • 787 RGASPI, f. M1, op.23. d.663, ll.96ob.

16Al asignar a los jóvenes comunistas el papel decisivo en el proceso de la Revolución, la que aún no había terminado, Trotsky tocó la fibra sensible de muchos comunistas desilusionados. Aparte de la cuestión de clase sobre el crecimiento de la Liga, que examinamos en el capítulo 4, fueron los problemas planteados por Trotsky: la falta de democracia interna, la burocratización gradual y el arribismo generalizado, los que fueron recogidos por la mayoría de los grupos de oposición dentro del Komsomol.786 El grupo en la fábrica de Krasnyi oktiabr’ mencionado anteriormente, argumentó en su resolución que la democracia organizacional no debía existir solo en palabras, sino que debía practicarse en la realidad.787

  • 788 Lenin, “The Youth International”, Collected Works, Vol. 23, 164; reintroducido por Khanin, “Oppozit (...)
  • 789 Gorsuch, “NEP be Damned!”, 570-571; Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 26-87.
  • 790 Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 78.

17Para contrarrestar la interpelación de Trotsky, los dirigentes del Komsomol y del partido solían recurrir a las palabras de Lenin, el único bolchevique que suscitó la misma admiración entre los entusiastas jóvenes. Él había declarado, en 1916: “ ¡Defendemos la total independencia de las Ligas Juveniles, pero también la libertad total de crítica a los camaradas por sus errores! No debemos halagar a los jóvenes”.788 Sin embargo, las campañas masivas contra el trotskismo, la “nueva oposición” y, más tarde, contra el “bloque trotskista-zinovievista”, así como las purgas internas de la Liga, no impidieron que los grupos opositores abogasen por cambios. Las posiciones de Trotsky encontraron apoyo a lo largo de la década del ‘20, particularmente dentro de las organizaciones del Komsomol de Moscú, Leningrado, Ucrania, el Suroeste, los Urales y el Donbass. Los grupos opositores, como la Trotsky Union of Defenders of Inner-League Democracy in Azerbaijan (Unión Trotsky de Defensores de la Democracia de la Liga Interna en Azerbaiyán) expresaron, literal y muy claramente, su programa político en su nombre.789 Solamente en la primera mitad de octubre de 1926 se informaron 570 actividades de oposición.790

18La organización de grupos de oposición fue solo el signo más visible del creciente malestar del activista local y de base del Komsomol y del partido. Las críticas a la burocratización y la falta de democracia dentro de la organización, no necesariamente se plantearon como parte de una oposición trotskista; Trotsky solo les había dado un rostro popular.

Una serie del Komsomol

  • 791 RGASPI, f. M1, op.23. d.822, ll.13-18.

19En carta escrita al Comité Central del Komsomol y al Komsomol’skaia pravda en octubre de 1928, activistas locales que reflexionaron sobre las campañas de autocrítica y describieron sus experiencias durante el año anterior, atacaron fuertemente el estado vigente de la Liga.791 En su carta, relataron lo que podría llamarse una “serie barata del Komsomol”, pero con el triste hecho de que cuatro jóvenes habían perdido la vida en esta historia de corrupción, nepotismo, carrera profesional, ignorancia y tragedia. Como lo dijeron, el caso se desarrolló de la siguiente manera.

  • 792 Ibidem., l.14.
  • 793 Ibidem., l.15.
  • 794 Ibidem.

20En 1927, el raikom envió a un nuevo secretariado, destrozando el kollektiv local en la fábrica. Los activistas protestaron y apelaron al raikom por su eliminación. La protesta fue tan lejos que cuatro komsomol’tsy del kollektiv se suicidaron. El raikom, sin embargo, continuó rechazando sus quejas y solo después de cinco meses de lucha, en mayo de 1928, el raikom finalmente cedió. El secretario, Murashev, renunció bajo la creciente presión, aunque no antes de nominar a un nuevo candidato para el puesto. Su candidato, Barymov, fue descrito por los activistas como un “lameculos” (podkhalim), un “funcionario” y un “burócrata”792 cuya autoridad no radicaba en ningún trabajo en la producción, además de tener un historial de delincuencia. Mientras tanto, el kollektiv local ya había decidido que Belov, un komsomol y miembro del partido, debía ser elegido como nuevo secretario. Sin embargo, el raikom y el kollektiv del partido se pusieron del lado de Barymov y durante tres semanas se desató una “amarga lucha contra Belov”. Finalmente, un miembro del raikom fue al kollektiv local y anunció que la secretaría del raikom había decidido eliminar a Belov e instalar a Barymov como el nuevo secretario. Los miembros del kollektiv, como explicaron en su carta, se indignaron y respondieron afirmando que se negarían a trabajar con Barymov. “ ¿Dónde está la democracia?”, preguntaron.793 Sin embargo, el raikom se salió con la suya y Barymov fue nombrado secretario. Cuando asumió el cargo dio un “discurso histórico”, en el que, según los informes, declaró: "No iré al aktiv, pero el aktiv vendrá a mí”.794

  • 795 Ibidem.
  • 796 Ibidem.

21De acuerdo con los komsomol’tsy, Barymov, una vez en el cargo, comenzó a dar órdenes a su antojo, seleccionando y promoviendo a los “bribones” (prokhodimtsy) que lo halagaban. Como resultado de esto, los kollektiv comenzaron a alzar sus voces en señal de protesta, preguntando: “ ¿A quién quieren apoyar el Komsomol? ¿A las personas que se quedan calladas, a los burócratas, a los aduladores o a los revolucionarios honestos y francos?”795. Posteriormente, estos miembros del kollektiv fueron tildados de “alborotadores” (sklochniki), se les impidió hacer su trabajo en la organización y, eventualmente, fueron amenazados con la Comisión de Control del Partido. Barymov, sabiendo que tenía el apoyo del raikom y del kollektiv del partido, continuó su reinado corrupto organizando trabajos en la fábrica para varios de los miembros de su familia. Él “hostigó y pisoteó al trabajador más honesto, el líder pionero Goncharov” y lo obligó a irse por su negativa a ignorar estas prácticas escandalosas. Además, albergó a su familia (y a sí mismo) en una gran casa de campo en Novyi, Petergof, la cual normalmente estaba asignada para 150 komsomol’tsy.796

22La protesta continuó creciendo. Según los autores de la carta, 600 komsomol’tsy se pusieron del lado de los “alborotadores”, como resultado de lo cual el raikom fue presionado para cuestionar el estado de la organización. Para los miembros del kollektiv, el caso fue claro. Barymov tenía que irse. Pero al raikom se le ocurrió una nueva maniobra y decidió entregar a cuatro miembros de la oficina del kollektiv a la Comisión de Control del Partido por conspirar y negarse a trabajar con el “inocente” Barymov. Después de estos eventos y antes de las nuevas elecciones para el buró, una reunión del aktiv del Komsomol exigió que se entregara un informe en el pleno del kollektiv sobre el asunto Barymov. Saikin, el representante del raikom, quería evitar esto y respondió que “no es necesario que la oficina del kollektiv escuche los informes”, y que deberían continuar con las elecciones.

23En reunión posterior del raikom a la que asistió un representante del kollektiv local, Saikin no abordó ninguno de estos asuntos, pero dio un discurso sobre el nuevo sistema de autocrítica, recurriendo, una vez más, a la “demagogia” señalando al kollektiv como alborotadores Finalmente, un miembro del partido, Alekseev, viendo hacia dónde iba la discusión, intentó cortar el debate sobre el estado de la organización, buscando cambiar el enfoque hacia las tareas y asuntos inmediatos de la Liga.

  • 797 Ibidem., l.17.
  • 798 Ibidem.
  • 799 Ibidem., l.18.

24Los redactores de la carta afirmaron que estos asuntos eran solo una fracción de todas las cosas inaceptables que habían sucedido. Expresaron sus fuertes sentimientos de hostilidad hacia los funcionarios del raikom que, según vieron, realizaron numerosos hechos negativos en el kollektiv. Cada vez que se encontraban con uno de los funcionarios, pensaban y escribían: “ ¿Cómo pueden seguir SEMEJANTES BASTARDOS (svolochi) en el liderazgo de una organización tan importante?”797 En su opinión, el raikom solo seleccionaba a personas “sin talento” (bezdarnye) e “inútiles” (nikchemnye) para el kollektiv con el fin de mantener su posición de autoridad. Aseguraban que todo esto sucedía porque “la conducción de nuestro raikom está alienada de la masa de los komsomol’tsy”.798 Como declaraban en la carta, al caminar por las fábricas y hablar con los komsomol’tsy, verían que había un gran abismo entre el raikom y los 25.000 komsomol’tsy del raion. En sus palabras “el raikom teme a las masas”.799

  • 800 Ibidem.

25Los siete miembros del Komsomol local terminaron su misiva reforzando su evaluación del estado de la organización con una serie de declaraciones y preguntas graves y pesadas. En primer lugar, afirmaron que el raikom no tenía contacto con el estado de ánimo de la base; seleccionaba a “gente mediocre y podrida” para ocultar todas las deficiencias y prácticas corruptas mencionadas anteriormente. Estas cosas sucedían, agregaron, detrás de un velo de propaganda y discursos sobre autocrítica y democracia y con el respaldo del raikom del partido. Además, cuestionaron la práctica de la autocrítica, que, a sus ojos, se aplicaba exclusivamente a la base y no a la dirección. Además, atacaron el estilo autocrático y ególatra de la jefatura de su raikom. “ ¿Por qué temen revelar todas estas prácticas escandalosas?”, preguntaron, y rápidamente respondieron provocadoramente: “ ¡ ¿Es realmente posible que los Saikans sean más fuertes que el resto de la Liga?”800 Esta pregunta, obviamente retórica, captaba los sentimientos de alejamiento de una organización que se había convertido en un instrumento de un grupo de funcionarios. Finalmente, reforzaban su principal punto de crítica preguntando con énfasis: “ ¿Por qué todas las personas que piensan diferente son catalogadas como alborotadores?”.

26La carta de estos siete activistas proporciona un maravilloso ejemplo de las condiciones y el carácter que, a menudo, asumieron los asuntos de la Liga durante la década de los años ‘20. Si todos los eventos descritos sucedieron exactamente como se describió, no es lo más importante; lo que es central para analizar el estado de la organización, es la forma en que los activistas de base percibían a su liderazgo regional. La antipatía contra los “Saikins” de la Liga, un claro sinónimo del estereotipo de funcionarios y burócratas egoístas y autocráticos que habían perdido todos los lazos con la base, aumentó gradualmente en el Komsomol durante la NEP.

  • 801 El incidente de Tambov fue examinado por Fisher, Pattern, 149-150. El siguiente esbozo del incident (...)

27Este escándalo también entrega una idea de las relaciones de trabajo dentro del Komsomol y entre el Komsomol con el partido. La interferencia y la violación de los principios de la democracia organizacional se estaban convirtiendo, gradualmente, en la norma y no en la excepción. El incidente de Tambov, en el Octavo Congreso del Komsomol (1928) hizo eco de este desarrollo.801 Supuestamente, en la conferencia de la guberniia [división político administrativa rusa] Tambov había utilizado el gubkom [estructura regional] del partido en el gubkom del Komsomol para instalar un nuevo liderazgo contra la voluntad de la mayoría de los delegados de la conferencia. Este acto fue condenado abiertamente por Mislavskii, quien lo planteó a la Inspección de Control Central del Komsomol.

  • 802 Ibidem.

28La organización del partido de Tambov fue declarada culpable de una serie de violaciones de los principios de orientación partidaria: había interferido en los asuntos del Komsomol (sin embargo, no se consideró que hubiera desviación de la línea del partido); había impuesto un liderazgo a través de su "fracción de partido" que resultó ser “inaceptable”; y, lo más importante, había actuado de tal manera que era obvio, para todos los miembros de la guberniia de Tambov, que los nuevos líderes no habían sido elegidos por los delegados.802 El veredicto en la investigación de este conflicto confirmó estas acusaciones y afirmó que había sido correcta la decisión de llevar este problema al congreso. Aparte del hecho de que esto era otro ejemplo de la interferencia del partido en los asuntos internos de la Liga, también destacó cómo los miembros del Komsomol, con credenciales del partido, eran capaces de socavar la democracia organizacional de la Liga.

Alienación interna y control del Partido

  • 803 RGASPI, f. M1, op.23. d.313, l.105.
  • 804 Russkoe I sovetskoe molodezhnoe dvizhenie. Doc. 82.
  • 805 RGASPI, f. M1, op.23. d.507, ll.117-117ob.

29El caso del kollektiv en el raión Moskovsko-Narvskii y el caso del incidente de la fracción del partido de Tambov, ilustra cómo las oportunidades para la movilidad social, el oportunismo y el arribismo, así como la competencia, corrupción, envidia y alianzas cambiantes entre aliados cercanos, entraron en la vida de la Liga. La dirección del Komsomol seguramente estaba al tanto del problema del uso indebido de la autoridad, lo que obviamente amplió el abismo entre la base y los funcionarios. En las cartas de quejas y consultas de las autoridades, estas cuestiones se plantearon con frecuencia. Por ejemplo, en una carta al Comité Central del Komsomol, en 1925, un adolescente de la guberniia de Smolensk, se quejó de que el secretario de su volost’ permitía que la gente se uniera al Komsomol, sólo si lo transportaban de manera gruita (a caballo) al pueblo de Gzhatsk.803 Una encuesta, basada en el material proporcionado por el subdepartamento para la información y la Comisión de Control sobre los males sociales que afligían al oblast’ [división política administrativa rusa] de Kirov, del Komsomol, denunció malversación de las cuotas de la militancia en varios de sus okrugy [división política administrativa rusa]. En un caso, un miembro del obkom [estructura del partido y Komsomol a nivel de los oblast] del Komsomol, había retenido las cuotas de la militancia, lo cual consideró que podía hacer porque la organización no le había pagado por completo.804 La conclusión general fue que, la malversación por parte de los funcionarios, ocurrió especialmente en organizaciones locales alejadas del centro del okrugy. También se indicó que esa malversación no siempre fue un simple caso de corrupción. La necesidad económica de ganarse la vida o cuidar a una familia, podía llevar a algunos funcionarios a malgastar las cuotas de los militantes o, simplemente, abandonar el Komsomol y buscar un ingreso cuando sentían que la carga de trabajo que tenían en la organización, no se veía recompensada con ingresos adicionales. Por supuesto, fue aquí donde el arribismo y el oportunismo se enredaron. Esto fue destacado en carta de queja a Chaplin, en 1926. Spirin, miembro del Komsomol, explicó que, mientras el secretario local del Komsomol en su fábrica de Shadrinsk recibía pago por su trabajo, las cosas en la célula del Komsomol iban bien; pero después de que el pago se detuvo, el secretario dejó que la célula cayera en un estado de letargo político, exponiendo a sus compañeros que, como hombre casado, principalmente tenía que hacerse cargo de sus obligaciones domésticas.805

30Los secretarios autocráticos, ególatras y corruptos que gobernaron sus células como pequeños Stalin, no fueron la excepción, como bien se ejemplifica en la declaración de Barymov: “No iré al aktiv, pero el aktiv vendrá a mí”. Es difícil evaluar el alcance de estos problemas, porque muchos casos simplemente no fueron denunciados. Comparando el caso de Barymov, en la región de Leningrado, y los informes sobre malversación en un distante okrugy en el oblast de Kirovskaia, se puede ver que, en las áreas más cercanas a los centros de poder, la tendencia a la alienación dentro de la organización no siempre fue causada por la falta de medios de comunicación e instrucciones: con frecuencia ella se debió a un número creciente de violaciones de la democracia interna de la Liga y la forma condescendiente en que los funcionarios del Komsomol aplicaron las políticas desde arriba. En el caso de Barymov, los activistas locales sintieron que las prácticas antidemocráticas fueron respaldadas intencionalmente por el raikom y la organización del partido. Esto, a su vez, los llevó a dirigir sus sentimientos de hostilidad y rebeldía hacia la “clase” de funcionarios y burócratas en su conjunto. Es por esto que no fue sorprendente que la fuerte crítica de Trotsky a las tendencias burocráticas, hiciera eco de manera positiva entre las bases del Komsomol.

  • 806 RGASPI, f. M1, op.23. d.313, l.99.

31En el caso de secretarios autócratas en aldeas y regiones distantes, la falta de control, comunicaciones, recursos e instrucciones claras, fue un factor claro en el proceso de burocratización local. Permitió, a algunos secretarios de base, asumir el papel de mini dictadores en un entorno que Dubov, secretario de una célula del pueblo en el raion Kakhovskii (a quien citamos anteriormente) describió como “caótico”.806

  • 807 Tirado, “The Komsomol and the Young Peasants”, 470.
  • 808 Ibidem.
  • 809 RGASPI, f. M1, op.23. d.315, l.16.

32Los informes en los que los activistas locales de las zonas rurales describían el estado de sus organizaciones, refuerzan la conclusión de Tirado de que el abismo entre el centro y las localidades era tan grande, que la organización rural “estaba a punto de convertirse en una organización política autónoma”.807 La falta de control e influencia del centro, se reveló completamente, lo que, a su vez, sugiere que la evolución y el desarrollo de la red rural, es decir, el carácter de la organización y su trabajo, fueron determinados casi por completo por los miembros locales. En el campo había una clara escasez de instructores del Komsomol que fueran pagados, los que hubieran podido comunicar las políticas desde el centro y supervisar su ejecución de manera efectiva. Algunos distritos tenían solo dos o tres, cada uno de los cuales era responsable de más de 20 células en un área que podría contener “casi 500 kilómetros de caminos a menudo intransitables”.808 En el caso de las células rurales del Komsomol establecidas en 1922 y 1923 en Kirgizia (en la periferia de la Unión Soviética), aún en 1925 no eran reconocidas por el uezdkom debido a una completa falta de comunicación. Por ello, la libertad organizacional en la base rural, alejada de los centros del poder, se hacía evidente.809 Esto, a su vez, subraya la medida en que fenómenos como el vandalismo antirreligioso entre los komsomol’tsy, podrían haber sido expresiones genuinas de activismo juvenil e intención revolucionaria. También nos lleva de vuelta al tema de la realidad de la orientación y control por parte del partido.

La orientación del partido

  • 810 Ibidem.
  • 811 Slezin, Molodezh’ i vlast, 35 (versión electrónica); KPSS o komsomole, 147.
  • 812 Tirado, “The Komsomol and the Young Peasants”, 470.

33En terreno, el desarrollo más bien independiente, fue alentado por la relación generalmente débil entre las células del Komsomol y la organización del partido en las zonas rurales. Los mismos komsomolets y miembros del partido que le hablaron al Comité Central del Komsomol sobre la falta de vínculos organizativos en la rural Kirgizia, se refirieron a esto en su carta.810 Esto no era peculiar de esta región. En muchos lugares donde existían células del Komsomol, no las había del partido; muchas células no tenían representante del partido, y si alguien tenía asignado el papel, a menudo estaban poco capacitados y no se mostraban interesados o motivados para tomar parte activa en la vida de la Liga.811 Los círculos oficiales del Komsomol calcularon que, en algunas regiones rurales, las células del Komsomol eran más numerosas que las células del partido en proporción de ocho a uno.812 En estas circunstancias, era difícil garantizar la orientación partidaria.

  • 813 KPSS o komsomole, 121.
  • 814 RGASPI, f. M1, op.23. d.822, l.121ob.

34En 1925, la Oficina de Organización del Partido identificó como una de las principales deficiencias del trabajo del Komsomol en el área rural, la insuficiente e inadecuada relación con las células locales del partido.813 Para muchas células de pueblos y aldeas y, de hecho, también para algunas células urbanas, esta constatación claramente subestimaba lo que realmente ocurría. En una indagación en la región de Smolensk, se concluyó que no existía orientación partidaria, ni en las células urbanas ni en las rurales. De 2.230 komsomol’tsy en el uezd, solo 195 eran también miembros del partido (incluidos los candidatos a serlo), lo que representaba solo el 8 %.814 El partido, entonces, se enfrentó al problema de tener que asegurarse de que el Komsomol no funcionara como una organización política rival en términos de influencia y control. El asunto era serio. Si permitía que el núcleo del partido dentro de la Liga se expandiera rápidamente, el Komsomol podría asumir el carácter de un partido menor que, naturalmente, exigiría una mayor participación política; si mantenía un núcleo pequeño controlando a los órganos superiores, tendría una influencia limitada sobre grandes partes del cuerpo de la organización. Este fue un problema aún mayor en el área rural, donde el Komsomol se involucraba profundamente en el gobierno local, lo que conllevó el riesgo de la aparición de rivalidades y desviaciones políticas.

  • 815 Riazanov había pedido, en el Décimo Congreso del Partido que el límite de edad fuera reducido a 18
  • 816 Brunner, Das Parteistatut, 22-23.
  • 817 Slavnyi put’, 355-356; 380; Kenez, The Birth, 175; RGASPI, f. M1, op.23. d.817, ll.11, 17. Para el  (...)
  • 818 KPSS o komsomole, 146-147.

35El partido tenía que encontrar un equilibrio, por lo tanto, rechazó firmemente la sugerencia de que los jóvenes menores de 16 años fueran excluidos de la organización (Komsomol) apoyando el límite de edad aún por debajo de los 14 -lo que garantizaba la afluencia constante de inmadurez. También se opuso a las peticiones para que el límite superior de edad se redujera a 18 años, lo que garantizaba que hubiera alguna influencia del partido.815 Además, permitió que los menores de 20 años ingresaran al partido sólo a través del Komsomol.816 Al hacerlo, reforzó la institución de la militancia dual como un medio para asegurar su influencia. Durante el período de la NEP, el núcleo del partido entre los komsomol’tsy, es decir, los komsomol’tsy con militancia en el partido y la Liga, aumentó muy lentamente. En las zonas rurales, la proporción fue significativamente menor, mientras que las regiones urbanas podía ser más altas. Según algunas estadísticas, el núcleo del partido en el Komsomol creció de 144.000 miembros en 1926, a 238.000, para el inicio del Primer Plan Quinquenal, lo que representó el 8,8 y el 10,4 %, respectivamente, de la militancia total del Komsomol. En 1926-1927, el 34 % de los nuevos miembros del partido provenían de las filas de la organización juvenil. Esto significaba que el 17,6 % de todos los miembros del partido también estaban en el Komsomol en 1927, aunque se estimó que solo el 75 % de ellos permanecían activos en la Liga juvenil.817 Inevitablemente, la doble militancia funcionó en ambos sentidos. Significó que todas las batallas ideológicas dentro del partido, naturalmente implicaban al Komsomol. Al partido no le gustó este hecho, porque la participación del Komsomol en estos debates reportaba igualdad política. Quería decidir qué discusiones debían ser sólo preocupación del partido. Para el Komsomol involucrarse en los debates importaba estar al tanto de los mismos, sin expresar una posición y convertirse en un participante activo.818 La doble militancia, sin embargo, hizo esto muy difícil.

  • 819 Ibidem.

36Se suponía que el núcleo de los activistas era una élite dentro del Komsomol a través de la cual el partido garantizaría su orientación. Los informes internos y las encuestas, sin embargo, dejaron en claro que este no era el caso en todas partes. El simple hecho de que, a comienzos de 1927, el 60 % de la red rural de células del Komsomol estaba en pueblos y asentamientos sin representación de la organización del partido, planteaba serias dudas sobre su capacidad de orientación.819 La doble militancia no resolvió el problema en esos lugares porque, aparte del carné de militante, había pocos vínculos con el partido.

  • 820 Slezin, Molodezh’ i vlast, 35 (versión electrónica)
  • 821 Ibidem.

37Una vez más, es difícil generalizar. La relación partido-Komsomol asumió formas contradictorias durante la década de los años ‘20, lo que se destacó en una indagatoria a los delegados al Octavo Congreso del Komsomol, en 1928. La encuesta identificó dos defectos principales en la relación Komsomol-partido: que “las organizaciones del partido no saben el trabajo de la Liga”, y que suprime la iniciativa de la juventud y adopta una actitud condescendiente.820 Por supuesto, los dos fenómenos no eran mutuamente excluyentes, pero, como se mencionó anteriormente, el primero, a menudo implicaba que no había ningún vínculo con el partido. Un delegado, secretario de un raikom rural, describió de la siguiente manera la relación ambivalente entre el partido y el Komsomol: “Si el partido no está interesado en nuestro trabajo, entonces es mejor que no lidere el Komsomol”.821 En este caso, una antipatía subyacente hacia el partido había comenzado a aflorar.

  • 822 Slezin, Molodezh’ i vlast, 35 (versión electrónica).
  • 823 Ibidem.
  • 824 Ibidem., 32-33.

38Claramente, la influencia del partido sobre la Liga varió drásticamente de un escalón organizacional a otro, de región en región, de ciudad en ciudad y de aldea en aldea. Esto se pudo ver en el área de Tambov. Los días 19-20 de abril de 1925, el pleno del partido del gubkom de Tambov, había declarado que “el asunto del gubkom del Komsomol también es asunto del gubkom”.822 Tales actitudes podían conducir a una relación paternalista entre el partido y el Komsomol. En Voronezh, se afirmó, en una reunión de la oficina del Comité Central del Komsomol, que la orientación del partido había alcanzado un nivel de interferencia en el que “no se puede emitir ni una sola circular sin la aprobación del raikom del partido, ni una sola transferencia de trabajadores de la Liga, ni una sola reunión general o una reunión”.823 Sin embargo, en la práctica, muchas células del Komsomol defendían con frecuencia su independencia de la interferencia de las organizaciones locales del partido. En Voronezh, el gubkom del partido observó, en enero de 1926, que en numerosos volosti [gobiernos locales] las relaciones entre los komsomol’tsy y los miembros del partido se habían vuelto hostiles. Esto sugiere que ambas organizaciones se consideraban independientes y se veían como rivales políticos.824

  • 825 KPSS o komsomole, 98.
  • 826 Vairich, “Youth It Was That Led Us”, 59.
  • 827 KPSS o komsomole, 92.

39Las escuelas eran otro lugar donde, en muchos casos, las organizaciones locales del Komsomol podían ejercer una gran autonomía. El partido pidió que la Liga desempeñara un papel crucial en la transformación de las instituciones educativas, escuelas y universidades.825 Aquí, dependiendo de la edad de los alumnos y estudiantes, la Liga buscó organizar a los jóvenes directamente en una célula del Komsomol o, en el caso de niños más pequeños, a través de Jóvenes Pioneros. Anastasyan Vairich, nacido en 1913 en Armenia, recordó cómo el Komsomol ayudó a establecer una organización “pionera” en su escuela. Les dieron un informe político general, pero “toda la comunidad se unió para crear nuestro programa de trabajo pionero. Incluso esto tenía un lado atractivo. Éramos los dueños de nuestra propia organización; nosotros mismos podíamos decidir qué hacer, sin supervisión de nuestros mayores y sin su interferencia”.826 La microgestión de cada célula escolar y la organización de los pioneros seguramente estaban más allá de la capacidad del partido e, incluso, de los líderes locales del Komsomol. La organización de los pioneros, en particular, a menudo recibió poca atención del partido, los sindicatos y otros órganos soviéticos.827

  • 828 Borachov, “Of the Beaten Track”, 54; Balashov, Shkola, 125; Fitzpatrick, Education and Social Mobil (...)
  • 829 Balashov, Shkola.
  • 830 Ibidem., 125-126.
  • 831 Alimov, “Through the Eyes”, 74; Fitzpatrick, Education and Social Mobility, 28.

40Fue particularmente la idea del autogobierno escolar (shkolnoe samoupravlenie), fortalecida por el experimentalismo revolucionario de los primeros años soviéticos, lo que proporcionó una salida para el activismo del Komsomol. Después de que se establecieron los primeros grupos, los miembros del Komsomol generalmente buscaban liquidar cualquier otra organización de alumnos. Fortalecidos por el importante papel que la organización había tenido bajo el nuevo sistema, los pioneros y komsomol’tsy habitualmente se esforzaban por involucrarse en todos los aspectos de la vida escolar, incluida la administración. Plantearon la cuestión de los métodos de enseñanza y el castigo físico, pero su sentimiento de empoderamiento también llevaría a los komsomol’tsy a violar la disciplina escolar, desafiar la autoridad de los maestros e, incluso hostigarlos.828 Naturalmente, esto causó tensiones con los profesores, con los funcionarios del partido y también con jóvenes que no pertenecían al Komsomol. En 1923, uno de los líderes del departamento de educación nacional de Moscú escribió que las relaciones entre los miembros del Komsomol y el resto de la escuela, en particular los profesores, eran francamente “hostiles”. El escritor culpó a la arrogancia de los miembros del Komsomol que, justo cuando las escuelas comenzaban a recuperarse del caos infligido por la guerra y la revolución, habían llegado a la escena destruyendo la vida escolar emergente.829 En algunos casos, la organización del Komsomol o los pioneros tomaban el control total de los cuerpos del autogobierno de los estudiantes, dejando a los estudiantes no afiliados sin oportunidad de participar en ellos.830 Sin embargo, es importante ver que el Komsomol era un jugador de ambos lados. En muchos casos, fueron los profesores jóvenes, miembros del Komsomol, quienes trataron de establecer una organización del Komsomol adscrita a la escuela o a sus propias células de la escuela, después de que esto se permitiera en 1924.831 De hecho, la organización deseaba ampliar su militancia entre el personal docente.

  • 832 Slavnyi put’, 323.
  • 833 Balashov, Shkola.
  • 834 Ibidem., 199.
  • 835 Fisher, Pattern, 133; Tovarishch Komsomol, 248.
  • 836 Fitzpatrick, Education and Social Mobility, 28.

41El Sexto Congreso del Komsomol decidió aumentar entre 1.000 a 1.500 el número de miembros entre los maestros. Dos años más tarde, en 1926 contaba ya con 6.000 jóvenes pedagogos entre sus filas y con otros 17.000 a 18.000 komsomol’tsy en las escuelas de formación docente.832 Tan impresionante como este crecimiento, fue que la presencia del Komsomol en las escuelas -ya sea a través de maestros, alumnos y, por supuesto, a través de los pioneros-estuvo lejos de ser completa y uniforme durante la década del ‘20. En muchos casos, las organizaciones de pioneros solamente existían solo en el papel, mientras que en otros, fueron una autoridad clara sobre todos los asuntos relativos a la vida escolar.833 Una encuesta a alumnos (16-18 años) que se graduaron en una escuela de Krasnodar, en 1923, dio como resultado que el 27 % eran hombres y el 73 % mujeres, mostrando así claramente los límites del llamamiento del Komsomol a la juventud soviética, a las niñas en particular. Cuando se les preguntó acerca de su actitud hacia el Komsomol, solo el 2,6 % (presumiblemente seis de los 220 alumnos encuestados) declararon que eran miembros. Mientras tanto, el 46,2 % afirmó ser simpatizante. El 51,2 % dijo que tenían sus reservas o sabían poco sobre la organización.834 La debilidad general del Komsomol en las escuelas fue reconocida por sus líderes en el Séptimo Congreso, de marzo de 1926. Admitieron que su débil presencia en algunas escuelas había permitido el surgimiento de organizaciones estudiantiles que estaban fuera del control de la Liga. Eventualmente se decidió corregir algunas regulaciones de la Liga para facilitar que los estudiantes se unieran. De ahora en adelante, a todos los estudiantes menores de 18 años que eran hijos de trabajadores, campesinos o artesanos, se les permitió unirse sin recomendaciones y sin pasar por el estatus de candidato.835 Sin embargo, uno no debe subestimar la presencia de la liga. Las campañas de reclutamiento, el entusiasmo genuino y la promesa de un acceso más fácil a la educación superior, llevaron a la Liga a un cuarto de todos los estudiantes de octavo y noveno grados en las escuelas secundarias rusas de ese momento.836

  • 837 Ibidem., 29.
  • 838 Ibidem.

42El Komsomol claramente había logrado penetrar a la juventud soviética, convirtiéndose en un actor crucial en las escuelas, si bien su trabajo no reunió la aprobación universal, ni entre sus adherentes ni entre los funcionarios del partido. Las tensiones entre el Komsomol y los maestros no se resolvieron por completo durante la década del ‘20. Bukharin declaró en el Congreso de Maestros en 1925 que la autoridad del Komsomol estaba en el ámbito político de la vida escolar: “En la escuela, el maestro está a cargo y el Komsomol coopera. En el movimiento de los pioneros, el Komsomol está a cargo y los maestros cooperan”.837 Sin embargo, como destacó Sheila Fitzpatrick, esto hizo poco por calmar las tensiones. Los maestros vieron las instrucciones de Bukharin como una invitación para que el Komsomol continuara intimidando a los maestros no militantes. De hecho, una consecuencia fue que las organizaciones de los pioneros y el Komsomol, a menudo se aislaron en la vida escolar porque los maestros tenían miedo de involucrarse, o los líderes de la organización tenían miedo de aceptar la ayuda de los profesores.838

  • 839 Para ver la enmienda a las reglas del Komsomol ver Fisher, Pattern, 115-116.

43Sin duda, el partido tenía un control estricto sobre los principales miembros de la conducción del Komsomol y una considerable influencia en la agenda de la Liga, pero, más allá de eso, tanto en áreas urbanas como rurales, la supervisión y el control del partido estaban lejos de estar asegurados. Como resultado de esto, los líderes del partido y del Komsomol trataron de aumentar el control y la influencia del partido a través de una serie de cambios al Reglamento del Komsomol. Por ejemplo, el Sexto Congreso del Komsomol en 1924, resolvió que todas las nuevas admisiones de jóvenes no obreros y no campesinos, requerían patrocinio por lo menos de un (o alguna vez) miembro del partido, algo que, dos años más tarde, se retiró parcialmente para estudiantes de ciertos orígenes sociales. Además, durante un tiempo, la militancia en el partido se convirtió en requisito incluso para las personas de origen trabajador que se desempeñaban como secretarios a nivel de uezd.839

  • 840 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.28. Ver también Slavnyi put’, 356.
  • 841 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, ll.13, 24-25.
  • 842 Ibidem. l.24.
  • 843 Ibidem. ll.29, 36, 38.

44Ciertamente, la proporción de miembros del partido y candidatos en el piaterok (los grupos gobernantes de cinco personas) de gubkomy, obkomy, kraikomy y Comité Central de las repúblicas nacionales, era muy alta y tendía a aumentar año tras año. Desde el 15 de febrero de 1927 hasta el 1° de octubre de 1928, aumentó del 76,9 % al 85 %, y otro 11,1 % obtuvo el estatus de candidato.840 Sin embargo, entre la militancia total de estos comités, la proporción de miembros no partidarios tendía a aumentar.841 En la zona de las regiones industriales, por ejemplo, la proporción de los que no eran miembros había aumentado de 7,7 a 15,3 % en 1927.842 En las zonas rurales, la proporción de miembros del partido en los órganos gobernantes no fue sorprendentemente mucho menor. A principios de 1928, la proporción de los komsomol’tsy sin carné de partido o estatus de candidato en los comités de volkomy y raikomy rural, se situó en el 65,8 %. El 87,5 % de los miembros de la oficina de células de las aldeas y pueblos no estaban en el partido, tantos como el 81,4 % de sus secretarios.843 Estas cifras hablan por sí mismas. La orientación y el control del partido tenían sus límites claros.

45Además, la militancia dual no era necesariamente efectiva como instrumento de control por parte del partido. La mayor proporción de miembros del partido en los niveles superiores del Komsomol podría incluso tener un efecto inverso en términos de influencia partidista. La militancia dual de los funcionarios del Komsomol, incluso de aquellos en los niveles más bajos de la pirámide de este, inevitablemente aceleró los sentimientos de desafección de la base respecto a sus líderes, porque agregó más a su percepción de “nosotros” y “ellos”: los miembros normales y los funcionarios, la base y los “bastardos” burocráticos que, al parecer, solían ser miembros del partido.

  • 844 Pirani, The Russian Revolution in Retreat, 173; Slenzin, “Kommunisticheskii soiuz molodezhi”, 224.
  • 845 Tirado, “The Revolution”, 102.
  • 846 Il’ina, Obshchestvennye organizatsii, 141-142.

46La burocratización de las organizaciones de masas como el Komsomol y la creación de una nomenklatura obschestvennia significaron que éste brindaba oportunidades para comenzar una carrera profesional. Varias formas de privilegios eran intrínsecas al sistema de la nomenklatura bolchevique. Muchos jóvenes activistas encontraron su primer trabajo en el Komsomol. Esto, a su vez, estimuló a muchos a seguir una carrera política. La Duodécima Conferencia del Partido, de agosto de 1922, no solo legitimó los privilegios materiales que iban, desde el pago, hasta al apoyo a la vivienda para más de 15.000 miembros del partido, sino también, implicó que los funcionarios del Komsomol deberían recibir beneficios a una tasa ligeramente menor.844 En las zonas rurales, en particular, la Liga se convirtió en un importante medio para la movilidad social. Proporcionó a los jóvenes campesinos una ruta de acceso a las esferas culturales, económicas y políticas del Estado soviético.845 Sin embargo, esta red de interdependencia con el aparato partido-Estado, planteó la cuestión de las lealtades de los komsomol’tsy con doble afiliación. ¿Dónde estaban sus lealtades, con el Komsomol o con el partido? Las fuerzas subyacentes que trabajaban dentro de esta relación compleja entre el partido-Estado y las organizaciones sociales, como el Komsomol, reflejaron que, cuánto más altos eran los niveles de poder, era menos probable que estuvieran en desacuerdo con la línea general del partido. Uno podría concluir que la nomenklatura comenzó a perseguir sus propios intereses. Como afirmó Il’ina, prefirieron no estar en conflicto con la línea general y, con frecuencia, hicieron concesiones y compromisos que no estaban en el interés de su propia organización.846

Desarrollo desigual

47El creciente abismo entre dirigencia y base, en especial entre las masas que fueron el combustible para el nuevo obshchestvennost’ soviético y los designados para guiarlo, se hizo cada vez más evidente en la década de los años ‘20. La sobrerregulación de algunas partes del Komsomol significó que el régimen terminara reprimiendo la iniciativa independiente a través de su obshchestvennaia nomenklatura. Como hemos visto, esto, a su vez, causó desilusión y apatía política, algo por lo que el régimen estaba seriamente preocupado. Con sus intentos de promover el compromiso social, pero, a la vez controlarlo, el régimen intentó cuadrar el círculo, obteniendo en gran medida el efecto contrario a los resultados previstos.

48La coexistencia de una reglamentación excesiva o insuficiente en la Liga, que dependía, en gran medida, de factores regionales, fue una de las muchas paradojas del desarrollo organizacional del Komsomol en los años veinte. Evaluar el desarrollo del Komsomol como una organización completa no es fácil. Pero el intento es necesario e importante para comprender la realidad social y política de los asuntos de la Liga y el entorno en el que ésta operaba. El examen del trabajo cultural del Komsomol y su desarrollo organizacional, y los diversos ejemplos presentados, han revelado la posición extraordinaria de la organización juvenil comunista durante la NEP, tanto social como políticamente. Era una organización que oscilaba entre el aislamiento y la integración política, social y cultural. El radicalismo de las campañas antirreligiosas claramente tendía a aislarla, enajenando así al Komsomol como institución y sus miembros, del resto de la población, particularmente de las generaciones anteriores. Además, como organización, el Komsomol proporcionó un canal a través del cual el régimen podría formar a la juventud. Pero al mismo tiempo, como lo demostraron las encuestas sobre la delincuencia juvenil y la desviación dentro del Komsomol, los mismos komsomol’tsy estaban fuertemente influidos por una cultura juvenil más amplia y no crecieron aislados. Fue esta compleja red de relaciones y canales de comunicación entre el “arriba” y “abajo”, y la interacción de los komsomol’tsy con su entorno socioeconómico, lo que alimentó lo que era casi una “cultura Komsomol” específica, distinta tanto de la cultura juvenil como la del régimen.

49Durante la década de los ‘20, el Komsomol se convirtió en una organización de masas y luchó por encontrar su identidad en un entorno que causó tensiones entre la integración social individual y el aislamiento organizacional; además, surgieron tensiones entre los diferentes niveles de la organización y entre la base y los funcionarios. La falta de comunicación y control, la libertad de organización in situ, las tendencias condescendientes y la burocratización en los escalones superiores: todos estos fenómenos podían verse en el Komsomol, que terminaron por provocar varios procesos de alienación (entre el Komsomol urbano y el rural, entre los soldados rasos y los líderes, entre el Komsomol y el partido, entre los komsomol’tsy y los jóvenes no organizados, y entre el Komsomol y la población en general). Estos procesos estaban relacionados e influidos entre sí. Por ejemplo, hubo un distanciamiento entre las organizaciones rurales y urbanas, y sus miembros, a pesar de que no fueron educados de diferente manera, pertenecían a mundos diferentes.

  • 847 Kuhr-Korolev, Gezähmte Heiden, 141-142.
  • 848 Tirado, “The Komsomol and the Krest’ianka”; Tirado, “The Komsomol and the Bright Socialist Future”, (...)
  • 849 Tirado, “The Komsomol and the Krest’ianka”, 347; Fisher, Pattern, 156.
  • 850 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, ll.27-38.

50La “cultura Komsomol” se constituyó considerablemente por la primera generación de komsomol’tsy, predominantemente urbanos y masculinos. Se caracterizó por el idealismo, el aventurerismo y el heroísmo, pero también por la introspección, ofreciendo algunos valores integradores para la juventud rural que se unió a la organización durante la NEP, continuándose así para la generación de los komsomol’tsy que seguiría.847 Como ha demostrado Tirado -en un artículo sobre los komsomol’tsy rurales- la organización logró integrar en el sistema político una “capa crítica” de jóvenes rurales, particularmente hombres jóvenes. Los miembros rurales no estaban completamente aislados de la sociedad urbana ni pasivos o estancados, sino que adoptaban el nuevo régimen y el socialismo en sus propios términos.848 Las culturas políticas, tanto del Komsomol como de la zona rural soviética, hicieron difícil para la Liga atraer a un gran número de campesinas. El crecimiento de la organización en el campo condujo a una reducción en la proporción de miembros femeninos en la Liga a principios de los años veinte. Las estadísticas son contradictorias. Pero de acuerdo con una serie de datos que Tirado ha citado, mientras que, en octubre de 1922, la Liga era 20,9 % femenina; para el 1° de enero de 1925, esa cifra había disminuido a 16,1 %. Desde mediados de la década de los años ‘20 en adelante, esta proporción comenzó a aumentar paulatinamente. Se mantuvo en un 23 % en mayo de 1928.849 A lo largo de esta década, el Komsomol se mantuvo como una organización muy masculina, porque los hombres constituían la mayoría de sus integrantes y las mujeres estaban muy poco representadas en las direcciones locales y centrales.850

51Al analizar la cultura de la Liga, al observar cómo ésta funcionaba a nivel de una fábrica, de una célula, de alguna aldea o pueblo, podemos dibujar una imagen mucho más rica y compleja de ella. Después de la Guerra Civil, el Komsomol todavía estaba en su infancia y durante toda la década siguió siendo una organización viva. Era una entidad que había sido incorporada como institución en el emergente Estado soviético, pero, sin embargo, la creación de instituciones, no pudo mantener el ritmo de la rápida expansión de la red en el terreno. En consecuencia, el Komsomol contaba con una gobernabilidad fuerte en el centro, pero deficiente en la periferia.

52El Komsomol experimentó un desarrollo desigual durante la década del 20. Naturalmente, esto tuvo un gran impacto en la forma en que este desempeñó su papel en la arena del compromiso y el trabajo público. El débil control y orientación del partido en muchos lugares, significó que, a menudo, fuera un espacio autónomo; un lugar donde los jóvenes podían representar sus ideas de compromiso cívico y abogar por sus ideas comunistas. Además, incluso en lugares donde las relaciones con el partido eran estrechas, las crecientes responsabilidades del Komsomol significaban que podría convertirse en un actor importante en la red emergente de organizaciones sociales e instituciones patrocinadas por el Estado. Esto, a su vez, les dio a sus miembros muchas oportunidades de participación cívica que no necesariamente fueron definidas por el partido. El escrito de Zhukov, mencionado anteriormente, proporciona varios buenos ejemplos para esto.

  • 851 Iunyi kommunist, no. 5 (marzo de 1926), 34-36.
  • 852 Sumpf, “Confrontating the Countryside”.
  • 853 Ponomarenko, “From Peasent to Journalist”, 139; Bocharov, “Off the Beaten Track”, 43.
  • 854 Slenzin, “Kommunisticheskii soiuz molodezhi”, 256.

53En su informe, el partido apenas aparece, pero una imagen del Komsomol emerge como un agente poderoso y crucial en la construcción del Estado y obshchestvennost’ soviético. El Komsomol no solo había estado activo en la creación de otras organizaciones sociales, como los Comités de Ayuda Mutua, sino que, también, había renovado y organizado escuelas, creando “rincones rojos” (pequeñas exposiciones de literatura comunista) y salas de lectura para lograr la educación del pueblo.851 De hecho, muchos komsomol’tsy se ofrecieron como voluntarios para el puesto de izbachi, o mejor dicho, educadores que dirigen la sala de lectura local, cuyo trabajo diario estaba bajo el control de las autoridades centrales.852 Todas estas actividades muestran que, al asumir un poderoso papel en la representación del poder soviético en la zona rural, el Komsomol ofreció muchas oportunidades para el compromiso civil de una manera muy positiva. En sus actividades semanales, una organización del Komsomol podía, por ejemplo, organizar un subbotnik [trabajo voluntario] para limpiar parques y calles, ayudar a recaudar fondos para apoyar a los trabajadores oprimidos en el extranjero, ayudar a cuidar a las personas mayores o ayudar a los bedniaki de un pueblo vecino.853 Al cumplir tales tareas, podría haberse convertido en un progresivo protagonista en la comunidad local. Lo que demuestra, como A.A. Slezin señaló, que, al aprender a ver el mundo y el entorno sociopolítico en términos de conflicto de clases, a los komsomol’tsy se les enseñó no solo odio, sino también compasión. Donde había un enemigo, tenía que haber víctimas,854 y el Komsomol tenía que estar del lado de este último.

  • 855 Riordan, “The Russian Boy Scouts”, 52.
  • 856 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.16.

54Como la única organización juvenil patrocinada por el Estado, el Komsomol buscó hacer cumplir su monopolio, pero debió luchar para hacerlo. Los grupos religiosos juveniles continuaron siendo muy populares. Otros, como los Boys Scouts, fueron reprimidos con mayor éxito por el Komsomol, aunque parece que los espacios de ese movimiento sobrevivieron bien en la década del ‘20’855 Al afirmar su monopolio, la organización se convirtió en parte de los esfuerzos del régimen para cerrar el paso a las organizaciones sociales independientes. Además de las fluctuaciones erráticas en su militancia, el constante “ingreso” y “salida” que toda organización juvenil, con límites de edad, debe cumplir, la red institucional del Komsomol estuvo lejos de consolidarse. De hecho, se mantuvo altamente volátil. Por ejemplo, entre enero de 1927 y mayo de 1928, el Komsomol logró establecer 8.067 células, mientras que otras 4.755 colapsaron.856 En las zonas rurales, se formaron 4.565 células en 1927, pero se desintegraron 2.832. Sin embargo, incluso en las áreas urbanas, la red estaba lejos de ser estable, como se ilustra en la Tabla 6.1.

  • 857 Ibidem.

55Mientras que 283 nuevas células se habían formado en obras y fábricas en los últimos seis meses de 1927, unas asombrosas 402 células antiguas habían colapsado.857 Estas cifras también muestran cuán inestable era toda la red, incluso al final de la NEP. La estabilidad, sin embargo, era necesaria si el control quería aplicarse de arriba hacia abajo dentro del Komsomol y entre el partido. En general, podemos concluir que, durante la NEP, el Komsomol siguió siendo una organización cuyo desarrollo e identidad todavía estaba considerablemente determinado por sus miembros, en un proceso dialéctico, a menudo dialógico, entre el centro político y la base.

Tabla. Estabilidad de la red del Komsomol, 1 -7- 1927/ 1-1-1928

Tipo de Célula Creada Desintegrada % de desintegradas sobre creadas
Células en fábricas y transporte 574 511 89,0
Fabrica 283 402 142,0
Transporte 291 109 37,5
Células rurales 2.975 1.568 52,7
Células campesinas 2.769 1.440 52,0
En sovkhozy 110 69 62,7
En kolkhozy 96 59 61,5
Otros 422 472 [111,9]
Total 3.971 2.551 64,2

Fuente: RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.16. El cálculo en el documento original para el porcentaje de “Otros”, en la columna tres, “células desintegradas sobre creadas”, parece ser incorrecto. La fuente dio un porcentaje de 71,8 lo cual no es correcto.

Notes

747 Pilkington, Russia’s Youth, 51.

748 Hellbeck, “Working, Struggling, Becoming”, 342.

749 Para una breve discusión sobre el entendimiento del colectivismo entre estudiantes, ver David-Fox, Revolution of the Mind, 107-108.

750 Dahlke, “Kampagnen für Gottlosigkeit”, 182.

751 Il’ina, Obshchestvennye orgnizatsii, 110-111, 120.

752 KPSS v rezoliuziiakh, 49; Il’ina, Obshchestvennye orgnizatsii, 66.

753 Korzhikhina, “Sovetskaia nomenklatura”, 28; Il’ina, Obshchestvennye orgnizatsii, 67.

754 Traducción no oficial.

755 Ibidem.

756 Il’ina, Obshchestvennye orgnizatsii, 117.

757 Dahlke, “Kampagnen für Gottlosigkeit”, 185.

758 Tirado, “The Komsomol and the Young Peasants”, 465; Zinov’ev, “K piatiletiu komsomola”, Iunyi kommunist, no. 10 (1923), 1; Rebrik, Vsezd RKSM, 40; KPSS o kmsomole, 106.

759 Dahlke, “Kampagnen für Gottlosigkeit”, 185.

760 Tirado, “The Komsomol and the Young Peasants”, 467.

761 KPSS o kmsomole, 106.

762 Iunyi kommunist, no. 5 (marzo de 1926), 34-36.

763 Traducción no oficial.

764 Iunyi kommunist, no. 5 (marzo de 1926), 34-36.

765 Tirado, “The Revolution”, 102; Fainsod, Smolensk under Soviet Rule, 411.

766 Slavnyi put’, 324.

767 Kenez, The Birth, 168; Fisher, Pattern, 409

768 RGASPI, f. M1, op.23. d.313, l.38; RGASPI, f. M1, op.23. d.313, ll.99-100; RGASPI, f. M1, op.23. d.583, ll.07-108, 126; RGAE, f.396, op.5. d.181, ll.33-33ob, 100, 138, 163. RGAE, f.396, op.5. d.181, ll.33-33ob.

769 RGASPI, f. M1, op.23. d.677, l.52.

770 RGASPI, f. M1, op.23. d.313, ll.99-100.

771 Gorsuch, Youth, 62-63.

772 RGASPI, f. M1, op.23. d.663, l.2.

773 RGASPI, f. M1, op.23. d.315, ll.24-25.

774 Ibidem., l.28.

775 RGASPI, f. M1, op.23. d.663, l.98.

776 Hatch, “Hangouts and Hangovers”, 107.

777 Ibidem., 101-102.

778 KPSS o komsomole, 106.

779 Siegelbaum, “The Shaping of Soviet Worker’s Leisure”, 80; Grant, “Organising Mass Physical Culture”, 104-106.

780 Gorsuch, “Smashing Chairs”, 256-257.

781 Grant, “Organising Mass Physical Culture”, 96, 105, 107.

782 La diversidad de jóvenes organizaciones y grupos (cultural, político y religioso) es capturada de buena manera en los dos volúmenes de documentos de TsKhDMO, Molodezhnoe dvizhenie v Rossii (1917-28 gg.), Chast’ I, II. Para más ejemplos de disentimiento político, ver Brovkin, Russia after Lenin, 129-130.

783 Bukharin, K novomu pokolenniu, 485. Fitzpatrick, “Cultural Revolution as Class War”, 20, 258, n. 34. En la Sexta Conferencia de Todas las Ligas, en junio de 1929, Kosarev habló de 1.700.000 jóvenes que estaban bajo la influencia de sectas.

784 RGAE, f.396, op.5. d.181, l.163; RGASPI, f. M1, op.23. d.681, l.46.

785 (36) Trotsky, The New Course, 69-71.

786 Chaplin, “Ob oppozitsionnoi klevete na Komsomol”, 3-4; Khanin, “Oppozitsiia i Komsomol”, 2; RGASPI, f. M1, op.23. d.662, ll.2-3; RGASPI, f. M1, op.23. d.663, ll.96-96ob.

787 RGASPI, f. M1, op.23. d.663, ll.96ob.

788 Lenin, “The Youth International”, Collected Works, Vol. 23, 164; reintroducido por Khanin, “Oppozitsiia I Komsomol”, 2.

789 Gorsuch, “NEP be Damned!”, 570-571; Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 26-87.

790 Kriven’kii, Komsomol v bor’be, 78.

791 RGASPI, f. M1, op.23. d.822, ll.13-18.

792 Ibidem., l.14.

793 Ibidem., l.15.

794 Ibidem.

795 Ibidem.

796 Ibidem.

797 Ibidem., l.17.

798 Ibidem.

799 Ibidem., l.18.

800 Ibidem.

801 El incidente de Tambov fue examinado por Fisher, Pattern, 149-150. El siguiente esbozo del incidente está basado en la explicación de Fisher.

802 Ibidem.

803 RGASPI, f. M1, op.23. d.313, l.105.

804 Russkoe I sovetskoe molodezhnoe dvizhenie. Doc. 82.

805 RGASPI, f. M1, op.23. d.507, ll.117-117ob.

806 RGASPI, f. M1, op.23. d.313, l.99.

807 Tirado, “The Komsomol and the Young Peasants”, 470.

808 Ibidem.

809 RGASPI, f. M1, op.23. d.315, l.16.

810 Ibidem.

811 Slezin, Molodezh’ i vlast, 35 (versión electrónica); KPSS o komsomole, 147.

812 Tirado, “The Komsomol and the Young Peasants”, 470.

813 KPSS o komsomole, 121.

814 RGASPI, f. M1, op.23. d.822, l.121ob.

815 Riazanov había pedido, en el Décimo Congreso del Partido que el límite de edad fuera reducido a 18

816 Brunner, Das Parteistatut, 22-23.

817 Slavnyi put’, 355-356; 380; Kenez, The Birth, 175; RGASPI, f. M1, op.23. d.817, ll.11, 17. Para el 1 de enero de 1928, 10,3 % del Komsomol´tsy fueron reportados como miembros del partido.

818 KPSS o komsomole, 146-147.

819 Ibidem.

820 Slezin, Molodezh’ i vlast, 35 (versión electrónica)

821 Ibidem.

822 Slezin, Molodezh’ i vlast, 35 (versión electrónica).

823 Ibidem.

824 Ibidem., 32-33.

825 KPSS o komsomole, 98.

826 Vairich, “Youth It Was That Led Us”, 59.

827 KPSS o komsomole, 92.

828 Borachov, “Of the Beaten Track”, 54; Balashov, Shkola, 125; Fitzpatrick, Education and Social Mobility, 28-29; Tovarishch Komsomol, 162.

829 Balashov, Shkola.

830 Ibidem., 125-126.

831 Alimov, “Through the Eyes”, 74; Fitzpatrick, Education and Social Mobility, 28.

832 Slavnyi put’, 323.

833 Balashov, Shkola.

834 Ibidem., 199.

835 Fisher, Pattern, 133; Tovarishch Komsomol, 248.

836 Fitzpatrick, Education and Social Mobility, 28.

837 Ibidem., 29.

838 Ibidem.

839 Para ver la enmienda a las reglas del Komsomol ver Fisher, Pattern, 115-116.

840 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.28. Ver también Slavnyi put’, 356.

841 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, ll.13, 24-25.

842 Ibidem. l.24.

843 Ibidem. ll.29, 36, 38.

844 Pirani, The Russian Revolution in Retreat, 173; Slenzin, “Kommunisticheskii soiuz molodezhi”, 224.

845 Tirado, “The Revolution”, 102.

846 Il’ina, Obshchestvennye organizatsii, 141-142.

847 Kuhr-Korolev, Gezähmte Heiden, 141-142.

848 Tirado, “The Komsomol and the Krest’ianka”; Tirado, “The Komsomol and the Bright Socialist Future”, 231.

849 Tirado, “The Komsomol and the Krest’ianka”, 347; Fisher, Pattern, 156.

850 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, ll.27-38.

851 Iunyi kommunist, no. 5 (marzo de 1926), 34-36.

852 Sumpf, “Confrontating the Countryside”.

853 Ponomarenko, “From Peasent to Journalist”, 139; Bocharov, “Off the Beaten Track”, 43.

854 Slenzin, “Kommunisticheskii soiuz molodezhi”, 256.

855 Riordan, “The Russian Boy Scouts”, 52.

856 RGASPI, f. M1, op.23. d.817, l.16.

857 Ibidem.

© Ariadna Ediciones, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search