Version classiqueVersion mobile

La Liga de las Juventudes Comunistas (Komsomol) y la transformación de la Unión Soviética (1917-1932)

 | 
Matthias Neumann

Parte II. La nueva política económica

5. Revolucionando la mente y el alma

Texte intégral

  • 610 Bukharin, "’Ob uperiadochenii byta molodezhi”, Komsomol ‘skaia pravda, 24 de mayo 1925,2.
  • 611 Biggart, “Bukharin’s Theory”, 157.
  • 612 Fitzpatrick, “Cultural Revolution in Russia”, 33-52. Ver también Fitzpatrick, “Cultural Revolution (...)

1Los diseñadores de la cultura bolchevique imaginaron una revolución de la mente cuando pensaron en la formación futura y la nueva persona socialista. Para lograr esto, Nikolai Bukharin, pidió, en la prensa del Komsomol de 1925, nada menos que una “revolución cultural”, en el transcurso el debate sobre la moral de los jóvenes. Según él, estaban destinados a liderar un “cambio fundamental (perevorot) en las virtudes de las personas, en sus hábitos, en sus sentimientos y deseos, en la forma en que vivían su vida cotidiana (byt)”610 y tal cambio fundamental que los convertirá en nuevas personas De hecho, en 1923 y 1928, Bukharin se centró firmemente en los “cuadros” y en la ideología como las principales palancas que se emplearían para lograr el cambio social.611 Sin embargo, el complejo y holístico plan para una transformación cultural de la sociedad que él delineó en 1925, contrastaba con el uso que los bolcheviques hicieron del mismo a finales de la década de 1920, cuando la revolución cultural principalmente se entendió como guerra de clases. Esta visión se convirtió en dominante en el análisis histórico después de la publicación, en 1974, del interesante artículo de Fitzpatrick “Revolución cultural en Rusia 1928-1932”.612 Los estudios de Fitzpatrick crearon algo así como un paradigma histórico que vinculó estrechamente el fenómeno con los años 1928-1931/32.

  • 613 David-Fox, “What is Cultural Revolution?”, 182. Para la discusión ver también Fitzpatrick, “Cultura (...)
  • 614 David-Fox, “What is Cultural Revolution?”, 182.

2Michael David Fox, uno de los críticos más prominentes de Fitzpatrick, desafió las limitaciones analíticas que este paradigma ha creado. En su artículo “ ¿Qué es la Revolución Cultural?” instó a un enfoque multidimensional, y no temporal, que tenga en cuenta la tradición prerrevolucionaria de los bolcheviques y muestre el carácter entrelazado de las revoluciones culturales internas y externas de la NEP: la primera, “dirigida hacia la creación del revolucionario, la vanguardia y el revolucionario individual”, mientras que la segunda “apuntaba hacia la civilización y hacia la sovietización de las masas atrasadas, aún no ‘conscientes’”.613 Las direcciones hacia adentro y hacia afuera de la revolución cultural, constituyen el eje en el concepto de David Fox, “la forma en que su significado entreteje, históricamente, un programa esclarecedor de la civilización (positivo) y una agenda militante, antiburguesa, antinostálgica, antipasséiste (negativa)”.614 Una comprensión más amplia de la cultura, que abarque no solo la ciencia, el arte y la literatura, sino también, ideas, costumbres, hábitos, tradiciones, prejuicios, y -tratándose de jóvenes soviéticos de los años 20-, la delincuencia juvenil y la desviación, caracterizan este enfoque que busca comprender el impacto de la mentalidad y el espíritu revolucionario, en la transformación cultural. Aquí, la revolución cultural se entiende, ante todo, como un proceso evolutivo de largo plazo que no puede restringirse al período del Primer Plan Quinquenal y la colectivización forzada. Estas premisas proporcionan un mejor marco analítico para evaluar el trabajo social y las campañas de transformación cultural llevadas a cabo por el Komsomol durante la NEP.

  • 615 Citado de la introducción de Kiaer y Naiman a una colección de ensayos sobre la vida cotidiana en l (...)

3El trabajo social y público, así como el compromiso (obshchetvennaia rabota) dirigidos hacia adentro y hacia afuera, se convirtieron en atributos clave de esta nueva concepción del obschestvennost soviético para todas las organizaciones sociales. Durante la década de 1920, las campañas masivas se convirtieron en el método dominante en el Komsomol, a través de las cuales los bolcheviques buscaron implementar sus conceptos culturales e inculcar las nuevas normas y valores. Las campañas para la novyi byt, la nueva forma de vida, “apuntaban no solo a modernizar y mejorar las condiciones materiales de la vida cotidiana, sino, a darle un valor comunitario o público trascendente”.615

  • 616 KPSS o komsomole, 71.
  • 617 Dahlke, “Kampagnen für Gottlosigkeit”, 185.
  • 618 El tema del nexo entre la legitimación, la movilización y la participación en campañas anti-religio (...)

4Una resolución del Duodécimo Congreso del Partido, en abril de 1923, definió las campañas masivas como instrumento esencial de la política educativa del Komsomol: “Las campañas masivas con un carácter revolucionario distintivo, que cuentan con la participación activa de los jóvenes, deben complementar el trabajo educativo de la Liga”.616 De hecho, las campañas no se convirtieron en un mero suplemento, sino que movieron el corazón del trabajo de propaganda durante la década de 1920. Al igual que para otras organizaciones de masas, a fines de la década, las campañas se habían convertido en un medio central a través del cual el Komsomol podía conquistar el espacio público.617 Las campañas fueron diseñadas para lograr y hacer cumplir ciertos objetivos sociales, políticos o económicos en un tiempo limitado por medio de un intenso estallido de propaganda ejercida por profesionales y activistas voluntarios. Las movilizaciones masivas para las campañas culturales lideradas por las numerosas organizaciones de masas populares que existieron durante la década del 20 -incluido el Komsomol-tenían por objeto permitir y alentar la participación de la población en el proyecto cultural bolchevique. Una de sus funciones fue crear un espacio público para comunicar y transmitir las nuevas normas y valores culturales a la población en general y, por supuesto, en tanto demostración abierta de la existencia de un apoyo masivo hacia al régimen bolchevique, también sirvieron como recurso muy necesario de legitimidad.618 Todas las campañas fueron acompañadas de propaganda en la prensa oficial. A lo largo de la década, una campaña siguió a otra, su dirección y objetivos variaron ampliamente, desde la promoción de una mayor productividad, hasta campañas para luchar contra la embriaguez y la prostitución.

  • 619 Las concepciones de y los debates sobre, la novyi byt y las campañas, han sido objeto de una serie (...)

5Para analizar las campañas de los años 20 en el Komsomol, es necesario distinguir cuidadosamente las campañas sociales, políticas, económicas, culturales y educativas en términos de su dirección principal. Se puede establecer una amplia discusión entre las campañas en el Komsomol dirigidas hacia el exterior, persiguiendo la sovietización de las “masas conscientes” de jóvenes, como aquellas contra el analfabetismo, la religión y también las de reclutamiento, y las campañas dirigidas hacia adentro, buscadas por los komsomol’tsy para autorenovarse. Ejemplos de estas últimos fueron las innumerables campañas para la aplicación de la ética comunista y la novyi byt entre los futuros cuadros.619 Aunque, en última instancia, dirigido a toda la población, el concepto y el reemplazo de byt por la novyi byt, inevitablemente ponían al comunista, y particularmente al joven comunista, en el centro de la transformación cultural. Se suponía que se convertirían en una fuerza progresista para el cambio cultural.

  • 620 Gorsuch, Youth, 185.

6Obviamente, el “activismo” siempre implica un proceso bilateral, porque tanto el activista como el receptor participan del instrumento político que busca el cambio. Principalmente, la iniciativa provino de “arriba”, pero la ejecución y la implementación estuvieron en manos de los de “abajo” y, muchas veces, escaparon al control del régimen. En este sentido, las “campañas” se convirtieron en uno de los medios de comunicación más importantes entre los nuevos gobernantes y sus fieles seguidores del Komsomol. Eran un diálogo, como ha demostrado Anne Gorsuch, en el que las acciones y creencias de los jóvenes influían considerablemente en la respuesta del régimen a ellos, y, a la inversa, los jóvenes reaccionaban constantemente y respondían a las construcciones oficiales. Además, este fue un proceso de ida y vuelta porque “los jóvenes también estaban involucrados en el proceso de disciplinamiento: al decirles a los demás cómo comportarse, se ayudaron a definirse a sí mismos”.620 Este proceso afectó particularmente a los komsomol’tsy, quienes fueron los principales destinatarios y participantes en todas las campañas. Debe enfatizarse que incluso las campañas claramente dirigidas hacia el exterior, siempre tuvieron un hilo dirigido hacia el interior que no debe descuidarse, especialmente cuando uno evalúa el impacto que tuvieron.

7Con respecto al uso de los términos “arriba” y “abajo”, debe señalarse que la relación entre el régimen y los komsomol’tsy no puede entenderse en términos de una dicotomía simple. Fue más complicado y complejo. En muchos lugares, particularmente en la periferia del país y en el campo, las organizaciones locales del Komsomol siguieron siendo los únicos representantes del poder soviético hasta bien entrados los años 20. En lugares como esos, un activista del Komsomol que intentara organizar y hacer cumplir una campaña, efectivamente personificó la autoridad del poder estatal, el “arriba”. Como tal, y la frecuente falta de comunicación e instrucciones añadidas a esto, el miembro del Komsomol no solo era un agente de la política del régimen, sino que, de hecho, podía llegar a ser, en cierta medida, su creador.

8Dentro de este marco analítico, se lleva a cabo el análisis y comparación de dos tipos de campañas emprendidas por y en el Komsomol: las campañas de la novyi byt, predominantemente dirigidas hacia adentro, y las antirreligiosas, dirigidas predominantemente hacia afuera, que fueron usadas para examinar la capacidad de reacción de los komsomolo’tsky ante el discurso cultural del régimen sobre la ética comunista y la novyi byt. Ambas campañas tenían una obvia agenda civilizadora y, por lo tanto, “positiva”, pero también era claro que, en el sistema cultural bolchevique, el elemento anti-burgués era inherente a todas las campañas. Dado eso, será importante examinar hasta qué punto los komsomol’tsy aceptaron el discurso oficial, y lograron apropiarse de él presentando su propia percepción de lo que era “revolucionario” y lo que no. En última instancia, el análisis del éxito o del fracaso de las campañas y de los problemas de implementación, ejecución y control de éstas, proporcionará una base para la relectura de la cuestión de si, durante la década de 1920, de una u otra manera, se produjo una revolución cultural.

Ética comunista y la novyi byt

  • 621 Cita extraida de Fisher, Pattern, 42. Ver también Gorsuch, “NEP be Damned!”, 564.
  • 622 Bukharin, “Bringing Up the Young Generation”, 55.

9Los debates sobre la novyi byt y las campañas para hacer cumplir la nueva forma de vida, estuvieron en el centro de la política cultural y educativa bolchevique a lo largo de los años en estudio. Con el final de la Guerra Civil -que había visto una constante evocación del entusiasmo revolucionario juvenil y, consecuentemente, había forjado y cultivado la imagen de los komsomolets como militantes revolucionarios- la actitud del régimen hacia las generaciones más jóvenes comenzó a mostrar cambios importantes. La dirección del Komsomol, así como Bukharin, Lunacharsky y Krupskaya, pidieron nuevas reglas de conducta. En el Tercer Congreso del Komsomol, en octubre de 1920, Bukharin había argumentado que, si bien el partido “necesitaría comunistas conscientes que tuvieran un corazón ardiente y una ardiente pasión revolucionaria”, después de la Guerra Civil necesitaban komsomol’tsy que también “tuvieran la conciencia tranquila, que supieran lo que querían, que pudieran detenerse y retirarse cuando fuera necesario y... moverse con cautela, ponderar y calcular cada paso”.621 Sin embargo, dos años más tarde, a pesar de reafirmar que los jóvenes trabajadores necesitaban algunas reglas de comportamiento, Bukharin también admitió ante los delegados del Quinto Congreso del Komsomol que “debemos destruir todo lo que vaya más allá del límite de la cognición racional. Desde este punto de vista, las normas fetichistas que nos ha impuesto el pasado deben ser destruidas”.622 Su retórica y argumento reveló una vez más el dilema básico de la política hacia la juventud bolchevique durante la NEP: cómo concienciar a los niños y adolescentes con una conciencia revolucionaria en un período de evidente y extendido compromiso con el “viejo” y “malvado” orden. De hecho, este entorno contradictorio de la sociedad NEP rompió la unidad entre la presunta adopción de un nuevo sistema comunista de normas y valores, y su inculcación e internalización a través de la práctica. Por lo tanto, el reconocimiento y la aplicación de la ética comunista en el proceso social se limitó, en gran medida, a microcosmos más o menos cerrados, por ejemplo, comunas o escuelas, donde estas nuevas normas y valores podían aplicarse a una situación social específica.

  • 623 Las pésimas condiciones de vida y los problemas del desempleo juvenil masivo en los centros urbanos (...)
  • 624 Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, 121.

10La realidad social y cultural de la NEP enfrentó a los diseñadores de la cultura bolchevique con un inmenso desafío. La guerra, la revolución, la Guerra Civil y la hambruna de 1921/22 habían desencadenado y acelerado la ruina social entre amplias capas de la juventud soviética. Los jóvenes urbanos de la clase trabajadora se encontraban en pésimas condiciones, el masivo desempleo juvenil fue uno de los mayores problemas en la década de 1920 y, además de eso, el problema de los besprizorniki (niños sin hogar, no necesariamente huérfanos) había alcanzado un nuevo nivel como resultado directo de la agitación social de los primeros años soviéticos.623 Contra este trasfondo sociocultural, el debate abstracto sobre ética y moral comunista comenzó rápidamente después del final de la Guerra Civil y fue prominente en la prensa oficial del Komsomol. Sin embargo, con los efectos sociales negativos de la delincuencia juvenil y la desviación cada vez más evidente, estos debates se extendieron gradualmente a una discusión más explícita sobre el fenómeno omnipresente de la desviación juvenil en la vida cotidiana.624

  • 625 Dubrovin, “Revoliotsionirovanie byta”, Iunyi kommunist, no. 8 (1923), 20.
  • 626 Ibidem.

11Desde sus inicios, se esperaba que el Komsomol desempeñara un papel central en este proceso de revolucionar la forma de vida. En un artículo en Iunyi kommunist, de octubre de 1923, Dubrovin afirmó que la novyi byt tenía que entrar en la vida de las masas de jóvenes “a través de las puertas del Komsomol”.625 Argumentó que era en las células del Komsomol, en los clubes y en los cursos educativos en donde la novyi byt tomaría forma, y donde debía practicarse y transmitirse a los nuevos miembros y a la masa de jóvenes trabajadores.626 Esta visión fue reforzada por Bukharin en su artículo sobre la regulación del estilo de vida de la juventud. Bukharin explicó:

  • 627 Bukharin, “Ob uperiadochenii byta molodezhi”, 2.

Los jóvenes avanzados de la ciudad y el campo deben comenzar la batalla contra los restos de las viejas costumbres. Debe comenzar la lucha resuelta por ordenar el modo de vida (byt), por una “revolución cultural” (kul’turnaia revoliutsiia), por nuevos hábitos, por nuevas características y virtudes de la generación joven, por un nuevo tipo de persona que sería saludable, alegre y animada, pero al mismo tiempo y a un nivel más elevado, activo, capaz de trabajar y capaz de planificar este tiempo... La construcción de la nueva sociedad exige una disciplina proletaria, en lugar de inteligente o mezquina, laxitud y desorden burgueses. Esta disciplina, y la expresión máxima de la autoeducación, debe estar imbuida en cada uno de los poros de nuestra vida.627

  • 628 Konecny, Builders and Deserters, 206.
  • 629 RGASPI, f. M1, op.23, d.583, ll.61-77; Ognyov, Diary of a Communist Schoolboy, 89-90. Ver también D (...)
  • 630 Knez, The Birth, 180.

12Así, los debates sobre la byt a menudo se referían literalmente a todos los aspectos de la vida cotidiana, el comportamiento y los hábitos y, por lo tanto, les asignaban cierta relevancia política. Como se mencionó anteriormente, en los clubes del Komsomol se realizaron interminables discusiones y conferencias sobre ética y normas comunistas. La definición de una etiqueta del Komsomol o de reglas generales de comportamiento para la conducta personal y política, era formar la base de la disciplina comunista para la juventud.628 Los komsomol’tsy hablaron sobre la higiene, la moral sexual, el abuso del alcohol y el vandalismo, pero también sobre cuestiones aparentemente menos importantes, como la aceptación de bailar y fumar. ¿Estuvo este comportamiento de acuerdo con la etiqueta del Komsomol y la novyi byt?629 En Smolensk, por ejemplo, los activistas del Komsomol incluso habían recibido instrucciones del Comité Provincial sobre la forma en que se suponía que debían comportarse en las fiestas.630

  • 631 Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, 138.
  • 632 Ibidem.

13Una campaña típica sobre la novyi solía enmarcar un patrón de comportamiento “positivo” en oposición a su contraparte “negativa”. Los valores comunistas sobre la sexualidad se propagaron en campañas contra la prostitución, mientras que el autocontrol y la abstinencia se promovieron durante la lucha contra el p’anstvo (embriaguez), el tabaquismo y el khuliganstvo (vandalismo), que incluía todo tipo de comportamiento antisocial. En conjunto, las numerosas campañas constituyeron y propagaron un sistema de nuevas normas y valores “positivos” y condenaron el viejo modo de vida “negativo”, que se creía que impedía la transformación socialista del país.631 Crearon una imagen ideal del joven, un joven animado, activo, saludable y disciplinado que se subordinaba al colectivo y estaba preparado y dedicado a aprender, estudiar y trabajar.632

  • 633 Slezin, “Miru kliknuli gromko”, 94.
  • 634 Gorsuch, Youth, 67.
  • 635 Ibidem. Ver también Gooderham, “The Komsomol”, 509.

14Durante los debates y las campañas sobre la novyi byt, se instó a los komsomol’tsy a contrastar cuidadosamente las nuevas normas comunistas con un comportamiento burgués “negativo” y a abordar las cuestiones desde el punto de vista de clase. Este ejercicio teórico y educativo fue destacado en una conferencia sobre “byt and youth” en la reunión del Komsomol en la fábrica de licores en Tambov: “Un comunista no debería tener más de una esposa. La burguesía lo usará contra él”.633 Lemas como este o incluso más simples “ ¡El Komsomol es el enemigo de la embriaguez, los komsomol’tsy no deben beber!”.634 Luego se pintaron en pancartas y carteles y se exhibieron en demostraciones públicas y se propagaron en periódicos y reuniones en fábricas y clubes de trabajadores.635 Se esperaba que este método educativo de la marca y la estigmatización de los hábitos y tradiciones “negativas” y burguesas, mantuviera alejados a los jóvenes comunistas de los clubes nocturnos, salas de juegos y cines privados que proliferaban en todas las ciudades. El paradigma comunista versus el burgués o, de hecho, el paradigma proletario versus el burgués, era el concepto principal de cultura que todos los komsomol’tsy tenían que aceptar.

15El énfasis en todas estas campañas fue en la participación activa de los komsomol’tsy en la lucha contra los hábitos burgueses. Sin embargo, aunque los activistas del Komsomol estaban tratando de hacer una campaña para la novyi byt entre el público en general, es obvio que las campañas se dirigieron principalmente hacia las nuevas generaciones de komsomol’tsy y la aplicación de la nueva forma de vida entre ellos. De hecho, fue precisamente en este punto donde la teoría del proceso bilateral chocó con la realidad de la organización del Komsomol de los años veinte. Como veremos, la “juventud avanzada de la ciudad y el pueblo” de Bukharin, era más una construcción bolchevique que una realidad y, difícilmente, se podía encontrar en el Komsomol. Mucho menos en otro lugar.

  • 636 Gooderham, “The Komsomol”, 513.
  • 637 Komsomols’kaia pravda, 1 de septiembre 1925, 2; Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 80.

16La desviación juvenil, particularmente la embriaguez y khuliganstvo (que se convirtió en un término común en la década de 1920, que incluía el juego de naipes, juramentos y, a menudo, también la embriaguez), se había extendido rápidamente en las partes urbanas y rurales de la organización, y la política de expulsar a los komsomol’tsy que participaran en algún tipo de acción desviada, condujo a un aumento drástico de las expulsiones y la inestabilidad general de la militancia. Una encuesta, para toda Rusia, de la militancia de 1923, reveló que casi el 20 % de los adherentes habían sido expulsados de la Liga por algún tipo de comportamiento poco disciplinado, que podría incluir borracheras, juegos de naipes, delitos, no participar en la militancia, no asistir a reuniones y desviación sexual, hasta crímenes graves como la violación.636 Otros estudios, realizados durante los años siguientes, destacaron el hecho de que la desviación juvenil era un problema tanto en las zonas rurales como en las urbanas de la organización.637

  • 638 Komsomols’kaia pravda, 1 de septiembre 1925, 2
  • 639 Gooderham, “The Komsomol”, 514.
  • 640 Ibidem.
  • 641 RGASPI, f. M1, op. 23, d.390, ll.59-60. Ver también Brovkin, Russia after Lenin, 110.

17Alarmado por la gran cantidad de miembros expulsados por problemas menores, como no asistir a las reuniones, debido al “carácter punitivo”638 de su política educativa, el Comité Central del Komsomol pidió un ablandamiento de las sanciones en 1925.639 Este cambio en la política explica la disminución en la proporción de la militancia expulsada por las razones enumeradas anteriormente entre 1923 y 1926, del 20 % a menos del 2 %.640 Sin embargo, en una organización en rápido crecimiento, esto significó que el número total de expulsiones se mantuvo alto. Finalmente, en 1925, la dirección del Komsomol admitió francamente, en una circular a todos los comités regionales y locales, que el trabajo cultural de la Liga entre los jóvenes de la clase obrera había sido un completo fracaso.641 Esto fue confirmado por numerosas encuestas e informes sobre la desviación juvenil que fueron llevadas a cabo por diversas instituciones durante ese tiempo. Tomados en conjunto, todos ellos crearon una imagen bastante sombría de las generaciones futuras y su vanguardia, los komsomolets y komsomolka.

  • 642 Gooderham, “The Komsomol”, 513-524.
  • 643 Ibidem., 516. 60 % de los que estaban preparados para responder a la pregunta.
  • 644 Russkoe i sovetskoe molodezhnie, Doc. 80. Se dan más ejemplos en Brovkin, Russia after Lenin, capít (...)
  • 645 Russkoe i sovetskoe molodezhnie, Doc. 80.

18Varias encuestas pedagógicas se llevaron a cabo en el área de Leningrado.642 En una de ellas, emprendida en 1927, el 60 % de los jóvenes trabajadores de la fábrica de metal Zavod im. K. Marksa admitió beber alcohol con regularidad.643 Otra encuesta, que se centró en el desarrollo de la lucha contra la desviación juvenil en el Komsomol, que abarcaba los primeros seis meses del año 1926, demostró que el Komsomol estaba lejos de mantener fuera de sus filas a este problema.644 De hecho, los síntomas se extendieron por toda la organización, como lo ilustran los siguientes informes sobre el problema de la embriaguez. El gubkom de Severno Dvinskaia guberniia, informó que la organización regional del Komsomol había perdido toda autoridad entre la población rural, describiendo a sus militantes como “borrachos y ociosos”.645 En el Nikolaevskii okrug se decía lo mismo sobre “las células que bebían”. Allí, los komsomol’tsy organizaban regularmente peleas con jóvenes que no eran parte del partido y, en un caso, los komsomol’tsy borrachos habían violado a una niña. En el Ekaterinoslavskii okrug en Ucrania, se informó que en una célula local “todos y todas se están emborrachando” y estaban realizando sus fiestas con alcohol en el club. En otra célula del okrug, decía el informe, toda la célula consistía en borrachos y gamberros (delincuentes). Una noche de enero, todos se emborracharon y organizaron una pelea con algunos jóvenes que no eran parte del partido. Al final, un joven fue asesinado con un arma corto punzante por un komsomolets, el cual fue arrestado. Después de su expulsión, los komsomol’tsy fueron a una fiesta toda la noche cantando canciones burlonas como:

Lenin monta una cabra
Trotsky un perro
Los comunistas se asustaron,
pensaban los cosacos.

  • 646 Ibidem.

Λенин катается на козе
Троцкий собака
коммунисты испугаΛись
подумаΛи казаки.646

  • 647 Tirado, “The Komsomol and the Bright Socialist Future”, 223. Tirado examinó la respuesta de los kom (...)

19Estos informes, y numerosas cartas de jóvenes al Comité Central del Komsomol y periódicos populares, desafían con fuerza la “imagen ideal del Komsomol como el cruzado anti-vándalos”647 que, supuestamente, ingresaba a un pueblo atrasado para establecer una célula, reemplazando el anarquismo juvenil con círculos políticos y educativos.

  • 648 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 80.
  • 649 Slezin, “Miru kriknuli gromko”, 96.
  • 650 RGASPI, f. M1, op. 23, d.313, l.38; RGASPI, f. M1, op. 23, d.315, l.23; RGASPI, f. M1, op. 23,
    d.822 (...)
  • 651 RGASPI, f. M1, op. 23, d.822, ll.85-87
  • 652 RGASPI, f. M1, op. 23, d.822, ll.85-86, 92. Ver también Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, (...)
  • 653 RGASPI, f. M1, op. 23, d.822, l.91.

20Para 1926 también era obvio que el problema de la embriaguez estaba invadiendo el activo de las células del Komsomol, es decir, estaba afectando a los más activos y devotos entre los komsomol’tsy.648 Células enteras se dejaban llevar por el alcohol y el libertinaje.649 Además, los informes y las quejas sobre el consumo de alcohol por parte de los secretarios de las células no eran infrecuentes.650 Muchas de las encuestas, como la del comité de la guberniia Ivanovo-Vosnesensk, de 1928, dejaron claro a los líderes que el consumo excesivo de alcohol y el fenómeno del vandalismo estaban causalmente relacionados, que la bebida era una de las principales causas del libertinaje y la realización de graves crímenes sexuales.651 La encuesta incluyó numerosos relatos de violaciones involucrando a varios komsomol’tsy. Además, planteó la cuestión de que ante muchos de estos casos de acoso sexual y violación, no se habían tomado medidas, incluso cuando habían sido denunciados.652 Esta, al parecer, fue una de las razones por las que, en las estadísticas locales, las de los komsomol’tsy, representaban solo una fracción de todas las acciones desviadas, es decir, solo el 3,6 % de todos los actos del vandalismo juvenil.653

  • 654 Isaev, “Die Militarisierung der Jugend”, 160. El alto número de miembros de Komsomol responsables d (...)
  • 655 RGASPI, f. M1, op. 23, d.583, l.124.

21Al leer estas estadísticas, uno debe tener en cuenta, como señaló Viktor Isaev, que solo una pequeña proporción de la juventud estaba en el Komsomol en este momento. En su estudio sobre la radicalización de la juventud en Siberia en la década de 1920, Isaev demostró que algunas estadísticas regionales realmente confirmaban la gravedad del fenómeno del vandalismo del Komsomol. Según las cifras de la OGPU de Siberia, durante los primeros meses de 1926, los miembros del partido y del Komsomol representaban aproximadamente un tercio de todos los responsables del vandalismo.654 Por supuesto que todas las estadísticas oficiales deben manejarse con cuidado. Hubo un amplio margen de error, ya sea porque la embriaguez y los actos de vandalismo simplemente no se informaron o, como señaló un activista en un informe sobre el trabajo del club en 1926, los komsomol’tsy en realidad presentaban sus tarjetas sindicales en lugar de sus tarjetas del Komsomol cuando eran detenidos por la policía.655

  • 656 Gooderham, “The Komsomol”, 520.
  • 657 Komsomol’skaia pravda, 30 de septiembre 1926, 3.

22Las encuestas llevadas a cabo en los 20 por el Komsomol y otros organismos oficiales, revelan que las campañas para la novyi byt fueron, ante todo, un fracaso interno. Ni la política de exclusión, ni someter a los miembros desviados a pequeños juicios en la célula local (en lugar de vergüenza pública), ni sesiones de crítica y autocrítica, ni el establecimiento de grupos anti-alcohólicos, ni cursos educativos, ni siquiera la expansión de la fizkul’ tura (cultura física y deportiva), mejoró la situación de manera significativa. Medidas como estas podrían funcionar en una célula local, pero fallaban rotundamente en otra. Aunque algunos jóvenes activistas se tomaron muy en serio a la novyi y se esforzaron por convertirse en la “nueva persona socialista”, la mayoría de los komsomol’tsy quedaron menos impresionados y mostraron una falta de entusiasmo por participar activamente en las campañas contra el alcoholismo y el tabaquismo. La mayoría de las campañas fueron llevadas a cabo por un número bastante pequeño de activistas.656 Esta falla interna hizo muy difícil para el Komsomol tener una autoridad genuina en su lucha contra el vandalismo fuera de la organización. Al margen de ella, un activista del Komsomol temía que socavaría su posición moral y los jóvenes simplemente le dirían: “ ¿Qué quieren mostrarme, ustedes, komsomol’tsy? Son unos vándalos”.657

Fuera del reino privado

  • 658 La subcultura de los militantes comunistas es descrita por Gorsuch, “NEP be Damned!”, 564- 580.
  • 659 RGASPI, f. M1, op.23, d.822, l.121.

23Una de las principales razones de este rechazo fue que la nueva forma de vida que se estaba promocionando, chocó con las ideas de los jóvenes militantes comunistas, que tenían una perspectiva sociocultural muy diferente, fuertemente influidos por su experiencia durante el Comunismo de Guerra y las expectativas que esta había creado.658 Su código de vestimenta, comportamiento y lenguaje no solo eran declaraciones de lealtad a los ideales de la cultura proletaria (como se mostró en anterior capítulo), sino también, una respuesta a la imagen distante de la cultura de la novyi byt. Los komsomol’tsy que en realidad intentaron imponer políticas como, por ejemplo, dejar de insultar, a menudo eran tildados por los jóvenes entusiastas como “meshchanin” (filisteos, pequeños-burgueses), lo que demostraba que su concepto de la cultura “meshchanin” era diferente y, a menudo, estaba en conflicto con el concepto oficial.659 Los veteranos de la Guerra Civil no constituyeron, por supuesto, la mayoría, pero en el Komsomol encontraron un hogar donde podían incidir fuertemente en la forma en que sus pares percibían e interpretaban su entorno. De hecho, la popularidad de esta “subcultura machista” en el Komsomol muestra que, al menos en la organización, no solo la cultura reemergente de los meshchanin necesitaría ser superada por la novyi byt del régimen, sino también, una cultura juvenil comunista específica. Es en este punto en queda bastante claro que el “diálogo” entre “arriba” y “abajo” fue decisivo.

  • 660 Fisher, Pattern, 83.
  • 661 Slezin, “Miru kriknuli gromko”, 96.

24Desde la perspectiva de una gran proporción de komsomol’tsy jóvenes, a pesar de su obvio carácter esclarecedor “positivo”, la novyi byt tenía una agenda “negativa” porque desafiaba los valores relacionados con su percepción y perspectiva sobre el socialismo y la cultura proletaria. Un delegado dejó esto muy claro cuando expresó su descontento en el Quinto Congreso del Komsomol, argumentando que la política anti-tabaco los transformaría en “maricas” y que los trabajadores jóvenes rudos no aceptarían estas “insignificantes ‘reglas de conducta’”.660 De acuerdo con este entendimiento, los conceptos de la novyi byt podrían ser tergiversados en sus cabezas, lo que significa que los komsomol’tsy practicaron la “proletarización” al hacer que las chicas que se unieron a la organización, fumaran y participaran en actos vandálicos.661 Pero la novyi byt no solo estaba en desacuerdo con esta subcultura “machista” específica. De la relación entre “arriba” y “abajo”, entre el liderazgo bolchevique y las nuevas vanguardias, así como entre la cultura juvenil oficial y popular, se generó un conflicto generacional.

  • 662 Iunyi kommunist, no. 1 (1924), 45. Una carta similar, de un joven comunero en la comuna de Kauchuk (...)
  • 663 Krasnoe studenchestvo, no. 10 (marzo 1929), 26.
  • 664 Willmott, “The Komsomol Impulse”.

25El régimen de la novyi byt chocó con la cultura juvenil, en general, y la autopercepción de muchos jóvenes comunistas, en particular. Se hizo evidente que la Revolución había empoderado a la juventud rusa, no siempre de la manera como los bolcheviques lo habían anticipado. La revolución les había dado a los jóvenes la libertad de desarrollar subculturas juveniles y les había dado responsabilidad en los años de la revolución y la Guerra Civil. Las campañas condescendientes y disciplinarias para la novyi byt amenazaban con borrar aquellos logros. Cuando se le daba un lugar y un espacio, por ejemplo, en las comunas, la novyi byt podía realmente funcionar, porque eran los propios jóvenes los que subordinaban su libertad individual a un régimen colectivo. En el microcosmos cerrado del piso comunal, se convirtieron en actores reales en el proceso de autodisciplina, en lugar de receptores predominantemente pasivos. Estaban viviendo su percepción de lo que era ser “soviético”. Por lo tanto, como actores activos en el proceso de transformación, estaban preparados para reemplazar el “yo” por el “nosotros” colectivo y para cumplir con un régimen vigoroso de reglas y horarios, como los de una comuna en Tomsk que, con orgullo, les dijo a los lectores de Iunyi kommunist que no había problemas, ni siquiera “problemas muy pequeños”, que no estuvieran sujetos a la gestión del colectivo.662 Esto, sin embargo, fue un “ideal” y, por cierto, un raro ejemplo. Las comunas ciertamente no eran zonas libres de delincuencia. Sin embargo, la comuna (kommuna) fue vista como base sólida para la construcción e implementación exitosa de una novyi byt.663 Actuaron como lo que Andy Willmott llama un “mecanismo colectivo”, una salida para que los activistas construyeran y promovieran su visión del socialismo, a veces en línea con la cultura oficial, a veces de manera libre y autónoma.664

  • 665 Kollontai, “Theses on Communist Morality”, 225-231; Kollontai, “Make Way for Winged Eros”, 276-292.

26Más allá de la vida comunal, la novyi byt se introdujo profundamente en la esfera de la vida privada de los adolescentes. Trajo temas como el comportamiento sexual en el discurso público. Esto enfrentó el debate sobre el concepto de amor no posesivo de Kollontai, que describió, en un ensayo en Kommunistka, en 1921 y en una carta dirigida a jóvenes trabajadores en la revista Molodaia gvardiia (1923):665

  • 666 Kollontai, “Theses on Communist Morality”, 229.

El acto sexual no debe verse como algo vergonzoso y pecaminoso, sino como algo que es tan natural como las otras necesidades de los organismos sanos, como el hambre y la sed. Tales fenómenos no pueden ser juzgados como morales o inmorales. La satisfacción de los instintos saludables y naturales solo deja de ser normal cuando se sobrepasan los límites de la higiene. En tales casos, no solo se ve amenazada la salud de la persona interesada, sino también los intereses del colectivo de trabajo, que necesita la fuerza y la energía y la salud de sus miembros.666

27En una reunión con Clara Zetkin, Lenin rechazó su llamado al amor no posesivo como “completamente no marxista”. Dijo a Zetkin:

  • 667 Zetkin, Reminiscences of Lenin, 57-58.

Eso no tiene nada en común con la libertad de amor como lo entendemos los comunistas. Debes ser consciente de la famosa teoría de que, en la sociedad comunista, la satisfacción de los deseos sexuales, del amor, será tan simple y sin importancia, como beber un vaso de agua. Esta teoría del vaso de agua ha vuelto locos a nuestros jóvenes. Ha resultado ser fatal para muchos niños y niñas.667

  • 668 Carleton, Sexual Revolution, capítulo 4.
  • 669 Gorsuch, Youth, 52-53.
  • 670 RGASPI, f. M1, op.23, d.822, LL.83-86.
  • 671 Naiman, “The Case of Chubarov Alley”. Ejemplos de violación, violación en grupo y otros delitos sex (...)

28Este debate refleja, una vez más, la posición ambigua y contradictoria sobre la novyi byt, y no es sorprendente que no hubiera consenso entre el partido y el Komsomol sobre cómo tratar el tema del comportamiento sexual en la vida cotidiana. Gregory Carleton ha demostrado que la confusión sobre el tema del comportamiento sexual y el amor estuvo lleno de expresiones públicas.668 Sin embargo, lo que es más significativo, la novyi byt sacó el comportamiento sexual del ámbito privado. En una ocasión, por ejemplo, una mujer casada, miembro del Komsomol, fue expulsada de la Liga por haber tenido un aborto, que según el Komsomol local, no era un asunto privativo de ella.669 Los informes internos del Komsomol sobre el tema mostraron que los problemas de libertinaje y confusión sexual estaban muy extendidos entre los komsomol’tsy. Un informe de Ivanovo-Vosnesensk guberniia, por ejemplo, citó numerosos casos de miembros del Komsomol que habían tenido relaciones sexuales múltiples que terminaban en embarazos no deseados.670 Más grave, por supuesto, era el hecho de que el Komsomol también estaba preocupado de casos graves de violación y acoso sexual. El caso más destacado fue una violación en grupo, donde participaron aproximadamente 40 hombres, en el Callejón Chubarov, en Leningrado en 1926, muchos de los cuales habían sido komsomol’tsy.671

  • 672 Naiman, Sex in Public.
  • 673 Ver Kuhr- Korolev, Gezämte Helden, 139.
  • 674 RGASPI, f. M1, op.23, d.822, l.121.

29Los informes y las encuestas albergan pocas dudas de que el derroche sexual era en verdad un problema en la organización, pero, lo que es más importante, también ilustran el nivel de inclusión en el ámbito privado que el sistema de la novyi byt había efectivamente asumido. Durante la NEP, el sexo se convirtió en un asunto público.672 De esta manera, el tema de las relaciones sexuales solo actuó como un ejemplo; el régimen de la novyi byt estrechó y desafió la libertad personal de la juventud a tal punto que cada signo de iniciativa y espontaneidad, incluso una fiesta vespertina con baile y bebida, finalmente se interpretó como un acto desviado.673 Esto, inevitablemente, provocaba una resistencia juvenil a la autoridad que, a su vez, era tildada nuevamente como desviada y poblada por delincuentes. “ ¿Por qué no deberíamos tomar una copa? Incluso el mismo Rykov y los demás están bebiendo, pero nos están prohibiendo hacerlo. Después de todo, venden las cosas para que puedas beber” fue la respuesta de algunos komsomol’tsy a la pregunta “ ¿Deberían los komsomol’tsy beber vodka?”, según un informe compilado en 1929.674

  • 675 Ibidem., l.87.

30Con demasiada frecuencia, las campañas luchaban contra los síntomas de la enfermedad y, al hacerlo, aceleraron el problema a través del “negativo” aire de superioridad que trataba de imponer la disciplina y restringir el ámbito privado. Efectivamente, las campañas de la novyi byt luchaban una batalla perdida desde el principio: la cultura del consumo social, por ejemplo, gradualmente se incrustó profundamente en el estilo de vida juvenil de la década de 1920. Las encuestas revelaron a las autoridades que una “cultura de embriaguez” estaba prosperando, lo que no significaba, necesariamente, que todos los komsomol’tsy bebieran excesivamente. Esto, a su vez, llevó a muchos miembros a sentirse ofendidos por el aire de superioridad moral de las campañas: respuestas como “No deberías beber, pero ocasionalmente está bien”, fueron respuestas comunes a las campañas que intentaron abordar la embriaguez.675 Como resultado de tales actitudes, las campañas a menudo simplemente fueron ignoradas por los miembros.

  • 676 RGASPI, f. M1, op.23, d.858, l.1ob.
  • 677 Gorsuch, Youth, 69; RGASPI, f. M1, op.23, d.822, l.87; Russkoe I sovetskoe molodezhhnoe dvizhnie, D (...)
  • 678 Russkoe i sovet molodezhnoe dvizhenie, Doc. 80.

31Cuando, en 1928, las campañas culturales para la novyi byt se reforzaron con la llamada kul’pokhod (literalmente una “cruzada cultural”), la dirección del Komsomol recibió noticias desalentadoras y negativas sobre su desarrollo y recepción. Muchos activistas simplemente estaban indignados y cansados de que les dijeran cómo comportarse, como lo ilustra la siguiente respuesta de una célula de la guberniia de Kaluga, enviada a las autoridades superiores del Komsomol: “ ¿Para qué necesitamos kul’tpokhod, y todas estas conversaciones? Somos personas con formación, no nos emborrachamos, no estamos sucios!”.676 Este breve extracto también apunta a un dilema inherente de las campañas de la novyi byt. Con el tiempo, amenazaron alejar a aquellos que, en realidad, adoptaban la novyi byt, tanto como a aquellos que no querían vivir de acuerdo con ella. Finalmente, las campañas también ayudaron a fomentar los dobles estándares morales entre una gran parte de los jóvenes comunistas. Beber en compañía, por ejemplo, se mudó de los clubes oficiales a los domicilios privados, y las fiestas a menudo se celebraban en riberas de ríos o bosques, escondidas de los ojos de la célula del Komsomol a la que pertenecían los participantes.677 Un komsomolets de Vologda guberniia respondió a la pregunta “ ¿Por qué beben ustedes muchachos?” con “Bebemos porque no hay a dónde ir. Vas al club y no te diviertes, allí no te permiten cantar canciones”.678

  • 679 Gorsuch, Youth, 69. Para el concepto de "hablar bolchevique", ver Kotkin, Magnetic Mountain, capítu (...)

32No solo es evidente que el Komsomol había perdido gran parte de su atractivo como lugar de socialización y había asumido la imagen de un lugar bastante “aburrido”, para mediados de la década de 1920. El hecho de que los jóvenes, sin embargo, permanecieron en la organización, sugiere la adopción pragmática de dobles estándares. Gorsuch concluyó que “habían aprendido a ‘hablar bolchevique’, pero aún no lo habían actuado, y mucho menos lo habían creído”.679 Sin embargo, esta observación debe aclararse, porque muchos miembros del Komsomol sí creían en el bolchevismo, pero, como se ha señalado, de una forma muy específica y más primitiva.

Campañas antirreligiosas - intención revolucionaria llevada a la acción

  • 680 Ibidem.
  • 681 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 66.
  • 682 RGASPI, f. M1, op.23, d.156, l.64,65.
  • 683 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 66; Peris, Storming the Heavens, 39.
  • 684 Para algún ejemplo de la percepción de la prensa extranjera ver New York Times, 8 de abril de 1923, (...)

33La específica percepción juvenil del socialismo, la revolución y el bolchevismo, se ejerció y vivió en las campañas antirreligiosas. Las primeras campañas antirreligiosas se lanzaron no mucho después de la guerra civil, en contraste con la novyi byt que, al principio, requirió un mayor esfuerzo social. Iniciadas desde en las esferas superiores, estas campañas rápidamente ganaron su propio impulso hasta ser llevadas a la calle. Los miembros del Komsomol estaban ansiosos por organizar carnavales antirreligiosos en festividades religiosas como Pascua y Navidad, no habiendo problemas para encontrar agitadores. En la Navidad ortodoxa de enero de 1923, estas campañas culminaron en celebraciones antirreligiosas en más de 400 ciudades en toda Rusia y casi 200 desfiles y marchas, similares a carnavales.680 El Komsomol estuvo en el centro de estas campañas con la organización de una alternativa: la komsomol’skoe rozhdestvo (Navidad Komsomol). En una consulta sobre el desarrollo de esta Navidad Komsomol, se dieron informes sobre festivales y celebraciones antirreligiosas que se habían celebrado, por ejemplo, en Rostov, Nóvgorod, Moscú, Pskov, Petrogrado, Arcángel y la cuenca del Donets.681 Se informó que en Tiflis, 3.000 jóvenes del Komsomol y el ejército participaron en una marcha antirreligiosa la noche del 6 de enero, caminando por las calles principales con pancartas y antorchas, cantando canciones especialmente compuestas para la ocasión. Al día siguiente, una multitud de 20.000 personas, entre ellas, numerosos jóvenes trabajadores, komsomol’tsy y miembros del partido, se reunieron en la plaza central para encontrarse con un desfile carnavalesco. La manifestación fue encabezada por grandes estrellas rojas, seguidas de “camellos” montados por magos, estacas romanas y un tranvía con generales y sacerdotes contrarrevolucionarios, mientras que otros activistas se limitaban a levantar pancartas y antorchas. En la reunión, los oradores pidieron en varios idiomas, que los trabajadores “debían despojarse del yugo religioso y asaltar los cielos”. Las manifestaciones antirreligiosas alcanzaban su clímax con el canto masivo de la “La Internacional”.682 Así, eventos similares tuvieron lugar en muchas ciudades, como en Pskov, donde alrededor de 100 jóvenes vestidos con trajes -generalmente de dignatarios religiosos-, tomaron parte en un evento antirreligioso. La procesión fue acompañada por música a alto volumen y la entonación de canciones revolucionarias. Finalmente, se informó que la procesión fue de 5.000 a 6.000 personas, las que estaban encantadas con el entierro simbólico de la “contrarrevolución”, junto con la incineración de los dioses.683 Contrariamente a la observación y el retrato de estos acontecimientos en la prensa extranjera, estas primeras erupciones de campañas antirreligiosas se caracterizaron por un entusiasmo y emoción real entre sus jóvenes participantes.684

  • 685 RGASPI, f. M1, op.23, d.156, l.75 Gorsuch, Youth, 70. Fotos de carnavales religiosos fueron publica (...)
  • 686 RGASPI, f. M1, op.23, d.156, l.71.
  • 687 Gorsuch, Youth, 71; Bakhtin, Rabelais. La frase “libertad de risa” es sacada de Stites, Revolutiona (...)

34La mayoría de estas procesiones, que también se llevaron a cabo en zonas rurales, incluían desfiles y manifestaciones en plazas públicas, la entonación de canciones revolucionarias, las interrupciones de los servicios religiosos y la puesta en escena de falsos cuentos bíblicos sobre la religión. Otra actividad común fue poner a la “religión” en el banquillo de “tribunales” especiales, en los que los activistas juzgaban, ridiculizaban y se burlaban de ésta. Como por ejemplo en Rostov, donde Buda y Cristo eran exhibidos en demostraciones como espantapájaros y caricaturas, o como en Moscú, donde, en un camión, se representó a Dios abrazando a una mujer desnuda.685 En algunos casos, las organizaciones locales tomaron medidas más drásticas y se apresuraron a convertir las iglesias en establecimientos educativos sin la aprobación del partido o las autoridades del Komsomol.686 Fue el carácter confrontacional, provocativo y revolucionario (pero también iconoclasta) de estas primeras campañas, donde los komsomol’tsy demostraron un entusiasmo real. Sus iniciativas en estas campañas, excedieron por mucho las limitaciones que el régimen había establecido e intentado imponer. Es importante señalar que estos algaradas antirreligiosas no eran realmente de naturaleza bakhtiniana: estaban respaldadas por el nuevo régimen y carecían de la “libertad de la risa” mediante la cual los participantes podían elegir sus propios objetivos para la burla.687 Sin embargo, a pesar de que los nuevos líderes no podían ser víctimas del ridículo de los jóvenes, los carnavales contenían claramente un elemento de rebelión: rebelión contra el viejo orden; contra las generaciones más viejas; en general, contra la autoridad. La risa no era completamente libre, pero constantemente probaba los límites. De hecho, al burlarse de los líderes de la Revolución Bolchevique, el ex-komsomol’tsy, que alguna vez cantaron ebrios “Lenin monta una cabra...” reflejaba que, a veces, la expulsión de la Liga y un par de copas, podían producir la “libertad de la risa”.

  • 688 Kruzhin, “False Dawn”, 184.
  • 689 Gorsuch, Youth, 70. Ver Tambien Peris, Storming the Heavens, 40.

35También, como un escape de la rutina diaria, estuvieron la emoción de los preparativos -que llevaban semanas de trabajo-, fabricar espantapájaros y disfraces, junto con pintar ridículos dibujos animados y pancartas que atraían a los jóvenes. Después de todo, unas vacaciones revolucionarias fueron una “verdadera fiesta”, como mencionó Petr Kruzhin de los recuerdos de su infancia, de finales de los años veinte.688 Todas estas actividades lúdicas aumentaron las expectativas con las que los jóvenes imaginaron la procesión y las reacciones del público. Al carecer de la estricta coreografía de los festivales soviéticos, la emoción de los jóvenes comunistas a menudo se expresaba en pequeños excesos espontáneos (por ejemplo, en intimidar a los creyentes). Sus antorchas y los simples, pero poderosos mensajes ideológicos que se mostraban en sus pancartas, dejaban muy claro quién era el pasado y quién era la nueva vanguardia en las calles. En ese contexto, los jóvenes comunistas tenían el poder, “revocando las reglas y afirmando su nueva superioridad ideológica sobre los mayores”.689

  • 690 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 66;
  • 691 Peris, Storming the Heavens, 39.

36Un recuento sobre los eventos del invierno de 1922/23, concluyó que, en general, las campañas habían sido recibidas con gran interés por los komsomol’tsy. En gran medida, las habían desarrollado por iniciativa propia, porque las directivas del Comité Central del Komsomol habían llegado demasiado tarde (en algunos casos, después de que las campañas se llevaran a cabo).690 Sin embargo, esto era solo una parte de la verdad. En Moscú y en Petrogrado, por ejemplo, las directivas superiores simplemente fueron ignoradas por las organizaciones locales durante los preparativos de carnavales anti-navideños.691

  • 692 RGASPI, f. M1, op.23. d.156, ll.159-161.
  • 693 Peris, “the 1929 Congress of the Godless”, 712.
  • 694 Una detallada descripcion de instrucciones para un modelo de tarde antirreligiosa, es mostrada en K (...)
  • 695 KPSS o komsomole, 69. Estas pautas se repitieron justo antes de la Navidad ortodoxa de 1925 en un d (...)
  • 696 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 77.
  • 697 GARF, f. R-5407, op.1. d.2, ll.51-52.

37La dirigencia del Komsomol y del partido tuvieron que reaccionar. En una circular, antes de la Pascua de 1923, el Comité Central del Komsomol criticó el hecho de que el komsomol’skoe rozhdestvo no se había incorporado correctamente al trabajo educativo general de la Liga, lo que, a su vez, y en gran medida, había debilitado el impacto de las demostraciones. Se anunció una centralización y una reorganización de las campañas antirreligiosas que asegurarían a los comités centrales una línea más clara y formas más controladas.692 La circular fue parte de un cambio general de la política sobre la religión en ese momento.693 En el Komsomol, esto fue acompañado de cursos políticos y educativos para desmantelar la religión mediante el empleo de los hallazgos de la ciencia moderna, las discusiones históricas, los debates y charlas: en otras palabras, la propaganda antirreligiosa saldría de la calle para entrar en los clubes.694 La moderación de estas actividades también se plantearon para garantizar que los komsomol’tsy se involucraran con los jóvenes no organizados, en lugar de montar carnavales provocativos y ofensivos que tendían a aislarlos y alienarlos. El Duodécimo Congreso del Partido Bolchevique (1923) declaró, sobre el trabajo en el Komsomol, que el carácter de la propaganda antirreligiosa debía cambiar. Se debía evitar cualquier método que asumiera el carácter de burla o que pudiera ofender los sentimientos religiosos. Además, se exigió que los komsomol’tsy controlaran su entusiasmo por cerrar iglesias.695 Este último llamado, salido directamente de la boca del partido, demostró que estas situaciones no habían sido casos aislados. Las acciones desorganizadas, destructivas y violentas, ahora se calificaban como vandalismo antirreligioso.696 El partido y, además, el alto mando de la Sociedad de los Sin Dios, intentaron evitar (donde tuvieran los medios) cualquier tipo de blasfemia religiosa que pudiera provocar e intensificar la hostilidad entre la población.697

  • 698 Tirado, “The Komsomol and the Krest’ianka, 359-360.
  • 699 Para dos ejemplos ver RGASPI, f. M1, op.23. d.313, ll.99-100; RGASPI, f. M1, op.23. d.507, ll.112ob (...)
  • 700 RGAE, f.396, op.2. d.109, l.74.
  • 701 Komsomol’skaia pravda, 1 de septiembre de 1925, 2.

38La condena de los excesos antirreligiosos fue una reacción directa ante la declinación de la reputación del Komsomol en las zonas rurales, donde su línea militante antirreligiosa ofendió particularmente a generaciones anteriores, lo que terminó por provocar una hostilidad generalizada hacia la organización. Esto, a su vez, se convirtió en una limitación para el reclutamiento, especialmente entre las jóvenes del campo.698 Muchos padres no querían que sus hijos se unieran al Komsomol porque, si lo hacían en contra de su voluntad, el resultado era una ruptura con la familia.699 Las aldeas se dividieron entre las del Komsomol y las que continuaron yendo a la iglesia. “No dejo que las personas cuyos hijos están inscritos en el Komsomol, ingresen a la iglesia” era el mensaje que un sacerdote le dio a los habitantes de un pueblo en 1924.700 En este punto, se debe recalcar que el radicalismo antirreligioso no fue apoyado por todos los komsomol’tsy. La evidencia de esto es proporcionada por las estadísticas oficiales sobre la expulsión de militantes por comportamiento desviado. Según una encuesta publicada en komsomol’skaia pravda (septiembre de 1925), las expulsiones por actos religiosos, representó el 7,7 % de todas las expulsiones en 1924. En los distritos rurales, donde la proporción se empinaba sobre el 15 %, la magnitud fue considerablemente más alta.701

Vandalismo antirreligioso

  • 702 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 73.
  • 703 Ibidem., Docs. 77,80.
  • 704 Ibidem., Doc. 77.
  • 705 Isaev, “Die Militarisierung der Jugend”, 158.
  • 706 Ibidem., 160-161.
  • 707 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 77.

39Aunque la intensidad de las campañas antirreligiosas de 1923 no fue igualada hasta finales de la década, este tipo de acciones no dejaron de presentarse. En mayo de 1924, el OGPU (Directorio Político Unificado del Estado) informó que las fiestas religiosas de Akmolinsk guberniia, Kazajstán, no obstante haber sido tranquilas, los creyentes seguían quejándose de la continua burla de los comunistas hacia su religión.702 Ni el partido ni las autoridades del Komsomol pudieron evitar nuevos estallidos desorganizados, destructivos y, a menudo violentos, que caracterizaban a las acciones antirreligiosas. Se reportaron casos de komsomol’tsy que entraban a las iglesias sin quitarse el sombrero para provocar a los que tomaban parte en el servicio religioso, mientras que otros dañaban las cruces en los cementerios. La célula del Komsomol en el Pavlikhinskaia volost’, Tver guberniia, entró a una iglesia después de una jornada de alcohol, y obligó al sacerdote a cantar la “La Internacional”.703 En Boguchar, Siberia, las acciones fueron aún más violentas. Allí los komsomol’tsy llenaron las cerraduras de la iglesia con clavos para evitar que el servicio tuviera lugar y también intentaron prenderle fuego.704 Cuando todos los komsomol’tsy se habían ido de excursión, uno que se quedó atrás, fue acusado de quemar la iglesia.705 El estudio de Isaev sobre la militarización y la radicalización de la juventud en Siberia, proporciona más relatos de excesos violentos: Komsomol’tsy presentándose borrachos en servicios religiosos; acoso a sacerdotes, en algunos casos, incluso a punta de pistola. En dos ocasiones, en 1925 y 1926, los miembros del Komsomol detonaron bombas durante los servicios religiosos, matando a algunos asistentes e hiriendo a muchos otros.706 Isaev concluyó que la infracción de las normas morales y legales -ampliamente aceptadas por los jóvenes comunistas- era más la regla que la excepción.707 En general, más allá del extremismo ateísta, el trabajo antirreligioso del Komsomol siguió siendo muy poco sistemático y descentralizado.

  • 708 Ibidem.
  • 709 RGASPI, f. M1, op.23. d.822, l.121. La encuesta no tiene fecha, pero aparece con otros materiales s (...)

40No hubo nada cercano a una campaña organizada y, mucho menos, bien orquestada. Un informe sobre el trabajo antirreligioso en el raion [tipo de división administrativa rusa. NT.] agrario central de Siberia, lo dejó muy claro: “Todo este trabajo se lleva a cabo sin un sistema, sin un plan y sin la suficiente orientación de los comités del Komsomol”. Además, declaró que todos los logros de las formas educacionales mejor hechas del trabajo antirreligioso, eran regularmente negadas por los excesos del vandalismo antirreligioso.708 Una vez más, se debe hacer hincapié en que el trabajo y las actitudes antirreligiosas divergieron ampliamente entre las regiones. En algunos lugares, como Smolensk, los komsomol’tsy frecuentemente participaban en las ceremonias religiosas, sin que ninguna propaganda antirreligiosa se llevara a cabo.709 Este fue otro ejemplo de los dobles estándares que fueron adoptados e inculcados entre los komsomol’tsy, incluso cuando se trataba de la religión.

41Aunque las autoridades condenaron regularmente el radicalismo ateo juvenil, el hecho de que fuera reforzado simultáneamente por la retórica militante de algunos bolcheviques, ejemplificó las contradicciones del mundo de la NEP. Emelian Yaroslavsky, quien luego se convirtió en el líder de la Sociedad de los Sin Dios, preguntó en un artículo publicado en la revista Molodaia gvardiia en 1925:

  • 710 Yaroslavky, “Is the Communist Movement Anti-religious?”, 199. Enfasis propia.

¿Es el movimiento comunista antirreligioso? Sí... ¿Debe nuestro partido librar una guerra contra la religión? Sí. Debe conducir una guerra contra la religión por medio de la propaganda, la agitación, la predicación del ateísmo, el descubrimiento de los lazos entre la religión y la clase dominante explotadora, junto con el reemplazo de la visión religiosa del mundo, por una visión científica y materialista del mundo, por una amplia y profunda actividad natural-científica y atea esclarecedora.710

42Dada la elección entre esclarecer por agitación o esclarecer por guerra, provocación e iconoclastia, una sección de jóvenes del Komsomol prefirió la segunda. Está claro que esto fue más que un conflicto generacional. Las campañas antirreligiosas de 1923 y 1924 y el radicalismo ateísta incrustado y desatado con frecuencia en la organización, fueron, hasta cierto punto, una válvula de escape ante la desilusión y la frustración con la NEP, junto con el deseo reprimido de un cambio revolucionario. Su carácter militante radical estaba en línea con la tradición de transformación cultural prometida por la ideología de la Guerra Civil (de cambio instantáneo y guerra de clases). Las campañas en sí tenían un carácter violento y destructivo y, por lo tanto, “negativo”. Sin embargo, una vez más, es importante determinar con precisión la perspectiva y la posición de los personajes en estas campañas. Si se hace, se puede ver que, desde el punto de vista de los agentes (los komsomol’tsy que participaban), el carácter iconoclasta y anárquico representó una agenda “positiva” (revolución en progreso con un toque de comunismo de guerra). En opinión de ellos, el asalto a la religión y su destrucción, eran un requisito para construir una sociedad proletaria iconoclasta.

  • 711 Isaev, “Die Militarisierung der Jugend”, 161.

43Por supuesto, es difícil generalizar en este punto. ¿Hasta dónde fueron escapadas juveniles y desafíos a la autoridad, y dónde ya fue acción política inconsciente? Hacer estallar una iglesia, destruir santuarios religiosos e íconos, podría ser tanto una manifestación iconoclasta (una expresión de anticipación revolucionaria y de deseo, un acto político más o menos consciente), como un desafío a la jerarquía y autoridades tradicionales. Lo que sin embargo es incuestionable, es que ambos actos tenían mucho que ver con vivir en una sociedad en transición. En este período, los actos antirreligiosos fueron considerados por muchos komsomol’tsy como parte de la transformación cultural del país, una aplicación de la teoría marxista y un paso más en el camino hacia el establecimiento de la prometida sociedad socialista. Desde su perspectiva, esto justificaba sus acciones, a menudo violentas. El vandalismo antirreligioso o el vandalismo comunista en general, por lo tanto, eran entendidos frecuentemente por los jóvenes bolcheviques como la continuación de la Revolución por otros medios.711 Como tal, fueron expresiones directas de su intención revolucionaria. Su predisposición a usar la violencia como medio para lograr el cambio, encontró su expresión más visible y más extrema. Dos ejemplos del estudio de Isaev destacan muy claramente estos entendimientos radicales de la revolución, la transformación y la guerra de clases, pero también la degeneración social entre los adolescentes.

  • 712 Ibidem., 159.
  • 713 Ibidem.
  • 714 Plaggenborg. “Stalinismus als Gewaltgeschichte”, 71-112.
  • 715 Isaev, “Die Militarisierung der Jugend”, 159.

44En 1925, un komsomolets y un representante del poder soviético en una aldea cerca de Novosibirsk, ambos ebrios, decidieron organizar un grupo de militantes del partido para matar a todos los kulaks. Poco después irrumpieron en las casas de aquellos a los que identificaron como kulaks, los retuvieron a punta de pistola, registraron los lugares e intentaron violar a las mujeres.712 En otro caso, en una aldea en el distrito de Kamensk, un komsomolets borracho y un miembro local de la milicia armada, se pasearon por el pueblo gritando: “les dispararemos a todos ustedes, víboras y contrarrevolucionarios”.713 El régimen no fue capaz de prevenir estas formas de violencia revolucionaria espontánea, a las cuales el sistema legal que siguió a la revolución solo había abierto aún más la puerta.714 De hecho, la simpatía por estos militantes komsomol’tsy entre los funcionarios del partido y aparatos de Estado -que tenían una similar mirada radical sobre el socialismo después de su experiencia de la Guerra Civil- a menudo les ayudó a salirse con la suya con claras violaciones de la ley.715

  • 716 Peris, “The 1929 Congress of the Godless”, 730, n. 8.

45El carácter confrontacional de las campañas antirreligiosas de principios de la década de 1920, puede entenderse como una de las principales razones por las que el Komsomol no pudo convertirse en un centro institucional de los esfuerzos del régimen para superar la religión.716 El estallido del “vandalismo antirreligioso” fue un recordatorio para el régimen del carácter que cualquier campaña a gran escala, podría tomar. Con estas consideraciones en mente, no resultó sorpresivo que, cuando la política del régimen cambió de nuevo a fines de la década del 20’, el Komsomol abogó por un enfoque radical y de acción directa.

Militarización y mentalidad

  • 717 Kenez, The Birth, 214.

46Estos casos extremos de erupciones espontáneas de violencia revolucionaria, así como las respuestas a las campañas antirreligiosas, muestran que el Komsomol, como organización, se convirtió en un medio a través del cual se consolidó la cultura y la mentalidad de la Guerra Civil, y se construyó la memoria colectiva. Como se señaló antes, la experiencia de la Guerra Civil de la primera generación de los komsomol’tsy, se transmitió a las generaciones más jóvenes a través de discursos, vestimenta, lenguaje y comportamiento. Más allá de esto, la idealización popular del pasado, también se fomentó a través de novelas populares como Tales from the Don de Mikhail Sholokhov y Chapaev de Dimitrii Furmanov. De hecho, la Guerra Civil heroica se convirtió en un tema importante en el canon de la historia de la escuela del movimiento revolucionario, las revoluciones y la Guerra Civil. Por ejemplo, la película Two Days de Grigorii Stabovoi, proyectada en los cines en 1927, buscó enseñar al joven comunista una lección importante. La historia era la siguiente: un joven de la clase alta escapa de los bolcheviques durante la Guerra Civil. Él es escondido por un antiguo empleado suyo, cuyo hijo era, no obstante, un bolchevique. Después del regreso de los blancos, el muchacho de clase alta informa sobre el hijo bolchevique de su empleado, que luego es asesinado. La película dio un mensaje muy claro a los adolescentes. No sientas lástima en la lucha de clases, lo que, en definitiva, terminó por reforzar y avalar la noción de una lucha de clases continua e inmisericorde717 en un momento en que la política socioeconómica oficial predicaba lo contrario. Todo instrumento “oficial” de la cada vez más regulada cultura soviética (películas, desfiles, actos de conmemoración, novelas, etc.) legitimó la revolución y la Guerra Civil y, con ella, el régimen bolchevique. Pero más allá de esto, también, aunque esto no era la intención, destacaron consistentemente las deficiencias de la NEP a través de su glorificación del pasado inmediato.

  • 718 Stites, Revolutionary Dreams, 99.
  • 719 Viarich, “Youth It Was That Led Us”, 57.

47La creciente orquestación oficial de marchas, manifestaciones y actos de conmemoración, fue uno de los signos más visibles de la continua militarización de la sociedad fomentada por el régimen. Desde 1921 en adelante, los militares comenzaron a liderar un importante desfile que señalaba, como ha argumentado Richard Stites, “una cierta hegemonía heroica y moral de las fuerzas armadas sobre la sociedad civil”.718 Tanques, tropas y armas se mostraron como un signo de la militarización gradual de la sociedad. Un joven, nacido en 1913, recordaba, a principios de la década de los ‘20: “Las canciones que cantaban los soldados revolucionarios y las palabras de los oradores en las innumerables reuniones, tenían mucho de alegría, aventura y una inmensa fe en un brillante futuro. Todo esto captura nuestro corazón”719, y, en efecto, se erigió y formó sus expectativas y aspiraciones.

  • 720 Tirado, Young Guard, 232.
  • 721 Ibidem., 245.
  • 722 Fisher, Pattern, 174.
  • 723 Mehnert, “Ossoaviachim”, 360-375. Una resolución del Komsomol CC de diciembre de 1929, indicó que t (...)

48En este punto de breve análisis de la militarización de la sociedad, es importante recordar que el Komsomol, desde su origen, se había comprometido a difundir la educación física, el entrenamiento y la educación premilitar.720 Además, en 1920, había definido su papel como rama de reserva y reclutamiento del Ejército Rojo.721 En el momento del Octavo Congreso, en 1928, 130.000 komsomol’tsy se reportaron como sirviendo en las Fuerzas Armadas.722 Durante la década de los ‘20, se instó a los komsomol’tsy a participar en la creciente red de clubes deportivos y otras organizaciones donde las actividades y los juegos deportivos a menudo adquirían un carácter militar.723 La propaganda del régimen sobre una guerra en 1927, asustó, pero también alentó la militarización de la juventud. Se instó a los komsomol’tsy a unirse a organizaciones masivas como la liga de defensa civil OSOAVIAKhIM, que vinculaba el entrenamiento paramilitar con la competencia deportiva. Durante la NEP, como resultado de todos estos desarrollos, el Komsomol se convirtió en un objeto y en un agente de la militarización de la sociedad. Fue una organización en la que el legado de la Guerra Civil fue muy visible; por lo tanto, el choque con la realidad socioeconómica de la NEP, y con los conceptos de la novyi byt, era casi inevitable.

  • 724 Carleton, Sexual Revolution, 229-240. Al hacerlo, Carleton contradice el argumento de Naiman de que (...)

49Durante la NEP, con regularidad el sistema soviético no cumplía con las expectativas, visiones y aspiraciones de las generaciones más jóvenes. El régimen hablaba de revolución, guerra de clases y construcción del socialismo, pero, al mismo tiempo, restringía el trabajo del Komsomol a la esfera cultural y eliminaba a los jóvenes y al devoto comunista de cualquier participación política significativa. La desviación y la delincuencia juvenil, fueron, sin duda, en parte una respuesta al abandono de los sueños utópicos. Cada uno de los síntomas del comportamiento de los jóvenes pudo haber sido causa y efecto de una sociedad en crisis, una sociedad que estaba muy cargada de contradicción, anomalías y paradojas. En este sentido, la conclusión de Carleton de que los bolcheviques no proporcionaron o no desarrollaron en los años 20 una postura ideológica coherente respecto del “problema sexual”, puede aplicarse también respecto del discurso sobre la novyi byt o el ateísmo.724 Las campañas no formaban parte de un plan maestro bien organizado para el cambio cultural, y comúnmente mostraban muchos signos de inseguridad ideológica y respuestas instintivas a los problemas que surgían en terreno.

50Dentro y fuera del Komsomol, los jóvenes tenían que encontrar su propia comprensión de este mundo paradójico de la NEP. Mientras que algunos abrazaron incondicionalmente la cultura NEP de beber, divertirse y apostar, otros expresaron su frustración, desilusión y sentimientos sobre la falta de sentido de su existencia, a través de acciones radicales y militantes activas (organizadas y desorganizadas). No faltaron los que vivieron su visión pesimista de la sociedad retirándose y buscando la comodidad pasiva en la prosa, la poesía, la familia y la religión. Esto se hizo más notorio en las campañas contra la llamada eseninshchina, que buscaba luchar contra las tendencias “decadentes” y nihilistas en el Komsomol y los jóvenes en general.

  • 725 Lebina, Povsednevnaia zhizn’, 108.
  • 726 Ibidem., 105-106.
  • 727 Wellmann, “Integrationsprobleme”, 108.
  • 728 Ibidem., 108-109; Wellmann, Zwischen Militanz, 263 (table 8).

51El poeta Sergei Esenin, quien para el régimen era la personificación de los problemas generados por la desviación juvenil, el vandalismo y el abuso del alcohol y las drogas, había ganado gran popularidad entre los jóvenes, particularmente después de su suicidio, en diciembre de 1925. El partido y el liderazgo del Komsomol temían, no sin razón, que la influencia de Esenin se convirtiera en un modelo “negativo” para los jóvenes. Y, de hecho, los suicidios juveniles se convirtieron en un problema creciente bajo la NEP. En su estudio, N.B. Lebina ha argumentado sobre anomalías en la sociedad urbana soviética de los años veinte y treinta, que el suicidio era una “patología tradicional” en la sociedad soviética.725 Las tasas de suicidio habían aumentado constantemente después de la Revolución. Mientras en 1917, en Petrogrado, la tasa había sido de 10.5 suicidios por cada 100.000 habitantes, en 1924 había ascendido a 33.3 por cada 100.000.726 También en Moscú se observó un aumento de suicidios en el período 1921-1925. Este último año, la tasa fue de 23,5 por cada 100.000 habitantes.727 Aún más preocupante para las autoridades fue que, en comparación con otros países, los menores de 30 representaban un porcentaje desproporcionadamente alto.728

  • 729 Wellmann, “Integrationsprobleme”, 105. Para la problemática de suicidios ver también Lebina, Povsed (...)

52En su estudio sobre el suicidio entre adolescentes en Moscú en la década de los ‘20, Mónica Wellmann concluyó que eran las experiencias concretas de exclusión social y aislamiento, más que la desilusión y el pesimismo general bajo la NEP, las que fueron cruciales en la decisión de los jóvenes komsomol’tsy de suicidarse.729 Sin embargo, como reconoció Wellmann, existía una red de factores que proporcionaba una base fértil para las respuestas más extremas a la vida bajo la NEP. Estos iban desde el pesimismo individual o colectivo con respecto a la NEP; los ataques regulares pero incoherentes del régimen en el ámbito privado; la incapacidad para proporcionar ideales con los que los komsomol’tsy pudieran identificarse y ser capaces de practicar, hasta el fracaso del Komsomol en dar respuestas a esas preguntas que, inevitablemente, surgieron cuando los komsomol’tsy reflexionaron sobre sus ideales a la luz de la realidad socioeconómica.

53Una carta enviada a Komsomol’skaia pravda por el komsomolets Sererov, en 1926, que no fue publicada sino enviada al Comité Central del Partido, capturó los sentimientos pesimistas de una gran parte de la primera generación de los komsomol’tsy. Además, ilustró la respuesta de autoaislamiento que llevó a algunos jóvenes a suicidarse. Argumentando que, con su forma actual de trabajar, el Komsomol no tenía ningún atractivo para la juventud, Serevov escribió:

  • 730 RGASPI, f. M1, op.23. d.507, ll.40-40ob. Esta carta ha sido examinada y, parcialmente, publicada en (...)

Una persona joven que vive solo para el Komsomol, no puede ser, en mi opinión, una persona real… ¿Qué tenemos ahora en el Komsomol que pueda interesar a un joven? No hay nada. Si necesita educación, el Komsomol no solo no lo ayudará, sino que incluso puede obstaculizarlo.
En lugar de mirar preguntas literarias o científicas, servimos a la revolución mundial, que, por cierto, ya ha perdido tres cuartas partes de su significado a los ojos de las masas. Los jóvenes no asisten a las reuniones… Los jóvenes tienen razón al sentirse atraídos por Esenin. Esenin está en el alma de todos los jóvenes de hoy. Él es su representante más natural, una víctima de nuestra atemporalidad sin alma. No hay libertad de pensamiento. La única salida es retirarse más profundamente en nosotros mismos. Una variedad de círculos muy animados e interesantes están surgiendo. Los jóvenes están comenzando a mostrar interés en la religión. En su presente estado de ánimo, abarca la religión. Los jóvenes se convencen y descubren el lugar que ocupa la religión en la vida cotidiana de los seres humanos. Sigue siendo necesario para los jóvenes. Soy un viejo komsomolets con seis años de pie y puedo sentir que el suelo se quiebra bajo ellos. Todas mis antiguas convicciones, que me sostuvieron en los años de la revolución, están siendo socavadas y echadas de mi mente por nuestros males actuales. Sé cuáles son los términos del Komsomol para esas personas. Pero difícilmente puedes sostenerme con ese tipo de propaganda. Me parece que nuestra campaña de prensa se puede comparar con el viento que reaviva una llama moribunda, solo para acelerar el momento en que la llama se extingue por esa falta de combustible capaz de mantenerla.
Es como si estuviéramos sentados en un agujero oscuro… Al pensar en la vida actual que me rodea, cada vez estoy más convencido del vacío de ideas que tenía cuando saludé la revolución. Nuestro estado actual muestra al mundo entero nuestros errores. Estamos creando una toxina dentro de nosotros que está envenenando nuestro organismo ya emancipado. Somos teóricos en teoría, pero somos profundamente idealistas, de hecho, somos soñadores. Miro con tristeza a nuestra generación...
Su futuro sea estéril u oscuro...
Estas palabras se ajustan a nuestra vida exactamente …730

  • 731 Livshin and Orlov (eds), Pis’ma vo vlast, 1917-1927, Doc. 285.
  • 732 RGASPI, f. M1, op.23. d.822, ll.90, I23-I24 (1928/29).
  • 733 Carleton, Sexual Revolution, 98.
  • 734 Konecny, Builders and Deserters, 206-208.
  • 735 Carleton, Sexual Revolution, 98.
  • 736 Morrisey, Suicide and the body politic, 350.

54Estas son palabras poderosas. Aunque la carta pesimista de Serevov también expresaba la continuidad del idealismo, estaba muy claro que la realidad de la NEP había empezado a mellar la fe en la validez fundamental de la ideología comunista como tal. En este mundo contradictorio, era cada vez más difícil para los jóvenes creer en la realización del comunismo. Como lo notaron unos komsomolets de 17 años de edad en carta dirigida a Stalin en marzo de 1926, muchos de sus compañeros en la escuela consideraban que la futura sociedad comunista propagada por el régimen, era una utopía. Sin compartir sus sentimientos, sin embargo, le preguntaron a Stalin cómo se podría comprender e imaginar mejor la sociedad socialista.731 El discurso del régimen sobre la cultura, la byt y la revolución, junto con las contradicciones omnipresentes de la sociedad NEP, dieron a los jóvenes poca orientación para encontrar un lugar y un papel en esta sociedad posrevolucionaria. Por lo tanto, era inevitable que las campañas no lograran alejar a los jóvenes de Esenin. El número de suicidios juveniles y la influencia de este en la juventud, siguieron siendo una preocupación para el partido y la dirección del Komsomol.732 De hecho, la continua popularidad de Esenin es la ilustración más sorprendente de cómo la cultura juvenil se desarrolló independientemente y soportó una fuerte interferencia desde los poderes superiores. La melancolía y la depresión revolucionarias expresadas en la desesperación suicida; el naturalismo proletario, expresado en el ateísmo militante y (por otro lado), un entusiasta abrazo de la NEP, fueron respuestas de los adolescentes a la historia reciente y al entorno contradictorio en el que crecieron. “El pesimismo es un hecho, los suicidios son un hecho. La embriaguez es un hecho. La depravación sexual es un hecho. La infección por la ideología (NEP) es un hecho”.733 Estas fueron las palabras con las que N. Tutkin expresó públicamente su frustración con quienes se negaban a enfrentar la realidad social en el país. Al igual que otros comentaristas, percibió que la juventud soviética había caído en un estado de profunda crisis moral.734 Tutkin publicó su análisis de la vida universitaria en Moscú en Iunyi kommunist en 1927,735 pero sus conclusiones ciertamente tenían una validez más amplia. En la década de los ‘20, el suicidio a menudo se convirtió en un acto público.736

La apropiación del discurso

  • 737 Carleton, Sexual Revolution, 92; Gorsuch, Youth, 182-183.
  • 738 Ver Tambien Carleton, Sexual Revolution, 92.

55Es obvio que el comportamiento deformado y delincuente contenía un elemento de protesta y resistencia a la búsqueda del control social por parte del régimen. Sin embargo, tanto Gorsuch como Carleton tienen razón al argumentar que la conducta desviada no era necesariamente un acto consciente de protesta o un signo de intención contrarrevolucionaria, y que no estaba destinada necesariamente a desafiar las ambiciones hegemónicas del partido.737 Por el contrario, argumentó Carleton, gran parte de este comportamiento fue una manifestación de lo que los jóvenes entendieron y esperaban que fuera adecuado y justo.738 Para muchos komsomol’tsy, esto fue cierto y las campañas antirreligiosas son un ejemplo perfecto de este hecho. Aunque desilusionados y frustrados con la NEP, la mayoría no había renunciado a su fe en el comunismo como una ideología. Sin embargo, rodeado por un discurso oficial confuso sobre lo que era “correcto” y lo que era “incorrecto”, y viviendo en un entorno socioeconómico caracterizado por contradicciones donde las nuevas normas difícilmente podrían ser vividas, las campañas antirreligiosas descoordinadas proporcionaron la libertad de expresar de manera directa su enfoque radical sobre la religión. Fue un ejemplo de la apropiación idiosincrática del discurso revolucionario por parte de los komsomol’tsy que veían su conducta disfuncional como proletaria y revolucionaria.

  • 739 Gorsuch, Youth, Kuhr-Korolev, Gezähmte Heiden. Ver también Carleton, Sexual Revolution; Kuhr-Korole (...)

56Numerosos estudios recientes de historia cultural de la juventud soviética, han demostrado, de manera concluyente, que los bolcheviques no tuvieron éxito en revolucionar, de manera fundamental y completa, la mente de los jóvenes en la década de 1920.739 Teniendo en cuenta los objetivos y logros de los diseñadores de las políticas culturales bolcheviques, la visión de que las campañas culturales fracasaran, se ve reforzada por este breve examen al problema de la novyi byt y de la cultura juvenil. Sin embargo, parece que la cuestión de si una revolución de la mente tuvo lugar naturalmente falla al no abordar algunos temas importantes. No es solo el éxito o fracaso, el objetivo de una u otra de las campañas de la novyi byt lo que debe tenerse en cuenta al evaluar los cambios en la mentalidad, sino el instrumento mismo y el impacto que tuvo en la socialización de los jóvenes. Las “campañas” fueron solo uno de los numerosos nuevos instrumentos políticos que, en particular, enfrentaron los jóvenes y los komsomol’tsy en la vida cotidiana de los años veinte. Un activista que hacía campaña por la novyi byt, o por la proletarización de las universidades, en la mayoría de los casos no cambiaba y moldeaba su entorno, sino más bien a sí mismo. Aun así, en el proceso de la campaña, el activista desarrollaba su propia apropiación idiosincrática del discurso revolucionario. Esto se hizo más evidente principalmente en las campañas directas contra la religión. Desde el principio, los komsomol’tsy dieron a la campaña de esclarecimiento de la educación -que debería haber tenido una agenda principalmente “positiva”- un programa militante iconoclasta, antiburgués y, por lo tanto, “negativo”. La iconoclastia antirreligiosa y, hasta cierto punto, la depresión revolucionaria colectiva, hablaban de una clara preferencia y deseo entre los komsomol’tsy por las campañas dirigidas hacia el exterior, que consistían en acciones directas que producirían el cambio.

  • 740 Bukharin, “Bringing Up the Young Generation”, 57

57En este punto, es importante recordar que, aunque las campañas generalmente no lograron sus objetivos, tuvieron éxito en reforzar la percepción de las divisiones de clase entre los jóvenes. El lenguaje de la clase impregnó todas las campañas culturales, particularmente las campañas a favor de la novyi byt. En el discurso de Bukharin en el Quinto Congreso Komsomol, sobre la nueva conducta moral, esto fue obvio cuando declaró la necesidad de “alimentar una reacción absolutamente instintiva del odio de clase apasionado hacia nuestros oponentes”.740 Las campañas de la novyi byt intentaron imponer el nuevo sistema de valores morales contrastándolos con los decadentes modos de conducta burgueses. El paradigma proletario-burgués era inmanente en todas las campañas y, como tal, ganó poder discursivo. El problema era, como lo ha demostrado el análisis de las campañas de la novyi byt, que muchos komsomol’tsy, y los jóvenes en general, tenían un concepto diferente de meshchanstvo, que en realidad incluía algunos de los valores morales propagados en el régimen de la novyie byt. Como consecuencia de esto, bajo la presión de arriba, muchos komsomol’tsy adoptaron e internalizaron los dobles estándares morales que se convirtieron en una característica fundamental del ascendente Homo sovieticus.

  • 741 David-Fox, “What is Cultural Revolution?”, 187, 195-198. David-Fox desarrolló su interpretación de (...)
  • 742 Gorsush, “NEP be Damned”, 580.

58Lo que está claro es que la posición y la perspectiva de los actores en el diálogo entre “arriba” y “abajo” es central al analizar -y, utilizando los términos de David-Fox- evaluar lo que se puede llamar la “revolución cultural interna de la NEP”, que se desarrolló predominantemente en el “entorno del partido”, incluido el Komsomol.741 El entorno contradictorio de la NEP, con sus paradojas y anomalías, fue de hecho el determinante clave en este proceso. Considerando que la Revolución de Octubre, la Guerra Civil y la expansión temporal y regional de la educación en la década de los ’20, dieron a los jóvenes una experiencia juvenil que mezcló la vida de un niño, la vida laboral, y las responsabilidades de un adulto completamente desarrollado, la atmósfera relativamente “tolerante” de la NEP y el confuso discurso público sobre la cultura, proporcionaron el campo de batalla para la “lucha generacional sobre las definiciones culturales”.742 Este desarrollo, a su vez, fue un requisito para el surgimiento de subculturas juveniles independientes, algunas de ellas manifestando conceptos militantes inmaduros, pero, no obstante, socialistas. A pesar de los elementos represivos y coercitivos de la NEP, ofreció a los jóvenes un nicho para apropiarse del discurso público.

  • 743 Como también concluido en Kuhr-Korolev, Gezähmte Heiden, 128.

59Las campañas antirreligiosas evidenciaron el poder transformador y la fuerza de jóvenes generaciones cuando adoptan activamente nuevas ideas y valores. Eran un recordatorio del pasado inmediato de los bolcheviques, pero, en retrospectiva, también fue un precursor temprano de lo que iba a suceder en 1928-1932. Por otro lado, sin embargo, el vandalismo antirreligioso también reveló el potencial destructivo y casi incontrolable de los jóvenes, a lo que el régimen respondió con intentos disciplinarios y reguladores en el discurso sobre la novyi byt y las campañas que lo acompañaron.743

  • 744 Clark, Petersburg.

60Tomando la adopción exitosa de la novyi byt como el criterio para evaluar la revolución de la mente y alma, uno solo puede concluir que falló; pero la aparición de subculturas juveniles, por diversas que fueran, fue una revolución en sí misma. Es aquí donde el argumento de Katerina Clark, en el sentido de que una revolución cultural silenciosa entre la elite intelectual de Petersburgo ayudó a construir la cultura soviética, puede completarse con la hipótesis de que el ascetismo comunista militante, el naturalismo proletario, la depresión revolucionaria junto con la desviación juvenil y la delincuencia entre los jóvenes comunistas, fueron parte de una corriente fuerte, pero desatendida o ignorada, de la revolución cultural interna de los años veinte.744 Fueron un trasfondo importante de la emergente cultura soviética, caracterizada por la diversidad cultural, tanto en diseño como en concepto, así como en la realidad, construida a través del diálogo entre “arriba” y “abajo”.

  • 745 David-Fox, “What is Cultural Revolution?”, 196-200.
  • 746 Slezin, “Kommunisticheskii soiuz molodezhi”, 242-257.

61David-Fox está en lo correcto al enfatizar que el “desarrollo desigual” de los hilos externos e internos de la revolución cultural durante la NEP, preparó el terreno para la radicalización del concepto de revolución cultural durante la ofensiva socialista de Stalin. Durante la década de 1920, el firme y entusiasta proyecto cultural bolchevique avanzaba dentro del campo revolucionario,745 parte de lo cual fue el Komsomol. Sin embargo, como ha mostrado este capítulo, esto tuvo resultados muy diferentes. La abrumadora confusión en el discurso cultural y las competencias superpuestas en la implementación de la política cultural, creó el espacio para que los komsomol’tsy intentaran remodelarse a sí mismos y a otros, para apropiarse del discurso, a veces, incluso, revirtiendo sus tareas. La peculiar posición de su organización dentro del Estado proporcionó el espacio necesario para hacerlo. Algunos komsomol’tsy aceptaron la novyi byt y trataron de vivir de acuerdo con ella, como en el movimiento comunal; otros la rechazaron y desarrollaron su propia comprensión de la ética comunista. Ambas respuestas, sin embargo, tenían una cosa en común: la agenda anti-burguesa estaba puesta en primer plano. En este sentido, cada campaña cultural del Komsomol en la década de los años ’20, puede ser entendida como una mini revolución cultural, un intento de ingeniería social y transformación de la sociedad que se inició desde arriba, pero, a menudo, se desvió en su ejecución e implementación a través de la iniciativa desde abajo. De hecho, si uno identifica algunas de las facetas clave de la revolución cultural de 1928-1932, como la movilidad social, el utopismo iconoclasta, el antiburocratismo militante y el conflicto generacional, encontrará estos elementos en el microcosmos de las campañas locales del Komsomol en clubes, escuelas y universidades. Todas las campañas de la década del ‘20 se caracterizaron por las características que presagiaban los métodos de cambio social, cultural y económico que más tarde formaron parte de la transformación estalinista de la Rusia soviética. La crítica y la autocrítica, los juicios por la religión, la vergüenza pública y los juicios de expulsión, se encontraban entre los métodos empleados para el control social. Fueron inculcados como prácticas sociales no solo dentro del Komsomol, sino también, entre los niños de la organización de los Jóvenes Pioneros, algunos de los cuales, más tarde, se convirtieron en agentes de la ofensiva socialista de Stalin. El Komsomol se convirtió efectivamente en una “institución de socialización política”746 y, como tal, un vehículo para la revolución cultural interna durante la NEP. Sin embargo, como hemos visto, este proceso fue complejo y no una calle con sentido único. El régimen intentó imponer la moderación y la autodeterminación a través de un discurso diverso y, a menudo, contradictorio, pero claramente perdió la lucha con la autenticidad, el autodescubrimiento y la autoidentificación, cuando sus conceptos chocaban con las subculturas juveniles que emergían desde abajo. La NEP, con sus corrientes “liberales” y autoritarias, proporcionó el alcance para este desarrollo. Podría decirse que fue en este momento cuando se creó un período de “adolescencia” para la mayoría de los jóvenes. Esto se produjo a través de la reinstitucionalización de esta fase de la vida del régimen y la prioridad que le dio a dar forma a las jóvenes generaciones, convirtiéndolos en un tema principal en el discurso oficial de la época.

Notes

610 Bukharin, "’Ob uperiadochenii byta molodezhi”, Komsomol ‘skaia pravda, 24 de mayo 1925,2.

611 Biggart, “Bukharin’s Theory”, 157.

612 Fitzpatrick, “Cultural Revolution in Russia”, 33-52. Ver también Fitzpatrick, “Cultural Revolution as Class War”, 8-40.

613 David-Fox, “What is Cultural Revolution?”, 182. Para la discusión ver también Fitzpatrick, “Cultural Revolution Revisted”, 202-209; y David-Fox, “Mentalité or Cultural System”, 210-211.

614 David-Fox, “What is Cultural Revolution?”, 182.

615 Citado de la introducción de Kiaer y Naiman a una colección de ensayos sobre la vida cotidiana en la Rusia soviética antigua. Kiaer and Naiman, “Introduction”, 10.

616 KPSS o komsomole, 71.

617 Dahlke, “Kampagnen für Gottlosigkeit”, 185.

618 El tema del nexo entre la legitimación, la movilización y la participación en campañas anti-religiosas en la Rusia soviética antigua, fue discutido en detalle por Dahlke, “Kampagnen für Gottlosigkeit”, 172-185.

619 Las concepciones de y los debates sobre, la novyi byt y las campañas, han sido objeto de una serie de estudios: Gorsuch, Youth, capítulo 3; Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, especialmente 123-173; Kuhr-Korolev, “Die Sowjetische Jugend im Sexual- und Moraldiskurs”; Plaggenborg, Revolutionskultur; Lebina, Povsednevniaia zhizn; Gooderham, “The Komsomol”.

620 Gorsuch, Youth, 185.

621 Cita extraida de Fisher, Pattern, 42. Ver también Gorsuch, “NEP be Damned!”, 564.

622 Bukharin, “Bringing Up the Young Generation”, 55.

623 Las pésimas condiciones de vida y los problemas del desempleo juvenil masivo en los centros urbanos se examinan en Gorsuch, Youth, 28-40 (capítulo 2). Ver también N.B. Lebina, Rabochaia molodezh’. De acuerdo a las estadísticas del Birzha truda (intercambio laboral), que solo incluía a los trabajadores desempleados que se registraron, los jóvenes entre 16 y 18 años conformaban un 5 % de la fuerza de trabajo a lo largo de la década de 1920, pero representó entre 12 y 18 % de los desempleados. Las siguientes estadísticas resaltan aún más el problema: aunque el número total de jóvenes empleados creció gradualmente a lo largo de la década de 1920, en el verano de 1926, dos tercios de los adolescentes entre 16 y 18 años no tenían trabajo y esta situación no mejoró. En 1928, el 44 % de los desempleados registrados tenían entre 18 y 24 años. Chase, Workers, Society and Soviet State, 109, 150, 168, ns 58, 59; Gorsuch, Youth, 36, 200, n 51. El problema de la besprizorniki también se había acelerado, particularmente después de la hambruna de 1921/22 cuando las estimaciones de niños sin hogar variaban entre 4 y 7,5 millones. A.M. Ball, And Now My Soul Is Hardened, 16.

624 Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, 121.

625 Dubrovin, “Revoliotsionirovanie byta”, Iunyi kommunist, no. 8 (1923), 20.

626 Ibidem.

627 Bukharin, “Ob uperiadochenii byta molodezhi”, 2.

628 Konecny, Builders and Deserters, 206.

629 RGASPI, f. M1, op.23, d.583, ll.61-77; Ognyov, Diary of a Communist Schoolboy, 89-90. Ver también David-Fox, “What is Cultural Revolution?”, 197.

630 Knez, The Birth, 180.

631 Kuhr-Korolev, Gezähmte Helden, 138.

632 Ibidem.

633 Slezin, “Miru kliknuli gromko”, 94.

634 Gorsuch, Youth, 67.

635 Ibidem. Ver también Gooderham, “The Komsomol”, 509.

636 Gooderham, “The Komsomol”, 513.

637 Komsomols’kaia pravda, 1 de septiembre 1925, 2; Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 80.

638 Komsomols’kaia pravda, 1 de septiembre 1925, 2

639 Gooderham, “The Komsomol”, 514.

640 Ibidem.

641 RGASPI, f. M1, op. 23, d.390, ll.59-60. Ver también Brovkin, Russia after Lenin, 110.

642 Gooderham, “The Komsomol”, 513-524.

643 Ibidem., 516. 60 % de los que estaban preparados para responder a la pregunta.

644 Russkoe i sovetskoe molodezhnie, Doc. 80. Se dan más ejemplos en Brovkin, Russia after Lenin, capítulo 5 ( “The Komsomol and youth”); Slezin, “Miru kriknuli gromko”, 94-99.

645 Russkoe i sovetskoe molodezhnie, Doc. 80.

646 Ibidem.

647 Tirado, “The Komsomol and the Bright Socialist Future”, 223. Tirado examinó la respuesta de los komsomol’tsy rurales al anti vandalismo y contra la bebida en 1926.

648 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 80.

649 Slezin, “Miru kriknuli gromko”, 96.

650 RGASPI, f. M1, op. 23, d.313, l.38; RGASPI, f. M1, op. 23, d.315, l.23; RGASPI, f. M1, op. 23,
d.822, ll.87-88, 121. Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 80.

651 RGASPI, f. M1, op. 23, d.822, ll.85-87

652 RGASPI, f. M1, op. 23, d.822, ll.85-86, 92. Ver también Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 80. donde se reporta un caso del secretario de una célula en la Kostromskaia guberniia que, bajo la influencia del alcohol, violó a una niña de 9 años.

653 RGASPI, f. M1, op. 23, d.822, l.91.

654 Isaev, “Die Militarisierung der Jugend”, 160. El alto número de miembros de Komsomol responsables de comportamiento de vandalismo, también se examina en Wellman, Zwischen Militanz, Zwischen Militanz, 180-183.

655 RGASPI, f. M1, op. 23, d.583, l.124.

656 Gooderham, “The Komsomol”, 520.

657 Komsomol’skaia pravda, 30 de septiembre 1926, 3.

658 La subcultura de los militantes comunistas es descrita por Gorsuch, “NEP be Damned!”, 564- 580.

659 RGASPI, f. M1, op.23, d.822, l.121.

660 Fisher, Pattern, 83.

661 Slezin, “Miru kriknuli gromko”, 96.

662 Iunyi kommunist, no. 1 (1924), 45. Una carta similar, de un joven comunero en la comuna de Kauchuk Komsomol de la fábrica de Kauchuk en Moscú, fue publicada un par de meses antes en Iunyi kommunist, no. 9 (1923), 26-27. Ver también Gorsuch, Youth, 51-57.

663 Krasnoe studenchestvo, no. 10 (marzo 1929), 26.

664 Willmott, “The Komsomol Impulse”.

665 Kollontai, “Theses on Communist Morality”, 225-231; Kollontai, “Make Way for Winged Eros”, 276-292.

666 Kollontai, “Theses on Communist Morality”, 229.

667 Zetkin, Reminiscences of Lenin, 57-58.

668 Carleton, Sexual Revolution, capítulo 4.

669 Gorsuch, Youth, 52-53.

670 RGASPI, f. M1, op.23, d.822, LL.83-86.

671 Naiman, “The Case of Chubarov Alley”. Ejemplos de violación, violación en grupo y otros delitos sexuales, también se pueden encontrar en el informe de Ivanovo-Voznesensk guberniia. RGASPI, f. M1, op.23, d.822, ll.85-86.

672 Naiman, Sex in Public.

673 Ver Kuhr- Korolev, Gezämte Helden, 139.

674 RGASPI, f. M1, op.23, d.822, l.121.

675 Ibidem., l.87.

676 RGASPI, f. M1, op.23, d.858, l.1ob.

677 Gorsuch, Youth, 69; RGASPI, f. M1, op.23, d.822, l.87; Russkoe I sovetskoe molodezhhnoe dvizhnie, Doc. 80.

678 Russkoe i sovet molodezhnoe dvizhenie, Doc. 80.

679 Gorsuch, Youth, 69. Para el concepto de "hablar bolchevique", ver Kotkin, Magnetic Mountain, capítulo 5.

680 Ibidem.

681 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 66.

682 RGASPI, f. M1, op.23, d.156, l.64,65.

683 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 66; Peris, Storming the Heavens, 39.

684 Para algún ejemplo de la percepción de la prensa extranjera ver New York Times, 8 de abril de 1923, XX3.

685 RGASPI, f. M1, op.23, d.156, l.75 Gorsuch, Youth, 70. Fotos de carnavales religiosos fueron publicados en Iunyi kommunist, nos. 1-2 (1923), 55, 80-83.

686 RGASPI, f. M1, op.23, d.156, l.71.

687 Gorsuch, Youth, 71; Bakhtin, Rabelais. La frase “libertad de risa” es sacada de Stites, Revolutionary Dreams, 100.

688 Kruzhin, “False Dawn”, 184.

689 Gorsuch, Youth, 70. Ver Tambien Peris, Storming the Heavens, 40.

690 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 66;

691 Peris, Storming the Heavens, 39.

692 RGASPI, f. M1, op.23. d.156, ll.159-161.

693 Peris, “the 1929 Congress of the Godless”, 712.

694 Una detallada descripcion de instrucciones para un modelo de tarde antirreligiosa, es mostrada en Kenez, The Birth, 184.

695 KPSS o komsomole, 69. Estas pautas se repitieron justo antes de la Navidad ortodoxa de 1925 en un decreto de la Oficina de Organización (ibidem., 106).

696 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 77.

697 GARF, f. R-5407, op.1. d.2, ll.51-52.

698 Tirado, “The Komsomol and the Krest’ianka, 359-360.

699 Para dos ejemplos ver RGASPI, f. M1, op.23. d.313, ll.99-100; RGASPI, f. M1, op.23. d.507, ll.112ob; y Kruzhin, “False Dawn”, 185-186.

700 RGAE, f.396, op.2. d.109, l.74.

701 Komsomol’skaia pravda, 1 de septiembre de 1925, 2.

702 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 73.

703 Ibidem., Docs. 77,80.

704 Ibidem., Doc. 77.

705 Isaev, “Die Militarisierung der Jugend”, 158.

706 Ibidem., 160-161.

707 Russkoe i sovetskoe molodezhnoe dvizhenie, Doc. 77.

708 Ibidem.

709 RGASPI, f. M1, op.23. d.822, l.121. La encuesta no tiene fecha, pero aparece con otros materiales sobre la desviación juvenil en la segunda mitad de la década del 20’, en dela 822 (Julio de 1928-febrero de 1929).

710 Yaroslavky, “Is the Communist Movement Anti-religious?”, 199. Enfasis propia.

711 Isaev, “Die Militarisierung der Jugend”, 161.

712 Ibidem., 159.

713 Ibidem.

714 Plaggenborg. “Stalinismus als Gewaltgeschichte”, 71-112.

715 Isaev, “Die Militarisierung der Jugend”, 159.

716 Peris, “The 1929 Congress of the Godless”, 730, n. 8.

717 Kenez, The Birth, 214.

718 Stites, Revolutionary Dreams, 99.

719 Viarich, “Youth It Was That Led Us”, 57.

720 Tirado, Young Guard, 232.

721 Ibidem., 245.

722 Fisher, Pattern, 174.

723 Mehnert, “Ossoaviachim”, 360-375. Una resolución del Komsomol CC de diciembre de 1929, indicó que todos los komsomol´tsy deberían unirse a OSOAVIAKhIM. Tovarishch komsomol, 437.

724 Carleton, Sexual Revolution, 229-240. Al hacerlo, Carleton contradice el argumento de Naiman de que los Bolcheviques crearon un cuidadoso ataque al reino privado en la década de los 20’.

725 Lebina, Povsednevnaia zhizn’, 108.

726 Ibidem., 105-106.

727 Wellmann, “Integrationsprobleme”, 108.

728 Ibidem., 108-109; Wellmann, Zwischen Militanz, 263 (table 8).

729 Wellmann, “Integrationsprobleme”, 105. Para la problemática de suicidios ver también Lebina, Povsednevnaia zhizn’, capítulo 4. Ver también Konecny, Builders and Deserters, 254-255.

730 RGASPI, f. M1, op.23. d.507, ll.40-40ob. Esta carta ha sido examinada y, parcialmente, publicada en alemán por Kuhr-Korolev, Gezähmte Heiden, 72-74; parte de ella también fue citada por Brovkin en Russia after Lenin, 128.

731 Livshin and Orlov (eds), Pis’ma vo vlast, 1917-1927, Doc. 285.

732 RGASPI, f. M1, op.23. d.822, ll.90, I23-I24 (1928/29).

733 Carleton, Sexual Revolution, 98.

734 Konecny, Builders and Deserters, 206-208.

735 Carleton, Sexual Revolution, 98.

736 Morrisey, Suicide and the body politic, 350.

737 Carleton, Sexual Revolution, 92; Gorsuch, Youth, 182-183.

738 Ver Tambien Carleton, Sexual Revolution, 92.

739 Gorsuch, Youth, Kuhr-Korolev, Gezähmte Heiden. Ver también Carleton, Sexual Revolution; Kuhr-Korolev (ed.), Sowjetjugend. 1917-1941; Brovkin en Russia after Lenin, capítulo 5; Naiman, Sex in Public; Plaggenborg, Revolutionskultur.

740 Bukharin, “Bringing Up the Young Generation”, 57

741 David-Fox, “What is Cultural Revolution?”, 187, 195-198. David-Fox desarrolló su interpretación de la revolución interna de la NEP, en su estudio de las instituciones de educación superior, titulado Revolution of the Mind.

742 Gorsush, “NEP be Damned”, 580.

743 Como también concluido en Kuhr-Korolev, Gezähmte Heiden, 128.

744 Clark, Petersburg.

745 David-Fox, “What is Cultural Revolution?”, 196-200.

746 Slezin, “Kommunisticheskii soiuz molodezhi”, 242-257.

© Ariadna Ediciones, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search