Version classiqueVersion mobile

La Liga de las Juventudes Comunistas (Komsomol) y la transformación de la Unión Soviética (1917-1932)

 | 
Matthias Neumann

Parte I. Revolución y Guerra Civil

1. El nacimiento del movimiento juvenil ruso

Texte intégral

  • 102 Clowes, Kassow y West (eds), Between Tsar and People; Kelly and Sheperd (eds), Constructing Russian (...)
  • 103 Bradley, “Voluntary Associations”, 139-41.
  • 104 Kelly and volkov, “Obshchestvennost’, Sobornost”, 27. Emphasis mine.

1Los paradigmas históricos no mueren fácilmente. La imagen de un régimen autocrático omnipresente y omnipotente que no dejó espacio para la iniciativa cívica y la actuación social, se mantuvo durante mucho tiempo, aún después de que fuera arrasado por la Revolución de Febrero de 1917. De hecho, en la historia popular, el paradigma sigue prevaleciendo. Sin embargo, está lejos de la verdad, como muchos estudiosos han demostrado convincentemente. La modernidad llegó a Rusia mucho antes del punto de inflexión de 1917. La antigua cultura imperial experimentó una profunda transformación que no solo vio la aparición de una sociedad civil, pequeña pero próspera, sino también, el comienzo de la cultura de masas y de consumo. Numerosas organizaciones filantrópicas, educativas, culturales y recreativas, proliferaron antes y después de la revolución de 1905, particularmente en los centros urbanos en crecimiento. Estas penetraron en los sectores altos, mas, también, en la clase trabajadora.102 Facilitaron este desarrollo las reformas bajo el imperio de Alejandro II, que aceleraron la urbanización y la industrialización patrocinada por el Estado, así como el creciente interés por la cultura nacional rusa.103 Fue en el contexto urbano que el término obshchestvennost’ llegó a referirse a una “identidad común para las personas de diferentes estamentos y profesiones (y variadas opiniones políticas) comprometidas con los deberes sociales”.104

  • 105 David-Fox, “Review of Il’na, Obshchestvennye organizatsii’, 173.
  • 106 Kassow, Students, Professors, and the State, 5.
  • 107 Morrissey, Herald of Revolution, 96.
  • 108 David-Fox, “Review of Il’na Obshchestvennye Organizatsii’, 175.
  • 109 Brovkin, Russia after Lenin, 81
  • 110 Dahlke, “Kampagnen fur Gottlosigkeit”, 174.

2El obshchestvennost’ es un término difícil de definir. Conlleva la connotación de esfera pública, sociedad civil, público educado y compromiso asociativo, social y político.105 Es posible, aunque problemático, ubicar a la intelligentsia radical e, incluso, revolucionaria, dentro del obschestvennost’, aunque a menudo se encontraran en desacuerdo con los grupos liberales del sistema político existente. El profesorado, por ejemplo, como ha señalado Samuel Kassow, consideraba al movimiento estudiantil (studenchestvo) como un “gran avance en la lucha por la libertad académica y la autonomía universitaria”,106 mientras, la prensa opositora no censurada, generalmente celebraría el studenchestvo retratándolo como progresista y parte de una “opinión pública” en Rusia.107 El Obshchestvennost’, entonces, proporcionó un marco conceptual, borroso e híbrido en su carácter, que tenía suficiente diversidad para abarcar a personas con perspectivas ideológicas opuestas. Mientras que algunos querían desafiar y derrocar el orden existente, otros lo apoyaban y estaban dispuestos a trabajar con él; otros, a su vez, oscilaron entre estos dos polos. Sin embargo, todos los miembros del obshchestvennost’ compartían un compromiso con la participación social que, en sí misma, representaba un desafío a la autoridad del poder central y la burocracia. La relación del Estado imperial ruso con el obschestvennost’ difícilmente puede verse como una dicotomía clara. Esta observación se aplica aún más a la relación del Estado soviético con el obschestvennost’.108 En la década de 1920, surgió una gran máquina burocrática en la Rusia soviética, un aparato de propaganda y agitación que consistía en un gran número de agencias que difundían el proyecto cultural bolchevique y controlaban su implementación.109 Sin embargo, este aparato no era el único interesado en la propagación de las visiones culturales bolcheviques. Una de las características cruciales de la propaganda comunista en el antiguo período soviético, fue que incluía elementos de la sociedad civil y, por lo tanto, ofrecía oportunidades para las expresiones colectivas. Buscando crear una sociedad igualitaria en la que el “yo” individualista fuera reemplazado por el “nosotros” colectivo, el régimen enunció la formación del obschestvennost’ soviético a través de varias organizaciones sociales y culturales. Estas organizaciones tenían la intención de actuar como modos de transición entre el Estado y la sociedad. En este sentido, Sandra Dhalke argumentó que la esfera cívica o pública soviética debe entenderse como una red de comunicación compleja que se creó mediante la negociación entre diversos grupos de interés, así como entre la sociedad y la autoridad política. El diálogo entre estos grupos, organizaciones y actores políticos tuvo lugar en la esfera pública, haciendo que todos los participantes formaran parte de él.110

  • 111 La lista completa de las organizaciones puede ser encontrada en Il’na, Obshchestvennye Organizatsii(...)
  • 112 Dahlke, “Kampagnen fur Gottlosigkeit”, 174-175.
  • 113 Loewenstein, “Re-emergence of Public Opinion”, 1331.
  • 114 Brovkin, Russia after Lenin, 81.

3La década de 1920 fue testigo del crecimiento impresionante de una amplia variedad de organizaciones sociales, que iban desde las organizaciones de masas patrocinadas por el Estado, como el Komsomol o la Liga de defensa civil OSOAVIAKhIM, a pequeñas sociedades culturales y asociaciones deportivas.111 Las “organizaciones voluntarias” patrocinadas por el régimen (dobrovol’nye obshchestva) u “organizaciones sociales” (obshchestvennye organizatsii) en particular, se convirtieron en un punto focal y agente en este proceso de construcción de las ideas siempre cambiantes de la cultura socialista. Las nuevas organizaciones de masas cumplieron múltiples funciones en este contexto. Al convertirse en pilares del nuevo obschestvennost’ soviético, se suponía que estas organizaciones ayudarían a integrar una población muy fragmentada en una sociedad soviética estructurada; estas fueron un medio para representar, afirmar y obtener apoyo masivo para el proyecto de transformación bolchevique, dándole la necesaria legitimidad.112 Stalin las llamó más tarde “la raíz de la organización socialista de la población”.113 Empero, no debemos olvidar que los clubes culturales prerrevolucionarios, grupos de teatro y casas editoriales privadas, también continuaron operando.114

  • 115 Il’na Obshchestvennye Organizatsii, 4
  • 116 Koenker, “Urban Families”, 289. 294.

4La continuación de estas organizaciones y sociedades, y su mayor incremento, constituyen un dato que, como ha argumentado Irina Il’ina, da buenas razones para hablar de una "edad de oro del obschestvennost’ soviético durante la década de 1920.115 Esta masividad en la actividad cívica no surgió en el vacío. Solo se puede entender en el contexto de la emergencia de una sociedad civil naciente durante las últimas décadas de la Rusia imperial. Sin la existencia de esta última, sería difícil explicar hasta qué punto el compromiso político y social estalló tan abruptamente después del colapso de la autocracia. A medida que el poder central se desmoronaba, la gente estableció centros de poder nuevos y autónomos casi de la noche a la mañana. Estas nuevas organizaciones encontraron a muchos de sus miembros más activos entre las personas que habían sido parte del obschestvennost’ antes de la revolución. Esto debe tenerse en cuenta al estudiar el desarrollo de las organizaciones sociales que surgieron en el contexto de la Revolución. El hecho de que el régimen bolchevique intentara crear un nuevo obschestvennost’ mediante nuevas organizaciones de masas, no debería impedirnos rastrear adecuadamente los orígenes de estas organizaciones. Para muchos de ellas, sus vínculos personales, institucionales y culturales yacen en el período pre-revolucionario o en la crisis de 1917. La historia del Komsomol, establecido en octubre de 1918, no es una excepción. Sus orígenes se remontan a una serie de organizaciones comunitarias que surgieron en y antes de 1917, y están particularmente vinculadas a la evolución de un movimiento juvenil autónomo en Petrogrado. Las personas más educadas, es decir, los jóvenes trabajadores y estudiantes “conscientes”, jugaron un papel crucial en la formación del movimiento juvenil que surgió como parte del movimiento más amplio de la clase obrera, en 1917. Este había surgido en los hogares y fábricas de los últimos años del imperio zarista, como los círculos juveniles de Moscú y Petrogrado. Los cursos nocturnos reunieron a jóvenes de todos los distritos, y las fábricas nuevas redes sociales. Los círculos de lectura y declamación, en particular, fueron populares entre los jóvenes de entre 15 y 20 años.116

  • 117 Morrissey, “From Radicalism to Patriotism?”, 38-30.
  • 118 Hickey, “People with Pure Souls”, 62-63.

5De manera similar, el movimiento estudiantil, a pesar de estar en crisis desde 1914, no había desaparecido. El desastroso desempeño del régimen en la guerra, solo alentó la politización de los estudiantes. Cuando estalló la Revolución de Febrero, estos declararon formalmente su apoyo al movimiento obrero y muchos tomaron parte en los disturbios callejeros.117 Por supuesto, incluso antes de la guerra, hubo círculos estudiantiles y círculos de trabajadores con caracteres distintivos, si bien no fueron escasas las oportunidades en que interactuaron.118 Además, los jóvenes que participaron en estos espacios antes de 1917, supieron incluir en sus prácticas varias de las ideas del antiguo obschestvennost’ manteniéndolas por bastante tiempo.

  • 119 Koenker, “Urban Families”, 294.
  • 120 Fisher, Pattern, 1.
  • 121 Fainsod, “How Russia is Ruled, chapter 9; Fainsod, The Komsomol”, 18-40; Revesz, Organisierte Jugen (...)
  • 122 Revesz, Organisierte Jugend, 8; también Baum, Komsomol, 12.
  • 123 Fisher Pattern, 1-7.
  • 124 Tirado, Young Guard! Ver también Koenker, Moscow Workers, 143; Koenker, “Urban Families; Smith, “Sp (...)
  • 125 Tirado, Young Guard! 32; ídem, “The Socialist Youth Movement”, 153.
  • 126 Tirado, Young Guard! 203.

6Como lo destacó Diane Koenker, hacia 1917 las organizaciones de jóvenes se crearon de diversas maneras. Algunas, por vínculos claros con los círculos existentes, otras, fueron formadas por “militantes, representando organizaciones de partido y alguna idea única de organización”.119 El papel de los jóvenes en este proceso fue muy elocuente. En su estudio de la juventud soviética, Ralph T. Fisher afirmó que “los orígenes del modelo Komsomol, deben buscarse entre las ideas bolcheviques de respeto por las opiniones de cualquier miembro acerca de la relación del Partido con la juventud rusa, en general, y en las políticas sobre la organización de la juventud, en especial”.120 Pero esto solo es la mitad de la respuesta. Lo que se descuida en las primeras obras sobre el Komsomol y que, lamentablemente, tampoco se tiene suficientemente en cuenta en el excelente estudio de Fisher, es la agencia de sí mismo en la aparición y desarrollo del Komsomol. Gran parte del trabajo citado ignora la prehistoria de la Liga o la analiza con la presunción de que la organización se incorporó claramente al nuevo Estado desde su inicio. Algunos estudios describen el período comprendido entre febrero de 1917 y octubre de 1918 simplemente en términos de una política bolchevique caracterizada por la infiltración, la penetración y la captura de los liderazgos y, en gran medida, ignoran cualquier evolución desde abajo que condujo a la formación del Komsomol.121 Fisher, al ocupar una pocas páginas en el pasado del Komsomol, abre su capítulo sobre su formación con la audaz afirmación de que “el Partido Comunista estableció el Komsomol en 1918”,122 claramente una excesiva simplificación del asunto.123 Los desarrollos habidos entre la Revolución de Octubre y el establecimiento del Komsomol, han sido una parte en blanco en todos los estudios de tesis. Es cierto que el movimiento juvenil de Petrogrado se desintegró casi por completo durante ese período. Esto, sin embargo, no implica que el Komsomol se formó, sin vínculos, en 1917, antecedente altamente destacado por Isabel Tirado en su estudio acerca del movimiento juvenil de Petrogrado.124 Ella demostró que su transformación correspondió, en todas las etapas, al desarrollo general de la Revolución, en “su surgimiento, definición y realineamiento”.125 Fue parte de un movimiento obrero mayor, pero también, “la expresión de fuerzas autónomas “dentro del proceso revolucionario”.126

Hijo de la revolución

  • 127 Olitskaia, Moi vospominaniia, 75.
  • 128 Koenker, Moscow Wokers, 143. Vea también Olitskaia, Moi vospominaniia, Tom 1, 73-77.
  • 129 Slavnyi put’, 72-73; Alekseev, Stroka y biografii, 12-14.

7La crisis política y social en la Rusia urbana, la guerra y, finalmente, la Revolución de Febrero de 1917, causaron la politización general de la población, así como un aumento enorme de la actividad pública en todas las clases. Esto, a su vez, estimuló la formación de numerosas organizaciones e instituciones, desde soviets, sindicatos y comités de fábrica, hasta grupos de intereses especiales de diversa índole. “Si bien algunas cosas se rompieron, otras se organizaron... Incluso los ladrones comenzaron a organizarse”,127 recordaba Ekaterina Olitskaia. Muchos de los grupos y círculos juveniles que surgieron fueron la expresión de un subgrupo en una clase trabajadora heterogénea.128 No fue una sorpresa que los centros revolucionarios de Moscú y Petrogrado, se convirtieran en el centro del movimiento, aunque grupos y organizaciones juveniles proliferaron, después de 1917, en otras urbes, como Smolensk, Voronezh, Kazan, Odessa, Ekaterinburg, Viatka y Perm.129

  • 130 Tirado, Young Guard! 12.
  • 131 Haimson, “The Problem of Social Stability, (Part I)”, 634 vea también Haimson, “The Problem of Poli (...)
  • 132 Smith, “Spontaneity and Organisation”, 6; Tirado, “The Socialist Youth Movement”, 139.
  • 133 Jorgensen, “The Purest Flame”, 19.

8El ascenso inicial del movimiento juvenil en febrero de 1917 en Petrogrado, está claramente relacionado con las protestas de las trabajadoras que llevaron sus quejas a las calles el 23 de ese mes, Día Internacional de la Mujer. Los jóvenes trabajadores metalúrgicos, en particular, respondieron al llamado de las mujeres para realizar demostraciones conjuntas. Las mujeres y los trabajadores jóvenes constituyeron una importante fuerza en los sucesos de Febrero. La politización de los jóvenes trabajadores estaba claramente relacionada con la desarticulación de la economía durante la guerra y la fuerte afluencia de adolescentes a la fuerza de trabajo.130 Ya antes de la guerra, los jóvenes trabajadores nacidos en las ciudades, “temperamentales e impulsivos”, fueron una fuerza motriz en la radicalización de la clase trabajadora.131 Esto no había cambiado y su militancia había aumentado, como lo destacaba su fuerte participación en acciones revolucionarias directas, como la liberación de prisioneros, la captura de armas y el saqueo de estaciones de policía.132 En muchos aspectos, este desarrollo solo hizo eco de lo que sucedía en toda Europa. La radicalización de la juventud de la clase trabajadora durante la guerra, que condujo a respaldar las posiciones más radicales dentro del movimiento socialista, fue un fenómeno transeuropeo.133

  • 134 Tirado, Young Guard! 18.32. Un examen detallado del desarrollo del movimiento juvenil en Petrogrado (...)
  • 135 Tirado, Young Guard!, 18-19.
  • 136 En Moscú, como ha mostrado Koenker, estos últimos sí ayudaron a fomentar el impulso organizacional (...)
  • 137 Krupskaja, Erinnerungen an Lenin, 397-398, 409-410.

9En Rusia, la mayoría de las instituciones recién formadas, especialmente los soviets y los comités de fábrica, no representaban completamente los intereses de los jóvenes, lo que movió a estos a formar sus propias organizaciones.134 Las tensiones generacionales también fueron un ingrediente en este proceso. En cierto sentido, los grupos de jóvenes fueron parte del movimiento del comité de fábrica y una respuesta al mismo. El fuerte vínculo entre el movimiento y los comités de fábrica, se hizo evidente al llevarse a cabo la primera reunión de las organizaciones juveniles de toda la ciudad con sus principales líderes (13 de abril de 1917) a fin de llevar la organización del movimiento juvenil a todos los distritos del área de Petrogrado. Su principal objetivo programático fue establecer comisiones juveniles en todas las fábricas, de manera de dejar en claro los intereses de los trabajadores jóvenes.135 Aunque también había se buscó asegurar la representación en los soviets, el foco principal estuvo en los comités de fábrica, por constituir la organización más importante en el microcosmos del lugar de trabajo. Los temas económicos, como era de esperar, estuvieron al centro de los esfuerzos de organización, aunque también hubo objetivos culturales y educativos.136 La política de los partidos no primó en esta etapa temprana del movimiento.137

  • 138 Una organización de distrito en Vyborg, por ejemplo, no fue configurada hasta el 4 de septiembre. S (...)
  • 139 Smith, “Spontaneity and Organisation”, 19.
  • 140 Smith, “Spontaneity and Organisation”, 20. Cifras según Tirado, Young Guard!, 19.

10La conferencia de Petrogrado de abril de 1917, fue la primera expresión de tendencias hacia la centralización ejercida desde abajo. En analogía directa con los comités de fábrica, los grupos juveniles buscaban aumentar el peso de su voz coordinándose entre ellos. Es notable que muchas organizaciones de distrito se crearon más rápidamente que los comités de fábrica.138 Sin embargo, sería un error atribuir estas iniciativas de ubicación en primera línea de los intereses de los jóvenes únicamente a los comités de fábricas. Steve Smith ha demostrado que la actuación de los grupos de jóvenes del distrito de Vyborg para hacerse representar por sí mismos en la manifestación del Primero de Mayo, llevó a una importante expansión y crecimiento general del movimiento.139 La cultura de las manifestaciones como una forma de acción directa, aunque adecuadamente planeada, había apelado frecuentemente al carácter espontáneo de las bases y al aventurerismo juvenil. Ahora, en cambio, una impresionante movilización de 100.000 jóvenes trabajadores en el Primero de Mayo, destacó la notable capacidad del movimiento para la autoorganización.140 Dependió de la experiencia y educación de los jóvenes trabajadores y estudiantes, la posibilidad para darle al movimiento mayor organicidad y una dirección programática clara.

  • 141 Tirado, “The Socialist Youth Movement”, 142.
  • 142 TsKhDMO, Molodezhnoe dvizhenie, Chast’ I, Doc. 16, 17. “Trud I svet’s Charter and Manifesto”, en Ti (...)
  • 143 Tirado, “The Socialist Youth Movement”, 143.
  • 144 Ibidem.
  • 145 Ibidem., 19 Este número fue dado por Krupskaya, “Soiuz molodezh”, Pravda, 14 de mayo de 1917 (27 de (...)

11En mayo de 1917 se estableció en Petrogrado la organización juvenil llamada Trud i svet (Trabajo y Luz) bajo la dirección del distrito de Vyborg. Entre los fundadores, hubo jóvenes mencheviques, republicanos y anarquistas, así como algunos bolcheviques. Petr Shevtsov, joven estudiante de origen campesino, fue uno de sus líderes y tuvo incidencia en la formulación del manifiesto y las normas de Trud i svet. No era miembro de un partido político, pero simpatizaba con Kerensky.141 El borrador del manifiesto y las normativas estaban claramente dirigidas a los jóvenes proletarios. Alentaban la ilustración política de los jóvenes trabajadores como el principal objetivo de la organización. Este trabajo tuvo como objetivo ayudar a superar las diferencias políticas entre los partidos socialistas y unir a los jóvenes proletarios en la lucha contra el capitalismo.142 Como Tirado dejó en claro, la unidad de clase significó en ese contexto la bespartiinost’, es decir, la unidad “más allá de cualquier afiliación partidista”.143 El carácter de las regulaciones tomaba en cuenta la heterogeneidad del movimiento. Por un lado, estaban las aspiraciones radicales de los jóvenes a nivel de base; por otro, los objetivos más moderados, menos militantes de otros grupos y líderes de Petrogrado.144 El espíritu general del manifiesto, fue su compromiso de iluminar, educar y empoderar a los jóvenes proletarios, lo cual mostró cierta vinculación con la tradición del obshchestvennost’. Sin embargo, se hizo evidente que las normas y el manifiesto de Trud i svet no lograron abordar algunos asuntos económicos esenciales que, inicialmente, habían alentado el impulso organizacional. El énfasis en la cultura y la educación fue mucho más fuerte que la protección de los jóvenes en el área del trabajo. Por lo tanto, al ignorarse algunos de los principales motivos del impulso organizativo –especialmente, el reclamo de paridad salarial y representación en los comités de fábrica- la brecha entre el liderazgo central y las organizaciones y miembros locales se volvió rápidamente tangible. A pesar de ello, a mediados de mayo, ocho organizaciones del distrito se habían unido a la organización central y, a principios del verano de 1917, la militancia de Trud i svet se había elevado a unos 50.000 miembros.145 A fin de cuentas, el movimiento juvenil que surgió en Rusia fue, sin duda, parte del movimiento obrero más amplio.

  • 146 Tirado, Young Guard!, 55.
  • 147 Morrissey, “From Radicalism to Patriotism?”, 39.
  • 148 Para breves biografías de las principales figuras de Komsomol ver Alekseev, Stroka v biografii, 7-1 (...)

12Lo anterior, sin embargo, no debe llevar a desconocer que, incluso en Petrogrado, donde los jóvenes trabajadores mostraron una asombrosa capacidad para organizarse, la contribución estudiantil fue considerable. Algunas organizaciones del distrito, si bien menores, tenían un número significativo de no proletarios en sus filas e, incluso, fueron dominadas por ellos en 1917.146 Ni los estudiantes ni el movimiento obrero eran completamente homogéneos. Algunos estudiantes se alinearon con los partidos socialistas y el movimiento obrero; otros, se asociaron con organizaciones democráticas y ciudadanas.147 Una breve mirada a las biografías de algunos de los futuros primeros secretarios del Comité Central del Komsomol, subraya la importancia de los estudiantes en el movimiento. E. Tsetlin, L. Shatskin, N. Chaplin y A. Mil’chakov, eran todos estudiantes al momento de comenzar su participación en el movimiento juvenil en lugares como Moscú, Smolensk y Viatka.148

  • 149 Koenker, “Urban Families”, 295,296; Slavnyi put’, 75; Atsarkin, Iunosheskoe dvizhenie, 100-135.
  • 150 Koenker, “Urban Families”, 295-296; Tirado, Young Guard!, 64.
  • 151 Para un ejemplo de confusión e indiferencia en las identidades del partido, ver el extracto de la m (...)

13A diferencia de Petrogrado, el movimiento juvenil en Moscú no pudo lograr un respaldo de masas. Varias organizaciones juveniles se establecieron en Moscú después de la Revolución de Febrero, la mayoría de ellas, como en Petrogrado, en plantas fabriles.149 Solo en el distrito de Zamoskvorech había al menos tres y la desconfianza mutua los mantenía separados. Estas eran: la Tercera Unión Internacional de la Juventud, que no encontró una línea clara en asuntos de política partidaria y, por lo tanto, se declaró, como dijo Trud, “sobre los partidos”; la Unión de Juventud del Comité Bolchevique de Moscú, que estaba, nominalmente, afiliada al Partido Bolchevique. Su militancia estuvo dominada por estudiantes secundarios, sin dejar de promover los intereses económicos de los trabajadores jóvenes, así como otros temas sociales y culturales; y la Unión de Juventudes Socialistas, que atrajo a trabajadores jóvenes simpatizantes de los bolcheviques, los social-revolucionarios, los mencheviques y los anarquistas. También se comprometió con el trabajo cultural y educativo, pero no tuvo un buen tratamiento por la historiografía soviética a raíz de sus “tendencias comprometedoras”.150 Estas “tendencias” indudablemente existieron en el movimiento juvenil, pero ello no fue por cuestiones partidistas porque, simplemente, la mayoría de los jóvenes tenían poco manejo de las diferencias entre los partidos socialistas. “Estaríamos de acuerdo con lo que sea que el orador haya dicho al final”, expresó Ekaterina Olitskaia, recordando esta inexperiencia juvenil. Ciertamente, el movimiento juvenil, como el movimiento obrero, estaban imbuidos de ideas izquierdistas y socialistas, pero las facciones de los partidos no desempeñaron un papel crucial hasta el verano de 1917. En general, a menudo los jóvenes vacilaban ante las diferentes orientaciones político-partidistas de la izquierda.151

  • 152 Ibidem., 297; Smith, “Spontaneity and Organization”, 23.
  • 153 Litveiko, “In 1917”, 55.
  • 154 Koenker, “Urban Families”, 298.
  • 155 Popova, “Pevye Shagi”, 34.
  • 156 Iunyi proletari, no 2 (diciembre de 1917), 35-36; 37-38.
  • 157 Koenker, “Urban Families”, 295.
  • 158 Tirado, Young Guard!, 60.

14Las oportunidades de socializar ofrecidas por las numerosas organizaciones juveniles, se convirtieron en un factor importante de su popularidad.152 Esto, como recordó Anna Litveiko -trabajadora de una fábrica de 18 años en Moscú- fue uno de los principales atractivos que los jóvenes bolcheviques utilizaron para reclutar trabajadores jóvenes en sus organizaciones.153 Los jóvenes pudieron compartir su tiempo libre entre el trabajo y la escuela. Podían conocer gente de otros distritos y participar en actividades sociales como los muy populares círculos de dramaturgia. Gran parte de la actividad de los diversos grupos juveniles no fue política.154 Así como las demandas económicas habían sido factor crucial en el surgimiento de la mayoría de las organizaciones juveniles, los problemas educacionales y culturales y la mejora de las instalaciones recreativas, desempeñaron un papel fundamental en el crecimiento del movimiento en Rusia. En Omsk, por ejemplo, en julio de 1917 se estableció una Unión de Trabajadores y Estudiantes Jóvenes. Como la mayoría de las organizaciones juveniles del país, sus actividades incluyeron círculos de literatura, teatro y conciertos.155 Tales actividades fueron populares entre estudiantes y trabajadores por igual. Las organizaciones locales reconocieron que estas eran ocasiones perfectas para llenar las salas de los clubes y para complementar el programa cultural con conferencias políticas.156 Por ejemplo, en la fábrica textil Shchennikov, en Moscú, los estudiantes miembros del grupo local de la Tercera Unión Internacional de la Juventud impartieron clases de alfabetización para muchos jóvenes migrantes.157 Esto subraya, una vez más, que no existía una dicotomía trabajador-alumno. Los jóvenes se unieron al movimiento por diversas razones, su militancia fue una clara expresión de su compromiso con la Revolución y los reductos de jóvenes fueron su foro.158

Iniciativa de partido sin una política de partido

  • 159 Kuhr-Korolev, Gezähmte helden, 37-38.
  • 160 Lenin, “The Young International”, Collected works, Vol. 23, 163-166.
  • 161 Kenez, The Birth, 86.
  • 162 Istomol TsK RLKSM, S” ezdy RKP o molodezhi, 10-11. Curiosamente, los documentos que muestran la sim (...)
  • 163 Smith, “Petrograd in 1917”, 30-31.

15El desarrollo de Trud i svet como movimiento de masas en Petrogrado, provocó reacciones ambivalentes entre los bolcheviques. En general, como sucedió en 1905, todas las fuerzas que promovieron el movimiento revolucionario, fueron bienvenidas, pero, naturalmente, el partido quería ejercer alguna influencia sobre él, pero nunca se formuló una política juvenil claramente definida. El partido no estaba conceptualmente preparado para la cuestión de la juventud que, de pronto, tuvo que enfrentar, ni poseía la infraestructura y autoridad para dar forma activa al movimiento.159 La fundación de la organización juvenil Trud i Svet, con unos 50.000 miembros, puso de relieve en dilema la embrionaria política hacia la juventud de los bolcheviques. Por un lado, Lenin, que había sido testigo de la manipulación y movilización de las organizaciones juveniles socialistas europeas para involucrarlas en los esfuerzos de una guerra nacionalista, había respaldado el imperativo de la “independencia organizacional”,160 por otro, el partido quería influir en el carácter ideológico y político de la organización. Aunque los numerosos pequeños círculos juveniles establecidos antes de 1917 no representaban, a pesar de su heterogeneidad ideológica, una amenaza para las ambiciones políticas de los bolcheviques, el Trud i svet sí tenía el potencial de constituir una fuerza real y, potencialmente, una amenaza para bolcheviques, en caso de que favoreciera a otro partido socialista. En cualquier caso, muchos bolcheviques, especialmente Krupskaya, acogieron con agrado al Trud i svet. Lo que fue criticado no fue la organización misma, sino su carácter programático y políticamente heterogéneo. La doble respuesta que implicó la política juvenil bolchevique en el verano de 1917, se desarrolló en el contexto de la radicalización general de la población y los esfuerzos de reorganización del movimiento juvenil, en especial en Petrogrado. De una parte, trataron de infiltrarse en los cuerpos principales con miembros jóvenes del partido, utilizando a los bolcheviques jóvenes que ya estaban en las organizaciones, para que adoptaran la línea correcta. De otra, tomaron iniciativas para construir organizaciones juveniles propiamente bolcheviques. Sobre esta actuación, existe poca evidencia de lo sostenido por Peter Kenez de que los leninistas tenían un plan para capturar el liderazgo del Trud i svet y transformarlo desde adentro.161 ¿Por qué deberían haber tenido tal estrategia? Esto, no solo esto habría sido contrario a la actitud de los principales bolcheviques (como Krupskaya), sino que, el movimiento juvenil, fue considerado como un posible aliado en la lucha por el poder. En la Segunda Conferencia del Partido Bolchevique de Petrogrado, en julio de 1917, Krupskaya expresó su fe en el principio de “independencia organizacional” y la capacidad de los jóvenes para corregir la línea del liderazgo del Trud i svet.162 Por supuesto, hubo otras opiniones expresadas en la conferencia, pero ello no respalda la conclusión de la inexistencia de una política partidaria tendiente a la destrucción de la organización. Después de todo, el Partido Bolchevique no estaba en posición para controlar o manipular cualesquiera de las organizaciones populares antes de octubre de 1917.163

  • 164 Krupskaya, “Bor’ba za rabochuiu molodezh”, Pravda, 17 de mayo de 1917 (30 de mayo), 5-6.
  • 165 Krupskaya, “Soiuz molodezhi”, 4.
  • 166 Slavnyi put’, 65.

16La creciente presencia de militantes y simpatizantes bolcheviques en las organizaciones juveniles de Petrogrado, tiene que verse en el contexto de una radicalización general del movimiento de la clase obrera. A medida que el partido creció, también lo hizo su capacidad para tomar iniciativas en las numerosas organizaciones laborales y promover activamente la agenda política del partido. Para organizaciones juveniles como el Trud i svet, esto significaba que el partido no buscaba destruir una fuerza potencialmente útil en la lucha revolucionaria, sino dirigir su carácter programático y político. El hecho de que el programa del Trud i svet no abordara adecuadamente las preocupaciones económicas de sus componentes clave, los trabajadores jóvenes, facilitó que los bolcheviques, dentro y fuera del movimiento, atacaran a los líderes de la organización. La línea general de la incipiente política juvenil de los bolcheviques, se desarrolló en Petrogrado, donde el movimiento fue más fuerte. En un artículo titulado “The struggle for the Working-class Youth”164 publicado el 17 de mayo en Pravda, Krupskaya expuso que “ahora era el momento de asegurarse de que las organizaciones juveniles no tomaran la dirección programática y política equivocada”. Dejó en claro que una organización limitada al trabajo cultural y la educación, estaría abierta a la influencia burguesa, perjudicando el desarrollo de los jóvenes trabajadores.165 Obviamente, dirigidas contra el liderazgo moderado del Trud i svet, estas declaraciones también fueron un llamado para una política más activa hacia la juventud. El 6 de junio el Comité de Petrogrado del RSDRP (b), estableció una comisión especial para trabajar con los jóvenes.166

  • 167 Tirado, Young Guard!, 21.
  • 168 Para leer más sobre el movimiento huelguista ver Koenker y Rosenberg, “Strikes and Revolution”, 41- (...)

17En la búsqueda de gravitación del partido en el Trud i svet, los bolcheviques se beneficiaron de una estructura jerárquica inadecuadamente institucionalizada, así como de los insuficientes contactos entre los organismos centrales y locales.167 Hasta los días decisivos del verano de 1917, el Trud i svet fue más un movimiento que una verdadera organización. Su institucionalización todavía estaba en una etapa inicial. Las organizaciones locales todavía no habían confirmado las regulaciones y el programa, y la estructura organizativa general seguía siendo rudimentaria. Al igual que en los movimientos huelguistas, no había una línea clara, ni uniformidad en el movimiento juvenil.168 Su gran heterogeneidad hizo posible que la oposición a la línea general del Trud i svet, surgiera en ese momento.

  • 169 Mehnert, Die Jugend, 57; Tirado, Young Guard!, 23-24. El trabajo de Putilov está ubicado en el dist (...)
  • 170 Tirado, Young Guard!, 20-21.
  • 171 Mehnert, Die Jugend, 56-57.

18Ya en la primavera de 1917 (abril) se había formado un pequeño grupo de jóvenes trabajadores, especialmente de Putilov, distrito de Narva, que se opuso a la orientación moderada del Trud i svet y su "neutralidad". Su organización, la Liga Juvenil Socialista de Narva-Peterhof, era parte del Trud i svet, y comenzó a desafiar la orientación programática de la dirigencia central desde el principio.169 Las raíces de la organización Narva-Peterhof remitían a los círculos juveniles establecidos en 1915 y 1916.170 Los jóvenes bolcheviques habían sido muy activos en estos círculos desde sus primeros días, no obstante, la radicalización provino de unos pocos jóvenes militantes sin que ello respondiera a una política oficial.171 El desarrollo de la organización del distrito de Narva-Peterhof, fue un ejemplo de la radicalización política general dentro del movimiento juvenil. Semana a semana creció la brecha entre el liderazgo central, moderado, del Trud i svet y los miembros de la organización. La membresía y la propaganda partidista gradualmente comenzaron a desempeñar un papel más importante en las organizaciones locales de jóvenes de clase trabajadora y en los comités de fábrica. Eventualmente, algunos representantes de los comités del distrito, buscaron articular su política radicalizada a nivel del Consejo de todos los distritos del Trud i svet.

  • 172 Tirado, Young Guard!, 22-23.
  • 173 Slavnyi put’, 69.

19La organización del distrito de Narva-Peterhof torpedeó el proceso de confirmación de los estatutos y el manifiesto del Trud i svet, presentando sus propias formulaciones.172 Mientras tanto, los organismos del partido alentaron activamente y ayudaron a los jóvenes de Petrogrado a establecer nuevas Ligas juveniles locales, siguiendo el ejemplo de Narva-Peterhof.173 En junio de 1917, no solo el distrito de Narva-Peterhof adoptó una clara identidad política bolchevique, sino también la influyente organización del distrito de Vyborg. El corazón del Trud i svet se dirigía hacia la radicalización. Finalmente, el 27 de julio, la oposición separó al líder Shevtsov del Consejo de todos los distritos, disolvió el cuerpo directivo y convocó a una conferencia de toda la ciudad. La progresiva desintegración del Trud i svet continuó durante el verano de 1917. Su estructura organizativa fue gradualmente devorada por la politización y la radicalización de la juventud. Cada vez, más organizaciones del distrito rechazaron el programa del Trud i svet, otras se separaron en vistas a la reorganización del movimiento. La existencia de varias organizaciones de oposición dentro y fuera del Trud i svet, no era tanto una estrategia del partido, como la respuesta a un enfoque inconsistente sobre el movimiento juvenil.

  • 174 Diane Koenker, “Urban Families”, 296; Slavnyi put’, 75-76.
  • 175 Tirado, Young Guard!, 31; idem, “The Socialist Youth Movement”, 153.

20Una respuesta similar hubo en Moscú con la gradual penetración de las organizaciones juveniles por parte de los jóvenes bolcheviques y la creación de organizaciones rivales. Sin embargo, ahí el movimiento permaneció disperso y nunca consiguió un carácter de masas. Se puede concluir que, antes del verano de 1917, la política juvenil bolchevique era incipiente y plagada de inconsistencias, cuando no caótica. Por ejemplo, jóvenes bolcheviques moscovitas de la Tercera Unión Internacional de la Juventud (distrito de Zamoskvorech’e) se negaron a hacer de la militancia partidaria un requisito para la afiliación en la Liga. Esto estaba de acuerdo con la idea de Krupskaya de una organización abierta, pero luego fueron excluidos de una conferencia sindical bolchevique por carecer de tal militancia.174 Es que aún muchas preguntas sobre la estructura, las tareas y la relación de las organizaciones juveniles con el Partido Bolchevique, no habían tenido respuesta. En este sentido, Tirado ha argumentado, convincentemente, que la lenta redefinición del movimiento juvenil en el verano de 1917, reflejaba un proceso dual. Por un lado, los jóvenes bolcheviques presionaron a los líderes del partido e influyeron en la formulación de una política; por otro, hubo un intento general, por parte de muchos bolcheviques adultos, de ayudar a los jóvenes trabajadores para desarrollar una conciencia de clase y una organización más politizada con una clara lealtad partidaria.175

  • 176 Slavnyi put’, 66-70.

21La creciente actividad del Partido Bolchevique debe verse en el terreno de esta compleja interacción entre las iniciativas tomadas por los jóvenes con y sin militancia partidaria, y la creciente voz de los líderes principales sobre el tema del movimiento juvenil. A finales de la primavera de 1917, surgieron grupos partidarios que alentaron la organización juvenil en diversos lugares, incluyendo Ekaterinburg, Perm, Rostov, Moscú, Voronezh y Odessa.176 Hay pocas dudas de que el partido comenzó a desempeñar un papel más proactivo en el verano de 1917. Sin embargo, en este período es difícil distinguir entre las acciones oficiales (partidistas) y las actuaciones autónomas de la militancia joven. No se debe olvidar que, los últimos, fueron parte del movimiento juvenil por sí mismos.

  • 177 Krupskaya, “Kak organizovat’sia rabochei molodezhi?”, Pravda, 7 de junio de 1917 (20 de junio), 5-6 (...)
  • 178 Tirado, Young Guard!, 30-31; Shestoi s” ezd RSDRP Acgust 1917 goda, 181-191.

22El desarrollo de una línea partidaria más consistente encontró su primer momento en una resolución del Sexto Congreso del RSDRP (b), en Petrogrado, julio y agosto de 1917. En el debate sobre esta cuestión, se expresó una completa gama de puntos de vista sobre la estructura, especialmente, sobre lo apropiado de la afiliación partidaria. Tirado ha distinguido tres actitudes principales. Por un lado estaba Krupskaya, con su visión resumida en Pravda, de una organización de masas proletaria orgánicamente independiente, pero con algún tipo de solidaridad espiritual con los bolcheviques;177 de otro, estuvo la idea de una estrecha organización de jóvenes del partido bajo el control directo de éste. Otros, adoptaron una posición intermedia, abogando por una organización de masas menos autónoma y con un compromiso definido con el Partido Bolchevique. La cuestión clave fue la naturaleza del control y el liderazgo del partido: los protocolos del Congreso documentan la animada discusión que hubo sobre estos temas.178

  • 179 KPSS o komsomol, 5.
  • 180 Ibidem., 6.
  • 181 Ibidem.

23La resolución adoptada el 2 de agosto, reflejó la ambigua posición intermedia. Su redacción es importante, porque el partido parecía establecer un marco básico de política juvenil, tanto para sus miembros mayores como para los más jóvenes. La resolución estableció que el partido debería “apuntar a establecer organizaciones independientes, no subordinadas a la organización, sino solo espiritualmente vinculadas a ella”. Al mismo tiempo, sin embargo, el partido debía asegurar que estas organizaciones tuvieran un carácter socialista desde el comienzo de su constitución. En general, la resolución subestimó la idea de organizaciones de masas organizacionalmente independientes que ayudarían a la clase trabajadora a desarrollar una conciencia de clase proletaria. También buscó aclarar la cuestión de la intervención del partido: “La intervención del partido en la construcción de la organización no debe tomar el carácter de tutela”179, no obstante, en los hechos, la redacción indicaba explícitamente la posibilidad de intervención. La resolución aludió también a una futura Liga de Jóvenes Trabajadores de toda Rusia que se uniría a la Youth International (con sede en Suiza), proporcionando un impulso importante para la institucionalización y centralización en el futuro.180 En la misma dirección, estuvo la decisión de crear cursos a instructores para la organización y orientación de las ligas juveniles socialistas. El Congreso anticipó un creciente activismo e intervencionismo.181

  • 182 Figes, A People’s Tragedy, 396.

24Poco después de este evento, la conferencia de la clase trabajadora de Petrogrado, que comenzó el 18 de agosto, selló el destino del Trud i svet. La composición de la conferencia reflejó la creciente radicalización del movimiento juvenil y la “bolchevización” de su liderazgo. El distrito de Vyborg se había convertido en un “bastión de la militancia bolchevique”182 y no es sorprendente que esto también se haya reflejado en su organización juvenil local. La verdad es que, a fines del verano de 1917, muchos de los miembros del Trud i svet y otras organizaciones juveniles, se habían unido a algún partido. El principio de Lenin de la imposibilidad de una organización no partidista, se manifestó en Petrogrado. Era casi imposible mantenerse al margen de los partidos en medio de la creciente politización de la vida cotidiana.

  • 183 Slavnyi put’, 85.
  • 184Programme and Charter of the Socialist League of Young Workers (SSRM)” en, Tirado, Young Guard!,
  • 185 Ibidem, . 225-226, 229; Lenin, “Draft of Revised Programme”, Collected Works, Vol 24, 466.479.
  • 186 Iunyi proletarii, no. 2 (diciembre de 1917), 29-30.
  • 187 Tirado, Young Guard!, 29.
  • 188 Mehnert, Die Jugend, 59; Fainsod, “The Komsomol”, 20.

25La oposición contra el Trud i svet finalmente tuvo éxito en la conferencia de la ciudad que se celebró en la sede bolchevique del distrito de Narva-Peterhof. En el recién elegido comité de la ciudad, jóvenes activistas como V. Alekseev, P. Smorodin, E. Pylaeva y O. Ryvkin aseguraron el dominio de los bolcheviques en el organismo dirigente.183 La conferencia adoptó las normas y programa de la Liga Socialista de Jóvenes Trabajadores (SSRM), por lo que decidió el destino del Trud i svet. Los objetivos de la Liga reflejaban el ambiente general y la actitud política de los jóvenes trabajadores. Tenía como objetivo desarrollar la conciencia de clase de “sus miembros”, “elevar su nivel cultural... y prepararlos para la lucha por el socialismo”. Además, las regulaciones establecían que la Liga buscaba “proteger el interés económico, político y legal de los jóvenes trabajadores”.184 El programa de la SSRM fue inequívocamente pro bolchevique. Incluso, algunos puntos del programa fueron tomados textualmente del programa del Partido Bolchevique.185 Como efecto colateral de la clara orientación juvenil de la clase trabajadora y de las antiguas hostilidades hacia el Trud i svet, la SSRM cultivó una actitud negativa hacia los jóvenes intelectuales. Esto estuvo claro para los autores de dos artículos en el Iunyi proletarii (diciembre de 1917), que suplicaban al lector reconocer que la intelectualidad, los estudiantes, los docentes, los médicos, etc., no estaban per se con los enemigos de la revolución, sino que compartían los mismos ideales y aspiraciones. “Somos tus hermanos, tus amigos. Tus ideales son nuestros ideales, tus aspiraciones son nuestras aspiraciones”.186 En el momento de su establecimiento, la SSRM tenía alrededor de 13.000 miembros y ese número aumentó a un estimado de 20.000-32.000 en octubre de 1917187, números relevantes, pero sin alcanzar las cantidades de la época de apogeo de Trud i svet . Días más tarde, Trud i svet sería finalmente disuelto por sus miembros.188

Redefinición: radicalización, politización, bolchevización

26El desarrollo del movimiento juvenil en Petrogrado en la primavera y verano de 1917, no sólo obligó a los bolcheviques a desarrollar una política distintiva en asuntos de organización juvenil, sino también, produjo la creación de contendores. Aunque hubo una correlación entre la resolución del congreso de agosto respecto de sellar el destino del Trud i svet, esto no debe llevar a concluir que la disolución de esa organización se debió únicamente a la acción bolchevique. El desarrollo posterior del movimiento juvenil en Rusia, especialmente en Petrogrado, parece demostrar que la influencia del Partido Bolchevique en ese proceso fue solo secundaria, siendo más determinante el auge de las entidades de la clase trabajadora en su conjunto.

  • 189 Slavnyi put’, 84-91.
  • 190 Ibidem., 73-74.

27Después del congreso, el partido intensificó sus esfuerzos para organizar y reorganizar a los jóvenes. Hay ejemplos de la correlación entre la creciente iniciativa del partido y la formación de pequeñas organizaciones juveniles en todo el país: en los Urales, Perm, Samara, Georgia, Siberia y Ucrania.189 Sin embargo, la iniciativa estuvo tanto en la dirigencia de los comités locales del partido, como en los activistas de base de diferentes partidos. A pesar de estos esfuerzos, es pertinente señalar que ni los militantes adultos ni los menores, pudieron crear un movimiento de masas similar al que había surgido en Petrogrado en la primavera de 1917, o en cualquier otra ciudad. En Odessa, por ejemplo, la Liga de Juventudes Socialistas, patrocinada por los bolcheviques, tuvo solo unos 500 miembros, en agosto de 1917.190 A esto se debe agregar el hecho de que, desde finales de julio, comenzó un proceso de disminución de la participación de los trabajadores en sus organizaciones, lo que también afectó a las instancias juveniles.

  • 191 En Petrogrado, David Mandel atribuye la apatía de los trabajadores (a finales del verano) al efecto (...)
  • 192 Koenker, Moscow Workers, 180; Mandel, The development of Revolutionary Consciousness, 431-432.

28La primera fase de la transformación del movimiento juvenil (de febrero a octubre de 1917) se caracterizó por la aceleración de varios procesos que estaban teniendo lugar en todas las entidades revolucionarias, aunque a diferentes velocidades y en diversos grados. Estos procesos pueden resumirse en movilización, radicalización, politización, bolchevización y, finalmente, desintegración. Esto fue característico en los comités de fábrica y los comités locales de jóvenes, si bien se produjo en todas las organizaciones revolucionarias. La radicalización de los trabajadores estuvo ligada a una bolchevización gradual, que comenzó a acelerarse a partir de julio. Este proceso, a su vez, fue acompañado por un declive creciente de la participación de los trabajadores en sus propias instituciones. La radicalización y el declive simultáneos, se relacionó con una combinación de factores que variaron de una ciudad a otra.191 Evidentemente, una de las razones clave fue que las expectativas de los trabajadores habían sido amargamente decepcionadas por el Gobierno Provisional. David Mandel y Koenker, han argumentado que la causa principal en la desmoralización y el alejamiento de los trabajadores de sus organismos, se debió al fracaso en la entrega de cualquier mejora significativa de sus necesidades inmediatas.192 A ello se unió la inexperiencia organizacional de los dirigentes, de los propios trabajadores, y al trabajo a menudo caótico de estas organizaciones. La situación se tornó abrumadora cuando la crisis económica, la inflación y el creciente desempleo comenzaron a erosionar los logros alcanzados en las negociaciones con los administradores de las fábricas. Las organizaciones juveniles, en tanto organización obrera menos institucionalizada, estuvieron particularmente expuestas a las tendencias de radicalización y bolchevización, y ello porque su papel aún no estaba claro dentro del movimiento, ni eran, generalmente, aceptadas por las otras asociaciones obreras. A medida que las expectativas de los trabajadores jóvenes respecto de sus organizaciones fueron marchitándose, muchos comenzaron a buscar otros espacios que representaran sus intereses de manera más efectiva.

  • 193 Koenker, Moscow Workers, 182.
  • 194 Ferro, “The Birth of the Soviet Bureaucratic System”, 124.
  • 195 Wade, “The Bolsheviks Take Power”, 212.

29Al final, la radicalización de las actitudes políticas entre los trabajadores ayudó al Partido Bolchevique a ganar mayorías en muchos centros obreros, particularmente en las grandes fábricas, aunque, en general, hubo menos activismo político que en la primavera de 1917.193 Entre el conjunto de colectivos de trabajadores, comenzó a darse una característica común: el Partido Bolchevique se estaba relacionando con éxito con las demandas del movimiento popular, aunque en casi todas estas organizaciones: comités de fábrica, soviets, sindicatos, etc., había conceptos algo diferentes del poder del Estado. El desarrollo organizacional en 1917 indicó que la creciente popularidad del partido, se alimentaba de la continua crisis política y económica que condujo a una mayor participación laboral después de la Revolución de Febrero. Dos fueron los factores principales de la multiplicación de vínculos entre las instituciones revolucionarias y el Partido Bolchevique: la reunión, al menos provisionalmente, del partido de Lenin con grupos políticos cercanos, pero pobremente organizados (p. Ej. Revolucionarios, internacionalistas, anarquistas)”,194 y el hecho de que el RSDRP (b) ofrecía la única alternativa radical y viable ante el Gobierno Provisional. Los mensajes bolcheviques eran evidentemente más atractivos que los de los otros partidos socialistas, en gran medida, gracias a una distinción que, a menudo, se debía a explicaciones simplistas de los problemas del país.195

  • 196 Ferro, “The Birth of the Soviet Bureaucratic System”, 124-125.
  • 197 Smith, “Petrograd in 1917”, 30.

30Con esto en mente (si bien el grado de bolchevización de las organizaciones populares varió, desafiando la simple generalización196), podemos decir que, antes de la Revolución de Octubre, se produjo una “bolchevización desde abajo” no solo en los comités de fábrica, sino también, en las organizaciones de jóvenes. Los bolcheviques apoyaron inmediatamente al movimiento juvenil emergente, a pesar de que no estaban a favor de la dirección que tomó inicialmente. Pero los jóvenes bolcheviques a menudo se encontraban entre los que desempeñaban un papel crucial en la creación de grupos juveniles. Como ya ha sido dicho, se puede constatar que los impulsos organizacionales y de promoción de la conciencia partidaria, vinieron tanto de “arriba” como de “abajo”. Lo mismo vale para lo que fue la afiliación partidaria que, a partir del verano de 1917, comenzó a hacerse más dinámica entre los jóvenes trabajadores. La propaganda y la agitación bolchevique, obviamente, desempeñaron un papel crucial en el proceso de radicalización así como en el surgimiento de una conciencia clasista; pero ambos no crearon el descontento popular ni el sentimiento revolucionario, esto es, la fuerza motriz del desarrollo general del movimiento.197

  • 198 Koenker, Moscow Workers, 193; Dune, Notes, 37.

31Con respecto a la juventud, el desarrollo de la afiliación partidaria se caracterizó por el reclutamiento donde dominaban enérgicos jóvenes activistas bolcheviques. A menudo, los jóvenes trabajadores se unieron a los bolcheviques una vez que amigos o conocidos de los grupos juveniles se hubiesen hecho militantes. Otros se unieron al Partido Bolchevique después de la Revolución de Febrero sin saber exactamente a qué se estaban afiliando, si era un partido o un sindicato.198 De cualquier manera, los bolcheviques fueron claramente los ganadores en este proceso, a pesar de que el movimiento juvenil perdió algo de fuerza antes de la Revolución de Octubre.

32En vista de esto, se puede concluir que, en la primera mitad de 1917, la penetración bolchevique de la organización juvenil, tuvo sus raíces en el movimiento obrero mismo sin ser parte de una política del partido. Más tarde, en agosto de 1917, cuando el movimiento juvenil ya se había radicalizado y parcialmente “bolchevizado desde abajo”, y el partido, finalmente, había encontrado una línea general, fue más fácil atraer a jóvenes activistas a los órganos de gobierno de las organizaciones juveniles. El apoyo del partido a los jóvenes activistas que buscaron el realineamiento bolchevique, les garantizó a estos una cierta influencia en el proceso. Sin embargo, incluso después de la reorganización del movimiento en Petrogrado, las personas clave en la SSRM actuaron, ante todo, como activistas de la organización juvenil y no como miembros de la RSDRP (b).

  • 199 Slavnyi put’, 84-91; Koenker, “Urban Families”, 299. Esto ocurrió, por ejemplo, en Moscú, Ekaterimb (...)
  • 200 Koenker, “Urban Families”, 302.
  • 201 Ibidem.
  • 202 Slavnyi put’, 68. La composición social de la Guardia Roja en octubre de 1917, subraya el entusiasm (...)
  • 203 Tirado, Young Guard!, 48.

33La redefinición del movimiento juvenil en Petrogrado tuvo gran impacto en la política del partido para otras partes del país. Basándose en la experiencia de Petrogrado y las decisiones del Sexto Congreso partidario, muchos de los grupos dispersos de jóvenes de las áreas urbanas, finalmente se sumaron a unidades más grandes bajo la bandera del internacionalismo proletario. En muchos lugares, las organizaciones fueron fundadas o reorganizadas bajo el nombre de Tercera Unión Internacional de la Juventud.199 El compromiso de los bolcheviques con el internacionalismo pareció atraer especialmente a los jóvenes, aunque no fue lo único que los atrajo. Por medio de estudios sobre desarrollo psicosocial, Koenker consideró varios factores explicativos. Relacionó esta atracción con la composición social específica de las organizaciones juveniles, dominadas por jóvenes de clase trabajadora nacidos en zonas urbanas. Estando en los años de la transición adolescente, estos jóvenes eran forasteros dentro de su clase, al igual que los bolcheviques lo estaban en el espectro de los partidos políticos. Los bolcheviques, a su vez, ofrecían el programa revolucionario más radical, apelando a lo que algunos estudiosos ven como una predisposición de la juventud al comportamiento extremista.200 Sólo los anarquistas podían competir con los bolcheviques en términos de radicalismo, y de hecho, ellos también encontraron muchos simpatizantes jóvenes. Koenker también argumenta que los jóvenes eran libres de tomar riesgos con su futuro. La mayoría de ellos no tenía responsabilidades familiares; tampoco tenían propiedad material.201 Tenían poco que perder. Una combinación de estos factores probablemente fomentó la participación relativamente extendida de los jóvenes en los Guardias Rojos. Según uno de los líderes de la organización radical del distrito de Narva-Peterhof, más de la mitad de sus miembros se habían apuntado a la Guardia Roja antes del verano de 1917 y estaban armados.202 Muchos jóvenes trabajadores se unieron directamente a la Guardia Roja; otros se unieron a través del movimiento juvenil.203

  • 204 Koenker, “Urban Families”, 297-298, 302-303; Mandel, The Petrograd Workers, 230.
  • 205 Koenker, “Urban Families”, 303.

34Hubo otros factores que fueron importantes en la bolchevización del movimiento juvenil: el “utopismo”, incrustado en cualquier revolución, y la creciente importancia de la identidad de clase. Muchos jóvenes trabajadores tenían solo un vago conocimiento del marxismo, pero podían dejarse llevar por el sueño revolucionario de una futura sociedad socialista. El maximalismo utópico propuesto por muchos bolcheviques naturalmente los atraía. En segundo lugar, los jóvenes trabajadores formados en un entorno urbano, se sintieron atraídos por los bolcheviques como el único partido que actuaba en nombre del proletariado urbano. La identidad de clase parecía haber sido más fuerte que la lealtad al partido, pero los bolcheviques se beneficiaron de eso.204 Además, podrían aprovechar la forma en que los otros partidos socialistas ignoraron la juventud.205 Ciertamente, hubo iniciativas dispersas de jóvenes y viejos mencheviques y social revolucionarios en función de formar organizaciones juveniles, pero ninguno de estos partidos había elaborado una política juvenil. Además, la “bolchevización desde abajo”, les impidió tener importantes seguidores. Las organizaciones juveniles como Zemlia i volia ( “Tierra y Libertad”), que habían sido fundadas por los SR en la fábrica de Prokhorov, en Moscú, finalmente se disolvieron porque no podían competir con la agitación de los jóvenes activistas bolcheviques.

  • 206 Las cifras de militancia varían entre 2.170 y 5.000. Slavnyi put’, 86; Tirado, Young Guard!, 65.
  • 207 Slavnyi put’, 87.
  • 208 Koenker, “Urban Families”, 299.

35En octubre de 1917, no había grandes organizaciones juveniles en el país que quedaran afiliadas a ninguno de los otros partidos socialistas. En Moscú, los bolcheviques lograron reorganizar el movimiento juvenil en una organización de toda la ciudad, cuando una conferencia de jóvenes de la clase trabajadora estableció la Tercera Unión Internacional de la Juventud en octubre. Los delegados representaban solo 2.170 miembros reportados, pero lo importante era que el partido había asegurado su influencia.206 El comité del partido de Moscú, por ejemplo, discutió la cuestión de si la Tercera Unión Internacional de la Juventud debería participar en la manifestación el 15 de octubre y de qué manera. Decidió que podría participar, pero solo bajo la guía de la comisión ejecutiva del comité de Moscú del RSDRP (b).207 En definitiva, se estima que entre 7.000 y 10.000 jóvenes tomaron las calles.208 No todos ellos se habían convertido en miembros de la Tercera Unión Internacional de la Juventud, pero su asistencia demostró empatía con los lemas bolcheviques.

36El desarrollo del movimiento juvenil en Moscú, el segundo centro de la revolución, mostró que la política bolchevique hacia las organizaciones juveniles solo había tenido éxitos limitados en términos de crear verdaderas organizaciones de masas. Sin embargo, esto fue un fracaso en términos de números de militancia. Demostró que el movimiento juvenil todavía era espontáneo en su impulso. En octubre de 1917, aunque se organizaron menos jóvenes en organizaciones juveniles que en el verano, el partido había asegurado cierta influencia y supervisión en la mayoría de ellos. De hecho, los lazos organizativos entre el partido y la organización juvenil en Moscú y el área de los Urales eran más fuertes que en Petrogrado, donde el hecho de tener un gran número de militantes había impedido una afiliación más estrecha con el partido.

  • 209 Kenez, The birth, 87. Kenez tomó sus cifras de Nepelin, VLKSM za 10 let v tsifrakh, 5. Otras cifras (...)
  • 210 Tirado, Young Guard!, 29. Las cifras de Tirado se refieren a dos cuentas soviéticas: Driazgov, Zapi (...)
  • 211 Slavnyi put’, 89; Lunyi Proletarii, no, 2 (Diciembre de 1917), 34.

37Las cifras relativas al número de jóvenes organizados en octubre de 1917 son muy poco fiables. En el momento de la Revolución de Octubre entre 15.000 y 35.000 jóvenes pertenecían a grupos juveniles comunistas.209 La organización más grande estaba sin duda aún en Petrogrado, la SSRM, pero aquí también las cifras varían. Según Tirado, había entre 20.000 y 32.000 jóvenes en Petrogrado solo en la SSRM; Kenez por el contrario afirma que solo había alrededor de 10.000.210 Aunque son contradictorias, estas cifras muestran que el movimiento juvenil en Petrogrado ya había perdido algo de fuerza en comparación con la primavera y el verano de 1917, y aquellos en otras áreas del país no habían desarrollado un carácter masivo. En Kiev, por ejemplo, una conferencia estableció una Liga Socialista de Jóvenes Trabajadores de Kiev que representa a unos 3.000 miembros a fines de octubre. En los Urales, un congreso unificador a fines de noviembre reunió a delegados de 21 organizaciones juveniles que representan a 2.614 miembros.211 A pesar de que son impresionantes en muchos aspectos, estas no fueron genuinas organizaciones de masas.

Declive y burocratización después de octubre de 1917

38La disminución del interés de los trabajadores en las organizaciones populares, comenzó a expresarse desde finales del verano de 1917, afectando también al movimiento juvenil. Es interesante observar que la intensificación del proceso de bolchevización en las organizaciones juveniles de Petrogrado, fue proporcionalmente inverso al desencanto en sus organizaciones no políticas. Mientras más trabajadores jóvenes abandonaban estas instancias, más crecía la fracción de jóvenes simpatizantes bolcheviques.

  • 212 Tirado, Young Guard!, 44.

39Muchas organizaciones de distrito no lograron realinear la organización que tenían en Trud i svet, a la SSRM. Por ejemplo, el colectivo del distrito de Petrogrado -una de los pocos que tenían el respaldo de la estructura soviética y de varios comités de fábrica-, sólo pudo movilizar de 70 a 80 miembros, de 2.500, para asistir a una junta general que discutió el tema.212 El aumento del desempleo entre los jóvenes y el éxodo de la fuerza laboral de Petrogrado en los meses posteriores a la Revolución, aceleró el declive del movimiento juvenil en la capital, así como en otros centros industriales de Rusia. Finalmente, a medida que crecía el desempleo, el movimiento comenzó a perder su columna vertebral en las fábricas y quedó atrapado en un proceso de desintegración. Además, el reclutamiento de jóvenes trabajadores radicales en las Guardias Rojas y otras instituciones revolucionarias, y no menos en el propio Partido Bolchevique, continuó alejando a los jóvenes del movimiento juvenil.

  • 213 Ibidem.

40Mirando las cifras de militancia, la escala del proceso es sorprendente. De los 50.000 jóvenes trabajadores que eran parte del movimiento juvenil de Petrogrado en su apogeo (a principios del verano de 1917), solo unos 1.500 permanecieron organizados un año después.213 Los cuerpos gobernantes en los niveles inferiores, medio y central fueron privados de su base organizativa, perdiendo así legitimidad. En muchas fábricas, los grupos de SSRM se encogieron o colapsaron por completo.

  • 214 Se analiza en detalle en Ibidem., 51-55.

41Dados los problemas de la nueva organización en Petrogrado, estalló una controversia sobre si la institución debía acercarse al partido, volviendo a registrar a todos sus miembros en una organización juvenil comunista más estrecha, o si debía mantener su compromiso de convertirse en una organización de masas.214 Al centro de la controversia existía menos preocupación sobre la afiliación partidaria (los principales representantes de ambos sectores eran jóvenes bolcheviques) que sobre la cuestión de la estructura organizativa, la autonomía y el poder que los órganos organizativos inferiores debían tener. Después de una inicial lucha interna, en la cual las reglas de la Liga se rompieron con frecuencia, aquellos que habían abogado por la revitalización de las bases, creando grupos en todos los distritos, fueron acusados en la prensa de anarcosindicalismo.

  • 215 Ferro, “The Birth of the Soviet Bureaucratic System”, 113. Énfasis en el original.

42La forma en que finalmente se resolvió el conflicto, indica que el movimiento juvenil en Petrogrado había entrado en una nueva etapa de transformación con implicancias a largo plazo. Marc Ferro ha analizado el fenómeno de la “doble burocratización” (desde arriba y desde abajo) en instituciones revolucionarias entre febrero y octubre. “La burocratización impuesta desde arriba apuntaba a prevenir la ruptura de la representación según la identidad de clase” y, de ese modo, fortalecía el control de los partidos políticos dentro de las instituciones revolucionarias. “La burocratización impuesta desde abajo”, por otro lado, surgió del deseo de las instituciones revolucionarias de asegurar su existencia y posición dentro del sistema político y económico.215 Este último proceso fue particularmente obvio en los comités de fábrica antes de octubre de 1917. En el movimiento juvenil se aceleró después de la constitución de la SSRM, cuando esa institución trató de reforzar y consolidar su poder entre las demás instituciones de trabajadores.

  • 216 Tirado, Young Guard!, 49.
  • 217 Vea Ferro, “The Birth of the Soviet Bureaucratic System”, 119.

43Mientras la insurrección bolchevique generalmente aceleró las tendencias hacia la burocratización, en la SSRM, el proceso se intensificó fuertemente por la rápida desintegración del movimiento. La centralización del poder y la autoridad en el Comité de Petrogrado de la SSRM fue, sin duda, el resultado de la burocratización desde abajo. Cuando colapsaron los órganos locales de la liga, la centralización del poder se convirtió casi en la única opción. A nivel de distrito, la virtual completa desintegración de la organización en la mayoría de las fábricas hizo a estas tendencias aún más tangibles. A menudo, un órgano ejecutivo era elegido en la primera reunión de la organización, después de lo cual cada vez menos miembros se presentaban en la reunión y dos o tres miembros del comité de distrito elegidos, harían todo el trabajo.216 Esta fue una analogía obvia a la burocratización de los comités de fábrica en 1917. Las reuniones generales, cada vez menos regulares, contribuyeron aún más al declive de la participación de las bases.217

  • 218 Tirado, Young Guard!, 58-61.

44En Petrogrado, esto significaba que el Comité de la ciudad, el órgano ejecutivo más importante de la SSRM, se convirtió en el mecanismo más importante en los meses posteriores a la insurrección. Los lazos entre las instituciones estatales y este, se fortalecieron durante ese tiempo. El Comisariado Popular de Educación proporcionó ayuda financiera para publicar un diario y también proporcionó un espacio para sus reuniones. Desde la primavera de 1918, la organización comenzó a nombrar secretarías de distrito de tiempo completo, a las que se asignó la tarea de reorganizar su fuerza local.218 Este fue otro paso importante en el proceso de burocratización desde abajo.

  • 219 Ibidem., 60; Keep, The Russian Revolution, 264-265; Smith, Red Petrograd, 251.

45En las circunstancias económicas imperantes, la SSRM no estaba en condiciones de cumplir ninguna de las tareas económicas y culturales de su programa. Su carácter cada vez más político, y sus claros vínculos organizativos con el Partido Bolchevique, colocan a su liderazgo en la misma posición que los líderes de los comités de fábrica. Al igual que ellos, la Liga y todas las demás organizaciones juveniles del país que se habían afiliado a los bolcheviques, les fue difícil expresar las demandas económicas una vez que la situación económica y militar requirió la promoción de una disciplina laboral más estricta para mantener la producción. Al relegar los asuntos económicos dentro de las políticas de la Liga, los jóvenes activistas comenzaron a alejarse de sus electores de base.219 Además, su clara identificación con el Estado significaba que no podían emprender el tipo de acciones directas que habían caracterizado al movimiento antes de octubre de 1917. Finalmente, muchas organizaciones juveniles en el país se consagraron, primordialmente, a su propia supervivencia. Su enfoque se alejó de las fábricas y, en consecuencia, su composición social cambió, y los estudiantes ocuparon muchos de los lugares de los jóvenes trabajadores.

  • 220 Tirado, Young Guard!, 60.
  • 221 Slavnyi put’, 120.

46En Petrogrado, las tendencias hacia la desintegración y la burocratización, visibles a lo largo de 1918, finalmente dieron lugar a una institución en la que las sedes locales se establecieron de arriba a abajo. Al momento de la Quinta Conferencia de la Ciudad, en septiembre de 1918, la SSRM tenía menos de 700 miembros, sin embargo, se estaba preparando para un congreso nacional.220 No quedaba mucho del movimiento de masas anterior de los trabajadores jóvenes, con sus niveles de espontaneidad y autonomía. El 10 de octubre de 1918, el Comité de Petrogrado del Partido Bolchevique decidió obligar a todos los miembros jóvenes del partido (hasta los 20 años) a unirse a la SSRM.221

  • 222 Ibidem., 102-103, 112-115.

47Las organizaciones juveniles en Moscú, y en la mayoría de otros lugares del país, pasaron por un proceso similar de centralización y burocratización. Algunas de ellas lo habían hecho antes de octubre de 1917, por haber tenido fuertes vínculos con el partido desde su formación. En general, en 1918 los comités locales del partido adoptaron una postura más proactiva para ayudar a los jóvenes activistas a crear organizaciones juveniles. Ellas no se dirigieron exclusivamente hacia la juventud de clase trabajadora, sino también, y cada vez más, a jóvenes estudiantes y campesinos. Se establecieron nuevas organizaciones de jóvenes en el área industrial de Kursk, en colonias de fábricas como Melenki y Kovrovo, en el área del Volga, en Nizhnii Novgorod, y en Simbirsk y Sarátov. Las organizaciones estudiantiles se establecieron en las ciudades más grandes. Las primeras organizaciones de jóvenes campesinos surgieron a fines de 1917. Durante 1918 se formaron alrededor de las grandes áreas industriales, particularmente en las gubernii de Petrogrado, Moscú, Vladímir, Tula y Nizhnii Novgorod.222 A través de su participación en el proceso de formación, el partido pudo influir en su carácter político y programático.

La fundación del Komsomol

  • 223 I s “ezd RKSM, 151-152; Fisher, Pattern, 9.

48En el verano de 1918, el Comité Central (CC) del partido ayudó a establecer una organización para convocar a un Primer Congreso de la Juventud Obrera y Juvenil de toda Rusia. Esta iniciativa del CC fue precedida de numerosas solicitudes de influyentes organizaciones juveniles en Petrogrado y Moscú a fin de impulsar esta idea. “ ¡Tomen la iniciativa, camaradas!” instaban en abril a la Liga Juvenil Internacional Socialista y a la Liga de Jóvenes Trabajadores de Kaluga. Les pidieron preparar una agenda, fijar las cuotas de representación y diseminar ampliamente un plan en la prensa. Finalmente, las organizaciones de Petrogrado y Moscú formaron un comité, emitiendo un llamado para un Congreso de toda Rusia.223 Las “voces desde abajo” que pedían la convocatoria de un congreso nacional, ya no representaban a un movimiento de masas heterogéneo y autónomo.

  • 224 TsKhDMO, Molodezhnoe dvizhenie, Chast I, Doc. 27.

49Esta interpretación de los hechos parece confirmarse en el llamado del bureau de las organizaciones juveniles, en julio de 1918. No se habló de política partidaria. El Partido Bolchevique no fue mencionado ni una sola vez en esta convocatoria. En ella destacó que el objetivo común era la lucha por el socialismo, no solo en Rusia, sino en el mundo. El compromiso con el internacionalismo -uno de los compromisos más ampliamente compartidos por todas las organizaciones juveniles- podría decirse que siempre se anticipó a un mayor grado de organización. De acuerdo con esto, se argumentó que el camino hacia la Juventud Comunista Internacional solo podría realizarse a través de la unificación de las organizaciones juveniles rusas. Cada organización juvenil en sí misma era débil, pero juntas podían dominar la enorme tarea de construir una nueva vida. Consecuentemente, se pidió a todas las organizaciones que propagaran la idea de un Congreso de toda Rusia.224

50La participación del órgano central del partido en la preparación del congreso, no fue una sorpresa, dado que fue abrumadoramente la juventud del partido la que quiso fundar una organización juvenil para toda Rusia. Sin un considerable apoyo financiero y organizacional, las organizaciones no tenían los medios para realizar dicho congreso. Por lo tanto, el CC bolchevique convocó a sus oficinas locales para que las organizaciones juveniles enviaran delegados al congreso. Al hacerlo, el partido asumió que tenía cierta influencia sobre la nominación de delegados.

  • 225 Lenin, Collected Works, Vol. 32, 21.

51Para el partido, después de haber sobrevivido a los primeros meses en el poder, la institucionalización nacional ofreció una oportunidad para unir programática y socialmente a las diversas organizaciones juveniles divergentes, expandir su militancia y asegurar su rol. Esto, a su vez, haría más fácil supervisarlas e incorporarlas al Estado. La idea de Lenin era la existencia de “correas transmisoras” de participación de las masas, que “van desde la vanguardia hasta los bordes de la clase de los adelantados, y desde estos últimos hasta la masa de los trabajadores”225. Se aplicaba así el modelo previsto para los sindicatos y las organizaciones obreras. Ambos fueron vistos como modelos de organizaciones que, supuestamente, se convertirían en pilares del nuevo obshchestvennost’ soviético.

  • 226 I s “ezd RKSM, 60. Habían 19 delegados sin derecho a voto.
  • 227 Fisher, Pattern, 10; Tirado, Young Guard!, 66; Slavnyi put’, 121.

52El primer Congreso de las Ligas Juveniles Comunistas de toda Rusia se reunió en Moscú del 29 de octubre al 4 de noviembre de 1918. Este reflejaba la bolchevización del movimiento al igual que sus estructuras ya centralizadas e institucionalizadas a nivel regional. De los 176 delegados con derecho a voto, que supuestamente representaban a 120 grupos de jóvenes y 22.100 miembros, 88 eran miembros del Partido Bolchevique, 38 se declararon simpatizantes y 45 no pertenecían a algún partido. Un delegado se describió a sí mismo como anarquista, otro como revolucionario socialista de izquierda y tres como demócrata-internacionalistas.226 Seis miembros del partido finalmente fueron elegidos "por lista" para presidir las sesiones: Efim Tsetli, un estudiante de Moscú se convirtió en presidente. El CC bolchevique estuvo representado por Emelian Yaroslavsky, quien entregó un informe sobre la institución creada.227 Las estadísticas muestran que la mayoría de los delegados tenían un claro sentido de afiliación partidista. Sin embargo, se debe tener en cuenta que la mayoría de ellos estaban ahí por su papel de delegados de una organización juvenil y no como miembros del partido. Esto pasó a primer plano cuando estalló una animada discusión sobre la futura estructura y el carácter de la organización.

  • 228 Se discute en profundidad en Tirado, Young Guard!, 67-72; ver también Fisher, Pattern, 10-13; Mehne (...)

53El Primer Congreso intentó encontrar los aspectos clave que debían definir la organización y su rol bajo el nuevo régimen. Esto no fue fácil. Así como el partido tuvo dificultades para arribar a una concepción clara sobre las organizaciones juveniles en 1917, así también los jóvenes un año después. Las principales controversias giraron en torno al nombre de la Liga, la relación entre las autoridades centrales y las autoridades regionales, y la relación de la Liga con el partido.228

  • 229 Tirado, Young Guard!, 61. Para los protocolos de la discusión ver I s “ezd RKSM, 64-71.
  • 230 Tirado, Young Guard!, 72.

54La cuestión de si la organización debía adoptar la palabra “comunista” en su nombre, generó un intenso debate. Algunos delegados, principalmente de las organizaciones provinciales, temieron que esta clara afiliación con la República Bolchevique impediría el desarrollo de organizaciones de masas, particularmente en las áreas rurales, donde hasta ahora solo existían unas pocas organizaciones.229 Sin embargo, esta fue una posición minoritaria. Como Tirado ha concluido, la mayoría de los delegados no estaban preocupados por la "masificación" de la organización.230 Ellos querían defender y apoyar al nuevo Estado bolchevique. Y tomar el nombre de “comunista” era parte de su declaración política. Finalmente se adoptó el nombre Kommunisticheskii soiuz molodezhi, en resumen “Komsomol”.

  • 231 I s “ezd RKSM, 107.
  • 232 Ibidem., 18-102.

55La segunda controversia se refería a la cuestión de la centralización a nivel nacional. ¿Debían los candidatos al CC prepararse y elegirse a nivel regional o ello debía ser responsabilidad del congreso? No es sorprendente que algunos delegados quisieran mantener ese derecho dentro de la competencia de los órganos regionales. Sin embargo, las normas finalmente adoptadas asignaron ese derecho al congreso que, a su vez, favoreció y anticipó una mayor centralización y burocratización a nivel nacional.231 También se discutió, una vez más, si la liga debía ser una organización de masas o una organización exclusiva de cuadros jóvenes pertenecientes al partido. Los informes estenográficos muestran que los delegados se sintieron, en general, libres para discutir este tema, a pesar de que el partido ya había aclarado sus posiciones.232 Esto es importante tenerlo en cuenta al evaluar las decisiones finales del congreso.

  • 233 El primer congreso, en realidad, solo formuló las tesis básicas del programa. La redacción final fu (...)
  • 234 I s “ezd RKSM, 105; Para una traducción al inglés del programa y las regulaciones, ver Tirado, Youn (...)
  • 235 I s “ezd RKSM, 106; Tirado, Young Guard!, 232

56Al final, se adoptaron las propuestas de la presidencia del congreso, dominado por los jóvenes bolcheviques Lazar Shatskin (nacido en 1902) y Efim Tsetlin (nacido en 1898), que representaban la línea oficial del partido. Las principales tesis del programa fortalecieron el papel educativo del Komsomol.233 Los tres primeros objetivos de la Liga se refieren a la agitación y la difusión de las ideas comunistas entre los jóvenes, la participación activa en la construcción revolucionaria del nuevo Estado y la promoción de una nueva cultura proletaria. Promover los intereses económicos y legales de los jóvenes, solo ocupa el cuarto lugar en la lista de objetivos.234 El fuerte compromiso con la educación comunista también fue apuntalado por la lista de actividades que la organización planificó llevar a cabo para alcanzar estos objetivos. No solo se estableció un completo aparato para la educación política, incluida la publicación de periódicos, revistas y libros, sino que el Komsomol también debía organizar reuniones, cursos, clubes y círculos de lectura. Con respecto al quinto punto de la lista de actividades, “difundir ampliamente la educación mental y física entre los jóvenes y establecer organizaciones adecuadas”,235 el Komsomol hizo hincapié en la importancia de ambos elementos que jugarían un papel clave en la formación de una nueva persona.

  • 236 I s “ezd RKSM, 104; Tirado, Young Guard!, 231
  • 237 I s “ezd RKSM, 71, 104-105. KPSS o Komsomole, 7; Fisher, Pattern, 10-14, 300, n.23).
  • 238 I s “ezd RKSM, 104; Tirado, Young Guard!, 231
  • 239 Fisher, Pattern, 10.

57La decisión del congreso sobre la relación entre el Komsomol y el partido dejó el campo para futuras controversias. Si bien se afirmó que “la Liga se solidariza (solidaren) con el Partido Comunista Ruso (bolchevique)”, este párrafo fue seguido por el principio: “la Liga es una organización independiente”.236 En este caso, sin embargo, se usó el término “nezavisimyi”, es decir, “totalmente independiente”, en lugar del término “samostoiatel’ nyi” que se puede encontrar en la resolución del Sexto Congreso del Partido y otros documentos, denotando espontaneidad organizacional y autocomprensión.237 El programa describió a los jóvenes como la “parte más activa y revolucionaria de la clase trabajadora” y, por lo tanto, como la “vanguardia de la revolución proletaria”.238 La formulación ambigua de la relación partido-Komsomol fue adoptada casi por unanimidad.239 Y sugiere que los delegados actuaban principalmente en su rol de miembros de una institución popular y no como miembros jóvenes del partido.

  • 240 I s “ezd RKSM, 106-107; TsKhDMO, Molodezhnoe dvizhenie v Rossi (1917-28.), Chast’ I, 141; Tovarishc (...)
  • 241 Tirado, Young Guard!, 233-234; comparar con “Regulations of the RSDRP (b)”, adoptadas en el Sexto C (...)

58Las primeras regulaciones del Komsomol, aunque bastante cortas y crudamente redactadas, siguieron el ejemplo de las regulaciones del partido. Las personas podían convertirse en miembros entre las edades de 14 y 23 años. Después de alcanzar el límite superior de edad, las personas podían permanecer en la organización como miembros pasivos, pero si eran elegidos para un órgano gobernante, volverían a obtener voto completo.240 El órgano supremo del Komsomol, el Congreso de toda Rusia, debía convocarse anualmente, mientras que el Comité Central elegido actuaría como su órgano ejecutivo entre los congresos.241 El principio del “centralismo democrático”, aunque no se llamó así antes de 1920, se estableció como la guía para la formulación de políticas de la Liga. A la luz de la controversia que surgió sobre la cuestión de la autonomía de los centros regionales, esto es bastante notable. Dado que los delegados realmente discutieron estas cuestiones con relativa libertad y expresaron su opinión, el resultado sugiere que el proceso de centralización fue impulsado desde abajo.

  • 242 Slavnyi put’, 123; Fisher, Pattern, 12.
  • 243 Gerr, “An der Wiege de Komsomol”, 13.
  • 244 Alekseev, Stoka v biografii, 125-126.

59El congreso, finalmente, eligió un Comité Central de 15 miembros plenos y siete miembros candidatos. Todos menos uno de los candidatos, eran miembros del partido.242 Además, desde el principio, el Komsomol dependía financieramente del apoyo de las agencias gubernamentales y del partido. Durante el congreso, una delegación de activistas de Komsomol se reunió con Lenin, quien decidió que el financiamiento del Comité Central del Komsomol estaría asegurado por el partido y el Comisariado Popular de Educación.243 Esto, a su vez, mantuvo a sus miembros aún más cerca del partido. En la primera sesión del Comité Central, el 4 de noviembre de 1918, se eligió al Comité Central interno: Golikov; N.N. Penkov; N. Poletaev; V.P Babushkin; O.L. Ryvkin; L.A. Shatskin y E.V. Tsetlin. Ryvkin se convirtió en el presidente del Comité Central desde su primera convocatoria y también asumió el cargo de Primer Secretario de Tsetlin, en 1919.244

  • 245 Tirado, Young Guard!, 70.

60El Primer Congreso estableció el marco organizativo básico del Komsomol y su amplio carácter. Todo el evento estuvo impregnado del deseo de unir el movimiento en una organización de toda Rusia. Los problemas inmediatos de los trabajadores jóvenes, el aumento del desempleo y la resistencia que enfrentaron los trabajadores adultos y sus instituciones, no se discutieron en detalle, aunque algunos delegados de las organizaciones más grandes de la clase trabajadora, de Voronezh y Nizhnii Novgorod, trataron de plantear estas cuestiones.245 Muchas preguntas quedaron sin respuesta. Solo se estableció la estructura básica de la organización; su rol en el nuevo estado solo fue delineado en teoría. No quedó claro si interactuaría con otras agencias del nuevo Estado y quedó mucho espacio para la controversia sobre el trabajo práctico de la Liga.

  • 246 Putz, Jugend und Partei, 305. Putz argumentó que no había surgido del propio movimiento proletario (...)
  • 247 Ibidem, 103, 305.

61El compromiso del partido con una liga nacional en agosto de 1917, su papel en la formación de la directiva de la organización, su ayuda financiera y organizativa, y su representación a través de los principales bolcheviques en el Primer Congreso de Komsomol, se presentan usualmente como evidencia del papel protagónico que desempeñó en la constitución del Komsomol. Sin embargo, un análisis más cercano del desarrollo del movimiento juvenil en 1917 y 1918, revela que hubo un impulso mutuo para la institucionalización a nivel nacional: existió un impulso importante dentro de las organizaciones juveniles. Sin duda, el partido ejerció influencia en la institucionalización a través de los cuadros insertos entre los líderes de las organizaciones juveniles, por medio de su influencia en la nominación de delegados y, directamente, por la participación personal de los líderes bolcheviques. Está claro que, sin el apoyo y la voluntad del partido, no habrían tenido lugar los congresos regionales ni el de toda Rusia. Al final, sin embargo, fueron los delegados, la mayoría de ellos jóvenes cuadros del partido, quienes tuvieron la última palabra. El hecho de que muchas decisiones tomadas en ese momento se convirtieron en temas de controversia entre el partido y el Komsomol, muestra que, ni el partido como institución, ni sus líderes, podían decidir el destino del congreso. Dada la fecha en que se fundó el Komsomol -octubre de 1918-, también se debe destacar que los bolcheviques ciertamente tenían tareas más urgentes que establecer una Liga Juvenil de toda Rusia en medio de una guerra civil en aumento. Esto también habla del papel que jugaron los jóvenes activistas en la convocatoria final al congreso y en contra de la interpretación que simplemente lo presenta como un “acto de carácter político partidario”.246 Dieter Putz tiene razón al afirmar que el movimiento de jóvenes proletarios que surgió en la primavera de 1917 fue, en muchos sentidos, un movimiento emancipatorio, parcialmente enraizado en un conflicto generacional.247 Fue lanzado al ámbito de la política partidaria poco después de que surgió. Sin embargo, este proceso y la transformación del movimiento y sus miembros, fueron causados por numerosos factores políticos, sociales y económicos que luego detallaremos. Lo que emergió, y que llevó a la formación del Komsomol, fue la “bolchevización desde abajo”, mediante un creciente apoyo a las posiciones bolcheviques dentro del movimiento -luego de octubre de 1917- mediante una combinación de desintegración, alienación y tendencias a la burocratización, en lugar de la política juvenil bolchevique. El Komsomol no fue establecido por un decreto del partido, sino por jóvenes activistas de numerosas organizaciones juveniles, la mayoría de los cuales habían ganado conciencia política y eran miembros o simpatizantes del Partido Bolchevique. Estos activistas fueron los principales actores en la institucionalización y la formulación del programa del Komsomol. Fue por medio de ellos que la influencia del Partido Bolchevique se ejerció abrumadoramente a través de canales indirectos, a través del compromiso de los delegados con el gobierno bolchevique.

  • 248 Keep, The Russian Revolution, 263.
  • 249 Il’ina, Obshchestvennye organizatsii, 97.
  • 250 Ibidem., 110. Ver también Evans, “Civil Society”, 32.
  • 251 Un término introducido por Il’ina, Obshchestvennye organizatsii, 142.

62Los jóvenes líderes de las organizaciones juveniles respondieron al desarrollo del movimiento obrero y de las propias debilidades de este. Enfrentando la desintegración y la apatía de los trabajadores, los jóvenes se consideraron cuadros revolucionarios del Estado bolchevique y la centralización e incorporación al aparato estatal, ofrecieron oportunidades para ellos. Esto, a su vez -como ha señalado John Keep- generalmente hizo que a los cuadros les fuera más fácil aceptar órdenes del centro político.248 Naturalmente, es importante reconocer que la Liga nació, al igual que muchas organizaciones sociales y culturales, en medio del caos de la guerra civil y de condiciones democráticas limitadas, que perjudicaron la actividad social independiente.249 Esto, sin embargo, no debe ensombrecer sus raíces en el amplio movimiento juvenil de 1917. La Liga juvenil que nació en el otoño de 1918 fue, en cierta medida, expresión del panorama en transición de la sociedad y el Estado. Como una salida para el activismo social y político, tenía vínculos con la tradición del obshchestvennost’. Al mismo tiempo, la participación del Partido Bolchevique, la convirtió en uno de los primeros actos de reformulación del espacio público soviético, jugando un rol expectante en la articulación de nuevas instancias de organicidad social o societal250. La existencia de un fuerte núcleo de militantes comunistas en su liderazgo -cuya primera lealtad no era, necesariamente, hacia la Liga- presagió la creación de una “obshchestvenaia nomenklatura”,251 como parte de la nueva República Soviética. Sin embargo, en el otoño de 1918, este nuevo obshchestvennost’ estaba aún en una etapa embrionaria.

Notes

102 Clowes, Kassow y West (eds), Between Tsar and People; Kelly and Sheperd (eds), Constructing Russian Culture, Part II; Pate, “Workers and Obshchestvennost”.

103 Bradley, “Voluntary Associations”, 139-41.

104 Kelly and volkov, “Obshchestvennost’, Sobornost”, 27. Emphasis mine.

105 David-Fox, “Review of Il’na, Obshchestvennye organizatsii’, 173.

106 Kassow, Students, Professors, and the State, 5.

107 Morrissey, Herald of Revolution, 96.

108 David-Fox, “Review of Il’na Obshchestvennye Organizatsii’, 175.

109 Brovkin, Russia after Lenin, 81

110 Dahlke, “Kampagnen fur Gottlosigkeit”, 174.

111 La lista completa de las organizaciones puede ser encontrada en Il’na, Obshchestvennye Organizatsii, 174-214. Para una revisión completa del estudio de Il’na vea: David Fox, “Review of Il’na, Obshchestvennye Organizatsii”.

112 Dahlke, “Kampagnen fur Gottlosigkeit”, 174-175.

113 Loewenstein, “Re-emergence of Public Opinion”, 1331.

114 Brovkin, Russia after Lenin, 81.

115 Il’na Obshchestvennye Organizatsii, 4

116 Koenker, “Urban Families”, 289. 294.

117 Morrissey, “From Radicalism to Patriotism?”, 38-30.

118 Hickey, “People with Pure Souls”, 62-63.

119 Koenker, “Urban Families”, 294.

120 Fisher, Pattern, 1.

121 Fainsod, “How Russia is Ruled, chapter 9; Fainsod, The Komsomol”, 18-40; Revesz, Organisierte Jugend, 8-15.

122 Revesz, Organisierte Jugend, 8; también Baum, Komsomol, 12.

123 Fisher Pattern, 1-7.

124 Tirado, Young Guard! Ver también Koenker, Moscow Workers, 143; Koenker, “Urban Families; Smith, “Spontaneity and Organization”.

125 Tirado, Young Guard! 32; ídem, “The Socialist Youth Movement”, 153.

126 Tirado, Young Guard! 203.

127 Olitskaia, Moi vospominaniia, 75.

128 Koenker, Moscow Wokers, 143. Vea también Olitskaia, Moi vospominaniia, Tom 1, 73-77.

129 Slavnyi put’, 72-73; Alekseev, Stroka y biografii, 12-14.

130 Tirado, Young Guard! 12.

131 Haimson, “The Problem of Social Stability, (Part I)”, 634 vea también Haimson, “The Problem of Political ans Social Stability, Revisted”, 852-854.

132 Smith, “Spontaneity and Organisation”, 6; Tirado, “The Socialist Youth Movement”, 139.

133 Jorgensen, “The Purest Flame”, 19.

134 Tirado, Young Guard! 18.32. Un examen detallado del desarrollo del movimiento juvenil en Petrogrado, se encuentra en el estudio de Tirado, Young Guard!; ver también Smith, Spontaneity and Organisation.

135 Tirado, Young Guard!, 18-19.

136 En Moscú, como ha mostrado Koenker, estos últimos sí ayudaron a fomentar el impulso organizacional de los jóvenes trabajadores. Koenker, “Urban Families”, 294-295. Ver también Tirado, Young Guard!, 14.

137 Krupskaja, Erinnerungen an Lenin, 397-398, 409-410.

138 Una organización de distrito en Vyborg, por ejemplo, no fue configurada hasta el 4 de septiembre. Smith, Red Petrograd, 83.

139 Smith, “Spontaneity and Organisation”, 19.

140 Smith, “Spontaneity and Organisation”, 20. Cifras según Tirado, Young Guard!, 19.

141 Tirado, “The Socialist Youth Movement”, 142.

142 TsKhDMO, Molodezhnoe dvizhenie, Chast’ I, Doc. 16, 17. “Trud I svet’s Charter and Manifesto”, en Tirado, Young Guard!, 211-222; Baum, Komsomol, 11-12; Kenez, The Birth, 86. La historiografía soviética negó el carácter proletario de la organización. Las principales personalidades fueron acusadas de pequeñoburguesas, estar a favor de tendencias comprometedoras, y de aprovechar la inexperiencia política de la juventud proletaria. Ver, Slavnyi put’, 78.

143 Tirado, “The Socialist Youth Movement”, 143.

144 Ibidem.

145 Ibidem., 19 Este número fue dado por Krupskaya, “Soiuz molodezh”, Pravda, 14 de mayo de 1917 (27 de mayo), 5. Tirado señala que el número de miembros activos se situó en 8.000- 9.000 en una cuenta del propio Shevtsov.

146 Tirado, Young Guard!, 55.

147 Morrissey, “From Radicalism to Patriotism?”, 39.

148 Para breves biografías de las principales figuras de Komsomol ver Alekseev, Stroka v biografii, 7-14.

149 Koenker, “Urban Families”, 295,296; Slavnyi put’, 75; Atsarkin, Iunosheskoe dvizhenie, 100-135.

150 Koenker, “Urban Families”, 295-296; Tirado, Young Guard!, 64.

151 Para un ejemplo de confusión e indiferencia en las identidades del partido, ver el extracto de la memoria de Anna Litveiko “In 1917”, 52-53; También Olitskaia, Moi vospomaniia, Tom 1, 75; Otiashkin, “Sil’ nee strakha”, 31. Otiashkin describe la falta de orientación política de la organización juvenil en Omsk.

152 Ibidem., 297; Smith, “Spontaneity and Organization”, 23.

153 Litveiko, “In 1917”, 55.

154 Koenker, “Urban Families”, 298.

155 Popova, “Pevye Shagi”, 34.

156 Iunyi proletari, no 2 (diciembre de 1917), 35-36; 37-38.

157 Koenker, “Urban Families”, 295.

158 Tirado, Young Guard!, 60.

159 Kuhr-Korolev, Gezähmte helden, 37-38.

160 Lenin, “The Young International”, Collected works, Vol. 23, 163-166.

161 Kenez, The Birth, 86.

162 Istomol TsK RLKSM, S” ezdy RKP o molodezhi, 10-11. Curiosamente, los documentos que muestran la simpatía general de Krupskaya con el Trud i svet, no se incluyeron en ediciones posteriores de S” ezdy RKP o molodezhi.9

163 Smith, “Petrograd in 1917”, 30-31.

164 Krupskaya, “Bor’ba za rabochuiu molodezh”, Pravda, 17 de mayo de 1917 (30 de mayo), 5-6.

165 Krupskaya, “Soiuz molodezhi”, 4.

166 Slavnyi put’, 65.

167 Tirado, Young Guard!, 21.

168 Para leer más sobre el movimiento huelguista ver Koenker y Rosenberg, “Strikes and Revolution”, 41-42.

169 Mehnert, Die Jugend, 57; Tirado, Young Guard!, 23-24. El trabajo de Putilov está ubicado en el distrito de Peterhof el cual formó parte del distrito de Narva hasta abril de 1917.

170 Tirado, Young Guard!, 20-21.

171 Mehnert, Die Jugend, 56-57.

172 Tirado, Young Guard!, 22-23.

173 Slavnyi put’, 69.

174 Diane Koenker, “Urban Families”, 296; Slavnyi put’, 75-76.

175 Tirado, Young Guard!, 31; idem, “The Socialist Youth Movement”, 153.

176 Slavnyi put’, 66-70.

177 Krupskaya, “Kak organizovat’sia rabochei molodezhi?”, Pravda, 7 de junio de 1917 (20 de junio), 5-6. En este artículo Krupskaya produjo una especie de impresión para una futura liga juvenil de toda Rusia.

178 Tirado, Young Guard!, 30-31; Shestoi s” ezd RSDRP Acgust 1917 goda, 181-191.

179 KPSS o komsomol, 5.

180 Ibidem., 6.

181 Ibidem.

182 Figes, A People’s Tragedy, 396.

183 Slavnyi put’, 85.

184Programme and Charter of the Socialist League of Young Workers (SSRM)” en, Tirado, Young Guard!,

185 Ibidem, . 225-226, 229; Lenin, “Draft of Revised Programme”, Collected Works, Vol 24, 466.479.

186 Iunyi proletarii, no. 2 (diciembre de 1917), 29-30.

187 Tirado, Young Guard!, 29.

188 Mehnert, Die Jugend, 59; Fainsod, “The Komsomol”, 20.

189 Slavnyi put’, 84-91.

190 Ibidem., 73-74.

191 En Petrogrado, David Mandel atribuye la apatía de los trabajadores (a finales del verano) al efecto desmoralizador del fracaso del levantamiento de julio. Koenker también enfatizó que el ritmo tradicional del año de trabajo y las principales festividades religiosas, tuvieron su impacto en la situación revolucionaria en las ciudades. Vea Mandel, The Development of Revolutionary Consciousness, 363-458; Koenker, Moscow Workers, 176-177.

192 Koenker, Moscow Workers, 180; Mandel, The development of Revolutionary Consciousness, 431-432.

193 Koenker, Moscow Workers, 182.

194 Ferro, “The Birth of the Soviet Bureaucratic System”, 124.

195 Wade, “The Bolsheviks Take Power”, 212.

196 Ferro, “The Birth of the Soviet Bureaucratic System”, 124-125.

197 Smith, “Petrograd in 1917”, 30.

198 Koenker, Moscow Workers, 193; Dune, Notes, 37.

199 Slavnyi put’, 84-91; Koenker, “Urban Families”, 299. Esto ocurrió, por ejemplo, en Moscú, Ekaterimburgo, Perm y también en Georgia.

200 Koenker, “Urban Families”, 302.

201 Ibidem.

202 Slavnyi put’, 68. La composición social de la Guardia Roja en octubre de 1917, subraya el entusiasmo de la juventud por esta organización revolucionaria militante. Una encuesta entre 3.557 miembros de la Guardia Roja en los diez distritos de Petrogrado, a principios de octubre, mostró que el 30 % de los Guardias Rojos tenían menos de 20 años y más del 50 % tenían menos de 25 años. El movimiento juvenil, en su conjunto, obviamente perdió alguna fortaleza para estas instituciones. Tirado, Young Guard!, 43.

203 Tirado, Young Guard!, 48.

204 Koenker, “Urban Families”, 297-298, 302-303; Mandel, The Petrograd Workers, 230.

205 Koenker, “Urban Families”, 303.

206 Las cifras de militancia varían entre 2.170 y 5.000. Slavnyi put’, 86; Tirado, Young Guard!, 65.

207 Slavnyi put’, 87.

208 Koenker, “Urban Families”, 299.

209 Kenez, The birth, 87. Kenez tomó sus cifras de Nepelin, VLKSM za 10 let v tsifrakh, 5. Otras cifras disponibles hablan de 35.000 miembros en octubre de 1917. Slavnyi put’, 91.

210 Tirado, Young Guard!, 29. Las cifras de Tirado se refieren a dos cuentas soviéticas: Driazgov, Zapiski komsomol ‘tsa, 144-150 y Atsarkin, Pod bol’shevistskoe znamia, 237; Kenez, The Birth, 87.

211 Slavnyi put’, 89; Lunyi Proletarii, no, 2 (Diciembre de 1917), 34.

212 Tirado, Young Guard!, 44.

213 Ibidem.

214 Se analiza en detalle en Ibidem., 51-55.

215 Ferro, “The Birth of the Soviet Bureaucratic System”, 113. Énfasis en el original.

216 Tirado, Young Guard!, 49.

217 Vea Ferro, “The Birth of the Soviet Bureaucratic System”, 119.

218 Tirado, Young Guard!, 58-61.

219 Ibidem., 60; Keep, The Russian Revolution, 264-265; Smith, Red Petrograd, 251.

220 Tirado, Young Guard!, 60.

221 Slavnyi put’, 120.

222 Ibidem., 102-103, 112-115.

223 I s “ezd RKSM, 151-152; Fisher, Pattern, 9.

224 TsKhDMO, Molodezhnoe dvizhenie, Chast I, Doc. 27.

225 Lenin, Collected Works, Vol. 32, 21.

226 I s “ezd RKSM, 60. Habían 19 delegados sin derecho a voto.

227 Fisher, Pattern, 10; Tirado, Young Guard!, 66; Slavnyi put’, 121.

228 Se discute en profundidad en Tirado, Young Guard!, 67-72; ver también Fisher, Pattern, 10-13; Mehnert, Die Jugend, 61.

229 Tirado, Young Guard!, 61. Para los protocolos de la discusión ver I s “ezd RKSM, 64-71.

230 Tirado, Young Guard!, 72.

231 I s “ezd RKSM, 107.

232 Ibidem., 18-102.

233 El primer congreso, en realidad, solo formuló las tesis básicas del programa. La redacción final fue establecida por una comisión. Fue publicado en Iunyi Proletarii en diciembre 1918, Slavnyi put’, 122.

234 I s “ezd RKSM, 105; Para una traducción al inglés del programa y las regulaciones, ver Tirado, Young Guard!, 231-235

235 I s “ezd RKSM, 106; Tirado, Young Guard!, 232

236 I s “ezd RKSM, 104; Tirado, Young Guard!, 231

237 I s “ezd RKSM, 71, 104-105. KPSS o Komsomole, 7; Fisher, Pattern, 10-14, 300, n.23).

238 I s “ezd RKSM, 104; Tirado, Young Guard!, 231

239 Fisher, Pattern, 10.

240 I s “ezd RKSM, 106-107; TsKhDMO, Molodezhnoe dvizhenie v Rossi (1917-28.), Chast’ I, 141; Tovarishch Komsomol, 10-11.

241 Tirado, Young Guard!, 233-234; comparar con “Regulations of the RSDRP (b)”, adoptadas en el Sexto Congreso del Partido, 1917, in Brunner, Das Parteistatut, 114-115. Algunos párrafos de las normas fueron tomados casi textualmente de las regulaciones del partido.

242 Slavnyi put’, 123; Fisher, Pattern, 12.

243 Gerr, “An der Wiege de Komsomol”, 13.

244 Alekseev, Stoka v biografii, 125-126.

245 Tirado, Young Guard!, 70.

246 Putz, Jugend und Partei, 305. Putz argumentó que no había surgido del propio movimiento proletario de jóvenes.

247 Ibidem, 103, 305.

248 Keep, The Russian Revolution, 263.

249 Il’ina, Obshchestvennye organizatsii, 97.

250 Ibidem., 110. Ver también Evans, “Civil Society”, 32.

251 Un término introducido por Il’ina, Obshchestvennye organizatsii, 142.

© Ariadna Ediciones, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search