Version classiqueVersion mobile

La Liga de las Juventudes Comunistas (Komsomol) y la transformación de la Unión Soviética (1917-1932)

 | 
Matthias Neumann

Prefacio

Texte intégral

  • 1Homewards” (1925), en Mayakovsky, Mayakovsky, 342.

Sumergirse en el comunismo desde las alturas de la poesía, porque para mí, sin ella, no hay amor.1

  • 2 Lavrin, From Pushkin to Mayakovsky, 293

1El autor de estas líneas, Vladimir Mayakovsky, se suicidó a los 36 años. Como poeta y persona encarnaba de sobremanera lo que caracterizaba a la juventud de su tiempo: un “revolucionario por temperamento”,2 él combinó la inquietud y rebeldía con el idealismo juvenil por la revolución y su promesa de una gran transformación socialista. Las Poetic Heights (Alturas Poéticas) en el poema de Mayakovsky, ¡Homewards!, escritas cuando se desilusionó cada vez más con la transformación socialista, son una metáfora adecuada de la forma en que los jóvenes, niños y adolescentes se han acercado a la ideología del comunismo desde la Revolución Rusa. “Poetic Heights” son la visión convincente de una sociedad justa, libre y prospera, un mundo pacífico en el cual reina la igualdad, principios que cuentan con un atractivo universal. Para mí fue un día feliz cuando en 1984 en la ciudad de Cottbus (República Democrática Alemana, RDA), recibí el pañuelo azul de los jóvenes pioneros de mano de un soldado en una ceremonia en la base militar local. Sentí una sensación genuina de orgullo y honor. Y fue ahí cuando comencé mi propia inmersión en el comunismo desde las Poetic Heights de los soñadores socialistas. Arkadi Gaidar, cuyas historias de aventuras siguieron los jóvenes en la Guerra Civil Rusa y la guerra de guerrillas contra la Alemania nazi, fue uno de los escritores infantiles socialistas que encendió mi imaginación juvenil y mis sueños de una lucha justa y heroica por un mundo mejor. Fue en esa ceremonia de iniciación de los pioneros que comenzó mi viaje a través del sistema comunista de organizaciones juveniles. El viaje se caracterizó por cierta ingenuidad, pero, también, por idealismo profundo, el cual chocaría cada vez más, con la visión que tenían mis padres del régimen y lo que ellos buscaban enseñarnos en el ámbito privado. Mi viaje a través del sistema comunista de organizaciones de niños y jóvenes, concluyó inesperadamente en la víspera de mi enrolamiento en la Freie Deutsche Jugend (FDJ) -el equivalente a la Liga de las Juventudes Comunistas en la Unión Soviética- al desencadenarse la revolución de 1989 que llevó a la disolución de la RDA.

2Los sueños y visiones son el combustible de las revoluciones, la juventud a menudo es el motor, una fuerza radical que conduce la iconoclastia incrustada en cada revolución. Lo que luego me impactó, fue que esos jóvenes que tan solo unos años antes habían sido orgullosos Jóvenes Pioneros, usaban la camiseta azul del uniforme del FDJ y cantaban canciones revolucionarias en las ceremonias de la escuela, ahora arrojaban piedras a las ventanas de la sede local de la Stasi, pedían libertad de prensa frente al edificio del periódico ubicado, irónicamente en Straße der Jugend, y derribaban monumentos socialistas por todo el país.

  • 3 Riordan, “Soviet Youth Pioneers of Change”.

3 Al igual que en la Alemania del Este, los jóvenes rusos jugaron un rol crucial en exigir reformas en la Unión Soviética, contribuyendo a su inminente caída. Los Jóvenes Pioneros se habían convertido en “pioneros del cambio”.3 Los tiempos habían cambiado a finales de 1980 y el socialismo había perdido su visión convincente.

4La experiencia de estos eventos durante 1989 y 1990, constituyeron un gran paso en mi madurez y en el desarrollo de mi propia identidad personal. A la edad de 12 años me politicé y comencé a absorber la política y la historia del proceso. La experiencia acortó mi infancia. Poco más de una década después, mi interés por la historia y la política me hizo retornar, de lleno, a mi infancia bajo el comunismo, cuando comencé a estudiar la primera organización juvenil comunista patrocinada por el Estado del primer país comunista el mundo.

  • 4 Riordan, “The Role of Youth Organizations”, 136-138.
  • 5 Pilkington, Russia’s Youth, 163.

5El tema de este libro es la Liga de las Juventudes Comunistas, el Komsomol y sus jóvenes militantes. La organización fue fundada en octubre de 1918 en medio del caos de la Guerra Civil Rusa y, en ese entonces, comprendía más de 22.000 miembros. Más tarde, en la década de 1920, se convertiría en el último eslabón de una cadena de agencias de socialización soviética que organizaba a niños y jóvenes desde la temprana edad de seis años hasta los veintitantos.4 Durante su existencia hubo tiempos en que la militancia era competitiva y la Liga buscaba exclusividad, y otros donde estuvo muy abierta, al punto de que los adolescentes se afiliaron en masa como parte de una brigada en un sitio en construcción o una clase en la escuela. En suma, millones de ciudadanos de la antigua Unión Soviética pasaron por sus filas hasta su disolución oficial en 1991, junto con la desaparición de la Unión Soviética. En 1984, un año antes que Mikhail Gorbachev se convirtiera en el último líder de la Unión Soviética, el Komsomol se jactó de la asombrosa militancia de poco más de 42 millones.5

  • 6 Brown, The Gorbachev Factor, 36.
  • 7 Fitzpatrick, Everyday Stalinism, 75.

6El Komsomol, como otras organizaciones soviéticas para niños, ocupa un lugar destacado en las historias de vida de millones de ex ciudadanos soviéticos. Casi todos los líderes políticos del período de post guerra comenzaron sus carreras políticas a tiempo completo en el Komsomol. Mikhail Gorbachev comenzó en la organización de Stávropol.6 Además, millones de soviéticos ocuparon cargos como el de secretario de una célula o activista en la Liga cuando eran jóvenes, y millones de miembros ordinarios participaron en sus campañas y actividades políticas y culturales, algunas emocionantes e interesantes, otras tediosas y aburridas. Sin embargo -y esto parece ser incluso más importante- la Liga sirvió para muchos como telón de fondo de su experiencia juvenil. Los clubes del Komsomol estaban destinados principalmente al trabajo político y cultural, sin embargo, se convertirían en lugares donde los adolescentes podían escapar del mundo de los adultos e, incluso, a veces de la autoridad del Estado. Esta fue solo una de las muchas formas en que la organización se convirtió en parte de la experiencia juvenil de millones de rusos. Muchos disfrutaron viajes organizados a otras regiones, encontraron a su primer amor o, menos románticamente, participaron en su primera sesión de bebida juvenil en uno de sus clubes. Hacia 1991, el Komsomol se había vuelto un pilar importante de la sociedad y cultura soviéticas. Trascendió el reino de una entidad social y política común y corriente, convirtiéndose en parte de la vida cotidiana de millones de jóvenes que buscaban (y a menudo tenían éxito) desdibujar los límites entre el derecho privado y la esfera pública. El desarrollo de la organización impactó en el discurso de la juventud y configuró el curso del debate juvenil a lo largo del siglo XX en la Unión Soviética. Su legado sigue vivo, no solo en las memorias de las generaciones anteriores, sino también en las organizaciones juveniles existentes, como la Liga de las Juventudes Comunistas de la Federación de Rusia. A pesar de muchas investigaciones que demuestran lo contrario, todavía se cree que las organizaciones juveniles patrocinadas por el Estado en los países comunistas, fueron instituciones totalitarias y uniformes, con un férreo control sobre todos los niños y los jóvenes, un instrumento utilizado únicamente para el adoctrinamiento político y el control desde una edad muy temprana. Tal vez esto se deba al hecho de que no pocos bolcheviques efectivamente consideraron a los niños y adolescentes como hojas en blanco sobre las que se podía imprimir cualquier cosa, como actores pasivos que carecían de agencia, materia prima para moldear la imagen del “hombre nuevo socialista” que señalaba la ideología. Después de todo, los bolcheviques creían fuertemente en la posibilidad y necesidad de rehacer al hombre. Como Nikolai Bukharin escribió elocuentemente, la “plasticidad del organismo (es) la premisa teorética de nuestro curso de acción”.7

  • 8 Pilkington, Russia’s Youth, 46; Lenin, “On the Task of the Youth Leagues”, Collected Works, Vol. 31 (...)
  • 9 Pilkington, Russia’s Youth, 51.
  • 10 Ibid., 52.
  • 11 Hellbeck, “Working, Struggling, Becoming”, 342. Énfasis en el original.
  • 12 Ibid.
  • 13 Kharkhodin, The Collective and the Individual, 7.

7Lenin no tenía una noción simplista de la creación del nuevo hombre soviético, pero sus palabras han sido comúnmente malinterpretadas e incomprendidas. Como mostró Hilary Pilkington, cuando Lenin dijo “el propósito entero de entrenar, educar y enseñar a la juventud de hoy en día debería ser para empaparlos con ética comunista”, no pensó que a los jóvenes simplemente se les podría enseñar a ser comunistas.8 El entrenamiento social y la educación moral (vospitanie) se entendió como un proceso bidireccional que permitía una interacción constante entre los jóvenes y el sistema social.9 Para Lenin el proceso de construcción de la nueva sociedad era tomar un lugar central en la formación de “la ‘nueva persona’ en la nueva sociedad”.10 Este complejo proceso de gestación de la personalidad soviética, ha sido descrito por Jochen Hellbeck. Según sus palabras, “el régimen bolchevique persiguió una agenda de subjetivación por excelencia, fomentando ciudadanos conscientes que se involucrarían, por propia voluntad, en el programa de construcción del socialismo”.11 El objetivo final era lograr la fusión de la “conciencia del individuo y las metas revolucionarias del Estado”, en un proceso en el que los individuos se remodelarían a sí mismos, es decir, revolucionando su mente y alma.12 Organizaciones como el Komsomol jugaron un rol crucial en este proceso. En la Unión Soviética el proceso de autodesarrollo fue visto como como inseparablemente entrelazado con las prácticas de formación de grupos con la tarea clara de “colectivizar” al individuo en este proceso. El kollektiv fue visto como la unidad social básica de la sociedad soviética.13

  • 14 Brovkin, Russia after Lenin, 108.

8El problema fue que, después de la Guerra Civil, el mismo concepto de construcción del socialismo fue quebrantado por la introducción de la Nueva Política Económica (NEP). Muchos jóvenes que simpatizaban con los bolcheviques, vieron en la NEP un alto en la construcción del prometido nuevo mundo, una retirada y una traición de las ideas de 1917. En el contradictorio mundo de la NEP, era difícil para un joven comunista practicar el nuevo conjunto de normas y valores. ¿Cómo podrían las jóvenes visiones del socialismo reconciliarse con la prevalente injusticia y desigualdad que caracterizaba la realidad de la NEP? No es sorprendente que las tensiones generacionales fueran altas en estas circunstancias. Glorificados por su rol durante la Revolución y la Guerra Civil, los bolcheviques lucharon por domesticar a sus jóvenes héroes -la nueva persona socialista- en las nuevas condiciones de los años 20. El complejo diálogo entre la juventud y el régimen en este periodo, se ha convertido en el foco de muchas investigaciones recientes sobre las juventudes soviéticas y ha producido estudios excepcionales respecto a la cultura de los jóvenes, su discurso y la experiencia en el contradictorio mundo de la década de 1920. La juventud del primer período soviético tenía una agencia directa y frecuentemente desafiaba a la autoridad adulta y, de hecho, a veces a la autoridad política. Los jóvenes comunistas en el Komsomol no fueron diferentes. Como dijo Brovkin, el Komsomol se convirtió en “una correa de transmisión que se rompió”.14 Esta observación fue el punto de partida de este libro. La NEP permitió a los jóvenes, dentro y fuera del Komsomol, suficiente espacio para expresarse, tanto ellos como sus ideas, en subculturas de jóvenes autónomos. Estas culturas también impregnaron al Komsomol, y bien uno podría preguntarse: ¿de qué modo impactaron e influyeron en el desarrollo de la Liga?

9Este libro se basará en investigaciones recientes sobre la juventud soviética, pero, también, integrará al análisis una reevaluación de la historia institucional del Komsomol entre el año de la Revolución Rusa y el final de la primera fase de la revolución de Stalin, en 1932. Lo de institucional no significa una historia simplificada, si bien tampoco proporcionaremos una narrativa exhaustiva y completa de la juventud en el primer período soviético. El objetivo central de este libro es ampliar nuestra comprensión de la dimensión social y política de la militancia en el Komsomol durante este periodo trascendental de la historia rusa y, al hacerlo, entregar información respecto al complicado intercambio entre ideología, política y realidad en la evolución y desarrollo de la Liga. Ser un miembro del Komsomol en la década de 1920, en una época en que esta organizaba solo una fracción de la juventud soviética, puso a los jóvenes en un puesto especial en la matriz social del régimen. La militancia podía aislar a los komsomolets de sus pares, con quienes, sin embargo, interactuaban todos los días en el microcosmos de sus comunidades. Siendo defensores eficaces del régimen, en la práctica, a menudo se encontraban en desacuerdo con el curso político oficial. Los komsomolets frecuentemente se veían en un dilema. Esta posición especial en el sistema político y en la sociedad soviética, hace del Komsomol y sus militantes un tema relevante para examinar la compleja relación entre el Estado y las organizaciones que lo promovían, entre el Estado y el individuo, así como también, entre el poder estatal y la agencia individual o colectiva.

10Suscribiéndome a un enfoque de “historia integrada”, examinaré la interrelación de la historia política, social y cultural en el desarrollo del Komsomol -y el rol de las ligas- como mediadores entre las fases de la Revolución Rusa. Una de mis principales preocupaciones es comprender e interpretar cómo la transformación del país, le dio forma a los komsomolets y a la identidad social de sus ligas, estructura institucional y psicología social, y viceversa, como la organización contribuyó y dio forma a los dramáticos cambios que ocurrieron en la Unión Soviética entre 1917 y 1932. Hay tres temas centrales que se desarrollan en el libro. Estos son: el problema de la identidad social, incluyendo la identidad de clases de los jóvenes comunistas y como ésta influyó en el desarrollo de la organización; el intercambio entre el discurso oficial hacia la juventud y el surgimiento de subculturas juveniles en la Rusa Soviética y cómo esto afectó al desarrollo de la Liga; y el rol de la utopía socialista y los mitos, como motores de cambio. La reconstrucción de las ideas políticas, actitudes y percepciones personales de los jóvenes komsomolets, junto con el análisis de las políticas organizacionales y actividades en la década de 1920, ayudarán a aclarar hasta qué punto el desarrollo institucional del Komsomol fue moldeado desde “abajo” por la identidad social de sus militantes, las ideas utópicas y las expectativas de la sociedad comunista.

11Finalmente, el estudio abordará la difícil pregunta de cuándo y cómo el Komsomol pasó de ser una organización de y para los jóvenes, a una organización puramente para la juventud. Estas preguntas y temas hacen que este libro finalmente se refiera al compromiso y la agencia de los jóvenes comunistas y cómo transformaron su mundo y el mundo que los rodeaba.

12Hay muchas personas, colegas y amigos, que me han ayudado con este proyecto. Le debo un agradecimiento a Edward Acton, cuyas enseñanzas me inspiraron a estudiar historia rusa durante el año que estuve de visita como estudiante no licenciado en la Universidad de East Anglia, en los años 2000- 2001, y quien estuvo de acuerdo con supervisar la tesis de doctorado en la cual está basado el libro. Estoy en deuda con sus ideas, orientación y aliento durante todos estos años. Mi más sincero agradecimiento también para Peter Waldron y Cathie Carmichel, por su apoyo y consejo durante la investigación y escritura de este libro. Francis King y Richard Deswarte siempre se dieron el tiempo para discutir mi trabajo y me entregaron consejos invaluables y apoyo moral. Además, estoy muy agradecido con Francis King por su ayuda con las traducciones rusas y el trabajo de edición. Hay muchos colegas y amigos a los cuales me gustaría agradecerles por comentar las versiones anteriores de los capítulos y el portafolio que presenté en varias conferencias: Christopher Read, Jon Smele, Sarah Badcock, Andy Willimott, Sandra Dahlke, Corinna Kuhr-Korolev, Sean Guillory, Susan Grant y los miembros de la Asociación Británica de Estudios Eslavos y de Europa del Este (BASEES) y su grupo de estudio sobre la revolución rusa. Les agradezco mucho por el interés que mostraron en mi trabajo y por sus comentarios útiles. No hace falta decir que los errores y fallas restantes son míos.

13Este trabajo no hubiera sido posible sin la gentil ayuda y conocimiento de los bibliotecarios y el personal de apoyo del Archivo Estatal Ruso de Historia Sociopolítica, particularmente Galina Mikhailovna en los Archivos del Komsomol. Su “buena naturaleza Komsomol” y sus breaks para tomar el té, hicieron de mi tiempo ahí algo muy especial e inolvidable. También me gustaría agradecer a la Junta de Investigación de Artes de las Humanidades (AHRC), a los integrantes de BASEES, al Fondo Mosse y al Fondo John Barney, todos los cuales apoyaron este trabajo con becas de investigación. También me gustaría agradecer a mi editor, Peter Sowden, como también al editor de series, Richard Sakwa, por su consejo y generosidad en guiar este libro hasta su finalización.

14Cuando finalmente aparece este libro, un largo viaje llega a su fin. Conocí a muchas personas especiales en el camino desde que comencé a estudiar historia en Dresde, en el año 1998. Me gustaría expresar mi gratitud a Jörg Müller, Mathias Koselleck y Sebastián Bartsch, por su amistad y aguantarme durante nuestros días de estudiantes. Estoy agradecido por mis amigos Muriel Dumas, Göran Hertzberg, Clément Fredembach, Elisabetta Trezzi, Aurélien Tellier, Dave Connah, Jan Vermeiren, Richard Mills, Andy Willimott, Richard Dean, Marie-Claire Jenkins, Sebastián Peyer, Maria Marin, Eric Tant, Sarah Claxton; a la UEA Grand Bar, por mantenerme sano y en contacto con la realidad cuando los jóvenes comunistas se tomaron mi vida. Los agradecimientos especiales van para mi amigo Eric Tant, con quien me quedé en Moscú durante uno de mis viajes de investigación.

15El mayor agradecimiento de todos se lo debo a mi familia, mi esposa Aurélie, mi hijo Mattéo, mis padres y abuelos, mi hermano Bastián y su familia, mi hermana Franziska, y las familias Albert y Michel, quienes siempre me alentaron en este viaje y sin ellos este libro no hubiese sido escrito.

16Una version inicial del capítulo 4 fue publicada como Class Ascription and Class Identity: Komsomol’tsy and the Policy of Class during NEP”, Revolutionary Russia 19, no.2 (2006): 175-196. Una versión inicial del capítulo 5 apareció como Revolutionizing Mind and Soul? Soviet Youth and Cultural Campaings during the New Economic Policy (1921-8)”, Social History 33, no. 3 (August 2008): 243-267. Me gustaría agradecer a los editores de las revistas por darme permiso para reproducirlos.

Notes

1Homewards” (1925), en Mayakovsky, Mayakovsky, 342.

2 Lavrin, From Pushkin to Mayakovsky, 293

3 Riordan, “Soviet Youth Pioneers of Change”.

4 Riordan, “The Role of Youth Organizations”, 136-138.

5 Pilkington, Russia’s Youth, 163.

6 Brown, The Gorbachev Factor, 36.

7 Fitzpatrick, Everyday Stalinism, 75.

8 Pilkington, Russia’s Youth, 46; Lenin, “On the Task of the Youth Leagues”, Collected Works, Vol. 31,191.

9 Pilkington, Russia’s Youth, 51.

10 Ibid., 52.

11 Hellbeck, “Working, Struggling, Becoming”, 342. Énfasis en el original.

12 Ibid.

13 Kharkhodin, The Collective and the Individual, 7.

14 Brovkin, Russia after Lenin, 108.

© Ariadna Ediciones, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search