Version classiqueVersion mobile

(Des)movilización de la sociedad civil chilena

 | 
Camila Jara Ibarra

Introducción

Texte intégral

  • 1 Ver ‘Universidad de Chile matricula a primer estudiante beneficiado por la gratuidad’, La Tercera, (...)

1A principios de enero de 2016, un significativo hecho tenía lugar en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile: luego de 35 años se inscribía el primer estudiante beneficiado con la gratuidad en la educación superior. Esto gracias a la entrada en vigencia de una ley que le permitirá a él y a otros 170 mil estudiantes no pagar matrícula y tampoco arancel.1 El hecho resulta relevante ya que representa el resultado de un programa político y legislativo que emerge desde las movilizaciones del año 2011, con el movimiento estudiantil como su principal protagonista. Con esto, se vuelve pertinente y correcto afirmar que el 2011 la sociedad civil, o al menos ciertos sectores de ella, tomó el control de la agenda política, imponiendo desde la calle demandas y exigencias que se transformarían cinco años más tarde en un resultado concreto y patente.

2El año 2011 se inauguraría así un estadio en el proceso socio-político reciente caracterizado por una politización que se manifiesta en diversos planos: un aumento en el debate público, un incremento en la conflictividad, un mayor involucramiento ciudadano y, quizás el más evidente, una expansión en el número de protestas o movilizaciones sociales (PNUD, 2015). Luego de las primeras movilizaciones de 2011, éstas aumentaron en masividad mientras las demandas ciudadanas se fueron expandiendo y diversificando. En efecto dominó, se desplegaron multitudinarias protestas primero contra el proyecto hidroeléctrico Hidroaysén en el sur del país, para continuar luego con el masivo movimiento estudiantil, protestas regionalistas, marchas a favor de la diversidad sexual y de la legalización de la marihuana, entre otras. Al mismo tiempo, la clase política, la academia, los medios de comunicación y la propia ciudadanía miraban con asombro el fenómeno que estaba teniendo lugar.

3La sorpresa y conmoción frente a la emergencia de las movilizaciones se explica al comprender que, aun cuando existieron episodios de movilización durante los gobiernos de la Concertación (1990-2010), éstos estuvieron lejos de tener la masividad y el impacto de las manifestaciones del año 2011. Muy por el contrario, el período de los veinte años de la Concertación se caracterizó por una retracción ciudadana, una desmovilización y un bajo involucramiento de la sociedad civil en los debates públicos, en contraste con las protestas y movilizaciones constantes durante los años ochenta, así como posteriormente en la mencionada ola de manifestaciones de 2011. Más aún y de acuerdo con diversos diagnósticos, el advenimiento democrático en Chile se caracterizó por la fragmentación, debilitamiento y crisis de los movimientos sociales, por la desmovilización y desactivación de la sociedad civil y una sociedad ampliamente despolitizada, por una retracción ciudadana, un desarrollo sin ciudadanos o, incluso, por una ausencia civil.

  • 2 Aun cuando existieron episodios de movilización durante los veinte años de gobierno de la Concertac (...)

4 Diferentes definiciones y conceptos se han utilizado para describir el repliegue ciudadano desde el espacio público hacia la esfera privada luego del fin del autoritarismo, así como su escasa presencia en la toma de decisiones y en la definición de la agenda política nacional en la fase post-dictatorial. Lo anterior se opondría tanto a la efervescencia social en el resto de América Latina durante ese período, como al supuesto de que la reconstrucción democrática se desplegaría inserta en un escenario de posicionamiento ciudadano, revitalización y articulación de la sociedad civil. Asimismo, la afirmación respecto a una desmovilización entre los años 1990-2010, se puede constatar en base a diferentes hechos, entre ellos, la ya mencionada comparación con la movilización y las dinámicas sociales de las etapas precedentes y subsecuentes, desde el fenómeno de la desafección política o, de igual forma, desde una mirada a la participación en organizaciones sociales durante esos años.2

5Una vez identificada la desmovilización de la sociedad civil chilena, el ejercicio que generalmente tiene lugar es un análisis sobre las variables que dieron forma a esta transformación, desde la efervescencia de décadas anteriores, a la desactivación. Este proceder es reconocible en parte de la extensa literatura sobre la ‘transitología’ chilena que, abordando el fenómeno desde procesos micro, meso o macrosociales dependiendo del autor, permite obtener una amplia constelación de factores que revelan la complejidad del problema de la desmovilización durante la redemocratización.

6Una primera explicación tiene que ver con la tesis del cambio en las condiciones políticas para explicar tránsitos de pasividad a actividad política o viceversa. Para esta teoría, la actividad de los movimientos sociales es considerada un fenómeno cíclico, que surge y decae en función de factores externos u oportunidades políticas cambiantes al movimiento, tales como la apertura o clausura de un sistema que generan cambios estructurales de impacto sustancial a las estrategias y formas de la acción colectiva. De manera más específica, las transiciones de regímenes autoritarios a sistemas democráticos y su efecto sobre la (des)activación de la sociedad civil, ha sido analizada planteando diferentes hipótesis o escenarios. La primera asume que la democratización debería tener un efecto positivo sobre la actividad de los movimientos sociales en la medida que muchas de las limitaciones tales como obstáculos legales, la clausura de las instituciones del Estado y su respuesta represiva, son eliminadas una vez que la democracia retorna y se expanden las oportunidades para la participación política. La hipótesis contraria, plantea que la democratización obstaculizaría el desarrollo de la actividad movilizadora dado que los movimientos sociales de oposición al autoritarismo pierden su sentido una vez recuperada la democracia. Asimismo, en tanto los partidos políticos son legalizados, los movimientos sociales dejan de ser el único espacio de canalización de demandas, la participación institucionalizada se vuelve más atractiva, mientras los activistas y los líderes más capacitados de los movimientos son absorbidos por los nuevos gobiernos.

7La tesis del cambio de régimen y su efecto inhibidor sobre la movilización social entrega luces importantes para entender la desmovilización. Es un hecho que ningún ciclo de movilización puede sostenerse durante demasiado tiempo, especialmente si sus principales motivaciones han desaparecido o si los niveles de participación y compromiso requerido han sido particularmente altos. Sin embargo, aun cuando la desmovilización chilena en 1990-2010 puede ser explicada desde el cambio de régimen y la tesis de la caída de un ‘enemigo común’ representado por la dictadura, no puede ser reducida únicamente a ello. La desmovilización post-dictatorial en Chile es un fenómeno complejo, y su examen y comprensión, tal como quedará demostrado en este trabajo, consta de una multiplicidad de capas y niveles de análisis.

  • 3 ‘La alegría ya viene’ fue el slogan utilizado en la franja electoral de la opción del No en el pleb (...)

8Más allá del cambio de régimen, se ha planteado que el repliegue de la sociedad civil luego del fin del régimen militar estuvo influenciado por un amplio abanico de variables que van desde el trauma de la dictadura hasta el proceso de individualización global post-moderno. Estas explicaciones incluyen la satisfacción del fin de la fase dictatorial y la espera paciente de una alegría que estaba por venir,3 el boom consumista que produjo la inyección de capital extranjero en los años noventa, así como la ausencia de una alternativa viable al libre mercado mundial luego del fin de los modelos populistas y socialistas y la caída del muro de Berlín. Otra tesis plantea que la redemocratización chilena estuvo marcada por la instalación y expansión de un malestar social implícito derivado de la desigualdad socioeconómica y una percepción de abuso que fue procesado por medio de la sublimación o la represión y la despolitización. Asimismo, el paradigma de gobernabilidad puesto en práctica por los gobiernos de la Concertación, que tendió conscientemente a limitar la participación ciudadana, a instaurar la política de los consensos, la naturaleza pactada de la transición chilena y el fuerte control y presencia de las elites, han sido otros de los factores propuestos para explicar la retracción civil del período. Por otra parte, se señala que la presencia de enclaves autoritarios, la democracia tutelada y los resabios del régimen militar tuvieron un efecto negativo sobre la inclusión ciudadana, mientras otros trabajos advierten sobre la importancia de la profunda y radical modernización neoliberal, la mantención y profundización de la inequidad social, así como el fortalecimiento de las posiciones tecnócratas al interior de la democracia.

9Con todo lo anterior, el propósito de este estudio es retomar y ampliar el debate respecto a los procesos de activación y especialmente de desactivación política de la sociedad civil chilena, poniendo especial atención en el período de reconstrucción democrática llevado a cabo por los cuatro gobiernos de la Concertación, como un momento de especial desactivación o desmovilización política.

10Y así como este estudio observa la desmovilización post-dictatorial intentado iluminar los procesos culturales y sociales del período, es su objetivo mayor el profundizar y ampliar la discusión académica respecto de los factores que incidieron en esta desactivación social - o movilización latente - durante la era concertacionista. Tal como se expondrá a lo largo del libro, se plantea que la desactivación política así como los intereses, objetivos y formas de asociación de la sociedad civil durante el período 1990-2010 fueron fuertemente influenciados por el fenómeno de la memoria post-traumática como residuo dictatorial, por la relación de la sociedad civil con el Estado y su paradigma de gobernabilidad, y finalmente por el mercado y las lógicas de la modernidad neoliberal, como factores inhibidores del involucramiento público ciudadano. Estos factores y la manera en que influenciaron las dinámicas de la sociedad civil, con mayor o menor fuerza dependiendo del momento analizado dentro del período, se alzan como las principales hipótesis y objetivos a desarrollar a lo largo de este trabajo.

11El primer factor planteado para explicar la desactivación social se centra en el post-trauma y aprendizaje colectivo derivado del período precedente. Esta memoria grupal será fundamental para analizar las dinámicas de la época pues, las fases de subsidencia o desmovilización en Chile normalmente han ocurrido luego de enfrentamientos entre civiles y militares, o por crisis económicas sociales mayores. Estos hechos son almacenados en una especie de dispositivo colectivo que actúa como un resumen interpretado de la experiencia empírica acumulada por un grupo social y que, dependiendo de las transformaciones y evoluciones a las que se someta, podrá activar o inhibir nuevos procesos de movilización social. Asimismo, se ha planteado que el telón de fondo de una exitosa reconstrucción democrática chilena en términos de estabilidad política y crecimiento económico, fue un aprendizaje sustantivo y doloroso cuando sectores tanto de izquierda como de derecha cargaron con el trauma de los acontecimientos políticos recientes (Silva, 1999). Para este autor, el rol jugado por los componentes psicológicos durante el cambio de régimen no ha recibido suficiente atención, destacando por otra parte la relevancia de los mismos para una comprensión profunda de las dinámicas del período - como la obsesión por los consensos, la aversión y la invisibilización del conflicto social, etc. - y sus consecuencias sobre la desactivación de la sociedad civil chilena.

12Por otra parte, y como una segunda hipótesis explicativa de la desmovilización, se analiza la perspectiva de gobernabilidad que dominó el proceso de restablecimiento de las democracias de Latinoamérica, en general, y de Chile, en particular. Este paradigma, empeñado en la estabilidad política, el crecimiento económico y la evasión del conflicto social, redujo el espacio de participación de la sociedad civil en el debate público y en la construcción del proyecto nacional, limitando esta arena exclusivamente a las elites políticas, a la vez que consagrando al Estado a la contención de demandas sociales. De igual manera, el paradigma de la gobernabilidad democrática en Chile se ha caracterizado por un fortalecimiento de las posiciones tecnócratas, el debilitamiento de los partidos políticos y del estamento intelectual tradicional, contribuyendo así a la despolitización de la sociedad chilena y a la desarticulación de las respuestas colectivas desde la ciudadanía.

13Finalmente, el desarrollo y configuración de la sociedad civil en la era democrática no puede entenderse desvinculada del modelo neoliberal en que se enmarca. La modernización neoliberal impuesta en dictadura y consolidada durante los gobiernos de la Concertación, se tradujo en la atomización de la sociedad y en la transportación de la autorrealización de los individuos desde la esfera pública hacia la vida privada, donde el consumo se sitúa en el centro de la vida social y el mercado se transforma en el principal canal de integración y socialización. Con un Estado cuya tarea se reduce a la producción de las condiciones mínimas para garantizar el acceso de los ciudadanos al mercado, se determina la hegemonía de las lógicas individualistas, así como el abandono de métodos de participación y de reivindicación colectiva tradicionales. Asimismo, la modernización neoliberal es de especial relevancia para el estudio de la desactivación social post-dictadura tanto por la radicalidad y precocidad con que el modelo fue impuesto en Chile, como por las profundas transformaciones que supuso para el mercado laboral y las estructuras sociales. Las consecuencias sociales de un modelo de libre mercado con correctivos de política social que no otorga un rol significativo a la regulación estatal ni a la ciudadanía organizada (De la Maza, 2003), constituye una temática central en este estudio.

14Por otra parte, los movimientos sociales y su acción de protesta serían un fenómeno cíclico, que puede surgir o decaer en función de los cambios políticos y las oportunidades externas al movimiento. Los movimientos sociales se visibilizan así sólo en áreas y espacios temporales limitados, pero al hacerlo revelan redes que se encontraban sumergidas u ocultas en la cotidianidad de las relaciones sociales. La movilización se vuelve visible sólo cuando un conflicto determinado o ciertas circunstancias específicas lo permiten, de otra forma, se mantiene en estado de latencia o movilización potencial que no implica inactividad, sino un momento de construcción y reconstrucción de formas de acción que son alimentados por la producción constante de marcos de sentido alternativos.

  • 4 El término subsidencia es importado desde la geología donde se aplica para definir los procesos de (...)

15Observado y abordado así, el período post-dictatorial se presenta como un terreno fecundo no sólo para analizar en profundidad los factores causantes de la desmovilización, sino también para examinar el proceso en términos de la reconstrucción identitaria que sentó las bases y generó las plataformas necesarias para la fase de movilización inaugurada en 2011. De esta forma, la premisa del debilitamiento o ausencia ciudadana en el período 1990-2010 hasta aquí expuesta, es cuestionada, replanteada y ampliada para considerarla más bien como una etapa de reestructuración de la sociedad civil o, utilizando los conceptos de Salazar (2001) y Melucci (1989) respectivamente, un período de subsidencia4 o una fase de movilización latente, donde nuevas identidades y valores colectivos son generados e ‘incubados’. Los períodos de aparente desactivación política formarían así parte de un ciclo o trayectoria más amplia de actividad social y se caracterizarían por movimientos subterráneos e invisibles de reestructuración de discursos aglutinadores y reconstrucción identitaria que se transformarán en insumos para los ciclos de movilización venideros.

16Con todo lo anterior, este estudio busca sumarse al debate teórico que pone foco en el período de desmovilización o desactivación social ocurrido luego del retorno democrático en Chile. Con ese fin, se realiza un extenso análisis de los factores que mayormente indujeron una fase de movilización latente post-dictatorial. Se plantea que la desmovilización, así como los intereses, objetivos y formas de asociación de la sociedad civil durante el período 1990-2010, estuvieron fuertemente influenciados por el trauma colectivo heredado de la dictadura e instalado en la memoria social, por la relación de la sociedad civil con el Estado y su paradigma de gobernabilidad y, finalmente, por las lógicas de la modernización neoliberal, como grandes factores inhibidores del involucramiento público ciudadano. Estos factores y la manera en que incidieron en las dinámicas de la sociedad civil, con mayor o menor fuerza dependiendo del momento analizado dentro de la época concertacionista, se alza como el principal argumento a desarrollar a lo largo de este trabajo. Así, se busca contribuir de forma teórica y empírica a la comprensión de esta fase de desmovilización al recoger, analizar y sistematizar el debate antes expuesto a través de los tres grandes factores anunciados.

17Al mismo tiempo, se observa la manera en que a medida que el proceso de redemocratización se fue desenvolviendo, el impacto de estos factores en las dinámicas de la sociedad civil facilitó la (re) generación de nuevas matrices culturales, identidades, valores e ideas-fuerza y, con ello, inputs movilizadores o plataformas para la acción colectiva en el ciclo de protestas del año 2011. Para esto, se examina la desactivación social entre 1990 y 2010 considerándola, por una parte, como una fase de subsidencia dentro de una trayectoria de activación y desactivación mayor y se observa, por otro lado, la manera en que los factores desmovilizadores comienzan a devenir en insumos para la movilización en la medida que fueron nutriendo dinámicas sociales y generando nuevas identidades para la acción colectiva.

18Finalmente, el análisis busca aportar e insertarse en la gran línea de investigación del conflicto social y político, movimientos sociales e historia de los conflictos en Chile, así como en el estudio de la sociedad civil y las interacciones entre diferentes grupos dentro de un sistema social. En una perspectiva más amplia, la investigación se enmarca en los estudios sobre la redemocratización, la construcción democrática con foco en las dinámicas de las sociedades civiles en el continente (Dagnino et al., 2006b; De la Maza, 2010a; Escobar y Alvarez, 1992; Foweraker, 1995).

Algunas precisiones sobre el estudio

19Pese a la diversidad y complejidad interna que posee la sociedad civil y a riesgo de asumir una postura reduccionista o simplista, este trabajo realiza un análisis de las organizaciones y movimientos sociales que fueron protagonistas de los ciclos de movilizaciones en los años ochenta y durante el 2011, considerando al tercer sector en términos generales. Lo anterior no implica que no se haya contemplado ni tomado en cuenta la complejidad de las categorías sociedad civil y movimientos sociales antes de emprender el análisis sobre su desmovilización y concretar con ello el principal propósito de este trabajo.

20Así, será necesario primeramente detenerse un instante sobre el concepto de sociedad civil como la categoría analítica utilizada en gran parte de la literatura científica de finales de siglo XX, tanto en Chile como en el resto del mundo, y realizar algunas precisiones. La detención en este punto recoge e intenta hacerse cargo de la crítica de la que ha sido objeto la semántica de la sociedad civil que sugiere que la utilización de este concepto, apolítico - al menos en su uso moderno - y relativamente ambiguo y abstracto, ha auxiliado los procesos de desideologización y despolitización contemporánea así como ha contribuido a potenciar el predominio de las corrientes técnico-gerenciales en el contexto del neoliberalismo (Hevia, 2006). Estas críticas plantean que la sociedad civil en su resignificación neoliberal permite una homogeneización y simplificación de la diversidad interna de la sociedad al invisibilizar clases sociales y tendencias políticas (Meschkat, 2003), favoreciendo la desaparición del conflicto social y facilitando, por ende, un diagnóstico de despolitización ciudadana.

  • 5 Esta y otras traducciones en esta tesis han sido realizadas por la autora.

21Sin embargo y aun cuando una parte de la crítica al concepto de sociedad civil se centra en su funcionalidad a los requerimientos intelectuales del neoliberalismo actual, el resurgimiento del término tiene su origen en las corrientes de pensamiento de las izquierdas de Europa oriental y Latinoamérica a mediados de la década de los ochenta. En ese contexto, la categoría ofreció una nueva racionalidad para una oposición más compleja, diversa, multifacética e inclusiva de la ciudadanía contra los gobiernos autoritarios y militares vis-à-vis una cada vez más reducida y limitada lucha de los sectores populares - o más aún del proletariado - contra el capitalismo (Pearce 1997; Cohen y Arato 1994). El concepto de sociedad civil planteado de esta forma, pretendía ser una especie de renovación o limpieza de los conceptos y categorías planteadas por las ideologías marxistas. De manera más reciente, el término resurge complementando la lógica anti-Estado del neoliberalismo occidental y de las corrientes de pensamiento de derecha, generando una distancia o provocando una oposición entre la sociedad civil y la sociedad política (Stepan y Linz, 1996). Tal como lo señalan Edwards y Foley (1998: 10) “especialmente entre los defensores de la sociedad civil en oposición al Estado, ésta es a menudo explícitamente antipolítica y, dependiendo de si la perspectiva es de izquierda o de derecha, es selectiva en cuanto a los grupos que pueden ser etiquetados apropiadamente bajo esta denominación”.5

22Por otra parte, los críticos dirán que esta ambigüedad vuelve a la sociedad civil un concepto altamente impreciso pues, dependiendo de si es utilizada por sus defensores, ésta puede ser agente de emancipación, vehículo de transformación, actor fundamental para la consolidación de la democracia o, al contrario, funcional al sistema neoliberal e instrumental para el fortalecimiento de dicho modelo económico, reproductor de las desigualdades sociales e incluso de prácticas antidemocráticas (Armony, 2004) si es usada por aquellos con posturas más críticas.

23La exposición de estos argumentos es necesaria pues, siendo el móvil de este estudio el análisis del fenómeno de la desmovilización de la sociedad civil en Chile, es importante estar al tanto del componente ideológico y la utilización que se le ha dado a este concepto en la producción de conocimiento científico. Asimismo, este trabajo reconoce las posturas diversas e incluso antagónicas en el debate sobre la importancia de potenciar y fortalecer al tercer sector. Este estudio considerará la arena civil más bien como “un campo de batalla en que se juegan distintos actores colectivos con sus intereses, la mayor de las veces contrapuestos, y procesos que permiten avanzar o retroceder respecto de la profundización democrática” (Vidal, 2008: 60), asumiendo con ello una postura que se distancia tanto de aquellos que asocian este espacio con la reproducción de los intereses hegemónicos del capital como de aquellas apologías de la sociedad civil que tienden a una sobrevaloración de su rol en el proceso de democratización. Se profundiza sobre esta discusión en el primer capítulo del libro.

  • 6 Díaz se refiere a los empleados públicos y el empleo industrial no asociado al procesamiento de rec (...)

24Igualmente, el análisis que se presenta a continuación sólo podrá ser realizado una vez que no sólo el factor ideológico de la sociedad civil sea atendido sino también en cuanto su heterogeneidad interna sea considerada. Lo anterior, porque el dictamen de una sociedad civil desmovilizada, desarticulada e invisibilizada durante el período postautoritario en Chile, es válido sólo para ciertos grupos del llamado tercer sector, puesto que otros aumentaron su presencia y se ‘activaron’ durante este mismo período. Como señala Pearce (1997: 59), el impacto de las inequidades y asimetrías ocasionadas por el modelo neoliberal se traducen en el fortalecimiento de algunas asociaciones, como por ejemplo los grupos de empresarios, mientras otros se ven diezmados, como es el caso de los sindicatos y gran parte de las organizaciones sociales que se analizan en este trabajo. Asimismo, Díaz (1995) arguye que generalmente se asocia el autoritarismo y las políticas neoliberales con consecuencias tales como el aplastamiento o desarticulación de las sociedades civiles y que, siendo esto cierto para el caso chileno especialmente durante el período 1973-1981, esto aplica sólo para el mundo de las organizaciones sociales ya que, en paralelo, se reconstruyó y se potenció la arena de los negocios, del empresariado, o lo que el autor hegelianamente llama la sociedad civil burguesa. En otras palabras, el retorno democrático hereda del régimen de Pinochet la desestructuración de algunos sectores y la desintegración de ciertas identidades asociadas a clases y organizaciones más tradicionales,6 mientras que se estructuraron nuevos espacios y categorías sociales especialmente en los cambios en el mundo laboral y la emergencia de nuevas clases trabajadoras. Esto se tradujo en nuevos procesos de construcción de identidad colectiva que, de manera silenciosa y subterránea, se desplegaron a partir de la década del noventa.

25Asimismo, las formas de asociación y organización social, la generación de capital social y procesos de politización que se desarrollan con la llegada de la democracia son diferentes si se trata de hombres, mujeres o jóvenes. De acuerdo con Garcés y Valdés (1999), los patrones de asociación y las formas de participación e involucramiento en la esfera pública observadas con el retorno de la democracia, son diversas y se movieron en un rango amplio desde aquellas formas más tecnocráticas promovidas por el Estado, especialmente en el caso de organizaciones funcionales a programas y políticas públicas basados en fondos concursables, hasta nuevas formas de participación asociadas a la emergencia de una nueva cultura juvenil.

26Por otra parte, la tarea de entender las razones por las que el retorno a la democracia y su apertura de canales de participación ciudadana derivó en una retracción ciudadana e incluso en apatía social, no sería posible tampoco preciso considerando a la era concertacionista como un bloque temporal homogéneo. Ciertamente, los 20 años de los gobiernos de la Concertación son un período complejo, dinámico y con coyunturas políticas y sociales variables. Sin embargo, sería posible afirmar que un punto de inflexión en términos de la trayectoria de desmovilización social es el año 1998, especialmente en relación con los factores o hipótesis propuestas en este trabajo.

27Para Tironi (2003), en el período comprendido entre 1992 y 1997 el progreso chileno se transformó en euforia. Esto, ya que mientras el país crecía a tasas del 8 %, la inflación se contrajo del 27,3 % en 1990 al 4,7 % en 1997, las cuentas fiscales adquirieron solidez, el desempleo se situó en torno al 6 % y el ingreso per capita se duplicó desde 2.625 dólares en 1990 a 4.956 dólares en 1997. En paralelo, la pobreza se reducía de un 38,6 % recién estrenada la democracia a un 21,7 % en 1998. Las expectativas de la población y el consumo aumentaron a la vez que el progreso económico se complementó con una estabilidad política materializada en las elecciones presidenciales de 1989 y 1993 que el bloque concertacionista gana por amplios márgenes. La gobernabilidad de la nueva democracia chilena se afianzaba mientras el modelo socio-económico implantado bajo el régimen autoritario lograba legitimidad social.

28En 1997 se iniciaría una etapa diferente. El crecimiento de la economía se contrae casi a la mitad (de 6,7 % a 3,2 % en 1998), la tasa de desempleo se expande desde 6,4 % en 1997 a 11,1 % en durante 1999, congelándose además el incremento en los ingresos. Con ello, la euforia del período precedente se trasforma en un desconcierto que se traduce en un cambio en las tendencias de sufragio. En la elección parlamentaria de 1997, la inclinación por la Concertación se muestra por primera vez contractiva mientras, dos años más tarde, Ricardo Lagos triunfará sobre el candidato de oposición por sólo una estrecha diferencia. Asimismo, la detención de Augusto Pinochet en Londres en 1998 reabre espacios para la polarización, la reaparición del tema de los derechos humanos y la visibilización de los resabios del régimen autoritario en la era democrática (Alcántara y Ruiz-Rodríguez, 2006). Con el arresto del General Pinochet se desplegaron las primeras manifestaciones sociales y protestas de mayor masividad de la década del noventa iniciándose, junto a la crisis asiática y el fortalecimiento electoral de la derecha, un nuevo ciclo en relación con las motivaciones, las formas de organización y de acción colectiva de la sociedad civil.

Metodología

29Partiendo con un procedimiento hipotético-deductivo, esto es, una idea a investigar es transformada en preguntas relevantes y luego en hipótesis y variables de investigación, en un ejercicio que antecede y determina las observaciones. De continuar con este esquema analítico, los pasos a seguir incluirían medir los conceptos contenidos en las variables para transformarlos en datos numéricos o cuantificables, analizar los datos posteriormente con técnicas estadísticas y establecer conclusiones respecto a la hipótesis. En esta última etapa, sin embargo, antes de medir o intentar comprobar cuantitativamente la relación entre las variables incluidas en las hipótesis, este estudio incorpora un esquema mayormente cualitativo con el fin profundizar, analizar, describir e interpretar las hipótesis desde la perspectiva de los actores relevantes para la sociedad civil y sus movimientos sociales. De esta forma, la fase analítica de este trabajo asume un enfoque cualitativo, donde la recolección de datos está mediada y fuertemente influida por las experiencias, descripciones y prioridades de los participantes en la investigación (Bhattacherjee, 2012; Olabuénaga, 2012; Sampieri et al., 2003).

  • 7 Se realizaron 30 entrevistas en total en las ciudades de Santiago, Calama y Aysén.

30Con ello, las tres grandes variables que sirven de guía para este análisis, son observadas y analizadas en la realidad utilizando principalmente técnicas cualitativas, complementadas con análisis estadístico. De forma específica, la información empírica fue relevada por medio de entrevistas en profundidad a dirigentes sociales de movimientos y organizaciones sociales de los años 1990-2010,7 conversaciones con expertos y el análisis de datos secundarios de indicadores y encuestas de opinión. En este sentido, el estudio alterna y complementa ambas metodologías, derivando en un modelo multimodal o de convergencia y fusión entre los enfoques cuantitativo y cualitativo (Sampieri et al., 2003). Se trata de un esquema metodológico de dos etapas, en que se aplica primero un diseño deductivo para proceder con una etapa de análisis cualitativo. Con esta decisión metodológica, se buscó añadir profundidad, así como abordar el fenómeno de estudio de una manera pragmática y apropiada para la pregunta de investigación.

  • 8 Grandes avances en este sentido es lo que está realizando el proyecto colaborativo ‘Caught in the A (...)

31Lo anterior, pues la dificultad o imposibilidad de medir y evaluar empíricamente o en términos cuantitativos el impacto de las tres variables sobre la desmovilización es evidente. En primer lugar y tal como se verá más adelante, los movimientos sociales son un objeto de estudio difícil de abordar dada su complejidad y heterogeneidad interna, con integrantes que poseen motivaciones diversas, e incluso contradictorias, respecto a su participación movilizaciones o protestas.8 El examen de la visión y discurso de sus líderes es ciertamente una manera de abordar su estudio, pero asumir que tal perspectiva es unívoca o, más aún, representativa de las motivaciones de los participantes de un movimiento sería ciertamente impreciso. Asimismo, la pretensión de un análisis a la sociedad civil en su conjunto implicaría abordarla únicamente desde una dimensión, esto es, como opinión pública, aplicando encuestas con una muestra representativa de los chilenos en general. Esa opción metodológica tampoco resulta adecuada para la pregunta que guía este estudio, dado que no se trata de la sociedad civil en su totalidad la que se involucra o bien se resta de las movilizaciones cuando éstas tienen lugar.

32En cualquier caso, escapa del interés este estudio el probar una relación de causalidad entre el trío de factores y la (des) movilización de la sociedad civil, sino más bien realizar un análisis profundo sobre las repercusiones de la evolución de la memoria traumática, de las perspectivas y definición de gobernabilidad, así como de las lógicas y cultura neoliberal sobre el quehacer de los movimientos sociales y la sociedad civil en las últimas décadas en Chile. Con ello, la intención es comprender un fenómeno social complejo sin enfatizar en la medición de las variables involucradas, sino en su entendimiento. Tampoco se persigue generalizar los resultados o extraer conclusiones de una muestra representativa, sino explorar y describir el fenómeno de la desmovilización e intentar desde ahí generar una perspectiva teórica.

Estructura

33El conjunto de ideas que sirven de guía para este trabajo es expuesto y desarrollado en el primer capítulo, donde se presentan en detalle las teorías sobre el fenómeno de la activación y desactivación de la sociedad civil. Se retratan las principales características y elementos constitutivos de la acción social, enarbolando con ello una batería de herramientas analíticas que serán utilizadas más adelante para el caso de la desmovilización social en el Chile post-dictatorial. Al finalizar el capítulo, el problema de la desmovilización social al retorno democrático en Chile es examinado en extenso para luego presentar, de manera general, los factores que han sido planteados para dar explicación a la desactivación social del período.

34En los capítulos centrales del libro, el tema de la desmovilización se examina en profundidad en función de las tres grandes hipótesis, del trabajo empírico y de los datos cuantitativos y cualitativos recolectados. El vínculo entre la memoria post-traumática y la desmovilización social es el tema que da forma al segundo capítulo, sugiriendo que luego de la exposición directa o indirecta durante décadas a diferentes situaciones de violencia, conflicto y recursos de dominación social, se produce en Chile un trauma colectivo. A través de diferentes hechos y actuando en diversos niveles, se intenta demostrar que el impacto de este trauma fue multidimensional y se tradujo, luego de cesado el régimen, en un clima de silencio, olvido, negación, desarticulación social y retracción ciudadana, todos ingredientes necesarios para la fase de subsidencia o desmovilización de la sociedad civil post-dictadura. Se expone primeramente el escenario socio-político del Chile de las últimas décadas desde una descripción de los principales elementos constitutivos de la experiencia traumática y la forma en que éstos van determinando un clima de silencio y repliegue ciudadano hacia la esfera privada, relevando con ello las primeras pistas para entender la desmovilización del período 1990-2010. A continuación, se analiza lo ocurrido con la sociedad civil y sus movimientos sociales a partir de 1990 como consecuencia del post-trauma colectivo. En específico, se detalla la forma en que la desactivación social o movilización latente sería resultado del impacto del trauma instalado en la sociedad chilena, tanto por los mecanismos de supervivencia y reacción al trauma colectivo, por la influencia de la desconfianza, desarticulación y deslegitimación de la organización social, como por la transmisión social, re-traumatización o cronificación del trauma.

35En el tercer capítulo del libro se examina la influencia del quehacer del Estado y el de los partidos políticos de la coalición de gobierno sobre dicha desmovilización, cobrando mayor importancia la variable política, los factores externos a los movimientos sociales y el rol de los agentes movilizadores como elementos desactivadores. En esta sección se presentan algunas precisiones teóricas, el origen y características del paradigma de gobernabilidad para el caso chileno y las implicancias de dicha visión sobre la relación del Estado y sus partidos políticos con la sociedad civil. Se desarrollan las principales lecciones del aprendizaje político de las elites respecto a la definición y la práctica de la democracia, para luego presentar las lecciones y conclusiones específicas sobre la sociedad civil y sus movimientos sociales. Se propone que este ejercicio reflexivo se tradujo en un quiebre y distanciamiento entre el Estado y los partidos político con la sociedad civil. Asimismo, se analiza la influencia de las estrategias de gobernabilidad puestas en práctica por los gobiernos de la Concertación sobre la desmovilización observada en el período. De forma concreta, se propone que esta desactivación estuvo influida por las características de la transición y el rol preponderante de las elites, por el control ejercido por el Gobierno y los partidos políticos sobre las organizaciones y movimientos de la sociedad civil, así como por el conjunto de políticas públicas centradas en el tercer sector.

36La tercera hipótesis del estudio es desarrollada en extenso en el cuarto capítulo del libro. En 1973 comienza un ambicioso proyecto para restructurar y redefinir a la sociedad chilena mediante mecanismos de despolitización de la vida social, como el fortalecimiento del rol regulatorio de los mercados, la reducción de la intervención estatal, el ascenso tecnocrático, el reforzamiento del individualismo y la erradicación de los fundamentos institucionales que facilitaban la formación de sujetos colectivos. Dado este escenario, en el cuarto capítulo se examina en profundidad las consecuencias de la llamada revolución capitalista y sus implicaciones en el plano ideológico y cultural, que facilitan una desmovilización y despolitización de la sociedad chilena por medio de diferentes mecanismos. Primeramente, una desestructuración identitaria y de los marcos normativos tradicionales de la mano de un nuevo y acelerado proceso de estratificación, acompañado de una enérgica movilidad social ascendente. Asimismo, el acceso al crédito, la transversalización del consumo y un vigoroso crecimiento económico propiciaron un clima de fascinación y euforia frente al mercado, mientras los espacios de debate y deliberación política tradicionales perdían relevancia e interés para la ciudadanía. Finalmente, la celeridad del crecimiento económico y el acceso generalizado a la educación y al consumo permitió la emergencia de nuevas cosmovisiones como la meritocracia y el emprendimiento, ambas formuladas en clave individual.

37Estas tres hipótesis explicativas del cuadro general de desmovilización de la sociedad civil, representan al mismo tiempo grandes transformaciones sociales de profundo impacto sobre las identidades colectivas. El examen de la relación entre las tres variables y la desmovilización sirve asimismo de excusa para emprender un análisis sociológico sobre el proceso socio-político chileno de las últimas décadas. De acuerdo a lo planteado, el trauma colectivo generado previo a 1990, el paradigma de gobernabilidad puesto en práctica por la Concertación y una acelerada modernización neoliberal, viabilizaron un estado generalizado de silencio, olvido, apatía y desarticulación que, en el marco de este trabajo, son entendidos como factores constitutivos para la desmovilización o la invisibilización de la sociedad civil durante la redemocratización. Se ausculta así en estos capítulos en las dinámicas de movilización de la sociedad civil desde el impacto de factores psicológicos, políticos y económicos.

  • 9 Es importante aclarar que el análisis de las movilizaciones 2011 podría haberse abordado utilizando (...)

38Sin embargo y a medida que la transición avanzaba, dichos factores y su influencia sobre la sociedad civil comienzan a evolucionar, a transformarse y a originar nuevos discursos e identidades colectivas con implicancias para el quehacer de los movimientos sociales. El año 2011, se produce la emergencia de un nuevo ciclo político inaugurado por las movilizaciones de mayor escala e impacto observadas en las últimas décadas. En el quinto y último capítulo, se analiza la manera en que los factores que indujeron la desmovilización a principios de los noventa, comienzan pronto a evolucionar para influir y posibilitar una lenta (re) generación de identidades e ideas-fuerza para la acción colectiva del ciclo de protestas de 2011. Siguiendo la lógica y estructura del libro,9 en la primera sección de este capítulo se expone la forma en que la memoria colectiva evoluciona, origina nuevas interpretaciones sobre el pasado, se empieza a producir el cierre del ciclo de amnesia transicional con consecuentes implicancias para el quehacer de los movimientos sociales. A continuación, se examina la relación entre las estrategias de gobernabilidad y la (des) movilización de la sociedad civil, analizando las repercusiones de la evolución de la definición de gobernabilidad y las consecuencias de los cambios en el contexto socio-político sobre la acción de los movimientos sociales en Chile. Finalmente, el capítulo se enfoca en el modelo económico neoliberal, el problema de la desigualdad y la concentración de poder junto a expectativas sociales y estándares más altos como elementos propulsores para la emergencia de un nuevo conjunto de valores sociales y, con ello, nuevas demandas para la movilización social.

Notes

1 Ver ‘Universidad de Chile matricula a primer estudiante beneficiado por la gratuidad’, La Tercera, 6 de enero de 2016, y ‘La historia del primer beneficiado con la educación gratuita’, Qué Pasa, 6 de enero de 2016.

2 Aun cuando existieron episodios de movilización durante los veinte años de gobierno de la Concertación (1990-2010), éstos no alcanzaron a tener la escala y el impacto de aquellas producidas en la década del ochenta o más tarde el año 2011. La más importante fue la llamada ‘revolución de los pingüinos’ que resultaría ser el antecedente del ciclo de protestas a partir de 2011.

3 ‘La alegría ya viene’ fue el slogan utilizado en la franja electoral de la opción del No en el plebiscito de 1988.

4 El término subsidencia es importado desde la geología donde se aplica para definir los procesos de hundimiento de la superficie de un terreno. El autor lo utiliza en este contexto evidentemente haciendo alusión a los momentos en que la sociedad civil y sus movimientos sociales tienden a desaparecer de la escena pública.

5 Esta y otras traducciones en esta tesis han sido realizadas por la autora.

6 Díaz se refiere a los empleados públicos y el empleo industrial no asociado al procesamiento de recursos naturales y todas las formas de trabajo que comenzaron a ser reemplazadas especialmente por empleo primario y terciario moderno.

7 Se realizaron 30 entrevistas en total en las ciudades de Santiago, Calama y Aysén.

8 Grandes avances en este sentido es lo que está realizando el proyecto colaborativo ‘Caught in the Act of Protest’ en que expertos en movimientos sociales de ocho países europeos (Bélgica, República Checa, Italia, España, Suecia, Suiza, Holanda y Reino Unido) liderados por Bert Klandermans de la Universidad de Amsterdam. El proyecto busca conocer las dinámicas de protestas y las identidades tras los protestantes - ¿quiénes participan, por qué razones, cómo son movilizados los participantes de la protesta y cómo influyen los contextos nacionales en las dinámicas de protesta - a través de encuestas y herramientas estandarizadas que permitan representatividad, y con ello una generalización y comparación de los resultados. Ver http://www.protestsurvey.eu/index.php?page=index.La autora participó del workshop ‘En el acto mismo de protesta: Una metodología para estudiar los perfiles, motivos y características de los manifestantes’ realizado el día 16 de noviembre de 2015 en Santiago de Chile, a cargo de Cristiana Olcese, una de las responsables del proyecto en Inglaterra.

9 Es importante aclarar que el análisis de las movilizaciones 2011 podría haberse abordado utilizando otros factores como posibles explicaciones. Sin embargo y respetando los objetivos del estudio y sus hipótesis, se optó por continuar el análisis en base a la triada de factores explicativos de la desmovilización, en una decisión metodológica, analítica y pragmática. No se pretende reducir, simplificar y forzar la realidad social argumentando que los mismos factores que sirven para desmovilizar a la sociedad chilena luego son capaces de movilizarla, lo que se busca más bien es hacer un análisis coherente, en que el problema del trauma, de la gobernabilidad y del neoliberalismo sufren cambios y transformaciones que tienen repercusiones sobre los actores, las instituciones y los contextos socio-políticos.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search