Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Coda

Texte intégral

1Durante meses, entre 2014-1015, conversamos y grabamos en su departamento de calle San Pablo. Un día caminé con él hasta el parque que bordea el Mapocho. Otro día, cuando se valía de un ‘burrito’ para desplazarse y necesitaba silla de ruedas para ir más lejos, pasé a buscarlo en camioneta para (junto a Andrea, del Instituto A. Lipschutz, ICAL, y al historiador Francisco Riveros) pasar la tarde en el Cajón del Maipo.

2En 2015, me dijo (brillándoles sus ojos celestosos):

3– Me vino a ver Jorge Insunza.
– ¿El Coke… de la Comisión Política?
– Sí. Me pidió que volviera al Partido. Que pasaron tantas cosas en estas décadas, errores… Pero que el PC necesita también a los viejos…
– ¿Y?
– Le dije que sí.

Mauricio.

4Buscando apoyo para redondear los relatos escuchados, he recibido testimonios breves de Mauricio Ahumada Pardo, quien, sin tener relación ‘sanguínea’ con Mansilla, es la figura del sobrino casi hijo. La madre de Mauricio trabajó con Julia, la prima cercana de Luis Alberto. Así, Julia fue la madrina de bautismo del querubín Mauricio, puesto que la amistad con su mamá creció siempre. Todos vivían en el cité de calle San Ignacio; eran vecinos contiguos de la ‘tía’ Luzmira y de Luis Alberto. Al padre de Mauricio le salió un trabajo en San Bernardo y se cambiaron para allá, a la población El Esfuerzo, paradero 36 ½ de la Gran Avenida.

5La tía Luzmira ya tenía un cáncer gástrico, falleciendo el 18 de noviembre del ’67. Luis Alberto quedó viviendo solo con la prima Julia. Mauricio fue enviado a pasar un fin de semana con ellos, se quedó todo el verano. En marzo del ’68 tenía que ir al colegio, pero Luis Alberto y Julia pidieron a sus padres que lo dejaran vivir con ellos. El papá reclamó en contra. Sin embargo, parece haber aceptado la opinión del hermano mayor de Mauricio quien dijo que sería bueno para el niño; que tendría un ambiente cultural y ciertas comodidades mejores. Así fue. Su mamá y papá consintieron que se quedara con los amigos durante un año. Mauricio es sociólogo. Luis Alberto lo matriculó en la escuela Marcial Martínez, en el paradero 37. Pero pasaron tres años y ya el “núcleo familiar era Luis Alberto, Julia yo”, dice el entonces niño.

6Me cuenta que, en los años de la Unidad Popular, además del trabajo periodístico relatado, Mansilla fue director de la revista Enfoque Internacional que se editaba por cuenta de los soviéticos. El gerente era un ruso, Vladimir, y Luis bromeaba: “el agente de la KGB”. La revista duró hasta el golpe. También dirigió otra revista que sacó Quimantú: Mayoría; esa revista también combinaba cultura y política. Tenía, a la vez, un espacio de ‘comentarios’ en la radio Magallanes.

7Mauricio recuerda bien la familiaridad de Mansilla con Neruda. Cualquier día -tal vez por pega de entrevista o por placer- agarraba un bolso y decía: Me voy a Isla Negra a chacharear con Pablo. El ‘70, recién elegido Allende, se alojó en su casa un matrimonio argentino (Raúl Rojo, sociólogo) que impresionó por su simpatía a Mauricio.

8Destaca Mauricio, el aprecio que tuvo Mansilla por Yerko Moretic, estudioso de la literatura en sentido especialmente amplio y crítico. Militante comunista en aquella generación de los ’50, incorporó al partido a intelectuales de ciertos ámbitos de la investigación. Esto como algo diferenciado de ‘los creadores’ y artistas. Fue una década en que algunos ‘estudiosos de la literatura’ aparecieron, con su marxismo metodologizado, de inspiración partidaria, adentrándose, a su manera, en las Ciencias Sociales. A esto se incorporaron unos pocos historiadores, sociólogos o economistas comunistas. La intelectualidad del PC estaba poblada de ‘creadores’: escritores, artistas plásticos, actores y dramaturgos, músicos académicos y la mayoría de los que revolucionaron la canción ‘protesta’, luego conocida como ‘la nueva canción chilena’, iluminados por la tremenda figura de Violeta Parra.

9Yerko Moretic, había publicado libros. Uno sobre José Carlos Mariátegui, desde el ángulo de la literatura. Pero siendo comunista, estudiar en Chile sobre la portentosa obra de Mariátegui, lo ponía en el terreno de saldar cuentas con la tradición internacional del ‘estalinismo’ que, en los ’40, había calificado al fundador del comunismo en Perú como simple y errado ‘populista’, malamente o nada de ‘marxista’.

10En 1972, Moretic dirigió el incipiente Departamento de Ciencias Sociales de la Escuela de Ingenieros Industriales de la Universidad Técnica del Estado (UTE) que, en ese tiempo, era el grado de ingeniería civil. Yo fui uno de los jóvenes docentes que trabajamos con él, luego de que fuera Director el ingeniero-economista David Borizón.

11Otro amigo de Luis Alberto fue el versado, agudo escritor, crítico de temas de economía, sociedad, cultura, Hernán Soto. En el ’72, Mansilla estuvo en Italia invitado a los multitudinarios Festivales del diario L’Unitá del partido comunista local. Trajo a su casa afiches que invitaban a escuchar a Mansilla, ‘capo’ de redacción del diario El Siglo. Después viajó por algunos días a la RDA. Volvió a Santiago en octubre del ’72 durante el fragor del paro de octubre, la ofensiva contra el gobierno. Y la contraofensiva popular.

12El ‘sobrino’ resalta una anécdota de exilio. Cuando Mansilla estuvo en París, fue a visitar a un amigo a Italia; estuvieron en un pueblito donde hay un ‘recordatorio’ de Mussolini y un libro para estampar ‘homenajes’ al Duce. Luis Alberto escribió en tal librito “Muera el Fascismo”. Parece que adeptos a Mussolini se dieron cuenta del hecho. LAM y su amigo chileno debieron salir apurados del lugar.

11 de septiembre. Exilio

13Temprano esa mañana Luis Alberto fue al diario. Antes del ‘toque de queda’ volvió a la casa. Mauricio vio lágrimas en sus ojos ante la TV hablando de la muerte de Allende. En la segunda o tercera noche se fue ya a otras casas por precaución, por ejemplo, al amparo del economista Armando Abarca.

14A finales de octubre pudo ingresar a la Embajada de Colombia. Manos amigas dejaron sin llave una puerta de servicio. Los carabineros estaban en el frontis de esa mansión, cercana a la Escuela Militar. Mauricio recuerda que con Julia pasaban frente a la Embajada y desde una ventana Luis Alberto los saludaba. Allí permaneció sin ‘salvoconducto’ que garantizara su seguridad para viajar a Colombia hasta febrero del ’74. En Bogotá vivió unos seis meses. Después voló a la RDA.

*

15Allí estaba cuando fue liberado por la dictadura (a ‘cambio’ de un soviético) Luis Corvalán Lepe. Como dijimos, Mansilla fue su secretario cerca de dos años en Moscú. Después se trasladó a vivir en París, como secretario en el Comité Exterior de la CUT. A propósito de la manía de abreviar diciendo “el Cex-CUT”, me acuerdo de las carcajadas de Luis Alberto porque yo le contaba que, en Holanda, los exiliados, hablaban con la solidaridad holandesa del mentado Cex -que sonaba SEX- y que ‘CUT’ que, en el lenguaje común de ese país, significa vagina. En resumen, SEX-CUT, dicho sueltamente por los chilenos, dejaba helados a los amigos holandeses.

*

16Luis Alberto falleció el lunes 25 de julio de 2016 a los 86 años. Marcel Garcés, “joven” colega de Mansilla y, en esos días, director de Crónica Digital, nos dijo, junto a su féretro en la Casa Michoacán (casa de La Hormiguita, a quien Luis Alberto admiró):

17“Hace pocos días, cuando comenzó este inexorable camino de bajada por la cuesta de los años y las enfermedades, Luis Alberto Mansilla, en una de nuestras últimas conversaciones en el Hospital Arriarán, resumía, con cierta ironía y resignación que quería ser humor negro, “estoy convertido en un viejo de mierda”.

18Era mentira, él seguía con interés, preocupación, pero también con esperanzas todo el acontecer… Su mente estaba atenta, hacia diagnósticos, expresaba frustraciones y expectativas… sentía ansiedad frente a las incógnitas que se abrían, las conductas o inconductas de ciertos políticos, o la amenaza de los poderes fácticos sobre la gobernabilidad y la institucionalidad democrática, las trampas y conjuras que se abrían en el escenario.… Sin duda fue un optimista. De los optimistas históricos, pero también de los optimistas románticos, idealistas, de ideales y no de ilusiones.

19Enfrentó las pruebas del destino histórico y personal, con alegría de vivir, con ciertas certidumbres, si no en el triunfo en la “lucha final” que nos prometían los himnos partidarios, por lo menos en lo que fuéramos capaces de construir en la lucha social y en el devenir de la historia. Y fue un protagonista y testigo comprometido en este proceso de construcción y de esperanzas desde la trinchera del periodismo y la militancia comunista, en el diario El Siglo, al que ingresó a los 27 años, como corrector de pruebas, para luego hacerse cargo de los temas de cultura, terminando como redactor en su página editorial junto a Raúl Iturra Falcka, bajo los seudónimos de “Simón Blanco”, “Martin Ruiz”, “Pastor Aucapán” o “Joaquín Becerra”, según las temáticas que abordara. En verdad, sus crónicas, artículos periodísticos han de contarse en muchos miles, repartidos en tantos medios escritos. La tarea imperativa (¿quién la iniciará?, ¡oh, jóvenes chilenos!) es necesario encontrarlas, juntarlas, empezar a publicarlas para que se sepa más de ese Chile”.

*

20Es conocida la anécdota dicha por el propio Luis Alberto: ‘Un día me habló un señor, tiene que haber sido militante o fiel lector de El Siglo y me dijo: “ ¿se ha fijado que en el diario del Partido escriben unos muy buenos y otros bien malos…? Ese Simón Blanco se preocupa de puras leseras de cultura… Pero Pastor Aucapán sí que sabe de la lucha política, de la clase… Y Martín Ruiz a veces le achunta… (y yo me quedé bien callado)”

*

21Forzado al exilio tras el Golpe de Estado militar del 11 de septiembre de 1973, Mansilla ocupó su lugar en el movimiento de solidaridad con Chile… en París, Moscú o Berlín. Cuando Luis Alberto vivió en Berlín, República Democrática Alemana, hizo una obra tremenda que hoy permanece sin que podamos verla, amasarla, reflexionarla: fue editor, en París y en Berlín, del Boletín del Comité Exterior de la CUT.

22Luis Alberto me dijo que debieron ser más de setenta números (publicados mensualmente) que editó y distribuyó por el mundo. Si se lograra reunirlos, llenarían una estantería. Y, para los que nunca lo hayan visto o leído, no era un ‘folleto’ de poquitas páginas. Contenía muchos artículos, informaciones del trabajo sindical en Chile y de afuera, pero también muchos análisis sociales y de las expresiones culturales en la pelea contra la dictadura. También debo contar lo que me parece ‘dramático’ (y que me hizo, en 2015, reprenderlo airadamente). Mientras lo entrevistaba le pedí:

Veamos tu colección del Boletín - CUT¿te faltan algunos números?

23Mansilla me miró algo consternado y me explicó que había estado en su casa un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores (en gobiernos de la Concertación) solicitándole que quería estudiar el Boletín, tal vez con fines académicos. Entonces, el afable, el bueno, el despistado-generoso Luis Alberto le dijo a ese señor: Si quiere, lléveselos

24Que yo sepa no existe otra colección disponible de esa obra. Si el señor mencionado lee o sabe de esto, estimo que debería ‘prestar’ esa colección a alguna institución que, al menos, se ocupe de escanearla completa para que todos accedamos a esa joya

Revista Araucaria de Chile

25Garcés nos recordó que nuestro Luis Alberto “participó en el Consejo Permanente, durante los años de existencia, de Araucaria de Chile. Escribió allí notables y abundantes contribuciones: en algún número de la revista hasta dos artículos, disfrazado de Martín Ruiz.

26Colaboró en el Boletín Rojo, publicación teórica del Partido Comunista de Chile en el exterior. Y participó constantemente en los programas destinados a ser escuchados en Chile de las radios Berlín Internacional y del programa Escucha Chile, de Radio Moscú. Marcel dijo también otra verdad: Nunca pudo acostumbrarse a otros cielos, otras latitudes, otros sabores, aunque supo aprovechar el arte y la cotidianeidad, el conocimiento de otras realidades y de las personas, para enriquecer su acervo cultural. No hizo mayor esfuerzo por aprender otros idiomas -el francés, alemán o el ruso- pero eso no le impidió ser asiduo espectador de la ópera, el teatro, el ballet, los conciertos, en París, Berlín o Moscú, donde no tenía problema para conseguir entradas, en el mismo día en que invitaba y encantaba a algunas de sus visitas, con los mejores espectáculos. Algunos sabemos que una fuente de su capacidad para tener entradas a los grandes teatros de Moscú, fue que don Lucho Corvalán se la cedía. Un par de veces que yo estuve muy de paso por Berlín (RDA) le insinué -y lo hizo altiro- que me llevara a ver teatro de Bertold Brecht en el Berliner Ensamble o a la Ópera Cómica: ¡maravillas!

27Marcel escribe: “Volvió al país en 1989, tras 12 años de exilio y le costó encajar en un Chile donde imperaban, vamos a decir, “valores” que le eran ajenos: el lucro, el egoísmo, la intolerancia, las desconfianzas, el oportunismo, los intereses creados, el arribismo, el individualismo, el consumismo, y otras lacras sociales, de un país que apenas salía de la dictadura pero donde la democracia no se consolidaba, y más bien buscaba una convivencia -la transición pactada, le llamaban, con los poderes fácticos económicos y militares- todo lo cual le repugnaba, incluso estéticamente.

28Pudo, tras días difíciles, volver a lo suyo, el periodismo cultural, a lo que sumó la gestión cultural, hasta que hizo puerto en LOM, donde, durante 21 años, ejerció, como Relacionador Público y como integrante del Comité Editorial.

29Habría que dedicar reflexión y estudio particular a su aporte notable como elaborador de la colección editada por LOM ‘Clásicos de la Novela Social Chilena’. Valorar su trabajo en la reedición de obras de escritores clave de la narrativa chilena desde el criollismo a la novela social, pero, a la vez, por los prólogos concisos, pedagógicos e inteligentes que Luis Alberto hizo a cada novela.

30Están sus numerosos escritos a la vuelta a Chile en el diario La Nación y en la revista Punto Final, donde ejerció como crítico de cine. También, durante cinco años, fue funcionario de la Fundación Pablo Neruda, a la que llegó, por instancias de su amiga Aída Figueroa.

31Finalmente, Garcés agregó:

32En una extensa entrevista de hace cinco años, realizada por el periodista y poeta Carlos Ernesto Sánchez, Mansilla comentó, con naturalidad: “A estas alturas ya tengo pocos sueños, el sueño más próximo es la muerte… Este lunes 25 de julio de 2016 dio su última batalla. Y ha partido. Se cierra su biografía, pero nos queda su recuerdo y, claro, sus esperanzas”.

Sus libros

  • 1 LOM editores seleccionó aquellos diez importantes escritores, creadores de Chile abordados por la p (...)
  • 2 ¿Cuántos miles de artículos dispersos de LAM encierran su alegre entusiasmo…? Señaló José Miguel Va (...)

33Después de Los días chilenos de Juan Bosch publicó, siempre a petición de amigos o instituciones, otros libros. Así aparecieron Hoy es todavía, Biografía de José Venturelli, y Gente del siglo XX, editado por LOM1. Este último está prologado por su amigo y colega en el periodismo, José Miguel Varas, Premio Nacional de Literatura, quien escribió: “estos retratos de diez figuras de la cultura chilena en el siglo XX, son una muestra mínima del portentoso trabajo desarrollado por Luis Alberto Mansilla”2

Notes

1 LOM editores seleccionó aquellos diez importantes escritores, creadores de Chile abordados por la pluma de Luis Alberto, prologando obras suyas: Pablo Neruda (sus encuentros), Juvencio Valle (poeta bosque), Claudio Arrau (a quien la URSS de Lenin le pagó conciertos con toneladas de carbón), Pezoa Véliz (y la lluvia), Volodia Teitelboim (los libros), Mariano Latorre (criollismo), Inés Moreno (poesía), José Santos González Vera (y sus dudas), Olga Poblete (la educadora, premio Lenin de la Paz), Vicente Huidobro (mirado por su hijo menor).

2 ¿Cuántos miles de artículos dispersos de LAM encierran su alegre entusiasmo…? Señaló José Miguel Varas que LAM creía haber “publicado en revistas y diarios chilenos unos 1.500 artículos. Se queda corto. Baste pensar que durante los años en que fue redactor de El Siglo (1958-1973) escribió y publicó no menos de tres artículos diarios, a veces más, entre editoriales, columnas de opinión, crónicas, entrevistas, comentarios de libros, de teatro, de música… Escribió, además, [en ese período] en el diario Última Hora y en la revista Vistazo…”

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search