Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Volodia, La guerra interna

Texte intégral

Por otro lado, ¿tú leíste la novela de Volodiaesa que desapareció del mapa?

1¡Horrible! La guerra Interna, se titula.

Y qué te imaginas, ¿qué le sucedió a Volodia?; porque, aparentemente, él nunca se interesó por una revisión. Se rindió al fracaso. Entiendo que la escribió con el propósito de entrar en ‘el boom de la novela del dictador’, entre los grandes escritores latinoamericanos, junto con Roa Bastos, García Márquez, en fin

2Por supuesto, sí.

Háblame de Volodia y su novela.

3Él tenía muchas esperanzas con ella, creía que había escrito ‘la gran novela’. Al comienzo alguna gente logró ilusionarlo; por ejemplo, Carlos Orellana le dijo que era una gran novela, importante.

Muy pocos tienen que haber terminado de leerla.

4Yo terminé de leerla y me pareció horrible. Primero no entendí nada, confuso…

¿Tuviste alguna oportunidad de tocarle el tema?

5Yo sabía que era un tema muy importante, pero nunca le dije la verdad, todos somos más o menos hipócritas.

Y a tu juicio ¿él mantuvo esa posición por algún tiempo?, porque él era muy pragmático

6Él tenía la idea de que era una novela incomprendida que, con el tiempo, la valorizarían; con el tiempo la van a descubrir, decía él. Pero no habló nunca más de la novela públicamente, mucha gente no sabe que existe. Después escribió sus memorias y eran cristalinas, escritura transparente, eran simpáticas, además.

Sí, así como sus libros sobre los poetas.

7Sí. Pero para mí era muy agradable hablar con Volodia. Él estimaba mucho a Castillo Didier, que trabajó como su secretario en el Senado… Yo tengo buena opinión de Volodia. Una persona con gran criterio, nada de sectario, un hombre realmente culto ¿Tú no tienes buena opinión?

Reconozco que él fue una ’rara avis’ en el comunismo chileno y entre los políticos.

8Era de una sólida cultura, no he conocido otro como la de él. Pero, él no era valiente, era bastante cobarde para defender ideas dentro del comunismo.

Mi percepción y opinión en cuanto a escritor y hombre de la cultura es impecable. Mi problema es con el dirigente comunista; mi juicio sintetiza esa relación muy empobrecida de los intelectuales comunistas con el partido

9 Él me dijo algo que, yo creo, nunca le había dicho a nadie: “yo no sé por qué llegué a ser tan comunista, dirigente comunista, mi camino en otra dirección hubiera sido mucho mejor”.

Bueno, él siempre hablaba de ‘las dos almas’, de los dos amores, de cómo compatibilizarlo, que ese era el drama de su vida.

10Él decía que estaba casado con la política, pero soy un amante clandestino de la cultura. Pero yo creo que nunca le importó mucho el género humano.

Bueno, esa es una opinión casi lapidaria, es muy interesante. Hablando con franqueza, yo también diría eso.

11Conocí a mucha gente que sólo le importaba su carrera política dentro del partido.

O, lo que me parece más significativo, el modo de ser…, digamos, la cultura comunista tenía un componente muy grave. Esto es, la sublimación del ser humano (a propósito de la dictadura del proletariado, del socialismo, etc.) sentida como una abstracción y, por lo mismo, relativamente separada de las personas de carne y hueso

12El mito de la clase obrera empezó a derrumbarse para mí en el último tiempo ¿Qué es la clase obrera ahora?

¿Tu primer encuentro con Volodia?

13Fue en la casa de Pablo Neruda. Ya te he contado cómo fue. Yo buscaba a alguien que me pusiera en contacto con Neruda y ahí lo encontré, era un hombre conocido por todos. Yo le hablaba de Blest Gana y él tenía gran conocimiento de Blest Gana y de muchos otros; es decir, el contacto conmigo no era por el partido sino por mi interés cultural. ¿Cuál era el defecto de Volodia? Que era un tipo poco valeroso, cobarde, incapaz de asumir una cosa desafiante aun cuando sabía que tenía razón. Incapaz incluso para defender su propio punto de vista. Por ejemplo, Orlando Millas quería la aniquilación de la revista Araucaria, porque le parecía que era muy cara para un partido tan pobre, que era sólo una cosa de Volodia: sacar una revista de lujo ¿para cuánta gente?… para una élite… Pero quien defendía la revista era don Lucho. Él tenía gran admiración por Volodia, decía que había que tomar en cuenta lo que proponía.

Pero mira, lo que acabas de decir, esa actitud pusilánime -políticamente hablando- de Volodia, ese defecto estaría reflejando la relación de los intelectuales de más nivel intelectual y creativo con la Dirección del partido. Una relación bien clara, específica -a mi juicio- de los escritores, músicos, de la plástica, etc. ¿Cuál es el rol político que jugaron? Es decir, hubo muchos intelectuales de la cultura en los sucesivos Comités Centrales, por lo menos desde los años ‘60. Mi hipótesis, es que los hombres de la cultura, empezando por Volodiahasta José Balmes, Delano, el Poli, (porque yo no sé si el papá, Luis Enrique, fue miembro del Comité Central o no; pero Poli sí). Muchos (incluso buen número de Premios Nacionales a la postre) que podríamos ir desenterrando, se adecuaban a la ‘comodidad’ de ser personajes admirados por el partido. Y nunca se jugaron por el rol intelectual y político que les correspondía.

14¿En qué sentido? ¿Pepe Balmes qué tiene que ver? Bueno, en el sentido que tú le das… de cómo el creador sintoniza con el partido… Pero Balmes hizo una pintura muy libre, muy de él. Balmes nunca quiso interferir en la política del partido.

Claro que sí. Y, a la vez, era miembro del Comité Central, en mi tiempo. ¡A eso me refiero! Lo que te quiero decir es que esa relación entre Dirección del partido, intelectuales y gente de la cultura, nos muestra algo que no ha sido muy reflexionado y es significativo

15El propio Volodia, ¿qué tiene que ver como intelectual con la línea del partido…, tiene que ver?

Bueno, él contestaría -muy en su estilo- que usó su posición de dirigente para, con mucha eficacia, sacar adelante la idea de que el partido no les exigiese a los intelectuales adherir o practicar el llamado ‘realismo socialista’, por ejemplo

16Él detestaba el realismo socialista.

Desde luego. Cuando, mucho más tarde, en el mundo progresista se hacían críticas al estalinismo, él decía que había sido un anti estalinista desde siempre…, lo que no fue efectivo.

17Basta de ver El Siglo del día que murió Stalin, y hay un artículo de Volodia…

Vuelvo sobre ‘esa relación cómoda’. El intelectual, hombre de la cultura (en general) en el partido tiene un sitial, recibe de parte del partido una admiración, un respeto. Y, en contrapartida, el creador de la cultura nunca cuestionó, nunca se ‘mojó’ ni se esforzó con sus ideas políticas en las discusiones y tomas de posiciones estratégicas o tácticas, realmente políticas. ¿Te parece que Volodia vendría a personalizar una síntesis de aquella relación que yo hipotetizo? Además, lo digo teniendo en cuenta que él fue el miembro de la Comisión Política…, el más antiguo de entre todos los dirigentes de su tiempoA propósito, en el ’87 yo fui por unos días a la URSS con micro-films de la clandestinidad para ‘el segmento exterior’ de la Dirección del PC, que encabezada Volodia. Fue un encontrón que tuvimos en Moscú. Él me decía:
 - Augusto, el otro día un traductor ruso me comentó, mientras pasábamos cerca de la estatua de Pushkin: ‘compañero Volodia, he sabido que usted es el miembro de una Comisión Política de partidos comunistas en la actualidad más antiguo ¡en el mundo!’. Quería alagarme con eso. Naturalmente, yo pienso que resulta ser algo obsceno”.

Bueno, de mi lado le insistí sólo lo que era producto mi opinión y que nadie me había encargado transmitirle ideas. Me referí a que se preparaba en Chile, en la clandestinidad, la realización del 15° Congreso del PC. Después de 16 años en que no pudo haber Congreso. Yo, ingenuo y ‘patudo’ le remarqué que él no debería aceptar ser el jefe ‘aparente’ del PC. En Chile, Gladys Marín se negaba a nuestra idea de que ella tenía que ser la nueva Secretaria Generala fin de transparentar la realidad. A todas luces ella había sido y era ‘la jefa’. Y también para mostrar, por vez primera, a un partido con una mujer a la cabeza, de cara a la ‘transición…, en fin. Le dije a Volodia que él no debía aceptar ser la ‘caución’ de la Gladys… . Más aún cuando saldría de su puesto como Secretario General Luis Corvalán (menos antiguo que él en la cúpula comunista) y habría que hacer notar el cambio generacional, que eso ayudaría a la ‘renovación’Todo eso en la perspectiva de definir y realizar lo que nosotros, (los que actuábamos desde el Centro de Investigaciones Sociopolíticas-CISPO y del Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz-ICAL) habíamos llamado públicamente “la Perestroika chilena”. Antes habíamos hecho un gran Seminario con ese título en el local semi-público de las JJ.CC. que estaba en la plaza Brasil. Con muchísimo público allí habló entusiasmado y felicitándonos, entre otros, Clodomiro Almeyda. En esos pocos días en Moscú, Volodia estuvo, aparentemente, de acuerdo conmigo. La verdad es que, después, nos ‘acusó’ ante la Gladys. Usaron el argumento de ‘asegurar la continuidad’ y otras hierbas. Y, entonces se terminó todo ‘romance’ de los de CISPO e ICAL con la ‘fracción legal’, es decir con la Dirección.

18Volodia, ¡el miembro de Comisiones Políticas de partidos comunistas más antiguo de todos! Bueno, alguna influencia tuvo. Era el hombre más culto de todos, piensa tú en los miembros de la Comisión Política.

Millas era un hombre ‘leído’, muy trabajador.

19 Era fundamentalmente un activista, dogmático, después demostró que no. Fue muy crítico en el último tiempo.

Pero cuando ya había perdido toda su posición influyente en la cúpula.

20Al final de nuestras conversaciones le dije a Luis Alberto: déjame recordar y pensar de nuevo sobre el meollo de la implosión del movimiento comunista internacional y del llamado ‘socialismo real’. Por cierto, me referiré a lo que vivimos los comunistas chilenos en vinculación con el concepto de estalinismo. En un momento, al final, le puse el tema preguntando: ¿Tu leíste el libro de Sergio Vuskovic Rojo que se titula Del Stalinismo a la Perestroika, de 1991?

21Ese tema, tan importante para ambos, quedó interrumpido por el tiempo y mi falta de empeño en apurar las entrevistas… Creo que el razonamiento y sentimiento de Luis Alberto sobre el estalinismo y su relación con el decurso del comunismo, también en Chile, queda, no obstante, bastante claro. No pondré en su boca un ‘diálogo’ que no grabé. Lo que sigue es de mi cosecha.

  • 1 Carlos Orellana, de origen guatemalteco y que hiciera toda su vida militante y de editor en Chile, (...)

22Volodia fue un dirigente que sobresalió por largos años además de dirigente, por su perfil de alto intelectual comunista. Subrayo que no me interesa ningún expediente acusatorio a Volodia de cuán estalinista -si más o menos que otros- podría aparecer conforme a tal o cual hecho. No. Se trata de seguir pensando en esa historia del mundo, de Chile, en que actuaron (y actúan también hoy) los valientes, esforzados y creativos comunistas chilenos. Pienso en la visión que predominó (¿aún hoy…?) sobre Stalin muchas décadas después de su muerte, después de Gorbachov y de la caída del ‘socialismo real’. Y, además, en medio de la crisis que sobrevino entre los militantes del comunismo chileno1.

23 Sergio Vuskovic fue militante desde joven, como estudiante y, luego, como profesor de filosofía. Un intelectual no de las artes, sino de las humanidades y las ciencias sociales (que no hubo tantos en el PC). Escribió, junto a Osvaldo Fernández, sobre el tomismo y la Democracia Cristiana, (por ejemplo, el libro Teoría de la Ambigüedad). Durante la UP fue alcalde de Valparaíso; en su exilio, profesor de la Universidad de Bologna y, cuando retornó, fue profesor de la U. de Playa Ancha y de la U. de Valparaíso.

24En Del Stalinismo a la Perestroika Vuskovic recuerda que Teitelboim respondió a la periodista Raquel Correa (El Mercurio, 26-11-1989) leyéndole un párrafo que aparece en su libro Hombre y Hombre, de 1969: “Algunos hablan de reivindicar a Stalin… Nunca nadie podrá hacernos comulgar con divinidades muertas ni con nuevos ídolos tan extraños al marxismo. Esa ilusión perdida quedó deshecha para siempre. Se acabó el estado de inocencia y ninguna fuerza podrá borrar la terrible verdad revelada, ni reintegrarnos al pasado”. Agrega que él se cuenta entre “los precursores de Gorbachov”.

25Luego, Vuskovic se refiere a otra entrevista a Volodia, la del periodista Emilio Rojo para el diario La Época (Santiago, 03-01-1991). Le preguntó: ¿La perestroika es responsable de la caída del socialismo? Volodia responde: “Nosotros somos partidarios decididos del proceso de renovación en la Unión Soviética; somos críticos totales respecto de un régimen staliniano que desfiguró la concepción del socialismo… hizo del gobierno y del partido instrumento de una dictadura personal, bajo un régimen autoritario y burocrático. Viví 17 años en la Unión Soviética… conozco esa realidad… No hubo alternativa para lo que los soviéticos llaman la perestroika… Gorbachov no estuvo en situación de prever todo el desencadenamiento de factores que amenazan la existencia misma de la URSS”.

26Vuskovic constata que el entonces Secretario General del PC, no respondió la pregunta. Respecto de la “incapacidad de prognosis de Gorbachov”, señala que es imposible prever todas las consecuencias del inicio de un cambio revolucionario. Entonces, aclara: “La perestroika no es culpable de la caída del socialismo real”. “Sin democracia no hay socialismo”, agrega.

27Luego, Vuskovic examina la opinión de otro miembro de la Comisión Política del PC (Lautaro Carmona) en la separata de El Siglo (02-12-1990) titulada “Ideas para el socialismo en Chile”. Ese dirigente acepta la “alternancia en el gobierno” y que las ideas de cada partido ‘sobre cómo profundizar el socialismo’ sean aprobadas (o no) por el pueblo. Pero, agrega: “Distinto es la alternancia en el poder. Una cosa es que reconozcamos que eso existe, con el retroceso del socialismo en Europa, y otra es que postulemos como principio la idea de que el socialismo debe contener las alternancias en el poder”. Vuskovic, mediante un análisis de mayores elementos, afirma que, con la no alternancia en el poder como principio, “ya nos encontramos en plena ideología estalinista” Y añadió: “Hay una contradicción lógica entre hablar de un partido como ‘intelectual colectivo’, exigir que ‘considere las leyes generales de la filosofía del Marxismo-Leninismo’ y, al mismo tiempo, pedir que sea ‘una concepción abierta a todo el pensamiento progresista’”. ¿Cuáles son las leyes generales del marxismo-leninismo que parecen darse por sentadas? Así, no es tan sorprendente que Volodia, entonces número uno en el PC, respondiera a la pregunta de la periodista Raquel Correa: ¿Aún quedan rezagos stalinistas en el PC chileno? “Yo creo que sí. A mi juicio, el estalinismo no existió en el PC de Chile en los mismos términos que en el PC soviético, simplemente porque Stalin era un dios lejano, aunque admirado como divinidad”.

  • “ ¿Usted también lo veía como un dios?”
  • “Seguramente. En mis tiempos juveniles; soy ateo y no me inclino por las divinidades; siempre lo miré por el rabillo del ojo”.

28Vuskovic, con razón profunda y no ajena al sentido común, dice que, de ese modo, Volodia elude el proceso autocrítico, válido especialmente “para todos los que creíamos en Stalin desde los tiempos juveniles”. Tal inconsistencia reaparece cuando Raquel Correa pregunta sobre la democracia interna en el PC: “O sea, (en el PC) ¿sólo opiniones puertas adentro?” Volodia: “La discusión puertas adentro.”

29El pensamiento inconexo, acomodaticio y acrítico, siguió trayendo consecuencias. Algo después, Volodia, en el IX Pleno del PC (marzo de 1990) apuntaba: “el impulso de la Perestroika, en los hechos, ha precipitado el derrumbe de los regímenes en la Europa del Este”. Recordemos que en noviembre del ’89 se había auto-proclamado “precursor de Gorbachov”. Y, a la vez, ese juicio sobre el intento de renovación en la URSS ¿no implica ‘mirar con el rabillo del ojo’ las consecuencias del estalinismo y, por lo tanto, aminorarlas, justificarlas en nombre de ese socialismo a cualquier costo? ¿Alguien dirá ahora que con aquella declaración citada hizo una simple constatación, que esos dichos no muestran añoranza del ‘socialismo’ dictatorial? ¿O que eso podría tener algo que ver con Marx, con el respeto por el pueblo, con el análisis crítico racional?

Notes

1 Carlos Orellana, de origen guatemalteco y que hiciera toda su vida militante y de editor en Chile, escribió en su libro Penúltimo informe. Memoria de un Exilio: “Cómo querría haber conservado los papeles que Luis Bocaz me fue pasando en el desarrollo de los largos debates de la conferencia realizada por los comunistas chilenos de Francia, los primeros meses de 1981. En ella se eligió a Jorge Insunza como jefe del Partido… Surgieron controversias en torno a los problemas del ‘socialismo real’, sujeto por esos días a las tremendas tensiones originadas por las turbulencias que vivía el pueblo polaco en conflicto con su gobierno. Las críticas abundaron… el grueso de la polémica le tocó afrontarla a Volodia, quien se trenzó en viva polémica con Eduardo Carrasco, el director del Quilapayún”. Explica Orellana que la Dirección presentó una lista de once nombres encabezados por el de Insunza para que aquella Conferencia los eligiera como sus dirigentes en Francia. Y agrega: “… surgieron proposiciones para que, antes de votar, se agregaran varios nombres nuevos. La respuesta de los dirigentes fue negativa… Volodia hizo una de las intervenciones más penosas que haya escuchado. Sostuvo que la nómina que se proponía era producto de un cuidadoso examen de cuadros; los nombres habían sido aquilatados uno a uno, pero además se había tenido en cuenta… la coherencia del grupo” (…) “No puedo olvidar… las reacciones que originó la proposición para que integrara la nueva dirección Luis Alberto Mansilla. Mansilla era alguien invariablemente querido por sus compañeros… una adhesión que llegaba a ser virtualmente unánime… (por) un hombre de cordialidad singular, modesto generoso… (con) un bagaje no desdeñable en dominios como la literatura, la música y el cine… La reacción de algunos dirigentes fue instantánea. Era evidente que no les había gustado algunas de sus opiniones… La (reacción) de Mario Navarro, cabeza del equipo dirigente de la CUT exterior… descalificó el derecho de Mansilla a ser postulado…, arguyendo que, en su condición de funcionario de la CUT, necesitaba contar con su aprobación para acceder a las responsabilidades que la asamblea le estaba proponiendo. La advertencia era de todos modos inútil porque Luis Alberto, que nunca tuvo ambiciones políticas y se había declarado siempre incompetente en la materia, rechazó categóricamente su postulación; sirvió, en todo caso… para poner en evidencia lo difícil que era el camino para hallar los mecanismos de una verdadera democratización de la vida interna del Partido”. Antes de lo relatado por Orellana -el muchacho que llegó de Guatemala, el editor de Araucaria de Chile-, yo había encontrado a Mansilla en París. Llegué a esa ciudad después de salir del campo de ‘prisioneros de guerra’ en Chacabuco. Apenas me creía ‘libre’, pasé el susto de otra detención. El PC me dijo: salga ahora, pida pasaporte. Me lo comunicó Marta Ugarte (más adelante torturada, asesinada y sus restos lanzados al océano que, en parte, la marea devolvió a una playa…). Hasta que ella me trasmitiera esa instrucción yo estaba ¡feliz! porque Fernando Ortiz, muy clandestino, me había contado:
 - Oiga, usted se va a poder quedar…, tenemos incluso un trabajo remunerado medio acordado en la FLACSO.
Luis Alberto estaba contento en París, aunque con poca plata para disfrutar los espectáculos pagados. Soñaba y ahorraba para la Ópera, en fin, puesto que trabajaba como ‘escribidor’ junto al presidente de la CUT exterior, Mario Navarro. Funcionaba en el local ubicado en Saint-Denis (municipio alejado del o de los centros de París). Luis Alberto arrendaba una ‘pieza para servidumbre’ de las familias pudientes en sus casonas del siglo 19 o más atrás. Esto es, una suerte de buhardillas en el quinto o sexto piso, sin ascensor por supuesto; pequeñas y con un baño o ‘excusado’ común a varias de esas piezas y sin taza; con un resumidero para ‘obrar’ de pie. Resultaba harto más barato y quedaba cerca de su ‘pega’.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search