Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Dirigentes del PC

Texte intégral

¿Y cuáles son los dirigentes comunistas con los que tuviste un contacto más directo, especialmente en el exilio?

1Luis Corvalán, Orlando Millas…

¿Dónde conociste a Corvalán?

2Hay una cosa curiosa con Corvalán. A don Lucho le gustaba mucho como yo escribía y se le ocurrió que lo podía ayudar en el discurso, creo que para un Congreso de las JJ.CC. Entonces yo redacté su discurso. Él me había dicho: ‘yo quiero hablar de la juventud’…

Yo pienso que fue un acto en el Estadio Nacional, organizado por las JJ.CC. en homenaje al cincuentenario del partido comunista, esto es el año 72, porque todavía el PC contaba su edad a partir de 1922

3Entonces, yo puse en el discurso: “Saludos a los niños de pelo corto y pelo largo… (porque estaban los hippies en ese tiempo), a las niñas de falda corta y falda larga”, y así…

Ah! Era un discurso inteligente, me acuerdo. Todas las frases eran saludos; y resultaba un mensaje penetrante y bien político para los cabros

4 “Saludos a los enfermos de los hospitales”, todo eso puse…

Ah, mira, fuiste tú el ‘ocurrente’

5Y era muy audaz decir que saludaba a los niños de pelo corto y pelo largo y a las niñas de minifalda.

Y le gustó a don Lucho.

6Sí, y me lo dijo.

Me acuerdo, yo estaba en el estadio.

7Siempre recordaba él eso, que yo lo había ayudado.

¿Y lo reconocía?

8Si, lo hacía y por eso quiso que yo fuera su secretario en Moscú.

¿Y en qué año fue eso?

9El ‘77, ‘78.

¿Tú ya habías vivido en la RDA?

10Por supuesto. Él pasó por al RDA y cuando se juntó conmigo, me dijo: usted tiene que trabajar conmigo…; era un gran honor, Corvalán venía saliendo de la cárcel.

¿Te gustaba la idea de trasladarte de Berlín a Moscú?

11 No me gustaba, porque estaba muy feliz en Berlín, podía ir a la ópera, a conciertos.

¿Y cómo viviste en Moscú esos años?

12Viví en un departamento grande que había sido ocupado por el corresponsal de L’Humanité y estaba bien vigilado…, como trabajaba con el Secretario General del PC chileno, entonces tengo la impresión de que me observaban.

¿Y la vida en Moscú?

13Me desilusionó desde el primer momento… los taxistas eran unos sinvergüenzas, igual que en París.

Te veían como extranjero.

14Sí. Me acuerdo que un día que no había taxis, pasó uno (pasaban muy a lo lejos). Me subí y, en el camino, había un curao muy elegante al que recogió. Yo tenía que dejar ese auto mucho antes que el curao. El borracho siguió…, tengo la impresión de que lo iban a cogotear, que le iban a sacar el dinero o el abrigo.

15Por otro lado, el tipo que era traductor de Corvalán - que debe haber sido importante en el partido soviético- me pedía que le comprara trajes en la tienda especial, con mi tarjeta. Yo lo único que aproveché de tal privilegio fue la entrada libre de don Lucho a los espectáculos. Podía ir cuando quisiera a Bolshoi. José Miguel Varas se acordaba mucho que íbamos para allá. La gente de la radio Moscú se acordaba de que los hacía entrar. Yo iba a un palco. A don Lucho no le interesaba el ballet, la ópera.

¿Y qué leía?

16Nada interesante, leía folletos del partido, informes.

¿De literatura?

17Nada, nada.

¿Y sus conversaciones más espontáneas, menos políticas?

18Recuerdos de su infancia, de su vida en el carbón, de gente que había conocido.

¿Y tú desde esa posición de secretario captaste tensiones entre los grandes, entre los miembros de la Comisión Política?

19Capté que Volodia tenía un profundo desprecio por algunos…

¿Por Orlando Millas?

20Con Millas era odio. Por otro lado, se gastaba cierto paternalismo con don Lucho.

Un ejemplo.

21“No, Lucho. Esto no es así, yo le voy a explicar”. Millas quería el fin de la revista Araucaria de Chile, era mucho dinero, pensaba. Le costaba al partido 20 mil dólares cada número.

¿Se recuperaba el 50 %?

22 Menos yo creo. Veinte mil dólares que nos daban los compañeros soviéticos, por supuesto.

No creo que tantoLos soviéticos eran ‘mano de guagua’

23Sí, pero algo daban.

¿Y qué más sobre las relaciones entre los próceres?

24Millas tenía una relación afectuosa con don Lucho. Jorge Insunza (también de la CP), por ejemplo, era muy controlado, se retenía mucho. La favorita de don Lucho era la Gladys Marín, a pesar de que le pagó muy mal después.

¿Por qué dices eso?

25Porque el ‘confinamiento’ de don Lucho se debe a ella.

¿Dices que hubo una suerte de confinamiento, un interés por ‘jubilarlo’?

26Claro, se estimaba que un hombre del pasado; él era consciente de eso. Tengo muy buena opinión de él.

Y su profesión de profesor normalista, ¿no lo llevó a interesarse por la cultura?

27No, él era demasiado político; a él las cosas que no eran políticas, no le interesaban.

¿Le gustaba escuchar música?

28La buena música, jamás

¿Pero folclore, en fin…?

29Folclore sí. Violeta Parra, Margot Loyola.

Y con el deporte ¿tenía alguna relación?

30Alguna sí. Sabía algo de Colo Colo, de lo que yo no sabía nada. Don lucho era un cocinero estupendo, tenía un sentido de la cocina magnifico.

Sí, me acuerdo. Una de las pocas licencias que se daba en los viajes para el sur era para buscar longanizas. Y su mujer, la Lily, también era buena cocinera.

31También lo era. Cocinaban muy rico ahí.

¿Y eran generosos, acogían bien?

32Sí. Pero a veces a mí me incomodaba un poco. En ocasiones había compañeros del interior y hablaban de cosas que yo no debía saber. Yo me daba cuenta y me iba. Un día me dijo: oiga, ¿por qué se fue? Yo me iba por prudencia.

¿Y tú no averiguaste más por qué? no le dijiste: bueno, porque iban a hablar cosas

33Me dijo: “pero no estamos hablando nada tan secreto aquí, además le tengo confianza”.

¿Y eso te fastidió?

34No, me gustó. Después me quedé cuando iban algunos del partido a retirar plata o alguna cosa.

Bueno, y de los menos importantesRodrigo Rojas, ¿con el conviviste harto?

35Muy patán era el Rojas.

Pero en ese tiempo era miembro de la Comisión Política.

36Era miembro, pero un patán, manejaba muchísimo a Corvalán; don Lucho hacía lo que él le decía. Pero, Millas no lo pescaba.

¿Rojas se engrupía a Corvalán?

37Lo engrupía.

¿De qué manera?

38“Mire don Lucho, no le conviene meterse en este asunto, diga que no”. El hecho de que yo llegara a trabajar un tiempo como secretario de Corvalán, también resultó de los consejos de Rojas. Le dijo: “tómelo don Lucho, él es trabajador”.

Tal vez tenía ganas de que salieras de Berlín.

39Claro.

Y cuáles otros ¿Montés (que había sido senador por Concepción), por ejemplo, que en ese tiempo estaba en la Comisión Política de Moscú?

40Sí, pero lo encontraba muy relamido, muy estereotipado.

Poco consistente, poca idea personal.

41Y se creía poeta, un poeta bastante malo. Su mayor anhelo era ser poeta, me mostraba cosas, yo le decía que eran buenas para no decepcionarlo.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search