Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

La Hormiguita

Texte intégral

Se me queda atrás, ¿tú conociste a La Hormiguita? Me refiero a Delia del Carril, la segunda esposa de Neruda, la que en París brillaba con luz propia cuando el poeta la conoció, una mujer muy atractiva. Hija de esa familia del Carril, estancieros argentinos, es decir, de los verdaderamente ricos e influyentes en su sociedad. ¿Tuviste alguna cercanía con ella en los largos años posteriores a su separación de Neruda, en su casa de La Reina llamada Michoacán, o cuando irrumpió con sus dibujos a carbón, aquellos estruendosos, fantásticos caballos de grandes proporciones…?

1Por supuesto, era una comunista verdadera. No sabía mucho de teoría, el marxismo para ella no era familiar, pero tenía gran admiración por el partido.

Sí, algo que le nacía de las entrañasY siendo ella ‘del Carril’, con ese padre riquísimo, estanciero de la pampa húmeda y de otras regiones argentinas, ella dejó todos sus bienes a los partidos comunistas chileno y argentino. La casa que quedaba cerca de la villa Hamburgo se la donó al partido. Ella había contribuido a comprar la casa de Isla Negra, y también se la dejó al partido. La Hormiguita me contó directamente, lo siguiente. Ella, a instancias, e, incluso, por presión de su hermana (la casada con Ricardo Guiraldes, el novelista autor de la novela del gaucho Segundo Sombra), tuvo que preocuparse de la herencia familiar. Su hermana le decía: ‘tú tienes que hacer algo, aunque sea mínimo, por legalizar la herencia de mi padre’. Finalmente, la hermana le sacó una escritura (a nombre de Delia) de una de las enormes estancias (con cordillera, pampa, vacas). Delia nunca conoció esa estancia, se la traspasó de una manera -no sé si equitativa- al partido comunista chileno y al argentino.

2¿Y el partido chileno que hizo?

No tengo idea, pero yo a la Hormiguita le creo a pie juntillas.

3El partido chileno fue siempre horrendo empresario. La habrá vendido…

Con esa debilidad que tenían los jefes del PC chileno - porque estaban formados así- por reverenciar a los jefes internacionales. Lo que viene al caso es que eran devotos de Victorio Codovilla (Secretario General, jefe del PC de Argentina, hombre clave del Buro Sudamericano de la Internacional Comunista en un largo periodo). Entonces, creo probable que el PC argentino pasó ‘por la cola del pavo’ al chileno. Codovilla, a inicios de los ’30, había inspirado la sentencia acordada por la Conferencia Nacional del PC de Chile en 1933, sentencia más bien impuesta: ‘tenemos que deshacernos de la herencia de Recabarren; él fue un luchador abnegado, pero un liberal-burgués’, es decir, que no estaba posesionado del ‘leninismo’ ¡Qué tal esa barbaridad!, y que los proletarios comunistas chilenos, seguro con dolor, aceptaron ‘piola’

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search