Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Muerte de Stalin

Texte intégral

1Como buen estalinista, como todos los militantes, yo sentía algo así como si se hubiese muerto dios. En marzo del ‘53 murió y a todos nos conmovió profundamente. Hicimos un acto un día domingo en la mañana, en el teatro Baquedano, que estuvo repleto. El programa fue con notables oradores: Alejandro Lipschutz, Salvador Allende y Pablo Neruda, que leyó la Oda a Stalin; él estaba en Isla Negra descansando de un viaje cuando llegó la noticia y reventó como ola. Él dice que estaba con un campesino llamado Gonzalito; y el Gonzalito habría dicho: era más hombre que todos los hombres juntos.

¿Y el poema en qué libro está?

2Lo sacaron de todos los libros.

¿Lo han eliminado?

3Lo eliminaron de todos los libros, creo. Cuando yo le dije a Neruda, ‘ ¿te acuerdas del poema de Stalin? ’, me respondió: ‘por favor, te estás poniendo “rokhiano”, te estás poniendo en mi contra’. Hubo una conferencia - en el Teatro Municipal- de Diego Rivera y un recital de Nicolás Guillén o Neruda.

¿Y eso que año fue?

4 El año ‘53, fue extraordinario en cuanto a la cantidad de gente, chilenos y latinoamericanos, que se reunió… Jorge Amado (el tremendo novelista brasilero), Alfredo Varela, casi todos los argentinos ‘importantes’…

Alfredo Varela, el narrador argentino.

5El de la novela El río turbio, claro.

De los yerbales, la explotación de los peones en las plantaciones de yerba mate, en Misiones, etc.

6Sí, era comunista. Recuerdo que Jorge Amado, luego del 20° Congreso del ‘56… se ‘cabreó’. Dejó el comunismo por las revelaciones (parciales) que Jruschov hizo sobre Stalin. Vi a Amado en el teatro Baquedano -como te digo- hablando junto a Lipschutz, a Allende y Pablo Neruda, haciendo el reconocimiento a Stalin. A su muerte hubo una hermosa declamación que hizo Roberto Parada y María Maluenda de un poema a la muerte de Lenin, de Maiakovski, un poema muy lindo, no sé si lo conoces.

Sí, en mis tiempos.

7Fue un acto emocionante. Sí, me quedé de comienzo a fin. Volodia había publicado un artículo, en la primera página de El Siglo, exaltando al “gran timonel”. Ese texto engalanaba el diario comunista. Pero así sucedía en todo el mundo, no solo con los comunistas, la mayoría que había vivido la segunda guerra mundial lo consideraba el gran personaje de la derrota del nazismo.

¿Y tú tienes una percepción de la avalancha ibañista, con su símbolo en la propaganda, que era una escoba?

8Pero por supuesto. La avalancha ibañista era arrolladora, era insolente, era tremenda, la escoba ibañista estaba por todos lados. Pero los ibañistas no eran hostiles con nosotros… éramos tan insignificantes. Todos sus fuegos lo centraban en atacar a los candidatos de la derecha.

Arturo Matte.

9Y al de los radicales, Pedro Enrique Alfonso. A nosotros nos miraban con simpatía o quizás con lástima; no había grandes afinidades, no obstante que los socialistas…

Populares…

10Los Socialistas Populares, con Raúl Ampuero a la cabeza, estaban con Ibáñez. El otro Partido Socialista, era el que estaba encabezado por Salvador Allende, era bien chico.

Ahí estaba el joven estudiante José Tohá.

11Tohá y otros (Agustín Álvarez Villablanca) habían sido, hasta dos años antes, muy anticomunistas (hasta formar y pertenecer al ACHA, la Acción Chilena Anticomunista) Esos socialistas estaban también en el Frente del Pueblo. Estaba también uno que había sido ministro de educación de González Videla, Armando Mallet Simonetti. Éramos muy pocos: estos socialistas más el PC. Los comunistas éramos las tres cuartas partes de aquel primer ‘allendismo’. Muchos comunistas habían sido borrados de los registros electorales. Se agregaba una fracción “doctrinaria”, del Rubencito Ortega, que era del Partido Radical. No había más que eso. Eran pequeños grupos los del Frente del Pueblo. Lo cincuenta mil votos que sacó Allende el ‘52 votos no eran solo de militantes.

Antes que pase de largo, háblame de la campaña por el retorno de Neruda

12Durante mucho tiempo se estuvo haciendo campaña por la vuelta de Neruda. El Partido Comunista hacía mítines, tal vez porque con la bandera de Neruda podía legitimarse con gente muy importante de la intelectualidad chilena. Había manifiestos, actos públicos, se exigía la vuelta de Neruda. Había aparecido, durante la clandestinidad, el Canto General, editado por el partido, ilustrado por José Venturelli. Un libro que nosotros vendíamos en los mítines del Frente del Pueblo. Neruda era el gran ausente…

El libro tuvo un formato muy largo y ancho, que parecía desaconsejable para hacerlo ‘clandestino’, pero los comunistas y colaboradores los sacaron a la luz con éxito.

13Sí, magnífico. Bien, algunos parlamentarios hicieron gestiones para que Neruda regresara sin peligro de que lo metieran preso y que se olvidaba todo. Neruda regresó después de haber vivido una cálida temporada con Matilde Urrutia en Capri, donde escribió los Versos de Capitán. Regresó desde Uruguay. Lo fue a buscar el que era entonces presidente de la cámara, Astolfo Tapia, que era de la fracción socialista que estaba en el Frente del Pueblo. Neruda llegó al aeropuerto de Cerrillos, una tarde, al anochecer de un día jueves, entiendo, pocos días antes de las elecciones. Neruda regresó el 23 de agosto de 1952 y las elecciones eran el 4 de septiembre, o sea regresó dos semanas antes.

14Hubo un enorme desfile por la Alameda, la calle estaba repleta, no iban solo los comunistas, era mucha gente, los estudiantes… recuerdo que Neruda iba en un auto abierto como lo hacen los mandatarios e íbamos con banderas y se improvisó un mitin. Recuerdo a Inés Moreno leyendo unos poemas, haciendo un discurso. María Maluenda, Roberto Parada, todos estos personajes. Neruda habló en el último acto, en el acto de cierre de la campaña en el teatro Caupolicán. Repletar el Caupolicán era todo un desafío, no lo habíamos hecho antes. Habíamos hecho unas dos o tres concentraciones del Frente del Pueblo para proclamar a Allende, pero con Neruda repletamos el Caupolicán. Quedó gente afuera y Neruda llamó a votar por Allende.

15Bastante después traté de entrevistar a Neruda, y aunque permanecí su amigo y admirador, aquél contacto con el vate fue repelente. Lo fui a ver creyendo que recordaba su visita a escuela Sanfuentes, que había sido tan linda. Neruda me decepcionó un poco, lo encontré muy distante, muy endiosado. Apenas me recibió me dijo: “tengo diez minutos para usted y no contesto preguntas sobre mi estado civil y, además, no me pregunte cuánto valen mis libros”. Supe después que había ido a entrevistarlo un periodista de Las Últimas Noticias. Escribió que acaba de publicar Estravagario y que ese libro se vendía en 3.500 pesos, ‘nada proletario’, decía ese reportaje. Además, mencionó que el poeta se acaba de divorciar. Todo eso lo recordaba Neruda y estaba molesto.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search