Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Esos estudiantes. ‘Reinosismo’. Macartismo

Texte intégral

¿Y del ambiente estudiantil?

1El ambiente estudiantil era extraordinariamente activo. Ese año ‘52 para mí fue realmente memorable. Fue de iniciación en la lucha con los estudiantes. Los estudiantes de derecho hicieron una campaña sostenida y sistemática de denuncia del pacto militar. Mientras se discutía lo del pacto militar en la Cámara, nosotros hacíamos desfiles todos los días. Es decir, todos los días pasábamos en columnas por Ahumada, por Bandera, hacíamos mítines frente al Congreso, sostenidamente. Cuando se aprobó el pacto, se nos acabó el motivo. Luego vino otra movilización en la que estuve: el juicio a los Rosenberg e impedir que fueran ejecutados. Eso también dio lugar a mucha movilización, mítines, asambleas.

¿Y estas manifestaciones suponían el enfrentamiento con carabineros?

2Por supuesto. Siempre terminábamos dispersados por los carabineros, apaleados; no recuerdo chorros de agua, parece que venían después…

La policía a caballo.

3No, ya habían desaparecido los caballos. Bombas lacrimógenas sí, y apaleos por supuesto; nos hacían como un juego, la aparición de los pacos era de rutina.

Por esos años la FECH era ganada por coaliciones de los comunistas con los radicales.

4Claro, por supuesto.

¿Y tú te acuerdas de los presidentes?

5En el tiempo que yo estuve era Germán Sepúlveda, un radical muy anti González Videla. Después la FECH, creo que, en la misma época, la ganaron los comunistas aun con la ‘ley de defensa de la democracia’ y la ganaron con un estudiante de la Escuela de derecho, Hermosilla, un próspero abogado que hoy día no tiene nada que ver con los comunistas. Fue tal el triunfo de los comunistas que el secretario general de la FECH fue también comunista, es decir, los comunistas eran poderosos en la FECH. La Federación de Estudiantes estaba en Alameda al lado del teatro Santa Lucía, junto a unas casas señoriales que ocupaba la masonería.

Y más allá del ambiente de la Escuela de derecho, ¿tú conociste o estuviste en contacto con estudiantes de otras escuelas de la Universidad de Chile?

6Sí, con estudiantes comunistas mucho. Los estudiantes de medicina, por ejemplo, o de odontología. Todos ellos estaban en la misma comuna. Nuestra organización -la sexta comuna-, era en Recoleta y por ahí estaba la escuela de medicina, odontología y de derecho. Conocí a Sergio Peñailillo que ahora es un psiquiatra muy destacado. En la sexta comuna el PC funcionaba en una casa vieja, destartalada, pero muy animada por los jóvenes estudiantes.

¿Y con los estudiantes del Pedagógico recuerdas contactos, nombres?

7Menos con los estudiantes del Pedagógico, porque estaban más lejanos, no eran de nuestro sector.

Recuerdas a Fernando Ortiz Letelier

8Por supuesto. Fernando Ortiz era una autoridad, era un tipo misterioso que aparecía diciendo que él traía la línea del partido y que venía a nombre de la dirección. Nada de simpático como dirigente comunista. Todos estos dirigentes eran muy serios. No se permitía ninguna espontaneidad, eran muy graves, parecía siempre que estaban acusando de algo a alguien y todo era muy grave. Las reuniones se hacían con mucho estilo de clandestinidad, como conspiradores, todo eso era, por supuesto, muy atractivo.

Muchachos de ingeniería, ¿recuerdas a David Borison?

9Por supuesto. En general a todos los que eran líderes estudiantiles de la JJ.CC. A Hugo Fazio, que también era estudiante de ingeniería, todos estos eran de las alturas. En una ocasión hubo un privilegio excepcional porque nunca veíamos a los máximos dirigentes. Tomando unas medidas necesarias de clandestinidad, fuimos a una casa. Esperamos durante un tiempo hasta que apareció nada menos que el Secretario General de las Juventudes Comunistas que se hacía llamar Hernández. Era Manuel Cantero (luego fue miembro de la Comisión Política del partido, hasta su muerte, en los ’90).

Ya por esos años Fernando Ortiz había caído en desgracia.

10No sé si había caído en desgracia.

Profunda desgracia pues él era el anterior Secretario General de las JJ.CCHáblame de él, cómo lo encontraste

11Era un tipo muy respetable. Como era el Secretario General de las Juventudes Comunistas, nos inspiraba un respeto reverencial. Era muy serio, llegaba con la línea del partido.

Lo que estoy pensando ahora, es muy poco ‘ventilado’, poco conocido. Creo que detento ‘un secreto’, digamos. Fernando Ortiz Letelier fue sometido a un fuerte castigo, una sanción muy importante.

12Yo no sé, eso no lo supe.

Tal vez tú no te enteraste de aquella situación ocurrida aún bajo ‘la Ley Maldita’. De pronto, prácticamente desapareció el promisorio dirigente Fernando Ortiz. Hablamos del que había sido, hasta poco tiempo antes, el número uno de la JJCC. Ortiz, el dirigente de la FECH y una voz pública del comunismo en tiempos de clandestinidadBueno, luego fue -por sus méritos- profesor de la U. de Chile en el Departamento de Historia del Instituto Pedagógico, Facultad de Filosofía y Educación. Pero permaneció durante muchos años ‘prohibido’ de ocupar cargos en la organización partidaria, ni siquiera podía ser secretario de finanzas de la célula. Afortunadamente para él, se le permitía ser militante.

13Eso sí que no lo sé. Yo era periodista de El Siglo, me enteraba de las cosas oficiales nomás, pero las extraoficiales no las sabía.

¿Quieres que te cuente?

14Cuéntame…

Yo conviví mucho con Fernando. Para mí era casi como un papá. Lo admiré. Era una amistad de un compañero y gran ‘profe’ mayor, con un cabro nuevito. Bueno, ni tan cabro…, te hablo de cuando tenía entre 18 y 27 años.

Y una vez él me contóEstamos hablando de mediados de los años ‘60. Yo había escuchado que Fernando había sufrido, incluso físicamente, problemas que, a los ojos de sus amigos o cercanos, se hacían hasta ‘visibles’. Todos, incluido Hernán Ramírez Necochea, lo atribuían a la pena, al sufrimiento que él experimentóSe pensaba que era muy viva la pérdida de confianza del partidoY, así, de repente, él que había sido gran orador estudiantil se encontraba hablando medio tartamudo

15Él era medio tartamudo.

Pero dicen que antes de su problema con las cabezas del partido, cuando fue dirigente estudiantil, cuando fue Secretario de la jota, no tenía ningún problema y era un orador extraordinario, eso era lo que yo recibí del ambiente.

16¿No era tartamudo cuando tú lo conociste?

Hablaba ‘raro’, con dificultades y trataba de arreglárselas con astucia; por ejemplo, me decía: ‘como no me sale decir anexo, digo elegantemente anejo’. Yo lo conocí harto después del problemazo con la Dirección del PC. Estaba en el limbo, y él me dice: ‘mire, Augusto, le voy a contar esto, no lo sabe casi nadie. Yo era Secretario General de la JJ.CC., estábamos en la clandestinidad con la ley maldita. Yo empecé a tener choques con Galo González, Secretario General del partidoLa cosa llegó a tanto como que hubo un Pleno del Comité Central y no me avisaron. El mismo día me di cuenta y estrujé todas las posibilidades para dar con el lugar clandestino de esa reunión ‘crucial’. Llegué atrasado a donde se estaba haciendo el Pleno; llegué y pedí la palabra y dije: ‘esto es inaceptable, pido que el Secretario del partido de una explicación de por qué el Secretario de la juventud no fue citado’ Mi opinión de ese personaje es bien negativa’, agregó.

  • 1 Recientemente, una Historia del P. Comunista de Chile, de Iván Ljubetic, ha dado una versión de esa (...)

Bueno, entonces esto terminó en una oficina, en que Elías Lafferte, presidente del partido, viejito ya, hizo de árbitro en una bilateral entre el Secretario de la ‘Jota’ y el Secretario del partido. Me contó Fernando que allí (Galo González y él) se insultaron, se pelearon, y Elías Lafferte se paró diciendo: ‘compañeros, por favor, calma, calma’ Y el joven Fernando le dijo: no compañero, la deshonestidad que evidentemente tiene el compañero Secretario General del partido, no me permite hacer como si aquí no hubiera pasado nada’. En fin, la consecuencia fue que Fernando resultó defenestrado. A Galo González, según se colegía, se le había metido en la cabeza que Fernando Ortiz era influido gravemente por el Secretario de Organización del partido (el segundo jefe), Reinoso, y por Daniel Palma, ex Secretario General de las JJ.CC., el que también fue acusado de conformar fracción ultraizquierdista de la mano del mentado Reinoso. Al menos esa era la versión ‘reservada’, pero ‘oficial’1.

17 Yo creo que no sería ni la mitad de ‘reinosista’ de lo que, en su tiempo, se mostró la Gladys Marín. La Gladys era mucho más ‘ultrista’…

En mis primeros pasos, cuando entré a la Jota en el liceo Manuel de Salas, descubrí que había unos comunistas, y quien la llevaba era Margarita Fonseca, hija de Ricardo Fonseca. Empecé a ir a las reuniones de ‘base’, que eran en las tardes. Ahí se juntaban los poquitos del Manuel de Salas con los del liceo Lastarria, y la reunión era en la casa donde murió Ricardo Fonseca; en la casa de su viuda, la kinesióloga Elena Pedraza, con sus hijas e hijo. Al año siguiente yo descubro que había -en cursos superiores del liceo- un cabro que se sentía comunista. Se llamaba Daniel Palma. Me dijo: “si me aceptaran, me gustaría militar en las juventudes comunistas”. Y yo digo: ‘fantástico’. Transmití aquella petición a Mario Zamorano, quien era Secretario General de la Jota…, era un joven bien mayor. Yo no tenía conciencia alguna de la ‘gravedad’ de la pretensión de Daniel Palma-hijo, mi condiscípulo en el liceo. Es curioso, pienso ahora, la cercanía que tenía un cabro chico como yo para palabrear con Zamorano (yo tenía 15 o 16 años); todo pasaba en el local ‘nuevo’ de la Jota, en la Avda. Matta. Me acuerdo que fue una conversación que empezó en un pasillo, finalmente me llevaron a otra sala y Mario Zamorano, me dice: “Augusto yo entiendo tu entusiasmo, pero…”

18¿Tú eras menor que Mario Zamorano?

Mucho menor, yo era un niño todavía, Mario era un adulto, era también miembro de la Comisión Política del PC como Secretario de la ‘Jota’ (después de Manuel Cantero él ocupó ese cargo). Él empieza a explicar: “mira, este joven Daniel Palma es muy habiloso…, pero no puede ser…, lo que pasa es que él es hijo de un personaje que le hace mucho daño al partido”. Yo le dije: ‘bueno, es que él no tiene la culpa de ser hijo de ese caballero’. Al último no entendí nada, y debo haber pensado: “ya, no se puede nomás”. Tengo buen recuerdo de Zamorano en ese tiempo de pubertadera muy afable.

19Era muy buena gente, pero muy sectario. Tengo una percepción del reinosismo como algo que ya había pasado. Y nadie defendía a Reinoso, por lo menos entre los estudiantes que yo conocía, digamos que Fernando Ortiz seguía conservando entre la dirección de los estudiantes algún rango. Había un alumno del pedagógico que también conocía en esa época y que hacía unos discursos sobre al Pacto Militar (hegemonizado por EE. UU.) Vino de Guatemala. Se llamaba Carlos Orellana.

Pero ahí saltamos al ‘54. Hay procesos latinoamericanos muy destacados, la Revolución boliviana y el peronismo.

20 Éramos anti-peronistas. Considerábamos que Perón era un fascista, demagogo, un populista. Todo lo contrario de lo que tenía que ser. Y que la Evita era…

Un ‘opio del pueblo’.

21Un opio del pueblo. Con respecto a eso teníamos muy claras posiciones. Se hablaba de la peronización. Éramos enemigos de Ibáñez no tanto por su pasado, sino por la peronización del país que, además, no era ninguna invención. Yo estuve en la conferencia que Perón dio en la universidad, me metí en la galería en el segundo piso, y me pareció fascinante… Perón era un orador hipnótico, era extraordinario. Eso fue al año siguiente, el 53 se había muerto ya Evita, es decir qué íbamos a llorar la muerte de Evita, nos parecía una aventurera, demagoga y Perón nos parecía un nuevo Mussolini.

¿Le tenían miedo a María de la Cruz?

22María de la Cruz nos parecía una vieja fresca y oportunista. Teníamos un profundo desprecio por el ibañismo a pesar de lo arrolladora de su historia.

Hay algo que yo estoy muy curioso…, porque nunca he conseguido una visión de los jóvenes o militantes de esa época. ¿Hubo algún impacto, eco, que pudiera razonarse políticamente en relación a la revolución boliviana en esa izquierda chilena de comienzos de los ’50? Esta revolución tan sorprendente que alcanzó una dimensión popular tan grande.

23Yo creo que no en Chile. Por lo menos entre nosotros, la revolución boliviana, no sé por qué, no podría decírtelo con precisión. Para ser honesto, porque producía gran desconfianza a los comunistas. Seguramente porque no estaban los comunistas dirigiendo esos procesos, o eran pocos o muy insignificantes…

Parecía un nuevo peligro de los populismos.

24Sí, en cambio, toda nuestra atención, todo nuestro cariño y toda la movilización estaban destinados a Guatemala, en eso sí no había ninguna discusión. Pero la revolución boliviana no… Es decir, quienes eran portavoces de ella, eran los ibañistas, el partido Socialista Popular, partidarios de Carlos Ibáñez.

¿Y qué otros acontecimientos internacionales recuerdas de la época?

25De toda esa época, que nos parecía terrible, yo veía que ahí estaba implicada gente que había visto en el cine, y autores que había leído. El macartismo, la caza de brujas de McCarthy -esto en el año ‘52, ‘53- el senador estadounidense ‘campeón del anticomunismo’, sus acusaciones contra Charles Chaplin. Chaplin era un ídolo para nosotros… la expulsión de unos músicos alemanes, en fin… La persecución a los intelectuales de izquierda o a gente que no había sido ni siquiera comunista, y que sólo habían expresado ideas democráticas.

A propósito, qué me dices ahora sobre el novelista neoyorquino, de familia obrera judía, Howard Fast

26En ese momento era un escritor que yo amaba. Recuerdo haber leído Mis gloriosos hermanos, Camino de libertad, Espartaco… para mí era un autor admirable; y, además, un comunista. Todos mis compañeros de la Escuela de derecho habían leído a Fast y lo recomendaban, lo andaban trayendo bajo el brazo.

Notes

1 Recientemente, una Historia del P. Comunista de Chile, de Iván Ljubetic, ha dado una versión de esa crisis: el llamado reinosismo. (por Reinoso, el apellido del que fuera Secretario de Organización del P. Comunista. Este dirigente promovió acciones armadas contra el gobierno de González Videla. Fue expulsado del P. C.)
Ortiz Letelier, Secretario General de las Juventudes Comunistas, fue acusado desde la cúpula del PC de haber cooperado con Reinoso y fue remitido a ser un militante sin opción a tener responsabilidad como dirigente durante muchos años. En 1975, Fernando Ortiz asumió como el principal dirigente del P. Comunista en la clandestinidad bajo feroz persecución. Fue apresado por las bandas criminales de la DINA creadas por la dictadura para ejercer el terrorismo de Estado por cuenta de los de uniformados. Durante meses fue horriblemente torturado. Trataron de hacer desaparecer todos sus restos. Muchos años después fueron encontrados algunos de sus huesos.
Miguel Lawner, gran arquitecto y destacado militante antes, durante y después de la dictadura (que lo mantuvo ‘prisionero’ en la isla Dawson, al sur del Estrecho de Magallanes, entre otros lugares) fue Director del ICAL, y yo debí reemplazarlo (como lo expliqué más arriba) por decisión de la Dirección del PC, de Gladys Marín, en el ’88. Lawner escribió en internet: Fernando Ortiz Letelier, lecciones de clase. Comentario al Libro de Iván Ljubetic:
(…) En presencia de Fernando no había cómo equivocarse. Ya sea en reuniones políticas o sociales, hablando de temas trascendentales o de asuntos domésticos, sus convicciones ideológicas emanaban naturalmente… Lo conocí en 1946, con motivo de mi ingreso a la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile. Yo era entonces militante del Partido Comunista, y fui promovido a la Jota con la misión de constituir en la Escuela el Círculo de Estudiantes Comunistas… No dudábamos de la superioridad del sistema socialista y la inevitable caída del capitalismo, situación que parecía a la vuelta de la esquina, dado el curso de los acontecimientos. Fernando Ortiz ya sobresalía como dirigente estudiantil, y estaba a cargo de la Dirección de Estudiantes Comunistas. (…) Fueron inolvidables sus duelos oratorios con Ignacio Alvarado, un líder falangista notable, muerto prematuramente por desgracia. La Universidad fue un importante foco de resistencia contra el presidente traidor (Gabriel González Videla y su ‘ley maldita’). (…) El episodio más memorable de esa época es la huelga de la chaucha, como se llamó el alzamiento popular en protesta por el alza de 20 centavos en el del valor del pasaje de la micro. En esas circunstancias, el año 1949 tuvo lugar una reunión en Varsovia, que congregó a las más eminentes figuras del arte, las ciencias y la cultura universal, incluyendo al sabio Frederic Joliot-Curie, al pintor Pablo Picasso, al poeta francés Paul Eluard, a los escritores Louis Aragón e Ilya Ehrenburg, etc. En esa reunión se constituyó el Movimiento de Partidarios de la Paz, que poco después emitió el Llamamiento de Estocolmo, planteando un dramático llamado a la proscripción del arma atómica. (…) Llegamos a recolectar doscientas mil firmas al pie de dicho documento, lo que representa una cifra descomunal en un país que contaba en esos años sólo con seis millones de habitantes.
UN PECADO DE JUVENTUD. El año 1951, el PC fue conmovido por una crisis… la expulsión del Partido nada menos que de su segunda autoridad: (del PC) Luis Reinoso. (…) Reinoso venía discrepando desde 1949 con la orientación del partido respecto a la forma de enfrentar a González Videla, propiciando la formación de grupos preparados en la autodefensa y el ataque a las unidades represivas. Desconociendo las resoluciones de la Dirección Central, Reinoso resolvió poner en práctica su estrategia. Recurrió a Fernando Ortiz, designado poco antes como Secretario General de las Juventudes Comunistas, y le encargó seleccionar grupos de jotosos que recibirían un adiestramiento adecuado como para ocupar -por ejemplo- algunas panaderías, a fin de distribuir gratuitamente el pan entre la población. Fernando fue conminado por Reinoso a guardar riguroso silencio respecto a esta tarea. Los equipos operativos sólo daban cuenta de sus actos a Fernando. Finalmente, éste terminó por entender la gravedad de los hechos, comunicando sus dudas a miembros de la Dirección, con lo cual quedó al descubierto la actividad fraccional emprendida por Luis Reinoso. (…) El Partido expulsó a Reinoso y a otro par de dirigentes del carbón, y sancionó a Fernando Ortiz por no haber captado oportunamente la naturaleza de las acciones encomendadas por Reinoso. Fernando fue removido de todos sus cargos en la organización, pasando a ser un simple militante de base, situación que se prolongó por casi 10 años. (…) La sanción constituyó un golpe muy duro para él ya que su vida estaba totalmente consagrada al Partido. Santiago, 24 de junio, 2016”.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search