Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Aparecen los comunistas

Texte intégral

Dame un adelanto¿en qué momento tú te relacionas con los comunistas?

  • 1 Carlos Contreras Labarca, después fue denostado por inclinarse a la ‘desviación’ de Browder. Ya se (...)

1Yo asistí a los funerales de Ricardo Fonseca. Él fue profesor normalista, lo que para mí es significativo porque abrió una ventanita para ver más allá de llamado ‘obrerismo’ en la sub-cultura comunista chilena… Con excepción del período de Carlos Contreras Labarca, quien tenía título de abogado, no obstante, se formó como militante en el ambiente y los valores de ese ‘obrerismo’… Contreras Labarca fue la figura comunista en la gestación del Frente Popular1.

¿En qué año fuiste tú a los funerales de Ricardo Fonseca?

2Debe haber sido julio de 1949 me enteré por los diarios que a Ricardo Fonseca lo velaban en un sindicato que estaba por la calle San Francisco.

Era un personaje conocido para tidigamos de noticias.

3Por supuesto, era un personaje de noticias, era el Secretario General del Partido Comunista. Yo envié en esa época algunas cartas a El Siglo. Mi primera cosa periodística que hice. Se me ocurrió hacer artículos. Entonces me quedaba en la noche. A cierta hora disminuían las noticias, pero había que quedarse si había algo importante. Aprendí a escribir a máquina y me quedaba en la oficina y envié artículos a El Siglo. Recuerdo que envíe un artículo sobre “la semana del niño”, porque me parecía una estupidez ocuparse de los niños una semana, cuando, había que ocuparse toda la vida de ellos.

¿Y te lo publicaron?

4Me lo publicaron.

¿Entonces tu lectura de El Siglo ya había comenzado?

5Mi lectura de El Siglo había comenzado, a pesar de que lo consideraba un diario machacón, consignero y pobre. Que no tenía nada que ver con las maravillosas Últimas Noticias que yo compraba religiosamente todos los días y donde escribían Romero, Luis Durán, y otros eminentes tipos.

¿El Siglo había sobrevivido a ‘la ley maldita’?

6No, no sobrevivió. Tenía una imprenta magnífica en la calle Moneda, una estructura comercial, una librería. Fue sometido a censura por González Videla y salía con más páginas censuradas que con noticias y tuvo que cerrar. Pero como los comunistas siempre urden una cosa sustituta, crearon un diario llamado La Democracia.

Pero tu primera colaboración fue a El Siglo.

7A El Siglo, sí. Debe haber sido publicada en 1947. Me gustaría ubicarla. En ese momento el diario estaba en gloria y majestad. A veces lo compraba los domingos. Se puso más interesante porque comenzó a tener un suplemento literario; y el comentarista literario me parecía magnífico: Volodia. Después de lo de Fonseca, ya empieza una absoluta conciencia política que me llevó a las Juventudes Comunistas.

Bueno, pero el funeral de Fonseca ¿qué te significó? ¿Entrar en contacto con determinadas personas que, después, te propusieron una militancia?

8No, ahí tienes el extraño personaje que yo soy. Yo fui a los funerales de Fonseca solo. Me sumé al desfile y fui hasta el cementerio general con banderas rojas. Me parecía heroico, extraordinario, porque los comunistas estaban prohibidos, era peligroso, pero ahí estaban, valientemente, marchaban en una larga columna de diez cuadras o más, cantábamos La Internacional y decíamos cosas contra González Videla y ‘ ¡camarada Fonseca, presente!”. Yo decía esas cosas también, las decía por primera vez. En los funerales, en la plaza del cementerio, “la nota” la dio el hijo de Fonseca, que era más joven que yo: un cabrito de quince años que hizo un juramento: “camarada Fonseca, seguiremos tu ejemplo”. Todo eso me pareció conmovedor hasta las lágrimas, pero no es que yo quisiera relacionarme con nadie, yo quería manifestarme.

Pero en algún momento te agarraron.

9Sí, pero te voy a contar cómo me agarraron, es una historia bien entretenida. Después del entierro de Ricardo Fonseca, época en que los comunistas eran perseguidos por la ‘ley de defensa de la democracia’, a mí me parecía heroico, digamos, romántico, bello, estar de lado de los comunistas. Había leído para ayudarme en esta convicción, dos libros que podría decir que influyeron poderosamente en mí. Uno era Las uvas de la ira de John Steinbeck y, el otro, La sangre y la esperanza de Nicomedes Guzmán. Y uno de mis amigos era Víctor Sáez Leiva, un compañero de la escuela Sanfuentes.

¿Y Víctor era compañero de curso?

10Víctor era compañero de curso. Éramos parte de esa organización tan pintoresca de la que te hablé, de la escuela Sanfuentes, que se llamaba “Los futuros escritores de Chile”. Por lo menos unos tres compañeros de la escuela son amigos míos hasta hoy, no se han muerto. Víctor terminó siendo un regidor comunista en Graneros. Bueno, por ese tiempo había ingresado a la escuela de derecho y yo, como lo señalé, era un vago, un cesante, un mantenido -muchacho de 18 - 20 años- por la pobre tía que por las noches trabajaba en sus costuras. Como su madre ya había muerto (la abuela), seguía con su hija y conmigo. Yo era de una inconsciencia absoluta, era un vago. Aturdido por los libros, por la biblioteca, por el teatro. Después que perdí la pega en la United Press, tuve una pega de ayudante de receptor judicial. Consistía en comunicar embargos o cobrar letras judiciales. Yo tenía un porcentaje, ese era mi sueldo. En muchas ocasiones me encontré con gente muy agresiva que quería pegarme cuando yo aparecía. En otros momentos me encontré con dramas terribles, de cesantes, de gente con numerosa familia, que debía la letra de la radio, la letra de unas camas o catres que habían comprado, en fin. A veces esa gente me invitaba a tomar té y me contaba sus dramas, era bastante poco lo que cobraba.

11El receptor no estaba muy satisfecho con mi desempeño, por lo tanto, ese empleo no duró mucho tiempo. Por su lado, mi tía, desesperada ante esta situación, me consiguió un trabajo. Ella era costurera de unos señores que tenían un laboratorio de nombre Becker y Saball. Ella me consiguió pega allí; estaba en la calle Bustos. Fabricaban medicamentos. Ahí trabajaban unas cincuenta personas y yo era el encargado de lavar los frascos para los remedios, los tónicos, las cosas que se hacían. Trabajé ahí más o menos un año y fui despedido arbitrariamente. En la mañana, antes de lavar los frascos, con otro joven hacíamos el aseo. Uno de los dueños, apellidado Becker, apareció y dijo: “buenos días”, en general. Y yo distraído -no pensé hacerle ningún desaire- no contesté y seguí barriendo; no le di ninguna importancia a su paso. Antes de dos horas estaba citado donde el jefe del personal para decirme que había sido despedido ¿Por qué razón? Ninguna. Todos decían que yo lavaba bien los frascos que era muy ordenado, muy disciplinado. Para mí era terrible perder la pega, porque me condolía de mi pobre tía. Mi madre, a la que veía por algunas semanas y, a veces, me quedaba en su casa, se había casado con el señor Mansilla quien no quería mucho porque yo representaba un pecado. Además, había otros hijos, mis hermanos: uno murió cuando era un muchachito de un infarto, después de una operación; parece que se cargaron mucho a la anestesia, según me contaron después, no sé si habrá sido esa la causa. El hecho es que no podía vivir en otro lado, sino con la tía, pero yo era consciente que tenía que contribuir a esta casa. Felizmente no me costó tanto encontrar otro empleo en otro laboratorio farmacéutico. Fui un obrero farmacéutico. El año ‘51 yo comencé a trabajar en el laboratorio Schering, un consorcio farmacéutico. En sucursal que me tocó se complementaban una serie de fármacos. Trabajé ahí más o menos un año, pero, a fines del ’51, de nuevo quedé cesante. Fue una cesantía de por lo menos dos años.

12Bueno, parece que me he desviado harto de tu pregunta. Pero, como ya te conté, me metí con los comunistas por la amistad que tuve con Víctor Sáez, mis clases en la escuela de derecho y el contacto que tuve con estudiantes comunistas sobresalientes: Laureano León, Jorin Pilowsky, Sergio Politoff y varios más.

Notes

1 Carlos Contreras Labarca, después fue denostado por inclinarse a la ‘desviación’ de Browder. Ya se estaba en la inmediata post segunda guerra mundial y ese señor fue jefe del P. Comunista de EE. UU.; él habría escrito que el imperialismo ya no era tan agresivo, que su país se hacía muy democrático… que el entendimiento con la U.R.S.S. podía prosperar. En fin, no me consta o no conozco en sus fuentes la postura de Browder. Pero, Contreras Labarca -así me lo enseñaron como joven comunista- ‘cayó en tal herejía’; se dijo que era masón y se le criticó duro. Él aceptó humilde y disciplinado la voz del partido. Más adelante fue reivindicado, fue senador y embajador de Allende en la R.D.A. Después de Fonseca, volvió a ser Secretario General un ‘cuadro proletario’, Galo González. Pero, desde ahí, el PC tuvo a dos profesores normalistas a su cabeza: Luis Corvalán Lepe y a Gladys Marín (con el interregno -que yo estimo ‘formal-’ del hombre de las letras y la política, Volodia Teitelboim como primera figura pública comunista en la transición).

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search