Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

La UPI y la política

Texte intégral

En esos años, según dijiste, también fuiste mensajero en la agencia UPI.

1Sí. Ahí yo estaba informado de todo, de la Unión Soviética, de EE. UU., de lo que hacía Truman, de cuanta cosa ocurría. Me echaron luego, eso sí. Era la coronación de la reina Isabel y yo transportaba y debía llegar raudo con los detalles de la gran ceremonia. Pero, como yo quise leer los cables, me pasé a un café. Mientras sacaba de los sobres los cables para enterarme de la ceremonia de la coronación, los diarios estaban esperando la noticia del día, la que iba a salir en primera página y yo no llegaba. Naturalmente desde los diarios llamaron por teléfono a la UPI… y me pillaron. Me echaron al día siguiente.

¿Qué año era ese?

2A comienzos del ‘49.

¿Tienes recuerdos de la noticia de la revolución China?

3Si, por supuesto, y Mao Tse Tung (ahora se transcribe Mao Dse Dong, creo) era tratado de las más diversas maneras, pero yo me inclinaba por el gran líder, por el hombre visionario. Era como un bandolero, como un guerrillero, un aventurero, un loco, ah… Pero otros no lo trataban así, lo trataban como lo que era. Pero me provocaba esas cosas. De a poco me fui alineando con ellos, o sea, con el mundo del socialismo. Además, como los comunistas eran perseguidos y yo sentía solidaridad con ellos, fui teniendo una participación política más definida. Los comunistas, para expresarse y actuar pública y legalmente, habían creado una cosa que se llamaba Frente Nacional del Pueblo y llevaron como candidato a senador a Guillermo del Pedregal. A él lo proclamaron en la Plaza de la Constitución. Yo simpatizaba con esa gente. Había un periodista que estaba en las Noticias Gráficas que se llamaba Albino Pezoa y conversaba muchísimo con él.

Y antes de eso, dime¿qué significaron para ti las noticias del desafuero del senador Neruda?

4Mucho, mucho.

¿Imágenes?

5Una vez me encontré (parece que los comunistas lo habían tirado a la calle) una copia del Yo Acuso: el famoso discurso de Neruda.

Ese discurso lo había pronunciado en París.

6No, no. Es el discurso que Neruda dio a conocer cuando fue desaforado. Neruda había escrito una carta íntima para ser leída por millones, iba dirigida a Miguel, a su amigo de Venezuela, en la que denunciaba al régimen de González Videla. Denunciaba el campo de concentración de presos de Pisagua, la entrega de González Videla a los yankees. Por eso se inició un proceso de desafuero, entonces Neruda, en el Senado, pronunció un discurso que se llamó Yo Acuso en el que acusaba al traidor González Videla. Es un discurso magnífico, aun leído ahora es un gran discurso y yo recuerdo haberlo recogido del suelo y haberlo leído.

Pero hasta aquí no había una red de amistades que tu hubieras armado, que te hubiese acercado al colectivo de gente de izquierda

7Mira, una de mis características, aunque tú no lo creas, es una extrema y casi patológica timidez… no intimaba con la gente. Es una de las características de mi personalidad. A pesar que yo parezca extravertido, soy extraordinariamente tímido. Conversaba poco. Con algunos, que eran mensajeros también, con ellos hacía algunas concesiones, hueviaba un poco con ellos para que no me consideraran extraño.

¿Y estos personajes adultos con que te ibas topando?

8No, siempre los vi de lejos. A D’halmar, que admiraba, lo vi siempre de lejos y, a Neruda, lo vi un par de veces en la calle.

¿Y al periodista Albino?

9A él sí. Las conversaciones con Albino Pezoa eran a menudo. Lo encontraba bajando la escalera de la United Press, caminaba un par de cuadras con él, a veces me invitaba a un café. Existía diferencia entre un mensajero y un periodista. Había un personaje que era extraordinariamente interesante; como que me descubrió y me encontró asombroso por las cosas que yo sabía, por lo que había leído y por mi condición de mensajero nomás. Era un gran periodista, de la United Press. Estaba en el turno de la noche y se llamaba Victoriano Reyes Covarrubias. Vivía cerca de Maipú con Santo Domingo. Después de las tres de la mañana, nos veníamos caminando porque él vivía como a dos cuadras de mi casa. Él conocía mucha gente de la que me hablaba, interpretaba las noticias y tenía un programa en la radio Sociedad Nacional de Agricultura: “La Marcha del Tiempo”. Un programa en el que metía voces, ruidos, declaraciones; muy novedoso para entonces.

Pero de noticias

10De noticias, claro. Metía voces, declaraciones.

¿Y él te entregaba opiniones políticas?

11Me entregaba opiniones políticas, pero él era una especie de anarquista, nada de amigo de los comunistas, en absoluto. Era traductor del inglés, había estado en EE. UU., pero no es que le gustara EE. UU. Era más bien anarquista y muy anticomunista, muy enemigo de los soviéticos y Stalin, que consideraba de lo peor. Pero solidarizaba con los comunistas, pero decía: “… estos son unos fanáticos, están felices de ser perseguidos.”

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search