Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Comunistas farmacéuticos

Texte intégral

¿Cuál era tu pega en el laboratorio?

1En el laboratorio yo me especialicé en hacer tabletas. Manejaba unas grandes máquinas donde echaba las cosas y salían unas tabletas. Yo era el que hacía el Cafrenal… Unas tabletas que eran… Aspirinas eran, y trabajaba también Vitamin, ‘vitamina A’. Ese trabajo lo tomé en serio. Y era un obrero bastante ejemplar, eficiente, no era tan complejo manejar esas cosas y, además, ganaba un buen salario porque los obreros del laboratorio ganaban mucho mejor que cualquier otro, mucho mejor que los textiles, buenos salarios.

Y tu tía ya no se enojó más contigo.

2No, mi tía estaba feliz por el asunto, pero ahí empecé a ser un comunista absolutamente regular.

¿Había sindicato en el laboratorio?

3Había sindicato, por supuesto.

¿Y se suponía que los dueños eran progresistas?

4Era interesante. Nicolás Waister era muy amigo de González Vera y en sus años juveniles, si bien no fue militante, había tenido algunos coqueteos con el partido. Brockman había sido casi del partido. Y el que era jefe, el gerente, el que mandaba, era un señor que se llamaba Moisés Yuri que era judío, y que sí había sido del partido o era del partido. Por lo tanto, estábamos muy protegidos, había una célula comunista muy numerosa que actuaba a la luz pública. Vendíamos El Siglo, pero después te contaré que nos echaron precisamente por comunistas (ríe). Trabajé ahí como dos años, muy inolvidable para mí. Es muy curioso lo que me pasa en el subconsciente con esa época, muchas veces he soñado que vuelvo a trabajar en el laboratorio Recalcine, que ingresaba de nuevo…

Era un momento feliz.

5Claro, claro, era un momento feliz, era una pega limpia, andábamos con unos mamelucos blancos, no era brutal ni pesado, había un buen casino y yo era feliz con el Partido Comunista, incluso fui el secretario de la célula.

¿Cómo sigue avanzando la cosa?

6Bueno, sigue avanzando en mucha relación con esa pega. Nos reuníamos ahí y hacíamos intensa vida comunista en la séptima comuna. Esto explica mi llegada al periodismo pues en la séptima comuna estaba la imprenta Horizonte donde se hacia El Siglo. Los trabajadores de Horizonte eran de la comuna y yo estaba en el comité comunal del partido, por lo tanto, conocía a todos los de Horizonte.

7Ocurrió que aquella feliz temporada en Recalcine se interrumpió brutalmente, de repente, porque en El Siglo, en el maldito diario… apareció, a lo ancho de la primera página, a ocho columnas, que en el laboratorio Recalcine se falsificaban los antibióticos. Había habido un proceso contra el laboratorio Petrizzio que, efectivamente, descubrió falsificación, no hacían antibióticos puros, sino malos, lo cual era una cosa horrible. Había un proceso que se había seguido. Entonces a una de las comunistas de la célula, a la María Trincado, que había sido dirigente del sindicato, se le ocurrió ir a decirle al El Siglo, sin tener pruebas de ninguna especie, que en el Recalcine también. Entonces el dueño Nicolás nos despidió a todos.

A todos los comunistas.

8Claro, no le cupo duda que era una cosa de la célula comunista y le pareció una deslealtad. En primer lugar, me echaron a mí, por supuesto, a pesar que yo alegué inocencia completa, no lo convencí. Quedé de nuevo cesante. Entonces, mis camaradas de Horizonte, al ver que siempre hablaba de libros y que había tenido una historia en la base de derecho, con Neruda…, me ofrecieron trabajar como corrector de pruebas en la imprenta. Ese fue mi segundo empleo. Mi nuevo empleo.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search